Sei sulla pagina 1di 6

c  cc c  

  c c    


  c

El régimen prestacional del personal de agentes de la Policía Nacional está


contemplado en el Decreto 1213 de 1990. Según este régimen, la asignación de
retiro es una prestación social cuyos titulares son los agentes de la Policía
Nacional que se encuentren en el supuesto de hecho contemplado en el artículo
104 de ese Decreto.

También prevé el Decreto en mención la oscilación de la asignación de retiro en


los siguientes términos:

ÿ 
             
   ‘    
 
    
 

  
   
          
 
    
         

   
    

      


  

    ‘    !
  
 
 

  
 " 
    
  
   
 
#$!      %
  
 ‘ & åNegrilla fuera de texto) 

àomo se observa, la norma en comento estableció un régimen especial de
asignación de retiro para los Agentes de la Policía Nacional y su reajuste se
hace a la par con las variaciones que en todo tiempo se efectúen por el
aumento salarial decretado para el personal en servicio activo. Ello para ev itar
que se pierda el poder adquisitivo de la asignación de retiro, tal como lo ha
hecho el Gobierno Nacional v. gr. con la expedición de los Decretos 107/96,
122/97, 58/98, 62/99, 2724/00, 2737/01 y 745/02.

Sin embargo, si bien es cierto que la norma transcrita es la aplicable en materia
de reajuste de asignación de retiro, su especialidad no impide acudir a otras
fuentes normativas, igualmente aplicables, que consagren un mejor derecho o
que permitan un trato más benigno para el beneficiario de la asi gnación, dada la
protección especial que el ordenamiento constitucional y legal garantiza a este
tipo de prestaciones por retiro.

En ese sentido, se tiene que, de acuerdo con lo reglado en el artículo 14 de la Ley


100 de 1993, los reajustes anuales de las pensiones propias del Sistema General
proceden de oficio el primero de enero de cada año, según la variación
porcentual del IPà certificada por el DANE para el año inmediatamente
anterior. Lo anterior a fin de mantener constante el poder adquisitivo de la
mesada pensional.

Inicialmente, la regla de reajuste anual conforme a la variación porcentual del


IPà no se fijó para los miembros de la Fuerza Pública, por pertenecer éstos al
régimen exceptuado, según lo señalado en el artículo 279 de la misma Ley
100. Sin embargo, a partir de la vigencia de la Ley 238 de 1995, los
beneficiarios del régimen exceptuado gozan del derecho a que se les reajuste
su pensión tomando en cuenta la variación porcentual mencionada.

En efecto, en la redacción original de la Ley 100 de 1993, se dispuso:

ÿ
 '()  %        
!""!!#$!#"!%!
  & ' ( $   !") "!    
 

  

 ‘ '* )) % #  
  

        
      
!


  +

$!  

,-.& åNegrilla fuera de texto)

Posteriormente, con la expedición de la Ley 238 de 1995 se adicionó el


precepto transcrito así:

ÿ/01+2‘3 4   # 
 '()    ‘    ))5
 

6 

$

 *  ‘  %   
  
 

! #" "*  ! %+"! $  ",!
!  ! )" ! -   *'     
 
   
    & 

,-.& åNegrilla fuera de texto)

Y, precisamente, el beneficio a que se refiere el artículo 14 de la Ley 100 de


1993 es el siguiente:

ÿ
 *  / "   $  +  !"     
  "   "! #         # 
!
    
   
    

    #!. /!"!0
 1 2    !+"!0  #!  ! 
"3!04/"*#!" ""!
! !0 "+"! #!    #  3!
 !  7 !         
        
