Sei sulla pagina 1di 14

Lobby

Lobby

Matías Lafourcade, Federico Díaz Sparta,Tomás Nessi, Alejandro Puricelli, Ayelén Privato.

Matías Lafourcade, Federico Díaz Sparta,Tomás Nessi, Alejandro Puricelli, Ayelén Privato. Instituto de Comunicación Social, Periodismo y

Instituto de Comunicación Social, Periodismo y Publicidad

Preparación y Presentación de campaña.

Trabajo Práctico Nº6. Lobby/ Asuntos Públicos Integrantes: Matías Lafourcade, Federico Díaz Sparta, Tomás Nessi, Alejandro Puricelli, Ayelén Privato. Fecha de entrega: Lunes 16 de mayo del 2011.

Matías Lafourcade, Federico Díaz Sparta,Tomás Nessi, Alejandro Puricelli, Ayelén Privato.

Introducción

La comunicación política está imbricada por múltiples actores y numerosas estrategias de comunicación para conseguir los objetivos sociales y políticos. Los partidos políticos han desempeñado un papel de selección de las élites políticas, la preparación de un programa electoral y la lucha por alcanzar el poder político. En ese contexto otras organizaciones sociales no persiguen alcanzar el poder sino participar en el proceso de elaboración y de implementación de políticas públicas. En este contexto surgen los grupos de presión: los lobbies

En toda esa dinámica de estructuración simbólica del poder y del ejercicio del poder, la comunicación ha desempeñado un papel esencial como canal de conexión entre las organizaciones y los ciudadanos. Ese papel vertebrador de una opinión pública libre ha conllevado la existencia de múltiples entidades sociales y políticas que muestran una representación social y desarrollan estrategias de comunicación para proponer el conocimiento de sus propuestas y la consiguiente aceptación social y política. Frente a una estructura mediática que se centraba en los medios de comunicación, en nuestros días, los actores políticos planifican, desarrollan y ejecutan acciones en Internet. Las ventajas de esas acciones son un mejor acercamiento a los

ciudadanos con una comunicación de organización mediante la personalización de la comunicación y la gestión específica de la comunicación a partir de las necesidades informativas de los ciudadanos. Eso mejora la gestión de los públicos y permite establecer relaciones estables, satisfactorias y permanentes

“La esfera económica ha perdido cualquier autonomía del pasado, ya que ahora está su-jeta al control político y trata de controlar las decisiones políticas. Nos encontramos en presencia del revivir de la

verdadera economía política (

).

Dado que el Estado ejerce un fuerte

... control, limitación y estímulo de la vida económica, la capacidad para

influir en las decisiones económicas del Gobierno se convierte en un elemento indispensable de la competencia para el beneficio económico.

Matías Lafourcade, Federico Díaz Sparta,Tomás Nessi, Alejandro Puricelli, Ayelén Privato.

La competencia económica se manifiesta inevitablemente en la competencia para la in-fluencia política” 1

Lobby

Lobby es un término cada vez más aceptado e incorporado al lenguaje cotidiano de la función pública, política y empresarial. La sola palabra lobby proviene del inglés y quiere decir “pasillo o vestíbulo”. Pero políticamente tiene un significado muy específico. Refiere a los pasillos del Parlamento y de las administraciones. Lugar donde los lobbies desarrollan gran parte de sus funciones. Los lobbies entran pues en la categoría de oficinas técnicas de presión. Se trata de organizaciones que ejercen su actividad en los pasillos, con el objetivo de intervenir cerca de los hombres públicos. Originariamente estas intervenciones las realizaban los representantes directos de diferentes grupos de presión o interés. Así surgieron las oficinas especializadas en el lobbying que implica que el alquiler de sus servicios a terceros. Normalmente el lobby se presenta como una organización puramente técnica semejante a un estudio de abogados o profesionales, a una agencia de publicidad y relaciones públicas, que arrienda sus servicios a cualquier interesado para intervenir cerca de los administradores del poder del gobierno.

