Sei sulla pagina 1di 15

1

FACULTAD DE CIENCIAS VETERINARIAS – U.B.A.

DEPARTAMENTO DE PRODUCCIÓN ANIMAL

AREA PRODUCCIÓN BOVINOS DE CARNE

DISTRIBUCION REGIONAL DE LA GANADERIAVACUNA

Med. Vet. de la Orden, Jorge L.

(1)

Ing. Agr. Demarco, Diego G.

(2)

(1) Jefe de Trabajos Prácticos, Area Producción Bovinos de Carne, Dpto. Producción Animal, F. Ccias. Veterinarias, UBA. (2) Ayudante de Primera, Area Producción Bovinos de Carne, Dpto. Producción Animal, F. Ccias. Veterinarias, UBA.

-2008-

2

ZONAS GANADERAS

Caracteristicas Agro-ecólogicas

El clima es “el promedio de las condiciones meteorológicas (temperatura, humedad, vientos, precipitaciones) en un área determinada, en un periodo de tiempo que la OMM(organización meteorológica mundial) estima en tres décadas” (Borgognoni, Cacace, 1995).

FUENTE: Mapa de Argentina de Climas. I.G.M.

meteorológica mundial) estima en tres décadas” (Borgognoni, Cacace, 1995). FUENTE: Mapa de Argentina de Climas. I.G.M.

3

En particular, y debido a la gran extensión de nuestro país, éste presenta una variedad de características climáticas y edáficas muy importante. Se puede generalizar diciendo que: el 19% tiene clima húmedo y 81% esta sometido a distintas intensidades de aridez. Ampliando lo antedicho: un 53% ( ubicado entre las isohietas de 550- 1000 mm.) tiene clima semiárido a subhúmedo; un 3% tiene zonas de regadío y microclimas especiales, y el 44% restante tiene características de aridez ( < de 500 mm.).

A grandes rasgos, climáticamente se pude dividir al país según Temperatura y Humedad.

Si por ejemplo trazamos una línea imaginaria divisoria que pase por el paralelo de 32º Latitud Sur, (a

la altura aproximada de la cuidad de Paraná), podemos dividir al país en 2 partes, una de altas

temperaturas (), y otra de temperaturas medias (½) a bajas ().

Las lluvias disminuyen de Este a Oeste, y son principalmente primavero-estivales en el Norte.

A medida que vamos hacia el Oeste, cada vez son más irregulares en su distribución anual, siendo en

general los inviernos muy secos.

Si a la vez hacemos coincidir con la anterior línea otra que pase por el meridiano de 64º Longitud Oeste, (aproximadamente coincidente con la isohieta de 500 mm.), podemos dividir al país en dos partes, de alta (Hº) y baja humedad (hº) respectivamente, según la distribución de las precipitaciones. Superponiendo ambas, nos quedan –por combinación- cuatro regiones, tal y como es posible observar en la siguiente figura

64º Longitud Oeste (LW)

Tº y hº Tº y Hº 32º Latitud Sur (LS) tº y hº tº y
Tº y hº
Tº y Hº
32º Latitud Sur (LS)
tº y hº
tº y Hº

Principales Variables Agro-Climaticas

Balance Hídrico

En una determinada región, es el resultado de la diferencia entre la cantidad de agua que recibe como precipitación y la que es evapotranspirada hacia la atmósfera por los integrantes de la comunidad vegetal, sumada a la que percola –escurre o no es absorbida por el suelo- en una determinada zona, dejando como resultado una cifra que representa aproximadamente el agua

4

disponible en esa región.

El balance disminuye de este a oeste en nuestro país, a consecuencia principalmente de la interacción de las variables temperatura, humedad, desarrollo de la comunidad vegetal, suelos, etc.

La receptividad de los recursos forrajeros disponibles - tanto de pastizales naturales como de pasturas consociadas- disminuye en la misma dirección.

Vientos.

Resumidamente, el viento es una corriente de aire que se forma en la atmósfera por las diferencias de temperaturas y presión entre diversos puntos. En general, los vientos circulan desde las regiones de alta presión –anticiclones- hacia las de baja presión –ciclones- ( Ley de Buys Ballot). Por efecto de la rotación de la tierra se desvían a la derecha en el hemisferio norte y hacia la izquierda en el hemisferio sur ( Ley de Ferrel ), y la velocidad del viento está en razón directa con la diferencia de presión entre los cuales sopla ( Ley de Stephenson ).

