Sei sulla pagina 1di 6

Rev PI 9/1 72p 31/3/05 11:21 Página 41

El adolescente y su entorno: sociedad, familia y amigos

G. Castellano Barca
Pediatra. C.S La Vega-Z. Consulta Joven. GRUTA (Grupo Trabajo Adolescencia).
Torrelavega, Cantabria

Resumen Vivimos en una sociedad tecnológica, industrial y de la información, en la que priman los
intereses mercantiles y la escasa transmisión de valores éticos, morales y humanísticos.
Teniendo en cuenta que en la adolescencia son características la rebeldía y la escasa
percepción del riesgo, la familia se enfrenta a serias preocupaciones ante la conducta de
algunos adolescentes que hacen un uso inadecuado de su tiempo libre, o caen en conductas
de riesgo respecto a sustancias tóxicas o en la sexualidad. La relación entre los jóvenes es
fundamental para la socialización y desarrollo normal, aunque, en ocasiones, practican la
violencia sobre algún compañero, o en grupo, o inducen a conductas de riesgo.
La familia es la entidad idónea para transmitir factores protectores en colaboración con los
docentes y deberá ejercer una autoridad afectiva, compartida y responsable.
Palabras clave Familia; Sociedad; Educación; Adolescente.

THE ADOLESCENT AND HIS/HER SETTING: SOCIETY, FAMILY AND FRIENDS


Abstract We live in a technological, industrial and information society in which commercial interests and
the limited transmission of ethical, moral and humanistic values take priority. Considering that
rebelliousness and limited perception of risk are characteristics in the adolescent, the family is
faced with serious concerns in the presence of the behavior of some adolescents who
inadequately use their free time or have risk behaviors regarding toxic substances or in sexuality.
The relationship between the young people is fundamental for socialization and normal
development, although, at times, they practice violence against some colleague, or in group,
or induce risk behaviors.
The family is the best entity to transmit protective factors in collaboration with the teachers and
should exert an affective, shared and responsible authority.
Key words Family; Society; Education; Adolescent.

Pediatr Integral 2005;IX(1):41-46

LA SOCIEDAD crificio están perdiendo su significado al situación que es percibida y trasladada a


no ser contempladas como una posibili- nuestros adolescentes.
La sociedad actual ofrece al ado-
lescente contenidos materialistas por en- dad a ejercitar y a nuestros adolescentes Por otra parte, se están produciendo
cima de la transmisión de valores éticos, les llega el mensaje de lo fácil, de lo in- situaciones impensables hace unas dé-
morales y humanísticos, lo que puede mediato, el futuro es hoy. cadas; así, en nuestra sociedad, la ado-
influir negativamente en su formación. La importancia ambiental en etapas lescencia y juventud se prolongan por ra-
infanto-juveniles cobra extraordinaria im- zones de estudio o de dificultad para en-
En la sociedad postmoderna en la que portancia; en el siglo XVIII, se trataba de contrar trabajo, manteniéndose durante
vivimos, el desarrollo y la inteligencia mer- imponer la razón por encima de todo, los mucho tiempo en una pseudo-adoles-
cantil han sustituido al progreso en su sen- sentimientos regían los comportamientos cencia proclive a crear hábitos y actitu-
tido más amplio, haciendo valer el “tanto en el siglo XIX. Y a finales del siglo XX y des de ocio inadecuadas, al no haberse
tienes, tanto vales”, el “tener antes que el en los años que llevamos del XXI apare- producido el despegue de la familia y la
ser”, la llamada que escuchan nuestros ce una discordancia entre corazón, ca- asunción de nuevos papeles en la vida,
niños y adolescentes hacia la tecnología beza y cultura, cada uno por su lado, ini- hay madurez cronológica pero no psico-
es imperiosa y el humanismo se cultiva ciándose un camino que multiplicará la social; lo contrario sucede en sociedades
poco. Palabras como abnegación y sa- frustración y las depresiones, creando una no desarrolladas, en las que los adoles- 41
Rev PI 9/1 72p 31/3/05 11:21 Página 42

