Sei sulla pagina 1di 8

SÍNTESIS CASO EMBLEMÁTICO LAS PAVAS.

UBICACIÓN: CORREGIMIENTO BUENOS AIRES. MUNICIPIO DE EL PEÑÓN,


Sur de Bolívar.

La Hacienda Las Pavas es de unas 1235 hectáreas propiedad de Pablo Escobar Gaviria,
aparecían como testaferro el señor Jesús Emilio Escobar Fernández, primo de Escobar
Gaviria, dejaron de ser productivas desde 1992, época en la cual el conocido
narcotraficante era buscado por las autoridades colombianas. En 1993 se conformó el
bloque de búsqueda en Colombia para lograr la captura de Escobar Gaviria, este mismo
bloque incursiono en repetidas ocasiones a la finca las Pavas en busca del
narcotraficante, a finales de este mismo año, fue dado de baja Escobar Gaviria, razón
por la cual a la hacienda las Pavas llegaron varias personas que se llevaron los enseres
de las casas y vendieron todo el ganado vacuno y equino que se encontraba en los
predios, estos terrenos quedaron desolados y las casas semidestruidas.

Frente al total abandono de estos predios que se presento por varios años, la comunidad
campesina agricultora procedente del corregimiento Buenos Aires del municipio del
Peñón en el Sur de Bolívar, organizados en la Asociación de Campesinos Agricultores
de Buenos Aires-ASOCAB, compuesta por 123 familias, decidieron, ante la falta de
tierras para la producción agrícola y pecuaria, entrar de manera pacifica a ocupar y a
hacer productivas las tierras del predio conocido como Hacienda Las Pavas. Las
familias ejercieron actos de posesión pacífica, mejoras y explotación agrícola de las
tierras, preparando los terrenos e implementando cultivos de arroz, yuca, maíz, ahuyama
desde 1995

Una vez las comunidades campesinas estuvieron asentadas en estas tierras, llego la
incursión paramilitar a la región, uno de sus jefes el paramilitar Gustavo Sierra y que en
una época fuera el mayordomo de Escobar Gaviria, reunió a los pobladores y junto al
jefe paramilitar Alias “el Rápido”, le advirtieron a los campesinos que: “si no dejaban
de trabajar tierras ajenas los iban a matar, que mejor se fueran a los playones”, razón por
la cual los campesinos se fueron a refugiar en Buenos Aires, los campesinos pusieron la
queja y las respectivas denuncias ante las autoridades competentes, pero nunca hubo
respuesta por parte de estas.

Después de varios años, en 1998, los campesinos organizados en la Asociación de


Productores de Buenos Aires, ASOCAB, regresan a estas tierras que continúan
abandonadas, retoman los cultivos de pancoger, siembran cacao y arboles maderables,
hasta que en el año 2003 los grupos paramilitares llegan nuevamente amenazando a la
población, asesinando, desapareciendo forzadamente, quemando viviendas y
sacrificando animales; estos grupos llegaron a la haciendo las Pavas y amenazaron a los
pobladores, esta situación de terror aunada a la ausencia de protección del Estado,
forzaron a las familias otra vez, a salir de sus tierras.

Entre el año 2003 y el 2006 estas familias se vieron obligadas a deambular por la
región en busca de mejores condiciones de vida, en busca de otras alternativas laborales
de subsistencia a pesar del temor generalizado en la región ante la presencia y accionar
de los grupos paramilitares. Debido a las crueles condiciones de vida y a las condiciones
de miseria que estas familias estaban afrontando, decidieron retomar paulatinamente la
ocupación pacífica del predio y de esta manera continuar con su explotación agrícola,
bajo riesgo propio y sin garantías, ya que la presencia del estado pese al continuo
llamado de los pobladores siempre se hizo esperar.

Cuando se inicio el retorno paulatino de la hacienda las Pavas en 2006, ASOCAB inicio
trámites ante el Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (INCODER), solicitando, de
conformidad a lo establecido en el artículo 52 de la Ley 160 de 1994, se declarase la
Extinción de Dominio sobre una extensión de tierra de 1.235,5 hectáreas de la vereda
las Pavas, toda vez que las mismas se encontraban abandonadas y no se ejercía actos de
dominio ni explotación económica alguna por parte de su propietario, mientras que
estas 123 familias habían hecho ocupación y habían puesto en producción gran parte de
esta hacienda1.

