Sei sulla pagina 1di 5

CONVIENE PENSAR EN ELLO.

La identidad de los grupos no tiene sentido, sino se compone por individuos capaces de pensar por sí
mismos y de cuestionarse a sí mismos y a los demás.

De la misma manera que una nación donde sus ciudadanos dejan de pensar de forma crítica y
profunda, cuestionando el pasado, reflexionando sobre las causas de los sucesos que originaron los
actos de barbarie, injusticias, sufrimiento, violencia física o sicológica, estigma, indiferencia,
abandono etc., tanto si se trato de una víctima o de miles, si se silencia el pasado de los pueblos,
grupos, familias o individuos, jamás se podrá construir un futuro integro.

Me temo que las democracias están perdiendo su sentido y esencia en la que se fundan.
El neocapitalismo se está convirtiendo en la más atroz dictadura y con el mismo proceso de control y
manipulación que comenzó en la Alemania de los años 30 y mostro la rapidez y sencillez con la que
un grupo de sicópatas inoperantes, mediocres, narcisistas, egocéntricos, parásitos, enfermos mentales
y desgraciados sin autoestima, fueron votados por una mayoría de ciudadanos normales y éticos.

Fueron muy pocos los que sin ser judíos, ayudaron y arriesgaron sus vidas por los que eran hasta
entonces ciudadanos alemanes, respetados y en muchos casos amigos cercanos, sin que la condición
de judíos tuviera influencia ninguna.

Al principio el partido nazi fue despreciado por la mayoría, pero muy pocos se pronunciaron o
criticaron abiertamente los primeros decretos antisemitas, esa minoría fue asesinada por grupos
anónimos, que mas tarde fundarían la Gestapo.

¿Qué proceso ocasiono que un grupo de “malos” mediocres y huecos, fueran seguidos, aplaudidos y
ayudados por millones de ciudadanos normales, familias con principios, buenas personas, gente
común... No solo alemanes sino de todas las naciones que iban ocupando los nazis?

El propio Goebbels, jefe de propaganda nazi, canciller más cercano al Furer, y el ideólogo del
proceso, observador de la naturaleza humana y descubridor del poder de los medios de
comunicación, explico con sus propias palabras los pasos que había que dar para controlar a
millones de personas y dirigirlas a su antojo.

Llegando a concluir que el proceso tendría su triunfo absoluto en las democracias capitalistas,
controladas por el dinero y manipuladas por los medios, sin que la crítica o las acciones aisladas de
los disidentes fueran oídas por una masa que se conformaría con creer que la libertad de votar era lo
que les hacia libres, sin que la responsabilidad, coherencia y compromiso que desde dentro de cada
ser humano debe de conquistarse para sentirse libre, fuera debatida por las pasivas e indiferentes
mentes que ya son la mayoría normal de nuestra enferma sociedad.
Los medios iban haciendo con asombrosa sencillez, que la mayoría moral dejara la misma y su ética
en el camino.
Desde el control de radio, prensa y el naciente cine, hasta las manifestaciones artísticas, la educación
y los espacios de ocio; el pensamiento crítico fue desapareciendo, al tiempo que el egoísmo de una
estúpida masa, hizo que cientos de miles de decentes ciudadanos creyeran que anteponiendo sus
necesidades, deseos y proyectos a los demás, creyeran ser más importantes y completos, aunque
juntos y unidos por los espectáculos que en masa y nidos por la entrega a la figura de un tarado y sus
leales oportunistas, narcisistas, sicópatas etc. , oyeran un sola voz, repitiendo lo que se les ordenaba y
sin nada de su esencia humana.

Ya supieron entonces los que ambicionaban el control absoluto, que la confianza en uno mismo, el
cuidado y ayuda hacia otros y la inteligencia del pensamiento complejo y reflexivo acompañado por
la intensidad vital y emocional, eran incompatibles con el egoísmo y critica con la amenaza de la
estupidez de las mayorías y el peligro de una masa sin cerebro.

Salvo intentos de movimientos que fueron enseguida mostrados como rebeldía de jóvenes drogados y
antipatriotas, hemos seguido cometiendo los errores que se originaron en el pasado siglo y que han
usado como certezas científicas, sin pruebas ni razones que sustentaran afirmaciones como:

-Todos nacemos egoístas.

-La verdadera empatía o altruismo no son naturales.

-El amor es una falsa fantasía.