Matías Lafourcade, Federico Díaz Sparta,Tomás Nessi, Alejandro Puricelli, Ayelén Privato. La competencia económica se manifiesta inevitablemente

El lobby como grupo de interés

Se podría decir que la clave de su éxito son sus contactos e influencia con la elite de poder. Su objetivo, el parlamento, el ejecutivo o una autoridad estatal con poder de decisión. El fin, modificar una ley, introducir una nueva legislación, ganar una licitación, contrarrestar a un

1 i H.J. Morgentau: “The New Feudalism” en H.S.Kariel: The Political Ordre, New York, 1970: 321

Matías Lafourcade, Federico Díaz Sparta,Tomás Nessi, Alejandro Puricelli, Ayelén Privato.

adversario y defender los intereses específicos del cliente. Es un típico grupo de presión profesional. No gozan de gran popularidad pues el manejar intereses de terceros y fuertes sumas de dinero les ha generado una nebulosa imagen. Incluso se los acusa de corrupción encubierta. Los lobbies son oficinas, empresas, muchas veces caracterizados como estudios jurídicos, donde se contratan sus servicios no solo por asesoramiento sino básicamente por los contactos. Muchos ex -altos funcionarios del gobierno suelen dedicarse a estas funciones de lobby aprovechando su experiencia, actividades y contactos en las altas esferas de la Administración. La función del lobby es sumamente amplia, actúa a modo de consultoría, elevando información, prestando asistencia o consejo legal, realizando tareas de política y estrategia comunicacional y de prensa. Y por supuesto que tiene un rol fundamental en su poder de “influenciar opinión” para el cliente. Atienden tanto a empresas e instituciones privadas y públicas como sí también a gobiernos. Tienen como regla no tener dos clientes competitivos entre sí.

La cuna del lobby

En los Estados Unidos el lobby está realmente institucionalizado. El Business Laws –equivalente al Código del Comercio- hay una “guía de lobbying para juristas”. La principal regla del lobbying es la divulgación de sus actividades. “Toda persona, por sí misma o a través de un agente o empleado, directa o indirectamente, reciba o recoja dinero u otros objetos de valor para favorecer o influenciar la adopción o rechazo de una ley por el Congreso de los Estados Unidos, deberá inscribirse en el Ministerio de Justicia”. La información que los diferentes Estados exigen a los lobbistas –al margen de la que tienen que facilitar al Departamento de Justicia- puede ser relativamente simple y centrarse en la lista de personas representadas, o compleja hasta exigir la información de sus

Matías Lafourcade, Federico Díaz Sparta,Tomás Nessi, Alejandro Puricelli, Ayelén Privato.

compensaciones económicas, quién es su patrón, que intereses hay en juego, etc. La primera misión del lobby americano es hacerse conocer entre el poder legislativo. El Congreso juega en efecto, un papel importante. Los congresistas se rodean de consejeros exteriores especializados a quienes les piden regularmente asesoramiento sobre diversas materias, y es esta vía indirecta de los consejeros la más utilizadas por los lobbies para influir en los parlamentos. Pero ¿cuáles son los métodos que emplean los lobbies para hacerse con los favores de estos consejeros? La fórmula más normal es la de ejercer influencias: los buenos lobbistas son los que hacen carrera de su reputación. Son abogados, altos funcionarios bien introducidos entre los políticos con capacidad de decisión o incluso alguna agencia de relaciones públicas. Por supuesto, todos los industriales americanos tienen su lobby. Las industrias que llegan del exterior tienen que hacerse con los servicios o simpatías de estas personas y grupos si no quieren condenarse al ostracismo empresarial y al fracaso en sus negocios. Sus oficinas normalmente están ubicadas en los mejores edificios del centro de Washington. Tienen en común la tarea de representar y abogar por los intereses extranjeros ante el Congreso norteamericano, lo que se denomina “lobbying”, una actividad completamente legal, pero sometida a la ley y el control parlamentario. La firma legal “Arnold & Porter”, la más grande de Washington, integrada por 400 abogados que trabajan además, en filiales en Los Angeles y Nueva Cork tiene por ejemplo, como clientes latinoamericanos a los gobiernos de Argentina, Venezuela y Brasil. Los lobbies son verdaderos intermediarios del poder. Sus armas son sus ideas, su información, la audacia y los contactos. Tienen directa influencia y poder de llegada a puntos clave de toma de decisiones a nivel político y estatal. En los EE.UU, los lobbies se encuentran legalmente regulados por la “Federal Regulation of Lobbyin Act de 1946” y por la “Foreing Agents Registration Act”. Por ellas se los obliga a estar registrados ante el Congreso, declarar sus gastos y tributar impuestos. Oficialmente en los EE.UU, hay entre 5000 y 6000 registrados, aunque en los hechos por los problemas de lagunas legales señalada y la antigüedad de la legislación vigente, su número real trepa hasta los 80 mil. Es posible mencionar que

