Sei sulla pagina 1di 12

CELEBRACIÓN

 DEL  BAUTISMO  PARA  JÓVENES  


 
“Pero  tenemos  que  alegrarnos  y  hacer  fiesta,  porque  este  hermano  tuyo  estaba  
muerto  y  ha  vuelto  a  la  vida,  estaba  perdido  y  ha  sido  encontrado”  (Lc  15,32)  
 
OBJETIVO:  
Renovar   y   celebrar   el   Sacramento   del   Bautismo   como   una   experiencia   profunda   de  
reconciliación   consigo   mismo,   con   Dios,   con   los   demás   y   la   naturaleza;   para   poner   las   bases   de  
una  vida  nueva  que  llegue  a  dar  frutos  de  comunión  y  solidaridad.  
 
Recomendaciones  generales:  
Cualquiera   que   sea   la   estructura   de   la   celebración,   recomendamos   resaltar   3  
momentos:  
 Momento  penitencial.  
 Momento  de  entrega  y  ofrecimiento.  
 Momento  del  signo  de  la  paz  y  felicitaciones.  
 Esta  celebración  se  recomienda  que  se  haga  en  un  retiro,  con  la  finalidad  de  
lograr  mejores  resultados.  
 
Es   necesario   preparar   bien   la   celebración   de   tal   manera   que,   el   celebrante,   los  
evangelizadores,   los   animadores   del   retiro,   el   coro,   etc.,   propicien   un   verdadero   clima  
de  encuentro,  de  reconciliación  y  renovación  del  Bautismo.  
 
Material  Requerido:  
• Todo   lo   necesario   para   la   Celebración:   Altar,   Ambón,   Crucifijo,   Cirio,   agua  
bendita,  libro  de  lecturas  y  guía  de  la  celebración.  
• Velas  para  cada  uno  de  los  participantes.  
• Una  cruz  pectoral  para  cada  uno  de  los  participantes.  
• Música  de  fondo  para  la  “Confesión  de  los  Pecados”.  
 

−   1   −
DESARROLLO  DE  LA  CELEBRACIÓN  
 
Coordinador:  En  el  nombre  del  Padre,  y  del  Hijo  y  del  Espíritu  Santo.  Amén.  
 
Hermanos,   iniciamos   ahora   el   momento   de   diálogo   con   nuestro   Padre   Dios.   Es  
ahora   el   momento   en   que   dejando   a   un   lado   todas   nuestras   preocupaciones   nos  
centremos   en   él.   Abramos   nuestro   corazón   y   nuestra   mente   a   la   acción   del   Espíritu  
Santo  que  busca  hoy  tocar  de  una  manera  especial  nuestras  vidas.  
Hablemos   al   Señor,   roguemos   que   toque   nuestras   vidas   y   que   las   transforme  
según  su  voluntad.  
 
Nota:   Los   presentes   inclinan   la   cabeza   y   el   celebrante   extienden   sus   manos   en  
signo  de  oración  y  súplica:  
   
“Infunde  en  nosotros,  Señor,  el  espíritu  de  inteligencia,  de  verdad  y  de  paz,  para  
que  conozcamos  de  veras  lo  que  a  ti  te  agrada  y,  una  vez  conocido,  lo  realicemos  con  
un  mismo  sentir  y  querer.  Por  Jesucristo  nuestro  Señor”.  Amén.  
 
1.  MOMENTO  PENITENCIAL  
 
Monitor:   Nos   podemos   sentar.   Ahora   vamos   hacer   una   breve   descripción   de  
todos   los   encuentros   que   hemos   tenido   a   lo   largo   de   esta   primera   etapa   de   nuestra  
Reiniciación  Cristiana.  
 
(Uno  de  los  matrimonios  o  catequistas  hace  una  breve  descripción  o  síntesis  de  los  
encuentros  vividos).  
 
Monitor:  Nos  ponemos  de  pie.  
 
Nota:  Luego  entronizamos  la  Palabra  de  Dios,  al  centro  la  Biblia  y  a  los  costados  
dos  velas  encendidas.  Al  llegar  al  centro  se  le  venera    con  un  beso  y  se  lee  el  siguiente  
texto.  
 
