Sei sulla pagina 1di 132

L A I G L E S I A D E J E S U C R I S TO D E LO S S A N TO S D E LO S Ú LT I M O S D Í A S ■ ENERO DE 2002

LIAHONA
Jerusalén desde el Monte de los Olivos, por Max Gestal
Jerusalén de antaño, como se aprecia a través del valle Kidron, desde el Monte de los Olivos, espera pacíficamente a los fatigados viajeros.
Informe de la Conferencia
General Semestral número 171
de La Iglesia de Jesucristo de los
Santos de los Últimos Días
Discursos y acontecimientos que tuvieron lugar los días 6 y 7 de octubre de 2001
en el Centro de Conferencias, en Salt Lake City, Utah

N
“ o es necesario recordarles
que vivimos en tiempos pe-
ligrosos…”, dijo el presi-
dente Gordon B. Hinckley el
domingo por la mañana, 7 de octu-
cambios; se relevó a cinco miem-
bros del Primer Quórum de los
Setenta y se les otorgó el estado de
Autoridad General emérita; se rele-
vó a cuatro miembros del Segundo
bre de 2001. “Ahora bien, no quiero Quórum de los Setenta; se relevó a
ser un alarmista; no quiero ser un veinticuatro Autoridades de Área
profeta de calamidades. Soy optimis- Setenta y se llamó a tres nuevas
ta. No creo que haya llegado el Autoridades de Área Setenta; y se
tiempo en el que una total destruc- reorganizó la presidencia de la
ción acabe con nosotros. Ruego fer- Escuela Dominical y la de los
vientemente que no sea así. Hay Hombres Jóvenes (véase la pág.
tanto aún por hacer de la obra del 126 de este ejemplar).
Señor. Nosotros, y nuestros hijos Las sesiones de la conferencia se
después que nosotros, debemos lle- transmitieron a muchos centros de
varla a cabo”. estaca de los Estados Unidos y
Agregó: “No hay necesidad de Canadá, el Caribe, México y
temer. Podemos tener paz en nues- Una inscripción identifica Centroamérica; diez países de
tros corazones y paz en nuestros ho- el Templo de Salt Lake como Sudamérica; el Reino Unido e
gares. Cada uno de nosotros puede la casa del Señor Irlanda; otros 19 países europeos; y
ser una influencia para bien en este Sudáfrica. Las sesiones generales se
mundo.” “Bendice la causa de la paz y de- transmitieron vía satélite a aproxi-
Durante el discurso que pronunció vuélvenosla pronto”. madamente 1.500 sistemas de televi-
el domingo por la tarde, el presidente Las sesiones de la conferencia ge- sión por cable y a estaciones de radio
Hinckley dijo: “Ahora, en el día de neral fueron dirigidas por el presiden- y televisión de los Estados Unidos y
hoy, nos vemos ante problemas parti- te Hinckley, el presidente Thomas S. Canadá como servicio público. La
culares, graves, arrolladores, difíciles y Monson, Primer Consejero de la conferencia también estuvo disponi-
que nos producen honda preocupa- Primera Presidencia, y el presidente ble a través del canal BYUTV en
ción. Sin duda, tenemos necesidad James E. Faust, Segundo Consejero. Dish Network. Las sesiones genera-
del Señor… Nuestra seguridad yace Las medidas administrativas de la les de la conferencia también se
en la virtud de nuestras vidas. conferencia que se llevaron a cabo transmitieron en vivo por Internet
Nuestra fortaleza yace en nuestra rec- durante la sesión del sábado por la en www.lds.org/broadcast en 38
titud. Dios ha indicado claramente tarde afectaron a los Quórumes de idiomas. Las cintas video de las se-
que si no le abandonamos a Él, Él no los Setenta y a la presidencia general siones de la conferencia se pusieron
nos abandonará a nosotros”. de la Escuela Dominical y a la de los a la disposición de las áreas de la
Al clausurar la conferencia, el Hombres Jóvenes. En la Presidencia Iglesia en las que no se recibió la
presidente Hinckley oró al Señor: de los Setenta se realizaron dos transmisión. —Los editores 

E N E R O D E 2 0 0 2
1
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
LIAHONA, enero de 2002
Testimonio 100
Vol. 26, Número 1 22981-002
Publicación oficial de La Iglesia de Jesucristo de los
ÍNDICE DE TEMAS Unidad 10, 13, 40, 83
Santos de los Últimos Días, en el idioma español.
La Primera Presidencia: Gordon B. Hinckley, Activación 57 Verdad 115
Thomas S. Monson, James E. Faust Adversidad 4, 27, 106
El Quórum de los Doce Apóstoles:
Boyd K. Packer, L. Tom Perry, David B. Haight, Amor 7, 40, 68, 77, 94, 96, 112, Los discursantes de la conferencia
Neal A. Maxwell, Russell M. Nelson, Dallin H. Oaks,
M. Russell Ballard, Joseph B. Wirthlin, Richard G. Scott,
115 por orden alfabético
Robert D. Hales, Jeffrey R. Holland, Henry B. Eyring Arrepentimiento 19 Ballard, M. Russell 40
Editor: Dennis B. Neuenschwander Autodominio 90, 96 Burton, H. David 75
Asesores: J. Kent Jolley, W. Rolfe Kerr, Stephen A. West
Administradores del Departamento de Cursos
Autosuficiencia 83 Clayton, L. Whitney 31
de Estudio: Blasfemia 75 Dew, Sheri L. 13, 112
Director administrativo: Ronald L. Knighton
Director de redacción: Richard M. Romney Carácter 96 Didier, Charles 10
Director de artes gráficas: Allan R. Loyborg
Castidad 90 Eyring, Henry B. 16
Personal de redacción:
Editor administrativo: Marvin K. Gardner Conocimiento 35 Faust, James E. 19, 23, 53
Editor asociado: Roger Terry
Colaboradora de redacción: Jenifer Greenwood
Deber 43, 47, 57 Golden, Christoffel, Jr. 33
Editora ayudante: Susan Barrett
Ayudante de publicaciones: Collette Nebeker Aune
Dedicación 53 González, Walter F. 35
Personal de diseño:
Diezmo 37, 83 Haight, David B. 24
Gerente de artes gráficas: M. M. Kawasaki
Diseño artístico: Scott Van Kampen
Ejemplo 75, 109 Hales, Robert D. 43
Diseñadora principal: Sharri Cook Enseñanza 80 Hilbig, Keith K. 51
Diseñadores: Thomas S. Child, Randall J. Pixton
Gerente de producción: Jane Ann Peters Esperanza 4,19 Hinckley, Gordon B. 4, 60, 83,
Producción: Reginald J. Christensen, Denise Kirby,
Kelli Pratt, Rolland F. Sparks, Kari A. Todd,
Espíritu Santo 10, 100 104
Claudia E. Warner Estudio de las Escrituras 16, 71, 87 Holland, Jeffrey R. 37
Preimpresión digital: Jeff Martin
Personal de subscripción:
Expiación 19, 33 Jensen, Virginia U. 109
Director de circulación: Kay W. Briggs Fe 10, 16, 24, 31, 94, 104, 106 Larsen, Sharon G. 77
Gerente de distribución: Kris T. Christensen
Coordinación de Liahona: Enrique Resek
Felicidad 33, 49 Maxwell, Neal A. 90
Para saber el costo de la revista y cómo suscribirse a ella Fondo Perpetuo para la Monson, Thomas S. 57, 68, 115
fuera de Estados Unidos y Canadá, póngase en contacto
con el Centro de Distribución local o con el líder del
Educación 60 Nelson, Russell M. 80
barrio o de la rama. Gratitud 37, 49 Oaks, Dallin H. 7
Las colaboraciones y los manuscritos deben enviarse a
Liahona, Floor 24, 50 East North Temple, Salt Lake City,
Hermanamiento 7 Orton, Robert F. 94
UT 84150-3223, USA; o por correo electrónico a: Humildad 16, 53 Packer, Boyd K. 71
CUR-Liahona-IMag@ldschurch.org
Liahona (un término del Libro de Mormón que significa
Inclusión 40, 75 Perry, L. Tom 87
“brújula” o “director”) se publica en albanés, alemán, Jesucristo 19, 31, 68, 80, 109 Peterson, Wayne S. 96
armenio, búlgaro, camboyano, cebuano, coreano,
croata, checo, chino, danés, esloveno, español, estonio, Juventud 43, 47, 77 Samuelson, Cecil O., Jr. 47
fidji, finlandés, francés, haitiano, hiligayanón, holandés,
húngaro, iloko, indonesio, inglés, islandés, italiano,
Libro de Mormón 71 Scott, Richard G. 100
japonés, kiribati, letón, lituano, malgache, marshallés, Liderazgo 77, 112 Smoot, Mary Ellen W. 106
mongol, noruego, polaco, portugués, rumano, ruso,
samoano, sueco, tagalo, tailandés, tahitiano, tamil, Modestia 75 Snow, Steven E. 49
telugu, tongano, ucraniano y vietnamita. (La frecuencia
de las publicaciones varía de acuerdo con el idioma.)
Muerte 68 Wirthlin, Joseph B. 27
© 2002 por Intellectual Reserve, Inc. Todos los derechos Mujer 13 Workman, H. Ross 98
reservados. Impreso en los Estados Unidos de América.
Murmuración 98
Para los lectores de México: Certificado de Licitud de
título número 6988 y Licitud de contenido número Obediencia 31, 83, 98
5199, expedidos por la Comisión Calificadora de
Publicaciones y revistas ilustradas el 15 de septiembre
Obra misional 7, 87
de 1993. “Liahona”© es nombre registrado en la Oración 16, 87, 100, 104 Orientación Familiar y Maestras Visitantes:
Dirección de Derechos de Autor con el número En los ejemplares de la revista Liahona que
252093. Publicación registrada en la Dirección General Paternidad 77, 80, 106, 109, corresponden a los números de la conferencia
de Correos número 100. Registro del S.P.M. 0340294
características 218141210. 112, 115 general, no se publica el mensaje para la
For readers in the United States and Canada: Paz 83 orientación familiar ni el Mensaje para las
January 2002 Vol. 26 No. 1. LIAHONA (USPS 311-480) Maestras Visitantes propiamente designados. Los
Spanish (ISSN 0885-3169) is published monthly by The Perdón 19 maestros orientadores y las maestras visitantes,
Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 50 East North
Temple, Salt Lake City, UT 84150. USA subscription price
Perfección 27 una vez que consideren por medio de la oración
is $10.00 per year; Canada, $15.50 plus applicable Perseverancia 27 las necesidades de los miembros que vayan a
taxes. Periodicals Postage Paid at Salt Lake City, Utah, and visitar, deben seleccionar uno de los discursos de
at additional mailing offices. Sixty days’ notice required for Pioneros 49
la conferencia general para utilizarlo como
change of address. Include address label from a recent
issue; old and new address must be included. Send USA
Plan de Salvación 33 mensaje.
and Canadian subscriptions to Salt Lake Distribution Prioridades 35, 106 En la cubierta: Fotografía por John Luke.
Center at the address below. Subscription help line:
1-800-537-5971. Credit card orders (Visa, MasterCard, Profetas 24, 98 Las fotografías de la conferencia fueron
American Express) may be taken by phone. (Canada Poste
Information: Publication Agreement #40017431)
Prójimo 40, 75, 94 tomadas por Craig Dimond, Welden Andersen,
POSTMASTER: Send address changes to Salt Lake Relaciones familiares 80, 96, 109 John Luke, Jed Clark, Matt Reier, Kelly Larsen,
Distribution Center, Church Magazines, PO Box 26368, Resurrección 19, 68 Tamra Ratieta, Ellie Carter, Mark Hedengren y
Salt Lake City, UT 84126-0368. Robert Casey.
Sacerdocio 13, 51, 57, 60
Discursos de la Conferencia General en
Sacerdocio Aarónico 43, 47 Internet: Para tener acceso a los discursos de la
Servicio 16, 51, 53, 57, 68, 94, conferencia general en varios idiomas por medio
115 del Internet, conéctese con www.lds.org.

L I A H O N A
2
60
ÍNDICE TENDER LA MANO PARA AYUDAR A LOS DEMÁS
PRESIDENTE GORDON B. HINCKLEY
1 INFORME DE LA CONFERENCIA GENERAL SEMESTRAL
NÚMERO 171 DE LA IGLESIA DE JESUCRISTO DE LOS
SANTOS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS SESIÓN DEL DOMINGO POR LA MAÑANA
68 AHORA ES EL MOMENTO
PRESIDENTE THOMAS S. MONSON
SESIÓN DEL SÁBADO POR LA MAÑANA
71 EL LIBRO DE MORMÓN: OTRO TESTAMENTO DE
4 EL VIVIR DURANTE EL CUMPLIMIENTO DE LOS TIEMPOS
JESUCRISTO PRESIDENTE BOYD K. PACKER
PRESIDENTE GORDON B. HINCKLEY
75 MANTENGÁMONOS ERGUIDOS
7 COMPARTIR EL EVANGELIO
OBISPO H. DAVID BURTON
ÉLDER DALLIN H. OAKS
77 “NO TENGAS MIEDO, PORQUE MÁS SON LOS QUE
10 LA EDIFICACIÓN DE UN PUENTE DE FE
ESTÁN CON NOSOTROS ” SHARON G. LARSEN
ÉLDER CHARLES DIDIER
80 “PONGA EN ORDEN SU CASA”
13 NO ES BUENO QUE EL HOMBRE NI LA MUJER ESTÉN
ÉLDER RUSSELL M. NELSON
SOLOS SHERI L. DEW
83 LOS TIEMPOS EN LOS QUE VIVIMOS
16 ORACIÓN
PRESIDENTE GORDON B. HINCKLEY
ÉLDER HENRY B. EYRING
19 LA EXPIACIÓN: NUESTRA MAYOR ESPERANZA
PRESIDENTE JAMES E. FAUST SESIÓN DEL DOMINGO POR LA TARDE
87 EL EX MISIONERO
ÉLDER L. TOM PERRY
SESIÓN DEL SÁBADO POR LA TARDE
90 EL SÉPTIMO MANDAMIENTO: UN ESCUDO
23 EL SOSTENIMIENTO DE OFICIALES DE LA IGLESIA
ÉLDER NEAL A. MAXWELL
PRESIDENTE JAMES E. FAUST
94 “EL PRIMERO Y GRANDE MANDAMIENTO”
24 LA FE DE NUESTROS PROFETAS
ÉLDER ROBERT F. ORTON
ÉLDER DAVID B. HAIGHT
96 NUESTRAS ACCIONES DAN FORMA A NUESTRO
27 PASO POR PASO
CARÁCTER ÉLDER WAYNE S. PETERSON
ÉLDER JOSEPH B. WIRTHLIN
98 CUÍDENSE DE MURMURAR
31 “AYUDA MI INCREDULIDAD”
ÉLDER H. ROSS WORKMAN
ÉLDER L. WHITNEY CLAYTON
100 EL PODER DE UN FIRME TESTIMONIO
33 EL PLAN DE NUESTRO PADRE
ÉLDER RICHARD G. SCOTT
ÉLDER CHRISTOFFEL GOLDEN JR.
104 “PARA SIEMPRE DIOS ESTÉ CON VOS”
35 EL ESCRIBIR LOS PRINCIPIOS DEL EVANGELIO EN
PRESIDENTE GORDON B. HINCKLEY
NUESTROS CORAZONES ÉLDER WALTER F. GONZÁLEZ
37 “COMO HUERTO DE RIEGO”
ÉLDER JEFFREY R. HOLLAND REUNIÓN GENERAL DE LA SOCIEDAD
40 DOCTRINA DE LA INCLUSIÓN
DE SOCORRO
ÉLDER M. RUSSELL BALLARD 106 CONSTANTES E INMUTABLES
MARY ELLEN W. SMOOT
109 PERMANEZCAN FIRMES
SESIÓN DEL SACERDOCIO VIRGINIA U. JENSEN
43 EL CUMPLIR NUESTRO DEBER A DIOS
112 ¿NO SOMOS TODAS MADRES?
ÉLDER ROBERT D. HALES
SHERI L. DEW
47 NUESTRO DEBER A DIOS
115 “SÉ EJEMPLO”
ÉLDER CECIL O. SAMUELSON JR.
PRESIDENTE THOMAS S. MONSON
49 GRATITUD
ÉLDER STEVEN E. SNOW
64 AUTORIDADES GENERALES DE LA IGLESIA DE
51 EL CREAR O CONTINUAR ESLABONES DEL SACERDOCIO JESUCRISTO DE LOS SANTOS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS
ÉLDER KEITH K. HILBIG
119 SE DIRIGEN A NOSOTROS
53 “ALGUNA GRAN COSA”
120 FUENTES DE CONSULTA PARA LA INSTRUCCIÓN
PRESIDENTE JAMES E. FAUST
126 PRESIDENCIAS GENERALES DE LAS ORGANIZACIONES
57 EL DEBER NOS LLAMA
AUXILIARES
PRESIDENTE THOMAS S. MONSON
126 NOTICIAS DE LA IGLESIA

E N E R O D E 2 0 0 2
3
Sesión del sábado por la mañana
6 de octubre de 2001

El vivir durante el
cumplimiento de los
tiempos
Presidente Gordon B. Hinckley

“A pesar de las aflicciones que nos rodean, a pesar de las sórdidas


cosas que vemos en casi todas partes, a pesar de los conflictos que
cunden por el mundo, podemos ser mejores”.
tan profundamente agradecido por-
que tenemos las maravillas de la tele-
visión, la radio, el cable, la
transmisión vía satélite y el Internet.
Nos hemos convertido en una gran
Iglesia mundial y ahora es posible que
la gran mayoría de nuestros miem-
bros participe en estas reuniones
como una gran familia, que habla
muchos idiomas, que se encuentra en
muchas tierras, pero que son todos de
una fe, una doctrina y un bautismo.
Esta mañana apenas puedo con-
tener mis emociones al pensar en lo
que el Señor ha hecho por nosotros. conocimiento. El corazón de los
No sé qué hicimos en la preexis- hombres se ha tornado a sus padres
tencia para merecer las maravillosas como cumplimiento de las palabras
bendiciones que disfrutamos. Hemos de Malaquías. La visión de Joel se ha

M is amados hermanos y her-


manas dondequiera que se
encuentren, bienvenidos a
esta gran conferencia mundial de La
Iglesia de Jesucristo de los Santos de
venido a la tierra en esta gran época
de la larga historia de la humanidad.
Es una época maravillosa, la mejor
de todas. Al reflexionar en el lento
pero pesado curso del género huma-
cumplido, en la que declaró:
“Y después de esto derramaré mi
Espíritu sobre toda carne, y profeti-
zarán vuestros hijos y vuestras hijas;
vuestros ancianos soñarán sueños, y
los Últimos Días. Estamos reunidos no, desde el tiempo de nuestros pri- vuestros jóvenes verán visiones.
en nuestro maravilloso y nuevo meros padres, no podemos más que “Y también sobre los siervos y
Centro de Conferencias en Salt sentirnos agradecidos. sobre las siervas derramaré mi
Lake City. El edificio está lleno o La era en la que vivimos es el Espíritu en aquellos días.
pronto lo estará. Estoy muy conten- cumplimiento de los tiempos del que “Y daré prodigios en el cielo y en
to de que lo tengamos. Estoy tan se habla en las Escrituras, en que la tierra, sangre, y fuego, y columnas
agradecido por la inspiración de Dios ha juntado todos los elementos de humo.
construirlo. ¡Qué estructura tan ad- de dispensaciones pasadas. Desde el “El sol se convertirá en tinieblas,
mirable! Desearía que todos pudié- día en que Él y Su Hijo Amado se y la luna en sangre, antes que venga
semos estar reunidos bajo un mismo manifestaron al joven José, ha venido el día grande y espantoso de Jehová.
techo, pero eso no es posible. Estoy sobre el mundo un torrente de “Y todo aquel que invocare el

L I A H O N A
4
Los miembros llenan el Centro de Conferencias para una de las sesiones de la conferencia.

nombre de Jehová será salvo; porque ha organizado Su Iglesia y reino du- el mundo de nosotros es lo que cam-
en el monte de Sion y en Jerusalén rante el siglo y medio pasado; ha di- bia. Nosotros enseñamos la misma
habrá salvación, como ha dicho rigido a Su pueblo y éste ha sido doctrina; tenemos la misma organi-
Jehová, y entre el remanente al cual templado en el crisol de la terrible zación; trabajamos para efectuar las
él habrá llamado” (Joel 2:28–32). persecución. Él ha llevado a cabo la mismas obras buenas, pero el anti-
Ha habido más descubrimientos maravillosa época en la que ahora guo odio está desapareciendo, la
científicos durante estos años que vivimos. antigua persecución está desfalle-
durante toda la historia pasada de la Hemos visto tan sólo el principio ciendo; la gente está mejor informa-
humanidad. El transporte, las comu- de la imponente fuerza para bien en da; está llegando a entender qué es
nicaciones, la medicina, la higiene que esta Iglesia se convertirá y, sin lo que defendemos y qué hacemos.
pública, el descifre del átomo, el mi- embargo, me maravillo ante lo que Pero por más maravillosa que sea
lagro de la computadora, con todas se ha logrado. esta época, está llena de peligros. La
sus ramificaciones, han florecido en El número de miembros ha au- maldad está a nuestro alrededor; es
particular en nuestra propia era. mentado. Considero que ha aumen- atractiva y tentadora y en muchísi-
Durante mi propia vida, he sido tes- tado en fidelidad. Perdemos a mos casos logra éxito. Pablo declaró:
tigo de la sucesión de milagros tras muchos, pero los que son fieles son “También debes saber esto: que
maravillosos milagros. A veces no muy fuertes. Los que nos observan en los postreros días vendrán tiem-
los valoramos. dicen que vamos en dirección de la pos peligrosos.
Y, además de todo eso, el Señor corriente religiosa, pero no estamos “Porque habrá hombres amadores
ha restaurado Su antiguo sacerdocio; cambiando. La percepción que tiene de sí mismos, avaros, vanagloriosos,

E N E R O D E 2 0 0 2
5
soberbios, blasfemos, desobedientes Señor ha puesto a nuestra disposi- El Señor nos ha dado la meta
a los padres, ingratos, impíos, ción y para fortalecer nuestra deter- hacia la cual aspiramos. Esa meta es
“sin afecto natural, implacables, minación de oponernos al mal en edificar Su reino, lo que constituye
calumniadores, intemperantes, crue- cualquier forma que se presente. una poderosa causa de grandes can-
les, aborrecedores de lo bueno, Hemos llegado a ser como un tidades de hombres y mujeres de fe,
“traidores, impetuosos, infatua- gran ejército; ahora somos un pue- de integridad, de amor e interés por
dos, amadores de los deleites más blo que hace sentir su influencia. Se la humanidad, que avanzan para
que de Dios, escucha nuestra voz cuando habla- crear una sociedad mejor, trayendo
“que tendrán apariencia de pie- mos. Hemos demostrado nuestra bendiciones sobre sí mismos y sobre
dad, pero negarán la eficacia de ella; fortaleza al enfrentar la adversidad. los demás.
a éstos evita” (2 Timoteo 3:1–5). Nuestra fortaleza yace en nuestra fe Al reconocer nuestro lugar y
Hoy día vemos todas estas malda- en el Todopoderoso. Ninguna causa nuestra meta, no podemos ser arro-
des en forma más común y general bajo los cielos puede detener la obra gantes; no podemos sentirnos supe-
que lo que nunca antes se habían de Dios. La adversidad podrá aso- riores; no podemos ser petulantes ni
visto, como se nos ha recordado tan mar su infame rostro; el mundo egoístas. Debemos tender una mano
recientemente por lo ocurrido en podrá ser afligido con guerras y ru- a todo el género humano; son hijos
Nueva York, Washington y mores de guerra, pero esta causa se- e hijas de Dios, nuestro Padre
Pensilvania, de lo cual hablaré maña- guirá adelante. Eterno y Él nos hará responsables
na por la mañana. Vivimos en una Ustedes están familiarizados con por lo que hagamos en cuanto a
época en la que los hombres violentos estas elocuentes palabras escritas ellos. Que el Señor nos bendiga.
hacen cosas terribles e infames; vivi- por el profeta José: “…ninguna Ruego que nos haga fuertes y pode-
mos en una época de guerra; vivimos mano impía puede detener el pro- rosos en obras buenas; ruego que
en una época de arrogancia; vivimos greso de la obra: las persecuciones se nuestra fe brille como la luz de la
en una época de maldad, pornografía encarnizarán, el populacho podrá mañana. Que caminemos en obe-
e inmoralidad. Todos los pecados de conspirar, los ejércitos podrán jun- diencia a Sus mandamientos divi-
Sodoma y Gomorra afligen a nuestra tarse, y la calumnia podrá difamar; nos. Ruego que Él nos dé Su
sociedad. Jamás nuestra gente joven mas la verdad de Dios seguirá ade- aprobación, que al avanzar bendiga-
ha enfrentado más grandes desafíos; lante valerosa, noble e independien- mos a la humanidad influyendo en
jamás hemos visto en forma más clara temente, hasta que haya penetrado todos, elevando a los perseguidos y
la lasciva cara de la maldad. en todo continente, visitado toda re- oprimidos, alimentando y vistiendo
Y por eso, mis hermanos y herma- gión, abarcado todo país y resonado al hambriento y al necesitado, ex-
nas, estamos reunidos en esta gran en todo oído, hasta que se cumplan tendiendo amor y hermandad hacia
conferencia para fortificarnos y for- los propósitos de Dios, y el gran aquellos que nos rodean que quizás
talecernos el uno al otro, para edifi- Jehová diga que la obra está conclui- no sean parte de esta Iglesia. El
carnos el uno al otro, para dar da“ (Nuestro Legado: Una breve histo- Señor nos ha mostrado el camino;
aliento y edificar la fe, para reflexio- ria de La Iglesia de Jesucristo de los nos ha dado Su palabra, Su consejo,
nar en las cosas maravillosas que el Santos de los Últimos Días, pág. 245). Su guía, sí, Sus mandamientos.
Hemos progresado; tenemos mucho
que agradecer y mucho de que sen-
tirnos orgullosos, pero podemos ser
mejores, mucho mejores.
¡Cómo les amo, mis hermanos y
hermanas de esta gran causa! Les
amo por lo que han llegado a ser y
por lo que pueden llegar a ser. A
pesar de las aflicciones que nos ro-
dean, a pesar de las sórdidas cosas
que vemos en casi todas partes, a
pesar de los conflictos que cunden
por el mundo, podemos ser mejores.
Invoco las bendiciones del cielo
sobre ustedes al expresar mi amor
por ustedes y les recomiendo los
grandes mensajes que escucharán
desde este púlpito durante los dos
próximos días, y lo hago en el sagra-
do nombre de nuestro Señor
Jesucristo. Amén. 

L I A H O N A
6
“Apacienta mis ovejas”, Liahona,

Compartir el julio de 1999, págs. 119, 121).


Aunque han pasado dos años y
medio desde que nuestro presidente

Evangelio realizara esta petición, la mayoría


no hemos obrado eficazmente al
respecto.
Al haber estudiado con deteni-
Élder Dallin H. Oaks miento las palabras del presidente
Del Quórum de los Doce Apóstoles
Hinckley y meditado en cómo pode-
mos compartir el Evangelio, he lle-
gado a la conclusión de que
necesitamos tres cosas para dar
cumplimiento al reto de nuestro
“Los misioneros más eficaces, tanto los miembros como los profeta. Primero, necesitamos un
regulares, siempre obran por amor… Si carecemos de ese amor deseo sincero de compartir el
Evangelio; segundo, precisamos
por los demás, debemos orar para recibirlo”. ayuda divina; y tercero, debemos
saber qué hacer.
discípulos a todas las naciones, bau-
tizándolos en el nombre del Padre, y I. DESEO
del Hijo, y del Espíritu Santo” Al igual que ocurre con muchas
(Mateo 28:19). otras cosas, compartir el Evangelio
Lucas declara: “Así está escrito… comienza con el deseo. Si habremos
que se predicase en su nombre el de convertirnos en instrumentos
arrepentimiento y el perdón de pe- más eficaces en las manos del Señor
cados en todas las naciones” (Lucas para compartir Su Evangelio, debe-
24:46–47). mos desearlo sinceramente, y consi-
Al aplicar la guía del Salvador a dero que ese deseo se alcanza con
nuestra época, los profetas moder- dos pasos.
nos nos han exhortado a cada uno a Primero, debemos tener un firme
compartir el Evangelio. testimonio de la verdad e importan-
El presidente Gordon B. cia del Evangelio restaurado de
Hinckley ha hecho sonar el clarín Jesucristo, lo cual incluye el valor
en nuestra época. En un discurso de supremo del plan de Dios para Sus
una transmisión mundial vía satélite hijos, el lugar esencial que ocupa la
a misioneros y líderes locales, pidió expiación de Jesucristo en él, y el

G racias, presidente Hinckley,


por su gran mensaje.
Estamos profundamente
agradecidos por su vigoroso e inspira-
do liderazgo en estos tiempos difíciles.
“un incremento de entusiasmo a
nivel de toda la Iglesia”. Aunque los
misioneros deben seguir con sus me-
jores esfuerzos para encontrar perso-
nas a las cuales enseñar, él declaró
papel que desempeña la Iglesia de
Jesucristo en el cumplimiento de
dicho plan en la vida terrenal.
Segundo, debemos tener amor
por Dios y por todos Sus hijos. En la
Bajo ese liderazgo avanzamos la obra que “hay una mejor manera [y] esa revelación moderna se nos dice que
del Señor que con tanta urgencia ne- manera es por medio de los miem- “[el] amor, con la mira puesta úni-
cesita este mundo tan atribulado. bros de la Iglesia”. Nos pidió a cada camente en la gloria de Dios, [nos
Proclamar las buenas nuevas del uno que diéramos lo mejor de noso- califica] para la obra” (D. y C. 4:5).
Evangelio de Jesucristo es un princi- tros mismos a la hora de ayudar a A los primeros apóstoles de esta dis-
pio fundamental de la fe cristiana. los misioneros a encontrar personas pensación se les dijo que su amor
Tres autores de los Evangelios reco- a quienes enseñar. También pidió debía “abundar por todos los hom-
gen esta indicación del Salvador. que cada presidente de estaca y bres” (D. y C. 112:11).
El libro de Marcos registra: “Y les cada obispo “acepte la responsabili- Gracias a nuestro testimonio de
dijo: Id por todo el mundo y predi- dad y el compromiso de encontrar y la verdad e importancia del
cad el evangelio a toda criatura. El hermanar investigadores” dentro de Evangelio restaurado, comprende-
que creyere y fuere bautizado, será sus unidades. Además, el presidente mos el valor de lo que se nos ha
salvo; mas el que no creyere, será Hinckley invocó las bendiciones del dado. Gracias a nuestro amor por
condenado” (Marcos 16:15–16). Señor respecto a “cumplir este tras- Dios y por nuestros semejantes, ad-
Mateo cita el mandato del cendental cometido que tenemos” quirimos el deseo de compartir ese
Salvador: “Por tanto, id, y haced (Presidente Gordon B. Hinckley, gran don con todos. La intensidad

E N E R O D E 2 0 0 2
7
de nuestro deseo de compartir el superficie de la tierra” (Alma había hecho todas mis visitas. Una
Evangelio es un gran indicador del 29:1–2). noche, cerca ya del fin del mes,
grado de nuestra conversión. Me gusta referirme a las labores llamé para preguntar si mi compañe-
El Libro de Mormón contiene misionales como “compartir el ro y yo podríamos pasar y visitarle en
ejemplos magníficos del efecto del Evangelio”. La palabra compartir ese mismo instante, y el escarmiento
testimonio y del amor. Cuando los afirma que tenemos algo extremada- de su respuesta me enseñó una lec-
hijos de Mosíah, que habían sido mente valioso y deseamos darlo a los ción que no he olvidado.
“los más viles pecadores” recibieron demás para su beneficio y bendición. “No, creo que es mejor que no
su testimonio, “estaban deseosos de Los misioneros más eficaces, tanto pasen esta noche”, dijo. “Estoy can-
que la salvación fuese declarada a los miembros como los regulares, sado y ya estoy listo para acostarme.
toda criatura, porque no podían so- siempre obran por amor. Ésta es una Estoy leyendo y no estoy dispuesto a
portar que alma humana alguna pe- lección que aprendí siendo joven. Se que me interrumpan para que uste-
reciera” (Mosíah 28:3–4). Más me asignó visitar a un miembro des puedan informar que han reali-
adelante, su compañero, Alma, im- menos activo, un profesional de zado todas sus visitas de orientación
ploró: “Oh, si fuera yo un ángel… éxito que era mucho mayor que yo. familiar este mes”. Esa respuesta to-
para salir y hablar con la trompeta Al reflexionar en mis hechos, me doy davía me hiere porque me indicó
de Dios, con una voz que estreme- cuenta de que tenía muy poco inte- que él había percibido mis intencio-
ciera la tierra” y proclamar “el plan rés en el hombre al que visitaba; yo nes egoístas.
de redención” a toda alma, “para obraba simplemente por cumplir mi Espero que ninguna persona a la
que no haya más dolor sobre toda la deber, por el deseo de informar que que invitemos a oír el mensaje del
Evangelio restaurado sienta que lo
La fuente que se encuentra adentro del Centro de Conferencias, en el piso hacemos por otra razón que no sea
más bajo, es un lugar popular donde la gente se reúne. un amor genuino hacia ella y un
deseo desinteresado por compartir
algo que sabemos es preciado.
Si carecemos de ese amor por los
demás, debemos orar para recibirlo.
Los escritos del profeta Mormón
sobre “el amor puro de Cristo” nos
enseñan a “[pedir] al Padre con toda
la energía de nuestros corazones,
que [seamos] llenos de este amor
que él ha otorgado a todos los que
son discípulos verdaderos de su Hijo
Jesucristo” (Moroni 7:47–48).

II. AYUDA DIVINA / EL TIEMPO EXACTO


También precisamos ayuda para
guiarnos al compartir el Evangelio.
Del mismo modo que nuestros de-
seos deben ser puros y estar basados
en el testimonio y el amor, el Señor
debe dirigir nuestros hechos. Se
trata de Su obra, no de la nuestra, y
se debe realizar a Su manera y en
Su tiempo, no en los nuestros. De
otro modo, nuestros esfuerzos están
encaminados a la frustración y el
fracaso.
Todos tenemos familiares o ami-
gos que necesitan el Evangelio pero
que por el momento no tienen inte-
rés en él. Para ser eficaces, el Señor
debe, por tanto, dirigir nuestros es-
fuerzos para que obremos de la
forma y en el momento en que ellos
sean más receptivos. Debemos orar
por la ayuda y la guía del Señor para

L I A H O N A
8
que podamos ser instrumentos en ¿Cómo se procede? Comenzamos muchas de las cosas que podemos
Sus manos y ayudar al que está pre- por el principio. No debemos aguar- hacer. Debemos vivir para que lo
parado, a aquel a quien desea que dar a recibir una invitación de los que él llamó “el formidable poder de
ayudemos hoy. Entonces, debemos cielos, pues la revelación suele venir un miembro de la Iglesia” influya a
estar alerta y dar oído a las impresio- cuando estamos en marcha. los que están a nuestro alrededor.
nes de Su Espíritu para saber cómo El Señor nos ha dicho lo siguien- “El mejor folleto que podemos ofre-
proceder. te respecto a quién y cómo: “Y sea cer”, dijo “es la bondad de nuestra
Las impresiones vendrán; sabe- vuestra predicación… cada hombre propia vida” (Ibídem, págs. 118, 119,
mos gracias a incontables testimo- a su vecino, con mansedumbre y hu- 121). Debemos ser sinceramente
nios que en Su debida forma y en Su mildad” (D. y C. 38:41). “Vecino”, amigables con todos.
debido tiempo, el Señor está prepa- claro está, no sólo significa el que El presidente Hinckley nos recor-
rando a personas para que acepten vive cerca de nosotros, nuestros dó que podemos “[dejar] algo de la
Su Evangelio. Esas personas están amigos o asociados. Cuando se le Iglesia para leer” a aquellos con
investigando, y cuando procuremos preguntó: “¿Y quién es mi prójimo?”, quienes nos relacionemos. Podemos
identificarlas, el Señor responderá a el Salvador habló de un samaritano ofrecer nuestras casas para “que este
sus preguntas dando respuesta a las que reconoció a “un prójimo” en el servicio misional se lleve a cabo”.
nuestras. Él dará inspiración y guiará camino de Jericó (véase Lucas Los misioneros “[puede que] pidan
a los que tienen el deseo y sincera- 10:25–37). Nuestro prójimo tam- referencias a los miembros” (Ibídem,
mente buscan orientación sobre bién quiere decir aquellos con quie- págs. 118, 121), y cuando lo hagan
cómo, dónde, cuándo y con quién nes nos cruzamos cada día. debemos responder.
compartir el Evangelio. De este Debemos orar, como Alma en la En resumen, el presidente
modo, Dios nos concede según antigüedad, para que el Señor nos Hinckley dijo que cada miembro de
nuestros deseos (véase Alma 29:4; conceda “poder y sabiduría para que la Iglesia puede “trabajar constante-
D. y C. 6:8). podamos traer” a nuestros amigos al mente en la tarea de encontrar
El Señor nos ha dicho en revela- Señor (Alma 31:35). Y también ora- y alentar investigadores” (Ibídem,
ciones modernas que “todavía hay mos por el bienestar de sus almas pág. 121).
muchos en la tierra, entre todas las (véase Alma 6:6). Existen otras cosas que podemos
sectas, partidos y denominaciones, Debemos asegurarnos de que hacer, en especial cuando seguimos
que son cegados… y no llegan a la obramos motivados por el amor y no la gran declaración del profeta
verdad sólo porque no saben dónde por deseo alguno de recibir recono- Mormón: “No temo lo que el hom-
hallarla” (D. y C. 123:12). Cuando cimiento o ganancia personal. La bre haga, porque el amor perfecto
seamos “testigos de Dios en todo amonestación contra los que emple- desecha todo temor” (Moroni 8:16;
tiempo, y en todas las cosas” an su posición en la Iglesia para sa- véase también 1 Juan 4:18).
(Mosíah 18:9), el Señor abrirá nue- tisfacer su orgullo y vana ambición Podemos invitar a nuestros amigos a
vas vías para que encontremos y ha- (véase D. y C. 121:37) ciertamente las reuniones y actividades de la
blemos de forma apropiada con los se aplica a nuestros esfuerzos por Iglesia; podemos hacer alusión a
que estén investigando. Esto sucede- compartir el Evangelio. nuestra Iglesia y al efecto de sus en-
rá cuando busquemos dirección y se- La necesidad de obrar motivados señanzas, y preguntar a la gente si
amos motivados por un amor por el amor también nos advierte en les gustaría saber más.
sincero y cristiano por los demás. contra de la manipulación, ya sea real Pero aún más fácil, podemos lle-
El Señor ama a todos Sus hijos y o supuesta. Las personas que no com- var con nosotros un juego de esas
desea que todos tengan la plenitud parten nuestras creencias pueden tarjetas atractivas que podemos dar
de Su verdad y la abundancia de Sus sentirse ofendidas cuando nos oyen a las personas —incluso a aquellas
bendiciones. Él sabe cuándo están referirnos a algo como una “herra- a quienes no conocemos bien—
listos y desea que demos oído a Sus mienta misional”. Una “herramienta” con las que nos tratamos en las ac-
instrucciones sobre cómo compartir es algo que se emplea para manipular tividades cotidianas. Esas tarjetas
Su Evangelio. Cuando lo hagamos, un objeto inanimado, y si nos referi- son una forma ideal de invitar a la
los que estén preparados responde- mos a algo como “herramienta misio- gente a investigar las verdades que
rán al mensaje de Aquel que dijo: nal”, podemos dar la impresión de tenemos para compartir; ofrecen un
“Mis ovejas oyen mi voz… y me si- que queremos manipular a alguien. preciado regalo de forma discreta,
guen” (Juan 10:27). Esa impresión es totalmente opuesta pero la recepción del regalo depen-
al deseo desinteresado y bondadoso de de la decisión y la iniciativa del
III. CÓMO HACERLO de nuestro servicio misional. beneficiario potencial. Según nues-
Una vez que tenemos un deseo En su gran mensaje, el presidente tra experiencia, un número subs-
sincero de compartir el Evangelio Hinckley declara que “las oportuni- tancial de los que llaman por el
con los demás y que hemos buscado dades para compartir el Evangelio regalo que se ofrece eligen que les
la guía divina para orientar nuestros están en todas partes”. (Liahona, julio sea entregado por aquellos que les
esfuerzos, ¿qué debemos hacer? de 1999, pág. 119). Él menciona pueden enseñar más.

E N E R O D E 2 0 0 2
9
La Iglesia acaba de anunciar otra
manera de compartir el Evangelio
en todo el mundo mediante
Internet. Con respecto a su poten-
La edificación de
cial, esta nueva iniciativa es tan
emocionante como la publicación
de folletos en el siglo 19 o el uso de
la radio, la televisión o el video en
un puente de fe
el 20. La Iglesia ha activado un Élder Charles Didier
De la Presidencia de los Setenta
nuevo sitio en Internet a donde po-
demos enviar a la gente interesada
en recibir información sobre la
Iglesia y su doctrina, y en encontrar
un centro de reuniones donde ado-
rar con nosotros. La dirección es “Nuestra vida mortal es cuando el hombre debe prepararse para
www.mormon.org. Para los misio- comparecer ante Dios y construir, para ello, un puente de fe que
neros, el valor y el uso de este nuevo
recurso se verá con la experiencia. abra la puerta a la inmortalidad y la vida eterna”.
Para los miembros de la Iglesia será
una ayuda para responder a pregun- incomprensión”, “un muro de intole-
tas de sus amigos, bien de forma di- rancia” o “¡es como hablarle a la
recta o refiriéndolos a este sitio. pared!”.
También nos permitirá enviar tarje- Los puentes son lo contrario de
tas de felicitación electrónicas a las murallas, ya que se construyen
nuestros amigos, así como mensajes para unir dos o más entidades y
del Evangelio e invitaciones. constituir unidad. Se construyen
para salvar obstáculos. Algunos
IV. CONCLUSIÓN puentes también se han hecho fa-
Se nos ha pedido redoblar nues- mosos, como el Puente de Sighs, el
tros esfuerzos y nuestra eficacia al Puente Allenby y muchos otros. El
compartir el Evangelio y lograr los vocablo también se emplea para ex-
propósitos del Señor en esta gran presar el concepto de reunión o de
obra. Hasta que lo hagamos, estos unidad como en “tender un puente
magníficos misioneros regulares — de comprensión” o “[tender un
nuestros hijos e hijas, y nuestros no- puente] para salvar diferencias”.
bles asociados en la obra del Al reflexionar en nuestra existen-
Señor— continuarán siendo infrau- cia mortal en esta tierra y en el pro-
tilizados en su gran asignación de
enseñar el Evangelio restaurado de
Jesucristo.
Hemos hablado del deseo amoro-
so, de la guía celestial y de las formas
A la entrada del edificio de
una gran empresa publicita-
ria, hay, en una de las pare-
des, la siguiente inscripción: “El
hombre edifica demasiadas murallas
pósito de la vida que explicó Alma
al decir: “esta vida es cuando el
hombre debe prepararse para com-
parecer ante Dios” (Alma 34:32),
¿vemos la manera del Señor de ayu-
de proceder con el mandato divino y no suficientes puentes” (de darnos a cumplir con ese propósito?
de compartir el Evangelio con nues- JCDecaux, una firma de Francia). Es simplemente —valiéndonos de la
tro prójimo. El Evangelio de En efecto, las murallas suelen metáfora—, ayudarnos a construir
Jesucristo es la luz más brillante y la construirse para separar dos o más un puente de fe en nuestra vida para
única esperanza de este mundo en entidades física, mental e incluso es- cruzar y salvar los muros de la incre-
tinieblas. “Por tanto”, enseña Nefi, piritualmente, y para constituir un dulidad, la indiferencia, el temor o el
“debéis seguir adelante con firmeza obstáculo. Se construyen porque re- pecado. Nuestra vida mortal es
en Cristo, teniendo un fulgor perfec- presentan el concepto de defensa, cuando el hombre debe prepararse
to de esperanza y de amor por Dios y protección y separación. Algunas para comparecer ante Dios y cons-
por todos los hombres” (2 Nefi murallas se han hecho famosas por truir, para ello, un puente de fe que
31:20). esas razones: las murallas de abra la puerta a la inmortalidad y la
Doy testimonio de Jesucristo, Jerusalén, la Gran Muralla China, el vida eterna.
nuestro Salvador, y de Su deseo de Muro de Berlín. Los muros, como ¿Cómo construimos ese puente
que nos unamos de todo corazón en símbolos, también se emplean en ex- de fe?
ésta, Su obra. En el nombre de presiones comunes que expresan se- Cuando yo era jovencito, vivía en
Jesucristo. Amén.  paración, como en “un muro de la ciudad de Namur, Bélgica, donde

L I A H O N A
10
Los miembros de la Primera Presidencia conversan antes de una de las sesiones de la conferencia: el presidente
Gordon B. Hinckley (centro); el presidente Thomas S. Monson, Primer Consejero (izquierda); el presidente James
E. Faust, Segundo Consejero (derecha).

corre un río caudaloso que la separa Menciono ese hecho por el sim- 3:16). La mayor de las dádivas de
de la ciudad adyacente que está en la bolismo que representa. El puente es Dios es el supremo sacrificio de Su
otra ribera. En aquel tiempo, un solo más que un puente de metal; simbo- Hijo, Su Expiación, que nos brinda
puente unía las dos ciudades, el cual liza el puente de fe que nos permite, no sólo la inmortalidad sino también
se había construido y reconstruido a los hijos de nuestro Padre la vida eterna si guardamos Sus
sobre los restos del puente edificado Celestial, volver a reunirnos con Él. mandamientos y perseveramos hasta
siglos antes por los conquistadores El eje del puente, la pieza angular, el fin (D. y C. 14:7).
romanos. Ya era demasiado angosto representa la expiación de Por lo tanto, al intentar edificar el
para el tránsito y constaba de mu- Jesucristo, el Mediador, el eslabón puente de fe, debemos edificar en
chas arcadas pequeñas que no per- entre la vida mortal y la inmortali- nuestra vida un firme testimonio del
mitían el paso de los barcos y las dad, la conexión entre el hombre Padre y del Hijo y Su expiación. Ese
embarcaciones grandes. Hacía falta natural y el hombre espiritual, el puente de fe constituirá el factor
un puente nuevo, más ancho y de un cambio de la vida temporal a la vida que cristalizará la realidad de la reu-
solo arco. El trabajo de establecer los eterna. Gracias a Él, el género hu- nión eterna con nuestro Padre
cimientos no tardó en comenzar en mano puede ser reconciliado con su Celestial o de la separación eterna
ambos lados del río. Poco después, Padre Celestial, y podemos salvar los de Él si edificamos muros de pecados
dos enormes brazos metálicos co- muros del pecado y de la vida mor- que nos alejen de Su amor y miseri-
menzaron a extenderse desde cada tal, obstáculos que representan la cordia.
lado con el fin de encontrarse en muerte espiritual y la física. La ex- El don del Espíritu Santo es el
medio del río. Fascinado por la obra piación de Jesucristo es el eje del fundamento del puente de fe. La sal-
de ingeniería, yo iba en bicicleta casi plan de salvación, la reunión prome- vación viene sólo por medio de
todos los días a observar el progreso tida con nuestro Padre Celestial, Jesucristo y de nuestro dedicado
de la construcción. Por fin llegó el como leemos en el libro de Moisés: ejercicio de la fe en Él, lo que nos
día en que el eje, la pieza angular de “Éste es el plan de salvación para permite arrepentirnos de nuestros
acero, iba a unir las dos partes. Allí todos los hombres, mediante la san- pecados y recibir las ordenanzas de
estaba yo entre el gentío contem- gre de mi Unigénito, el cual vendrá salvación, que son las barandas del
plando la delicada ejecución, el últi- en el meridiano de los tiempos” puente. Las impresiones y la inspira-
mo paso que uniría las dos partes y (Moisés 6:62). ción para salvar los obstáculos de la
permitiría cruzar el puente por pri- El amor de Dios, el otro lado del vida y escoger hacer lo correcto las
mera vez. Cuando lo llevaron a cabo, puente, es la recompensa de nuestra recibiremos si escuchamos la voz del
la gente aplaudió, los trabajadores se fe en Su Hijo Jesucristo. “Porque de Espíritu Santo. El cruzar el puente
abrazaron; el obstáculo del río se tal manera amó Dios al mundo, que de fe tal vez no sea tan fácil como
había conquistado y salvado. ha dado a su Hijo unigénito” (Juan pensemos. Un puente resistirá el

E N E R O D E 2 0 0 2
11
(véase D. y C. 68:28). Permítanme
ilustrar eso.
Siendo yo niño durante la
Segunda Guerra Mundial, mi país
fue invadido y el peligro nos rodeaba
por todos lados. Mi madre me ense-
ñó una gran lección de confianza y
unidad que no he olvidado nunca.
Me alertó de los peligros de la guerra
y me dijo sencillamente: “Confía en
mi palabra y sígueme; escucha mi
voz. Si lo haces, te protegeré lo
mejor que pueda”. Yo escuché a mi
madre por lo mucho que la quería y
confiaba en ella.
Un poco después, comenzó la es-
cuela, lo cual fue para mí un nuevo
puente que cruzar. En preparación
para esa nueva experiencia en mi
vida, al salir de casa, mi madre me
ímpetu de las tormentas sólo gracias de lo mundano y el pecado. Cuando dijo que escuchase al maestro y
a la fortaleza de los pilares de sus ci- uno comienza a cruzar el puente, la fuera obediente. Una vez más, con-
mientos. Las tormentas de la vida, las cercanía del bautismo presta una fié en el consejo de mi madre.
crisis que ponen a prueba nuestra fe sensación de seguridad y fe, pero si Resolví ser obediente al maestro y al
—como la muerte, las enfermedades uno mira el río que corre allá abajo y nuevo código de reglamentos.
graves, la pérdida del trabajo o de la la gran distancia que aún hay que Luego, la escuela vino a ser un
seguridad económica— son parte de recorrer, la sensación de seguridad es puente de conocimiento en lugar de
nuestra existencia terrenal. A veces, reemplazada por punzadas de duda y un muro de ignorancia.
esas crisis se agravan en tal forma de miedo que le hacen perder el Esa lección de confianza y unidad
que se puede, incluso, llegar a dudar ritmo de la oración, de la fe, del fue fundamental para ser uno con
de la existencia de un Dios y de un amor y del esfuerzo que allana su mis padres, con mis familiares y con
Salvador. La súplica de un aumento progreso. La bruma de la duda y de mis maestros. Me permitió posterior-
de fe en esas ocasiones siempre será la apatía sube y corroe su corazón, mente llegar a ser uno con mi
contestada por el Consolador, que es impidiéndole progresar e inhibe su Salvador al ser bautizado en Su
el Espíritu Santo, “un compañero reacción hacia la fuerza magnética Iglesia. Me ha recordado como espo-
constante y un cetro inmutable del amor que emana con fuerza so, padre y abuelo el seguir edifican-
de justicia y de verdad” (D. y C. desde el otro lado del puente. do la confianza y la unidad entre mis
121:46). Entonces, rompe el paso que llevaba familiares al guardar los convenios
Sí, la solución de nuestros proble- y cae de rodillas, y se afirma con del templo. Como ha dicho el presi-
mas diarios siempre podremos ha- fuerza hasta que la duda y el temor dente Hinckley: “El templo tiene que
llarla si buscamos, día a día, se disipan, y el poder del amor resti- ver con las cosas de la inmortalidad.
mediante nuestra fe, la influencia tuye la fe y la dirección del cruce” Es un puente entre esta vida y la ve-
del Espíritu Santo, que nos lo recor- (en Conference Report, abril de nidera” (Stand a Little Taller, pág. 6).
dará todo (véase Juan 14:26). Para 1965, pág. 15). En nuestra época, es muy fácil
ilustrar eso, permítanme citar parte Por último, el puente de fe no es- aislarnos y edificar muros tempora-
de una carta que hace muchos años taría completo sin la conexión de les, espirituales y aun familiares y re-
escribió un nuevo converso al presi- padres e hijos que los una para lo- ligiosos. En lugar de eso,
dente Harold B. Lee después de que grar una familia eterna. El objetivo edifiquemos más puentes de fe, de
él habló en una conferencia de esta- de la edificación de ese puente de fe reconciliación y vivamos por la paz
ca: “Mientras usted hablaba, se re- entre las generaciones es que lle- que se nos da “no como el mundo la
petía en mi mente lo mucho que la guen a ser uno como el Padre y el da” (Juan 14:27), sino como la da
vida como miembro de La Iglesia de Hijo son uno: uno en el propósito de Jesucristo, el hijo de Dios. Él es el
Jesucristo de los Santos de los Últi- alcanzar la vida eterna. Para lograr puente de fe hacia la eternidad.
mos Días es como cruzar un puente eso, se nos han dado mandamientos: Testifico que Jesús es el Cristo;
colgante suspendido entre los pun- primero, que los hijos honren a su pongo mi confianza en Él y en Su
tos del nacimiento mediante el bau- padre y a su madre, y, luego, que los Evangelio de salvación para reunir-
tismo en la Iglesia y de la muerte a padres enseñen a sus hijos a orar y a me con Él algún día. En el nombre
la vida eterna sobre el turbulento río andar rectamente delante del Señor de Jesucristo. Amén. 

L I A H O N A
12
mujeres valientes unidos en la causa

No es bueno que el de Cristo. Según las sobrias palabras


de Pedro, “el diablo, como león ru-
giente, anda alrededor buscando a

hombre ni la mujer quien devorar”4. Lucifer está resuel-


to a devorar matrimonios y familias,
ya que la disolución de éstos es una

estén solos
amenaza para la salvación de todos
sus integrantes y para la fortaleza
del reino mismo del Señor. Por
tanto, Satanás trata de confundir-
Sheri L. Dew nos en lo que respecta a las mayor-
Segunda Consejera de la Presidencia General de la Sociedad de Socorro domías y naturalezas particulares
que poseemos como hombres y mu-
jeres. Él nos bombardea con mensa-
jes distorsionados acerca del sexo, el
matrimonio, la familia y todas las re-
“Es posible que ningún matrimonio ni familia, ni barrio ni estaca laciones de los sexos masculino y fe-
menino. Él desea hacernos creer
alcance la plenitud de su potencial hasta que esposos y esposas, que el hombre y la mujer son tan
madres y padres, y hombres y mujeres trabajen juntos en unidad iguales que nuestros dones exclusi-
vos no son necesarios, o que son tan
de propósito”. diferentes que nunca podremos
comprendernos unos a otros.
Este verano me lastimé un hom- Ninguna de esas cosas es cierta.
bro y no pude utilizar el brazo por Nuestro Padre sabía exactamente
semanas. Nunca me había dado lo que hacía cuando nos creó. Él nos
cuenta cuánto depende un brazo del hizo lo suficientemente semejantes
otro para el equilibrio, ni cuánto para que nos amáramos los unos a
menos podía levantar con un solo los otros, pero lo suficientemente di-
brazo que con los dos, ni de que ferentes para que tuviésemos que
había cosas que definitivamente no unir nuestras fuerzas y mayordomías
podía hacer. Esa discapacidad no para crear un “todo”. Ni el hombre
sólo avivó mi respeto por quienes ni la mujer son perfectos o comple-
afrontan tan bien sus limitaciones fí- tos sin el otro. Por consiguiente, es
sicas, sino que me ayudó a darme posible que ningún matrimonio ni
cuenta cuánto más pueden hacer los familia, ni barrio ni estaca alcance la
dos brazos juntos. plenitud de su potencial hasta que
Por lo general, dos son mejores esposos y esposas, madres y padres, y
que uno1, como lo confirmó nuestro hombres y mujeres trabajen juntos
Padre cuando declaró que “no era en unidad de propósito, y se respe-
bueno que el hombre estuviese ten y confíen en la fortaleza mutua.

D urante casi cinco años, he


tenido la bendición de pres-
tar servicio con las herma-
nas de la Sociedad de Socorro y los
líderes del sacerdocio desde el
solo” 2 e hizo ayuda idónea para
Adán, alguien que tuviera dones
singulares que le brindaría “equili-
brio”, le ayudaría a compartir las di-
ficultades de la vida terrenal y le
Esas verdades acerca de las ma-
yordomías divinamente conferidas
sobre hombres y mujeres, en gran
forma, son desconocidas para el
mundo de hoy. No se encuentran
África hasta el Amazonas. Esas ex- permitiría hacer cosas que por sí en los programas de televisión ni
periencias que he tenido con uste- solo no podría. Ya que “en el Señor, incluso, tristemente, en algunos ho-
des han fortalecido para mí la ni el varón es sin la mujer, ni la gares y barrios. Pero no son desco-
importancia de un principio funda- mujer sin el varón”3. nocidas para el Señor que nos ha
mental del Evangelio. Quisiera diri- Satanás comprende el poder que dado “una norma en todas las cosas,
gir mis palabras acerca de ese tienen el hombre y la mujer unidos para que no [seamos] engañados”5.
principio, en especial a los jóvenes en rectitud. Él sigue resentido por El modelo del Señor para las parejas
adultos de la Iglesia, tanto varones haber sido expulsado a un exilio y mayormente para hombres y mu-
como mujeres, que están a punto de eterno después de que Miguel guiara jeres que trabajan unidos en Su
emprender la fase más difícil de sus en contra de él a las huestes del reino, fue establecido por nuestros
vidas. cielo, compuestas de hombres y primeros padres. Juntos, Adán y Eva

E N E R O D E 2 0 0 2
13
trabajaron6, se lamentaron7, fueron tratarán de convencerlas de que, por hombre más extraordinario que
obedientes, tuvieron hijos8, enseña- motivo de no que no han sido orde- cuando es guiado por el Espíritu con
ron el Evangelio a su posteridad9, in- nadas al sacerdocio, se les ha priva- el fin de honrar el sacerdocio que
vocaron el nombre del Señor, do de algo. Están totalmente posee.
“oyeron la voz del Señor”10, bendije- equivocados y no comprenden el Si se casan con una mujer virtuo-
ron el nombre de Dios11 y se dedica- Evangelio de Jesucristo. Las bendi- sa que escucha la voz del Señor, ella
ron a Dios. En las Escrituras, con ciones del sacerdocio están a dispo- bendecirá la vida de ustedes todos
frecuencia se refiere a Adán y a Eva sición de todo hombre y mujer los días de su vida. Piensen en Eva.
con el pronombre ellos. dignos. Todos podemos recibir el Ella fue quien primero vio que el
Ni Adán con su sacerdocio ni Espíritu Santo, obtener revelación fruto del árbol era bueno; y una vez
Eva con su maternidad pudieron personal y ser investidos en el tem- que comió, “dio también a su mari-
haber ocasionado solos la Caída. Sus plo, del cual saldremos “armados” do, y él comió”16. Si no hubiera sido
funciones exclusivas estuvieron co- con poder12. El poder del sacerdocio por Eva, nuestro progreso habría ter-
nectadas entre sí. Se consultaron el sana, protege e inmuniza a todos los minado. El élder Dallin H. Oaks dijo
uno al otro, confrontaron situacio- justos en contra de los poderes de que su acción “fue un glorioso requi-
nes que no hubiesen podido superar las tinieblas. Y, lo que es más impor- sito [que abrió] los portales hacia la
solos y juntos hicieron frente al tante aún, la plenitud del sacerdocio vida eterna. Adán demostró sabidu-
mundo solitario. Ése es el modelo comprendida en las ordenanzas más ría al hacer lo mismo”17.
del Señor para los hombres y las mu- sublimes de la casa del Señor sólo las Jóvenes, ustedes presidirán en el
jeres justos. pueden recibir juntos un hombre y hogar y en la Iglesia, pero sean lo su-
Ahora bien, algunos de nosotros una mujer13. El presidente Harold B. ficientemente humildes para apren-
afrontamos circunstancias en la vida Lee dijo: “La condición pura de la der a escuchar a las mujeres que
que no son del todo ideales. Yo lo sé; mujer unida con el sacerdocio signi- forman parte de su vida y para
personalmente afronto esa situación, fica la exaltación; pero esa condi- aprender de ellas. Ellas les propor-
y aún así, mis queridos jóvenes ami- ción sin el sacerdocio o el sacerdocio cionarán discernimiento, equilibrio y
gos, en cuyas manos descansa el fu- sin ella no dan como equivalente la sabiduría extraordinarios. Y, cuando
turo de la Iglesia y de sus familias, exaltación”14. surjan las dificultades, verán cuánta
debo decirles que su comprensión de Hermanas, el poder del sacerdo- capacidad tiene una mujer entrega-
ese modelo divino influirá en su ma- cio no nos disminuye a nosotras da a Dios el Padre y a Jesucristo.
trimonio, en su familia, en su capa- como mujeres, ya que mediante él Ese divino modelo para hombres
cidad para ayudar a edificar el reino somos magnificadas. Sé que es así y mujeres que fortalece los matri-
y en su vida eterna. porque lo he experimentado una y monios y las familias también forta-
Mis jóvenes hermanas, algunos otra vez. lece a la Iglesia; ésta no puede
Sus futuros esposos y los hombres cumplir plenamente la medida de
con los cuales presten servicio nece- su creación a menos que trabajen
sitarán el apoyo que sólo ustedes juntos los hombres fieles que pose-
pueden brindar. Ustedes poseen una en el sacerdocio y las mujeres jus-
fortaleza espiritual interior que el tas que se regocijan en prestar
presidente James E. Faust dijo que servicio bajo la dirección del sacer-
era igual “e incluso [superior] a la de docio. He experimentado esa dicha
los hombres”15. No renuncien a su una y otra vez.
responsabilidad espiritual. La fe de Recuerdo una reunión que tuve
ustedes se manifestará en convin- en Brasil en la que una traductora no
centes ejemplos. El tener el Espíritu se sentía segura de su capacidad para
Santo las hará mucho más atractivas interpretar mi inglés al portugués.
que todo el tiempo que pasen delan- Pero resultó que no tuvimos dificul-
te del espejo. Bendigan a su familia y tades y nos comunicamos con facili-
a la Iglesia en la forma que sólo una dad. Después de la reunión supe cuál
mujer de Dios puede hacerlo, con había sido la razón. Me enteré de
virtud, fe, integridad y la compasión que la Autoridad General que presi-
constante. día no sólo había estado sentado de-
Jóvenes, su ordenación al sacer- trás de nosotras, literalmente en el
docio es un gran privilegio y respon- borde del asiento, durante toda la
sabilidad y no una licencia para reunión, ayudando a la intérprete
dominar. Sean indefectiblemente cuando era necesario, sino que tam-
dignos para ejercer ese poder divino, bién había asignado a otro líder del
que se les brinda para prestar servi- sacerdocio para que orara por las dos
cio. En ningún otro momento es un a lo largo de la reunión.

L I A H O N A
14
Una vista desde el estrado, atrás de los Quórumes de los Setenta, muestra el Centro de Conferencias
totalmente lleno.

La Autoridad General creó una son días que estarán llenos de con- nuestro Padre. Su Unigénito es el
red de seguridad y apoyo con el fin fianza y valor si los hombres y las Cristo. Ésta es la obra y la gloria de
de que yo pudiera cumplir con la mujeres de su generación se unen en Ellos. En el nombre de Jesucristo.
asignación que él me había dado. rectitud como nunca antes lo habían Amén. 
Ese círculo de apoyo no tiene fin, hecho. No existe límite de lo que
porque tampoco tienen fin las bue- pueden lograr si trabajan juntos, NOTAS
nas obras de hombres y mujeres jus- unidos por igual, bajo la dirección 1. Véase Eclesiastés 4:9
tos que se respetan mutuamente y del sacerdocio. 2. Moisés 3:18; véase también
que, uno junto al otro, meten la hoz Los modelos del Padre nos ayu- Abraham 5:14.
y siegan en la viña del Señor. Si dan a evitar el engaño. Acudan al 3. 1 Corintios 11:11.
vamos a edificar el reino de Dios, Señor y no al mundo para buscar 4. 1 Pedro 5:8.
como hombres y mujeres de Dios, ideas e ideales sobre hombres y mu- 5. D. y C. 52:14.
debemos edificarnos mutuamente. jeres, porque, mis jóvenes amigos, 6. Véase Moisés 5:1.
No existe problema que con la ustedes son las madres, los padres y 7. Véase Moisés 5:27.
ayuda de la activación, la retención, los líderes que fueron reservados 8. Véase2 Nefi 2:20.
la familia, o lo que sea, no podamos para esta época sin precedentes de- 9. Véase Moisés 5:12.
resolver al deliberar juntamente en bido a que nuestro Padre los cono- 10. Moisés 5:4.
consejo y ayudarnos mutuamente a ce y sabe que poseen lo que se 11. Véase Moisés 5:12.
llevar la carga. precisa para afrontar al mundo y ser 12. Véase D. y C. 109:22.
Mis queridos jóvenes amigos, intrépidos en la edificación del 13. Véase D. y C. 131:1–4; D. y C.
aprendan ahora el modelo del Señor reino. Háganlo juntos, ya que no es 132:19–20.
para los varones y las mujeres. bueno que el hombre o la mujer 14. The Teachings of Harold B. Lee,
Mediten en los relatos de las estén solos. Ayúdense mutuamente 1966, pág. 292.
Escrituras acerca de Adán y Eva y y juntos podrán levantar las hermo- 15. Véase “Lo que significa ser una
vean qué les enseña el Señor para sas cargas de la vida terrenal y les hija de Dios”, Liahona, enero de 2000,
fortalecer su matrimonio, su familia será aumentada gloria sobre su ca- pág. 123.
y su servicio a la Iglesia. Los recien- beza para siempre jamás18. El Señor 16. Moisés 4:12.
tes acontecimientos devastadores en debe contar con hombres y mujeres 17. “El gran plan de salvación”,
los Estados Unidos parecen indicar rectos que edifiquen Su reino. Liahona, enero de 1994, pág. 84.
que se avecinan días difíciles, pero Sé que esto es verdadero. Dios es 18. Véase Abraham 3:26.

