Sei sulla pagina 1di 12

ES JUSTO EL PARO DE LOS PEQUEÑOS

TRANSPORTADORES DE BOGOTA
ABAJO EL MODELO DE TRANSPORTE
MONOPOLICO Y EXCLUYENTE
Movimiento por la Defensa de los Derechos del Pueblo – MODEP

Marzo de 2010

Los días lunes 1 y martes 2 de marzo de 2010 un poderoso paro de


transporte sacudió la ciudad capital. Los grandes medios de información
desplegaron una estrategia en la que los únicos voceros de este
conflicto eran el Alcalde Samuel Moreno y los grandes empresarios del
transporte urbano, mientras que las voces de APETRANS que agrupa a
los pequeños y medianos transportadores, no solo fue silenciada sino
estigmatizada.

El motivo del paro es el desacuerdo de los pequeños y medianos


transportadores con el Decreto 009 de 2009, que “adopta el Sistema
Integrado de Transporte Público para Bogotá, D.C.”, el cual en
nombre de la modernización y mejora de la movilidad adopta un
esquema empresarial, que es lesivo para los transportadores no
monopólicos.

A continuación presentamos los elementos de análisis que nos llevan a


considerar justo este movimiento popular de protesta.

1. EL SISTEMA INTEGRADO DE TRANSPORTE PUBLICO - SITP:


EL MISMO MODELO DE “AGRO INGRESO SEGURO”

En la Bogotá de los últimos 20 años se ha consolidado un modelo de


ciudad al servicio del gran capital, que en lo esencial no ha sido
cuestionado por las dos administraciones del POLO DEMOCRATICO
ALTERNATIVO, a pesar de los intentos reales pero insuficientes en
materia de un sistema de salud y de educación como derecho
fundamental.

El sector del transporte público ha sido escenario de una fuerte lucha de


clases entre los grupos monopólicos que hoy hacen parte de la
granburguesía colombiana y los medianos y pequeños transportadores,
condenados por la política pública y los grandes monopolios a la
extinción en nombre de su modelo de modernización.

Veamos:
En Bogotá circulan cerca de 1 millón de vehículos particulares que
movilizan 2 millones de personas, mientras que cerca de 25 mil buses,
busetas y colectivos que transportan más de 4 millones de habitantes, a
su vez el Sistema TransMilenio ha venido creciendo hasta atender el
23% de la demanda de transporte público en la ciudad.

El argumento para imponer el SITP es que el 77% restante del transporte


urbano, es atendido por un sistema de “transporte público colectivo que
mantiene altos niveles de
informalidad e ineficiencia en su esquema organizativo y en su gestión
empresarial”.
Para la Secretaría de Tránsito y Transporte de Bogotá, de los 30.000
vehículos de transporte público colectivo, una tercera parte opera
ilegalmente, además la ciudad solo requiere unos 16.500 vehículos para
atender la demanda.

Por eso la estrategia de modernización del SITP es la necesidad de que


el sistema de transporte urbano funcione como estructura empresarial
que formalice lo “informal”, esto quiere decir, que quienes están mejor
“dotados” para cumplir los requerimientos legales de la industria
moderna del transporte, serán los grandes empresarios. Es decir se trata
del mismo esquema con que operó el nefasto programa “Agro, Ingreso
Seguro”, según el cual solo los poderosos capitalistas son los llamados a
iluminar con su experiencia en gestión empresarial a la humanidad.

La licitación del SITP plantea en el papel la participación de los pequeños


propietarios de buses, pero sobre la base de su subordinación a los
grandes socios. En esta licitación, la ciudad se divide en 13 zonas, que
serán administradas por las “ocho grandes” (ver más adelante), estas
integrarán a los pequeño, como medida “reparadora”, pero no como
socios, pues no tienen la capacidad empresarial, sino como empleados.

Para resolver las diferencias se había creado una Comisión conformada


por varios concejales (Jaime Caicedo, Carlos Ferreira, Celio Nieves,
Hipólito Moreno y Álvaro Argote) que serviría como instancia mediadora.
No es gratuito que durante el paro, la Comisión no haya sido convocada
a los medios, ni su opinión haya sido difundida.

