Sei sulla pagina 1di 23
L e M b i n d M b ’ j R amón C aRide
L e M b i n d M b ’ j R amón C aRide

L e

M b i n d

M bj

Ramón CaRide ilustRaCiones de Raga

Nzia le mend naband lend yalkoug

Era en aquel tiempo en que los hombres vivían en la oscuridad

Nzia’ nabil tox ñee laxio mbind na mend naa nzo yo’ nda. Nek re lar yix, nek re lar nyo’k mend nzo yo’. Nza ñee ro nzind mblaa ya’l ñee re wis. Na ngend taa mbia’x lo mbee. Re ngud lo mend antaa dii loo kii ñee, wui’ nskal. Le re mend ngo’d ndos nkua nzab na do’ na nzo yo’d mbe’ na naaye’ narend na ngu’x, ngend choo nyaa loo re njuand nzo yo’.Choo nee chaa nzo’ njuand nzo yo’ nzis laxio ree, anta ska’l ñee laxio.

Cuando la tierra entera era lóbrega, y ni los pájaros ni la gente tenían color. Tampoco las cobijas ni los vestidos tenían colores. Los días eran idénticos a las noches y no existían las estrellas. Los ojos, todos grises, no veían sino sombras. Las mujeres tejían sus telas con hilos que no eran ni azules ni verdes, ni rojos ni amarillos, porque nadie sabía de colores. Nadie los podía imaginar siquiera en el mundo que era antes de nosotros.

Ndji mbza’ ndile, xtamosbin, mbsa’ laxond ndji mbind naa ndjox ñee nzo plo njambi’s wis,

Ndji mbza’ ndile, xtamosbin, mbsa’ laxond ndji mbind naa ndjox ñee nzo plo njambi’s wis, na nyab lo xtond Cohiztli:

–Mbsa’ laxond ndji mbind na ndjos ñee ndile mbi’j, nax te ma’ mplo ndio’nd wis, nzis nit to’ na nzis wuand do’. Ndo tox ndob ma’, nza tir ñee ndob rei lo ree ndjib nee ndo’b mbind nya lo mend. Nza tir nzo nyoo ree ndo’b mbind rei, lo nzind ndiob rei, anaa lii laxo mend cha ndob mbin nana ngue tind ñei.

Pero una muchacha, Xtamosbin, soñó que había un pájaro sorprendente más allá del horizonte, y le contó a su amado Cohiztli:

-He soñado con un extraño pájaro llamado Arcoíris, está más allá del horizonte, detrás del mar y del bosque. Tiene muchas plumas, cada una es diferente, y todas son distintas de todas las demás plumas de cualquier otro pájaro. Cada una es maravillosa; y juntas son el espectáculo más hermoso que puedas imaginarte.

Na nya’b Xtamosbin: –Ngok la ngax ya’l ndjita njuand nda nda nza laxond. Ndab loa

Na nya’b Xtamosbin:

–Ngok la ngax ya’l ndjita njuand nda nda nza laxond. Ndab loa yaa na niab la ngax ndo’b lo mbind yaa. Ngax tei, niab ta la ntiiba. Na nki’p ta la nti ndo’b lad mbind. Mbli njuand nde’j na loa Cohiztli. Ngu nkuand ndo’b, nza nzie’ ndib nzis laxio.

Y continuó Xtamosbin:

–He soñado durante siete noches el mismo sueño. Debes ir y pedirle a ese pájaro siete plumas. Sólo siete, ninguna más. No debes quitarle ni una sola más. Haz lo que te digo, Cohiztli. Búscalo y cambiarás el mundo.

Le mbio’ nee laxond ndile Cohiztli mbdoo neednar wia nkii ngaa nyib na kuid na,

Le mbio’ nee laxond ndile Cohiztli mbdoo neednar wia nkii ngaa nyib na kuid na, naa nee ndji kee na lee lond. Mbrid laxio nabis na ndib nguand do’. Mbse’j mbio mbee na nyo’b, mbsand tub mbio’na nzo nzeeb laxo’ mbio’. Na ndjox ñee re ma’ naga’d ki tee nzi’s mbio’. Nzieb laxor. Nak ta Cohiztli yaa too ndji kaa ndor need, na lo nzind mbsand tub or, nza lax orXtamosbin. Ntia’ja lo mbka’l ndlo mbsa’ need lo mbio’ nza nzind or.

Así que el valiente Cohiztli caminó muchos días con su arco y su cuchillo de piedra. Atravesó el desierto y el bosque espeso. Se sobrepuso al calor y al frío, al cansancio y a su propio miedo. Bestias oscuras acechaban sus pasos. Su corazón se estremecía. Cohiztli caminaba sin detenerse y, cuando el cansancio lo rendía, soñaba con Xtamosbin. En el sueño ella le mostraba el camino.

