Sei sulla pagina 1di 4

El ejercicio de los dones espirituales, se desarrollan en un ambiente de discipulado, pues es allí y no en el ejercicio individual donde se viven y practican los dones del Espíritu.

El discipulado cristiano, entonces nos lleva a considerarnos como siervos de los demás por amor de Jesús. Para que con los carismas que El Señor ha puesto en nuestras vidas guiemos a otros a través del caminar de la fe por la vida.

Pero el ser guías en ningún momento lo hacemos por ser superiores a ninguno, sino a caso solo por ser hermanos mayo- res, quienes en gratitud al Señor y por amor a los más pequeños, estamos bus- cando que ellos y nosotros crezcamos en la fe que nos es mutua.

Para de esta forma buscar el perfeccionamiento de los Santos.

Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, Y dio dones a los hombres.

El Señor nos dio los dones, ahora nos toca a nosotros, con la ayuda del Espíritu discernir cuales son los que poseemos, y desarrollarlos para que sirvan para el propósito por los que Dios nos los dio.

que sirvan para el propósito por los que Dios nos los dio. Iglesia Nacional Presbiteriana de
que sirvan para el propósito por los que Dios nos los dio. Iglesia Nacional Presbiteriana de

Iglesia Nacional Presbiteriana de México

El Divino Salvador

Francisco Limón

limon0606@hotmail.com

http://franciscolimon.blogspot.com

Hablemos de la Fe

Transmitimos Martes y Jueves 9 de la noche http://www.livestream.com/limonc

y Jueves 9 de la noche http://www.livestream.com/limonc 8 C ONOCE TUS DONES E SPIRITUALES 1 I

8

CONOCE TUS DONES ESPIRITUALES 1

I
I

1 Seguid el amor; y procurad los dones espirituales, pero sobre todo que pro- feticéis. 2 Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios. 3 Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación. 4 El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica; pero el que profetiza, edifica a la iglesia. 5 Así que, quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas, pero más que profetizaseis; porque mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas, a no ser que las interprete para que la iglesia reciba edificación.

1 Corintios 14:1-5

A l hablar de los dones espirituales es frecuente que nos empiecen a surgir dudas al respecto de ¿Cuál don es el que yo tengo? O incluso pensar que eso de los dones es solo para los supra-espirituales.

Pero antes de seguir debemos dejar clara la enseñanza de la Biblia en el sentido de que los dones espirituales forman parte del creyente desde el momento en que hemos recibido la salvación en Jesucristo.

Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. Por lo cual dice:

Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, Y dio dones a los hombres.

Efesios 4:7-8

CONOCE TUS DONES ESPIRITUALES 1

Hay quienes piensan que los dones Espirituales son algo totalmente ex- traordinarios. En ese sentido tienen razón pues los dones espirituales no los tienen todos los seres humanos, pero también debemos decir que para los creyentes en Cristo, los dones espirituales les son comunes. Porque al estar en Espíritu en cada creyente, este les capacita para ejercerlos. Se puede decir que no hay creyentes sin dones del Espíritu, pero si hay cre- yentes que ignoran los dones que Dios les ha dado y por ello no los utili- zan. También es frecuente que cuando se habla de dones espirituales solo nos enfoquemos en aquellos que más llaman la atención y no pongamos atención a los demás.

HAY DIVERSIDAD DE DONES, PERO EL ESPÍRITU ES EL MISMO

1Corintios 12:4

.

El Espíritu de Dios actuando por la multi- forme gracia de Dios, ha dado una gran cantidad de dones a los creyentes, para que estos los usen para la edificación per- sonal y para la edificación de la Iglesia. A fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuer- po de Cristo, Efesios 4:12

También los dones en los creyentes tienen como propósito manifestar la gracia de Dios en ellos. …según la gracia que nos es dada, Rom 12:6 De modo que sirva de tes- timonio a los creyentes, y como medio de evangelización para los no conversos.