centes han de trabajar antes de lo dese- trando un comportamiento en el que dan vando al sujeto dentro de la sociedad. Es
able para contribuir en lo posible al sus- por sentado que no van a cambiar sus vi- el valor básico para el 98,9% de los es-
tento de la familia. das ni la sociedad, lo cual tampoco les pañoles, según la Encuesta Europea de
Algunos jóvenes se rebelan ante una importa mucho”. Valores 2000. La madurez de la familia po-
sociedad fría y tecnológica a ultranza que Será muy difícil que se produzcan cam- sibilita lo que denominamos desarrollo psi-
incita a un consumismo carente de sen- bios en la sociedad mercantilista en que co-social, entendiendo por tal el proce-
tido en muchas ocasiones, y todo ello en vivimos y sólo la familia en colaboración so de diferenciación progresiva del siste-
el marco de unas metrópolis deshumani- con los docentes, y en menor grado con ma nervioso central que permite la ad-
zadas y superpobladas, rodeadas de múl- los sanitarios, podrán canalizar adecua- quisición del lenguaje, y de capacidades
tiples núcleos periféricos, donde la abun- damente los impulsos, la vitalidad, la cre- cognoscitivas y sociales que facultan al
dancia tecnológica se mezcla con la in- atividad y el estudio y el trabajo de las ge- sujeto para vivir con normalidad en el se-
diferencia a partes iguales y donde los neraciones que nos reemplazarán en po- no de la familia y de la sociedad. Tras esa
centros comerciales se convierten en el cos años. Por otra parte, los cambios so- fase, el adolescente se convertirá en adul-
punto de encuentro familiar, sustituyendo ciales que antes se producían cada 10- to, libre y útil a sí mismo y a los demás.
a las plazas y paseos de pueblos y ciu- 15-20 años, ahora se producen cada 5-
dades. Rojas Marcos aborda el problema 10 años, por lo que no hay tiempo para su Nuevas familias
del urbanismo agresivo en La ciudad y asimilación y adaptación a las nuevas con- La familia clásica de corte tradicional,
sus desafíos, donde la patología del es- diciones y estilo de vida que generan. Es- judeocristiano, en la que convivían abue-
trés induce a los jóvenes a refugiarse en ta sociedad es hedonista y consumista y los, hijos y nietos, ha dado paso a otras:
sus amigos, en sus pares, buscando la en ella se prima la eterna juventud, que parejas de hecho (mixtas u homosexua-
cohesión y afectividad que los adultos no se logra en parte por la cirugía estética, les), parejas de derecho, familia nuclear
les proporcionamos y desembocando, en para olvidarnos de la soledad, la anciani- (mono o biparental), familia polinuclear,
ocasiones, en comportamientos violentos dad y la muerte. Paradójicamente, no nos familia sin abuelos, familias agregadas,
contra ese mismo medio que en su opi- ocupamos de forma adecuada de los ver- temporales o reconstituidas. La familia
nión no les protege de forma adecuada, daderamente jóvenes. convencional mononuclear biparental su-
o cayendo en conductas de riesgo ante Es obligado hacer alusión al control pone ya en muchos países el 50% del to-
la falta de consistencia de factores pro- que los responsables han de ejercer so- tal. En las definiciones actuales, no se con-
