Sei sulla pagina 1di 56

UNIVERSIDAD DE GRANADA E.T.S.

de Ingenieros de
Caminos, Canales y Puertos

Apuntes de Clase

MÉTODOS DE
TRANSFORMACIÓN
LLUVIA-ESCORRENTÍA Y
DE PROPAGACIÓN DE
CAUDALES

Prof. Leonardo S. Nanía

Asignatura: Hidrología Superficial y Subterránea

Área de Conocimiento: Ingeniería Hidráulica


Curso Académico 2002-03
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

0. ÍNDICE

1. Transformación lluvia-escorrentía......................................................................................... 1

1.1 ..El Hidrograma Unitario ................................................................................................. 1


1.1.1 Definición e hipótesis básicas........................................................................... 1
1.1.2 Deducción del hidrograma unitario................................................................... 4
1.1.3 Cálculo matricail del hidrograma unitario ........................................................ 6
1.1.4 Aplicación del método del hidrograma unitario ............................................... 8
1.1.5 Hidrograma unitario instantáneo..................................................................... 10
1.1.6 Hidrogramas unitarios sintéticos..................................................................... 10
1.1.7 Hidrograma unitario sintético de Snyder ........................................................ 10
1.1.8 Hidrograma adimensional del SCS ................................................................. 14
1.1.9 Hidrograma unitario de Clark. Método de las isocronas................................. 17
1.1.10 Hidrograma unitario para diferentes duraciones de lluvia .............................. 19
1.2 ..Modelos de depósitos .................................................................................................. 23
1.2.1 Modelo de sistema hidrológico integral.......................................................... 23
1.2.2 Modelo de embalse lineal ............................................................................... 24
1.3 ..Modelo de onda cinemática ......................................................................................... 26

2..... Propagación de caudales...................................................................................................... 30

2.1 Propagación de sistemas agregados o hidrológica....................................................... 30


2.1.1 Propagación de embalse a nivel ...................................................................... 32
2.1.2 Propagación en cauces. Método de Muskingum............................................. 35
2.1.3 Modelo de embalse lineal ............................................................................... 41
2.2 Propagación distribuida o hidrológica ......................................................................... 43
2.2.1 Propagación mediante el método de la onda cinemática ................................ 45
2.2.2 Método de Muskingum-Cunge ....................................................................... 52
2.2.3 Propagación mediante el método de la onda difusiva..................................... 53
2.2.4 Propagación mediante el método de la onda dinámica ................................... 53

3. Bibliografía.......................................................................................................................... 54

- ii -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

1. TRANSFORMACIÓN LLUVIA-ESCORRENTÍA

Una vez que se ha estudiado el régimen de precipitaciones de una cuenca, obtenido una lluvia
de diseño asociada a un determinado periodo de retorno y estimado las pérdidas con alguno de
los modelos disponibles, de manera tal de encontrar la lluvia neta o efectiva, el paso siguiente es
transformar esa lluvia efectiva en escorrentía o caudal.

Esta transformación puede llevarse a cabo mediante diferentes métodos. El más popular es el
del hidrograma unitario, introducido por Sherman en los años '30. También es posible la
utilización modelos de depósito y, si el nivel de información es el adecuado, también se pueden
usar modelos basados en las ecuaciones del movimiento del fluido, especialmente en zonas
urbanas.

1.1 El Hidrograma Unitario

1.1.1 Definición e Hipótesis Básicas

El método del Hidrograma Unitario tiene en cuenta, además del área y la intensidad de la lluvia,
como lo hace el método racional, la forma, pendiente y características fisiográficas de la cuenca
de estudio, aunque lo hace de forma implícita.

El Hidrograma Unitario es el hidrograma de escorrentía directa causado por una lluvia efectiva
unitaria (1 cm ó 1 mm, por ejemplo), de intensidad constante a lo largo de la duración efectiva y
distribuida uniformemente sobre el área de drenaje (Sherman, 1932).

El método se basa en dos hipótesis:

1) La respuesta de la cuenca ante el proceso de escorrentía sigue un comportamiento lineal.


Esto significa que son aplicables los principios de proporcionalidad y superposición.

2) No se tiene en cuenta la variabilidad temporal de las características de la cuenca, de manera


que una misma lluvia efectiva produce siempre el mismo hidrograma de escorrentía directa.

Las condiciones que deben cumplirse en virtud de estas hipótesis son:

1) La lluvia efectiva tiene una intensidad constante dentro de la duración efectiva: esta
condición exige que las tormentas sean de corta duración, ya que la tasa de lluvia efectiva
sería mayor y aproximadamente constante en el tiempo, produciendo un hidrograma mejor
definido, con pico único y tiempo base corto.

2) La lluvia efectiva está uniformemente distribuida a través de toda el área de drenaje: en


virtud de esta condición, el área de drenaje no deberá ser muy grande o bien deberá ser
subdividida en subcuencas de modo que se cumpla esta suposición. El orden de magnitud
del límite superior que se maneja es de 300 a 400 km2 (Martínez Marín 1994)

3) El tiempo base del hidrograma de escorrentía directa resultante de una lluvia efectiva de una
duración dada es constante. Para que el comportamiento de la cuenca sea considerado lineal,
es necesario asumir que los hidrogramas de escorrentía superficial generados por lluvias
netas de igual duración tienen el mismo tiempo base, independientemente de la intensidad
de dichas lluvias netas. Esta consideración se extiende también, lógicamente, al tiempo de
punta. La información hidrológica real no es completamente lineal, pero los resultados
obtenidos suponiéndola lineal son lo suficientemente aproximados para fines prácticos.

-1-
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

4) El hidrograma unitario de una duración determinada es único para una cuenca e invariante
en el tiempo. Las características del cauce no deben tener cambios y la cuenca no debe tener
almacenamientos apreciables (no debe tener embalses).

Principio de proporcionalidad

Para una lluvia efectiva de una duración dada, el volumen de lluvia, que es igual al volumen de
escorrentía directa, es proporcional a la intensidad de dicha lluvia. Como los hidrogramas de
escorrentía directa correspondientes a lluvias efectivas de la misma duración, tienen el mismo
tiempo base, se concluye que las ordenadas de dichos hidrogramas serán proporcionales a la
intensidad de la lluvia efectiva (Figura 1.1). Es decir:

Pe1 ie1 Qe1


= = =k
Pe 2 ie 2 Qe 2

Donde Pe es el volumen de lluvia efectiva, ie, la intensidad efectiva y Qe, el caudal de


escorrentía directa.

ie

k·ie
ie

Figura 1.1: Aplicación del principio de proporcionalidad.

Principio de superposición

Los caudales de un hidrograma total de escorrentía directa producidos por lluvias efectivas
sucesivas pueden ser hallados sumando los caudales de los hidrogramas de escorrentía directa
correspondientes a las lluvias efectivas individuales, teniendo en cuenta los tiempos en que
ocurren tales lluvias.

La aplicación de los principios de proporcionalidad y superposición llevan a la definición de la


llamada ecuación de convolución discreta:

n≤ M
Qn = ∑ PmU n− m+1
m =1

-2-
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Donde Qn es el caudal de escorrentía directa en el instante n, Pm, la precipitación efectiva del


bloque m y Un-m+1 los caudales por unidad de precipitación efectiva del hidrograma unitario.

Por ejemplo, si se desea encontrar el hidrograma de escorrentía directa correspondiente a una


lluvia efectiva compuesta por M = 3 bloques de igual duración e intensidades P1, P2 y P3 y las
ordenadas del hidrograma unitario son N-M+1 = 6, U1 a U6, los caudales de dicho hidrograma se
obtienen aplicando la ecuación de convolución, de la siguiente manera:

Q1 = P1U1
Q2 = P1U2 + P2U1
Q3 = P1U3 + P2U2 + P3U1
Q4 = P1U4 + P2U3 + P3U2
Q5 = P1U5 + P2U4 + P3U3
Q6 = P1U6 + P2U5 + P3U4
Q7 = P2U6 + P3U5
Q8 = P3U6

En la Figura 1.2 se muestra gráficamente el mismo ejemplo de aplicación del principio de


superposición:

Figura 1.2: Ejemplo de aplicación del principio de superposición. Fuente: Chow et al. 1994.

-3-
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

1.1.2 Deducción del Hidrograma Unitario

En el anterior apartado se vio que la ecuación de convolución discreta era:

n≤ M
Qn = ∑ PmU n− m+1
m =1

Dados la lluvia efectiva P y el hidrograma de escorrentía directa de la cuenca Q, pueden


deducirse las ordenadas del hidrograma unitario U mediante el proceso llamado deconvolución.

Si existen M pulsos de precipitación neta y N pulsos de escorrentía directa, pueden escribirse N


ecuaciones para Qn, n = 1,2,...,N, en términos de N-M+1 valores desconocidos del hidrograma
unitario:

Q1 = P1U 1
Q2 = P2U 1 + P1U 2
Q3 = P3U 1 + P2U 2 + P1U 3
M M M
QM = PM U 1 + PM −1U 2 + L + P1U M
QM +1 = 0 + PM U 2 + L + P2U M + P1U M +1
M M M M M
Q N −1 = 0 + 0 + L + 0 + 0 + L + PM U N − M + PM −1U N − M +1
QN = 0 + 0 + L + 0 + 0 + L + 0 + PM U N − M +1

Puede observarse que este sistema de ecuaciones está sobredimensionado, ya que tenemos más
ecuaciones que incógnitas. El número de ecuaciones es N, mientras que las incógnitas son sólo
N-M+1, donde M > 1.

Ejemplo 1.1: Calcular el hidrograma unitario de media hora de duración utilizando el


hietograma de lluvia neta y el hidrograma de escorrentía directa de la Tabla 1.1.

Solución: El hietograma de lluvia neta está formado por 3 bloques, mientras que el hidrograma
de escorrentía directa está formado por 11 valores, es decir que M = 3 y N = 11. Por lo tanto,
tendremos N-M+1 = 11 - 3 + 1 = 9 ordenadas del hidrograma unitario. Las 11 ecuaciones
quedarían planteadas de la siguiente manera:

Q1 = P1U 1
Q2 = P2U 1 + P1U 2
Q3 = P3U 1 + P2U 2 + P1U 3
Q4 = P3U 2 + P2U 3 + P1U 4
Q5 = P3U 3 + P2U 4 + P1U 5
Q6 = P3U 4 + P2U 5 + P1U 6
Q7 = P3U 5 + P2U 6 + P1U 7
Q8 = P3U 6 + P2U 7 + P1U 8
Q9 = P3U 7 + P2U 8 + P1U 9
Q10 = P3U 8 + P2U 9
Q11 = P3U 9

Estas ecuaciones pueden resolverse por eliminación gaussiana, que consiste en aislar cada una
de las variables desconocidas y resolverlas sucesivamente. En este caso puede empezar a

-4-
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

resolverse desde arriba hacia abajo, a partir de U1 o bien, desde abajo hacia arriba, a partir de
U9. Nosotros comenzaremos a partir de U1:

Tabla 1.1: Datos de lluvia neta y caudales de escorrentía directa de la tormenta del 24 al 25 de mayo de
1981 en Austin, Texas, según Chow at al. 1994.

Lluvia Hidrograma
Tiempo
Neta de Esc. Dir.
Día hora mm m3/s
24 mayo 20:30
21:00
21:30
22:00 26,95 12,1
22:30 49,05 54,5
23:00 45,95 150,0
23:30 258,6
25 mayo 0:00 300,9
0:30 221,9
1:00 111,1
1:30 52,3
2:00 39,7
2:30 23,5
3:00 8,9
3:30
4:00
4:30
122,0 1233,5

Q1 12,1 m 3 / s m3 / s
U1 = = = 0,449
P1 26,95 mm mm

Q2 − P2U 1 54,5 - 49,05·0,44 9 m3 / s


U2 = = = 1,205
P1 26,95 mm mm

Q3 − P3U 1 − P2U 2 150 - 45,95·· 0 ,449-49,05··1,205 m3 / s


U3 = = = 2,607
P1 26,95 mm mm

Q4 − P3U 2 − P2U 3 258,6 - 45,95··1,205 − 49,05·· 2,607 m3 / s


U4 = = = 2,796
P1 26,95 mm mm

Q5 − P3U 3 − P2U 4 300,8 − 45,95·· 2,607 − 49,05·· 2,796 m3 / s


U5 = = = 1,628
P1 26,95 mm mm

Q6 − P3U 4 − P2U 5 221,8 − 45,95·· 2,796 − 49,05··1,628 m3 / s


U6 = = = 0,500
P1 26,95 mm mm

Q7 − P3U 5 − P2U 6 111 − 45,95··1,628 − 49,05·· 0,5 m3 / s


U7 = = = 0,433
P1 26,95 mm mm

-5-
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Q8 − P3U 6 − P2U 7 52,3 − 45,95· 0,5 − 49,05· 0,433 m3 / s


U8 = = = 0,300
P1 26,95 mm mm

Q9 − P3U 7 − P2U 8 39,7 − 45,95· 0,433 − 49,05· 0,3 m3 / s


U9 = = = 0,189
P1 26,95 mm mm

Para comprobar que lo que hemos hallado es el hidrograma unitario, podemos calcular su
volumen de escorrentía directa. Sumando todas las ordenadas del hidrograma unitario
obtenemos 10,107 m3/s/mm. Si multiplicamos este valor por la amplitud del intervalo de tiempo
considerado de media hora, o bien, 1800 segundos, hallaríamos el volumen de escorrentía
directa, que es 10,107 m3/s/mm·1800s = 18192,6 m3/mm. Dividiendo este valor por el área de la
cuenca, que es de 18,2 km2 y haciendo las conversiones de unidades correspondientes,
comprobaremos que el volumen de escorrentía directa del hidrograma unitario es de 1 mm. Si
no se cumpliera este requisito, habrá que ajustar todas las ordenadas del hidrograma unitario, de
tal manera de que su volumen sea de 1 mm (o 1 cm, en su caso).

