Sei sulla pagina 1di 92

ÍI'}(rAI E'BTT}T TF{TBIII{A C IT¡NAL

IITE T¡T,IT(} g7
LT!!A- PNn.U

C$TNBRACT$N T}E

i::

&KtofEs (p nnu.rnm
,a
It
a
J.
lD
a
a
a
a
a
a
a
a
a
a
a CELEBRACION
a DE PESAJ
a
a
a
a
a Edición preparada y traducida por el
a Rabino León Klenicki
a
a
a
a
a
a
a
)
a
)
a
a
)
a
a
a EDICIONES PAULINAS
a
a
a
Distribuyen:
EDICIONES PAULINAS
o Avda. sen Martín 4360. l602 FLORTDA (Bs. As.), Argentina. Telé-
fonos (O l) 760-042S/0/62A.
o Nazca 4249, 14rg BUENoS AIRES. Argentina. Teréfonos (ol)
672-3926/481O.

con las debidas licenc¡as Quedn hecho el depósito que ondena la ley-l l.72B '(.. Li.
turgy Tlaining Publications Ttpa de R.afael Gudiño Ilustrrrcir¡ncs inter¡as de Am.y
Kassiola/.'j EDICIONES pAULINAS. Avda. san Martín 4360 t602 Florrrtn (Bs
As.). Argentina Impreso er'¡ Argenttna IndLlstria Ar¡{t,ntrnn
I.S.B.N. 95() 09 0458 6
l.
p
-
a CELEBRACION DE PESAJ
AD
a
a
a
?
2
?
?
?
?
?
?
?
?
?
?
?
?
?
?
?
7
?
7
2
l.
F
E
F
F
E
t
a
a
a Presentación
lt
a
a
a
) Paseua... ¡Cuántas resonancias profund.as y qué
a hondo contenido implica esta palabra tanto para el alma
a juclía como para Ia crístiana!...
a
a Lelos de constituir un súnple recuerdo y Tná.s lejos to-
a clat'ío cle tratarse de un rnoroso y teatral conjunto de ges-
a tos con referencias históricas, es tad.a ur* liro realid.a"d,
a lo que ese uocablo encierca e indica.
a Mt¿cho se equiuocarín adnmds quien pensora lo litur-
a gia pascttal como mera manfestación poét¿ca, s¿ bien el
a "IlIisterio", eorttenido y entendido por el judaísmo y eI
a r:rístianisrno según su propio fe y su teología, se reuiste
) cotr eÍpresiones de sereno uuelo literario.
a
a Por otra parte, judío o eristiano, sumérjase corl toda
a Ia nrcttte y el corazón en la celebraeión de Ia Pascua, y
) uerá cómo renueuo y regocija su espíritu, de qué manera
a lo fortaleee y abre a la esperanza.
I EI Rabino León Klenieki preparó conferuor y esme-
a roda dedicación Ia presente edició¡¿ de Ia liturgia pascual
I 1'udía; la ofrece ahora erl s?.t uerston española.
a
a Mientras le entrego aI lector esúas breues híneas (q'o-
a lá no desmerezean la bella labor), quedo refleúonando que
a no pudo ser simpletnente fortuito que después del tradi-
a cional y signifieatiuo "El año que uiene en Jerusalén" se
a proponga. el canto de un reposa.d.o "AIeIuia", tambit*t tra-
a dícíonal en la liturgb. católico-pascual.
a
a :. ANTONIO QUARRACINO
a Obrspo de A vcllrrneda
Prrsrdentf de¡ CIILAM
a
a
a
JD
lD
a LA CELEBRACION DEL PE SAJ
1D
a (la Pascua judía)
a
a
a
a "En la noche de Pisa¿ todo lo que ocurrió en Egip-
a to sc rt.nueva V reactivn como experiencia, y esto
a ui,r.¡(l¿. a hnt:t'r una re¡rlidnd la redención última".
a Rtbíno Mushe Jatnt Luzzato ( 17O7. 1746)
a
a
a
a
a
a Hay un momento en la vida religiosa en que el tiem-
a po se detiene, se ha.ce eterno, más allá de las horas y mi-
) nutos. El tiempo detenido se hace memo¡.ia e historia. su
a dimensión sag'rada recobra el sentido vital para renovar
a al ser personal y comunitario. Es un tiempo de regreso,
a la esencia misma de nuestro ser, un retorno a las fuentes.
a Tal tiempo detenido, pero vibrante, es la festividad de ia
a Pascua judía, el Pésaj, la fiesta de la liberación.
) Pésaj es la más antigua festividad del calendario li-
a túrgico, observada por el pueblo judío desde hace más de
a tres mil años. Se celebra en la primavera del emisferio
a norte, primavera en el Meüo Oriente, tiempo de reno-
a vación, el mes hebreo de .h/isan (marzo-abril), y su cele-
a bración dura ocho días.
a La festividad conmemora dos hechos: la libertad po-
a lítica de la esclavitud egipcia; el comienzo de la historia
a nacional del pueblo judío. y la cosecha de la cebada, re-
a r:uerdo de l¿r íntima relación de la tierra e Israel.
a La liberación de Ia esclavitud fue un proceso eman-
a cipador de dimensiones políticas y espirituales. La libe-
a r¿rcirin cle l¿t opresión política fue el preludio de una
a
a I
vivencia más completa de la libertad: la liberación espiri-
tual por la revelación divina. El camino de Egrpto llevó a
la comunidad al monte Sinaí, de la esclavitud a la total li-
bertad de la revelación de Dios. El texto bíblico, Exodo
20, 2, comienza la narración de la Alianza con una espe-
cífica referencia a los días de esclavitud que prepararon
espiritualmente al pueblo judío al liamado de Dios:

Yo, Dios, soy tu Dios,


que te ha sacado del país de Egipto.
de la casa de seruid.utnbre.

La libertad es el primer ma¡rdamiento. Es una liber-


tad enmarcada en una relación pactual, Dios-comunidad,
que enfatiza las obligaciones espirituaies de la comuni-
dad y su compromiso étieo. La liberación política es coro-
nada por la libertad interior de la disciplina espiritual y
una vocación de servicio a Dios y a la humanidad.
I-e. Biblia llama a la festividad con dos nombres, uno
es Pésaj (Pascua), y el otro es Jag lIaMatzot, fiesta de
los panes ázimos, y ambas denominaciones están relacio-
nadas con la experiencia del Exodo. El texto bíblico del
Exodo 12,27 se refiere a las casas judías protegidas por
Dios quien las pasó por alto, Pasai, en la décima plaga
cuando la muerte de los primogénitos egipcios desolaba
al país. Este signo de salvación se recordó luego, con la
ofrenda del cordero pascual, en el Templo de Jerusalén.
Generalmente el texto bíblico llama a la festividad Pésaj,
porque en Ia víspera del primer día se ofrecía la ofren-
da pascual, y los otros siete días se conocen como Jag
IIoJtfatzotl, el festival de los panes ázimos (Levítico 23,
4 ss.).
Pésaj se celebra en Ia sinagoga y en el hogar. La
conmemoración más importante en el servicio litúrgico
de la sinagoga es el recitado de Sft ir IIaShirim. Cantar
I
It
aa
rl
aa ¿e tói'Cantares. Es uno d.e los'cinco rollos,Meguíloú,'és-
aa critos especiales de la Biblia que se leen en üferentes
rl momentos de la liturgia anual, en las fiestas de peregri-
a nación. El recitado del Cantar se hace después del iervi-
) cio matutino y durante la liturgia del sábado de Pésa;j.
L La tradición rabínica interpreta al Cantar de los
aa Cantares como una historia de sublime amor, el "Amado"
L es Dios y la "Bienam&da", Israel. Los teólogos y comen-
a taristas medievales señalaban que este texto bíblico era
a una lectura apropiada para la ocasión porque describe la
al especial relación, relación pactual de Dios e Israel, una
L relación dialogal que se hizo realidad comprometida en el
AD
Monte Sinaí, cuando la revelación de Dios y=la acepta-
a ción de la Tord,la enseña¡rza de Dios, se transforrnaron
a en un vínculo de amor eterno.
aa
L
La celebración hogareña es una evocación de la
experiencia del Exodo. El hogar se transforma en un
a sa¡rtuario en el que los rituales y costumbres pascuales
a cambian el ritmo diario de la familia, y en el que el tiem-
a po. tiempo secular, ei tiempo de la vida diaria, sufre una
a tnansformación: el tiempo diario deviene tiempo sagrado.
a Son días anclados en la eternidad, enraizados en el pasa-
a je de la esclavitud al desierto y la libertad; es un rnomen-
t to de solidaridad con otros momentos históricos, honda-
al mente sensibles a toda opresión presente. Pero Pésaj es
rl también símbolo de esperanza, de renovada esperanza
rl judía en la victoria final sobre el mal, esper&nza en la
a realid,ad última del Reinado de Dios.
aa
Esta experiencia famüiar de un tiempo nuevo se
a inaugura en la joraada anterior al Pésaj con la búsqueda
a y eliminación del Jametz o los restos de los productos con
a levadura que hay en la casa. Durante los días pascuales
a está prohibido consumir cualquier alimento que contenga
al levadura. El pan diario es la matzá, pan ázimo, una m&sa,
a sin levadura que los esclavqs llevaron de Egipto al de-
a sierto. La matzd es símbolo de esperanza" que vincula la
a
a
a
e:q)eriencia histórica del exilio y la esclavitud con la re-
dención, el monte Sinaí y la Tierra Prometida.
Los cambios en la vajilla diaria reflejan el tiempo
pascual. Platos y utensilios especiales para Pésaj reem-
plaza^n los de consumo diario. o estos se someten a una
cuidadosa limpieza y purificación. La casa se preparrt
para, el momento en que toda la familia y amigos se sen-
tarán a la mesa para la lectura de la Haga.dá, el texto
ritual que condensa Ia epopeya del Exodo en oración.
canto y proclamación.
La palabra Séd"er significa orden: el orden del ritual
que se celebra en la mesa de Pésaj. Este orden incluye ei
recuento de la historia de la esclavitud. beber cuatro co-
pas de vino o jugo de uva, cuatro preguntas de los niños
presentes sobre el significado de la fiesta y su celebra-
ción. el llamado a ccmpartir el pan con los pobres. el reci-
tado de salmos y naraciones folklóricas, la búsqueda del
af[komen, y una invocación final de esperanza mesiánica
en la presencia eterna de Jerusalén.
La lectu¡a de la Hagadd destaca los conceptos cen-
tra.les del Judaísmo:
. Llamado y elección de Israel; el Kiddush, o bendi-
ción de la primera copa de vino, recuerda a los parti-
cipantes del Séder el llamado y elección de Israel; re-
cuerda también las obligaciones morales y rituales de la
relación pactual y la obligación de observar el sábado y
las fiestas.
o Solidaridad con los pobres. En el comienzo del re-
citado de la IIagadá se expresa la solidaridad con los po-
bres y hambrientos. La lectura del fIa Lajmá Aniá, "el
pan de la aflicción", hace presente al pueblo judío sus
penurias en el Egipto: porque la miseria y esclavitud son
aún una realidad para muchos en el mundo. reitera l¡r
10
1D
a
a
a obligación de velar por los desamparados. Tq, puerta
a de la cesa se abre para, recibir a aquellos necesitados d.e
a ayuda espiritual y material.
a
a o Dios en la historia. La redención de Israel por la
a acción de Dios es una afirmación, un& acción profética, de
a la actividad y presencia de Dios en la historia.
lD
a o La obligación de enseñar y transmitir la propia
) espiritualidad. La fraga"d.cí enfatiza la enseña¡rza del pa-
a sado como parte del proceso de aprendizaje del presente.
a Todo padre está obligado a nar&r la historia de la exis-
a tencia de Israel, la intervención de Dios y la promesa de
a la Tierra. r,a enseña¡tza asume carácter de experiencia
a vital en la respuesta a los cuatro niños, en la narración
a del Exodo. y en los cuentos recitados al final de la Ifaga-
a dcÍ: "Quién sabe el significado de uno" y Jad Gadiá:,;TJn
a sólo Cordero".
a . La constante realidad
a de la opresión. La IIagad.á
a enseña que la esclavitud egipcia no fue el único momento
a de opresión para fsrael. En la Edad Media hubo perse_
a cuciones de comunidades judías acusadas de supuestos
a crímenes rituales en los días de pascua: la acusación
a era que los judíos mataba¡ a niños cristianos y su sa,n-
a g're era ofrecida en Pésaj o usada para la fabricaeión de
a pan ázimo.
a El holocausto, el asesinato de seis millones de ju_
a díos, en la Segunda Guerra Mundial, recuerda la reali-
a dad permanente del mal en-la humanidad. La persecu-
e ción nazi fue mucho más cruel que la esclavitud egipcia y
a ftrbricó los medios más feroces de maldad en la historia.
a Cada Pésaj, en esos años oscuros. traía un rayo de
a (lsperanza a los judíos prisioneros en campos de concen-
a tr¿rción. escondidos bajo techos amigos o refugiados en
a lcrs bosques. La lectura de la Hagatlá, cuando era posible.
lD
a 11

a
elrecitadodememoriadelasoracionesolossalmosdel
nit¿i, .l"n actos de coraje espiritual que enfrentaban Ia
locuradiabólicadelosopresoresconpaiabrasdeunatra- del
dición que reiteraba su confianza en Dios en medio
horror.
Pésajfuetambiéneltiempodelarebeliónydelare-
sistencia. Et tu. Pascua de 1943' lo que quedaba de Ia
co-
munidad judía en varsovia se levantó contra el ejérciro
y armas' y co-
alemán, infinitamente superior en hombres
menzólabatallaporlalibertadyiadecenciahuma'naque
inspiró a toda Europa en su lucha por Ia liberación'
. Ia esperanza mesiánica' La copa de Elías' De
acuerdoaunaantiguatradiciónrabínicaelprofetaElíaslos
nunca murió, simplemente desapareció en el cielo de
cielos en un fogoso canuaje' Es creencia de innumera-
para
bles generaciones que Elías.retornará a la tierra
anunciarlallegada.delMesíasyelestab}ecimientodel
R,einado de Dios.
rExilioyRetorno.Eltemadelexilioyelretorno.
centralycrucialenlahistoriadelsrael,desdeelexilio
babilónicoanuestrosdías,sehacerealidadtangibieen me-
el canto "Deja a mi pueblo ir", V en la proclamación
siánica de Jerusalén al frnal de la lectura de Ia Hagadá
próximo'
expresando la esperenza de estar allí el año
La mención de'Járusalén recuerda la g:ra.n reaiidad de
lavidajud'íaenelsiglo)o(:lamuertedeAuschwitzyla
creaáión del Estado de Israel en ia Tierra
"u".,"""t"ión,la
Prometida.

Canciones y Ia búsqurda d'el ofikomen a cargo de


)os
presentes' La
niños o más jóünes regocijal a todos los
celebración llega a su término' Durante ocho días la
c&sa
y la familia siguen un ritnro especial' un menú de comida

l2
,
2
a
a sin levadura. La vivencia de la redención es un ejercicio
JD diario en palabra y ritual, una experiencia total de la fe.
a Es r¡na semana de libertad interior pa,ra, el compromiso
a religioso: Pésaj y su celebración renuevan creadoramen-
a te el significado y propósito del ser religioso y la relación
a pactual con Dios.
)
a Rabino LEON XLENICKI
a D¡rector DepartBmento de Relaciones Interreligioses
de l¡ Anti-Defamation League de la B nai B rith
)
)
a
)
a Q,uiero eÍpresar mí aprecio a guienes leyeron y comentaron este
tet-
to de ln IIagad.ó: al Obispo Antonio Quarracino, al Padre Carlos
a Cuchetti, y a Horacio y Ruth Sandler. Agradezco especialmente a
a Isaías Le¡rrer la cuidadosa revisión del manuscrito.
a
a
a
a
)
)
a
a
a
)
a
a
a
a
a
a
a
a
a
a
a
a 13
a
@@7 €ab!

