Sei sulla pagina 1di 60

DESBORDE AMAZÓNICO

DESBORDE AMAZÓNICO
PODER VERDE
Desde la época de la colonia, la amazonía ha sido metropolitanos, ya sean coloniales, republicanos
el gran territorio desconocido, “salvaje” y peligro- o capitalistas, siempre actuó y actúa como si éste
so de nuestra nación; aquél habitado por “chun- fuera un espacio vacío, sin habitantes, sin ciudada-
chos” y por leyendas de riqueza y fortuna como El nos, o mejor dicho con pobladores y ciudadanos
Dorado. La selva fue el refugio de los últimos incas pero de “segunda clase”, “perros del hortelano” a
y también la zona de rebeliones, de revueltas, de los cuales hay que domesticar, doblegar, y, en el
campañas y guerrillas de resistencia como aque- peor de los casos, exterminar.
llas de Juan Santos Atahualpa. Y es que la amazo- Pero la amazonía
nía fue siempre el territorio que había que explo-

rar, que conquistar, que explotar. La arro-

gancia de los poderes

Desde l
nía ha s
no se ha quedado callada; después de aquel trágico Por lo general han sido artistas autodidactas y po-
5 de junio del 2009 cada vez es más fuerte la con- pulares quienes mejor han expresado los sueños
ciencia del poblador amazónico que el destino del y los deseos del poblador de la amazonía. Estos
Perú, su riqueza y su futuro se encuentran en sus artistas, de origen humilde y marginal, en muchos
bosques, en sus ríos, en sus especies naturales y en casos no pasaron por una escuela de arte, pero
sus culturas nativas amenazadas por la ambición, se educaron y aprendieron su oficio en las calles.
la usura y la angurria de los poderosos de turno. El Estos artistas tampoco son del circuito oficial de
arte amazónico ha comenzado a reflejar esta con- galerías; por el contrario, donde más podemos
ciencia y aquí lo podemos ver en los kenés de Daysi ver su arte es en las mismas calles, en bares, dis-
Ramírez, los cascos de guerra de Lu.cu.ma., las cotecas, restaurantes, night clubes, en mercados
llanchamas de sutil pero indignada protesta y com- y plazas, en publicidades y carteles; siempre con-
promiso de Luis Torres o en las también militantes y siderando que la belleza se encuentra en el gusto
orgullosas de su cultura, pinturas de Brus del poblador común, del anciano, de la mujer, del
Rubio. cliente, del niño que contempla extasiado un mural

de Sakiray, de las parejas de amantes que antes del

amor bailan en El Refugio, observados por las mu-

jeres fluor y los excitantes delirios psicotropi-

cales de Ashuco.

la época de la colonia, la am
sido el gran territorio desco
Las visiones psicotropica-
les ahora dan paso a la me-
moria política de aquellos
que entregaron
“Por lo mismo que esos objetos sencillos no repre- su
mansión vida
suntuosa y vacía c
que necesita de “arte”

sentan a la cultura oficial, que no son el gran Arte, la para cubrir su desnudez, su frialdad, su falta de co-

versión que ofrecen de los acontecimientos cultura- municación y sentimiento. Por el contrario, este arte

les es más veraz y está menos sujeta a las conven- popular amazónico (que podemos considerar como

ciones y las inhibiciones impuestas por el sistema”, el verdadero arte pop del Perú) con sus formas, sus

escribió alguna vez el maestro Francisco Stastny colores, sus iridiscencias, sus brillos y luces, no apela

refiriéndose al arte popular peruano; y la lucidez de al intelecto sino al corazón, al cuerpo, al deseo. No

esta descripción sigue siendo válida para estas pie- se necesita un grado académico o una gran cuenta

zas de arte contemporáneo, popular y amazónico bancaria para poder disfrutarlo, gozarlo, poseerlo.

que Poder Verde muestra sin prejuicios. Es un arte que respira, que baila, que suda, que ama,

Y es que por lo general el arte de élites y galerías que camina por las calles, que protesta, que lucha.

agoniza en su preciosismo, en su minimalismo, en Cuando se toma una fotografía con una cámara

su contención decorativa o conceptual. Es un arte Kirlian, se dice que las luces auráticas que emiten

domesticado y “aburguesado”, en el peor sentido los cuerpos enamorados son de color verde. Si

del término; un arte que ha perdido contacto con el esto es así, entonces podemos decir que el Poder

gran público y que se refugia en el snobismo, Verde es también por esto mismo, y sobre todas

en el gran salón, en la las cosas, un arte hecho a partir del amor

y la pasión.
Vuelven los ríos a desbordarse, los cauces a desapa-

recer, y nuevamente emergen las mejores imágenes

producidas por el arte amazónico; es el Poder Verde

y su corriente que arrastra no solamente llanchamas,

fotografías, videos, pinturas fluor, sino también mú-

sica, cine, conversas, reflexiones. Este creciente río,

cada vez más poderoso y deslumbrante, viene ahora

no sólo a invitarnos a viajar con luces y psicodelia,

sino también a revelarnos el dolor, la rabia y la lucha

de los pueblos amazónicos.