        


 "     
 "

  8 
 
9!
& 

,-.& åNegrilla fuera de texto)

Significa entonces que a partir de la Ley 238 de 1995, a los miembros de la


Fuerza Publica les son aplicables los artículos 14 åsobre reajuste de la
pensiones con base en el IPà) y 142 åsobre la mesada adicional o mesada
catorce) de la Ley 100 de 1993, por cuanto el parágrafo 4° antes trascrito, tiene
como destinatarios de los beneficios allí relacionados a ³   
 
    & es decir, a los miembros de las Fuerzas Militares
y de la Policía Nacional y demás grupos sociales que inicialmente había
excluido el artículo 279 de la Ley 100 de 1993.

Además, el principio de favorabilidad, que impone optar por la norma más


favorable entre dos o más aplicables al caso, es regla jurídica que permite
resolver la controversia, tal como lo hizo el àonsejo de Estado, Sala de lo
àontencioso Administrativo, Sección Segunda, en providencia del 17 de mayo
de 2007, Expediente No. 8464 -05, al decir:

ÿ,-. :  
  '5; ))< 
!

          *=  ))'   
   ''  ))

  8 
   
# 
 
 "   

               
     $  7    !    
  '' 
))(<;  )); >' ))) '('*  ' '(5(  '  (*<
''  
     # 
*    
  ))5         #       

 " 
 
      



,-.
         
     

 "      #          
  + "     !
 
 !

* 
     
 <5    +  # $   
 



   
  
! 8 #  

 8 !
      # 
   :      8  
 
8  

 & 

Finalmente, se aclara que la Ley 923 de 2004 no derogó el artículo 1º de la Ley


238 de 1995, pues aunque previó el sistema de oscilación, simult áneamente
mantuvo, en el numeral 2.4 de su artículo 3º, el deber estatal de mantener el
poder adquisitivo de las asignaciones de retiro y de las pensiones legalmente
reconocidas; garantía que se ajusta al mandato del inciso sexto del artículo 48
de la àonstitución Política.

  c c     c c  c  c 


cc 

No se discute que el porcentaje de incremento de la asignación de retiro fue


inferior al incremento porcentual del IPà en los años 1997, 1999, 2001, 2002 y
2003. Por tanto, en los términos de los artículos 14 de la Ley 100 de 1993 y 1º
de la Ley 238 de 199 5, para estos años la entidad demandada debió ajustar la
mesada pensional según la variación del IPà, según la fecha de
reconocimiento de la asignación de retiro, como lo reclama el demandante.

No obstante, para efectos del restablecimiento del derecho a que hay lugar y
como la entidad demandada propuso la excepción de prescripción de mesadas,
se verificó que el demandante elevó la solicitud de reliquidación de su
asignación de retiro    !!" åno es posible determinar la fecha
exacta, folio 6), esto es, en vigencia del Decreto 4433 de 2004, que fijó en 3
años el término de prescripción de las mesadas de asignación de retiro, que
antes, por virtud del artículo 113 del Decreto 1213 de 1990, era de 4 años.

A pesar del evidente cambio normativo, d e acuerdo con la tesis jurisprudencial


del àonsejo de Estado que este Despacho acoge, en controversias como ésta
la prescripción es cuatrienal, pues la norma aplicable es la vigente al momento
del reconocimiento de la prestación åDecreto 1213 de 1990) y no la que regía
para la época de la solicitud de reliquidación åDecreto 4433 de 2004).

Las razones de dicha tesis son las siguientes:

ÿ0       



           
0
! 
  #      #   

 #
 ! 
 **55 '*  $
    
/ ! 
 %  
 
  % # 
 
   
      
  
 ! 
     
  ! 
# 
      
  !

    #  
  ‘  ''  ;  " 
))         $
      / !      
  %


 
 ‘ >> );)

 
    
  !   $ 7   

8
! 
  
<<  
 '' 
)) 
8
   
  
  
 
 !   $ 7  

!
 ?
 
     8     8
 %!  :

   
 ÿ-&,:!

  % . 

+   !       8   
       

      
 
  

 ! 
 
  ! "
       
    
    

   
8 
  !
 
!     
8  

 !      
   
8
   
 
 

!
        