Del    santo  evangelio  según  san  Lucas  15,  11-­‐32    
Breve  reflexión:  
 Tras   un   momento   de   silencio   ubicar   y   recapitular   en   clave   celebrativa   el  
contenido  y  las  experiencias  de  este  primer  bloque.  

−   2   −
 Animar   a   los   asistentes   a   dar   el   paso   y   decidirse   a   aceptar   a   Jesús   y   su  
proyecto  de  vida  (5  minutos).    
 
CONFESIÓN  DE  LOS  PECADOS  
 
Nota:   Es   el   momento   de   tocar   fondo;   para   esto,   hay   que   echar   mano   de   una  
buena  creatividad    espiritual.  Este  momento  puede  acompañarse  con  música  grabada  o  
en  vivo,  con  tal  de  que  sencillamente  haga  el  servicio  de  música  de  fondo.  
 
Toma  conciencia.  Aquí  y  ahora,  ante  la  mirada  del  Señor,  el  Gran  Reconciliador  de  
la  Cruz,  toma  conciencia  de  las  tensiones,  conflictos,  divisiones,  rupturas…  que  sangran  
el  Cuerpo  de  Cristo  y  rompen  la  armonía  consigo  mismo,  con  Dios,  con  los  demás  y  con  
la  naturaleza,  (momento  de  silencio).  
 
Reconcíliate  contigo  mismo.  Esto  es  lo  primero.  Lo  demás  no  podrá  ser  sin  eso.  
Déjate   invadir   y   amar   por   la   mirada   de   Dios.   Y   cómo   Él   posa   tus   ojos   tiernamente   sobre  
ti;  mírate  con  confianza.  Acéptate  sin  desgarramientos;  reconoce  así,  como  María,  que  
el  Señor  también  puede  hacer  en  ti  maravillas.  Ámate  a  ti  mismo  para  poder  amar  a  tu  
prójimo,  no  desprecies  nada  de  aquello  que  pueda  ayudarte  a  unificar  tu  personalidad,  
sobre  todo  la  gracia  de  Dios,  (momento  de  silencio).  
 
TODOS  RESPONDEMOS:  “Perdón  Señor,  perdón”.  
 Por  no  valorarme  ni  reconocerme  como  imagen  y  semejanza  de  Dios.  
 Por  no  ser  amigo  de  mí  mismo.  
 Por  no  aceptarme  ni  quererme.  
 Por  no  aceptarme  como  soy  y  avergonzarme.  
 Por  renegar  de  haber  venido  al  mundo.  
 
Canto:  A  ti  levanto  mis  ojos  
 
Reconcíliate   con   Dios.   Disponlo   todo   para   un   encuentro   con   la   Trinidad.   Déjate  
recrear   de   una   manera   más   maravillosa   que   cuando   Dios   te   creó.   Dios   es   fiel   a   su  
proyecto   de   amor.   Acepta   esta   llamada   y   entra   en   la   economía   de   la   Reconciliación,   Tú,  
cada  hombre,  cada  pueblo,  han  sido  llamados  a  gozar  de  la  paz.  (Momento  de  silencio).  
 
TODOS  RESPONDEMOS:  “Perdón  Señor,  perdón”.  
 Por  no  relacionarme  contigo  como  tu  hijo.  
 Por  no  amarte  sobre  todas  las  cosas.  
 Por  tener  ídolos  como  substitución  de  ti.  

−   3   −
 Por  no  tenerte  como  centro  y  Señor  de  mi  vida.    
 Por  no  conocerte  por  medio  de  tu  Palabra.  
 Por  no  alimentarme  de  ti  en  la  Santa  Eucaristía.  
 Por  utilizar  tú  nombre  y  las  cosas  sagradas  según  mis  intereses  personales.  
 
Canto:  A  ti  levanto  mis  ojos.  
 