El viento es parte importante del ciclo hidrológico debido a que transporta humedad originada en los mares hacia el macizo continental. El movimiento de rotación es el que ocasiona la fuerza deflexiva que es la causante que todos los cuerpos fluídos se desplacen horizontalmente sobre la corteza terrestre y sufran desviaciones a la derecha en el hemisferio norte y a la izquierda en el hemisferio sur. Tal desviación es inexistente en el ecuador y aumenta en los polos, lo cual puede apreciarse por la presencia de los vientos constantes.

Los vientos en la Argentina

Nuestro país se encuentra sometido a la acción del Anticiclón del Pacífico Sur y al del Atlántico Sur. Estos últimos llegan al país por el Noreste, generando vientos generalmente húmedos y cálidos. A su vez, se registran desprendimientos de los mencionados vientos, originando otros locales, como el Viento Norte y el Viento Zonda (en los valles andinos N-S), de características cálidas.

Por su parte, los vientos provenientes del anticiclón del Pacífico Sur, que llegan por debajo del paralelo de 40º de Latitud Sur, originan vientos locales, que al atravesar la Cordillera de los Andes desaguan su humedad, y en el lado argentino, al entrar por la Patagonia, presentan características de viento seco y fresco. Este es el llamado “viento del sudoeste”.

Otros vientos originados en el Anticiclón citado son los del Sudeste. Son vientos húmedos, que atravesando el Océano Atlántico, arremeten contra la costa litoral de nuestro país, ocasionando inestabilidad atmosférica, frecuentes precipitaciones, además del retraso en el desagüe natural de los ríos (por ej. Río de la Plata), que trae aparejado inundaciones en las costas litoraleñas.

Interacción entre los factores climáticos

De la interacción de los factores expuestos en este breve resumen, se puede decir que no existen en nuestro país climas típicamente Tropicales Áridos, pues en todo el país ocurren heladas en todos o casi todos los años, no existiendo alguna región con P.L.H. (periodo libre de heladas) igual a 365 días. Aunque en los últimos años, y probablemente a consecuencia del cambio climático a nivel global, se observa que los períodos de heladas son más cortos y con menos heladas, y éstas a su vez son de menor intensidad.

Tampoco existen desiertos absolutos, porque alguna precipitación se registra. Entre las principales causas originarias de la aridez, se han mencionado a la Cordillera de los Andes, que actúa a modo de barrera para los vientos del Pacífico y también la existencia de pocas masas de aire provenientes del Atlántico.

5

Por todo lo anterior, destacamos que la actividad ganadera en nuestro país se ubica en el subsector de altas y bajas temperaturas (Tº y tº), y alta humedad (). En el sector típicamente de altas temperaturas y humedad (Tº y Hº), el crecimiento del forraje –y su curva de producción de materia seca- es principalmente primavero-estival con un gran volumen de producción y desarrollo favorecido por las altas temperaturas estivales, configurando un período de aprovechamiento relativamente limitado por la rápida disminución de la calidad y de la digestibilidad, por la rápida acumulación de celulosa y fibra en sus tejidos. La zona de especialización en la producción ganadera, si bien está radicada en la zona más húmeda (), por no tener limitación de disponibilidad de agua, principalmente dentro de ésta se localiza en la zona de temperaturas medias () del gráfico presentado al comienzo del presente texto.

Dentro del 80% sujeto a diversas forma e intensidades de aridez presente en nuestro país y comentadas al inicio del presente texto, por ejemplo en los climas subhúmedos secos, la periodicidad de la sequía obliga a efectuar una serie de prácticas agropecuarias para poder trabajarlos de manera correcta. Entre ellas figuran: barbechos, reservas de forraje (henos, ensilados, etc), rotación de cultivos, sistemas de pastoreo distintos a los de clima más húmedos, etc.

Suelos

En la producción agropecuaria en general, y en particular la ganadera, los suelos juegan un papel fundamental. Así por ejemplo, en la Cuenca del Salado, la presencia de arcilla origina suelos pesados. A ésto se suma la presencia de sodio como factor defloculante –o sea que impide la natural agregación de las partículas o fracciones que lo constituyen- y la humedad por la cercanía de napas freáticas a la superficie, constituyendo suelos hidró-halomórficos, de-estructurados e impermeables. También en la región semiárida, la presencia de suelos arenosos, o los problemas de drenaje en el noreste argentino (NEA), constituyen serias limitaciones a la producción ganadera.

Al respecto, surge importante considerar la combinación de los factores climáticos sumados a los distintos tipos de suelos, porque influirán en la determinación de la receptividad forrajera de los recursos naturales e implantados disponibles en las distintas regiones.