Si hubiésemos comenzado a resolver el sistema de ecuaciones desde abajo hacia arriba,


habríamos obtenido:

Q11 8,9 m 3 / s m3 / s
U9 = = = 0,194
P3 45,95 mm mm

Q10 − P2U 9 23,5 - 49,05·0,19 4 m3 / s


U8 = = = 0,304
P3 45,95 mm mm

que no difieren mucho de los valores encontrados anteriormente.

Algunas veces, el hidrograma unitario resultante, puede mostrar algunas variaciones erráticas e
incluso tener valores negativos. La causa de las variaciones erráticas puede deberse a la no
linealidad en la relación lluvia neta-escorrentía directa en la cuenca considerada. Además, las
tormentas reales no son siempre uniformes en el tiempo y en el espacio, tal como requiere la
teoría, incluso dividiendo el hietograma de lluvia neta en bloques de corta duración.

1.1.3 Cálculo matricial del Hidrograma Unitario

La ecuación de convolución discreta puede expresarse en forma matricial de la siguiente


manera:

 P1 0 0 L 0 0 L 0 0   Q1 
P P1 0 L 0 0 L 0 0    Q 
 2  2 
 P3 P2 P1 L 0 0 L 0 0   U 1   Q3 
   
 M M M M M M M   U 2   M 
 PM PM −1 PM −2 K P1 0 L 0 0 . U 3  =  QM 
    
 0 PM PM −1 K P2 P1 K 0 0   M  QM +1 
 M M M M M M M  U N − M +1   M 
   
 0 0 0 K 0 0 K PM PM −1   Q N −1 
   
 0 0 0 K 0 0 K 0 PM   QN 

[P ]⋅ [U ] = [Q ]

-6-
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Dados [P] y [Q], usualmente no existe solución para [U] que satisfaga todas las N ecuaciones.
Si se da una solución [U] que da como resultado un [Q] estimado como:

[P]⋅ [U ] = [Q]
que satisface todas las ecuaciones. Se busca una solución que minimice el error [Q] – [Q] entre
los hidrogramas observado y estimado.

Solución por regresión lineal

La solución por regresión lineal consiste en calcular las ordenadas del hidrograma unitario [U],
conociendo las ordenadas de la lluvia efectiva [P] y los caudales de escorrentía directa de la
cuenca [Q]:

[P]·[U] = [Q]
[Nx(N-M+1)]·[(N-M+1)x1] = (Nx1)

[P]T·[P]·[U] = [P]T·[Q]
[(N-M+1)xN]·[Nx(N-M+1)]·[(N-M+1)x1] = [(N-M+1)xN]·(Nx1)

[PT·P]·[U] = [PT·Q]
[(N-M+1)x(N-M+1)]·[(N-M+1)x1] = [(N-M+1)x1]

[U] = [PT·P]-1·[PT·Q]
[(N-M+1)x1) = [(N-M+1)x(N-M+1)]·[(N-M+1)x1]

Solución por optimización

La solución por optimización consiste en proponer a priori las ordenadas del hidrograma
unitario mediante algún método (HU triangular, SCS, etc), encontrar con ese hidrograma
unitario un hidrograma de caudales calculadoQ y comparar esta solución con el hidrograma de
caudales observado Qn (Figura 1.3).

Figura 1.3: Diferencias entre un hidrograma unitario obtenido del cálculo y otro observado. Fuente: Chow
et al. 1994.

-7-
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

El objetivo sería minimizar el error entre los hidrogramas calculado y observado, a través de la
modificación de las ordenadas del hidrograma unitario previo. Dicha minimización puede
hacerse por programación lineal, en donde la función a minimizar sería la siguiente:

N
f = ∑ Q n − Qn
n =1

O bien por mínimos cuadrados, en donde la función a minimizar sería:

N
f = ∑ (Qn − Qn )
2

n =1

1.1.4 Aplicación del método del Hidrograma Unitario

Una vez que se ha obtenido el hidrograma unitario correspondiente a una duración de lluvia
efectiva determinada, la aplicación del método del hidrograma unitario para encontrar el
hidrograma de escorrentía directa puede resumirse en los siguientes pasos:

• Determinar el hietograma de la lluvia de diseño.


• Determinar el hietograma de lluvia efectiva a través de la estimación de las abstracciones.
• Ajustar la duración del hidrograma unitario según se necesite, a través del hidrograma en S.
Esto puede ser necesario dado que el intervalo de tiempo utilizado para definir las
ordenadas del hietograma de lluvia efectiva debe ser el mismo que el especificado para el
hidrograma unitario.
• Calcular el hidrograma de escorrentía directa a través de la ecuación discreta de
convolución.
• Calcular el hidrograma de caudal sumando un flujo base estimado al hidrograma de
escorrentía directa.

Ejemplo 1.2: Calcular el hidrograma de caudal para una tormenta de 150 mm de lluvia neta, con
50 mm en la primera media hora, 75 mm en la segunda media hora y 25 mm en la tercera media
hora. Utilizar el hidrograma unitario de media hora calculado en el ejemplo 1.1 y suponer el
flujo base constante e igual a 14,2 m3/s. Comprobar que el volumen total de escorrentía directa
es igual al total de lluvia neta. El área de la cuenca es de 18,2 km2.

Solución: El cálculo del hidrograma de escorrentía directa por medio de la ecuación de


convolución se muestra en la Tabla 1.2. El tiempo está dividido en intervalos de media hora.
Para el primer intervalo de tiempo, se tiene que:

Q1 = P1U1 = 50 mm · 0,449 m3/s/mm = 22,4 m3/s

Para el segundo intervalo de tiempo:

Q2 = P2U1 + P1U2 = 75 · 0,449 + 50 · 1,205 = 33,675 + 60,25 = 93,9 m3/s

Y así sucesivamente, como se muestra en la Tabla 1.2

-8-
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Tabla 1.2: Cálculo del hidrograma de escorrentía directa y el hidrograma de caudales.

T Pe Ordenadas del HU [m3/s·mm] Qe Q


x 0,5 h mm 0,449 1,205 2,607 2,796 1,628 0,500 0,433 0,300 0,189 m3/s m3/s
1 50 22,45 22,4 36,6
2 75 33,68 60,25 93,9 108,1
3 25 11,22 90,38 130,4 232,0 246,2
4 30,13 195,5 139,8 365,4 379,6
5 65,18 209,7 81,4 356,3 370,5
6 69,9 122,1 25,0 217,0 231,2
7 40,7 37,5 21,65 99,8 114,0
8 12,5 32,48 15,0 60,0 74,2
9 10,83 22,5 9,45 42,8 57,0
10 7,5 14,18 21,7 35,9
11 4,73 4,7 18,9
Σ 1516

El volumen total de escorrentía directa es:

N N 3600 s
Ve = ∑ Qn· ∆t = ∆t· ∑ Qn = 0,5 h·1516 m 3 /s = 2,729x10 6 m 3
n =1 n =1 1h

y la altura correspondiente de escorrentía directa se encuentra dividiendo por el área de la


cuenca:
V 2729000 m 3 1 km 2 1000 mm
rd = e = 2 2
= 149,9 mm ≈ 150 mm
A 18,2 km 1000000 m 1m

que es igual al volumen total de lluvia neta. Finalmente, el caudal total se obtiene sumando el
caudal base de 14,2 m3/s al hidrograma de escorrentía directa, tal como se muestra en la última
columna de la Tabla 1.2. En la Figura 1.4 se muestra gráficamente los hidrogramas obtenidos.

400

350

300
Q (25 mm)
Caudal [m3/s]

250
Q (75 mm)
200
Q (50 mm)
150
Q base
100

50

0
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11

Intervalo de tiempo [x 0,5 h]

Figura 1.4: Hidrograma de caudal obtenido en la aplicación del hidrograma unitario del ejemplo 1.2.

-9-
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

1.1.5 Hidrograma unitario instantáneo

Si la lluvia efectiva o neta es unitaria y su duración es infinitesimal, el resultado a la salida de la


cuenca es el hidrograma unitario instantáneo, HUI, que es la función impulso respuesta de la
cuenca. Aunque el concepto de hidrograma unitario instantáneo es un concepto teórico, ideal, es
útil porque permite caracterizar la respuesta de la cuenca ante un impulso de lluvia neta, sin
tener en cuenta la duración del mismo, en función de la geomorfología de la cuenca.

La integral de convolución en su forma continua es:

τ
Q(t ) = ∫0 I (τ )u (t − τ )dτ

donde la función impulso respuesta es u(t - τ) y son las ordenadas del HUI. Las propiedades del
HUI son:

0 ≤ u(t - τ) ≤ algún valor máximo positivo para (t - τ) > 0

u(t - τ) = 0 para (t - τ) ≤ 0

u(t - τ) → 0 para (t - τ) → ∞

τ τ
∫0 u (t − τ )dτ = 1 y ∫0 u (t − τ )(t − τ )dτ = t L = tiempo de retardo del HUI

1.1.6 Hidrogramas Unitarios Sintéticos

El hidrograma unitario calculado a partir de la información de lluvia y caudal de una cuenca se


aplica solamente a la cuenca y al punto del cauce en donde se midieron los caudales. Los
hidrogramas unitarios sintéticos se utilizan para calcular hidrogramas unitarios en otros puntos
del cauce dentro de la misma cuenca, o bien, en cuencas adyacentes de carácter similar. Existen
tres tipos de hidrogramas unitarios sintéticos:

1) Los que relacionan las características del hidrograma unitario con las características de la
cuenca (Snyder, Gray)
2) Los basados en hidrogramas unitarios adimensionales (SCS)
3) Los basados en modelos de almacenamiento y tránsito de la cuenca (Clark)

1.1.7 Hidrograma unitario sintético de Snyder

Snyder realizó estudios en cuencas de los Montes Apalaches (EEUU), con áreas de 30 a 30000
km2 y encontró relaciones sintéticas de un hidrograma unitario estándar (Figura 1.5a) a partir
de las cuales pueden calcularse las características de un hidrograma unitario requerido (Figura
1.5b). Para una duración de lluvia efectiva determinada, los parámetros del hidrograma unitario
requerido son:

1. Retardo de la cuenca, tpR: diferencia de tiempo entre el centroide del hietograma efectivo y
el pico del hidrograma unitario
2. Caudal punta o pico por unidad de área de la cuenca, qpR
3. Tiempo base, tb
4. Ancho W50 [T] del hidrograma unitario al 50 % del caudal pico
5. Ancho W75 [T] del hidrograma unitario al 75 % del caudal pico

- 10 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Snyder definió el hidrograma unitario estándar como aquel que cumple que:

tp
tr =
5,5

donde tr es la duración de la lluvia efectiva y tp el tiempo de retardo, ambos del hidrograma


unitario estándar. Además encontró que para un hidrograma unitario estándar el tiempo de
retardo es:
tp =0,75Ct(LLc)0,3 [h]

donde L es la longitud del cauce principal hasta la divisoria de aguas arriba [km], Lc es la
distancia desde la salida de la cuenca hasta el punto del cauce principal más cercano al centroide
del área de la cuenca [km] y Ct es un coeficiente que varía entre 1,35 (pendientes altas) y 1,65
(pendientes bajas). También para el hidrograma unitario estándar se encontró que el caudal pico
por unidad de área es:
2,75C p
qp = [m3/s·km2]
tp

donde Cp es un coeficiente que varía entre 0,56 y 0,69. Para calcular los coeficientes Ct y Cp de
una cuenca instrumentada se sigue el siguiente procedimiento:

− Se miden L y Lc de un mapa de la cuenca.


− De un hidrograma unitario deducido con una lluvia efectiva y un hidrograma de caudales,
que será nuestro "hidrograma unitario requerido", se obtiene tR, tpR y qpR.
− Si tpR ≈ 5,5 tR, entonces se considera tpR = tp, qpR = qp y se calculan Ct y Cp de las ecuaciones
correspondientes.
t −t
− Si tpR es muy distinto de 5,5 tR, el tiempo de retardo estándar es t p = t pR + r R ; que se
4
resuelve junto con tp = 5,5 tr para calcular tr y tp, luego se calculan Ct y Cp con tpR = tp y qpR
= qp

Las restantes relaciones necesarias para encontrar el hidrograma unitario correspondiente a


nuestra cuenca son:
q pt p
q pR =
t pR

5,56
tp =
q pR

W50 = 2,14q −pR1,08

W75 = 1,22q −pR1,08

- 11 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Se acostumbra distribuir el ancho W de manera tal que quede una tercera parte antes del tiempo
al pico y dos terceras partes después del tiempo al pico.

Figura 1.5: a) Hidrograma unitario estándar (tp = 5,5 tr);


b) Hidrograma unitario requerido (tp ≠ 5,5 tr). Fuente: Chow et al. 1994.

Espey, Altman y Graves (1977) han adaptado estas relaciones para hidrogramas unitarios de 10
minutos de duración, basándose en datos experimentales de 41 cuencas con tamaños desde 0,04
hasta 43 km2 y con porcentajes de impermeabilidad del 2 al 100%.

Ejemplo 1.3: En una cuenca dada de 3500 km2 de área, se mide L = 150 km y Lc = 75 km. Se
tiene también el hidrograma unitario de la cuenca, en el cual se mide: tR = 12 h, tpR = 34 h y Qp =
157,5 m3/s/cm. Determinar los coeficientes Ct y Cp del hidrograma unitario sintético de la
cuenca.