tectores. bre los medios de comunicación, espe- sideran los aspectos jurídicos, religiosos
Es justo decir también que, en esta cialmente la televisión; ya que, la degra- o sociológicos, respetando otros con-
sociedad industrial y de la información en dación de sus contenidos y la incitación ceptos; ya que, se entiende por familia al
que vivimos, hay enormes posibilidades a un estilo de vida y consumo no reco- grupo de personas que viven en el mis-
intelectuales y formativas para aquellos mendables son percibidos por los ado- mo hogar, que se cuidan mutuamente y
adolescentes y jóvenes que sean capa- lescentes como “lo normal”. Parece que dan orientación y guía a sus miembros de-
ces de sustraerse a las llamadas de lo fá- las autoridades regularán el contenido y pendientes. Estas nuevas familias están
cil, de lo inmediato y de la diversión por horarios de los programas televisivos que luchando para conseguir la equiparación
encima de todo, lo cual hay que recono- son vistos entre dos y tres horas al día por y el reconocimiento social.
cer que es tarea complicada cuando se niños y adolescentes y que contemplan Es evidente que, en ocasiones, la dis-
tienen entre 14 y 20 años de edad. 10.000 anuncios al año y entre 10.000 y persión familiar y la separación de los pa-
Por otra parte, los adolescentes tie- 12.000 asesinatos o actos violentos. Aña- dres afectan a los adolescentes, ya que
nen un peso específico evidente en la so- damos que, según datos de octubre de se impide que reciban los factores pro-
ciedad actual que trata de salvaguardar 2004, el 63,9% de niños ven programas tectores adecuados, bien porque se ac-
sus derechos; un ejemplo, entre otros, es de adultos acompañados por sus padres. túa con sobreprotección para congra-
la posibilidad de que el menor maduro ciarse con los hijos de la nueva pareja, o
puede acceder a su historia clínica como LA FAMILIA se produce el rechazo o hay situacio-
se recoge en 2004 en las disposiciones nes ambivalentes, que estallan poste-
La familia es la unidad básica de sa-
de alguna comunidad autónoma. Aunque riormente en alteraciones de conducta y
lud y debe educar con normas y límites,
este hecho tenga algunas limitaciones, re- ejerciendo una autoridad afectiva, com- comportamiento.
sulta evidente el progreso alcanzado. partida y responsable. Es la entidad idó-
Se da por hecho que la adolescencia nea como transmisora de factores pro- Normas
es la edad del pleno disfrute, y que ni tectores. Los niños y los adolescentes precisan
los estudios ni el trabajo han de impedir- unas normas y unos límites en su proce-
lo. Gran error, ya que pueden y deben ser La familia es la unidad básica de sa- so educativo y en la convivencia diaria,
compatibles ambas cosas, y como afirma lud y la única entidad que a lo largo de la que si se han establecido correctamente
el ensayista y pensador José A. Marina: historia de la humanidad ha resistido los se aceptarán, con las lógicas reticencias
”los jóvenes se han instalado en un senti- avatares antropológicos, culturales, reli- en la juventud, pero que al menos serán
42 miento de impotencia confortable mos- giosos, económicos y políticos, preser- un freno y pondrán límites no al saludable
Rev PI 9/1 72p 31/3/05 11:21 Página 43

