Sei sulla pagina 1di 4

TEORÍA DE LOS INVARIANTES

1.-TRANSFORMACIONES DE LORENTZ
La teoría de la relatividad especial o teoría de los invariantes parte de sólo cuatro
principios fundamentales (por eso se suele decir que es una teoría “bella”):

1. El espacio y el tiempo son homogéneos, esto es, sus propiedades son iguales en
todos los puntos (en la teoría general de la relatividad se verá que esto no es cierto,
no obstante ello es debido a la presencia de masa-energía. El espacio vacío es
homogéneo también en la teoría general de la relatividad).
2. El espacio y el tiempo son isótropos, esto es, sus propiedades son iguales en todas
direcciones (en la teoría general de la relatividad se verá que esto no es cierto, no
obstante ello es debido a la presencia de masa-energía. El espacio vacío es
homogéneo también en la teoría general de la relatividad).
3. La velocidad de la luz es constante en todos los sistemas de referencia. Este es un
resultado experimental. Si no gusta, pues ajo y agua, porque la ciencia tiene que
amoldarse a los resultados experimentales.
4. Las leyes de la física tienen la misma formulación en todos los sistemas de
referencia inerciales, esto es, aquellos que se mueven uno respecto a otro con una
velocidad uniforme (los sistemas con velocidades no uniformes se tratan en la teoría
de la gravitación o teoría general de la relatividad).

Como no tenemos nada mejor que hacer, supongamos dos sistemas de referencia
a los que en un alarde de originalidad llamaremos S y S’ con origen, respectivamente, O
y O’ y que serán:

S (O, x, y, z )
S ' (O, x' , y ' , z ' ,)
Por simple vagancia y falta de neuronas, elegiremos los sistemas tal que los ejes
x de ambos coincidan y además impondremos una velocidad uniforme entre ellos que
será v.
y y’
v

x x’

z z’

Como esta situación es muy aburrida, supondremos que en el instante t0 se


produce un destello, que se expande en forma esférica. También supondremos, por el
mismo principio de pereza mental, que en ese instante los orígenes de coordenadas
coinciden (para evitar realizar traslaciones).

En un instante posterior t, el frente de onda se encontrará, según el sistema S, a


una distancia

r 2 = x 2 + y 2 + z 2 = c 2t 2 [1]
dónde r es el radio de la esfera.

Según el sistema S’, el frente de onda estará en:

r '2 = x'2 + y '2 + z ' 2 = c 2t '2 [2]


Ahora aplicaremos las relaciones de Galileo para la transformación de
coordenadas, que ya ha llovido desde que fueron establecidas:

x' = x − vt
y' = y
[3]
z' = z
t'= t
Para comprobar la validez de esta transformación deberemos comprobar que la
esfera en el sistema S’ (en movimiento) se transforma en otra esfera en el sistema S (en
reposo respecto a nosotros), ambos resultados experimentales. Entonces, sustituyendo
[2] en [3] obtenemos:

(x − vt )2 + y 2 + z 2 = c 2t 2 ⇒
[4]
x 2 + v 2 t 2 − 2 xvt + y 2 + z 2 = c 2 t 2
Pero esta ecuación que hemos obtenido como resultado no es la misma que la
ecuación [1], no es una esfera. Entonces tenemos las siguientes posibilidades:

1. El principio de constancia de la velocidad de la luz no es cierto.


2. No sirven las transformaciones de Galileo
3. Soy un chapucero haciendo cálculos.

Teniendo en cuenta que los cálculos los he copiado descaradamente de mis


apuntes de 1º que a su vez, fueron calcados del Berkeley desecharemos el punto 3. El
punto 1º es un resultado experimental, luego debemos llegar a la conclusión de que es el
punto 2 el que hay que reformar.

Debe existir alguna transformación que se reduzca a la de Galileo para


velocidades pequeñas y que transforme [2] en [1]. Se necesita que esa transformación
sea lineal en x y en t, por la condición de homogeneidad del espacio y del tiempo, de
forma que la esfera se dilate de una forma constante por unidad de tiempo. No
podremos tener x’=xa, con a≠1 ni x’=sen x. Tenemos que anular los términos cruzados –
2xvt+v2t2. Sean:

x' = b( x − vt )
[5]
t ' = b(t + fx)
luego
b ( x − vt ) + y 2 + z 2 = c 2 b 2 (t + fx ) ⇒
2 2 2

b 2 x 2 − 2b 2 vxt + b 2 v 2 t 2 + y 2 + z 2 = c 2 b 2 t 2 + 2c 2 b 2 fxt + c 2 b 2 f 2 x 2 ⇒
( ) ( ) (
b 2 1 − c 2 f 2 x 2 − 2b 2 v + fc 2 xt + y 2 + z 2 = b 2 t 2 c 2 − v 2 )
Vamos a hacer que
v + fc 2 = 0 ⇒ f = − v
c2
y sacando factor común
( ) (
c2 1− v2 c2 = c2 − v2 )
con lo que retomando nuestro desarrollo anterior
⎛ v2 ⎞ ⎛ v2 ⎞
b 2 ⎜⎜1 − c 2 4 ⎟⎟ x 2 + y 2 + z 2 = b 2 c 2 ⎜⎜1 − 2 ⎟⎟t 2 ⇒
⎝ c ⎠ ⎝ c ⎠
⎛ v2 ⎞ ⎛ v2 ⎞
b 2 ⎜⎜1 − 2 ⎟⎟ x 2 + y 2 + z 2 = b 2 ⎜⎜1 − 2 ⎟⎟t 2 c 2
⎝ c ⎠ ⎝ c ⎠
Tendremos pues, que buscar un valor para b que haga que la ecuación sea la de
una esfera, es decir:

⎛ v2 ⎞ 1
b 2 ⎜⎜1 − 2 ⎟⎟ = 1 ⇒ b = [6]
⎝ c ⎠ 1− v
2

c2
Entonces, por [5] tenemos:
x − vt
x '=
2
v
1 − 2
c
y '= y
z '= z [7]
v
t − x
t'= c 2
v 2
1 −
c 2
suele denominarse con los símbolos
v
β=
c
1
γ=
v2
1− 2
c
y se conocen como Transformaciones de Lorentz, que no es una mutación que sufriera
el tal Lorentz.
Esto no lo dicen mis apuntes, pero sí libros más avanzados: si tomamos en vez
de unidad de tiempo t en segundos, a la unidad ct (la velocidad de la luz por el tiempo)
tendremos una unidad en metros (como el espacio, misma dimensión) y que además nos
da resultados con más lógica, por ejemplo, si tomamos las transformaciones de Lorentz
[7] y en vez de t utilizamos ct el resultado es:

x − vct / c
x−
v
(ct )
x' = ⇒ c
v2 v2
1− 2 1− 2
c c
y' = y
z' = z
ct v v
− 2x ct − x
ct ' = c c c ⇒ c
2
v v2
1− 2 1− 2
c c
Que, con la definición de β y γ nos da
x' = γ ( x − β (ct ))
y' = y
z' = z
(ct )' = γ ((ct ) − βx )
bueno, ¿y?... pues que vemos que la ecuación para (ct) y para x es la misma,
intercambiando las variables, es decir, hay simetría entre el espacio y el tiempo según
las transformaciones de Lorentz y utilizando como medida del tiempo (ct).