Sei sulla pagina 1di 4

ABSTENERSE: LA ÚNICA MANERA

INTRODUCCIÓN
En los Estados Unidos de América aproximadamente siete mil señoritas cada
día pierden su virginidad. Muchas se embarazan y otras se contagian con una
enfermedad venérea.
Hay dos razones principales por este hecho:
1. Primeramente, ha habido un cambio radical en los valores de
moralidad de la sociedad. En vez de seguir con el fundamento judeo
cristiano de moralidad que el país tenía en el principio de su existencia, la
sociedad de la actualidad ha decidido que los diez mandamientos de Dios no
son verdades absolutas que gobiernan a todo el mundo de todas las
generaciones, que el ser humano no fue creado a la imagen de Dios, que la
teoría ateísta de evolución es la verdad y en cuanto a la vida sexual, que todo
el mundo puede hacer lo que le dé la gana.
2. En segundo lugar, los medios de comunicación masiva (televisión,
cine, radio) y las escuelas les han enseñado a los jóvenes que guardar
la virginidad no es necesario. Los ejemplos de los actores en los programas
de la televisión y en las películas del cine que los jóvenes ven, la letra de la
música que ellos escuchan y las clases de educación sexual que tienen en las
escuelas les han enseñado por ejemplo y por instrucción verbal que abstenerse
de relaciones sexuales hasta el día de su casamiento no es necesario porque
hay métodos anticonceptivos que uno puede usar para protegerse contra la
enfermedad venérea y para prevenir el embarazo.
En la actualidad hay una promiscuidad sexual entre los jóvenes de la edad de
estos jóvenes sentados aquí adelante que hace 100 años no existía.
1. El periódico New York Times el 9 de febrero de 1989 reportó que 75% de
todas las señoritas tienen relaciones sexuales durante los primeros años de su
adolescencia: las edades de 13, 14, 15, 16 años.
2. La encuesta que realizó Louis Harris en septiembre de 1986 por
encargo de la organización Paternidad Planificada descubrió que 46% de los
jóvenes de 16 años y 57% de los jóvenes de 17 años ya habían tenido
relaciones sexuales.
3. En la revista People del 13 de Abril de 1987 David Van Biema escribió
que una compañía de Nueva York entrevistó a 1,300 estudiantes de 16
preparatorias de zonas suburbanas y descubrió que 57% de los adolescentes
perdieron su virginidad durante los años de la preparatoria y que 33% de ellos
dijeron que la frecuencia con que tenían relaciones sexuales iba de una vez al
mes hasta una vez por semana.
4. El ex secretario de educación de los Estados Unidos de América,
William Bennett, al hablar a la Asociación Nacional de Escuelas en 1987,
declaró las siguientes estadísticas:
1. Más de un millón de señoritas se embarazan cada año.
2. Más de 400,000 señoritas tienen abortos cada año.
3. 40% de las señoritas que tienen 14 años hoy se embarazarán antes de
cumplir los 19 años.
4. Más del 30% de los jóvenes de 15 años y 27% de las señoritas de 15
años ya han tenido relaciones sexuales.
William Bennett concluyó su conferencia diciendo, "Estas cifras son una
acusación irrefutable contra la educación sexual en las escuelas, que
supuestamente se planeó para reducir la actividad sexual y los
embarazos entre los adolescentes".
Bárbara Whitehead está de acuerdo con William Bennett. En su artículo, "El
Fracaso de la Educación Sexual", publicado en octubre de 1994 en la revista
Atlantic Monthly, Bárbara Whitehead declaró que la educación sexual ni ha
reducido los embarazos ni la proliferación de las enfermedades de transmisión
sexual.
Una de las razones por qué ha sido un fracaso es el hecho de que los maestros
no enseñan sobre la abstinencia del acto sexual, el dominio propio, la
virginidad y la indisolubilidad del matrimonio.