Solución: Primero calculamos 5,5 tR = 66 h, lo cual es muy distinto de tpR = 34 h, por lo cual
encontramos tr y tp, utilizando la ecuación del retardo del hidrograma unitario estándar:

tr − tR t − 12
t p = t pR + = 34 + r
4 4
junto con:
tp = 5,5 tr

que resolviendo da: tr = 5,9 h y tp = 32,5 h.

Como sabemos que el retardo de la cuenca es también: tp = 0,75Ct(LLc)0,3, podemos calcular Ct


como:
tp 32,5
Ct = 0,3
= = 2,64
0,75( LLc ) 0,75(150 ⋅ 75) 0,3

El caudal pico por unidad de área es:

Q pR 157,5 m 3 /s/cm m3
q pR = = = 0, 045
A 3500 km 2 s ⋅ cm ⋅ km 2

- 12 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

2,75C p
Como sabemos que el caudal pico es también: q pR = , podemos calcular Cp como:
t pR
q pR ⋅ t pR
Cp = = 0,56
2,75

Ejemplo 1.4: Calcular el hidrograma unitario sintético de seis horas de duración (tR = 6 h) para
una subcuenca de 2500 km2 de la cuenca del ejemplo 1.3, en la que se ha medido L = 100 km y
Lc = 50 km.

Solución: Como esta subcuenca tiene aproximadamente las mismas características que la cuenca
del ejemplo 1.3, podemos utilizar Ct = 2,64 y Cp = 0,56.

Podemos calcular:
tp = 0,75Ct(LLc)0,3 = 0,75·2,64·(100·50)0,3 = 25,5 h

tp
tr = = 4,64 h
5,5

tr − tR 4,64 − 6
t pR = t p − = 25,5 + = 25,8 h
4 4

2,75C p 2,75 ⋅ 0,56 m3


qp = = = 0,0604
tp 25,5 s ⋅ km 2 ⋅ cm
qp ⋅tp 0,0604 ⋅ 25,5 m3
q pR = = = 0,0597
t pR 25,8 s ⋅ km 2 ⋅ cm

m3 2 m3
Q pR = q pR ⋅ A = 0,0597 2500 km = 149, 2
s ⋅ km 2 ⋅ cm s ⋅ cm

W50 = 2,14q −pR1,08 = 2,14 ⋅ 0,0597 −1, 08 = 44,9 h 0,50·QpR = 74,6 m3/s/cm

W75 = 1,22q −pR1,08 = 1,22 ⋅ 0,0597 −1,08 = 25,6 h 0,75·QpR = 111,9 m3/s/cm

5,56 5,56
tp = = = 93,1 h
q pR 0,0597

El hidrograma unitario así obtenido, quedaría como muestra la Figura 1.6.

- 13 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Figura 1.6: Hidrograma unitario sintético calculado en el ejemplo 1.4 por el método de Snyder (Chow et
al. 1994).

Por último se verifica que el volumen del hidrograma es efectivamente la unidad. Calculamos
la superficie del hidrograma descomponiéndola en figuras simples:

Ve = 0,5 [(93,1 + 44,9) 74,6 + (44,9 + 25,6 ) · (111,9 - 74,6) + 25,6 · (149,2 - 111,9)] =
= 6940 m3h/s/cm 3600 s/h = 2,498 x 107 m3

La lluvia efectiva correspondiente, puede obtenerse dividiendo el volumen de escorrentía


efectiva, Ve, por el área de la cuenca:

Ve 2,498 ⋅ 10 7 m 3 1 km 2 100 cm
Pe = = = 0,999 cm ≈ 1 cm
A 2500 km 2 10 6 m 2 1 m

1.1.8 Hidrograma adimensional del SCS

El hidrograma adimensional del SCS (Servicio de Conservación de Suelos de los EE.UU.) es un


hidrograma unitario sintético en el cual se expresan los caudales en función del caudal pico, qp y
los tiempos en función del tiempo al pico, Tp (Figura 1.7a). Los valores de qp y Tp se estiman
basándose en el hidrograma unitario triangular del SCS (Figura 1.7b).

Basándose en una gran cantidad de hidrogramas unitarios, el SCS sugiere que el tiempo de
recesión puede aproximarse a 1,67 Tp. Como el área del hidrograma es igual a 1 cm, se
demuestra que:
2,08 A
qp =
Tp

- 14 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

donde qp es el caudal pico [m3/s·cm], A es el área de drenaje [km2] y Tp es el tiempo al pico [hs]

q/qp

Figura 1.7: a) hidrograma adimensional del SCS; b) hidrograma unitario triangular. Fuente: Chow et al.
1994.

Tiempo de concentración de la cuenca, Tc: es el tiempo que tarda una gota de agua en
trasladarse desde el punto más alejado de la cuenca hasta la salida.

De acuerdo con esta definición, según análisis realizados en cuencas españolas, podría
calcularse el tiempo de retardo, tp, también llamado tlag, como:

tlag ≈ 0,35 Tc

De esta manera el tiempo al pico será:


tr
Tp = + tp
2

donde tr es la duración de la lluvia efectiva.

Ejemplo 1.5: Sabiendo que la cuenca que vierte al Embalse de Alhama de Granada es de 54,3
km2 y su tiempo de concentración de 4,5 horas, calcular el hidrograma unitario (1 cm) para una
duración de 15 minutos según el método del SCS.

Solución: Con la información del tiempo de concentración, podemos calcular el tiempo de


retardo, tlag, como 0,35·Tc = 0,35·4,5 horas = 1,58 horas.

El tiempo al pico, Tp, será entonces, con tr = 0,25 horas:

tr 0,25
Tp = + t lag = + 1,58 = 1,7 horas
2 2
El caudal pico, qp, será:
2,08 A 2,08 ⋅ 54,3 m3
qp = = = 66,44
Tp 1,7 s ⋅ cm

- 15 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

El hidrograma adimensional del SCS puede convertirse en el hidrograma de esta cuenca para
una duración de 15 minutos, multiplicando los valores del eje de abscisas por Tp y los del eje de
ordenadas por qp, lo que se hace en la Tabla 1.3.

Tabla 1.3: Cálculo del hidrograma unitario del SCS.

t Q Volumen
t/Tp q/Qp
[hs] [m3/s/cm] [m3]
0 0 0 0 0
0,10 0,013 0,17 0,86 264
0,20 0,076 0,34 5,05 1809
0,30 0,158 0,51 10,50 4757
0,40 0,278 0,68 18,47 8864
0,50 0,430 0,85 28,57 14394
0,60 0,601 1,02 39,93 20961
0,80 0,892 1,36 59,26 60707
1,00 1,000 1,7 66,44 76931
1,20 0,918 2,04 60,99 77988
1,40 0,753 2,38 50,03 67945
1,60 0,532 2,72 35,35 52250
1,80 0,418 3,06 27,77 38628
2,00 0,323 3,4 21,46 30130
2,20 0,241 3,74 16,01 22933
2,40 0,177 4,08 11,76 16996
2,60 0,133 4,42 8,84 12605
2,80 0,095 4,76 6,31 9271
3,00 0,076 5,1 5,05 6953
3,50 0,038 5,95 2,52 11588
4,00 0,019 6,8 1,26 5794
4,50 0,006 7,65 0,40 2541
5,00 0,000 8,5 0 610
Σ 544922

También el hidrograma unitario triangular puede dibujarse con tb = 2,67 Tp = 2,67·1,7 horas =
4,54 horas. Ambos hidrogramas se presentan en la Figura 1.8. El volumen de escorrentía del
hidrograma unitario según el SCS, se muestra en la última columna de la Tabla 1.3. La lluvia
neta equivalente sería:
V 544922 m 3 1 km 2 100 cm
Pe = e = = 1,00 cm
A 54,3 km 2 10 6 m 2 1 m

El volumen de escorrentía del hidrograma unitario triangular es:

1 m3 3600 s m3
Ve = ⋅ 66,44 ⋅ 4,54 h ⋅ = 5,43 ⋅ 10 5
2 s ⋅ cm 1h cm

y la lluvia neta equivalente es:

Ve 5,43 ⋅ 10 5 m 3 1 km 2 100 cm
Pe = = = 1 cm
A 54,3 km 2 10 6 m 2 1 m

- 16 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

70

60

50

q [m3/s/cm]
40

30

20

10

0
0 2 4 6 8

Tiempo [hs]

HU SCS HU Triangular

Figura 1.8: Hidrogramas unitarios de 15 min. para la cuenca de Alhama de Granada, según el método del
SCS.

1.1.9 Hidrograma unitario de Clark. Método de las isocronas

El hidrograma unitario de Clark, tiene en cuenta el tránsito a través de la cuenca a través de las
curvas isocronas. Las curvas isocronas son curvas que unen los puntos de la cuenca que tienen
igual tiempo de desagüe (Figura 1.9a).

Para construir el hidrograma unitario, a partir de las curvas isocronas trazadas cada un cierto
intervalo de tiempo (por ej., 1 hora) se dibuja un histograma área-tiempo (Figura 1.9b). Si se
aplica una lluvia efectiva instantánea de 1 cm uniforme en toda la cuenca, el histograma área-
tiempo, multiplicado por 1 cm dará el volumen que es desaguado por la cuenca al final de cada
intervalo de tiempo para el cual está definido el histograma y éste será el hidrograma unitario
instantáneo de la cuenca. Para transformar las área en caudales, es necesario aplicar la fórmula:

2,78 A
q=
∆t

donde q es el caudal en [m3/s·cm] cuando A está en [km2] y ∆t, que es el intervalo de tiempo en
función del cual está definido el histograma área-tiempo, está en [hs]. Para obtener el
hidrograma unitario correspondiente a una duración cualquiera de lluvia neta, puede usarse el
método que se explica en el siguiente apartado. Sin embargo, también puede considerarse que el
hidrograma unitario obtenido es el correspondiente a una duración igual al intervalo con que es
definido el histograma área-tiempo, ya que da lo mismo que la lluvia neta unitaria caiga
instantáneamente o que caiga en un tiempo inferior o igual al de definición de dicho histograma.

Clark propone que este hidrograma sea transitado por algún método de almacenamiento, por
ejemplo, un depósito, para simular las retenciones que se producen en la cuenca y atenuar los
picos.

- 17 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

(a) (b)

Figura 1.9: a) Ejemplo de curvas isocronas para una cuenca hidrográfica; b) Ejemplo de histograma
tiempo-área.

Ejemplo 1.6: En la cuenca vertiente al embalse de Alhama de Granada, de 54,3 km2, se han
trazado las líneas isocronas cada media hora, obteniéndose la relación área-tiempo de la Tabla
1.4. Calcular el hidrograma unitario sintético de Clark utilizando dicha relación.

Tabla 1.4: Relación área-tiempo de la cuenca de Alhama de Granada y cálculo del hidrograma unitario de
Clark.

Tiempo Área q Volumen


%
[h] [km2] [m3/s/cm] [m3]
0 0 0 0 0
0,5 5,16 2,80 15,58 14019
1 8,04 4,37 24,28 35872
1,5 18,36 9,97 55,43 71743
2 17,00 9,23 51,31 96070
2,5 14,72 7,99 44,44 86174
3 13,20 7,17 39,86 75866
3,5 9,86 5,36 29,78 62672
4 7,28 3,96 21,99 46592
4,5 6,37 3,46 19,24 37109
5 0 0 0 17317
Σ 100,00 54,3 Σ 543434

Solución: Cada una de las ordenadas del hidrograma unitario de Clark, se calculan aplicando la
relación:
2,78 A
q=
∆t

a cada una de las porciones de área entre isocronas, obteniendo el hidrograma unitario de la
Figura 1.10.

- 18 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

60

50

40
q [m /s/cm]
30
3

20

10

0
0 1 2 3 4 5

Tiempo [hs]

Figura 1.10: Hidrograma unitario de Clark de media hora de duración, para la cuenca de Alhama de
Granada.

Como de costumbre, verificamos que el volumen del hidrograma corresponde a una


precipitación igual a la unidad. El volumen del hidrograma se encuentra calculado en la última
columna de la Tabla 1.4. La precipitación correspondiente se obtiene dividiendo dicho volumen
por el área de la cuenca:

Ve 543434 m 3 1 km 2 100 cm
Pe = = = 1 ,00 cm
A 54,3 km 2 10 6 m 2 1 m

1.1.10 Hidrograma unitario para diferentes duraciones de lluvia. El Hidrograma en S

Si se dispone de un hidrograma unitario para una duración dada, pueden deducirse los
hidrogramas unitarios para otras duraciones. Si las otras duraciones son múltiplos enteros de la
duración dada, el nuevo hidrograma unitario puede calcularse directamente aplicando los
principios de proporcionalidad y superposición.

Existe un método general aplicable a hidrogramas unitarios de cualquier duración, basado en


estos principios, llamado el método del hidrograma en S. El hidrograma en S es aquel que
resulta de una lluvia efectiva continua a una tasa constante de 1 cm/h durante un periodo
indefinido (Figura 1.11).

Si conocemos el hidrograma unitario para una duración de lluvia neta cualquiera, ∆t, podemos
considerar que el hietograma que produce el hidrograma en S está formado por un número
indefinido de hietogramas de esa duración y con una intensidad 1/∆t, uno tras otro. Esto se
puede
g (t ) = h(t ) + h(t − ∆t ) + h(t − 2∆t ) + ... + h(t − n∆t )
Si se acepta el principio de superposición, el hidrograma de escurrimiento directo será como el
indicado en la Figura 1.11. El caudal máximo del hidrograma en S es el denominado caudal de
equilibrio, Qe, que es igual a:
1 cm
Qe = iA = A
∆t

- 19 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

donde A es el área de la cuenca, i es la intensidad y ∆t es la duración de la lluvia efectiva del


hidrograma unitario original. El tiempo transcurrido hasta el establecimiento del caudal de
equilibrio es el tiempo de concentración, Tc.