Las visiones psicotropicales ahora dan paso a la

memoria política de aquellos que entregaron su

vida por la defensa de este río, de este territorio,

de esta selva de vida; envolvámonos entonces

con sus luces, disfrutemos con sus fluorescencias,

indignémonos con sus denuncias. Este río que se

desborda y nos inunda es también el río que nos

dará la vida, el amor y refrescará la esperanza que

nace, sin cesar, en nuestro corazón.

illar
lfredo V
án / A
Benday
tian
Chris
No hay civilización
originaria que no haya creado
máscaras. Desde los comienzos de la humani-
dad se han utilizado como forma de explorar y encarnar
más allá de lo individual, de adoptar una nueva identi-
dad, de alcanzar el éxtasis y la iluminación. La máscara
es el otro lado de nosotros mismos, aquel que anhela-
mos, que buscamos, en la fiesta, en el rito, en el goce.
Por desgracia la civilización contemporánea ha enterra-
do las máscaras y ha creado la mascarada de la cultura
del espectáculo, de la apariencia, del maquillaje, de la
superficialidad. No hay ritual, ni mito, ni verdadera satis-
facción detrás de esas “máscaras” ya que están vacías,
no las alimenta nada, no tienen sangre, savia, historia.
Se desvanecen como las imágenes de un televisor. En
la noche que ilumina el mundo de estre-
llas y sueños no son nada.

NEREIDA LÓPEZ
LAS MÁSCARAS DE LO REAL
Nereida López de la serie Seres de la amazonía 2010
Máscaras labradas en wingo, con escamas de paiche y araguana y semillas
medidas variadas
Nereida López de la serie Seres de la amazonía 2010
Máscaras labradas en wingo, con escamas de paiche y araguana y semillas
medidas variadas
Pero las
máscaras de Nereida
López si están llenas de historia,
de mito, de vida. Elaboradas a partir de la cás-
cara seca del fruto del wingo llamado también tutumo,
estas máscaras nos hablan de otro mundo donde las
leyendas viven y los seres sobrenaturales y naturales
conviven con nosotros, son parte de nuestra vida, nos
bendicen o nos maldicen. Seres cubiertos de semillas y
escamas de paiche y arawana, decorados con coloridos
aretes, cuentas y collares. Seres de una estética sofisti-
cada y a la vez “primitiva”, que nos habla de un mundo
refinado y salvaje a la vez, de un universo donde somos
sorprendidos constantemente por lo maravilloso.
Nereida López es esposa de Santiago Yahuarcani y la
La labor
madre de una familia que se está dedicando mediante el
de Nereida no sólo consiste en edu-
arte al rescate político y estético del universo
car a sus hijos en los distintos usos, tradiciones
amazónico y peculiarmente del mundo
y conocimientos de su pueblo. Ella sabe que con sus
huitoto y del clan á+men+.
máscaras puede educar no sólo a su familia sino mostrar
a todo un país las riquezas que todavía resguardan los
pueblos amazónicos. Aquello que era sólo tradición oral
ahora se vuelve conocimiento vivo, palpable, explicable;
sus máscaras nos revelan en directo los secretos de los
animales, seres y plantas de la amazonía; nos hablan de
sus poderes curativos, de su fuerza vital, de su belleza
siempre en peligro.
Fue la cultura occidental la que separó la máscara de la
persona, ahora es tiempo de volver a aquel tiempo sin
fin, donde la máscara era el otro lado de nuestro rostro.
Aquel que rompe con lo cotidiano y lucha, vive y ama
sin miedo.
El 5 de junio del
2009 un acontecimiento
enlutó a la amazonía. Pero ese luto,
esa sangre roja derramada por el oro
negro y los intereses de los poderosos de
turno, también ha significado un impulso
creativo para muchos artistas. La ama-
zonía parecía dormida, extasiada en su
propio sensualismo y hedonismo turístico;
pero esa es la visión elitista que quienes
quieren vender la (y comprar nuestra)
selva nos quieren dar. Un mundo sin cla-
ses, sin contradicciones, sin luchas, donde
comunidades enteras se compran
por unos cuantas mo-
nedas.

