Sei sulla pagina 1di 6

PRIMAVERA ÁRABE: ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN DE LIBIA DESDE LA

PERSPECTIVA DE CHARLES TILLY.

PRESENTADO POR:

JUAN JOSÉ PAVAJEAU

UNIVERSIDAD DEL NORTE

REVOLUCIONES EN LA HISTORIA

BARRANQUILLA, COLOMBIA

12 DE NOVIEMBRE DE 2019
Introducción
El presente ensayo establece la razón fundamental de las manifestaciones árabes o la
primavera árabe, que está definida como una serie de alzamientos populares que se han dado
en los países principalmente de oriente y occidente, los cuales surgen a partir del año 2010.
Estas tienen un fin laico y también de establecer repúblicas sin régimen de gobiernos
autoritarios para promover la democracia, por tanto las protestas son de índole social y
político, su gran inconformidad radica en un cierto sector de la población que está contra el
islamismo; ya que proporciona un sistema de represión extrema y brutal generando así, la
corrupción en todos los ámbitos. Además de esto y con mayor importancia también se hará
un análisis específicamente de la primavera en Libia donde a pesar de que se conoce a la
primavera como un conjunto de manifestaciones no violentas, en este país se presentó una
excepción por lo cual considero importante analizarlo por separado desde la perspectiva de
Charles Tilly para determinar si puede ser considerado rotundamente como una revolución.

La primavera árabe
Las revoluciones y protestas en el mundo árabe de 2010 a 2012, denominadas por
distintos medios como la Revolución democrática árabe o la Primavera árabe, consisten en
una serie de alzamientos populares en los países árabes, principalmente del norte de África,
calificados como revolución por la prensa internacional, que comenzó con la revolución
tunecina. Aunque, varios expertos a nivel internacional, como Noam Chomsky (2014),
consideran las protestas de octubre de 2010 en el Sahara Occidental como el punto de partida
de las revueltas. Son unas revueltas sin precedentes en el mundo árabe, ya que si bien en la
historia de éste ha habido numerosas revoluciones laicas y republicanas, hasta ahora éstas se
habían caracterizado por nacer a partir de golpes de Estado militares y dar paso a gobiernos
en cierta medida autoritarios con o sin apoyo popular, en tanto que los acontecimientos
actuales se caracterizan por un reclamo democrático, y de una mejora sustancial de las
condiciones de vida, es decir estas "revoluciones" árabes se caracterizaron por la
particularidad de que fueron no violentas en su gran mayoría. Por la naturaleza de sus
protestas (libertades democráticas, cambios políticos, económicos y sociales), estas
manifestaciones masivas empiezan a ser comparadas con las revoluciones de 1830, las de
1848 y las revoluciones en Europa del Este a partir de la caída del muro de Berlín en 1989.
Los analistas más neutrales atribuyen el inicio de las manifestaciones a las consecuencias de
la crisis económica y el impacto de esta en una región que prácticamente ha depositado sus
confianzas económicas en el petróleo y por ende unido a las economías estadounidense y
europeas. Otros especialistas más alineados con el movimiento califican a la "Primavera"
como producto de la madurez de una sociedad harta de la poco repartición de las riquezas
nacionales y deseosa de mayor participación en las decisiones políticas. Según el investigador
Samir Amin en su artículo La Primavera Árabe de 2011, en países como Egipto las
condiciones estuvieron creadas sobre todo luego de la frustración del producida tras la
interrupción proceso impulsado por Gamal Abdel Nasser y la llegada de Hosni Mubarak al
poder (S. Amin, 2011).

A pesar de todo, algunos criterios han acusado a la CIA y otros servicios de


inteligencia de Europa de interferir en él y crear la cobertura mediática suficiente para
endemonizar a los líderes. Esa variante ha sido poco confiable sobre todo en el caso de Túnez
y Egipto, países aliados completamente a Estados Unidos y aunque gobernados por
dictadores estaban a favor de políticas neoliberales, aunque cabe la posibilidad de que no
fuera al nivel que a Estados Unidos le gusta para poder sacar provecho por eso tanto USA
como otros países de la UE intervinieron en los conflictos árabes como por ejemplo en el
caso de Libia estos países intervinieron y participaron directamente por eso podemos llamar a
la primavera árabe tal como lo resalta Moreno (2011) una cuarta ola de democratización.