estallido vital y emocional de los adoles- de hacer algo que ven en sus padres o merece. En todo caso es necesario un com-
centes, sino al desorden y al riesgo. Se hermanos mayores. Su conducta podría promiso educativo para bien de todos.
debe educar con amor y con humor, ejer- resumirse así:
ciendo una autoridad afectiva, comparti- • Padres comunicadores. El trastorno oposicional
da y responsable. • Padres no consumidores de sustan- El trastorno oposicional desafiante es
La familia no hará dejación de fun- cia tóxicas. un cuadro relativamente severo del pro-
ciones, como ocurre actualmente en un • Tolerantes y dialogantes. blema del comportamiento que ocurre so-
alto porcentaje de casos, basándose en • Que dedican tiempo a sus hijos. bre todo en la adolescencia temprana y
el temor a que el hijo “se frustre”, ya que • Amantes de la paz y de la conviven- que desconcierta a los padres. A dife-
la vida realmente es una frustración casi cia. rencia de los ”comportamientos norma-
continua y ese papel debe aprenderse y • Inductores del esfuerzo y del trabajo les” de la edad, que pueden durar días
asumirse. Tampoco es válido el argumento bien hecho. o pocas semanas e influirse por el am-
por el cual “al hijo no le faltará lo que le Recordemos que si hay algo que hie- biente, en este caso, el problema dura
faltó al padre o a la madre”, ni tampoco re a los adolescentes es la “inconsisten- al menos 6 meses, reactivándose dos o
se puede compensar la escasez de tiem- cia de los adultos“, de la que habla el an- tres veces por semana en forma de riñas,
po dedicado a los hijos con regalos de to- tropólogo y educador Salazar, entendiendo actitud beligerante, convivencia difícil y
do tipo. Por otra parte, interesa más la ca- por tal la discordancia entre lo que se pre- enfados explosivos, optando por perder
lidad del tiempo dedicado que la canti- dica y lo que se hace. Así, el adolescen- antes que ceder. En ocasiones, se asocia
dad. te llega a los 10-18 años con una ima- al consumo de alcohol o marihuana. Los
Es ilustrativo lo que está sucediendo gen personal y de su familia que es el fru- padres deben conocer este trastorno pa-
en China con la llamada generación Tia- to de la afectividad y de la comunicación ra poder comprenderlo, asumirlo y ma-
nanmen; los estudiantes de entre 15 y 24 que los padres le transmitieron a través nejarlo de la mejor forma posible.
años de edad de las zonas prósperas son de la inter-relación familiar, y que le con-
conocidos como los pequeños empera- dicionará para bien o para mal. Decálogo
dores o los pequeños tiranos; son hijos El departamento de policía de Was-
únicos por la política estatal, mimados por La familia y la escuela hington publicó el siguiente decálogo di-
unos padres más permisivos que los oc- Los padres han de ser colaboradores rigido a los padres:
cidentales, y que acceden a todo tipo de los docentes, implicándose más de 1. Comience desde la infancia dando a
de objetos materiales, ya que sus pro- lo que lo hacen habitualmente, y si en las su hijo todo lo que le pida, así crece-
