Sei sulla pagina 1di 6

EL DIARIO DEL DOCENTE COMO INSTRUMENTO ACTUAL PARA LA REFLEXIÓN Y

RECONSTRUCCIÓN DE LA PRÁCTICA, EN LOS ESCENARIOS AÚLICOS.

MTRO. JOSÉ LUNA HERNÁNDEZ

PEDAGOGO “A” DE LA ESCUELA NORMAL DE SANTIAGO TIANGUISTENCO

Una de las competencias ha desarrollar en el ámbito educativo, es sin duda la


reflexión de la práctica, ésta puede realizarse con base en la elaboración del
diario del docente. Algunos autores lo conciben como:

…técnica de observación narrativa y retrospectiva que consiste en


escribir con lenguaje habitual (lo cual no excluye el uso de términos técnicos
familiares para el observador) las propias actividades o ajenas (Postic y de
Ketele, 1992: 55).

El diario de abordo es una técnica… no se contenta con anotar las actividades


realizadas, sino que puede dar cabida a informaciones tan variadas como las
intenciones perseguidas… (Postic y De Ketele, 1992: 58).

…es un instrumento de recopilación de datos con sentido íntimo recuperado


por la palabra misma diario, que implica la descripción detallada de los
acontecimientos y se basa en la observación participante o directa de la
realidad… (Gerson, 1979, citado en Corenstein, 1988: 27).

Son los instrumentos en los que los profesores y profesoras recogen sus
impresiones sobre lo que va sucediendo en sus clases (Zabalza, 2006: 16).

Es una herramienta para la reflexión significativa y vivencial de los enseñantes.


El diario es un instrumento útil para la descripción, análisis y valoración de la
realidad escolar que debe desarrollar desde su inicio un nivel profundo de
descripción de la dinámica de la clase mediante un relato sistemático y
pormenorizado de lo sucedido…(Porlán y Martín, 1998).

… permite la aparición de la acción reflexiva y la potenciación de la capacidad


de los docentes como generadores de conocimiento profesional, verdadera
característica de la figura del profesor como investigador en el aula o profesor
crítico (Gil y Cuadrado, 1990: 4).
Cabe aclarar que se denomina diario de campo al instrumento que emplea el
antropólogo, en el ámbito educativo se le da el nombre de diario del profesor
(Porlán y Martín, 1998); diario de clase (Zabalza, 2004), diario o diario de
abordo (Postic y de Ketele, 1992) y diario escolar (Gil y Cuadrado, 1990).

Teniendo como referencia los conceptos anteriores, el diario es un instrumento


útil en la investigación. Es un documento que contiene información relevante
acerca de la labor del docente; permite detectar problemas y hacer explícitas
las concepciones pedagógicas elaboradas durante la jornada de trabajo, con el
propósito de transformar la práctica.

La parte medular del diario del docente es la reflexión de su práctica, para esto
es necesario que haga ejercicios de auto observación, es decir, mirarse a sí
mismo y preguntarse acerca de la función que desempeña:

¿Qué hace el docente, con sus alumnos?

¿Cómo lo hace?

¿Para qué lo hace?

¿Cómo hace lo que hace cuando lo hace?

El docente, además del cuestionamiento anterior que realice, tendrá en cuenta


el círculo de la reflexión:

Reconocer el estado actual de la propia práctica docente e identificar sus avances, logros
y dificultades; actuar, es decir, determinar, organizar y desarrollar las acciones para iniciar
el cambio, monitoreando dichas acciones para orientarlas hacia las metas propuestas;
valorar el impacto que estas acciones tienen en la mejora de la práctica docente y en el
aprendizaje de los estudiantes y reiniciar el proceso ( SEP, El seguimiento y la evaluación
de las prácticas docentes…, 2004: 19 ).

Para que la reflexión y reconstrucción de la práctica de los docentes tengan


éxito, es indispensable que se cumplan estas etapas, formando parte de las
tareas regulares y cotidianas de la escritura en el diario.

El tratamiento de la información se lleva a cabo mediante un proceso riguroso:


observar (mirar detalladamente lo que ocurre en el aula); registrar (escribir lo
observado); analizar(leer de manera detallada y profunda cada parte del
escrito); problematizar(plantear cuestionamientos centrales);
categorizar(identificar conceptos clave y organizarlos); investigar y/o
argumentar(relacionar la experiencia con aportes teóricos); proponer(sugerir
estrategias de mejora);aplicar(poner en práctica las estrategias planeadas);
valorar (impacto de la propuesta); y ajustar a nuevas condiciones(cambiar las
concepciones que se tienen por otras categorías, para obtener resultados
positivos).