LA MESA DE SEDER

1. Plato de Séder. 6. Plato de uno de los Partici-


2. La eopa dei guía de Ia litur- pantes.
gia. t. Plato con las tres tnatzot.
3. Almohadón. 8. La copa de Elías.
4. El plato del guía de la litur- L Candelabros.
gia.
ó. La flagadó del guía de la li-
turgia.

74
?
ft
l,
2 EL SEDER Y SU PREPARACION
2
L
a
a
a Desde hace un tiempo, ya casi una generación. mu_
a chos cristianos han estado aprendiendo el sentido de la
a festividad de la Pascua judía y en especial su ritual.
a la cena del Séder. Te. comunidad cristiana, en grandes y
a pequeños g'rupos, ha comenza.d,o a celebrar el pisaT y lá
a cena del séder. Los motivos son distintos pero la expe-
a riencia lleva a muchos a la misma concrusión: no v&mos a.
a la celebración del séder como si fuera una lección de his-
a toria o una reactivación de la úttima cena de Jesús. Nos
a acercamos al séder tal como lo celebran los jud.íos y así
a reconocemos raíces bíblicas comunes. Es también encon-
- trar. en toda la belleza, poesía y gozo de Séder, una pro_
a fi nda y honesta expresión de nuestra propia fe.
) El ritual de Séder necesita un proceso de adentra_
) miento. Nosotros, que somos cristianos, necesitamos fa-
) miliarizarnos con el séder,llegar & conocer sus sonidos,
) reson&ncias y gustos, sus gestos y silencios. Esto ocurre
) con el correr de los años y eventualmente descubrimos
AD que pertenecemos al Pésaj, alrededor de esta mesa, na_
AD rrando esta historia.
) Este ritual ha sido preparado bajo el patrocinio judío
- y cristiano, para ayudar a los cristianos a conocer y cele-
) brar Ia comida pascual cuyo ritual incluve mucho de la
) espiritualidad de la liturgia judía.
)
) CENA Y NARRACION
)
) En el fondo mismo de las cos&s. judíos y cristianos,
) conrparten más que templos. catedrales. escuelas y bi-
) bliotecas, el simple hecho de partir pan juntos o compar-
)
) 15
)
)
tirunacopedevino.Esuncompartirengestosdeala-
banza y agradecimiento a Dios' Este hecho toma una
dimensión de escándalo, &un en nuestras almas y corazo-
nes obstinados: que para encontrar a Dios y a nosotros
mismos, judíos y cristianos, nos reunimos junto a una
mesa servida pu,t y vino' Es ordinanio pero exuberan-
"ot
te: simple, pero lleno de reverencia; es digno de alabanza
ydeagradecimientomásalládelaspalabras.queeste-
mos aquí todos reunidos.
El séder de Pésaj transcurre en la mesa, en el desa-
rrollo d.e una comida iestiva. En la Biblia una imagen del
tiempo mesiánico, el Reinado de Dios aún por llegar' se
da en Ia asamblea festiva' Los presentes no son necesa-
riamente aquellos que esperábamos ver; también están
los niños y los pobres, los que sufren y los oprimidos'
Así'
en el séd,ér está Ia puerta de la casa abierta y en Ia mes&
por
hay una copa de vino llena para un ser que aún está
lleiar. Esta comida no es un encuentro agradable de los
q.rá han salvado de la opresión' sino una comprometi-
""
áu., p""o"upada participación con todos Ios
hambrientos
del Dios a quien deseamos alaba¡'
La Pascu& es Una festividad de la primavera' que
una
provie-
narraeión primaveral: la esperanza renovada
la vida renace
ne de la creación, de la tiera misma'
que
generación en ge-
nuevamente. Alreded'or de la mesa' de por el
neración, esa frimera' narración que fue contada sin fin'
sol y Ia tierra. Ia lluvia y las semillas' es
repetida
Se óuenta. ahora. algo ocurrido tiempo
ha' una promesa'
que salvó a
la epopeya de una *"'o fuerte y extendida
pasado por la muerte'
un pueblo, la vida después de haber
mi historia!
Pero esto lieva a algó más: ¡es sobre míl ¡Es
¡Muo"r"rióamí:ntritualdePésajlodiceenfáticamente: que
..Contarás a tu hijo en este día diciéndole: esto es lo
libre de
el Señor hizo por mí cuando marché como un ser de las
Egipto". Este es el gran "Hoy" que come a través historia'
narraci<¡nes juclías y cristian&s: son nuestra
16
2
2
2
2 AGRADECIMIENTO Y ALABANZA
2 Judíos y cristianos encuadra¡r la mayoría de sus
,D
a oraciones en el marco del agradecimiento. De esta mane-
a ra el "Bendito seas Dios", que caracteri za la liturgia ju-
a día y la eucaristía (una parabra griega por agradecimien-
to y alabanza), es esencial en la oració., c"i"tiana. En el
1D
2 séder. el sentido de agradecimiento a Dios deja el domi-
t, nio de la paiabra para hacerse canción, especialmente en
el Daienu y gesto: levantar las copas de vino juntos o el
'D
) compartir pan, en el silencio reverente, los objetos sim-
AD
ples y hermosos y una hospitalidad que alterna la forma-
) lidad con lo informal.
) El séder es esenciarmente un ritual del hogar, lo que
AD
se da aquí lo presume, pero será igualmente ritit para
) reuniones mayores cuando un grupo numeroso de perso-
a nas celebra el Pésaj. En tal caso, las secciones de la lec-
a tura deberán ser distribuidas entre los invitados y la
canción compartida se transfor.rn& en un elemento muy
)
a importante de la celebración. Todos los participantes de-
a ben tener la oportunidad de ver los objetos rituales y
gustar de la comida durante la ceremonia. con respecto
)
) al tiempo de la celebración, los cristianos guardan nor-
a malmente la celebración pascual al mismo tiempo qire la
a comunidad judía. El séder se celebra en la noche que pre-
a cede al primer día de Pésaj.
a
a PREPARACIONE S PRELIMINARE S
AD
a
a Mtrcho del gozo del Séder se da en su preparación y
a todo mi.nrbro de la familia debe participar en ello. cuan-
a do varias familias deciden celebrarlo juntas. cada una
clebe en(:argarse de ciertas tareas y responsabilidades.
- Arrn c:u¿r.clo el grupo sea grande y se reúna p&ra el séder
- en ur) s¿rl<in o auditorio. es posible que cadn persona
-
a
a 1i
preparación' parte de Ia
se encarg:ue de un detall" d9 J1
o P"oPio Plato del Séder'
""rr*, "1 de todo ho-
Limpieza de la c&sa' Es parte d'el ritualde productos
gar jud,ío pues se relaciona con la búsqueda casa por los
de la
con levadura gue deben desaparecer
a fondo es parte de ia
ocho días de fit"¡ Una limpieza espe-
preparación de toáo festival y toma características Sea en un
a la Pascua'
ciales en Ia limpieza que precede debe hacerse nruy
Iugar pirblico o f" "'tu'-casa' la limpieza impecabie'
a fondo para dar al lugar un aspecto
persona encar-
Aprendizaje de las canciones' Lael servici"
gada de conduci-r el Séder debe estudiar
y acostumbrarse a su orden y 11:,t
movl-
de la celebración a encargarse
.ni""to. El guía invitará a los participantes que nada
de cierta, """"io""t y auUerá
ayudarlos 11"*
estrr]ctura dei ritual pascual
falte en su p""rlt'tt"i*' La lo ideal
está ¿ rierta " -o*""tos de espontaneidld'-P-ero
personaiidad del guía que
para el éxito d;'i;iia;"gia es la
buen espíritu' En reu-
sepa d'irigir eI rito de confianza'y
es fundamental preparar
niones comunitarias numerosas de Séder cuya
por adelanta¿o la música' l&s canciones es sumamente
ejecución compartida por Ia comunidadpropicio'
importanr" p""t establecer un espíritu

LA MESA DEL SEDER


platos' servilletas' co-
Los utensilios más hermosos'
el Séder pascual' Au¡t
pas y vasos. se usarán para honrar
se us&n platos y cubiertos
cuando el grupo es grande y mejor pnra proyec
plásticos es aconseia¡t" presentar Io de la festividad'
tar en Ia mesa et sentiao alborozado
tle vino pr\l'it
EI vino. Cad¿r persollir tiene una cr)ptl
I¿rscttat¡'ocopits-ctt'l'¡'itualclclséder'cltls¿ltltt'svdosdt's
18
s
s
e pués de la cena. Generalmente el vino es rojo. Jugo de
)
, uva puede usarse para la gente joven. No es necesario
a tomar toda la copa de una vez, pero se las llena antes de
a cada bendición del vino y todos los participantes las le-
a vantan mientras se pronuncia la bendición.
e La rnatzá. Este es el pan azimo, pan sin levadura, y
a puede adquirirse en negocios que se especializa¡r en pro-
) ductos Kósher. La comida Kósher es la comida preparada
a) estrictamente de acuerdo con la legislación bíblica y ra-
1D bínica que no mezcla básicamente la carne con productos
a lácteos.
1D Tres grandes trozos de matzci se usan en el trans-
1l curso del ritual. Deben ponerse uno sobre el otro en un
a plato especial situado cerca del guía. Se usa un Iienzo
It apropiado para cubrir las matzoú (plural de matzcí) y se
s dobla de manera que separa una matzd de otra.
a)
a El plato de Séder. Se coloca un plato alargado. ge-
a neralmente decorado con signos hebreos, cerca. de la per-
a soni-r que dirige ia ceremonia. Contiene elementos simbó-
a licos que se usarán en el transcurso del Séder. Uno de
a ellos es un poco de perejil que representa la primavera;
a el jaroset, hecho de manza¡ras rallada.s, nueces, caneia y
a vino, tiene la forma de pasta y recuerda la arcilla usada
a por los esclavos en sus trabajos. El plato de Séder tam-
tl bién contiene un hueso de cordero, pero si no es posible
at conseguirlo, se sustituye por un hueso de galiina.; y un
a huevo horneado o duro. Estos símbolos se analizan du-
a rante el Séder. Cada persona tiene frente a sí un plato
pequeño con el contenido del plato de Séder.
AD
r] Un plato con ag:ua. salada. La hierba es remojada
a en esta &g'ua durante la ceremonia.
a
a Velas. I¡rs velas, candelas o bujías. deben ser espe-
a ciales p¿rra la ocasión. Dos velas son básicas aunque pue-
t) clen us¡rrse nrás. Se encienden como parte del ritual.
a
a 19

a
La copa de Elías. Esta es una copa que se destaca
del resto de la mesa y se llena de vino después de la cen&.
Algunas veces se coloca un plato de más sobre la
mesa para simbolizar a aquellos que no gozan de liber-
tad. oprimidos por regírnenes despóticos y. para recor-
darnos que hasta el momento en que todos puedan cele-
brar la libertad. la nuestra es incompleta.
La cena misma puede consistir en alimentos apro-
piados para la celebración. pescado y pollo son típicos.
con vino. matzd. jaroset. y verduras. Se sirven alimentos
sin levadura y la matzd sustituye el pan diario.

PREPARACIONES E SPECIALES

Canciones. Cuando cantamos incorporamos un sen-


tido comunitario. fuerza y sinceridad a nuestra liturgia.
En este texto se sugieren canciones, algunas están basa-
das en un himno cuya melodía es conocida por todos'
Otras canciones apropiadas pueden ser elegidas por la
comunidad. Recomiendo. sin embarg:o, especial cuidado
en la selección para que la letra y sentido vayan de
acuerdo con el espíritu de la Pascua judía.
Se encontrarán en la presente edición Ia música de
varias canciones tradicionales. Después de aprenderla
de un amigo, o de un disco de Pésaj, el grupo o la familia
puede agregarlas a la ceremonia del Séder. Sus melo-
días, más que las palabras. llevan consigo mucho del
espíritu de la celebración.
Expresiones en hebreo. AJgunos de los textos más
importantes clel séder se presentan en hebreo con trans-
literaciótr .y versión c¿rstellana par& alentar su lectura y
el sonicl0 ()riginal dt, las plcgarias milenarias. Puede
estudial's(, Itr r:orrectit pronrrn<;i¿rción de anrigos o tle dis-
cos declicrtrlos ¿t lit littrrgia clcl S¡irl¿'¡'.
20
,,
t
D El Programa de la InstrucciónLitúrgica, parte de la
It Oficina del Culto Divino de la Arquidiócesis de Chicago,
a ha tenido el placer de haber podido participar en la pre-
a paración de estb liturgia con la Anti-Defamation League
a de la B'nai B'rith. Estoy espeeialmente agradecido al
a Rabino León Klenicki por sus esfuerzos para que este
a proyecto se llevara a cabo y por ia paciente y cuidadosa
- revisión de este texto.
-
a GABE HUCK
- Dircetor. Pro¡{rnma de Instrucción Litúrgica
) .{rquidiocesis de Chicago

)
a
)
)
)
)
)
)
)
)
)
)
)
-
)
)
)
)
)
)
)
2
¡.
2
?
2 27

?
2
PLATO DE SEDER

P 1..

.)
e
llueso de
dero.
Cor-

Hierba. Perejil.
Huevo.

d
a. Jarosbt.
Ilierbtr 1rmÍrr-
ga. rábantr
¡ricatrte.

,c
LAS MATZOT
Se usa un Plato
especial con tres
matzot durante Ia
ceremonia. Nótese
que las matzot
e stán cubiertas
con un lienzo o
servilleta fina. La
costumbre es que
el lienzo envuelve
las matzot Por se-
parado: entre ln
primera Y lu se-
gunda. entre ést¡t
.\' lit tercera. v lttt:
go el lit'nzo st' (itr
bllr ¡lltt'it t:tt bt't r i t
lits tl't's.