Pero esa visión


de una selva sin tragedias
ni conflictos cambió ese 5 de junio.
Luis Torres Villar, grabador talentoso, pre-
miado y disciplinado de la nueva generación,
se encaminó hasta el centro mismo de los
acontecimientos: Bagua, y emprendió una
investigación que a la vez fue una búsqueda
de materiales y símbolos para desentrañar
y develar la sutil y compleja maraña que el
poder y sus mentiras nos han tejido
alrededor de esa tragedia.
LUIS TORRES
GRABADO POR LA MEMORIA
Pero ese rumor
no se calla, esos cadáveres
Lo que reve- y esos desaparecidos siguen flotando,
la el trabajo de Luis bogando, reclamándonos justicia y
Torres es el otro lado de los memoria. Luis Torres hace un arte po-
hechos, la versión de los propios po- lítico que va más allá del panfleto, y es
bladores, recopilando sus testimonios, que en su obra el material mismo ya es
escuchando sus historias, acudiendo significativo y político; ya sea desde la
a recoger llanchama del mismo río llanchama que él toma del mismo río,
Utcubamba. Y es que en la memoria hasta la tinta negra, el petróleo, el oro
popular, en la visión de los de abajo, negro, con el cual imprime estos gra-
muchos cuerpos fueron arrojados bados agregándole así al material un
impunemente dentro de ese río para significado profundamente simbólico.
desaparecerlos. No sería nada raro De esta manera el arte se graba en la
ya que durante la larga historia de memoria, y es desde el grito de estos
la amazonía los ríos han sido usados inocentes que caen por los pecadores
como basureros y cementerios de ge- que se denuncia un orden injusto, ava-
nocidios y masacres. Ya sea por los co- sallante y asesino que tiene a la ama-
lonizadores, los caucheros, capitalistas zonía encendida de algo más que
insaciables o por las fuerzas represivas ardor amoroso.
del estado.
Las imágenes goyescas de ríos y cadá-
veres están para que veamos el otro
lado de la historia. Luis Torres nos
muestra la profundidad, la entraña
misma del río, la muerte y la vida pa-
radójicamente reunidas en su lecho,
en sus aguas siempre agitadas y rumo-
rosas, que el poder de turno quisiera
que fueran aguas silenciosas,
aguas del olvido.
OR


R U M
R O E SE
PE A L L A , E S OS
E C RES Y
NO S A D Á V E U EN
C S I G
ESOS R E C I D OS
O,
A D


DES A P OG A N
O , B
LO T A ND ON OS
F ÁN D IA
C L A M M O R
RE I A Y ME
C
JUSTI

xilografía, oro negro sobre papel de llanchama


Luis Torres Los ahogados 2010

100 X 270 cm.


LA RESTINGA:
CORAZÓN POP/ULAR

Desborde,
barroco, exhube-
rancia, policromía. La Durante
religiosidad en Iquitos siempre varios años La
es lujosa, lujuriante, inquietante. Restinga ha trabajado
De la comunión religiosa a la co- con niños y adolescentes
munión de los cuerpos. El límite “en riesgo”. Este término políti-
entre ambos es siempre borroso, camente correcto no nos debe
sinuoso, impredecible en una hacer olvidar la realidad de estos
ciudad demasiada rodeada de en- muchachos. Niños abandonados,
cantos pero también de miserias, trabajadores, pastrulitos, pirañitas
de peligros, de injusticias. El Edén y faitecitos entregan su corazón
y el Infierno pueden convivir en la berraco y transforman el abandono
misma esquina, y los más débiles, en creatividad, en arte, en una es-
inocentes y pobres son los más pecie de redención que también es
expuestos tanto a la felicidad una protección contra la crueldad
como a la desdicha. y la violencia del mundo.
La Restinga Niño de la caja 2005-2011
instalación-performance
idea original Luis Gonzalez-Polar pintura Christian Bendayán altar William Macahuachi video Leo Ramírez, Julio Guerrero, Luis Chumbe
Y es que el
Niño Jesús de la
La procesión Caja es también una
del niño de la caja, proletarización, una profa-
es una propuesta religiosa nización de lo religioso; aquí lo
paradójicamente laica. La idea es que hay es un intento de cuestionar
aprovechar “la puesta en escena” el aura del ritual y acercar lo sagrado
sagrada de la procesión y el icono a lo mundano, bajar al santo del cielo
religioso para crear una reflexión y ponerlo al lado del niño trabajador,
mundana y política. ¿Cuál es la del niño abandonado, del niño que
situación de los niños trabajado- se ve obligado a ser adulto antes de
res, qué peligros afrontan, cómo tiempo. La instalación de la Restinga
hecha por sus propios muchachos y


podemos ayudarlos? Niño Jesús de
la Caja/ te pido que cuando salga niños es una muestra del poder del
a trabajar/no me pase nada/que trabajo colectivo y la imaginación.
las calles sean seguras/ y así poder El altar hecho a base de papeles
caminar tranquilo, dice uno de los de colores y bombillos de luz, nos
rezos con los cuales se acompaña demuestra el origen pop/ular de las
al Niño Jesús de la Caja, y esos devociones religiosas amazónicas,
rezos acompañan a una procesión los materiales más sencillos, la gen-
que recorre la ciudad de Iquitos y te más humilde, los más pequeños
que culmina en el barrio pro- también son capaces de crear obras
leta de Belén todos los de arte, altares para contemplar lo
1 de mayo. real, para cuestionarnos el vacío de
la religión que se aleja del mundo,
para que celebremos la presencia del
cuerpo y la encarnación de nuestros
sueños de un mundo -siem-
pre posible a pesar de
todo- mejor.