El caso de Libia.

Si bien es cierto que como mencionamos anteriormente una de las particularidades


más característica de la primavera árabe fue el carácter no violento, pero dentro de todos los
países que se sumaron a estas manifestaciones, hubo una excepción a esa característica, en
todos los casos las manifestaciones desataron una reacción de represión diferente, en el caso
de Libia terminó en una guerra civil y la intervención de la OTAN, pero como lo afirma
zunes (2011) a pesar de haber terminado en una guerra civil, al principio el levantamiento
contra Gadafi fue no violento durante la primera semana de 2011, periodo donde el
movimiento prodemocracia tuvo la mayoría de sus ganancias (Zunes 2011, pp 363-403,
citado por Brett y Cante). En el caso Libio la llamada revolución inició en enero de 2011 con
algunas manifestaciones menores en ciudades como Trípoli, Bengasi y Derna, en contra de la
dictadura de Gaddafi quien llevaba 4 décadas en el poder e inspiradas en la idea de lograr un
país laico y con una democracia estable, a pesar de que para este entonces Libia era uno de
los países más pequeños pero también más próspero del norte de África gracias a su riqueza
en petróleo, los manifestantes inspirados por lo que estaba sucediendo en Túnez y Egipto
decidieron levantarse también para luchar por tener más libertad ya que realmente si se les
oprimía está un poco como por ejemplo el hecho de Gaddafi no permitiera la entrada de
medios de comunicación no Libios, tal como lo afirmó García Sanchez (2014), pero esta
forma de luchar no violenta no dió los mismos resultados que en Egipto y Túnez por
diferentes razones, como por ejemplo el carácter excéntrico y violento del dictador, la
capacidad de represión del régimen, el hecho de que la fuerza o riqueza del país estaba en el
petróleo y no en las personas por lo cual al dictador no le importaba mucho matarlos y tal
como lo afirma zunes (2011) se debió a la mala organización estratégica de los rebeldes
quienes al juntarse multitudinariamente en lugares públicos sólo se hacían un blanco fácil
para los ataques de Gadafi, al ver que cada vez eran más fuertes y constantes los ataques de
represión del régimen que todas las manifestaciones no violentas dieron un giro para
convertirse en una guerra civil donde estaban enfrentados dos bloques uno liderado por
Muamar El Gadafi y su familia, quienes eran el régimen, y el encabezado por las fuerzas
rebeldes de trípoli quienes serían los principales opositores al régimen, luego a este segundo
bloque se unirían los actores internacionales de esta guerra civil la OTAN quien intervino
militarmente para ayudar a los rebeldes contra el atroz régimen de el Gadafi quien ya se había
excedido en la forma de reprimir a los manifestantes y había cometido gran cantidad de
delitos relacionados con derechos humanos por lo que el consejo de Seguridad de la ONU
aprobó la intervención militar con Estados Unidos como líder, en este periodo el régimen se
fue debilitando y militares miembros de este fueron desertando oponiéndose a seguir matando
manifestantes, pero como afirma Chaouch (2012) existe la posibilidad de que detrás de la
excusa de los derechos humanos, las matanzas y la correcta política democrática, la verdadera
razón para intervenir fue seguir teniendo el control de la situación y aunque el régimen cayera
no perder parte en un territorio tan rico en petróleo y bien ubicado geográficamente como
Libia ya que si las potencias intervinieran por las primeras razones en todos los países donde
existe un tipo de represión, las intervenciones en el mundo no tendrían fin. Justo en una
intervención en un bombardeo de la OTAN se destruyó la caravana de Gaddafi en Octubre de
2011 los rebeldes lo capturaron y lincharon hasta matarlo en Sirtre su ciudad natal, en esta
fecha se considera que fue el final de la guerra civil y tomó el control el Comité Nacional de
Transición quien anunció la liberalización del país y quedó en el poder hasta que se dieran
elecciones libres, luego de esto el primer ministro nombró un gabinete destinado a conformar
el mosaico de tribus que conforman el país, cada uno con sus propios intereses regionales. En
ese momento como lo menciona Sandell (2012) se empezó a dar en los medios y a creer que
luego de la guerra ahora todo sería un ambiente pacífico y sin conflicto alguno, pero no tuvo
que pasar mucho tiempo para darse cuenta de que la realidad es otra, luego de la caída del
régimen de Gadafi el país entró en un terrible caos donde no existe unidad en el país y en vez
de ser un estado democrático ahora son un grupo de centros de poder que se pelean entre sí y
como lo afirma james (2015) la Libia de hoy en día es muy distinta a la libia del dictador
Gadafi, no hay paz ni inversiones extranjeras. Y la vida vale menos que nunca antes.
Podemos decir que en vez de lograr el objetivo previsto la realidad es que al parecer libia
entró en una etapa de total anarquía.