22
tt
t!
t)
t) EL ENCENDIDO
E DE LAS LUCES DE PESAJ
D Y SU BENDICION
t
e
a
a
t
a
1D El riturtl de la ccnR de Séder incorpora elementos form¿r.les y una cierta
a mlorr¡r¿rlld¿rd que puede sorprender a aquellos no familiarizrrdos con la litur-

a gia rle Pésn¡. Al principio de la celebración el guía de la comunidad puede


ti.rr una explicacirin general basad¡r en las introducciones de esta edición pa-
a rn hacor conocer los principios del ,Séder e los asistentes. La lectura de la
a HaqoLlri y la liturgia de Séder requieren que cada persona participe de lleno
a y cxprese su fervor espirituel en las lecturas antifonales. las canciones y to-

a do aquello que hace del ritual una. experiencia compartida de espiritualidad


comunitaria. Esta participación se hace más fa,miliar con el transcurso del
lD tiempo y el ahondamiento del significado de Pésa"¡, pero aun la primera
a experiencia puede transmitir la emoción de la celebración pascual al indivi-

a dulyalacomunidad.

a
É
2
a GUIA
a Bienvenidos a nuestra celebración del Séder de Pé-
a soj. Celebramos el Exodo de Egipto. la redención de
- Dios, liberador de Israel de la esclavitud y la miseria
) espiritual.
- La celebración de Pésa1'comienza con el encendido y
) bendición de dos luces. Es una ceremonia hecha tradicio-
a nalmente por la madre o dueña de casa.
) Pero antes de hacerlo guardemos silencio. silencio
- p¿u'& prepararnos interiormente en espíritu .y fervor para
) I't,t'ibir esta celebración anu¿rl ('n paz y quiL'tlld.
-
- Ttentpo de sileneto.
-
-
)
)
LA MADRE
(o cualquier participante que represente a la madre
o dueña de casa)

Misntras las uelas se encienden se dice:


BenditoSeasDios.nuestroDios.SoberanodelUni-
morales
verso, que nos has santificado con tus preceptos
y" nos úas ordenado encender las luces de Pésaj' y
R.,"go a Dios que la luz de estas iuces nos inspire
Amén'
nos llene de paz inierior y de promesa espiritual'

Estaformadelaoración.'.BenditoseasDios.nuestroDios.....serecitarÁde
preliminares de Ia bendición he
continuo en er séder.Estas son las palabras
que el fundamento de Ia espiritualidad judía-
brea, una maner& de or*" es
al señor por la luz. por Ia fies-
Los celebrantes bendicen. aiaban y agradecen
LadePésalmisma'porcadacopadevino.porelprivilegiodeguardareste
díadesantidad.Todoloquesehaceesrealizadoenun&alabanzadeagrade-
cimiento Y regocijo'

PARTICIPANTE S

Bendito seas Dios, nuestro Dios' Soberano del Uni-y


verso. que nos has permitido a'lcaJlze'r este día
festivo
este momento de regocijo'

LOS SIMBOLOS DE SEDER

(l(' irt ('enn cl 1' PesoT' cl St'r/''r" qrrt lli


Pirra los delalles sobrt' ltr prepRrn<'tótt
Iic¡tri vótst' ln introrltlcclrl¡l lir
t'ltrve los rrbjetos ritunles qra' "" dt'sr'rtbt'n
t'n ln Páginn l á
Plt'parncrótt de u¡r Si¿/e¡' . quc comlenzt

o{
zi
a
a
lt
rt GUIA
rl Esta noche celebramos el pésaj,la pascua, fiesta de
rt la libertacl y la redención. Esta noche leemos el texto de
1D la rragadcí. palabra hebrea que significa "narración". Es
AD
una narración muy especial: relata la historia de rsrael,
a la esclavitud en Egipto, la libertad, la liberación espiri-
a tual de la revelación de Dios en el Monte sinaí v el retor-
a no a la Tierra Prometida.
a
a EI gntía señala las diferentes clases de eotni.d,a sobre el pla-
2 to de Pésaj a medí.da que las ezplica.
-
- GUIA
)
) Los siguientes alimentos son parte del ritual pas_
) cual. He aquí trn hueso de cordero que se llama en hebreo,
) zeroa.
)
) PARTICIPANTE S
-
) ¿Cuál es el significado de la zeroa?
)
- GUIA
)
- Tradicionalmente el hueso de un cordero representa
) simbólicamente el cordero que se ofrecía en el remplo de
) Jerusalén hace dos mil años. R.ecuerda igualmente que
- Dios pasó por alto las ca.sas del pueblo jud.ío en Egipto,
) tal como lo expresa el texto de Exodo IZ, 26_27.
)
) Y cuando os pregunten vuestros hijos: ¿qué repre_
- senta pirra vosotros este rito? R.esponderéis: Este es
- el sacrificio de la Pascua de Dios que pasó de largo
2 por las casas de los hijos de Israel en Egipto cuan_
2
2 do hirió a los egipcios y salvó nuestras casas.
2
a
t¿
GUIA
He aquí un huevo y su nombre en hebreo es beitzri'

PARTICIPANTE S
¿Cuál es el significado de la beitzrí?

GUIA
en
El huevo recuerda el huevo cocido que se ofrecía
elTemplodeJerusaléndrtrantejafiestadePésaj.

GUIA
Aquí tengo un trozo de hierbas amargas' Se llaman
en hebreo maror.

PARTICIPANTES
de rnaror?
¿Cuál es el significado

GUIA
El maror, por su gusto amarg:o' nos recuerda Ia
amargura de la esclavitud'

GUIA
Estaesunamezclademanzanasralladas.canelay
nueces. Se llama en hebreo' joroset'

PARTICIPANTE S

el significado de joroset?
¿,Cuál es
26
I
t
a
t GUIA
t El jaroseú nos recuerda la arcilla usada por los es-
t clavos judíos en los trabajos forzados durante su esclavi-
e tud de Egipto.
a
a
a GUIA
!t He aquí una verdura llamada korpas en hebreo.
a
a
e PARTICIPANTE S
a
a ¿Cuál es el significado d.el karpas?
a
a GUIA
a El karpas es una verdura, generalmente apio o pere-
a jil, que recuerda la primavera, cuando se celebra Pésaj en
a fsrael. Ta usamos en nuestro ritual como un símbolo de
a gratitud a Dios por la bondad de Ia tierua, por el pan y la
a
e comida.
e
É GUIA
1'
Podemos ver sobre la mesa otros símbolos del Séder
É
d,e Pésaj: uno de ellos es el a.gua salada.
a
a
a PARTICIPANTE S
a ¿Cuál es el significado del agua salada?
a
)
a GUIA
a
a El agua salacla sinrboliza lt amargura cllte el puebl<r
a de Isr¿tel suf)'iti ett l¿r esclavitucl. La us&nl()s ahora para
a rt:nrojar el korpas. t-¡ verdur¿t.
a 2i
a
PARTICIPANTES
¿Cuál es el significado de este segundo plato con
tres matzot, el pan sin levad.ura?

GUIA
La matzá, matzot en plural. representa en este plato.
entre otras cosas, a los tres patriarcas de Israel, Abra-
ham, Isaac y Jacob. Tradicionalmente se esconde un tro-
zo de la matzá del medio y los niños deben buscarla al
final de Séder y antes de recitar la bendición de agrade-
cimiento por la cena pascual. E ste trozo de matzá es lla-
mado afikome4 una palabra de origen griego que signifi-
ca "postre". Los niños al entregar el afikomen reciben go-
losinas u otros regalos.

PARTICIPANTES
¿Cuántas copas de vino o jugo de uva debemos to-
mar durante el Séder de Pésaj?

GUIA
Cada participante debe tomar cuatro copas de vino o
jugo de uva. La obligación está basada en el texto del Ii-
bro del Exodo 6. 6-7 que señala Ias cuatro etapas de la
liberación de Israel de la esclavitud de Egipto:

Por lo tanto. di a los hijos de Israel: Yo soy Dios; Yo


os libertaré de los duros trabajos de los eg¡ipcios: os
tíbraré de su esclavitud y os saluaré con brazo tenso
y castigos grancles. Yo os haré mi pueblo. y seré
vuestro Dios.
28
El vino es generalmente rojo pues este color nos re_
n cuerda la sangre con la cual los judíos salpicaron los um-
brales de sus casas y salvaron sus primogénitos de la dé-
)
a cima plaga, tal como lo nana el libro bíblico del Exod.o
a 12, 21-28.
a
a PARTICIPANTE S
a
a ¿ Qué significado tiene esa copa de vino en medio de
a la mesa?
a
a GUIA
a
a Esta copa especialmente separad.a se llama la Copa
a
a
de Etías. Se refiere a la quinta expresión de redención
del texto bíblico, Exodo 6, 8.
a
a Yo os introduciré en la tierra que he jurado dar a
a
a
Abraham, a Isaac y a Jacob,y os la daré en herencia.
Yo. Dios.
a
a I-a. Copa de Elía.s es un símbolo de esperanza, la
a
a
esper¿Lnza profética en Ia venida del Reinado de Dios so-
bre el mundo.
)
)
a EL ORDEN LITURGICO
a
a DEL SEDER DE PESAJ
-
-
?
?
I. KIDDUSH Bendición del vino comen-
z¿urdo con la printera copa.
?il-r
v'tl-,
.'l-

?
? 2. (.R.IATZ las nlanos sln
Lav¿tclo de
I| | l'l
pronunciar la bendició¡r
2
?
t-

7
?
2tt
que acompaña a esta ac-
ción.

3. KARPAS Comida de hierbas pre- hh-tq


LJEJ l.r
viamente remojada en - :-
agua salada.

4, IAJATZ Partición de la matzá del l!,-l'


medio, de la bandeja que I - r-
contiene las tres matzot.
Un trozo será el pan de la
afliccíón, IIa Lajmá, y el
otro será el afíkonten.
Es costumbre tradicional
esconderlo para que los
niños lo busquen al final
de Ia cena y sean premia-
dos con regalos por su ha-
Ilazgo.

5. MAGUID Narración del Exodo. :r !:|1

6. RAJATZ Lavado de las manos an-


tes de la comida.
?tn-l
t-

7. MOTZI Bendición d el alimento. \¡tlfl¡.\


ñ I lr-'
MATZA Bendición de la matza. -tt¡¡r,
¡ l¡';

8. MAROR Comida de las hierbas -l-!1


ll :t¿
amargas. f

9. KOREJ Comida de lt matzci y tl --¡''l


.l rt_=
't ..
mQror.
¡tsqttl
IO. SHLITJ.A,\¡ OHE,I Cen¿t de Pesa7. a-!.4
't'I , I'| ¡: L.
"
30
t
a
a ll. TzAFUtrt Búsqueda del
a aJíkomert
generalmente a. caJrgo de I!DT
a
a los niños.
a Bendición después de la
a 12. BANEJ
:FP
a cena de Pésa1'.
a
a 18. ÍIALEL Lectura de los Salmos. 17n
a Conclusión de las oracio-
a L4. I'IIRTZA
nes y elSéder.
-tt-t
fl¡ ¡ t)
:.
a
a
a
a 1. KIDDUSH: La Bendición dei Vino itt - -
a La primera copa: la copa de la ¡enaicíó n't'l'-
a
a
a
a Esta oración es el X¡ddusl¿, o bendición sobre el vino antes de la eena sabáti-
a ca. et vierr¡es a la noche. y las festividades. El vino es considerado un sÍmbo-
lo de alegría de acuerdo con la tradición bíblica. El salmo lO4, por ejemplo,
a señala que el vino eleva el corazón del ser humano. E] salmo 8O describe a
a Israel como un& cepa traída de Egipto y plantada en la tierra de Israel don-
de crece. toma raíces y fructifica.
a
a
a Se llena la primera eoPa de aino oiugo de ursa, se la sosüle-
a rle en alto y se reeita la sigairtte bendíción:
a
a GUIA
a
a
a
a ll.r - rui ¡ - ta a-do-nai e-lo- hei - nu me-lcj ha-o-lanl

a Bbr
)
)
-
) 31
a
a
Bendito seas Dios, nuestro Dios, soberano del uni-
verso, Creador del fruto de la vid.

PARTICIPANTES
Bendito seas Dios, nuestro Dios. soberano det uni-
verso, que nos has llamado de entre todos los pueblos,
nos sa¡rtificas con tus mandamientos y leyes morales.v
con amor nos has dado ceiebraciones y át go"o de la par-
ticipación litúrgica, esta festividad de las Áatuot,la fies-
ta de los panes ázimos, el tiempo de nuestra libertad, en
conmemoración de la salida de Egipto y nuestra reden-
ción.
Bendito seas Dios, nuestro Dios, soberano der uni-
verso, que santificas a fsrael y las festividades.

2. UR IATZ: Lavado de las manos :t rl


Q

El lavado de las manos es un ritual de pureza que prepara simbólicamente rr


la persona para el comienzo de una liturgia. al entrar a un lugar sagrado. o
antes de una comida.

EI gaía se laua las manos sm pronunciar La. bendición


apropiada.

3. KARPAS:
o hierbas
Comida de la verdura rtñ-r:
-J
-
l-

Cada participante remo¡'a la trerdltra o hierba en agua sa_


tada y se pronuncia la siguiente bendición.
32
t
la
a
a GUIA
a Bendito seas Dios, nuestro Dios, Soberano del Uni-
a verso, Creador del fruto de la tierra.
a
a
a
a 4. TAJATZ: Partición de la matzci:
a ri
a el afíkomen ?'
l-r- '
a
a EI guía de la ceremonia. descubre Ia bandeja con las tres
a matzot, rompe la del meüo, dSando una parte sobre el
a
a ploto. La otra mitad, e/ afikomen, se eseonde y cuando los
a niños la desa¿bran sertí parte del postre de la cena pas-
a ct¿al.
a
a
a
a 5. MAGUID: La narra,eión del Exodo -l !
D
a ^l
a
a Maimónides, el teólogo judío del siglo XI, necido en Españe, hacía notar que
a el hecho de compartir la comid¡ con los hambrientos, establece una clara di-
a ferencia entre el regocijo, la celebración d,e Pésaj, y la glotonería de una reu-

a nión meramente social. I,o, Matzd, el pan ózimo, es llamado '.pan de la Aflic-
ción" (Ha Lajmd ánlcü porque es simple, sin levadura, y como el pan de los
a humildes. diñcil de digerir. El Ha Lajmá Anid es símbolo de la pobreza y un
a llamado de atención a la condición de los hambrientos en esta comunidad y

a en el mundo. El recitado de la invocación es un& promesa de compartir el do-


lor y la miseria de los pueblos.
a
a
a EI gwía leuar¿ta la bandeja de las h.es r.rratzol para que to-
)
) dos las uean, y en espeeial eI trozo de Ia matz6 det mádio.
) La lectura de Ia Hagadá co¡nienza con el recitado de Ha
a Lajmá Aniá, "el pan de la aflicción".
a
a 33
PARTTCIPANTES
fIa Lajmá Aniá. Este es el pa¡r de la aflicción que
Israel comía en Egipto. Es un símbolo que recuerda los
d.ías de la esclavitud y la miseria que ha sido realidad. del
puebio judío durante siglos. Es el símbolo, también, de la
esclavitud, la miseria de muchos en el mundo contempo-
ráneo. Es nuestra {erviente esperanza que el año próxi-
mo tod.os gocemos de iibertad, que el año próximo este-
mos libres de toda oPresión.
Se abre la. puerta.

GUIA
Pidoaunodelosniñosqueabralapuertaparadar
la bienvenid,a a los hambrientos de comida y espíritu: que
tod.o aquel que sufre hambre y falta de libertad se acer-
queanuestramesaparacompartirlaycelebrarelpan
ázimo y la liberación de esta celebración de Pésaj.
Se cirra Ia' Purta'

LAS CUATRO PREGI]NTAS


Desde la Edad Media el miembro más joven de la famiüa hace las cuatro
preguntas que comienz&n con una melodía clásica, "Ma nishtaná hdaüa ho-
.é Á*ot lnleílat". "¿Por qué es esta noche diferente de todas las otras no-
pregunta
ches?.'. si no hay niños presentes un edulto hace las preguntas. La
patern& o la del guía marcan el comienzo de la narración pas-
y la respuesta
áual, la experiencia personal y familiar de la esclavitud y la redención.