E N E R O D E 2 0 0 2
15
hubo contestado oraciones con pia-

Oración dosa misericordia, el terrible modelo


se describe una vez más:
“Y así podemos ver cuán falso e
Élder Henry B. Eyring inconstante es el corazón de los
Del Quórum de los Doce Apóstoles hijos de los hombres; sí, podemos
ver que el Señor en su grande e infi-
nita bondad bendice y hace prospe-
rar a aquellos que en él ponen su
confianza.
“Con… fe, podremos orar por lo que deseamos y estar “Sí, y podemos ver que es preci-
samente en la ocasión en que hace
agradecidos por lo que recibamos. Únicamente con esa fe prosperar a su pueblo, sí, en el au-
oraremos con la diligencia que Dios requiere”. mento de sus campos, sus hatos y
sus rebaños, y en oro, en plata y en
toda clase de objetos preciosos de
sino de un todopoderoso Padre todo género y arte; preservando sus
Celestial que conoce nuestras nece- vidas y librándolos de las manos de
sidades antes de que le supliquemos. sus enemigos; ablandando el cora-
La tendencia de orar con más fer- zón de sus enemigos para que no les
vor cuando el mundo parece estar declaren guerras; sí, y en una pala-
fuera de control es algo que ha ocu- bra, haciendo todas las cosas para
rrido desde el comienzo de la raza el bienestar y felicidad de su pue-
humana. En tiempos de tragedia y blo; sí, entonces es la ocasión en
de peligro, la gente acude a Dios en que endurecen sus corazones, y se
oración. Incluso el antiguo rey olvidan del Señor su Dios, y hue-
David reconocería lo que está ocu- llan con los pies al Santo; sí, y esto
rriendo. Recordarán sus palabras en a causa de su comodidad y su extre-
el libro de los Salmos: ma prosperidad.
“Jehová será refugio del pobre, re- “Y así vemos que excepto que el
fugio para el tiempo de angustia. En Señor castigue a su pueblo con mu-
ti confiarán los que conocen tu nom- chas aflicciones, sí, a menos que lo
bre, por cuanto tú, oh Jehová, no de- visite con muerte y con terror, y con
samparaste a los que te buscaron”1. hambre y con toda clase de pestilen-

E l mundo parece estar en con-


moción; hay guerras y rumores
de guerras; la economía de con-
tinentes enteros está en dificultades;
las cosechas se están perdiendo debi-
El gran aumento de las oraciones
sinceras, y la acogida del público, ha
sido algo extraordinario para mí y
para otros. Varias veces, en días re-
cientes, alguien me ha dicho, con
cias, no se acuerda de él”3.
Y ahora, en las próximas palabras
de ese mismo pasaje de las
Escrituras, descubrimos por qué
razón olvidamos con tanta facilidad
do a la carencia de lluvia por toda la gran intensidad y con un tono de la fuente de nuestras bendiciones y
tierra, y las personas que están en pe- preocupación en su voz: “Esperemos dejamos de sentir la necesidad de
ligro han inundado los cielos con sus que el cambio sea duradero”. orar con fe:
oraciones. En público, como en priva- Esa preocupación es válida, ya “¡Oh cuán insensatos y cuán
do, están suplicando a Dios que les dé que nuestra propia experiencia y los vanos, cuán malignos y diabólicos, y
ayuda, consuelo y dirección. registros de los tratos de Dios con cuán prontos a cometer iniquidad y
Probablemente se habrán dado Sus hijos nos han enseñado eso. La cuán lentos en hacer lo bueno son
cuenta, como yo en días recientes, dependencia en Dios se puede esfu- los hijos de los hombres! ¡Sí, cuán
que las oraciones no sólo se han mar rápidamente cuando las oracio- prestos son a escuchar las palabras
vuelto más numerosas, sino más sin- nes reciben respuesta. Y, cuando del maligno y a poner su corazón en
ceras. A menudo me siento en el es- aminoren las dificultades, lo mismo las vanidades del mundo!
trado en una reunión cerca de la sucede con las oraciones. En el Libro “¡Sí, cuán prestos están para en-
persona a la que se le ha pedido orar. de Mormón se repite esa triste histo- salzarse en el orgullo; sí, cuán pres-
He escuchado lleno de asombro. Es ria una y otra vez. tos para jactarse y cometer toda
evidente que las palabras son inspi- Del libro de Helamán: “Oh, clase de aquello que es iniquidad; y
radas de Dios, son elocuentes y pru- ¿cómo pudisteis haber olvidado a cuán lentos son en acordarse del
dentes; y el tono es el de un niño vuestro Dios, el mismo día en que os Señor su Dios y en dar oído a sus
amoroso que busca ayuda, no como ha librado? 2. Y más tarde, en ese consejos; sí, cuán lentos son en
lo haríamos de un padre terrenal mismo libro, después de que Dios andar por las vías de la prudencia!

L I A H O N A
16
“He aquí, no desean que los go-
bierne y reine sobre ellos el Señor su
Dios que los ha creado; a pesar de su
gran benevolencia y su misericordia
para con ellos, desprecian sus conse-
jos, y no quieren que él sea su guía”4.
En esos tres breves pasajes de
Escritura, vemos tres causas que
ocasionan el triste distanciamiento
de la humilde oración. Primero, si
bien Dios nos implora que oremos,
el enemigo de nuestras almas deni-
gra y ridiculiza la oración. La amo-
nestación de 2 Nefi es verdadera: “Y
ahora bien, amados hermanos míos,
percibo que aún estáis meditando en
vuestros corazones; y me duele tener
que hablaros concerniente a esto.
Porque si escuchaseis al Espíritu que
enseña al hombre a orar, sabríais que
os es menester orar; porque el espíri-
tu malo no enseña al hombre a orar,
sino le enseña que no debe orar”5.
Segundo, se olvida a Dios debido a
la vanidad. Un poco de prosperidad y
paz, o incluso el cambio más leve de
superación, puede darnos sentimien-
tos de autosuficiencia. Rápidamente
podemos sentir que tenemos control
de nuestra vida, que el cambio de
prosperidad es resultado de nuestros Los visitantes de la conferencia pasan frente al Templo de Salt Lake
esfuerzos, y no de un Dios que se co- camino al Centro de Conferencias.
munica con nosotros a través de la
voz quieta y apacible del Espíritu. El dependamos de Dios, cuando senti- Con esa fe, podremos orar por lo
orgullo ocasiona un ruido interior que mos ese poderoso deseo de ser inde- que deseamos y estar agradecidos
nos impide escuchar la serena voz del pendientes. Entonces, esta doctrina por lo que recibamos. Únicamente
Espíritu. Y muy pronto, en nuestra verdadera parecerá severa: con esa fe oraremos con la diligencia
vanidad, no nos esforzamos siquiera “Porque el hombre natural es ene- que Dios requiere. Cuando Dios nos
por escucharla. De pronto llegamos a migo de Dios, y lo ha sido desde la ha mandado orar, Él ha utilizado pa-
pensar que no la necesitamos. caída de Adán, y lo será para siempre labras como éstas: “orar sin cesar”,
La tercera causa está arraigada jamás, a menos que se someta al in- “orar siempre” y “poderosa oración”.
profundamente en nuestro interior. flujo del Santo Espíritu, y se despoje Para esos mandatos no es necesa-
Somos hijos espirituales de un amo- del hombre natural, y se haga santo rio usar muchas palabras. De hecho,
roso Padre Celestial que nos colocó por la expiación de Cristo el Señor, y el Salvador nos ha dicho que al orar
en la mortalidad para ver si elegiría- se vuelva como un niño: sumiso, no tenemos que multiplicar las pala-
mos, libremente, guardar Sus man- manso, humilde, paciente, lleno de bras. La diligencia en la oración que
damientos e ir a Su Amado Hijo. amor y dispuesto a someterse a cuan- Dios requiere no tiene que tener ex-
Ellos no nos obligan; no pueden ha- to el Señor juzgue conveniente im- presiones floridas, ni largas horas de
cerlo, ya que eso interferiría con el poner sobre él, tal como un niño se soledad. Eso se enseña claramente
plan de felicidad. Dios nos ha dado a somete a su padre”6. en Alma, en el Libro de Mormón:
todos el deseo de ser responsables de Aquellos que se someten como “Sí, y cuando no estéis clamando
nuestras propias elecciones. un niño lo hacen porque saben que al Señor, dejad que rebosen vuestros
Ese deseo de tomar nuestras pro- el Padre desea únicamente la felici- corazones, entregados continuamen-
pias decisiones es parte del deseo in- dad de Sus hijos y que sólo Él conoce te en oración a él por vuestro bie-
herente de progresar hacia la vida el camino. Ese es el testimonio que nestar, así como por el bienestar de
eterna. Pero si vemos la vida sólo debemos de tener para continuar los que os rodean”7.
a través de los ojos mortales, eso orando como un niño sumiso, en las Nuestros corazones solamente se
hace difícil o aun imposible el que épocas buenas como en las difíciles. pueden acercar a Dios cuando están

E N E R O D E 2 0 0 2
17
llenos de amor por Él y de confianza su fidelidad, en los días, meses y años Tal vez no cesemos de orar, pero
en Su benevolencia. José Smith, aun posteriores, sus oraciones fueron con- nuestras oraciones se volverán más
siendo un jovencito, nos puso el testadas con un torrente de luz y ver- repetitivas, más mecánicas, carentes
ejemplo de cómo podemos aprender dad. La plenitud del Evangelio de de verdadera intención. No pode-
a orar con un corazón lleno del Jesucristo y las llaves del reino de mos entregar nuestro corazón a un
amor de Dios y luego a orar sin cesar Dios fueron restauradas a la tierra. Su Dios que no conocemos, y las
a través de una vida llena de tribula- humilde dependencia en Dios resultó Escrituras y las palabras de los profe-
ciones y bendiciones. en la restauración del Evangelio, con tas vivientes nos ayudan a conocer-
José salió hacia la arboleda a orar autoridad y sagradas ordenanzas. le. Cuanto más le conozcamos, más
con fe para que un Dios amoroso Debido a la Restauración, tenemos la le amaremos.
diera respuesta a su oración y le qui- oportunidad de elegir la más valiosa Para amarle, también debemos
tara su confusión. Obtuvo esa segu- independencia: el ser libres del cauti- servirle. José Smith lo hizo, y al
ridad al leer la palabra de Dios y verio del pecado mediante el poder final dedicó su propia vida al servi-
recibir un testimonio de que era ver- purificador de la Expiación de cio del Señor. José oró con la inten-
dadera. Dijo que leyó en Santiago: Jesucristo. ción de obedecer. Esa obediencia
“…pídala a Dios, el cual da a todos La misión de José Smith fue sin- siempre conlleva el servicio a los
abundantemente y sin reproche, y le gular, sin embargo, su humilde ora- demás. El servicio en la obra del
será dada”8. La fe para pedirle a Dios ción puede ser un modelo útil para Señor nos permite sentir una por-
en oración vino después de que me- nosotros. Como nosotros debemos ción de lo que Él siente y llegar a
ditó en un pasaje de las Escrituras hacerlo, él comenzó teniendo fe en conocerle.
que le confirmó la naturaleza amo- un amoroso Dios que puede comu- “Porque ¿cómo conoce un hom-
rosa de Dios. Él oró como nosotros nicarse con nosotros y ayudarnos, bre al amo a quien no ha servido,
debemos hacerlo, con fe en un Dios lo cual hace. Esa fe estaba arraigada que es un extraño para él, y se halla
de amor. en las impresiones que había recibi- lejos de los pensamientos y de las in-
Él oró no sólo con la intención de do al meditar en las palabras de los tenciones de su corazón?”10. A medi-
escuchar sino de obedecer. No sólo siervos de Dios en las Escrituras. da que nuestro amor por Él
suplicó conocer la verdad; estaba Podemos y debemos acudir con fre- aumente, también aumentará nues-
decidido a actuar de acuerdo con lo cuencia a la palabra de Dios y me- tro deseo de acercarnos al Padre en
que Dios le comunicara. En su rela- ditarla con detenimiento. Si oración.
to escrito queda muy claro que él tomamos a la ligera nuestro estudio Las palabras y la música de esta
oró con verdadera intención, resuel- de las Escrituras, tomaremos a la li- conferencia les llevará a hacer
to a cumplir con cualquier respuesta gera nuestras oraciones. aquello que les fortalecerá contra el
que recibiera. Él escribió:
“Ningún pasaje de las Escrituras
jamás penetró el corazón de un
hombre con más fuerza que éste en
esta ocasión, el mío. Pareció intro-
ducirse con inmenso poder en cada
fibra de mi corazón. Lo medité repe-
tidas veces, sabiendo que si alguien
necesitaba sabiduría de Dios, esa
persona era yo; porque no sabía qué
hacer, y a menos que obtuviera
mayor conocimiento del que hasta
entonces tenía, jamás llegaría a
saber; porque los maestros religiosos
de las diferentes sectas entendían los
mismos pasajes de las Escrituras de
un modo tan distinto, que destruían
toda esperanza de resolver el proble-
ma recurriendo a la Biblia”9.
El Padre y Su Amado Hijo se le
aparecieron en respuesta a su ora-
ción, y le fue dicho lo que debía
hacer, tal como él deseaba. Obedeció
como un niño. Le fue dicho que no
se uniera a ninguna de las iglesias. Él
hizo lo que le fue dicho. Y debido a

L I A H O N A
18
peligro de distanciarse de la oración
sincera. De lo que escuchen, se sen-
tirán inspirados a acudir a las
Escrituras; sigan esa inspiración. En
La Expiación: nuestra
esta conferencia se les recordará el
servicio que prometieron prestar
cuando entraron en las aguas del
mayor esperanza
bautismo. Elijan obedecer.
Presidente James E. Faust
Si meditan las Escrituras y co- Segundo Consejero de la Primera Presidencia
mienzan a hacer lo que pactaron
con Dios que harían, les prometo
que sentirán más amor hacia Dios y
más del amor de Él por ustedes. Y
con ello, las oraciones de ustedes
provendrán del corazón, llenas de “Nuestra salvación depende de creer en la Expiación y de
gratitud y de súplica. Sentirán una aceptarla; dicha aceptación requiere de un esfuerzo continuo
mayor dependencia en Dios; encon-
trarán el valor y la determinación
por comprenderla más plenamente”.
para actuar en Su servicio, sin
temor y con paz en su corazón. que nuestra naturaleza llegue a ser
Orarán siempre, y no se olvidarán perfecta2. Todos hemos pecado y de-
de Él, no importa lo que depare el bemos arrepentirnos para saldar por
futuro. completo nuestra parte de la deuda.
Les doy mi testimonio de que Cuando nos arrepentimos con since-
Dios el Padre vive. Él nos ama. Él es- ridad, la magnífica expiación del
cucha nuestras oraciones y Él con- Salvador paga el resto de esa deuda3.
testa con lo que es mejor para Pablo ofreció una explicación
nosotros. A medida que lleguemos a sencilla sobre la necesidad de la
conocerlo mejor mediante Sus pala- Expiación. “Porque así como en
bras y al estar en Su servicio, le ama- Adán todos mueren, también en
remos más. Sé que eso es verdad. Cristo todos serán vivificados” 4 .
La plenitud del Evangelio de Jesucristo fue escogido y preordena-
Jesucristo y la verdadera iglesia de do para ser nuestro Redentor antes
Jesucristo han sido restauradas a tra- de que el mundo fuese formado. En
vés del profeta José Smith. Las llaves Su calidad divina de Hijo, con Su
del sacerdocio se encuentran única- vida sin mancha, el derramamiento
mente en esta Iglesia. Tan ciertamen- de Su sangre en el jardín de
te como sé que vivo, sé que el
presidente Gordon B. Hinckley posee
las llaves y las ejerce en la tierra.
Jesucristo vive —lo sé— y Él dirige Su
Iglesia hoy día. Él les enseñará en esta
M is amados hermanos, her-
manas y amigos: Humilde-
mente vengo a este
púlpito esta mañana porque deseo
hablarles del mayor acontecimiento
Getsemaní, Su espantosa muerte en
la cruz y la consiguiente resurrección
de Su cuerpo, llegó a ser el autor de
nuestra salvación y llevó a cabo una
expiación perfecta por toda la hu-
conferencia a través de Sus siervos. de la historia. Ese singular aconteci- manidad5.
En el sagrado nombre de miento fue la incomparable El entender lo que podamos de la
Jesucristo. Amén.  Expiación de nuestro Señor y Expiación y la Resurrección de
Salvador, Jesucristo. Se trata del Cristo nos ayuda a obtener un cono-
NOTAS acto más trascendente que haya cimiento de Él y de Su misión 6 .
1. Salmos 9:9–10. ocurrido jamás, pero a la vez es el Cualquier aumento de nuestra com-
2. Helamán 7:20. más difícil de comprender. Mis moti- prensión de Su sacrificio expiatorio
3. Helamán 12:1–3. vos para querer aprender todo lo nos acerca más a Él. Literalmente, la
4. Helamán 12:4–6. que pueda sobre la Expiación son, palabra Expiación significa “ser uno”
5. 2 Nefi 32:8. en parte, egoístas: nuestra salvación con Él. La naturaleza de la
6. Mosíah 3:19. depende de creer en la Expiación y Expiación y sus efectos son tan infi-
7. Alma 34:27. de aceptarla1; dicha aceptación re- nitos, tan incomprensibles y tan pro-
8. Santiago 1:5; véase José quiere de un esfuerzo continuo por fundos, que escapan a nuestro
Smith–Historia 1:11. comprenderla más plenamente. La conocimiento y comprensión de
9. José Smith–Historia 1:12. Expiación avanza nuestro curso te- hombres terrenales. Estoy sumamen-
10. Mosíah 5:13. rrenal de aprendizaje al hacer posible te agradecido por el principio de la

E N E R O D E 2 0 0 2
19
gracia salvadora. Muchos creen que haber recibido los azotes que eran tembló” y “el centurión, y los que es-
sólo tienen que confesar que Jesús es para mí! ¡Sí, siempre te amaré!’”8. taban con él guardando a Jesús, visto
el Cristo y que entonces ya son sal- Entonces, el presidente Hinckley el terremoto, y las cosas que habían
vos por la gracia; pero no podemos citó a Isaías: “Ciertamente llevó él sido hechas, temieron en gran mane-
salvarnos por la gracia solamente, nuestras enfermedades, y sufrió ra, y dijeron: Verdaderamente éste
pues “sabemos que es por la gracia nuestros dolores… Mas él herido fue era Hijo de Dios”22. En las palabras
por la que nos salvamos, después de por nuestras rebeliones, molido por del himno: “No me dejes olvidar que
hacer cuanto podamos”7. nuestros pecados; el castigo de nues- fue por mí, oh Salvador, que sufriste
Hace unos años, el presidente tra paz fue sobre él, y por su llaga en el Calvario, padeciendo mi
Gordon B. Hinckley relató “algo pa- fuimos nosotros curados”9. dolor”23. Me pregunto cuántas gotas
recido a una parábola” sobre “una Ningún hombre conoce el peso derramó Él por mí.
escuela de un solo cuarto en las que tuvo que soportar el Salvador, Lo que hizo sólo lo podía hacer un
montañas del estado de Virginia, pero por el poder del Espíritu Santo Dios. Como era el Hijo Unigénito
donde los muchachos eran tan rudos podemos saber algo del don celestial del Padre en la carne, Jesús heredó
que ningún maestro había logrado que nos concedió10. Uno de nuestros atributos divinos. Fue la única perso-
disciplinarlos”. himnos sacramentales dice: na nacida en este mundo que pudo
Un maestro joven solicitó la realizar ese acto tan importante y di-
plaza. Se le dijo que cada maestro Jamás podremos comprender vino; y como fue el único hombre sin
había fracasado rotundamente, pero Las penas que sufrió, pecado que haya vivido en la tierra,
decidió aceptar el riesgo. El primer Mas para darnos salvación no estaba sujeto a la muerte espiri-
día de escuela el maestro pidió a los Él en la cruz murió11. tual. A causa de Su divinidad tam-
muchachos que establecieran sus bién tenía poder sobre la muerte
propias reglas y el castigo por que- Sufrió tanto dolor, “una angustia física. Así hizo por nosotros lo que
brantarlas. La clase fijó diez reglas indescriptible” y “una tortura ina- no podemos hacer por nosotros mis-
que se escribieron en la pizarra y guantable”12 por causa nuestra. Su mos. Rompió las frías ligaduras de la
luego el maestro preguntó: “¿Qué terrible sufrimiento en el Jardín de muerte e hizo posible que tuviéramos
haremos con aquel que quebrante Getsemaní, donde tomó sobre Sí los el sereno consuelo del don del
las reglas?”. pecados de todos los hombres, hizo Espíritu Santo24.
“Quitarle el abrigo y darle diez que “sangrara por cada poro y pade- La Expiación y la Resurrección lo-
azotes en la espalda”, fue la respuesta. ciera, tanto en el cuerpo como en el gran muchas cosas. La Expiación nos
Uno o dos días después, Tom, un Espíritu” 13. “Y estando en agonía, limpia del pecado a cambio de nues-
alumno alto y fuerte, descubrió que oraba más intensamente”14, dicien- tro arrepentimiento, que es la condi-
le habían robado el almuerzo. do: “Padre mío, si no puede pasar de ción mediante la cual se nos extiende
“Encontraron al ladrón, un hambrien- mí esta copa sin que yo la beba, há- la misericordia25. Después de todo lo
to muchachito de unos diez años”. gase tu voluntad”15. Fue traicionado que podamos hacer para pagar hasta
Cuando Jim se acercó para recibir por Judas Iscariote y negado por el último cuadrante y enmendar
su castigo suplicó que no le quitaran Pedro. Los ancianos y el concilio se nuestros errores, la gracia del
el abrigo. “Quítate el abrigo”, dijo burlaron de Él; lo azotaron, le abofe- Salvador se activa en nuestra vida
el maestro. “¡Tú colaboraste en la tearon, le escupieron y lo torturaron mediante la Expiación, la cual nos
creación de las reglas!”. en el tribunal16. purifica y nos perfecciona26. La resu-
El muchacho se quitó el abrigo. Lo guiaron al Gólgota, donde los rrección de Cristo venció la muerte y
No tenía camisa y su flaco torso clavos atravesaron Sus manos y pies. nos dio la certeza de la vida después
quedó al descubierto. El maestro va- Colgó agonizante durante horas en de esta vida. Él dijo: “Yo soy la resu-
ciló con la vara y Tom se puso en pie una cruz de madera y con un título rrección y la vida; el que cree en mí,
y se ofreció de voluntario para reci- escrito por Pilato que decía: “JESÚS aunque esté muerto, vivirá” 27. La
bir el castigo del muchacho. NAZARENO, REY DE LOS Resurrección es incondicional y se
“Muy bien, existe cierta ley me- JUDÍOS”17. Vinieron las tinieblas y aplica a todos los que hayan vivido o
diante la cual uno puede tomar el “cerca de la hora novena, Jesús vivan28. Es un don gratuito. El presi-
lugar del otro. ¿Están todos de clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, dente John Taylor describió esto muy
acuerdo?”, preguntó el maestro. ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, bien cuando dijo: “Las tumbas se
Después de cinco azotes en la es- Dios mío, ¿por qué me has desampa- abrirán y los muertos oirán la voz del
palda de Tom, la vara se rompió. La rado?”18. Nadie podía ayudarle, esta- Hijo de Dios, y saldrán, los que hayan
clase estaba llorando. “El pequeño ba pisando el lagar Él solo 19 . hecho el bien a la resurrección de los
Jim se había puesto en pie y echado Entonces, “Jesús, habiendo otra vez justos, y los que hayan hecho el mal a
sus brazos alrededor del cuello de clamado a gran voz, entregó el espíri- la resurrección de los injustos”29.
Tom. ‘Tom, siento haberte robado el tu”20. Y “uno de los soldados le abrió Con respecto a nuestros actos en
almuerzo, pero tenía mucha hambre. el costado con una lanza, y al instan- esta vida y a la Expiación, el presiden-
¡Tom, te amaré hasta que muera por te salió sangre y agua”21. “La tierra te J. Reuben Clark, hijo, contribuyó

L I A H O N A
20
El presidente Gordon B. Hinckley saluda a la congregación reunida en el Centro de Conferencias. Detrás
de él, (desde la izquierda), se encuentran los élderes Jeffrey R. Holland, Robert D. Hales y Richard G. Scott, del
Quórum de los Doce Apóstoles, y los presidentes Thomas S. Monson y James E. Faust, consejeros de la Primera
Presidencia.

esta valiosa reflexión cuando dijo: Nuestro Redentor tomó sobre Sí Una hermana que había pasado
“Considero que [el Salvador] nos todo pecado, dolencia, padecimien- por un doloroso divorcio escribió
dará el menor de los castigos que jus- to y enfermedad de los que han vivi- sobre cómo cobró fuerzas debido a la
tifique nuestra transgresión. Creo do o hayan de vivir 32 . Nadie ha Expiación, y dijo: “Nuestro divor-
que, como parte de Su justicia, ofre- sufrido jamás lo que Él padeció. Él cio… no me liberaba de mi obligación
cerá todo Su infinito amor, bendicio- conoce nuestras pruebas en Su pro- de perdonar. Realmente quería hacer-
nes, misericordia, amabilidad y pia carne. Es como intentar escalar lo, pero era como si se me hubiera
comprensión… Y, por otro lado, creo el monte Everest y sólo ascender mandado hacer algo para lo que era
que cuando nos recompense por unos pocos metros. Pero Él ha as- incapaz”. Su obispo le dio un buen
nuestra buena conducta, nos dará lo cendido los 8.640 metros hasta la consejo: “Haga sitio en su corazón
máximo que pueda, teniendo presen- cima. Él sufrió más de lo que puede para el perdón, y cuando éste llegue,
te la ofensa que hayamos cometido”30. sufrir hombre alguno. déle la bienvenida”. Pasaron muchos
Tal y como escribiera Isaías, si nos La Expiación no sólo beneficia al meses en los que proseguía su lucha
volvemos al Señor, “[Él]… será am- pecador sino a los ofendidos, es por perdonar. “Durante aquellos lar-
plio en perdonar”31. decir, a las víctimas. Al perdonar a gos momentos… acudí a una fuente
Se nos manda recordar los sin- los que pecaren contra nosotros, la de consuelo procedente de mi amoro-
gulares hechos de la mediación, la Expiación concede paz y consuelo a so Padre Celestial. Creo que no se
crucifixión y la expiación al partici- los que inocentemente han padecido quedaba ahí mirándome por no haber
par cada semana de la Santa Cena. por los pecados de otros. El recurso sido todavía capaz de perdonar, sino
Tras escuchar las oraciones sacra- principal para la curación del alma que más bien se compadecía conmigo
mentales participamos del pan es la expiación de Jesucristo, tanto si mientras yo sollozaba…”.
y del agua en memoria del cuerpo y se trata de una tragedia personal “Finalmente, lo que ocurrió con
la sangre sacrificada por nosotros, como de una terrible calamidad na- mi corazón es para mí una evidencia
y debemos recordarle y guardar Sus cional como la que recientemente sorprendente y milagrosa de la
mandamientos para que siempre hemos padecido en Nueva York; Expiación de Cristo. Siempre había
podamos tener Su espíritu con en Washington, D. C. y cerca de visto la Expiación como un medio
nosotros. Pittsburg. de hacer que el arrepentimiento

E N E R O D E 2 0 0 2
21
para elevarnos. Mediante el arre-
pentimiento y el don de la Expiación
podemos prepararnos para ser dig-
nos de permanecer en Su presencia.
De esto testifico en el nombre de
Jesucristo. Amén. 

NOTE
1. Véase Mosíah 4:6–7.
2. Véase Moroni 10:32.
3. Véase 2 Nefi 25:23.
4. 1 Corintios 15:22.
5. Véase la Guía para el Estudio de las
Escrituras, “Expiación”, pág. 76.
6. Véase Jacob 4:12.
7. 2 Nefi 25:23; cursiva agregada.
8. Véase “El maravilloso y verdadero re-
lato de la Navidad”, Liahona, diciembre de
2000, pág. 2.
9. Isaías 53:4–5.
10. Véase 1 Corintios 12:3.
11. “En un lejano cerro fue”, Himnos,
119.
12. John Taylor, The Mediation and
Atonement, 1882, pág. 150.
13. D. y C. 19:18.
14. Lucas 22:44.
15. Mateo 26:42.
16. Véase Mateo 26:47–75; 27:28–31.
17. Juan 19:19.
18. Mateo 27:46.
19. Véase D. y C. 133:50.
obrase para el pecador, y no me estar en Su divina presencia, ser lla- 20. Mateo 27:50.
había dado cuenta de que también mados por nuestro nombre cuando 21. Juan 19:34.
facilita el que el ofendido reciba en nos dé la bienvenida a casa con una 22. Mateo 27:51, 54.
su corazón la dulce paz del radiante sonrisa, haciéndonos señas 23. “Hoy con humildad te pido”,
perdón”33. con los brazos abiertos para circun- Himnos, 102.
El ofendido debe hacer todo lo darnos en Su infinito amor36. ¡Cuán 24. Véase Juan 15:26.
posible para superar sus pruebas, y el gloriosa y sublime será esa experien- 25. Véase Alma 42:22–25.
Salvador socorrerá “a los de su pue- cia si podemos sentirnos lo bastante 26. Véase 2 Nefi 25:23; Alma
blo, de acuerdo con las enfermeda- dignos para estar en Su presencia! 34:15–16; 42:22–24; Moroni 10:32–33.
des de ellos” 34. Él nos ayudará a El don gratuito de su gran sacrificio 27. Juan 11:25.
llevar nuestras cargas. Algunas heri- expiatorio es la única forma de 28. Véase Hechos 24:15.
das duelen tanto y son tan profun- poder recibir la exaltación para 29. Gospel Kingdom, sel. G. Homer
das, que no se pueden curar sin la estar ante Él y verle cara a cara. El Durham, 1943, pág. 118. Véase también
ayuda de un poder superior y una es- sobrecogedor mensaje de la Juan 5:28–29.
peranza en la justicia perfecta y la Expiación es el amor perfecto que el 30. “As Ye Sow… ,” Brigham Young
restitución en la vida venidera. Salvador tiene por cada uno de no- University Speeches of the Year, 3 de mayo
Dado que el Salvador ha padecido sotros. Se trata de un amor lleno de de 1955, pág. 7.
todo lo imaginable que nosotros po- misericordia, paciencia, gracia, 31. Isaías 55:7.
demos sentir o experimentar 35, Él equidad, longanimidad y, por enci- 32. Véase Alma 7:11–12.
puede ayudar a los débiles a fortale- ma de todo, perdón. 33. Autor anónimo, Ensign,
cerse. Él lo ha experimentado todo, La maligna influencia de Satanás “My Journey to Forgiving,” febrero de
comprende nuestro dolor y caminará puede destruir cualquier esperanza 1997, págs. 42–43.
a nuestro lado aun en los momentos que tengamos en vencer nuestros 34. Alma 7:12.
más difíciles. errores. Nos hace sentir perdidos, 35. Véase Alma 7:11.
Anhelamos la bendición máxima desesperanzados. Por el contrario, 36. Véase Alma 26:15; Mormón 5:11;
de la Expiación: el ser uno con Él, Jesús desciende a donde estamos 6:17; Moisés 7:63.

L I A H O N A
22
Sesión del sábado por la tarde opongan, si los hay, con la misma
6 de octubre de 2001 señal.
Se propone que relevemos a los

El sostenimiento de élderes L. Aldin Porter y Marlin K.


Jensen como miembros de la
Presidencia de los Setenta. También
se propone que relevemos a los élde-

oficiales de la Iglesia res L. Aldin Porter, Vaughn J.


Featherstone, Rex D. Pinegar,
John K. Carmack y L. Lionel
Kendrick como miembros del
Presidente James E. Faust
Segundo Consejero de la Primera Presidencia Primer Quórum de los Setenta y de-
signarlos miembros eméritos del
Primer Quórum de los Setenta.
Quórum de los Doce Apóstoles y Todos los que deseen unirse en ese
a los siguientes como miembros de voto de agradecimiento, sírvanse
ese quórum: Boyd K. Packer, L. Tom manifestarlo.
Perry, David B. Haight, Neal A. Con gratitud por su servicio como
Maxwell, Russell M. Nelson, miembros del Segundo Quórum de
Dallin H. Oaks, M. Russell Ballard, los Setenta, extendemos un relevo
Joseph B. Wirthlin, Richard G. honorable a los élderes Richard B.
Scott, Robert D. Hales, Jeffrey R. Wirthlin, Richard E. Cook, Wayne
Holland, y Henry B. Eyring. Los que M. Hancock y Ray H. Wood y a los
estén a favor, sírvanse manifestarlo. siguientes hermanos como Setenta
Contrarios. Autoridades de Área: Norman C.
Se propone que sostengamos a Boehm, Jess L. Christensen, Dale L.
los consejeros de la Primera Dransfield, David W. Eka, James E.
Presidencia y a los Doce Apóstoles Griffin, Esteban Guevara, Ronald J.
como profetas, videntes y revelado- Hammond, Thomas A. Holt, Ernst
res. Todos los que estén a favor, sír- Husz, Julio H. Jaramillo, Lloyd W.
vanse manifestarlo. Los que se Jones, Seiji Katanuma, J. Grey

M is hermanos y hermanas,
el presidente Hinckley me
ha pedido que presente a
las Autoridades Generales, a los
Setenta Autoridades de Área y a las
En la Manzana del Templo se levanta una estatua en memoria del
sacrificio que hicieron los pioneros de los carros de mano.

presidencias generales de las organi-


zaciones auxiliares de la Iglesia para
su voto de sostenimiento.
Se propone que sostengamos
a Gordon Bitner Hinckley como
profeta, vidente y revelador
y Presidente de La Iglesia de
Jesucristo de los Santos de los Últi-
mos Días; a Thomas Spencer
Monson como Primer Consejero
de la Primera Presidencia y a
James Esdras Faust como Segundo
Consejero de la Primera Presiden-
cia. Los que estén a favor sírvanse
manifestarlo. Los contrarios, si los
hay, pueden manifestarlo.
Se propone que sostengamos a
Thomas Spencer Monson como
Presidente del Quórum de los Doce
Apóstoles; Boyd Kenneth Packer
como Presidente en Funciones del

E N E R O D E 2 0 0 2
23
Larkin, Haruyoshi Nakamura, Karl
E. Nelson, Jesús Nieves, Rodrigo
Obeso, James S. Olson, Glen A.
Overton, William W. Parmley,
La fe de nuestros
Steven H. Pond, Michael T.
Robinson, Jorge W. Ventura y
Craig T. Vincent. Los que deseen
profetas
unirse a nosotros para expresar agra-
Élder David B. Haight
decimiento, sírvanse manifestarlo le- Del Quórum de los Doce Apóstoles
vantando la mano.
Se propone que relevemos con un
voto de agradecimiento a los élderes
Marlin K. Jensen, Neil L. Andersen
y John H. Groeberg, de la
Presidencia General de la Escuela “Lo que necesitamos es la fe de Brigham Young, la fe de Gordon
Dominical; y a los élderes Robert K. B. Hinckley y la fe de los que son nuestros profetas y líderes”.
Dellenbach, F. Melvin Hammond y
John M. Madsen, de la Presidencia Hace ya unos años, cuando
General de los Hombres Jóvenes. Arturo Toscanini era el director de la
Los que estén a favor, sírvanse indi- Orquesta Filarmónica de Nueva
carlo levantando la mano. York, él auspiciaba un programa ra-
Se propone que sostengamos a los dial los sábados por la tarde. Un día,
élderes Charles Didier y Cecil O. entre la correspondencia que recibió,
Samuelson como miembros de la había una pequeña nota arrugada, es-
Presidencia de los Setenta. Los que crita en papel color café, que decía:
estén a favor, sírvanse manifestarlo. “Estimado Sr. Toscanini: Soy un
Opuestos, por la misma señal. pastor solitario de las montañas de
Se propone que sostengamos a Wyoming; tengo dos preciadas pose-
Carlos J. García, R. Randall Huff y siones: un violín y una radio a pilas.
John W. Yardley como Setenta Las pilas están por gastarse y el violín
Autoridades de Área. Los que estén está tan desafinado que ya no puedo
a favor, sírvanse manifestarlo. Si hay tocarlo más. ¿Podría tocar un La el
alguien que se oponga, puede mani- próximo sábado en su programa?”.
festarlo. La semana siguiente, en el progra-
Se propone que sostengamos a los ma, Arturo Toscanini anunció: “Para
élderes Cecil O. Samuelson, John H.
Groberg y Richard J. Maynes como
Presidencia General de la Escuela
Dominical y a los élderes F. Melvin
Hammond, Glenn L. Pace y Spencer
E spero que hayan sentido un
pequeño ardor en su corazón,
como yo lo he sentido al le-
vantar la mano para sostener al pre-
sidente Hinckley como Presidente
un nuevo amigo oriundo de las mon-
tañas de Wyoming, la Orquesta
Filarmónica de Nueva York tocará
ahora, al unísono, un perfecto La”; e
interpretó un perfecto La. Entonces,
J. Condie como Presidencia General de la Iglesia y como profeta, vidente ese solitario hombre pudo afinar el
de los Hombres Jóvenes. Todos los y revelador; así como a los demás La, luego el Mi, el Re y el Sol a partir
que estén a favor, sírvanse manifes- oficiales que se les han presentado. de ese perfecto La.
tarlo. Si hay alguien que se oponga, ¡Qué oportunidad grande y maravi- ¿No es interesante reflexionar en
puede manifestarlo. llosa tenemos al poder sostener hoy nuestra propia vida y en la de mucha
Se propone que sostengamos a a nuestro profeta viviente sobre la gente que me escucha en este mo-
las otras Autoridades Generales, a tierra!; pero no sólo al estar sentados mento —aquellos cuyos violines o
los Setenta Autoridades de Área y a aquí y levantar la mano de manera vidas puedan estar un tanto desafi-
las presidencias generales de las or- indiferente, sino sentir en el corazón nados— que podemos participar de
ganizaciones auxiliares como están y en el alma que no sólo lo sostene- la conferencia general de la Iglesia y
constituidas en la actualidad. Los mos, sino que aprobamos lo que ha escuchar los mensajes maravillosos
que estén a favor, sírvanse manifes- estado haciendo por nosotros al re- que se presentan? Aquellos de noso-
tarlo. Si alguien se opone, puede presentarnos ante el mundo. tros que tenemos la oportunidad de
manifestarlo. Estamos agradecidos por la forma hablar rogamos con fervor a fin de
Parece ser que el sostenimiento maravillosa e inspirada en la que él tener la energía, la fortaleza y la vi-
ha sido unánime y afirmativo. se ha comunicado y ha hablado al talidad, tal como yo lo hago, al en-
Gracias, hermanos y hermanas, mundo, en particular en los últimos trar en el ocaso de mi vida, de
por su fe y sus oraciones.  días y semanas. ponernos de pie y dar testimonio de

L I A H O N A
24
la veracidad de esta obra, puesto trágico vacío causado por el falleci- que se dirigieran hacia otros asenta-
que soy testigo de ella. miento del profeta José Smith, la ma- mientos. Él tuvo la inspiración de que
He tenido la oportunidad, como nera que tomó su lugar y cómo pudo, la gente fuera en busca de esos valles
muchos de ustedes, y como muchos bajo inspiración y revelación, guiar y y esas regiones apartadas de Salt Lake
de ustedes lo habrían deseado, de ser dirigir la clausura de Nauvoo y plani- City, sitios adonde los pioneros que
criado en un hogar mormón, y de ser ficar la jornada al Oeste. Nos acorda- vinieran a este valle pudieran ir y po-
fruto de la Iglesia, y de haber tenido mos de la obra continua que se blar, y donde podrían edificar sus ho-
la oportunidad de vivir en el mundo llevaba a cabo allí, en el Templo de gares, ciudades y comunidades, así
y tratar a gente de muchos lugares, Nauvoo, y la forma en que fue organi- como forjar su personalidad y su ca-
tanto en el gobierno como en el zada para seguir adelante; las carava- rácter y desarrollar sus talentos. Fue
mundo corporativo o de otro tipo, y nas de carromatos cruzando el Oeste así que bajo su liderazgo, en lugar de
de asociarme con gente y compartir hacia el valle del Lago Salado en lo tener una gran ciudad en Salt Lake
con esa gente los sentimientos que que llegaría a ser Sión, donde podrían City, surgieron unas 360 comunidades
uno tiene en el corazón. adorar, enseñar, predicar, edificar cen- en Wyoming, Nevada, Arizona y el
Con frecuencia, el presidente tros de reuniones y todo lo que sería sur de Idaho, así como en Utah.
Hinckley nos ha dicho en algunas de necesario para esta civilización y para A medida que la gente iba mu-
nuestras reuniones, y creo que lo ha esta cultura que hoy tenemos, y para dándose y estableciéndose en esas
hecho saber públicamente, que de- extenderse y progresar aquí. pequeñas comunidades, desarrolla-
trás de su escritorio tiene una pintu- Piensen en la inspiración que reci- ron talentos y aptitudes al prestar
ra de Brigham Young y, a veces, bió el profeta Brigham Young para servicio en mesas directivas escola-
cuando el presidente Hinckley ha esas personas: que no sólo edificaran res, en municipios, o llegaron a ser lí-
tenido un día muy ocupado, un día una gran ciudad en Salt Lake, sino deres del pequeño asentamiento; los
en el que haya tenido que tomar
muchas, muchas decisiones difíciles, El presidente Gordon B. Hinckley acompaña a su esposa, Marjorie, al salir
él se da vuelta en la silla y contem- del Centro de Conferencias después de una sesión. Les siguen el presiden-
pla la pintura de Brigham que está te Thomas S. Monson y el presidente James E. Faust, Consejeros de la
detrás y pregunta ya sea en voz alta Primera Presidencia, y el presidente Boyd K. Packer, Presidente en
o en su mente: “Hermano Brigham, Funciones del Quórum de los Doce Apóstoles.
¿qué hubiera hecho usted?” o, “¿qué
consejo me daría?”.
Piensen en lo que ha ocurrido en
los últimos años. Ustedes saben muy
bien toda la inspiración y la direc-
ción que el presidente Hinckley ha
recibido en cuanto a la expansión de
la Iglesia: la edificación de templos y
la remodelación del antiguo Hotel
Utah en lo que es ahora el Edificio
Conmemorativo José Smith, ahora
con ese nombre; y por esta incompa-
rable estructura, el Centro de
Conferencias, en el que hoy nos en-
contramos, que probablemente no
tiene parangón en el mundo. Incluso
para nosotros que por varios años
hemos trabajado a la par del presi-
dente Hinckley, que le hemos escu-
chado y nos hemos asociado con él,
¡qué experiencia maravillosa hemos
tenido y qué bendición ha sido en
nuestra vida porque hemos visto y
sentido, y hemos formado parte de
la inspirada expansión que él ha
llevado adelante!
Al contemplar a Brigham Young y
reflexionar en la inspiración y direc-
ción que recibió ese hombre tan sin-
gular, recordamos cómo pudo llenar el

E N E R O D E 2 0 0 2
25
pobladores se convirtieron en ciuda-
danos de esos lugares y comenzaron
a construir escuelas y a expandir esas
comunidades. Hoy podemos apreciar
lo que ocurrió en esos lugares que
Brigham Young previó y ayudó a
poner en marcha. Imaginemos cómo
surgió, o como se desarrolló la crea-
ción de una comunidad, por ejem-
plo, Las Vegas, Nevada, ciudad que
sería un peldaño para que la gente
pudiera llegar a San Bernardino,
California: la gente podía llegar por
barco a San Pedro, California, ir a
San Bernardino para equiparse y
tener lo que fuera necesario para lle-
gar al valle de Salt Lake; y más tarde,
a las comunidades adyacentes, al
condado de Sanpete o hacia el norte,
a Idaho u otros sitios.
Yo mismo soy fruto de eso, por-
que cuando la familia de mi madre
llegó aquí, a Salt Lake City, se le
envió a colonizar el poblado de
Tooele; más tarde, se le envió a Una hilera de personas que esperan entrar al Centro de Conferencias
Idaho, donde se requería construir avanza por una escalera de un lado del edificio.
un aserradero y un molino. La fami-
lia de mi padre se había establecido artemisa, en medio de los arbustos y nuestro profeta, vidente, revelador y
en Farmington, Utah, que era parte sobre las rocas. ¿En dónde contraerí- líder y también al contemplar lo que
de esa colonización a la que me an matrimonio? ¿En dónde se sella- está ocurriendo y lo que ocurrirá en
estoy refiriendo, una que hizo que rían? En un solo lugar: en el templo. el futuro si tenemos la fe de conti-
las personas llegaran a ser más fuer- Y allí se dirigieron, en calesa. nuar aquello que se ha empezado;
tes y les ofreció oportunidades. En Eso pasó a ser parte de mi patri- piensen en lo que ocurrirá y en lo
lugar de hallarse perdidos en una monio; y así la gente progresó en que se está llevando a cabo.
gran ciudad, se les pidió que se mu- esas pequeñas poblaciones. Más El presidente Hinckley a menudo
daran a una comunidad más peque- tarde, la Iglesia decidió dar apertura habla con respecto a desarrollar más
ña, donde podrían desarrollar sus a algunas academias, alrededor de 30 fe en lo que respecta a nuestra
aptitudes, donde habría más escue- de ellas en esas remotas áreas. Una gente. Esa fe es el resultado de vivir
las y mayor necesidad de maestros, y de esas pequeñas academias se inau- los principios del Evangelio, de vivir
donde la gente con talentos podría guró en nuestro pueblo, y se convir- de la forma en que debemos y de
desarrollarlos. Al final, se le pidió a tió en un lugar al que vendría mucha criar a nuestros hijos como debe-
mi familia que abandonara gente de lugares vecinos para tener mos; y de verlos crecer y desarrollar
Farmington y Tooele, es decir, que acceso a una educación académica su carácter y personalidad de mane-
vendiera sus verdes acres y se fuera superior. Naturalmente, esa educa- ra que lleguen a ser un ejemplo de lo
al sur de Idaho, donde en aquel ción académica superior representa- que creemos y de lo que tenemos la
tiempo no había más que artemisa. ba tan sólo una escuela de nivel esperanza de hacer y de lograr.
En ese tipo de poblado pequeño, secundario, pero se hacía referencia Todos recordarán el hombre que
mi padre y mi madre se enamoraron. a ella con el nombre de academia. tenía un hijo que era lunático; el
Cuando tenían 20 años y estaban Me refiero a la inspiración que re- hombre se acercó al Salvador y le
listos para contraer matrimonio, cibió el profeta Brigham Young hace pidió que bendijera al muchacho a
¿dónde se iban a casar? En el años sobre el asentamiento, sobre el fin de que le quitara ese espíritu
Templo de Logan, Utah. ¿Cómo lle- desarrollo de la zona intermontaño- malo. Y el hombre le dijo al
garían allí? En calesa. ¿Cuánto tiem- sa que hoy se halla en torno a Salt Salvador: “…lo he traído a tus discí-
po les tomaría? Entre cinco, seis o Lake City. Hoy pienso en quienes pulos pero no lo han podido sanar”.
siete días. ¿Había autopistas o bue- somos y en la forma en que esto ha El Salvador bendijo a ese pequeño
nos caminos? Por supuesto que no; progresado, y en la bendición que muchacho y el demonio salió de in-
viajaban por caminos que los carro- hemos recibido en nuestra vida por mediato y los discípulos del Salvador
matos habían abierto entre la tener al presidente Hinckley como vinieron a Él y dijeron: “¿Por qué

L I A H O N A
26
nosotros no pudimos echarlo fuera?
(véase Mateo 17:14–21). El Salvador
también ha dicho: “…hombres de
poca fe” (Mateo 16: 8).
Paso por paso
Si tuvieran la fe de una peque- Élder Joseph B. Wirthlin
ña… (estoy tratando de pensar en el Del Quórum de los Doce Apóstoles
nombre de ese árbol pequeño…) [El
presidente Hinckley entonces dice:
“mostaza”.] ¡Mostaza! ¡Gracias pre-
sidente! (Tengo al presidente cerca
para ayudarme.) Si tuvieran la fe de “No tenemos que ser perfectos hoy; no tenemos que ser mejores
una semilla de mostaza. Tal vez no
muchos hayan visto una semilla de que alguien más; todo lo que tenemos que hacer es ser lo mejor de
mostaza. Hace algunos años, en nosotros mismos”.
Jerusalén, íbamos en un auto y el
conductor dijo: “Ah, ése es un árbol sienten como si ellos mismos fue-
de mostaza”. Le dije: “Vayamos a ran la ostra, que fue sacada del
verlo”. Así lo hicimos, y vimos que océano para abrirla a la fuerza y
ese árbol tenía una pequeña vaina robarles todo lo que era de valor
que luego abrí. La vaina es similar a para ellos.
la de una acacia blanca o algarrobo y No importa su condición en la
vi esas semillitas, que no eran más vida, no importa su estado emocio-
grandes que un grano de pimienta. nal o espiritual, quisiera ofrecerles
Imaginen la analogía a la que el consejo que podría serles útil, pese al
Salvador recurrió para enseñar a la punto en el que se encuentren en su
gente. Si tan sólo tuvieran tanta fe jornada por esta vida terrenal.
como esa pequeñísima semilla —re- Por cierto tenemos mucho por
cuerdo que al tenerla en la mano, que estar agradecidos, y creo que si
apenas podía verla— si tuvieran esa nos ponemos a pensar en las bendi-
gran medida de fe, entonces podrían ciones que tenemos, nos olvidare-
decirle al monte “pásate de aquí allá”, mos de algunas de nuestras
y se pasaría… si tuvieran esa gran preocupaciones. No hay duda de
medida de fe… (véase Mateo 17:20). que recibiremos serenidad y gozo si
“…hombres de poca fe”, nos dijo Él.
Por lo tanto, lo que necesitamos
es la fe de Brigham Young, la fe de
Gordon B. Hinckley y la fe de los
que son nuestros profetas y líderes.
M is amados hermanos y her-
manas, es un gran privile-
gio para mí estar ante
ustedes hoy y dar mi testimonio en
cuanto a la veracidad del Evangelio
reconocemos las bendiciones que te-
nemos como Iglesia bajo el liderazgo
de nuestro maravilloso Presidente, el
presidente Gordon B. Hinckley. Nos
será de mucho provecho.
Dios vive. Sé que Él es real, que que ha sido restaurado. Acabamos Hace poco leí acerca de Erik
Él es nuestro Padre y sé que nos de escuchar al élder David B. Weihenmayer, un hombre de 33
ama. Lo sé. Y sé que Jesús es el Haight, que tiene 95 años de edad. años de edad que soñaba escalar el
Cristo, el Hijo de Dios; he sentido Si yo llego a esa edad, espero que mi monte Everest, una proeza que pre-
esa influencia. Soy un testigo de memoria sea la mitad de lo buena senta retos para muchos de los alpi-
ella. Sé que el profeta José Smith y que es la de él ahora. nistas más expertos del mundo. De
todos los acontecimientos históricos Me regocijo cuando los santos se hecho, casi el 90 por ciento de los
que tenemos sobre lo que él hizo reúnen. Ya sea como familias en ho- que intentan realizar la escalada
como el instrumento de la gares humildes o en millares en nunca llegan a la cima. Las tempera-
Restauración son verdaderos, y que enormes recintos, los cielos se rego- turas descienden a más de 50 grados
los profetas que con los años le su- cijan cuando aquellos que aman y centígrados bajo cero. Además del
cedieron, incluso el presidente honran el nombre de Jesucristo se intenso frío, vientos de 150 km. por
Hinckley, son llamados por Dios. La reúnen para adorar en Su nombre. hora, grietas mortales y avalanchas,
obra es verdadera. Les dejo mi amor, Las experiencias por las que pa- el alpinista debe superar los desafíos
mi testimonio, el testimonio que samos en la vida son diferentes de la altitud, la falta de oxígeno, y
arde en mi corazón. Espero que para todos. Si bien hay algunos hoy quizás comida y agua insalubres.
todos los días de mi vida pueda día que sienten gozo, otros sienten Desde 1953, por lo menos 165 alpi-
decir a alguien y ayudarle a enten- como si el corazón les fuera a esta- nistas han perdido la vida al intentar
der que esta obra es verdadera; en el llar de pesar. Hay otros que sienten escalar la cumbre de casi nueve mil
nombre de Jesucristo. Amén.  que el mundo es su ostra, otros metros de altura.

E N E R O D E 2 0 0 2
27
A pesar de los riesgos, cientos de hay que ir paso por paso”1. paso por paso, hasta llegar hasta arri-
personas esperan su turno para reali- Sí, Erik conquistó el Everest al ba; así es con los principios del
zar el ascenso; entre ellos está Erik. poner simplemente un pie enfrente Evangelio: debemos empezar con el
Pero hay una marcada diferencia del otro. Y continuó haciéndolo primero, y seguir adelante hasta que
entre Erik y todos los demás alpinis- hasta que llegó a la cima. hayamos aprendido todos los princi-
tas que han intentado hacerlo antes: Al igual que Erik, es posible que pios de exaltación. Pero pasará
Erik está totalmente ciego. tengamos obstáculos que no nos mucho tiempo después de que haya-
Cuando tenía 13 años de edad, dejen avanzar; quizás hagamos excu- mos pasado por el velo antes de que
Erik perdió la vista como resultado sas de la razón por la que no hacemos los aprendamos”2.
de una enfermedad hereditaria de la lo que deseamos hacer. Tal vez, cuan- Nuestro Padre Celestial nos ama
retina. Aunque ya no podía hacer do nos sintamos propensos a justificar a cada uno y comprende que este
muchas de las cosas que deseaba nuestra falta de progreso, recordemos proceso de hacernos más espirituales
hacer, tomó la determinación de no a Erik quien, a pesar de haber perdi- requiere preparación, tiempo y dedi-
desperdiciar su vida sintiéndose de- do la vista, logró lo que muchos pen- cación. Él comprende que a veces
primido e inútil; empezó a ir más saron que era imposible tan sólo con cometeremos errores, que tropezare-
allá de sus limitaciones físicas. poner un pie enfrente del otro. mos, que nos desalentaremos y que
A los 16 años de edad descubrió Un antiguo refrán reza que una quizás querremos darnos por venci-
la escalada en roca. Al ir palpando jornada de mil kilómetros empieza dos y convencernos de que no vale
la superficie de la roca, encontraba con un solo paso. la pena luchar.
puntos de apoyo para las manos y los A veces hacemos ese proceso más Sabemos que el esfuerzo vale la
pies que le permitían ascender. complicado de lo necesario. Jamás pena, porque el galardón —la vida
Dieciséis años más tarde, empezó a realizaremos una jornada de mil ki- eterna— “es el mayor de todos los
escalar el monte Everest. Como se lómetros si nos preocupamos inne- dones de Dios”3. Para hacernos acre-
imaginarán, la historia de su hazaña cesariamente en cuanto al tiempo edores de él, debemos tomar un paso
estaba llena de amenazantes y des- que tomará y lo difícil que será. Se tras otro y seguir adelante para obte-
garradores desafíos. Pero por fin Erik emprende esa tarea tomando paso ner las alturas espirituales que de-
escaló la cima del lado sur y ocupó por paso, y luego volviéndolo a seamos lograr.
su lugar con aquellos que le habían hacer hasta que lleguemos a nuestro En las Santas Escrituras se revela
precedido, uno de los pocos que destino. un principio eterno: “…no se exige
ponía pie en la cumbre de la monta- Podemos aplicar ese mismo prin- que un hombre corra más aprisa de
ña más alta de la faz de la tierra. cipio a la forma en que podemos as- lo que sus fuerzas le permiten. Y
Al preguntarle cómo lo logró, cender a un plano más espiritual. además, conviene que sea diligente,
Erik dijo que se esforzó por mante- Nuestro Padre Celestial sabe que para que así gane el galardón”4.
nerse enfocado; no permitió que la debemos empezar el ascenso desde No es necesario que seamos rápi-
duda, ni el miedo ni la frustración se donde estamos. El profeta José Smith dos, sólo tenemos que ser firmes y
pusieran en su camino. Y, lo más im- enseñó: “Al subir por una escalera, avanzar en la dirección correcta.
portante de todo, dijo: “Cada día debemos empezar desde abajo y subir Tenemos que esforzarnos al máximo,
un paso tras otro.
En mis años de juventud me gus-
taba correr. Aunque les sea difícil
creerlo, gané algunas carreras. Ya no
soy bueno para correr; no sé a cuán-
tos podría ganarles en una carrera
pedestre. De hecho, no estoy seguro
cuán bien me iría en una carrera in-
cluso si los únicos otros participan-
tes fueran los demás miembros del
Quórum de los Doce.
Ya no corro con tanta agilidad.
Aunque añoro el tiempo futuro en el
que con un cuerpo resucitado pueda
nuevamente correr por un campo y
sentir el viento a través de mi cabe-
llo, trato de no pensar demasiado en
el hecho de que ahora ya no puedo
hacerlo.
Sería imprudente hacerlo. En vez
de ello, tomo los pasos que puedo

L I A H O N A
28
Las Autoridades Generales y los miembros del coro sostienen a los líderes de la Iglesia durante la sesión del
sábado por la tarde.

tomar. Aún con las limitaciones que que trabaja en su vigésima genera- los profetas actuales, “lámpara es a
impone la edad, aún puedo tomar ción de Historia Familiar, la que [nuestros] pies… y lumbrera a
un paso a la vez. El hacer lo que me tiene una casa impecable, que ha [nuestro] camino”7.
es posible hacer es todo lo que mi memorizado el libro de Marcos y que Al leer en cuanto a las grandes
Padre Celestial espera de mí. Y es teje suéteres para los huérfanos de almas que nos han precedido, apren-
todo lo que Él requiere de ustedes, a Rumania. No es mi intención faltar- demos que ellas, también, tuvieron
pesar de nuestras discapacidades, li- le al respeto por cualquiera de esas épocas de desaliento y de pesar.
mitaciones o incertidumbres. metas dignas. Cuando ustedes se Aprendemos que perseveraron a
John Wooden fue quizás el entre- sientan tentadas a darse por venci- pesar de las tribulaciones, a pesar de
nador de básquetbol universitario das por culpa de esa querida herma- la adversidad, a veces aun a pesar de
más destacado en la historia de ese na, por favor recuerden que no sus propias debilidades. Aprendemos
deporte. Logró tener cuatro tempo- están compitiendo con ella como yo que ellas continuaron avanzando,
radas invictas; sus equipos ganaron no estoy compitiendo con los miem- un paso tras otro. Podemos ser como
diez campeonatos nacionales; en bros del Quórum de los Doce para esas almas justas de las que habló
una época, tuvo una serie de 88 vic- ganar la carreta de 50 metros. Lehi, quienes “se asieron del extre-
torias consecutivas5. Lo único por lo que se deben pre- mo de la barra de hierro, y avanza-
Una de las primeras cosas que el ocupar es por esforzarse por ser lo ron a través del vapor de tinieblas…
entrenador Wooden inculcó en sus mejor que puedan. ¿Y cómo lo pue- hasta que llegaron y participaron del
jugadores fue algo que su padre le den lograr? Al fijar su atención en fruto del árbol”8.
había enseñado en la niñez, mien- las metas más importantes de la vida Tenemos también a un profeta vi-
tras se criaba en la granja: “No te y avanzar hacia ellas paso por paso. viente, el presidente Gordon B.
preocupes demasiado de tratar de Sé que muchos piensan que el Hinckley. Él proporciona consejo y
ser mejor que nadie más”, dijo su sendero es difícil y que el camino es dirección profética en nuestros días.
padre. “Es bueno aprender de los oscuro; pero al igual que Erik, el va- Mediante su consejo y sus oracio-
demás, pero simplemente no trates liente alpinista, no nos encontramos nes, podemos tener acceso a los cie-
de ser mejor que ellos. Eso es algo sin un guía. los y comunicarnos personalmente
que no puedes controlar. En vez de Tenemos las Escrituras que reve- con el Infinito. Por medio de nuestra
ello, haz todo lo posible por ser lo lan la palabra de Dios a la humani- fe, el cielo mismo se puede mover
mejor que tú puedas; eso sí lo pue- dad a través de las edades. Cuando para beneficio nuestro. Se abrirán
des controlar”6. nos deleitamos en la palabra de puertas y se recibirán respuestas.
Permítanme citar un ejemplo hi- Dios, somos receptivos a las verda- Piensen en el joven José Smith que
potético, el de una querida hermana des eternas y nuestros corazones es- cuando se vio rodeado de voces con-
de cualquier barrio, aquella que cuchan los tiernos susurros del fusas y contradictorias deseó saber
tiene hijos perfectos que nunca se Santo Espíritu. En verdad, la palabra cuál de todas las iglesias era la verda-
portan mal en la iglesia. Ella es la de Dios, a través de las Escrituras y dera. Él también se sintió cegado,

E N E R O D E 2 0 0 2
29
rodeado por la oscuridad de esa ¿Parece larga la jornada? ¿El la jornada de la vida paso por paso
época. Después de leer el libro de sendero abrupto y escarpado? hasta que demos lo mejor de nues-
Santiago en el Nuevo Testamento, ¿Hay brezos y espinas al pasar? tro interior.
creyó las palabras del antiguo apóstol ¿Hay piedras afiladas que hieren tus Nuestro Padre Celestial vive y co-
que dijo: “Y si alguno de vosotros pies noce y ama a cada uno de nosotros.
tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, al tratar de ascender y bajo el calor Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, el
el cual da a todos abundantemente y del día luchar? Salvador y el Redentor de todos, y
sin reproche, y le será dada”9. José sí, el Príncipe de Paz. José Smith es
creyó esas palabras y, en una mañana ¿Tienes débil y triste el corazón, el el profeta de la Restauración, y el
de primavera de 1820, se retiró a una alma cansada en tu interior presidente Gordon B. Hinckley es
arboleda para elevar su alma en ora- Al llevar penosamente ese dolor nuestro profeta, vidente y revelador
ción y pedir sabiduría a su Padre opresor? en la tierra hoy en día. Doy este tes-
Celestial. ¿Es la carga muy pesada, que tienes timonio, y les testifico que ustedes
La respuesta a su oración lo llenó que llevar? serán felices y estarán contentos si
de luz y dirección; disipó la densa os- ¿Hay alguien en quien la puedas sólo dan su mejor esfuerzo. Ésa es mi
curidad que se había apoderado de él descargar? oración en el nombre de Jesucristo.
y que amenazó destruirle y que para Amén. 
siempre lo despojó de esa confusión. No desfallezca tu corazón, la
Desde ese momento, hasta su jornada ha comenzado; NOTAS
martirio casi un cuarto de siglo des- Está Aquel en quien tú te has 1. “Everest Grueling for Blind Man”,
pués, José Smith se dedicó a seguir escudado. Deseret News, 5 de junio de 2001, A12;
el sendero que le mostraron el Padre Mira con gozo hacia arriba, y véase también Karl Taro Greenfeld, Blind
y el Hijo. Consideren cuán difíciles tómalo de la mano; to Failure, Revista Time, 18 de junio de
fueron sus días; piensen en el sufri- Te llevará a alturas a las que nunca 2001.
miento y la persecución que tuvo has llegado. 2. The Teachings of Joseph Smith, editado
que soportar; sin embargo, él conti- por Larry E. Dahl y Donald Q. Cannon,
nuó, paso por paso, nunca dándose Una tierra santa y pura, donde no 1997, pág. 519.
por vencido, nunca dudando de que haya más tribulación, 3. D. y C. 14:7.
si él hacía lo que estuviera de su Donde tu vida libre estará de toda 4. Mosíah 4:27.
parte, su Padre Celestial se encarga- vejación, 5. http://www.coachwooden.com/
ría del resto. Donde no habrá llanto de dolor, bio.shtml
Mis hermanos y hermanas, nues- donde las penas se habrán de 6. http://www.coachwooden.com/
tro tiempo aquí es tan valioso y tan esfumar. bodysuccess.shtml
breve. Ahora entiendo bien al profe- Toma Su mano, para con Él siempre 7. Salmos 119:105.
ta Jacob cuando dijo: “…nuestras estar.11 8. 1 Nefi 8:24.
vidas también han pasado como si 9. Santiago 1:5.
fuera un sueño”10. Que tengamos el valor para em- 10. Jacob 7:26.
Demasiado pronto se nos acaba el pezar a escalar nuestro propio 11. “Does the Journey Seem Long?”,
tiempo. Mientras podamos, mientras monte Everest; que progresemos en Hymns, núm. 127.
tengamos tiempo, caminemos en el
rumbo correcto, dando un paso tras
otro.
Es así de sencillo. No tenemos
que ser perfectos hoy; no tenemos
que ser mejores que alguien más;
todo lo que tenemos que hacer es
ser lo mejor de nosotros mismos.
Aunque a veces se sientan desa-
nimados, aunque a veces no puedan
ver el camino, tengan la seguridad
de que su Padre Celestial nunca
abandonará a Sus justos seguidores.
Él no les dejará sin consuelo; Él es-
tará a su lado, sí, guiándolos a cada
paso del camino.
Escuchen estas bellas palabras del
presidente Joseph Fielding Smith al
describir esta vida.

L I A H O N A
30
“Ayuda mi Señor; hágase conmigo conforme a
tu palabra”10.
En otra ocasión, “andando Jesús
junto al mar de Galilea, vio a dos

incredulidad” hermanos, Simón, llamado Pedro, y


Andrés su hermano, que echaban
la red en el mar; porque eran pes-
cadores.
Élder L. Whitney Clayton
De los Setenta “Y les dijo: Venid en pos de mí, y
os haré pescadores de hombres.
“Ellos entonces, dejando al ins-
tante las redes, le siguieron”11.
Después de la resurrección del
Salvador, Pedro y otros discípulos se
“Promovemos el proceso de fortalecer nuestra fe cuando hacemos fueron “a pescar”; sin embargo,
lo correcto, pues el aumento de fe es la consecuencia de ello”. “aquella noche no pescaron nada.
“Cuando ya iba amaneciendo, se
Entonces el espíritu, clamando y sa- presentó Jesús en la playa; mas los
cudiéndole con violencia, salió…”1. discípulos no sabían que era Jesús…
Todos hemos enfrentado dificul- Y les dijo: Echad la red a la derecha
tades, horas desesperadas cuando de la barca, y hallaréis. Entonces la
con lágrimas en los ojos nos hemos echaron, y ya no la podían sacar, por
arrodillado y suplicado como hizo la gran cantidad de peces”12.
ese padre: “Señor, creo; ayuda mi En la vida del profeta José Smith
incredulidad”. encontramos una experiencia de fe
Así como el Salvador se aprestó a semejante. Después de las visitas
ayudar a ese padre cuyo hijo “[pade- que el ángel Moroni le hizo durante
cía] muchísimo”2, así se apresta Él toda la noche del 21 de septiembre
hoy día a ayudar nuestra increduli- de 1823, José se fue por la mañana a
dad para que, mediante la fe, poda- trabajar con su padre. Al haber esta-
mos superar las dificultades do despierto casi toda la noche,
terrenales y salgamos triunfantes3. “[halló] que se [le] habían agotado
La fe en el Señor Jesucristo es el a tal grado las fuerzas, que [se] sen-
primer principio del Evangelio y es tía completamente incapacitado”
más que una creencia4. La fe es una para cumplir con sus tareas. Su

E n una ocasión, el Salvador en-


contró a una gran multitud de
personas que escuchaban una
conversación entre sus discípulos y
los escribas, y entonces preguntó a
“esperanza en cosas que no se ven, y
que son verdaderas”5. “La fe siempre
impulsa al que la ejerce a… la ac-
ción física y mental”6. “Tener fe en
Jesucristo significa confiar en Él tan
padre le dijo que regresara a casa y
él “[partió] de allí con la intención
del volver a casa, pero… se [le] aca-
baron completamente las fuerzas,
[cayó] inerte al suelo y por un tiem-
los escribas: “¿Qué disputáis con plenamente que obedeceremos cual- po no [estuvo] consciente de nada”.
ellos?”. quier cosa que nos mande. Sin obe- Cuando despertó, “[alzó] la vista y,
Cierto hombre, arrodillándose diencia no hay fe”7. a la altura de [su] cabeza, [vio] al
ante Él, le respondió que había pedi- La fe es por el oír la palabra de mismo mensajero rodeado de luz
do a los discípulos que expulsaran Dios, y es un don espiritual8. La fe como antes”. Se mandó a José “ir a
un espíritu inmundo de su hijo, pero aumenta no sólo cuando oímos, sino [su] padre y hablarle acerca de la vi-
que “no pudieron”. El padre le supli- cuando obramos según la palabra de sión y los mandamientos que había
có, diciendo: “Si puedes hacer algo, Dios, obedientes a las verdades que recibido”. Aunque comprensible-
ten misericordia de nosotros, y ayú- se nos han enseñado9. mente cansado, fue obediente y
danos. La respuesta de María a la anun- “[regresó] a donde estaba [su] padre
“Jesús le dijo: Si puedes creer, al ciación del ángel es un magnífico en el campo, y le [declaró] todo el
que cree todo le es posible. ejemplo. El ángel Gabriel dijo a asunto”. Su padre le respondió “que
“E inmediatamente el padre del María: “Y ahora, concebirás en tu era de Dios, y [le] dijo que fuera e hi-
muchacho clamó y dijo: Creo; vientre, y darás a luz un hijo, y lla- ciera lo que el mensajero [le] había
ayuda mi incredulidad”. marás su nombre JESÚS. Este será mandado”. El cansado, pero obedien-
Entonces el Salvador reprendió grande, y será llamado Hijo del te, José “[salió] del campo y [fue] al
al espíritu inmundo y le mandó: “Sal Altísimo”. María, siendo obediente, lugar donde el mensajero [le] había
de él, y no entres más en él. dijo a Gabriel: “He aquí la sierva del dicho que estaban depositadas” las

E N E R O D E 2 0 0 2
31
planchas, lugar que estaba a varios No importa quiénes seamos ni de fortalecer nuestra fe cuando hace-
kilómetros13. dónde vivamos, en nuestra vida co- mos lo correcto, pues el aumento de
Cada día escogemos entre una mi- tidiana hay mucho de rutinario y re- fe es la consecuencia de ello 17. Si
ríada de opciones lo que haremos y lo petitivo, y es por ello que debemos cada día ejercemos nuestra fe a través
que no haremos. Cuando decidimos reflexionar en hacer lo verdadera- de la oración, el estudio y la obedien-
obedecer con buen ánimo los manda- mente importante. Entre las cosas cia, el Salvador ayuda nuestra incre-
mientos como prioridad principal, sin que se deben hacer se cuenta el dulidad y la fe se convierte en un
quejarnos ni analizar lo que se nos darse tiempo para una serie de re- escudo para “apagar todos los dardos
manda, nos convertimos en siervos quisitos mínimos y diarios relaciona- encendidos de los malvados”18. Alma
del Señor y pescadores de hombres, y dos a una conducta fiel: la enseñó que podemos “resistir toda
echamos las redes a la derecha de obediencia verdadera, la oración tentación del diablo, con [nuestra] fe
nuestra barca. Simplemente vamos y humilde, un estudio serio de las en el Señor Jesucristo”19. Sin embar-
hacemos las cosas que el Señor nos ha Escrituras y el servicio desinteresa- go, no podemos pasar por alto ni re-
mandado, aun cuando estemos cansa- do a los demás. Ninguna otra vita- chazar los ingredientes esenciales de
dos, confiando en que Él nos ayudará mina fortalece los músculos de la fe y luego esperar recoger una
a hacer exactamente lo que nos nuestra fe tan rápido como el hacer abundante cosecha.
pide14. Al obrar así, el Señor ayuda esas cosas. También debemos recor- En la actualidad vemos crecer in-
nuestra incredulidad y nuestra fe se dar que el ayuno verdadero fomenta numerables ejemplos de fe entre los
hace poderosa, vibrante e inamovible. una fe firme. Todo esto es de espe- miembros de la Iglesia. Cuando los
El profeta José escribió desde la cárcel cial importancia a la hora de arre- jóvenes, las jovencitas y los matri-
de Liberty: “Por tanto, muy queridos glar esas debilidades difíciles de monios mayores aceptan llamamien-
hermanos, hagamos con buen ánimo vencer y que “no [salen] sino con tos para servir misiones, cuando las
cuanta cosa esté a nuestro alcance; y oración y ayuno”16. parejas se preparan en virtud para
entonces podremos permanecer tran- El desarrollar fe en el Señor casarse en el santo templo, cuando
quilos, con la más completa seguri- Jesucristo es un proceso de paso los padres instruyen a sus hijos en
dad, para ver la salvación de Dios y tras paso, línea sobre línea y precepto su camino20, fortalecen su fe en el
que se revele su brazo”15. tras precepto. Promovemos el proceso Señor Jesucristo. Fortalecemos

La congregación puede apreciar mejor al discursante por medio de pantallas grandes que están ubicadas a
ambos lados del estrado del Centro de Conferencias.