El caso pasó del Incoder a la UNAT (Unidad Nacional de Tierras) y esta entidad
profirió la Resolución 1473 de 2008 del 11 de Noviembre de 2008, la cual reconoce
efectivamente que el titular de las tierras no había ejercido ninguna actividad sobre ellas
en más de tres años.

Funcionarios del INCODER realizaron inspecciones en junio de 2006 y verificaron la


explotación económica, regular y estable ejercida por parte de las familias organizadas
en ASOCAB. Con base en estas inspecciones, la Unidad Nacional de Tierras –UNAT,
mediante la Resolución 1473 del 11 de noviembre de 2008, decide iniciar las
diligencias administrativas tendientes a declarar o no extinguido, en todo o en parte, el

1
El artículo 52 de la ley 160 de 1994, relativo a la extinción de
dominio sobre tierras incultas dispone ARTÍCULO 52. Establécese en favor
de la Nación la extinción del derecho de dominio o propiedad sobre los predios
rurales en los cuales se dejare de ejercer posesión en la forma establecida en el
artículo 1o. de la Ley 200 de 1936, durante tres (3) años continuos, salvo fuerza
mayor o caso fortuito, o cuando los propietarios violen las disposiciones sobre
conservación, mejoramiento y utilización racional de los recursos naturales
renovables y las de preservación y restauración del ambiente, o cuando los
propietarios violen las normas sobre zonas de reserva agrícola o forestal
establecidas en los planes de desarrollo de los municipios o distritos con más de
300.000 habitantes”.
derecho de dominio privado sobre los predios rurales denominados Las Pavas,
Peñaloza y Si Dios Quiere2.

Un año después que las familias campesinas gestionaban y hacían estos trámites ante el
INCODER, el Sr. Escobar Fernández vendió los predios en cuestión a las empresas C.I.
Tequendama S.A y Aportes San Isidro S.A. Ambas empresas están dedicadas al cultivo
de palma aceitera en la región y están afiliadas a la Federación Nacional de Cultivadores
de Palma de Aceite de Colombia (Fedepalma). C.I. Tequendama es parte del Grupo
Agroindustrial Daabon Organic que produce y exporta productos agrícolas como café,
banano, azúcar y aceite de palma a Japón, Corea, el Reino Unido, Alemania, Bélgica y
Estados Unidos, entre otros países. “… el Grupo Daabon, es de la poderosa familia
Dávila de Santa Marta. Dos de sus miembros están implicados en asuntos criminales.
Eduardo Dávila Armenta pagó cárcel por exportación de coca y ahora un fiscal
antiterrorismo lo investiga por el presunto delito de concierto para delinquir agravado
y nexos con paramilitares de Magdalena. José Domingo debe responder por
paramilitarismo como protagonista principal del Pacto de Chivolo, firmado con el
cabecilla paramilitar Jorge 40 que lo llevó a la gobernación del Magdalena. El grupo
posee tierras en el Magdalena y La Guajira, y sólidos vínculos políticos: contribuyó a
la elección de Juan Carlos Díaz-Granados a la alcaldía de Santa Marta y apoyó con
dinero la reelección de Uribe.” Alfredo Molano. El espectador 2 de agosto de 2009.

Entretanto, es decir, mientras se surtía el trámite de verificación por parte del


INCODER (diligencias practicadas los días 20, 21, 22 y 23 de junio de 2006) el
titular inscrito de derechos sujeto a registro, señor JESUS EMILIO ESCOBAR,
efectuó los siguientes negocios jurídicos:3

FOLIO DE NATURALEZA DE LA COMPRADOR


MATRICULA - VENTA –FECHA DEL
PREDIO NEGOCIO
064-0014024 – El Compraventa de cosa ajena. C.I. TEQUENDAMA
Delirio 10-03-07 S.A. y APORTES SAN
ISIDRO S.A.
2
En dicha resolución se indica que “De conformidad con las pruebas allegadas,
se establece que los predios LAS PAVAS, PEÑALOZA Y SI DIOS QUIERE, no han sido
objeto de explotación económica por el titular del Dominio …, De los hechos
establecidos a través de la visita previa se desprende que este se encuentra
ocupado por terceros desde hace más de 8 años aproximadamente, que
implantaron diversos cultivos en sus tierras. Actualmente existen 113 familias
establecidas en estas tierras, sin reconocer dominio ajeno, en donde adelantan
explotación económica en actividades agropecuarias.”