genitores vivieron en la penuria y no quie- edades infantiles es necesario, lo es aún rá convencido de que el mundo le per-
ren que sus hijos vivan como vivieron ellos. más entre 10 y 20 años. Es una queja fre- tenece.
Tengamos en cuenta que aprender a vi- cuente que los padres acuden al cole- 2. No le de ninguna educación espiritual,
vir supone un esfuerzo y no se debe aho- gio más para protestar por las califica- espere a que alcance la mayoría de
rrar a nuestras generaciones jóvenes ese ciones deficientes que para intentar en- edad para que pueda decidir libre-
esfuerzo que les enseñará a vivir y a va- contrar las causas y poner remedio. mente.
lorar ciertas situaciones. En el estudio Hijos y padres: comuni- 3. Cuando diga palabrotas ríaselas. Es-
En España, el 40% de los padres de cación y conflictos, realizado por la Fun- to le animará a hacer más cosas gra-
adolescentes prefiere no mezclarse en los dación de Ayuda contra la Drogadicción ciosas.
problemas para no enfrentarse a los hijos, en 2002, entrevistando a 1.000 jóvenes y 4. No le regañe nunca ni le diga que es-
siendo los más frecuentes los relaciona- a sus padres, éstos manifiestan que en tá mal algo de lo que hace, podría cre-
dos con el dinero, horarios de vuelta a ca- el 40% de los casos no saben como ma- arle complejo de culpabilidad.
sa, estudios y la colaboración en las ta- nejar los conflictos y creen, en el 59% de 5. Recoja todo lo que él deja tirado, li-
reas domésticas. Se dice que nuestros ni- los casos, que les ayudaría a resolverlos bros, zapatos, juguetes, hágaselo to-
ños pasan mucho tiempo en colegio y si los profesores les educaran mejor. do, así se acostumbrará a cargar la
guardería desde muy pequeños, trasla- Es posible que la confusión de los pa- responsabilidad sobre los demás.
dando el hogar a un segundo plano, los dres provenga de moverse en un pasado 6. Déjele leer todo lo que caiga en sus
niños sufren la soledad y la actividad la- familiar y escolar idílico, y la situación ac- manos, cuide de que sus platos, cu-
boral de sus padres y al llegar a la pu- tual que no se parece a aquélla. La unión biertos y vasos estén esterilizados pe-
bertad ya no es posible controlar la re- de padres y docentes facilitará una edu- ro que su mente se llene de basura.
beldía propia de esa edad cuando antes cación para la salud eficiente, en la que es- 7. Discuta y riña a menudo con su cón-
no hubo normas ni límites. tán incluidas la educación para la paz y yuge en presencia del niño, así no se
la convivencia, educación para la igualdad sorprenderá ni le dolerá demasiado el
Ejemplo familiar de sexos, educación vial, educación am- día en que la familia quede destroza-
El impacto modélico de los padres es biental y educación sanitaria. Lamentable- da para siempre.
decisivo para el adolescente y no se pue- mente, esta última no está lo suficiente- 8. Dele todo el dinero que quiera gas-
de pretender que los adolescentes dejen mente desarrollada ni reconocida como se tar, no vaya a sospechar que para 43
Rev PI 9/1 72p 31/3/05 11:21 Página 44