L I A H O N A
32
El plan de nuestro
nuestra fe al santificar el día de repo-
so, al magnificar llamamientos, al
pagar diezmos y ofrendas, al recibir a
los nuevos miembros en la Iglesia e in-
vitar a amigos y vecinos a conocer las
verdades del Evangelio. Cuando deci-
dimos abandonar nuestros pecados y
Padre
arrepentirnos de corazón, y cuando
Élder Christoffel Golden Jr.
nos arrodillamos para orar tanto en De los Setenta
los buenos tiempos como en los
malos, desarrollamos una fe fuerte.
Entonces descubrimos que en
nuestra vida tiene lugar una expe-
riencia que se describe en el Libro de
Mormón: “No obstante, ayunaron y “El deseo [de nuestro] Padre es proporcionarnos a todos la
oraron frecuentemente, y se volvie- oportunidad de recibir una plenitud de gozo, incluso la plenitud
ron más y más fuertes en su humil-
dad, y más y más firmes en la fe de que Él posee”.
Cristo, hasta henchir sus almas de
gozo y de consolación; sí, hasta la nos proporcionaron la oportunidad
purificación y santificación de sus de desarrollar nuestros talentos y ap-
corazones, santificación que viene titudes. En esa bendita morada pre-
de entregar el corazón a Dios”21. terrenal, se nos permitió “escoger el
Sé que el Salvador vive y que Él bien o el mal”. Alma declara que es-
ayuda nuestra incredulidad. En el cogimos el bien al ejercer una “fe…
nombre de Jesucristo. Amén.  grande” y llevar a cabo “ buenas
obras”. De ese modo, guardamos
NOTAS nuestro primer estado, mientras que
1. Véase Marcos 9:14–29; véase nuestro Padre, a su vez, nos preorde-
también Mateo 17:14–21. nó para recibir ciertos privilegios en
2. Mateo 17:15. esta vida3.
3. D. y C. 10:5. Del mismo modo, las revelaciones
4. Véase Artículos de Fe Nº 4; Guía de los últimos días revelan que nues-
para el Estudio de las Escrituras, pág. 78. tro Padre Celestial creó un gran plan
5. Alma 32:21; véase también Hebreos de felicidad para todos Sus hijos es-
11:1; Éter 12:6. pirituales que hubieran guardado su
6. Bible Dictionary, pág. 670. primer estado4. En él, se incluía la
7. Manual Principios del Evangelio,
pág. 118.
8. Véase Romanos 10:17; Moroni
10:11; Guía para el Estudio de las
Escrituras, pág. 78.
E n una revelación dada al pro-
feta José Smith un día de junio
de 1830, se nos da a conocer
el manifiesto propósito de nuestro
Padre Celestial: “Porque, he aquí,
posibilidad de que algún día podría-
mos llegar a ser como nuestro Padre
Celestial y poseer todos los atributos
y derechos que Él ahora disfruta. El
apóstol Pedro recordó a los santos
9. Guía para el Estudio de las ésta es mi obra y mi gloria: Llevar a que “todas las cosas que pertenecen
Escrituras, págs. 78–79. cabo la inmortalidad y la vida eterna a la vida y a la piedad nos han sido
10. Lucas 1:31–32, 38. del hombre”1. De acuerdo con esa dadas por [el] divino poder” de
11. Mateo 4:18–20. declaración, el deseo del Padre es nuestro Señor, “para que por ellas
12. Juan 21:2–4, 6. proporcionarnos a todos la oportuni- [lleguemos] a ser participantes de la
13. José Smith–Historia 1:47–50. dad de recibir una plenitud de gozo, naturaleza divina…” 5. La declara-
14. Véase 1 Nefi 3:7. incluso la plenitud que Él posee en ción de Pedro podría parecer audaz y
15. D. y C. 123:17. Su estado perfecto y glorificado2. admitimos que llevaría toda una
16. Mateo 17:21; véase también Durante estos trascendentales vida, y aún más, para lograrla; de
Marcos 9:29. últimos días, declaramos que Dios todas formas, su afirmación encuen-
17. Guía para el Estudio de las nuestro Padre Eterno vive. tra eco en el mandamiento del
Escrituras, pág. 79. Testificamos que existimos en Su Salvador: “Sed, pues, vosotros per-
18. D. y C. 27:17. presencia antes de esta vida, como fectos, como vuestro Padre que está
19. Alma 37:33. Sus hijos espirituales. Durante nues- en los cielos es perfecto”6.
20. Véase Proverbios 22:6. tra existencia preterrenal, recibimos El plan del Padre también requería
21. Helamán 3:35. instrucción bajo condiciones que que todos los que guardasen su primer

E N E R O D E 2 0 0 2
33
Los asistentes a la conferencia pasan por el Tabernáculo de la Manzana del Templo.

estado fuesen probados en un segun- consiguiente, testificamos que todos la tierra donde los elegidos de Dios
do estado o estado mortal. En ese am- los que vengan a Cristo y obedezcan se puedan congregar.
biente, se nos requiere que actuemos las leyes y ordenanzas del Evangelio Bajo Su amoroso cuidado, el
por nosotros y nos probemos a noso- pueden ejercer la fe suficiente para Señor nos ha proporcionado todos
tros mismos y a Dios para ver si guar- obtener “salvación sin fin, y vida los recursos esenciales necesarios
daremos todos Sus mandamientos y eterna”12. para seguir adelante a través de las
venceremos el pecado y la oposición7. Testificamos también que la obe- muchas dificultades que el diablo
Desde la caída de Adán, y debido diencia a todas las condiciones del pone en nuestro camino15.
a la naturaleza terrenal de la huma- gran plan de felicidad, después de la Esos recursos indispensables in-
nidad, el hombre desarrolló la predis- Gran Apostasía, no fueron posibles cluyen las ordenanzas y los conve-
posición de violar las leyes de Dios y hasta que nuestro Padre Celestial y nios del Evangelio en los cuales se
de ese modo quedar esclavizado a las Su Hijo, Jesucristo, restauraron el manifiesta el poder de la
demandas de la justicia. No obstan- Evangelio por medio del profeta José Expiación16. También poseemos las
te, en virtud de la presciencia de Smith13. Santas Escrituras que nos proporcio-
nuestro Padre Celestial y mediante el Nuestro amado profeta, el presi- nan la norma para discernir la ver-
gran plan de felicidad, Él concibió el dente Gordon B. Hinckley, declaró: dad del error17.
plan de misericordia, el cual propor- “…el relato que hizo el profeta José Lo que es más importante, es que
cionaba la vía para apaciguar las de- de esos sucesos es verdadero, de que vivimos en una época bendita en la
mandas exactas de la justicia por aquí el Padre dio testimonio de la di- que el Señor ha puesto entre nosotros
medio de una Expiación infinita.8 vinidad de Su Hijo, de que el Hijo a Sus atalayas, los apóstoles y profetas
Jesucristo, como el Escogido del instruyó al joven profeta, y de que vivientes; ellos poseen todas las llaves
Padre desde el principio 9, poseía siguió una serie de acontecimientos y la autoridad necesarias que son
todos los atributos y requisitos nece- que llevaron a la organización de la esenciales para administrar las orde-
sarios para equilibrar las leyes de la ‘única iglesia verdadera y viviente nanzas de salvación y exaltación18.
justicia y de la misericordia por sobre la faz de toda la tierra’”14. Y, sobre todo, al bautizarnos como
medio de Su expiación10. El guardar el segundo estado es el miembros de la Iglesia de Cristo, te-
El rey Benjamín enseñó que la deseo ferviente de todos los fieles. nemos el incomparable don del
Expiación permite al hombre despo- Pero no estamos solos para encon- Espíritu Santo. El Salvador, en la vís-
jarse del hombre natural y someterse trar nuestro camino de regreso; el pera de Su sufrimiento por nuestros
al influjo del Espíritu Santo11. Por Señor ha establecido Su reino sobre pecados, dijo a Sus discípulos: “el

L I A H O N A
34
Espíritu… os guiará a toda la ver-
dad”19.
Juan el Revelador, en su visión ce-
lestial, vio el cumplimiento del plan
El escribir los
de nuestro Padre y registró la condi-
ción de quienes han salido de la gran
tribulación y han lavado sus ropas, y
principios del
las han emblanquecido en la sangre
del Cordero. Vio a los que, habiendo
vencido al mundo, estaban delante
del trono de Dios y le servían a Él en
Evangelio en nuestros
Su templo. El Señor estaba en medio
de ellos, mientras que los fieles ya no
tenían hambre ni sed, y Dios enjuga-
corazones
ba las lágrimas de los ojos de ellos20. Élder Walter F. González
No debemos temer, sino seguir De los Setenta
con fe el gran plan de felicidad de
nuestro Padre Celestial. Nuestro lla-
mado a todos es para venir y recibir
la gracia y la misericordia del Señor,
porque Él es poderoso para salvar y
¡nunca nos abandonará!21 “El conocimiento por sí solo no es suficiente. Debemos tomarnos el
Que el Señor nos bendiga en esta tiempo para aplicar dichos principios en nuestras vidas”.
gran obra, lo ruego en el nombre de
Jesucristo. Amén.  yo, Nefi, he escrito lo que he escrito;
y lo estimo de gran valor, especial-
NOTAS mente para mi pueblo. Porque conti-
1. Moisés 1:39. nuamente ruego por ellos de día, y
2. Véase Moisés 7:67; D. y C. mis ojos bañan mi almohada de
76:69–70. noche a causa de ellos” (2 Nefi
3. Véase Alma 13:3–13; 1 Pedro 1:20. 33:3). Este ruego, hecho de todo co-
4. Alma 42:8. razón, está siendo contestado en
5. 2 Pedro 1:3–4. nuestros días. Nefi rogaba que las
6. Mateo 5:48; véase también 3 Nefi palabras que [había] escrito en debi-
12:48. lidad [fueran] hechas fuertes” para
7. Mateo 7:21; Apocalipsis 3:21; nosotros; “pues los persuaden a
D. y C. 98:14–15. hacer el bien; les hacen saber acerca
8. Véase Ama 42:15. de sus padres; y hablan de Jesús, y
9. Véase Moisés 4:2. los persuaden a creer en él y a perse-
10. Doctrina del Evangelio, Manual del verar hasta el fin, que es la vida eter-
alumno, Religión 231–232, pág. 26. na” (2 Nefi 33:4).
11. Véase Mosíah 3:19. He contemplado cómo los princi-
12. Mosíah 5:15; véase también Moroni
10:32.
13. Véase 1 Nefi 11:13–36; 2 Nefi
3:5–11.
14. D. y C. 1:30; “Testigos especiales
E l inglés es el idioma de la res-
tauración. En esta sesión de la
conferencia, el inglés hablado
con acento simboliza el crecimiento
de la Iglesia en todo el mundo. Yo
pios del Evangelio guían a más y más
miembros en Sudamérica. Nuestra
tarea, tanto en América del Sur
como en otras partes, sigue siendo el
buscar los principios que se encuen-
de Cristo”, Liahona, abril de 2001, nací en Sudamérica, lugar donde la tran en las Escrituras y enseñanzas
pág. 24. Iglesia ha crecido considerablemen- de los profetas para escribirlos “no
15. Véase Moisés 4:3–4; D. y C. 93:39. te. Cuando me uní a la Iglesia hace con tinta, sino con el Espíritu del
16. Véase Juan 3:5; Mosíah 5:1–2; 30 años, había 108.000 miembros y Dios vivo; no en tablas de piedra,
D. y C. 76:50–54. seis estacas. Entonces, no había nin- sino en tablas de carne del corazón”
17. Véase Alma 4:19; 31:5. gún templo en nuestro continente. (2 Corintios 3:3). El escribir de ese
18. Véase Mateo 10:1–15; D. y C. Ahora somos dos millones seiscien- modo los principios del Evangelio
1:14–15; 21:1–8. tos mil miembros y tenemos 557 es- requiere tiempo. Se requiere tiempo
19. Juan 16:13. tacas. Hay 11 templos en tanto para exponernos a las verda-
20. Apocalipsis 7:14–17. funcionamiento y dos en construc- des del Evangelio como para aplicar-
21. Véase Deuteronomio 7:7–18. ción. Nefi, hijo de Lehi, dijo: “Mas las en nuestras vidas.

E N E R O D E 2 0 0 2
35
La mayoría de los miembros en un momento el ejemplo de Enós, Enós 1:16). Dios contesta nuestras
América del Sur comenzamos a ser quien demoró en aplicar el conoci- oraciones. Enós transfirió ese princi-
expuestos a los principios del miento recibido de su padre. Llegó pio de las tablas de piedra a las ta-
Evangelio dedicando tiempo para es- el momento en que se tomó el tiem- blas de carne de su corazón,
cuchar las charlas y los testimonios po para vivir de acuerdo con dicho obteniendo de tal modo un mayor
de los misioneros. Nos hemos toma- conocimiento y numerosas bendicio- nivel de conocimiento. Esto trajo
do el tiempo para escuchar, y ahora nes nos han llegado a raíz de ello. bendiciones tanto sobre él como
nos resulta inevitable sentir profunda Enós nos cuenta que salió a cazar sobre nosotros en esta dispensación.
gratitud hacia los misioneros que sir- bestias en los bosques cuando las en- Varios factores dificultan las bue-
vieron en nuestros países. Nuestro señanzas de su padre “en cuanto a la nas intenciones que tenemos de de-
profundo agradecimiento no es sólo vida eterna y el gozo de los santos” dicar tiempo para aprender y en
hacia los misioneros sino también tocaron su corazón profundamente, especial para vivir un principio del
hacia sus familias. Hoy en día, cien- así que decidió dedicarle tiempo a Evangelio. Por ejemplo, es abruma-
tos de miembros sudamericanos en- orar (véase Enós 1:3–4). Como res- dora la abundancia de información
vían a sus propios hijos a servir como puesta divina a su oración, el Señor sobre cualquier tema en particular
misioneros para compartir el hizo convenio con Enós de que haría que nos llega mediante los medios de
Evangelio restaurado. Los que somos llegar los registros a los lamanitas en comunicación. Tal abundancia de in-
primera generación en la Iglesia sen- Su propio y debido tiempo (véase formación puede ser la causa de que
timos también gratitud hacia nues- algunos estén “siempre aprendiendo,
tros padres que no son miembros por y nunca [llegando] al conocimiento
haber tomado tiempo para enseñar- de la verdad” (2 Timoteo 3:7).
nos principios justos los cuales nos Podemos evaluarnos individual-
prepararon para reconocer y dar la mente y determinar qué cosas nos im-
bienvenida al mensaje del Evangelio. piden dedicar tiempo a vivir el
El proceso de aprender la doctri- Evangelio, y entonces nos podemos
na y los principios del Evangelio fue arrepentir y hacer los ajustes necesa-
iniciado por los misioneros; sin em- rios, de modo tal que tengamos tiem-
bargo, el mantener el Evangelio en po para aplicar los principios del
nuestro corazón es una tarea conti- Evangelio en nuestras vidas. Si lo ha-
nua que requiere tiempo. El conoci- cemos, el Señor ha prometido que
miento por sí solo no es suficiente. tendremos un entendimiento mayor
Debemos tomarnos el tiempo para de Sus verdades así como lo obtuvo
aplicar dichos principios en nuestras Enós. El Señor declaró: “El que quiera
vidas. Por ejemplo, Nefi sabía que el hacer la voluntad de Dios, conocerá
Señor contesta las oraciones. Aplicó si la doctrina es de Dios, o si yo hablo
su conocimiento hace siglos, lo cual por mi propia cuenta” (Juan 7:17).
nos ha traído bendiciones sempiter- El tomar tiempo en nuestras vidas
nas a nosotros hoy en día. Si leemos para aprender, meditar y en especial
con cuidado, vemos que Nefi oró a para practicar los principios del
Dios con gran fe porque sabía que Evangelio nos traerá el gozo y la paz
Dios oiría su “ruego” (véase 2 Nefi provenientes del Espíritu. La Iglesia
33:3). Cuán agradecidos estamos de continuará floreciendo en
que Nefi se haya tomado el tiempo Sudamérica y en otras partes del
para aplicar su conocimiento. Cuán mundo a causa de que más y más
agradecidos estamos de que Nefi miembros están escribiendo los prin-
haya escrito su conocimiento en su cipios del Evangelio, no con tinta,
corazón no “con tinta, sino con el sino con el Espíritu Santo; no en ta-
Espíritu del Dios vivo”. blas de piedra, sino en tablas de
Al igual que el obtener conoci- carne del corazón. Yo testifico que
miento, el ser un discípulo requiere las verdades de las Escrituras pueden
tiempo. A veces reconocemos la ve- ir más allá de una apreciación inte-
racidad de un principio pero no lectual y convertirnos en personas
cambiamos nuestras prioridades para más semejantes a Cristo a medida
tener tiempo para vivir el principio. que nos tomemos el tiempo de incor-
Al actuar así, perdemos valiosas porar dichas verdades en nuestras
oportunidades de lograr un cambio vidas. Sé que el Salvador es el Cristo
de corazón a medida que el Espíritu Viviente. De estas cosas testifico en
Santo nos instruye. Consideren por el nombre de Jesucristo. Amén. 

L I A H O N A
36
monetarias que tuvieran los miem-

“Como huerto de bros locales, tanto aquí como en


otros países.
Puesto que dicha decisión se

riego” tomó precisamente en medio del


progreso internacional que acabo de
describir, ¿cómo podía financiarse
éste? ¿Cómo podíamos ir a localida-
Élder Jeffrey R. Holland des aun más distantes y en general
Del Quórum de los Doce Apóstoles
mucho más pobres al mismo tiempo
que suprimíamos toda obligación
monetaria adicional de nuestra
gente? En esa situación, la lógica
habría dictado un curso de acción
“Debemos pagarlos [diezmos y ofrendas] como una expresión exactamente opuesto.
personal de amor hacia nuestro generoso Padre Celestial”. ¿Cómo se llevó a cabo? Les diré
cómo: con la convicción absoluta
de parte de las autoridades presi-
en funcionamiento o anunciados, dentes de que hasta el más nuevo
más de la mitad de los cuales (64) de los miembros de la Iglesia hon-
están fuera de los Estados Unidos. raría el principio del diezmo y de
Más aún, yo tenía casi dieciséis años las ofrendas voluntarias dado por
antes de que hubiera un solo templo el Señor, y que la lealtad a ese
fuera de los estados y provincias de principio divino nos sostendría
los Estados Unidos y Canadá. económicamente.
Hemos visto en nuestra época Yo no formaba parte del Quórum
que la revelación ha extendido el de los Doce cuando se tomó esa im-
sacerdocio a todos los hombres dig- portante decisión, pero me imagino
nos, de edad apropiada, una bendi- las conversaciones que habrán teni-
ción que ha acelerado la obra en do lugar y el acto de fe que se re-
muchas partes del mundo. Hemos queriría de estos hombres amorosos
visto en esta época la publicación de y prudentes. ¿Y si la Iglesia supri-
nuestras Escrituras en casi cien idio- miera las asignaciones y los santos
mas, ya sea completas o en parte. no pagaran los diezmos y las ofren-
Hemos visto en esta época la crea- das? ¿Qué pasaría? Que yo sepa,
ción, largo tiempo esperada, de los nunca se consideró seriamente esa

S egura y firmemente, La Iglesia


de Jesucristo de los Santos de
los Últimos Días se extiende
de manera profética por toda la tie-
rra. En el lenguaje de Daniel es
Quórumes de Setentas, con grandes
hombres provenientes de muchas
naciones y, a su vez, enviados a pres-
tar servicio en muchas naciones.
Hace poco, el presidente Hinckley
posibilidad. Las Autoridades
Generales prosiguieron con fe; fe en
Dios, fe en los principios revelados,
fe en nosotros, los miembros.
Nunca dudaron. Aquel fue un día
como una piedra “que del monte fue anunció el “Fondo perpetuo para la magnífico (aunque casi inadverti-
cortada… no con mano”.1 La mejor educación”, que tiene la posibilidad do) en la maduración de La Iglesia
expresión que encontró Isaías para de bendecir a muchas personas aun de Jesucristo de los Santos de los
describir lo que vio fue “un prodigio en los lugares más distantes de la Últimos Días como institución.
grande y espantoso”.2 ¡Y es un prodi- tierra. Y así continúa la internacio- Pero para honrar esa decisión,
gio! Esta restauración y propagación nalización de la Iglesia. también nosotros, los miembros de
del Evangelio de Jesucristo está Doy este breve resumen para des- la Iglesia, debemos ser maduros in-
llena de milagros, revelaciones y tacar otro milagro, otra revelación dividualmente. Quisiera sugerir
manifestaciones de todas clases, mu- por así llamarle, que puede haber cinco razones por las cuales todos
chos de los cuales han surgido en pasado inadvertida para los miem- nosotros, ricos o pobres, miembros
nuestros tiempos. bros de la Iglesia en general; en cier- de hace mucho tiempo o nuevos
Yo cumplí diecisiete años antes de to sentido, se esperaba que pasara conversos, debemos pagar fielmente
que hubiera una estaca de Sión fuera inadvertida al público. Me refiero a nuestros diezmos y ofrendas.
de Norteamérica; ahora hay más de la decisión de las Autoridades Primero, páguenlos y enseñen el
mil estacas en los otros continentes y Generales, hace poco más de diez principio por el bien de sus hijos y
en las islas del mar. Tenemos actual- años, de suprimir cualquier asigna- nietos, la nueva generación que, si
mente ciento veinticinco templos ción especial u otras obligaciones no tenemos cuidado, podría crecer

E N E R O D E 2 0 0 2
37
Desde el noroeste, pasando el Centro de Conferencias, se aprecian los edificios de la Iglesia y los edificios de
oficinas del centro de Salt Lake City.

en este benéfico y nuevo arreglo eco- que he mencionado cuestan dinero y no pagara el diezmo, sé que el Señor
nómico de la Iglesia sin la más míni- el saberlo es una lección muy impor- me retendría Sus bendiciones. Pago
ma idea de cómo se financian los tante que nuestros hijos deben el diezmo no sólo porque es una ley
templos, las capillas, los seminarios y aprender en su infancia. de Dios, sino porque espero recibir
las actividades de que disfrutan. Segundo, paguen el diezmo para una bendición por hacerlo. [Necesito
Hagan saber a sus hijos que muchas reclamar con todo derecho las ben- una bendición.] Al obedecer ésta y
de las bendiciones de la Iglesia están diciones prometidas a aquellos que otras leyes, espero… poder proveer
disponibles porque ustedes y ellos lo hagan. “…y probadme ahora en lo necesario para mi familia”5.
pagan sus diezmos y ofrendas, y que esto, dice Jehová de los ejércitos, si No puedo enumerar todos los me-
esas bendiciones no se podrían reci- no os abriré las ventanas de los cie- dios en que se reciben bendiciones
bir de ninguna otra manera. los, y derramaré sobre vosotros ben- por la obediencia a este principio,
Además, lleven a sus hijos a fin de dición hasta que sobreabunde”.4 El pero testifico que se recibirán muchas
año al ajuste de diezmos, tal como el presidente Joseph F. Smith no se en formas espirituales que sobrepa-
nieto del presidente Howard W. cansaba nunca de contar que su san en mucho el aspecto económico.
Hunter asistió con su padre hace madre viuda, Mary Fielding Smith, Por ejemplo, he visto cumplirse en
muchos años. En esa oportunidad, el después de haber perdido al esposo mi vida la promesa de Dios de que
obispo expresó su aprobación de que en el martirio de Nauvoo y haber reprendería por mí “al devorador” 6.
el pequeño hermanito Hunter qui- hecho el arduo recorrido al Oeste Esa bendición de protección contra
siera pagar el diezmo íntegro. con cinco niños huérfanos de padre, aquel que querría destruirnos se ha
Mientras recibía las monedas, le pre- aun en la pobreza continuó pagando derramado sobre mí y mis seres que-
guntó al chico si pensaba que el el diezmo. Cuando una persona de ridos más allá de mi propia capaci-
Evangelio era verdadero; al entregar la oficina de los diezmos le sugirió dad de obtenerla o de reconocerla
su diezmo íntegro de catorce centa- que no debía contribuir con el diez adecuadamente. Creo que hemos re-
vos, el niño de siete años dijo que su- por ciento de las únicas papas que cibido seguridad divina, por lo
ponía que el Evangelio era verdadero había podido cosechar, ella exclamó: menos en parte, debido a nuestra de-
pero que “es bastante caro” 3. Y bien, “William, ¡debería sentirse avergon- terminación, individual y como fami-
los edificios, programas y materiales zado! ¿Me negaría una bendición? Si lia, de pagar el diezmo.

L I A H O N A
38
Tercero, paguen el diezmo como encuentra la resonante pregunta: brotado como nace la luz del alba,
una declaración de que las posesio- “¿Robará el hombre a Dios?… ¿En alejando las tinieblas de la ignorancia
nes materiales y la acumulación de qué te hemos robado?”, pregunta- y el pesar, del temor y la desesperanza.
riquezas mundanas no son las metas mos. Y Él responde: “En vuestros En una nación tras otra, los hijos del
más importantes de su existencia. Es diezmos y ofrendas”.10 Señor lo han llamado y Él les ha res-
como me dijo hace poco un joven El pago del diezmo no es una pe- pondido. Debido a la difusión de Su
casado y con hijos, que vive con el queña dádiva que otorgamos a Dios Evangelio por todo el mundo, Dios
presupuesto limitado de un estu- caritativamente, sino que es el pago alivia las cargas de la opresión y deja
diante: “Quizás nuestros momentos de una deuda. El élder James E. libres a los quebrantados. Su amorosa
más cruciales como Santos de los Talmage lo describió como un con- bondad ha hecho que la vida de nues-
Últimos Días sean aquellos en los trato entre nosotros y el Señor, y tros miembros, ricos o pobres, cerca-
que tenemos que nadar contra la co- dijo que imaginaba al Señor dicién- nos o distantes, sea “como huerto de
rriente de la cultura en la que vivi- donos: “‘Tú tienes necesidad de mu- riego, y como manantial de aguas,
mos. El diezmo nos proporciona esos chas cosas en este mundo: de cuyas aguas nunca faltan” 12.
momentos. Vivimos en un mundo comida, ropa y techo para ti y tu fa- Expreso mi más profunda gratitud
que destaca las adquisiciones mate- milia, de las comodidades comunes por todas las bendiciones del
riales y cultiva la desconfianza hacia de esta vida… Tendrás los medios Evangelio, especialmente por el más
cualquier persona o cosa que preten- para adquirirlas, pero recuerda que grande de todos los dones, el don
da nuestro dinero, pero nos despoja- todas son mías y que exijo de ti el expiatorio del Hijo Unigénito de
mos de todo egoísmo para dar libre, pago de una renta por lo que pongo Dios. Sé que nunca podré pagar al
confiada y generosamente. Con esa en tus manos. Sin embargo, como tu cielo ninguna porción de esta bene-
acción, ciertamente declaramos que vida no será de progreso constan- volencia, pero hay muchos modos
somos diferentes, que somos pueblo te… en lugar de hacer lo que hacen en que puedo tratar de demostrar mi
único, pueblo adquirido por Dios. muchos propietarios terrenales que gratitud, y uno de esos es el pago de
En una sociedad que afirma que el te exigen que… pagues por adelan- diezmos y ofrendas que damos de
dinero es nuestro valor más impor- tado, sea cual sea tu fortuna o… nuestra propia voluntad . Deseo co-
tante, declaramos enfáticamente perspectivas, a mí me pagarás [sólo] rresponder con algo, pero nunca
que no es así” 7. cuando recibas; y me pagarás de quiero que sea, según las palabras
El presidente Spencer W. Kimball acuerdo con lo que recibas. Si un del rey David, “holocaustos que no
se refirió una vez a un hombre que se año tus ingresos son abundantes, en- me cuesten nada”13.
enorgullecía de sus grandes campos y tonces [tu 10 por ciento será un] Testifico que el principio del diez-
sus muchas propiedades: bosques y poco más; pero si el año siguiente es mo es de Dios, que al enseñársenos
viñedos, rebaños y praderas, estan- de dificultades y tu entrada no es lo en la simplicidad de las Escrituras
ques, casas y posesiones de todas cla- que era, entonces [tu 10 por ciento denota su verdadera divinidad. Que
ses. Se enorgullecía de todo ello, pero será] menos. [Cualquiera sea tu si- podamos reclamar sus bendiciones
hasta el fin de sus días nunca estuvo tuación, el diezmo será justo]’. para siempre, lo ruego en el nombre
dispuesto a diezmarlos, ni siquiera a “¿Han encontrado alguna vez en de Jesucristo. Amén. 
reconocer que eran dones de Dios. El esta tierra a un propietario que estu-
presidente Kimball habló en el fune- viera dispuesto a ofrecerles esa clase NOTAS
ral de ese hombre y notó que, siendo de contrato [justo]?”, pregunta el 1. Daniel 2:45.
terrateniente, había sido sepultado élder Talmage. Y continúa: “Cuando 2. Isaías 29:14.
en un pequeño rectángulo de tierra considero esa libertad… siento pro- 3. Citado por David B. Haight en
que medía “el largo de un hombre fundamente que casi no me atrevería Conference Report, abril de 1981, pág. 57.
alto y el ancho de uno robusto” 8. A la a levantar los ojos… al cielo… si tra- Véase Liahona, agosto de 1981, pág. 64.
pregunta muchas veces repetida de tara de defraudar [a Dios] de aquello 4. Malaquías 3:10.
“¿Cuánto dejó?”, podemos estar segu- [que con justicia le pertenece]”11. 5. En Conference Report, abril de
ros de que la respuesta siempre sería: Esto nos conduce a una quinta y 1900, pág. 48.
“Absolutamente todo”. Por lo tanto, final razón por la que debemos pagar 6. Malaquías 3:11.
bien haríamos en hacernos tesoros en el diezmo y las ofrendas. Debemos pa- 7. Correspondencia personal.
el cielo, donde la doctrina y no los garlos como una expresión personal 8. En Conference Report, abril de
impuestos dan significado a palabras de amor hacia nuestro generoso Padre 1968, pág. 74.
tales como “patrimonio”, “herencia”, Celestial. Por Su gracia, Dios ha dado 9. Véase Mateo 6:19–21.
“legado” y “testamento”9. pan al hambriento y ha vestido al 10. Malaquías 3:8.
Cuarto, paguen su diezmo y pobre. En diferentes épocas de nues- 11. The Lord’s Tenth, (folleto, 1968),
ofrendas por honestidad e integri- tra vida, eso nos incluye a todos, ya págs. 10–11.
dad, porque pertenecen a Dios. Sin sea en un sentido temporal o espiri- 12. Véase Isaías 58:11; véase también
duda, entre las líneas más penetran- tual. Para cada uno de nosotros, Isaías 58:6–10.
tes de todas las Escrituras se el Evangelio y sus bendiciones han 13. 2 Samuel 24:24.

E N E R O D E 2 0 0 2
39
Doctrina de la el prójimo del que cayó en manos de
los ladrones?”
Y el intérprete de la ley replicó:
“El que usó de misericordia con él”.

inclusión Entonces Jesús dio la última ins-


trucción al intérprete de la ley, y a
todo el que haya leído la parábola
del Buen Samaritano: “Ve, y haz tú
Élder M. Russell Ballard
Del Quórum de los Doce Apóstoles lo mismo” (Lucas 10:25–37).
Cada vez que leo esta parábola
me impresiona su poder y simplici-
dad. Pero, ¿se han preguntado algu-
na vez por qué en ese relato el
Salvador eligió hacer héroe a un sa-
“Si somos verdaderos discípulos del Señor Jesucristo, en todo maritano? En la época de Cristo
momento tenderemos una mano de amor y comprensión a todo había mucha antipatía entre judíos y
samaritanos. Bajo circunstancias
nuestro prójimo”. normales, ambos grupos evitaban
asociarse unos con otros. Todavía
y con toda tu alma, y con todas tus habría sido una parábola buena e
fuerzas, y con toda tu mente; y a tu instructiva si el hombre que cayó en
prójimo como a ti mismo”. manos de ladrones hubiera sido res-
“Bien has respondido”, dijo el catado por un hermano judío.
Salvador. “Haz esto, y vivirás”. El uso deliberado que Él hizo de
Pero el intérprete de la ley no judíos y samaritanos enseña clara-
quedó satisfecho con eso. Ya que mente que todos somos prójimo y
sabía que entre los judíos había cre- que debemos amarnos, estimarnos,
encias y reglamentos estrictos con respetarnos y servirnos el uno al otro
respecto al asociarse con gente que a pesar de nuestras más marcadas di-
no fuera de su religión, insistió que ferencias, entre ellas las diferencias
el Señor le diera más información, religiosas, políticas y culturales.
con la esperanza de enredarlo en Esa instrucción continúa siendo
una controversia: “¿Y quién es mi hoy día parte de las enseñanzas de
prójimo?”, preguntó. La Iglesia de Jesucristo de los Santos
Nuevamente, se presentaba un de los Últimos Días. Al enumerar las
momento propicio para la enseñan- doctrinas clave de la Iglesia restau-
za. Jesús utilizó una de Sus técnicas rada, José Smith dijo que aunque

M uy bien podría haber sido


un hermoso y fresco día
de otoño como hoy. El
Señor estaba sentado enseñando a
algunos de Sus discípulos, cuando
de enseñanza favoritas y más efica-
ces: una parábola, quizás una de las
más queridas y más conocidas en
todo el mundo cristiano.
Ustedes conocen la parábola, de
“reclamamos el derecho de adorar a
Dios Todopoderoso conforme a los
dictados de nuestra propia concien-
cia”, también “concedemos a todos
los hombres el mismo privilegio: que
un hombre, identificado solamente cómo un hombre de Jerusalén en ca- adoren, cómo, dónde o lo que dese-
como “un intérprete de la ley”, se mino de Jericó cayó en manos de la- en” (Artículo de Fe Nº 11).
levantó y le preguntó: “Maestro, drones y fue dejado medio muerto. Felizmente, muchos de nuestros
¿haciendo qué cosa heredaré la vida Cierto sacerdote pasó por el otro miembros entienden esta doctrina y
eterna?”. lado; ni siquiera un levita se detuvo la viven durante el curso de sus
Jesús conocía el corazón del hom- a ayudarle. Entonces Jesús enseñó: vidas. Hace poco leí una noticia
bre y comprendió que era un disimu- “Pero un samaritano, que iba de sobre una muerte trágica en una co-
lado intento para hacerle decir algo camino, vino cerca de él, y viéndole, munidad de Utah. Se citaba lo dicho
que fuera contrario a la ley de fue movido a misericordia; por una joven viuda: “El apoyo que
Moisés. “Y acercándose, vendó sus heri- recibimos fue inmenso. No somos
El Salvador contestó con dos pre- das, echándoles aceite y vino; y po- mormones, pero el barrio local nos
guntas propias: “¿Qué está escrito niéndole en su cabalgadura, lo llevó ha ayudado mucho con comidas,
en la ley? ¿Cómo lees?”. al mesón, y cuidó de él”. apoyo y palabras de consuelo. Ha
Como es de esperar, el intérprete Entonces Jesús hizo otra pregunta sido una demostración total de
de la ley pudo recitar la ley: “Amarás al intérprete de la ley: “¿Quién, amor, y lo agradecemos” (de Dick
al Señor tu Dios con todo tu corazón, pues, de estos tres te parece que fue Harmon, “Former Ute’s Death

L I A H O N A
40
Leaves Wife Coping, Wondering”, comunidades donde nuestros miem- sus hijos y que ustedes mismos practi-
Daily Herald [Provo, Utah], 11 de bros son la mayoría. He escuchado quen el principio de la inclusión y no
agosto de 2001, pág. A3). acerca de padres de criterio limitado el de la exclusión debido a diferencias
Eso es sólo como debe ser. Si que dicen a sus hijos que no pueden religiosas, políticas o culturales.
somos verdaderos discípulos del jugar con cierto niño del vecindario Si bien es cierto que declaramos
Señor Jesucristo, en todo momento porque su familia no pertenece a al mundo que la plenitud del
tenderemos una mano de amor y nuestra Iglesia. Ese tipo de compor- Evangelio de Jesucristo ha sido res-
comprensión a todo nuestro próji- tamiento no va de acuerdo con las taurada en la tierra por medio del
mo, en especial en momentos de ne- enseñanzas del Señor Jesucristo. No profeta José Smith y que exhortamos
cesidad. Un artículo reciente del entiendo por qué un miembro de a nuestros miembros a compartir su
Church News publicó un relato de nuestra Iglesia permitiría que suce- fe y testimonio con los demás,
dos mujeres que son muy amigas, diera ese tipo de cosas. Yo he sido nunca ha sido la norma de la Iglesia
una “doctora judía de Nueva York y miembro de esta Iglesia toda mi que a aquellas personas que decidan
una ama de casa [Santo de los Últi- vida; he sido misionero regular, he no escuchar más ni aceptar nuestro
mos Días], madre de seis niños, de sido obispo dos veces, presidente de mensaje se les evite o se les pase por
Utah, que residían en Dallas, misión, Setenta y ahora Apóstol. alto. De hecho, es todo lo contrario.
[Texas], muy lejos de sus hogares. Jamás he enseñado ni he escuchado El presidente Gordon B. Hinckley
La que es miembro informa: “Si que se enseñe una doctrina de ex- nos ha recordado en repetidas oca-
hubieran hecho coincidir nuestra clusión. No he escuchado que se ex- siones la obligación especial que te-
amistad a través de un servicio de horte a los miembros de esta Iglesia nemos como seguidores de
computadora, dudo que hubiéramos a ser otra cosa que personas amoro- Jesucristo; cito sólo una: “Cada uno
pasado la primera prueba… sas, bondadosas, tolerantes y bene- de nosotros es un individuo. Cada
“…Supuse que una mujer ocupada volentes con nuestros amigos y uno es diferente. Debe haber respeto
en su práctica médica no tendría nin- vecinos de otras fes religiosas. por esas diferencias…
gún deseo de hablar del color de las El Señor espera mucho de noso- “…Debemos trabajar en forma
servilletas que usaríamos en las reu- tros. Padres, les ruego que enseñen a ardua para edificar el respeto mutuo,
niones escolares de padres y maestros.
“Eso es lo malo de las suposicio-
nes, que pueden socavar las raíces
mismas de algo que podría florecer y
crecer si se le diera la oportunidad.
Estaré agradecida por siempre de que
no nos dejamos llevar por las suposi-
ciones” (Shauna Erikson, “Unlikely
Friends Sharing a Lifetime”, Church
News, 18 de agosto de 2001, pág. 10).
Las ideas preconcebidas y las su-
posiciones pueden ser muy peligro-
sas e injustas. Hay algunos de
nuestros miembros que tal vez no
tiendan una mano a su prójimo con
sonrisas de amistad, cálidos apreto-
nes de mano ni servicio amoroso. De
igual forma, quizás haya personas
que lleguen a nuestro vecindario,
que no sean de nuestra fe, y que
vengan con una idea negativa pre-
concebida sobre la Iglesia y sus
miembros. Con toda seguridad, los
buenos vecinos deben hacer todo lo
posible para entenderse y ser ama-
bles unos con otros sin importar reli-
gión, nacionalidad, raza ni cultura.
En ocasiones escucho acerca de
miembros que ofenden a los de otras
religiones al pasarlos por alto y no
incluirlos en su círculo de amistades.
Eso puede suceder especialmente en

E N E R O D E 2 0 0 2
41
una actitud de aceptación, con tole- como nosotros; desean hacer de este de una mujer que se acaba de mudar
rancia del uno por el otro sin impor- mundo un lugar mejor, como noso- a Utah, de la que leeré una pequeña
tar las doctrinas y filosofías que tros; son amables, amorosos, genero- parte: “Debo decirle, élder Ballard,
podamos abrazar. Ustedes y yo po- sos y fieles, tal como nosotros que cuando saludo a mis vecinos o
dremos estar en desacuerdo en esperamos serlo. Hace cerca de 25 les digo adiós con la mano, no res-
cuanto a ellas, pero podemos hacer- años, la Primera Presidencia declaró: ponden a mi saludo. Si paso cerca de
lo con respeto y urbanidad” “Nuestro mensaje refleja el amor que ellos en mis caminatas diurnas o al
(Teachings of Gordon B. Hinckley, sentimos por la humanidad y el inte- atardecer tampoco responden a mis
1997, págs. 661, 665). rés en su bienestar eterno, sin impor- saludos. Otra gente de color tam-
Como miembros de La Iglesia de tarnos sus creencias religiosas, su raza bién expresa recibir la misma res-
Jesucristo de los Santos de los Últi- o nacionalidad, sabiendo sin lugar a puesta negativa a sus saludos
mos Días entendemos que algunas dudas que somos hermanos y herma- amistosos”. Si hay miembros de la
personas nos consideran diferentes nas debido a que somos hijos e hijas Iglesia entre esos vecinos, con toda
[en la versión de la Biblia en inglés del mismo Padre Eterno” (declara- seguridad deben saber que eso no
del Rey Santiago dice “pueblo pecu- ción de la Primera Presidencia, 15 de debe suceder. Cultivemos amistades
liar” (1 Pedro 2:9)] . Nuestras doctri- febrero de 1978, véase Liahona, abril significativas de confianza y entendi-
nas y creencias son importantes para de 1988, pág. 32). miento mutuos con la gente de ori-
nosotros; las aceptamos y las atesora- Ésa es nuestra doctrina: una doc- gen o creencias diferentes.
mos. En ningún momento propongo trina de inclusión. Eso es lo que cre- Segundo, creo que sería conve-
que no lo hagamos, sino que, por el emos; eso es lo que se nos ha niente eliminar un par de frases de
contrario, nuestra peculiaridad y la enseñado. Debido a esa doctrina, nuestro vocabulario: “No miembro” y
singularidad del mensaje del nosotros deberíamos ser las personas “no mormón”. Tales palabras pueden
Evangelio restaurado de Jesucristo más amorosas, amables y tolerantes ser degradantes e incluso denigran-
son elementos indispensables para de toda la gente de la tierra. tes. En lo personal, yo no me consi-
ofrecer a la gente del mundo una Permítanme sugerir tres cosas dero “no católico” ni “no judío”. Soy
elección clara. Tampoco estoy sugi- simples que podemos hacer para evi- cristiano. Soy miembro de La Iglesia
riendo que nos involucremos en nin- tar que nuestros vecinos se sientan de Jesucristo de los Santos de los
guna relación que nos ponga en excluidos. Últimos Días y así es como prefiero
peligro espiritual, tanto a nosotros Primero, conozcan a sus vecinos; que se me identifique, por lo que soy,
como a nuestra familia. Debemos en- entérense acerca de sus familias, su en vez de que se me clasifique por lo
tender, sin embargo, que no todos trabajo, sus puntos de vista. que no soy. Extendamos esa misma
van a aceptar nuestra doctrina de la Reúnanse con ellos, si ellos están cortesía hacia aquellos que viven
restauración del Evangelio de dispuestos a hacerlo, y háganlo sin entre nosotros. Si se tiene que hacer
Jesucristo. En su mayoría, nuestros ser persistentes y sin tener un moti- una descripción colectiva, la palabra
vecinos que no son de nuestra fe son vo oculto. La amistad nunca se debe “vecinos” parece ajustarse en todos
gente buena y honorable, tan buenos ofrecer como un medio para lograr los casos.
y honorables como tratamos de serlo un fin, sino que puede y debe ser un Y tercero, si los vecinos se moles-
nosotros; cuidan de sus familias, fin en sí. Hace poco recibí una carta tan o se frustran por algún desacuer-
do que tengan con La Iglesia de
Jesucristo de los Santos de los Últi-
mos Días, o con alguna ley que apo-
yemos por razones morales, por favor
no les sugieran —ni siquiera en
broma— que piensen en mudarse a
otro lugar.¡No puedo comprender
cómo un miembro de la Iglesia podría
siquiera pensar tal cosa! Nuestros an-
tepasados pioneros fueron expulsados
de un lugar a otro por vecinos mal
informados e intolerantes. Pasaron
dificultades y persecución extraordi-
narias porque pensaban, actuaban y
creían en forma diferente a los
demás. Si nuestra historia no nos en-
seña nada más, nos debería enseñar
por lo menos a respetar el derecho de
toda la gente a fin de coexistir pacífi-
camente con los demás.

L I A H O N A
42
Ahora deseo hablar a todos aque- Sesión del sacerdocio
llos que no son de nuestra fe. Si hay 6 de octubre de 2001
asuntos que les preocupen, hablemos
de ellos. Deseamos ser de ayuda.
Pero por favor entiendan que nues-
tras doctrinas y enseñanzas las ha es-
tablecido el Señor, de modo que a
El cumplir nuestro
veces tendremos que estar amigable-
mente en desacuerdo con ustedes,
pero podemos hacerlo sin ser desa-
deber a Dios
gradables. En nuestras comunidades Élder Robert D. Hales
podemos y debemos trabajar juntos Del Quórum de los Doce Apóstoles
en un ambiente de cortesía, respeto y
urbanidad. Aquí en Utah, un grupo
de ciudadanos conscientes formó la
“Alianza para la Unidad”. Ese esfuer-
zo ha sido respaldado por nuestra
Iglesia y por otras iglesias y organiza-
“Les prometo que el obtener el Premio Mi Deber a Dios les dará
ciones. Uno de sus objetivos es “pro- un testimonio viviente que los sostendrá a lo largo de toda su
curar edificar una comunidad en vida”.
donde se tomen en cuenta y se valo-
ren los diferentes puntos de vista”.
Quizás nunca haya habido una época los Doce Apóstoles se han preocu-
más importante para que los vecinos pado mucho por el bienestar de
de todo el mundo se unan para el be- nuestros jóvenes en estos tiempos
neficio común del uno con el otro. difíciles. El 28 de septiembre de
Sólo pocas horas antes de empe- 2001, la Primera Presidencia envió
zar el doloroso proceso físico y espiri- una carta a los líderes del sacerdocio
tual de la Expiación, el Salvador se de los Estados Unidos y de Canadá,
reunió con Sus apóstoles para parti- la cual dice:
cipar en la fiesta de la Pascua —Su “En enero de 2000, introdujimos
Última Cena— y dar las últimas ins- el programa de Logros del
trucciones que les impartiría en Su Sacerdocio Aarónico en las áreas
vida mortal. Entre esas enseñanzas fuera de los Estados Unidos y de
está la conmovedora declaración Canadá donde el programa Scout no
que cambiaría vidas: “Un manda- estaba disponible. La finalidad… es
miento nuevo os doy: Que os améis ayudar a los hombres jóvenes a pre-
unos a otros; como yo os he amado, pararse para el Sacerdocio de
que también os améis unos a otros. Melquisedec, así como para la inves-
“En esto conocerán todos que sois tidura del templo, la misión regular,
mis discípulos, si tuviereis amor los
unos con los otros” (Juan 13:34–35).
Eso fue lo que el Señor enseñó a
sus discípulos —incluso a “cierto in-
térprete de la ley”— por medio de la
¡ Qué regocijo es estar ante el sa-
cerdocio y dirigir la palabra al
real ejército de Dios! Es impor-
tante saber quiénes somos: hijos de
Dios que poseemos el Sacerdocio
el matrimonio y la paternidad…
[Ese programa internacional sigue
vigente y] ahora, se ha adaptado
para utilizarse en los Estados Unidos
y en Canadá a fin de incluir la im-
parábola del Buen Samaritano. Y eso Aarónico y el Sacerdocio de portante función del programa
es lo que nos enseña a nosotros hoy Melquisedec, que han sido restau- Scout en el progreso de los hombres
por medio de profetas y apóstoles vi- rados en esta dispensación. Es im- jóvenes… [y se conocerá como]
vientes. Ámense unos a otros; sean portante que sepamos lo que Sacerdocio Aarónico: Cumplir nuestro
amables los unos con los otros a pesar estamos procurando lograr en la deber a Dios.
de nuestras grandes diferencias; trá- vida, lo cual es volver a la presencia “El programa se explica en tres
tense unos a otros con respeto y urba- de nuestro Padre Celestial con guías: Sacerdocio Aarónico: Cumplir
nidad. Sé y testifico que Jesús es el nuestras familias. Porque somos nuestro deber a Dios para diáconos,
Cristo, nuestro Salvador y Redentor, muy bendecidos, también es impor- para maestros y para presbíteros.
y sé que Él espera que todos sigamos tante que aprendamos y cumplamos Los hombres jóvenes que cumplan
Su admonición de ser mejores veci- nuestro deber a Dios. con los requisitos que se explican en
nos, de lo cual testifico en el nombre Desde hace muchos años, la esas guías recibirán el Premio Mi
de Jesucristo. Amén.  Primera Presidencia y el Quórum de Deber a Dios.

E N E R O D E 2 0 0 2
43
“También anunciamos el nuevo los hombres jóvenes, comprendan servirán para progresar espiritual-
libro simplificado Progreso Personal quiénes son y qué pueden llegar a mente y cumplir con sus deberes
de las Mujeres Jóvenes y el folleto re- ser, no sólo aquí en la vida terrenal, del sacerdocio.
visado Para la fortaleza de la juventud. sino por las eternidades venideras. Algunas de las grandes bendicio-
Esos materiales se han actualizado El Premio Mi Deber a Dios ayu- nes de esos programas que se han ela-
para ayudar a la juventud a cultivar dará a los hombres jóvenes a hacer borado conllevan el que ustedes, los
mayor fe y valentía en el mundo de frente a los desafíos de la vida y a lo- jóvenes de la Iglesia, tendrán un claro
hoy. Además, anunciamos la Guía grar los propósitos del Sacerdocio entendimiento de quiénes son, serán
para padres y líderes de la juventud, Aarónico. responsables de sus actos, se responsa-
que servirá tanto a los padres como La Primera Presidencia y el bilizarán de su conducta personal y
a los líderes para fortalecer a nues- Quórum de los Doce Apóstoles han podrán fijarse metas para lograr lo
tros jóvenes. En esta guía también se explicado: “Esperamos que ganes el que han venido a la tierra a lograr.
reseña la importante función de Premio Mi Deber a Dios y que éste Nuestro ruego es que se esfuercen por
apoyo de la Mutual. sea un símbolo de tu preparación hacer lo mejor que puedan.
“Deseamos que todos los hombres para recibir el Sacerdocio de Jóvenes, arrodíllense todos los
jóvenes se esfuercen por ganar el Melquisedec” (véase Sacerdocio días y expresen a Dios los deseos de
Premio Mi Deber a Dios, así como el Aarónico: Cumplir nuestro deber a su corazón. Él es la fuente de toda
Premio Scout Águila. Deseamos que Dios, Diácono). sabiduría y dará respuesta a sus ora-
todas las mujeres jóvenes se esfuer- Al ganar el Premio Mi Deber a ciones. Sean humildes y estén dis-
cen por ganar el Reconocimiento a Dios, lograrás metas en los siguien- puestos a escuchar los susurros del
la Mujer Virtuosa. Al esforzarse los tes aspectos: Espíritu. Lean las Escrituras todos
jóvenes por alcanzar esas metas, de- • Ser fiel en el cumplimiento de los días. Fortalezcan su testimonio.
sarrollarán aptitudes y atributos que los deberes y las normas del sacerdo- Paguen los diezmos y las ofrendas.
los guiarán al templo y los prepara- cio. Recuerden y guarden los convenios
rán para una vida de servicio a sus • Participar en actividades fami- que hicieron al bautizarse, y renue-
familias y al Señor. liares. ven esos convenios cada semana al
“Se enviarán ejemplares de esos • Participar en las actividades de participar de la Santa Cena. El guar-
materiales a todas las estacas para quórum. dar los convenios bautismales ahora
que los distribuyan a los barrios • Llevar a cabo el proyecto de los preparará para los convenios del
antes de diciembre de 2001, a fin de servicio de Mi Deber a Dios. templo que harán en el futuro.
que se pongan en práctica en enero • Alcanzar metas personales en Ésa es la esencia de su deber a
de 2002” (carta de la Primera cada una de cuatro categorías: pro- Dios. El cumplir su deber a Dios brin-
Presidencia, 28 de septiembre de greso espiritual; desarrollo físico; su- dará bendiciones no tan sólo a uste-
2001). Así concluía la histórica peración académica, personal y de des mismos sino también a los demás.
carta de la Primera Presidencia. orientación profesional o vocacio- El prestar servicio a los semejan-
Vivimos en una etapa muy difícil nal; progreso cívico y social. tes es uno de los propósitos del
de la historia del mundo, en la que Si cumplen con los requisitos de Sacerdocio Aarónico. Como requisi-
Satanás rodea la tierra y anda por esos deberes del sacerdocio y atribu- to del Premio Mi Deber a Dios, al
ella entre los hijos de Dios haciendo tos personales, se prepararán para menos una vez al año, tendrán un
toda clase de mal para impedir que las responsabilidades del Sacerdocio proyecto de servicio que les dará la
se cumplan los deseos de un Dios de Melquisedec, así como para los oportunidad de prestar importante
justo. Las Escrituras nos enseñan futuros desafíos de la vida. Les pro- servicio a su familia, a la Iglesia o a
que los proyectos malignos de meto que el obtener el Premio Mi la comunidad. Al ayudar y servir a
Satanás para con los habitantes de Deber a Dios les dará un testimonio los demás, aprenderán que la si-
la tierra se intensificarán a medida viviente que los sostendrá a lo largo guiente Escritura es parte imprescin-
que se acerque la segunda venida de de toda su vida. dible del Evangelio: “…por cuanto
nuestro Señor y Salvador Jesucristo Donde esté disponible, el progra- lo hacéis al más pequeño de éstos, a
(véase 2 Tesalonicenses 2:1–10; ma Scout también les ayudará en ese mí lo hacéis” (D. y C. 42:38).
D. y C. 10:33; 52:14; 86:3–10). esfuerzo. Los instamos a participar en Confío en que tanto los padres
Nunca ha habido un tiempo en el programa Scout, puesto que mu- como los obispos —que son los presi-
estos últimos días como el de hoy en chos de los requisitos de ese programa dentes del Sacerdocio Aarónico—
que el mensaje se exponga tan enca- cumplen las metas y los requisitos de comprendan que los hombres jóvenes
recidamente por parte de la Primera los certificados de Mi Deber a Dios. y las mujeres jóvenes de los cuales son
Presidencia y del Quórum de los El programa Scout es parte del responsables han sido preparados para
Doce Apóstoles de que los padres programa de actividades del venir a la tierra en este tiempo en
junto con los obispos y los líderes del Sacerdocio Aarónico. El Premio Mi particular para un sagrado y maravi-
sacerdocio y de las organizaciones au- Deber a Dios es un premio del lloso propósito. Es una gran bendición
xiliares se aseguren de que ustedes, sacerdocio cuyos requisitos les poder hacerse merecedor del

L I A H O N A
44
Sacerdocio de Melquisedec y luego años—, en las decisiones que toma- socialmente. Todas esas cualidades
recibirlo. Ustedes, jóvenes, tienen rán: ser dignos de ir al templo, el forman parte de sus deberes del sacer-
el noble llamamiento de ser hom- servicio misional, los estudios acadé- docio y les servirán para las decisiones
bres rectos, de progresar en fortale- micos, el seguir una carrera profesio- que tendrán que tomar durante las
za y de ejercer una buena influencia nal o vocacional, el escoger una próximas décadas de su vida.
en los demás. Ustedes, jóvenes, son compañera eterna y el tener una fa- Una parte importante del cumplir
el futuro de la Iglesia. milia. Esa década de decisiones no nuestro deber a Dios en cualquier
Hemos progresado desde que lle- es una etapa que haya que temer, edad es ser discípulo de Jesucristo, lo
gamos a la tierra de la presencia de sino una etapa para recibir las ben- cual significa aceptar Su invitación
nuestro Padre Celestial. Nuestra pri- diciones para las cuales se habrán que dice: “ven, sígueme” (Lucas
mera década en esta vida fue una preparado: “mas si estáis preparados, 18:22). Para seguir al Salvador, es
gran experiencia de aprendizaje. Se no temeréis” (D. y C. 38:30). necesario que separamos quién es Él
nos cuidó y crió. Aprendimos a ca- Uno de los mayores dones que se —el Hijo de Dios—, que tomemos
minar, a hablar y a controlar este les dieron al bautizarse fue el don Su nombre sobre nosotros, que re-
cuerpo mortal. Aprendimos acerca del Espíritu Santo. Con el don del cordemos Su sacrificio expiatorio y
del albedrío: que lo que escogemos Espíritu Santo, pueden contar con la que guardemos Sus mandamientos.
hacer tiene sus consecuencias. guía inspirada para tomar esas im- Hicimos esos convenios al bautizar-
Muchos de nosotros fuimos bautiza- portantes decisiones. nos y renovamos nuestros convenios
dos a los ocho años de edad, la cual Durante el periodo preparatorio de bautismales cada vez que participa-
las Escrituras nos dicen es la edad de su vida, es importante que cultiven el mos de la Santa Cena.
responsabilidad cuando tenemos la progreso espiritual, que adquieran de- Aprendemos de las oraciones que
capacidad de distinguir el bien del sarrollo físico, que se superen en el el Salvador dirigió a Su Padre
mal, de saber quiénes somos —hijos ámbito educativo, del progreso perso- Celestial grandes lecciones del disci-
de Dios— por qué estamos aquí en nal y de la orientación profesional o pulado y del deber a Dios. En Su
la tierra y qué estamos procurando vocacional, y que progresen cívica y oración intercesora, Él enseña: “Yo
lograr (véase D. y C. 68:25, 27).
Desde nuestro bautismo hasta los Un momento de reflexión en el Centro de Conferencias.
doce años, nuestras familias, nues-
tros líderes del sacerdocio y de las
organizaciones auxiliares, y los ma-
estros nos han enseñado los princi-
pios del Evangelio y las normas que
nos preparan para poseer el sacerdo-
cio. El Sacerdocio Aarónico se llama
el sacerdocio preparatorio. Esa se-
gunda década de nuestras vidas es
un periodo preparatorio; es la etapa
en la que nos preparamos para las
grandes decisiones que hemos de
tomar más adelante. Nos prepara-
mos para recibir el Sacerdocio de
Melquisedec, para hacer los conve-
nios del templo y cumplir con todas
nuestras responsabilidades del sacer-
docio a fin de que podamos cumplir
nuestro deber a Dios.
Lo que escojan hacer hoy influi-
rá directamente en el número y en
los tipos de oportunidades que ten-
drán en el futuro. Lo que escojan
hacer cada día limitará o ampliará
sus oportunidades. Si toman deci-
siones correctas durante este perio-
do preparatorio, estarán preparados
para tomar decisiones acertadas en
el futuro.
Piensen tan sólo en la próxima
década de su vida —la de los veinte

E N E R O D E 2 0 0 2
45
de tus líderes, fíjate metas y esfuér-
zate por alcanzarlas. Experimentarás
un extraordinario sentimiento de
realización al cumplir con tu deber
y prepararte para los emocionantes
desafíos del futuro” (Véase
Sacerdocio Aarónico: Cumplir nuestro
deber a Dios, Presbítero).
Hermanos del Sacerdocio
Aarónico, fijen ya sus metas y em-
piecen a trabajar para obtener su
Primio Mi Deber a Dios y el Premio
Scout Águila. Serán bendecidos por
sus esfuerzos.
Expreso mi amor por los jóvenes
de la Iglesia. Siento gran respeto y
admiración por las decisiones de
hacer lo correcto que toman cada
día. Ustedes son muy fieles en estos
tiempos difíciles a pesar de las mu-
chas dificultades que encaran.
te he glorificado en la tierra; he acaba- La Primera Presidencia y el Ustedes se están preparando para
do la obra que me diste que hiciese” Quórum de los Doce Apóstoles han ser los futuros padres y líderes del
(Juan 17:4; cursiva agregada). aconsejado a cada poseedor del sacerdocio de la Iglesia.
Cuando Jesucristo padeció en Sacerdocio Aarónico: Es muy importante que todos
forma indescriptible en el Jardín de “Vives en una época de grandes comprendamos que vivimos en la úl-
Getsemaní por los pecados de la hu- desafíos y grandes oportunidades. tima dispensación, la del cumpli-
manidad, oró: “Padre mío, si es posi- Has sido llamado para ejercer una miento de los tiempos, que nos
ble, pase de mí esta copa; pero no influencia en el mundo. Como hijo estamos preparando para la segunda
sea como yo quiero, sino como tú” de Dios, con el poder del Sacerdocio venida de Jesucristo, y que el adver-
(Mateo 26:39; cursiva agregada). Aarónico, puedes ser un influjo sario en éstos, los últimos días, desa-
El discipulado y el deber a Dios se magnífico del bien. tará más maldades sobre el mundo.
evidencian en la vida de los profetas “Puedes prestar servicio, dando En nuestras oraciones rogamos que
a lo largo de las Escrituras. Las leccio- de tu tiempo, talentos y energías sin todos los jóvenes de la Iglesia tengan
nes que aprendemos de esos profetas esperar recompensa. Puedes cumplir la fortaleza necesaria para resistir los
podemos aplicarlas a nuestras vidas. con los deberes del sacerdocio, como ardientes dardos del adversario, y
El joven José Smith dijo: por ejemplo [preparar, servir y] ben- que, nosotros, los padres y los líderes
“Obedecí; regresé a donde estaba mi decir la Santa Cena[, recoger las del sacerdocio —sí, nosotros, como
padre en el campo, y le declaré todo ofrendas de ayuno, ayudar a los los pastores—, podamos ayudar a
el asunto” (José Smith—Historia demás] y servir de maestro orienta- nuestros hijos a permanecer leales y
1:50; cursiva agregada). dor. Puedes elevar a los demás por fieles al Evangelio de Jesucristo.
Elías “fue e hizo conforme a la pa- medio de tu ejemplo. Puedes fortale- Testifico de la veracidad de esta
labra de Jehová” (1 Reyes 17:5; cur- certe, edificando tu fe y tu testimo- obra y de la restauración del sacer-
siva agregada). nio, viviendo el Evangelio al docio en estos últimos días. Les pro-
“Y lo hizo así Noé; hizo conforme aprenderlo y darlo a conocer. meto que serán bendecidos por su
a todo lo que Dios le mandó” (Génesis “Tienes la responsabilidad de fidelidad y afirmo con el profeta
6:22; cursiva agregada). aprender lo que nuestro Padre Alma: “…os he dicho estas cosas a
Josué enseñó a su gente: “…yo y Celestial desea que hagas y, luego, fin de despertar en vosotros el senti-
mi casa serviremos a Jehová… Y el de hacer lo mejor que puedas por do de vuestro deber para con Dios,
pueblo respondió a Josué: A Jehová obedecer Su voluntad… para que andéis sin culpa delante de
nuestro Dios serviremos, y a su voz “El Señor cree en ti y tiene una él, para que caminéis según el santo
obedeceremos” (Josué 24:15, 24; cur- misión importante para que tú la orden de Dios…” (Alma 7:22).
siva agregada). lleves a cabo. Él te ayudará al acudir Ruego que todo poseedor del
Alma dijo: “¡Oh recuerda, hijo tú a Él en oración. Escucha los susu- Sacerdocio Aarónico cumpla con su
mío, y aprende sabiduría en tu juventud; rros del Espíritu. Obedece los man- deber a Dios y regrese con honor a
sí, aprende en tu juventud a guardar damientos. Haz y guarda los la presencia de su Padre Celestial es
los mandamientos de Dios!” (Alma convenios que te prepararán para el mi oración. En el nombre de
37:35; cursiva agregada). templo. Con la ayuda de tus padres y Jesucristo. Amén. 

L I A H O N A
46
responsabilidades de los oficios del

Nuestro deber a Dios sacerdocio.