Niño Jesús de la caja
Te pido que cuando
salga a trabajar
No me pase nada
Que las calles sean


seguras Y así poder
caminar tranquilo
Brus Rubio Sala de la Cocamera y la Investigación 2011
tintes naturales y acrílico sobre llanchama 180 x 220 cm.
BRUS RUBIO:
BRUS RUBIO:
EL PODER DE LOS INVISIBLES

Para el poder
oficial los habitantes de la
amazonía son “ciudadanos de segunda
categoría”. Desde esa perspectiva y durante cientos
de años ha habido un constante desprecio, racismo y violencia
económica, política y cultural contra los pueblos amazónicos mestizos e
indígenas que la habitan. Pero es quizás con los diversos pueblos indíge-
nas con los cuales esta violencia ha sido más despiadada. Al tener otras
lenguas, otras costumbres, otra piel y otra economía los pueblos indí-
genas han sido sistemáticamente invisibilizados, simplemente porque
de esta manera su exterminio, su explotación, su destrucción se vuelven
mucho más sencillas.

La época del caucho origino el primer genocidio del siglo XX, varios años
antes que el genocidio del pueblo armenio y muchísimos años antes que
el demencial genocidio del pueblo judío . Pero quien quiere destruir una
cultura desde su raíz se enfrenta al drama de los sobrevivientes, de la
diáspora, de los que se aculturan para dejar de ser asesinados o de
los que se refugian en los bosques más profundos en
espera del momento de la resurrección, de
la venganza y la reivindicación
de todo un Pueblo.
NO ESTAMOS TODAVÍA
“PERDIDOS.
EXISTIMOS.
EXISTO YO TODAVÍA

Brus Rubio es
descendiente de uno de
estos pueblos que estuvo a punto
de ser exterminados, se calcula que casi
40,000 huitotos y boras murieron por diversas causas
ligadas a la explotación del caucho en los primeros años
del siglo pasado. La historia vergonzosa de este crimen
de rasgos genocidas ha sido recuperada desde distintos
documentos y perspectivas. Brus Rubio es
Utilizando llancha- el primero que lo hace desde
mas (tela extraida de la corteza el arte.
del árbol de ojé) y tintes naturales Brus Rubio
está demostrando el sutil arte y poder de los invisi-
bles, en este caso de los boras y huitotos a los cuales
pertenece por herencia paterna y materna. En su obra
vemos aquello invisible hacerse visible, y aquellos teni-
dos por débiles y parias volverse poderosos caciques,
guerreros o dioses. Al ver esta pintura se nos muestra
otra verdad: aquella que nos habla de otro mundo me-
nos “salvaje” y explotador que aquel que el ca-
pitalismo y la civilización nos han
querido vender.
La noche que la
es el refugio de primera ciudad
los pecadores, de las en el Perú en transmitir la
almas perdidas, de los cuerpos programación de MTV haya sido
insaciables y aventureros. Asunción Iquitos) como del sticker, del porno, de
Araujo, “Ashuco”, es el pintor de ese la gráfica callejera, del cómic. Pero a
mundo noctámbulo y sonámbulo de diferencia de los vacíos imitadores del Pop
discotecas, burdeles y bares de la ciudad norteaméricano, Ashuco huye del cliché
de Iquitos; es el rey de la psicodelia de ya que su obra está enraizada no sólo en
una ciudad apasionada, desbordada y la mass media (que es donde nace, juega
excesiva que se ve reflejada hasta en sus y muere el Pop gringo y sus imitadores)
deseos más ocultos y urgentes en los fluor sino sobre todo en el mundo popular en
e iridiscencias del arte urbano, licencioso y el cual Ashuco ha nacido y al cual retrata
liberador de este pintor pop/ular con todo su barroquismo, su lujuria,
Y es que Ashuco hace arte pop/ular, un su fantasía, su esplendorosa
arte que revela una poderosa influencia pobreza y su lujo
del Pop y los medios masivos, moderno.
tanto de la música y el
videoclip (no es
casual

ASHUCO:
LA LUZ DE LA NOCHE
Ashuco Amazon Kiss 2010
técnica mixta sobre tela 120 X 180 cm.