Reconcíliate   con   los   demás:   Aceptando,   llamando,   ahora   en   tu   corazón,   todas   las  
diversidades   y   diferencias   que   vives   en   la   convivencia   diaria.   Toda   sana   diferencia   es  
signo   de   la   inagotable   riqueza   de   la   Iglesia   de   Jesucristo.   Como   el   padre   del   hijo   pródigo  
y  María  Santísima  acepta  con  ternura  a  cada  uno  de  los  hermanos  que  son  la  comunidad  
donde  debes  construir  y  promover  la  comunión.  Conviértete  entonces  un  poco  más  al  
rostro  de  tu  hermano  para  que  puedas  corregir  lo  que  en  tu  propia  visión  pueda  haber  
de  particularismo,  (momento  de  silencio).  
 
TODOS  RESPONDEMOS:  “Perdón  Señor,  perdón”.  
 Por  no  relacionarme  con  los  demás  como  hermano.  
 Por  explotar  y  oprimir  a  mis  hermanos.  
 Por  sentirme  superior  o  inferior  ante  los  demás.  
 Por  no  querer  entender  que  el  mayor  es  el  último  y  el  servidor  de  todos.  
 Por  no  saber  comprender  y  aceptar  el  amor  de  mis  padres.  
 Por  la  falta  de  amor,  entrega  y  servicio  a  mis  hermanos.  
 Por  mantener  resentimientos,  odios,  rencores  y  no  perdonar.  
 Por  toda  injusticia,  rechazo  y  desprecio  a  mis  hermanos.  
 Por  todo  engaño,  difamación  y  calumnia.  
 Por  las  envidias,  celos,  discordias,  avaricia,  codicia  y  robo.  
 Por  todo  adulterio,  fornicación  e  impureza.  
 Por  no  cumplir  debidamente  con  mis  deberes  ciudadanos  y  políticos.  
 Por  no  ser  factor  activo  en  la  renovación  de  la  sociedad.  
 Por  no  cumplir  con  mi  profesión  o  trabajo  de  acuerdo  a  tu  voluntad,  y  como  
servicio  a  los  demás.    
 
Canto:  A  ti  levanto  mis  ojos.  
 
Reconcíliate   con   la   naturaleza:   Ella   es   el   escenario   donde   compartimos   nuestra  
felicidad,  también  ella  es  expresión  del  Amor  de  Dios  y  lo  manifiesta,  nos  lleva  a  Él;  en  
cada   uno   de   los   seres,   Dios   ha   impreso   su   huella:   La   Unidad.   En   la   naturaleza   hay   tal  
diversidad  de  seres  y  es  tan  fuerte  su  integración  que  son  imagen  de  Dios  uno  y  diverso.  
En  medio  de  ella  Dios  te  ha  puesto  a  ti  como  su  amo  y  Señor,  (momento  de  silencio).  

−   4   −
 
TODOS  RESPONDEMOS:  “Perdón  Señor,  perdón”.  
 Por  no  relacionarme  con  el  mundo  como  “Señor”.  
 Por  amar  a  las  cosas  y  usar  a  las  personas.  
 Por  no  abrir  las  manos,  para  ayudar  a  los  pobres.  
 Por  no  ser  solidario  con  los  enfermos  y  todos  los  que  sufren.  
 Por   mi   adicción   a   las   cosas   materiales   e   inmateriales   como   el   prestigio,   el  
poder,  el  honor,  el  placer  y  la  buena  reputación.  
 
Canto:  A  ti  levanto  mis  ojos.  
 
Monitor:  Nos  ponemos  de  pie.  
 
Renuncias  a  Satanás  
 
RESPONDEMOS  EN  SINGULAR:  “Sí  renuncio”.  
¿Renuncias  y  rechazas  a  Satanás  y  a  todas  sus  obras?  
 A  todo  tipo  de  ocultismo,  esoterismo  y  superstición.  
 A  todo  afán  de  conocer  lo  oculto  y  lo  futuro  al  margen  de  Dios,  en  cualquier  
forma  de  adivinación  y  sortilegio.  
 A  la  astrología  y  a  los  horóscopos.  
 A  la  lectura  de  las  cartas,  de  la  mano  y  del  café.  
 A  toda  invocación  de  los  muertos.  
 Al  uso  de  la  ouija.  
 A  toda  asistencia  y  prácticas  de  los  templos  espiritualista.  
 A  todo  afán  de  poder  y  de  control  al  margen  de  Dios.  
 A  todo  tipo  de  curanderismo,  magia,  brujería  y  hechicería.  
 A  todo  estudio  y  prácticas  de  esoterismo.  
 A  toda  posesión  o  uso  de  amuletos  y  talismanes.  
¿Renuncias  a  todo  esto  a  nombre  de  tus  antepasados  que  hayan  estado  metidos  
en  ello?  
 