• Prestar servicio significativo.
• Prepararse y vivir dignamente
Élder Cecil O. Samuelson Jr. para recibir el Sacerdocio de
De la Presidencia de los Setenta Melquisedec y las ordenanzas del
templo.
• Prepararse para servir una mi-
sión regular honorable.
• Obtener tanta educación como
“El que ustedes posean el sacerdocio y cumplan con su deber a sea posible.
• Prepararse para llegar a ser es-
Dios no es sólo una seria responsabilidad sino también un posos y padres dignos.
privilegio extraordinario”. • Mostrar el debido respeto por
las mujeres, las jovencitas y los niños.
El programa Premio Mi Deber a
consecuencia de ello, Samuel llegó a Dios les servirá para lograr esos ob-
ser un gran profeta y líder. jetivos del Sacerdocio Aarónico. A
Espero que ustedes, jóvenes del fin de reunir los requisitos necesa-
Sacerdocio Aarónico, entiendan hoy rios para obtener el Premio Mi
que, al igual que Samuel, también Deber a Dios, deben lograr y com-
tienen un deber sagrado para con pletar los objetivos del Sacerdocio
Dios. Samuel tenía una buena Aarónico, además de participar en
madre, Ana, y un gran líder del sa- actividades familiares, actividades
cerdocio, Elí. La mayoría de ustedes, específicas de quórum, un proyecto
jóvenes, también tienen padres ma- de servicio Mi Deber a Dios, llevar
ravillosos y líderes inspirados del sa- un diario personal y cumplir las
cerdocio que están al cuidado de metas de cada una de las cuatro ca-
ustedes y están listos para ayudarles tegorías siguientes:
tanto a ustedes como a sus padres en • Desarrollo espiritual
su tarea de cumplir su deber a Dios. • Desarrollo físico
El presidente Gordon B. Hinckley • Desarrollo educativo, personal
ha dicho lo siguiente de ustedes y de y profesional
su generación de jóvenes: “[Siento] • Desarrollo civil y social

D e joven me impresionó la
historia de Samuel en el
Antiguo Testamento, cuya
vida había dedicado a Dios su agra-
decida madre Ana. Cuando todavía
gran amor por los jóvenes y las joven-
citas de esta Iglesia… Les amamos
mucho y oramos constantemente
para tener la inteligencia para ayu-
darles. Su vida está llena de decisio-
Donde se disponga del programa
Scout, notarán que muchos de los
requisitos scout pueden contar para
el Premio Mi Deber a Dios. Tanto
las actividades de Mi Deber a Dios
era un jovencito, se fue a vivir y a nes difíciles, de sueños, esperanzas y como las de escultismo nos enseñan
servir en el templo. Una noche, el anhelos para encontrar aquello que a prepararnos en “todo lo que fuere
Señor lo llamó tres veces, y cada vez les traerá paz y felicidad… necesario”6. Los premios Mi Deber a
contestó: “Heme aquí”1, pensando “Les hago la promesa de que Dios Dios y Scout Águila [o premios si-
que lo llamaba su maestro, el sumo no los abandonará si caminan por milares] son complementarios, no
sacerdote Elí. El sabio Elí, sabiendo Sus senderos con la guía de Sus competitivos.
que el pequeño “Samuel no había mandamientos”5. La Primera Presidencia y el
conocido a Jehová, ni la palabra de Con esa promesa del profeta en Quórum de los Doce les aman y de-
Jehová le había sido revelada”2, en- mente, permítanme recordarles, sean fortalecerlos en estos tiempos
tendió que el Señor había llamado al como lo mencionó el élder Hales y la cada vez más difíciles. Con ese amor
joven. Por lo tanto, enseñó a Samuel carta de la Primera Presidencia, y deseo han preparado la revisión del
cómo responder y, cuando lo llamó sobre los recursos que la Iglesia tiene folleto Para la fortaleza de la juventud:
la voz nuevamente, Samuel contes- disponibles para ayudarles a cumplir Cumplir nuestro deber a Dios, además
tó: “Habla, porque tu siervo oye”3. su deber a Dios. Los objetivos del de materiales adicionales para los
Al prestar atención a la vida de Sacerdocio Aarónico les sirven para: Hombres Jóvenes, las Mujeres
Samuel, vemos que cumplió su • Convertirse al Evangelio de Jóvenes, los padres y los líderes.
deber a Dios y que “Samuel creció, y Jesucristo y vivir sus enseñanzas. A medida que ustedes, jóvenes
Jehová estaba con él, y no dejó caer • Servir fielmente en sus llama- del Sacerdocio Aarónico, se esfuer-
a tierra ninguna de sus palabras”4. A mientos del sacerdocio y cumplir las zan por lograr el Premio Mi Deber a

E N E R O D E 2 0 0 2
47
esas responsabilidades, se les dan enterarse de que estaba a salvo, pero
oportunidades de servir a los demás quizás también se hayan sorprendido
y desarrollarse espiritualmente. Esos un poco por la reacción de Él. ¿Ha
son pasos esenciales en su progreso tenido alguien una experiencia así?
para ser más como Jesús. Todos conocemos el diálogo que si-
El Salvador, que sufrió todas las guió: “Y cuando lo vieron, se sor-
cosas por nosotros8, enfrentó desafíos prendieron; y le dijo su madre: Hijo,
similares a los que enfrentamos en ¿Por qué nos has hecho así? He aquí
nuestros años en el Sacerdocio tu padre y yo te hemos buscado con
Aarónico. Recordarán la experiencia angustia. Entonces él les dijo: ¿Por
que tuvo Jesús aproximadamente a qué me buscabais? ¿No sabíais que
la edad en la que la mayoría de noso- en los negocios de mi Padre me es
tros llegamos a ser diáconos. Había necesario estar?”9.
ido con su familia y otra gente al Jesús pudo haber dicho: “¿No
templo. Cuando llegó la hora de re- saben que estoy cumpliendo con mi
gresar a casa, no estaba con María ni deber a Dios?”
con José. Ellos deben haber supuesto El presidente Harold B. Lee ense-
que Él estaba con otras personas de ñó que el significado de la pregunta
Dios y las Jovencitas trabajan en sus confianza u otros familiares. Sólo de Jesús se encuentra en la sección
objetivos del Progreso Personal, us- cuando realmente se percataron de 64 de Doctrina y Convenios 10. El
tedes se unirán a ellas para ser tam- Su ausencia, se alarmaron. Como pa- presidente Lee dijo: “Cuando uno
bién testigos de Dios. Ese testimonio dres responsables, María y José hicie- llega a ser poseedor del sacerdocio,
se expresa por lo que dicen y tam- ron lo que los padres de ustedes se convierte en agente del Señor.
bién por la forma en que viven y habrían hecho en circunstancias si- Debe considerar su llamamiento
guardan los mandamientos. milares: fueron a buscarlo. Cuando como si se encontrara en los asuntos
Ustedes saben que recibir el encontraron a Jesús en el templo, del Señor. Eso es lo que significa
Premio Mi Deber a Dios no es la sólo los padres y los abuelos pueden magnificar el sacerdocio. Piensen
meta final, sino más bien el incorpo- apreciar realmente los sentimientos que el Maestro le pregunte a cada
rar en su vida los atributos que les confusos de alivio que sintieron al uno de ustedes, como ese jovencito
ayudarán a centrarse en forma más
clara en su deber a Dios. Esas carac-
terísticas les mantendrán en el sen-
dero para ser dignos y capaces de
cumplir con las tareas y las oportuni-
dades sagradas que les esperan. Les
servirán para ser felices, limpios y
fuertes ahora, y para prepararse para
los acontecimientos de importancia
eterna, como recibir las bendiciones
del sagrado templo, servir misiones y,
finalmente, ser sellados a una com-
pañera digna en la Casa del Señor.
Mientras Alma enseñaba en la
tierra de Gedeón, dijo claramente
en palabras eternas: “Y ahora bien,
mis queridos hermanos, os he dicho
estas cosas a fin de despertar en vo-
sotros el sentido de vuestro deber
para con Dios, para que andéis sin
culpa delante de él, para que cami-
néis según el santo orden de Dios,
conforme al cual se os ha recibido”7.
Ustedes que han recibido el sa-
cerdocio desearán ceñirse a ese
“santo orden” al que han sido llama-
dos y ordenados. Ustedes entienden
que cada bendición prometida con-
lleva responsabilidades. Al cumplir

L I A H O N A
48
preguntó a José y a María: ¿No sabí-
ais que en los negocios de mi Padre
me es necesario estar? Lo que hagáis
conforme a la voluntad del Señor es
Gratitud
asunto del Señor”11. De modo que, el Élder Steven E. Snow
que ustedes posean el sacerdocio y De los Setenta
cumplan con su deber a Dios no es
sólo una seria responsabilidad sino
también un privilegio extraordinario.
A veces ustedes pueden conside-
rar que sus padres y líderes respon- “La gratitud se puede aumentar al reflexionar constantemente en
den como lo hicieron María y José.
Después de que Jesús contestó ha- nuestras bendiciones y al dar gracias en nuestras oraciones
ciendo esa importante pregunta diarias”.
sobre los asuntos de Su Padre, Lucas
dice: “Mas ellos no entendieron las
palabras que les habló”12. “He esperado toda mi vida para
No obstante, ¡pongan cuidadosa ver el Gran Cañón”, exclamó el
atención a lo que Jesús hizo! Es un hombre. “¿Cómo es ese lugar?”
ejemplo de lo que debemos hacer si “No sé”, dijo Paul, “nunca he es-
realmente hemos de cumplir nuestro tado allá”.
deber a Dios. “Y descendió con ellos, “¿Me vas a decir”, respondió el
y volvió a Nazaret, y estaba sujeto a hombre, “que vives a dos horas y
ellos… Y Jesús crecía en sabiduría y media de camino de una de las siete
en estatura, y en gracia para con maravillas del mundo y nunca has
Dios y los hombres”13. estado allí?”
Deben recordar que su deber a “Así es”, dijo Paul.
Dios está claramente vinculado a sus Luego de un momento, el hombre
deberes para con los miembros de su dijo: “Bueno, creo que puedo enten-
propia familia, en particular sus pa- der eso. Mi esposa y yo hemos vivido
dres. No sólo al estar debidamente en Manhattan por más de veinte
sujetos y sumisos a Dios, sino tam- años y nunca hemos visitado la
bién a los padres y líderes del sacer- Estatua de la Libertad”.
docio, podemos en verdad cumplir “Yo he estado allí”, dijo Paul.
nuestro deber a Dios. Ruego que
todos seamos como Samuel, que dijo
al Señor: “Habla, porque tu siervo
oye”14. En el nombre de Jesucristo.
Amén. 
H abiendo crecido en el Sur
de Utah, algunos de noso-
tros solíamos buscar em-
pleo en las muchas gasolineras que
estaban a lo largo de la Ruta 91, la
¿No es una ironía el que a menu-
do viajemos muchos kilómetros para
ver las maravillas de la naturaleza o
de la creación del hombre y, sin em-
bargo, pasamos por alto la belleza
que pasa por el centro de la ciudad que está a nuestro alrededor?
NOTAS de Saint George. Mi hermano Supongo que es parte de la natu-
1. Véase 1 Samuel 3:4–8. menor, Paul, que en aquel entonces raleza humana el buscar la felicidad
2. 1 Samuel 3:7. tenía 18 años, trabajaba en el en otra parte. El logro de una carre-
3. 1 Samuel 3:10. Servicentro Tom, una estación de ra, la búsqueda de las riquezas y las
4. 1 Samuel 3:19. servicio situada como a tres cuadras recompensas materiales pueden nu-
5. Gordon B. Hinckley, “El consejo y la de nuestro hogar. blar nuestra perspectiva y, a menu-
oración de un profeta en beneficio de la ju- Un día de verano llegó un auto do, nos llevan a tener una falta de
ventud”, Liahona, abril de 2001, pág. 30. con placas de Nueva York y el con- aprecio por las ricas bendiciones de
6. D. y C. 88:119. ductor pidió que llenaran el tanque. nuestras circunstancias actuales.
7. Alma 7:22. (Hago notar a ustedes, hermanos Es precario pensar continuamen-
8. Véase Alma 7:11 y D. y C. 18:11. menores de treinta años, que en esos te por qué no se nos ha dado más.
9. Lucas 2:48–49. días el dependiente llenaba el tan- Sin embargo, es beneficioso y humil-
10. Véase D. y C. 64:29. que, lavaba el parabrisas y revisaba de pensar continuamente en por qué
11. Harold B. Lee, Stand Ye in Holy el aceite). Mientras Paul limpiaba el se nos ha dado tanto.
Places, 1974, pág. 255. parabrisas, el conductor le preguntó Un antiguo proverbio dice: “La
12. Lucas 2:50. cuán lejos quedaba el Gran Cañón y mayor riqueza está en conformarse
13. Lucas 2:51–52. Paul respondió que estaba a unos con lo que se tiene”.
14. 1 Samuel 3:10. 240 kilómetros. En su carta a los filipenses, Pablo

E N E R O D E 2 0 0 2
49
Los miembros de los Quórumes de los Setenta escuchan durante una de las sesiones de la conferencia.

escribió: “No lo digo porque tenga cuando te acuestes por la noche, bendiciones y nombrarlas una por
escasez, pues he aprendido a con- acuéstate en el Señor, para que él te una” (en Conference Report, abril de
tentarme, cualquiera sea mi situa- cuide en tu sueño; y cuando te le- 1961, págs. 7–8).
ción” (Filipenses 4:11). vantes por la mañana, rebose tu co- En todas nuestras oraciones se
Alma instruyó a su hijo Helamán, razón de gratitud a Dios; y si haces debe incluir una constante expresión
dándole un consejo que todos los estas cosas, serás enaltecido en el de gratitud. A menudo se ofrecen las
padres deberían dar a sus hijos: postrer día” (Alma 37:37). oraciones por bendiciones específicas
“Consulta al Señor en todos tus he- Alma dijo: “…rebose tu corazón que nosotros, ante nuestro entendi-
chos, y él te dirigirá para bien; sí, de gratitud a Dios…” El Señor desea miento incompleto, creemos necesi-
que demos gracias. En Tesalonicenses, tar. Aun cuando el Señor contesta
leemos: “Dad gracias en todo, porque las oraciones de acuerdo con Su vo-
esta es la voluntad de Dios para luntad, seguramente se debe sentir
con vosotros en Cristo Jesús” complacido cuando ofrecemos ora-
(1 Tesalonicenses 5:18). ciones humildes de gratitud.
Como poseedores del sacerdocio Hermanos, la próxima vez que ore-
debemos esforzarnos en forma cons- mos, en vez de presentar petición tras
tante por aumentar nuestra gratitud. petición al Señor para nuestro benefi-
La gratitud se puede aumentar al re- cio, démosle sinceras gracias por todo
flexionar constantemente en nues- con lo que Él nos ha bendecido.
tras bendiciones y al dar gracias en El presidente Joseph F. Smith nos
nuestras oraciones diarias. ha instruido que “el espíritu de grati-
El presidente David O. McKay ha tud es siempre agradable y satisfac-
dicho: “El joven que cierra su puerta torio, porque lleva consigo una
tras de sí, y las cortinas de su venta- sensación de ayudar a otros; engen-
na y en silencio suplica a Dios por dra amor y amistad, y procrea in-
ayuda, primero debe derramar su fluencia divina. Se dice que la
alma en gratitud por su salud, por gratitud es la memoria del corazón”
sus amigos, por sus seres queridos, (Joseph F. Smith, Doctrina del
por el Evangelio y por las manifesta- Evangelio, pág. 256).
ciones de la existencia de Dios; pri- En octubre de 1879, se llamó a un
mero debe contar sus muchas grupo de 237 Santos de los Últimos

L I A H O N A
50
Días de varios asentamientos peque-
ños del suroeste de Utah para ir a es-
tablecer una nueva ruta y colonizar
lo que ahora es el Condado de San
El crear o continuar
Juan, en el sureste de Utah. La jorna-
da debería haberles llevado seis se-
manas, pero les llevó casi seis meses.
eslabones del
sacerdocio
Su lucha y heroísmo está documen-
tado, en particular la travesía casi
imposible del cruce del río Colorado
en el punto denominado Hole-in-
the-rock. Los que han visitado ese Élder Keith K. Hilbig
lugar se maravillan de que carroma- De los Setenta
tos y tiros de animales hayan podido
bajar por esa estrecha quebrada entre
las paredes del cañón de roca roja
para llegar hasta el río Colorado, allá
muy abajo. Una vez que cruzaron el “Cuando servimos rectamente… fortalecemos nuestro eslabón del
río Colorado, sin embargo, les espe-
raban muchas otras pruebas camino sacerdocio y lo afianzamos a aquellos que nos han precedido así
al Condado de San Juan. Cansados y como a los que vendrán después”.
agotados, a principios de abril de
1880, se enfrentaron al último obs-
táculo: Comb Ridge. El lugar era una cadena de hombres dignos que hon-
cadena de cerros de arenisca sólida ren el sacerdocio y presten servicio en
que formaba un empinado muro de el Reino, y de ese modo unir familias
cerca de 300 metros de altura. de generación en generación. Sobre
Ciento veinte años más tarde, ese vínculo personal en esa cadena del
nuestra familia subió Comb Ridge un sacerdocio quisiera hablar esta noche.
iluminado día de primavera. La cade- En cada dispensación, se ha dado
na de cerros era una empinada peli- el sacerdocio a hombres fieles con el
grosa. Era difícil imaginar que fin de llevar a cabo los propósitos del
carromatos, tiros, hombres, mujeres y Señor. En las Escrituras se cuenta
niños hubieran hecho tal ascenso. cómo la autoridad del sacerdocio fue
Pero bajo nuestros pies estaban las pasando de profeta a profeta, co-
marcas de las ruedas de esos carroma- menzando con Adán.
tos como evidencia de su lucha hace En sentido figurado, nosotros
tanto tiempo. ¿Cómo se sintieron des- somos parte de esa cadena del sacer-
pués de perseverar tanto? ¿Estaban docio que se remonta hasta el co-
amargados después de tantos meses mienzo de esta tierra. Sin embargo,
de duro trabajo y privaciones? cada uno de nosotros está literal-
¿Criticaron a sus líderes por haberlos
mandado a tan ardua jornada y haber-
les pedido que renunciaran a tanto?
Nuestras preguntas se contestaron al
llegar a la cima de Comb Ridge. Allí
E n esta vasta congregación de
poseedores del sacerdocio,
reunidos aquí y por todo el
mundo, se encuentran varias gene-
raciones: decenas de millares de
mente ocupado en la importante
tarea de crear nuestro propio esla-
bón fuerte del sacerdocio para poder
unirnos a nuestros antepasados y a
nuestra propia posteridad.
estaban grabadas desde hacía mucho hijos, padres, abuelos e incluso bisa- Si alguien no obtiene el
tiempo las palabras en arenisca roja: buelos, todos los cuales tienen fe en Sacerdocio de Melquisedec ni lo
“Te damos las gracias, oh Dios”. Cristo, se esfuerzan por guardar Sus honra, su eslabón se perderá y no
Hermanos, ruego que podamos mandamientos y desean servirle. será posible obtener la vida eterna
mantener nuestro corazón lleno de Algunos forman parte de una larga (véase D. y C. 76:79; 84:41–42). Por
agradecimiento y aprecio por lo que tradición de poseedores del sacerdo- esa razón, nuestra Iglesia hace un
tenemos y no pensar continuamente cio, remontándose a una época pasa- gran esfuerzo para enseñar el mensa-
en lo que no es nuestro. Como posee- da. Otros son los primeros en sus je de la Restauración a todos los que
dores del sacerdocio, adoptemos una respectivas familias en poseer el sacer- estén dispuestos a escuchar y para
actitud de agradecimiento en todo lo docio de Dios. Pero todos tienen preparar a todos los que tengan el
que hagamos, es mi oración, en el la oportunidad, y la responsabilidad, deseo de obtener las bendiciones del
nombre de Jesucristo. Amén.  ya sea de crear o de continuar una sacerdocio y del templo.

E N E R O D E 2 0 0 2
51
El privilegio que tenemos de po- Por mucho tiempo, el Señor ha Por tanto, ya sea la primera o la
seer el sacerdocio de Dios esta deseado que ustedes creen o conti- quinta generación de su familia que
noche tuvo sus comienzos en nues- núen en su familia la cadena de fie- posea el sacerdocio, cada uno de no-
tra existencia preterrenal. El profe- les poseedores del sacerdocio. La fe sotros ha venido a la tierra con un
ta Alma explicó que los hombres de ustedes y el uso prudente del al- patrimonio personal de fidelidad y
que han sido ordenados al bedrío, tanto en la existencia prete- con el conocimiento de que fuimos
Sacerdocio de Melquisedec en la rrenal como aquí en la tierra, fue lo llamados antes de nacer. Eso nos
tierra han sido “llamados y prepara- que les permitió recibir el “santo brinda una firme determinación de
dos desde la fundación del mundo llamamiento” del sacerdocio. siempre honrar el sacerdocio y, de
de acuerdo con la presciencia de En 1844, el profeta José Smith ese modo, crear o continuar una fa-
Dios, por causa de su fe excepcio- declaró: “Todo hombre que recibe el milia unida por generaciones en la
nal y buenas obras, habiéndoseles llamamiento de ejercer su ministerio Iglesia y en el reino celestial.
concedido primeramente escoger el a favor de los habitantes del mundo, A menudo definimos “sacerdo-
bien o el mal; por lo que, habiendo fue ordenado precisamente para ese cio” como el poder y la autoridad de
escogido el bien y ejercido una fe propósito en el gran concilio celes- actuar en el nombre de Dios sobre la
sumamente grande, son llamados tial antes que este mundo fuese” tierra. Pero el servicio a nuestro
con un santo llamamiento…” (Enseñanzas del Profeta José Smith, Salvador, a nuestra familia y a nues-
(Alma 13:3). págs. 453–454). tro prójimo también es parte de
nuestro sacerdocio. El Salvador
desea que ejerzamos el sacerdocio
principalmente en beneficio de los
demás. Nosotros no podemos darnos
bendiciones a nosotros mismos ni
bautizarnos a nosotros mismos, ni
proporcionar las ordenanzas del
templo para nosotros mismos. En
vez de ello, todo poseedor del sacer-
docio debe confiar en otros para que
con amor ejerzan la autoridad y el
poder de su sacerdocio para ayudar a
cada uno de nosotros a progresar es-
piritualmente.
Pude aprender la importancia del
servicio en el sacerdocio no sólo al
observar a mi abuelo, padre y her-
mano magnificar sus llamamientos,
sino también a los hermanos de mi
barrio que eran modelos del sacer-
docio para mí.
Como maestro recién ordenado
en el Sacerdocio Aarónico, mi pri-
mer compañero de orientación fa-
miliar fue Henry Wilkening, un
miembro del sumo consejo que era
más de 60 años mayor que yo; era
un inmigrante alemán, zapatero de
profesión, corto de estatura, pero
un pastor fiel y lleno de energía
para las familias que nos habían
sido asignadas. Yo iba a la carrera
detrás de él (porque parecía cami-
nar y subir escaleras mucho más rá-
pido que yo) durante nuestras
visitas mensuales a familias que vi-
vían en circunstancias que nunca
me imaginé que existieran. Él espe-
raba que yo diera una parte de la
lección y concertara todas las citas,

L I A H O N A
52
pero lo que más hacía era escuchar
y observar mientras ayudaba a her-
manos y hermanas que tenían di-
versas necesidades espirituales,
“Alguna gran cosa”
sociales, económicas y emocionales, Presidente James E. Faust
las que a los 14 años de edad ni me Segundo Consejero de la Primera Presidencia
imaginaba que existieran.
Empecé a darme cuenta de cuán-
tas cosas buenas podía llevar a cabo
un fiel poseedor del sacerdocio.
Observé al hermano Wilkening crear “Que todos seamos fieles al hacer las cosas comunes y corrientes
un fuerte eslabón del sacerdocio
para sí mismo a través del tierno ser- que prueban nuestra dignidad, ya que ellas nos guiarán hacia
vicio que prestaba a esas familias ne- grandes cosas y nos harán merecedores de ellas”.
cesitadas, y a mí, en mi juventud.
Los muchos poseedores del sacer-
docio a los que observaba cuando cosa”, tal como trabajar en el
era joven me enseñaron que el pres- Templo de Nauvoo, pero muchos no
tar servicio a los demás no depende se sienten tan entusiasmados de
del tener un título, un llamamiento hacer algunas de esas cosas básicas.
específico o un puesto formal en la Todos estamos familiarizados con
Iglesia. En vez de ello, la oportuni- el relato del Antiguo Testamento
dad surge como parte inherente del sobre Naamán, general del ejército
hecho de que la persona ha recibido sirio, quien era leproso. Una joven
el sacerdocio de Dios. sierva israelita dijo a la esposa de
El presidente J. Reuben Clark, Naamán que había un profeta en
Jr., acertadamente enseñó en la Israel que podía sanarlo. Naamán
conferencia general de abril de fue con sus caballos y su carro a la
1951: “Cuando servimos al Señor, casa de Eliseo, el cual envió a un
no interesa dónde sino cómo lo ha- mensajero para decirle: “Vé y lávate
cemos. En La Iglesia de Jesucristo siete veces en el Jordán, y tu carne
de los Santos de los Últimos Días, se te restaurará, y serás limpio”1.
uno debe aceptar el lugar que se Jovencitos, ¡ustedes ya saben lo
le haya llamado a ocupar y no debe que es cuando muestran las manos a
ni procurarlo ni rechazarlo”
(“Llamados a servir ”, Liahona,
enero de 1998, pág. 7).
Cuando servimos rectamente con
todo nuestro corazón, cualquiera sea
M is queridos hermanos del
sacerdocio de Dios de todo
el mundo, me siento com-
placido de ser contado como uno de
ustedes. Esta noche quisiera desafiar
su madre y ella los mandan a lavárse-
las! Pero Naamán no era un jovenci-
to. Él era general del ejército sirio y
se sintió ofendido de que Eliseo lo
mandara a lavarse en el Jordán. Por
la responsabilidad que hayamos reci- al sacerdocio de la Iglesia a estar lo tanto, “se fue enojado”2. Uno de
bido, fortalecemos nuestro eslabón más dedicados a hacer las cosas que los siervos de Naamán, con sabidu-
del sacerdocio y lo afianzamos a edifican la fe, el carácter y la espiri- ría, lo reconvino, diciéndole: “si el
aquellos que nos han precedido así tualidad. Esas son las obligaciones profeta te mandara alguna cosa, ¿no
como a los que vendrán después. rutinarias del sacerdocio que debe- lo harías? ¿Cuánto más, diciéndote:
Doy testimonio solemne de la di- mos hacer cada día, semana, mes, Lávate, y serás limpio?”3 Naamán se
vinidad y del sacrificio expiatorio del año tras año. La obra de la Iglesia arrepintió y siguió el consejo del pro-
Salvador, y de la restauración de Su depende de cosas fundamentales, feta. La lepra desapareció y “su carne
sacerdocio, el cual tenemos el privi- tales como el pago de diezmos, el se volvió como la carne de un niño, y
legio de portar, y ruego que todo hijo cuidado de los deberes familiares y quedó limpio”4. En este caso, “alguna
y padre que participe de esta reunión del sacerdocio, el cuidado del pobre gran cosa” fue extraordinariamente
tome la determinación esta noche de y del necesitado, el orar diariamen- sencilla y fácil de hacer.
servir fielmente al Señor al honrar el te, el estudio de las Escrituras y la En la historia moderna de la Iglesia
sacerdocio y afianzar firmemente su noche de hogar, la orientación fami- tenemos ejemplos de marcados con-
eslabón personal a la cadena del sa- liar, la participación en la actividad trastes en hombres que fueron alta-
cerdocio que lo unirá a él, a sus an- del quórum y el asistir al templo. Si mente favorecidos por el Señor. Uno
tepasados y a su posteridad a través el Presidente de la Iglesia nos llama- de ellos, Hyrum Smith, permaneció
de la eternidad. En el nombre de ra, estaríamos listos, disponibles y totalmente fiel y dedicado, aun hasta
Jesucristo. Amén.  dispuestos a hacer “alguna gran al dar su propia vida, mientras que el

E N E R O D E 2 0 0 2
53
En contraste, el presidente Heber
J. Grant dijo de Hyrum Smith: “No
existe mejor ejemplo del amor de un
hermano mayor que el que se mani-
festó en la vida de Hyrum Smith
hacia el profeta José Smith… Eran
tan unidos, afectuosos y cariñosos
entre sí como lo pudiesen ser hom-
bres mortales… Nunca hubo una
partícula de celos en el corazón de
Hyrum Smith. Ningún hombre mor-
tal podría haber sido más leal, más
verídico, más fiel en la vida o en la
muerte que Hyrum Smith hacia el
profeta del Dios viviente”9.
Él respondió a toda necesidad y
pedido de su hermano menor José,
quien guió la Iglesia y recibió las re-
velaciones que tenemos en la actua-
lidad. Hyrum fue constante día con
día, mes con mes, año tras año.
Después de la muerte de su her-
otro, Oliver Cowdery, a pesar de casa de nuestro Padre, de la cual te mano Alvin, Hyrum terminó de
haber sido testigo de “alguna gran has alejado, …y a reanudar tu testi- construir la casa de armazón blanca
cosa” de la historia de la monio de la veracidad del Libro de para sus padres. Después que José
Restauración, se dejó cegar por su Mormón”6. Oliver compareció ante hubo recibido las planchas de oro,
ambición personal y perdió su lugar el quórum de sumos sacerdotes y Hyrum proporcionó la caja de made-
exaltado en el liderazgo de la Iglesia. dijo: “Hermanos, por muchos años ra para guardarlas y protegerlas.
Oliver Cowdery compartió con el he estado separado de ustedes y Cuando las planchas se hubieron tra-
profeta José Smith muchos de los ahora deseo regresar. Quiero regre- ducido, José confió a Hyrum la copia
acontecimientos extraordinarios de sar con humildad y ser uno entre us- impresa del manuscrito. Hyrum, a
la Restauración, como sus propios tedes. No busco ningún puesto; sólo menudo acompañado por Oliver
bautismos bajo la autoridad de Juan quiero volver a ser contado entre us- Cowdery, llevaba a diario hojas a la
el Bautista, el conferimiento del tedes. Estoy fuera de la Iglesia; no imprenta y pasaba a recogerlas10.
Sacerdocio Aarónico, las maravillo- soy miembro de ella; deseo volver a Hyrum trabajaba como agricultor
sas apariciones en el Templo de ser miembro de la Iglesia. Quiero y obrero para mantener a su familia,
Kirtland y el haber escrito de su entrar por la puerta; yo sé cual es. pero después de que la Iglesia se or-
puño y letra “todo el Libro de No quiero pedir que se haga ningu- ganizó en 1830, aceptó el llama-
Mormón (salvo algunas pocas pági- na excepción. Vengo con humildad miento para presidir la Rama
nas) tal como salía de los labios del y me entrego a la decisión de este Colesville. Junto con su esposa e
profeta José Smith”5. Nadie, con ex- grupo, porque sé que sus decisiones hijos se fue a vivir con la familia de
cepción del profeta José, fue más son correctas y deben obedecerse’ ”7. Newell Knight, donde pasó la mayor
honrado con el ministerio de ángeles También dio su testimonio con parte del tiempo “predicando el
que Oliver Cowdery. estas palabras: “Amigos y hermanos: Evangelio cada vez que encontraba
Pero cuando el profeta José se vio Me llamo Cowdery, Oliver Cowdery. a quien quisiera escucharle”11. Como
ante tiempos difíciles, Oliver lo criti- En los principios de la historia de la buen misionero, no sólo predicó
có y se alejó de él. A pesar de los es- Iglesia yo formaba parte de [uste- cerca de su casa sino que también
fuerzos que hizo el Profeta para des]… Yo… toqué con las manos fue a la costa este y al sur de los
tenderle una mano de amistad, se las planchas de oro de las cuales se Estados Unidos. En 1831, fue con
volvió hostil contra el Profeta y con tradujo [el Libro de Mormón]. John Murdock a Misuri y predicó a
la Iglesia, y fue excomulgado el 12 También tuve en las manos los intér- lo largo del camino12.
de abril de 1838. pretes. Ese libro es verdadero. No lo Cuando en 1833 se anunció la
Pocos años después de la muerte escribió Sidney Rigdon ni lo escribió construcción del Templo de
del Profeta, Oliver se arrepintió y el señor Spaulding; yo lo escribí a Kirtland, Hyrum tomó inmediata-
expresó su deseo de volver a la medida que provenía de los labios mente su guadaña y limpió de male-
Iglesia. En respuesta, Brigham Young del Profeta”8. A pesar de que regre- zas el predio del templo y comenzó a
le escribió el 22 de noviembre de só, Oliver perdió su lugar exaltado cavar para poner los cimientos. En
1847, invitándolo a “Regresar a la en la Iglesia. 1834, cuando se organizó el Campo

L I A H O N A
54
de Sión, Hyrum ayudó a Lyman varios premios y honores por sus lo- Dios, ese acto de sacrificio une nues-
Wight a reclutar miembros para el gros científicos. Fue decano del tro corazón al de Él y sentimos que
campo y guió a un grupo de santos Colegio Universitario de Minas y nuestro amor por El aumenta”.
desde Michigan a Misuri. Recursos Minerales y profesor de in- “Cuando prestamos cualquier ser-
Al ser probado de ese modo en las geniería de la Universidad de Utah. vicio en el reino, —ya sea enseñan-
cosas pequeñas, Hyrum fue llamado Pero como persona, el élder Hill era do una lección… o envasando en la
como Presidente Auxiliar de la humilde, modesto y totalmente de- Manzana de Bienestar— nos será de
Iglesia en diciembre de 1834. Prestó dicado. Prestó servicio como obispo mucho menos beneficio si sólo lo
servicio bajo la dirección de su her- de tres barrios diferentes y como vemos como algo que ‘debemos
mano menor, el profeta José. Representante Regional antes de ser hacer’… Pero si en cambio imagina-
Siempre fue una fuente de fortaleza y llamado como Autoridad General. mos que estamos depositando sobre
consuelo para su hermano, ya fuera Después de haber sido relevado de el altar de Dios nuestros talentos o
en el servicio de la Iglesia o en la cár- Autoridad General, sirvió como la dedicación de nuestro tiempo,
cel de Liberty. Cuando empezaron consejero en un obispado. Su último como el asistir a una inoportuna
las persecuciones y José huyó de la llamamiento, cuando ya su salud co- reunión de la Iglesia, entonces nues-
chusma en 1844, Hyrum fue con él. menzaba a decaer, fue como director tro sacrificio se convierte en un acto
Mientras se encontraban a la orilla de envasados de estaca y miembro personal y de adoración hacia Él”14.
del río, pensando si debían regresar, del coro de barrio. Él cumplió esos Un relato que compartió con no-
José se volvió a Hyrum y le dijo: “Tú últimos llamamientos con la misma sotros nuestro amado compañero, el
eres el mayor, ¿qué hacemos?”. dedicación con la que cumplió todos élder Henry B. Eyring, ilustra aún
“Regresemos y entreguémonos y los demás. Hizo todo lo que se le más ese principio de dedicación. Este
afrontemos lo que sea”13, respondió pidió hacer; no tuvo que ser “alguna relato es acerca de su padre, el gran
Hyrum. cosa grande”. científico Henry Eyring, que prestó
Regresaron a Nauvoo y fueron lle- Como dijo un amigo mío una vez: servicio en el sumo consejo de la
vados a Carthage donde murieron “Cuando sacrificamos nuestros ta- Estaca Bonneville. Él era responsable
como mártires, con minutos de dife- lentos o nuestros honores terrenales de la granja de la estaca, en la que
rencia el uno del otro. Hyrum había o académicos o nuestro tiempo cada había un campo de cebollas al que
sido fiel a su responsabilidad, aún vez más limitado sobre el altar de debían mantener desmalezado. En
hasta al dar su propia vida. En todo
respecto, fue un discípulo del
Salvador; pero fueron sus esfuerzos
cotidianos los que lo hicieron verda-
deramente grande. En cambio,
Oliver Cowdery fue grande cuando
palpó las planchas y fue asistido por
ángeles, pero cuando le fue requeri-
do perseverar fielmente ante las
pruebas y los desafíos cotidianos,
Oliver flaqueó y se alejó de la Iglesia.
No probamos nuestro amor por el
Salvador sólo al hacer “alguna gran
cosa”. Si el Profeta personalmente les
pidiera ir a una misión en algún lugar
extraño y exótico, ¿irían? Con seguri-
dad harían todo lo posible por ir.
Pero, ¿qué decimos del pago de diez-
mos?, ¿del llevar a cabo la orienta-
ción familiar? Demostramos nuestro
amor por el Salvador al llevar a cabo
pequeños actos de fe, devoción y
bondad por los demás, los cuales de-
finen nuestro carácter. Eso se demos-
tró muy bien en la vida del doctor
George R. Hill III, que fue Autoridad
General y falleció hace pocos meses.
El élder Hill fue una autoridad
mundial en el campo del carbón y
un renombrado científico. Recibió

E N E R O D E 2 0 0 2
55
esa época, él tenía casi ochenta años un gran potencial. La televisión, que se le dijo: “Bien, buen siervo y fiel;
y padecía de un doloroso cáncer de es una gran bendición para la huma- sobre poco has sido fiel, sobre mucho
huesos. Él se asignó a sí mismo la nidad, fue concebida por un adoles- te pondré; entra en el gozo de tu
tarea de sacar las hierbas aun cuando cente en Idaho mientras hacía señor”18. Que todos seamos fieles al
el dolor era tan intenso que tenía surcos derechos en el campo de su hacer las cosas comunes y corrientes
que echarse boca abajo y arrastrarse padre con una rastra de discos. Él que prueban nuestra dignidad, ya
con los codos. El dolor era demasia- pensó que podría transmitir líneas que ellas nos guiarán hacia grandes
do fuerte para permitirle arrodillarse. rectas desde un aparato de disección cosas y nos harán merecedores de
Pero aún así sonreía, se reía y habla- de imágenes para ser reproducidas ellas. Testifico de ello en el nombre
ba feliz con los demás que habían ido en otro16. En ocasiones no vemos el de Jesucristo. Amén. 
ese día a desmalezar el campo de ce- potencial de hacer cosas que pare-
bollas. Ahora voy a citar lo que el cen insignificantes. Ese muchacho NOTAS
élder Eyring dijo al respecto: de 14 años estaba haciendo un tra- 1. 2 Reyes 5:10.
“Una vez que el trabajo estuvo bajo común y corriente cuando esa 2. 2 Reyes 5:12.
terminado y se desmalezaron las ce- extraordinaria idea le vino a la 3. 2 Reyes 5:13.
bollas, alguien le dijo: ‘Henry, tú no mente. Como Nefi dijo una vez: “Y 4. 2 Reyes 5:14.
sacaste esas hierbas, ¿verdad? A esas así vemos que por pequeños medios 5. Reuben Miller, Journal, 1848–1849,
se les roció con químicos hace dos el Señor puede realizar grandes Family and Church History Department
días, y se hubieran secado de todas cosas”17. Archives, 21 de octubre de 1848; puntua-
formas’. Jóvenes, ustedes son una genera- ción y ortografía actualizadas.
“Papá no podía contener la risa. ción escogida para quienes el futuro 6. Carta de Brigham Young a Oliver
Él pensó que era lo más divertido; encierra grandes promesas. El futuro Cowdery, 22 de noviembre de 1847, citada
pensó que lo que le había pasado era puede requerirles que compitan con por Susan Easton Black en Who’s Who in
algo muy chistoso. Todo ese día otros jóvenes en un mercado mun- the Doctrine & Covenants, 1997, pág. 76.
había trabajado sacando las hierbas dial; necesitan capacitación especial. 7. Citado por el presidente Gordon B.
equivocadas; ésas habían sido rocia- Es posible que sean elegidos para ser Hinckley, véase “Magnifiquemos nuestro
das químicamente y hubieran muer- capacitados, no por haber logrado llamamiento”, Liahona, julio de 1989,
to de todos modos. algo grande o extraordinario, sino pág. 59
“Yo le pregunté: ‘Papá, ¿cómo porque obtuvieron el premio Scout 8. Citado por el presidente Gordon B.
puedes reírte de algo así?’… Águila, el Premio Mi deber a Dios, Hinckley, véase “Magnifiquemos nuestro
“Él me dijo algo que nunca olvi- se graduaron de seminario o sirvie- llamamiento”, Liahona, julio de 1989,
daré: ‘Hal, yo no estaba allí para ron una misión. pág. 59
sacar malezas’ ”15. En la parábola de los talentos, a 9. Heber J. Grant, “Hyrum Smith and
Las pequeñas cosas pueden tener quien había aumentado sus talentos His Distinguished Posterity”, Improvement
Era, agosto de 1918, págs. 854–855.
10. Ronald K. Esplin, “Hyrum Smith,
The Mildness of a Lamb, the Integrity of
Job,” Ensign, febrero de 2000, pág. 32.
11. “Newel Knight’s Journal,” de
“Scraps of Biography” en Classic Experiences
and Adventures, 1969, pág. 65.
12. Véase D. y C. 52:8–10.
13. Véase Hyrum Smith—Patriarch, tal
como se cita en la revista Ensign, febrero
de 2000, pág. 36.
14. James S. Jardine, “Consecration
and Learning,” On Becoming a Disciple-
Scholar, 1995, pág. 80.
15. Henry B. Eyring, “Waiting upon the
Lord,” charla fogonera efectuada en la
Universidad de Brigham Young, 30 de
septiembre de 1990, págs. 7–8.
16. Historia de Philo Farnsworth,
“Dr. X’s Instant Images”, U.S. News &
World Report, 17 de agosto de 1998,
pág. 44.
17. 1 Nefi 16:29.
18. Mateo 25:23.

L I A H O N A
56
papeles para todos los intentos falli-

El deber nos llama dos del comenzar el discurso y que


suelen ser parte de esa etapa de la
preparación. Comencé hacia las
Presidente Thomas S. Monson siete de la tarde y no había escrito
Primer Consejero de la Primera Presidencia ni una línea satisfactoria hacia la
una de la madrugada. La papelera
estaba llena, y mi mente, vacía.
¿Qué iba a hacer? El reloj avanzaba
y, ¡a toda velocidad! Entonces, me
“Todos tenemos el deber solemne de honrar el sacerdocio y detuve y elevé una oración.
Poco después, recordé de pronto
esforzarnos por traer al Señor muchas y valiosas almas”. la tristeza de mis vecinos Mark y
Wilma Shumway cuyo hijo menor
conferencia general de abril de 1966. había fallecido hacía poco, y pensé
Aunque eso ocurrió hace treinta y Quizá podría dirigir mi mensaje direc-
cinco años, lo recuerdo vívidamente. tamente a ellos y, a la vez, a todos los
Había recibido la asignación de demás, puesto que, ¿quién no ha perdi-
hablar en una de las sesiones de la do a un ser querido y llorado esa muer-
conferencia, por lo que preparé y me te? Apenas podía mecanografiar con
aprendí de memoria el mensaje titu- la rapidez con que los pensamientos
lado “Cómo hacer frente a tu acudían a mi mente.
Goliat”, el cual se basaba en el rela- Cuando las primeras luces de la
to del famoso enfrentamiento entre alborada comenzaban a filtrarse por
David y Goliat de la antigüedad. la ventana de la cocina, terminé el
Entonces me llamó por teléfono discurso. Todavía tenía que apren-
el presidente David O. McKay. La derlo y luego pronunciarlo al
conversación fue más o menos así: mundo. Cuánto me costó en aquella
“Hermano Monson, le habla el pre- ocasión preparar la asignación de un
sidente McKay. ¿Cómo se encuentra profeta. Sin embargo, nuestro Padre
usted?”. Celestial oyó mi oración. Jamás olvi-
Respiré profundamente y le con- daré esa experiencia.

M is queridos hermanos, es
una responsabilidad impo-
nente y, al mismo tiempo
un privilegio, cumplir con la asigna-
ción de dirigirles la palabra esta
testé: “Estoy muy bien, Presidente,
esperando la conferencia”.
“Por eso le llamo, hermano
Monson. La sesión del sábado por la
mañana se retransmitirá el domingo
Dos importantísimos pasajes de las
Escrituras inundaron mi alma al ter-
minar la sesión de la conferencia. Los
dos son conocidos para ustedes, her-
manos. No tienen fecha de caduci-
noche. El entusiasmo y la expectati- como el mensaje de Pascua de dad. Primero, de Nefi de antaño: “Iré
va de la conferencia general, inclui- Resurrección al mundo. Yo hablaré y haré lo que el Señor ha mandado,
da la reunión general del sacerdocio, de ese tema y quisiera que usted ha- porque sé que él nunca da manda-
y el participar en ella ya sea perso- blase también de ese mismo particu- mientos a los hijos de los hombres sin
nalmente, por satélite o por televi- lar en esa importante sesión”. prepararles la vía para que cumplan
sión, nos regocija el corazón. “Naturalmente, Presidente. Lo lo que les ha mandado”2.
El Señor ha indicado con clari- haré con mucho gusto”. El segundo es la promesa que el
dad cuáles son nuestras responsabi- En aquel instante, comprendí sú- Señor mismo hace a ustedes y a mí
lidades y nos ha dado, en la sección bitamente la magnitud de lo que ha- en Doctrina y Convenios: “…iré de-
107 de Doctrina y Convenios, un bíamos hablado, pues de pronto, lante de vuestra faz. Estaré a vuestra
mandato solemne: “Por tanto, “Cómo hacer frente a tu Goliat” ya diestra y a vuestra siniestra, y mi
aprenda todo varón su deber, así no era en realidad apropiado para el Espíritu estará en vuestro corazón, y
como a obrar con toda diligencia en mensaje referente a la Resurrección. mis ángeles alrededor de vosotros,
el oficio al cual fuere nombrado”1. Vi que tenía que comenzar a prepa- para sosteneros”3.
A veces, el desempeño de un rarme de nuevo y que disponía de Muchos de los que estamos reuni-
deber, el cumplimiento de un llama- muy poco tiempo. En efecto, mi dos en esta ocasión poseemos el
miento divino o la reacción a una “Goliat” estaba frente a mí. Sacerdocio de Melquisedec, mientras
inspiración espiritual no nos intimi- Aquella noche, despejé la mesa que otros poseen el Sacerdocio
dan. Pero en ocasiones, el cumplir de la cocina y puse allí mi máquina Aarónico. Todos tenemos el deber
un deber es del todo apabullante, de escribir, un paquete de papel de solemne de honrar el sacerdocio y es-
y eso me ocurrió a mí antes de la carta y, a mi lado, el leal cesto de los forzarnos por traer al Señor muchas y

E N E R O D E 2 0 0 2
57
El obispo Warner, con el amor de
su corazón y con su sentido de res-
ponsabilidad para con un ex presbí-
tero del Sacerdocio Aarónico, del
quórum que él había presidido, “em-
prendió el rescate”, para que ningu-
no se perdiese.
Hay muchos otros, pero yo he co-
nocido personalmente a tres obispos
que, cuando ejercían su cargo en su
barrio, tenían un quórum de presbí-
teros de 48 o más jóvenes, o, en
otras palabras, un quórum completo
de presbíteros como se define en las
Escrituras. Esos tres obispos han sido
Alvin R. Dyer, Joseph B. Wirthlin y
Alfred B. Smith. ¿Se sintieron ellos
La caída de agua afuera de una ventana del lado sur del Centro de agobiados por su tarea? No, en abso-
Conferencias sirve de fondo para los visitantes. luto. Por sus diligentes esfuerzos y
con la ayuda de padres solícitos y las
valiosas almas. Recordamos que Él la palabra y nos contó la historia de bendiciones del Señor, esos obispos
dijo: “…el valor de las almas es gran- Douglas. Al terminar, me preguntó a guiaron a cada miembro de su res-
de a la vista de Dios” 4. ¿Estamos mí: “¿Tengo la responsabilidad de pectivo quórum de presbíteros —
haciendo todo lo que debemos? ayudar a Douglas para que regrese a casi sin excepción— a la ordenación
¿Recordamos las palabras del presi- la Iglesia?”. de élder en el Sacerdocio de
dente John Taylor: “Si no magnificáis Gill me recordó posteriormente Melquisedec, al servicio misional y
vuestros llamamientos, Dios os hará que la respuesta que yo le había dado al matrimonio en el templo del
responsables de aquellos que pudis- fue directa y categórica: “Como tú Señor. El hermano Dyer y el herma-
teis haber salvado si tan sólo hubie- fuiste su obispo, pienso que deberías no Smith han fallecido, pero el élder
rais cumplido con vuestro deber”?5. hacer todo lo que pudieses por traer- Joseph B. Wirthlin, que es miembro
El deseo de ayudar a otra perso- lo de regreso al redil”. del Quórum de los Doce Apóstoles,
na, el ir en busca de la oveja perdi- Sin que Gill Warner lo supiera, la está aquí esta noche con nosotros.
da, no siempre dará frutos de semana anterior, la madre de Élder Wirthlin, su servicio y lideraz-
inmediato. A veces, el progreso es Douglas había ayunado y orado para go para con esos jóvenes, que ya son
lento, incluso imperceptible. Tal fue que alguien ayudase a salvar a su mayores, no se olvidarán jamás.
la experiencia que tuvo mi amigo de hijo. Gill se enteró de ello cuando, Cuando tenía yo doce años de
tantos años, Gill Warner. Hacía después de la reunión, pensó que edad, tuve el privilegio de servir de
poco que le habían llamado a ser debía llamarla y comunicarle su re- secretario de mi quórum de diáco-
obispo cuando Douglas, un miembro solución de prestar ayuda. nos. Recuerdo con alegría las mu-
de su barrio que servía en el campo Gill comenzó la odisea de la re- chas asignaciones que los miembros
misional, transgredió y fue excomul- dención de Douglas. Se comunicó de ese quórum teníamos la oportuni-
gado de la Iglesia. El padre se sintió con él y recordaron viejos y felices dad de llevar a cabo, como el servir
muy triste y la madre quedó deshe- tiempos. Le expresó su testimonio, la sagrada Santa Cena, el reunir las
cha de dolor. Poco después, Douglas le comunicó su amor y le inspiró ofrendas de ayuno cada mes y el cui-
se mudó a otro estado. Pasaron mu- confianza. Pero todo marchaba muy dar los unos de los otros. Pero la
chos años, pero el obispo Warner, lentamente. El desaliento entraba asignación más aterradora para mí
que para entonces era miembro del con frecuencia en escena, pero tuvo lugar en la sesión de liderazgo
sumo consejo, nunca dejó de pensar Douglas avanzaba paso a paso. de una conferencia de mi barrio. El
en qué habría sido de Douglas. Después de un largo tiempo, las ora- miembro de la presidencia de estaca
En 1975 asistí a la conferencia de ciones fueron contestadas, los es- que presidía era William F. Perschon,
la estaca del hermano Warner y tu- fuerzos recompensados y se obtuvo quien llamó a varios oficiales del ba-
vimos la reunión de líderes del sa- la victoria: Douglas recibió la apro- rrio a dirigir la palabra. Entonces,
cerdocio temprano el domingo por bación para ser bautizado. sin ningún previo aviso, el presiden-
la mañana. Hablé del sistema disci- Se fijó la fecha para el bautismo y, te Perschon se puso de pie y dijo:
plinario de la Iglesia y de la necesi- cuando llegó el día, se reunieron los “En seguida, oiremos a Thomas S.
dad de esforzarnos de todo corazón y familiares, y el ex obispo Gill Warner Monson, secretario del quórum de
con amor por rescatar a los que se viajó hasta la ciudad donde vivía diáconos, que nos dará un informe de
hayan extraviado. Gill Warner pidió Douglas y efectuó la ordenanza. su servicio y nos dará su testimonio”.

L I A H O N A
58
No recuerdo absolutamente nada de bajo de estatura era alto en valentía. a Fritz hasta que, hace algunos años,
lo que dije, pero nunca he olvidado Poco después de haber cumplido leí en una revista un artículo refe-
ese episodio. Fritz los diecisiete años, se enroló en rente a aquellos combates navales.
Hermanos, recuerden la admoni- la Marina de los Estados Unidos y Me pregunté si Fritz Hoerold viviría
ción del apóstol Pedro: “…estad siem- partió a entrenamiento. Y así se en- todavía y, si vivía, si residiría en Salt
pre preparados para presentar defensa contró en un gran acorazado en va- Lake City. Por una llamada telefóni-
con mansedumbre y reverencia ante rios y cruentos combates en el ca, le localicé y le envié la revista. Él
todo el que os demande razón de la Pacífico. Su buque sufrió considera- y su esposa me expresaron su agra-
esperanza que hay en vosotros”6. bles estragos y muchos marinos re- decimiento. Habiéndome enterado
Durante la Segunda Guerra sultaron muertos o heridos. de que Fritz todavía no había sido
Mundial, siendo yo adolescente, tuve Fritz regresó a casa con licencia ordenado élder y de que, por lo
el privilegio de servir como presidente después de uno de esos combates y tanto, nunca había ido al templo, le
del quórum de maestros. Se me pidió fue a nuestro quórum de maestros. escribí una carta en la que le instaba
que aprendiera y que luego aplicase el El asesor del quórum le invitó a ha- a hacerse merecedor de las bendicio-
consejo de Doctrina y Convenios, blarnos. ¡Ah!, se veía muy apuesto nes del templo. En dos ocasiones nos
sección 107, versículo 86: “y también con su uniforme azul de la Marina encontramos por casualidad en res-
el deber del presidente del oficio de con sus correspondientes galones de taurantes. Su querida esposa, Joyce,
los maestros es presidir a… [los] ma- guerra. Recuerdo haber pedido a siempre me decía: “¡Siga animando
estros, y sentarse en concilio con Fritz que nos dijese algo que consi- a mi esposo!”. Y sus hijas hacían eco
ellos, enseñándoles los deberes de su derara de beneficio para nosotros. a la petición de su mamá. Yo seguí
oficio, cual se indican en los conve- Con una sonrisa irónica, respondió: alentándolo.
nios”. Procuré hacer lo mejor que “¡Nunca se ofrezcan de voluntarios Hace sólo unas semanas, vi en las
pude por obedecer ese deber. para nada!”. notas necrológicas del periódico que
En ese quórum había un joven Desde aquel tiempo cuando tení- Joyce, la esposa de Fritz, había falle-
llamado Fritz Hoerold. Si bien era amos diecisiete años, no volví a ver cido. ¡Cuánto deseé haber logrado

El Coro del Tabernáculo Mormón proporcionó la música durante tres sesiones de la conferencia general.

E N E R O D E 2 0 0 2
59
mi proyecto particular de llevar a
Fritz al templo! Apunté la hora y el
lugar del servicio funerario de la her-
mana Hoerold, cambié la hora de al-
Tender la mano para
gunos compromisos y fui al funeral.
En cuanto me vio, Fritz se dirigió a
saludarme. Los dos derramamos
unas lágrimas, y me pidió que fuese
ayudar a los demás
el último orador. Presidente Gordon B. Hinckley
Cuando me levanté para hablar,
miré a Fritz y a su familia y dije:
“Fritz, me encuentro aquí hoy en ca-
lidad de presidente del quórum de
maestros del cual tú yo fuimos “Abramos nuestro corazón, tendamos la mano a los demás y
miembros una vez”. Especifiqué que
él y su familia podrían quedar unidos
levantémosles, abramos nuestra billetera, mostremos un amor
como familia para siempre mediante mayor por nuestros semejantes”.
las ordenanzas del templo, ordenan-
zas que me comprometí a oficiar sois linaje escogido, real sacerdocio”
cuando llegase el momento. (1 Pedro 2:9).
Para terminar mi mensaje, conte- Hermanos, seamos dignos del sa-
niendo mis lágrimas de emoción, dije cerdocio que poseemos. Vivamos
a Fritz, para que oyeran y viesen más cerca del Señor. Seamos buenos
todos sus familiares y toda la concu- esposos y padres.
rrencia: “Fritz, mi querido amigo y Cualquier hombre que sea tirano
compañero de la Marina, tú tienes en su hogar es indigno del sacerdo-
valentía, tienes determinación. cio; no puede ser instrumento apto
Estuviste dispuesto a dar la vida por en las manos del Señor cuando no
tu país en tiempos de peligro. Ahora, muestra respeto, ni bondad, ni
Fritz, debes escuchar y seguir la lla- amor hacia la compañera de su
mada del silbato —‘¡Todos a bordo! elección.
¡Levar anclas!’—, para tu jornada a la De la misma forma, cualquier
exaltación. Joyce está allá, esperándo- hombre que sea un mal ejemplo para
te. Sé que tus queridas hijas y tus nie- sus hijos, que no pueda controlar su
tos están orando por ti. Fritz, como tu temperamento, o que se involucre
presidente del quórum de maestros en prácticas deshonestas o inmora-
de hace largo tiempo, me esforzaré
con todo mi corazón y con toda mi
alma por cerciorarme de que no pier-
das el barco que te llevará a ti y a tus
seres queridos a la gloria celestial”.
M is queridos hermanos, al
contemplar la gran asam-
blea de hombres en este
salón y al reconocer que hay dece-
nas de miles más diseminados en el
les, verá anulado el poder de su sa-
cerdocio.
Les recuerdo: “Que los derechos
del sacerdocio están inseparable-
mente unidos a los poderes del cielo,
Le hice el saludo de la Marina. mundo, todos de una mente y un y que éstos no pueden ser goberna-
Fritz se puso de pie y me contestó el corazón, y todos portando la autori- dos ni manejados sino conforme a
saludo. dad del sacerdocio del Dios viviente, los principios de la rectitud.
Hermanos, que cada uno de noso- me siento calmo y humilde. Invoco “Es cierto que se nos pueden con-
tros sea obediente a la máxima: la guía del Espíritu Santo. ferir; pero cuando intentamos encu-
“Cumple tu deber, eso es lo mejor. Lo Este grupo es único en el mundo; brir nuestros pecados, o satisfacer
demás, déjalo al Señor”, ruego, en el no hay nada como él. Ustedes cons- nuestro orgullo, nuestra vana ambi-
nombre de Jesucristo. Amén.  tituyen las legiones del Señor, hom- ción, o ejercer mando, dominio o
bres preparados para la batalla compulsión sobre las almas de los
NOTAS contra el adversario de la verdad, hijos de los hombres, en cualquier
1. D. y C. 107:99. hombres con el deseo de participar grado de injusticia, he aquí, los cie-
2. 1 Nefi 3:7. y hacer su parte, hombres que lle- los se retiran, el Espíritu del Señor es
3. D. y C. 84:88. van el testimonio de la verdad, ofendido, y cuando se aparta, se
4. D. y C. 18:10. hombres que se han sacrificado y acabó el sacerdocio o autoridad de
5. Deseret News Semiweekly, 6 de agosto dado mucho por esta gran causa. tal hombre” (D. y C. 121:36–37).
de 1878, pág. 1. Ruego que el Señor les bendiga, les Hermanos, seamos buenos hom-
6. 1 Pedro 3:15. sostenga y les magnifique. “Vosotros bres, como esos favorecidos del

L I A H O N A
60
Señor, con una concesión de Su di- llegado en decenas de miles de dóla- Setenta y que entró al nivel de
vino poder sobre nosotros. res, en cientos de miles de dólares, Setenta emérito en esta conferencia.
Ahora pasemos a un tema dife- incluso en millones. Ese dinero ha Él es un abogado de mucho talento,
rente, pero relacionado. provenido de miembros generosos de un hombre de sano juicio en empre-
En nuestra reunión del sacerdo- la Iglesia que aman al Señor y desean sas, un hombre de grandes aptitudes.
cio de abril pasado, anuncié un ayudar a los menos afortunados de Ha sido nombrado como director
nuevo programa. Hablé de una gran Su pueblo a progresar en el mundo ejecutivo y, aun cuando está jubila-
cantidad de misioneros de de la economía. Ahora tenemos una do de su trabajo como Setenta, dará
Sudamérica, México y Filipinas, suma considerable; no es todo lo que su tiempo completo para la prosecu-
además de otras áreas; ellos respon- necesitamos. Esperamos que esas ción de esta empresa.
den al llamado y sirven con sus her- contribuciones continúen. El tama- El élder Richard E. Cook, de los
manos y hermanas de Norteamérica. ño del capital determinará el número Setenta, que también ha pasado a
Desarrollan fuertes testimonios; de los que puedan recibir ayuda. ser Autoridad General Emérita, tra-
aprenden una nueva forma de vida. Hoy, seis meses más tarde, deseo bajará con él en la administración
Son altamente eficaces porque ha- darles un informe de lo que se ha lo- de las finanzas. El élder Cook fue
blan su idioma natal y conocen la grado. Primero, llamamos al élder anteriormente Contralor Asistente
cultura de sus propios países. John K. Carmack, que sirvió tan de la compañía Ford Motor, un
Disfrutan de una temporada maravi- bien en el Primer Quórum de los hombre con experiencia en finanzas
llosa de trabajo arduo y dedicado.
Luego se les releva para regresar a Las agujas del Templo de Salt Lake se levantan detrás de los visitantes
su hogar. Sus familias viven en la po- que esperan afuera del Centro de Conferencias.
breza y muchos de ellos caen en la
misma situación de la que salieron,
incapaces de progresar debido a la
falta de destrezas y a la dificultad
consecuente de encontrar buenos
empleos.
Les hablé del Fondo Perpetuo para
la Emigración, que se estableció en la
era pionera de la Iglesia para auxiliar
a los pobres a venir desde Inglaterra y
Europa. Se estableció un fondo rota-
torio desde donde se efectuaban prés-
tamos pequeños que hicieron posible
que 30.000 emigraran de sus tierras
natales y se reunieran en Sión.
Les dije que aplicaríamos el
mismo principio y crearíamos lo que
se conocería como Fondo Perpetuo
para la Educación. Con los fondos
que donaría nuestra gente, y no de
los fondos de diezmos, se crearía un
capital, de cuyos ingresos se ayudaría
a los jóvenes y a las señoritas a asistir
a una escuela a fin de reunir los re-
quisitos para un mejor empleo. Ellos
lograrían desarrollar aptitudes que
les ayudarían a ganar lo suficiente
para cuidar de sus familias y salir del
nivel de pobreza que ellos y sus gene-
raciones anteriores conocieron.
No teníamos nada en el fondo al
momento de la planificación. Pero si-
guiendo adelante con fe, estableci-
mos una organización, modesta en
sus dimensiones, para implantar lo
que considerábamos necesario. Me
complace informar que el dinero ha

E N E R O D E 2 0 0 2
61
mundiales, capacitado ejecutivo y gotea el techo y la ventana está rota. este programa es valioso e importan-
un hombre que ama al Señor y a los Él fue un misionero exitoso, y dice: te. Por medio de él estoy tratando de
hijos del Señor. “La misión fue lo mejor que he lograr el máximo de beneficios para
Hemos gastado a estos dos her- hecho en mi vida. Aprendí a ser el futuro. Podré servir y ayudar a los
manos por un lado, y ahora los obediente a los mandamientos y a pobres y ayudar y aconsejar a los
hemos dado vuelta para gastarlos ser paciente en mis aflicciones; ade- miembros de mi familia. Agradezco
por el otro lado. más, aprendí algo de inglés y a admi- a mi Padre Celestial este hermoso e
Se han unido al hermano Rex nistrar mejor el dinero, mi tiempo y inspirado programa”.
Allen, experto en organización y ca- mis habilidades. Hace poco se aprobó otro présta-
pacitación, y al hermano Chad “Luego, al terminar la misión, fue mo para un joven de la Ciudad de
Evans, que tiene vasta experiencia en difícil regresar a casa. Mis compañe- México que sirvió en la Misión
programas de educación avanzada. ros norteamericanos regresaron a la Nevada Las Vegas. Desea ser técnico
Todos contribuyen su tiempo y universidad, pero en mi país hay dentista. Su capacitación durará 15
habilidades sin compensación. mucha pobreza. Es muy difícil obte- meses de dedicada labor y él dice:
El programa está organizado y fun- ner una educación. Mi madre hace “Prometo que al finalizar mis estu-
cionando. Estos hermanos han tenido lo que puede, pero no puede ayudar- dios en la escuela técnica, con la
mucho cuidado para iniciarlo de ma- nos; ha sufrido tanto y yo soy su ayuda del Fondo Perpetuo para la
nera apropiada, con principios guber- esperanza. Educación, pagaré el préstamo para
nativos sólidos. Hemos restringido la “Me sentí tan feliz cuando supe del que otros misioneros puedan disfru-
zona en que operará inicialmente, Fondo Perpetuo para la Educación. El tar de estas bendiciones”.
pero se extenderá a medida que ten- profeta había reconocido nuestros es- Y así hemos empezado esta obra
gamos los medios para hacerlo. fuerzos. Me colmaba el gozo… había de hacer posible que nuestros fieles y
Esos hermanos se han puesto a una posibilidad de que podría estu- capaces jóvenes y señoritas suban la
trabajar de manera de utilizar las or- diar, ser autosuficiente, tener una fa- escala que les asegurará el éxito eco-
ganizaciones existentes de la Iglesia. milia y ayudar a mi madre. nómico. Con mayores oportunidades
El programa está basado en el sacer- “Estudiaré contabilidad en una de mejorar, saldrán del círculo de la
docio y por eso tendrá éxito. escuela local donde podré estudiar y pobreza que han conocido por tanto
Comienza con los obispos y los presi- trabajar. Es un curso corto, sólo tres tiempo, ellos y los que fueron antes
dentes de estaca; incluye al Sistema años y debo seguir trabajando como que ellos. Han servido en misiones y
Educativo de la Iglesia, las oficinas de conserje, pero no importa. Cuando continuarán sirviendo en la Iglesia y
Servicios de Empleo y otros que tra- me gradúe obtendré un trabajo de llegarán a ser líderes de esta gran
bajarán juntos en un maravilloso es- contabilidad y trataré de estudiar obra en sus tierras natales. Pagarán
píritu de cooperación. Se puso en comercio internacional. sus diezmos y ofrendas, lo que permi-
práctica primeramente en Perú, Chile “Ésta es nuestra oportunidad y no tirá a la Iglesia expandir su obra a
y México, que son áreas donde hay podemos fallar. El Señor confía en través del mundo.
grandes números de ex misioneros y nosotros. He leído muchas veces en Esperamos que para fin de año
la necesidad es grande. Los líderes lo- el Libro de Mormón las palabras que tengamos 1.200 en el programa y en
cales se han mostrado entusiastas y se el Señor habló a los profetas, de que tres años más calculamos que serán
han comprometido. Los beneficiarios si guardamos los mandamientos, más de 3.000. Las oportunidades
están aprendiendo principios verda- prosperaremos en la tierra. Eso se están allí; la necesidad es urgente.
deros de autosuficiencia. Se ha en- está cumpliendo. Estoy tan agradeci- En algunos casos podemos fallar;
sanchado enormemente su visión de do a Dios por esta gran oportunidad pero la gran mayoría desempeñará la
lo que pueden lograr. Están seleccio- de recibir lo que mis hermanos y tarea como esperamos, tanto los jó-
nando buenas escuelas locales para hermanas no tienen, por ayudar a mi venes como las señoritas.
capacitarse y utilizan, hasta donde familia y por lograr mis metas. Y me Nuestro único límite será la canti-
sea posible, sus recursos personales, entusiasma saber que voy a pagar el dad que tengamos en el fondo.
familiares y otros recursos locales. préstamo para que otros sean abun- Nuevamente invitamos a todos los
Sienten aprecio, tienen la voluntad y dantemente bendecidos. Sé que el que deseen participar, a que hagan
se sienten profundamente agradeci- Señor me bendecirá al hacerlo”. una contribución, grande o pequeña.
dos por la oportunidad que se les ¿No es maravilloso eso? Otro Podremos entonces extender esta
ofrece. Permítanme darles dos o tres ejemplo. Se aprobó la solicitud de gran obra que hará posible para
ejemplos. un joven de la Ciudad de México aquellos que tengan fe y una habili-
El primero es el de un joven para recibir un préstamo de aproxi- dad latente, elevarse sobre la inde-
que sirvió en la Misión Bolivia madamente mil dólares para asistir a pendencia económica como fieles
Cochabamba. Vive con su fiel madre una escuela y convertirse en un me- miembros de La Iglesia de Jesucristo
y sobrinas en un vecindario pobre. cánico diesel. Él ha dicho: “Mi pro- de los Santos de los Últimos Días.
Su pequeño hogar tiene piso de mesa es dar lo mejor para sentirme ¿Pueden entender el significado de
cemento, una sola bombilla de luz, satisfecho con mis esfuerzos. Sé que la tremenda obra de esta Iglesia?

L I A H O N A
62
Arriba, a la izquierda: El presidente Gordon B. Hinckley saluda a los élderes
Henry B. Eyring (izquierda), Jeffrey R. Holland y Robert D. Hales, del Quórum de los Doce Apóstoles.
Arriba, a la derecha: El presidente Hinckley ante el púlpito durante una de las sesiones de la
conferencia. Arriba: El presidente Hinckley saluda a la congregación.