Según el concejal Jaime Caicedo, "la licitación pretende entregar este


jugoso negocio a las mismas siete familias que monopolizan gran parte
del transporte en Bogotá, dejando en la calle a más de 16.000 familias
que viven de su bus o buseta. Esto se lo he planteado en repetidas
oportunidades tanto al secretario de Movilidad como al gerente de
Transmilenio, sin que haya siquiera un proceso de reflexión sobre este
delicado asunto. Ahora se viene el conflicto con los transportadores, el
cual bien puede aun evitarse si la administración ceja en sus propósitos
de generar esta masacre económica para los pequeños propietarios".

Según los voceros del paro, el proyecto del SITP es excluyente y no


incluyente para los transportadores de la ciudad. Financieramente para
que una empresa aspire a manejar una de las trece zonas, debe tener
gigantescos recursos desde su conformación. Se necesitan como mínimo
16 mil millones de capital, 58 mil millones en pasivos y una capacidad
de endeudamiento superior a los 60 mil millones de pesos.

El paro busca reformular los términos de los pliegos de la licitación, pues


al igual que Agro Ingreso Seguro, concentran aun más la propiedad y
condena a la extinción a los pequeños.

2. LA INDUSTRIA DEL TRANSPORTE URBANO UN SECTOR


MONOPÓLICO EXCLUYENTE

En cuanto al Sistema TransMilenio, hay una


distribución inequitativa de los aproximadamente
$1.440 millones que recauda diariamente,
de los cuales a la ciudad le corresponden
solamente el 3 ó 4%. Por ejemplo,
ahora se está difundiendo que habrá servicios
alimentadores que debe pagar el usuario,
pero si hubiera una adecuada distribución
de los recursos, seguramente esos alimentadores
estarían completamente financiados
y sus costos no se trasladarían a los
usuarios.

Bogotá. Septiembre 3 de 2009. Marco Tulio Gutiérrez, presidente de


Conaltur, que reúne a 67 empresas transportadoras, respaldó de manera
oficial la reorganización del transporte público que lidera el alcalde
Samuel Moreno.

“El cambio excluyente no es cambio, sino desaparición. Concertar es la


magia y usted, alcalde Samuel Moreno, lo está haciendo" dijo el vocero
de la Confederación Nacional de Transporte Urbano (Conaltur), en la
instalación del XXXII Congreso Nacional de Transporte.

Alcides Torres, presidente de la Asociación de Transporte Urbano


(Asotur), también sumó su respaldo.
El dirigente gremial aseguró que con la expedición del decreto 309 de
2009, que adopta el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) para
Bogotá, se iniciará un revolcón del tranporte público colectivo, en el que
tendrán cabida quienes han trabajado por más de 50 años en el sector.

“Las empresas no desaparecen, se transforman y migran. Y nosotros


estamos dispuestos a hacerlo, pues hemos tenido respuesta por parte
de la Administración Distrital", dijo Torres ante más de 600 líderes
gremiales, propietarios y transportadores de la ciudad, a quienes invitó a
hacer parte del proceso de cambio.

“Reiteramos nuestro decidido apoyo, nuestro incondicional compromiso


con la Administración Distrital para llevar este proceso adelante",
concluyó Torres.

Taxistas preocupados por zonas amarillas.