Calidad del agua de bebida

Se deja para el final de estas breves nociones sobre algunas de los principales condiciones agroecológicas que caracterizan la delimitación de las regiones ganaderas, el tema referido al agua de bebida. En general, y basándose en la información disponible o en la opinión de expertos, se tienen en su mayoría datos aproximados y a veces limitados en relación con la provisión, calidad y profundidad de las napas de agua. Además, se suma en nuestro país el inconveniente de que existen grandes áreas muy poco explotadas, pues para ser trabajadas se requiere la provisión de agua que se consigue con tecnologías muy costosas.

Esencialmente las limitantes principales en el agua para bebida pueden ser:

1. Insuficiente cantidad

2. Alto contenido de sales, lo cual implica que sea poco apta para el consumo bovino. Se entiende por Contenido de sales totales (ST) o salinidad total o RS, a la suma de las concentraciones de todos los sólidos disueltos en el agua. Se puede expresar en “gramos de sales por litro de agua (g ST/L). En general, la salinidad es el principal factor que determina si una fuente de agua es apropiada para el ganado. La mayoría de las sales disueltas en el agua son compuestos inorgánicos, como sulfatos (SO4=), cloruros (Cl-), carbonatos (CO 3 =), bicarbonatos (HCO3 -) de Ca, Mg y Na. Ocasionalmente, pueden estar presentes en exceso pudiendo causar efectos osmóticos dañinos, resultando en pobre performance, enfermedad o aún la muerte de los animales expuestos a ellos. Dentro de las sales contenidas en el agua, los SO4= son más perjudiciales que los Cl- y las sales inorgánicas más perjudiciales que las orgánicas. En general, se toma como valor límite superior 7 g

6

ST/L de agua. Por encima de estos valores, la restricción de agua es seria y se hace desaconsejable su uso. El agua que contiene menos de 1 g ST/L, no debería presentar problemas para el ganado, pero puede requerir suplementación con mezclas minerales. Aquellas que poseen entre 2 y 4 g ST/L se las suele considerar aguas de buena calidad. Los animales en confinamiento, resultan más sensibles a concentraciones elevadas de sales totales. Concentraciones superiores a 4 g ST/L pueden presentar algunos problemas de restricción voluntaria en el consumo, pero los animales se acostumbran, aún cuando la producción pueda verse disminuida de alguna manera. Entre 5-7 g ST/L pueden ser usadas en bovinos para carne y ovinos, pero son desaconsejables para hembras preñadas, o lactando, terneros

e invernada. Valores de 7-10 g ST/L son nocivos para los rumiantes. En general, los animales adultos

son más resistentes al exceso de sal que los jóvenes, las razas de carne más que las de leche, el ganado

ovino más tolerante que el bovino, y dentro de éstos las razas índicas son las de mayor resistencia. (Cseh, 2003).

razas índicas son las de mayor resistencia. (Cseh, 2003). Deficiente : por su bajo contenido salino

Deficiente: por su bajo contenido salino estas aguas no contribuyen con minerales a la dieta animal, presentando éstos síntomas de pica y/o hambre de sal. El problema se soluciona administrando permanentemente una provisión dietética mineral completa, ad libitum Muy buena: este agua contiene sales en cantidad adecuada para cubrir las necesidades minerales que las pasturas no brindan. La producción se favorece con este tipo de agua. Buena: Su contenido salino supera las necesidades del animal, pero sin acarrearle problemas, pues elimina eficientemente el sobrante. Aceptable: Puede causar diarreas a animales no acostumbrados a la misma y disminución en la producción. Mala: podrá emplearse en animales acostumbrados, con suma precaución y en ciertas épocas y pasturas. Disminuye marcadamente la producción y puede producir mortandades. Condicionada: Deberá emplearse por poco tiempo, cuando no se encuentra otra fuente de agua y con grandes precauciones. Produce diarreas intensas y mortandades. No hay producción. Otros iones ( Nitratos y nitritos = 200 mg/L, F = 1,5 mg/L ppm , As =.0,05 mg/L para consumo humano y 0,2 ppm para consumo animal., entre otros iones), tienen límites máximos por su toxicidad

o por problemas que pueden ocasionar, por lo que cualquiera sea la cantidad de sales totales que tenga un agua, si estos iones superan esos límites, por sí solos descalifican un agua. Ottros metales::

La presencia de hierro (Fe), Manganeso (Mn), plomo (Pb) y otros es muy poco frecuente, a no ser que los pozos se encuentren en proximidad de yacimientos minerales de donde pueden recibir contaminación. (Bavera y Bocco, 1987; Bavera, 2000; Sager. 2000).

