Sei sulla pagina 1di 5

ANÁLISIS DE LA PELÍCULA “SER Y TENER” EL PAPEL DE LOS DOCENTES

EN MÉXICO
María del Socorro Mota Becerra.

En México es casi normal que sexenio tras sexenio, se realice una reforma que
impacte al sector educativo; donde se afecte los objetivos, acciones, planes y
programas que ya estaban establecidos. En consecuencia, el currículo cambia
totalmente, con cada reforma se espera que se disminuyan los problemas que se
han venido arrastrando en el ámbito educativo, como: rezago educativo, deserción
escolar, estudiantes con falta de dominio básico en los contenidos esenciales para
la vida, a causa de planes y programas fuera del contexto escolar.

La educación no solo depende de asistir a la escuela y memorizarse todos los


datos proporcionados, no depende solo del gobierno, ni solo de los maestros o
padres de familia. La educación es un trabajo en conjunto de servidores públicos y
sociedad, pero sobre todo es un acto de conciencia y de responsabilidad que
todos debemos adoptar para lograr nuestro desarrollo como país y alcanzar una
mejor calidad de vida. Es cierto que mucho de la eficiencia en las escuelas tiene
que ver con sus docentes, con la flexibilidad curricular, en cómo se apropia de los
contenidos para transmitirlos con las mejores estrategias y formas mejores
ambientes de aprendizaje.

“La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el
mundo” (Paulo Freire). En el presente ensayo se hace un análisis de la película
“Ser y tener” el papel de los docentes en México.

En el documental “Ser y tener” podemos observar la vida escolar de una docena


de niños y jóvenes en el transcurso de un año académico de una pequeña clase
de educación primaria de la Landa francesa. Los alumnos comprenden las edades
de entre 4 y 10 años, comparten aula y son formados por un único profesor en
todas las materias. El profesor Georges López, una persona seria, paciente y
tranquila, a partir de la escucha y la comprensión conduce a los pequeños a un
desarrollo intelectual y personal correspondiente a su edad.

Es interesante ver como los estudiantes se encuentran interesados para asistir a


la escuela día a día, ya que el profesor es muy empático con cada uno de ellos, se
toma su tiempo para adecuar actividades y estrategias para cada pupilo, que
aunque atiende un grupo multigrado, siempre los motiva al desarrollo de su propio
aprendizaje. Además que utiliza la subjetividad pues los ve como sujetos que
piensan y expresan emociones.

Así mismo les inculca valores universales:la amistad, la honestidad, la


colaboración, la sinceridad, la familia, la disciplina, la paciencia, la felicidad, la
confianza y la seguridad, así como la igualdad, me llamo la atención que el
profesor no solo tiene esos valores sino que los transmite a los estudiantes por lo
que se convierte en un profesor virtuoso, lo mismo sucede con sus estudiante.

Algo que podemos notar es la libertad de elegir, el reinado de “la empatía” ya que
aunque trabaja con niños de diferentes edades siempre busca estar al nivel de
ellos, “la escucha activa”, pues aunque en ocasiones los niños le comentan otras
cosas fuera del tema y, sin dejar de prestarles atención los lleva con sigilo de
nuevo al tema que están tratando, otro de los postulados es el “respeto
incondicional” del inicio y hasta el final de la película el docente muestra ese
respeto a los estudiantes.

Observamos que definitivamente el aprendizaje experiencial es el que predomina


en la mayoría de los estudiantes pues el docente los tiene en contacto directo con
su realidad, su contexto. Por lo tanto se involucran además los estilos de
aprendizaje activo, reflexivo y pragmático.
El profesor promueve en cada momento el aprendizaje se vuelve significativo pues
está basado en la experiencia de cada uno de los estudiantes y sobre todo porque
lo van adquiriendo con la práctica.
En México se busca una educación de excelencia, pertinente y relevante en los
diferentes tipos, niveles y modalidades del sistema educativo nacional. Los
maestros buscan desarrollar lo mejor que pueden sus clases. En mi persona
puedo decir que ser docente en el México actual implica resolver problemáticas
sociales, económicas, psicológicas y emocionales, de nuestros niños, niñas,
jóvenes y adolescentes. Es tener vocación, es ser la segunda familia de nuestros
alumnos.

Es tener una actitud proactiva, crítica y analítica para estar dispuesto a


aventurarse a las incertidumbres de las políticas educativas que depara el destino,
a los cambios y adecuaciones en el currículo, estar dispuesto a mejorarse y
capacitarse continuamente. En nuestro país tal parece que ya es una costumbre
que se elaboran sexenio tras sexenio reformas a los planes y programas, por
ende, al currículo y que no terminan de cuajar cuando ya comienza otra. Ser
maestro en México, es desprenderte de algunas comodidades, alejarte de tu
familia, poner de tu bolsa para mejorar tu práctica docente, es dar
acompañamiento mas allá de tu jornada laboral, es ser ejemplo, es ser amigo, es
ser un guía.

Gracias a la pandemia, se está dando a relucir los buenos maestros. Quedan


exhibidas las acciones y estrategias que se deben subsanar, además de la que
están funcionando, las herramientas que debemos fortalecer como docentes, las
áreas de oportunidad que debemos aprender o retroalimentar. Es sistema
educativo se está dando cuenta de las bondades del magisterio, su habilidad por
adaptarse, trabajar con las herramientas de trabajo que hay e innovar con mejores
contenidos de los aprendizajes esperados planteados en planes y programas no
actualizados, la capacidad de inventiva. Los docentes están dando lo mejor de sí,
su tiempo, su capacidad resolutiva ante la improvisación de la estrategia aprende
en casa, el uso de las Tic’s, sin previa capacitación.

La revalorización del maestro, es posible, pero tardara porque no es lo mismo lo


que dice el PSE y la práctica docente, ese es el gran problema entre lo que debe
ser y lo que es. Esto ha sido el talón de Aquiles de los gobiernos Se ha dado
autonomía de ciertas comunidades académicas y han logrado salir adelante,
ajustándose a los reducidos presupuestos, los agentes centrales de la educación
están innovando por iniciativa propia, entre comunidades de aprendizaje, redes
sociales mensajería se ha hecho un intercambio de información y se ha buscado
la capacitación de los docentes.

Los estudiantes, que en esta época de pandemia han tenido que ser autogestores
de su conocimiento, que se les ha forzado a tomar clases, no teniendo las
herramientas y espacios adecuados en casa, donde se les ha forzado llevar a la
escuela a casa, mediante el acto mecanizado de anotar preguntas en su carpeta
de
evidencias y contestarlas, donde no se genera un aprendizaje significativo, donde
solo es un a transmisión de conocimientos al cuaderno, si pasar por un proceso
cognitivo que perdure y se aplique en su vida diaria.

El contexto pandemia evidencia la fragilidad del sistema educativo mexicano y


todos sus implicados, refleja la falta de una escuela inclusiva, en la modalidad a
distancia. De la vulnerabilidad de los maestros y estudiantes para acoplarse a las
nuevas tecnologías, de los deficientes planes y programas para adaptarse a esta
nueva realidad. La deficiente comunicación y acompañamiento que hay por parte
de las autoridades educativas. Esta pandemia nos trae a nosotros como docentes
muchos retos y oportunidades de mejorar nuestra practica educativa, es nuestra
obligación mejorar los vínculos de aprendizaje con nuestros alumnos, elaborar
planeaciones diversificadas de acuerdo al avance de cada alumno. Buscar
mejores contenidos para generar aprendizajes significativos.