Monitor:  Nos  podemos  sentar.    
 
Oración  de  perdón  por  los  resentimientos  
Cerremos  nuestros  ojos  y  permitamos  ser  tomados  de  la  mano  por  Jesús.  Para  El  
no  hay  tiempo  ni  espacio.  El  está  presente  ahora  mismo  en  aquel  momento  en  el  que  
fuimos  heridos,  dañados  y  lastimados.  El  puede  sanar  eso  desde  la  raíz.  
 

−   5   −
 Si   nuestra   MADRE   no   supo   ser   para   nosotros   lo   que   nosotros   esperábamos   de  
ella.   Si   nos   rechazó   desde   que   supo   que   nosotros   íbamos   a   nacer.   Si   no   nos  
cargó   en   sus   brazos   en   aquellos   momentos   en   los   que   ella   era   todo   para  
nosotros.   Digámosle,   como   si   estuviera   aquí   presente   y   mirándola   a   los   ojos:  
«Mamá,  yo  te  perdono,  que  Dios  te  bendiga».  
 
 Si  nuestro  PADRE  no  nos  dio  el  cariño  y  la  seguridad  que  esperábamos.  Si  no  
estuvo   presente   en   nuestra   infancia,   por   trabajo   o   por   otra   razón.   Si   fuimos  
golpeados,   o   sufrimos   algo   fuerte   de   parte   de   él.   Si   tomaba.   Si   nunca   nos  
estrechó  fuertemente  en  sus  brazos.  Digámosle,  como  si  estuviera  aquí:  «Papá,  
yo  te  perdono,  que  Dios  te  bendiga».  
 
 Si   nuestros   HERMANOS,   por   alguna   razón   nos   lastimaron.   Si   no   supieron  
hacerse  merecedores  de  nuestra  confianza.  Si  alguno  de  ellos  parecía  ser  más  
preferido   por   nuestros   padres.   Llamando   a   ese   hermano   o   hermana   por   su  
nombre,  expresemos  el  perdón  y  pidamos  a  Dios  que  lo  bendiga.  
 
 Si  nuestros  PADRES,  en  los  años  del  crecimiento,  no  supieron  ser  para  nosotros  
lo  que  esperábamos  de  ellos.  Si  rompieron  la  armonía  del  hogar  por  cualquier  
causa.   Si   se   olvidaron   de   nosotros   o   tenían   muchas   cosas   que   hacer.   Si  
sufrimos   castigo   tras   castigo.   Veamos   a   los   dos,   como   si   estuvieran   frente   a  
nosotros   y   digámosles:   «Papá,   mamá,   yo   los   perdono   en   nombre   del   Señor,  
que  Dios  los  bendiga».  
 
 Si   algún   MAESTRO   nos   defraudó   o   nos   castigó   injustamente.   Si   fuimos  
guardando   día   a   día   coraje   contra   él.   Si   nos   ridiculizó   ante   los   demás.   Si   se  
aprovechó   de   nosotros   en   cualquier   forma.   Llamémosle   por   su   nombre   y  
perdonémosle.  
 
 Si   algún   AMIGO   o   COMPAÑERO   DE   ESCUELA   nos   creaba   continuamente  
problemas.   Si   tuvimos   que   pelear   muchas   veces   con   él.   Si   también   defraudó  
nuestra   confianza.   Si   no   supo   cumplir   con   la   amistad.   Llamémosle   por   su  
nombre  y  perdonémosle.  
 