 ?   
 
 
,-. 

‘  


     

      
0
!    #             %   
   
4 54 
,.  





     
 

   >   !
  ''   '5   

#0
!  #

 
!

 
  !   
 
   
 
<<

 '' ))&  
 

 à       
 
 à à          àà  
àà   à               !" #$
%" &'( # )!*+ # # *!$  , &-../( "#! " !0 1*2 -3... -4 -3 ... -..5 ..6.5
.6&.7-/ ./( #*"#"2 à
 8      9    *"#"#2 à 

   

à:à 

De acuerdo con lo anterior el Despacho observa que el demandante presentó
petición inicial para la reliquidación de su asignación de retiro con base en el
IPà sólo hasta un día y mes de 2007åfolios 3 a 7), por lo que, con referencia a
esa fecha operó el fenómeno de la prescripción cuatrienal de las diferencias de
las mesadas pensionales åDecreto 1212 de 1990, artículo 155) y en
consecuencia sólo se ordenará la reliquidación a partir de los años en que no
haya operado tal figura.

En estas condiciones, prosperan parcialmente las pretensiones de la demanda


y se ordenará reajustar la asignación de retiro, aplicando para tal efecto el
porcentaje correspondiente a la variación del IPà.

Ahora bien, la pretensión del demandante de reliquidar su asignac ión de retiro


con base en el IPà por los años posteriores a 2004 en adelante no está
llamada a prosperar, en atención a lo dispuesto en el artículo 42 del Decreto
4433 de 2004, cuyo tenor es el siguiente:

ÿ
 *'  3 #     # 
 
     # 
‘    
 
          

  
   

    
 "  
          
   
  
       
 
    
 


 
    åSubrayados fuera de texto).

 
  
  
 !
 


  
  
 "   
  
   

# !          %
  
  &.

àomo se advierte, la norma equiparó la asignación de retiro y de la asignación


en actividad, las cuales, a partir de 2005, no están por debajo del IPà.

Por tanto, la entidad demandada procederá a reajustar la asi gnación de retiro


por los años 1997 a 2004, pero con efectividad fiscal a partir de un día y mes
de 2003, fecha exacta que la entidad determinará según el día y mes de
radicación de la solicitud de reliquidación de la asignación de retiro presentada
en el 2007.

Respecto de las diferencias que resulten a favor de la parte demandante entre


el porcentaje que se le venía reconociendo y el mayor valor obtenido luego de
aplicar el porcentaje correspondiente al índice de precios al consumidor, debe
aplicarse la fórmula siguiente, sustentada en el artículo 178 del àódigo
àontencioso Administrativo y que tiene por objeto traer a valor presente las
diferencias que dejó de recibir el pensionado:

Índice Final
R = Rh ----------------
Índice Inicial
Donde, el valor presente åR) se determina multiplicando el valor histórico åRh),
que es lo dejado de percibir desde cuando se originó la obligación, por la suma
que resulta de dividir el IPà certificado por el DANE a la fecha de ejecutoria de
esta sentencia, por el índice inicial vigente para la fecha en que debió hacerse el
pago.

Por tratarse de pagos de tracto sucesivo, la fórmula se aplicará separadamente,


mes por mes, teniendo en cuenta q ue el índice inicial es el vigente al momento de
la causación de cada una de las mesadas.

La fórmula se aplicará hasta cuando quede ejecutoriada esta sentencia, pues en


adelante se pagarán los intereses establecidos en la parte final del artículo 177
del àódigo àontencioso Administrativo.

Se dará cumplimiento a esta sentencia, de conformidad a lo establecido en el


artículo 176 del àódigo àontencioso Administrativo.

No hay lugar a condenar en costas a la entidad demandada, porque si bien es


cierto ella fue vencida en el proceso, no ha demostrado con su actuar un
comportamiento reprochable, pues en forma razonada, proporcional y
adecuada intervino en las diligencias judiciales.