Existen 3 situaciones en el país:

Agua suficiente: región pampeana y noreste

Agua con salinidad alta: zonas de las provincias de Córdoba, San Luis, La Pampa, Buenos Aires, Río Negro, La Rioja, Chaco, Santiago del Estero, Entre Ríos.

Agua insuficiente en cantidad: la zona oeste del país desde el noroeste hasta la patagonia.

7

Se observa que coincide la mayor densidad ganadera con la zona de mayor humedad atmosférica y teniendo en cuenta el mapa de agua de bebida, la mayor presencia bovina se combina con las zonas donde hay agua en cantidad y calidad suficiente

La conjunción de todos estos factores, TEMPERATURA, HUMEDAD, SUELOS, PRODUCCION FORRAJERA, CALIDAD DE AGUAS, sumados a otros como INFRAESTRUCTURA, VÍAS DE ACCESO, COMUNICACIONES, APOTRERAMIENTO, ENERGÍA ELÉCTRICA, ETC. , determina la distribución ganadera y su densidad.

PRINCIPALES CAMBIOS OCURRIDOS EN LOS SISTEMAS AGRO-GANADEROS

En los últimos años, en la Argentina hubo un gran cambio en la distribución de las actividades agrícolo-ganaderas, con un gran aumento del sector agrícola en detrimento del sector ganadero.

Es importante considerar los principales factores que han actuado sobre este fenómeno.

1) Desplazamiento hacia el oeste, por el aumento de las precipitaciones, de la isohieta de 600 mm, siendo remplazada por la de 800 mm. Los incrementos se dan en los meses más cálidos O –N- D y E – F y M, con un 50% más de humedad.

2) En promedio en las principlaes áreas de producción agropecuaria, se registra una reducción de la Tº máxima de verano, en aproximadamente 2º C y un aumento de la Tº mínima, todo el año, en 1,5 ºC. Además, se registran períodos de heladas de menor duración, y éstas a su vez, de menor intensidad.

A raiz de ello, es posible observar en dicha región – y a modo de ejemplo- un aumento en los

rendimientos de los cultivos: Soja 35%, Maiz 18%, Girasol 12% y Trigo 13%. Este último, en la región más húmeda, manifiesta una disminución del 6%.en el rinde por causas similares. Este valor se

ha estimado considerando la disminución originada en los factores principalmente climáticos, pero si

se descontara de él la participación de los avances en la tecnología del manejo del cultivo, la merma del valor de producción sería mayor aún.

3) Aumento de la demanda mundial, y en consecuencia de los precios internacionales, de los cultivos

oleaginosos (soja principalmente) y de los cultivos de cereales. Ello trajo aparejado, en la Argentina,

un proceso de desplazamiento de la actividad ganadera, principalmente de la actividad de Cría, hacia zonas de aptitud productiva marginal, como consencuencia del aumento de la siembra de soja, proceso conocido vulgarmente como “sojización” de la pampa húmeda.

4) La búsqueda de combustibles alternativos, impulsada por el aumento desmesurado del precio del petróleo, ha promovido el desarrollo de la tecnología del aprovechamiento de los biocombustibles como el etanol y el biodiesel, entre otros. Tal es así, que en la Argentina, la Cámara de Diputados de la Nación aprobó en el año 2006 la ley de producción de bioetanol que, en nuestro país, tiene como principal sustrato a la Caña de Azucar y el Maíz.

5) El desarrollo de la biotecnología que permitió la disponibilidad de semillas de soja resistentes a herbicidas basados en principios activos como el glifosato – conocidas con el nombre de soja RR-, el maíz tolerante al barrenador del tallo (Maíz Bt) entre otras innovaciones, han permitido el incremento de los rindes en las zonas tradicionalmente agrícolas, alargando la rotación agrícolo- gandera, e inclusive, en algunos casos, llegando a eliminar a ésta última de dicha rotación. Otra consecuencia que produjo la incorporación de estas innovaciones agrícolas fue la agriculturización de zonas clásicas de invernada, e inclusive zonas de cría que antes eran casi exclusivamente ganaderas. Esto profundizó el desplazamiento de la ganadería, la que no podía competir con los márgenes brutos de la agricultura, aún con bajos rindes, especialmente de los cultivos oleaginosos (soja). Particularmente, este hecho se constituye en un arma de doble filo por el perjuicio a mediano y largo plazo en la estabilidad de los suelos y del sistema agroecólogico en general.