Dones Espirituales

Hablar en lenguas

Hechos 10:46

Interpretar lenguas

1 Co. 12:10,30

Profecía

Ro. 12:6

Servir

Ro. 12:7

Enseñar

Ro. 12:7

Apóstol

1 Co. 12.287-29

Contribuir a otros

Ro. 12:8

Liderazgo

Ro. 12.8

Misericordia

Ro. 12:8

Animar a otros

Ro. 12:8

Ser soltero

1Co. 7:7-8

Sabiduría

1 Co. 12:8

Conocimiento

1 Co. 12:8

Fe

1 Co. 12:9

Sanidad

1 Co. 12:9, 28, 30

Milagros

1 Co. 12:10,28,29

Ayudar a otros

1 Co. 12:28

Administrar

1 Co. 12:28

Evangelizar

Ef. 4:11

Pastor

Ef. 4:11

Hablar en público

1 P. 4:11

Artes

Ex. 31:1-5

Distinguir Espíritus

1 Co. 12:10

Con todo esto no hay que pasar por alto que si bien algunos de los dones son más llamativos, todos y cada uno de ellos vienen de un mismo Espíri- tu y en ese sentido son iguales. Porque tienen una misma fuente y propó- sitos semejantes. Como lo enseña 1 Co. 12: 4-31

2

CONOCE TUS DONES ESPIRITUALES 1

En esto es donde habremos de cambiar nues- tro esquema de comprensión al respecto a quienes consideramos como pastores. Pues somos nosotros mismos los que hemos sido llamados a ejercer la pastoral de la iglesia. Ca- da vez que se reciben nuevos miembros, noso- tros les decimos que estamos dispuestos, no solo a recibirlos como parte de una iglesia lo- cal. Sino en particular para cuidar pastoralmen- te de ellos.

Cada creyente debe convertirse en guarda de su hermano. Cuidar de ellos implicará:

1. Proveer un ambiente de paz y bendición

2. Animarle a que prospere en la fe

3. Proveer recursos para que se desarrolle en el servicio a Dios y a su comunidad.

Corregir

4. sus

conductas

cuando

fuere

necesario

5. Enseñarles el evangelio de Jesucristo.

Esto nos lleva al entorno específico de otro mi-

nisterio. Que tiene que ver con la educación.

Allí es donde la pedagogía de Jesús sin duda

tiene que enseñarnos mucho a todos, pues si

bien estamos acostumbrados al aula, como es- pacio educativo la Biblia y Jesús en particular nos llevan a la vida misma como el espacio edu- cativo y también el enfoque cambia pues se educa para la vida. Es importante señalar estas

diferencias pues es frecuente que nosotros mismos influidos por nuestras cultura pense- mos en educación más como contenidos y au- las. Y no como una formación en y para la vida, podríamos tratar de resumir la experiencia educativa de Jesús en una sola palabra. Disci- pulado.

Todos los dones vienen de Dios. Pablo llama a los dones jarísmata. En el Nuevo

Todos los dones vienen de Dios. Pablo llama a los dones jarísmata. En el Nuevo Testa- mento, járisma es algo que Dios le da a una persona que no habría podido adquirir por sí misma.

a una persona que no habría podido adquirir por sí misma. MAESTROS (ENSEÑANZA): ( διδασκαλος =

MAESTROS

(ENSEÑANZA):

(διδασκαλος = didáskalos)

Es la capacidad especial que Dios da a ciertos miembros del Cuerpo de Cristo para comunicar información, de tal manera que otros apren- dan.

Algunos enseñan por medio de la predicación, otros por la música y otros con dra- mas. La enseñanza implica una ocupación regular y tiempo dedicado al estudio y a la preparación. Ser maestro es una gran responsabilidad (Sant.3:1). Algunos ejemplos:

Hch.13:1;15:35; 18:26; Col.3:15; 2Tim.2:2. La Biblia nos enseña también que hay “falsos maestros” (Mateo 15:14; 2 Pedro 2:1-3)

CONOCE TUS DONES ESPIRITUALES 1

7

Y ÉL MISMO CONSTITUYÓ A UNOS, APÓSTOLES; A OTROS, PRO- FETAS; A OTROS, EVANGELISTAS; A OTROS, PASTORES Y MAES-

TROS,

Efesios 4:11

Romanos 12:6 La iglesia contemporánea ha presentado los dones de Pastores y Maes- tros, como si se tratarán de ministerios diferentes, creando con ello una suerte de especialización que no corresponde a la enseñanza bíblica.

Otra de las prácticas contemporáneas que hemos de corregir es que parti- cularmente el ministerio del pastorado se ha convertido es el trabajo de los profesionales de la religión. Mientras que la enseñanza bíblica asig- naría este ministerio a la iglesia misma y de ninguna forma a una suerte de clero, distinto de la generalidad de la iglesia. Estos son ministerios da- dos a la iglesia, para la iglesia.