Matías Lafourcade, Federico Díaz Sparta,Tomás Nessi, Alejandro Puricelli, Ayelén Privato.

un abogado de una firma de mediana importancia factura, por atender un asunto “Standard”, unos U$S 400 la hora. Durante la discusión en el Congreso del Tratado de Libre Comercio entre Canadá-EE.UU-México, el gobierno de éste último contrató al poderoso lobby “Burston-Mastella” para defender sus intereses. Los defendió bien, pero a los mexicanos les costó casi mil millones de dólares. México consideró que la magnitud del tratado y sus consecuencias valían esta factura. Es claro que se trata de una actividad muy bien remunerada y exitosamente rentable.

Técnicas y objetivos

Muchas de las compañía extranjeras que llegan a un país lo primero que realizan es buscar una consultoría externa o lobby, para que administre sus relaciones con la nueva sociedad. Una buena campaña de prensa y publicidad, el asesoramiento sobre legislación y los procedimientos locales, los mecanismos de contactos formales e informales con autoridades y funcionarios y la información precisa, son parte de los elementos claves que la consultora brinda. De esta forma se convierten en una necesidad y no en un lujo. En muchos casos son la única puerta para tener acceso a mercados y negocios, ya que estas consultoras tienen montada toda la estructura, los equipos y los profesionales para obtener los mejores y más rápidos resultados. El lobby o grupo que actúa políticamente para un sector, es parte integral del proceso democrático. Parte de su labor es frente al sujeto decidor, explicándole las razones por las cuales el alcance de su objetivo es el más favorable. También se presiona a favor de las leyes en las que se está interesado utilizando recursos publicitarios y propagandísticos.

Estrategias del lobbysta

El conjunto de estrategias de comunicación por los lobbystas pueden agruparse, su-cintamente, en los siguientes parámetros:

1. Difuminar sus deprecaciones, propuestas y demandas sobre el conjunto de los ciudadanos (función difusora).

Matías Lafourcade, Federico Díaz Sparta,Tomás Nessi, Alejandro Puricelli, Ayelén Privato.

  • 2. Presentar y exhibir ante los poderes públicos una representación de

soporte social, a través de las apariciones mediáticas, que permiten reflejar que el grupo dispone de gran presencia social (función de apoyo social).

  • 3. Establecer y presentar los instrumentos instructivos sobre diferentes

problemáticas internas y externas (función educativa).

  • 4. Actuar como elementos sensibilizadores de la sociedad sobre las

temáticas aso-ciativas, en relación a las percepciones individuales y

colectivas (función sensibilizadora).

  • 5. Posibilidad de restringir el acceso de las propuestas de otros grupos,

debido a la limitación temática de la agenda-setting. De esta manera, la

asociación puede limitar la concurrencia de intereses divergentes a los suyos, creando un clima de propuestas monotemáticas, esto es, las propias (función restrictiva).

  • 6. Mejorar su participación en el diálogo social interasociativo con

instancias gubernamentales (función de relaciones públicas).