Figura 1.11: Hidrograma en S.

Teóricamente, el hidrograma obtenido de esta manera debería ser una curva suave, debido a que
se supone que la lluvia efectiva de entrada tiene una intensidad constante y continua. Sin
embargo, el proceso de suma producirá una forma ondulatoria si existen errores en las
abstracciones o en la separación del flujo base, o también si la distribución temporal y/o espacial
de la lluvia efectiva con la que se calculó el hidrograma unitario no fue uniforme. Antes de
utilizar este hidrograma para nuestros cálculos, se deberá suavizar dicho hidrograma, sabiendo
que para un tiempo igual al tiempo de concentración, el caudal será igual al caudal de equilibrio.

Para obtener un hidrograma unitario de diferente duración de lluvia efectiva, se sigue el


siguiente procedimiento (Figura 1.12):

− Se desplaza el hidrograma en S una duración igual a la de la lluvia efectiva de la cual


queremos obtener el hidrograma unitario, ∆t'.
− Se restan las ordenadas del hidrograma en S desplazado a las del hidrograma en S original,
con lo que se obtiene un hidrograma para una duración de lluvia efectiva de ∆t', pero que no
es unitario.
− Se transforma el hidrograma obtenido en unitario, teniendo en cuenta que i · ∆t = i' · ∆t' = 1
cm, por lo cual:
∆t
i' = i
∆t '

siendo i' la intensidad del hidrograma unitario de duración ∆t'. Por lo tanto, para obtener el
hidrograma unitario correspondiente a una duración ∆t', se deberá multiplicar las ordenadas
del hidrograma obtenido por ∆t/∆t'.

- 20 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

trasladado

Figura 1.12: Uso del hidrograma en S para encontrar el hidrograma unitario de otra duración.

Ejemplo 1.7: Encontrar el hidrograma unitario de una duración de 1,5 horas, usando como base
el hidrograma unitario de 0,5 horas del Ejemplo 1.1 y el concepto del hidrograma en S.

Solución: En la segunda columna de la Tabla 1.5 se muestra el hidrograma unitario de 0,5 horas
de duración. El hidrograma en S se obtiene aplicando la fórmula:

g (t ) = h(t ) + h(t − ∆t ) + h(t − 2∆t ) + ... + h(t − n∆t )

tal como se indica en la tercera columna de la Tabla 1.5. La diferencia entre las ordenadas de la
segunda y tercera columna es un hidrograma que corresponde a una duración de 1,5 horas, pero
no unitario. Para que dicho hidrograma sea unitario, se multiplican sus ordenadas por 0,5/1,5,
obteniéndose los valores que se muestran en la última columna. El volumen unitario queda
comprobado ya que la suma de las ordenadas es igual en ambos hidrogramas.

En la Figura 1.13 se muestran: el hidrograma unitario de 0,5 horas de duración, el hidrograma


en S, el hidrograma en S trasladado y la diferencia entre éstos dos últimos.

En la Figura 1.14 se muestran, con propósitos comparativos, los dos hidrogramas unitarios, el
de 0,5 horas y el de 1,5 horas de duración.

- 21 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Tabla 1.5: Cálculos necesarios para cambiar la duración de un hidrograma unitario utilizando el concepto
de hidrograma en S.

T HU - 0,5 hs HU en S HU en S trasl. Col.(3) - Col.(4) HU - 1,5 horas


[hs] [m3/s/cm] [m3/s/cm] [m3/s/cm] [m3/s/cm] [m3/s/cm]
0 0 0 0 0 0
0,5 0,449 0,449 0 0,449 0,150
1 1,205 1,654 0 1,654 0,551
1,5 2,607 4,261 0 4,261 1,420
2 2,796 7,057 0,449 6,608 2,203
2,5 1,628 8,685 1,654 7,031 2,344
3 0,5 9,185 4,261 4,924 1,641
3,5 0,433 9,618 7,057 2,561 0,854
4 0,3 9,918 8,685 1,233 0,411
4,5 0,189 10,107 9,185 0,922 0,307
5 0 10,107 9,618 0,489 0,163
5,5 0 10,107 9,918 0,189 0,063
6 0 10,107 10,107 0 0
Σ 10,107

12

10

8
q [m3/s/cm]

0
0 1 2 3 4 5 6

Tiempo [hs]

HU 0,5 horas H en S (H1) H en S, tras. (H2) H1 - H2

Figura 1.13: Hidrograma unitario de 0,5 horas de duración, hidrogramas en S y diferencia entre ellos, para
el ejemplo 1.7.

- 22 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

2.5

q [m3/s/cm]
1.5

0.5

0
0 1 2 3 4 5 6

Tiempo [hs]

HU - 1,5 hs HU - 0,5 hs

Figura 1.14: Hidrogramas unitarios de 0,5 y de 1,5 horas de duración del ejemplo 1.7.

1.2 Modelos de Depósito

1.2.1 Modelo de sistema hidrológico general

La cantidad de agua almacenada en una cuenca, S, puede relacionarse con los caudales de
entrada, I y de salida, Q, de la cuenca (Figura 1.15), a través de la ecuación integral de
continuidad:
dS
= I (t ) − Q(t )
dt

I(t)

S(t)
Q(t)

Figura 1.15: Representación simplificada de un sistema hidrológico.

Como la cantidad de agua almacenada en la cuenca aumenta y disminuye con el tiempo en


función de I y Q de su variación con el tiempo, el almacenamiento en cualquier instante podrá
expresarse por una función tal como:

 dI d 2 I dQ d 2Q 
S = f  I , , 2 ,K, Q, , ,K
 dt dt dt dt 2 

Donde la función f estará determinada por la naturaleza del sistema hidrológico analizado
(cuenca o tramo de cauce). La solución de este sistema de dos ecuaciones con dos incógnitas (I
y Q), puede resolverse, por ejemplo, de dos maneras:

1) Diferenciar la ecuación de almacenamiento, sustituir el resultado en la primera y resolver la


ecuación diferencial integrando para I y Q.

- 23 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

2) Aplicar el método de diferencias finitas a las dos ecuaciones para resolverlas en puntos
discretos del tiempo.

1.2.2 Modelo de embalse lineal

Un embalse lineal es aquel cuyo almacenamiento, S, está relacionado linealmente con su caudal
de salida, Q, a través de una constante de almacenamiento k:

S = kQ
[L3] = [T]·[L3T-1]

de manera que k debe tener unidades de tiempo. Reemplazando esta definición del
almacenamiento en la ecuación de continuidad de un sistema hidrológico, nos queda:

dS dQ
=k = I (t ) − Q (t )
dt dt
Operando, encontramos que:
dQ  I (t ) Q (t ) 
= − 
dt  k k 

dQ 1 1
+ Q(t ) = I (t )
dt k k

Multiplicando ambos lados de la ecuación por el factor integrante et/k, nos queda:

dQ 1 t k 1
et k + e Q(t ) = et k I (t )
dt k k

que puede expresarse también como:

d
dt
( )
1
Qet k = et k I (t )
k

Integrando con condiciones iniciales Q = Q0 en t = 0 quedará:

∫Q d (Qe ) = ∫0 k e I (τ )dτ
Q t k t1 τ k

donde τ es una variable auxiliar de tiempo en la integración. Resolviendo:

1 τk
Q(t )et k − Q0 = ∫ e I (τ )dτ
t
0 k

1 − (t −τ ) k
Q(t ) = Q0e − t k + ∫ I (τ )dτ
t
e
0k

Suponiendo constantes k y I(τ) y con Q0 igual a 0:

τ −t τ −t t
1 t
Q(t ) = I ∫ e k dτ = I e k
0k
0

- 24 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Para un instante correspondiente a un tiempo t ≤ t0, siendo t0 la duración de la entrada I,


tendremos:
 − 
t
Q(t ) = I 1 − e k 
 
 

Para un instante correspondiente a un tiempo t > t0, es decir cuando I es igual a 0, entonces:

dQ
− Q (t ) = k
dt

1 dQ
− dt =
k Q
Integrando:
1
− t = ln Q
k

(t − t 0 )

Q(t ) = e k

Ejemplo 1.8: Calcular los hidrogramas de salida de un depósito en el cual entra un caudal
constante de 1 m3/s durante 1 hora, considerando valores de la constante de almacenamiento, k,
de 0,1; 0,5; 1; 2 y 5 horas.

En la Figura 1.16 pueden verse los hidrogramas calculados con las fórmulas de los caudales
antes deducidas. Obsérvese la influencia que tiene la constante k en la forma del hidrograma de
salida.

1.2

1
Caudal de entrada, I = 1m3/s
durante 1 hora

0.8
Q salida [m3/s]

k=0,1 h
0.6 k=0,5 h
k=1 h
0.4 k=2 h
k=5 h

0.2

0
0 0.5 1 1.5 2 2.5 3 3.5 4 4.5 5

Tiempo [Hs]

Figura 1.16: Influencia de la constante de almacenamiento, k, en la forma del hidrograma de salida.

Si contáramos con datos de campo de la curva de recesión del hidrograma de salida de una
cuenca, podríamos estimar el valor de k para esa cuenca, partiendo de la ecuación:

- 25 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

dQ
− Q (t ) = k
dt
que por diferencias finitas queda:
Q1 − Q2
− Q2 = k
t1 − t 2

Si conocemos el caudal de salida Q2 que se produjo en el tiempo conocido t2 y el caudal de


salida Q1 que se produjo en el tiempo conocido t1, la constante k del sistema hidrológico puede
calcularse como:
 t −t 
k = −Q2  1 2 
 Q1 − Q2 

De esta manera, las características del almacenamiento de la cuenca de estudio quedarían


resumidas en el valor de la constante k.

1.3 Modelo de Onda Cinemática

La modelación del proceso de transformación lluvia-escorrentía también puede efectuarse a


través de la aplicación de las ecuaciones del movimiento del agua sobre la superficie de la
cuenca. Esto permite el conocimiento en detalle de las características del flujo sobre la
superficie de la cuenca, pero como contrapartida, es necesario tener información de dicha
superficie con el suficiente detalle espacial. La superficie de la cuenca es simulada a través de
porciones de plano inclinado, definidos por una rugosidad, una longitud, un ancho y una
pendiente (Figura 1.17). El comportamiento del flujo sobre estos planos inclinados se
considerará equivalente al comportamiento del mismo sobre la superficie de nuestra cuenca.

Figura 1.17: Esquema de planos inclinados para simular la escorrentía sobre la superficie de una cuenca.

El movimiento del agua puede describirse a través de las ecuaciones del flujo no permanente
(ecuaciones de Saint-Venant). Existe una simplificación de estas ecuaciones en función de
considerar que sólo las fuerzas de gravedad y de fricción son relevantes en la descripción del
movimiento, simplificación que se conoce como aproximación de la onda cinemática.

Analicemos el flujo en un plano inclinado permeable de rugosidad n y pendiente So que se


produciría como consecuencia de una lluvia de intensidad i uniforme sobre este plano y de una
tasa de infiltración f también uniforme a través del plano. El caudal unitario, q y el calado y, de

- 26 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

dicho flujo, deben cumplir las ecuaciones de continuidad y de cantidad de movimiento (o


equilibrio de fuerzas) siguientes:
∂q ∂y
+ =i− f
∂x ∂t

5 1
y 3 S0 2
q=
n

Si derivamos la ecuación de equilibrio de fuerzas con respecto al calado, nos queda:

2 1
∂q 5 y 3 S 0 2
=
∂y 3 n

que se transforma, previa multiplicación del numerador y denominador por el calado, en:

5 1
∂q 5 y 3 S 0 2 5q 5
= = = v=c
∂y 3 yn 3y 3

donde c es la celeridad con que se propaga una perturbación, en este caso una onda de caudal,
por efecto exclusivo de la gravedad y de la fricción. Combinando esta ecuación con la de
continuidad, podemos llegar a:
∂q ∂q
+c = c(i − f )
∂t ∂x

que es una ecuación diferencial de primer orden en términos del caudal q. Si consideramos c =
dx/dt, igual a la pendiente de una línea característica, se llega a que la derivada total de q en esa
línea, es igual a la celeridad por la diferencia entre la intensidad i y la tasa de infiltración f:

dq
= c(i − f )
dt

Para resolver la ecuación, puede recurrirse a esquemas numéricos en diferencias finitas, como el
representado en la Figura 1.18.

qX01 qX11
1

∆t
qX00 qX10
0
x0 x1 x
∆x

Figura 1.18: Esquema de solución en diferencias finitas para la aproximación de la onda cinemática.

Utilizando dicho esquema, la ecuación del movimiento quedaría:

- 27 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

q1x1 − q x01 q1 − q1x 0


+ c x1 = c(i − f )
∆t ∆x

Para resolver esta ecuación es necesario proveerle de sólo una condición de contorno, la de
aguas arriba. En este caso se toma un caudal nulo en el extremo aguas arriba del plano.

Por su formulación, el modelo de la onda cinemática no es capaz de reproducir la influencia del


flujo desde aguas abajo, lo que no debe preocupar, ya que estamos hablando de láminas de agua
de, a lo sumo, pocos centímetros. Tampoco es capaz este modelo de reproducir los efectos de
laminación o atenuación, aspecto que puede deducirse considerando nulos tanto la contribución
de la precipitación, i = 0, como la de la infiltración, f = 0, con lo que la ecuación quedaría:

dq
=0
dt

Lo cual significa que el caudal es constante a lo largo de la línea característica.

El caudal unitario q obtenido de la aplicación de esta metodología es el resultante en el extremo


aguas abajo del plano inclinado y será el que reciba, por ejemplo, el cauce principal de nuestra
cuenca si es rural o el colector de la red de drenaje pluvial en el caso de una cuenca urbana.