El llamado a la continuidad de la tradición religiosa y espiritual es central


y jó-
en la vivencia de Pesaj. Esto se logra con la participación de los niños
venes. Es una tradición familiar enraizada en la Biblia. Deuteronomio 32"1 '
"Acuérdate de los días de antaño. considera los años de muchas generaclo-
nes.interrogaetupadre.quetecuente'atusancianos.quetehablen.'.
que en el
EI rabino Is¡rac Abarbnnel. 1437-16O8. nacido en Lisboa. st'ñala juveni-
curso de una noche y especialmente en el período de las preguntns

Q,I
UI
E
a
rt
a les' la familia y la oomunidad experiment¿n tod.as las
do. la esclavitud. ra falta.de -libertaa religiosa,
dimensiones del Exo-
rl la marcha fuera de Egipto, la revelación-y
así como le liberación política,
la relación pactual con Dios en el
a monte Sinar, y la Tierra prometida.
a
a El gaía mrtestra las matzot.
a
a
a La persorta mds jouen, prefertblemente un niño o
una ni-
a ña, ha.ce las euatro preguntas. Varios niños puedq¿
narse al formularlas,
tttr-
)
a
a PARTICIPANTE
a
a
a
a
a
a
a ¿Por qué es esta noche diferente d.e todas las otras
a noches?
a 1. Otras noches podemos comer pan o matzd.
a qué esta noche solament e m.atztí? ¿por
a 2. Otras noches podemos comer verduras de tod.o
a tipo' ¿Por qué esta noche solamente hierbas amargas?
a 3. Otras noches no remoj&mos las verdur&s en agua
a salacla. ¿Por qué esta noche lo hacemos dos veces?
a
a 4. Otras noches nos sentamos de cualquier ma,nera.
a ¿Por qué esta noche nos sentamos sobre aimohadones?
a
c GUIA
c
2 EI guía descubre las matzot.
c Me interesan mucho vuestras preguntas, pues que_
c ría compartir con ustedes la narración del significado de
e
2
a 35
esta. noehe. Es verdad', esta noche es
diferente de todas
la salida
las otras noches, porque esta noche celebramos
delsraeldela"'"r""it"d.hacialalibertadylareden-
tiempo de la bendición'
ción: del tiempo del oprobio al
en las preguntas'
Varios participantes pued'm alternarse

PARTICIPANTE
solamente matzá esta noche?
¿Por qué comemos

GUIA
antepasados
Cuando el faraón dejó salir a nuestros
prisa que no tuvieron
de Egipto, lo hicierÜn con tanta esperar hasta que la
tiempo para hacer ¡ran' No podían la masa mientras
Ievadura f""rrr",,i*"": ""í el sol calentóLa masa achatada
preparaban la huida de los opresores'
á" p". 6zimo se llamó matzó'

PARTICIPANTE
hierbas amargas esta noche?
¿Por qué comemos

GUIA
antepasados
Porque la Biblia cuenta ql¡e nuestros fue
y su existencia
fueron esclavos en la tierra de Egipto
amargada Por sus opresores'

PARTIC IPANTE
veces las hierbas esta
¿Por qué remojanros dos
n oche?

36
D
t
a
a GUIA
a Remojamos las hierbas en a.gua salada porque re-
) cuerdan el verde que revive en la primavera. Remojamos
a las hierbas a.rnarg'as en el dulce jaroset como signo de
) esperanza. Nuestros antepasados podían soportar la
) amargura de la esclavitud porque los alentaba la dulce
a esperanza de la libertad.
a
a
a
a PARTICIPANTE
a
a ¿Por qué nos reclinamos sobre almohadones esta
a noche?
a
)
a GUIA
)
a Porque reclinarse durante las comidas era, en la
a antigüedad, signo de libertad: sólo las personas libres lo
a hacían. los esclavos se sentaba¡r en el suelo. Esta noche
a seguimos la tradición para recordar que nuestros ante-
a pasados fueron liberados en la epopeya d,e Pésaj.
a
a
a PARTICIPANTE
a S
a Fuimos esclavos del faraón en Egipto, pero Dios nos
a libró de esa tiranía con mano poderosa y promesa de re-
a dención. Es nuestro deber, por lo tanto, narrar repetida-
a mente la epopeya del Exodo y recordar el heroísmo de
a aquellos días y la Presencia de Dios. En cada generación,
a la historia del Exodo nos da a nosotros y a la humanidad
a el coraje espiritual para enfrentar dificultades y conti-
a nuar nuestra fe y compromiso religioso
a
a 37
a
a
GUIA
Es obligación de los padres n&rrar la epopeya del
Exodo a sus hijos y ellos a su vez transmitirla a sus pro-
pios descendientes.
Los niños son diferentes y sus intereses, conviccio-
nes o indiferencia son retratados en las preguntas en tor-
no al Pésa1'. Los rabinos decían que hay cuatro clases de
niños, y cada una merece una atención especial, una res-
puesta adecuada, en la celebración del Séds.

Los "cuatro Niños" que se describen en la narreción pascual se refieren a


cua,tro etapas en el crecimiento de una persone.
El "niño sabio" es el joven adulto próximo a la madurez, con un crec¡enf,e
sentido de responsabilidad. que hace preguntas apropiadas. Las respuestas
deben ser cuidadosas y eruditas.
El "niño rebelde" puede ser el adolescente irreverente que se rebela contra
la familia. la tradición y el concepto de autoridad. La respuesta familiar de-
be ger franca y firrre, subraya.ndo la importancia del compromiso y la lealtad
a la hersncie espiritual.
El "niño simple de espíritu" apunta al jovencito inocente
que hace pregunras
muy simples. Las respuestas deben adecuarse el nivel de su entendimiento.
El "niño que no sabe cómo preg'u¡tar" alude al que debe ser guiado en su
ca¡nino (interpretación de Joel A. Bernards).

PARTICIPAN1E
El niño sabio está ansioso de celebrar ca,da festivi-
dad religiosa y de continuar las tradiciones de su pueblo.
El o ella preguntarán con precisión: ¿Cuál es el significa-
do de los preceptos que Dios nos ordenó en la celebración
del Pésaj?
Se debe contestar detalladamente el significado
pascual, la sed de libertad del pueblo de Israel. y sobre la
liberación espiritual que Dios dio a su pueblo.
38
rt
)
a
a PARTICIPANTE
a
a El niño rebelde no participa totalmente en la cele-
a bración. Pregunta irónicamente: ¿Qué significa este ri-
a tual para ustedes?
a La respuesta debe subrayar el significado de Pésaj
a para cada uno de los presentes. Esta celebración repre-
a senta la libertad que Dios ha dado a cada persona, a cada
a uno de nosotros: la libertad del rebelde, mi libertad, tu li-
a bertad, nuestra libertad, está simbolizada en la gren
a libertad que Dios proporcionó al pueblo de Israel a través
a de la epopeya del Exodo.
a
a
a
a
a PARTICIPANTE
a
a El niño simple de espíritu es inocente. El o ella quie-
a ren entender el significado de Pésaj, su historia de libe-
a ración. Los padres deben explicárselo en todos los deta-
a lles y enfatizar la intervención divina en la liberación de
a la esclavitud.
a
a
a
a PARTICIPANTE
a
a Hay un niño que no sabe cómo preguntar. Esta cria-
a
a tura es tímida, y se queda en sí misma. Los padres deben
seguir la recomendación bíblica, Exodo 13, 14, con pa-
a ciencia y ternura: "Y cuando el día de maña¡ta tu hijo te
a pregunte qué significa esto, le responderás: con el poder
la
1D de su mano, Dios nos sacó de Egipto, donde fuimos escla-
1, vos".
a
a 39

a
LA HISTORIA DE LA OPRESION
Y LA LIBERACION

GUIA
Bendito Dios'que guarda sus promesas con Isriael i
las cumple en cada generación. Bendito sea Dios que ha
salvado a su pueblo de tiranos y tiranías.

PARTICIPANTE
El libro de Deuteronomio 25,6 relata que ..mi padre
fue un arameo errante, fue a Egipto, se estabieció allí y
se transforrnó en una comunidad importante. Los egip.
cios nos trataron mal y nos oprimieron imponiéndonos
trabajos forzados".

PARTICIPANTE
El libro bíblico de Exodo confirma esta historia. Nos
nara que cuando José murió un nuevo faraón olvidó lo
que José y su gente hicieron por Egipto. El faraón escla-
vtzó a la comunidad judía y condenó a todos los varones
recién nacidos a la muerte.

PARTICIPANTE
Un niño. descendiente de los Leví, fue salvado por la
hija del faraón y creció en el palacio real. Más tarde des-
cubrió que era un hijo de la comunidad esclava. y escapó
al desierto. Allí en Joreb. de acuerdo ar relato de Exodo
3. 6-lo. Dios se reveló a Moisés en la zarz. ardiente:
40
I
)
a
a Yo soy el'Dios de tu padre, el Dios de Abrah&m, eI
a Dios de Isaac y el Dios de Jacob... Yo he visto la
a aflicción de mi pueblo, que estó en Egipto, y he oído
a los gritos de dolor, provocados por sus opresores.
a Conozco muy bien sus sufrimientos. Por ello he baja-
) d.o para liberarlos de Ia m&no de los egipcios y para.
a llevarlos de aquel país a una tierra fértil y espacio-
a sa, a una tierra que mana leche y miel... Ha llegado
a hasta mí el clamor de los israelitas y he visto cómo
a son oprimidos por los egipcios. Por lo tanto, te envia-
a ré al faraón para que saques a mi pueblo,los hijos de
a Israel, de EgiPto.
a
a Los participantes pueden cantar Ia canción 'D4o a mi
a pueblo ir" o melodía' Pareeida-
a
a
a
a
a
a
a
a
a
a
a
a
a tr- 1'\-/J
a ":-F- -

a
a DEJA A MI PUEBLO IR
a
a Cuando Israel estaba en EgtPto'
a deja a mi pueblo ir.
a oprimidos a desesPer&r.
deja a mi pueblo ir'
1D
a A1
+t
a
a
Baja, Moisés, a tierra de Egipto.
DiIe al faraón:
deja a mi pueblo ir.
No hay por qué siempre llorar,
deja a mi pueblo ir.
No hay por qué siempre sufrir.
deja a mi pueblo ir.
Estribillo
Oh, líbranos de las cadenas,
deja a mi pueblo ir,
y este mundo será libre.
deja a mi pueblo ir.

GUTA

Moisés le rogó al faraón por la libertad de rsraer.


Er
monarca se negó rotundamente y Dios afligió al país
con
las Diez Plagas que dejaron a ra comunidaá y a ra
desoladas.
tierra

Se sirae el uino en cualquier copa uonío.

Recordamos ras Díez plagas vertiendo gotas


de vino
a medida que las mencionamos. No derra*J-o"
vino co-
mo signo de regocijo' De acuerdo con una antigua
ción judía explicada por los rabinos y sabios de
tradi-
rsrael de_
*amamos esas gotas expresando nuestra compasión por
el sufrimiento del pueblo egipcio. Aunque eran los
enemi-
gos y torturadores de rsraer, son hijos de Dios y
seres
con quienes compartimos el universo.

A ntedida que cacra praga es meneinnacla ros partzciparztes


derraman una gota de u,ino sobre sas platos.
42
I
a
a
a PARTICIPANTES
e qtumeran Diez Pl.agas de manera altenta.d,ag anü-
a Se las
a fonaI.
a Sa.ngre Sarna
a Ra¡ras Granizo
a Mosquitos Tang:osta
a Bestias Salvajes Oscuridad
a Peste Muerte del primogénito
a
a
a
a
a DAIENU
a
a
a El Daienu, un himno de agradecimiento de autor desconocido y probable-
a mente del siglo VI, enumera los fervores divinos y la especial preocupación
de Dios por el pueblo que sufrió la esclavitud. Los vergos describen un proce-
a so que va de la liberación poütica a laliberación espiritual y Ia relación pac-
a tual con Dios. Su canto es una vibrante experiencia personal y familiar que
a revive la relación pactual de Dios e fsrael.
a
a
a Los participantes reeitan o cantan e/ Daienu A repiten las
a palabras tradicionales, "Con sóIo eIIo nos bastaría.",
a después que el guía enumera tas bendieiones de Dios. E s-
a ta parte de Ia eeremoni.a se haee con entttsiasmo y ale-
a crío-
a
a
a ________;
a l)¡¡

a
a,
a,
a
rt
a r')
Si nos hubiera sacado de Egipto
y no nos hubiera alimentado en el desierto:
sacado de Egipto.
aun así... ¡Daienu!
Si nos hubiera alimentado con el maná,
y no nos hubiese mandado observar el sábado:
alimentado con el maná,
aun así... ¡Daienu!
Si nos hubiese mandado observar el sábado.
y no nos hubiese llevado al monte Sinaí:
si nos hubiese mandado observar el sábado.
aun así... ¡Daienu!
Si nos hubiese llevado al monte Sinaí,
y no nos hubiese dado la Torá;
llevado al monte Sinaí,
aun así... ¡Daienu!
Si nos hubiese dado la Torá,
y no nos hubiera llevado a Israel:
dado la Torá,
aun así... ¡Daienu!
Si nos hubiera llevado a Israel,
y no nos hubiese dado los profetas;
llevado a Israel,
aun así... ¡Daienu!

Si el Daienu se recita. se puede usar el terto siguiente:

GUIA
¡Cuán agradecidos estamos a Dios, nuestro Dios,
por sus i¡rnumcrables bondades!
44
rD
a
a
. PARTICIPANTES
er¡ DAIENU: ¡Sólo con ello nos bastaría!
a
a
. GUIA
ta
a ¡Por la ayuda que nos dio en la liberación de Ia escla-
a vitud egipcia!
a
. PARTICIPANTES
a DAIENA; ¡Sólo con ello nos bastaría!
a
a
. GUIA
a
a ¡Por la división de las a.guas que nos salvó de la per_
a secución del faraón!
a
. PARTICIPANTEs
a
a DAIENA.. ¡Sólo con ello nos bastaría!
a
. GUIA
lD
a ¡Por el sustento que Dios nos corrcedió en el desierto
a alimentándonos coÍr rrulrtcí y agua!
a
. PARTICIPANTES
a
a DAIENU; ¡Sólo con ello nos bastaría!
a
. GUIA
a
a ;P,r la guía que Dios nos üo en el desierto hasta
a alcanzar el monte sinaí y la revelación de la Torá. y los
a Mand¿rmientos!

L'i\
a
PARTICIPANTES
DAIENA..¡Sólo con ello nos bastaría!

GUIA
;Por la Toró que Dios nos dio y la Tierra prometida,
eterno testimonio del llamado de Dios!

PARTICIPANTE S

DAIEN(I; ¡Sólo con ello nos bastaría!

GUIA Y PARTICIPANTES
Estamos agradecidos a Dios, nuestro Dios, por
-
redención de la la
esclavitud egipcia, por el cruce del
Rojo, por el mantá que nos susientó Ln el ¿"ri""to, Mar
bendición del descanso sabático y la paz de
por ia
nuestros co-
razones.