La administración del alcalde Samuel Moreno tiene listo un proyecto que
establece las zonas amarillas en parqueaderos y zonas de la ciudad
prohibiendo el tránsito de ese tipo de vehículos cuando no lleven
pasajeros y que además no permite que el ciudadano acceda al servicio
en la calle.
Así lo denunció en Urgente Bogotá, el presidente de la asociación
nacional de taxistas, Herminso Bermúdez, quien pidió a la
administración que revise esa determinación porque perjudicaría al
gremio por los siguientes motivos: Primero limitaría el servicio al
llamado telefónico y en una sola línea, sería necesario para todos los
taxistas adquirir equipos de comunicaciones costosos, además que
muchos de los afiliados tienen contratos desde muy temprano limitando
el trabajo.
Recordó que cuando un taxi recorre las calles buscando pasajeros lo
hace como opción para hacer el servicio y no por perjudicar la movilidad.
Cuestionó la manera como en el proyecto se propone sancionar al
taxista que recorra las calles sin pasajeros ya que cuando se produzca el
servicio debe realizarse desde las denominadas zonas amarillas que han
tratado de implementar desde hace muchos años en la ciudad.
Herminso Bermúdez también calificó como peligroso el convenio que
está a punto de firmarse entre la Secretaría de la Movilidad y la alcaldía
de Soacha que permitiría el ingreso de los taxis del vecino municipio a la
ciudad sin restricciones.
Agregó que se pueden dejar ingresar dejando al pasajero pero sin
quedarse a trabajar porque eso podrían aplicarlo los otros taxis de
municipios como Chía, Fusa, Mosquera y Madrid incrementando el
parque automotor en la ciudad de Bogotá.
Transportadores Urbanos no están convencidos con el Sistema
Integrado de Transporte.
Los propietarios de 32 Empresas de Transporte Urbano de Bogotá se
unieron para manifestar ante la Secretaría de la Movilidad que
definitivamente no aceptan ingresar al proyecto del Sistema Integrado
de transporte, mientras no se cambien las condiciones de los prepliegos
de la licitación revelados por la entidad.

Reveló el Señor González que en el caso de los portales de Transmilenio


y los patios para los biarticulados son adquiridos por el distrito y eso no
puede ser distintos para los que piensan invertir en el sistema.
Manifestó que en el caso de la tarifa seguramente será más difícil
porque la tarifa debe ser mínimo de 2 mil 200 pesos y no de mil 500
como lo pretende la administración ya que no se puede jugar a pérdida.
El próximo miércoles en la Cámara de Representantes en su comisión
cuarta deberá responder a esta y otras inquietudes el alcalde Samuel
Moreno citado por Gloria Estela Díaz del movimiento Mira.

Sin embargo, desde ya hay negociaciones con los propietarios y


conductores de buses y busetas y la Alcaldía ha salido a hablar de
decisiones ya tomadas. Por eso, Alfonso Pérez, presidente de la
Asociación de Pequeños Transportadores (Apetrans), que convocó el
paro indefinido que este lunes afecta a la capital, dice que su gremio le
pide a Moreno “que deje el acelere y haga las cosas bien”.

asta el momento se desconocen las soluciones que plantearán los


concejales para convencer a los transportadores de levantar el paro.

Se trata de los Ruiz, los Cubides, los Prieto, los Martínez, los Hernández,
los Ríos, los Gutiérrez…, muchos de ellos familias de tradición en el
negocio que califican de injustos los señalamientos y recuerdan que en
pleno paro salieron a trabajar asumiendo los riesgos de orden público.

"Nadie recuerda que hace tres años fuimos los únicos que le apostamos
a TransMilenio. Incluso nos endeudamos para que el proyecto se echara
a andar", dice el representante de una de esas familias.
Víctor Raúl Martínez, cabeza visible de otro de los grupos, agrega que no
hay tal monopolio, que es normal que algunas empresas más grandes
tengan un mayor número de acciones (porque aportaron más dinero) y
que incluso les prestaron plata a los pequeños propietarios para que se
asociaran a TransMilenio.

Pero esos mismos pequeños transportadores son los que hoy los acusan
de estar acaparando el negocio y de sacarlos paulatinamente de él. Un
señalamiento que parece perder algo de piso cuando se confirma que
ellos también tienen importantes paquetes accionarios en los
alimentadores de TransMilenio.

Por ejemplo, Coprotrans, empresa creada en el 2004 por Miguel Ángel


Pérez –ex asesor de la Secretaría de Tránsito y ex presidente de
Apetrans (la impulsadora del paro)– posee el 76 por ciento de SÍ03 y un
10 por ciento de SÍ02, uno de los grandes operadores de TransMilenio.

Y entre las directivas de algunas de esas empresas (grandes y


pequeñas) también se descubren nombres de congresistas y concejales
que han entrado a abogar por el sector.