el pintor
el pintor de
pinceles
de los
pinceles que
los
que eyaculan
orgasmos de
orgasmos
eyaculan
de pigmentos,
pigmentos,
resinas yy colores
resinas colores
que hacen
que hacen el
el deleite
deleite
de todo
de todo tipo
tipo de
de público
público
Ashuco Mick Jagger en Iquitos 2010
técnica mixta sobre tela
Ashuco “el
pintor de los pinceles
que eyaculan orgasmos de
pigmentos, resinas y colores que hacen
el deleite de todo tipo de público” como él mismo
se presenta, es ante todo un maestro del erotismo,
del éxtasis y del amor en todas sus manifestaciones.
Una especie de Milo Manara callejero, que desde niño
leía y dibujaba historietas y que desde adolescente
ha descubierto y desvestido el cuerpo femenino
ante el cual su obra constantemente rinde tributo y
ardiente homenaje. La serie Aullidos en la Selva lleva
a los íconos pop de los años 70 y 80 al escenario de la
selva amazónica, el erotismo está velado pero a la vez
manifiesto, ya que estos íconos están celebrando la
vitalidad y la alegría siempre orgásmica de la amazonía. Cerremos
Como Mick Jagger quien grita extático en medio de la los ojos a la luz del
selva peruana que esta es la primera vez en su vida que día y abrámoslos a la luz de la
se siente libre, nosotros también nos iluminamos y nos noche, ahí donde la libertad es creer que la
liberamos con la pintura de Ashuco, con su sentido realidad no es nada sino está descubierta
del humor, con su alegre lascivia, con en sueños, en fluors, en copas vacías y en
sus delirantes colores, con su aquella hermosa música que hacen los
brillante desnudez. cuerpos cuando se aman.
a r tes
artes
os


s t i n t PPe r
er úú
i
os ddistintos
llos r e s el
del
d
,,
u l a a s


op
ppopulares c h ic h
chichas i c os
e a n a z ó n
a
yya ssean m
oo aamazónicos
i n o s a r ee
nd
aandinos i a log
dialogar
d o d
poder
p e r
e d e n r su
s u
u
ppueden e n ta
m
ncre
iincrementar

DAYSI RAMÍREZ:
EL FLUOR DE LA REBELIÓN
En la amazonía la
rebelión también se puede
cantar, pintar, bailar. La furia de vivir
amazónica es diversión, placer, relajo pero también
es una furia de pelear, de trabajar, de luchar. Daysi
Ramírez artista de origen shipibo fue arrastrada de
su tierra por la pobreza y la necesidad y desde muy
joven edad se encontró trabajando y buscándose la
vida en Iquitos. Su lucha era, como la de cientos, la
de miles, la de cientos de miles de nativos peruanos,
una lucha primero por la sobrevivencia. Pero más allá
de la lucha por vivir, Daysi poseía el recuerdo del arte
del Kené del cual su madre era suma sacerdotisa,
maestra y artífice y que ella contempló desde niña
con ojos maravillados, encantados, privilegiados.

Según la tradición shipiba, a las niñas recién nacidas


se les echa unas gotas de la hierba del piripiri en sus
ojos; esto permite que puedan ver simultáneamente
el mundo terrenal como el mundo más allá de los
sentidos: aquel mundo que sólo podemos ver en los
trances, en los sueños, en las tomas de ayahuasca.
Ha sido de esta manera que las mujeres shipibas
afinan su visión y pueden ver en su mente los diseños
del arte del Kené, complejas y sutiles geometrías y
cosmologías que se pintan en telas y tinajas de
barro y que es tradicional de este
pueblo amazónico.
La vida hizo El 5 de junio del
que Daysi se casará con 2009 fue una fecha trági-
un shamán de Iquitos. Pero aún así ca para toda la amazonía. Bagua, la
la vida era dura y difícil en la ciudad. Hasta que Curva del Diablo, Utcubamba, nombres que
mediante rituales, ayahuasca e ícaros Daysi vol- quedarán en la memoria de todos aquellos que
vió a recordar las formas que desde niña la habían no morimos, de todos aquellos que murieron
fascinado y hechizado. Fue así que esta mujer por el absurdo del poder político. Daysi reela-
shipiba volvió al Kené ya no sólo como un recurso bora con este suceso un kené fluor, un afiche
artesanal más de sobrevivencia sino como un de chichadelia rebelde y gozosa, una profecía
reencuentro con su identidad, su memoria, su he- que anuncia baile, ardor y explosión. Y esto
rencia. Era una lucha más en un país como el Perú demuestra que los distintos artes populares del
donde sus sucesivos gobiernos y sus retóricas Perú ya sean chichas, andinos o amazónicos
dicen respetar a nuestros pueblos indígenas andi- pueden dialogar e incrementar su poder. Ya
nos y amazónicos que en la práctica ni son respe- pronto llegará el momento que no sólo el arte
tados ni son consultados. Por el contrario y los artistas populares sino el pueblo pe-
se los reprime, se los avasalla, ruano entero se una para, ahora
se los mata. sí, jamás ser vencido.