8

Todas las razones enumeradas precedentemente han hecho que la ganadería, específicamente la de zonas de cría (primer eslabón en la cadena de producción de carne), haya sido desplazada hacia zonas más marginales, hacia el oeste y el norte de la llanura pampeana.

Con respecto a la Invernada, lo ocurrido básicamente fue una intensificación de la misma con aumentos en la ganancia diaria de peso de los animales sometidos a este proceso, y disminución de la superficie afectada a esta actividad. Esto se basó en la utilización, en mayor o menor grado, de la suplementación con granos, principalmente, grano de maíz. Otro hecho que ocurrio, fue el aumento de la productividad de las pasturas, lo que permitió un incremento sustancial en la carga animal. Esta mayor intensificación del proceso de invernada permitió a los establecimientos dedicados a esta actividad (exclusiva o mixtos), “liberar” potreros utilizados tradicionalmente para la siembra de pasturas, hacia la agricultura. Las siembras de soja de primera, o maíz, e inclusive la siembra de trigo más soja de segunda, se tornaron más frecuentes en estas zonas. También se debe considerar el aumento paulatino, pero estable, de los llamados “Engordes a Corral o Feedlots”.

ACTIVIDADES GANADERAS

Aunque el ganado vacuno se encuentra distribuído en todo el país, existen zonas claramente diferenciadas en lo referido a densidad ganadera y a características agroecológicas para la producción de carne. Esto permite considerar en el país cinco grandes regiones ganaderas: Región Pampeana, Región Noreste Argentino (NEA), Región Noroeste Argentino (NOA), Región Semiárida y Patagonia. (Rearte, 2003).

Si bien no ha existido una disminución del stock nacional a causa del crecimiento de la agricultura, sí han ocurrido cambios en la distribución zonal de la ganadería.

La Región pampeana sigue albergando al 60% de los vacunos del país, contra un 62% que contenía en el registro anterior (1994). El NEA contiene al 22% del stock nacional, prácticamente similar al reportado en 1994. Lo mismo ocurre en el NOA, donde se mantiene la proporción del 7,2% y en la Patagonia con un porcentaje inferior al 2%. La Región Semiárida muestra cierto crecimiento en la participación, ya que en la actualidad contiene el 8,2% del stock nacional comparado con el 6,5% que tuvo en 1994. Como vemos, el único cambio que se puede mencionar es una mínima reducción de la participación de la Región Pampeana a favor de una mayor participación de la Región Semiárida. (Rearte, 2003), en la cual se da porcentualmente el mayor crecimiento, seguida por los cambios operados en el NEA, segunda zona ganadera del país. Estos cambios se relacionan con el avance diferencial que ha tenido la agricultura en las principales provincias agrícolas del país, siendo menos masivo en Buenos Aires, la principal provincia ganadera. Distinta resulta la situación en las Regiones Extrapampeanas. Tomando las provincias del Chaco y de Santiago del Estero por ejemplo, vemos que el aumento de la superficie sembrada con cultivos de verano supera el millón de hectáreas, equivalente al incremento de la superficie para soja. En ambas provincias, el desplazamiento se dio principalmente sobre el cultivo de algodón y parte sobre la superficie ganadera.

Más allá de que no haya grandes cambios en la distribución de hacienda total, conviene analizar ciertos índices que indican del tipo de actividad ganadera que se realiza y su productividad.

La actividad cría es predominante en las Regiones Extrapampeanas. En general se percibe una mejora en los índices productivos de esta actividad, dado que se mejoró en 3 unidades porcentuales la relación ternero/vaca a nivel nacional en los últimos siete años (periódo 1996 –2003). Este aumento se explicaría por el incremento de dicho parámetro en las dos principales zonas ganaderas del país, entiéndase la Región Pampeana y el NEA. Una desmejora de la situación se registra en el NOA y en la

9

Región Semiárida. Sin embargo, ésta es cuantitativamente inferior a la mejoría de este índice en las Regiones antes mencionadas.

La actividad de Invernada se concentra en la Región Pampeana, si bien es de suma importancia el aporte de terneros que realiza la cría de esta zona. El índice Novillo/Vaca tiende a aumentar en el NEA y en la Región Semiárida, lo que sería explicado por una tendencia a incrementarse la recría y engorde de la propia producción en dichas zonas. Esto se corrobora con una disminución del mismo índice en la Región Pampeana, lo que significaría que habría una menor cantidad de terneros producidos en el NEA y en la Región Semiárida que se engordan en la Región Pampeana. (Rearte,

2003).

de terneros producidos en el NEA y en la Región Semiárida que se engordan en la

10

Regiones Ganaderas – Descripción

Región Pampeana

10 Regiones Ganaderas – Descripción Región Pampeana Superficie: 560.000 km2 (15%) Población: 21.489.000 hab. (59%)

Superficie: 560.000 km2

(15%)

Población: 21.489.000 hab.

