Sei sulla pagina 1di 3

DELIMITACION DE LOS BARRIOS

8° SESION ORDINARIA 27-04-00

EXPEDIENTE N° 15420-BR-00

FUNDAMENTOS:

Los barrios en la ciudad de hoy, son una realidad urbana que no puede
pasar desapercibida al estudio, investigación y regulación por la autoridad municipal.

En el estudio del barrio, es conveniente utilizar criterios funcionales,


morfológicos y relativos a la estructura social. Así, el barrio se propondrá como unidad
morfológica y estructural; está caracterizado por determinado paisaje urbano, por cierto
contenido social y por una función propia. Cualquier cambio en uno de estos elementos es
suficiente para alterar los limites del barrio. Dentro del barrio, y por motivos de disposición, la
tipología constructiva es similar u homogénea, y tiende a serlo cada ves más. Los criterios de
transformación y homogeneización predominan sobre cada construcción, hasta el punto que
permiten hacer del todo previsible una determinada tipología constructiva en cada zona.

Sin embargo, es conveniente tener presente las diferencias en el


estudio de la morfología urbana, propia de la existencia e identidad de los barrios, y la tipología
constructiva, propia de las características de los inmuebles, pues esta última solamente aborda
un aspecto de la realidad barrial: el edilicio.

La conformación espontanea de los barrios en el panorama urbano, fue


claramente avistada por el urbanista alemán Fritz Schumacher, según quien: “La gran ciudad de
hoy es una creación surgida de diversos y numerosos problemas de conformación; todas las
zonas de la ciudad se separan cada ves más una de otras, y sería totalmente falso querer
encerrarlas en una única ley de desarrollo formal. Su estructura se ha de poder conformar de
todas las maneras posibles con formas no caóticas y comprendidas en un orden dinámico libre.”

Por ello es que en el estudio del paisaje urbano, nos encontramos con
tres ordenes de hechos, o tres ordenes escalas bien definidas:

La escala de la calle.
La escala del barrio, que esta constituido por un conjunto de núcleos
con características comunes.
La escala de la ciudad entera, considerada como un conjunto de
barrios.

En consideración a esta realidad urbana, es que para la determinación


de su existencia y delimitación, se propicia la consideración de un conjunto de componentes
físicos y humanos, materiales e inmateriales. Así entendemos que deben mensurarse tanto los
aspectos inmobiliarios como personales, y en este último sentido hasta el psicológico social, ya
que un vecino que vive en determinado barrio, quizá no sabrá decir por qué su barrio se
diferencia del resto de la ciudad, pero no por ello su noción será menos viva y concreta.

Así, intentando dar una definición sintética a priori, racionalizando el


sentimiento común, podremos decir que el barrio se explica con un criterio social, basado en el
principio de separación de grupos sociales y de las funciones económicas; es decir, en un modo
concreto de vida urbana que a su vez da un valor afectivo al barrio, a menudo apoyado por una
tradición o por una permanencia histórica.

Ahora bien, al preguntarnos cuál es la utilidad de la delimitación e


identificación de los barrios de la ciudad, del análisis de las razones precedentes surge sin
esfuerzo la respuesta. Sin duda, será más práctico, rápido y eficaz, planificar y desarrollar
políticas municipales en distintas materias, destinadas a una porción definida de la geografía
urbana, donde existan pautas de homogeneidad en sus distintos componentes, que en definitiva
repercutirá en la optimización de los recursos para obtener mejores resultados.

Así, implementando una delimitación racionalizada de las jurisdicciones


barriales, podrán por ejemplo, pensarse formas económicas de descentralización administrativa,
o brindar servicios sanitarios en forma permanente e inmediata a la población barrial, de
acuerdo a las necesidades que les serán comunes en el barrio, y distintas en otra jurisdicción.
En fin, el estudio y conocimiento de la realidad barrial, abrirá posibilidades diversas a la política
municipal, en beneficio de cada sector.

En otro orden, nos parece razonable incluir en la norma cuya sanción


se promueve, la consideración de la jurisdicción de la “junta vecinal”, como forma de
organización participativa de los vecinos en colaboración con la autoridad municipal. Sin duda
que es conveniente circunscribir su marco de actuación a los limites del barrio que le sirve de
asiento, pues esta será la forma en que se lograrán la mayor eficacia en su gestión, la que se
vería perjudicada con su diversificación.

Por otro lado, se contempla la posibilidad de actuación dentro de un


mismo barrio, de más de una junta vecinal, ya que es posible que dentro del paisaje
homogéneo barrial, puedan darse sectores territoriales con una homogeneidad propia en alguno
de los componentes morfológicos, por ejemplo la identidad en la tipología constructiva, el caso
concreto de los conjuntos habitacionales. En este sentido, en un mismo barrio podemos
encontrar conjuntos habitacionales en propiedad horizontal y otros que no, o edificios que por
su antigüedad, arquitectura y ubicación geográfica representen una unidad homogénea.