disponer de dinero es necesario tra- o para mal, y la importancia que tiene es Indicadores de posible delincuencia
bajar. de tal dimensión que ante un adolescen- • No estudia ni trabaja.
9. Satisfaga todos sus deseos, apetitos, te que no tiene amigos debemos buscar • No va a la escuela.
comodidades y placeres, el sacrificio los motivos, ya que puede ser el origen • Es cruel y no le importa hacer daño fí-
y la austeridad podría producirle frus- de alteraciones mentales, psicológicas o sico.
traciones. inadaptación social. • Es frío en la relación familiar.
10. Póngase de su parte en cualquier con- Desde que los niños tienen 8 años per- • Hace pequeños robos de objetos de
flicto que tenga con sus profesores, ciben que en su mundo hay una trinidad casa.
vecinos, etc., piense que todos ellos en torno a la cual se van a mover: televi- • Es egoísta.
tienen prejuicios contra su hijo y que sión, ordenador y deporte, elementos en • Tiene pocos amigos.
de verdad quieren fastidiarle. principio beneficiosos si no se convierten • Poco respetuoso.
Las afirmaciones anteriores se co- en el centro exclusivo de su vida. Al lle- • Tiene brotes de ira.
mentan por sí solas y es evidente que una gar la pubertad se añade otro elemento, • Antecedentes de peleas y riñas.
familia sensata no debe caer en esa prác- la sexualidad, que va a ser un condicio- • Fugas del hogar.
tica educativa. nante de enorme importancia en la ado- Existe un porcentaje notable de pa-
lescencia. El manejo de esos cuatro fac- dres que enseñan a los hijos a comprar
LOS AMIGOS tores forma parte de la llamada “adapta- pero no les enseñan normas, cuando es
ción evolutiva”. evidente que la falta de implicación y au-
Los amigos son una parte muy im-
toridad de los padres puede crear un de-
portante en el desarrollo psico-social de
los adolescentes y jóvenes. Debe con- Violencia de grupo lincuente. Hay que reseñar que las trans-
trolarse su relación y actividades para En ese grupo de amigos lamentable- gresiones de las normas, actos delictivos
detectar desviaciones peligrosas. mente, en ocasiones, se produce la vio- o vandálicos, se producen entre 16-17
lencia o la exclusión hacia alguno de ellos, años, pero al llegar a los 30 años el 95%
Dejemos constancia de entrada de las generalmente hacia el más moderado, tí- de los jóvenes que presentaban esa con-
numerosas cualidades de los adolescen- mido o débil, al que se aparta del círculo ducta la abandonan, como afirma Cristi-
tes y jóvenes que son injustamente cali- habitual, e incluso se le extorsiona prac- na Rechea, psicóloga y experta en cri-
ficados por algunos sectores de opinión ticando lo que se conoce con el nombre minología.
como “secundarios” y encajados en es- de bullying. A la hora de encontrar un mo- Por otra parte, va ganando adeptos
tereotipos que no siempre son reales, lo tivo que justificara la razón de una ma- la teoría según la cual el adolescente que
cual no debe ocultar la preocupación que yor o menor agresividad, recordemos que comete alguna falta debe “pagar por
generan ciertas conductas relacionadas en un estudio hecho en Montreal en mil jó- ella”, lo cual no tiene como objeto el cas-
con el ocio, la sexualidad, el consumo de venes de bajo estrato social se halló co- tigo sino el efecto educativo, disuasorio,
drogas legales e ilegales, la violencia y la mo factor más frecuente en los agresores la erradicación del ”todo vale” y la cre-
actitud ante la vida. el tener una madre adolescente y sin es- ación en lo posible de una conciencia
En cada generación, se dice que los tudios. Otros trabajos relacionan la vio- recta.
jóvenes actuales son peores que los an- lencia con desestructuración familiar y/o
teriores, y se dice del adolescente y del bajos ingresos económicos. INFORME JUVENTUD EN ESPAÑA
joven que no tiene valores, que no respe- Dans Olweus prueba en Suecia y No- 2004
ta las normas elementales de cortesía y ruega que un 60% de adultos convictos En enero de 2005, el Instituto de la Ju-
educación, que es egoísta, poco trabaja- por algún crimen habían pertenecido a ventud publica el informe Juventud en Es-
dor, que consume sustancias tóxicas y ha- esas pandillas, habían sido bullies, frente paña 2004, que realiza cada 4 años, go-
ce un mal uso del tiempo libre. Es posible a un 23% de los encarcelados por la mis- zando de gran prestigio, y que ofrece un
que en algunos aspectos de los citados ma razón y que no habían tenido relación retrato preocupante que es calificado en
se haya producido un desfase, pero en lí- con esos grupos. algunos medios de comunicación como
neas generales se puede afirmar que la de “paradójico nihilismo”. Ha bajado el
“juventud de hoy es la misma de siempre Trastornos disociales consumo de alcohol respecto a hace 10
pero en otras circunstancias diferentes, Los trastornos disociales se caracte- años y hay un 40% de abstemios pero
en otro mundo que también será diferen- rizan por una forma persistente y reitera- nuestros jóvenes son los más fumadores
te en el futuro”. da de comportamiento agresivo, pertur- de Europa.
En la adolescencia y juventud, el pa- bador y antisocial. Se trata de algo más En ese estudio, el 20% creen en el ho-
pel de los amigos es fundamental en el que de las travesuras o rebeldía del ado- róscopo, el 31% no han leído un solo libro
desarrollo evolutivo, hasta el punto de que lescente o del joven, es una forma de “mal- en el último año y el 38% no tienen nin-
pueden considerarse como su ”segunda dad“ que puede llegar a la delincuencia. guna preocupación respecto a las 13 que
familia”. En el complejo proceso de inte- En la mayor parte de las ocasiones, la propone la encuesta. Por diversos moti-
gración social, el papel que desempeña integración en pandillas problemáticas vos, el 68% viven en casa de los padres,
44 el grupo, la pandilla, es decisivo, para bien contribuye a aumentar el problema. aunque el porcentaje de los que quieren
Rev PI 9/1 72p 31/3/05 11:21 Página 45