Por ahora, la Alcaldía iniciará mesas de concertación con los


transportadores para fijar una agenda de discusión que permita
reordenar el caos del transporte en Bogotá.

Pero el verdadero reto está en erradicar la corrupción en las entidades


que manejan el transporte público, garantizar la democratización de
TransMilenio y sacar finalmente lo buses ilegales y viejos de las calles
bogotanas.

Mientras esto no suceda, el tema seguirá siendo una bomba de tiempo


que puede volver a explotar en cualquier momento.

Dueños de la millonaria ‘torta’

Los Martínez: Víctor Raúl –abogado– es la cabeza de esa familia,


accionista del Sistema Integrado de Transporte (SÍ) que cuenta con 450
buses, operadores y alimentadores de TransMilenio en SÍ99, SÍ02 y SÍ03.
Son dueños de Sotrandes que maneja 15 rutas y afilia más de 600
carros. También están en el transporte masivo de Pereira.

Los Cubides: La cabeza visible de esta familia es Henry Cubides Olarte,


ex senador. Concentran el 99,8 de Metrobus S.A. –operadora de
TransMilenio– a través de tres empresas: Coltanques, Henry Cubides y
Colvandes ( transportadora de carga y pasajeros). Los Cubides también
han sido contratistas de la Policía y de la Secretaría de Educación del
Distrito.
Carlos Delgado: de empleado raso del desaparecido Intra, pasó a ser
uno de los transportadores con mayor influencia. Es el fundador de tres
empresas que cubren el corredor que comunica a Bogotá con Soacha.
Una de ellas es Transcard, a través de la cual ingresó 1.741 buses a
través de una tutela. Hoy Delgado ocupa una curul en el Congreso.

Los Gutiérrez: José Gonzalo Gutiérrez es el fundador de Comnalmicros


que hoy maneja su hijo William. Son dueños de más del 40 por ciento de
la empresa que tiene más de 800 vehículos y 18 rutas. Tienen una
acción en Express del Futuro, operador de TransMilenio. La concejala
Yamile Medina es dueña del 8 por ciento de Comnalmicros.

Los Ruiz: Alirio y Fabio Ruiz son accionistas de Sidauto S.A., con 10 rutas
y 1.200 vehículos afiliados. Tienen participación en 4 operadores de
Transmilenio: SÍ 99, SITM, Ciudad y Conexión Móvil. Además, en
alimentadores con Sidauto, Citymóvil y Milenio Móvil. Fabio Ruiz es
accionista de Buses Amarillos y Rojos, que tiene acciones en operadores
de TransMilenio.

Los Prieto: Son los otros grandes dueños de la empresa Sidauto S.A., con
cerca del 23 por ciento del total de acciones.

Aunque son seis los miembros de esa familia que están en el negocio, su
cabeza visible es Humberto Prieto Ballesteros.

A través de la empresa Sidauto S.A. tienen participación en cuatro de los


operadores de TransMilenio y en uno de los alimentadores.

Los Hernández: La cabeza visible es Luis Hernando Hernández, de


Transportes Panamericana S.A., que maneja rutas desde hace cuatro
décadas con una flota de más de 1.200 buses. A través de ella, su
esposa, sus hijos y otros allegados manejan al menos el 20 por ciento de
la empresa Express del Futuro, operador del sistema masivo
TransMilenio.

Los Ríos: su cabeza es Javier Ríos. Tienen acciones en Express del Futuro
–operador de TransMilenio– con Aseo Capital, consorcio del que son
grandes accionistas. También son operadores de transporte en Santiago
de Chile.

Los Losada: Son accionistas de Conexión Móvil y Ciudad Móvil,


operadores de TransMilenio. A través de Fanalca, tienen acciones en
Milenio Móvil, alimentador del sistema. Y Superpolo, fabrica carrocerías
para TransMilenio.