Como se vio al plantear las ecuaciones del movimiento, la información de la cuenca necesaria
para aplicar este método sería, además de la intensidad de precipitación i, las características de
la superficie de la cuenca (rugosidad y pendiente) y las características del suelo en el caso de
que éste sea permeable, necesarias para calcular la tasa de infiltración.

Ejemplo 1.9: Calcular el caudal a la salida de una cuenca de 18,2 km2, simulada a través de un
plano inclinado de una longitud de 6000 m y un ancho de 3033 m, con un coeficiente de
Manning de 0,03 y una pendiente de 0,02, como consecuencia del hietograma de lluvia neta del
Ejemplo 1.1, es decir, 26,95; 49,05 y 45,95 mm a 30; 60 y 90 minutos. Utilizar el esquema de
diferencias finitas descrito anteriormente, con un ∆x de 1000 m y un ∆t de 15 minutos hasta la
duración de la lluvia neta y luego con un ∆t de 30 minutos. Calcular la evolución de los
caudales durante las 4,5 horas posteriores a la finalización de la lluvia.

Solución: Se trata de resolver, para cada punto de cálculo, la ecuación implícita en qx11 del
esquema en diferencias finitas de la Figura 1.18. Expresando la celeridad, c, en función del
caudal, de la pendiente y del coeficiente de Manning, quedaría:

5 q 5 2 5 310 − 35
c= = q ⋅ S0 ⋅ n
3y 3

que reemplazado en la ecuación deducida anteriormente nos da:

q1x1 − q x01  5 1 2 5 310 − 35  q1x1 − q1x 0  5 1 2 5 310 − 35 


+  q x1 ⋅ S 0 ⋅ n  =  q x1 ⋅ S 0 ⋅ n (i − f )
∆t 3  ∆x 3 

Resolviendo esta ecuación para cada punto de cálculo, obtenemos la evolución de los caudales
en el tiempo y en el espacio que se muestra en la Tabla 1.6.

En la Figura 1.19 se muestra el hidrograma resultante a la salida del plano inclinado de 3033 m
de ancho y en la Figura 1.20 los calados resultantes a la salida del mismo plano en dos instantes,
en el momento del caudal máximo, t = 1,5 hs y en el último instante de tiempo, t = 6 hs.

- 28 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Tabla 1.6: Caudales obtenidos de la aplicación de la aproximación de la onda cinemática para la


transformación lluvia-escorrentía del Ejemplo 1.9.

t q [m3/s/m] Q
[hs] x=0 x = 1000 m x = 2000 m x = 3000 m x = 4000 m x = 5000 m x = 6000 m [m3/s]
0 0 0 0 0 0 0 0 0
0,25 0 4,58E-03 6,61E-03 7,56E-03 8,01E-03 8,23E-03 8,33E-03 25,26
0,5 0 8,31E-03 1,33E-02 1,63E-02 1,81E-02 1,91E-02 1,97E-02 59,77
0,75 0 1,63E-02 2,77E-02 3,57E-02 4,12E-02 4,49E-02 4,75E-02 144,02
1 0 2,12E-02 3,83E-02 5,17E-02 6,22E-02 7,02E-02 7,63E-02 231,34
1,25 0 2,32E-02 4,37E-02 6,14E-02 7,65E-02 8,90E-02 9,93E-02 301,12
1,5 0 2,43E-02 4,69E-02 6,77E-02 8,63E-02 1,03E-01 1,17E-01 355,51
2 0 1,43E-02 3,11E-02 4,82E-02 6,50E-02 8,08E-02 9,54E-02 289,48
2,5 0 9,06E-03 2,12E-02 3,48E-02 4,89E-02 6,30E-02 7,67E-02 232,77
3 0 6,07E-03 1,49E-02 2,55E-02 3,71E-02 4,92E-02 6,15E-02 186,43
3,5 0 4,25E-03 1,08E-02 1,91E-02 2,85E-02 3,87E-02 4,93E-02 149,56
4 0 3,09E-03 8,07E-03 1,45E-02 2,22E-02 3,06E-02 3,98E-02 120,61
4,5 0 2,31E-03 6,16E-03 1,13E-02 1,75E-02 2,46E-02 3,23E-02 97,97
5 0 1,78E-03 4,80E-03 8,92E-03 1,40E-02 1,99E-02 2,65E-02 80,23
5,5 0 1,39E-03 3,81E-03 7,16E-03 1,13E-02 1,63E-02 2,19E-02 66,28
6 0 1,11E-03 3,07E-03 5,82E-03 9,30E-03 1,35E-02 1,82E-02 55,23

400

350

300

250
Q [m /s]
3

200

150

100

50

0
0 1 2 3 4 5 6

Tiempo [hs]

Figura 1.19: Hidrograma a la salida del plano de 3033 m de ancho del Ejemplo 1.9.

0.12

0.1

0.08
Calado [m]

0.06

0.04

0.02

0
0 1000 2000 3000 4000 5000 6000

Distancia [m]

t = 1,5 hs t = 6 hs

Figura 1.20: Evolución de los calados a lo largo del plano de 6000 m de longitud del Ejemplo 1.9.

- 29 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

2. PROPAGACIÓN DE CAUDALES

Se denomina propagación de caudales al procedimiento a través del cual se puede determinar


el hidrograma de caudal en un punto de un curso de agua utilizando hidrogramas conocidos en
uno o más puntos aguas arriba. Dicho procedimiento puede aplicarse a sistemas agregados o
distribuidos. Cuando se aplica a sistemas agregados, el flujo se calcula como una función del
tiempo en un lugar en particular, lo que también se conoce como propagación hidrológica.
Cuando se aplica a sistemas distribuidos, el flujo se calcula como una función del espacio y del
tiempo a través del sistema, lo que se conoce también como propagación hidráulica.

2.1 Propagación de sistemas agregados o hidrológica

Como ya hemos visto, en un sistema hidrológico la entrada, I(t), la salida, Q(t) y el


almacenamiento S(t), se relacionan por la ecuación de continuidad:

dS
= I (t ) − Q(t )
dt

Conociendo I(t), no podemos obtener Q(t) si no se conoce una segunda relación llamada función
de almacenamiento, que en general es:

 dI d 2 I dQ d 2 Q 
S = f  I , , 2 , K , Q, , 2 , K
 dt dt dt dt 

Estas dos ecuaciones nos brindan una combinación de dos ecuaciones con dos incógnitas que
pueden resolverse, por ejemplo, por el método de diferencias finitas. La forma de la ecuación de
almacenamiento depende de la naturaleza del sistema analizado. Existen varios métodos que se
diferencian entre sí en la manera de considerar la función de almacenamiento:

− Método del embalse a nivel: el almacenamiento es función no lineal de Q

S = f(Q)

− Método de Muskingum: el almacenamiento es función lineal de I y Q

S = f(I,Q)

− Modelos de depósitos o embalses lineales: el almacenamiento es función lineal de Q

S = kQ

La relación que existe entre el almacenamiento, S y el caudal de salida, Q, es invariable cuando


se tiene un embalse con superficie de agua horizontal. En este caso, S es función únicamente de
la altura de la lámina de agua en el embalse y Q es función de la altura de agua sobre la
estructura de control, de manera tal que combinando ambas relaciones, se llega a una relación
única entre S y Q: S = f(Q), como se muestra en la Figura 2.1a).

La relación entre S y Q suele ser variable cuando se trata de embalses largos y angostos y de
canales o cauces de ríos, ya que la superficie del agua suele tener una pendiente debido a los
efectos de remanso. En este caso, S dependerá del nivel variable a lo largo del sistema y ya no
existe una función única entre la altura de la lámina de agua y Q, lo que finalmente conduce a
una relación variable entre S y Q, formando un bucle como se muestra en la Figura 2.1b).

- 30 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Figura 2.1: Relación entre el caudal y el almacenamiento.

El efecto del almacenamiento sobre el hidrograma de salida es, por un lado, el de modificar la
forma del hidrograma, retrasando el tiempo al pico, aumentando el tiempo base y disminuyendo
el caudal punta y, por otro lado, el de retrasar el comienzo del hidrograma, especialmente si se
trata de cauces muy largos, donde la onda de avenida debe viajar una distancia considerable.

De esta manera, el tiempo de movimiento de la avenida puede considerarse compuesto por un


tiempo de redistribución, provocado por el cambio en la forma del hidrograma, más un tiempo
de traslación, provocado por el viaje de la onda de avenida a lo largo del cauce, tal como se
muestra en la Figura 2.2.

la avenida

Figura 2.2: Tiempo de movimiento de una avenida.

- 31 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

2.1.1 Propagación de embalse a nivel

El procedimiento para calcular un hidrograma de caudal a la salida de un embalse con una


superficie de agua horizontal se lo conoce como método del embalse a nivel. Si se considera la
variación entre los caudales de entrada y de salida a lo largo de un intervalo de tiempo es lineal,
lo que es aproximado a la realidad siempre y cuando se tengan en cuenta intervalos de tiempo
pequeños, digamos menores a 0,1 veces el tiempo al pico del hidrograma de entrada, la
variación en el almacenamiento en el intervalo puede encontrarse haciendo:

I1 + I 2 Q + Q2
S 2 − S1 = ∆t − 1 ∆t
2 2

Donde I1 e I2 son los caudales de entrada, Q1 y Q2 son los caudales de salida y S1 y S2 son los
almacenamientos correspondientes a los instantes inicial y final del intervalo, respectivamente.
En esta ecuación, las incógnitas son Q2 y S2. Agrupando las incógnitas por un lado y los datos
por el otro podemos obtener:

 2S 2   2S 
 + Q2  = (I1 + I 2 ) +  1 − Q1 
 ∆t   ∆t 

que puede resolverse conociendo la relación entre S y Q, que ya sabemos que es invariable. La
relación entre S y Q se obtiene a partir de:

− La relación entre altura y almacenamiento, S = f(H), obtenida a través de levantamientos


topográficos o bien de mapas cartográficos.
− La relación entre altura y caudal de salida, Q = f(H), que son ecuaciones que dependen del
tipo de vertedero o estructura de salida (con o sin compuertas).

En la Figura 2.3 se muestra la manera de obtener una relación entre 2S/∆t y Q, utilizando ambas
relaciones.

Q Q

2S
+Q
∆t
S

Figura 2.3: Forma de obtener una relación entre S y Q para ser utilizada en el método del embalse a nivel.

- 32 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Ejemplo 2.1:Un depósito de retención de aguas pluviales tiene un área de 4110 m2, paredes
verticales y la salida se realiza a través de una tubería de 1,5 m de diámetro. La relación entre el
nivel de agua dentro del depósito y el caudal de salida se da en la Tabla 2.1. Calcular el
hidrograma de salida del depósito por el método del embalse a nivel, considerando el
hidrograma de entrada de la Tabla 2.2. Considerar que el depósito está inicialmente vacío.

2S
Solución: En primer lugar, calcularemos la relación entre el caudal de salida y + Q . Como
∆t
el depósito tiene paredes verticales, el almacenamiento se obtiene multiplicando el nivel de agua
por el área del depósito, lo cual se indica en la tercera columna de la Tabla 2.1. Finalmente, se
2S
calcula + Q considerando un ∆t de 10 min.
∆t

Tabla 2.1: Relación entre la función de almacenamiento y el caudal de salida.

2S
H Q S +Q
∆t
m m3/s m3 m3/s
0 0 0 0
0,3 0,227 1233 4,337
0,6 0,850 2466 9,070
0,9 1,700 3699 14,030
1,2 2,747 4932 19,187
1,5 3,880 6165 24,430
1,8 4,900 7398 29,560
2,1 5,805 8631 34,575
2,4 6,541 9864 39,421
2,7 7,164 11097 44,154
3 7,787 12330 48,887

Los cálculos del caudal de salida se realizan aplicando la ecuación:

 2S 2   2S 
 + Q2  = (I1 + I 2 ) +  1 − Q1 
 ∆t   ∆ t 

en cada uno de los intervalos de tiempo considerados. En el instante de tiempo 1, S1 = Q1 = 0,


2S1
porque el depósito está vacío y por lo tanto − Q1 = 0 . El caudal de entrada, I1 = 0 e I2 = 3,4
∆t
m3/s, o sea que I1 + I2 = 3,4 m3/s. Luego calculamos la función de almacenamiento para este
instante:
 2S 2   2S  m3
 + Q2  = (I 1 + I 2 ) +  1 − Q1  = 3,4 + 0 = 3,4
 ∆t   ∆t  s

2S 2
El valor de Q2 correspondiente a + Q2 se obtiene por interpolación lineal. En este caso
∆t
será:
3
0,227 − 0
Q2 = 0 + (3,4 − 0) = 0,18 m
4,337 − 0 s

- 33 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

2S 2
Luego, el valor de − Q2 necesario para la segunda iteración se calcula como:
∆t

 2S 2   2S  m3
 − Q 2  =  2 + Q 2  − 2Q 2 = 3,4 − 2 ⋅ 0,18 = 3,04
 ∆t   ∆t  s

Los siguientes intervalos de tiempo se calculan de forma similar y los resultados se muestran en
la Tabla 2.2.

Tabla 2.2:Cálculo de la propagación de caudales a través del depósito de retención del Ejemplo 2.1.

2S1 2S 2
t I I1 + I2 − Q1 + Q2 Q2
∆t ∆t
3 3 3 3
min m /s m /s m /s m /s m3/s
0 0 0 0
10 3,4 3,4 3,04 3,40 0,18
20 6,8 10,2 10,12 13,24 1,56
30 10,2 17 18,30 27,12 4,41
40 6,8 17 23,48 35,30 5,91
50 3,4 10,2 22,40 33,68 5,64
60 0 3,4 17,50 25,80 4,15
70 0 13,60 17,50 1,95
80 0 10,34 13,60 1,63
90 0 8,20 10,34 1,07
100 0 6,72 8,20 0,74
110 0 5,64 6,72 0,54
120 0 4,84 5,64 0,40

En la Figura 2.4 pueden verse los hidrogramas de entrada y salida del depósito. Puede verse que
el efecto del depósito de retención es el de bajar el caudal punta de 10,2 m3/s a 5, 91 m3/s y el de
retrasar el tiempo al pico en 10 minutos.