E N E R O D E 2 0 0 2
63
Autoridades Generales de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
LA PRIMERA PRESIDENCIA Octubre 2001

Presidente Thomas S. Monson Presidente Gordon B. Hinckley Presidente James E. Faust


Primer Consejero Segundo Consejero
EL QUÓRUM DE LOS DOCE APÓSTOLES

Boyd K. Packer L. Tom Perry David B. Haight Neal A. Maxwell Russell M. Nelson Dallin H. Oaks

M. Russell Ballard Joseph B. Wirthlin Richard G. Scott Robert D. Hales Jeffrey R. Holland Henry B. Eyring

LA PRESIDENCIA DE LOS SETENTA

Earl C. Tingey D. Todd Christofferson David E. Sorensen Ben B. Banks Dennis B. Charles Didier Cecil O.
Neuenschwander Samuelson Jr.
EL PRIMER QUÓRUM DE LOS SETENTA EL SEGUNDO QUÓRUM DE LOS SETENTA

Angel Abrea Carlos H. Amado Neil L. Andersen Merrill J. Bateman William R. Bradford Monte J. Brough Sheldon F. Child Richard D. Allred Athos M. Amorim E. Ray Bateman L. Edward Brown Douglas L. Callister Val R. Christensen Darwin B. Christenson

L. Whitney Clayton Gary J. Coleman Spencer J. Condie Gene R. Cook Quentin L. Cook Claudio R. M. Costa Robert K. Dellenbach Keith Crockett Adhemar Damiani Duane B. Gerrard H. Aldridge Gillespie Ronald T. Halverson Keith K. Hilbig J. Kent Jolley

John B. Dickson Christoffel Golden Jr. Walter F. González John H. Groberg Bruce C. Hafen Donald L. Hallstrom F. Melvin Hammond Dale E. Miller Earl M. Monson Merrill C. Oaks Robert C. Oaks Robert F. Orton Stephen B. Oveson Wayne S. Peterson

Harold G. Hillam F. Burton Howard Jay E. Jensen Marlin K. Jensen Kenneth Johnson W. Rolfe Kerr Yoshihiko Kikuchi Bruce D. Porter H. Bryan Richards Ned B. Roueché R. Conrad Schultz Dennis E. Simmons Donald L. Staheli Robert R. Steuer

Cree-L Kofford John M. Madsen Richard J. Maynes Lynn A. Mickelsen Glenn L. Pace Carl B. Pratt Ronald A. Rasband David R. Stone H. Bruce Stucki Jerald L. Taylor D. Lee Tobler Gordon T. Watts Stephen A. West Robert J. Whetten

Lynn G. Robbins Steven E. Snow Dieter F. Uchtdorf Francisco J. Viñas Lance B. Wickman W. Craig Zwick Richard H. Winkel Robert S. Wood H. Ross Workman

EL OBISPADO PRESIDENTE

Richard C. Edgley H. David Burton Keith B. McMullin


Primer Consejero Obispo Presidente Segundo Consejero
Una mujer y un niño contemplan la estatua el Christus en el recién reconstruido
Centro de Visitantes Norte de la Manzana del Templo.

L I A H O N A
66
Permítanme describirles este panora- hasta que se canceló durante la Leo del libro de los Hechos:
ma: Un par de misioneros golpea a la Depresión. “Y era traído un hombre cojo de
puerta de un pequeño hogar en algu- Me sorprendieron algunos de los nacimiento, a quien ponían cada día
na parte de Perú. Una mujer contes- nombres que estaban en ese viejo a la puerta del templo que se llama
ta, no entiende bien lo que desean libro de contabilidad. Dos llegaron a la Hermosa, para que pidiese limos-
los misioneros, pero los invita a pasar; ser rectores de universidades. Otros na de los que entraban en el templo.
entonces, se ponen de acuerdo para llegaron a ser bien conocidos y res- “Este, cuando vio a Pedro y a
volver cuando el esposo y los otros petados educadores. El libro de con- Juan que iban a entrar en el templo,
miembros de la familia estén allí. tabilidad mostraba pagos de les rogaba que le diesen limosna.
Los misioneros enseñan a la fa- intereses de 10 dólares, de 25 dóla- “Pedro, con Juan, fijando en él los
milia y, al sentir el Espíritu, los res, de 3,10 dólares y cosas así. Uno ojos, le dijo: Míranos.
miembros de la familia responden de los beneficiarios de ese programa “Entonces él les estuvo atento,
al mensaje de verdad eterna y se llegó a ser obispo, luego presidente esperando recibir de ellos algo.
bautizan. de estaca, luego apóstol y finalmente “Mas Pedro dijo: No tengo plata
La familia es activa en la Iglesia, consejero de la Primera Presidencia. ni oro, pero lo que tengo te doy; en
paga un diezmo fiel pero pequeño y Hermanos, tenemos que cuidarnos el nombre de Jesucristo de Nazaret,
tiene un hijo o una hija de unos 18 el uno al otro en forma más diligente. levántate y anda.
años. Al debido tiempo, ese hijo o Tenemos que hacer un poco más de “Y tomándole por la mano dere-
esa hija recibe el llamamiento para ir esfuerzo por ayudar a los que están en cha le levantó; y al momento se le
a una misión. La familia hace todo el fondo de la escala económica. afirmaron los pies y tobillos;
lo posible por mantenerlo o mante- Tenemos que dar aliento y extender “y saltando, se puso de pie y an-
nerla en la misión y la diferencia se una mano de ayuda a los hombres y duvo; y entró con ellos en el templo,
obtiene del fondo misional, que sale las mujeres de fe, de integridad y de andando, y saltando, y alabando a
de las contribuciones de los Santos. habilidad, que pueden subir esa escala Dios” (Hechos 3:2–8).
El hijo o la hija trabaja con un con un poco de ayuda. Ahora bien, noten que Pedro lo
compañero o compañera de los Ese principio se aplica no sólo en tomó por la mano derecha y lo le-
Estados Unidos o Canadá; aprende referencia a nuestra presente empre- vantó.
inglés mientras su compañero(a) me- sa en este fondo, sino en una forma Pedro tuvo que tender su mano
jora rápidamente su español. Trabajan más general. Abramos nuestro cora- para levantar al hombre cojo.
juntos con amor y aprecio y respeto el zón, tendamos la mano a los demás y Nosotros también debemos tender la
uno por el otro, ambos representantes levantémosles, abramos nuestra bi- mano.
de dos grandes culturas diferentes. lletera, mostremos un amor mayor Que Dios los bendiga mis queri-
Al final de la misión, el (la) norte- por nuestros semejantes. dos hermanos, jóvenes y mayores.
americano(a) regresa a casa y asiste a El Señor nos ha bendecido en Mantengan la fe. Ministren con
la escuela. El (la) peruano(a) regresa forma tan abundante y las necesida- amor. Críen a sus familias en el ca-
a casa con la única esperanza de en- des son tan grandes. Él ha dicho: mino del Señor. “Acude a Dios para
contrar un trabajo de escasa impor- “…en cuanto lo hicisteis a uno de que vivas” (Alma 37:47).
tancia. El salario es tan pequeño. El estos mis hermanos más pequeños, a Lo ruego en el nombre de
futuro es sombrío y él o ella no tiene mí lo hicisteis” (Mateo 25:40). Jesucristo. Amén. 
las habilidades necesarias para pro-
gresar y salir de ese trabajo. Entonces La luz del sol se filtra en uno de los vestíbulos del Centro de Conferencias.
llega ese rayo brillante de esperanza.
Bien, hermanos, ustedes entienden
la situación, no tengo que entrar en
más detalles. El camino por delante
está claro, la necesidad es tremenda
y el Señor ha mostrado el camino.
El élder Carmack encontró hace
poco un viejo libro de contabilidad,
y me lo trajo. Descubrimos que en
1903 se estableció un pequeño
fondo para ayudar a los que aspira-
ban ser maestros de escuela a fin de
que reunieran los requisitos para
tener mayores oportunidades por
medio de pequeños préstamos a me-
dida que asistían a la escuela.
Eso continuó durante 30 años

E N E R O D E 2 0 0 2
67
Sesión del domingo por la mañana Mis hermanos y hermanas, al
7 de octubre de 2001 final, la muerte llega a toda la hu-
manidad; llega a los ancianos que

Ahora es el momento caminan con paso trémulo; su lla-


mado lo escuchan los que apenas
han llegado a alcanzar la mitad de la
jornada de la vida, y muchas veces
Presidente Thomas S. Monson acalla la risa de los niños. La muerte
Primer Consejero de la Primera Presidencia
es un hecho del que nadie puede es-
capar ni negar.
Con frecuencia, la muerte llega
como una intrusa; es una enemiga
que aparece súbitamente en medio
“Que vivamos de manera tal que, cuando escuchemos la llamada de las festividades de la vida, extin-
final, no tengamos serios remordimientos ni asuntos pendientes”. guiendo las luces y la algarabía. La
muerte pone su pesada mano sobre
nuestros seres queridos y, a veces,
vida de un enorme número de hom- suele dejarnos confusos y extraña-
bres, mujeres y niños. Desvanecidos dos. En otras ocasiones, como cuan-
quedaron los planes bien preparados do se trata de prolongados
para futuros agradables, quedando sufrimientos y enfermedades, llega
así en su lugar lágrimas de pesar y como un ángel de misericordia. Pero
llanto de dolor de almas heridas. casi siempre, la consideramos como
Innumerables han sido los infor- la enemiga de la felicidad humana.
mes que hemos escuchado durante Las tinieblas de la muerte siempre
las últimas tres semanas y media de se pueden disipar por medio de la luz
quienes fueron afectados de alguna de la verdad revelada. “Yo soy la resu-
manera —ya sea directa o indirecta- rrección y la vida”, dijo el Maestro,
mente— por los acontecimientos de “el que cree en mí, aunque esté muer-
ese día. Me gustaría compartir con us- to vivirá. Y todo aquel que vive y cree
tedes los comentarios de un miembro en mí, no morirá eternamente”2.
de la Iglesia, Rebecca Sindar, que se Esa seguridad —sí, incluso esta
encontraba en un vuelo de Salt Lake sagrada confirmación— de que hay
City a Dallas, la mañana del martes, vida más allá de la tumba, bien po-
11 de septiembre. El vuelo fue inte- dría proporcionar la paz que el

A l estar frente a ustedes esta


mañana, mis pensamientos
se remontan al tiempo de
mi juventud, cuando en la Escuela
Dominical cantábamos a menudo el
rrumpido, como todos los vuelos que
se encontraban en el aire en el mo-
mento de las tragedias, y el avión ate-
rrizó en Amarillo, Texas. La hermana
Sindar informó: “Todos bajamos del
Señor prometió cuando les aseguró a
Sus discípulos: “La paz os dejo, mi
paz os doy; yo no os la doy como el
mundo la da. No se turbe vuestro
corazón, ni tenga miedo”3.
hermoso himno: avión, buscamos los televisores del ae- De las tinieblas y el horror del
ropuerto y nos agrupamos frente a Calvario se oyó la voz del Cordero
Bienvenido, día santo; ellos para ver la transmisión de lo que que decía: “Padre, en tus manos en-
hoy podemos descansar. había ocurrido. La gente formó filas comiendo mi espíritu”4. Y las tinie-
Bienvenida tu aurora; para llamar a seres queridos y asegu- blas se dispersaron, porque Él estaba
es el día de orar 1. rarles que estaban a salvo en tierra. con Su Padre. Había venido de Dios
Siempre recordaré los más o menos y a Él había vuelto. Por tanto, aque-
Este día de reposo ruego contar doce misioneros que iban camino a su llos que andan con Dios en este pe-
con su fe y oraciones mientras res- campo misional en nuestro vuelo. regrinaje terrenal saben, por bendita
pondo a la invitación de dirigirme a Ellos hicieron llamadas telefónicas y experiencia, que Él no abandona a
ustedes. después los vimos agruparse en un Sus hijos que confían en Él. En la
Todos nos hemos visto profunda- círculo en un rincón del aeropuerto y noche de muerte, Su presencia será
mente afectados por los trágicos arrodillarse juntos en oración. ¡Cómo “más clara que la luz y más segura
acontecimientos de ese día funesto, hubiera deseado preservar ese mo- que un camino conocido”5.
el 11 de septiembre de 2001. mento para compartirlo con las ma- Saulo, en camino a Damasco,
Súbitamente, y sin advertencia, una dres y los padres de esos maravillosos tuvo una visión del Cristo resucitado
destrucción devastadora sembró jóvenes que sintieron la necesidad de y exaltado. Después, ya como Pablo,
muerte a su paso, acabando con la orar inmediatamente”. defensor de la verdad e intrépido

L I A H O N A
68
misionero al servicio del Maestro, Hagámonos la pregunta: “¿En el pequeña esfera de acción, sea cual
dio testimonio del Señor resucitado mundo he hecho hoy bien? ¿Acaso fuere, hallará que su vida mortal es
al declarar a los santos de Corinto: he hecho hoy algún favor o bien?” demasiado corta para utilizar todos
“Cristo murió por nuestros pecados, ¡Qué gran fórmula para la felicidad! los medios que tiene de brindar ser-
conforme a las Escrituras ¡Qué receta para obtener satisfac- vicio. No sabía que todos los remor-
“…que fue sepultado y que resu- ción y paz interior: el haber inspira- dimientos del mundo no pueden
citó al tercer día, conforme a las do gratitud en otro ser humano! devolver las oportunidades perdidas
Escrituras; Las oportunidades de dar de noso- en la vida. ¡Así como me sucedió a
“…apareció a Cefas, y después a tros mismos son en verdad ilimitadas, mí! ¡Oh sí, como me sucedió a mí!”
los doce. pero a la vez son perecederas. Hay Marley agregó: “¿Por qué anduve
“Después apareció a más de qui- corazones que alegrar; palabras bon- entre las muchedumbres de mis se-
nientos hermanos a la vez… dadosas que decir; regalos que dar; mejantes con los ojos bajos y nunca
“Después apareció a Jacobo; des- obras que hacer; almas que salvar. hice nada para elevarlos a esa bendi-
pués a todos los apóstoles; Al recordar que “cuando os ha- ta estrella que guió a los reyes magos
“y al último de todos… me apare- lláis al servicio de vuestros semejan- hasta un pobre pesebre? ¿Acaso no
ció a mí”6. tes, sólo estáis al servicio de vuestro había casas pobres a las cuales su luz
En nuestra dispensación, el profe- Dios”9, no nos encontraremos en la me hubiese llevado?”
ta José Smith dio valerosamente ese nada envidiable situación del fantas- Afortunadamente, como sabemos,
mismo testimonio, cuando él y ma de Jacob Marley, que habló con Ebenezer Scrooge cambió su vida
Sidney Rigdon testificaron: “Y ahora, Ebenezer Scrooge en la inmortal para mejorar. Me encantan sus pala-
después de los muchos testimonios obra de Dickens, “Un cuento de bras: “¡No soy el hombre que fui!10”
que se han dado de él, éste es el testi- Navidad” [A Christmas Carol]. ¿Por qué es tan popular el relato,
monio, el último de todos, que noso- Marley hablaba con tristeza de las “Un cuento de Navidad”? ¿Por qué es
tros damos de él: ¡Que vive! oportunidades perdidas. Él dice: “No siempre nuevo? Personalmente, creo
“Porque lo vimos, sí, a la diestra sabía que cualquier espíritu cristiano que es inspirado por Dios; saca a relu-
de Dios; y oímos la voz testificar que que se esfuerza con bondad en su cir lo mejor de la naturaleza humana;
él es el Unigénito del Padre;
“que por él, por medio de él y de
él los mundos son y fueron creados,
y sus habitantes son engendrados
hijos e hijas para Dios”7.
Ése es el conocimiento que sos-
tiene; ésa es la verdad que consuela;
ésa es la seguridad que saca de las ti-
nieblas a la luz a aquellos que se en-
cuentran doblados por el dolor. Está
a disposición de todos.
¡Cuán frágil es la vida y cuán ine-
vitable es la muerte! No sabemos
cuándo se nos pedirá que dejemos
esta existencia mortal, de manera
que pregunto: “¿Qué estamos ha-
ciendo con el presente? Si vivimos
sólo para el mañana, hoy tendremos
muchos ayeres vacíos. ¿Hemos dicho
alguna vez: “He estado pensando en
cambiar el rumbo de mi vida; voy a
empezar desde mañana”? Con esa
forma de pensar, el mañana es para
siempre. Esos mañanas muy pocas
veces llegan a menos que hagamos
algo al respecto. Como enseña el co-
nocido himno:

Por donde quiera se nos da oportu-


nidad de servir y amor brindar.
No la dejes pasar; ya debes actuar.
Haz algo sin demorar8.

E N E R O D E 2 0 0 2
69
brinda esperanza; infunde la motiva- ellas, ni pienso que para cuando yo “De niños, cuando visitábamos a
ción para cambiar. Podemos apartar- nací, más de treinta años después, la abuela, parte de la diversión era
nos de los senderos que nos llevan ellas tampoco se acordaran. No se hacerle muecas a los nietos de la
hacia abajo y, con una canción en el trataba de una contienda cortés, sino señora Wilcox. Un día memorable,
corazón, seguir una estrella y caminar que era una guerra declarada. pusimos una culebra en el barril
hacia la luz. Podemos acelerar el paso, “Nada en el pueblo escapó las re- donde ella juntaba agua de lluvia.
armarnos de valor y deleitarnos en la percusiones. La vieja iglesia, con sus Mi abuela dio muestras de que de-
luz de la verdad. Podemos escuchar 300 años, que había sobrevivido la saprobaba, pero nosotros podíamos
más claramente la risa de los niños; Revolución, la Guerra Civil y la sentir que secretamente estaba de
enjugar las lágrimas de los que lloran; Guerra Hispano norteamericana, acuerdo.
consolar a los moribundos con la pro- casi se derrumbó cuando la abuela y “No piensen ni por un segundo
mesa de la vida eterna. Si levantamos la señora Wilcox se enfrentaron en que ésa era una campaña unilateral.
las manos caídas, si llevamos paz a un la Batalla de la Sociedad de Damas La señora Wilcox también tenía nie-
alma atormentada, si damos como lo de Caridad. La abuela ganó la pelea, tos, y la abuela no escapaba de sus
hizo el Maestro, podemos —al mos- pero fue una victoria superficial. La travesuras. Nunca se pasaba un día
trar el camino— convertirnos en la señora Wilcox, al no poder ser presi- de lavado, que estuviera airoso, sin
estrella guiadora para algún marinero denta, renunció enojada. ¿De qué que misteriosamente se rompieran
perdido. vale estar al mando de algo si es im- los tendederos, haciendo que la ropa
Por ser la vida frágil y la muerte posible hacerle morder el polvo al cayera al suelo.
inevitable, debemos aprovechar oponente? La señora Wilcox ganó la “No sé cómo hubiera podido la
cada día al máximo. Batalla de la Biblioteca Pública al lo- abuela sobrellevar sus dificultades por
Existen muchas formas en las grar que su sobrina Gertrude fuera tanto tiempo, si no hubiera sido por la
cuales podemos hacer mal uso de nombrada bibliotecaria en lugar de página del hogar del periódico de
nuestras oportunidades. Hace algún la tía Phyllis. El día en que Gertrude Boston. Esa página del hogar era toda
tiempo, leí una tierna historia que se hizo cargo, la abuela dejó de leer una creación. Además de los habitua-
escribió Louise Dickinson Rich, que libros de la biblioteca. De la noche a les consejos culinarios y de limpieza,
ilustra claramente esa verdad. Ella la mañana, éstos se convirtieron en tenía una sección en la que los lecto-
escribió: “cosas inmundas y llenas de gérme- res se escribían cartas unos a otros. La
“Mi abuela tenía una enemiga, la nes”. La Batalla de la Escuela idea era que si alguien tenía un pro-
señora Wilcox. De recién casadas, la Secundaria resultó en un empate. El blema —o sencillamente quería desa-
abuela y la señora Wilcox se mudaron director consiguió un puesto mejor y hogarse— escribía una carta al
a casas contiguas de la calle principal se fue antes de que la señora Wilcox periódico, firmando con un nombre
del pequeño pueblo en el que habrían lograra hacer que lo despidieran o original, como ‘Arbórea’. Ése era el
de vivir el resto de sus vidas. No sé de que la abuela hiciera que el pues- seudónimo de la abuela. Entonces, al-
qué fue lo que empezó la guerra entre to de él fuese vitalicio. gunas otras de las damas que tenían el
mismo problema escribían y le decían
lo que habían hecho en un caso así,
firmando ellas ‘La sabelotodo’, ‘La
Medusa’, o cualquier otro nombre.
“Con frecuencia, después de solucio-
nar el problema, se seguían escribien-
do por años unas a otras a través de la
columna del periódico, para hablar de
los hijos, de los envasados y de los
nuevos muebles del comedor. Eso le
ocurrió a la abuela. Ella y una señora
de seudónimo ‘La Gaviota’ mantuvie-
ron correspondencia por casi un cuar-
to de siglo. ‘La Gaviota’ era la mejor
amiga de la abuela.
“Cuando yo tenía más o menos
dieciséis años, la señora Wilcox falle-
ció. En un pueblo pequeño, no impor-
ta cuánto hayas odiado a tu vecina, lo
correcto es ir a su casa para ver de
qué modo le puedes brindar servicio a
los deudos. La abuela, impecable con
su delantal de percal para demostrar

L I A H O N A
70
que tenía en verdad la intención de
ayudar en lo que fuera, cruzó el jardín
hasta la casa de los Wilcox donde las
hijas de éstos le pidieron limpiar la in-
El Libro de Mormón:
maculada sala para el funeral. Allí, en
la mesa de la sala, en el lugar de
honor, estaba un enorme libro de re-
Otro Testamento de
Jesucristo
cuerdos; en él, pegadas cuidadosa-
mente en columnas paralelas estaban
las cartas que a lo largo de los años la
abuela había escrito a ‘La Gaviota’ y
las de ésta a ella. Sin que ninguna lo Presidente Boyd K. Packer
supiera, la peor enemiga de la abuela Presidente en Funciones del Quórum de los Doce Apóstoles
había sido su mejor amiga. Que yo re-
cuerde, esa fue la única vez que vi llo-
rar a la abuela. En ese momento yo no
sabía exactamente por qué lloraba,
pero ahora lo sé. Lloraba por todos los “El Libro de Mormón: Otro Testamento de Jesucristo tiene el poder
años perdidos que nunca se podrían
recuperar”. nutritivo de sanar los espíritus hambrientos que haya en la tierra”.
Mis hermanos y hermanas, ruego
que desde hoy en adelante tomemos adolescente a un bosque donde en-
la determinación de llenar nuestro contró una bóveda de piedra y un
corazón de amor. Que vayamos la se- juego de planchas de oro!
gunda milla con el fin de incluir en Los escritos de las planchas fue-
nuestra vida a los que se encuentren ron traducidos por medio del Urim y
solos, tristes o que estén sufriendo de Tumim, el cual se menciona varias
alguna forma. Hagámoslos sentir que veces en el Antiguo Testamento1 y
es bueno vivir y démosles sostén11. que los eruditos hebreos describen
Que vivamos de manera tal que, como un instrumento “por el que se
cuando escuchemos la llamada final, daba revelación y se declaraba la
no tengamos serios remordimientos verdad”.2
ni asuntos pendientes; sino que, en Antes de que se terminara de im-
cambio, podamos decir con el após- primir el libro, robaron páginas y las
tol Pablo: “He peleado la buena ba- publicaron en un periódico local, ri-
talla, he acabado la carrera, he diculizando la obra. La oposición
guardado la fe”12. En el nombre de tenía por objeto excitar a la chusma
Jesucristo. Amén.  para que matara al profeta José
Smith y expulsara a los que le creían
NOTAS

136.
1. Himnos, Nº 141 y Himnos de Sión, Nº

2. Juan 11:25–26.
3. Juan 14:27.
T engo en la mano un ejemplar
de la primera edición del Libro
de Mormón, impresa en 1830
en una imprenta manual de la compa-
ñía de E. B. Grandin, en el pueblo de
hacia lugares despoblados.
Desde aquel dudoso comienzo
hasta este día se han impreso
108.936.922 ejemplares del Libro de
Mormón: Otro Testamento de
4. Lucas 23:46. Palmyra, estado de Nueva York. Jesucristo. Se ha publicado en sesen-
5. Minnie Louise Haskins, “The Gate En junio de 1829, José Smith, de ta y dos idiomas, selecciones del
of the Year”, en Masterpieces of Religious 23 años, fue a ver al señor Grandin, mismo en otros treinta y siete idio-
Verse, ed. James Dalton Morrison, 1948, de 23, en compañía de Martin mas y hay otras veintidós traduccio-
pág. 92. Harris, un granjero del lugar. Hacía nes en proceso.
6. 1 Corintios 15:3–8. tres meses que Grandin había anun- Actualmente, sesenta mil misio-
7. D. y C. 76:22–24. ciado su intención de publicar libros. neros regulares, en ciento sesenta y
8. Himnos, Nº 141 y Himnos de Sión, José Smith llevaba páginas de un do- dos países, se pagan sus propios gas-
número 136. cumento manuscrito. tos y dedican dos años de su vida a
9. Mosíah 2:17. Si el contenido del libro no era testificar que el Libro de Mormón es
10. En Works of Charles Dickens, 1982, suficiente para condenarlo a la os- verdadero.
págs. 543, 581. curidad, el relato de su origen indu- A través de las generaciones, el
11. Himnos, Nº 141. dablemente lo sería. ¡Imaginen! libro ha inspirado a los que lo leen.
12. 2 Timoteo 4:7. ¡Un ángel que dirigió a un joven Herbert Schreiter había leído lo

E N E R O D E 2 0 0 2
71
siguiente en su traducción al alemán bles sufrimientos, al fin llegaron a había dado “el pan de vida”16.
del Libro de Mormón: Bernburg y encontraron a la familia. Después, recibieron ayuda de la
“Y cuando recibáis estas cosas, Los siete vivían juntos en una pe- Iglesia desde los Estados Unidos.
quisiera exhortaros a que preguntéis queña habitación. Pero sus proble- Manfred creció comiendo granos
a Dios el Eterno Padre, en el nombre mas no habían terminado; la madre enfardados en pequeñas bolsas en
de Cristo, si no son verdaderas estas de las niñitas murió y la afligida las que había una colmena, sabo-
cosas; y si pedís con un corazón sin- abuela pidió que llamaran a un pre- reando duraznos de California y ves-
cero, con verdadera intención, te- dicador y le preguntó: “¿Podré ver a tido con ropa de los suministros del
niendo fe en Cristo, él os mis familiares otra vez?”. bienestar de la Iglesia.
manifestará la verdad de ellas por el El predicador le contestó: “Mi que- Poco después de haberme dado de
poder del Espíritu Santo; rida señora, la resurrección no existe. baja en la Fuerza Aérea, fui al moli-
“y por el poder del Espíritu Santo ¡Los muertos quedan muertos!”. no de bienestar de Kaysville, Utah,
podréis conocer la verdad de todas Para enterrar el cuerpo, lo envol- para ayudar a llenar bolsas de trigo
las cosas”3. vieron en un saco de papel. que se enviarían a la gente ham-
Herbert Schreiter puso a prueba Al volver del entierro, el abuelo brienta de Europa. Me gusta pensar
la promesa, y se convirtió a La habló de suicidarse todos, como mu- que una de esas bolsas que yo mismo
Iglesia de Jesucristo de los Santos de chos otros lo habían hecho. En ese llené haya ido a Manfred Schültze y
los Últimos Días. momento vieron el cartel que el su madre; si no, habrá llegado a otros
En 1946, liberado como prisione- élder Schreiter había colocado en que tendrían igual necesidad.
ro de guerra, retornó a Leipzig, un edificio —“¿Habrá vida después El élder Dieter Uchtdorf, que está
Alemania, junto a su esposa y sus de la muerte?”—, con una invita- con nosotros en el estrado hoy como
tres hijitas. Poco después partió ción de La Iglesia de Jesucristo de miembro de los Setenta, recuerda to-
como misionero para Bernburg, los Santos de los Últimos Días. davía el aroma del trigo y la sensa-
Alemania. Sin compañero, solo en Después, en una reunión, supieron ción de tener los granos en sus manos
su cuarto, con frío y hambre, se pre- del Libro de Mormón: Otro de niño. Quizás una de las bolsas que
guntaba por dónde empezar. Testamento de Jesucristo. yo llené haya ido a su familia.
Pensó en algo que tenía para ofre- El libro explica lo siguiente: Cuando tenía unos diez años,
cer a aquel pueblo devastado por la • El propósito de la vida terrenal hice el primer intento de leer el
guerra, escribió a mano un cartel con y de la muerte4. Libro de Mormón. La primera parte
la pregunta: “¿Habrá vida después de • La seguridad de que hay vida fue fácil por ser similar al lenguaje
la muerte?” y lo pegó en una pared. después de la muerte5. del Nuevo Testamento; luego llegué
Aproximadamente al mismo • Lo que sucede al espíritu cuan- a los escritos de Isaías, del Antiguo
tiempo llegó a Benburg una familia do sale del cuerpo6. Testamento, que no pude entender y
proveniente de un pequeño pueblo • La descripción de la me resultaron difíciles de leer. Así
de Polonia. Resurrección7. que dejé el libro de lado.
Manfred Schütze tenía cuatro • Cómo recibir y retener la remi- Hice otros intentos de leerlo,
años. Su padre había muerto en la sión de los pecados8. pero no lo leí todo hasta que me en-
guerra. Su madre, los padres y la • Qué efecto tendrá en nosotros contré en un buque de transporte
hermana de ella, también viuda y la justicia o la misericordia9. con otros tripulantes de aviones
con dos niñas pequeñas, se vieron • Cuáles son las cosas por las que bombarderos, camino a la guerra del
forzados a evacuar el pueblo con debemos orar10. Pacífico. Entonces decidí leer el
sólo treinta minutos de aviso. • El sacerdocio11. Libro de Mormón y averiguar yo
Tomaron lo que pudieron y se enca- • Los convenios y las ordenan- mismo si era o no verdadero. Leí y
minaron hacia el Oeste. Manfred y zas12. releí concienzudamente todo el libro
la mamá tiraban y empujaban un ca- • La función y el ministerio de y puse a prueba la promesa que con-
rrito en el que, de vez en cuando, los ángeles13. tiene. Aquella fue una acción que
iba el abuelo enfermo. Un oficial po- • La voz suave y apacible de la cambió mi vida. Después, nunca lo
laco, al ver al patético Manfred, se revelación personal14. dejé de lado.
puso a llorar. • Y, principalmente, la misión de Muchos jóvenes han sido mejores
Al llegar a la frontera, los soldados Jesucristo15. que yo en eso.
les saquearon sus posesiones y les ti- • Y muchos otros tesoros que Un jovencito de quince años, hijo
raron al río la ropa de cama; además, componen la plenitud del Evangelio de un presidente de misión, iba a
allí Manfred y la madre se vieron se- de Jesucristo. una escuela secundaria donde había
parados del resto de la familia. La Todos se convirtieron a la Iglesia muy pocos miembros de la Iglesia.
madre pensó que quizás hubieran ido y su vida cambió. El abuelo encon- Un día se le dio a la clase un exa-
en busca de familiares a Bernburg, tró un trabajo de panadero y pudo men en el que debían marcar las
donde había nacido su abuela. proveer el pan para su familia y tam- respuestas con “Correcto” e “In-
Después de pasar semanas de increí- bién para el élder Schreiter, que les correcto”. Matthew sabía contestar

L I A H O N A
72
todas las preguntas excepto la 15, que que las compró había encontrado la Cristo expedida por nosotros, escrita
decía: “José Smith, el supuesto profe- Biblia en un escritorio pequeño que no con tinta, sino con el Espíritu del
ta mormón, escribió el Libro de había permanecido cerrado durante Dios vivo; no en tablas de piedra,
Mormón. ¿Correcto o incorrecto?”. más de veinte años; había también sino en tablas de carne del corazón.
Como no podía marcar ninguna algunas cartas firmadas por un niño 2 Corintios 3:2–3”.18
de las dos respuestas, pero era un jo- de nombre Beaumont James. El Mi Libro de Mormón también
vencito muy ingenioso, corrigió la comprador pudo encontrar así a la tiene muchas anotaciones en los
pregunta: Tachó la palabra supuesto familia James y devolver la Biblia fa- márgenes y está profusamente subra-
y reemplazó la palabra escribió con miliar por tanto tiempo perdida. yado. Una vez que estaba en Florida
tradujo. La frase quedó así: “José En la portada, mi esposa leyó la con el presidente Hinckley, él se vol-
Smith, el profeta mormón, tradujo el siguiente nota, escrita a mano: “Esta vió desde el púlpito y pidió un ejem-
Libro de Mormón”. Lo marcó Biblia ha estado en nuestra familia plar de las Escrituras; le alcancé el
“Correcto” y lo entregó. desde la época de Thomas James, en mío; después de hojearlo por unos
Al día siguiente el maestro, fasti- 1683, que era descendiente directo segundos, me lo devolvió, diciendo:
diado, le preguntó por qué había del Thomas James que era bibliote- “No puedo leer nada. ¡Lo tienes
cambiado la pregunta; sonriente él cario de la Biblioteca Bodleian de todo rayado!”
contestó: “Porque José Smith no es- Oxford y fue sepultado en la Capilla Amós profetizó de “hambre [en]
cribió el Libro de Mormón, lo de New College en agosto de 1629. la tierra, no hambre de pan, ni sed
tradujo; y no era un supuesto profeta, [Firmado] C.T.C. James, 1880”. de agua, sino de oír la palabra de
era Profeta”. Los márgenes y los espacios de las Jehová”.19
Por eso, le pidieron al jovencito páginas estaban llenos de anotacio- En un mundo que es aun más pe-
que explicara a la clase cómo sabía nes escritas en inglés, latín, griego y ligroso que el de los pequeños
lo que afirmaba17. hebreo. Una en particular conmovió Manfred Schültze y Dieter Uchtdorf,
En Inglaterra, mi esposa y yo co- a mi esposa. Al pie de la portada, el Libro de Mormón: Otro
nocimos a Dorothy James, viuda de decía: “La mejor impresión de la Testamento de Jesucristo tiene el
un ministro religioso, que vivía en el Biblia es que quede bien grabada en poder nutritivo de sanar los espíritus
predio de la Catedral de Winchester. el corazón del lector”. hambrientos que haya en la tierra.
Ella nos mostró una Biblia de la fa- Y seguía esta cita de Corintios: Manfred Schültze es ahora miem-
milia, que había estado perdida mu- “Nuestras cartas sois vosotros, escri- bro del Tercer Quórum de Setentas
chos años. tas en nuestros corazones, conocidas y supervisa nuestros seminarios en el
Tiempo atrás se habían vendido y leídas por todos los hombres; sien- este de Europa; su madre, que tiene
las posesiones de un pariente y el do manifiesto que sois carta de ochenta y ocho años, todavía asiste

Las misioneras que prestan servicio en la Manzana del Templo dan la bienvenida a los visitantes y comparten el
Evangelio en muchos idiomas.

E N E R O D E 2 0 0 2
73
al Templo de Freiberg, donde Cristo, nos regocijamos en Cristo, 9. Véase Alma 34:15–16; 41:14;
Herbert Schreiter fue una vez conse- predicamos de Cristo, profetizamos 42:15–16, 22–25.
jero del presidente. de Cristo y escribimos según nuestras 10. Véase 2 Nefi 4:35; 32:8–9; Enós
Asistí junto con el élder Walter profecías, para que nuestros hijos 1:9; Alma 13:28; 34:17–27; 37: 36–37;
González, que es uruguayo y nuevo sepan a qué fuente han de acudir 3 Nefi 18:19–21; Moroni 7:26.
miembro de los Setenta, a una con- para la remisión de sus pecados”.20 11. Véase 2 Nefi 6:2; Mosíah 18:18;
ferencia en Moroni, Utah, pueblo Y eso, les aseguro, es exactamen- Alma 6:1; 13; 3 Nefi 11:21; 18:37; Moroni
que lleva un nombre del Libro de te lo que hacemos. En el nombre de 2:2; 3:4.
Mormón. En Moroni no hay médico Jesucristo. Amén.  12. Véase 2 Nefi 11:5; Mosíah 5:5;
ni dentista y la gente tiene que ir a 18:13; Alma 13:8, 16.
otra parte a comprar comestibles, NOTAS 13. Véase 2 Nefi 32:2–3; Omni 1:25;
etc. Los jóvenes van en autobús a la 1. Véase Éxodo 28:30; Levítico 8:8; Moroni 7:25, 37.
escuela de la región, que está del Números 27:21; Deuteronomio 33:8; 14. Véase 1 Nefi 16:9; 17:44–45; Enós
otro lado del valle. 1 Samuel 28:6; Esdras 2:63; Nehemías 7:65. 1:10; Alma 32:23; Helamán 5:30; 3 Nefi
En la reunión había doscientos 2. John M’Clintock y James Strong, 11:3.
treinta y seis asistentes. Para que el Cyclopaedia of Biblical, Theological, and 15. Véase 1 Nefi 11:13–33; 2 Nefi
élder González no pensara que veía Ecclesiastical Literature, 1867–1881, “Urim 2:6–10; Mosíah 3:5–12; Alma 7:7–13;
sólo sencillos granjeros, dije esta and Thummim”. 3 Nefi 27:13–16.
frase de testimonio: “Sé que el 3. Moroni 10:4–5. 16. Juan 6:35.
Evangelio es verdadero y que Jesús es 4. Véase 2 Nefi 2:21; 33:9; Alma 17. George D. Durrant, “Helping Your
el Cristo” y pregunté si alguien podía 12:24; 34:32; 42:4. Children Be Missionaries”, Ensign, octubre
repetirla en español; varias personas 5. Véase 2 Nefi 9:3–7; Mosíah 16:8; de 1977, pág. 67.
levantaron la mano. ¿Y había alguien 3 Nefi 11. 18. Citado en Donna Smith Packer,
que la repitiera en otro idioma? La 6. Véase Alma 34:34; 40:11–14, 21. On Footings From the Past, The Packers in
repitieron en los siguientes: 7. Véase 2 Nefi 9:12; 40:23; England 1988, pág. 329.
Alma 41:2; 3 Nefi 11:1–16. 19. Amós 8:11.
Japonés 8. Véase Mosíah 4:1–3, 12, 26; Alma 20. El Libro de Mormón (1830), 105;
Español 4:14. véase también 2 Nefi 25:26.
Alemán
Portugués
Ruso
Chino
Tongano
Italiano
Tagalo
Holandés
Finlandés
Maorí
Polaco
Coreano
Francés
—————
15 idiomas

Lo repito en inglés: Sé que el


Evangelio es verdadero y que Jesús
es el Cristo.
Amo este Libro de Mormón:
Otro Testamento de Jesucristo. Si se
estudia, se puede entender tanto el
Antiguo Testamento como el Nuevo
Testamento en la Biblia. Sé que es la
verdad.
En esta edición de 1830 del Libro
de Mormón, impresa por Egbert B.
Grandin, de 23 años para José
Smith, hijo, de 23, leo lo siguiente en
la página 105: “ Y hablamos de

L I A H O N A
74
Primero, después de Su bautismo,

Mantengámonos Jesús sintió la inspiración de alejarse


y estar en comunión con Su Padre.
Decidió no comer por 40 días para

erguidos que Su cuerpo mortal se sujetara a


Su divino espíritu. En ese débil esta-
do, fue visitado por el tentador que
le sugirió en repetidas ocasiones que
Obispo H. David Burton usara Su gran poder para ejecutar
Obispo Presidente
proezas extraordinarias. Ante el pe-
dido del tentador de que convirtiera
las piedras en pan para aliviar Su
hambre, el Salvador se mantuvo er-
guido al replicar: “Escrito está: No
“Jesucristo es nuestro ejemplo perfecto de alguien que siempre se sólo de pan vivirá el hombre, sino
ha mantenido erguido. Él es quien personifica la integridad, la de toda palabra que sale de la boca
de Dios” (Mateo 4:4). Ante la suge-
fortaleza y la valentía”. rencia de que se lanzara desde un
lugar alto para ser salvado por las
en punta de pie para verse más manos de los ángeles, triunfante-
alto, y pronto contestaron al uníso- mente declaró: “No tentarás al
no: “Que Él quiere que hagamos lo Señor tu Dios” (Mateo 4:7). Ante la
que es correcto”. proposición de que el Salvador se
De la gran angustia y confusión postrara para adorar al diablo a
del 11 de septiembre han emergido cambio de riqueza y esplendor de
muchos ejemplos de hombres, muje- gloria mundana, valientemente re-
res y países que se mantienen ergui- plicó: “Al Señor tu Dios adorarás, y
dos. Enemigos y amigos se han unido a él sólo servirás” (Mateo 4:10).
ante un enemigo común. Hechos Las formas insidiosas del tentador
poco conocidos de valentía se han continúan y no han mermado. El
hecho naturales. La respuesta huma- deseo de poseer “cosas” ha atraído a
nitaria parece no conocer fronteras. algunos a alejarse de sus principios.
Hombres y mujeres, sin importar raza La falta de distinción entre las nece-
o credo han hecho esfuerzos por ayu- sidades y los deseos ha enturbiado la
dar a las víctimas y sus familiares. Se mente de los hombres. Las familias
han ofrecido incontables oraciones. están sedientas del afecto, el, reco-
Las fuerzas del bien se han mantenido nocimiento y el liderazgo de los pa-

C on frecuencia, un hombre
sabio ofrecía este simple
consejo: “David, mantente
erguido”. Mi padre no esperaba que
yo agregara centímetros a mi esta-
erguidas en contra de las fuerzas del
terror y de la violencia sin sentido.
Se ha dicho que el que se sienta
sobre una cerca, finalmente se ha de
bajar de un lado o del otro. Si esta-
dres. Muchos recurren al uso de
métodos poco éticos, inmorales y, en
ocasiones, ilegales para adquirir más
y más bienes materiales.
Si se encuentran atrapados en la
tura ni que me pusiera de puntillas, mos sentados sobre la cerca de la búsqueda de bienes materiales,
sino más bien quería decir que yo vida, ahora es el momento de lograr ahora es el momento de valiente-
tenía que ser valiente en mi deci- la valentía para mantenernos ergui- mente mantenerse erguidos. Si ado-
sión, sin comprometer principios, dos en el lado de la rectitud y evitar ran más lo que puede comprar el
sin vulnerar valores espirituales y las cadenas del pecado. dinero que lo que valoran el amor
sin echarme atrás ante la responsa- La vida, el ministerio y las ense- de Dios, ahora es el momento de
bilidad. Cuando he seguido su con- ñanzas de nuestro Salvador mantenerse erguidos. Si han sido
sejo, la vida ha sido buena. Cuando Jesucristo nos proporcionan un mo- bendecidos con abundancia más allá
he fallado y no me he mantenido delo con el cual realizar una intros- de lo que necesitan, ahora es el mo-
erguido, la vida ha sido general- pección. Jesucristo es nuestro mento de mantenerse erguidos y
mente desagradable. Hace poco ejemplo perfecto de alguien que compartir con los que tienen necesi-
pregunté a dos de mis nietos meno- siempre se ha mantenido erguido. Él dades que no se ven satisfechas.
res qué significaría para ellos si es quien personifica la integridad, la El segundo ejemplo: En una oca-
nuestro Padre Celestial les pidiera fortaleza y la valentía. Me gustaría sión, el Salvador llamó a Sus segui-
que se mantuvieran erguidos. Noté usar tres ejemplos del ministerio del dores y dijo: “Oíd, y entended: No lo
que sin querer uno de ellos se puso Salvador. que entra en la boca contamina al

E N E R O D E 2 0 0 2
75
deberían mantenerse erguidos y eli-
minar el lenguaje grosero y profano.
Ustedes han escuchado la frase
“Tus acciones hablan tan fuerte que
no puedo escuchar tus palabras”.
Nuestras acciones realmente dicen
mucho sobre nosotros. Debemos
mantenernos erguidos al seguir los
consejos de los profetas sobre vestir-
nos en forma modesta. “Entra la ropa
inmodesta se cuentan los ‘shorts’ y las
faldas sumamente cortos, ropa ajusta-
das [entallada al cuerpo], camisas o
blusas que no cubren el estómago y
otras prendas atrevidas” (Para la for-
taleza de la juventud, 09/01). La ropa
que es modesta, pulcra y limpia edifi-
ca. La ropa inmodesta, degrada. Si
existiera alguna duda, pregúntense a
ustedes mismos: “¿Me sentiría cómo-
do o cómoda con mi apariencia si me
encontrara en la presencia del
Señor?” (Para la fortaleza de la juven-
tud, 09/01). Madres, ustedes pueden
ser nuestros ejemplos y nuestra con-
ciencia en este importante asunto;
pero recuerden, la gente joven puede
detectar la hipocresía tan fácilmente
como puede oler el rico aroma de un
pan recién horneado. Padres, aconse-
jen a sus hijos e hijas a mantenerse
erguidos ante la inmodestia.
Tercero, ustedes recordarán que
en respuesta a una pregunta sobre
quién es nuestro prójimo, hecha por
un intérprete de la ley, el Salvador
relata que cierto hombre que viajaba
desde Jerusalén a Jericó cayó en
Una familia afuera del Tabernáculo en la Manzana del Templo. manos de ladrones que le golpearon,
le robaron y dejaron por muerto. El
hombre; mas lo que sale de la boca, reunir el valor suficiente? Por su- primero en pasar por su camino fue
esto contamina al hombre” (Mateo puesto que pueden. Procuren forta- un sacerdote que miró para otro
15:10–11). leza de nuestro Padre Celestial para lado y pasó de largo. Asimismo, el si-
Mucha gente toma el nombre de sobreponerse. El Salvador dijo: “Ora guiente que descubrió la situación se
Dios en vano como parte de su len- siempre, y derramaré mi Espíritu detuvo a mirar, pero se alejó sin
guaje cotidiano. Entre nuestra gente sobre ti, y grande será tu bendición” prestar ayuda. El tercero, un samari-
joven, los términos vulgares y grose- (D. y C. 19:38). Se ha dicho: “Se tano, curó sus heridas e hizo arreglos
ros parecen acudir con facilidad al logra la mayor altura cuando se está para que lo cuidaran. Luego Jesús
describir sus sentimientos. Mis jóve- de rodillas” (“Standing Tall”, preguntó cuál de ellos era el próji-
nes amigos, ahora es el momento de New Era, octubre. 2001, pág. 19). mo. El intérprete de la ley dijo que
mantenerse erguidos y eliminar esas La blasfemia y la grosería no exaltan, el que había mostrado misericordia.
palabras de su vocabulario. Ustedes sino que envilecen. Mi esposa y yo En respuesta, el Salvador dijo: “Ve, y
saben las palabras a las que me refie- hemos asistido a cientos de eventos haz tú lo mismo” (véase Lucas
ro. Lamentablemente, las escuchan deportivos de jóvenes. Muchas veces 10:37; véanse los versículos 30–37).
una y otra vez en sus escuelas, en la escuchamos blasfemias expresadas Cuando nos acercamos a nuestros
música y en los deportes. ¿Se necesi- por los directores técnicos y por vecinos, ¿somos conscientes no sólo
tará valentía para mantenerse ergui- otros adultos que deberían ser mo- de sus necesidades sino también de
dos? Por supuesto que sí. ¿Pueden delos para los jóvenes. Los adultos sus sentimientos? ¿Es nuestro

L I A H O N A
76
vecindario selectivo y confinado sólo
a los de nuestra fe, o se incluye a
todos sin importar religión, color u
otra diferencia que se perciba? El
“No tengas miedo,
Salvador no tuvo reservas en cuanto
a la definición de prójimo. A veces
nuestro idioma especial en la Iglesia
porque más son los
que están con
puede ser malinterpretado y parecer
insensible o incluso condescendiente
a nuestros vecinos. Como lo sugirió el
élder Ballard ayer, yo también me
siento incómodo con el término no
miembro. Cuando nos referimos a
otras personas como no miembros,
ellos podrían preguntarse si se les
nosotros”
Sharon G. Larsen
considera que no son miembros de la Segunda Consejera de la Presidencia General de las Mujeres Jóvenes
comunidad, de la ciudad o incluso de
la raza humana. Somos rápidos para
decir que mantenemos una relación
de aceptación e inclusión con nuestro
prójimo, pero para algunos, a menudo
suena sólo como mera tolerancia. El “No estamos solos en esta sagrada responsabilidad de ser padres,
amor al prójimo viene sólo después de de amar a nuestros hijos y dirigirlos. No hay mayor regocijo que
amarnos a nosotros mismos y a Dios.
Mantengámonos erguidos al extender eso y merece todo sacrificio”.
amor y respeto inequívocos a nuestro
prójimo. resuelto a matarlo, pero tranquilizó
Un querido amigo de la familia fa- a su preocupado y único compañero
lleció hace pocos años. Él y su esposa que se sentía alarmado ante el nu-
disfrutaban salir juntos en caminatas meroso enemigo al decirle que,
por las montañas. Una tarde de cuando estamos del lado del Señor,
otoño caminaron varios kilómetros sea cual sea el número o el poder
desde una empinada montaña hasta del mundo, somos la mayoría.
una hermosa caída de agua. Mientras Testifico que las consoladoras pala-
descendían, varios excursionistas que bras de Eliseo a su joven amigo si-
subían hicieron la pregunta, “¿Vale la guen siendo ciertas hoy en día:
pena?”. La respuesta de nuestros “…más son los que están con noso-
amigos era siempre afirmativa. Más tros que los que están con ellos” (2
tarde observaron que el esfuerzo Reyes 6:16). El Señor rodeará y pro-
valía la pena sólo si uno disfruta el tegerá a nuestros jóvenes con carros
aire fresco, la belleza alpina, el ejerci- de fuego, como lo hizo para Eliseo,
cio y una compañía afectuosa. los cuales consisten en los padres,
Al sentir la intensa presión de la los abuelos, las tías, los tíos, los ve-
gente que nos rodea y la necesidad cinos, los líderes y los amigos que
de ser aceptados, algunos se pueden
preguntar: “¿Vale la pena el esfuerzo
de mantenerse erguidos?”. A esa res-
puesta yo contesto: “Si la vida eterna
es importante para ustedes y desean
C omo padres y líderes de la ju-
ventud, podría resultarnos
fácil perder la fe y retorcernos
las manos de preocupación por ellos y
por el mundo en que están viviendo.
los aman y los guiarán.
Los últimos cuatro años he estado
sumergida en la obra de las Mujeres
Jóvenes. Al viajar por todo el
mundo y conversar con ellas, nos
experimentar el gozo real en esta Los sucesos actuales no son nue- enteramos en cierto grado de sus es-
vida, entonces, el mantenerse ergui- vos, pero tampoco carecen de espe- peranzas, sus sueños, sus temores y
dos merece la determinación y se re- ranza. Cuando Enoc era el profeta, desilusiones. Hago eco a las palabras
quiere el incansable esfuerzo diario”. los cielos lloraron por la iniquidad del presidente Hinckley: “…ésta es
Que todos podamos mantenernos del mundo (véase Moisés 7:28–37). la mejor generación que ha tenido la
erguidos en el lado de la rectitud, No cabe la menor duda de que los Iglesia” (Church News, 15 de febrero
ruego en el sagrado nombre de nues- cielos lloran hoy día. de 1997, pág. 3). En general, estos
tro Señor y Maestro, Jesucristo. El profeta Eliseo se vio rodeado jóvenes, con valentía y energía, de-
Amén.  por todo el ejército sirio que iba fienden el bien y la decencia.

E N E R O D E 2 0 0 2
77
sean tan ideales ni tan serenas. La re-
lación permanece intacta gracias a esa
inversión de tiempo y trato mutuo, a
pesar de la estricta doctrina y la co-
rrección, o quizás a causa de ello.
El amor es escuchar a los jóvenes
cuando ellos están listos para hablar,
ya sea a medianoche, a las seis de la
madrugada, camino a seminario, o en
medio de ocupaciones y quehaceres.
Habrán visto el anuncio de la Iglesia
en la televisión en el que se ve un
dormitorio a oscuras. Se abre la puer-
ta y entra una niñita con un libro de-
bajo del brazo; se dirige hacia su
padre que está profundamente dor-
mido y le pregunta: “Papá, ¿me lees
un cuento?”. El padre, sin abrir los
ojos, dormido, le dice entre dientes:
“Queridita, papá tiene mucho sueño;
pregúntale a mamá”. La pequeña se
dirige a la madre que también duer-
me y le pregunta: “Mami, ¿puede
papá leerme un cuento?”. Entonces
el padre despierta del todo y, en la
próxima escena, se ven los tres juntos
y al padre leyendo el cuento.
Una hermana espera a un lado de un pilar de la platea del Centro de El dar cariño puede manifestarse
Conferencias. de modo natural, pero el ser líder es
una técnica cultivada que tal vez no
Pero aunque son firmes y buenos, ni rectificar mi proceder. Sencilla- tomemos con seriedad suficiente.
nuestros jóvenes necesitan nuestra mente conversábamos de cualquier Guiamos por el ejemplo de la forma
ayuda. Y hay ayuda a la mano: El pro- cosa y de todo. más poderosa de todas, y el peso de
grama Progreso Personal de las Mujeres Era la ocasión en que podía ha- esa responsabilidad es muy grande
Jóvenes, el Sacerdocio Aarónico: cerle preguntas. Me sentía tan segu- tanto para los padres como para los
Cumplir nuestro deber a Dios, la Guía ra que incluso podía hacerle líderes de los jóvenes.
para padres y líderes de la juventud y la preguntas que hubiesen podido irri- ¿Distinguen nuestros jóvenes, por
edición revisada de Para la fortaleza de tarle. Recuerdo haberle preguntado: la forma en que vivimos, en que ha-
la juventud servirán tanto a los padres “Papá, ¿por qué me avergonzaste de- blamos y oramos que amamos al
como a los líderes para ayudar a los lante de mis amigos la semana pasa- Señor? ¿Saben que su Padre
jóvenes de forma activa y directa a da cuando me quedé con ellos hasta Celestial es un Dios de amor por el
permanecer firmes ante la decadente muy tarde y fuiste a buscarme?”. modo como se sienten cuando están
moralidad. Nuestros jóvenes quieren La respuesta que me dio refleja con nosotros? ¿Se sienten ellos segu-
más que tan sólo proveedores de las otro aspecto del amor paternal. No ros de que no seremos llevados por
cosas temporales: anhelan personas había sido su intención ser arbitra- doquiera de todo viento de doctrina,
que los amen y los guíen. rio; había ciertas normas de conduc- por las estratagemas de la presión
Una parte muy importante del ta que se esperaba yo respetase. Me social y de la aceptación del mundo?
quererlos es escucharlos. Sé lo que dijo: “Lo tarde que era y que tú no (véase Efesios 4:14).
es que a uno le escuchen porque yo llegaras me preocupó. Lo que más Si vamos a dirigir con rectitud, no
tuve esa bendición. deseo es que estés sana y salva”. Y puede haber asomo de duda con res-
Solía ayudar a mi padre en la comprendí que su cariño por mí era pecto a nuestro código de valores.
granja. No siempre disfrutaba de esa más fuerte que sus deseos de dormir Las pequeñas ambivalencias de nues-
faena, pero cuando llegaba la hora y que la inconveniencia de vestirse y tra parte pueden producir grandes
del almuerzo, nos sentábamos a la salir a buscarme. incertidumbres en nuestros jóvenes.
sombra de los álamos a comer y a Ya sea en el campo o en cualquier A veces me pregunto si nosotras,
charlar. Mi padre no se valía de aque- otro lugar y ocasión, en momentos las madres, no seremos las que hace-
llos momentos propicios a la ense- como ésos, se estrechan lazos para mos que nuestros hijos sientan la
ñanza para establecerme reglamentos otras oportunidades que quizá no presión de ser populares y aceptados.

L I A H O N A
78
El cambiar nuestros deseos a fin de quien parece ser una persona odiosa. da su testimonio del Salvador o cuan-
que nuestras normas sean las del Eso es difícil, pues pone a prueba do la vemos recibir el medallón de
Señor envía un mensaje claro de toda nuestra paciencia y capacidad Reconocimiento a la Mujer Virtuosa?
que en el reino del Señor no hay de- de amar incondicionalmente. Vislumbramos un pedacito del
sigualdad de criterios. Cuando padres desconsolados supli- cielo cuando estamos en el templo
Después del discurso que el presi- can pidiendo ayuda, esa ayuda la con nuestro hijo o hija arrodillados
dente Hinckley dirigió a la juventud brindan ángeles que son los tíos, las ante el altar con un compañero o
en noviembre del año pasado, una tías, las abuelas o los abuelos, los compañera dignos, preparados para
joven comentó a su madre que su buenos amigos y los líderes que ro- comenzar juntos una vida de prome-
líder de las Mujeres Jóvenes se había dean a nuestro ser querido. Ellos sas y realizaciones que les hemos
quitado el segundo par de aretes que pueden reforzar nuestro mensaje y ayudado a cultivar. Ésos son mo-
antes usaba. Estos observadores jó- poner a ese hijo en el camino por el mentos de cosechar lo sembrado.
venes se fijan en esas cosas: se fijan que hemos estado orando. Termino con mi testimonio de que
en cuán cortos son sus shorts y en si El amar con prudencia y el dirigir no estamos solos en esta sagrada res-
han tenido que ajustar la blusa que con un objetivo pondrá atajo a la ini- ponsabilidad de ser padres, de amar a
llevan puesta; se fijan en la ropa que quidad al preparar a la nueva genera- nuestros hijos y dirigirlos. No hay
usan (o que no usan) cuando traba- ción para el placer inefable del ser mayor regocijo que eso y merece todo
jan en el jardín; se fijan en la pelícu- padres. Nunca olvidaremos la alegría sacrificio, todo minuto inconvenien-
la que van a entrar a ver en el cine. de cuando nuestro hijo de doce años te, todo gramo de paciencia, de disci-
Hemos hecho convenios con el sirvió por primera vez la Santa Cena o plina personal y de perseverancia. “Si
Señor y el ser líderes suele poner a cuando oímos su voz al pronunciar la Dios es por nosotros, ¿quién contra
prueba el nivel de nuestro cometido oración sacramental. ¿Cómo explicar nosotros?” (Romanos 8:31). En el
a esos convenios. lo que se siente cuando nuestra hija nombre de Jesucristo. Amén. 
Una madre joven dijo: “Cuesta
muchísimo tiempo y energías ser una
buena madre. Es más fácil dejar que
mis hijos se queden dormidos delan-
te del televisor mientras recojo la
casa y acostarlos después que leerles
las Escrituras, orar con ellos, leerles
cuentos y luego ponerlos en la cama.
Pero ellos esperan deseosos ese ritual
vespertino y sé que esa inversión, in-
cluso cuando estoy demasiado cansa-
da, reportará dividendos eternos”. El
ser líderes constantes influye en
nuestros jóvenes para que tomen de-
cisiones acertadas y, a la vez, nuestra
confianza en ellos aumenta.
Recuerdo que cuando tenía yo die-
ciséis años oí por casualidad a mi
madre hablar con mi padre. Ella esta-
ba inquieta por algunas cosas que yo
escogía hacer. No es que yo fuese cul-
pable de ningún pecado más serio que
el de la inmadurez de la juventud,
pero mi madre estaba preocupaba. Lo
que mi padre le dijo me produjo una
enorme impresión: “No te preocu-
pes”, le afirmó a mamá, “confío en
Sharon y sé que ella hará lo correcto”.
Aquellas horas en la granja tuvieron
su recompensa en aquel momento.
Desde entonces en adelante, mis
vínculos se estrecharon con mis amo-
rosos padres que confiaban en mí.
Una de las pruebas más grandes
para padres y líderes es querer a

E N E R O D E 2 0 0 2
79
mientras yo sostengo la cuerda”.

“Ponga en orden Fue lo que hicimos. Cruzamos


esos empinados y abruptos rápidos
—aferrándonos lo más fuerte posi-

su casa” ble— y todos salimos a salvo1.

LA LECCIÓN
Hermanos y hermanas, casi perdí
Élder Russell M. Nelson la vida al aprender una lección que
Del Quórum de los Doce Apóstoles
ahora transmito a ustedes. En la tra-
yectoria de la vida, incluso a través
de aguas turbulentas, la reacción na-
tural de un padre de aferrarse a su
esposa o a sus hijos tal vez no sea la
“Nuestra familia es el foco de nuestra obra y gozo más grandes mejor manera de lograr su objetivo.
en esta vida; y también lo será en la eternidad”. En vez de ello, si él con todo amor
se aferra al Salvador y a la barra de
hierro del Evangelio, su familia
precipicio, el ángulo que tomó la deseará aferrarse a él y al Salvador.
balsa me hizo salir disparado al aire, Esta lección por cierto no se limi-
yendo a caer en las aguas turbulen- ta a los padres. No obstante el sexo,
tas del río. Me fue difícil salir a la su- el estado civil ni la edad, las perso-
perficie; cada vez que trataba de nas pueden elegir mantenerse direc-
salir para tomar aire, me topaba con tamente unidas al Salvador,
el fondo de la balsa. Mi familia no aferrarse a la barra de Su verdad y
me podía ver, pero podía escucharlas dirigir según la luz de esa verdad. De
gritar: “¡Papá! ¿Dónde está papá?”. ese modo, se convierten en ejemplos
Por fin encontré el lado de la de rectitud a quienes otras personas
balsa y salí a la superficie. Mi familia querrán aferrarse.
ayudó a sacar del agua mi cuerpo
casi ahogado. Estábamos agradeci- EL MANDAMIENTO
dos de estar reunidos a salvo. Para el Señor, las familias son
Los días siguientes fueron agrada- esenciales. Él creó la tierra para que
bles y encantadores. Luego llegó el pudiésemos obtener cuerpos físicos y
último día, en el que habríamos de ir formar familias2.
por la caída de agua Lava Falls, co- Él estableció Su Iglesia con el fin

H ace algunos años, cuando la


hermana Nelson y yo tenía-
mos varias hijas adolescen-
tes, llevamos a la familia de
vacaciones, lejos de los teléfonos y
nocida como la pendiente más peli-
grosa del viaje. Al ver lo que yacía
más adelante, inmediatamente pedí
que encalláramos la balsa para efec-
tuar un consejo familiar de emergen-
de exaltar a las familias; Él propor-
ciona templos para que las familias
puedan estar unidas para siempre3.
Naturalmente, Él espera que los
padres presidan a su familia, propor-
de los pretendientes. Fuimos en un cia, conscientes de que si habríamos cionen lo necesario para ella y la
viaje en balsa por el río Colorado, a de sobrevivir esa experiencia, era ne- protejan4. Pero el Maestro ha pedido
través del Gran Cañón. Al empezar cesario hacer planes con mucho cui- mucho más. En las sagradas
la jornada, no teníamos la menor dado. Dije a mi familia: “No importa Escrituras está grabado el manda-
idea de lo peligroso que resultaría. lo que suceda, la balsa siempre se miento “ponga en orden su casa”5.
El primer día fue hermoso, pero el mantendrá a flote; si nos aferramos Una vez que como padres entenda-
segundo día, al acercarnos a los rápi- con todas nuestras fuerzas a las cuer- mos el significado y la importancia
dos de Horn Creek y ver la caída en das que están aseguradas a la balsa, de ese mandamiento, debemos
picada más adelante, me sentí ate- todo saldrá bien. Aun si la balsa se aprender a llevarlo a cabo.
rrorizado. Nuestra querida familia, volcase, estaremos a salvo si nos afe-
que flotaba en una balsa de caucho, rramos fuertemente a las cuerdas”. CÓMO PONER EN ORDEN SU CASA
¡estaba a punto de caer por la cata- Me dirigí a mi hijita de siete años Para poner nuestra casa en un
rata! Por instinto, coloqué un brazo y dije: “Todos los demás se agarrarán orden que sea agradable al Señor,
alrededor de mi esposa y el otro fuertemente de una cuerda, pero debemos hacerlo a Su manera.
alrededor de mi hija menor. Para tú tendrás que agarrarte de papi; Debemos emplear Sus atributos de
protegerlas, traté de sostenerlas fir- siéntate detrás de mí, pon tus brazos “la justicia, la piedad, la fe, el amor,
memente a mi lado, pero al llegar al a mi alrededor y sujétate fuerte la paciencia, [y] la mansedumbre”6.

L I A H O N A
80
A pesar de las multitudes reunidas en el Centro de Conferencias, los asistentes escuchan con atención a los
discursantes.