(59%)

Stock vacuno:

31.492.000 cabezas (57%) Productividad: Cría 80- 150 kg/ha/año; Invernada 200-500 kg/ha/año Tasa de destete: 70%

La Región pampeana incluye las provincias de Buenos Aires, sur de Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos y noreste de La Pampa. La pampa argentina es una de las áreas agropecuarias más ricas del planeta. Es un área principalmente plana de un suelo profundo con alto contenido de materia orgánica y naturalmente cubierto de pastizales. El clima es templado húmedo con temperaturas que promedian los 15ºC en el sur y 18ºC en el norte. Las temperaturas máximas absolutas rara vez llegan a los 38º, mientras que las mínimas absolutas están cerca de los –10ºC. Las precipitaciones decrecen de 1.100 mm en el noreste a 600 mm en el suroeste, con promedios mensuales de 50-90 mm en primavera y verano y 20-30 mm en invierno. La producción de forraje es variable, en un rango de 8 a 12 toneladas de MS/ha/año en los mejores sueldos y de 2 a 7 toneladas en los suelos más pobres dependiendo de las lluvias y la fertilidad del suelo. La producción de carne en esta Región incluye dos actividades que se localizan en distintas zonas según la fertilidad de los suelos y la calidad de los pastos producidos. En suelos más pobres no cultivables, con limitaciones de drenaje (Cuenca del Salado), el sistema de cría para la producción de terneros es la actividad predominantes, mientras que en las zonas de mejores suelos con mayor potencial de producción de forraje de calidad, la recría y engorde de los animales constituye la principal actividad ganadera. La aptitud agrícola de estas zonas ha hecho que la ganadería comparta suelo con la agricultura, en rotaciones que le aseguran sustentabilidad a los sistemas productivos. La Cuenca del Salado, principal zona ganadera de la Región, cuenta con una extensión de 95.000 km2 de excelentes pastizales naturales. Esta zona incluye pequeñas proporciones de tierra cultivable, de hasta 10-15% del área total la cual puede ser sembrada con pasturas cultivadas o cultivos de cereales. En la región pampeana las principales razas son las británicas y sus cruzas, con una predominancia de Aberdeen Angus, seguida por Hereford y en menor escala Shorton. Existe una menor proporción de razas continentales como Limusin, Fleckvieh y Charolais pero que no superan el 5% del stock nacional.

y Ch arolais pero que no superan el 5% del stock nacional. Región del NEA Superficie:

Región del NEA

Superficie: 309.000 km2

(8%)

Población: 4.663.000 hab.

(13%)

Stock vacuno:

13.781.000 cabezas (25%) Productividad: desde 3-5 kg/ha/año en el oeste del Chaco a 30-50 kg/ha/año en Corrientes.

11

Tasa de destete: 53%

El Nordeste Argentino (NEA), segunda región ganadera del país, abarca las provincias de Corrientes y Misiones, este de Formosa y Chaco, y norte de Entre Ríos y Santa Fe. El NEA se divide en dos sub- regiones separadas por el Río Paraná, siendo la región Este carente de fósforo y sodio. Al Oeste del Río Paraná, las lluvias decrecen hacia el Oeste convirtiéndose la falta de agua en una severa limitante a la producción. El clima es sub-tropical húmedo y las lluvias varían entre 500 mm al oeste de Chaco y Formosa, hasta 2.000 mm en Misiones. La producción de MS de los pastizales van desde 1.000 kg MS/ha o menos en el oeste de Chaco-Formosa, hasta 10.000 kg MS/ha en algunas regiones de Corrientes o Misiones. La producción forrajera se concentra en primavera-verano, disminuye en otoño y el invierno es de casi nula producción. La actividad ganadera predominante es la cría ó cría-recría, no obstante en los últimos años aumentó el número de productores que engordan novillos, diminuyendo la cantidad de terneros que son llevados a la región pampeana para su terminación. En las provincias de Corrientes y Entre Ríos es común la cría mixta de vacunos-ovinos. En la región subtropical predominan las razas compuestas con razas índicas como el Bradford, Brangus y en menor escala Santa Gertrudis. En el sur de Corrientes predomina el Hereford adaptado al subtrópico y en el norte del país ha comenzado a difundirse en los últimos años el búfalo de agua.