La decisión del Alcalde Garzón

los consorcios Sistema Integrado de Transporte, SI-99 S.A., Consorcio


Internacional de Transporte Masivo, Metrobus y Express del Futuro se les
entregaron en concesión las troncales; a Sidauto S.A., Codatermil y
Consorcio Uribe Uribe, se les dieron las rutas alimentadoras; y el sistema
de recaudo fue asignado a Angelcom S.A. El gobierno impuso
condiciones de entrada al negocio, exigiendo grandes capitales,
condiciones que los inversionistas nacionales sólo podían cumplir
asociándose con capital extranjero, como en efecto sucedió. La
administración y el reparto de las utilidades del negocio se contrató
mediante fiducia con la firma Lloyds Trust.

Se calcula que el costo total de la infraestructura (troncales, estaciones,


patios y garajes), sumando las diferentes etapas que culminan en el año
2016, será de 1.970 millones de dólares, de los cuales 1.296 millones
serán aportados por la nación y los restantes 674 millones por el
Distrito; estos últimos recursos saldrán principalmente de la sobretasa a
la gasolina.

La inversión de los concesionarios privados se calcula en 974 millones


de dólares, de los cuales 900 millones corresponden a la compra de los
4.475 buses articulados que deben entrar en operación, y los otros 74
millones al costo de los equipos de recaudo. Según las proyecciones de
Planeación Nacional, será tal la rentabilidad del negocio que "la relación
beneficio-costo muestra cómo para un periodo de evaluación de 15 años
los beneficios generados por TransMilenio serán prácticamente el doble
de sus costos"

La conclusión es clara: el papel del Estado es canalizar una enorme


cantidad de recursos de los presupuestos nacional y distrital para
ponerlos al servicio de un fabuloso negocio para beneficio de unos
cuantos inversionistas privados que controlarán monopólicamente el
transporte en la capital del país.

ALCIDES TORRES – ASOTUR – 16 EMPRESAS DE BUSES MAS GRANDES

Asotur con sus afiliados: Compañía Metropolitana de Transporte,


Cooperativa continental de Transportadores, Cootransbosa, Expreso del
País, Promotora de Transporte Universo, Republicana de Transporte,
Transportes Panamericanos, Transportes Rápido Pensilvania,
Transportes Santa Lucía y unión Comercial de Transportes.

CONALTUR – MARCO TULIOGUTIERREZ

Fecoltran,

Corpobuses

Asonatrac

Acootranscol,

Asotur,

ProBogotá – HUMBERTO PRIETO SANCHEZ

NOHEMI PINILLA – PRESIDENTA ACONTRANS

LUIS AGUILAR – COPROTRANS

Express del Futuro S.A., es una Sociedad Anónima creada el 6 de julio de


1999, como una respuesta de los transportadores agrupados en Asotur,
Fecoltran y Conaltur, a la invitación de la Alcaldía del Distrito Capital
para participar en la creación del sistema de transporte masivo de
Bogotá D.C. Fue la segunda empresa fundada para prestar éste servicio.
Se le adjudicó el patio de la calle 80

La operación del servicio TransMilenio es realizada por los


transportadores actuales quienes reúnen el 98% de los transportadores
de la ciudad. Los operadores de las troncales del sistema son siete
empresas que se conformaron para participar en TransMilenio, estas
empresas son:

SI 99 S.A.,

Express del Futuro S.A.,

Sociedad Internacional de Transporte Masivo S.A.,


Metrobús S.A.,

TransMasivo S.A.,

SI 02 S.A.

y Connexión Móvil S.A, quienes apoyan y están comprometidos con la


reestructuración del transporte público de Bogotá. Las empresas
operadoras son escogidas a través de procesos licitatorios abiertos, en
los cuales se solicitan estrictos requisitos financieros, legales y técnicos
y se evalúan condiciones que garantizan la mejor selección de acuerdo
con los principios de TransMilenio.

Express del Futuro con ventas de $66.411 millones (aproximadamente


US$34 millones) y un incremento de 16,6%; Sistema Integrado de
Transporte SI 02 con $60.447 millones (aproximadamente US$31
millones) y 24,1%; Conexión Móvil $60.121 millones (aproximadamente
US$31 millones) y 16,1%; Sistema Integrado de Transporte SI 99
$59.943 millones (aproximadamente US$30 millones) y 3,1%; Metrobus
$48.505 millones (aproximadamente US$25 millones) y 22,9%; y Ciudad
Móvil $44.078 millones (aproximadamente US$22 millones) y 16,4%.