Todo padre debe recordar que “nin- De Proverbios, en el Antiguo y la responsabilidad de la enseñanza
gún poder o influencia se puede ni Testamento, leemos: “Retén el con- de los hijos estrictamente sobre los
se debe mantener en virtud del sa- sejo, no lo dejes; guárdalo, porque hombros de los padres. La Pro-
cerdocio, sino por persuasión, por eso es tu vida”12. clamación para el Mundo en cuanto
longanimidad, benignidad, manse- Del Nuevo Testamento: “Her- a la familia advierte que las personas
dumbre y por amor sincero”7. manos, estad firmes, y retened la “que no cumplen con sus responsa-
Los padres deben ser ejemplos vi- doctrina que habéis aprendido”13. bilidades familiares, que un día de-
vientes de “bondad y… conocimien- Del Libro de Mormón, aprende- berán responder ante Dios”17. Hoy
to puro, lo cual ennoblecerá mos en cuanto a las multitudes que día reafirmo con solemnidad esa
grandemente el alma”8. Toda madre estaban “asidos constantemente a la realidad.
y todo padre deben dejar de lado los barra de hierro”14, que representaba En el desempeño de esos deberes,
intereses egoístas y evitar cualquier “la palabra de Dios”15. Esa barra de necesitamos tanto a la Iglesia como
pensamiento de hipocresía, fuerza fí- hierro, anclada a la verdad, es ina- a la familia; ambas trabajan estre-
sica o murmuraciones9. Los padres movible e inmutable. chamente para fortalecerse la una a
pronto se dan cuenta de que cada la otra. La Iglesia existe para exaltar
hijo lleva en su interior el deseo de OTROS MANDATOS DIVINOS a la familia, y la familia es la unidad
ser libre; toda persona desea abrirse Los padres no sólo han de aferrar- fundamental de la Iglesia.
paso solo; nadie desea estar restrin- se a la palabra del Señor, sino que Esas interacciones se manifiestan
gido, incluso por parte de padres tienen el mandato divino de ense- al estudiar sobre los primeros días de
bien intencionados. Pero todos po- ñarla a sus hijos. La guía de las la historia de la Iglesia. En 1833, el
demos aferrarnos al Señor. Escrituras es bastante clara: “Y ade- Señor reprendió a los jóvenes líderes
Hace siglos, Job enseñó ese con- más, si hay padres que tengan hijos de Su Iglesia debido a sus deficien-
cepto cuando dijo: “Mi justicia en Sión… y no les enseñen a com- cias como padres. El Señor dijo:
tengo asida, y no la cederé”10. Nefi prender la doctrina del arrepenti- “…os he mandado criar a vuestros
también enseñó: “…quienes escu- miento, de la fe en Cristo, el Hijo hijos en la luz y la verdad.
charan la palabra de Dios y se afe- del Dios viviente, del bautismo y del “Mas de cierto te digo…
rraran a ella, no perecerían…”11. don del espíritu Santo por la imposi- “no has enseñado a tus hijos e
Esos principios son eternos como ción de manos, al llegar a la edad de hijas la luz y la verdad, conforme a
el Evangelio e infinitos como la eter- ocho años, el pecado será sobre la los mandamientos;…
nidad. Mediten estas amonestacio- cabeza de los padres”16. “Y ahora te doy un mandamien-
nes adicionales de las Escrituras: Ese mandamiento coloca el deber to… has de poner tu propia casa en

E N E R O D E 2 0 0 2
81
orden, porque hay en tu casa mu- a cabo nuestra inmortalidad y vida es para siempre. Ningún sacrificio
chas cosas que no son rectas… eterna como familia29, es lógico que es demasiado grande para tener las
Ponga en orden su casa primero”18. la obra del adversario ataque direc- bendiciones de un matrimonio eter-
Esta revelación representa una de tamente el corazón del hogar, o sea no. Para hacernos acreedores de ellas,
las muchas poderosas validaciones la familia. Lucifer ataca implacable- únicamente tenemos que negarnos a
de la integridad del profeta José mente la santidad de la vida y el nosotros mismos de toda iniquidad y
Smith. Él no eliminó de las gozo de la paternidad. honrar las ordenanzas del templo. Si
Escrituras esas severas palabras de Debido a que el maligno siempre llevamos a cabo los sagrados conve-
reprimenda, a pesar de que algunas está obrando maquinaciones, no de- nios del templo y los guardamos, ma-
de ellas iban dirigidas a él mismo19. bemos bajar la guardia, ni siquiera nifestamos nuestro amor por Dios,
En nuestros días, la Primera por un momento. Una invitación por nuestro cónyuge, y nuestra verda-
Presidencia ha recalcado de nuevo el aparentemente pequeña e inocente dera preocupación por nuestra poste-
orden de prioridades de los padres. se puede convertir en una enorme ridad, incluso los que aún no han
Cito de una carta que recientemente tentación que puede llevar a una nacido. Nuestra familia es el foco de
enviaron a los santos: “Hacemos un trágica transgresión. Día y noche, en nuestra obra y gozo más grandes en
llamado a los padres para que dedi- casa o lejos de ella, debemos evitar esta vida; y también lo será en la eter-
quen sus mejores esfuerzos a la ense- el pecado y “[retener] lo bueno”30. nidad, cuando podremos heredar
ñanza y crianza de sus hijos con Las maldades sediciosas de la por- “tronos, reinos, principados, potesta-
respecto a los principios del nografía, del aborto y de la adicción des y dominios… exaltación y glo-
Evangelio, lo que los mantendrá a sustancias nocivas actúan como ria”33.
cerca de la Iglesia. El hogar es el fun- termes que van socavando el ci- Esas bendiciones inestimables pue-
damento de una vida recta y ningún miento moral de un hogar feliz y de den ser nuestras si ponemos nuestra
otro medio puede ocupar su lugar ni una familia fiel. No podemos ceder a casa en orden ahora y si nos aferra-
cumplir sus funciones esenciales en ninguna clase de iniquidad sin poner mos fielmente al Evangelio. Dios vive.
el cumplimiento de las responsabili- en riesgo a nuestras familias. Jesús es el Cristo. Ésta es Su Iglesia. El
dades que Dios les ha dado”20. Satanás desea que seamos misera- presidente Gordon B. Hinckley es Su
bles como él31. Él despierta nuestros profeta. De ello testifico en el nombre
¿QUÉ DEBEN ENSEÑAR LOS PADRES? apetitos carnales, nos tienta a vivir de Jesucristo. Amén. 
Teniendo presente este sagrado en la obscuridad espiritual y a dudar
mandato, consideremos lo que debe- de la realidad de la vida después de NOTAS
mos enseñar. En las Escrituras se in- la muerte. El apóstol Pablo dijo: “Si 1. Véase Russell M. Nelson y Rebecca
dica que los padres enseñen fe en en esta vida solamente esperamos en M. Taylor, “Entre amigos”, Liahona, febrero
Jesucristo, arrepentimiento, bautis- Cristo, somos los más dignos de con- de 1999, págs. 6–7.
mo y el don del Espíritu Santo21. Los miseración de todos los hombres”32. 2. Véase D. y C. 2:1–3.
padres deben enseñar el plan de sal- 3. Véase D. y C. 138:47–48.
vación22 y la importancia de vivir en LA PERPETUACIÓN DE LAS 4. Véase 1 Timoteo 5:8.
estricta armonía con los manda- BENDICIONES FAMILIARES
mientos de Dios 23. De otro modo, Sin embargo, el conocimiento del
sus hijos ciertamente sufrirán al ig- gran plan de felicidad de Dios forta-
norar la ley redentora y liberadora lece nuestra fe en el futuro. Su plan
de Dios24. Los padres deben también proporciona respuestas a preguntas
enseñar mediante el ejemplo cómo eternas: ¿Es toda nuestra compasión
consagrar sus vidas: hacer uso de su y todo nuestro amor del uno por el
tiempo, talentos, diezmos y sustan- otro sólo temporal, que se perderán
cia25 para establecer la Iglesia y reino al momento de morir? ¡No! ¿Puede
de Dios sobre la tierra26. El vivir de perdurar la vida familiar más allá de
ese modo literalmente será una ben- este período de probación terrenal?
dición para su posteridad. Un pasaje ¡Sí! Dios ha revelado la naturaleza
de Escritura dice: “…tu deber es eterna del matrimonio celestial y a
para con la iglesia perpetuamente, y la familia como la fuente de nuestro
esto a causa de tu familia”27. mayor gozo.
Hermanos y hermanas, las pose-
OPOSICIÓN A LA FAMILIA siones materiales y los honores del
Tanto padres como hijos deben mundo no perduran; pero sí su
tener presente que siempre habrá unión como esposa, esposo y familia.
una fuerte oposición a la obra y la El único periodo de duración de la
voluntad del Señor28. Debido a que vida familiar que satisface las año-
la obra (y la gloria) de Dios es llevar ranzas más sublimes del alma humana

L I A H O N A
82
Los tiempos en los
5. D. y C. 93:44; véase también 2 Reyes
20:1; Isaías 38:1.
6. 1 Timoteo 6:11.
7. D. y C. 121:41.
8. D. y C. 121:42.
9. Véase 1 Pedro 2:1.
10. Job 27:6.
11. 1 Nefi 15:24.
que vivimos
12. Proverbios 4:13. Presidente Gordon B. Hinckley
13. 2 Tesalonicenses 2:15. Entre otros
pasajes que se relacionan a ésta, se inclu-
yen: “Retén… las sanas palabras que de mí
oíste, en la fe y amor que es en Cristo
Jesús” (2 Timoteo 1:13), y “Mantengamos “Nuestra seguridad yace en el arrepentimiento. Nuestra fortaleza
firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra
esperanza” (Hebreos 10:23).
proviene de la obediencia a los mandamientos de Dios”.
14. 1 Nefi 8:30.
15. 1 Nefi 11:25. otra peligrosa empresa, el desenlace y
16. D. y C. 68:25; cursiva agregada. el final de la cual aún desconocemos.
17. “La Familia: Una proclamación Por primera vez, desde que nos con-
para el mundo”, Liahona, octubre de 1998, vertimos en una nación, Estados
pág. 24. Unidos ha sido seriamente atacada
18. D. y C. 93:40–44. en su masa territorial. Pero éste no
19. Véase D. y C. 93:47. fue un ataque tan sólo contra los
20. En esa carta, de fecha 11 de febrero Estados Unidos; fue un ataque sobre
de 1999, firmada por los presidentes hombres y naciones de buena volun-
Gordon B. Hinckley, Thomas S. Monson y tad de todas partes. Estuvo bien pla-
James E. Faust, también describieron lo que neado, se llevó a cabo con audacia, y
los padres podrían hacer: “Aconsejamos a los resultados fueron desastrosos. Se
los padres y a los hijos dar una prioridad calcula que murieron más de 5.000
predominante a la oración familiar, a la personas inocentes. Entre ellas se
noche de hogar para la familia, al estudio y contaban muchas de otras naciones;
a la instrucción del Evangelio y a las activi- fue un acto cruel y astuto, de absolu-
dades familiares sanas. Sin importar cuán ta maldad.
apropiadas puedan ser otras exigencias o Recientemente, en compañía de
actividades, no se les debe permitir que
desplacen los deberes divinamente asigna-
dos que sólo los padres y las familias pue-
den llevar a cabo en forma adecuada” (en
“Carta de la Primera Presidencia”, Liahona,
M is queridos hermanos y
hermanas, acepto esta
oportunidad con humil-
dad. Ruego tener la guía del Espíritu
en lo que vaya a decir.
varios líderes religiosos nacionales,
fui invitado a la Casa Blanca para
reunirnos con el presidente. Al ha-
blarnos, fue franco y sincero.
Esa misma noche, se dirigió al
diciembre de 1999, pág. 1). Me acaban de entregar un recado Congreso y a la nación con palabras
21. Véase Moroni 8:10; D. y C. 19:31; que dice que se ha iniciado el ataque inequívocas en cuanto a la determi-
68:25–34; 138:33; Artículos de Fe Nº 4. de misiles por parte de los Estados nación de Estados Unidos y de sus
22. Véase Moisés 6:58–62. Unidos. No es necesario recordarles aliados de ir en busca de los terroris-
23. Véase Levítico 10:11; que vivimos en tiempos peligrosos. tas que fueron responsables del pla-
Deuteronomio 6:7; Mosíah 4:14. Quisiera hablar en cuanto a estos neamiento de esa terrible tragedia
24. Véase 2 Nefi 2:26; Mosíah 1:3; 5:8; tiempos y nuestras circunstancias y de cualquiera que les extendiera
D. y C. 98:8. como miembros de la Iglesia. albergue.
25 Véase Mosíah 4:21–26; 18:27; Alma Tienen ustedes plena conciencia Ahora nos preparamos para la
1:27. de los acontecimientos acaecidos el guerra; se han movilizado grandes
26. Véase TJS Mateo 6:38. 11 de septiembre, hace menos de un fuerzas y continuarán haciéndolo; se
27. D. y C. 23:3. mes. A raíz de ese despiadado y atroz están forjando alianzas políticas. No
28. Véase Moroni 7:12–19. ataque nos vemos precipitados a un sabemos cuánto tiempo durará ese
29. Véase Moisés 1:39. estado de guerra. Es la primera gue- conflicto; no sabemos lo que costará
30. 1 Tesalonicenses 5:21. rra del siglo 21. El último siglo se ha en vidas y en dinero; no sabemos la
31. Véase 2 Nefi 2:17–18, 27. descrito como el más arrasado por la forma en que se llevará a cabo.
32. 1 Corintios 15:19. guerra en la historia de la humani- Podría impactar la obra de la Iglesia
33. D. y C. 132:19. dad. Estamos a punto de entrar en de varias maneras.

E N E R O D E 2 0 0 2
83
Los miembros acuden en masa al Centro de Conferencias durante cada una de las sesiones a fin de obtener
fortaleza del consejo de los líderes de la Iglesia.

Nuestra economía nacional ha su- de los inocentes. En vez de ello, sea- ofrece protección para la iniquidad,
frido un golpe a causa de ello; ya es- mos amigables y prestemos ayuda, la maldad ni ese tipo de cosas. El
taba teniendo dificultades, y esto ha protección y apoyo. Son las organiza- Dios en el que yo creo no fomenta
venido a empeorar la situación. ciones terroristas las que se deben esa clase de acciones. Él es un Dios
Muchas personas están perdiendo sus descubrir y derrotar. de misericordia; Él es un Dios de
trabajos; entre nuestros miembros, Nosotros, los de esta Iglesia, sabe- amor; Él es un Dios de paz y consue-
esto podría afectar las necesidades mos algo en cuanto a ese tipo de lo, y acudo a Él en tiempos como éste
del programa de Bienestar, así como grupos. En el Libro de Mormón se como guía y una fuente de fortaleza”.
los diezmos de la Iglesia. Podría afec- habla de los ladrones de Gadiantón, Los miembros de la Iglesia en ésta
tar nuestro programa misional. una despiadada organización secre- y otras naciones están participando
Somos ya una organización glo- ta, vinculada con juramentos, empe- actualmente con muchos otros en
bal; tenemos miembros en más de ñada en la maldad y la destrucción. una gran empresa internacional. En
150 naciones. Es posible que la ad- En aquella época, hicieron todo lo la televisión vemos a los que están
ministración de este vasto programa posible, mediante cualquier medio, en el servicio militar despidiéndose
mundial se haga más difícil. de acabar con la Iglesia, de atraer a de seres queridos, sin saber si volve-
Aquellos de nosotros que somos la gente con la sofistería y a tomar rán. Está afectando los hogares de
ciudadanos norteamericanos apoya- control de la sociedad. Vemos la nuestros miembros. Unidos, como
mos firmemente al presidente de misma cosa en la situación actual. Iglesia, debemos arrodillarnos e in-
nuestra nación. Se debe hacer frente Somos gente pacífica; somos se- vocar los poderes del Todopoderoso
a las terribles fuerzas del mal y hacér- guidores del Cristo que fue y es el en beneficio de aquellos que lleva-
seles responsables de sus acciones. Príncipe de Paz. Pero hay ocasiones rán la carga de esta campaña.
Éste no es un asunto de cristianos en las que tenemos que defender la Nadie sabe cuánto tiempo dura-
contra musulmanes. Me complace rectitud y la decencia, la libertad y rá; nadie sabe precisamente dónde
ver que se estén donando alimentos la civilización, tal como Moroni se lidiará; nadie sabe lo que pueda
para la gente hambrienta de una de congregó a su pueblo en su época implicar. El tamaño y la naturaleza
esas naciones que es el blanco de para defender a sus esposas y a sus de la tarea que hemos emprendido
operaciones militares. Valoramos a hijos y la causa de la libertad (véase son imposibles de prever por el mo-
nuestros vecinos musulmanes a tra- Alma 48:10). mento.
vés del mundo y esperamos que La otra noche, en el programa de Son ocasiones como éstas las que
aquellos que viven de acuerdo con televisión de Larry King se me pre- repentinamente nos hacen darnos
los principios de su fe no vayan a su- guntó qué pensaba de aquellas perso- cuenta que esta vida es frágil, que la
frir. Suplico, de modo particular, que nas que, en el nombre de su religión, paz es frágil, que la civilización
de ninguna manera nuestros miem- llevaban a cabo actividades tan abo- misma es frágil. La economía en par-
bros sean cómplices en la persecución minables. Contesté: “La religión no ticular es vulnerable. Una y otra vez

L I A H O N A
84
se nos ha aconsejado en cuanto a la
autosuficiencia, en cuanto a las deu-
das, en cuanto a la frugalidad.
Muchos de nuestros miembros están
sumamente endeudados por cosas
que no son del todo necesarias.
Cuando yo era joven, mi padre me
aconsejó que construyera una casa
modesta, que satisficiera las necesi-
dades de mi familia, y que la hiciera
hermosa, atractiva, cómoda y segu-
ra. Me aconsejó que pagara la hipo-
teca tan rápidamente como pudiera
para que, no importara lo que suce-
diera, tuviera un techo para mi es-
posa y mis hijos. Me crié con ese
modo de pensar. Insto a los miem-
bros de la Iglesia que de lo posible
salgan de sus deudas, y que tengan
un poco de dinero en reserva para
tiempos de necesidad. quisiera recordarles las advertencias sumamente grande y compleja; lle-
No podemos proveer para toda de las Escrituras y las enseñanzas de vamos a cabo muchos programas ex-
contingencia, pero sí podemos pro- los profetas que hemos tenido cons- tensos y costosos, pero les aseguro
veer para muchas contingencias. tantemente ante nosotros. que no excederemos nuestros ingre-
Que la actual situación nos sirva de No puedo olvidar la gran lección sos. No pondremos a la Iglesia en
recordatorio de que eso es lo que de- del sueño de Faraón sobre las vacas deuda; adaptaremos lo que hagamos
bemos hacer. gordas y las flacas y sobre las espigas a los recursos disponibles.
Tal como se nos ha aconsejado hermosas y las marchitas. Cuán agradecido estoy por la ley
continuamente durante más de 60 No puedo quitar de mi mente las del diezmo; es la ley de finanzas del
años, almacenemos alimentos que desalentadoras amonestaciones del Señor. Se establece en breves pala-
nos sostengan durante un tiempo en Señor que se encuentran en el capí- bras en la sección 119 de Doctrina y
caso de necesidad, pero no nos lle- tulo 24 de Mateo. Convenios. Proviene de la sabiduría
nemos de pánico ni nos vayamos a Estoy familiarizado, al igual que del Señor. A todo hombre y mujer, a
los extremos; seamos prudentes en ustedes, con las declaraciones de la todo niño y niña, a toda criatura de
todo respecto. Y sobre todo, mis her- revelación moderna de que vendrá esta Iglesia que pague un diezmo
manos y hermanas, sigamos adelante el tiempo en que la tierra será lim- justo, sea grande o pequeño, expreso
con fe en el Dios Viviente y en Su piada y habrá aflicciones indescripti- mi gratitud por la fe de sus corazo-
Hijo Amado. bles, con llanto, lloro y lamentación nes. Les recuerdo a ustedes, y a
Grandiosas son las promesas en (véase D. y C. 112:24). aquellos que no pagan diezmos pero
cuanto a esta tierra de América. Ahora bien, no quiero ser un que deberían hacerlo, que el Señor
Inequívocamente se nos dice que “es alarmista; no quiero ser un profeta ha prometido maravillosas bendicio-
una tierra escogida, y cualquier na- de calamidades. Soy optimista. No nes (véase Malaquías 3:10–12).
ción que la posea se verá libre de la creo que haya llegado el tiempo en También ha prometido que “el que
esclavitud, y del cautiverio, y de el que una total destrucción acabe es diezmado no será quemado en su
todas las otras naciones debajo del con nosotros. Ruego fervientemente venida” (D. y C. 64:23).
cielo, si tan sólo sirve al Dios de la que no sea así. Hay tanto aún por Expreso agradecimiento a los que
tierra, que es Jesucristo” (Éter 2:12). hacer de la obra del Señor. Nosotros, pagan ofrendas de ayuno. El costo
Éste es el meollo del asunto: la obe- y nuestros hijos después que noso- para el donante es nada más que dos
diencia a los mandamientos de Dios. tros, debemos llevarla a cabo. comidas al mes. Esto es el funda-
La Constitución bajo la cual vivi- Les aseguro que nosotros, los que mento de nuestro Programa de
mos y la cual no sólo nos ha bende- somos responsables de la administra- Bienestar, cuyo objetivo es ayudar a
cido sino que se ha convertido en el ción de los asuntos de la Iglesia, se- los necesitados.
modelo para otras constituciones, es remos prudentes y cuidadosos como Ahora bien, todos sabemos que la
nuestra seguridad nacional inspirada hemos tratado de serlo en el pasado. guerra, la contención, el odio, el su-
por Dios, que asegura libertad, justi- Los diezmos de la Iglesia son sagra- frimiento de la peor clase no son
cia e igualdad ante la ley. dos. Se distribuyen de la manera que cosas nuevas. El conflicto que vemos
No sé lo que nos deparará el futu- el Señor mismo dispone. Nos hemos hoy día es tan sólo otra expresión
ro; no deseo sonar negativo, pero convertido en una organización del conflicto que empezó con la

E N E R O D E 2 0 0 2
85
Luego declaró: “ Yo sé que mi
Redentor vive, y al fin se levantará
sobre el polvo;
“Y después de desecha esta mi
piel, en mi carne he de ver a Dios;
“Al cual veré por mí mismo, y mis
ojos lo verán, y no otro” (Job
19:25–27).
Ahora bien, hermanos y herma-
nas, debemos cumplir con nuestro
deber cualquiera sea ese deber. Es
posible que no tengamos paz por un
tiempo; algunas de nuestras liberta-
des se verán restringidas; quizás pa-
saremos inconvenientes; o tal vez
incluso seamos llamados a sufrir de
una manera u otra. Pero Dios nues-
tro Padre Eterno protegerá esta na-
ción y a todo el mundo civilizado
que acuda a Él. Él ha declarado:
“Bienaventurada la nación cuyo
Dios es Jehová” (Salmos 33:12).
Nuestra seguridad yace en el arre-
pentimiento. Nuestra fortaleza pro-
viene de la obediencia a los
mandamientos de Dios.
Oremos siempre; oremos por la
rectitud; oremos por las fuerzas del
guerra en los cielos. Cito del libro de albedrío y hubiera tomado para sí bien. Tendamos una mano para ayu-
Apocalipsis: todo el mérito, el honor y la gloria. dar a hombres y mujeres de buena
“Después hubo una gran batalla En oposición a esto se encontraba el voluntad de cualquier religión y do-
en el cielo: Miguel y sus ángeles lu- plan del Padre, el cual el Hijo afirmó quiera que vivan. Permanezcamos
chaban contra el dragón; y luchaban que cumpliría, bajo el cual Él vino a firmes en contra del mal, tanto aquí
el dragón y sus ángeles; la tierra y dio Su vida para expiar los como en el extranjero. Vivamos dig-
“pero no prevalecieron, ni se pecados de la humanidad. nos de las bendiciones del cielo, re-
halló ya lugar para ellos en el cielo. Desde los días de Caín hasta la ac- formando nuestra vida en lo que sea
“Y fue lanzado fuera el gran dra- tualidad, el adversario ha sido el gran necesario, y al acudir a Él, el Padre
gón, la serpiente antigua, que se organizador de los terribles conflictos de todos nosotros. Él ha dicho:
llama diablo y Satanás, el cual enga- que han traído tanto sufrimiento. “Estad quietos, y conoced que yo soy
ña al mundo entero; fue arrojado a La traición y el terrorismo empe- Dios” (Salmos 46:10).
la tierra, y sus ángeles fueron arroja- zaron con él, y continuarán hasta ¿Son éstos tiempos peligrosos? Lo
dos con él. que el Hijo de Dios regrese a gober- son. Pero no hay necesidad de
“Entonces oí una gran voz en el nar y reinar con paz y rectitud entre temer. Podemos tener paz en nues-
cielo, que decía: Ahora ha venido la los hijos y las hijas de Dios. tros corazones y paz en nuestros ho-
salvación, el poder, y el reino de A través de las eras del tiempo, gares. Cada uno de nosotros puede
nuestro Dios, y la autoridad de su hombres y mujeres, muchos, muchos ser una influencia para bien en este
Cristo” (Apocalipsis 12:7–10). de ellos, han vivido y han muerto. mundo.
Eso debió haber sido un terrible Es posible que algunos mueran en el Que el Dios del cielo, el
conflicto. Las fuerzas del mal lucha- conflicto que está por venir. Para no- Todopoderoso, nos bendiga y nos
ban contra las fuerzas del bien. El sotros, y testificamos solemnemente ayude al andar por nuestros diferen-
gran impostor, el hijo de la mañana, de ello, la muerte no será el fin. Hay tes caminos en los días inciertos que
fue derrotado y desterrado, llevando vida en el más allá tan ciertamente se aproximan. Que acudamos a Él
consigo un tercio de las huestes de como la hay aquí. A través del gran con fe inquebrantable. Que con dig-
los cielos. plan que se convirtió en la esencia nidad confiemos en Su Amado Hijo
El libro de Moisés y el libro de misma de la batalla en el cielo, los quien es nuestro Redentor, ya sea en
Abraham proporcionan luz adicional hombres seguirán viviendo. vida o en muerte, es mi oración en
en cuanto a esa lucha. Satanás Job preguntó: “Si el hombre mu- Su santo nombre, sí, el nombre de
habría despojado al hombre de su riere, ¿volverá a vivir? (Job 14:14). Jesucristo. Amén. 

L I A H O N A
86
Sesión del domingo por la tarde espaciosa que se había convertido en
7 de octubre de 2001 el centro de capacitación misional.
Tenía amplios dormitorios con más o

El ex misionero menos 10 camas por habitación.


Ingresé un domingo por la noche.
La semana antes de entrar al
campo misional fue emocionante:
Élder L. Tom Perry hubo muchas fiestas y despedidas y
Del Quórum de los Doce Apóstoles me temo que no había descansado ni
me había preparado debidamente
para la capacitación que iba a recibir
en la casa de la misión. Al finalizar
ese primer día en la casa de la mi-
“Lo que necesitamos es un ejército real de ex misioneros, alistados sión, estaba agotado y mientras espe-
raba que los demás misioneros se
de nuevo en el servicio”. prepararan para acostarse, me tiré en
la cama y me quedé dormido; sin em-
vivir en diversas culturas y de bargo, mi sueño se vio interrumpido
aprender diferentes idiomas. con el sentimiento de que había
También fue una época para edificar gente a mi alrededor. Al despabilar-
su testimonio personal de la misión me, escuché las palabras de una ora-
de Jesucristo. ción. Abrí los ojos y, para mi
Con los años, siempre ha sido un sorpresa, noté que todos los élderes
honor para mí conversar con uste- de nuestro dormitorio se habían arro-
des, ex misioneros; muchos añoran dillado alrededor de mi cama para fi-
regresar y visitar a la gente a la que nalizar el día con una oración. Cerré
tuvieron el privilegio de servir; an- rápidamente los ojos y me hice el
helan compartir momentos de sus dormido. Sentía demasiada vergüen-
experiencias en el campo misional; za para salir de la cama y unirme a
en sus invitaciones de bodas y en el ellos. A pesar de que mi primera ex-
currículum de trabajo escriben algo periencia al orar como misionero fue
que los identifica como ex misione- vergonzosa, fue el principio de dos
ros. A pesar de que ya no llevan una años maravillosos de invocar fre-
placa misional, parecen ansiosos de cuentemente la guía del Señor.
identificarse a sí mismos como al- Durante la misión, oraba con mi

E n esta tarde deseo dirigir mis


palabras a un grupo en parti-
cular. Durante los últimos
años, cientos de miles de ustedes
han regresado de haber servido en
guien que ha servido al Señor como
misionero; además, recuerdan eso
con afecto puesto que descubrieron
el gozo del servicio en el Evangelio.
También he aprendido por nues-
compañero cada mañana al comen-
zar un nuevo día. El proceso se repe-
tía cada noche antes de acostarnos.
Decíamos una oración antes de es-
tudiar, una oración antes de salir a
una misión regular y cada uno pres- tras conversaciones que la adapta- golpear puertas y, por supuesto, ora-
tó oído al mismo llamado que el ción después de salir del campo ciones especiales cuando necesitá-
Señor dio a Sus discípulos: misional y el regreso al mundo que bamos guía especial para dirigir
“Por tanto, id, y haced discípulos dejaron atrás a veces es difícil. Tal nuestro trabajo misional. La fre-
a todas las naciones, bautizándolos vez sea difícil mantener vivo el espí- cuencia de nuestras súplicas al
en el nombre del Padre, y del Hijo, y ritu de la obra misional cuando se Padre Celestial nos daba la fortaleza
del Espíritu Santo; deja de ser misionero regular de La y la valentía para seguir adelante en
“enseñándoles que guarden todas Iglesia de Jesucristo de los Santos de la obra a la que se nos había llama-
las cosas que os he mandado; y he los Últimos Días. do. Las respuestas venían, a veces
aquí yo estoy con vosotros todos los Permítanme ofrecerles algunas asombrosamente, de manera directa
días, hasta el fin del mundo” (Mateo sugerencias: y positiva. La guía del Santo Espíritu
28:19– 20). Uno de los recuerdos más vívidos parecía magnificarse cuanto más
Ustedes tuvieron el privilegio de que tengo del ser misionero es lo acudíamos al Señor en procura de
ir a muchas partes del mundo con mucho que me acerqué al Señor dirección en un día determinado.
objeto de llevar el mensaje del mediante la práctica regular de la Al contemplar mi vida después
Salvador: una invitación para venir oración. En aquel entonces, la casa de la misión, me doy cuenta de que
a Él y gozar de los frutos de Su de la misión estaba en la calle State, hubo periodos en los que pude man-
Evangelio; tuvieron el privilegio de en Salt Lake City; era una casa tener la misma cercanía que tuve

E N E R O D E 2 0 0 2
87
con el Señor en la misión y otros en Señor había preparado un plan tan ¿Podrían acaso olvidar el gozo de
los que el mundo parecía infiltrarse perfecto para Sus hijos aquí en la su primer bautismo en el campo
sigilosamente y yo era menos cons- tierra; y de qué manera en todas las misional?
tante y fiel en mis oraciones. dispensaciones del tiempo Él ha ins- En mis tiempos, las capillas no
¿No sería acaso éste un momento pirado la mente de Sus profetas para tenían pila bautismal. Mi primer
oportuno para realizar una autoeva- que registraran los asuntos de Él bautismo fue en el río Scioto, en el
luación a fin de determinar si toda- para con ellos. Sus palabras son estado de Ohio. Fue en un día frío
vía tenemos la misma relación con siempre positivas y directas, y reve- de otoño y el agua parecía estar aún
nuestro Padre Celestial que la que lan las bendiciones que provienen más fría que el aire. Recuerdo el
tuvimos con Él en el campo misio- del seguir Su ley y Su vía. impacto que me causó meterme en
nal? Si el mundo nos ha apartado de También dedicaba una hora o las aguas heladas mientras invitaba
la práctica de la oración, entonces más cada día para estudiar como a nuestro investigador a seguirme.
hemos perdido un gran poder espiri- compañeros. El tener dos pares de Sin embargo, lo frío del aire y del
tual. Quizás sea el momento de rea- ojos para examinar las doctrinas del agua pronto se desvanecieron al ad-
vivar nuestro espíritu misional a reino parecía multiplicar nuestro en- ministrar la ordenanza del bautis-
través de una oración más frecuente, tendimiento; leíamos juntos y luego mo. El ver el rostro radiante de la
constante y poderosa. compartíamos nuestros puntos de persona que emergió de las aguas
El siguiente recuerdo querido que vista. bautismales es una imagen que
tengo de cuando era misionero es el Nuestra mente se agudizó al con- nunca olvidaré.
de participar a diario del estudio de tinuar la práctica diaria del estudio Las oportunidades de enseñar el
las Escrituras. La disciplina de seguir individual y de compañeros; dicha Evangelio y de bautizar no son ex-
un plan de estudio para aprender el práctica nos unió más como compa- clusivas de los que llevan una placa
Evangelio fue una experiencia grati- ñeros y aumentó nuestro entendi- de misionero regular. ¿Me pregunto
ficante y maravillosa. El conoci- miento de las doctrinas del reino. por qué permitimos que disminuya
miento de las enseñanzas de las Al salir del campo misional, ya no el fuego del servicio misional al re-
Escrituras se desplegaba de manera tenemos más compañeros que nos gresar a nuestras actividades cotidia-
gloriosa por medio del estudio indi- ayuden a disciplinar nuestros hábi- nas en el mundo?
vidual. Como misionero, recuerdo tos de estudio, pero eso no significa Jamás ha habido otra época en la
haberme asombrado de cómo el que se deba discontinuar esa prácti- historia de la humanidad en la que
ca. Al regresar a casa, ¡qué magnífi- hayamos estado mejor equipados
co sería estudiar las Escrituras a para enseñar el Evangelio a los hijos
diario en familia! Y si nos vamos de de nuestro Padre Celestial aquí en la
casa, ¡qué bueno sería invitar a tierra; y parece que hoy lo necesita-
nuestros compañeros de cuarto y ran más que nunca. Vemos el dete-
amigos a estudiar con nosotros! La rioro de la fe; vemos mayor amor por
práctica de tener clases regulares de lo mundano y una disminución de
estudio nos servirían para mantener los valores morales, lo que causará
claras las doctrinas del reino en gran dolor y angustia. Lo que necesi-
nuestra mente y dejar de lado la in- tamos es un ejército real de ex mi-
trusión persistente de las preocupa- sioneros, alistados de nuevo en el
ciones del mundo. Por supuesto, al servicio. Aunque no llevarían la
casarnos, tenemos compañeros eter- placa de misionero regular, podrían
nos con quien podemos estudiar y tener la misma resolución y determi-
compartir enseñanzas del Evangelio. nación de llevar la luz del Evangelio
Contamos siempre con las Escrituras a un mundo al que le cuesta encon-
para profundizar nuestro entendi- trar su camino.
miento del propósito de la vida y de Hago un llamado a ustedes, ex
lo que tenemos que hacer para que misioneros, para que redediquen su
ésta sea más satisfactoria y gratifi- vida, para que renueven su deseo y
cante. Tengan a bien continuar en espíritu del servicio misional. Les
forma regular la práctica del estudio llamo para que tengan la apariencia
individual y de compañerismo. de un siervo, para que sean un sier-
¿Recuerdan el gozo que proviene vo y para que actúen como un siervo
del enseñar el Evangelio a alguien de nuestro Padre Celestial. Ruego
que ha carecido de esas enseñanzas por su renovada determinación de
en su vida, la emoción que emana del proclamar el Evangelio a fin de que
enseñar la ley del Señor y las bendi- lleguen a participar más activamente
ciones que se reciben al seguirle? en esta gran obra a la que el Señor

L I A H O N A
88
Los asistentes a la conferencia disfrutan el panorama desde el palco y la galería del Centro de Conferencias.

nos ha llamado a todos a trabajar. Me costaba ponerme a su altura, muchas sesiones de estudio bajo la
Deseo prometerles que hay grandes pero al servir juntos aprendimos a luz de una linterna en nuestra tien-
bendiciones reservadas para ustedes ser buenos compañeros. da agujereada por las balas. Varias
si continúan adelante con el celo Nuestro compañerismo no finali- veces, nuestra lectura de las
que una vez poseyeron como misio- zó con esa asignación de diez meses. Escrituras era interrumpida por el
neros regulares. Al regresar a casa, rugía la Segunda sonido de la alarma de bombardeo
Hace algunos años, recibí una lla- Guerra Mundial y apenas estaba aéreo; apagábamos rápido la linterna
mada telefónica de mi hijo Lee; dijo adaptándome a la vida en casa y luego nos arrodillábamos y dába-
que mi primer compañero de misión cuando fui llamado al servicio mili- mos por terminado nuestro periodo
estaba en su vecindario, y que él de- tar. El primer domingo en el campo de estudio con una oración.
seaba pasar unos momentos conmi- de entrenamiento, al asistir a una Se nos apartó a los dos como líde-
go. Lee y yo fuimos a la casa de la reunión de nuestra Iglesia, vi la res de grupo y otra vez tuvimos la
hija de mi ex compañero donde él parte de atrás de una cabeza que me oportunidad de servir y enseñar jun-
estaba de visita. Tuvimos una expe- era muy familiar. Era mi primer com- tos el glorioso Evangelio de nuestro
riencia especial después de tantos pañero de la misión. Pasamos juntos Señor y Salvador. Tuvimos más éxito
años sin habernos visto. Como mi- la mayor parte de los dos años y en la milicia que siendo misioneros
sioneros, tuvimos la oportunidad de medio siguientes. Aunque las cir- regulares. ¿Por qué? Porque éramos
comenzar la obra misional en un cunstancias eran muy diferentes en ex misioneros con experiencia.
pueblo de Ohio. Debido a esa asig- el servicio militar, intentamos conti- La visita que tuve con mi primer
nación, se nos permitió trabajar jun- nuar con las prácticas del servicio compañero misional fue la última
tos por diez meses. Él fue mi misional. Orábamos tan a menudo oportunidad que tuve de estar con
entrenador y mi primer compañero; como nos fuese posible, y, si lo per- él. Sufría de una enfermedad incura-
provenía de una familia que le había mitían las circunstancias, estudiába- ble y falleció pocos meses después.
enseñado el valor del trabajo arduo. mos juntos las Escrituras. Recuerdo Fue una experiencia maravillosa el

E N E R O D E 2 0 0 2
89
revivir los sucesos de la misión y ha-
blar de lo que nos ocurrió después
del servicio misional. Hablamos
sobre nuestro servicio en obispados,
El séptimo
sumos consejos, presidencias de esta-
ca y, por supuesto, alardeamos sobre
nuestros hijos y nietos. Al conversar,
me maravillé ante la oportunidad de
mandamiento:
estar juntos otra vez y no pude más
que pensar en el relato que está en el
capítulo 17 del Libro de Alma.
un escudo
“Y aconteció que mientras Alma Élder Neal A. Maxwell
iba viajando hacia el sur, de la tierra Del Quórum de los Doce Apóstoles
de Gedeón a la tierra de Manti, he
aquí, para asombro suyo, encontró a
los hijos de Mosíah que viajaban
hacia la tierra de Zarahemla.
“Estos hijos de Mosíah estaban “¡El guardar el séptimo mandamiento es un escudo de tanta
con Alma en la ocasión en que el
ángel se le apareció por primera vez; importancia! Al bajar o perder ese escudo, se pierden las
por tanto, Alma se alegró muchísimo bendiciones del cielo que tanto se necesitan”.
de ver a sus hermanos; y lo que au-
mentó más su gozo fue que aún eran
sus hermanos en el Señor; sí, y se heridas de los que ya [estaban] heri-
habían fortalecido en el conocimien- dos, en lugar de consolarlos y sanar
to de la verdad; porque eran hom- sus heridas” (Jacob 2:7, 9); sin em-
bres de sano entendimiento, y bargo, las palabras de Jacob sobre las
habían escudriñado diligentemente duras consecuencias de la inmorali-
las Escrituras para conocer la palabra dad son determinantes, así como po-
de Dios. éticas: “han perecido muchos
“Mas esto no es todo; se habían corazones, traspasados de profundas
dedicado a mucha oración y ayuno; heridas” (Jacob 2:35). Hoy día, an-
por tanto, tenían el espíritu de reve- damos entre muchos de los que ca-
lación, y cuando enseñaban, lo hací- minan heridos, y la lista de víctimas
an con poder y autoridad de Dios” continúa creciendo.
(Alma 17:1–3). Por ende, se podría hacer hincapié
Cómo me gustaría que todos tu- en los consoladores principios del
vieran una experiencia similar a la Evangelio, como, por ejemplo, que las
que tuve con mi primer compañero personas que se arrepientan verdade-
misional; y que pudiesen detenerse y ramente, aunque sus “pecados fueren
reflexionar en una época de servicio como la grana”, llegarán a ser blancos,
en la que hayan dado diligentemente
de su tiempo y talentos para edificar
el reino de nuestro Padre Celestial.
Si se esfuerzan para que sea una rea-
lidad, les prometo que será una de
A l igual que ustedes, mis her-
manos y hermanas, he sen-
tido un renovado aprecio
por el ministerio profético del presi-
dente Hinckley. Testifico que él fue
“como la nieve” (Isaías 1:18). Pero los
rigores y las ricas recompensas del
arrepentimiento no son los objetivos
de este discurso. Tampoco se da el
merecido elogio a los muchos jóvenes
las experiencias más hermosas de su preordenado desde hace mucho, y adultos valientes que practican la
vida. Ustedes son un gran ejército de mucho tiempo, por lo cual nos senti- castidad y la fidelidad, incluso cuando
ex misioneros. Vayan adelante con mos complacidos. sólo una pequeña minoría de la socie-
renovado celo y determinación y que Comparto la renuencia que ex- dad estadounidense hoy cree que sea
mediante su ejemplo brille la luz del presó Jacob al escribir en cuanto a incorrecto tener relaciones prematri-
Evangelio en este mundo atribulado. los problemas de castidad e infideli- moniales. Por eso, se felicita a los que
La obra en la que estamos embarca- dad, la violación de lo que algunos tienen fe para ser obedientes con res-
dos es la obra del Señor. Dios vive; clasifican como el séptimo manda- pecto a los mandamientos, y enhora-
Jesús es el Cristo; pertenecemos a Su miento. Preocupado porque su buena a los que tienen “fe para
Iglesia. Éste es mi testimonio, el cual audiencia tenía sentimientos arrepentimiento” cuando se violan los
les dejo en el nombre de Jesucristo. “sumamente tiernos, castos y delica- mandamientos (Alma 34:15; cursiva
Amén.  dos”, Jacob no deseaba “agravar las agregada).

L I A H O N A
90
Obviamente, la falta de castidad
y la infidelidad conllevan serias con-
secuencias, tales como los efectos
inquietantes y la reacción en cadena
que resultan de la ilegitimidad y de
la orfandad, junto con la enferme-
dad y la destrucción de la familia.
Hay tantos matrimonios que penden
de un hilo o que ya han fracasado.
Esta crisis callada pero profunda co-
existe con otras crisis desconcertan-
tes de nuestra época, incluso la
guerra. Jesús dijo que en los últimos
días habría “angustias de las gentes,
confundidas” y de cómo todo estaría
en conmoción (Lucas 21:25; véase
también D. y C. 88:91; 45:26).
Por consiguiente, ¡el guardar el
séptimo mandamiento es un escudo
de tanta importancia! Al bajar o
perder ese escudo, se pierden las
bendiciones del cielo que tanto se
necesitan. Ninguna persona o na-
ción puede prosperar por mucho
tiempo sin esas bendiciones.
Es extraño que en una época tan
obsesionada por el reclamo de dere- Los himnos proporcionan oportunidades para que la congregación se
chos, haya tan poca preocupación ponga de pie y participe en las sesiones de la conferencia.
por reclamar los derechos a las ben-
diciones del cielo. Por el contrario, no le preocupa la castidad, a la na- por lo general al hombre natural de-
el hecho de que algunos crean turaleza humana le tiene que preo- bido a que las codicias… ahogan la
menos en la inmortalidad lejana, cupar mucho” (Philistinism in palabra (véase Marcos 4:19).
sólo ha intensificado la inmoralidad England and America, tomo 10, The Por desgracia, el quebrantar el
cercana, “desviando [a] muchos…, Complete Prose Works of Matthew séptimo mandamiento es más fácil
diciéndoles que cuando moría el Arnold, ed. R. H. Super, 1974, pág. cuando los falsos filósofos persuaden
hombre, allí terminaba todo” (Alma 160). ¡A la naturaleza divina le pre- a algunos que “no es ningún crimen
30:18). Un pensador japonés, al ocupa infinitamente más! que un hombre haga cualquier
contemplar nuestra sociedad occi- Las tendencias influyentes del cosa” (Alma 30:17). Algunos tienen
dental centrada en el placer, dijo hombre natural no son compatibles oídos ansiosos, y en verdad se mue-
casi en tono de confrontación: hacia el séptimo mandamiento, en- ren por oír algo que no sea la verdad,
“Si no hay nada más allá de la contrándose el ser “carnal, sensual y para así seguir a los que tratan de
muerte, ¿qué tiene de malo entonces diabólic[o]” (Mosíah 16:3; véase suavizar los mandamientos incómo-
el darse del todo al placer en el poco también Mosíah 3:19; Moisés 5:13). dos y punzantes (véase 2 Timoteo
tiempo que nos quede de vida? La Si esas tres palabras suenan dema- 4:3). No obstante, el Proverbio sigue
pérdida de la fe en el ‘otro mundo’ siado duras, piensen, hermanos y siendo verdadero: “…el que comete
ha impuesto en la sociedad occiden- hermanas, en la meta horrible que adulterio es falto de entendimiento”
tal moderna un problema fatal de persigue el adversario: “que todos los (Prov. 6:32). Otros hacen caso omiso
moralidad” (Takeshi Umehara, “The hombres sean miserables como él” de los mandamientos y se concen-
Civilization of the Forest: Ancient (2 Ne. 2:27). ¡Es cierto que a la mi- tran en otros aspectos. Uno de los
Japan Shows Postmodernism the seria le gusta tener compañía! personajes de Dostoevsky dice:
Way”, en At Century’s End, ed. por Una de las mejores maneras de “Pasarán las eras y la humanidad
Nathan P. Gardels, 1995, pág. 190) “despojar[se] del hombre natural” es proclamará por boca de sus sabios
Por lo tanto, el ser buenos ciuda- reducirlo a la nada (véase Mosíah que no hay crimen y, por lo tanto,
danos significa ser bueno, como el 3:19). En su debilidad, es más fácil que no hay pecado, sólo hambre”
saber diferenciar claramente entre desalojarlo; de otra manera, insistirá (Fyodor Mikhailovich Dostoevsky,
¡codiciar al prójimo y amar al próji- en seguir la placentera marcha del The Brothers Karamazov, transcrip-
mo! Matthew Arnold dijo sabiamen- tren de la tentación. Tristemente, las ción de Constance Garnett, 1952,
te que mientras “…a la Naturaleza palabras rectificadoras no ayudan págs. 130–131).

E N E R O D E 2 0 0 2
91
Además, el adversario ha puesto que no se haya arrepentido, lo que de la conciencia como de los conve-
más importancia en el concepto de puede causar que el cónyuge co- nios, procurando “[justificarse] de-
la privacidad, ¡y ha ocasionado un mience con “yugo desigual” (2 lante de los hombres” por aquello
desliz en la responsabilidad indivi- Corintios 6:14). De similar forma, que “delante de Dios es abomina-
dual! Después de todo, unos cuantos los esposos y las esposas pueden evi- ción” (Lucas 16:15).
clics del ratón de la computadora tar deliberadamente ir a la deriva al El ver a través de la maraña enga-
pueden llevarlo a uno, de manera rehusar relajar su lealtad y al no ñosa de la sensualidad es otro pre-
privada y rápida, a territorio enemi- verse atrapados en las fuertes co- ventivo vital. Por ejemplo, algunos de
go sin tener que presentar pasaporte, rrientes que no llevan a buen puer- los que desobedecen abiertamente el
siendo el último punto de control to. De igual modo, se deben evitar séptimo mandamiento mediante esti-
una conciencia entorpecida. las aguas pantanosas de la autocom- los de vida inmorales son como Caín
¡Dios no tiene dos juegos de Diez pasión. Es ahí donde las personas al declarar “estoy libre” (Moisés
Mandamientos, uno para interiores pueden justificar fácilmente cual- 5:33), después de quebrantar el sexto
y otro para exteriores! Ni tampoco quier vestigio de responsabilidad y mandamiento matando a Abel. Esa
existen dos caminos aprobados para dejar de lado las restricciones, tanto manera errónea de pensar sobre la
el arrepentimiento. Es verdad que
un fin de semana de remordimiento
tal vez produzca cierto “pesar de los
condenados”, pero no el “poderoso
cambio” que sólo produce “la triste-
za según Dios” (Mormón 2:13;
Mosíah 5:2; Alma 5:13–14; véase;
2 Corintios 7:10).
Sí, los mortales aún somos libres
de elegir. Sí, incluso se lidió una gue-
rra en los cielos para preservar nues-
tro albedrío moral. Pero aquí,
¡muchas veces el gran don del albe-
drío se cede sin siquiera el más leve
quejido!
Hay tantas formas de conservar
firmemente en su lugar el séptimo
mandamiento protector. A modo de
instrucción, por ejemplo, la caída de
David, por lo menos en parte, se
debió a que no se encontraba donde
el deber llamaba: “…y aconteció al
año siguiente en el que salen los reyes
a la guerra que… David se quedó en
Jerusalén” (2 Samuel 11:1). Luego,
como sabrán, se produjo la vista luju-
riosa desde el terrado y toda la triste-
za subsiguiente. En la instrucción
“…permaneced en lugares santos”, se
halla implícito el evitar permanecer
en el desenfreno (D. y C. 87:8; véase
también Mateo 24:15).
Aquellos que viven “de una mane-
ra feliz” (2 Nefi 5:27) desarrollan pru-
dentemente maneras espirituales de
protección, lo que se refleja en el ves-
tir, el lenguaje, el sentido del humor y
la música apropiados, enviando, de
ese modo, una señal resuelta de disci-
pulado (véase Proverbios 23:7).
Es más, en cuanto al evitar pro-
blemas más tarde se incluye el no
llevar al matrimonio pecados de los

L I A H O N A
92
libertad evoca las palabras de amo- sea su pareja, sino sólo la satisfac- las revelaciones nos dicen que en
nestación de Pedro: “el que es venci- ción de sus propios antojos… la lu- la misma medida de sus pecados,
do por alguno es hecho esclavo del juria muere al amanecer, y al los pecadores que no se arrepien-
que venció” (2 Pedro 2:19; retornar por la noche, a buscar por tan, tendrán que padecer así como
2 Nefi 2:26–32). Las verdaderas doquier, su pasado ha dejado de Jesús lo hizo por los nuestros, y
almas estridentes pueden fingir car- existir” (The Seven Deadly Sins cuando un día sientan personal-
cajadas en medio de la esclavitud y el Today, 1978, pág. 175.) mente toda la justicia de Dios
pecado, pero otro Proverbio se aplica: Sin importar el vestuario ni el (véase D. y C. 19:16–18). Además,
“Aun en la risa tendrá dolor el cora- maquillaje, la lujuria no es el sustitu- sin embargo, los que en varias for-
zón; y el término de la alegría es con- to del amor; en realidad, hermanos y mas fomenten e intensifiquen de
goja” (Proverbios 14:13). hermanas, sofoca el desarrollo del manera persistente este drama de
En una época en la que justifica- verdadero amor y hace que se enfríe inmoralidad, a menudo saturado de
damente nos preocupa que se presen- el amor (véase Mateo 24:12). drogas, ya sea como promotores,
te la verdad en la publicidad, cuán No es de sorprender que se nos promulgadores, facilitadores o aca-
intelectualmente insultantes son diga que “[refrenemos] todas [nues- paradores, ¡tendrán entonces que
ciertos rótulos engañosos: Éxtasis de- tras] pasiones para que [estemos] enfrentar y sentir todo el sufri-
bería decir Miseria. “Rave”, es en rea- llenos de amor” (Alma 38:12). De miento que le hayan causado a in-
lidad el mascullo lastimero de la otro modo, las pasiones desbordan- numerables personas!
sensualidad desenfrenada. Por ejem- tes llenarán el espacio disponible del Finalmente, hermanos y herma-
plo, algunos participantes neciamen- alma, lugar en el que no puede nas, en ciertos tiempos y circunstan-
te creen que el bailar en forma haber dos inquilinos. cias, ¡el discipulado requiere que
lujuriosa es inofensivo. Esas personas Previamente, la sociedad a menu- estemos dispuestos a estar solos!
“no [pecan] en la ignorancia” (3 Nefi do ha tenido mecanismos equili- Nuestra voluntad de hacerlo, aquí y
6:18). ¡Al imitar y subestimar al ene- brantes y restrictivos útiles, aunque ahora, va de acuerdo con el momen-
migo, terminan comprometiéndose a sutiles, incluso familias, iglesias y es- to en que Cristo se arrodilló solo, allí
sí mismos, al mismo tiempo que con- cuelas con objeto de controlar la y en ese momento, en Getsemaní.
funden y decepcionan a sus amigos! conducta personal excesiva, pero En el proceso expiatorio final,
¿Se han preguntado alguna vez con frecuencia, algunos de esos me- “nadie estuvo con [Él]” (D. y C.
por qué en el ámbito sensual muy a canismos se pierden, no funcionan 133:50; véase Mateo 26:38–45).
menudo se presentan luces deste- bien o se equivocan. Al tomar nuestra decisión, los fie-
llantes pero opacas? O, ¿por qué Además, el ritmo de las tenden- les nunca estarán solos, al menos no
todo el exceso de material deslum- cias actuales se va acelerando debido tan solos. Por necesidad, el ángel
brante? O, ¿por qué todo el estruen- a la idea moderna de que no se debe que estuvo junto a Cristo en
do disfrazado de música? ¡Porque, ser sentencioso, lo cual justifica cual- Getsemaní para fortalecerle, le dejó
temerosa del amanecer, la maldad quier cosa mala que hagan las perso- (véase Lucas 22:43). Si mantenemos
no puede soportar el escrutinio nas, en tanto hagan cualquier cosa en alto el escudo de la fe en Dios y
constante de la brillante verdad, ni que sea elogiable. Después de todo, fe en Sus mandamientos, Sus ánge-
puede soportar las quietas reflexio- ¿acaso Mussolini no se encargaba de les estarán “alrededor de [nosotros]
nes del alma introspectiva! que los trenes salieran a tiempo? Los para sostener[nos]” y nos
Así, el son del tambor de la in- que violan el séptimo mandamiento “guarda[rán]” (D. y C. 84:88;
sensibilidad entorpece el sentir del incluso pueden hacer útiles contri- 109:22). De esta promesa doy testi-
alma al responder ilegítimamente a la buciones, pero pagan un precio per- monio. Y ahora, por consiguiente,
necesidad legítima de pertenecer y de sonal escondido y caro (véase Alma en lo que respecta al clima de nues-
amar, a medida que los predadores y 28:13.) Sobre el rey Moriantón, lee- tras almas, hermanos y hermanas,
las víctimas lamentablemente mos: “Y obró rectamente con el pue- testifico que somos nosotros los que
“deja[n] de sentir” (1 Nefi 17:45; blo, mas no consigo mismo, por fijamos el control de la temperatura.
Efesios 4:19; Moroni 9:20). motivo de sus muchas fornicaciones” Nosotros establecemos el grado de
Henry Fairlie escribió que “la per- (Éter 10:11). Aparentemente un nuestra felicidad en este mundo y en
sona lujuriosa normalmente lleva un líder justo que no hacía acepción de el venidero. Igualmente testifico que
terrible vacío en el centro de su personas, ¡Moriantón no se respeta- nuestra adherencia a los manda-
vida” (Henry Fairlie, The Seven ba a sí mismo! Las heridas que se mientos de Dios, incluso el séptimo,
Deadly Sins Today, 1978, pág. 187.) causaba a sí mismo, pasaban disimu- se presta a que Dios coloque Su
Aún así, algunos jóvenes ingenuos ladas por la ornamentación exterior mano en la nuestra mientras fijamos
hablan de “llenar sus cantimploras”, de las riquezas y los edificios (véase el control de la temperatura; es la
las cuales estarán vacías excepto por Éter 10:12). mano de Aquel que desea darnos
la arena y la grava residual de tóxi- Es de tanta importancia todo lo todo lo que tiene (véase D. y C.
cas memorias. Fairlie también escri- mencionado, que es necesario decir 84:38). En el nombre de Jesucristo.
bió: “A la lujuria no le interesa quien lo siguiente, y no vacilo en hacerlo: Amén. 

E N E R O D E 2 0 0 2
93
que el fuego del hogar irradia calor

“El primero y grande en una fría noche de invierno en


nuestra casa, el amor a Dios y a
nuestros semejantes nos brinda fe,

mandamiento” con la que cualquier cosa es posible.


La mayoría de nosotros profesa
amar a Dios, pero por lo que yo he
observado, el desafío es amar a nues-
Élder Robert F. Orton tros semejantes. El término semejan-
Del Quórum de los Setenta
te incluye a la familia, a la gente con
la que trabajamos, a los que vemos
en la proximidad geográfica de nues-
tro hogar y en la Iglesia, e incluso al
enemigo, aun cuando no aprobemos
“Dado el objetivo de nuestra existencia, si no amamos a Dios ni a lo que éste haga. Si no amamos a
nuestros semejantes, todo lo demás que hagamos será de escasas todos esos, que son nuestros herma-
nos y hermanas, ¿podemos realmen-
consecuencias eternas”. te decir que amamos a Dios? El
apóstol Juan declaró: “El que ama a
vuestros enemigos… y orad por los Dios, ame también a su hermano”, y
que os ultrajan y os persiguen” agregó: “Si alguno dice: Yo amo a
(3 Nefi 12:44; véase también Mateo Dios, y aborrece a su hermano, es
5:44). Y fue Él el que abogó por los mentiroso” (1 Juan 4:20–21). Por
soldados que lo crucificaron, dicien- tanto, el amor a Dios y a los seme-
do: “Padre, perdónalos, porque no jantes deben estar inseparablemente
saben lo que hacen” (Lucas 23:34). conectados.
Durante muchos años, pensé que Nuestro progreso eterno depende
el amor era un atributo; pero es más seriamente de la forma en que ama-
que eso, es un mandamiento. En Su mos. El diccionario Webster define
diálogo con el intérprete de la ley, un amor como “…interés generoso, leal
fariseo, Jesús dijo: “Amarás al Señor y sincero por el bien de otra persona;
tu Dios con todo tu corazón, y con afecto basado en la admiración, be-
toda tu alma, y con toda tu mente. nevolencia o intereses comunes…”
Este es el primero y grande manda- (Longman Webster English College
miento. Y el segundo es semejante: Dictionary, edición para el extranje-
Amarás a tu prójimo como a ti ro). Y Moroni lo considera un sinó-
mismo. De estos dos mandamientos nimo de las expresiones “amor puro

L a atención de la gente en todo


el mundo ha estado ligada
durante estas pasadas cuatro
semanas, a los premeditados, inten-
cionales y destructivos actos de te-
depende toda la ley y los profetas”
(Mateo 22:37–40; véase también
Gálatas 5:14). El presidente Hinckley
ha dicho que “El amor es como la es-
trella polar, que en un mundo cam-
de Cristo” y “caridad” (Moroni
7:47). Demostramos mejor nuestro
amor a Dios al guardar Sus manda-
mientos y mostramos amor a Dios y a
nuestros semejantes por medio de
rrorismo y odio. biante, es una constante. El amor es actos de servicio caritativo.
El odio es la antítesis del amor. la esencia básica del Evangelio… Sin Permítanme utilizar dos ilustra-
Lucifer es su defensor y autor princi- amor… queda poco o casi nada del ciones. En los Alpes de Transilvana,
pal, y lo ha sido desde que su enfoque Evangelio que pueda servirnos de en Rumania, un hombre, su esposa y
en el Plan de Salvación fue rechazado modo de vida” (Teachings of Gordon B. sus dos hijos se bautizaron en la
por el Padre. Él fue el que ejerció su Hinckley, 1997, págs. 319, 317). El Iglesia. Él llegó a ser el líder de la
influencia en Judas para que entrega- apóstol Juan dijo: “Dios es amor” rama; sin embargo, debido a presio-
ra a Jesús a los principales sacerdotes (1 Juan 4:8); por lo tanto, de Él, que nes económicas y familiares, se inac-
por treinta denarios de plata. Es él, el es la personificación del amor, depen- tivó por un tiempo. Al regresar a la
enemigo de toda rectitud y padre de de toda la ley y los profetas. actividad en la Iglesia, dijo que al
la contención, el que “como león ru- El apóstol Pablo enseñó que la fe, salir del agua, después del bautismo,
giente, anda alrededor buscando a que es el primer principio del alguien susurró a su oído “Te amo”.
quien devorar” (1 Pedro 5:8). Evangelio, funciona por amor (véase Nunca nadie le había dicho eso
Por otro lado, fue ese mismo Jesús, Gálatas 5:6). ¡Qué doctrina más va- antes. El recuerdo de esa expresión
a quien Judas entregó a los principa- liosa para entender! El amor es la de amor y las demostraciones y ex-
les sacerdotes, quien dijo: “Amad a fuerza impulsora de la fe. Al igual presiones de amor de los miembros

L I A H O N A
94
de su rama, lo trajeron de regreso. ni otros “itas” entre nosotros, y cada pensemos en Él, que dio Su vida
Hace varios años un joven se vio hombre, mujer y niño será justo con para que viviéramos.
involucrado en las cosas del mundo sus semejantes. Cerca del final de Su vida mortal,
y, por un tiempo, sus padres no tu- Una mañana temprano en Jesús volvió a instruir sobre la doc-
vieron ninguna influencia en él. Dos Bucarest, mientras corría por el par- trina del amor cuando enseñó a Sus
sumos sacerdotes que eran vecinos y que Cismigiu, observé un viejo árbol adherentes que Él los había amado y
miembros de su barrio, que no tení- que luchaba por dar nuevas ramas, que ellos debían amarse mutuamen-
an ningún llamamiento específico de por dar nueva vida. El símbolo de la te. “En esto conocerán todos que
servirle, junto a un tío y otras perso- vida es dar; damos tanto a la familia, sois mis discípulos, si tuviereis amor
nas, pusieron sus brazos alrededor de a los amigos, a la comunidad y a la los unos con los otros” (Juan 13:35).
él y lo hermanaron, lo ayudaron a Iglesia, que a veces, al igual que el Llego a la conclusión de que,
regresar a la actividad y lo alentaron viejo árbol, podemos pensar que la dado el objetivo de nuestra existen-
a prepararse para una misión. Le di- vida es demasiado difícil, que dar cia, si no amamos a Dios ni a nues-
jeron que lo amaban y le demostra- constantemente es una carga muy tros semejantes, todo lo demás que
ron ese amor por la forma en que grande de sobrellevar. Podríamos hagamos será de escasas consecuen-
actuaron con él, lo que cambió la pensar que es más fácil rendirse y cias eternas.
vida del joven. Se necesita abundan- sólo hacer lo que hace el hombre Testifico de la divinidad de Cristo y
te amor y un esfuerzo cooperativo natural; pero no podemos ni debe- de la realidad de Su misión de llevar a
para criar a un niño. mos rendirnos. ¿Por qué? Porque de- cabo la inmortalidad y la vida eterna
“…Y nadie puede ayudar en [esta bemos seguir dando al igual que del hombre. Que amemos como Él
obra] a menos que sea humilde y Cristo y el viejo árbol dieron. amó y continúa amando, ruego en el
lleno de amor…” (D. y C. 12:8). Cuando demos aunque sea un poco, nombre de Jesucristo. Amén. 
“Servíos por amor los unos a los
otros” (Gálatas 5:13). Al igual que Con su bastón, el presidente Hinckley se despide de la congregación en el
el servicio es una consecuencia na- momento que sale del Centro de Conferencias.
tural del amor, también el amor es
una consecuencia natural del servi-
cio. Esposos, presten servicio a sus
esposas; esposas, presten servicio a
sus esposos. Esposos y esposas, pres-
ten servicio a sus hijos. Y a todos de-
cimos: sirvan a Dios y a sus
semejantes. Al hacerlo, llegaremos a
amar el objeto de nuestra devoción
y así seremos obedientes al primero y
grande mandamiento de amar.
Luego de Su resurrección en
Jerusalén, Jesús apareció a los nefitas
en las Américas y después de ense-
ñarles sobre el bautismo, les advirtió
contra la ira y la contención, dicién-
doles: “…y no habrá disputas entre
vosotros… Porque en verdad, en
verdad os digo que aquel que tiene
el espíritu de contención no es mío,
sino es del diablo, que es el padre de
la contención, y él irrita los corazo-
nes de los hombres, para que con-
tiendan con ira unos con otros”
(3 Nefi 11:22, 29).
Hermanos y hermanas, si somos
obedientes al mandamiento de amar,
no habrá disputas, contenciones ni
odio entre nosotros. No hablaremos
mal de los demás, sino que nos tra-
taremos con bondad y respeto, cons-
cientes de que cada uno es hijo de
Dios; no habrá nefitas, ni lamanitas

E N E R O D E 2 0 0 2
95
saludándome con la mano hasta que

Nuestras acciones se perdieron de vista.