Región del NOA

en los últimos años el búfalo de agua. Región del NOA Superficie: 603.000 km2 (16%) Población:

Superficie: 603.000 km2

(16%)

Población: 5.303.000 hab. (15%) Stock vacuno: 4.351.000 cabezas (8%) Productividad: 5-15 kg/ha/año. Tasa de destete: 57%

El NOA comprende las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, Santiago del Estero y norte de Córdoba. Abarca una gran diversidad de ambientes, desde el cordillerano al oeste hasta la llanura chaqueña en el centre y este. El clima es subtropical seco y variable según región, desde árido con 200 mm de lluvias al año en el sector sudoccidental hasta subhúmedo al este con precipitaciones que llegan a los 700 mm al año. Los veranos son muy calurosos y los inviernos moderados. Las precipitaciones se concentran en verano- otoño, generando una prolongada época seca en invierno y primavera. Los suelos son poco profundos, deficientes en materia orgánica y nitrógeno, de reacción neutra a alcalina. La vegetación dominante es el bosque chaqueño, alternando con pastizales abiertos y áreas arbustivas. Estas características climáticas y forrajeras determinan que la actividad ganadera predominante sea la cría. La actividad de invernada se limita a las zonas con mayores precipitaciones o con posibilidades de riego. La incorporación de especies cultivadas como el Buffel grass (Cenchrus ciliaris) en las zonas áridas y Gatton panic (Panicum maximum cg Gatton) en la región subhúmeda permitió duplicar o triplicar la carga y la productividad por ha. En la región predominan las razas compuestas Brangus, Bradford, criollos y las cruzas de esta con razas británicas.

12

Región Semiárida

12 Región Semiárida Superficie: 519.000 km2 (14%) Población: 3.067.000 hab. (8%) Stock vacuno: 4.434.000 cabezas

Superficie: 519.000 km2

(14%)

Población: 3.067.000 hab.

(8%)

Stock vacuno: 4.434.000 cabezas (8%) Productividad: desde 5- 15 kg/ha/año en el NO árido a 30-40 kg/ha/año en el este. Tasa de destete: 58%

La Región Semiárida abarca las provincias de La Rioja, San Juan, Mendoza, San Luis y centro-oeste de

La Pampa. El clima es templado seco con veranos calurosos e inviernos fríos y rigurosos hacia el oeste junto a la cordillera. Las precipitaciones decrecen de 600 mm en el este a menos de 100 mm en el noroeste. La vegetación predominante es la del pastizal natural alternando con montes de caldén (Prosopis caldenia), quebracho blanco (Aspidosperma quebracho blanco), algarrobo (Prosopis flexuosa) y tala (Celtis spinosa). Las razas predominantes son las británicas, especialmente Aberdeen Angus y sus cruzas con ganado criollo. La actividad predominante en la región es la cría, sin embargo es en esta región donde se localizan los dos emprendimientos de engorde a corral más importantes del país.

Región Patagónica

Superficie: 1.753.000 km2

(47%)

Población: 1.738.000 hab. (5%) Stock vacuno: 1.486.000 cabezas (3%) Productividad: 30-50 kg/ha/año en el Valle del Rio Negro y 60-80 kg/ha/año en precordillera. Tasa de destete: 63%

y 60-80 kg/ha/año en precordillera. Tasa de destete: 63% La región patagónica abarca la zona más

La región patagónica abarca la zona más desértica del país e incluye las provincias de Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego. El clima es desértico frío con veranos templados e inviernos fríos y rigurosos. La actividad ganadera se concentra en el valle inferior del Río Negro y en la zonas precordilleranas húmedas. La Región es reconocida por la OIE como zona libre de aftosa sin vacunación, por lo tanto solo el ingreso de carne sin hueso es permitida de otras partes del país. Esto hace que la actividad ganadera adquiera gran importancia económica en la región ya que ésta en gran medida debe autoabastecerse siendo los precios de la carne recibido por el productor superior al que reciben en el resto del país. La cría es la actividad predominante en el valle del Río Negro, mientras que en la zona precordillerana se practica el ciclo completo incluso con terminación a corral en base a granos traídos de la región pampeana. La hacienda es de alta calidad predominando las razas británicas, Aberdeen Angus en la zona de cría del valle inferior del Río Negro y Hereford en la precordillera.

Rearte, 2007.