Mbsind mbio’ ro nit to’. Ntia’ja njuand mbsa’ laxor ntier lo nit to’, mbkuand or

Mbsind mbio’ ro nit to’. Ntia’ja njuand mbsa’ laxor ntier lo nit to’, mbkuand or ndji yaa yex, naa ndji ya bix, naa mbli nzind nkee naa lee lond nza mblor lend ya mchaa. Mbrid or ndib nit to’, nar tox wis ndor need mbsind orlaxio mplo nzo xnii. Laxio nta mbzind or nza tir ñee lo laxio yal koug mplo mbror. Laxio ya nzond ndji mbii naxee, na ngus nak, nza’ ja naxee mbel lad mbsa’ ndile Xtamosbin.

Llegó a la orilla del mar. Debía seguir por agua el camino soñado, de manera que buscó un árbol seco, pero de buena madera, y lo talló con su cuchillo hasta hacer una canoa. Cruzó el mar que parecía interminable y por fin, tras mucho tiempo de vagar, llegó a la tierra de la luz. Ahí todo era muy distinto del mundo oscuro que había dejado atrás. Hasta el aire tenía un calor distinto, acariciante, como el calor del cuerpo de su amada Xtamosbin.

Lend ndji ke lio ndo lend nit to’ mbui mbio’ mbind Mbi’j, nta mbza laxo’

Lend ndji ke lio ndo lend nit to’ mbui mbio’ mbind Mbi’j, nta mbza laxo’ mbsa’ : ndob chuu ñii ma’, na yek ma’ nza ñee mbes ñee; ndob ma’ ndo’b xni, ¡re nak ka nzo nyo’! Nek ndjib nee Cohiztli mbui njuand nzo yo’, anta nzieb laxond. Mbui’ mbind lo’ mbio’, na nyab mbind:

–¿Cho nak la? ¿Mplo mbroa? ¿Kuand nkuand la trei? Cohiztli nyab njuand nza laxo’xtamosbin, na nyab laxio yal koumplo mbro na nzo nyod re njuand, na mbna’b ngax ndob mbind, yo yo’laxio yal koub mplo mbro.

Sobre un promontorio rocoso vio al pájaro Arcoiris, el que ella soñara:

tenía garras y cabeza como de león; sus plumas eran deslumbrantes, ¡tenían colores! Nunca antes Cohiztli había visto colores, así que lo miró con asombro. El pájaro reparó en él, y le preguntó:

–¿Quién eres? ¿De dónde vienes? ¿Qué buscas aquí? Cohiztli le contó lo que Xtamosbin había soñado, y le dijo que el mundo del que venía no tenía colores, que quería siete de sus plumas para darle color a las cosas.

Le mbind Mbi’j nyab:

–Tand ngax nzilna kaa. Re ngax njuandndie lasna, na nek ndjii trei. Nza yoa need,ngen nkuand kis la lond, na mbte lax ngax nta ndob tand nkaa. Mbzee yal Cohiztli. Le mbind mbda ndji nzil konch mbi’j. Nzia nga ngu yo’ re ye’tañie, le mber mbee nta ngix kis ngu nyox lar, na lo nzind nya’dwis ro nit to’. Re nak njuand ngo yo’ konch.

El pájaro Arcoiris le respondió:

–Tendrás siete plumas. Las siete que yo elija y ni una más. Luego debes irte, no te pediré pago alguno, pero recuerda que sólo te daré siete. Cohiztli estuvo de acuerdo. Entonces el pájaro le dio la primera pluma del arcoiris: el violeta. Al instante tuvieron color las flores de ese nombre, el caracol púrpura para teñir las telas, los ocasos sobre el mar y todo cuanto es violeta.

las flores de ese nombre, el caracol púrpura para teñir las telas, los ocasos sobre el

Le mbind mbda’ ndji nzi’l mbee naal na ngu yoo ndib mbee na ndib nit to’.

Luego le dio una pluma añil y tuvieron color el cielo estrellado y el mar profundo.

ngu yoo ndib mbee na ndib nit to’. Luego le dio una pluma añil y tuvieron

Le mbiond nzi’l nak mbee nee na Cohiztli mbui’ nza ñee mbdee nit to’ na ndib mbee nta ndlo’ ya.