Si bien aquél fue un episodio sen-
cillo, demostró que, en casi todos los

dan forma a nuestro incidentes que nos salen al paso, po-


demos determinar la clase de experien-
cia que vamos a tener por la forma en

carácter
que respondamos a ellos. Me congra-
tulé por haber resuelto actuar de un
modo amistoso en lugar de reaccionar
ante el infantil proceder de mi peque-
Élder Wayne S. Peterson ño amigo. Con ello me evité experi-
De los Setenta mentar los sentimientos negativos
que me hubiesen invadido si hubiera
seguido mi instinto natural.
En Sus instrucciones a los nefitas,
el Salvador enseñó: “Así que, cuan-
“En casi todos los incidentes que nos salen al paso, podemos tas cosas queráis que los hombres os
hagan a vosotros, así haced vosotros
determinar la clase de experiencia que vamos a tener por la con ellos” (3 Nefi 14:12).
forma en que respondamos a ellos”. Imaginen el efecto que produciría
en el mundo el que todos practica-
sen esa Regla de Oro, pero hacerlo
pequeño de unos seis o siete años de parece ser contrario a la naturaleza
edad. Al mirarnos, de inmediato me humana. El rey Benjamín dijo que
sacó la lengua. “el hombre natural es enemigo de
Mi primera reacción fue sacarle la Dios” y seguirá siéndolo “a menos
lengua yo también a él. Pensé: ¿Qué que se someta al influjo del Santo
he hecho para merecer esto?. Espíritu, y se despoje del hombre na-
Felizmente, antes de reaccionar, re- tural”, y aprenda a ser “sumiso,
cordé el principio que había enseña- manso, humilde, paciente [y] lleno
do la semana antes en la conferencia de amor” (Mosíah 3:19).
general el élder Marvin J. Ashton Con el ritmo acelerado del
(véase Conference Report, octubre mundo de hoy, parece aumentar la
de 1970, págs. 36–38; o Improvement tendencia de las personas a actuar
Era, diciembre de 1970, págs. en forma agresiva unas con otras.
59–60). El élder Ashton enseñó Algunas se ofenden con facilidad y
acerca de lo importante que es ac- reaccionan con ira a agravios reales
tuar en lugar de reaccionar ante lo o imaginados. Todos hemos experi-
que nos suceda. Así que saludé al ni- mentado el furor de automovilistas,
ñito con la mano. Él volvió a sacar- o hemos oído de ello, y otros casos

H ace muchos años, de vaca-


ciones con mi familia, tuve
una experiencia que me en-
señó una gran lección. Un sábado,
mi esposa y yo decidimos sacar a los
me la lengua. Sonreí y volví a agitar
la mano en gesto amistoso. Esa vez,
él también me saludó con la mano.
En breve se le unieron en el entu-
siasta saludo un hermanito y una
de proceder grosero e insensible.
Lamentablemente, algo de esa
descortesía se lleva a nuestros hoga-
res, lo cual crea desavenencias y ten-
sión entre los miembros de la familia.
niños a dar una vuelta en coche y hermanita. Les respondí moviendo Puede que parezca natural pagar
comprar algunas cosas. Durante el la mano de todos los modos imagi- en la misma moneda lo que nos
paseo, los niños se quedaron dormi- nables hasta que se me cansó el hagan, pero no tiene que ser así. Al
dos y, como no queríamos despertar- brazo. Entonces me afirmé en el vo- reflexionar en sus espantosas expe-
los, me ofrecí para quedarme en el lante y seguí moviendo la mano de riencias durante la guerra, Viktor
automóvil mientras mi esposa corría todas las formas que se me ocurrie- Frankl dijo: “Los que hemos vivido
al supermercado. ron, esperando sin cesar que sus pa- en campos de concentración recorda-
Mientras esperaba, me fijé en el dres volviesen pronto o que mi mos a los hombres que recorrían las
auto que se encontraba estacionado esposa regresara en seguida. barracas para dar consuelo a los
enfrente de mí; estaba lleno de Por fin llegaron los padres y, demás, ofreciéndoles su último peda-
niños que me miraban. De pronto, mientras se alejaban en el vehículo, zo de pan. Si bien fueron pocos en
mi mirada se encontró con la de un mis nuevos amiguitos siguieron número, dieron prueba suficiente de

L I A H O N A
96
que al hombre se le puede despojar recordado que “el padre debe presi- Cristo nos dio el ejemplo perfecto
de todo, menos de una cosa, que es la dir sobre la familia con amor y recti- del conservar el dominio emocional
última de las libertades humanas: la tud”, y han advertido que “las en toda situación. Cuando le llevaron
de elegir su propia actitud ante cualquier personas… que abusan de su cónyu- ante Caifás y ante Pilato, le golpearon
circunstancia, elegir lo que a uno le ge o de sus hijos… un día deberán el rostro, escupieron sobre Él y se bur-
plazca” (Man’s Search for Meaning, responder ante Dios” (“La Familia: laron de Él los que le atormentaban
1985, pág. 86; cursiva agregada). Una proclamación para el mundo”, (véase Mateo 26; Lucas 23). La gran
Ésa es una conducta noble y difí- Liahona, octubre de 1998, pág. 24). paradoja fue que degradaron a su
cil de esperar de las personas, pero El adversario sabe que si logra fo- Creador, que padeció por amor a ellos.
Jesús no espera menos de nosotros. mentar en el hogar una atmósfera de En medio de aquel injusto mal-
“Amad a vuestros enemigos”, dijo Él, contención, de conflicto y de temor, trato, Jesús mantuvo la compostura,
y añadió: “bendecid a los que os el Espíritu es ofendido y los lazos que negándose a hacer comentario algu-
maldicen, haced bien a los que os deben unir a la familia se debilitan. no. Aun en la cruz, en medio de Su
aborrecen, y orad por los que os ul- El Señor resucitado dijo: “Porque padecimiento indescriptible, suplicó:
trajan y os persiguen” (Mateo 5:44). en verdad, en verdad os digo que “Padre, perdónalos, porque no saben
Uno de mis himnos preferidos co- aquel que tiene el espíritu de con- lo que hacen” (Lucas 23:34).
rrobora esa enseñanza: tención no es mío, sino es del diablo, Él espera lo mismo de nosotros. A
que es el padre de la contención, y los que le seguían, Él dijo: “En esto
Sé prudente, oh hermano, él irrita los corazones de los hom- conocerán todos que sois mis discí-
A tu alma gobernad, bres, para que contiendan con ira pulos, si tuviereis amor los unos con
No matando sus anhelos, unos con otros” (3 Nefi 11:29). los otros” (Juan 13:35).
Mas con juicio gobernad. Cuando sentimos enojo o conten- Ruego que evidenciemos nuestra
(“Sé prudente, Oh Hermano”, ción en el hogar, debemos reconocer calidad de discípulos del Señor al
Himnos de Sión, 115) de inmediato qué poder ha hecho fortalecer nuestros hogares con ex-
presa de nuestras vidas y qué se está presiones bondadosas y llenas de
Lo que decidimos hacer y la forma esforzando Satanás por lograr. amor, que recordemos que “la blan-
en que procedemos son lo que por úl- Salomón nos dio esta sabia fórmula: da respuesta quita la ira”, y que nos
timo da forma a nuestro carácter. “La blanda respuesta quita la ira; esforcemos en nuestro tratamiento
Charles A. Hall describió acertada- mas la palabra áspera hace subir el mutuo por dar forma a un carácter
mente ese proceso al decir: furor” (Proverbios 15:1). que reciba la aprobación del Señor.
“Sembramos pensamientos y cosecha- Nuestro hogar debe ser idealmen- Jesucristo es el ejemplo perfecto.
mos acciones; sembramos acciones y te un refugio donde cada uno de sus Él es nuestro Salvador y nuestro
cosechamos hábitos; sembramos hábi- integrantes se sienta seguro, amado y Redentor. ¡Doy testimonio de Él!
tos y cosechamos el carácter; sembra- protegido de las críticas duras y de la Hoy en día somos guiados por un
mos el carácter y cosechamos nuestro contención con que solemos encon- profeta viviente. En el nombre de
destino” (citado en The Home Book of trarnos tan a menudo en el mundo. Jesucristo. Amén. 
Quotations, citas seleccionadas por
Burton Stevenson, 1934, pág. 845). Los miembros del Coro del Tabernáculo Mormón cantan durante una de
El hogar es donde nuestro proce- las sesiones de la conferencia.
der es más importante. Es el lugar
donde nuestras acciones ejercen el
impacto más potente, para bien o
para mal. A veces en casa nos senti-
mos tan a nuestras anchas que ya no
cuidamos lo que decimos. Olvidamos
la sencilla urbanidad. Si no estamos
en guardia, podemos caer en el hábi-
to de criticarnos unos a otros, de
tener arrebatos de mal genio y com-
portarnos con egoísmo. Por motivo
de que nos aman, nuestros cónyuges
y nuestros hijos nos perdonan, pero
suelen conllevar en silencio heridas
ocultas y sufrimientos no expresados.
Hay muchos hogares en los que
los hijos tienen miedo a sus padres y
en los que la esposa tiene miedo al
marido. Nuestros líderes nos han

E N E R O D E 2 0 0 2
97
“¿No se pudiera dar este dinero a los

Cuídense de cambistas? Pues no hay necesidad de


estas cosas” (D. y C. 101:49). De ese
modo, excusaron su desobediencia.

murmurar El tercer paso siguió inevitable-


mente: pereza en seguir el manda-
miento del Maestro. La parábola
dice: “…se volvieron muy perezosos
Élder H. Ross Workman y no hicieron caso de los manda-
De los Setenta
mientos de su señor” (D. y C.
101:50). Así, se estableció el escena-
rio para el desastre.
Dios ha bendecido a Sus hijos con
profetas para instruirlos en Sus cami-
“La obediencia es esencial para comprender las bendiciones nos y prepararlos para la vida eterna.
del Señor”. Los hombres no entienden fácilmen-
te los caminos de Dios: “Porque mis
pensamientos no son vuestros pensa-
camino a la desobediencia por mientos, ni vuestros caminos mis ca-
medio de la “murmuración”. En la minos, dijo Jehová” (Isaías 55:8). La
parábola aprendemos sobre un noble obediencia es esencial para compren-
que tenía un terreno muy escogido; der las bendiciones del Señor, aun
él les dijo a sus siervos que plantaran cuando no se entienda el objetivo
doce olivos y construyeran una torre del mandamiento.
para vigilar el olivar. El objetivo de El adversario susurra invitaciones
la torre era permitir que un vigía se engañosas para murmurar y así
quedara allí para advertir la venida destruir el poder que proviene de la
del enemigo y así el olivar estaría obediencia. El modelo de la murmu-
protegido. ración se ve claramente en el si-
Pero los siervos no construyeron guiente relato sobre los hijos de
la torre y el enemigo llegó y destruyó Israel:
los olivos; la desobediencia de los El Señor prometió a los hijos de
siervos fue la causa del desastre en el Israel que enviaría un ángel y expul-
olivar (véase D. y C. 101:43–62). saría a los cananeos para que Israel
¿Por qué los siervos fracasaron en pudiera heredar una tierra de leche y
la edificación de la torre? La semilla miel (véase Éxodo 33:1–3). Cuando

C uando era misionero, mi


compañero y yo testificába-
mos que Dios habla hoy en
día por medio de profetas. Un hom-
bre preguntó: “¿Y qué es lo que su
del desastre se sembró en la murmu-
ración.
De acuerdo con la parábola del
Señor, la murmuración consiste en
tres etapas, cada una derivando en
los israelitas llegaron a las fronteras
de Canaán, Moisés envió espías a esa
tierra y, al regresar, éstos informaron
que los ejércitos de Canaán eran
fuertes y se aventuraron a decir que
profeta dijo esta semana?”. Al esfor- la siguiente, en un camino descen- Canaán era más fuerte que Israel.
zarme por recordar el mensaje del diente a la desobediencia. Entonces comenzó la murmuración.
profeta en el ejemplar de Primero, los siervos empezaron a Cuestionaron los mandamientos
Improvement Era más reciente, la re- cuestionar. Consideraron que podían dados a través de Moisés, su profeta
vista más importante de la Iglesia en ejercer su propio juicio con respecto viviente. Esparcieron su cuestiona-
ese entonces, llegué a entender de a la instrucción que les había dado miento a los demás. ¿Cómo podía de-
manera especial la importancia de el amo. “¿Qué necesidad tiene mi rrotar Israel a los gigantes de Canaán
conocer y obedecer las enseñanzas señor de esta torre, siendo ésta una cuando los hijos de Israel se veían a sí
del profeta viviente. época de paz?”, cuestionaron mismos, en comparación, como lan-
Hoy, espero persuadirlos a seguir (D. y C. 101:48). Primero se cuestio- gostas? (véase Números 13:31–33).
a los profetas vivientes y advertirles naron en su propia mente y después El cuestionamiento se tornó en ra-
sobre el engaño que ha creado el ad- plantaron ese cuestionamiento en la cionalización y excusas. Dijeron
versario para evitar que los sigan. mente de los demás. Lo primero fue temer por sus esposas e hijos. “¿No
Las Escrituras se refieren a ese enga- el cuestionar. nos sería mejor volvernos a Egipto?”,
ño como “murmuración”. Segundo, empezaron a racionali- exclamaron (véase Números 14:2–3).
El Salvador enseñó una parábola zar y a excusarse para no hacer lo La murmuración se volvió deso-
para advertirnos sobre el traicionero que se les había instruido. Dijeron: bediencia cuando Israel procuró

L I A H O N A
98
Los poseedores del sacerdocio llegan a la sesión del sacerdocio el sábado por la tarde.

designar un capitán que los llevara a cincuenta, sí, y aun puede matar a y Lemuel o los hijos de Israel en
de regreso a Egipto (véase Números cincuenta; luego, ¿por qué no a no- contra del profeta de sus días, con las
14:4). sotros?” (1 Nefi 3:31). mismas consecuencias desastrosas.
Simplemente rehusaron seguir al Finalmente, fueron perezosos. Incluso las instrucciones más sim-
profeta viviente. Por sus murmura- Llenos de ira, resentimiento y excu- ples pueden poner de manifiesto la
ciones, el Señor quitó la bendición sas, Lamán y Lemuel esperaron en tendencia a murmurar. Una vez asis-
prometida a los hijos de Israel, de los muros de Jerusalén mientras el tí a una reunión donde la autoridad
que Él destruiría a los cananeos y les fiel Nefi cumplía la obra del Señor que presidía invitó a los miembros
daría su tierra prometida. En lugar (véase 1 Nefi 4:3–5). de la congregación a sentarse más
de ello, envió a Israel al desierto a El Señor ha hablado en contra de adelante en la sala. Algunos lo hi-
errar durante cuarenta años. esta actitud en nuestro día: “Mas el cieron; la mayoría no. ¿Por qué?
El modelo familiar de la murmu- que no hace nada hasta que se le Estoy seguro de que había aque-
ración se ve nuevamente en la fami- mande, y recibe un mandamiento llos que cuestionaban por qué debe-
lia de Lehi. con corazón dudoso, y lo cumple de- rían dejar su comodidad. “¿Por qué
Cuando el profeta Lehi envió a sidiosamente, ya es condenado” yo?” Sin duda, esa pregunta fue se-
sus hijos a Jerusalén a obtener las (D. y C. 58:29). guida pronto de una excusa o una ra-
planchas de bronce, éstos encontra- Al levantar nuestra mano, hemos cionalización del por qué no
ron mucha oposición. Primero, sostenido a nuestros profetas vivien- importaba cambiar o no de asiento.
Lamán fue expulsado de la casa de tes. Nos regocijamos en el privilegio Creo que siguió algo de irritación
Labán por meramente pedir las plan- de escuchar la palabra de Dios revela- hacia la autoridad presidente por
chas. Después que los hijos de Lehi da en nuestro día por nuestros profe- haber hecho tal solicitud. El último
ofrecieron pagarlas con oro y plata, tas vivientes. ¿Qué hacemos cuando paso, que fue obvio para todos los
Labán procuró matarlos y confiscó la los escuchamos? ¿Seguimos con exac- que observaban, fue la pereza evi-
propiedad de ellos. Los hermanos se titud las instrucciones de nuestros denciada en la respuesta: muy pocos
resguardaron en la cavidad de una profetas vivientes o murmuramos? se cambiaron de asiento. ¿Fue eso
roca para evaluar la situación. ¿Es más fácil seguir al profeta vi- algo pequeño? Sí; pero reflejó una
Lamán y Lemuel murmuraron, lo viente en nuestra época que en los gran y profunda falta de voluntad de
que empezó, como siempre, con un días de Moisés o Nefi? ¿No murmu- obedecer; reflejó un espíritu de deso-
cuestionamiento: “¿Cómo es posible rarían acaso hoy día aquellos que bediencia, y eso no es algo pequeño.
que el Señor entregue a Labán en murmuraron contra Moisés y Nefi? Hace poco estuve en una reunión
nuestras manos?”, dijeron (1 Nefi Se puede hacer la misma pregunta de la Iglesia en África Occidental en
3:31). revirtiéndola. Aquellos que murmu- la que un líder del sacerdocio invitó a
Luego, las excusas: “He aquí, es un ran en la actualidad también habrían los hermanos a que pasaran a ocupar
hombre poderoso, y puede mandar murmurado como lo hicieron Lamán las tres primeras filas de la capilla.

E N E R O D E 2 0 0 2
99
Cada hombre se levantó de inmedia-
to y se sentó de acuerdo con las ins-
trucciones. ¿Fue algo pequeño? Sí;
pero reflejó la voluntad de obedecer
El poder de un firme
y eso no es algo pequeño.
Les invito a centrarse en los man-
damientos de los profetas vivientes
que les incomoden más. ¿Cuestionan
testimonio
si el mandamiento se aplica a ustedes Élder Richard G. Scott
Del Quórum de los Doce Apóstoles
o no? ¿Encuentran “excusas” conve-
nientes de por qué no pueden cum-
plir con ese mandamiento ahora? ¿Se
sienten frustrados o irritados con los
que les recuerdan esos mandamien-
tos? ¿Son perezosos en cumplirlos? “Tu seguridad personal y tu felicidad dependen de la fortaleza
Cuídense de los engaños del adversa- de tu testimonio, ya que éste guiará tus acciones en tiempos de
rio. Cuídense de la murmuración.
Un padre afortunado experimenta prueba o incertidumbre”.
ese gozo especial que emana de su
hijo dispuesto a obedecer. ¿No es lo Un firme testimonio es el cimiento
mismo con Dios? inquebrantable de una vida segura y
En una pequeña escala puedo en- significativa donde la paz, la con-
tender cuánto gozo debe de sentir el fianza, la felicidad y el amor pueden
Señor cuando sus siervos obedecen florecer. Está cimentado en la con-
sin murmurar. Hace poco mi querida vicción de que un Dios, que todo lo
esposa y yo participamos en una reu- sabe, está al frente de Su obra. Él no
nión durante la cual se nos explicarí- fracasará. Él cumplirá Sus promesas.
an nuestras responsabilidades. Al Un firme testimonio es el poder
momento, no teníamos idea de cuál o sustentador de una vida de éxito.
dónde sería nuestra asignación para Está centrado en una comprensión
servir. A mí se me había dicho en pri- de los divinos atributos de Dios,
vado que seríamos llamados a África nuestro Padre, de Jesucristo y del
Occidental. Yo estaba sorprendido y Espíritu Santo; y se afirma por medio
alegre con la asignación, pero enton- de una confianza voluntaria en Ellos.
ces pensé en los pensamientos que Un testimonio poderoso se funda en
inevitablemente surgirían en la mente la seguridad personal de que el
de mi compañera de casi 39 años. Espíritu Santo puede guiar e inspirar
¿Cómo recibiría la asignación? Sabía
que aceptaría ir. En todos nuestros
años juntos jamás había rechazado un
llamamiento del Señor pero, ¿cuáles
serían los sentimientos de su corazón?
E n este mundo incierto, hay
cosas que nunca cambian: el
amor perfecto de nuestro
Padre Celestial por cada uno de no-
sotros; la seguridad de que Él existe
para bien nuestros hechos diarios.
Un testimonio se fortalece me-
diante impresiones espirituales que
ratifican la validez de una enseñanza,
de un hecho recto o de la adverten-
Al sentarme junto a ella, se dio y que nos escuchará siempre; la exis- cia de un peligro eminente. Con fre-
cuenta por mi mirada que yo sabía tencia de las verdades absolutas e cuencia, esa guía va acompañada de
nuestra asignación y me dijo, “Y inalterables; el hecho de que hay un emociones poderosas que dificultan
bien, ¿adónde vamos?”, y contesté plan de felicidad; la seguridad de el habla y llenan los ojos de lágrimas.
sencillamente: “África”. Sus ojos bri- que el éxito en la vida se obtiene por Pero un testimonio no es emoción, es
llaron y alegremente dijo: “¿No es medio de la fe en Jesucristo y la obe- la esencia misma del carácter entre-
maravilloso?”. Mi gozo fue total. diencia a Sus enseñanzas, en virtud tejido con hebras que han resultado
Así se debe sentir también nues- del poder redentor de Su expiación; de incontables decisiones correctas.
tro Padre Celestial cuando seguimos la certeza de la vida después de la Esas elecciones se han hecho tenien-
a los profetas vivientes con corazo- muerte; la realidad de que la condi- do fe segura en las cosas que se creen
nes dispuestos. Testifico que ción que tengamos allá la establece y que, al menos al principio, no se
Jesucristo vive y que Él habla a los la forma en que vivamos aquí. El ven 1. Un firme testimonio brinda
profetas en nuestra época. Que siga- que alguien acepte o no esas verda- paz, consuelo y seguridad; genera la
mos a nuestros profetas vivientes sin des, no altera su realidad. Estas ver- convicción de que, a medida que se
murmurar, es mi ruego en el nombre dades constituyen el cimiento obedecen las enseñanzas del
de Jesucristo. Amén.  esencial de un testimonio viviente. Salvador de manera constante, la

L I A H O N A
100
vida será hermosa, el futuro sólido y conceptos y las pautas de la vida que vivirlo de forma constante, recibirás
tendremos la capacidad para vencer valen la pena parecen ser razonables un testimonio de su veracidad por
las dificultades que atraviesen nues- y lógicos? Esa aceptación mental no medio del Espíritu Santo. Por lo ge-
tro camino. Un testimonio crece de te será de ayuda cuando tengas que neral, es un sentimiento de paz; po-
la comprensión de la verdad que des- afrontar los serios desafíos que inevi- dría ser una emoción interior; se
tila de la oración y de la meditación tablemente se te presentarán. ¿Te podría manifestar mediante la reve-
de la doctrina de las Escrituras. Se guía tu testimonio a tomar decisiones lación de otras verdades. Si buscas
nutre al vivir esas verdades, con fe y correctas? Para que así sea, las verda- con paciencia una confirmación, la
la segura confianza de que se logra- des fundamentales deben convertirse recibirás. Reconoce que el Señor te
rán los resultados prometidos. en parte esencial de cada fibra de tu dará la capacidad para comprender y
Un testimonio firme ha sostenido a carácter. Deben ser una parte esen- probar, por medio de la experiencia
los profetas a través de las épocas y los cial de tu ser, más preciada aún que personal, la veracidad de Sus ense-
ha fortalecido para que actúen con la vida misma. Si una evaluación ñanzas. Él te confirmará la certeza de
valentía y determinación en tiempos honrada de tu testimonio te confirma que cuando Sus leyes se obedezcan
difíciles. Un testimonio poderoso que no es tan firme como debiera ser, con buena voluntad y constancia, los
puede hacer lo mismo por ti. Al forta- ¿cómo puedes fortalecerlo? resultados serán los prometidos.
lecer tu testimonio personal, tendrás Tu testimonio se fortalecerá a me- Un testimonio poderoso brota de
poder para hacer las elecciones co- dida que ejerzas fe en Jesucristo, en tranquilos momentos de oración y
rrectas, a fin de permanecer inmuta- Sus enseñanzas y en Su poder ilimi- meditación, al reconocer las impre-
ble ante las presiones de un mundo tado para realizar lo que Él ha pro- siones que acompañan dicho esfuer-
cada vez más despiadado. Tu seguri- metido 2. Las palabras claves son zo. La oración humilde y confiable
dad personal y tu felicidad dependen “ejerzas fe”. La fe verdadera tiene un trae consigo consuelo, solaz, direc-
de la fortaleza de tu testimonio, ya poder enorme pero, existen princi- ción y paz, algo que los indignos
que éste guiará tus acciones en tiem- pios que debemos seguir para desatar nunca conocerán.
pos de prueba o incertidumbre. ese poder. Moroni enseñó: “la fe es Algunas verdades relacionadas
Haz una franca evaluación de tu las cosas que se esperan y no se ven; con la oración pueden ayudarte. El
vida personal. ¿Cuán firme es tu tes- por tanto, no contendáis porque no Señor escuchará tus oraciones en
timonio? ¿Es en verdad un poder sus- veis, porque no recibís ningún testi- tiempos de necesidad e invariable-
tentador en tu vida? o ¿es más como monio sino hasta después de la prueba mente las contestará. Sin embargo,
una esperanza de que lo que has de vuestra fe” 3 . Eso significa que Su contestación por lo general no
aprendido es verdadero? ¿Se parece debes poner en práctica la verdad o la recibirás mientras te encuentres
más a una creencia vaga de que los el principio en el cual tienes fe. Al de rodillas orando, a pesar de que

E N E R O D E 2 0 0 2
101
Señor Dios me las ha manifestado
por su Santo Espíritu…”7.
Por medio de este ejemplo perso-
nal, el presidente Romney enseñó en
cuanto al poder fortalecedor de las
Escrituras en lo que respecta al testi-
monio:
“Les exhorto a que se familiaricen
con [el Libro de Mormón]. Léanlo a
sus hijos; ellos no son demasiado pe-
queños para entenderlo. Recuerdo
que lo estaba leyendo con uno de
mis hijos cuando él era muy peque-
ño… Yo me acostaba en la litera de
abajo y él en la de arriba. Nos turná-
bamos para leer en voz alta los pá-
rrafos de esos últimos tres
maravillosos capítulos de 2 Nefi. Oí
que se le quebraba la voz y pensé
que tenía un resfrío… Al terminar,
dijo: ‘Papá, ¿lloras alguna vez al leer
el Libro de Mormón?’
“‘Sí, hijito… a veces el Espíritu
del Señor testifica de tal manera a
mi corazón que el Libro de Mormón
es verdadero que me hace llorar’.
“Papá, eso mismo me ha sucedido
esta noche’”8.
Tu testimonio se fortalecerá me-
diante la obediencia voluntaria a la
ley de los diezmos y por las ofrendas
de ayuno, y el Señor te bendecirá
abundantemente. Al fortalecerse tu
testimonio, Satanás tratará con más
ahínco de tentarte. Resiste sus em-
peños; te volverás más fuerte y la in-
fluencia que tenga en ti se
supliques recibir una respuesta in- unirán para darte la respuesta com- debilitará9. El aumento de la influen-
mediata. Existe un modelo que pleta. Ese modelo requiere el ejerci- cia de Satanás en el mundo se per-
debes seguir. Se te pide que busques cio de la fe. Aunque a veces es muy mite con el fin de crear un ambiente
una respuesta a tus oraciones y des- difícil, da como resultado un signifi- en el cual seamos probados. Aunque
pués confirmes que es correcta 4. cativo progreso personal. En ocasio- él cause estragos y confusión hoy
Obedece Su consejo de “estudiarlo nes, el Señor te dará una respuesta día, el destino final de Satanás
en tu mente”5. Muchas veces pensa- antes de que la pidas. Eso ocurre quedó establecido por Jesucristo,
rás en una solución; entonces, busca cuando no eres consciente de un pe- merced a Su expiación y resurrec-
confirmación de que la respuesta es ligro o cuando haces algo que no ción. Él no triunfará.
correcta. Esa ayuda se puede recibir está bien, pensando que es correcto. Aun ahora, Satanás debe actuar
por medio de la oración y la medita- Alma demostró cómo el ayuno y dentro de los límites establecidos
ción de las Escrituras, en ocasiones la oración pueden fortalecer tu testi- por el Señor. Él no puede quitar nin-
por medio de la intervención de monio. Él declaró: guna bendición que se haya logrado,
otros6, o por tu propia habilidad, me- “…os testifico que yo sé que estas ni puede alterar el carácter que se
diante la guía del Espíritu Santo. cosas de que he hablado son verda- ha formado entretejiendo decisiones
A veces el Señor deseará que ac- deras. Y ¿cómo suponéis que yo sé correctas. Él no tiene poder para
túes con confianza antes de que re- de su certeza? destruir los lazos eternos hechos en
cibas una respuesta confirmativa. “He aquí, he ayunado y orado mu- un santo templo entre marido,
Sus respuestas se reciben por lo ge- chos días para poder saber estas cosas mujer e hijos. Él no puede apagar la
neral como envíos de ayuda. Al se- por mí mismo. Y ahora sé por mí fe verdadera; no puede quitarte tu
guir cada uno de ellos con fe, se mismo que son verdaderas; porque el testimonio. Es verdad que esas cosas

L I A H O N A
102
se pueden perder si se sucumbe a sus Testifico que a medida que se forta- testimonio a fin de que se convierta
tentaciones; pero él no tiene poder lezca tu testimonio, podrás gozar de en un poder consumado para bien
para destruirlas. inspiración, cuando la necesites y la en tu vida, un poder que te dará sus-
Esas y otras verdades son ciertas; merezcas, a fin de saber lo que ha- tento en todos los tiempos de nece-
sin embargo, tu convicción de su brás de hacer y, cuando sea necesa- sidad y te dará paz y seguridad en
certeza debe provenir de tu com- rio, tengas el poder o la capacidad estos tiempos de incertidumbre.
prensión de la verdad, de tu aplica- divinos para lograrlo11. José Smith Como uno de Sus apóstoles auto-
ción de la ley divina y de tu perfeccionó la facultad de seguir la rizado para dar testimonio de Él, tes-
disposición para buscar el testimonio guía del Señor al llevar a la práctica tifico solemnemente que sé que el
ratificador del Espíritu. Tu testimo- la disciplina personal; no permitió Salvador vive, que Él es un personaje
nio puede comenzar con el recono- que sus propios deseos, convenien- resucitado y glorificado de amor per-
cimiento de que las enseñanzas del cia o las persuasiones de los hombres fecto Él es nuestra esperanza, nues-
Señor parecen razonables, pero debe interfirieran con esa sumisión. Sigue tro. Mediador, nuestro Redentor. En
crecer por medio de la práctica de su ejemplo. el nombre de Jesucristo. Amén. 
esas leyes. Entonces, tu propia expe- Para obtener paz y seguridad per-
riencia te atestiguará de su validez y durables, en algún momento de tu NOTAS
se producirán los resultados prome- vida, en instantes de quieta refle- 1. Véase Éter 12:6; Hebreos 11:1.
tidos. Esa confirmación no se recibi- xión, debes llegar a saber con seguri- 2. Véase Alma 26:22; D. y C. 3:1–10;
rá en su totalidad a la vez. Un firme dad que hay un Dios en los cielos D. y C. 82:10.
testimonio se recibe línea por línea, que te ama; que Él está al mando y 3. Éter 12:6, cursiva agregada.
precepto por precepto; requiere fe, te ayudará. Esa convicción es la mé- 4. Véase D. y C. 6:23, 36; 8:2–3, 10; 9:9.
tiempo, obediencia constante y la dula de un firme testimonio. 5. D. y C. 9:8.
voluntad de sacrificar. Dentro de unos momentos, el 6. Véase The Teachings of Spencer W.
Un firme testimonio no se puede presidente Gordon B. Hinckley Kimball; editado por Edward L. Kimball,
edificar sobre un cimiento débil; por impartirá el mensaje final de esta 1982, pág. 252.
eso, no pretendas creer en algo de lo conferencia. Esta mañana lo escu- 7. Alma 5:45–46.
cual no estés seguro. Busca recibir chamos, como profeta del Señor, im- 8. Véase J. Richard Clarke,
una confirmación ratificadora. partir consejos serios pero a la vez “Escudriñad las Escrituras”, Liahona,
Esfuérzate en ferviente oración, vi- tranquilizadores en cuanto a los de- enero de 1983, pág. 22.
viendo rectamente, y pide una con- safíos que enfrentamos. Nos suplicó 9. Véase David O. McKay, “Let Virtue
firmación espiritual. Lo bello de las que oráramos con humildad a nues- Garnish Thy Thoughts,” Improvement Era,
enseñanzas del Señor es que son tro Padre Celestial para recibir guía junio de 1969; pág. 28.
verdaderas y que puedes confirmar- y fortaleza para combatir el mal. 10. Véase David O. McKay, “The
las por ti mismo. Desarrolla tu sus- Nuestra seguridad se encuentra en Times Call for Courageous Youth and True
ceptibilidad espiritual estando Él y en Su Amado Hijo Jesucristo. Manhood,” Improvement Era, junio de
siempre alerta a la guía que se recibe Sé que el Salvador te ama. Él ratifi- 1969; pág. 117.
por medio de esa voz apacible y deli- cará tus esfuerzos para fortalecer tu 11. Véase D. y C. 43:16.
cada del Espíritu. Permite que tu
Padre Celestial conozca tus senti-
mientos, tus necesidades, tus preo-
cupaciones, tus esperanzas y
aspiraciones. Dirígete a Él con total
confianza, sabiendo que te escucha y
te contesta. Después sigue con pa-
ciencia tu vida haciendo aquello que
sabes es correcto, andando con esa
confianza nacida de la fe y la recti-
tud, esperando pacientemente la
respuesta que vendrá de la manera y
en el momento en que el Señor con-
sidere más apropiado10.
¿Por qué pudo hacer José Smith
aquello que estaba más allá de su ca-
pacidad personal? Lo hizo en virtud
de su poderoso testimonio, el cual
tuvo que ver con su obediencia, su fe
en el Maestro y su inquebrantable
determinación de hacer Su voluntad.

E N E R O D E 2 0 0 2
103
Controlaré mi mal genio”. Espero

“Para siempre Dios que la bondad reemplace a la dureza


en nuestras conversaciones.
Espero que toda esposa piense en

esté con vos” su marido como en su querido com-


pañero, la estrella de su vida, su
apoyo, su protector, su compañero
con quien anda de la mano “en yugo
Presidente Gordon B. Hinckley igual”. Espero que considere a sus
hijos como hijos e hijas de Dios y
como la aportación más importante
que ella ha hecho al mundo, que su
mayor interés se cifre en los logros de
“Nuestra seguridad yace en la virtud de nuestras vidas. Nuestra sus hijos y que los considere a ellos
más valiosos que cualquier otra cosa
fortaleza yace en nuestra rectitud. Dios ha indicado claramente que tenga o que podría desear tener.
que si no le abandonamos a Él, Él no nos abandonará a Espero que los niños y las niñas
nosotros”. salgan de esta conferencia con un
mayor aprecio por sus padres, con
un amor más ferviente en sus cora-
Que os guíe Su bandera; zones por los que los han traído al
Que la muerte no os hiera. mundo, por los que más los quieren
Para siempre Dios esté con vos. y se preocupan más por ellos.
Espero que el ruido de nuestros
He cantado ese himno en inglés hogares disminuya unos cuantos de-
mientras los demás lo cantaban en cibelios, que nuestras voces sean más
varios otros idiomas. He cantado en tenues y que nos hablemos el uno al
voz alta esa bella y sencilla letra en otro con mayor aprecio y respeto.
ocasiones memorables en todos los Espero que todos los que somos
continentes de la tierra. La he canta- miembros de esta Iglesia seamos abso-
do en la despedida de misioneros con lutamente leales a la Iglesia. La Iglesia
lágrimas en los ojos. La he cantado necesita su apoyo leal y ustedes nece-
con hombres vestidos para la batalla sitan el apoyo leal de la Iglesia.
durante la guerra de Vietnam. En Confío en que la oración cobre
miles de lugares y en diversas circuns- renovado brillo en nuestras vidas.
tancias a lo largo de casi innumera- Ninguno de nosotros sabe lo que nos
bles años, he cantado en voz alta esa traerá el mañana. Podemos especu-
letra de despedida con muchas otras lar, pero no sabemos. La enfermedad

M is queridos hermanos y
hermanas, ha sido un pla-
cer tener con nosotros
ayer y hoy a la hermana Inis Hunter,
viuda del presidente Howard W.
personas que se aman unas a otras.
No nos conocíamos cuando nos
reunimos. Éramos hermanos y her-
manas cuando nos despedimos.
La sencilla letra de ese himno ha
podría sobrevenirnos. La desgracia
podría salirnos al paso. Los temores
podrían afligirnos. La muerte podría
poner su fría y solemne mano sobre
nosotros o sobre un ser querido.
Hunter. Agradecemos muchísimo su sido una oración elevada al trono Sea lo que fuere que nos suceda,
presencia. del cielo de labios de los unos por los ruego que la fe, inmutable y firme,
Hemos llegado al término de otros. brille sobre nosotros como la estrella
esta gran conferencia. El coro can- Y con ese espíritu, nos despedi- polar.
tará “Para siempre Dios esté con mos al terminar lo que ha sido una Ahora, en el día de hoy, nos
vos” (Himnos, Nº 89). Me siento conferencia de lo más notable e his- vemos ante problemas particulares,
agradecido por ese himno, que tórica. graves, arrolladores, difíciles y que
dice: Espero que, al haber oído hablar nos producen honda preocupación.
a los hermanos y a las hermanas, Sin duda, tenemos necesidad del
Para siempre Dios esté con vos; nuestros corazones se hayan conmo- Señor.
con Su voz Él os sostenga; vido y nuestras resoluciones se Cuando fui a casa a almorzar, en-
con Su pueblo os mantenga. hayan intensificado. Confío en que cendí el televisor, vi las noticias du-
todo hombre casado se haya dicho: rante un momento y parafraseé en
Cuando el temor os venga, “Seré más bondadoso y generoso mi mente las palabras del salmo:
en Sus brazos Él os tenga. con mi compañera y con mis hijos. “¿Por qué se amotinan las gentes y

L I A H O N A
104
las naciones?” (véase Salmos 2:1). activamente en la batalla. Amado, con cuya misericordia con-
He vivido durante todas las guerras Bendícelos; protégeles la vida; guár- tamos y a quien consideramos nues-
del siglo XX. Mi hermano mayor dalos del mal y de la maldad. Oye tro Salvador y nuestro Señor.
está sepultado en la tierra de las oraciones de sus seres queridos Bendice la causa de la paz y devuél-
Francia, víctima de la Primera por su seguridad. Rogamos por las venosla pronto, Te suplicamos hu-
Guerra Mundial. He vivido durante grandes democracias de la tierra, las mildemente, implorándote que
la Segunda Guerra Mundial, la gue- cuales Tú has amparado en la crea- perdones nuestra arrogancia, que
rra de Corea, la guerra de Vietnam, ción de sus gobiernos, donde impe- pases por alto nuestros pecados, que
la guerra del Golfo y conflictos béli- ran la paz, la libertad y los seas bondadoso y misericordioso con
cos menores. Hemos sido gentes procedimientos democráticos. nosotros, y que hagas que nuestros
muy pendencieras y difíciles en Oh, Padre, considera con miseri- corazones se vuelvan con amor
nuestros conflictos de los unos con cordia ésta, nuestra propia nación, y hacia Ti. Te rogamos todo esto con
los otros. Por tanto, debemos volver- sus amigos, en estos momentos de humildad en el nombre de Él, que
nos al Señor y acudir a Él. Pienso en necesidad. Compadécete de noso- nos ama a todos, sí, el Señor
las magnas palabras de Kipling: tros y ayúdanos a andar siempre con Jesucristo, nuestro Redentor y nues-
fe en Ti y siempre con fe en Tu Hijo tro Salvador. Amén. 
Allá, muy lejos, nuestras armadas
se van a desvanecer.
En dunas y cabos cae el fuego de los
disparos.
¡Ah, toda nuestra pompa de ayer
como Nínive y Tiro se ha tornado!
Juez de las naciones, ¡líbranos del
mal,
para que nunca jamás lleguemos a
olvidar!
(Rudyard Kipling, “Recessional”,
en Masterpieces of Religious Verse,
editado por James Dalton Morrison,
1948, pág. 512. Traducción).

Nuestra seguridad yace en la vir-


tud de nuestras vidas. Nuestra forta-
leza yace en nuestra rectitud. Dios
ha indicado claramente que si no le
abandonamos a Él, Él no nos aban-
donará a nosotros. Él, que guarda a
Israel, no se adormece ni duerme
(véase Salmos 121:4).
Ahora, al terminar esta conferen-
cia, aunque se ofrecerá una última
oración, quisiera elevar una breve
plegaria en medio de las circunstan-
cias en que nos hallamos:
Oh Dios, nuestro Padre Eterno,
Tú, gran Juez de las naciones, Tú,
que eres el gobernador del universo,
Tú, que eres nuestro Padre y nuestro
Dios, cuyos hijos somos, acudimos a
Ti con fe en esta aciaga y solemne
ocasión. Por favor, amado Padre,
bendícenos con fe, bendícenos con
amor, bendícenos con caridad en
nuestros corazones. Bendícenos con
el espíritu de perseverancia a fin de
arrancar de raíz las maldades atroces
que hay en este mundo. Brinda pro-
tección y guía a los que participan

E N E R O D E 2 0 0 2
105
Reunión General de la Sociedad de Socorro función como amadas hijas de Dios,
29 de septiembre de 2001 cuyas “[vidas tienen] significado,
propósito y dirección”. Somos muje-

Constantes e res que “incrementamos nuestro tes-


timonio de Jesucristo por medio de
la oración y del estudio de las
Escrituras”, que “procuramos adqui-

inmutables rir fortaleza espiritual al seguir los


susurros del Espíritu Santo”.
“Estamos consagradas al fortaleci-
Mary Ellen Smoot
miento del matrimonio, de la familia
Presidenta General de la Sociedad de Socorro y del hogar y consideramos que es
noble ser madre y que es un gozo ser
mujer”1. Somos mujeres de la orga-
nización de la Sociedad de Socorro
de La Iglesia de Jesucristo de los
Santos de los Últimos Días.
“No podemos abandonar nuestra fe en cuanto aparezcan las Antes de nacer en esta vida viví-
dificultades. No nos volveremos, no retrocederemos y no nos amos juntas en presencia de un
desanimaremos”. amoroso Padre Celestial. Me imagi-
no que uno de nuestros temas prefe-
ridos de conversación era qué
Les ruego que oren por mí mien- sucedería cuando pasáramos el velo
tras les diga unas pocas cosas que es- y llegásemos a la existencia terrenal.
pero penetren en sus corazones y las Ahora estamos aquí. Aunque se
acerquen más a nuestro Salvador y nos instruyó con respecto a las difi-
Redentor. cultades que encontraríamos en la
Escogemos ser constantes e in- tierra, no creo que lo entendiéramos
mutables en nuestra fe a causa de las ni que tuviésemos idea de cuán exi-
promesas de gloria eterna, aumento gente y difícil, cuán fatigosa e inclu-
eterno y la continuación de las rela- so cuán dolorosa sería, en ocasiones,
ciones familiares en el reino celes- la vida terrenal. Sin duda, todas
tial. Amamos a nuestros familiares y hemos experimentado algo que, en
sabemos que nuestro mayor gozo y su momento, nos ha parecido dema-
paz proceden de ver a cada miembro siado difícil de sobrellevar. Pero,
de la familia hacer frente a las prue- como el profeta José Smith enseñó:
bas de la vida y escoger hacer lo co- “Cuando [nos unimos] a esta Iglesia
rrecto para vencer al mundo. [nos alistamos] en el servicio de
De vez en cuando tomo entre mis Dios, y, al hacerlo, [dejamos]
manos el rostro de alguno de mis atrás… el terreno neutral, y ya no

A lgunas personas y aconteci-


mientos pasan por nuestra
vida, dejan huella en nues-
tro corazón y ya no seguimos siendo
las mismas.
hijos o nietos cuando veo que están
haciendo algo que les hará daño a
corto o a largo plazo. Los miro fija-
mente a los ojos y les explico con
detenimiento cuánto se les quiere y
[podemos] volver a él. Si [llegamos]
a renunciar al Maestro al que
[hemos escogido] servir, lo [hare-
mos] por instigación del maligno, y
[seguiremos] sus mandatos arbitra-
Esta noche, como presidencia, ro- se les aprecia; y a continuación les rios y [seremos] sus siervos”2.
gamos que las palabras que se pro- describo el daño que puede despren- Me imagino que el Salvador toma
nuncien dejen huella en nuestros derse de las decisiones que han to- nuestro rostro entre Sus manos, nos
corazones y que nos mantengan fir- mado. mira fijamente a los ojos y nos pro-
mes, constantes e inmutables como Imagino al Salvador tomando mete una hermandad, una Sociedad
hijas de Dios. nuestra faz entre Sus manos y supli- de Socorro, para ayudarnos en nues-
Al viajar por el mundo, las fieles cando a cada una que permanezca tras pruebas. Esta organización para
hermanas de la Sociedad de Socorro constante, inmutable y fiel al Dios todas las mujeres de la Iglesia tiene
han dejado huella en mi corazón. que nos ha creado. como fin llevarnos hacia el Salvador
He presenciado sus dedicados es- Hermanas, desearía poder tomar y ayudarnos unas a otras al atender
fuerzos por ayudarse unas a otras sus rostros entre mis manos, mirarlas a los enfermos y los pobres. Las her-
tanto aquí como en todo el mundo. fijamente a los ojos y transmitirles manas de la Sociedad de Socorro ro-
Nunca volveré a ser la misma. una visión clara de su importante dearán con sus brazos a los

L I A H O N A
106
miembros nuevos y harán que todas las Escrituras!”, o “tengo demasiado toda tu alma, y con toda tu mente…
se sientan necesarias y apreciadas que hacer para ir a la reunión de su- Y el segundo es semejante: Amarás a
sin importar cuál sea su condición peración personal, de la familia y del tu prójimo como a ti mismo”4. Ésos
social. Darán la bienvenida a las hogar”, quiero decirles, tal y como son los grandes mandamientos, y de
nuevas mujeres jóvenes a medida ha aconsejado el presidente ellos depende toda la ley y los profe-
que vayan llegando y las harán par- Hinckley: “Elévense hasta alcanzar tas. Ésas son las cosas que más im-
tes integrantes de toda actividad. el gran potencial que hay en uste- portan. Si nos esforzamos por vivir
Empleen su ayuda. No podemos per- des”. Quizás debamos detenernos y esos mandamientos, las demás cosas
mitirnos perderlas. Todas serán edifi- considerar si nuestras obras están se resolverán por sí mismas.
cadas y amadas. Todas seguirán a sus acordes con aquellas cosas que más ¿Cómo es nuestra relación con
líderes del sacerdocio al guiarnos a nos importan. Si ponemos en primer nuestro Padre Celestial? ¿Le ama-
través de pasajes estrechos hacia un lugar lo más importante, viviremos mos con todo nuestro corazón, alma,
puerto seguro, hacia la verdad pura cada día sin pesar. mente y fuerza? ¿Cuánto amamos a
y hacia un estilo de vida propio de Vamos cada semana a la Sociedad nuestra familia, a nuestros vecinos, a
las hijas de Dios. de Socorro no sólo para ser nutridas nuestras hermanas de la Sociedad de
El presidente Gordon B. Hinckley y amadas, sino también para ofrecer Socorro y a nuestro prójimo? Esas
ha aconsejado a las mujeres de la nuestros servicios. A veces el servi- preguntas nos permiten reconocer
Iglesia: “Elévense hasta alcanzar el cio más importante se halla dentro qué cosas son las más importantes y
gran potencial que hay en ustedes. las paredes de nuestro propio hogar. nos sirven de modelo para organizar
No les pido que vayan más allá de su Lucifer está haciendo todo lo po- las actividades cotidianas y ver
capacidad. Espero que no se obsesio- sible por distraernos de las cosas que cómo nos desenvolvemos.
nen de continuo con pensamientos son más importantes. Uno de sus ¿Mostramos nuestro amor al
de fracaso. Espero que no se fijen instrumentos más eficaces es el de Señor si pasamos el tiempo viendo
metas que excedan a su capacidad convencernos de que es imposible películas no recomendables, leyendo
para alcanzarlas. Simplemente espe- permanecer centradas en las cosas material pornográfico o participando
ro que hagan lo que puedan hacer lo espirituales cuando la vida es tan en actividades que serían degradan-
mejor que sepan. Si lo hacen, verán apremiante. tes o impropias de una hija de Dios?
milagros”3. Cuando un intérprete de la ley ¿Mostramos nuestro amor al Señor si
Cuando oigo decir a las herma- preguntó al Salvador cuál es el gran vestimos de forma inmodesta?
nas: “Me resulta muy difícil ser ma- mandamiento en la ley, Jesús res- Recientemente dirigí la palabra a un
estra visitante”, o “¡simplemente no pondió sin vacilar: “Amarás al Señor gran grupo de jóvenes, y, después de
dispongo de tiempo para orar ni leer tu Dios con todo tu corazón, y con la reunión, un joven me entregó esta

E N E R O D E 2 0 0 2
107
inmortalidad, y comunicará a mi
entendimiento las glorias del reino
celestial”7.
Ah, si pudiera tener a cada her-
mana cara a cara, mirarla fijamente
a los ojos y lograr que captase la in-
tensidad de esas palabras, y que en
verdad entendiera quién es y lo que
es capaz de lograr. Cuánto anhelo
que las palabras de nuestra declara-
ción se arraiguen profundamente en
nosotras: “Somos hijas… de Dios
amadas por Él… estamos unidas en
nuestra devoción a Jesucristo…
como mujeres de fe, de virtud, de vi-
sión y de caridad”8.
El desánimo, el pesar, el dolor o la
nota: “Por favor, haga saber a las mu- hicieron darnos cuenta de que tene- congoja podrán acosarnos y poner-
jeres de la Iglesia cuánto aprecio su mos que estar preparadas. El senti- nos a prueba, pero, mis queridas her-
modestia. Sé que en nuestro mundo miento más común manifestado por manas en el Evangelio, ya que es
resulta difícil encontrar ropa recata- las personas directamente afectadas demasiado tarde para volver atrás,
da, pero hágales saber que vale la por los recientes ataques terroristas permanezcamos firmes y constantes,
pena para mí y para los hombres dig- en la costa este de los Estados y dejemos huella en las personas
nos con los que se van a casar”. Unidos fue el de que lo único que cuyas vidas tocamos. Podemos poner
No podemos abandonar nuestra querían era volver a tener a su fami- al mal tiempo buena cara y caminar
fe en cuanto aparecen las dificulta- lia unida otra vez. Entiendo esa re- sin temor y triunfantes por entre las
des. No nos volveremos, no retroce- acción. circunstancias adversas… Y el testi-
deremos y no nos desanimaremos. A principios de año me sometí a monio de Jesús encenderá la luz que
Avanzaremos con intrepidez y sere- una seria intervención quirúrgica y nos guiará a través de los umbrales
mos un ejemplo para todos en mo- pasé muchos días en el hospital. de la inmortalidad.
destia, humildad y fe. El ser Mientras meditaba en mi vida y en Que finalicemos con gloria, que
constantes e inmutables es una bús- lo que le diría al Señor en caso de centremos todas nuestras energías
queda personal que tiene recompen- que me llevase, me di cuenta con en las cosas más importantes, y que
sas eternas, puesto que, si lo absoluta claridad de que la familia es podamos reunirnos al otro lado del
hacemos, “…Cristo, el Señor Dios una de las responsabilidades más im- velo y abrazarnos unas a otras con
Omnipotente, [podrá sellarnos] portantes que tenemos. Supe que mi el conocimiento triunfante de que
como suyos, a fin de que [seamos] mayor dicha sería que mis hijos, mis habremos permanecido constantes e
llevados al cielo, y [tengamos] salva- nietos y mis futuros bisnietos perma- inmutables, es mi esperanza y ora-
ción sin fin, y vida eterna…”5. necieran firmes, constantes e inmu- ción por ustedes, queridas herma-
Hace algunos años, la hermana tables en el Evangelio. En aquellos nas, en el nombre de Jesucristo.
Belle Spafford dijo en su discurso de momentos de soledad en el oscuro Amén. 
despedida de la Sociedad de Socorro: cuarto de un hospital, caí en la
“Considero que la mujer de término cuenta de que lo que hacemos den- NOTAS
medio de hoy día haría bien en valo- tro de las paredes de nuestro propio 1. Declaración de la Sociedad de
rar sus intereses, las actividades en hogar es mucho más importante que Socorro, en “Alégrense, hijas de Sión”,
las que toma parte, y entonces dar lo que hacemos fuera de él. Liahona, enero de 2000, pág. 112.
ciertos pasos para simplificar su vida, Sí, en ocasiones nos acosan los 2. En “Recollections of the Prophet
poniendo en primer lugar lo impor- problemas, el dolor y el pesar, pero Joseph Smith”, Juvenile Instructor, 15 de
tante y haciendo hincapié en aquello no debemos rendirnos. No debemos agosto de 1892, pág. 492.
en que las recompensas serán mayo- retirarnos. Eliza R. Snow, segunda 3. Motherhood: A Heritage of Faith,
res y más duraderas, y liberándose de presidenta de la Sociedad de 1995, pág. 9.
las actividades menos satisfactorias”6. Socorro, escribió lo siguiente: 4. Mateo 22:37–39.
A veces es necesario que ocurran “Seguiré adelante… Al mal tiempo, 5. Mosíah 5:15.
sucesos traumáticos para ayudarnos a [pondré] buena cara, caminaré sin 6. A Woman’s Reach, 1974, pág. 23.
entender las cosas más importantes. temor y triunfante por entre las cir- 7. “The Lord Is My Trust”, Poems,
Hace pocas semanas vivimos unos de cunstancias adversas… Y el testimonio Religious, Historical, and Political, vol. 1,
esos sucesos dramáticos que cambia- de Jesús encenderá la luz que guiará 1856, págs. 148–149; cursiva agregada.
ron nuestras vidas para siempre y nos mi vista a través de los umbrales de la 8. Liahona, enero de 2000, pág. 112.

L I A H O N A
108
criar y enseñar; somos llamadas a

Permanezcan firmes proteger y bendecir a todo integran-


te de nuestra familia. Al enviar
niños a esta tierra, el Señor necesi-
Virginia U. Jensen ta, sean cuales que sean nuestras
Primera Consejera de la Presidencia General de la Sociedad de Socorro circunstancias, que permanezcamos
firmes e inquebrantables, y que con-
tinuemos formando hogares inex-
pugnables contra la creciente
marejada del mal. Es nuestra res-
“Jamás olvidemos que estamos estableciendo un fundamento para ponsabilidad ser las defensoras del
hogar y de la familia allí donde nos
nuestra familia sobre la roca de nuestro Redentor”. encontremos.
“Creo con todo mi corazón que el
Después de que el médico hubo mejor lugar para prepararnos para…
revisado el video de la ecografía, co- la vida eterna es el hogar”, dijo el
mentó sus impresiones con nosotras. presidente David O. McKay
Sus primeras palabras fueron: (“Blueprint for Family Living”,
“¡Cuánto quisiera que toda criatura Improvement Era, abril de 1963, pág.
estuviese así de robusta!”. Apenas 252). Pero, ¿cómo se crían niños
podía contenerme. Al salir del rectos en un mundo que cada vez se
coche ya no pude reprimir más las parece más a Sodoma y Gomorra?
emociones y comencé a llorar; se El presidente Howard W. Hunter
desbordaron infinidad de sentimien- contó el siguiente relato histórico
tos. Lloraba con el deseo de que que me sirve para responder a esa
toda madre embarazada pudiera oír pregunta.
esas mismas palabras. Lloré por toda La batalla final y decisiva de las
mujer que quería tener un hijo, pero guerras napoleónicas tuvo lugar el 18
no podía. Derramé lágrimas por de junio de 1815, cerca de Bruselas,
todas las mujeres que desean tener Bélgica, en el pueblo de Waterloo. La
hijos, pero que no han encontrado que ahora se conoce como ‘la batalla
marido. Finalmente, lloré agradeci- de Waterloo’ se considera un gran

M i hija menor y su esposo


pasaron varios años bus-
cando desesperadamente
las mejores indicaciones médicas y
lo último en asistencia científica
da con el gran deseo de que nuestra
familia le diese un hogar digno al
pequeño.
El poeta inglés Wordsworth ex-
presó algunos de mis sentimientos
punto crucial en la historia moderna
y produjo cambios drásticos en las
fronteras políticas y en el equilibrio
del poderío en Europa. En un mo-
mento crítico durante esa gran bata-
para tener un hijo. Ayunaron y ora- con respecto a ese nieto y al hogar lla entre las fuerzas del emperador
ron con esperanza y anhelo. cuando nos recordó que: francés Napoleón y las fuerzas aliadas
Al final lograron el tan ansiado re- comandadas por el general británico
sultado y ahora ella está esperando su Un sueño y un olvido sólo es el Arthur Wellesley, conocido como el
primer hijo. Hace poco el médico nacimiento… Duque de Wellington, un inquieto
programó un reconocimiento exhaus- pues al salir de Dios, que fue oficial entró corriendo en el cuartel
tivo para determinar el estado del nuestra morada, del duque con el mensaje de que si
embarazo. Mi hija estaba muy preo- con destellos celestiales se ha vestido las tropas no se retiraban de inmedia-
cupada por el examen médico y días (William Wordsworth, “Ode: to, deberían rendirse ante el más nu-
antes de la cita supo que su esposo no Intimations of Immortality from meroso ejército francés.
podría acompañarla, por lo que me Recollections of Early Childhood”). “El duque mandó: ‘¡Permanezcan
preguntó si podía ir yo con ella. Me firmes!’.
dijo: “Mamá, después de todo lo que Nuestros hogares son sagrados “ ‘Pero moriremos todos’, contes-
hemos pasado, si algo va mal, voy a por motivo de su conexión con tó el oficial.
necesitar a alguien a mi lado”. nuestro Padre Celestial y nuestro “‘¡Permanezcan firmes!’, volvió a
Qué alegría fue ver en la imagen hogar en el cielo. La experiencia responder el duque”. (Véase
ultrasónica a ese ser al que voy a con mi hija me recordó una vez más Howard W. Hunter, That We Might
amar y atesorar por toda la eterni- la prioridad y la suma importancia Have Joy, 1994, pág. 148).
dad. Quería asegurar a mi hija que del hogar y la familia. También me “¡Permanezcan firmes!”, fue la
todo estaba bien, pero en mi inte- recordó que, como mujeres, nuestra orden del duque, y la victoria fue el
rior, también yo estaba preocupada. tendencia natural es la de amar, resultado. Las dos palabras de esa

E N E R O D E 2 0 0 2
109
orden —permanezcan firmes— me conflictivos puntos de vista y las in- La madre de mi amigo reconstru-
infunden ánimo y me guían. Hoy, fluencias del mal. Su obediencia y fi- yó su vida y creó un cimiento firme
hermanas, estamos embarcadas en delidad a los convenios eternos y a al seguir ese consejo. También yo he
una batalla encarnizada por la los mandamientos les proporcionará sido sostenida en los momentos de
mente, el corazón y el alma de nues- paz y aun felicidad en medio del caos preocupación al avanzar hacia lo
tros hijos, nietos y otros familiares. de este mundo. Armadas con la fe, desconocido armada con el conoci-
En esta lucha, disponemos de arma- ustedes pueden permanecer firmes y miento de que la compañía del
mentos mucho más poderosos que crear un hogar digno de los hijos de Señor era mejor que cualquier pro-
los que tenían las tropas del Duque nuestro Padre Celestial. tección terrenal.
de Wellington, puesto que tenemos En una ocasión en que viajaba Para permanecer firmes, debemos
la fortaleza que procede de la fe en por una región plagada de violencia saber en lo profundo de nuestro ser
el Señor Jesucristo y el poder de las y desasosiego social, me llené de in- que el Señor siempre nos sostendrá si
ordenanzas del Evangelio. Para salir quietud. Un sensible líder del sacer- estamos bien asentadas en la roca de
victoriosas, debemos armarnos de fe docio percibió mi temor y compartió nuestro redentor. Este concepto se ex-
en el Señor Jesucristo y permanecer conmigo unas palabras de consuelo. presa con fervor en el capítulo cinco
firmes en nuestras convicciones. Cuando era pequeño, su madre, al de Helamán: “Y ahora bien… recor-
En el Libro de Mormón leemos verse de repente sola e indigente, sacó dad que es sobre la roca de nuestro
que los lamanitas “se habían conver- fuerzas de estas palabras que leyó en Redentor, el cual es Cristo, el Hijo de
tido a la verdadera fe; y no quisieron un viejo libro: “Le dije al hombre que Dios, donde debéis establecer vuestro
separarse de ella, porque eran fir- estaba a la puerta del año: ‘Dame una fundamento, para que cuando el dia-
mes, inquebrantables e inmutables; luz para poder andar a salvo en lo des- blo lance sus impetuosos vientos, sí,
y estaban dispuestos a guardar los conocido’. Y él me respondió: ‘Ve sus dardos en el torbellino, sí, cuando
mandamientos del Señor con toda entre las tinieblas y toma a Dios de la todo su granizo y furiosa tormenta os
diligencia” (3 Nefi 6:14). mano. Eso será mejor que una luz y azoten, esto no tenga poder para
Su fe firme e inquebrantable en el más seguro que un camino conoci- arrastraros… a causa de la roca sobre
Evangelio de Jesucristo y en el plan do’” (Minnie Louise Haskins, en The la cual estáis edificados, que es un
que Él tiene para ustedes y su familia, Oxford Dictionary of Quotations, cuar- fundamento seguro, un fundamento
así como su conocimiento de éstos, ta edición, ed. por Angela Partington, sobre el cual, si los hombres edifican,
servirá de gran protección contra los 1996, pág. 328). no caerán” (Helamán 5:12).

Las hermanas ocupan el Centro de Conferencias durante la reunión general de la Sociedad de Socorro el sábado
por la noche, 29 de septiembre de 2001.

L I A H O N A
110
Hermanas, las promesas del
Señor son seguras. Él ha dado Su
vida por nuestra salvación.
Para mantenernos firmes en esta
postura y ayudar a los demás a per-
manecer firmes, el mensaje del
Evangelio restaurado debe estar fir-
memente plantado en nuestro cora-
zón y se debe enseñar en nuestros
hogares. Den allí a sus hijos y a sus
seres queridos la armadura espiritual
que van a necesitar cada día al salir
de casa y aventurarse fuera de la for-
taleza del hogar. Enséñenles a invo-
car los poderes del cielo mediante el
ayuno y la oración. Enséñenles que
el santificar el día de reposo les pro-
tegerá del mundo. Enséñenles a ser
obedientes, a buscar la aprobación
de Dios y no la del hombre, y que la
única ruta de regreso a nuestro
hogar celestial es amar y seguir al
Salvador, y hacer y guardar conve-
nios y mandamientos sagrados. Las
verdades del Evangelio y el conoci-
miento del plan de salvación son
armas que los miembros de su fami-
lia pueden emplear para vencer a las
malévolas fuerzas de Satanás. Dios’… [y se retiró] al bosque para “Nuestras inapreciables familias”,
En nuestra función de esposas, hacer la prueba” (JS—Historia Liahona, abril de 1975, pág. 35). A
madres, abuelas, hermanas y tías de- 1:13–14). pesar de lo difícil que en ocasiones
bemos permanecer firmes como ¿Se trata de una coincidencia el pueda ser la vida familiar, la labor que
ejemplos. Porque los amamos, que- que tanto la madre como el hijo hu- llevamos a cabo en nuestra familia es
remos dar a nuestros familiares un biesen escogido una arboleda como el la de mayor importancia. Cuando se
ejemplo potente y recto que seguir. lugar donde pedirle a Dios que les re- sientan desanimadas y las cosas en la
En todo lo que hacemos y decimos, velara la verdad? La oración de José familia no vayan como ustedes desea-
en cómo vestimos y cómo pasamos bendijo a todo el mundo mediante la rían, permanezcan firmes con fe y
el tiempo, en todo lo que escogemos restauración del Evangelio de digan como dijo otra escolar en su
hacer reflejamos aquello en lo que Jesucristo. El ejemplo de rectitud de carta a Dios: “Querido Dios, hago lo
creemos, y eso se convierte en el una mujer que permanece firme en la mejor que puedo”. No permitan que
ejemplo que ellos siguen. fe bendice a innumerables personas. las dificultades propias de la vida fa-
Lucy Mack Smith, madre del pro- Aunque me encanta ser esposa y miliar las desanimen excesivamente
feta José Smith, hizo constar en su madre, reconozco que ello no siem- ni que deterioren el amor que pode-
historia que en la primavera de 1803 pre es fácil. Soy capaz de apreciar los mos compartir en la familia.
ella y su esposo estaban muy preocu- sentimientos que expresó una escolar Armémonos con la fe y perma-
pados por la religión, y escribió en cuando mi amiga, su maestra, pidió a nezcamos firmes en nuestras creen-
cuanto a su búsqueda personal de la su clase que escribiera una carta a cias. Jamás olvidemos que estamos
verdad: “Me retiré a una arboleda Dios. Sharon dijo: “Querido Dios: estableciendo un fundamento para
cercana donde oré al Señor para que apuesto a que te es difícil amar a todo nuestra familia sobre la roca de
se nos pudiese hacer llegar el el mundo. En mi familia sólo somos nuestro Redentor. Andemos de la
Evangelio verdadero” (History of cinco y yo no puedo hacerlo”. De mano de Dios, y con la ayuda del
Joseph Smith, ed. por Preston Nibley, igual manera, estoy segura de que los Señor podremos edificar hogares
1958, pág. 43). ¿No les parece eso miembros de mi familia pueden de- que sean fortalezas de rectitud.
familiar? cirles que no siempre es fácil amar- Ruego que el Señor las bendiga
Diecisiete años después, en la pri- me. Sin embargo, concuerdo con el en sus esfuerzos por permanecer fir-
mavera de 1820, el profeta José élder Loren C. Dunn, que dijo: “No mes en defensa del hogar y la fami-
Smith, en su búsqueda de la verdad, puede haber nada más perdurable ni lia. En el nombre de Jesucristo.
“[tomó] la determinación de ‘pedir a más preciado que la familia” (véase Amén. 