13

Regiones y Zonas Ganaderas La clasificación de las Regiones Ganaderas precedentes es la utilizada en forma actual para contemplar todos los cambios ocurridos, ya explicitados. Igualmente, aún figuran en publicaciones de divulgación así como en literatura anterior, una clasificación zonal más detallada. Incluso, algunos grupos de trabajo, como los Grupos CREA (Consorcios Regionales de Experimentación Agropecuaria), llevan el nombre de la zona a la cual pertenecen. Así, las distintas Zonas Ganaderas se encuentran dentro de las 5 Regiones Ganaderas del país. Incorporamos a continuación un listado en el cual se puede apreciar la parcial superposición de “clasificaciones”, con los nombres de las regiones y las zonas, y la actividad ganadera preponderante.

REGIONES

Pampeana

ACTIVIDAD

PREDOMINANTE

ZONAS

I. Zona Ganadera Cría

Cuenca del Salado (Bs. As.)

II. Zona Agrícola

Invernada

Maicera (N de Bs.As. y S de Sta Fe)

III. Zona Mixta

Invernada

Oeste (Oeste de Bs.As, NE de La Pampa)

Ciclo Completo

Sudoeste de Bs. As

Ciclo Completo

Mar y Sierras (Sudeste de Bs.As)

Ciclo Completo

Centro- sur de Córdoba

Ciclo Completo

Litoral Sur (E.Ríos)

NEA

Cría

Litoral Norte o Subtropical

Semiárida

Cría

Semiárida (San Luis, centro y oeste de La Pampa, sur de Bs. As.)

NOA

Cría

Patagónica

Cría

CONSIDERACIONES FINALES

Si bien la actividad ganadera del país mantiene su potencial productivo, contando incluso con un mayor número de vientres que en la década pasada, enfrenta un nuevo desafío que es el de aumentar su producción en las regiones extrapampeanas sobre una superficie que se ve reducida. El aumento de la productividad de las pasturas y pastizales naturales, la intensificación de los sistemas de producción, tanto de cría como de invernada, y la expansión de la frontera ganadera con la incorporación de sistemas silvopastoriles, son algunas de las alternativas que se presentan para lograr el incremento de la receptividad ganadera que dichas regiones necesitan. Finalmente, si bien aparenta existir una tendencia a un aumento de la Tasa de Extracción en la ganadería argentina, ésta está lejos de ser la que el país necesita para lograr el aumento de producción de carne que le permita recuperar el lugar que alguna vez ocupara en el mercado internacional. La intensificación de los sistemas de recría y engorde pueden ser la alternativa para aumentar la producción de carne por hectárea, pero el aumento de la producción nacional solo será factible si con el mismo stock de vientres se logra una mayor cantidad de terneros. Esto hace que deban mejorarse los parámetros reproductivos y productivos de la cría. Bajas tasas de preñez y de destete, altos índices de mortalidad, etc. son los principales responsables de que la tasa de extracción no sea la

14

deseada. Por lo tanto, sobre dichos parámetros habrá que trabajar para resolver el problema e iniciar el despegue que el sector ganadero necesita.

Bibliografia

Bavera, G. A

2001. Clasificación de las aguas para bebida de bovinos. Manual de aguas y aguadas

para el ganado, 2ª ed., Río Cuarto,:99.101. www.produccion-animal.com.ar. Febrero 2008.

Borgognoni, M.; Cacace, G. 1995. Geografía General. Ed. Stella.

Cseh, B. 2003. El agua y su importancia para los bóvidos. Lab. Bioquímica clínica y enfermedades metabólicas, Dpto. Producción animal INTA Balcarce. www.produccion-animal.com.ar. Febrero 2008

2008.

Rearte, D. 2003. Distribución regional de la ganadería Argentina. Congreso Nacional de Cría, AACREA.

Rearte, D. 2007. La Producción de carne en Argentina. INTA. http://www.inta.gov.ar/balcarce/carnes/prodcarne.htm. Febrero 2008

Sager, R., 2000. Agua para bebida de bovinos. INTA E.E.A San Luis. Reedición de la Serie Técnica Nº 126. www.produccion-animal.com.ar. Febrero 2008.

Snaider, P. 2004. Régimen de los Vientos en la República Argentina. Distribución geográfica y condiciones estacionales de los vientos según su dirección, frecuencia y velocidad. Comunicaciones Ci entíficas y Tecnológicas. Instituto de Geografía - Facultad de Humanidades – UNNE. Resistencia, Chaco – Argentina.

15

REGIONES GANADERAS

NOA NEA PAMPEANA Rearte, D. 2007.
NOA
NEA
PAMPEANA
Rearte, D. 2007.

SEMIÁRIDA

PATAGONICA