La tercera pluma era azul claro y Cohiztli vio con asombro que la superficie del mar era de ese color, así como el cielo que lo reflejaba.

azul claro y Cohiztli vio con asombro que la superficie del mar era de ese color,

Le ngu nzob ndja’b nzi’l nak na yee nayee ngu lal re wuand,re taa laa yaa nabii, re guach,re mbich, na re ta juandngui mend nzo yo’ nayee.

La cuarta pluma era verde y verdes se hicieron la hierba, las hojas de los árboles, las iguanas, las ranas y todo cuanto ahora vemos de color verde.

verdes se hicieron la hierba, las hojas de los árboles, las iguanas, las ranas y todo

Le nzi’l ga’y nak ngux na ngu yo ree ye mbee njuand ndiob xnii, ree mbii, na re ta njuand ngux.

La quinta era amarilla y al instante tuvieron color los girasoles, el oro, los canarios y todas las cosas amarillas.

ngux. La quinta era amarilla y al instante tuvieron color los girasoles, el oro, los canarios

Le nzi’l nzob ñee nza ñee yid ndrax, na njuand rei ngu yoo, re taa ngud nslie ngu’y, re ye’ ntii, na mpla mbii, na re taa njuand ñee ndrax.

La sexta pluma era anaranjada, y de este color se hicieron algunas frutas maduras, las flores de los framboyanes, algunas calandrias y todo lo naranja.

y de este color se hicieron algunas frutas maduras, las flores de los framboyanes, algunas calandrias

Le nzi’l ngax nak nanee, nza ñee rend ñee, re ma nit to’ mplaa bee, le mbeel, na le mbe’l lad mend na re ta njuand ngu xnii loo mend.

La séptima pluma era roja como el color de la sangre, los corales, algunos cangrejos, el fuego, la carne bajo la piel y todas las cosas que encienden los sentidos.

la sangre, los corales, algunos cangrejos, el fuego, la carne bajo la piel y todas las
Lo nzind ndend re ngax ndo’b, mbdu xnii laxio. Nze’j mbti’ yal koug. Cuando Cohiztli

Lo nzind ndend re ngax ndo’b, mbdu xnii laxio. Nze’j mbti’ yal koug.

Cuando Cohiztli tuvo las siete plumas, hubo por fin día en la tierra. Ya no existía la oscuridad.

Nzia’ Cohixtli mbui’ lend nit to’ nta mbrid nda’ ba, mplo anta na ndjox ñe

Nzia’ Cohixtli mbui’ lend nit to’ nta mbrid nda’ ba, mplo anta na ndjox ñe nya, ntia nzo’ mbee, mbel, re ma ro nit nya mend. Re nak njuand nzo yo’ nza nza ñee, re njuand nzo lend nit to’ nguu yoo nza ñee ree ndo’b mbind mbi’j.

Entonces Cohiztli vio que en el mar que atravesara, antes umbrío, ahora había cangrejos, anémonas, peces, piedras, algas y conchas. Cada cosa tenía su color propio, distintivo, resultado de una combinación particular de los siete colores de las plumas del pájaro Arcoiris.

Nzia’ na mbii tu’b na nzo xnii re njuand nzo nzis laxio, Cohiztli ndie lax,

Nzia’ na mbii tu’b na nzo xnii re njuand nzo nzis laxio, Cohiztli ndie lax, ntud ya nalee na ntud njuand nague ñee, ndie lax ntud njuand nzo yoo, Mbia’j yek na njuand nyaa lo mbind mbi’j, na mbkib nti ndo’b ma’. Le nzil nzo’b nak nagaad. nagaad nza ñee njuand ngab nza need,nza nja ñee nit ma nit to’ ñee, nza ñee kee ñee, nza ñee ya’l ñee. Mbi ree yal tib, ndib laxio mblaa ya’l, re njuand ngu lal nagaad.

Entonces, aunque la perfección y la luz se extendían por toda la tierra, Cohiztli quiso aún más alegría y más belleza, quiso más colores. Olvidó la promesa que le había hecho al pájaro Arcoiris, y le arrancó otra pluma. Pero la octava pluma era negra. Negra como el chapopote, como la tinta del calamar, como el grafito, como la noche. Y la noche otra vez se adueñó de todo, todo se hizo negro.

Na ndjox mbind Cohiztli mbneer ndji yaa ke tox mbliir. Le mbind mbi’j nyaab lo

Na ndjox mbind Cohiztli mbneer ndji yaa ke tox mbliir. Le mbind mbi’j nyaab lo Cohiztli:

–Nga’g la ke chand yaa kee ta mblia nyaa,ndib laxio nlia yal koug, naa nya nind loa na ntiu xnii tra laxio.