El lobby se basa en el concepto de puerta giratoria. A un lado, la

política; al otro, el sector privado. Y el lobbysta entrando y saliendo de ambos. Todo buen lobby tiene en nómina a uno o varios ex políticos con buenos contactos con el Gobierno Y, si son de partidos diferentes,mejor. Es común la coalición con diferentes actores del gobierno con el fin de entablar una relación que pueda ser beneficiosa para el lobbysta en el presente o en un futuro.

Aclarar su naturaleza.

Su regulación debe definir de forma clara lo lícito de lo ilícito.

Transparencia en el registro y financiación de sus operaciones.

Accesibilidad a los centros de decisión.

Responsabilidad. Existencia de un código ético de conducta.

Matías Lafourcade, Federico Díaz Sparta,Tomás Nessi, Alejandro Puricelli, Ayelén Privato.

Antecedentes Legales

El primer cambio en la constitución estadounidense fue el 25 de septiembre de 1789. Allí se establece el derecho a patrocinar al gobierno. Las personas hacen “lobby” por y para si mismos o un tercero usando tácticas y estrategias.

Hay varias leyes para ejercer el lobby:

· Ley Federal de Regulación del lobby 1946: establece obligaciones de registro y declaración.

· Ley de Ética Gubernativa de 1978: crea nueve fiscalías investigadoras y crea la penalización.

· Ley de autorización presupuestaria para la defensa 1986: prohíbe a ex funcionarios aceptar empleo con una empresa contratista por dos años.

· Prohibición: de ex integrantes d las fuerzas armadas de recibir pagos por servicios a un gobierno extranjero.

Debido a la cantidad de personas que ejercían el lobby, el presidente Clinton se vio forzado a tomar ciertas medidas: restricción de las actividades post-empleo respecto a las áreas que desempeñaron; eliminación de deducción de impuestos por gastos de lobby; prohibición de lobbistas de contribuir a campañas electorales; y la prohibición de recibir “obsequios” por la función que desempeñaban.

Los Lobbies y la Diplomacia

El lobby extranjero esta regulado por la ley Logan que penaliza a usurpación de competencias del Poder Ejecutivo, y a los ciudadanos estadounidenses que reciban comisiones militares extranjeras en perjuicio de terceros países con los que se esta en paz. Esta ley es considerada un gigante dormido, no se utilizo jamás.

Otra ley que rige al lobby es la Ley de Registro de Agentes Extranjeros

Matías Lafourcade, Federico Díaz Sparta,Tomás Nessi, Alejandro Puricelli, Ayelén Privato.

de 1938. Esta ley controlaría y desalentaría a Lobbista extranjeros que pudieran hacer propaganda Nazi en los Estados Unidos. Luego de su reforma, su enfoque era influenciar el proceso político de Estados Unidos a favor de otras potencias. Varios quedaron exceptuados de esta ley.

En Argentina y Brasil, son fuertes y renombrados grupos económicos o empresas extranjeras que ante la corriente privatizadora y de concesión de obras públicas recurren a lobbies para que intermedien en defensa de sus intereses. Uruguay no escapa al fenómeno, basta repasar la nómina de firmas representantes o consultorías asesoras nacionales, de empresas extranjeras que han actuado en licitaciones y concursos tan importantes como la licitación de instalación de Free Shops en los aeropuertos de Punta del Este, Colonia e Internacional de Carrasco, licitación de servicios a terceros del aeropuerto Internacional de Carrasco, etc. En todos estos casos y muchos más se repiten el nombre de firmas del medio que actúan brindando asesoramiento legal o como representante y que también han de actuar haciendo “lobbying”, aunque no lo reconozcan expresamente. Resulta por último también curioso subrayar que tan solo dos países, Uruguay y Ecuador, no tienen lobby que los represente (basado en la fuente del Departamento de Trabajo de EE.UU).