3
Acción de tutela presentado por Misael Payares et al, al Juez Promiscuo San Martín de Loba
064-0006796 – Compraventa de mejoras en C.I. TEQUENDAMA
Mejoras Las suelo ajeno con antecedente S.A. y APORTES SAN
Mercedes registral. 10-03-07 ISIDRO S.A.
064-0006809 – La Compraventa de posesión con C.I. TEQUENDAMA
esperanza antecedente registral. 10-03- S.A. y APORTES SAN
07 ISIDRO S.A.
064-0000909 – Compraventa de posesión con C.I. TEQUENDAMA
Terreno antecedente registral. 10-03- S.A. y APORTES SAN
07 ISIDRO S.A.
064-0006794 – Compraventa de mejoras en C.I. TEQUENDAMA
Mejoras El Tesoro suelo ajeno con antecedente S.A. y APORTES SAN
registral. 10-03-07 ISIDRO S.A.
064-0006596 – Compraventa de mejoras en C.I. TEQUENDAMA
Bella Vista suelo ajeno con antecedente S.A. y APORTES SAN
registral. 10-03-07 ISIDRO S.A.
064-0007514 – Compraventa de mejoras en C.I. TEQUENDAMA
Mejoras La suelo ajeno con antecedente S.A. y APORTES SAN
Bonanza registral. 10-03-07 ISIDRO S.A.
064-0003182 – El Compraventa de cosa ajena. C.I. TEQUENDAMA
Trebol 10-03-07 S.A. y APORTES SAN
ISIDRO S.A.
064-0002766 – Si Compraventa. 10-03-07 C.I. TEQUENDAMA
Dios Quiere S.A. y APORTES SAN
ISIDRO S.A.
064-0014023 – El Compraventa. 10-03-07 C.I. TEQUENDAMA
Recreo S.A. y APORTES SAN
ISIDRO S.A.
064-0006808 – Compraventa. 10-03-07 C.I. TEQUENDAMA
Peñaloza S.A. y APORTES SAN
ISIDRO S.A.
064-0000395 – Compraventa. 10-03-07 C.I. TEQUENDAMA
Hacienda Las S.A. y APORTES SAN
Pavas ISIDRO S.A.
064-0006810 – Compraventa. 10-03-07 C.I. TEQUENDAMA
Estrella de Belén S.A. y APORTES SAN
ISIDRO S.A.
064 -00006879 – Compraventa de mejoras en C.I. TEQUENDAMA
Mejoras El Roblar suelo ajeno con antecedente S.A. y APORTES SAN
registral. 10-03-07 ISIDRO S.A.

El abogado que representa a las empresas palmeras, se presento en la vereda las Pavas
para comunicar a los campesinos que pronto entrarían topógrafos, buldózeres y obreros
a sembrar palma aceitera porque esos predios “ya tenían dueño”, el abogado dijo a los
campesinos que no tenían por qué preocuparse, dado que la empresa les reconocía sus
mejoras y les aseguraba el desarrollo de un plan de vivienda. Mientras tanto, las
máquinas preparaban el terreno, hacían drenajes con los cuales secaban y destruían las
ciénagas donde los campesinos pescaban para su alimentación, construían viveros y
tomaban posesión de la casa de la hacienda; sembraron 60 hectáreas con palma aceitera.

En enero de 2009, con base en estos contratos, las empresas C.I. Tequendama S.A y a
Aportes San Isidro S.A., iniciaron una querella para solicitar una acción policiva de
desalojo en contra de las familias y a favor de la posesión por ellos detentada. La
Inspección de Policía de la Alcaldía de El Peñón, en su resolución No. 003 proferida el
25 de febrero de 2009 comunicó a las familias de ASOCAB cesar la ocupación de
hecho que, supuestamente, jamás existió y ordenó el desalojo; el Inspector de Policía
resolvió a favor de los nuevos ‘dueños’4 extralimitándose en sus funciones, como bien
señala la tutela presentada por la comunidad el proceso policivo no es el escenario para
debatir lo relativo a la posesión del predio. La policía, de conformidad con el Código
Nacional de Policía, artículo 125, “sólo puede intervenir para evitar que se perturbe el
derecho de posesión o mera tenencia que alguien tenga sobre un bien”. El artículo 126
a su turno, dispone que en los procesos de policía no es posible controvertir el dominio”
5