LOS SIMBOLOS PASCUALES

GUIA
El rabino Gamtiel, nieto de Hilel, decía que pésa1
en
se deben expricar tres símbolos de carácter
centrar en la
celebración:
Pésaj: el cordero pascual:
Matzd: el pan ázimo:
Maror: las hierbas amarg.as.
{o
h
f,
e
t PARTICIPANTE
;
a ¿Qué es el Pésaj, el cordero pascual?
a
É GUIA
1D
É EI gwía muestra eI hueso de cord.ero antes de st ezplica-
a ción.
a
a El cordero pascual que se comía en la víspera d,e pé_
a sa7 nos recuerda la décima plaga, cuando los primogéni-
a tos de Egipto murieron. T.a palabra pésaj, tiene también
otro significado Íntimamente relacionado con nuestra ce-
la
a lebración. La palabra significa "pd.sar por alto". El texto
a bíblico indica que el Angel de la Muerte pasó por alto las
a casas judías durante la plaga, pues sus puertas tenían
a una marca de sangre. Exodo 12, 26-27 nos dice:
a Y cuando os pregunten vuestros hijos: ¿eué signi_
a fica este ritual? Responderéis asÍ: Este ei el sacrifi-
a cio de la Pascua de Dios, que pasó de largo por las
a casas de los hijos de rsrael en Egipto cuando hirió a
a los egipcios y salvó nuestras casas.
a
t)
a PARTICIPANTE
É
a ¿Qué significado tiene ma.tzá?
a
a GUIA
a
a El guía muestra Ia matzá.
a
a Í a matzá
nos recuerda la premura de la salida de
t) Egipto que no permitió que fermentara la masa de pan
a preparada para la jornada. El texto bíbiico de Exodo 12.
a 39 nos recuerda que:
- .t1
)
a
De la mas¡& que habían sacado de Egipto cocieron
tortas ázimas, porque no había fermentado todavía:
pues al irse de Egipto no pudieron tomar víveres
ni provisiones pare el camino.

PARTICIPANTE
¿Qué significado tiene comer hierbas B.ma.rgas en
Pésaj?

GUIA
EI guía. muestra la hierba ama"ga.
Tg,s hierbas amargas simboliza¡r la amargura de la
esclavitud, el trabajo forzado, la falta de libertad y la hu-
millación de no vivir el compromiso espirituar de nuestra
fe. El libro del Exodo l, 18-f4 nos recuerda esta reali-
dad:
Y redujeron & cruel serrridumbre a los hijos de Is-
rael, les amargaron la vida con rudos trabajos de
arcilla y ladrillos, con toda suerte de labores del
campo y toda clase de servidumbre que les imponían
por crueldad.

SEGUNDA COPA DE VINO:


LA COPA DEL RECIIERDO

Las copas se llenan por segunda uez.


{8
;,
b
f
2 PARTICIPANTES
a No sólo nuestros antepasados fueron redimidos por
lD Dios de la esclavitud; también nosotros somos redimidos
a en espíritu y ejemplo. Cada uno de nosotros, cada g:ene-
a ración, se beneficia del poder redentor de Dios. por esta
a
a razón elevamos nuestras copa.s y bebemos el vino del re-
cuerdo. el recuerdo de la salvación.
a
a Todos leaantan las copas.
a
a GUIA
a
a
a
a hei - nu me-lei ha-o-lam

a
a
a
)
a
a
a Bendito seas Dios, nuestro Dios, Soberano del Uni_
a verso, Creador del fruto de la vid.
a Todos beben la segunda copa.
a
a
a 6. RAJATZ: Lavado de las manos
a
a
a Se trae un lienzo mojad.o y una toalla.
a
a GUIA
a
a Estamos preparados para compartir y gozrlr de la
a cena de Pésa1. Pero antes de comer debemos lavarnos las
a nlanos .y deeir juntos la bendición.
a
a -19
GUIA Y PARTICIPANTES i
Bendito seas Dios, nuestro Dios, Soberano d.el Uni-
verso. que nos has santificado con tus mandamientos y
nos has ordenado las leyes de la limpieza.

z y::"":I*rzl: Bendición
¡TE N,'SjD
i

Cada partíeipante toma un trozo de maLza.

GUIA
Benüto seas Dios, nuestro Dios, Soberano del Uni-
verso, que nos das diariamente nuestro sustento.

PARTICIPANTES
Bendito seas Dios, nuestro Dios' Soberano del Uni-
verso, que nos has santificado con tus mandamientos y
nos has ordenado comer el pa^n sin levadura, I& matzd..

8. MAROR: Comida de las hierbas -'i i -i D


amarg:as f

Se remojan las hisbas amargcls en eI jaroset.

PARTICIPANTE S

Bendito seas Dios. nuestro Dios, Soberano del Uni-


verso. que nos has santificado por tus mandamientos y
nos has ordenado comer hierbas amargas.
50
¡r
2
a 9. KOR,EJ: Comida de la matzcí rrt\r
2 :l ll¿
a y el maror ¡"
a
a
a Se eonte en un boeadn la hierba amarga con la matza. Se
corta la matzá central de Ia bandq'a de las tres matzot y
a cada participante come un trozo con hiqba amarga.
a
a
a Hilel fuc' un grrl¡r sabio rabínico de la primera centuria. comentó la Biblia y
a codificó muchos rituales y costumbres. Es famoso por su definición del ju-
a daÍsmo y su mensaje moral: "No hagas a los demás aquello que no quieres

a que los demás hngan contigo".

a
a
a GUIA
a Hilel hacía esto en los días del Gra¡r Templo en Je-
a rusalén, un bocado de hierba a.marga y matzápara obser-
a var el mandamiento bíblico de Números g, 11: comerán
a el cordero pascual con la matzá y hierbas amargas, el
a fnoror.
a
a Todos eomerl eI boeado de IIiIel.
a
a
a 10. SHULJAN OREJ: Cena ?:ilt l¡ltfi
I

at
a d,e Pésaj 'l .t-tY l',' ( Y
a
a Se sirue Ia cena pascttaL
)
)
- 11. TZAFUN: EI afikotnq¿
a
a
fthlt
l'' !+
Después de la ce'r¿a los participantes mds jóuer¿es l-¡¿¿.sr.,¡r¿
- e/ afikonren quefue escondid.o antes sin hacerlo notar por
)
) (t
)
a
etgaía de Ia liturgia,. se premia a quiut lo encuentra y to-
da la comunidad canta un salmo.

do. l. Yom na-.-


--

rlo . n¿t. _ kr- l' - o - lem

HODU I.ADONAI
(Sal l 18. 1,4)
Dad gracias al Señor. porque es bueno.
porque su amor es eterno.
Que lo diga la casa de Israel:
que su amor es eterno.
Que lo diga la casa de Aarón:
que su amor es ete'rno.
Qut lo digan los temerosos del Señor:
que su amor es eterno.
5l
D
a
a
a L2. BAR.EJ: Bendición ?-r
.l t-='t
a después de la cena de Pésaj l "T
a
a
a El rnbino S. R. Hirsch. un comenta.rista del siglo XIX. refiriéndose al texto
a rlt'Deuteronomio 8. lO decÍa que "aun en el transcurso de la n¡tina diaria.
a después de una comida comú¡. debemos preservar y ahondar en nuestroj
corazonrrs la convicción que el miJagro d,el mancí celestial rnspiró en noso-
a tros durante la experiencia del desiert,o: esencialmente. que cada hogar y
a ctda ser st¡bre la tiera son favorecidos directamente por Dios en su cuidado
a ]' preocupación. Por lo tanto, debemos considerar cada trozo de pan como un
a regalo de Dios tanto como lo fue el maná en el desierto". Esta obligación de
bendecir el fin de una comida es de particular significado en el Sider cuando
a Ios prrticipantes recuerdan el especial valor del pan comido en la libertad.
a
a
a
a GUIA
a La Biblia nos indica la obligación de bendecir la me-
a sa una vez terminada una comida. El texto de Deutero-
a nomio 8, 10 nos dice:
a
a Comenis bien y bendecirás al Señor, tu Dios, en esta
a espléndida tierra que te ha dado.
a
a
a PARTICIPANTE
a Bendito seas Dios, nuestro Dios, Padre ¿" 1sdes. eue
a sostienes al mundo con bondad y nos das el fruto tie la
a tierra.
a
a
a PARTICIPANTE S
a Te agradecemos Dios. nuestro Dios. por la buena
a
a tierra qtre diste a nuestros antepasedos, por sacarnos de
a la tierra de Egipto"y por redimirnos de la casa de escla-
a vitud. Te estamos egradecidos por la Torá que nos has
a
a
revelado, por Ia vida de la g:racia y la
bondad que nos has
otorgado con g'enerosidad,
v For el sustento aiario con el
que nos nutres en todo momento.
Amén.

TERCERA COPA DE VINO:


LA COPA DE LA REDENCION

Se llenan la.s copas por tercera uez.

PARTICIPANTES
El texto bíblico nos recuerda la redención de Dios.
El libro de Exodo 6, 6 declara:
Por tanto, di a los hijos de Israel: yo soy Dios,
os li_
bertaré de los duros trabajos de los igip"ior, o.
libraré de su esclavitud, y os redimiré coribrazo ten-
so y dunas penalidades.

GUIA

Bendito seas J')ios, nuestro Dios, soberano der uni


verso. Creador ciel fmto de la vid.
Toclos toman Io tert:era copa d.e uino.
)J
t
a
a LA COPA DE ELIAS
a
a
)
a La puerta de la easa es abierta de par en pa.r para dar la
a bíenuenida al profeta EIías. Se llq¿a Ia atarta eopa de vi-
) no y Ia de EIía.s gue se coloca q¿ medio de la mesa. En si-
a Iencio la comunüad da la biq¿uq¿üa aI mensaiero de la
) Paz.
a
a
a GUIA
a
a Damos la bienvenida al profeta EIías, el mensajero
a de la redención final y liberador de toda forma de opre-
a sión.
) Bendita sea su presencia e inspiración para nuestra
a comunidad y la humanidad.
a
)
a PARTICIPANTES
a
a En esta noche d,el Séder cuando abrimos la puerta
) de la casa para Elías el profeta, recordamos con profunda
a reverencia a los hombres, mujeres y niños que perecieron
a bajo las g:a,rra.s de tiranos más malvados que el faraón
a que esclavizí a nuestros a^ntepasados en Egipto.
a
a
a GUIA
a
a En este momento recordamos a los seis millones de
a judíos y sus comunidades destruidos por una fuerza dia-
a bólica que arrasó con lo que es sagrado para judíos y
a cristianos y todos los seres de buena voluntad: la vida
a humana. manifestación de la creación de Dios.
a
a
a
a
PARTICIPANTE

El sábado r 5 de julio de 1g44, ana Frank escribió


una memorable nota en su diario. Ana tenía quince años
y estaba escondida con su familia y algunos amigos en el
desván de una c&sa dura¡te más de dos años. Tres sema-
nas después de lo escrito, su escond.ite fue descubierto y
los nazis enviaron a todo el grupo a un ca.mpo de concen-
tración. siete meses sufrió Ana er ho*or de Bergen-
Belsen y sucumbió en la cámara de gas. Ese d.ía de iurio
anotaba en su üario:

Es realmente un milagro que no he perdido mis


ideales. aunque pa.rezcan absurdos y difíciles de po-
ner en realidad. y sin embargo, sigo creyendo en
ellos, porque a pesar de todo ,rrr, que Ia gente
es básicamente buena de corazón."""osimplemente no
puedo afianza¡ mis esperanzas sobre un terreno he-
cho de confusión, miseria moral y muerte. Veo el
mundo paulatinamente transformado en un páramo.
Puedo escuchar que se aproxima el trueno que nos
destruirá. Puedo sentir el sufrimiento de millones y,
sin embargo, si miro hacia el cielo, pienso que todo
estará bien, que esta horrenda crueldad terminará
finalmente, y que la paz y la calma retornarán nue_
vamente.

PARTICIPANTES

En este momento recordamos a todos aquellos que


sufren persecución por sus creencias religiosas y espiri-
tuales. su testimonio en las tinieblas de la opresión es
una fuente de inspiración para la humanidad y para.
nuestras comunidades de fe.
s6
F
2
?
2 GUIA
- Aguardamos la llegada de Elías el profeta, y pedi-
) mos a Dios que nos inspire con el ejemplo de todos los
) mártires de la verdad y la fe, testigos de Dios en la oscu-
AD ridad y el sufrimiento. Desde lo profundo de su dolor su
- vocación de testimonio es un ca¡rto de espera,nza y fe en
) la justicia,y de confianza en el lazo común de hermandad
) que une a creyentes y persona.s de buena voluntad.
AD
AD
) PARTICIPANTE S
t Todos cantan Eliahu Hanavi, eI profeta Elías.
)
)
a,
)
)
-na.vi, _ ei- li-ya -hu h¿-rish.bi,
- h¿
Gm D
) Crm

)
) ei -li
- F

)
a - he
) Brm
F
¡¿ va- mct- nur ya
Bt
vo lcr nu
^Gm
)
)
) Int vid. rm m¡ shr bcn da - vid
)
)
¡Elías ei Profeta!
- ¡Elías Tishbita! ¡Elías Guileadita!
- ¡Que veng:a pronto y nos traiga el Mesías.
)
) el Mesías. hijo de David!
)
) Se cierra Ia puerta de la eoso.
) 57
)
a
f 3. HALEL: Lectura de los Salmos
(sal. 114) ,, f-l

La próctica de reciter el Harer o sarmos de elabanza,


del salmo r rg ar salmo
118' se originó en la época del remplo de Jerusalén
i"lirecía el cor_
dero pascuel. Er recitedo se repetía a ra noche, ""*ra.
t ogi"", la ofren_
da era presenteda e¡ la comida del sider. Los"r,selmos*
"t aJ¡ """"oo
aaut na*an le
historia de la esclavitud, la liberación de Egipto y r"
presente edición se incruye sólo er salmo 1l¿ frnal. En la
".J"rr"io' -Etarer.
de la corección

GUIA
Cuando Israel salió de Egipto,
la familia de Jacob, de un pueblo extranjero,
Judá se transformó en su Santuario,
la tierra de Israel fue su dominio.

PARTICIPANTES
El mar, aI verlos, huyó.
El Jordán se volvió atrás:
los montes saltaron eomo ca¡neros
y las colinas, como corderitos.

GUIA
¿8ué tienes, mar? ¿Por qué huyes?
Y tú, Jordán, ipor qué te vuelves atrás?
Montes, ápor qué saltan como carneros,
y ustedes. colinas, como corderos?

PARTICIPANTE S

Tiembla. tiera. delante del Señor.


ante el rostro del Dios de Jacob.
58
I
)
t el que convierte las rocas en estanques.
a y los peñascos en manantiales,
)
a Es apropiad.o cantar urta caneión d.espués d.elreeíta,¿o áíi
a Salmo. especialmsnte los carttosfolklóricos Jad Gadi6: Un
a solo cabrito. o ¿Ejad mi iodea?: ¿Quién sabe eI sígnifíeado
)
de uno?
a
a
a JAD GADIA: Un solo cabrito
a
a Jad Gartíá: Un solo cabrito. es una canción folklórica cuyo propósito es ani-
a mnr a la conrunidad e inst¡uir teológicamente a los jóvenes. Fue incluida en
el Séder en el siglo XVI. El sentido general del texto es simbólico de la
a i¡tervención de Dios en la historia de Israel. El cpbrito simboliza al pueblo
a judío. redimido por Dios de la esclavitud egipcia a través de Moisés y Aarón
que se presenta,n como los "d.os zttzi¡n", dos monedas. Toda opresión y perse-
. cución, presente y futura, denota la canción. será redimida en los días me-
a siánicos.
a
a GUIA
a
a Un solo cabrito, un solo cabrito,
a lo compró mi padre por dos zuzitn,
a Un solo cabrito. un solo cabrito.
a
a
a PARTICIPANTE
a Vi¡ro el gato y se comió el ca.brito,
a que compró mi padre por dos zuz'int,
) un solo cabrito. un solo cabrito.
a
a
a PARTICIPANTE
a Vino un perro y mordió al gato.
a que comió al cabrito.
a que compró mi padre por dos zuzin¿.
a Un solo eabrito. un solo cabrito.
a
a 59
a
a
PARTICIPANTE
Vino el palo y pegó al perro,
que mordió al gato, que comió al cabrito
que compró mi padre por dos zuzim.
Un solo cabrito. un solo cabrito.