En el diario se registran las acciones referidas:

Al alumno:

• Cómo aprende

• Cuál es su aprovechamiento

• Intereses

• Comportamientos

• Ritmos de aprendizaje

Al docente:

• Interacción con los alumnos

• Estrategias de enseñanza y aprendizaje

• cómo apoyar a sus alumnos a desarrollar sus competencias

La asignatura:

• Enfoque

• Materiales

• Recursos

• Evaluación

• Rúbricas
El docente ha de potenciar su pensamiento, en un pensamiento
epistémico y categorial para que las posibilidades de solución o de mejora,
en los procesos y problemas que padece el grupo, sean mayores. La mente
abierta, la responsabilidad y la honestidad serán puntos clave que
impregnen la escritura del diario, no sin olvidar la realidad, desde la
totalidad articulada, con un razonamiento crítico.

Se aconseja anotar palabras clave que ayuden a retener lo sucedido y


después pasar a su redacción, realizar descripciones lo más verídicas
posibles: incluir citas textuales, interacciones de los agentes centrales,
especificando el contexto, el día, la hora, si intervinieron otros personajes,
las reacciones, etc.

Entre los aspectos técnicos para organizar un diario escolar sugiero


empezar por adquirir un cuaderno de la forma que mejor se adapte al
manejo que le vamos a dar, elaborar una portada y carátula con los datos
esenciales.

En cuanto al contenido: en la primera hoja, al iniciar la redacción de lo


acontecido cada día, en la parte superior derecha se coloca la fecha, en el
centro la descripción de lo observado; en la parte izquierda se anotan los
conceptos clave y categorías; en la parte derecha se indican las referencias
bibliográficas que se consultarán y en la parte inferior central, se escribe la
reflexión personal considerando la experiencia y los aportes teóricos de los
autores, pudiéndose agregar comentarios generales.

Utilizar diferentes colores para distinguir los conceptos clave y las


abreviaturas que corresponden a las categorías de análisis sobre los cuales
se escribe o argumenta, desde el aula (práctica) y desde la teoría
(aportaciones de autores).

Antes de iniciar el registro de observación del primer día, es factible anotar


algunos datos generales: grado, grupo, número de alumnos, tema, propósito,
competencia a desarrollar, asignatura, hora, fecha, entre otros.
BIBLIOGRAFÍA

CORENSTEIN Z., Martha (1988). “El significado de la investigación


etnográfica en educación”, en Factores que intervienen en la calidad del
proceso educativo en la escuela primaria. (Colección de documentos de
investigación educativa), UPN, México, (pp.21-37).

GIL Cervigón, María Eugenia y Cuadrado, María Luisa (1990). El diario


escolar, una técnica de la investigación educativa. Servicio de
publicaciones, Universidad de Alcalá.

http://dspace.uah.es/dspace/bitstream//10017/584/1/4-1Gil.pdf

LUNA Hernández, José (2004). “La reflexión y la construcción de la práctica


a través del diario del profesor”, en Revista magisterio, No.15 Enero-
Febrero. Dirección general de educación normal y desarrollo docente,
Toluca, Méx. (pp. 11-16).

PORLÁN, Rafael y José Martín (1998). El diario del profesor. Edit. Díada,
Sevilla.

PORLÁN, Rafael (1987). "El Maestro como Investigador en el Aula.


Investigar para Conocer, Conocer para Enseñar". Revista Investigación en
la Escuela, 1 (pp. 63-69).

POSTIC, Marcel y De Ketele, Jean-Marie (1992). Observar situaciones


educativas. Edit. Narcea, Madrid, España.

SECRETARÍA de Educación Pública (1997). Plan de estudios 1997.


Licenciatura en Educación Primaria. México, 1997.

__________ (2004). El seguimiento y la evaluación de las prácticas docentes: una


estrategia para la reflexión y la mejora en las escuelas normales. Programa para la
transformación y el fortalecimiento académico de las escuelas normales, serie:
Evaluación interna/1, México.

SCHON, Donald A. (1992). La formación de profesionales reflexivos. Hacia un


nuevo diseño de la enseñanza y el aprendizaje en las profesiones. Edit. Paidós.
Barcelona.

__________ (1998). El profesor reflexivo. Cómo piensan los profesionales cuando


actúan. Edit. Paidós, Barcelona.
ZABALZA, Miguel Ángel (2006). Diarios de clase. Un instrumento de investigación
y desarrollo profesional, Edit. Narcea. Madrid, España.