Sei sulla pagina 1di 2

LOS DERECHOS DE LA PRIMERA GENERACION:

LOS DERECHOS CIVILES Y POLITICOS

http://www.iepala.es/curso_ddhh/

DEFINICION

CARACTERES

CLASIFICACION

C1. EL DERECHO A LA VIDA

C2. EL DERECHO A LA INTEGRIDAD PSICOFISICA Y MORAL

C3. EL DERECHO A LA INTIMIDAD

C4. EL DERECHO A LA LIBERTAD (O DERECHOS DE LIBERTAD)

C5. EL DERECHO A LA LIBERTAD DE PENSAMIENTO

C6. EL DERECHO A LA PARTICIPACION EN LOS ASUNTOS PUBLICOS

C7. EL DERECHO A LA SEGURIDAD PERSONAL

DEFINICION

Pueden ser definidos como aquellos derechos que se atribuyen a las personas, bien en cuanto personas en sí mismas consideradas, bien en cuanto que ciudadanos pertenecientes a un determinado Estado, y que suponen una serie de barreras y de exigencias frente al poder del Estado en cuanto que ámbitos de exclusión o autonomía respecto del poder del mismo.

CARACTERES

Los Derechos Humanos surgen históricamente como derechos civiles y políticos. Es la

primera forma de aparición de los Derechos Humanos. Por eso se les denomina también,

desde la perspectiva actual, derechos de primera generación.

En su origen, en el siglo XVIII, reciben varios nombres, tales como derechos individuales,

derechos innatos, derechos esenciales y "derechos del hombre y del ciudadano"

En su origen los derechos individuales -que es como se denomina a los derechos

positivizados-, son concebidos como la expresión de los "derechos innatos o "derechos esenciales" del que era portador el hombre en el estado de naturaleza previo a la entrada del hombre en sociedad. A través del pacto social, que supone la entrada del hombre en sociedad, lo que se hace es reconocer, reforzar y garantizar esos derechos preexistentes.

Ante todo se trata de proclamar, a través de estos derechos, la facultad de hacer de todo

ser humano frente al Estado:

Los derechos civiles suponen la exigencia de los particulares frente al poder del Estado de la exclusión de su actuación. Por ello se les ha llamado "derechos autonomía".

Los derechos políticos suponen la posibilidad de participación de los ciudadanos en la formación de la voluntad política del Estado a través del derecho de sufragio. Por eso se les ha denominado "derechos participación".

Surgen vinculados a la ideología liberal burguesa, que se constituye en su primera

defensora. Es la ideología certeramente definida como ideología del individualismo posesivo

(Macpherson).

Los derechos individuales -en cuanto que ideológicamente vinculados al pensamiento liberal burgués-, tienen, en esta primera fase, las siguientes características:

Reconocimiento y garantía formal de los derechos fundamentales, pasando a formar parte de los textos constitucionales.

Concepción individualista de los derechos.

Concepción de los derechos como ámbito de autonomía y no ingerencia por parte del Estado (consecuencia de la doctrina del "laissez faire").

Consiguientemente, la libertad es el valor tomado como fundamental.

El derecho de propiedad aparece como un derecho básico o central, junto con el derecho a la libertad y el derecho a la seguridad.

El derecho a la seguridad es entendido como garantía en dos sentidos fundamentales:

o

Como garantía de la autonomía de las relaciones sociales, especialmente en materia económica.

o

Como garantía frente al poder punitivo del Estado en aplicación del principio de legalidad de los delitos y de las penas.

La ley es considerada como expresión de la voluntad general y, en consecuencia, se entiende que la garantía de los derechos innatos debe pasar necesariamente por su reconocimiento por parte de la ley.

Primacía de la ley que regula toda la actividad estatal, tanto en lo concerniente al poder ejecutivo como al poder judicial.

La ley es freno y límite de la acción del Estado.

Se afirma la exigencia de sometimiento de la Administración a la legalidad.

Se subraya la importancia de la garantía de los derechos a través de la ley.

La ley reconoce y garantiza el principio de división de poderes.

La ley reconoce y garantiza el principio de la independencia del poder judicial.

La única función de las leyes es garantizar esos derechos preexistentes.

Son, en parte, la génesis del Estado liberal de Derecho y se consolidan en el mismo, así

como en las formas posteriores del Estado de Derecho: en el Estado Social de derecho y en el

proyecto o ideal del Estado Democrático de Derecho.

El sujeto activo de los mismos es la persona individual, considerada como un todo absoluto y

aislado. Por eso se les denomina muchas veces "derechos individuales".

El sujeto pasivo está constituido por los poderes del Estado.

Aparecen como un factor de racionalización del derecho y del Estado: ya no se obedece en

virtud de mandatos divinos, ni por razón carismática ni por tradición, sino en virtud de la

racionalidad del derecho.

Se produce la proclamación jurídica de estos derechos como libertades formales.

Se produce también la proclamación de la igualdad formal de los ciudadanos ante la ley.

Se plasman en las modernas declaraciones de derechos, especialmente en las

declaraciones americanas (Declaración de Derechos del Buen Pueblo de Virginia, de 1776

en la Declaración francesa de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789.

En la actualidad los derechos civiles y políticos son concebidos no ya en su sentido originario

-esto es- como derechos concebidos desde una ideología individualista, sino en relación y a partir de los derechos económicos sociales y culturales y de los derechos de la tercera generación. Se entiende actualmente, por la totalidad de la doctrina que la realización de los derechos económicos sociales y culturales y de los derechos de la tercera generación son el presupuesto de realización de los primeros.

Los derechos civiles y políticos están recogidos en las principales declaraciones

internacionales actuales de Derechos Humanos. En unos casos de una forma global y en otros

casos de una forma individualizada:

) y

Un ejemplo de una declaración generalizada de los derechos civiles lo podemos encontrar en el artículo 3.1 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial, proclamada por la Asamblea general de las Naciones Unidas en su resolución 1904 (XVIII), de 20 de Noviembre de 1963. También están reconocidos de forma general, pero ya con carácter vinculante, en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos

Un reconocimiento particularizado de los concretos derechos civiles podemos encontrarlo, por ejemplo, en la Declaración Universal de Derechos Humanos, cuyo artículo 3 reconoce el derecho a la vida

Son derechos que están reconocidos en la totalidad de las constituciones actuales de los

Estados cuyo régimen tiene forma de Estado de Derecho.