PARTICIPANTE
Vino el fuego y quemó al palo.
que pegó al perro. que mordió al gato,
que comió al cabrito,
que compró mi padre por dos zuzim.
Un solo cabrito. un solo cabrito.

PARTICIPANTE
Vino el toro y bebió el agua,
que apagó el fuego, que quemó el palo,
que pegó al perro, que mordió al gato,
que comió al cabrito,
que compró mi padre por dos zuzim.
Un solo cabrito, u¡ solo cabrito.

PARTICIPANTE
Vino el carnicero y mató al toro,
que bebió el agua. que apagó el fuego.
que quemó el palo. que pegó al perro,
que mordió al gato. que comió al cabrito.
que compró mi padre por dos zuzim.
Un solo cabrito. un solo cabrito.
Villo el Angel de Ia muerte y se llevó al carnicero.
qut' matri al toro. que bebió el agua.
Iue apagó e.l fuego. que quemó el palo.
;0
I
)
|t que pegó al perro, que mordió al gato,
I que comió al cabrito,
ll que compró mi padre por dos zuzim.
a Un solo cabrito.'un solo cabrito.
)
|!
|l PARTICIPANTE
)
a Y vino Dios. Bendito sea.
) y eliminó al Angel de la Muerte,
a que se llevó al carrricero,
a_ que mató al toro. que bebió el agua.
t que apagó el fuego, que quemó el palo,
que pegó al perro, que mordió al gato,
a
a que comió al cabrito,
t que compró mi padre por dos zuzim.
t Un solo cabrito, un solo cabrito.
a
a
a ¿EJAD MI IODEA?
t
a áQuién sabe el significado de uno?
a
a GUIA
a
a ;,Quién sabe el significado de UNO?
t
a
a PARTICIPANTE
a ¿Uno? Yo lo sé.
a Uno es nuestro Dios que está en el cielo y en la
a t i t'rra
a
.

a
I G TIIA
a
a ¿;Quién s¿rbr- el significado de DOS?
a 6l
a
a
PARTICIPANTE
¿Dos? Yo lo sé.
Dos son las Tablas de Ia Ley. Uno es nuestro Dios
que está en el cielo y en la tierra.

GUIA

¿Quién sabe el significado de TRES?

PARTICIPANTE
¿Tres? Yo lo sé.
Tres son los patriarcas: Abraham, fsaac. Jacob. Dos
son las Tablas de la Ley. Uno es Dios que está en el cielo
y en la tierra.

GUIA
¿Quién sabe el significado de CUATRO?

PARTICIPANTE

¿Cuatro? Yo lo sé.
Cuatro son las matriarcas: Sara, Rebeca, Raquel.
Lea. Tres los patriarcas. Dos las Tablas de la Ley. Uno es
nuestro Dios que está en el cielo y en Ia tierra.

GUIA

¿Quién sabe el significado de CINCO?

PARTICIPANTE

¿Cinco? Yo lo sé.
62
t
I
t Cinco son los libros de la Tord: Génesis, Exodo, Le-
I vítico. Números, Deuteronomio. Cuatro Ias matriarcas.
I Tres los patriarcas. Dos las Tablas de la Ley. Uno es
)
lt nuestro Dios que está en el cielo y en la tierra.
a
t GUIA
a
a ¿Quién sabe el significado de SEIS?
a
a
a PARTICIPANTE
t
I ¿Seis? Yo lo sé.
a Seis son los tratados de la Mishnd, Zeraim (semi-
a llas), Moed (fiestas), Nashim (mujeres), Nezikín (daños),
) Kodashím (cuestiones sag:radas), Toharot (pureza). Cin-
co los iibros de la Torá. Cuatro las matriarcas, Tres los
a patriarcas. Dos las Tablas de la Ley. Uno es nuestro Dios
a que está en el cielo y en la tierra.
a
a
a GUIA
a
a ¿Quién sabe el significado de SIETE?
a
a PARTICIPANTE
a
a ¿Siete? Yo lo sé.
a Siete son los días de la sema¡ra. Seis los tratados de
a la Mishnrí. Cinco los libros de la Torcí. Cuatro las ma-
a triarcas. Tres los patriarcas. Dos las Tablas de la Ley.
a Uno es nuestro Dios que está en el cielo y en la tierra.
a
a
a GUIA
a
a ¿Quién sabe el significado de OCHO?
L 63
fD
a
PARTICIPANTE
¿Ocho? yo lo sé.
ocho son los días de ra circuncisión. siete los
la semana. Seis ros tratados de ra Mishnri. cincodías de
los ri-
bros der la Torrí. cuatro las matriarc&s. Tres los patriar-
cas' Dos son las Tablas de la Ley. uno es nuestro
Dios
que está en el cielo y en la tierra.

GUIA

¿Quién sabe el significado de NUEVE?

PARTICIPANTE

¿Nueve? Yo lo sé.
Nueve son ros meses de la gestación. ocho los días
de la circuncisión. siete los días de la semana. seis ros
tratados de la Mishntí. cinco ros libros de la Torcí. cuatro
las matriarcas. Tres los patriarcas. Dos las Tabras de
la Ley. uno es nuestro Dios que está en el cielo y en ia
tierra.

GUIA

¿Quién sabe el significado de DIEZ?

PARTICIPANTE

¿Diez? Yo lo sé.
Diez son los mandamientos: Dios es uno: no habrá
otros dioses junto a Mí: no tomes en v&no el Nombre de
Dios: observarás el sábado: honrarás it tus paclres: no
irsesinarás: ¡ro conrr'tcrás aciulterio: no r'(ib&r'ás: no dal.¿is
litlso tt'stinlo¡rit¡: ¡lc.r codiciarás. Nueve los ¡rreses cle irr
:)l
t
)
) gestación. Ocho los días de la circuncisión. Siete los días
lt de la sem&na. Seis los tratados de la Mishná. Cinco los li-
) bros de la Tord. Cuatro las matriarcas. Tres los patriar-
a cas. Dos las Tablas de la Ley. Uno es nuestro Dios que
2 está en el cielo y en la tierra.
,
AD
AD GUIA
AD
,D ¿Quién sabe el significado de ONCE?
a,
a, PARTICIPANTE
a,
¿Once? Yo lo sé.
'D
) Once son las estrellas en el sueño de José. Diez los
Mandamientos. Nueve los meses de la gestación. Ocho
- los días de la circuncisión. Siete los días de Ia seman&.
AD
t, Seis los tratados de la Mishni Cinco los libros de la ?o-
-
rd. Cuatro las matriarcas. Tres los patri&rcas. Dos las
Tablas de la Ley. Uno es nuestro Dios que está en el cielo
- y en la tierra.
a
-
- GUIA
-
) ¿Quién sabe el significado de DOCE?
-
- PARTICIPANTE
-
- ¿Doce? Yo lo sé.
- Doce son las tribus: Reubén, Simeón (Levi), Judah.
) Issachar, Zebulún. Benjamín, Dan, Naftalí, Gad, Asher.
-) Efraim. Manasé. Once las estrellas. Diez los Manda-
mientos. Nueve los meses de la gestación. Ocho los días
) de la circuncisión. Siete los días de la semana. Seis los
- tr¿ttados de la Mishna. Cinco los libros de Ia Torá. Cuatro
- I¿rs matriarcas. Tres los patriarcas. Dos las Tablas
)
aa 65

-
de la Ley.Uno es nuestro Dios que está en el cielo y en la
tierra.

GUIA
¿Quién sabe el significado de TRECE?

PARTICIPANTE
¿Trece? Yo lo sé.
Trece son los atributos de Dios según el recuento
del libro de Exodo 34,6-7: poderoso, misericordioso, Ile-
no de gracia, bondadoso, Iento pa,ra, enojarse, pródigo en
amor, pródigo en fidelidad, mesurado en su juicio. lleno
de justa consideración, verd.adero, perdona la culpa, per-
dona la iniquidad, pesa la transgresión. Doce las tribus.
Once las estrellas. Diez los Mandamientos. Nueve los
meses de la gestación. Ocho los días de la circuncisión.
Siete los días de la seman&. Seis los tratados de la Mish-
ná. Cinco los libros de la Tord.. Cuatro Ias matriarcas.
Tres los patriarcas. Dos las Tablas de la Ley. Uno es
nuestro Dios que está en el cielo y en la tierra.

14. NIRTZA: Conclusión de las q rt I t


oraciones y del Séder f lAi: tr

CUARTA COPA DE VINO:


La copa de la esperanza. y la libertad

PARTICIPANTE S

Se letantan las copas


66
a
)
a Tomaremos la cuarta copa de vino, la copa que sim-
a boliza la libertdd, sus esper&nzas, su lucha y preocupa-
¡ ción para tantas naciones e individuos prisioneros de ti-
a ranías y despotismos. En nuestro compromiso de Dios
a estamos llamados a testimoniar este preciado don de
a Dios. y divulgarlo entre todos los pueblos del universo:
a para aquellos sedientos de justicia. para aquellos despo-
a seídos de derechos, y para aquellos que luchan por la li-
) bertad y el derecho a ser diferente.
)
a
a GUIA
a
a
a
a a-do-nai e-lo- hei nu me-lcj

a
a
L
a
a
a Bendito seas Dios, nuestro Dios, Soberano del Uni-
a verso, Creador del fruto de la vid.
a
a Todos tornan la cuarta copa de uino.
1a
1'
L
a LA BENDICION FINAL:
a La libertad mesiánica de Jerusalén
a
1,
a GUIA
L
Nuestro Sócler llega a su fin con {rl recit¿rdo de una
1D
oración inspirrrdrt en cl poema litirrgico del Rabino Josó
la Tov Elem rlcl siÉ{lo XI.
1'
ta (ii
a
PARTTCIPANTE
Esta noche hemos repetido en la rectura de raHaga-
drí y el ritual del séder una, experiencia d.el exilio. llama-
do y redención
Pedimos a Dios que nos inspire en ese espiritualidad
del desierto y del monte sinaí, renovando nuestra vida
interior y compromiso de fe, diariamente, año a año. y en
este sentido de intensa, acrecentada vivencia espiritual
repetimos todos juntos la frase milenaria. Ia esperanza
mesiánica, que sostuvo y sostiene el llamado y vocación
de Israel. Todos deeimos con el corazón regócijado:

¡LE SIIANA ITABAA BIRUSTIALAIM !


¡EL AÑO PROXTMO EN JERUSALEN!
Tq, exclamaeión: "El año próximo en Jerusalén", es un símbolo de ra pascua
final. se canta con la melodía incluida en el texto. o el Aleluia que puede
entonerse como el him¡o f¡nal.

L' sh¡ n¿ h:-$t.r bi'-ru-sh¡


BD F

rm. l-sh¡-n¿
Bta

sh¡ n¡

f Gm e! c ef c ,.¡,,,,.,,..1.,.,..,,
\hl\, ¿.¿' \ j.hÍ+i-trrl
r6 ¿'¿'. ¿ -N ¿'
-'-¿ l\¿,¿-¿¿J il
\, lr I r¡ r.r. ¿l lr¡ rJ . ¿l lc ,,, r.l

68
)
t
) EPILOGO
a
a
a
a
a DATOS ELEMENTALES DE LA CENA CRISTTANA
a Nadie duda en estos tiempos. de que la última cena de
) Cristo fue una cena pescual. Por lo tsnto. para eI lector cristia-
) no que quiera profundizar en la cena del Señor, nada mejor
a que ahondar en Ia cena pascual judía, su entronque y modelo.
a En la última cena de Cristo hubo pa¡r ázimo (tradición
a que el Occidente cristiano mantiene para Ia confección de su
a eucaristía): este es un signo rememorativo de lo sucedido a
a nuestros padres en Egipto. Ese pa.ri es un pa.ri "de aflicción"
a o de tristeza.Y este rito es "como un signo en tu mano y como
a un memorial ante tus ojos".
a Los cristianos viven, en el misterio del signo, lo que. como
a hecho histórico es inePetible.
a Como en la cena judía, Jesús comió recostado sobre almo-
hadones: "...les mostrará en el piso alto una pieza grande,
a arreglada con almohadones y ya dispuest&" (Mc. 14, l5). Es
a la comida de los hombres libres.
a En la última cena de Cristo hubo un cáliz con vino. Y sa-
a bemos que en la historia del pueblo de Dios y en la Eucaristía,
a "cáliz" es sinónimo de "sacrificio". Ese cáliz fue Ia copa derra-
a mada: "Moisés tomó sang:re y roció con ella al pueblo diciendo:
a 'Esta es la sangre de la alianza que ahora el Señor hace con
a ustedes'" (Ex. 24. 8).
L ¿Tiene o no relación esto con una eucaristía cristiana.
a "sacramento de la alianza nueva y eterna", como se la llama
a en el canon de la misa?
En la última cena de Cristo hubo un corderg. Pues bien.
1D
además del animal compartido por los discípulos con cristo.
1D
los evangelios llaman a Jesús el cordero de Dios que quita el
a pecad0 dc.l mrrndo (cfr. Jn. 1.29.36: 19.36). Así lo consideratr
L los cristiirnos.
It Co¡rvierlc el rito del pan (existente. como lo vimos. t-'n la
lD t:t,n[ judía). el pan partido, repartido y compartido fraternttl-
lD
69
,D
a
a
mente, en el paJl de su cuerTo "entregado por todos"' y el rito
per-
del vino en el vino de su sengre, "copa derramada para el
dón de los pecados".
La""rrt¡,'rdí",comidadeliberación'seconvierte'paralos
cristianos, en eI sacrificio de Jesús' nuevo Templo reconstrui-
do. El pan no sería sólo pan, sino su Cuerpo ofrecido
volunta-
riamente en sacrificio. su sa¡gre, en el signo del vino, sangre
derramada para causar y significar la alianza definitiva, fun-
padres'
dada en las alianzas traba.das por Dios con nuestros
Este recuerdo de la euearistía no sería ya memorial de lo
ocurrido al pueblo en Egipto, sino el signo redentor de todos
losegipcios,desdeelcomienzodelavidadelhombre.hastael
fin d.e los tiempos. sería un nuevo anuncio, pero, paradojal-
mente, signo de un anuncio realiza'do' La pascua de Cristo
es
y nuestra alianza defi-
ui ,igrro p-rofético de nuestra pascua de
nitiva con Dios.
Cristoinauguraelritodelareügióncristianaconsupa,-
resu-
sión y muerte. úse rito sería sellado con la pascua de
,r"""-iór, y con la efusión del Espíritu de Pentecostés, historia
El
de la ,,ré.r" ley forjada en Ios cor&zones de los hombres.
signodeestahistoriaibaacumplirseenla.úItimacenade
Jesús.banqueteysacrificiodond'eseinstituyóelsacrificiodel allí
nuevo Pan y de la nueva' Copa' El pan y el vino adrl'irirían
Todo
¡na nueva vocación: Ia de ser Cuerpo y Sangre de Cristo' pas-
esto quiso ser vivido por Jesús en el contexto de la cena su
cual judía. No encontró mejor fundamento
para significar
nuevaidea.Nohabíaotrofundamento.Lacenajudíaeselsig-
nodelafiliación,fraternid.adylibertad.EstoestambiénIace-
na de Jesucristo.