Daysi Ramírez Kaliente y Explosión 2010


tinta textil y acrílico fosforescente sobre tela 130 X 150 cm.
SANTIAGO YAHUARCANI
TOTEM SIN TABÚ

En
sus orígenes la humanidad fue
totémica. Los animales eran nuestros dioses
creadores. Podíamos nacer del huevo de una serpiente,
de la sangre de un ave, del diente de un dragón. Nos
amamantaban los lobos, amábamos a las sirenas, hablá-
Santiago Yahuarcani Kuyo Buinaima (Dios lombriz)

bamos con bestias y monstruos.


En la amazonía, ese territorio de la humanidad que nos
2010 Escultura de topa medidas variadas

recuerda su infancia, su historia, sus orígenes, la vida


totémica, mítica, mágica es aún una realidad. El tabú
de la civilización, de la razón, del cálculo, todavía no ha
enmarañado ni destruido la relación entre hombres y
animales, entre hombres y naturaleza. Todavía el sutil
lazo de amor y respeto entre ambos no
se ha roto ni disuelto.
Las
mitologías
de los pueblos amazóni-
cos están llenas de referencias a ani-
males ordinarios y extraordinarios que son a la vez
nuestros padres y protectores. Muchos clanes nativos
llevan nombres de animales o seres naturales. Y es que
para el poblador amazónico cada especie animal, cada
ser vivo tiene una personalidad, un alma, una identidad.
Reflejarse en una bestia o en un ser o fenómeno de la
naturaleza es un acto de amor y fidelidad al mundo que
nos envuelve. El verdadero hombre amazónico no es un
depredador, no puede serlo, estaría aten-
tando contra su propia vida.

Santiago Yahuarcani Akaiño (mujer sapo) Llera Eei (madre del Ampiri)
2010 esculturas de topa medidas variadas
LLEGAN AL LUGAR COMO DANZANDO
“PARA SERVIR DE GUARDIANES
Y NO PERMITIR QUE ESPÍRITUS
MALOS DE ENEMIGOS
INGRESEN Y CAUSEN MALEFICIOS

Santiago
Yahuarcani nació en
Pucaurquillo, comunidad na-
tiva en el corazón de la amazonía
loretana. Pertenece al clan á+men+
y es el hijo de Martha López, na-
No es ne-
rradora de mitos sobre el origen de Animales,
cesario conocer la
seres, plantas, espíritus ý fenóme- madre de la lluvia,
mitología que hay detrás de
nos de la amazonía. Este mundo eclipses, plantas y espíritus
cada personaje y escultura para
mágico y realista a la vez, es el que conviven en este universo repre-
disfrutar en un primer momento
alimenta la imagnación y el arte sentado por Santiago Yahuarcani.
del arte de Santiago Yahuarcani.
de Santiago Yahuarcani, pintor y Son totems sin tabú, ya que el
La expresividad de sus formas, a
escultor de Totems en la dúctil, único respeto que nos exigen es el
veces irregulares e impredecibles,
ligera y hermosa made- admirarlos por lo que son: reflejos
siempre arriesgadas, de incisivo
ra de topa. de nuestros verdaderos rostros, de
tallado y oscilantes entre los mons-
nuestras verdaderas almas, aque-
truoso y lo sublime, entre el terror
llas que la civilización ha ocultado
y la fascinación por lo desconocido,
y que este arte revela y desentierra
entre la admiración y la adoración,
para nuestra liberación.
nos sobrecogen a simple vista. Ya
profundizando podemos ir inves-
tigando y descubriendo que cada
uno de estos seres tiene una histo-
ria tan maravillosa como la
escultura que lo re-
presenta.