Los maestros de educación sexual en las escuelas enseñan que los
adolescentes han de utilizar el condón para evitar el embarazo y la enfermedad
venérea porque creen que los adolescentes no van a dejar de tener relaciones
sexuales. Esta razón no es adecuada para enseñar el uso del condón porque
se ha descubierto que el condón es eficaz en 87% de los casos para evitar el
embarazo, 69% eficaz para reducir el riesgo de la infección del SIDA y 0%
eficaz para evitar la clamidiasis y del virus del papiloma humano, dos
enfermedades de transmisión sexual muy graves que afectan a 40% de los
adolescentes sexualmente activos.
Kerby Anderson, en su libro Respuestas a los Dilemas Morales de Hoy
publicado en 2003, escribe lo siguiente en la página 95:”La educación sexual
en las escuelas no es la respuesta. Enseñar sobre sexualidad,
distribuir condones y establecer clínicas médicas escolares no da
resultado. Cuando los alumnos son jóvenes impresionables, que están
llegando a la pubertad, la educación sexual explícita los incita más que
educarlos. Enseñarles los ‘hechos’ acerca del sexo sin proveerles un
marco moral, sencillamente elimina las barreras de vergüenza e
inocencia, y los anima a practicar el sexo más temprano en sus vidas."
En otras palabras, los maestros de educación sexual les enseñan a hacer el
acto sexual en vez de enseñarles a abstenerse del acto sexual. En la encuesta
realizada por Louis Harris en 1986 para la organización Paternidad Planificada
se reportó que las tasas más altas de actividad sexual entre adolescentes se
dan entre los que ya han tenido educación sexual en las escuelas. Los
programas de educación sexual no evitan los embarazos, sino los
promueven; no reducen las posibilidades de embarazarse o de contraer una
enfermedad venérea, sino las aumentan. La educación sexual puede aumentar
el conocimiento de los estudiantes acerca de la sexualidad, pero no afecta sus
valores y comportamiento.
La enseñanza en las escuelas sobre la sexualidad ha fracasado en su intento a
reducir el número de embarazos. Bárbara Whitehead escribió en 1994 en su
artículo que en 1980 67% de señoritas que dieron a luz no fueron casadas y en
1991 84% de ellas no fueron casadas. Por esto ella sugiere que haya
enseñanza acerca de la moralidad. En ese artículo ella también escribe que los
adolescentes que practican una religión son menos propensos a cometer la
fornicación.
La gente que no acepta la autoridad de Dios y la veracidad de la Biblia ha
empezado a entender que la abstinencia del acto sexual fuera del matrimonio
es la mejor manera para evitar las enfermedades venéreas y los embarazos.
Dios no solamente manda que huyamos de la fornicación, sino también nos
dice la razón por qué.
1 Corintios 6:18 dice "Huid de la fornicación! Cualquier otro pecado
que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica,
contra su propio cuerpo peca." Uno le hace daño a su propio cuerpo
practicando la fornicación.
En su libro Safe Sex ("Sexo Seguro") publicado en 1991, Joe McIlhaney escribe
que antes de 1960, a los doctores sólo les preocupaban dos enfermedades
sexuales: la sífilis y la gonorrea. Actualmente hay más de 20 enfermedades de
ese tipo, que van desde las relativamente sencillas hasta las que son fatales.
La enfermedad clamidiasis apareció en gran escala por primera vez en 1970 y
actualmente es la enfermedad sexual más común en los Estados Unidos. Las
infecciones por virus del papiloma humano aumentaron dramáticamente en los
años ochenta. Ese virus puede producir verrugas venéreas y cáncer mortal. A
principios de los años 90, la enfermedad de inflamación pélvica afectaba a un
millón de mujeres estadounidenses al año.
¿Saben ustedes que las señoritas que tienen menos de 20 años tienen mayor
riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual que mujeres de más
edad? La razón es el hecho de que el recubrimiento de la cerviz de una
señorita de menos de 20 años produce un moco que es el medio ideal para el
desarrollo de virus y bacterias. Cuando una señorita llega a la edad de 20
años o tiene un bebé, ese recubrimiento es reemplazado por uno más fuerte y
resistente. Esta diferencia biológica pone a las adolescentes en mayor riesgo
de contraer enfermedades de transmisión sexual.