vivir en el hogar familiar ha descendido Atención integral. Madrid: Ergon; 2004. ción integral. Madrid: Ergon; 2004. p.
del 27% de 1996 al 18% de 2004. p. 207-14. 42-9.
Se analizan los cambios familiares acontecidos El autor es antropólogo y profesor de salud pú-
El 17% se confiesa racista y el 11% no en las últimas décadas y las interacciones de- blica, lo que le permite abordar los proble-
se ven afectados por vivir en un estado de- rivadas de los mismos, así como las causas y mas de la convivencia y comunicación desde
mocrático o en una dictadura. Los varones posibles soluciones a los conflictos entre pa- esa doble vertiente. Hace un repaso exhaus-
dres y adolescentes. tivo desde el nacimiento hasta el final de la ado-
disponen de 28 horas de ocio semana-
lescencia, describiendo los mecanismos ínti-
les, dos más que las mujeres. La cifra má- 3.** Castellano Barca G. Factores protecto- mos comunicativos en la familia.
xima de jóvenes estudiantes se situó en el res en el desarrollo psico-social de ni-
ños y adolescentes. A tu Salud (revista 7.*** Savater F. El valor de educar. 13ª ed.
55% en 1996, bajando al 45% en 2004. Po- de educación para la salud) 2002; 39- Barcelona: Ariel; 2001.
líticamente, la mayoría se posiciona en el 40. El acreditado filósofo hace un profundo estu-
centro izquierda, y aunque un importante Se analizan los factores sociales, culturales y dio sobre todos los estamentos y condicionantes
familiares aludiendo a los medios de comuni- implicados en la educación, que van desde los
número es creyente, son más los no prac-
cación, consumismo y publicidad, definiéndo- contenidos educativos al eclipse de la familia
ticantes. Lamentablemente, sufren preca- se también los conceptos relacionados con el o la disciplina de la libertad, permitiendo al lec-
riedad laboral y salarios insuficientes. riesgo. tor adentrarse en terrenos no tratados habi-
Estos y otros datos nos deben hacer tualmente.
4.*** Corral Muñoz MI, Serrano González MI.
reflexionar sobre la situación de este co- Educación para la Salud. Técnicas. En: 8.** Stone Bender P. La rebelión de los ado-
lectivo que siempre ha sido criminalizado. Medicina de la adolescencia. Atención lescentes. Actúa; 2002.
Integral. Madrid: Ergon; 2004. p. 147- A través de sus páginas, la autora describe có-
Tenemos una gran responsabilidad para mo han de comportarse los padres en la rela-
52.
intentar corregir los aspectos negativos y Las autoras son auténticas expertas en las téc- ción con sus hijos adolescentes y les propo-
que aparezca la imagen útil y positiva que nicas de educación para la salud y describen ne centrarse en lo positivo, cómo implantar re-
sin duda tienen. de forma práctica, y a la vez con rigor, las po- glas y normas, enseñar responsabilidad per-
sibilidades para llevarla a cabo desde la con- sonal y la firma de contratos con el joven que
sulta de pediatría. lleva aparejadas recompensas.
BILIOGRAFÍA
Los asteriscos reflejan el interés del artículo a 5.*** Magaña Hernández M. El adolescente 9.*** Tierno B. La educación inteligente. Te-
juicio del autor. y la escuela. En: Medicina de la ado- mas de hoy; 2002.
lescencia. Atención integral. Madrid: Er- Se ocupa de hechos concretos sobre la forma
1.** Benedetti M. Memoria y esperanza. Un gon; 2004. p. 50-5. de actuar en la educación de niños y adoles-
mensaje para los jóvenes. Barcelona: Se revisan las características físicas del de- centes, aportando las claves para una posible
Destino; 2004. sarrollo del adolescente y las implicaciones solución racional de los problemas.
El prestigioso narrador, poeta, ensayista y dra- educativas que comportan, repasando la po-
maturgo hace unas profundas reflexiones des- 10.** Windell J. Adolescentes difíciles. Bar-
sible sintomatología clínica en relación con so-
de su edad tratando de trasladar a los jóvenes celona: Debolsillo; 2002.
matizaciones producidas por dificultades es-
vivencias y pensamientos que se ocupan de Se describen puntualmente las técnicas para en-
colares. Se dan pautas diagnósticas y de tra-
temas tan variados como la inocencia, la nos- señar habilidades sociales al adolescente, que
tamiento.
talgia o la pasión deportiva, entre otras. abarcan desde las metas a alcanzar, a ser aser-
6.*** Salazar Rojas D. El adolescente y la tivo, lidiar con la cólera o modificar conductas
2.*** Castellano Barca G. Conflictos familia- familia. Convivencia y comunicación. contraproducentes. También, se aportan estra-
res. En: Medicina de la adolescencia. En: Medicina de la adolescencia. Aten- tegias para padres de adolescentes difíciles.

Caso clínico de carácter fuerte, a los treces años y gar donde la relación es mala con to-
medio acudió a consulta joven solicitan- dos, especialmente con la madre y her-
do información porque tenía un novio de mana menor, no colabora en las tareas
18 años con el que probablemente iba domésticas, no quiere estudiar ni tra-
Chica de 15 años de edad con una a tener relaciones sexuales coitales. bajar y no tiene plan de vida. Los padres
hermana de 11 años y un hermano de A los 15 años, se marcha de casa y la hermana precisaron tratamiento psi-
7 años, hijos de un matrimonio sin pro- para vivir con su novio de 18 años, tras cológico y psiquiátrico con el que con-
blemas aparentes. Es independiente y intervenciones judiciales regresa al ho- tinúan.

45
Rev PI 9/1 72p 31/3/05 11:21 Página 46

ALGORITMO:
EL ADOLESCENTE EL ADOLESCENTE Y SU ENTORNO
Y SU ENTORNO

Familia Sociedad Amigos

Estilos de vida Escuela Medios de comunicación

Adolescente

Normal Riesgo

Temporal Prolongado

Madurez psico-social deficiente

46