Sin embargo, el Inspector de Policía reafirmó su postura en resoluciones 002 y 003


del 2009. El Juez Promiscuo Municipal de San Martín de Loba falló a
favorablemente a la tutela presentada por la comunidad, donde reconoce
efectivamente que el Inspector no tenía competencias para controvertir el dominio y
una serie más de errores. La comunidad había ganada una batalla, pero no la guerra.
En la segunda estancia el Juez alegó que la tutela es individual y solo aplica a las
personas jurídicas o naturales que lo presenten. Según él, no había pruebas que los
que presentaron la tutela eran miembros de Asocab y menos aun sus representantes
legales y que tampoco habían acreditado su condición de desplazados, aunque la
Corte Constitucional ha pronunciado que la condición de desplazado es un hecho que
no hace falta declarar. El juez revocó la sentencia proferida anteriormente en la
acción de tutela y negó el amparo constitucional por ser improcedente en el caso.6

De esta manera, aun que se suele hablar de despojo de tierras en términos de la


violencia de actores armados, no todos los despojos son así. Empero, si realmente
definimos el conflicto como un conflicto armado, político y social no debemos ignorar
aquellos casos políticos y sociales. El despojo de la Hacienda Las Pavas se ubica en el
contexto del conflicto armado pero el destierro lo hace la Fuerza Pública siguiendo
ordenes judiciales.

Así, en julio del 2009 el Esmad desalojó a 123 familias y ya por quinta vez, esta
comunidad se desplazó a Buenos Aires donde aún permanecen. Según los abogados del
caso el Inspector violó la ley. Ellos en sus acciones jurídicos citan al Decreto 747 de
1992, lo cual dispone en su artículo 5 lo siguiente:
4
Resolución 001 de 2009.
5
Acción de tutela presentado por Misael Payares et al op. cit.
6
Sentencia de Tutela 060 Juzgado Primero Promiscuo del Circuito Mompox 05/06/2009
En ningún caso las autoridades de policía ordenarán desalojo de campesinos
ocupantes de predios agrarios en los cuales se hayan iniciado por el Instituto
Colombiano de la Reforma Agraria, antes de la querella, procedimiento
administrativo sobre extinción del derecho de dominio, clarificación de la
propiedad, recuperación de baldíos indebidamente ocupados, deslinde de tierras
pertenecientes al Estado o delimitación de playones y sabanas comunales.

El debate jurídico sigue, pero hay una problema de fondo y es que el Incoder tardó
mucho tiempo en hacer efectivo la extinción de dominio sobre las tierras en
conformidad con la ley. Por fuera del debate legal sobre la actuación de la policía nos
encontramos con una situación provocada en parte por la tardanza de una entidad del
Estado en hacer efectivos los derechos de la comunidad. Al Estado colombiano le
interesa la expansión del cultivo de palma en el país y es política del Estado que los
campesinos se vinculen a dichos proyectos, quiéranlo a no. 7 El analista Héctor
Mondragón señala que hay una obligación constitucional por parte del Estado de
promover el acceso a la tierra. “La Constitución colombiana, en el artículo 64, dice que
‘el Estado promoverá el acceso a la propiedad de la tierra de los trabajadores agrarios,
en individual o asociativa” Es una declaración tímida que requiere una reglamentación
clara.”8 Es claro que en este caso el Estado no cumplió son sus obligaciones.

La respuesta de las empresas del grupo Daabon y del gremio Fedepalma son
interesantes y nos indican que ellos piensan llegar hasta el final y defender sus
supuestos derechos sobre los predios. En el caso de las tierras ocupadas por empresas
palmeras en el Chocó Fedepalma fue claro desde el principio. En su página web
(www.fedepalma.org ) aparece un comunicado sobre el Chocó. Sin tapujos Fedepalma
señala a los paramilitares y exige la entrega de las tierras a las comunidades y lamenta el
daño a la imagen del gremio causado por actores externos a la actividad económica que
desarrollan.

Detrás de estos proyectos productivos en palma de aceite estarían intereses


paramilitares por adueñarse de las tierras de propiedad de los Consejos
Comunitarios de esas comunidades…

En consecuencia, Fedepalma ha lamentado muchísimo lo sucedido en el Urabá


Chocoano donde actores externos a nuestra actividad han tratado de incursionar
con prácticas y manejos repudiables. En este sentido celebramos que estos hechos
estén hoy en día siendo judicializados y en vía de que la Justicia aplique las
sanciones de rigor. En todo caso, es imperioso que las autoridades competentes
hagan entrega efectiva de estos predios…9