Lobby en el 2011

Hoy que en Estados Unidos operan a lo menos cinco grandes "lobbys" o redes corporativas de intereses, capitales e influencia a saber:

1. El lobby judío-estadounidense: con amplias conexiones hacia la banca, las comunicaciones y la industria militar;

2. El lobby árabe-estadounidense: con conexiones hacia la industria petrolera, la industria inmobiliaria, las finanzas y la banca, las comunicaciones, entre otras;

Matías Lafourcade, Federico Díaz Sparta,Tomás Nessi, Alejandro Puricelli, Ayelén Privato.

  • 3. El lobby bancario-financiero: extendido en todo el mundo con

complejas redes de inversión y circulación de capital, y de seguros;

  • 4. El lobby de la industria militar: cuyas redes de influencia se

encuentran extendidas también en todo el mundoposee estrechas conexiones con la banca y que opera selectivamente en los procesos de venta de armamentos, de acuerdo a los intereses geopolíticos y geoestratégicos de los Estados Unidos en las distintas regiones del mundo; y

  • 5. El lobby petrolero: vértice político-económico de inversión,

exploración, producción, refinación y suministro de hidrocarburos en todo el mundo a través de un conjunto limitado de corporaciones petroleras globales, y que se asocia a su vez con la industria marítima y naviera, con la industria bancaria y financiera, con la industria de los seguros y con el lobby árabe-estadounidense.

Una mirada al futuro

Santos Ortega, director de Asuntos Públicos de la consultora MAS Consulting y que acaba de sacar un Postgrado de Dirección de Asuntos Públicos junto a la Universidad Pontificia Comillas nos explica :“Cada vez más compañías necesitan contratar a alguien que defienda sus intereses ante los poderes públicos y sepa anticiparse a los posibles cambios legislativos”.

Para ser lobbystas de futuro tendrán que saberlo todo sobre gestión pública y trámites parlamentarios, pero también ser muy hábiles comunicando. La recompensa será cobrar entre 100 y 200 euros la hora si trabajan como consultores externos. Un lobby puede costar entre 6.000 y 10.000 euros al mes. Pero depende mucho del caso, hay proyectos que superan los 80.000 euros trimestrales.

Matías Lafourcade, Federico Díaz Sparta,Tomás Nessi, Alejandro Puricelli, Ayelén Privato.

El lobby profesional en España es de momento coto de algunos pioneros, despachos de abogados que reniegan de esa palabra y agencias de comunicación multinacionales con periodistas de larga trayectoria, con olfato para convertir una lucha empresarial en una historia atractiva. Por libre navegan personajes con tanta labia como contactos, pero no es lo mismo: hablamos de una profesión técnica, que exige gran conocimiento jurídico, no de los clásicos conseguidores.

Los más interesados en poner un lobby en su vida son, evidentemente, los sectores altamente regulados. Pero también a sus puertas llaman gobiernos extranjeros que quieren ganar influencia entre las empresas españolas, compañías que necesitan revisar el impacto en su negocio de una legislación en ciernes y asociaciones profesionales que quieren adquirir influencia. 2

EJEMPLOS

Algunas películas que hablan sobre loobies: Gracias por fumar, El dilema, Sicko, Bowling for Columbine (película), Fahrenheit 9/11 (película), Una verdad incómoda (película), The Israel lobby – The influence of AIPAC on US Foreign Policy (Documental de la televisión holandesa VPRO sobre el poderosísimo lobby israelí en EEUU), La cortina de humo.

2 Actualidad económica. ED.febrero

Matías Lafourcade, Federico Díaz Sparta,Tomás Nessi, Alejandro Puricelli, Ayelén Privato.

Bibliografías

Amado Suárez - Comunicaciones Públicas

www.lobbyferoz.blogspot.com

Artículos en “El lobby en España, una herramienta estratégica” y

“El Estado del lobbying en el siglo XXI” en el nº 7 de la Revista Campaigns & Elections en Español. La comunicación de los lobbies en internet (REVISTA ICONO 14, 2009, Nº 15, Revista de Comunicación y nuevas tecnologías).

Matías Lafourcade, Federico Díaz Sparta,Tomás Nessi, Alejandro Puricelli, Ayelén Privato.