Sei sulla pagina 1di 2

Desarrollo Sustentable y Código Abierto

En innumerables ocasiones una organización debe tomar la decisión de cuál software debe implementar. Desde un negocio pequeño que quiere tener acceso a internet, hasta una multinacional que define qué sistema operativo se instalará en sus miles de computadores de escritorio. Evidentemente esta es una industria multimillonaria, la cual acumula ventas anuales que superan los cientos de billones de dólares. Ahora bien, ¿es una industria sustentable?, ¿genera valor a largo plazo?, ¿qué modelos son los que harán mantener la industria?

El Código Abierto El código abierto (open source) es simplemente la forma de desarrollar aplicaciones y sistemas, dejando a dominio público su código fuente, lo que permite poder “leer” lo que se hizo para programar y por lo tanto reproducir, modificar y alterar lo que ya se hizo, en forma simple. Existen dos grandes movimientos que están respaldados por sendas fundaciones: Open Software Initiative (OSI) y Free Software Foundation (FSF). Ambos están enfocados a liberar el código fuente y hacerlo disponible a todo el mundo para su uso y modificación. Las diferencias ideológicas que mantienen parecieran ser tan insalvables, como insignificantes para el resto del mundo. Las mayores ventajas del uso del código abierto es que cualquier persona que desee hacer modificaciones -grandes o pequeñas- podría tomar el código fuente, modificarlo a su antojo y tener una herramienta que cumpla mejor con sus propias necesidades, sin tener que reescribir por completo un programa que ya existe. Otra ventaja es que todo el mundo puede mirar lo que se hace, por lo que la detección de errores es mucho más rápido, ya que hay más ojos mirando el código. Un estudio realizado por el departamento de seguridad de EE.UU. (Open Source Quality and Security Report, Coverity) indicó que el código de algunos de los programas de código abierto más populares tienen una tasa de error de menos de uno en mil líneas de código, siendo que los programas propietarios llegan a 20 ó 30 por mil líneas.

El Código Abierto Soporta el Desarrollo Sustentable Mientras los programas propietarios cobran grandes cantidades de dinero, y aquellas organizaciones que apoyan el desarrollo sustentable no están dispuestas a gastar estas sumas, los programas de código abierto colaboran en dar soporte a estas organizaciones. Esta es la mirada más mezquina del aporte que puede dar el código abierto al desarrollo sustentable. El desarrollo sustentable es, esencialmente, el desarrollo económico que toma en cuenta factores sociales y ambientales aparte de los económicos clásicos. Existen muchas iniciativas que pueden ser simplemente ecológicas, simplemente sociales o simplemente económicas, pero que no aporten al desarrollo o que el daño que produzcan en los otros ámbitos sea perjudicial a largo plazo. Esta es una simplificación mayor, pero que sirve para observar el aporte del código abierto. Podemos simplificar que cualquier emprendimiento que aumente la productividad sin dañar el medio ambiente es ecológico. Como ya lo hemos comentado, el código abierto aumenta la productividad, en forma interna al desarrollo de software minimizando las líneas nuevas de programación requeridas para generar una aplicación nueva o con nuevas funciones. También aumenta la productividad de las organizaciones que soportan sus sistemas en código abierto, al redestinar las inversiones en informática, sin tener que gastar en licencias, pero invirtiendo en mejoras al software y generar esa relación de productividad que se desea al automatizar procesos informáticos. En cuanto al desarrollo social, podemos mencionar que el código abierto mejora las posibilidades de personas o empresas pequeñas que requieren de sistemas informáticos pero no tienen acceso a software propietario por los altos costos de las licencias, por lo que se soporta el emprendimiento de manera libre, sin cobrar por sistemas básicos, por ejemplo un sistema operativo. Otra manera de aportar al desarrollo social, es destinando los recursos que se usarían en licencias y mantenimiento

en trabajos para desarrolladores y capacitación para empleados, aumentando el capital humano y no el stock de licencias. Además podemos decir que el código abierto aporta al desarrollo económico al aumentar la productividad de las empresas, enfocándose en su propio negocio, no en el negocio del desarrollador del software. Por ejemplo, una empresa de reciclaje de vidrio necesita un software para controlar su gestión, puede comprar un software de gestión, como el ERP de clase mundial SAP, lo cual costará mucho dinero y sin embargo no estará directamente orientado a su propio negocio. La mejor solución a largo plazo es desarrollar un sistema en base a otros que se hayan desarrollado anteriormente y ajustarlo a sus propias necesidades, lo que hará que sea un software a la medida, incidiendo directamente en la productividad de la organización.