12

10
Caudal [m /s]

8
3

0
0 20 40 60 80 100 120

Tiempo [min]

Hid. Entrada Hid. Salida

Figura 2.4: Hidrogramas de entrada y de salida del depósito de retención del Ejemplo 2.1.

- 34 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

2.1.2 Propagación en cauces. Método de Muskingum

El método de Muskingum fue presentado por McCarthy (1938) y maneja relaciones caudal-
almacenamiento variables. Este método modela el almacenamiento en un cauce mediante la
combinación de dos tipos de almacenamientos, tal como se muestra en la Figura 2.5:

− Un almacenamiento prismático, formado por un volumen de sección transversal constante a


lo largo del cauce prismático.

− Un almacenamiento en cuña, formado por la diferencia entre los caudales de entrada y


salida, o bien, por la pendiente de la lámina de agua en el tramo considerado.

Figura 2.5: Almacenamientos por prisma y por cuña en un tramo de cauce.

Durante el avance de la avenida el caudal de entrada es mayor que el de salida y se forma lo que
se denomina cuña positiva y durante la recesión el caudal de entrada es menor al caudal de
salida, formándose una cuña negativa.

El volumen de almacenamiento prismático es proporcional al caudal de salida, ya que se supone


que el caudal de salida es proporcional al área de la sección del cauce:

Sp = KQ

El valor de K se considera igual al tiempo de tránsito de la onda de avenida a través del tramo.

El volumen de almacenamiento por cuña es proporcional a la diferencia entre las entradas y las
salidas:
Sc = KX(I - Q)

Donde X es un factor de ponderación tal que puede tomar valores entre 0 y 0,5, en función de la
forma de almacenamiento en cuña. Cuando X = 0, no existe cuña, no hay curva de remanso y el
almacenamiento en el cauce será tipo embalse: S = KQ. En este caso se produciría la máxima
atenuación posible. Cuando X = 0,5; se dice que la cuña está completamente desarrollada y no
existiría atenuación alguna del pico. En cauces naturales muy caudalosos y de baja pendiente, X
suele ser próximo a 0 y será más cercano a 0,5 cuanta más pendiente y menos caudal tenga el
cauce. En ríos españoles, en general poco caudalosos, se puede tomar como media un valor de
0,3 a 0,35.

El almacenamiento total en el tramo de cauce considerado sería entonces:

- 35 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

S = KQ + KX(I - Q)
Que puede reordenarse como:
S = K[XI + (1 - X)Q]

Esta ecuación representa el modelo lineal de almacenamiento para la propagación de avenidas


en cauces por el método de Muskingum. Si analizamos el volumen de almacenamiento en dos
instantes, 1 y 2, al comienzo y al final de un intervalo de tiempo ∆t, éstos pueden determinarse
como:
S1 = K[XI1 + (1 - X)Q1]

S2 = K[XI2 + (1 - X)Q2]

La variación en el almacenamiento a través del tramo sería la diferencia entre ambos


almacenamientos:
S2 - S1 = K{[XI2 + (1 - X)Q2] - [XI1 + (1 - X)Q1]}

Utilizando la ecuación de continuidad, la variación en el almacenamiento es igual a:

I1 + I 2 Q + Q2
S 2 − S1 = ∆t − 1 ∆t
2 2
Sustituyendo obtenemos:

I1 + I 2 Q + Q2
K [X (I 2 − I1 ) + (1 − X )(Q2 − Q1 )] = ∆t − 1 ∆t
2 2
y despejando Q2 nos queda:

∆t ∆t ∆t
KX + − KX + K (1 − X ) −
Q2 = 2I + 2 I + 2 Q
∆t 1 ∆t 2 ∆t 1
K (1 − X ) + K (1 − X ) + K (1 − X ) +
2 2 2
o bien:
Q2 = C1 I1 + C 2 I 2 + C3 Q1
donde:
∆t ∆t ∆t
KX + − KX + K (1 − X ) −
C1 = 2 ; C2 = 2 ; C3 = 2
∆t ∆t ∆t
K (1 − X ) + K (1 − X ) + K (1 − X ) +
2 2 2

Se verifica que la suma de C1, C2 y C3 debe ser igual que 1.

Obtención de K y X a partir de información de campo

Si se encuentran disponibles los hidrogramas de entrada y salida observados para un tramo de


un río, pueden determinarse los valores de K y X, utilizando la siguiente metodología:

1) Se asumen varios valores de X


2) Utilizando la información de los caudales de entrada y de salida, se calculan los valores del
numerador y del denominador de la siguiente expresión de K, deducida de una ecuación
anterior:
∆t
[(I 2 + I1 ) − (Q2 + Q1 )]
K= 2
X (I 2 − I1 ) + (1 − X )(Q2 − Q1 )

- 36 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

3) Los valores calculados del numerador y denominador se colocan en un gráfico como


ordenadas y abscisas, respectivamente, lo que producirá una curva en forma de lazo. El
valor de X que produzca un lazo lo más parecido posible a una recta única se utiliza para
calcular el valor de K, que es la pendiente de dicha recta.

Ejemplo 2.2: En los extremos de un tramo de un río se han medido los caudales mostrados en la
Tabla 2.3. Obtener los valores de K y X para ese tramo de río.

Tabla 2.3: Hidrogramas de caudales medidos en los extremos de un tramo de río.

t I Q t I Q
[días] [m3/s] [m3/s] [días] [m3/s] [m3/s]
0 59 42 11 252 481
1 93 70 12 203 371
2 129 76 13 158 252
3 205 142 14 130 196
4 210 183 15 105 161
5 234 185 16 90 143
6 325 213 17 80 112
7 554 293 18 68 95
8 627 397 19 59 83
9 526 487 20 59 75
10 432 533

Solución: Primero se calcula el numerador de la última ecuación de K, es decir:

∆t
V = [(I 2 + I1 ) − (Q2 + Q1 )]
2

que sería el volumen de almacenamiento en el tramo de río considerado en cada instante de


tiempo analizado. Para los instantes de tiempo 1 y 2, sería:

3 3
1 día
V1 = [(93 + 59) − (70 + 42)] m = 20 m ⋅ día
2 s s

m3 1 día 3 3
V2 = 20 ⋅ día + [(129 + 93) − (76 + 70)] m = 58 m ⋅ día
s 2 s s

Por otro lado, se calcula el denominador de dicha ecuación, asumiendo varios valores de X, por
ejemplo, 0; 0,1; 0,2; 0,3; 0,4 y 0,5:

D = X (I 2 − I 1 ) + (1 − X )(Q2 − Q1 )

Para X = 0,1 y para los instantes 1 y 2 tendríamos:


m3 m3 m3
D1 = 0,1 ⋅ (93 − 59) + (1 − 0,1)(70 − 42) = 28,6
s s s
3 3 3
m m m m3
D1 = 28,6 + 0,1 ⋅ (129 − 93) + (1 − 0,1)(76 − 70 ) = 37,6
s s s s

En la Tabla 2.4 se muestran los valores de Vi y de Di para cada instante de cálculo. En la Figura
2.6 se muestran los diferentes lazos obtenidos graficando Vi vs. Di, para diferentes valores de X.

- 37 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Tabla 2.4: Cálculo de los pares de valores (V, D) del Ejemplo 2.2.

t V D = X(I2 - I1) + (1 - X)(Q2 - Q1) [m3/s]


3
[días] [m /s·día] X=0 X = 0,1 X = 0,2 X = 0,3 X = 0,4 X = 0,5
0
1 20 28 28,6 29,2 29,8 30,4 31
2 58 34 37,6 41,2 44,8 48,4 52
3 116 100 104,6 109,2 113,8 118,4 123
4 161 141 142 143 144 145 146
5 199 143 146,2 149,4 152,6 155,8 159
6 279.5 171 180,5 190 199,5 209 218,5
7 466 251 275,4 299,8 324,2 348,6 373
8 711.5 355 376,3 397,6 418,9 440,2 461,5
9 846 445 447,2 449,4 451,6 453,8 456
10 815 491 479,2 467,4 455,6 443,8 432
11 650 439 414,4 389,8 365,2 340,6 316
12 451.5 329 310,5 292 273,5 255 236,5
13 320.5 210 198,9 187,8 176,7 165,6 154,5
14 240.5 154 145,7 137,4 129,1 120,8 112,5
15 179.5 119 111,7 104,4 97,1 89,8 82,5
16 125 101 94 87 80 73 66
17 82.5 70 65,1 60,2 55,3 50,4 45,5
18 53 53 48,6 44,2 39,8 35,4 31
19 27.5 41 36,9 32,8 28,7 24,6 20,5
20 7.5 33 29,7 26,4 23,1 19,8 16,5

600 600 600

X=0 X = 0,1 X = 0,2

400 400 400


V [m 3 /s·día]
V [m 3 /s·día]

V [m 3 /s·día]

200 200 200

0 0 0
0 500 1000 0 500 1000 0 500 1000
600 600 600
XI + (1-X)Q [m /s]
3 XI + (1-X)Q [m /s]
3
XI + (1-X)Q [m 3 /s]
X = 0,3 X = 0,4 X = 0,5

400 400 400


V [m 3 /s·día]
V [m 3 /s·día]

V [m 3 /s·día]

200 200 200

0 0 0
0 500 1000 0 500 1000 0 500 1000
XI + (1-X)Q [m /s]
3 XI + (1-X)Q [m /s]
3
XI + (1-X)Q [m /s]
3

Figura 2.6: Obtención de los parámetros K y X de Muskingum, para el Ejemplo 2.2.

- 38 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Puede observarse en la Figura 2.6, que el valor de X = 0,2 es el que produce un bucle más
cerrado, por lo que se adoptará éste como válido. El valor de K se obtiene calculando la
pendiente de la recta media que se ajusta al bucle y que es de 1,86 días.

Como K es el tiempo necesario para que la onda de avenida atraviese el tramo, también puede
estimarse como el tiempo observado del caudal punta a través del tramo, que para este ejemplo
sería igual a 2 días.

Ejemplo 2.3: Calcular el hidrograma resultante aguas abajo de un tramo de cauce de 5,4 km de
longitud, con una pendiente media de 0,001, conociendo el hidrograma de entrada que se da en
la Tabla 2.3. Considerar un X igual a 0,35.

Solución: Calculamos K en función de la longitud del tramo, ∆x y de la pendiente media, S0:

0 , 76 0 , 76
 ∆x   5,4 
K = 0,18 0, 25  = 0,18  = 2,41 horas
S  0 , 25
 0   0,001 

Luego se calculan los coeficientes C1, C2 y C3, utilizando un ∆t de 1 hora:

1
2,41 ⋅ 0,35 +
1,3435
2
C1 = = = 0,6501
1 2,0665
2,41(1 − 0,35) +
2
1
− 2,41 ⋅ 0,35 +
C2 = 2 = − 0,3435 = −0,1662
2,0665 2,0665

1
2,41(1 − 0,35) −
C3 = 2 = 1,0665 = 0,5161
2,0665 2,0665

Y finalmente se calcula el hidrograma de salida aguas abajo del tramo como:

Q2 = C1 I 1 + C 2 I 2 + C 3 Q1 = 0,6501I1 − 0,1662 I 2 + 05161Q1

Los valores resultantes se presentan en la Tabla 2.5 y los hidrogramas están representados en la
Figura 2.7.

- 39 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Tabla 2.5: Cálculo del hidrograma de salida del tramo de cauce del Ejemplo 2.3

t I Q
[horas] [m3/s] [m3/s]
0 59 42
1 93 45
2 129 62
3 205 82
4 210 141
5 234 170
6 325 186
7 554 215
8 627 367
9 526 510
10 432 533
11 252 514
12 203 395
13 158 310
14 130 241
15 105 191
16 90 152
17 80 124
18 68 105
19 59 88
20 59 74

700

600

500
Caudal [m3/s]

400

300

200

100

0
0 5 10 15 20

Tiempo [horas]

I Q

Figura 2.7: Hidrogramas de entrada y salida del tramo de cauce del Ejemplo 2.3.

- 40 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

2.1.3 Modelo de embalse lineal

Un embalse lineal es aquel en el cual el almacenamiento está linealmente relacionado con su


caudal de salida mediante una constante de almacenamiento k, que tiene dimensiones de tiempo:

S = kQ

El concepto de embalse lineal fue introducido por primera vez por Zoch en 1934 en un análisis
de la relación entre lluvia y escorrentía. Un embalse lineal único es equivalente a considerar el
modelo de Muskingum con X = 0.