Por último, en atención a la trascendencia de la cuestión barrial en la


realidad urbana de la ciudad de Río Gallegos, donde los aspectos técnicos nunca fueron
priorizados, se propone atribuir carácter esencial a la intervención de las dependencias técnicas
pertinentes del Departamento ejecutivo Municipal, como previo a la proposición de la
delimitación de una jurisdicción barrial, así como dejar abierta la posibilidad de la participación
de otras entidades públicas o privadas en sus distintas áreas de competencia, tales como el
Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Provincia de Santa Cruz (I.D.U.V.), el Consejo
Profesional de Agrimensores, Ingenieros y Arquitectos de la Provincia de Santa Cruz, etc.

Por todo ello, se solicita la sanción del proyecto de ordenanza que se


acompaña.

PROYECTO DE ORDENANZA

POR ELLO:

EL HONORABLE CONCEJO DELIBERANTE EN SESION ORDINARIA DEL DÍA DE LA


FECHA, SANCIONA CON FUERZA DE:

ORDENANZA:

Artículo 1º: La delimitación de las jurisdicciones territoriales de los barrios, de los conjuntos
habitacionales y de las juntas vecinales existentes o a crearse en el ejido urbano de la ciudad
de Río Gallegos, deberá efectuarse en consideración a las pautas técnicas especificadas en la
presente Ordenanza.

Artículo 2º: La jurisdicción territorial de los barrios de la ciudad de Río Gallegos, se determinará
considerándose, previo dictámenes técnicos de las áreas pertinentes del Departamento
Ejecutivo, la existencia y relevancia de los siguientes elementos y caracteres:

1. Limites naturales y/o artificiales.


2. Vías de acceso y circulación idóneas con relación a la extensión territorial y densidad
demográfica.
3. Uniformidad edilicia, en cuanto a antigüedad, estilo arquitectónico, relevancia
económica de las construcciones, etc.
4. Desarrollo y características de la actividad económica y social, en cuanto a
emplazamiento de emprendimientos comerciales, industriales, culturales, artísticos,
deportivos, religiosos, etc.
5. Perfil socioeconómico de la población.
6. Densidad demográfica.
7. Extensión territorial.
8. Servicios públicos domiciliarios.
9. Servicios sanitarios y de seguridad suficientes.
10. Establecimientos de Educación Pública y privada.
11. Espacios disponibles con destino a espacios verdes y de esparcimiento.
12. Identidad o sentido de pertenencia del grupo poblacional, determinado sobre la base
de estudios sicosociales fundados.
Artículo 3º: La delimitación de la jurisdicción territorial de los conjuntos habitacionales, quedara
determinada por la designación catastral de los terrenos en los cuales se emplacen, las arterias
que sirvan de limites artificiales o limites naturales. La delimitación territorial de los conjuntos
habitacionales será efectuada por el Departamento Ejecutivo, en forma inmediata a la
presentación de los planos por la entidad pública o privada responsable de su construcción y/o
propietario de los terrenos, si correspondiere. La jurisdicción territorial de los conjuntos
habitacionales, deberá estar contenida dentro de una jurisdicción barrial, cuando esta existiere.
En el caso que el proyecto contemplara el emplazamiento del conjunto habitacional en más de
una jurisdicción barrial, el Departamento Ejecutivo propondrá la ampliación de la jurisdicción
barrial que resulte más afectada.

Artículo 4º: La jurisdicción territorial de las Juntas Vecinales se circunscribirá dentro de la


jurisdicción del barrio sede de la misma. Las Juntas Vecinales no podrán extender su radio de
acción o jurisdicción en más de un barrio. Dentro de una jurisdicción barrial podrá actuar una o
más juntas vecinales, no pudiendo superponerse sus jurisdicciones, la que en todos los casos
quedará sujeta a la aprobación y delimitación definitiva por el Departamento Ejecutivo.

Artículo 5º: Las áreas del Departamento Ejecutivo Municipal, cuya intervención será esencial,
mediante dictámenes técnicos fundados, serán: Por la Secretaría de Obras Públicas y
Urbanismo, la Dirección de Planeamiento Urbano y la Dirección de Obras Públicas; por la
Secretaría de Desarrollo Comunitario, la Dirección de Acción Comunitaria; por la Secretaría de
Gobierno, la Dirección de Servicios y Contralor de Actividades Económicas; y por la Secretaría
de Hacienda, la Dirección de Recaudaciones. Asimismo, el Departamento Ejecutivo podrá
requerir la participación con carácter de consultivo no vinculante de distintas entidades públicas
o privadas.

Artículo 6º: El Departamento Ejecutivo Municipal, estará habilitado a partir de la promulgación


de la presente ordenanza, para proceder a reevaluar sobre la base de las pautas establecidas
precedentemente, y proponer al Honorable Concejo Deliberante, la ampliación y reducción de
las jurisdicciones barriales, actualmente existentes, e incluso a promover la supresión de
aquellas jurisdicciones que no justifiquen su reconocimiento como barrio de la ciudad.

Artículo 7º y 8º: DE FORMA.-

JORGE CRUZ
CONCEJAL