Santiago Yahuarcani Usuma (abuelo) 2010


escultura de topa medidas variadas
LU.CU.MA de la serie La guerra 2010
esmalte sintético sobre cascos militares
medidas variadas
LU.CU.MA
LU.CU.MA
RÍOS (OJOS) DE SANGRE
Lu.cu.ma. es una
leyenda viva. Sin duda es el artista
popular más reconocido de Iquitos. Su arte se ha
expuesto en las galerías más importantes del Perú y ha viajado a
bienales internacionales. Pero Lu.cu.ma sigue viviendo en los ex-
tramuros del mundo. En perpetua guerra contra un mundo siem-
pre en guerra, injusto, violento, cruel con los débiles, adulador con
los poderosos. Su arte marginal refleja esa poderosa violencia de
lo real, donde este planeta es sólo un infierno para los más pobres.
La guerra, el hambre, la violencia es siempre más brutal con ellos.
Pero es también en ellos donde palpita con más fuerza la esperan-
za. El Mesías nace en sus hogares, juega en sus calles, se vuelve
guerrillero, militar, justiciero, muere asesinado,
ametrallado, crucificado. La guerra
parece nunca acabar.
Los ojos
de Lu.cu.ma
Lu.cu.ma arrojan ríos de san-
ex presidiario. gre. Sus visiones no son
Lu.cu.ma lunpen amables; son inquietantes,
proletario. Abandonado La Guerra políticas, extremas. Los ríos
por su padre. Crecido en un de Lu.cu.ma es de sangre que provocan las
orfanato. Amigo de faites y la serie pictórica que guerras, las hambrunas,
drogos. Quien asesinó a su ha iniciado sobre cascos de las injusticias buscan su re-
hermano a puñaladas. 24 guerra. Cada casco es un dención en este arte salvaje
años en distintas prisiones microcosmos de los intere- y comprometido. Lu.cu.
del Perú. 14 en libertad. ses políticos y estéticos de ma nos abre la puerta del
Cree en la redención, que un Lu.cu.ma. Puede ser sus ho- infierno de este mundo y a
criminal si puede cambiar, menajes a la música donde la vez nos muestra su fervor
ir del puñal al pincel. Lu.cu. conviven Chacalon con Bee- por la lucha, la utopía, la re-
ma ha pasado de la delin- thoven, Hendrix con Flor volución. Un halo de mesia-
cuencia al arte, del crimen Pucarina, o sus visiones del nismo rodean estos cascos,
a la creación, del encierro a Apocalipsis y el juicio final donde la realidad sangra y
la libertad. La verdad lo hizo donde Fujimori, Montesinos muestra su evidente cruel-
libre y ahora practica su arte y Alan García son visionados dad. Lu.cu.ma es el verda-
en las calles, en las calles de en el infierno, como sus dero pintor de los margina-
Iquitos, las cuales han sido cascos de homenaje a figu- dos ya que el también es un
tatuadas por la marca de ras revolucionarias como marginado. Otra vez el Me-
Lu.cu.ma. Carteles, paredes, Túpac Amaru, Lenin sías, el Cristo de los pobres,
publicidad. Sus pinceladas y Marx. el Revolucionario vuelven
brutales, sus perspectivas a ser uno en su obra. Y es
feroces, sus colores encen- que la guerra de Lu.cu.ma
didos iluminan y acom- es la guerra por otro mundo
pañan la ciudad que quizás sólo pueda ser
amazónica. alumbrado por el fuego
y la violencia del
LU.CU.MA de la serie La guerra 2010
esmalte sintético sobre cascos militares arte.
medidas variadas
n d o c u
cuevaeva
rla


e s l u
luisi s o
orlando
i no m
nombreb re es i d o e
enn l
laa
m
mi c o noc


e g o, m
másá s conocido o c u
cuevae va ,
manch
manchego o e
ell lo
lococ
m c
pa comoo m ein
a d e
del l h a
hampa a n k e s t
vid
vida a, c o
comom fr
o frankestein
d r á
dráculacu l
co m
como o
El viajero
no sólo tiene Semion
sombra; también, a Kirlian inventó
veces, emana luz. O es capaz una cámara que era
de captar las luces que ema- capaz de tomar el “aura” de las
nan los otros. Cuando se toma personas. El descubrimiento de
Ayahuasca, cuando se inicia campos de energía y luz agregó
ese viaje, lo primero que se ve un misterio más a la condición
son luces. Luces de todos los humana. A comienzos de este
colores: fugaces, serpentean- nuevo siglo Carlos Sánchez
tes, hipnóticas, reveladoras. Giraldo busca redescubrir
Un halo de luces inunda todo nuevamente esa aura, esa ex-
el espacio y los cuerpos de periencia de luces, de energía
las personas se convierten en que brota de todo cuerpo y que
esqueletos, en tejidos, en bos- aquella cámara invisible que
ques de luz fluor, fosforescen- proyecta desde nuestro interior
te, psicotrópica. el Ayahuasca nos revela: todos
A fines de los años 30 somos luz, polvo de es-
del siglo pasado trellas, destellos
el científico fugaces.
ruso
CARLOS SÁNCHEZ
LAS LUCES DEL VIAJE
¿Cómo
reproducir esa
sensación de viaje,
del trip, de la psicodelia del
Ayahuasca? ¿Como redescubrir
las luces que emanan los cuerpos
en medio de la ciudad, del bullicio,
de motores y ardores? Después de
internarse en San Francisco (Yari-
nacocha, Pucallpa) y hacer la toma
y el viaje interior respectivo, Carlos
viajó a Iquitos, ciudad que vive
orgullosa de ser superficial, tropi-
cal, sudorosa, pecadora, arrecha,
arrebatada, alucinada. El viajero ha
llegado a esta urbe que vive alegre- Lo
mente su exterior y busca las reve- que se busca
laciones de la planta en el fondo de ahora en este viaje
las luces láser y psicotrópicas que va del interior al exterior,
de discotecas, bares, y es la vibración de la ciudad, de sus
night clubs. luces, de su música, de su invasión
poderosa que hace que los cuerpos
iluminados por el deseo, el trance
y la alucinación se junten, se entre-
guen, se abran como flores carní-
voras, sedientas, ansiosas de
cada vez más placer
y luz.