El comportamiento de una cuenca puede representarse por medio de una serie de n embalses
lineales idénticos, cada uno de ellos con una misma constante de almacenamiento k (Nash
1957). Transitando un flujo de entrada de volumen unitario a través de los n embalses lineales,
puede deducirse un modelo matemático para el hidrograma unitario instantáneo de la serie. La
integral de convolución en forma continua puede expresarse como:

τ
Q(t ) = ∫0 I (τ )u (t − τ )dτ

La función impulso-respuesta para un embalse lineal fue deducida como:

 t −τ 
1 − 
u (t − τ ) = e k 
k

por lo que el caudal de salida del primer embalse lineal, considerando una entrada I(τ) = 1 y un
caudal inicial Q0 = 0, estará dado por:
 t −τ 
− 
τ1
Q1 (t ) = ∫0 e  k 

k

Si este caudal se usa como entrada para el segundo embalse lineal, su caudal de salida puede
obtenerse como:
t  t −τ  t
− 
τ1 − 1 1 −k
Q2 (t ) = ∫0 e k e  k 
dτ = e
k k k2

Si este caudal se usa como entrada para el tercer embalse lineal y así sucesivamente para n
embalses lineales, el caudal de salida del embalse n será:

n −1 t
1 t −
Qn (t ) =   e k
kΓ(n)  k 

Siendo Γ(n) = (n - 1)! Cuando n no es un número entero, el valor de Γ puede obtenerse de tablas
de la función gamma (Abramowitz y Stegun 1965). La ecuación obtenida de Qn(t) puede
considerarse como el hidrograma unitario instantáneo de la serie de n embalses lineales y
también es conocida como la función de probabilidad gamma. Puede comprobarse que la
integral de esta ecuación para t desde 0 hasta infinito es igual a 1.

También puede demostrarse que el primer y segundo momentos del HUI alrededor del origen t
= 0 son:
M1 = nk y M2 = n(n + 1)k2

- 41 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

El primer momento, M1 es el tiempo de retardo del centroide del HUI y debe ser equivalente a la
diferencia de tiempo entre los centroides de las áreas del hietograma de lluvia neta y el
hidrograma de escorrentía directa (Chow 1994).

Utilizando los conceptos anteriores, teniendo como datos el hietograma de lluvia neta y su
correspondiente hidrograma de escorrentía directa de una cuenca, podría calcularse los
parámetros n y k correspondientes a dicha cuenca y con los cuales puede obtenerse su HUI.

El cálculo de n y k se realiza a través de la resolución del siguiente sistema de ecuaciones:

M Q1 − M I 1 = nk

M Q 2 − M I 2 = n(n + 1)k 2 + 2nkM I 1

Donde MI1 y MI2 son el primer y segundo momentos, respectivamente, del hietograma de
precipitación neta dividido por la lluvia efectiva total y MQ1 y MQ2 son el primer y segundo
momentos, respectivamente, del hidrograma de escorrentía directa dividido por la escorrentía
directa total.

Ejemplo 2.4: Dados el hietograma de lluvia neta o efectiva y el hidrograma de escorrentía


directa de la Figura 2.8, determinar el valor de los parámetros n y k para el HUI.

350
300
300
Lluvia neta [m /s]

250
3

200
200

150
100 100
100

50

0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

Intervalo de tiempo [x 6hs]

200 180
Escorrentía directa[m /s]

165
3

142
150

100 79
70

50 38

10 13
0 3
0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

Intervalo de tiempo [x 6hs]

Figura 2.8: Hietograma de lluvia efectiva e hidrograma de escorrentía directa del Ejemplo 2.4.

- 42 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Solución: Calculamos los momentos MI1, MI2, MQ1 y MQ2, para lo cual necesitamos determinar
el volumen total de lluvia neta, que debe ser igual al volumen total de escorrentía directa. Para
calcular este volumen, sumamos las ordenadas del hietograma de lluvia neta, que da 700 m3/s,
igual a la suma de las ordenadas del hidrograma de escorrentía directa y el resultado lo
multiplicamos por el ancho del intervalo de tiempo considerado, es decir, 6 horas, con lo que se
obtiene un volumen de 4200 m3/s·h. Los momentos se calculan como:

6h m3
M I1 = [100 ⋅ 3 + 300 ⋅ 9 + 200 ⋅ 15 + 100 ⋅ 21 ] h = 11,57 h
m3 s
4200 h
s
[ ] m 3 2 63 h 3 3
6 h 100 ⋅ 3 2 + 300 ⋅ 9 2 + 200 ⋅ 15 2 + 100 ⋅ 212 h + [100 + 300 + 200 + 100] m
M I2 = s 12 s = 166,3 h 2
3
m
4200 h
s

En forma similar se calculan los momentos correspondientes al hidrograma de escorrentía


directa:

MQ1 = 28,25 h

MQ2 = 882,8 h2

Calculamos nk usando la fórmula:

nk = M Q1 − M I 1 = 28,25 h − 11,57 h = 16,68 h

Que reemplazamos en la fórmula:

M Q 2 − M I 2 = n(n + 1)k 2 + 2nkM I 1 = (nk ) + nk ⋅ k + 2nkM I 1


2

882,8 h 2 − 166,3 h 2 = 16,68 2 h 2 + 16,68 h ⋅ k + 2 ⋅ 16,68 h ⋅ 11,57 h

de la cual se obtiene k = 3,14 h y n = 16,68 h/3,14 h = 5,31. Con estos valores, puede calcularse
el HUI de la cuenca de la que provienen los datos utilizados.

2.2 Propagación distribuida o hidráulica

Los métodos hidráulicos de propagación se basan en la resolución de las ecuaciones de


conservación de la masa y de la cantidad de movimiento para flujo no permanente
unidimensional, también conocidas como ecuaciones de Saint-Venant. La ecuación de
conservación de la masa o de continuidad está dada, en su forma no conservativa, es decir, para
un ancho unitario de flujo, por:
∂y ∂V ∂y
V +y + =0
∂x ∂x ∂t

y la ecuación que expresa la conservación de la cantidad de movimiento, también en forma no


conservativa, es:
∂V ∂V ∂y
∂t
+V
∂x
+ g − g S0 − S f = 0
∂x
( )

- 43 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

En ambas ecuaciones, V es la velocidad media del flujo en una sección transversal, y es el


calado o nivel de agua en dicha sección, g es la aceleración gravitatoria, S0 es la pendiente de
fondo del tramo de cauce considerado, Sf es la pendiente de fricción de dicho tramo de cauce y x
y t son las variables independientes, el espacio y el tiempo, respectivamente.

Las hipótesis que se tienen en cuenta para la validez de las ecuaciones de Saint-Venant son las
siguientes:

1. El flujo es unidimensional: el calado y la velocidad varían sólo en la dirección longitudinal;


la velocidad es constante y la superficie del agua horizontal en cualquier sección transversal
perpendicular al eje del cauce.

2. El flujo varía gradualmente a lo largo del canal, lo que implica que la distribución de
presiones es hidrostática y que las aceleraciones verticales son despreciables.

3. El eje del cauce es una línea recta.

4. La pendiente del fondo es pequeña y el lecho es fijo, lo que implica que no hay erosión ni
sedimentación.

5. Los coeficientes de resistencia para flujo uniforme permanente turbulento son aplicables,
por ejemplo, se utiliza la ecuación de Manning para describir el efecto de la resistencia.

6. El fluido es incompresible y de densidad constante.

Cada uno de los términos con los que cuenta la ecuación de cantidad de movimiento tiene en
cuenta alguno de los procesos físicos que gobiernan la movimiento del fluido:

∂V ∂V ∂y
+ V + g − gS0 + gSf =0
∂t ∂x ∂x
Aceleración Aceleración Fuerza de Fuerza de Fuerza de
local convectiva presión gravedad fricción

− Aceleración local: variación de cantidad de movimiento debido al cambio de velocidad con


el tiempo.

− Aceleración convectiva: variación de cantidad de movimiento debido al cambio de


velocidad a lo largo del canal.

− Fuerza de presión: variación en la presión producida por un cambio en la profundidad del


agua.

− Fuerza de gravedad: fuerza que mueve al fluido, proporcional a su peso y a la pendiente


del lecho.

− Fuerza de fricción: resistencia a la fricción ocasionada por las paredes del cauce.

Los dos términos de aceleración representan el efecto de las fuerzas de inercia en el flujo. Los
efectos de remanso pueden incorporarse en la propagación distribuida a través de los tres
primeros términos de la ecuación de la cantidad de movimiento.

Los métodos hidrológicos no poseen mecanismos hidráulicos para describir la propagación


aguas arriba de los cambios de flujo de cantidad de movimiento porque están basados sólo en la
ecuación de continuidad.

- 44 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

La clasificación de los modelos de propagación distribuida se realiza en función del número de


términos de la ecuación de la cantidad de movimiento que se utilizan para el cálculo.

El modelo de la onda cinemática desprecia los términos de aceleración y el de presión, por lo


que la ecuación de la cantidad de movimiento quedaría como:

S0 = Sf

El modelo de la onda difusiva desprecia los términos de aceleración y la ecuación de la cantidad


de movimiento queda:
∂y
− S0 + S f = 0
∂x

Finalmente, el modelo de la onda dinámica considera todos los términos de la ecuación.

La ecuación de conservación de cantidad de movimiento puede escribirse también en formas


que tienen en cuenta si el flujo es permanente o no permanente y uniforme o variable.

1 ∂V V ∂V ∂y
− − − + S0 = Sf
g ∂t g ∂x ∂x

Flujo uniforme y permanente

Flujo variable y permanente

Flujo variable y no permanente

2.2.1 Propagación mediante el modelo de la onda cinemática

Como se vio anteriormente, en el modelo de la onda cinemática, la ecuación de conservación de


la cantidad de movimiento queda expresada como:

S0 = Sf

Donde S0 es la pendiente del fondo del cauce en el tramo considerado, calculable a partir de
información topográfica o batimétrica y Sf es la pendiente de fricción o de la línea de energía del
flujo, calculable a partir de alguna fórmula de resistencia, como por ejemplo la de Manning.

Si expresamos la velocidad media del flujo a través de la ecuación de Manning, el caudal sería
igual a:
2 1 1
R 3 S0 2 5 S0 2
Q = A· V = A· h =A 3·
2
n nP 3

Donde A es el área de la sección transversal y P es el perímetro mojado. Despejando A,


tenemos:
3
 nP 2 3  5 3
A= 1  Q 5 = αQ β
 
 S0
2

Donde hemos llamado α = [nP2/3/S01/2]3/5 y β = 3/5 = 0,6. Si derivamos A con respecto al tiempo,
nos queda:

- 45 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

∂A ∂Q
= αβQ β −1
∂t ∂t

que sustituyendo en la ecuación de la continuidad en forma conservativa:

∂Q ∂A
+ =0
∂x ∂t
nos da:
∂Q ∂Q
+ αβQ β −1 =0
∂x ∂t

Las ondas cinemáticas son resultado de cambios en el caudal, Q. La derivada total del caudal
con respecto al espacio, x, es igual a:

dQ ∂Q ∂Q ∂t
= +
dx ∂x ∂t ∂x

Comparando esta ecuación con la de la continuidad en su forma conservativa, vemos que son
idénticas si:
dQ dx 1
=0 y =
dx dt αβQ β −1

con lo que queda demostrado que:


dx dQ
= = ck
dt dA

que es la celeridad de la onda cinemática. Esto significa que un observador moviéndose a una
velocidad ck, vería que dQ/dx = 0, es decir, que el caudal es constante. Estas dos últimas
ecuaciones son las ecuaciones características para una onda cinemática, es decir, dos
ecuaciones diferenciales ordinarias que son matemáticamente equivalentes a las ecuaciones de
la continuidad y de la cantidad de movimiento.

Si derivamos el caudal, Q, con respecto al área, A, utilizando la ecuación de Manning,


considerando n, S0 y P constantes, lo que es aproximadamente cierto cuando se trata de cauces
mucho más anchos que profundos, podemos encontrar que la celeridad, ck es igual a:

 1  2  12  53
dQ 5  S 0 2  3 A 5  S0 A 5Q 5
ck = =  A A = 3  2 3  A = 3 A = 3 V
dA 3  nP 2 3
   nP 

Es decir, que la celeridad de la onda cinemática es superior a la velocidad media del flujo y
utilizando la ecuación de Manning, igual a 5/3 la velocidad media del flujo.

Solución analítica de la onda cinemática

Para resolver el valor de Q en función del tiempo, a una distancia L del extremo aguas arriba del
cauce, es necesario conocer las condiciones iniciales, es decir, el valor de Q en todo punto del
espacio para t = 0 y las condiciones de contorno, es decir, el valor de Q en todo instante de
tiempo para x = 0. Las condiciones iniciales podrían ser las de un caudal base uniforme a todo lo
largo del cauce analizado en el instante t = 0 y las condiciones de contorno podrían ser las de un
hidrograma de entrada en el extremo aguas arriba del cauce, en el punto x = 0.

- 46 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Las ecuaciones características nos dicen que dQ/dx = 0, es decir, que el caudal es constante si
nos movemos a una velocidad igual a la celeridad de la onda:

dx
ck =
dt

Lo que se intenta esquematizar en la Figura 2.9

t
Q = Qmáx
Líneas características

ck
1 Q=0
Q = Qmáx

Q=0
L x

Figura 2.9: Tránsito de una onda cinemática a lo largo de un cauce de longitud L.

Quiere decir, que en el modelo de la onda cinemática el caudal no se atenúa nunca. Si


integramos la ecuación de la celeridad a todo lo largo del cauce, nos queda:

∫0 dx = ∫t0 c k dt ⇒ L = c k (t − t 0 )
L t

Luego el tiempo en el cual un caudal Q transitará desde el extremo aguas arriba del cauce hasta
el extremo aguas abajo será:
L
t = t0 +
ck

En este caso particular las líneas características son rectas porque hemos considerado que el
caudal no varía a lo largo del tramo del cauce, pero si existiera un caudal lateral de entrada o
salida, estas líneas serían curvas.

Ejemplo 2.5: Un canal rectangular de 60 m de ancho tiene 5000 m de longitud, una pendiente de
fondo del 1 % y un coeficiente de rugosidad de Manning de 0,035. Calcular el hidrograma de
salida del canal teniendo como dato el hidrograma de entrada dado en la Tabla 2.x y utilizando
la solución analítica de la onda cinemática.

