Sei sulla pagina 1di 2
Mensaje del Comisionado Residente, Pedro Pierluisi, durante la conmemoración del Día de la Independencia de EEUU

Mensaje del Comisionado Residente, Pedro Pierluisi, durante la conmemoración del Día de la Independencia de EEUU

Domingo, 4 de julio de 2010

Buenas tardes a todos.

Señor Gobernador, mi amigo y compañero en el ideal, Honorable Luis Fortuño y su esposa, nuestra Primera Dama, Lucé Vela de Fortuño.

Señor Alcalde de San Juan, Hon. Jorge Santini y su esposa Irma, a quienes les agradezco su compromiso de continuar auspiciando esta celebración tan importante, la conmemoración del día de la Independencia de los Estados Unidos.

Y un saludo a todos los demás oficiales de gobierno e invitados especiales en esta ocasión.

Todo ciudadano americano orgulloso como yo, y como ustedes que nos acompañan aquí hoy, reconoce los valores en los que se basa la democracia de la nación americana. La creación de los Estados Unidos como ejemplo de gobierno representativo hace 234 años ha servido de modelo para todas las naciones del mundo.

Son incontables los que arriesgan sus vidas para poder gozar de las garantías que brinda la Constitución de los Estados Unidos y que nosotros disfrutamos aquí en nuestro querido Puerto Rico. Por eso hoy es día de celebrar.

Hoy es día de celebrar los beneficios, los privilegios, las libertades y los derechos que reclamaron con valentía y visión los padres fundadores de esta gran nación ese 4 de julio de

1776.

Y

hoy

es

día de celebrar que podemos

gozar de esas bondades por ser ciudadanos

americanos.

 

Pero hoy también debemos recordar que la democracia puede estar en riesgo y que siempre debemos estar dispuestos a luchar por ella como tantos puertorriqueños lo han hecho.

Y es que son muchos los beneficios que disfrutamos por ser parte de los Estados Unidos.

El modelo republicano de gobierno que tenemos en los Estados Unidos, incluyendo a Puerto Rico, es el mejor. Su propósito es asegurar que todos los funcionarios del gobierno le respondan al pueblo y que las tres ramas, la ejecutiva, la legislativa y la judicial, ejerzan el poder de forma justa y balanceada.

La constitución americana nos garantiza los derechos más preciados, entre otros, el derecho de libre expresión, la libertad de prensa y la libertad de asociación.

El sistema federal está basado en el bien común de sus ciudadanos y vela por su calidad de vida. Por eso recibimos tantos recursos bajo un sinnúmero de programas federales.

Por ejemplo, en estos dos años hemos recibido incentivos para nuestra economía a través de la ley ARRA que han ayudado a nuestro gobierno a crear empleos, mejorar nuestra infraestructura, modernizar las escuelas y desarrollar proyectos de energía renovable, entre muchas otras iniciativas.

De igual forma, el gobierno federal asiste en la educación de nuestros niños, proveyendo amplios recursos para su formación, su nutrición y su preparación académica.

Programas adicionales de vivienda pública y de ayuda nutricional, como el PAN y el WIC, son otros de los beneficios que nuestro pueblo recibe por su ciudadanía americana.

Y si hay un área en la que esa atesorada ciudadanía nos pudiera beneficiar aún más es en el área de la salud. La recién aprobada reforma de salud federal casi triplicó los fondos que recibe Puerto Rico para los servicios de salud a nuestra gente necesitada. Pero esa ayuda, como mínimo, se duplicaría nuevamente si tuviéramos derecho a la paridad.

No hay duda de que nuestro pueblo atesora las ventajas y privilegios que nos brinda ser parte de la nación americana.

Por eso hoy celebramos con entusiasmo este histórico día.

Por eso hoy conmemoramos los principios democráticos que nos unen bajo la bandera americana.

Por eso estamos aquí orgullosos de ser puertorriqueños y de ser ciudadanos americanos.

Pero les tengo que admitir que mi sueño,

y

yo

que el

de tantos de ustedes,

es que

podamos disfrutar la dignidad, la igualdad y el progreso que lograremos el día en que

Puerto Rico se convierta en el estado 51 de la gran nación americana.

¡Que Dios bendiga a Puerto Rico!

God bless America!