Estos maestros eran también pas- tores. Pastor era la palabra latina que designaba, lo mismo que la española; al que cuidaba de un rebaño. Por algún tiempo la Iglesia Cristiana no era más que una isle- ta en un mar de paganismo. Las personas que venían a ella acaba- ban de salir del paganismo, y esta- ban en constante peligro de volver a él; y el deber del pastor era guiar su rebaño y mantenerlo a salvo.

Hoy en día algunas de esas situaciones no han cambiado gran cosa, segui- mos inmersos en una sociedad donde si bien está mayoritariamente vin- culada con el cristianismo (en México el 94 % declara ser católico o evangélico) en la practica las expresiones religiosas están llenas de su- persticiones y de una religiosidad popular que esta lejos realmente de lo que la Biblia enseña. Es por eso que siguen haciendo falta pastores.

PASTORES: (ποιµηνης = poiménes)

Es la habilidad especial que Dios da para asumir la responsabilidad per- sonal de un grupo de creyentes para su bienestar espiritual. El pastor es la persona responsable de:

1.-

Alimentar (Jn.10:9; 1Cor.3:2)

2.-

Dirigir (Sal.23:3b; Jn.10:3,4)

3.-

Proteger (Sal.23:4; Jn.10:11-15)

4.-

Restaurar (Sal.23:3a; Eze.34:4)

rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies. Lucas 10:3

6

CONOCE TUS DONES ESPIRITUALES 1

DE MANERA QUE, TENIENDO DIFERENTES DONES, SEGÚN LA GRACIA QUE NOS ES DADA, SI EL DE PROFECÍA, ÚSESE CONFOR-

ME A LA MEDIDA DE LA FE.

Romanos 12:6

El don de profecía. Rara vez se menciona en el Nuevo Testamento con el sentido de predecir el futuro; más corrientemente quiere decir proclamar la Palabra de Dios. En 1Co.14:3 se nos dice que el que profetiza habla pa- ra edificar, exhortar y consolar. El profeta anuncia el mensaje del Evange- lio con la autoridad del que sabe lo que dice. Para anunciar a Cristo a los demás uno tiene que conocerle primero por sí mismo. Riley decía: «Lo que necesita esta iglesia son hombres que conozca a Cristo más que de se- gunda mano.» Eso es lo que necesitan todas las iglesias.

Efectivamente las iglesias necesitamos fervientemente hombres y muje- res que conozcan al Cristo revelado en las Escrituras y que se dedique a proclamarlo. Pero en realidad los límites de la proclamación del evangelio no están dentro de los muros de los templos, Necesitamos hoy como a lo largo de toda la historia de la Iglesia hombres que sigan el ejemplo de la igle- sia primitiva. Y todos los días, en el tem- plo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo. Hechos 5:42

no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo. Hechos 5:42 Se trata de que la proclamación

Se trata de que la proclamación del Evan- gelio se haga presente en todos los escena- rios donde los cristianos nos encontremos. John Wesley dijo: el ser El mundo es mi parroquia.

Cada cristiano en dependencia del Espíritu, puede proclamar la verdad revelada en la Biblia. Pero es necesario que más de nosotros, descubra que Dios le ha llamado a Predicar la Palabra haciendo nuestro el mensaje como lo hicieron Pablo y Bernabé.

Porque así nos ha mandado el Señor, diciendo: Te he puesto para luz de los gentiles, A fin de que seas para salvación hasta lo último de la tierra.

Hch 13:47

CONOCE TUS DONES ESPIRITUALES 1

3

L OS DONES DEL E SPÍRITU Y SU IM- PORTANCIA PARA HOY Los dones o

LOS DONES DEL ESPÍRITU Y SU IM- PORTANCIA PARA HOY

Los dones o carismas espirituales son rega- los especiales que otorga el Espíritu de Dios en forma individual al creyente y los da para el bien de la comunidad de fe, en este caso, la iglesia. Sólo el don de lenguas se da para el beneficio particular del cre- yente, es decir, para edificarse a sí mismo (1 Co. 14:4a).