 Al  comenzar  a  conocer  el  mundo  del  amor  y  del  sexo,  si  alguna  persona  o  algún  
NOVIO  o  NOVIA  no  correspondió  a  lo  que  nosotros  sentíamos  en  el  corazón.  Si  
se   aprovechó   de   nosotros   en   alguna   forma.   Si   nos   engañó   y   lastimó  
profundamente.   Viéndolo   a   los   ojos,   como   si   estuviera   presente,   digámosle  
por  su  nombre:  «Yo  te  perdono,  que  Dios  te  bendiga».  

−   6   −
 
 Si   algún   COMPANERO   DE   TRABAJO   se   aprovechó   de   nosotros.   Si   consiguió  
estar  mejor  en  el  trabajo  a  costa  de  nosotros.  Si  defraudó  nuestra  confianza.  
Expresemos  el  perdón  y  pidamos  a  Dios  que  lo  bendiga.  
 
 Si   algún   AMIGO,   algún   FAMILIAR   NUESTRO,   se   ha   encargado   de   hacernos   la  
vida   difícil.   Si   ha   tratado   de   destrozar   nuestra   familia.   Si   nos   ha   herido   y  
lastimado  seriamente.  Llamémosle  por  su  nombre  y  perdonemos.  
 
 Si  algún  SACERDOTE,  RELIGIOSO  o  RELIGIOSA,  no  supo  estar  a  la  altura  de  lo  
que   nosotros   pensábamos   de   él   o   ella.   Si   su   manera   de   ser   o   de   vivir   nos   alejó  
de  la  fe.  Si  nos  lastimó  o  se  aprovechó  de  nosotros.  Viéndolo  a  los  ojos,  como  
si   estuviera   presente,   digámosle:   «Yo   te   perdono   en   nombre   del   Señor.   Que  
Dios  te  bendiga».  
 
Monitor:  Nos  ponemos  de  pie.    
 
Ahora,  habiendo  perdonado  a  quienes  nos  han  ofendido,  podemos  rezar  de  una  
manera  nueva  la  oración  que  Jesús  nos  enseñó:  “Padre  Nuestro...”  (lo  podemos  cantar  
tomados  de  la  mano)  
 
Oración  colecta:  Oremos,  Dios  nuestro,  que  nos  haces  participar  del  misterio  de  la  
muerte  y  resurrección  de  tu  Hijo,  concédenos  que,  animados  del  Espíritu  de  hijos  
adoptivos,  progresemos  continuamente  en  esta  nueva  vida.  Por  nuestro  Señor  
Jesucristo.  Amén.    
 
Primera  Lectura:  Del  libro  del  profeta  Ezequiel:  36,  24-­‐28  
 
Salmo  Responsorial:  Salmo  22  
 
R.  El  Señor  es  mi  pastor,  nada  me  faltará.  
 
Aleluya:  
Tanto  amó  Dios  al  mundo,  que  le  dio  a  su  Hijo  único,  para  que  todo  el  que  crea  en  él,  
tenga  vida  eterna.  
Aleluya.  
 
Evangelio    
+ Lectura  del  santo  Evangelio  según  san  Juan  3,  1-­‐6  (Breve  homilía)  

−   7   −
II.  MOMENTO  DE  ENTREGA  Y  OFRECIMIENTO  
 
Oración  para  recibir  a  Jesús  (Entregar  fotocopias)  
Habiendo   pedido   perdón   por   nuestros   pecados,   perdonado   a   los   que   nos   han  
ofendido   y   renunciado   a   Satanás   y  a   todas   sus   obras,   podemos   invitar   a   Jesús   a   nuestro  
corazón.  
 
Todos   repitan   conmigo:   “Ven   Señor   Jesús.   Te   necesito,   te   abro   la   puerta   de   mi  
corazón   y   de   mi   vida;   te   acepto   personalmente   como   mi   Salvador,   Concédeme  
experimentar   tu   amor,   tu   salvación,   tu   liberación;   dame   tu   vida   en   abundancia.  
Límpiame,  purifícame,  libérame,  renuévame,  transfórmame.  Entra  en  mi  corazón  y  en  mi  
vida,  y  llénala  de  Ti.  Haz  de  mí  lo  que  quieres  que  sea.  María,  Madre  del  Señor  y  madre  
mía,  llévame  a  Jesús  y  enséñame  a  ser  su  fiel  discípulo”.    
 