-Y la incomprensible y entupida creencia (España como parte de su histórica cultura), de cómo dijo
M.L. King
“la plaga que sin control enferma sin remedio a familias, grupos, instituciones o naciones
donde la astucia, manipulación, abuso, egoísmo y picaresca barata, se permite e incluso se llega a
tomar por inteligencia”.

-La necesidad de conocimiento, de buscar respuestas, de saber la verdad y de convivir con los otros,
desaparece cuando se decide no pensar, repensar, recordar, imaginar y examinarse a uno mismo
para poder entender a los otros.

-Estamos cerca de normalizar la violencia, que por ser emocional y no mostrar sangre ni
mutilaciones cerca, no deja de ser violencia que mata, enferma y puede ser mucho más grave y atroz
que la física.
Pero para quien no quiera enterarse de que ya hace años la tecnología ha mostrado los falsos
postulados que han contagiado a todos los ámbitos, con las consecuencias que ya sabemos,
deshumanizando hasta la medicina ,sicología etc. y haciendo de las ONGS lava conciencias
deshumanizadas donde muchos se entretienen y reciben el agradecimiento que necesitan para
sentirse importantes, mientras en su casa se muere sola la vecina , el amigo que sufre ya no interesa y
se pasa de largo ante los que duermen en la calle.
Médicos que no sienten nada ante el dolor del paciente, sicólogos que no piensan en profundidad ni
se cuestionan nada... etc...

Ya no hay nada que justifique que un profesional cuyos principios ontológicos son disminuir el
sufrimiento humano, ignore cómo funciona el órgano que hace lo que somos y que protegido por un
cascaron, nos dio a Gandhi y a Hitler.

REFLEXIONES Y UNICAS DEL QUE SE CONSIDERA EL MAS LIASTO DE LOS IDEOLOGOS DEL
NAZISMO

Paul Joseph Goebbels, político alemán, fue el ministro de propaganda de la Alemania Nacional
Socialista, figura clave en el régimen, amigo íntimo de Adolf Hitler, y Canciller de la Alemania Nazi
en su sucesión.

“Es tan simple como combinar el individualismo extremo, haciendo sentir a la masa que las
necesidades de uno están primero que las del resto de manera que no quede espacio en sus mediocres
cerebros para cuestionarse el sacrificar al otro si no sirve para sus propósitos.

La inteligencia de las masas es pequeña, y es muy sencillo el hacerles sentirse importantes, cuando se
saben tan prescindibles y mediocres.

Si una mentira se repite las suficientes veces, acaba convirtiéndose en la verdad, y contra más grande
es la mentira, más fácil es que la gente la crea sin que se pregunten si las acusaciones, las calumnias o
los actos monstruosos que se cuentan, sean ciertos ni que pruebas hay de esa información.”

Como la inteligencia de la masa es escasa, su capacidad de olvido, grande. Por eso hay que repetirles
las cosas mil veces y durante todo el tiempo.

·La propaganda debe ser sencilla, elemental y masiva. Dirigida a los sentimientos, no a realizar
complicados análisis científicos, y ajustada para las entendederas de los miembros de la sociedad
menos brillantes.
Es para las masas, no para los intelectuales. Los intelectuales siempre han percibido y siempre
percibirán a la propaganda como trivial, anticuada e incluso ofensiva, se haga como se haga.

Y debe ceñirse a unas pocas ideas, presentadas una y otra vez desde distintos ángulos pero siempre
confluyendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas. Es propaganda, no arte ni ciencia.

Y debe ser razonablemente realista, pues de lo contrario la experiencia cotidiana del público le hará
perder credibilidad.
Es un error elaborar la propaganda de tal manera que satisfaga las expectativas de la minoría
inteligente y critica, esos que están dispuestos a sacrificarse por los demás, son peligrosos porque son
inteligentes.

Lo más práctico es acabar con ellos como primer paso, y los que sobrevivan serán aniquilados
usando las armas más efectivas y baratas, su propia fuerza y confianza.

·Y aunque el poder obtenido por las armas es lo que hemos usado siempre bien; es mucho mejor
conseguir los corazones de la gente que carecerán de todo rasgo humano, la deshumanización de la
masa es requisito previo para que no sientan la humanidad de las víctimas.
Luego hay que conservarlos para la exaltación de la masa unida por la misma causa, sea la que sea,
repetida y contada como la más grande de las misiones para la que han sido elegidos.

Así si no puedes ocultar las malas noticias, inventa otras, une a la masa y emociónala para que se
entretengan y miente siempre. Individualismo egoísta, unidos en masa, y contentos.

Con eso el linchamiento y desaparición de uno o miles no cambia al que lo permite, colabora, instiga
o planea.”