Además, Empresa de Transporte del Tercer Milenio (Transmilenio),


perteneciente al Distrito Capital de Bogotá y que administra el sistema
de transporte masivo que lleva ese nombre, tuvo ventas de $41.296
millones (aproximadamente US$21 millones) y registró un crecimiento
de 15,6%. Por su parte, las ventas de SI 03, empresa alimentadora del
sistema de transmilenio, ascendieron a $25.491 millones
(aproximadamente US$13 millones) y aumentaron 34,3%.

LOS OPERADORES

GRUPO EXPRESS. Su principal empresa es Express del Futuro de la cual


hacen parte compañías de transporte público como Expreso del País,
Republicana de Transporte, Transportes Panamericana y Unión
Comercial de Transportes. Fue el primer operador de Transmilenio,
donde opera la troncal de la 80 junto con su alimentación, con
Transporte Alimentador de Occidente, TAO. Tiene operaciones en Chile
desde 2005 (operador de más de 1016 buses en la troncal 4 de
Transantiago con Express de Santiago Uno) y recientemente en Perú
(con Lima Vías Express opera alrededor de 220 buses en el Transporte
Masivo de Lima). A este grupo también pertenecen empresas
alimentadoras de la segunda fase como Alnorte (Norte) y Alcapital
(Suba) del cual también son socias empresas como Transportes Rápido
Pensilvania y Transportes Fontibón. Este grupo podría participar en el
SITP como ÉLITE.

TRANSMASIVO. Conformado por tradicionales empresas de transporte


público colectivo como Ucolbus, Buses Blancos, Empresa Vecinal de
Suba, Transportes Bermúdez, Universal de Transportes y Flota Usaquén.
Opera la troncal de Suba y acaba de ganar una línea en el Transporte
Masivo de Lima. Participaría como grupo en la licitación del SITP.

GRUPO SÍ. Su principal accionista es Sotrandes pero también hacen


parte Sidauto, Expreso Bogotano, Santa Lucía, Nueva Transportadora de
Bogotá, Transportes Distrito Capital y Cootransuba, entre otros. Tiene
dos de las operaciones más grandes de masivos con SI 99, operador de
la fase I de Transmilenio, cuyo centro de operaciones es el Patio de
Usme, y SI 02, operador de la fase II con sede en el Patio de las
Américas, uno de los más grandes de Latinoamérica. Con una tercera
empresa -SI 03- maneja las rutas alimentadoras al sur de la ciudad. A
través de SI 09 tiene una tercera parte de Promasivo, el principal
operador del Sistema Megabús de Pereira, y con S 02 acaba de ganar
una línea en Lima. También asesoró en 2008 la adopción del sistema
Macrobús en Guadalajara. Estaría conformando Probogotá para ir por el
SITP.

OTROS OPERADORES. En 1999 en Transmilenio entraron algunos


jugadores que no provenían del transporte público colectivo tradicional
pero que hoy, gracias a la experiencia adquirida durante estos diez años
en la operación de Transmilenio, son también jugadores muy relevantes.
Se trata del conglomerado de Henry Cubides Olarte, dueño de
Coltanques, Envía y el operador de Transmilenio Metrobús (junto con la
empresa alimentadora ETMA); y del Grupo Fanalca, operador Ciudad
Móvil.
LOS PEQUEÑOS. Dentro de las principales iniciativas estaría la liderada
por la Cooperativa La Nacional, de Alberto Pinzón, la cual agrupa 18% de
los transportadores de la ciudad, Megatrans de Colombia, nacida de lo
que era el gremio Acotrans, liderada por Nohemí Pinilla, y Mi Bus por
Jimmy Zuleta, las cuales buscan llegar a 1.000 pequeños propietarios.
Otras iniciativas de este tipo serían Egobús (Tampa, Cointracondor,
Coopenal,) y Alianza Fénix liderada por Transconfort.

3. LOS EMPRESARIOS ANTE EL PARO