Cada   quien,   en   silencio,   ratifique   con   sus   propias   palabras   la   oración.  
Agradézcanle  a  Jesús.  El  vive  en  nosotros  ya.  
 
RENOVACION  DEL  BAUTISMO:  
 
Hoy   nos   hemos   reunido   aquí   para   recordar   y   renovar   lo   que   nuestros   padres  
prometieron  por  nosotros  en  el  día  de  nuestro  Bautismo.  El  bautismo  nos  incorporó  a  la  
Iglesia   y   nos   hizo   partícipes   de   la   misión   sacerdotal,   profética   y   real   de   Cristo.   Es   el  
primer  sacramento  la  vía  de  acceso  para  conseguir  la  vida  eterna  y  entrar  en  el  Reino  de  
Dios.   El   Bautismo   exige   la   respuesta   humana   de   la   conversión,   además,   supone   un  
nacimiento  de  lo  alto,  un  milagro  de  Dios,  el  don  del  Espíritu.  
 
  (Se   bendice   el   agua.   Luego   todos   con   las   velas   encendidas   renuevan   sus   promesas  
bautismales  y  hacen  profesión  de  fe.  También  se  termina  con  la  aspersión  de  los  fieles  
con  el  agua  bendita).  
 
Bendición  del  agua:  
Que  el  poder  del  Espíritu  Santo,  por  tu  Hijo,  descienda  sobre  el  agua  de  esta  fuente  para  
que   todos   los   que   en   ella   reciben   el   bautismo   sepultados   con   Cristo   en   su   muerte,  
resuciten  también  con  él  a  la  vida  eterna.  (Se  hace  la  aspersión)  
 
Celebrador:  Enciendan  sus  velas  de  la  luz  del  Cirio  que  es  Cristo.  
   
RESPONDEMOS  EN  SINGULAR:  “Sí  renuncio”.  

−   8   −
 ¿Renuncian  al  pecado  para  vivir  en  la  libertad  de  los  hijos  de  Dios?  
 ¿Renuncian  a  todas  las  seducciones  del  mal,  para  que  no  domine  nosotros  
el  pecado?  
 ¿Renuncian  a  Satanás,  padre  y  príncipe  del  pecado?    
 
También  profesamos  la  fe  de  la  Iglesia  Católica,  esto  es:  
 
RESPONDEMOS  EN  SINGULAR:  “Sí  creo”  
 ¿Creen  en  Dios,  Padre  todopoderoso,  creador  del  cielo  y  la  tierra?  
 ¿Creen   el   Jesucristo,   su   único   Hijo,   nuestro   Señor,   que   nación   de   santa  
María   Virgen,   murió,   fue   sepultado,   resucitó   de   entre   los   muertos   y   está  
sentado  a  la  derecha  del  Padre?  
 ¿Creen  en  el  Espíritu  Santo,  en  la  santa  Iglesia  Católica,  en  la  comunión  de  
los  santos,  el  perdón  de  los  pecados,  en  la  resurrección  de  la  carne  y  en  la  
vida  eterna?  
 
Oración:   Que   Dios   todopoderoso,   Padre   de   nuestro   Señor   Jesucristo,   que   nos  
regeneró  por  el  agua  y  el  Espíritu  Santo  y  que  nos  concedió  la  remisión  de  los  pecados,  
nos  guarde  en  su  gracia,  en  el  mismo  Jesucristo  nuestro  Señor,  para  la  vida  eterna.  
 
TODOS:  Esta  es  nuestra  fe,  esta  es  la  fe  de  la  Iglesia  que  nos  gloriemos  de  profesar  
en  Cristo  Jesús.  Amén.      
 
ORACION  DE  LOS  FIELES  
  Oremos  a  Dios  Padre  todopoderoso  y  ya  que  es  una  la  fe,  la  esperanza  y  el  amor,  
que   el   Espíritu   Santo   ha   infundido   en   nosotros,   que   nuestra   oración   sea   también  
unánime   ante   la   presencia   de   nuestro   Padre   común.   Digamos   a   una   sola   voz:  
ESCUCHANOS  PADRE.  
 