Señoritas, Dios les manda que huyan de la fornicación en primer lugar porque
él sabe que ustedes son más susceptibles físicamente para contraer las
enfermedades venéreas que mujeres de más edad. Jóvenes, Dios les manda
que huyan de la fornicación en primer lugar porque él sabe que ustedes
fácilmente pueden contraer las enfermedades venéreas.
La abstinencia no solamente evita las enfermedades venéreas, sino también
evita los embarazos. Consideren los siguientes ejemplos:
1. Dinah Richard en 1990 escribió en su libro ¿Has Sex Education Failed
Our Teenagers? (¿Le Ha Fallado a Nuestros Jóvenes la Educación Sexual?) que
el promedio de embarazos cayó de 147 a 20 en un período de dos años en una
escuela de educación media de San Marcos, California, después de adoptar un
programa de abstinencia total para adolescentes.
2. En el periódico Washington Times del 3 de octubre de 1993 Larry
Withan reporta que "Las Mejores Amigas", un programa de abstinencia total
para señoritas de Washington, Distrito de Columbia, logró bajar el número de
embarazos de adolescentes de 20 a 1 durante un año.
3. El Concilio de Investigación de Washington relató en 1994 en su
reporte que la escuela de educación media Nathan Hale adoptó el programa de
abstinencia total para reducir el número de embarazos entre las señoritas del
octavo grado y logró graduar tres generaciones seguidas sin embarazos.
La abstinencia de la fornicación evita las enfermedades venéreas en primer
lugar, evita los embarazos en segundo lugar y en tercer lugar evita el
arrepentimiento de haber perdido la virginidad. El acto sexual es la forma más
íntima de relacionarse entre los seres humanos y ha de ser guardada para la
persona con la cual uno se casa. Cometer la fornicación, digamos, tener
relaciones sexuales prematrimoniales es contra la ley de Dios y produce
remordimiento.
Produce también un sentir de culpa de haber perdido algo de mucho valor.
Además produce un sentir de tener que casarse con aquel por haber perdido su
virginidad con él aunque no lo aman de todo corazón.
Perder la virginidad no es sabio. Te perjudica física, emocional y
espiritualmente. Puedes contraer hasta 20 enfermedades venéreas. Muchos
países del continente de África como el Swaziland sufren el resultado de haber
desobedecido la ley de Dios tanto que la mayoría de la gente está infectada
con el virus que produce el SIDA.
Cuando el joven o la señorita pierden su virginidad, se pone en una categoría
inferior porque ya es usado. No es totalmente limpio. Su color no es
completamente blanco. Cuando uno compra un carro, desea comprar un carro
nuevo porque un carro usado tiene algún defecto.
El joven y la señorita han de guardar su virginidad
1. porque solamente así van a poder ofrecerse como limpio, nuevecito y
puro. Dios quiere que todos los jóvenes sean ejemplos de los creyentes en
pureza. 1 Timoteo 4:12
2. porque solamente por guardar su virginidad estarán libres de
memorias que perjudicarán a la relación sexual matrimonial.
3. porque solamente por guardar su virginidad su conciencia será limpia
de pecado por haber obedecido la ley de Dios. 1 Co. 6:18
4. porque solamente por guardar su virginidad no contraerán ninguna
enfermedad venérea.
5. porque solamente por guardar su virginidad evitarán el castigo de
Dios. Hebreos 13:4
¿Cómo se puede guardar su virginidad?
1. Pedirle a Dios dominio propio en el momento de la tentación. 1 Co. 10:13
2. Joven, No tocar a la señorita en maneras que excitan sexualmente. 1 Co.
7:1
3. Señorita, No permitirle al novio tocarte los miembros de tu cuerpo que son
femeninos.
4. Salir en grupos de parejas.
5. Prometerle a Dios que con la ayuda de él vas a guardar tu virginidad hasta
el día de tu casamiento.