Cohiztli lloró lágrimas amargas por su ambición. El pájaro Arcoiris le dijo a Cohiztli:

–Por tu codicia morirás, el mundo será negro para siempre y no habrá jamás día.

Mbzend Cohiztly yiib ki tee nor. Ma lee mbind Mbi’j, chu ñii ma’ mbzend ma’

Mbzend Cohiztly yiib ki tee nor. Ma lee mbind Mbi’j, chu ñii ma’ mbzend ma’ yar, na mbzend ma laxor. Nda nya’j tir Cohiztly nza mbsa’ laxor Xtamosbin nii lo mbind. –Mend nak chand re njuand nzo yo’, nyaa kee roo mblir na nayii tox nzo laxoa. Na ndu nee ndji mbed Cohiztli , nind loo ngo cha ke chand yaa kee nyaa ¿mbend naangal nzis ndji laxio anta yal koug tub ñee?

Cohiztli echó mano a su cuchillo, pero el pájaro Arcoiris lo atenazó con sus garras y le aprisionó el corazón. Entonces Cohiztli al morir soñó que Xtamosbin intercedía por él:

–Señor de los colores, grande es su delito, y justa es tu ira. Pero yo traigo conmigo una criatura de Cohiztli en mi seno, fruto de nuestro amor, ¿es preciso que nuestro hijo nazca en un mundo oscuro para siempre?

Le mbind Mbi’j nzej mblad laxond, na mbzee yal ke nzis laxio rei ki tee

Le mbind Mbi’j nzej mblad laxond, na mbzee yal ke nzis laxio rei ki tee ya’l koug, nza te lax mend njuand na mbzo’b yek ta naa njuand nzo laxo’ Cohiztli na nti tud nzis laxio reiyo xnii na nalee. Njuand na nzo ndlia mbee na ya’l,na ya’l ndakee nzis ndlia mbee. Re mbias ngui mend ya’l ndu te lax lo mend re mbee nit lo Cohiztli.

Entonces el pájaro Arcoiris suspendió su enojo, y decidió que parte del tiempo las cosas continuaran oscuras en recuerdo de la desobediencia y ambición de Cohiztli, y que durante otra parte del tiempo hubiera luz y colores. Es por eso que hay días y noches, y que a la noche sucede siempre el día. Las estrellas de la noche nos recuerdan las lágrimas de Cohiztli.

Njuand re mend mbii na mend ngo’d, re ta mend nzind Xtamosbin na Cohiztli, ndu

Njuand re mend mbii na mend ngo’d, re ta mend nzind Xtamosbin na Cohiztli, ndu nee mend lend mend ya naa lii na dis nayille wis na ya’l, le naro’ nak mend lo nzind ndend mendjmii tox, na nagux kee naab mend ya nzis laxio. Njuand ree nja nte lax mendnza naa lid yal koug nzo yek mend ntaaba xnii naa mbii kii tee mend.

Por eso también los hombres y las mujeres, todos hijos de Xtamosbin y de Cohiztli, llevamos dentro la calma y la furia, el día y la noche, la ambición de destruir para enriquecernos y el respeto a la naturaleza. Sólo recordando esta lección podremos evitar que nuestra mitad luminosa sucumba ante nuestra mitad oscura.

En un esfuerzo por rescatar la tradición oral de Oaxaca, Editorial Almadía publica el Pájaro Arcoiris. Este pequeño relato está basado en una leyenda zapoteca-mixteca que relata el origen de los colores y de cómo nosotros como seres humanos podemos ayudar a que la luz impere sobre la oscuridad para hacer un mundo mejor.

Derechos reservaDos

© 2009 ramón cariDe (por el texto)

© 2009 agar garcía, raga (por las ilustraciones)

© 2009 pergentino De loxicha

(por la traDucción al zapoteco o Distee)

© 2010 eDitorial almaDía s. c.

aveniDa inDepenDencia 1001 col. centro,

c. p. 68000, oaxaca De Juárez , oaxaca

Dirección fiscal: calle 5 De mayo, 16 - a

santa maría ixcotel, santa lucía Del camino

c. p. 68000 oaxaca De Juárez , oaxaca

www.almadia.com.mx

Diseño: ave Barrera y tania Bailón

primera eDición: noviemBre De 2010

issn: 978 -607-411-053-1

eDición : noviemBre De 2010 issn: 978 -607-411-053-1 Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización de los
eDición : noviemBre De 2010 issn: 978 -607-411-053-1 Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización de los

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización de los titulares del copyright, bajo las sanciones establecidas por las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento.

Impreso y hecho en México

El Pájaro Arcoíris se terminó de imprimir en noviembre de 2010, en los talleres de