1. Por   la   Iglesia   que   formamos   todos   juntos   y   en   la   que   participamos   todos  
aportando  nuestro  granito  de  arena,  para  que  la  viva  de  tal  modo  que  revele  a  los  
hombres  y  mujeres  el  verdadero  rostro  de  Dios,  buscando  siempre  el  Reino  y  su  
justicia  con  el  esfuerzo  de  todos.  Roguemos  al  Señor.    
 
2. Por   los   pueblos   que   viven   en   conflicto   a   causa   de   la   injusticia,   la   guerra   y   la  
violencia,  para  que  el  Espíritu  les  conceda  el  don  de  la  paz  y  el  bien,  inspire  a  los  
gobernantes   y   a   todos   los   ciudadanos,   sentimientos   pacíficos   y   sustituyan   la  
fuerza  de  las  armas  por  el  diálogo  y  la  reconciliación.  Roguemos  al  Señor.    
 

−   9   −
3. Por  todos  nosotros  y  nuestras  familias  que  hoy  nos  alegramos  por  la  renovación  
de   nuestro   Bautismo,   para   que   con   la   fuerza   del   Espíritu   sepamos   mantener   un  
clima  de  unidad  y  amor,  donde  cada  uno  de  los  nuestros  encuentre  en  el  otro  la  
comprensión,  la  ayuda  y  la  acogida.  Roguemos  al  Señor.    
 
4. Por   nuestra   comunidades   juveniles,   que   hoy   acogen   y   renuevan   con   alegría   el  
Bautismo   de   los   presentes,   para   que   también   esté   atenta   a   la   solidaridad   y  
acogida   de   los   más   necesitados   y   marginados,   descubra   cuáles   son   sus  
necesidades   reales   y   cree   cauces   que   solucionen   sus   carencias.   Roguemos   al  
Señor.      
 
5. Por   los   amigos   que   nos   acompañan   en   las   buenas   ocasiones   y   en   los   malos  
momentos,   para   que   con   la   gracia   de   Dios,   nuestra   voluntad   y   el   empeño  
constante   sepamos   construir   entre   todos   un   mundo   mejor   y   más   fraterno.  
Roguemos  al  Señor.    
 
6. Por   los   Sacerdotes,   Matrimonios   y   Jóvenes   asesores   de   nuestra   comunidad  
cristiana,   especialmente   por   los   que   nos   han   acompañado   durante   nuestro  
proceso  de  maduración  y  crecimiento  de  la  fe,  para  que  siempre  sean  conscientes  
de  la  responsabilidad  que  han  asumido  ante  la  Iglesia,  y  para  que  el  Espíritu  Santo  
les  siga  animando  y  sosteniendo  en  sus  tareas.  Roguemos  al  Señor.    
 
OREMOS:  
Señor   Dios   nuestro,   que   diste   a   los   apóstoles   el   Espíritu   Santo,   y   quisiste   que   por   ellos   y  
sus   sucesores   fuera   transmitido   a   todos   los   fieles,   atiende   nuestras   súplicas   y  
concédenos  que  lo  que  tu  amor  realizó  en  los  comienzos  de  la  Iglesia,  se  realice  también  
hoy  en  el  corazón  de  estos  jóvenes.  Por  Cristo  nuestro  Señor.  Amén.      
 
 
 

−   10   −
ENTREGA  Y  BENDICIÓN  DEL  SIGNO  DE  LA  CRUZ  
 
Bendición  de  las  cruces  
Señor,  Padre  santo,  que  hiciste  de  la  cruz  de  tu  Hijo  fuente  de  toda  bendición  y  
origen   de   toda   gracia,   dígnate   bendecir   estas   cruces   y   has   que   quienes   las   llevan   a   la  
vista  de  los  hombres  y  mujeres  se  esfuercen  por  irse  transformando  a  imagen  de  tu  Hijo.  
Que  vive  y  reina  por  los  siglos  de  los  siglos.    
R,  Amén.  
 