Contrasta con su actitud respecto a Las Pavas donde Fedepalma afirma que quieren que
7
Ponencia de Álvaro Uribe en el congreso del SAC 8 -10 -2001.
8
Mondragón, H (2008) La institucionalización del despojo, Revista Etnias y política, No. 8octubre 2008,
Cecoin Bogotá pág 59
9
Comunicado de Fedepalma, Desarrollo de los cultivos de la palma de aceite en el Urabá chocoano
www.fedepalma.org
se resuelva en el derecho a favor de quien tenga la razón. Una diferencia clave en el
Chocó y el Magdalena Medio es que el Chocó no es una zona estratégica para el cultivo
de palma. No se debe entender la respuesta del gremio como un posible apoyo a los
campesinos. En el caso de Carimagua Fedepalma mandó una carta al entonces Ministro
de Agricultura, Felipe Arias. En la carta no le proponen entregar la tierra a los
campesinos sino que crean un centro de investigación en esas tierras, donde participará
Fedepalma, pues, dicen “Fedepalma es clara en reiterar que el futuro exitoso del agro en
nuestro país supone la adopción de esquemas avanzados, organizados, con alta
prelación por las economías de escala, tal como lo ilustra la experiencia de países que
hoy en día son líderes mundiales en diferentes renglones agropecuarios.” 10 Y además la
carta concluya reiterando su apoyo de nuevo al Ministro en medio de la controversia
desatada por su manejo de las tierras de Carimagua.

El grupo Daabon también se ha pronunciado sobre el caso, no menos de cinco veces.


Ellos están muy preocupados por su imagen. El grupo Daabon tiene varios productos
como aceite de palma, café orgánico etc. Todos son mercados especializado dirigidos a
consumidores conscientes. Su primer comunicado afirma expresa su preocupación.

Esperamos tener la oportunidad de aclarar los hechos en el caso y queremos que


nuestros clientes e interesados sepan que actuamos de buena fe; estamos haciendo
todo lo posible para dialogar con la comunidad. Estamos comprometidos con las
políticas de sostenibilidad y responsabilidad social corporativa de la compañía.11

En otro comunicado deja en evidencia su preocupación frente a la presión internacional


y se declara abierto al diálogo.

Daabon ha sido contactado por diferentes stakeholders de la industria, nosotros


estamos abiertos al dialogo constructivo. Cada uno de los requerimientos de
información ha sido tomado seriamente y se ha contestado con transparencia y
detalle. Se ha creado un acceso en nuestra pagina web, www.daabon.com/pavas,
para que todos los stakeholders puedan hacer un seguimiento del desarrollo del
caso. Nosotros nunca habíamos estado involucrados en ningún conflicto de tierras.
Pero esperamos que esto llegue a un final beneficioso para todas las partes
involucradas.12

Su más reciente comunicado lamenta que la comunidad y alguna ONG rechazaron su


propuesta de llevar a cabo estudios sobre el caso encargados a Pro-Forest. Señalan que
algunos miembros de la comunidad están dispuestos a trabajar como empleados en el
proyecto. Esto es altamente preocupante que gente de la comunidad en medio del
desespero puede estar pensando en ceder sus derechos sobre la tierra.

En este momento las 123 familias se encuentran desplazadas en el casco urbano del
corregimiento de buenos aires del municipio de Peñon en medio de una gran crisis

10
Carta de Fedepalma 13/02/08 al Ministro de Agricultura Felipe Arias, www.fedepalma.org
11
Comunicado de Prensa, Grupo Daabon 25-09-2009
12
Comunicado de Prensa, Grupo Daabon 19-10-2009
humanitaria, a pesar de haber hecho públicos los hechos aun no se ha solucionado su
situación.

Recomendaciones.

Que se le solicite al Gobierno nacional y especialmente al Instituto Colombiano de


Desarrollo Rural (INCODER), la celeridad y prontitud en la extinción de dominio sobre
los predios que comprenden la Hacienda las Pavas.

2. Que se le solicite al INCODER que una vez se realice la extinción de dominio se les
titule éstas tierras a favor de las 123 familias campesinas, poseedoras de mas de 12 años
del predio las Pavas.

3. Que se solicite a la Justicia Colombiana y especialmente a la Corte Constitucional, la


revisión de la tutela presentada por la asociación campesina para que le sean protegido y
garantizados el goce efectivo de sus derechos como población victima del delito de
desplazamiento.

4. Se movilice la solidaridad de la sociedad civil nacional e internacional para que


puedan retornar con plenas garantías y seguridad la comunidad campesina a la hacienda
la Pavas.

5. Se promueva ante la opinión pública una sanción ética sobre las empresas
palmicultoras que han actuado en contra de la población desplazada, y para que se
reconozca su responsabilidad política y económica por el despojo producido a las
comunidades campesinas.