Sei sulla pagina 1di 3

Mora: Sancho Panza

Maria: Dulcinea

Camilo: El Quijote

Airthon: Cervantes

1. Mora invita a las personas.

Cervantes: Yo soy Miguel de Cervantes Saavedra, novelista, poeta y dramaturgo español. Nací en
Alcalá de Henares en 1547, soy considerado la máxima figura de la literatura española. Soy
universalmente conocido, sobre todo por haber escrito en 1605 el Ingenioso Hidalgo Don Quijote
de la Mancha, que muchos críticos han descrito como la primera novela moderna y una de las
mejores obras de la literatura universal. Se me ha dado el sobre nombre de “príncipe de los
ingenios”. Ahora acompáñenme a conocer el mundo de Don Quijote de la Mancha.

-Entra al salón-

En el escenario está El Quijote leyendo, Dulcinea arreglando la casa.

Cervantes: En un lugar de la mancha, del cual no quiero acordarme…

Quijote: ¡Silencio! Estoy Leyendo. Hola Amigos soy Alonso Quijano y shht estoy leyendo.

Dulcinea: Hola yo soy una moza labradora d emuy buen parecer, sé que en un tiempo el estuvo
enamorado de mí, pero yo jamas lo super ni me dí cuanta de ello, mi nombre es Aldonza Lorenzo

Cervantes: De tanto leer libros de caballería y poco dormir Alonso Quijano se volvió loco y desde
entonces se le conoce como...

Quijote: (se enloquece, baja el libro) Soy Don Quijote de la Mancha (Dulcinea se espanta y deja
caer la bandeja, el Quijote la mira) ¿Quién eres tú?

Dulcinea: ¿Yo?

Quijote: si, bella doncella.

Dulcinea: Aldonza Lorenzo.

Quijote: No, señora de mis pensamientos te buscaré un nombre digno de una gran señora, de una
princesa, serás Dulcinea del Toboso. (La va a besar, pero recuerda que debe ir a buscar un
escudero) Espera, antes debo ir a buscar un fiel escudero para compartir todas mis aventuras (la
deja caer) (Dulcinea queda emocionada, saca la biblioteca)

Cervantes: Leyendo novelas de caballerías enloqueció hasta tal punto que confundía a menudo la
realidad con los fantásticos personajes y episodios de estos libros.

(El Quijote sale ve al caballo y dice)


Quijote: oh! Miren ese hermoso corcel, que brío, que color… (va por el caballo de palo, juega con
él, entra Sancho Panza) Tú forzudo labriego, serás mi fiel escudero, nos aguardarán emocionantes
aventuras y te llamaras Sancho.

Sancho: ¿Yo? Bueno Sería un honor.

Quijote: Mira Sancho esté será tu corcel. (le pasa el otro caballito)

Sancho: Pero esto es un caballo de palo.

Quijote: ¿Qué? ¿Cómo dices eso? Mira esas crines, los cascos, escucha como relincha. (al caballo)
No lo escuches, tranquilo fiel caballito.

Sancho (riéndose) claro que sí mi señor. Lo que usted diga.

Quijote: Espera debemos ir por mi bella Dulcinea. ¡Dulcinea! (sale dulcinea con rulos) Sube a
Rocinante. Cabalguemos en mi gran corcel. (se confunde carga a dulcinea y la pone encima de
Sancho que se resiste) ¡calma!

Sancho: Señor, soy Sancho.

Quijote: Disculpa Sanancho.

Sancho: Sancho señor.

Quijote. Bueno Sancocho.

Sancho: Sancho.

Quijote: (sonríe) ¡Voy a construir mi armadura? Tráeme eso de ahí Sancho, tu mi Dulcinea tráeme
eso de por allá. (sonidos de construcción). Ahora sí. Contemplen mi armadura (se la pone, dulcinea
se desmaya)

Cervantes: Fue así como después de tener a su corcel, una impresionante armadura, su fiel
escudero y su amada doncella Don Quijote de la Mancha se embarcó en una épica aventura.

Quijote: La fortuna va guiando nuestro destino. Oh vean allí! Se descubre un gigante, con quien
pienso batallar hasta darle muerte, para que deje de hacer maldades

Dulcinea y Sancho: ¿Cuál gigante?

Quijote: Aquél que se ve ahí a lo lejos , no ves brazos tan largos tiene.

Dulcinea: Nooo Quijote, lo que ahí se ve son molinos de viento y no gigantes.

Sancho. Lo que usted cree que son brazos son las aspas empujadas por el viento.

Quijote: bien parece que ustedes no tienen experiencias en las aventuras, no ven que son
gigantes… y si tu sancho tienes miedo quítate de ahí y comienza a rezar, mientras yo entro a
pelear con él en fiera y desigual batalla. Y está hazaña te la dedico a ti mi hermosa Dulcinea.
Cervantes: Con su escudo arremetió a todo calope embistiendo contra el molino que encontró a su
paso.

Quijote: No huyais cobarde y vil criatura. (se da el golpe con el molino)

Sancho: no le dije yo que mirara bien lo que hacia mi señor, no eran gigantes sino molinos de
viento.

Quijote: algún mago apareció y convirtió al gigante en un molino para quitarme la gloria de la
batalla,

Cervantes: Sancho y Dulcinea Ayudaron a levantar a l maltrecho quijote, montando de nuevo


sobre el caballo para emprender su camino a nuevas aventuras.