ENTREGA  DE  LA  SANTA  CRUZ  
NOTA:   Según   las   circunstancias,   el   celebrante   pronuncia   la   fórmula   de   entrega   de  
la  Santa  Cruz  “a  cada  uno”  o  una  sola  vez  para  todos,  diciendo  en  voz  alta:  
 
“Recibe   este   signo   del   amor   de   Cristo   y   de   nuestra   fe;   predica   a   Cristo,   y   éste  
crucificado  fuerza  de  Dios  y  sabiduría  de  Dios”.  
 
R.  Amén.  
 
Celebrador:   Señor  Jesús,  protege  a  estos  hijos  tuyos  y  guárdalos  para  siempre.  
María,  Madre  del  Señor,  cúbrelos  con  tu  manto.  En  el  nombre  del  Padre,  del  Hijo  y  del  
Espíritu  Santo.  
 
 
III.  MOMENTO  DEL  SIGNO  DE  LA  PAZ  Y  FELICITACIONES  
 
Monición  
Ahora   hermanos.   Del   gozo   de   la   Reconciliación   vamos   al   gozo   de   la   Comunión;   en  
el   Espíritu   Santo   que   se   nos   ha   dado,   pidamos   a   Dios   nos   haga   instrumentos   de  
comunión  y  de  paz.  
 
Oración  de  la  paz.  (Ver  en  la  fotocopia)  
 
TODOS:  
Señor,  haz  de  mí  un  instrumento  de  tu  paz.  
Donde  hay  odio,  que  yo  ponga  amor.  
Donde  hay  ofensas  que  yo  ponga  perdón.  
Donde  hay  discordia,  que  yo  ponga  unión.  
Donde  hay  error,  que  yo  ponga  verdad.  

−   11   −
Donde  hay  duda,  que  yo  ponga  fe.  
Donde  hay  tinieblas,  que  yo  ponga  luz.  
Donde  hay  tristeza,  que  yo  ponga  alegría.  
Haz,  Señor,  que  busque  más  que  ser  comprendido;  
amar,  más  que  ser  amado.  
Porque  dando  es  como  se  recibe,  
olvidándose  de  sí  mismo,  es  como  uno  encuentra;  
perdonando  es  uno  perdonado,  
muriendo  se  resucita  a  la  vida  eterna.  
 
Monición.  Ama  la  Paz  
Celebra   lo   que   une,   hazte   fuerte   en   la   comunión   lograda   para   que   puedas  
promover   la   que   aún   falta.   Alaba   todo   esfuerzo   por   la   comunión   y   no   ceses   de  
reconocer  en  ella  la  presencia  del  Espíritu.  Agradece  todo  paso  y  no  te  engañes  por  el  
éxito  o  el  fracaso.  Todo  lo  que  se  realiza  en  el  amor  siempre  lleva  al  crecimiento.  
 
Bendice   al   Señor   por   sus   dones   y   a   tus   hermanos   por   haberlos   recibido   y  
ofrecido  para  compartirlos.  
 
Admira,   contempla,   gusta,   goza,   alégrate   por   cada   detalle   que   lleve   a   la   paz   y  
anúncialo.  Deja  resonar  en  tu  corazón;  felices  aquellos  que  sin  verme  creyeron.  “Estén  
siempre  alegres  en  el  Señor,  les  repito,  estén  alegres.  Que  todo  el  mundo  los  conozca  por  
su   bondad.   El   Señor   está   cerca.   Que   nada   los   angustie;   al   contrario,   en   cualquier  
situación   presenten   sus   deseos   a   Dios   orando,   suplicando   y   dando   gracias.   Y   la   paz   de  
Dios,   que   supera   cualquier   razonamiento,   protegerá   sus   corazones   y   sus   pensamientos  
por  medio  de  Cristo  Jesús”  (Fil  4,  4-­‐7).  
 
Dense  fraternalmente  un  abrazo  donde  se  transmitan  la  paz  del  Señor.  
 
• Se  da  la  Bendición  por  parte  del  sacerdote  

−   12   −