E N E R O D E 2 0 0 2
111
enseña la enaltecedora doctrina sobre

¿No somos todas nuestra función más importante


como mujeres. Es una doctrina que
debe quedar clara si esperamos ser

madres? “firmes e inmutables”2 con respecto


a los asuntos de debate que giran de
continuo en torno a la mujer, pues
Satanás ha declarado la guerra a la
Sheri L. Dew maternidad. Él sabe que las que
Segunda Consejera de la Presidencia General de la Sociedad de Socorro
mecen la cuna pueden acabar con
su imperio terrenal, y sabe también
que si no hay madres rectas que
amen y guíen a la nueva generación,
el reino de Dios se vendrá abajo.
“La maternidad es más que dar a luz hijos. Se trata de la esencia Cuando llegamos a comprender la
de quiénes somos como mujeres”. gran importancia de la maternidad,
se hace evidente por qué los profetas
han sido tan protectores con la fun-
Por fin llegamos a la capilla, pero ción más sagrada de la mujer.
durante una hora, comprendí lo que Aunque solemos equiparar exclusi-
deben sentir las madres que hacen a vamente la maternidad con el tener
un lado su seguridad personal para hijos, según la emplea el Señor, la
proteger a un hijo. Mis hermanas me palabra madre tiene diversos signifi-
habían confiado a sus hijas, a las cados. De entre todas las palabras
cuales amo, y habría hecho cual- que pudieron haber utilizado para
quier cosa para guiarlas a lugar segu- definir su función y su esencia, tanto
ro. De igual modo, nuestro Padre ha Dios el Padre como Adán llamaron a
confiado Sus hijos a nosotras, las Eva “la madre de todos los
mujeres, y nos ha pedido que los vivientes”3, y lo hicieron antes de que
amemos y los guiemos de regreso a tuviera hijo alguno. Al igual que
casa, protegiéndolos de los peligros Eva, nuestra maternidad se inició
de la vida terrenal. antes de nacer. Así como los varones
Amor y guía. Estas palabras resu- justos fueron preordenados para reci-
men no sólo la extraordinaria tarea bir el sacerdocio en la vida terrenal4,
del Padre y del Hijo, sino la esencia las mujeres justas fueron dotadas en
de nuestra labor, que es la de ayudar la existencia preterrenal del privile-

E ste verano, cuatro sobrinas y


yo compartimos una tensa
tarde de domingo cuando nos
dirigíamos desde un hotel, situado
en el centro de la ciudad que estába-
al Señor en Su obra. ¿De qué mane-
ra podemos ayudar mejor al Señor
en Su obra las mujeres piadosas de
los últimos días?
Los profetas han dado respuesta a
gio de la maternidad5. La maternidad
es más que dar a luz hijos. Se trata de
la esencia de quiénes somos como
mujeres. Define nuestra identidad,
nuestra estatura y naturaleza divinas,
mos visitando, hacia una capilla cer- esa pregunta en repetidas ocasiones, así como los rasgos exclusivos que
cana donde yo tenía que hablar. Yo como hizo la Primera Presidencia nos ha dado nuestro Padre.
había realizado ese trayecto varias hace seis décadas, cuando llamó a la El presidente Gordon B. Hinckley
veces, pero aquella tarde nos encon- maternidad “el servicio más sublime dijo que “Dios plantó en cada mujer
tramos repentinamente en medio de y más sagrado… asumido por la hu- algo divino”6. Ese algo es el don y los
un nutrido grupo de personas bebi- manidad”1. dones de la maternidad. El élder
das que acababan de presenciar un ¿Se han preguntado alguna vez Matthew Cowley enseñó que “los
desfile. Aquél no era el mejor lugar por qué los profetas han enseñado la hombres precisan recibir algo [en
para cuatro jovencitas ni para la tía doctrina de la maternidad —y es esta vida] que los convierta en sal-
de éstas; pero con las calles cerradas doctrina— una y otra vez? Yo sí. He vadores de hombres, pero no así las
al tránsito no teníamos más opción reflexionado mucho en la obra de las madres, no las mujeres. [Ellas]
que seguir caminando. Por encima mujeres de Dios. He luchado por nacen con el derecho y la autoridad
del griterío alcancé a decir a las chi- saber qué significado tiene la doctri- inherentes de ser salvadoras de
cas: “No se alejen de a mí”. na de la maternidad para todas noso- almas humanas… y constituir la
Mientras nos abríamos paso entre el tras. Eso me ha llevado a fuerza regeneradora en la vida de los
gentío, lo único que me preocupaba arrodillarme, me ha conducido a las hijos de Dios”7.
era la seguridad de mis sobrinas. Escrituras y al templo, donde se La maternidad no es un resto de

L I A H O N A
112
lo que quedó después de que nuestro
Padre Celestial bendijera a Sus hijos
con la ordenación al sacerdocio. Era
el atributo más enaltecedor que
podía conceder a Sus hijas, una con-
fianza sagrada que dio a la mujer
una función sin precedentes a la
hora de ayudar a Sus hijos a guardar
su segundo estado. Como dijo el
presidente J. Reuben Clark, hijo, la
maternidad “es de origen divino y
eternamente tan importante en el
lugar que ocupa como lo es el sacer-
docio mismo”8.
No obstante, el asunto de la ma-
ternidad es bastante delicado, pues
evoca algunas de nuestras mayores
dichas y de nuestros más grandes pe-
sares como mujeres. Esto ha sido así
desde el principio. Eva se “regocijó”
tras la Caída al darse cuenta de que,
de no haber ocurrido así, “nunca ha-
bríamos tenido posteridad”9. Y pese a malo y una abnegación absoluta. Al de Socorro sea feliz. Eso significa
ello, imaginen su angustia con lo su- igual que el Salvador, “el cual por el que nuestra amistad con ellas debe
cedido entre Caín y Abel. Algunas gozo puesto delante de él sufrió la empezar mucho antes de que cum-
madres padecen por causa de los cruz”11, Eva, por el gozo de contri- plan dieciocho años. Cada una
hijos que han tenido; otras sufren por buir al inicio de la familia humana, puede ser como una madre de al-
no haber tenido hijos en esta vida. El sufrió la Caída. Ella nos amaba lo guien, comenzando por nuestra pro-
élder John A. Widtsoe fue muy claro bastante como para guiarnos. pia familia y extendiéndose mucho
al respecto: “Las mujeres que, sin Como hijas de nuestro Padre más allá. Cada una puede mostrar
culpa alguna de su parte, no pueden Celestial, y como hijas de Eva, todas con palabras y hechos que la obra de
ejercer el don de la maternidad, pue- somos madres y siempre lo hemos las mujeres en el reino del Señor es
den hacerlo de forma vicaria”10. sido. Cada una tiene la responsabili- magnífica y santa. Repito: Todas
Por motivos que el Señor conoce, dad de amar y guiar a la nueva gene- somos madres en Israel y nuestro lla-
a algunas mujeres se les requiere es- ración. ¿Cómo aprenderán nuestras mamiento es amar y guiar a la nueva
perar a tener hijos. Ese retraso jóvenes a vivir como hijas de Dios si generación por entre las peligrosas
puede resultar incómodo a cualquier no ven lo que visten, ven y leen las calles de la vida terrenal.
mujer recta; pero el horario que el mujeres de Dios; en qué pasamos el Pocas de nosotras alcanzaremos
Señor dispone para cada una de no- tiempo y enfrascamos nuestras men- nuestro potencial sin el cuidadoso
sotras no anula nuestra naturaleza. tes; cómo hacemos frente a la tenta- influjo de la madre que nos dio a luz
Por lo tanto, algunas simplemente ción y a la incertidumbre; dónde y de las madres que nos enseñan con
debemos buscar otras formas de ser hallamos el verdadero regocijo, y por paciencia y amor. Hace poco me
madres, y todos los que están a qué la modestia y la feminidad son emocionó el ver por primera vez en
nuestro alrededor son los que nece- características de la mujer recta? años a una de mis líderes de cuando
sitan ser amados y guiados. ¿Cómo aprenderán nuestros jovenci- era joven. Cuando era adolescente y
Eva dio el ejemplo. Además de tos a apreciar a las mujeres de Dios carecía totalmente de confianza en
dar a luz hijos, fue la madre de toda si no les mostramos la virtud de mí misma, siempre me mantenía
la humanidad cuando tomó la deci- nuestras virtudes? cerca de ella porque me rodeaba con
sión más valiente que mujer alguna Cada una de nosotras tiene la im- su brazo y me decía: “¡Eres la
haya tomado jamás, y junto con portante obligación de ser ejemplo mejor!”. Me amaba y, por eso, yo la
Adán, abrió el camino para nuestro de mujer recta, pues nuestros jóve- dejaba guiarme. ¿Cuántos jovencitos
progreso. Dio el ejemplo como nes pueden no verlo en ninguna y cuántas jóvenes anhelan desespe-
mujer que los hombres deben respe- otra parte. Cada hermana de la radamente el amor y el liderazgo de
tar y las mujeres deben seguir, al des- Sociedad de Socorro, que es la co- ustedes? ¿Somos plenamente cons-
tacar las características de que se munidad de mujeres más importante cientes de que nuestra influencia
nos ha dotado como mujeres: una fe en este lado del velo, tiene el deber como madres en Israel es irreempla-
heroica, una intensa sensibilidad al de ayudar a nuestras mujeres jóve- zable y eterna?
Espíritu, el aborrecimiento de lo nes a que su transición a la Sociedad Cuando era niña, no era raro que

E N E R O D E 2 0 0 2
113
mi madre me despertara a la media- que Él nos bendijera con una res- de su perseverancia, su valor y su fe?
noche y me dijera: “Sheri, toma la ponsabilidad sagrada tan importante ¿Permanecerán firmes e inmutables
almohada y vete abajo”. Sabía lo que para Su plan, y de que nos dotase de como madres en Israel y como muje-
quería decir. Significaba que se acer- atributos tan vitales para amar y res de Dios? Nuestro Padre y Su
caba un tornado y yo me llenaba de guiar a Sus hijos. Me pregunto si no Hijo Unigénito nos han dado una
miedo. Pero entonces, mi madre me nos habremos regocijado12 al menos mayordomía sagrada y una corona
decía: “Sheri, todo va a ir bien”. Sus en parte debido a la enaltecedora santa en Su reino. Ruego que nos re-
palabras siempre me calmaban. Hoy, importancia que nos Él concedió en gocijemos en ello y que seamos dig-
décadas más tarde, cuando la vida Su reino. El mundo no les dirá eso, nas de Su confianza. En el nombre
parece abrumadora o atemorizante, pero el Espíritu sí lo hará. de Jesucristo. Amén. 
llamo a mi madre para que me diga: Simplemente no podemos decep-
“Sheri, todo va a ir bien”. cionar al Señor. Y si llega el día en NOTAS
Los recientes sucesos horrorosos que seamos las únicas mujeres sobre 1. “The Message of the First Presidency
acaecidos en los Estados Unidos han la faz de la tierra que consideren la of the Church”, Improvement Era, noviem-
puesto en evidencia el hecho de que maternidad como algo noble y divi- bre de 1942, pág. 761.
vivimos en un mundo de incerti- no, que así sea, puesto que madre es 2. Mosíah 5:15.
dumbre. Nunca ha existido una la palabra que definirá a la mujer 3. Moisés 4:26.
mayor necesidad de madres rectas, recta hecha perfecta en el grado 4. Véase Alma 13:2–4, 7–8.
madres que bendigan a sus hijos con más alto del reino celestial, la mujer 5. Véase Spencer W. Kimball, “The
un sentimiento de seguridad y con- que se haya hecho merecedora de Role of Righteous Women”, Ensign,
fianza en el futuro, madres que ense- tener aumento eterno traducido en noviembre de 1979, pág. 102.
ñen a sus hijos dónde pueden hallar posteridad, sabiduría, dicha e in- 6. Teachings of Gordon B. Hinckley,
paz y verdad y que el poder de fluencia. 1997, pág. 387.
Jesucristo es siempre más fuerte que Sé, con absoluta certeza, que 7. Matthew Cowley Speaks, 1954,
el poder del adversario. Cada vez estas doctrinas sobre nuestra fun- pág. 109.
que edificamos la fe o reforzamos la ción divina son verdaderas, y que 8. “Our Wives and Our Mothers in the
nobleza de una jovencita o de un cuando se entienden brindan paz y Eternal Plan”, Relief Society Magazine,
joven, cada vez que amamos o guia- sentido a toda mujer. Mis queridas diciembre de 1946, pág. 801.
mos a alguien aunque sólo se trate hermanas, a quienes amo más de lo 9. Moisés 5:11.
de un pequeño paso en el camino, que me es posible expresar, ¿acepta- 10. Priesthood and Church Government,
estamos siendo fieles a nuestro atri- rán el reto de ser madres en estos comp. John A. Widtsoe, 1939, pág. 85.
buto de madres y, al hacerlo, edifica- tiempos peligrosos, aunque al hacer- 11. Hebreos 12:2.
mos el reino de Dios. Ninguna lo sean probadas hasta la última gota 12. Véase Job 38:7.
mujer que entienda el Evangelio
pensará jamás que existe otra labor
más importante ni dirá: “Soy tan sólo
una madre”, puesto que las madres
sanan el alma de las personas.
Miren a su alrededor. ¿Quién ne-
cesita de ustedes y de su influencia?
Si en verdad queremos ejercer una
influencia, lo lograremos al ser ma-
dres de aquellos a quienes hayamos
dado a luz y a quienes estemos dis-
puestas a enseñar con paciencia y
amor. Si permanecemos cerca de
nuestros jóvenes, es decir, si los ama-
mos, en la mayoría de los casos se
quedarán a nuestro lado, es decir,
permitirán que los guiemos.
Como madres en Israel, nosotras
somos el arma secreta del Señor.
Nuestra influencia procede del atribu-
to divino que hemos recibido desde el
principio. En el mundo premortal,
cuando nuestro Padre describió nues-
tra función, me pregunto si no nos
habremos quedado asombradas de

L I A H O N A
114
“Sé ejemplo”
cuando se vio expuesta a la intempe-
rie y a las penurias tras haber salido
de Nauvoo. El élder Spencer escribió
a los padres de ella, para preguntar-
presidente Thomas S. Monson les si ella podría regresar a vivir con
Primer Consejero de la Primera Presidencia ellos mientras él preparaba una vi-
vienda para ella en el Oeste. Ellos
respondieron: “Si ella renuncia a su
degradante fe, puede volver, pero
nunca hasta que lo haga”.
“Llenen la mente con la verdad; llenen de amor el corazón; llenen La hermana Spencer no renunció
a su fe. Cuando le leyeron la carta de
la vida con servicio al prójimo”. sus padres, ella pidió a su esposo que
tomara la Biblia y le leyera del libro
Mis queridas hermanas, estando de Rut: “No me ruegues que te deje,
reunidas aquí en el Centro de y me aparte de ti; porque a donde-
Conferencias y en las congregacio- quiera que tú fueres, iré yo, y donde-
nes de todo el mundo, quisiera dar- quiera que vivieres, viviré. Tu pueblo
les una fórmula que consta de tres será mi pueblo, y tu Dios mi Dios”6.
partes, y que nos servirá de guía Afuera rugía la tormenta, el toldo
constante para cumplir con el co- del carromato goteaba y los amigos
metido que dio el apóstol Pablo: sostenían cacerolas sobre la cabeza
1. Llenen la mente con la verdad; de la hermana Spencer para mante-
2. Llenen de amor el corazón; nerla seca. En esas condiciones, y
3. Llenen la vida con servicio al sin pronunciar una queja, cerró los
prójimo. ojos por última vez.
Primero, llenen la mente con la ver- Aun cuando no necesariamente
dad. No encontramos la verdad al se nos pida que sacrifiquemos nues-
arrastrarnos en el error. La verdad se tra vida, recordemos que Dios oye
encuentra al buscar, estudiar y vivir nuestras silenciosas oraciones. Él,
la palabra revelada de Dios. que observa nuestros callados he-
Adoptamos el error cuando nos aso- chos, nos recompensará en público

E sta noche hemos sido inspira-


dos por los conmovedores
mensajes de la presidencia ge-
neral de la Sociedad de Socorro de
la Iglesia. Su petición de que todos
ciamos con él; aprendemos la verdad
cuando nos relacionamos con ella.
El Salvador del mundo instruyó:
“…buscad palabras de sabiduría de
los mejores libros; buscad conoci-
cuando surja la necesidad.
Vivimos tiempos turbulentos. El
futuro suele ser incierto; por lo
tanto, es necesario que nos prepare-
mos para lo inesperado. Las estadís-
seamos firmes e inmutables es un miento, tanto por el estudio como ticas indican que, en algún
sabio consejo, para que podamos por la fe”3. Y agregó: “Escudriñad las momento, ya sea por enfermedad o
afrontar la confusión de nuestra Escrituras; porque a vosotros os por la muerte del esposo, o por ne-
época y seamos verdaderos baluartes parece que en ellas tenéis la vida cesidades económicas, es probable
de constancia en medio de un eterna; y ellas son las que dan testi- que tengan que ser ustedes quienes
mundo de cambio. monio de mí”4. mantengan a la familia. Las insto a
Repasemos las sabias palabras Él invita a cada uno de nosotros: continuar los estudios y a adquirir
que escribió el apóstol Pablo a su “Aprende de mí y escucha mis pala- conocimientos que se puedan utili-
amado Timoteo: “Pero el Espíritu bras; camina en la mansedumbre de zar en el mundo laboral, para que, si
dice claramente que en los postreros mi Espíritu, y en mí tendrás paz”5. llegase el momento, estén prepara-
tiempos algunos apostarán de la fe, Alguien de la época de los pione- das para hacer frente a la situación.
escuchando a espíritus engañadores ros que ejemplificó el cometido del Sus talentos aumentarán a medi-
y a doctrinas de demonios; por la hi- que se ha hablado esta noche de ser da que estudien y aprendan. Podrán,
pocresía de mentirosos [que ten- firmes e inmutables, y que llenó su con mayor eficacia, ayudar a sus
drán] cauterizada la conciencia”1. mente, su corazón y su alma con la hijos en su aprendizaje y se sentirán
Después llegó el llamado inspira- verdad fue Catherine Curtis tranquilas al saber que se han prepa-
dor de Pablo a Timoteo, que se apli- Spencer. Su marido, Orson Spencer, rado para las contingencias con que
ca por igual a cada uno de nosotros: era un hombre sensible y muy educa- puedan tropezar en la vida.
“…sé ejemplo de los creyentes en do. Ella se había criado en Boston, y Con el fin de ilustrar la segunda
palabra, conducta, amor, espíritu, fe era muy culta y refinada. Tuvo seis parte de nuestra fórmula, a saber:
y pureza”2. hijos, pero su delicada salud empeoró Llenen de amor el corazón, voy a

E N E R O D E 2 0 0 2
115
Los asistentes a la conferencia entran y salen del Centro de Conferencias y cruzan la calle hacia la Manzana del
Templo.

mencionar el bello relato que se en- levántate. Y ella abrió los ojos, y al manifiesto en los barrios, en las esta-
cuentra en el libro de Hechos que ver a Pedro, se incorporó. cas y en las misiones. Todo obispo de
habla de la discípula llamada Tabita, “Y él, dándole la mano, la levan- la Iglesia podría testificar de ese
o Dorcas, que vivía en Jope. Se le tó; entonces, llamando a los santos y hecho.
describía como a una mujer que a las viudas, la presentó viva. Recuerdo que, cuando era diáco-
“abundaba en buenas obras y en li- “Esto fue notorio en toda Jope, y no, recorría una parte de nuestro ba-
mosnas que hacía”. muchos creyeron en el Señor”.7 rrio el domingo de ayuno por la
“Y aconteció que en aquellos días Para mí, la mención de Tabita en mañana y distribuía los pequeños so-
enfermó y murió. Después de lava- las Escrituras, que la describe como bres de las ofrendas a cada familia,
da, la pusieron en una sala. a una mujer que “abundaba en bue- esperaba que colocaran en él sus do-
“Y…, los discípulos, oyendo que nas obras y en limosnas que hacía”, nativos, y después los entregaba al
Pedro estaba allí, le enviaron dos describe algunas de las responsabili- obispo. En una ocasión, un miembro
hombres, a rogarle: No tardes en dades fundamentales de la Sociedad anciano, el hermano Wright, que
venir a nosotros. de Socorro; como por ejemplo, el so- vivía solo, me recibió a la puerta de
“Levantándose entonces Pedro, corro a los que sufren, el cuidado de su casa, con sus arrugadas manos
fue con ellos; y cuando llegó, le lle- los pobres y todo lo que ello supone. abrió el sobre con cierta dificultad y
varon a la sala, donde le rodearon Hermanas de la Sociedad de colocó en él una pequeña suma de
todas las viudas, llorando y mos- Socorro: ustedes son en verdad án- dinero. Mientras hacía el donativo,
trando las túnicas y los vestidos que geles de misericordia. Eso lo han de- sus ojos tenían un cierto brillo. Me
[Tabita] hacía cuando estaba con mostrado en gran escala con la invitó a sentarme y me contó de una
ellas. ayuda humanitaria que prestan a los ocasión en que su alacena había es-
“Entonces, sacando a todos, que padecen frío, hambre y sufren, tado vacía; acosado por el hambre,
Pedro se puso de rodillas y oró; y dondequiera que se encuentren. La había orado al Padre Celestial ro-
volviéndose al cuerpo, dijo: Tabita, obra de ustedes se pone también de gando por comida. Al poco rato, se

L I A H O N A
116
asomó por la ventana y vio que al- la luz del Evangelio a quienes habían cada año para expresarle nuestro
guien se acercaba a su puerta tiran- vivido en la oscuridad espiritual. amor y agradecimiento, pero ahora
do de un vagoncito rojo. Era la Hace muchos años, había una yo represento a todo el grupo”.
hermana Balmforth, la presidenta de joven, Baur Dee Sheffield, que ense- Colleen preguntó: “¿Sería, por
la Sociedad de Socorro, que había ñaba en la Mutual. No tuvo hijos casualidad, el nombre de su maestra
arrastrado ese vagoncito casi un ki- propios, aunque ése había sido el Baur Dee?
lómetro a lo largo de las vías del tren mayor anhelo de ella y el de su espo- “Sí”, fue la respuesta. “¿Cómo lo
hasta llegar a su puerta. El vagón es- so. Su amor lo expresaba por medio sabe?”
taba lleno de alimentos que había de la gran devoción con que cada Con emoción en la voz, Coleen
recolectado de las hermanas de la semana enseñaba las verdades eter- dijo: “Baur Dee era mi tía, la herma-
Sociedad de Socorro del barrio. Con nas y las lecciones de la vida a esas na de mi madre. Desde que murió,
ellos, la hermana Balmforth llenó los especiales jovencitas. Pero un día todos los Días de los Muertos, mis
estantes vacíos de la cocina del her- enfermó y poco después falleció. familiares han encontrado en su
mano Wright. Él me la describió Sólo tenía veintisiete años. tumba un ramo de flores y una tarje-
como “un ángel enviado del cielo”. Cada año, el Día de los Muertos, ta inscrita de las alumnas de Baur
Hermanas, ustedes son la perso- las jóvenes de la Mutual iban a visi- Dee. Ellos siempre han deseado
nificación del amor. Ustedes ilumi- tar la tumba de su maestra, dejando saber quiénes eran esas alumnas
nan su casa, guían con bondad a sus siempre un ramo de flores y una tar- para agradecerles el que se acorda-
hijos y, si bien sus esposos son la ca- jetita que decía: “Para Baur Dee, de ran de ella. Ahora les puedo decir”.
beza del hogar, no hay duda de que sus alumnas”. Al principio eran diez El escritor estadounidense
ustedes son el corazón del hogar. jovencitas las que iban, después Thornton Wilder dijo: “El mayor
Juntos, con respeto mutuo, y com- cinco, luego dos y finalmente sólo homenaje que podemos tributar a
partiendo las responsabilidades, for- una, la que sigue yendo cada Día de los muertos no es la tristeza sino la
man un equipo indestructible. los Muertos y coloca en la tumba un gratitud”.
Para mí es significativo que, ramo de flores y una tarjeta con la El segundo ejemplo de vidas lle-
cuando los hijos necesitan de cuida- misma inscripción: “Para Baur Dee, nas de servicio a los demás, con el
do y de atención amorosa, las bus- de sus alumnas”. cual quiero terminar, es la experien-
can a ustedes: sus madres. Aun el Un año, casi veinticinco años cia misional de Juliusz y Dorothy
hijo rebelde o la hija irresponsable, después de la muerte de Baur Dee, Fussek, a quienes se les llamó para
cuando se da cuenta de la necesidad la única de “sus alumnas” que conti- cumplir una misión de dieciocho
de regresar al seno familiar, casi ine- nuaba visitando su tumba, se dio meses en Polonia. El hermano Fussek
vitablemente se acerca a la madre, cuenta de que no iba a estar en la había nacido en Polonia, hablaba el
la cual nunca se da por vencida ciudad el Día de los Muertos, y deci- idioma y amaba a su gente; la herma-
cuando se trata de un hijo. dió visitar la tumba de su maestra na Fussek nació en Inglaterra y sabía
El amor de la madre hacer aflorar unos días antes. Ya había recogido
lo mejor de un hijo. Ustedes se con- las flores, las había atado con una
vierten en el modelo que ellos se- cinta y colocado la tarjeta y, estaba a
guirán. punto de ponerse el abrigo para par-
La primera palabra que un niño tir, cuando alguien llamó a la puerta.
aprende y dice en voz alta es por lo Al abrirla, se encontró con una de
general la dulce expresión: “Mamá”. sus maestras visitantes, Colleen
Para mí es muy significativo que, en Fuller, quien le dijo que había tenido
el campo de batalla o en la paz, con dificultad para juntarse con su com-
frecuencia, cuando la muerte está pañera y por esa razón había decidi-
por llevarse a un hijo, su palabra do ir sola y sin avisar para terminar
final es casi siempre: “Mamá”. sus visitas antes del fin de mes.
Hermanas, ¡qué función tan noble Cuando Colleen entró, advirtió el
es la de ustedes! Les testifico que sus abrigo y las flores, y se disculpó por
corazones están llenos de amor. haber interrumpido obviamente algo
Para la tercera parte de nuestra que se iba a hacer.
fórmula, la cual es: Llenen la vida con “No se preocupe”, respondió.
el servicio al prójimo, voy a mencio- “Estaba a punto de salir para ir al ce-
nar dos ejemplos. Uno se trata de menterio a poner flores en la tumba
una maestra y de la profunda in- de una de mis maestras de la
fluencia que ella ejerció en la vida Mutual, quien tuvo una profunda
de quienes enseñó, mientras que el influencia en mí y en las demás jóve-
otro es acerca de un matrimonio mi- nes que enseñó. Al principio éramos
sionero cuyo servicio ayudó a llevar diez las que visitábamos su tumba

E N E R O D E 2 0 0 2
117
muy poco de Polonia y casi nada meses, sino cinco años y vieron Queridas hermanas, ustedes son
acerca de su gente. cumplirse todos los objetivos men- en verdad “ejemplos de los creyen-
Con confianza en el Señor, par- cionados. Todo eso derivó de una tes”. Que nuestro Padre Celestial
tieron a cumplir su asignación. Las reunión previa en la que los élderes las bendiga a cada una, casadas o
condiciones de vida eran rudimenta- Russell M. Nelson, Hans B. Ringger solteras, en sus hogares, con sus fa-
rias, la obra solitaria y la tarea in- y yo, acompañados por el élder milias y en sus vidas, para que se
mensa. En ese tiempo todavía no se Fussek, nos reunimos con el minis- hagan merecedoras del maravilloso
había establecido una misión en tro Adam Wopatka, del gobierno recibimiento del Salvador del
Polonia. La asignación que recibie- polaco, y lo escuchamos decir: “Su mundo: “Bien, buen siervo y fiel”9.
ron los Fussek fue la de preparar el Iglesia es bienvenida aquí; ustedes Esto lo ruego, al dejarles mi bendi-
camino para que se pudiese estable- pueden construir edificios; pueden ción, en el nombre de Jesucristo.
cer una misión permanente, enviar enviar sus misioneros; son bienveni- Amén. 
más misioneros, enseñar a la gente, dos a Polonia. Este caballero”, dijo,
bautizar conversos, organizar ramas señalando a Juliusz Fussek, “ha ser- NOTAS
y edificar capillas. vido bien a su Iglesia, al igual que su 1. 1 Timoteo 4:1–2.
¿Se desanimaron los hermanos esposa. Pueden estarles agradecidos 2. 1 Timoteo 4:12.
Fussek ante la enormidad de su por su ejemplo y por su obra”. 3. D. y C. 88:118.
asignación? No, ni por un momen- Al igual que los Fussek, hagamos 4. Juan 5:39.
to. Ellos sabían que su llamamiento lo que debemos hacer en la obra del 5. D. y C. 19:23.
provenía de Dios; oraron pidiendo Señor. Entonces, junto con Juliusz y 6. Ruth 1:16.
Su ayuda divina y se dedicaron de Dorothy Fussek, podremos hacer eco 7. Hechos 9:36–42.
todo corazón a la obra. No sólo se del salmo: “Mi socorro viene de 8. Salmos 121:2.
quedaron en Polonia dieciocho Jehová”8. 9. Mateo 25:21.

Los asistentes a la conferencia caminan lentamente en la Manzana del Templo.

L I A H O N A
118
que Él está al mando y te ayudará.

Se dirigen a nosotros Esa convicción es la médula de un


firme testimonio.

Élder Jeffrey R. Holland, del


Quórum de los Doce Apóstoles: .
Debemos pagarlos [diezmos y ofren-
Informe de la Conferencia General Semestral número 171, das]como una expresión personal de
amor hacia nuestro generoso Padre
del 6 y 7 de octubre de 2001, para los niños de la Iglesia Celestial. Por Su gracia, Dios ha
dado pan al hambriento y ha vestido
Presidente Gordon B. Hinckley: Libro de Mormón: Otro Testamento al pobre. En diferentes épocas de
¿Son éstos tiempos peligrosos? Lo de Jesucristo. Si se estudia, se puede nuestra vida, eso nos incluye a
son. Pero no hay necesidad de entender tanto el Antiguo todos.
temer. Podemos tener paz en nues- Testamento como el Nuevo
tros corazones y paz en nuestros ho- Testamento en la Biblia. Sé que es la Élder Henry B. Eyring, del
gares. Cada uno de nosotros puede verdad. Quórum de los Doce Apóstoles: Si
ser una influencia para bien en este meditan las Escrituras y comienzan
mundo. Élder Dallin H. Oaks, del Quórum a hacer lo que pactaron con Dios
de los Doce Apóstoles: El Señor ama que harían [al tiempo del bautismo],
Presidente Thomas S. Monson, a todos Sus hijos y desea que todos les prometo que sentirán más amor
Primer Consejero de la Primera tengan la plenitud de Su verdad y la hacia Dios y más del amor de Él por
Presidencia: Que desde hoy en ade- abundancia de Sus bendiciones. Él ustedes.
lante tomemos la determinación de sabe cuándo están listos y desea que
llenar nuestro corazón de amor. Que demos oído a Sus instrucciones Élder H. Ross Workman, de los
vayamos la segunda milla con el fin sobre cómo compartir Su Evangelio. Setenta: Dios ha bendecido a Sus
de incluir en nuestra vida a los que hijos con profetas para que los ins-
se encuentren solos, tristes o que Élder Joseph B. Wirthlin, del truyan en Sus caminos y los prepa-
estén sufriendo de alguna forma. Quórum de los Doce Apóstoles: Lo ren para la vida eterna… La
único por lo que se deben preocupar obediencia es esencial para recibir
Presidente James E. Faust, Segundo es por esforzarse por ser lo mejor las bendiciones del Señor, aun cuan-
Consejero de la Primera Presidencia: que puedan. ¿Y cómo lo pueden lo- do no se entienda el objetivo del
El sobrecogedor mensaje de la grar? Al fijar su atención en las mandamiento.
Expiación es el amor perfecto que el metas más importantes de la vida y
Salvador tiene por cada uno de no- avanzar hacia ellas paso por paso. Obispo H. David Burton, Obispo
sotros. Se trata de un amor lleno de Presidente: Entre la gente joven, los
misericordia, paciencia, gracia, equi- Élder Richard G. Scott, del términos vulgares y groseros parecen
dad, longanimidad y, por encima de Quórum de los Doce Apóstoles: Para acudir con facilidad al describir sus
todo, perdón. obtener paz y seguridad perdurables, sentimientos. Mis jóvenes amigos,
en algún momento de tu vida, en ahora es el momento de mantenerse
Presidente Boyd K. Packer, instantes de quieta reflexión, debes erguido y eliminar esas palabras de
Presidente en Funciones del Quórum llegar a saber con seguridad que hay su vocabulario… Busquen la forta-
de los Doce Apóstoles: Amo este un Dios en los cielos que te ama; leza de nuestro Padre Celestial. 

E N E R O D E 2 0 0 2
119
Boyd K. Packer, “ ‘El toque de la
Enseñanzas para nuestra época 2002 mano del Maestro’ ”, Liahona, julio de
2001, págs. 25–28.
Richard G. Scott, “El camino hacia
L as reuniones del Sacerdocio de
Melquisedec y de la Sociedad de
Socorro que se llevan a cabo el cuarto
L. Tom Perry, “Discipulado”,
Liahona, enero de 2001, págs. 72–74.
Dallin H. Oaks, “El desafío de lo
la paz y el gozo”, Liahona, enero de
2001, págs. 31–33.
domingo del mes se deben dedicar a que debemos llegar a ser”, Liahona, “El arrepentimiento”, capítulo 19,
“Enseñanzas para nuestra época”. Cada enero de 2001, págs. 40–43. Principios del Evangelio.
año, la Primera Presidencia asigna 10 “La caridad”, capítulo 30, Principios 5. Desarrollar un testimonio de las
temas con sus correspondientes mate- del Evangelio [31110 002]. verdades del Evangelio
riales de consulta para que se utilicen Juan 7:17; Alma 5:44–46;
3. Permanecer fieles a nuestros
en esas reuniones. A continuación se 32:27–28; Éter 12:6; Moroni 10:4–5;
convenios bautismales
proporcionan los temas y los materiales D. y C. 6:20–23.
Mateo 3:13–17; 2 Nefi 31:5–20;
de consulta para el año 2002. Las pre- James E. Faust, “Un testimonio
Mosíah 18:7–10.
sidencias de estaca o de distrito escoge- cada vez mayor”, Liahona, enero de
James E. Faust, “Nacer de nuevo”,
rán los dos temas adicionales. 2001, págs. 69–71.
Liahona, julio de 2001, págs. 68–71.
Los temas que se sometan a discu- Joseph B. Wirthlin, “Un testimonio
Robert D. Hales, “El convenio del
sión en las reuniones del cuarto do- puro”, Liahona, enero de 2001,
bautismo: Estar en el reino y ser del
mingo deben basarse en uno o quizás págs. 27–30.
reino”, Liahona, enero de 2001,
en dos de los materiales de consulta “Un testimonio del Evangelio de
págs. 6–9.
designados que mejor satisfagan las Jesucristo”, lección 26, Deberes y
“El bautismo: Un convenio conti-
necesidades de los miembros del quó- bendiciones del sacerdocio, Parte A.
nuo”, lección 29, Deberes y bendiciones
rum o de la clase, y se adapten a sus
del sacerdocio, Parte A [31111 002]. 6. Proporcionar a los hijos una he-
circunstancias. No es necesario que
los maestros utilicen todos los mate- 4. Encontrar gozo y paz por medio rencia de fe
riales de consulta. Se alienta a los lí- de la Expiación Proverbios 22:6; Mateo 5:13–16;
deres y a los maestros a no hacer de Isaías 1:16–20; 2 Nefi 9:18–21; Tito 2:1–8; 1 Nefi 1:1; D. y C.
los temas un sermón o una diserta- Alma 34:14–16; 38:8–9; D. y C. 68:25–28.
ción, sino a ponerlos a discusión de 18:10–13.
clase; ellos deben pensar en la forma
de alentar a los miembros del quórum
o de la clase a aplicar los principios
que se hayan analizado. En La ense-
ñanza: el llamamiento más importante
[36123 002] y en la Guía para la ense-
ñanza [34595 002] se pueden encon-
trar sugerencias sobre cómo preparar
y realizar análisis de quórum o de
clase.
1. Jesús de Nazaret, Salvador y Rey
Mateo 1:18–21; Hechos 4:8–12;
3 Nefi 11:7–17.
“Testigos especiales de Cristo”,
Liahona, abril de 2001, págs. 2–24
(video opcional, Testigos especiales de
Cristo, artículo 53584 002).
Russell M. Nelson, “Jesús el Cristo:
Nuestro Maestro y más”, Liahona,
abril de 2000, págs. 4–19.
“Jesucristo, nuestro fundamento
seguro”, lección 1 , La Mujer Santo de
los Últimos Días, Parte B [31114 002].
2. Convertirse verdaderamente
como familia y en forma individual
Lucas 18:18–30; Mosíah 4:6–7;
5:2; Alma 5:14–35.
Gordon B. Hinckley, “El milagro
de la fe”, Liahona, julio de 2001,
págs. 82–85.

L I A H O N A
120
Gordon B. Hinckley, “El consejo y
la oración de un profeta en beneficio Reuniones de superación personal, de la
de la juventud”, Liahona, abril de
2001, págs. 30–41. familia y del hogar*
uando planeen las reuniones de superación personal, de la familia y del hogar, de-
David B. Haight, “Sean un eslabón
fuerte”, Liahona, enero de 2001, C terminen cuidadosamente las necesidades de las hermanas y tengan en cuenta el
satisfacerlas con tacto a fin de no ofender ni hacer pasar vergüenza a nadie. Cuando
págs. 23–25. sea pertinente, asegúrense de que esas reuniones comprendan clases que sirvan para
“La familia puede ser eterna”, cultivar conocimientos sobre la crianza de los hijos y las relaciones familiares. Para ello,
capítulo 36, Principios del Evangelio. se pueden utilizar como fuentes de consulta el cuadernillo Guía para la familia (31180
7. Fortalecer al hogar y a la familia 002) y Matrimonio y relaciones familiares: Manual para el instructor (35865 002), los
cuales se encuentran disponibles en los centros de distribución de la Iglesia.
en contra de la maldad
Isaías 52:11; Juan 15:1–4; Jacob PRESENTACIONES IDEAS PARA LOS TEMAS DE LAS
3:10–12; D. y C. 121:45. MINICLASES**
Thomas S. Monson, “La pornogra-
Desarrollo espiritual • La adoración en el templo.
fía: Ese propagador mortal”, Liahona,
(D. y C. 88:63). • La oración personal y el estudio de las
noviembre de 2001, págs. 2–6. Escrituras.
Neal A. Maxwell, “Los artificios y • La observancia del día de reposo (D. y C. 59).
las tentaciones del mundo”, Liahona,
enero de 2001, págs. 43–46. Conocimientos prácticos de • El cultivar, cocinar y conservar (envasar)
“La pureza moral”, lección 34, De- Economía Doméstica alimentos.
(Proverbios 31:27). • La organización y la limpieza del hogar.
beres y bendiciones del sacerdocio, Parte A. • El valor del trabajo.
8. La participación en el servicio mi- Relaciones matrimoniales y • “La familia: Una proclamación para el
sional como familia y en forma indi- familiares mundo” (Liahona, octubre de 1998, pág. 24).
vidual (Malaquías 4:6; Mosíah 4:15). • La noche de hogar, la oración familiar y el
Marcos 16:15; D. y C. 18:15–16; estudio de las Escrituras.
34:4–6; 60:1–2; 88:81; 123:12. • Conocimientos sobre la crianza de los hijos.
M. Russell Ballard, “Los miembros Fortalecimiento de la relación con • La comunicación y la solución de conflictos.
son la clave”, Liahona, septiembre de los demás • El arrepentimiento y el perdón.
2000, págs. 12–21. (Mateo 5:38–44; 25:40). • El liderazgo eficaz.
Jeffrey R. Holland, “ ‘Me seréis
testigos’ ”, Liahona, julio de 2001, págs. Autosuficiencia • El almacenamiento en el hogar y la prepa-
(D. y C. 88:119). ración para las situaciones de emergencia.
15–17.
• La educación o preparación y la adminis-
“La obra misional”, capítulo 33, tración de los recursos.
Principios del Evangelio. • La salud y la higiene.
9. Encontrar y alimentar a las ovejas Servicio • El servicio a los familiares y a los vecinos.
perdidas del Señor (Proverbios 31:20; Mosíah 4:26). • El prestar servicio en la Iglesia.
Lucas 10:25–37; Efesios 2:19; Alma • Los proyectos de servicio a la comunidad.
31:34–35; D. y C. 18:15–16. • El ejercicio físico y la nutrición.
Salud física y emocional
Thomas S. Monson, “Tu jornada (Mosíah 4:27; D. y C. 10:4). • Cómo hacer frente al estrés o las tensiones
eterna”, Liahona, julio de 2000, y la recreación.
págs. 56–59. • El sentir gratitud y el reconocer las bendi-
Henry B. Eyring, “ ‘Velad conmigo’ ”, ciones del Señor.
Liahona, julio de 2001, págs. 44–47.
Superación y educación personales • La bendición patriarcal.
“El hermanamiento es una responsa- (D. y C. 88:118; 130:18–19). • El desarrollar talentos y la creatividad.
bilidad del sacerdocio”, lección 10, De- • El aprendizaje a lo largo de toda la vida.
beres y bendiciones del sacerdocio, Parte B.
Alfabetización • La adquisición del conocimiento del
10. Recibir las bendiciones del templo (Daniel 1:17; Moisés 6:5–6). Evangelio.
Salmos 24:3–5; D. y C. 109:12–23; • Las historias personales y familiares y los
110:6–10. testimonios escritos.
Boyd K. Packer, “El santo templo”, • La instrucción de la primera infancia y lite-
Liahona, junio de 1992, págs. 14–23. ratura infantil.
Russell M. Nelson, “La preparación Artes culturales • La importancia de la música en el hogar.
personal para recibir las bendiciones (D. y C. 25:12). • La literatura y las bellas artes.
del templo”, Liahona, julio de 2001, • El comprender otras culturas.
págs. 37–40.
“La historia familiar y el llevar re- *Se distribuyeron pautas para las reuniones de superación personal, de la familia y del hogar junto con
gistros”, lección 8, Deberes y bendicio- una carta de la Primera Presidencia fechada el 20 de septiembre de 1999.
**Entre los materiales de consulta para los temas de las miniclases se encuentran el manual Principios del
nes del sacerdocio, Parte B.  Evangelio y los manuales La mujer Santo de los Últimos Días, Parte A y Parte B.

E N E R O D E 2 0 0 2
121
Lección 2: El plan de salvación Dennis Largey, “Rehusemos adorar
Guía de Fuentes de Joseph B. Wirthlin, “Un tiempo de las imágenes de hoy”, Liahona, marzo
consulta para usar preparación”, Liahona, julio de 1998, de 1998, 16–23.
13–16.
con Sacerdocio Henry B. Eyring, “La familia”,
Lección 6: La caída de Adán
Russell M. Nelson, “La Expiación,”
Aarónico, Manual 3 Liahona, octubre de 1998, 12–23.
John B. Dickson, “Los dones in-
Liahona, noviembre de 1996, 37–40.
Para usar en 2002, lecciones 1–25 Dallin H. Oaks, “El gran plan de
comparables”, Liahona, octubre de
salvación”, Liahona, noviembre de
1999, 18–24.
L as siguientes fuentes de consulta
se pueden utilizar para comple-
mentar las lecciones 1–25, pero no
“Soy un hijo de Dios”, Himnos,
Nº 196.
1994, 84–88.
“El conflicto de la vida mortal”,
Liahona, septiembre de 2001, 30–31.
para reemplazarlas. Sírvanse enseñar Lección 3: Hijos del Dios viviente
Lección 7: La Expiación logra la vic-
las lecciones en el orden en que apa- Boyd K. Packer, “ ‘Sois templo de
toria sobre la muerte y el infierno
recen impresas. (A=Amigos.) Nota: Dios’ ”, Liahona, enero de 2001,
Gordon B. Hinckley, “El maravillo-
El manual no cuenta con una lección es- 85–88.
so y verdadero relato de la Navidad”,
pecífica para la Pascua de Resurrección. Russell M. Nelson, “Somos hijos de
Liahona, diciembre de 2000, 2–6.
Si desea enseñar una lección especial Dios”, Liahona, enero de 1999, 101–4.
D. Todd Christofferson, “La reden-
(31 de marzo), use discursos de confe- “Dios vive”, Himnos, Nº 199.
ción de los muertos y el testimonio de
rencias, artículos e himnos que se cen- Lección 4: Yo poseo la capacidad y Jesús”, Liahona, enero de 2001,
tran en la Expiación, la Resurrección y la libertad para escoger 10–13.
la vida y misión del Salvador. Joseph B. Wirthlin, “Es suya la de- Richard D. Draper, “El papel de
Lección 1: La Trinidad cisión”, Liahona, noviembre de 1998, Cristo como Redentor”, Liahona, di-
Gordon B. Hinckley, “El Padre, el 46–48. ciembre de 2000, 10–17.
Hijo y el Espíritu Santo”, Liahona, Richard G. Scott, “Haz tú lo justo”,
Lección 8: La resurrección y el
marzo de 1998, 3–9. Liahona, marzo de 2001, 10–17.
juicio
James E. Faust, “Que te conozca- “Haz el bien”, Himnos, Nº 239.
Gordon B. Hinckley, “ ‘No está
mos a Ti, el único Dios verdadero, y a Lección 5: “¡Cómo caíste del cielo, aquí, sino que ha resucitado’ ”,
Jesucristo”, Liahona, febrero de 1999, oh Lucero, hijo de la mañana!” Liahona, Julio de 1999, 82–85.
2–6. James E. Faust, “El enemigo inte- Dallin H. Oaks, “Resurrección”,
S. Michael Wilcox, “ ‘No tendrás rior”, Liahona, enero de 2001, 54–57. Liahona, Julio de 2000, 16–19.
dioses ajenos delante de mí’ ” , Richard C. Edgley, “El morral de “Para vencer al mundo”, Liahona,
Liahona, febrero de 1998, 26–33. caza de Satanás”, Liahona, enero de septiembre de 2000, 26–27.
2001, 52–53.

L I A H O N A
122
Lección 9: La justicia y la “Apreciemos el sacrificio del Theodor G. Baalman, “Poniendo a
misericordia Salvador”, Liahona, junio de 2001, prueba la promesa del Señor”,
Richard G. Scott, “El camino hacia 26–27. Liahona, diciembre de 1998, 26–27.
la paz y el gozo”, Liahona, enero de “¿Cómo puedo saber si participo de “Tú me has dado muchas bendi-
2001, 31–33. la Santa Cena dignamente?”, Liahona, ciones, Dios”, Himnos, Nº 137.
Jeffrey R. Holland, “Venid y ved”, abril de 1999, 22–24.
Lección 21: La función del quórum
Liahona, agosto de 1998, 44–48. “La Santa Cena”, Himnos, Nº 103.
M. Russell Ballard, “¿Llevamos el
Lección 10: Un potente cambio Lección 15: Perseverar hasta el fin mismo paso de nuestros líderes?”,
James E. Faust, “Nacer de nuevo”, Neal A. Maxwell, “Si lo sobrelleva- Liahona, enero de 1999, 6–9.
Liahona, junio de 1998, 2–6. mos bien”, Liahona, abril de 1999, D. Todd Christofferson, “El quó-
Dallin H. Oaks, “El desafío de lo 10–17. rum del sacerdocio”, Liahona, enero
que debemos llegar a ser”, Liahona, Robert D. Hales, “ ‘He aquí, tene- de 1999, 47–49.
enero de 2001, 40–43. mos por bienaventurados a los que su- “Oh élderes de Israel”, Himnos, Nº
Robert L. Millet, “Despojémonos fren’ ”, Liahona, julio de 1998, 81–84. 209.
del hombre natural”, Liahona, agosto “Santos, avanzad”, Himnos, Nº 38.
Lección 22: Los deberes del
de 2000, 6–10.
Lección 16: Jesucristo, la Vida y la presbítero
“Señor, yo te seguiré”, Himnos, Nº
Luz del mundo Thomas S. Monson, “El sacerdo-
138.
Russell M. Nelson, “Jesús el Cristo, cio: Poderoso ejército del Señor”,
Lección 11: Suficiente fe para lograr nuestro Maestro y más”, Liahona, abril Liahona, julio de 1999, 56–59.
la vida eterna de 2000, 4–19. Dallin H. Oaks, “El Sacerdocio
James E. Faust, “El escudo de la Sharon G. Larsen, “Vuestra luz en Aarónico y la Santa Cena”, Liahona,
fe”, Liahona, Julio de 2000, 20–23. el desierto”, Liahona, julio de 1999, enero de 1999, 43–46.
Jeffrey R. Holland, “Como palomas 106–8.
Lección 23: Preparación para reci-
en nuestra ventana”, Liahona, julio de “Jesús es mi luz”, Himnos, Nº 42.
bir el Sacerdocio de Melquisedec
2000, 90–93.
Lección 17: El Espíritu Santo Thomas S. Monson, “Nuestro hoy
Taylor Hartley, “La prueba de mi
Boyd K. Packer, “Lenguas de determina nuestro mañana”, Liahona,
fe”, Liahona, octubre de 1999, 40–42.
fuego”, Liahona, julio de 2000, 7–10. enero de 1999, 55–58.
“Firmes creced en la fe”, Himnos,
Sheri L. Dew, “No estamos solas”, Joseph B. Wirthlin, “El crecer den-
Nº 166.
Liahona, enero de 1999, 112–14. tro del sacerdocio”, Liahona, enero de
Lección 12: El arrepentimiento “Deja que el Espíritu te enseñe”, 2000, 45–49.
Boyd K. Packer, “Lavados y purifi- Himnos, Nº 77. Jeffrey R. Holland, “‘Santificaos’”,
cados”, Liahona, Julio de 1997, 9–11. Liahona, enero de 2001, 46–49.
Lección 18: La oración
Henry B. Eyring, “No demores”,
Henry B. Eyring, “‘Que Dios escri- Lección 24: Escuchemos al profeta
Liahona, enero de 2000, 38–41.
ba en mi corazón’”, Liahona, enero de Gordon B. Hinckley, “El consejo y
“Para hallar la paz interior”,
2001, 99–102. la oración de un profeta en beneficio
Liahona, junio de 2000, 32–33.
Julieta Arevyan de Álvarez, de la juventud”, Liahona, abril de
“Venid a Cristo”, Himnos, Nº 60.
“Gratitud en un día de lluvia”, 2001, 30–41.
Lección 13: Ser perdonados a Liahona, mayo de 2000, 26–28. Clyde J. Williams, “El seguir al
medida que perdonamos “¿Pensaste orar?” Himnos, Nº 81. profeta: Una perspectiva del Libro de
Gordon B. Hinckley, “‘A vosotros Mormón”, Liahona, junio de 2000,
Lección 19: El ayuno
os requerido perdonar’”, Liahona, 18–23.
Thomas S. Monson, “La edifica-
noviembre de 1991, 2–7. “Dios manda a profetas”, Himnos,
ción de tu hogar eterno”, Liahona,
Henry B. Eyring, “Para que seamos Nº 11.
octubre de 1999, 2–7.
uno”, Liahona, Julio de 1998, 72–74.
Joseph B. Wirthlin, “La ley del Lección 25: Todo joven debe cum-
Yessika Delfin Salinas, “ ‘Orad por
ayuno”, Liahona, julio de 2001, 88–91. plir una misión
vuestros enemigos’ ” , Liahona, sep-
Brigada Acosta de Pérez, Thomas S. Monson, “El que honra
tiembre de 2000, 8–10.
“Bendecida por ayunar”, Liahona, a Dios, Dios le honra”, Liahona,
Aurora Rojas de Álvarez, “El per-
octubre de 1999, 46–48. noviembre de 1995, 48–50.
dón nos unió”, Liahona, octubre 1999,
Diane K. Cahoon, “El milagro de Lance B. Wickman, “El futuro tú”,
44–46.
la hermana Stratton”, Liahona, mayo Liahona, noviembre de 2000, 22–24.
Roderick J. Linton, “El corazón
de 1999, A6–7. “Llamados a servir”, Liahona,
que perdona”, Liahona, junio de 1998,
agosto de 1999, 26–31.
28–33. Lección 20: El diezmo: Una prueba
Janet Peterson, “Sigue andando en
espiritual
Lección 14: La Santa Cena bicicleta”, Liahona, abril de 1999,
James E. Faust, “Abrir las ventanas
Robert D. Hales, “En memoria de 26–28.
de los cielos”, Liahona, enero de 1999,
Jesús”, Liahona, noviembre de 1997, “Venid los que tenéis de Dios el
67–70.
28–31. sacerdocio”, Himnos, Nº 206.

E N E R O D E 2 0 0 2
123
Jeffrey R. Holland, “Venid y ved”, Lección 6: La responsabilidad que la
Guía de Fuentes Liahona, agosto de 1998, 44–48. mujer tiene de enseñar
de consulta para Sheri L. Dew, “Nuestra única Gordon B. Hinckley, “Madre, tu
oportunidad,” Liahona, julio de 1999, más grande desafío”, Liahona, enero
usar con Mujeres 77–79. de 2001, 113–16.
Jóvenes, Manual 3 “Venid a Cristo”, Himnos, Nº 60. Boyd K. Packer, “Enseñen a los
niños”, Liahona, mayo de 2000, 14–23.
Para usar en 2002, lecciones 1–25 Lección 3: Vivir el Evangelio cada
Ronald L. Knighton, “Seamos los
día de nuestra vida
mejores maestros de nuestros hijos”,
L as siguientes fuentes de consulta
se pueden utilizar para comple-
mentar las lecciones 1–25, pero no
Jeffrey R. Holland, “ ‘No perdáis,
pues, vuestra confianza’ ”, Liahona,
junio de 2000, 34–42.
Liahona, junio de 2001, 36–45.
“Cuando enseñe a tus hijos”,
Himnos, Nº 172.
para reemplazarlas. Sírvanse enseñar Laury Livsey, “Bienvenidos a la
las lecciones en el orden en que apa- escuela secundaria Rizal”, Liahona, Lección 7: Nuestro propósito en la
recen impresas. Nota: El manual no mayo de 1998, 10–15. vida
cuenta con una lección específica para la Linda Van Orden, “Poner al Señor Thomas S. Monson, “Su jornada
Pascua de Resurrección. Si desea ense- en primer término”, Liahona, noviem- celestial”, Liahona, julio de 1999,
ñar una lección especial (31 de marzo), bre de 1998, 42–45. 114–16.
use discursos de conferencias, artículos e Russell M. Nelson, “Somos hijos de
Lección 4: La preparación para
himnos que se centran en la Expiación, Dios”, Liahona, enero de 1999, 101–4.
llegar a ser una compañera eterna
la Resurrección y la vida y misión del “A donde me mandes iré”, Himnos,
Gordon B. Hinckley, “Caminando
Salvador. Nº 175.
a la luz del Señor”, Liahona, enero de
Lección 1: Dios el Padre 1999, 115–18. Lección 8: Las familias eternas
Gordon B. Hinckley, “El Padre, el Richard G. Scott, “El gozo de vivir Henry B. Eyring, “La familia”,
Hijo y el Espíritu Santo”, Liahona, el gran plan de felicidad”, Liahona, Liahona, octubre de 1998, 12–23.
marzo de 1998, 2–9. noviembre de 1996, 73–75. Alfonso Castro Vázquez, “ ‘Quiero
James E. Faust, “Que te conozca- “El matrimonio eterno”, Liahona, una familia eterna’ ”, Liahona, agosto
mos a ti, el único Dios verdadero, y a octubre de 1998, 25. de 2000, 26–28.
Jesucristo”, Liahona, febrero de 1999, “Las familias pueden ser eternas”,
Lección 5: Para crear un ambiente
2–6. Himnos, Nº 195.
espiritual en el hogar
S. Michael Wilcox, “‘No tendrás M. Russell Ballard, “Como una Lección 9: Fomentar la unidad
dioses ajenos delante de mí’”, Liahona, llama inextinguible”, Liahona, julio de familiar
febrero de 1998, 26–33. 1999, 101–4. Thomas S. Monson, “La edifica-
Lección 2: Llegar a conocer al “¿Qué puedo hacer para que mi ción de tu hogar eterno”, Liahona,
Salvador hogar sea más feliz y espiritual?”, octubre de 1999, 2–7.
Russell M. Nelson, “Jesús el Cristo: Liahona, agosto de 1998, 26–29. Henry B. Eyring, “Para que seamos
nuestro maestro y más”, Liahona, abril “El hogar es como el cielo”, uno”, Liahona, julio de 1998, 66–68.
de 2000, 4–19. Himnos, Nº 193.

L I A H O N A
124
Robert E. Wells, “La unidad en las Lección 15: Las bendiciones de la Roger Terry, “Uno más”, Liahona,
familias combinadas”, Liahona, junio casa de Israel marzo de 2000, 46–48.
de 1999, 28–35. James E. Faust, “ ‘Examíname, oh Laury Livsey, “Iré y haré”, Liahona,
Tammy Munro, “El leer con Ben”, Dios, y conoce mi corazón’ ”, Liahona, febrero de 1998, 8–11.
Liahona, mayo de 2000, 10–12. julio de 1998, 17–20.
Lección 21: Aprender a dar a
“Cuando hay amor”, Himnos, Nº Russell M. Nelson, “Los hijos del
conocer el Evangelio
194. convenio”, Liahona, julio de 1995,
M. Russell Ballard, “Los miembros
36–40.
Lección 10: Fomentar actividades son la clave”, Liahona, septiembre de
Marvin K. Gardner, “ ‘Uno de cada
familiares agradables 2000, 12–21.
ciudad, y dos de cada familia’: Los co-
Primera Presidencia, “Carta de la Mary Ellen Smoot, “Somos
mienzos de la Iglesia en Chernigov,
Primera Presidencia”, Liahona, diciem- nstrumentos en las manos de Dios”,
Ucrania,” Liahona, abril de 1999,
bre de 1999, 1. Liahona, enero de 2001, 104–7.
36–41.
Paul J. Rands, “La noche de hogar Shane Wise y Christie Giles,
no tiene que ser perfecta”, Liahona, Lección 16: La investidura del templo “Mira y ve”, Liahona, marzo de 2000,
agosto de 1999, 44–47. Boyd K. Packer, “El santo templo”, 8–10.
D. Ray Thomas, “Sugerencias para Liahona, junio de 1992, 14–23.
Lección 22: La perspectiva eterna
edificar familias más fuertes”, Liahona, Julia Hardel, “Un viaje al templo”,
Jeffrey R. Holland, “‘Sumo
diciembre de 1999, 30–32. Liahona, febrero de 1997, 8–9.
sacerdote de los bienes venideros’”,
Kuteka Kamulete, “Desde Zaire
Lección 11: Para fortalecer los lazos Liahona, enero de 2000, 42–45.
hasta la casa del Señor”, Liahona,
familiares Jay E. Jensen, “Mantengan una
agosto de 1997, 8–9.
Robert D. Hales, “El fortalecimien- perspectiva eterna”, Liahona, julio de
to de las familias: Nuestro deber sa- Lección 17: Para prepararnos para ir 2000, 32–34.
grado”, Liahona, julio de 1999, 37–40. al templo “¡Oh, está todo bien!”, Himnos,
Dennis B. Neuenschwander, “Los James E. Faust, “La eternidad ante Nº 17.
puentes y los recuerdos eternos”, nosotros”, Liahona, julio de 1997,
Lección 23: Para vencer la
Liahona, Julio de 1999, 98–100. 19–22.
oposición
Barbara Jean Jones, “Vidas en
Lección 12: Las bendiciones del Neal A. Maxwell, “Los artificios y
construcción”, Liahona, noviembre de
sacerdocio las tentaciones del mundo”, Liahona,
2000, 8–13.
Boyd K. Packer, “Lo que todo élder enero de 2001, 43–46.
Tamara Leatham Bailey, “La clase
debe saber; y toda hermana también”, L. Aldin Porter, “‘Pero no les
de persona que va al templo”, Liahona,
Liahona, noviembre de 1994, 14–24. hicimos caso’”, Liahona, abril de 1999,
mayo de 1999, 46–48.
Ray H. Wood, “ ‘Hecho semejante 30–34.
“Tu casa amamos, Dios,” Himnos,
al Hijo de Dios’ ”, Liahona, julio de “Santos, avanzad”, Himnos, Nº 38.
Nº 160.
1999, 48–49.
Lección 24: El albedrío
Kerstin Saffer y Birgitta Strandberg, Lección 18: El casamiento en el
Joseph B. Wirthlin, “Es suya la
“ ‘¡Leonard se ha ahogado!’ ”, Liahona, templo
decisión”, Liahona, noviembre de
noviembre de 1999, 10–11. Richard G. Scott, “Recibe las ben-
1998, 46–48.
Fuco Rey, “El sacerdocio en mis diciones del templo”, Liahona, Julio de
Richard G. Scott, “Haz tú lo
manos”, Liahona, septiembre de 1998, 1999, 29–31.
justo”, Liahona, marzo de 2001,
32–33. “El nutrir un amor que perdura”,
10–17.
Liahona, mayo de 2000, 25.
Lección 13: El sacerdocio: Una Sharon G. Larsen, “El albedrío:
“El matrimonio eterno”, Liahona,
bendición para la familia Una bendición y una aflicción”,
octubre de 1998, 25.
Russell M. Nelson, “Los pastores, Liahona, enero de 2000, 12–14.
los corderos y los maestros orientado- Lección 19: El legado “Haz el bien”, Himnos, Nº 155.
res”, Liahona, abril de 1999, 42–48. David B. Haight, “Sean un eslabón
Lección 25: La obediencia
D. Lee Tobler, “El sacerdocio y el fuerte”, Liahona, enero de 2001,
James E. Faust, “La obediencia: El
hogar”, Liahona, julio de 1999, 51–52. 23–25.
sendero hacia la libertad”, Liahona,
Richard G. Scott, “Cómo eliminar
Lección 14: Tenemos un legado ma- julio de 1999, 53–56.
las barreras que nos separan de la feli-
ravilloso Robert D. Hales, “El convenio
cidad”, Liahona, julio de 1998, 92–94.
Jeffrey R. Holland, “Como palomas del bautismo: Estar en el reino y
Donald L. Hallstrom, “El cultivar
en nuestra ventana”, Liahona, julio de ser del reino”, Liahona, enero de
tradiciones rectas”, Liahona, enero de
2000, 90–93. 2001, 6–9.
2001, 34–35.
Stephen B. Oveson, “Nuestro lega- Denalee Chapman, “Las 3 pregun-
do”, Liahona, enero de 2000, 34–36. Lección 20: Comprender las respon- tas”, Liahona, noviembre de 2000,
“Un ángel del Señor”, Himnos, sabilidades de los misioneros 46–47. 
Nº 9. L. Tom Perry, “Aceptemos el desa-
fío”, Liahona, septiembre de 1999,
44–47.

E N E R O D E 2 0 0 2
125
NOTICIAS DE LA IGLESIA
Presidencias Generales de las Organizaciones
Auxiliares Cambios en los
ESCUELA DOMINICAL Setenta, en los
Hombres Jóvenes
y en la Escuela
Dominical

Élder John H. Groberg Élder Cecil O. Samuelson Jr. Élder Richard J. Maynes
D urante la sesión de la conferen-
cia del sábado por de tarde, los
miembros de la Iglesia sostuvieron
Primer Consejero Presidente Segundo Consejero los cambios de la Presidencia de los
HOMBRES JÓVENES Setenta, que se habían anunciado
previamente en junio de 2001.
Además, se relevaron a 9 miembros
de los Setenta, a 24 Setenta
Autoridades de Área y se llamaron a
3 nuevos Setenta Autoridades de
Área; y se reorganizaron las presi-
dencias de la Escuela Dominical y de
los Hombres Jóvenes.
Élder Glenn L. Pace Élder F. Melvin Hammond Élder Spencer J. Condie El élder Charles Didier y el élder
Primer Consejero Presidente Segundo Consejero
Cecil O. Samuelson Jr. Fueron soste-
SOCIEDAD DE SOCORRO nidos como miembros de la
Presidencia de los Setenta, en reem-
plazo del élder L. Aldin Porter y del
élder Marlin K. Jensen. Al élder
Porter se le relevó y se le otorgó el
estado emérito, y al élder Jensen se
le llamó en agosto de 2001 para
prestar servicio en la Presidencia del
Área Europa Central.
Hermana Virginia U. Jensen Hermana Mary Ellen W. Smoot Hermana Sheri L. Dew
Primera Consejera Presidenta Segunda Consejera Al élder Samuelson se le sostuvo
como nuevo presidente general de la
MUJERES JÓVENES Escuela Dominical, con el élder John
H. Groberg y el élder Richard J.
Maynes como consejeros. Al élder
Jensen se le reveló como presidente
general de la Escuela Dominical junto
con sus consejeros, el élder Neil L.
Andersen y el élder John H. Groberg.
Al élder F. Melvin Hammond, de los
Setenta se le sostuvo como nuevo pre-
Hermana Carol B. Thomas Hermana Margaret D. Nadauld Hermana Sharon G. Larsen
Primera Consejera Presidenta Segunda Consejera sidente general de los Hombres
Jóvenes, con el élder Glenn L. Pace y el
PRIMARIA élder Spencer J. Condie como conseje-
ros. Al élder Robert K. Dellenbach, que
prestaba servicio como presidente ge-
neral de los Hombres Jóvenes, se le
llamó para prestar servicio en la presi-
dencia del Área Islas del Pacífico en
agosto. Se le relevó en esta conferencia
junto con sus consejeros, el élder
Hermana Sydney S. Reynolds Hermana Coleen K. Menlove Hermana Gayle M. Clegg Hammond y el élder John M. Madsen.
Primera Consejera Presidenta Segunda Consejera Junto con el élder Porter, fueron
relevados del Primer Quórum de los

L I A H O N A
126
Setenta y se les otorgó un estado Autoridades Generales del Segundo se encontraba trabajando en el edifi-
emérito a los élderes John K. Quórum de los Setenta: Los élderes cio, salió ileso.
Carmack, Vaughn J. Featherstone, Richard E. Cook, Wayne M. Poco después de haberse enterado
L. Lionel Kendrick y Rex D. Pinegar. Hancock, Richard B. Wirthlin y Ray de los ataques, la Primera Presidencia
Se relevaron también a cuatro H. Wood.  dio a conocer un mensaje en el que
expresaba “su más sentidas condolen-
cias a las personas que tenían seres
queridos, amigos o compañeros que
habían sido heridos o muertos en los
actos de violencia sin sentido que tu-
vieron lugar hoy. Oramos por las víc-
timas inocentes de estos despiadados
ataques, y pedimos que nuestro Padre
Celestial guíe al presidente [George
W.] Bush, de los Estados Unidos, y a
sus asesores al responder a estos inci-
dentes devastadores.
“Nos unimos a otros en oración
para que la paz y el amor del Salvador
nos brinden consuelo y guía en estos
momentos tan difíciles”.
La noche del 11 de septiembre, el
presidente Gordon B. Hinckley habló
en un concierto que el Coro del
Tabernáculo Mormón había planea-
El presidente Gordon B. Hinckley dirige la palabra en el Tabernáculo, el do dar y que se convirtió en un servi-
14 de septiembre, durante el servicio que se llevó a cabo en memoria de cio conmemorativo. “Aunque
las personas que perdieron la vida en el ataque terrorista del 11 de parezca ser un momento sombrío”,
septiembre de 2001. dijo el presidente de la Iglesia, “a tra-
vés de la densa oscuridad del miedo y
de la ira, podemos ver la solemne y
La Iglesia ofrece consuelo y ayuda huma- maravillosa faz del Hijo de Dios. Es a
nitaria luego de los ataques terroristas Él a quien debemos dirigir nuestra
mirada en estas circunstancias”.
El presidente Hinckley ofreció

L os líderes de la Iglesia ofrecieron


mensajes de paz y consuelo después
de los ataques terroristas del 11 de
Distrito Richmond Hill, Nueva York,
estaba trabajando en un restaurante
ubicado en el piso 107 de la primer
mensajes similares de fe y consuelo
cuando se presentó en el programa
de televisión Larry King Live y en el
septiembre de 2001 en Nueva York, torre gemela del World Trade Center servicio del 14 de septiembre llevado
Washington, D.C. y Pensilvania. Se cuando ocurrieron los ataques. Él a cabo en el Tabernáculo de Salt
sabe de cinco Santos de los Últimos había pensado tomar libre el 11 de Lake, fecha en que el presidente
Días que perdieron la vida durante los septiembre, ya que era su cumplea- Bush había declarado día nacional
ataques. ños, pero accedió a trabajar en lugar de oración y conmemoración. “No
Carolyn Meyer-Beug, de 48 años, de uno de sus compañeros. podemos devolverle la vida a los
miembro del Barrio Santa Monica 2, Brady Howell, de 26 años, miem- muertos”, expresó el presidente
Estaca Santa Mónica, Los Angeles, bro del Barrio Crystal City, Estaca Hinckley, pero podemos “rogar a
California y su señora madre, Mary Mount Vernon, Virginia, y Rhonda nuestro Padre Celestial que brinde
Alice Wahlstrom, de 75 años, del Rasmussen, de 44, del Barrio Lake consuelo y solaz a quienes tanto han
Barrio Kaysville 17, Estaca Kaysville Ridge 2, Estaca Mount Vernon, sufrido”. También dijo que tenía es-
Este, Utah, se encontraban a bordo Virginia, murieron en el ataque peranza de que el Padre Celestial
del primer avión que fue estrellado perpetuado al Pentágono, en apresurara el día en que los hombres
contra el World Trade Center de la Washington, D.C. El hermano volvieran sus espadas en rejas de
ciudad de Nueva York. Las dos viaja- Howell trabajaba como empleado arado y no “se adiestraran más para
ban de regreso después de dejar a las civil para la Marina de los Estados la guerra” (véase Isaías 2:4). En ese
gemelas de la hermana Beug en la Unidos y la hermana Rasmussen tra- servicio conmemorativo participaron
universidad. bajaba como analista de presupuesto también los miembros de la Primera
Ivhan Luis Carpio Bautista, de 24 para el Departamento de la Armada. Presidencia y del Quórum de los
años, de la Rama Richmond Hill 3, Su esposo, de 26 años, que también Doce Apóstoles, otras Autoridades

E N E R O D E 2 0 0 2
127
Generales y el Coro del Tabernáculo.
El servicio se trasmitió a los centros El nuevo sitio de Internet
de reuniones de la Iglesia a lo largo www.mormon.org
de los Estados Unidos. proporciona a los
El 20 de septiembre, el presidente visitantes varias
Hinckley, junto con otros 26 líderes opciones a fin de
religiosos, se reunieron con el presi- investigar preguntas
dente Bush en la Casa Blanca, invi- en cuanto a la Iglesia.
tados por el presidente de los
Estados Unidos. “Nunca me he sen-
tido tan fuerte”, dijo el presidente
Bush, “y esa fortaleza proviene de
Dios”. Le pidió a la gente que orara
por la seguridad del país y para que
él fuera bendecido con sabiduría,
fortaleza y claridad en sus pensa- Se comparte el Evangelio por medio
mientos.
Cuando el presidente Bush pidió
de un nuevo sitio de Internet
opiniones, el presidente Hinckley
expresó: “Señor presidente, quere-
mos que sepa que lo apoyamos, que
oramos por usted. Amamos este
L a Iglesia tiene una nueva vía para
expandir el Evangelio. Un sitio
de Internet oficial de la Iglesia,
la Iglesia, la familia, la naturaleza de
Dios y el propósito de la vida.
Los enlaces de cada categoría lle-
país que se halla ‘bajo el amparo de www.mormon.org, permite a la van a una información básica acerca
Dios’ ”. gente aprender más acerca del del tema; y otros enlaces optativos
A pedido de la Primera Evangelio al investigar por sí misma llevan a temas relacionados y a frag-
Presidencia, las unidades de la Iglesia en completo anonimato. mentos de videos de la Iglesia o dis-
de todos los Estados Unidos llevaron El sitio, que se anunció el 5 de oc- cursos pronunciados por un
a cabo reuniones sacramentales con- tubre de 2001, fue mencionado por miembro de la Primera Presidencia o
memorativas, el domingo 16 de sep- el élder Dallin H. Oaks, del Quórum del Quórum de los Doce Apóstoles.
tiembre; y por todo el mundo los de los Doce Apóstoles, durante la Quienes deseen aprender más, pue-
miembros de la Iglesia tendieron la conferencia general. “Con respecto a den solicitar una entrevista con los
mano, con amor y servicio, a los que su potencial, esta nueva iniciativa es misioneros, o literatura o videos de
habían perdido seres queridos. tan emocionante como la publica- la Iglesia, o utilizar el localizador de
Muchos miembros de la Iglesia die- ción de folletos en el siglo 19 o el centros de reuniones (disponible en
ron albergue en sus casas y en los uso de la radio, la televisión o el la actualidad sólo para Estados
centros de reuniones a quienes que- video en el 20” El élder Oaks dijo Unidos y Canadá) para encontrar la
daron sin poder salir de Nueva York durante la conferencia: “…Para los congregación más cercana a ellos.
y detenidos en los aeropuertos. miembros de la Iglesia será una Otra información disponible en
Los fondos de ayuda humanitaria ayuda para responder a preguntas de mormon.org incluye respuestas a
que donó la Iglesia a la Cruz Roja sus amigos, bien de forma directa o preguntas que se hacen con frecuen-
Americana se utilizaron en gran refiriéndolos a este sitio”. cia en relación con temas sociales,
parte para ayudar con la búsqueda y Durante los tres primeros días teología, normas de la Iglesia, recur-
la obra de rescate, para alimentos y después de ser anunciado, el sitio sos para los padres, relaciones familia-
albergues de emergencia y para cu- mormon.org, registró 93.433 visitas, res y comunicación; y un elemento de
brir otras necesidades. La Cruz Roja incluso 151 pedidos de ejemplares búsqueda y glosario para ayudar a los
de Salt Lake City utilizó parte del di- del Libro de Mormón y 36 solicitu- usuarios a comprender la terminolo-
nero para ayudar a los viajeros dete- des para que los misioneros fueran a gía del Evangelio.
nidos en esa ciudad a obtener verlos. Los usuarios eran de África; Los miembros de la Iglesia pue-
alimentos y albergue. También se Asia; Australia; el Pacífico Sur; el den utilizar el sitio para enviar por e-
brindó ayuda adicional a las familias Caribe; Europa; el Medio Oriente; mail copias de las páginas de la red a
de las víctimas de la ciudad de América del Norte, América del Sur un amigo, temas relacionados con el
Nueva York. y América Central. Evangelio o tarjetas de felicitación
El 9 de octubre, la Primera Mormon.org utiliza una combina- electrónicas gratis.
Presidencia aprobó la distribución de ción de elementos de audiovisuales y En la actualidad, mormon.org se
mantas, artículos de higiene, sumi- de texto para explicar principios bási- encuentra disponible solo en inglés,
nistros médicos y artículos para cos de la Iglesia con términos senci- pero los líderes de la Iglesia dicen
niños recién nacidos para los refugia- llos y claros. El contenido se divide que en el futuro el sitio estará en
dos de Afganistán.  en cuatro categorías principales: muchos idiomas. 

L I A H O N A
128
El bautismo de Cristo, por Robert T. Barrett
“Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él. Mas Juan se le oponía, diciendo:
Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así
conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó” (Mateo 3:13–15).
“Nuestra seguridad yace

en la virtud de nuestras

vidas. Nuestra fortaleza

yace en nuestra rectitud.

Dios ha indicado clara-

mente que si no le aban-

donamos a Él, Él no nos

abandonará a nosotros”.

—Presidente Gordon B. Hinckley,


Domingo por la tarde,
7 de octubre de 2001
4

INFORME DE LA CONFERENCIA
GENERAL SEMESTRAL Nº 171
02229 81002

6–7 DE OCTUBRE DE 2001


SPANISH