Los dones espirituales fueron profetizados en el Antiguo Testamento (Dt. 28:1-14; Is. 28:11s; Jl. 2:28); confirmados por las pro- mesas de Cristo (Mr. 16:17s; Jn. 14:12; Hch. 1:8); e impartidos por el Espí- ritu Santo después de Pentecostés (1 Co. 12:11).

Los propósitos de los dones espirituales son dos: la edificación espiritual de la iglesia (1 Co. 12:7; 14:12; Ef. 4:7-12) y la conversión de los incrédu- los (1 Co. 14:21-25).

Cinco principios básicos referentes a los dones espirituales:

1. Dios imparte los dones espirituales conforme a su gracia; no pueden ser adquiridos por mérito humano.

2. Dios imparte los dones espirituales de acuerdo a su propia discreción; no está limitado a los deseos humanos.

3. Dios desea que todo cristiano ejercite los dones espirituales; estas capacida- des no están limitadas a ningún creyen- te.

4. Dios provee los dones por causa del mi- nisterio y servicio de la iglesia; no son dados para atraer la atención hacia una persona o satisfacer su ego.

5. La intención de Dios es que el ministerio de la iglesia sea ejercido a través de los dones espirituales.

Cada uno tiene su propio járisma. Puede que sea es- cribir, o predicar, o construir

Cada uno tiene su propio járisma. Puede que sea es- cribir, o predicar, o construir casas, o plantar semillas, o tocar el piano, o cantar can- ciones, o enseñar a los niños, o jugar al fútbol o a lo que sea. Es un extra que Dios le ha dado

4

CONOCE TUS DONES ESPIRITUALES 1

que Dios le ha dado 4 C ONOCE TUS DONES E SPIRITUALES 1 Hoy en día,

Hoy en día, muchos creyentes están muy preocupados por saber qué do- nes han recibido del Espíritu Santo, o cómo lograr tenerlos, y por último, cuán espiritual se es al tener varios dones espirituales. Recordemos que los dones tienen un fin, estar al servicio de la iglesia para que pueda se- guir cumpliendo su Misión. No son pues para lucimiento personal o de jactancia alguna. Si tenemos dichos dones espirituales debemos ser agra- decidos al Señor por habérnoslo dado y ser humildes al ejercitarlos.

Por otro lado, debemos tener muy en cuenta que nosotros los creyentes, al ser parte de la iglesia, constituimos todos un tesoro valioso, al poseer diversos dones y talentos. Cada hermano y hermana es muy importante en el seno de la iglesia, ya que Dios ha dado a cada quien un don en parti- cular. Muchas veces descuidamos este detalle y sólo nos fijamos en el her- mano o hermana, ya sea por su aspecto personal o condición social y no por lo valioso que es en sí como persona, criatura de Dios.

Con respecto a los dones espirituales para los tiempos de hoy lo impor- tante es preguntarnos:

¿Cómo está mi vida espiritual? ¿Verdaderamente he recibido a Cristo en mi corazón? ¿La presencia del Espíritu Santo es notoria en mi vida? ¿Cómo estoy ejerciendo el don o dones que el Espíritu Santo me ha otorgado? ¿Cuáles son los frutos de dichos dones?

Recordemos que lo más importante en la vida cristiana es vivir una vida en santidad de acuerdo a la palabra de Dios, que nuestro cuerpo sea el templo del Espíritu Santo (1 Co. 3:16; 6:19; Ef. 2:21-23) y podamos poner en práctica el don o dones que el Señor nos ha dado para hacer de este mundo un mundo mejor, que podamos todos vivir en paz y en justicia.

Por último, el apóstol Pablo nos dice que es bueno pedir tener dones, pero que hay un camino más excelente, este es el amor (1 Co. 12:31; 13). Pro- curad pues en amor poner en práctica vuestros dones que has recibido y que todo lo que hagas sea para honra y gloria del Señor Jesucristo. Amén.

y que todo lo que hagas sea para honra y gloria del Señor Jesucristo. Amén. C
y que todo lo que hagas sea para honra y gloria del Señor Jesucristo. Amén. C
y que todo lo que hagas sea para honra y gloria del Señor Jesucristo. Amén. C
y que todo lo que hagas sea para honra y gloria del Señor Jesucristo. Amén. C
y que todo lo que hagas sea para honra y gloria del Señor Jesucristo. Amén. C

CONOCE TUS DONES ESPIRITUALES 1

5