LA CENA DE CRISTO O "CENA DEL SEÑOR"


Transcribiremos los cuatro textos del Nuevo Testamento
que nos n&rran lo esencial de la cena de Jesús' tal como ha
quedado en la liturgia cristiana (d.icha narración es litúrgica).
Míentras conúan. Jesús tomó eI Pan' Pronu¡tció la bendí-
y
ción. lo portió y lo d.io a slls díscípulos. dicietldo:'"Tontett
contnn, esúo es ntí CuerPo"'
70
I
)
a Después tomó una copq dio grocias y se la. entregó, ü-
a ciendo: "Beban todos de ella, porque ésta es mi Sangra la
a Sangre de la Alianza. que se denama por muchos para
a la remisión de los peead,os. Les asegaro que desde ahora
a no beberé más de este fruto de la p'íd, hasta eI dío. en que
a beba con ustedes el aino nuwo en eI Reino de mi Padre"
a (Mateo 26. 26-29).
a
r' Mientras comía.n, Jesus tomó el pan, pronunció la bendi-
a cíón. lo partió y lo dio a s¿¿s diseípulos, diciendo: 'Tomen,
esúo es mi Cuerpo".
a
a Después tomó una cqpo, üo gracias y se lo entregó, ! to-
a dos bebieron de eIIa. Y les dijo: 'Esta es mi Sangre, la San-
a gre de la Alianza, que se derrama por muchos. .Les osega-
a ro que no beberé más delfruto de la ui.d. hasta el día en q[ue
a beba eI uino nueuo en eI Reino de Dios" (Marcos 14,22-
26).
a
a Llegada la hora, Jesu.s se sentó a la mesa con los apóstoles
a y ks dijo: "He deseado ardientemente comer esta Pascua
a con ustedes antes de mi pasión, porque les asegntro que ya
a no Ia comeré mds lnsta que llegue a xt pleno cumplirniento
a el Reino de Dios".
a Y tomando una copq dtb gracia.s y dijo: 'Tomen y eom-
a pártanla entre ustedes. Porque les aseguro que desde aho-
a ro no beberé más del fntto de Ia xü hasta que llegae eI
a Retno de Dios".
a Luego tomó eI pan, dio gracias, lo partió y lo dio o sus dis-
a cípulos. diciendo: "Esto es mi QterVo que se entrega por
a ustedes. Hagan esto en memoria mía".
a Después de Ia cerza hüo lo mismo con la copa, diciendo:
a "Esta copa es la nuwa Alianza sellada con tni Sangre. que
JD
se derrama por ustedes" (Lucas 22, L4-2O).
a
a Lo que recibí del Señor y a mi aez les he transntittdo, es lo
a sigatente: el Señor Jesús. la noche en que fue entregado.
a tontó el pan, dio gracias, lo partió g dijo: "Este es mi
a
a 71

a
Cuerpo que se entrego por ustedes.Ilagon esto er¿ rnerno-
ria tnío".
De la misma rrúLne?a, después d,e eettar, tornó la. copa. di-
ciendo: 'Esta eopa es la nueua Alí.anza que se sella eon tni
Sangre. Siempre que la beban, hciganto en memoria mía. y
así, siempre que eomall este part y beban esta copa, pro-
elomarán la muerte del Serior hasta que ét tntelua" ( t Co-
rintios 11. 23-26).

En las diversas versiones podemos constatar, que en los


versículos precedentes a los textos citados, se hace mención
expresa a la cena pascual: "El primer día de los ázimos. los
discípulos fueron a preguntar a Jesús: '¿Dónde quieres que te
preparemos la co¡nida pasatal?"' (Mt. 46, lZ); ..El primer día
de la fiesta de los parles ázimos, cuando se inmolaba la víctima
pascual, los discípulos dijeron a Jesús: '¿Dónde quieres que
vayamos a prepara.r Ia comüapascual?"' (Mc. 14, lp); ..Lle-
gó el día de los ázimos, en el que se debía inmolar la víctima
pascual. Jesús envió a Pedro y a Juan diciéndoles: .Vayan
a prepararnos lo necesario púa la comüa paseual',, (Lc. 22,
7-8): san Pablo nada nos dice concretamente sobre la pascua.
sino sobre "la noche en que Jesús iba a ser entregado". pero lo
que sí hay de interesante en este apóstol es que nos habla de
vna tradición recibüa: "Lo que yo recibí del Señor...". El a su
vez, transmite esa tradición recibida. Y lo que él recibió fue el
testimonio de una celebración litúrgica: la pascua judía que
Jesús celebró en la última cena.
Teniendo en cuenta que la primera carta a los Corintios
fue escrita antes del año 6O, nos daremos cuenta de que ya en
ese tiempo existía una comida ritual entre los cristianos. la
eucaristía. que rememoraba la última cena de Jesús. pablo. en
su narración, nos da la fórmu.la litúrgica de ese acontecimien-
to. En todos los textos vemos las fórmulas litúrgicas sobre el
pan y el vino. correspbndientes a dos momentos de Sider de
Pésa¡'. Se nota una marcada uniformidad. a pesar de que los
cuatro textos provienen de diversas tradiciones.
No se nos cuenta nada de los numerosos momentos de la
cen& p&scual judía. sino sólo los ritos del pan y del vino, con

72
I
a
a que se abría y cerraba dicha cen&. Esto no quiere decir que Je-
a sús y sus discípulos hayan comido sólo pan y vino. Pero lo que
a sí queremos decir es que la cena pascual, en cua¡tto rito, quedó
a para los cristianos reducida a la celebración del pari y del vino
a solamente.
a De lo antedicho podemos sacar dos conclusiones. En pri-
a mer término, que la celebración hecha por los apóstoles. si-
a guiendo el mandato de Cristo, se identificaba con la cena
a pascual judía. En segundo lugar, que los cristianos conürtie-
a ron la pascua anual judía en pascua semaltal, rememorando.
a domingo tras domingo, el Misterio pascual de la muerte y vida
de Jesús. Es una celebración repetible que puede ser celebra-
a da aun en días de semana. Para un cristiano, comer el cuerpo
a de Cristo y beber su sangre, en la cena de pan y vino, consti-
a tuirían la proclamación principal del anuncio de la muerte de
a Cristo, hasta que él volviera, al fin de los tiempos. Es un anun-
a cio profético que anticipa los tiempos finales del retorno defi-
a nitivo de Jesús.
a Podemos constatar que, en los comienzos de la comuni-
a dad cristiana, los discípulos "pattían el pa.n en sus casas"
a (Hech. 2, 46). El primer rito de la cena pascual judía se con-
a virtió en uno de los primeros nombres de Ia cena pascual cris-
a tiana: "fraccién del pan".
a
a DE LA ULTIMA CENA PASCUAI DE CRISTO
a A LA ANAFORA EUCARISTICA
c
a Este tema será de sumo interés para el lector cristiano.
a Verá cómo se pasa del ritual que Cristo vivió en Ia última
a cena. a los rituales eucarísticos celebrados en ambientes cris-
a tianos.
Después de haber consultado a varias obras de renombra-
a dos autores, dedicaremos esta parte de nuestro trabajo a sin-
1t
letiza¡ lo que creemos de mayor releva¡tcia en un artículo del
a sacerdote jesuita Louis Ligier, De la Céne de Jesus d.I'Anapho'
a re de l'Eglíse (La Maison Dieu, 87: 1966' 7-49).
a Por lo tanto, lo que sigue no será un trabajo original sino
a una apretada síntesis del artículo citado. Al pie de página da-
a
a 73
,t
a
tremos algunas obnas consultadas del mayor interés sobre las
relaciones entre la cena judía y la eucaristía cristia¡r& r. Ilare-
mos la mencionada síntesis en forma de conclusiones. tal como
el Padre Ligier Io trata.
1. Cristo celebró su cena eucarística en eI marco de la
cena pascual judía.
2. Ya en tiempos apostólicos, la eucaristía se desgajó de
esa comida y los'ritos del pan y del vino se unieron, constitu-
yendo un todo esencial.

La cena de Jesús
8. Los cuatt"o textos donde se narra la úttima cena de Je-
sús, llaman la atención por sus semejanzas. Todos ubican la
institución de la eucaristía en el transcurso de una comida.
Todos relatan, con pequeñas diferencias, los dos ritos, del pan
y de la cop&, y las palabras sacramentales. Todos unen la cena
con la pasión de Cristo. Sa¡r Pablo dice:
"la. noche en que ftrc entregad.s".
4. Pablo y Lucas tienen en común llevar los ritos de la
copa y del pan, separ:ados de la cen&, por un intervalo: "des-
pués de cena,r...".
5. Sólo ellos conserv&n la orden de Jesús: "Hagan esto
en memoria mía".
6. Por el contrario, Mateo y Marcos ma¡rifiestan un pri-
mer trabajo de estilización: suprimen el intervalo de la cena.
unen los dos ritos, hacen un paralelismo entre ambos gestos y
ponen las palabras escatológicas después de la consagración.
7. Lucas es el único que pone, antgs de los ritos sacra-
' Gregory Dix, Thc shape of liturgry, Dacre Press, Adam & Charles Black. Lon-
dos. pp. 50-56 y 214-262: Luis M¡ldonado. La Plegaría ancorística. Estudio de teolo-
gb bíbtica y lítúrgiea sobre la mrsa, BAC. Madrid. 1967: L. Finkelstein. The Brkat
Ha-Mazo¡t. The Jewish Quarterly Revue. 1928: W. Oesterley. The Jeuish bockgrountl
of the chrtstrctr llturry, Odord. 192ó:Louis Bouyer, Eucortsttc. Théologíe et sptrút¿a
!tté <le la Prti,'e eucarrstignre. Desclée. Tournai. lg68: Hans Lietzrnann. Moss und
Lord's Supper. E. J. Brill. Leiden. fasc. l:Vicente Serrano. La Pascua deJesris. Cen
trt¡ dr Esturiios jutleo-cristianos, Madr¡d. lB78:A. Hanggi-I. Pah.l. Pre¡ -Eucor¡s¡rr'¿r.
Edltrons Un¡vers¡taires. Fnbourg. Suisse. 1969.

r{
11
?
2
2
? mentales. una declaración pascuel (.,He deseado ardientemen_
te comer esta Pascua con ustedes...") y una primera copa (..y
AD
tomando una copa...").
) 8. Algunos piensan que estas fórmulas provienen, prime_
) ramente, del uso litúrgico. sin embargo, las palabras de la
,, rnstitución. al interesar vivamente la vida de la rglesia y la vi-
AD da litúrgica, estaba¡r latentes en los fieres desde su prepara.-
t, ción bautismal. Por lo tanto. esas palabras, s,unque constituían
,t la forma de un rito, eran, antes, la narración de un aconteci-
miento. en su singularidad.
t,
'D 9. Los textos de h.blo y Lucas aparecen como testimo_
,, nios de la estmctura primitiva, pues aunque cuentan con u¡ ti-
tt rón los dos ritos, sin embargo, tienden a record.ar que la frac-
ción del pan y la consagración del cáliz estuvieron separadas
AD
por la cena. Reflejan también la práctica judía, que abre eI
AD
banquete bendiciendo el pan y lo cierra. por la acción de gra-
,t cias sobre la copa.
- 10. El texto de Lucas podía significar un retorno de
tt Ínterés a los orígenes pa,scuales. Reflejaría la práctica de co-
,t munidades judeo-cristia,nas que eelebraba¡r una. pa.scua jud.ía
2 adecuada a lo cristiano y modificada.
?
?
I 1. Q¡edan en pie varias preguntas. ¿Cual fue el cuad.ro_
contexto de la ultima cena de Jesús? ¿cuáJ fue la bend.ición
?
?
pronunciada por Jesús? ¿fué significado tuvieron los dos ri-
tos sacramentales del pan y del vino? ¿eué pidió Jesús cua¡rdo
?
?
dijo: "Hagan esto en memoria mía"?

?
?
El cuadro-contexto de la última Cena
1. No se puede hacer precisión alguna sobre estos temas,
?
? si no los referimos expresa.mente a la comida pascual judía en
la que fue instituida la eucaristía.
7
?
2. Para celebrar esa cena, Jesús y sus Apóstoles, como lo
exigía la comida del cordero pascual, dejaron Betania y fueron
l- a Jerusalén (Mc. 14, f 6- l7). Era "el primer día de los ázimos.
en que se inmolaba la pascua" (wtc. tA, l2)...Era de noche"
l.
-
7
(Mc. 14, l7; Mt. P,5,20). Los convidados estaban ..recostados"
(Mc. 14. l8). "Mojaba¡r" en el plato (Mt. 26. 2g). Al respecto.
7
?
el texto tradicional del Sider dice que en la noche de pascua

2
L¿
mojamos dos veces en el plato, mientras que en el resto de las
noches, ninguna. sobre el pan y el vino Jesús pronunció las pa-
labras rituales del modo acostumbrado, semejantes a las pala-
bras rituales sobre el cordero, el pan ázimo y las hierbas
amarg'as. La cena terminó con un canto de salmos que se iden-
tifican comúnmente con el IIaIel (Mt. 96, gO; Mc. 14, 96).
3. No hay contradicción entre los textos de Lucas-pablo.
por una parte, y los de Mateo-Marcos, por la otra, pues Ia cele-
bración de la Pascua se abre en dos ocasiones sobre perspecti-
vas de futuro, sobre Ia esperanza de podsr participar en nue-
vas festividades pascuales. Los dos momentos son igualmente
naturales. Una primera vez, en el comienzo mismo de la comi-
da, en la Birkat gh'ullah o bendición de la redención, los invita-
dos dan gracias a Dios por haber llegado & esa pascua, y piden
el mismo favor para los años futuros. La segunda vez, antes
del fin del banquete y de la partida de los convidados. Jesús
con{ia a sus discípulos la alegría de celebrar esa pascua. pero
añade que para é1, será la última, antes de la consumación.
4. T,a" primera copa de Lucas, no sería la primera del Sá-
der Pésaj, o sea de la de ki-dush, como con frecuencia se lo
afirma, sino más bien, en nz6n de las palabras de Cristo que
la preceden y acompañan, la que sigue a Ia bendición de la re-
dención y precede inmediatamente a la cena.
En cua¡rto al rito propio de Cristo, la fracción del pan,
está doblemente señalado en el Nuevo Testamento: sigue a la
primera copa, según Lucas; precede a la cena, según Lucas y
Pablo. Parece ser que Cristo ia hizo eoincidir con la bendición
y la fracción del pan ázimo eon las que comenzaba la cena pas-
cual. Pero, según Pablo y Lucas, la copa eucarística fue bende-
cida "después de cenar". Estas palabras "bendecir después de
cenar" son precisamente los términos técnicos de la oración
de acción de gracias hecha sobre la tercera copa de pascua.

La bendición pronuneiada por Jesús


1. Ante Ia ausencia de detalles. es muy difícil dar preci-
siones. La bendición pronunciada sobre cada uno de los ele-
nrentos. queda en el misterio.