Solución: El caudal, utilizando la ecuación de Manning para flujo uniforme y cuando el ancho
es mucho mayor que el calado, está dado por:

5 1
By 3 S 0 2
Q = A ⋅V =
n

- 47 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

de la cual puede obtenerse el calado como:


3
  5
 Qn 
y= 
 BS 12
 0 

La celeridad de la onda cinemática es ck = 5/3 V, que expresada en función del caudal, quedaría:

5Q 5 Q 5 Q 5 2 − 3 −2 3
ck = = = 3
= Q 5 n 5 B 5 S 0 10
3 A 3 By 3   5 3
 Qn 
B 
 BS 12
 0 

El tiempo de tránsito a lo largo de todo el canal sería igual a 5000 m/ck y finalmente, el tiempo
de salida de cada caudal considerado, puede calcularse sumando el tiempo de entrada y el
tiempo de tránsito, tal como se muestra en la Tabla 2.6. En la Figura 2.10 se muestran los
hidrogramas de entrada y de salida resultante.

Tabla 2.6: Tránsito de un hidrograma de caudal utilizando la solución analítica de la onda cinemática.

t Caudal Celeridad Tiempo tránsito Tiempo de salida


min m3/s m/s min min
0 60 3,13 26,6 26,6
12 60 3,13 26,6 38,6
24 100 3,84 21,7 45,7
36 140 4,39 19,0 55,0
48 180 4,86 17,2 65,2
60 220 5,26 15,8 75,8
72 180 4,86 17,2 89,2
84 140 4,39 19,0 103,0
96 100 3,84 21,7 117,7
108 60 3,13 26,6 134,6
120 60 3,13 26,6 146,6
132 60 3,13 26,6 158,6
144 60 3,13 26,6 170,6

250

200
Caudal [m /s]
3

150

100

50

0
0 24 48 72 96 120 144

Tiempo [min]

Hid. Entrada Hid. Salida

Figura 2.10: Hidrogramas de entrada y de salida correspondientes al Ejemplo 2.5.

- 48 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Solución numérica lineal para la onda cinemática

La solución numérica para la onda cinemática consiste en resolver numéricamente, en cada uno
de los puntos de una malla x-t, la ecuación:

∂Q ∂Q
+ αβQ β −1 =0
∂x ∂t

para unos parámetros α y β dados de un canal y unas determinadas condiciones iniciales y de


contorno. Utilizando aproximaciones por diferencias finitas, para resolver el flujo en una malla
x-t tal como la mostrada en la Figura 2.11, la ecuación anterior quedaría:

β −1
Q 1X 1 − Q 1X 0  Q 1 + Q X0 1   Q 1X 1 − Q X0 1 
+ αβ  X 0 



=0

∆x  2   ∆t 

en la cual se resolvería el valor de QX11 en función de los valores conocidos, bien de las
condiciones iniciales y de contorno o bien de los valores obtenidos en instantes de tiempo y
espacio anteriores, QX10 y QX01.

QX01 QX11
1

∆t
QX00 QX10
0
x0 x1 x
∆x

Figura 2.11: Esquema en diferencias finitas para resolver la ecuación de la onda cinemática.

Este esquema de diferencias finitas mostrado es el llamado de diferencias finitas hacia atrás y
necesita para ser resuelto sólo valores de aguas arriba. Por este motivo, el modelo es insensible a
la influencia del flujo aguas abajo. Este esquema también se llama explícito, porque cada valor
de la incógnita QX11 se calcula uno a uno en cada punto de la malla, y cuyo valor quedaría dado
por:
 ∆t  Q 1X 0 + Q X0 1  
β −1
 Q X 0 + αβQ X 1 
1 0  
 ∆x  2  
1    
QX1 =
 ∆t  Q 1 + Q X0 1  
β −1
 + αβ  X 0  
 ∆x  2  
   

Para que un esquema explícito sea estable, el tamaño de la malla de cálculo debe cumplir en
todo momento con la condición de Courant-Friedrichs, que es necesaria pero no suficiente y
está dada por:
∆x
∆t ≤
ck

- 49 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Solución numérica no lineal para la onda cinemática

En el esquema no lineal, se resuelve por diferencias finitas la ecuación:

∂Q ∂A
+ =0
∂x ∂t

utilizando la aproximación A = αQβ para resolver A, quedando:

Q 1X 1 − Q 1X 0  αQ 1X 1 − αQ X0 1 
β β

+ =0
∆x  ∆t 
 

Reordenando de tal manera que en el lado izquierdo quede la incógnita:

∆t 1 β ∆t 1 β
Q X 1 + αQ 1X 1 = Q X 0 + αQ X0 1
∆x ∆x

Que es una solución no lineal de la incógnita QX11

Ejemplo 2.6: Calcular el hidrograma de salida del canal del Ejemplo 2.5 utilizando un modelo
lineal de onda cinemática, con un ∆x de 1000 m y un ∆t de 3 min. La condición inicial es un
flujo uniforme a lo largo de todo el canal de 60 m3/s.

Solución: El valor de β = 0,6 y α se calcula como:

3 3
 nP 2 3  5
 0,035 ⋅ 60 2 3  5

α =  1 

=
 1


= 2,74
 S0  0,01
2 2
 

Utilizando los valores de ∆x y ∆t dados, el cálculo de QX11 quedaría:

 180 s  Q 1X 0 + Q X0 1  
−0 , 4

 Q X 0 + 2,74 ⋅ 0,6Q X 1 
1 0  
1000 m 2  
   
Q 1X 1 =
 180 s  Q 1X 0 + Q X0 1  
−0, 4

 
+ 2,74 ⋅ 0,6  
1000 m 2  
   

Los cálculos se detallan en la Tabla 2.7, en la que se han omitido algunas filas por brevedad y
en la Figura 2.11 se muestran los hidrogramas de entrada y salida correspondientes.

Puede observarse que existe una atenuación del pico del hidrograma, atenuación que es
puramente numérica, ya que depende del tamaño con que se elijan tanto el ∆x como el ∆t. Puede
verse que los valores de ∆x y ∆t fueron escogidos de manera que se cumpla la condición de
Courant-Friedrichs. En la Tabla 2.6 se ve que la celeridad máxima se da para el caudal de 220
m3/s y es de 5,26 m/s. Para esta celeridad, el ∆t máximo sería igual a 1000 m/5,26 m/s = 190 s.

- 50 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

Tabla 2.7: Tránsito de un hidrograma de caudal por el método lineal de la onda cinemática.

t x (m) 0 1000 2000 3000 4000 5000


(min) Índices 1 2 3 4 5 6
0 1 60 60,0 60,0 60,0 60,0 60,0
3 2 60 60,0 60,0 60,0 60,0 60,0
6 3 60 60,0 60,0 60,0 60,0 60,0
9 4 60 60,0 60,0 60,0 60,0 60,0
12 5 60 60,0 60,0 60,0 60,0 60,0
15 6 70 63,7 61,3 60,5 60,2 60,1
18 7 80 69,8 64,5 61,9 60,8 60,3
21 8 90 77,6 69,4 64,7 62,2 61,0
24 9 100 86,5 76,0 68,9 64,7 62,4
27 10 110 96,1 83,9 74,7 68,4 64,6
30 11 120 106,0 92,8 81,8 73,5 67,9
33 12 130 116,2 102,5 90,1 80,0 72,5
36 13 140 126,5 112,6 99,3 87,7 78,4
39 14 150 136,8 123,0 109,3 96,5 85,5
42 15 160 147,2 133,6 119,7 106,1 93,9
45 16 170 157,5 144,3 130,4 116,4 103,2
48 17 180 167,9 154,9 141,3 127,2 113,3
51 18 190 178,2 165,6 152,2 138,2 124,1
54 19 200 188,5 176,2 163,2 149,5 135,2
57 20 210 198,7 186,8 174,2 160,7 146,6
60 21 220 209,0 197,4 185,0 172,0 158,1
63 22 210 209,5 203,2 193,6 182,1 169,2
66 23 200 204,9 204,0 198,6 189,9 178,8
69 24 190 197,8 201,1 199,8 194,6 186,2
72 25 180 189,4 195,5 197,7 196,1 190,9
75 26 170 180,4 188,4 193,3 194,8 192,7
78 27 160 171,0 180,3 187,2 191,2 192,0
· · · · · · · ·
· · · · · · · ·
· · · · · · · ·
120 41 60 62,5 68,0 75,9 85,1 94,9
123 42 60 61,6 65,7 72,1 80,1 89,0
126 43 60 61,0 64,0 69,0 75,9 83,9
129 44 60 60,6 62,8 66,7 72,4 79,5
132 45 60 60,4 61,9 65,0 69,6 75,7
135 46 60 60,3 61,3 63,6 67,4 72,6
138 47 60 60,2 60,9 62,6 65,7 70,0
141 48 60 60,1 60,6 61,9 64,3 67,9
144 49 60 60,1 60,4 61,4 63,2 66,2

- 51 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

250

200

Caudal [m /s]
150

3
100

50

0
0 24 48 72 96 120 144

Tiempo [min]

Hid. Entrada Hid. Salida

Figura 2.12: Hidrogramas de entrada y salida obtenidos mediante la solución numérica lineal de la onda
cinemática.

2.2.2 Método de Muskingum-Cunge

Cunge (1969) propuso un método basado en el de Muskingum, pero que tiene en cuenta algunos
conceptos tomados de la aproximación de la onda cinemática. La ecuación de Muskingum, en la
notación utilizada para la onda cinemática, puede escribirse como:

Q 1X 1 = C1Q 1X 0 + C 2 Q X0 0 + C 3 Q X0 1

En la cual, los coeficientes C1, C2 y C3 dependen de los parámetros K y X. Cunge demostró que
cuando K y ∆t se toman como constantes, esta es una solución aproximada de las ecuaciones de
onda cinemática, siendo los valores de K y X iguales a:

∆x
K=
ck

1 Q 
X= 1 − 
2  Bck S 0 ∆x 

Donde ∆x es la longitud del tramo considerado, ck es la celeridad de la onda de avenida


correspondiente a Q y B, B es el ancho de la superficie de agua y S0, la pendiente media de
dicho tramo de cauce.

Este método tiene la ventaja de que la solución se obtiene a través de una ecuación algebraica
lineal, lo que permite que el hidrograma pueda obtenerse sólo en las secciones requeridas en
lugar de todos los puntos de la malla como requiere el modelo de onda cinemática, lo que
también producirá una menor atenuación numérica.

En España se acostumbra calcular el factor K, considerando válida la aproximación de la onda


cinemática y la ecuación de resistencia de Manning, por lo cual, la celeridad, ck sería igual a 5/3

- 52 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

la velocidad de la onda de avenida. Si calculamos la velocidad de la onda como ∆x/T, donde T


es un tiempo de concentración del fluido en el tramo y utilizamos para calcularlo la fórmula de
Témez, se llega a la siguiente ecuación para K:

0 , 76
 ∆x 
K = 0,6Tc = 0,18 0, 25 
S 
 0 

Donde ∆x debe introducirse en km, S0 en m/m y K quedaría expresado en horas.

2.2.3 Propagación mediante el modelo de la onda difusiva

En el modelo de la onda difusiva, la ecuación de continuidad puede escribirse:

∂y ∂y A ∂V
+V + =0
∂t ∂x b ∂x

y la ecuación de la cantidad de movimiento sería, despreciando los términos de inercia:

∂y
= S0 − S f
∂x

Combinando ambas ecuaciones se puede llegar a una ecuación diferencial única de tipo
parabólico análoga en estructura y forma a la ecuación de difusión del calor. Necesita dos
condiciones de contorno, aguas arriba y aguas abajo, permite representar la laminación y es
válida para todo tipo de cauces y flujos (supercrítico y subcrítico).

Es un modelo adecuado para casos en que los hidrogramas tienen subidas suaves, es decir, sin
mucha inercia.

2.2.4 Propagación mediante el modelo de la onda dinámica

En este caso, se usan todos los términos de la ecuación de la cantidad de movimiento y la forma
de la solución cambia a tipo hiperbólico. Este modelo tiene en cuenta todas las fuerzas que
actúan en el fluido y también necesita de condiciones de contorno aguas arriba y aguas abajo.

El aumento de tiempo de cálculo con respecto al modelo de la onda difusiva no es muy grande,
por lo cual normalmente se prefiere trabajar con las ecuaciones completas.

- 53 -
Métodos de Transformación Lluvia-Escorrentía y de Propagación de Caudales  Leonardo S. Nanía 2003

3. BIBLIOGRAFÍA

Abramowitz y Stegun (1965) Handbook of mathematical functions. Dover, New York.

Chow, V.T.; Maidment, D.R.; Mays, L.W. (1994) Hidrología Aplicada. McGraw-Hill, Bogotá.

Gómez Valentín, Manuel (2001) Hidrograma Unitario y Modelos de Depósitos. En: Curso de
Hidrología Urbana, 4ª Edición. Universitat Politècnica de Catalunya, E.T.S.I.C.C.P, Depto. de
Ingeniería Hidráulica, Marítima y Ambiental, Sección de Ing. Hidráulica e Hidrológica,
Barcelona.

Gómez Valentín, Manuel (2001) Transformación Lluvia-Escorrentía mediante el uso de la


Onda Cinemática. En: Curso de Hidrología Urbana, 4ª Edición. Universitat Politècnica de
Catalunya, E.T.S.I.C.C.P, Depto. de Ingeniería Hidráulica, Marítima y Ambiental, Sección de
Ing. Hidráulica e Hidrológica, Barcelona.

Aparicio, F.J. (1999) Fundamentos de Hidrología de Superficie. Limusa, México, D.F.

Linsley, R.K. Jr.; Kohler, M.A.; Paulhus, J.L.H. (1988) Hidrología para Ingenieros. McGraw-
Hill. New York

Monsalve Sáenz, G. (1999) Hidrología en la Ingeniería. Alfaomega, México.

- 54 -