Análisis según Charles Tilly.


Charles Tilly (1996) plantea que las revoluciones son “transferencia por la fuerza del
poder, proceso en el cual dos bloques diferentes tienen aspiraciones incompatibles entre sí a
controlar el estado y en el que una fracción importante de la población sometida a la
jurisdicción del estado apoya las aspiraciones de cada bloque”, estos dos bloques debe ser de
un revolucionario y un contrarrevolucionario y además como condiciones para identificar una
revolución existen dos, situaciones revolucionarias que son los factores de una revolución y
resultados revolucionarios que son producidos por transferencia de poder.
En estos aspectos podemos detenernos a analizar la rebelión en Libia para determinar si
puede ser considerada o no una revolución, para empezar podemos encontrar claramente dos
bloques con intereses diferentes, por un lado los revolucionarios que fueron los rebeldes de
Trípoli y por otra parte los contrarrevolucionarios en cabeza del dictador Muamar Gadafi, los
primeros apoyados por el pueblo y la comunidad internacional y la segunda apoyado por la
familia del dictador y militares libios (al menos durante un tiempo), ocurrieron hechos
violentos por lo que fue una lucha fuerte, se presentaron situaciones revolucionarias como por
ejemplo las manifestaciones, las represiones del dictador o la intervención de la OTAN, luego
pasamos a los resultados revolucionarios parte importante para determinar la autenticidad de
una revolución y aunque algunos pueden decir que la muerte del dictador es un resultado yo
no lo considero de esta manera, debido a que muere el dictador pero realmente no existe
transferencia de poder o cambio fundamental en las instituciones como lo querían los
rebeldes, al punto de que luego de Gadafi la situación del país empeoró y quedó básicamente
a la deriva, había un “gobierno transitorio” pero nunca fue un gobierno estable que tuviera el
poder y gobernara al estado laico y democrático de Libia tal como se quería sino que el país
se dividió y se creó una guerra entre clanes donde básicamente existía anarquía y las
condiciones del país eran peores y muchos grupos estaban aún más atados a la religión que
antes, por este motivo y para concluir, según la perspectiva de charles Tilly considero que no
puede ser considerado una revolución lo ocurrido en Libia en el año 2011.

Referencias bibliográficas.
- Sandell, R. (2012). LA" PRIMAVERA ÁRABE":¿ UNA PRIMAVERA
DEMOGRÁFICA? Cambios trascendentales en los principales países árabes.
Cuadernos de pensamiento político, 61-76.
- Amin, S. (2011). La primavera árabe de 2011. Juventud Revelde, 16-17.
- García Sánchez, G. I. (2014). Cronología de la Primavera Árabe: Sahara Occidental,
Túnez, Egipto, Libia y Yemen.
- Tahar Chaouch, M. (2012). A propósito de Libia, la primavera árabe y otras
rebeliones del mundo.
- Brett, R., Cante, Maldonado, Freddy y Restrepo, Santiago. (2012) La voluntad
indómita: Fundamentos teóricos de la acción colectiva (1ª ed., Colección Textos de
ciencia política y gobierno, y de relaciones internacionales (Universidad del
Rosario)). Bogotá, Col .: Universidad del Rosario.
- Moreno, A. P. (2011). La primavera árabe:¿ una cuarta ola de democratización?.
Revista UNISCI, (26), 75-94.
- James, J. G. A. L. A. (2015). Cinco años después,¿ el origen del gran caos?: el
peligroso paralelo de Libia y Yemen, 2015. IEEE, disponible en web.
- Tilly, C., & Faci Lacasta, Juan José. (1996). Las revoluciones europeas, 1492-1992
(Biblioteca de bolsillo ; 24). Barcelona: Crítica.