16
t
)
a 2. Mateo-Marcos dicen que Jesús pronunció una bendi-
a ción (eulogésas) sobre el pan, y una acción de gracias (eujaris-
) tésas) sobre la copa.
a Pablo-Lucas emplean en ambos c&sos el término acción
a de gracias, que muchas veces, en ei Nuevo Testamento, es si-
a nónimo de bendición.
a 3. La eucaristía cristia¡ra implica una memoria de la re-
a velación y de los beneficios de Dios. Sólo la bendición del cáliz
a tiene este significado propio. Pero nos queda que, antes, Jesús
JD había pronunciado r:na bendición particular sobre el pan, dis-
a tinta de la palabra mediante la cual lo entrega inmediatamen-
a te a los apóstoles.
4. Para saber qué bendición pronunció Jesús, tengamos
a en cuenta que la liturgia judía, madre de la liturgia cristiana,
a permitía al presidente i¡ventar su oración, mientras el tema
It quedara salvaguardado. ¿Por qué Jesús no habría usado la
It misma facultad que ciertos rabinos us&ron, para la famosa bir-
a kat gh'ulLah?
a Los evangelistas son testigos de la libertad de espíritu de
J. Jesús cuando ora al Padre. Además del Padrenuestro, se nos
a muestran varias bendiciones que se alejan de los textos, sinago-
It gales (Mt. t1,26-27 = Lc. 10,2t-22: Mt.26,39 = Mc. 14,
,l 36; Lc. 22,42; Jn. 1 I ,4L-42; 17, 1-26). Todo nos hace pensar
,, que en la acción de gracias sobre ei cáliz usó total libertad.
lD
,t Los ritos sa,cramentales
a
t,
,) l. El primer rito, Ia fracción del pa.n, es tan significativo
lD que, en un momento de la historia, dio el nombre a toda la eu-
1t caristía (= fracción del pan).Jesús habría podido, el día de
Pascua, preferir el rito más bíblico del cordero pascual. ¿Aca-
) so Cristo no es para el cristiano el cumplimiento de la figura
,) del cordero inmolado? Sin embargo, vemos que en su ministe-
t) rio. Cristo jamás se presentó expresamente como cordero, y sí
t) como "pan vivo". Adoptando el simple rito de la fracción del
al pan. abrogaba la antigua pascue. al descartar su signo princi-
,, pal. el cordero.
t)
-n
,, tt

,,
2. Para la rnstitución se conformó eon el simple gesto de
comienzo de la comida: la bendición y la fracción del pan.
3' sin embargo, si bien ese gesto pareció constitutivot a
tal punto que dio nombre a la eucaristía, pronto prevaleció la
bendición del cáliz y es ella la que dio a la eucaristía su ora-
ción y, de allí, su nombre definitivo.
4. En la recensión de pabro-Lucas, las parabras sobre la
copa son un eco de la teologÍa profética de la ..nueva alianza"
(Jer. 31, 31; Lc.'22, 2O).
5. En Ia recensión de Mateo, se evoca ra teorogía mosai-
ca de la alianza fundada sobre la sangre (fvft. ZO, pb: Mc. 1a.
24; Ex. 24,8). Moisés no sólo de*amó sangre sobre el altar,
sino que aspergó con ella al pueblo. primera mediación de la
sang're... Participación entre el altar y la asamblea de los hom-
bres (cfr. I Cor. fO, l8).

"I{aced esto en memoria mía".


1. La antigua pascua fue instituida para ser un memo_
rial, en recuerdo de la salida de Egipto. Así la celebran los
hijos del pueblo de rsrael. El rito nuevo fue consagrado para
eternizar la memoria del acto de salvación cumplido por cris-
to, como nuevo memorial. Así celebr&n su pascua los cristia-
nos.
2. r'u. orden "Haced esto...", concierne sólo al nuevo rito.
Dos veces, san Pablo pone el "rraced esto..." después de cada
uno de los dos ritos, del pan y del vino. Al final del texto, co-
menta personalmente la orden de Jesús:..Siempre que coman
este pan y beban esta copa, proclamarán la muerte dcl señor
hasta que él vuelva".
3. Mirando al pasad.o, la orden conlleva la abrogación de
la pascua judía, no como un gesto negativo, sino como el cum_
plimiento acabado de una figura profética: el memorial de
cnsto reemplazaba al de la salida de Egipto. con relación al
.futuro. subrayaba la importancia de la comida y Ia participa-
ción. "Haced esto..." significaba, primeramente. tomar. bencle-
crr. consagrar y participB.r. pero también comer y beber. El
nrenrorial entendido en su plenitud. incluye la participacitln
78
l'
a
a
t del pan y del vino. Es la totalidad del rito de la cena, comunión
y bendición, lo que define al memorial cristiano, según el pen-
)
a samiento de san Pablo.
4. En consecuencia, si bien es verdad que la consegra-
) ción es el modo primero, requerido siempre y propio al sacer-
JD
docio cristiano. de obedecer la orden de cristo,la comunión es,
) para la totalidad de los creyentes en Jesús. el modo comple-
a mentario de dar respuesta al mandato.
a 5. El memorial del Señor Jesús incluye una exigencia. la
1) proclamación: "proclamarán la muerte del señor hasta que él
a vuelva". Esta exigencia mantendrá viva en la rglesia de cris-
a to el recuerdo de Jesús. se anunciará la era de salud que se
,t revivirá hasta el retorno glorioso de cristo. su muerte es la
t inauguración de su economía de salvación, en continuidad
ininterrumpida con los modos como Dios había salvado siem-
,)
AD
pre a. su pueblo.
,t Tal como aparece a través de los textos del Nuevo Testa-
mento, la cena de cristo fue una celebración preparada en ba-
,, se a un ritual antiguo, pero ordenado a una liturgia nueva. De
a) todo el ritual, quedaron dos elementos: el pan y el vino, bendi-
a, tos y recibidos en comunión. Las palabras-ma¡rdato de Jesús
,, dan la dimensión escatológica a este sacramento cristiano:
a "...hasta que vuelva". Todo.esto en el contexto de una gran
a acción de gracias.

'D
t,
'D
LA CENA EN LA ANAFONA EUCARISTICA
,l
,D
,, Sería un trabajo inútil y fuera del contexto de este epílo-
a) go hacer rrn estudio que pudiera mostrarnos los tex-
AD tos de nuestras anáforas eucarísticss- sl posible-desde
paralelismo
a) con los pasos de la última cena. Y decimos trabajo ..inútil" por-
tl que otros expertos lo han intentado y sobran libros técnicos al
a, respecto. Por lo tanto. no haremos una descripción ni histórica
AD nl litcraria de esta evolución.
Adenr¿is. lo que las eucaristías cristianas realizan es el
, nremori¿rl de lo que Cristo. srrst¿rncialmente, hizo en su última
a,
AD ?9
,a
cena., y no úna se"'rü repetición histórica de su gesto. y
la
prueba es que en las variadas familias litúrgicas cristianas,
ta¡to de oriente como de occidente, la celebráción de la misa
difiere y, salvo algunos pocos erementos en comú¡ (er texto de
la rnstitución y la'anámnesis del Misterio pascual de cristo),
todo el resto es diverso.
si hiciéramos un exs.rnen grueso de la misa cristiana, po-
dríamos decir que .a los cuatro grandes gestos de Jesús: tomar
el pan - dar gracias - partir el pan - distribuirlo, corresponde-
rían cuatro momentos en la celebración: el ofertorio - Ia anáfo-
ra o plegaria eucarística - la fracción del pan y la comunión de
la asamblea con el Cuerpo y la Sangre de Cristo.
El problema se plantea en el ca¡ron, porque por lo menos
dos de los gestos de cristo del pan v comunión-
le son exteriores. -fracción
Lo que sí podemos decir, referente a ra rnstitución-
anámnesis, siguiendo en esto al padre Ligier, es que ..(este
conjunto), conside.ado respecto a la liturgia ¡udja, tiene, de
suyo, un significado ambivalente: es, en primer término, la na_
rración de un don divino institucionaliza.do; pero es también
un memorial. Puede, por lo tanto, ser insertado, ya sea en la
aceión de gracias o, como lo propone J. Jeremias. en la anám-
nesis. Puede ocupa.r el lugar del embolismo de las fiestas de
Ifanuka o de h¿rim 2, en la segunda perícopa; o reemplazar el
ya-'aleh weyauo 3 en la tercera. pero como esos dos mismos
embolismos se encuentran idénticamente en las sñemoné es-
re 4, la cuestión surge; ¿son las shemoné esre o la birkat
ha-mazon las que han ejercido su influencia?'..
Esta es una cuestión que ha merecido largas discusiones.
Pero para nuestro tema importa que la liturgia pascual
judía es el trasfondo de la cena cristiana y.por lo tanto, de las
celebraciones eucarísticas.
Al respecto podemos concluir diciendo que la Iglesia. en
una visión de obrar presente y escatológico. ha visto conver-

' F¡t'stas de ltr consttgr&c¡(,n .!'de ln luz (Hanuka) y tlt'mpo gozos(, pr¡pnr¡!orl()
,tl P,;su.1(Purtm: su furrd¡rmt,nto ss ¡,¡1, s"nI'ra en el Ilbro de Esther).
' Bt'.d¡r'rón por Jerusalor,\'pnrR ,btelrer el ndve¡rrnriento del I\It,sins
¡ I)tt,(.lo('ho bendrclon.s PiLñe pr.r'r.rpal de
l* lrturgra diarro, ludia.

80
t-
I

F
2 tirse el memorial como el corazón de la plegaria euca¡ística.
2 Múltiples cambios se v&n dando en el canon áe la misa. con el
correr de los tiempos. Así, después del memorial surgen fuer-
2 tes temas de aeción de gracias (tadeh) y de súplica_recuerdo
a, (rahem). De suyo, la liturgia de la mesa era sólo una oración
,D por la cual se daban gracias a Dios por la cena celebrada.
La eucaristía cristia,na, en su razón de memorial, es un
,t
'D acto investido de valor escatológico y cultual. son numeros&s
tl las ocasiones en que se pueden constatar las dimensiones de
AD alabanza y ofrenda.lo mismo que a la eucaristía como anticipo
) del banquete celestial. La novedad de cristo es vaciada en el
,D molde riquísimo de la liturgia pascual judía.
,
-
) REFLEXIONES FINALES
t)
t,
,l La pascua judía, especialmente en su cen&. rememora los
,t grandes hechos obrados por Dios en medio de su pueblo, con
a, ocasión de la esclavitud y el Exodo de Egipto.
t, La pascua cristiana rememora, en el misterio, el triunfo
t, de Cristo sobre la muerte, usando como medio a la misma
,t muerte. También, en la esperanza, la fiesta de pascua es la
fiesta de toda la lglesia, vrviendo ya el Reino en su seno y,
t) sin embargo, esperándolo en su plenitud y en su dimensión de-
, finitiva.
,, La pascua judía es el gran signo de la alianza de Dios con
,) su pueblo. La pascua cristiana, c&us& de Ia fe en los creyentes
,) en Jesús, fiesta entre las fiestas, "el día que hizo el Señor", es
t) una ñesta netamente bautismal: la celebración de Ia muerte
del hombre viejo y del advenimiento del nuevo, a imagen de
-a) Cristo, al decir de san Pablo, "nuevo Adán".
7' En la cena pascual judía hay pan, vino y cordero.
?
?
En la cena pascual cristiana hay pa¡ y vino. Cristo. Cor-
dero triunfante, preside un& cena en la que él es, al mismo
?
?
tiempo. sacerdote y víctima. La cena pascual judía es la cena
fraterna de los hijos alrededor de su padre.
La cena pascual cristiana. la eucaristía celebrada. es Ia
It
F 81
¡t
la
cena de los hijos significándose como herma¡tos congregados,
junto a Cristo-Hijo.
En la cena p&scual judía hay narración de las ma¡avillas
de Dios, tal como su Palabra nos las legó, y comida del cordero
sacrificado.
En la cena eucarística cristiana hay liturgia de la Palabra
haciendo presente las maravillas de Dios en medio de su pue-
blo. y hay comunión con el Cuerpo y la Sangre de Cristo, bajo
el signo externo de un pedazo de pan entregado y de una copa
de vino derramada.
Ambas cenas son banquete y sacrificio, inseparablemente
considerados. Ambas cenas son signo de la alianza.
Para un judío el Pésaj es Ia fiesta en que el Señor se sig-
nifica más plenamente, manifestando Ia liberación histórica de
Egipto, que culmina con Ia libertad total de la revelación de
Dios en el sinaí (cfr. Ex. 2O). Para un cristiano, su Pésa7 heb-
domadaria, la eucaristía dominical celebrada como memorial
del jueves santo, del viernes de la muelte, del sábado del si-
lencio y del domingo de vida, es también la fiesta de las fies-
tas, en que el Señor se significa en la asamblea reunida en su
Nombre, engloba¡do en ella la pascua de Israel, Ia pascua de
cristo. nuestra peseua personal y la pascua del mundo entero,
cuando. al fin de los tiempos, Dios sea todo en sus elegidos.
Ilemos visto las diferencias que separan a judíos y cris-
tianos en sus respectivas p8^scues. sin embargo, el mutuo
conocimiento y el ¡econocimiento de nuestras igualdades y
también de nuestras diferencias, debe empujarnos a Ia mutua
estima.
Que un jud.ío vea el valor dado por Cristo al Pésaj, debe
moverlo a valorar cada vez más su cena. Lo mismo para un
cristiano: cristo se enraíza en las tradiciones más vigorosas y
profundas de los hijos de Israel'
Los datos que hemos dado en el presente Epílogo han te-
nido una intención: que los cristianos conozcan y valoren la
pascua judía. Que los judíos valoren y conozcan Ia pascua cris-
tiana.
No somos ciegos ante las diferencias' Pero' atrtes que
*.,n lls clifereltcias. ponemos nuestros ojos en lo nrr'tc'ho que
llos tlIle.

82
p
p
?
2 Hoy, los judíos celebran su Pdsaj equí...
Hoy. los cristianos celebran su eucaristía aquí...
,D
JD Mañana, si Dios así lo quiere... ¡todos en Jerusalén!, en el
) abrazo de paz de cristianos, judíos y musulmanes. En el abra-
,D zo de quienes creen en un solo Dios verdadero, Dios de todos y
para todos.
,D
,D Allí. el pan de vida y el cáIiz de salvación. para todos, en
a, la saciedad del amor.
1D
PT. HECTOR MUÑoz
AD
,D perrto en Sasnda Litursia det rnst¡ruto

a M¡cmbro del Secretariado N¡cional de "".;".#T"tlTtJj;:""::'il,::


Liturgia del Eprscopado Argentrno.

,D
-
,D

t)
'D
a,
a)
aa
,)
,
,)
a
,)
a
a)
ta
t,
t,
t,
,)
ta
,a
,a
7,
It u3
Ir
\¿
F
?
p INDICE
?
?
,, Presentación, por Mons. Antonio Quarracino .....
,t La celebración del Pésaj (la Pascua judía), por el Rabino
,D
) León Klenicki 7
) El Séder y su preparación, por Gabe Huck l5
,D El encendido de las luces de pésaj y su bendición ..... 23
2 Epílogo. por Fr. Héctor Muñoz 69
)
,D
,
'D
a,
AD
a,
t,
a,
AD
a,
t,
a
,
at
a,
'D
,D
,,
AD
ta
AD
tt
,,
'D
,,
,a
,,
,
¡
p
p
p
:
l
a
p
!
!
rt
It
It
ft
r,
rt
It
)
)
,a
D
It
D
AD
;D
rD
JU
,,
aa
It
t
aa
2
ltr
tt
p lmpres cl l l da M¡r¡o d. l99a cñ los talbras dc
lmpranta Mravellas. San Fr¿ncr3co 597,

fr
!t
Sail¡ago d. Chdo.

5
F
p
p
t
t
I
rl
t
rD
rl
rD
rc
re
a
a
!
rE
a
a
t
re
a
rD
a
t
t
a
a
a
a
É
f
ll
rD
lD
f
f
f
f
¡r
f,