Carlos Sánchez Giraldo Vibrar 2011


video HD 5 min.

EL Ayahuasca nos revela:
todos somos luz, polvo de
estrellas, destellos fugaces

Qui-
zás ahí está
la clave de estas imá-
genes grabadas en Iquitos.
La búsqueda insaciable del placer,
del goce, del éxtasis puede parecer
una experiencia frívola, exterior,
hedonista, pero también puede ser
un trance auténtico, una experien-
cia interior, reflexiva, inquietante,
una demostración de que en la
amazonía el alma comienza en el
cuerpo y el espíritu en la carne.
Así que abramos los ojos a esta
cámara viva, a esta experiencia
mística a la vez que sensual, a este
viaje que no diferencia la piel de la
luz, el cuerpo del deseo, el
amor del goce.
Harry Chávez
es un místico de lo
moderno. Sus imágenes
religiosas, chamánicas y arque-
típicas son construidas con los
materiales más insospechados
de la industria moderna. Sí en
un primer momento fueron las
cuentas de plástico, poco a poco
Harry ha ido descubriendo más
elementos de la cultura masiva
y pop/ular y volviéndolos en el
material base de su siem-
pre sorprendente
obra.

HARRY CHÁVEZ
HARRY CHÁVEZ
LA VISIÓN Y LA TRANSPARENCIA
trías
y com-
posiciones que
nos remiten ya sea a un
mandala, una calavera o una
bestia salvaje. No hay separa-
ción entre lo sagrado, lo mítico,
lo artístico o lo real. Y eso de
Así alguna manera acerca al arte de
Harry ha Harry al verdadero arte popular
reelaborado el ya que este no cree en esas
sticker multicolor, el cd, distinciones. El verdadero barro-
o el ploteo autoadhesivo que quismo popular es la asimilación
generalmente se usan sobre de todos los reinos y órdenes de
los vehículos para crear un arte lo real en una sola visión, en una
que paradójicamente reflexio- obra que no interesa si es arte o
na sobre las energías y las fuer- no ya que todo es verdadera-
zas que vienen desde lo más mente arte si se hace
profundo, milenario y mítico de creativamente.
la realidad.
Como si fuera un monje zen, Ha-
rry sonríe ante estas pequeñas
paradojas de la realidad y el arte.
Lo que parece ser una aporía o
una contradicción se resuelve
en su obra en siempre
sorprendentes
geome-
Harry Chávez Visiones del totem 2009
Perlas artificiales sobre mdf.
En
180 X 180 cm.
el sistema del
arte contemporáneo el
concepto parece haber devorado a la
forma, el presupuesto a la creatividad, y el
discurso intelectualoide a la sensualidad y la
sensibilidad. La obra de Harry Chávez rompe
con los límites del conceptualismo y crea una
obra que siempre arriesga a nivel de formas,
de creatividad y sensorialidad. Su material de
origen aparentemente trivial, mundano, sin
aura e industrial, se transforma siempre
en un paso más allá y sus vi-
siones adquieren la
transpa-

rencia
de aquello que
teníamos siempre frente a
nuestros ojos pero que no nos habíamos
atrevido a mirar de otra manera.
La obra de Harry nos enseña constante-
mente a mirar. Su mirada nos construye
mundos y ultra mundos con los objetos
más cotidianos, de alguna manera es un
arte visionario, ya que nos enseña lo más
importante de todo: que para soñar no sólo
hay que cerrar los ojos, a veces, lo único que
hay que hacer es tenerlos bien
abiertos.
Su material de origen aparentemente
trivial, mundano, sin aura e industrial, se
transforma siempre en un paso más allá

LUIS SAKIRAY
LUIS SAKIRAY
LA INOCENCIA Y EL EDÉN

¡Qué lindo es mi reino


verde! cantaban los Wembler’s de
Iquitos en los años 70s. Ese sonido, esa promesa
del sueño amazónico y la utopía verde ha quedado grabado
en la memoria y las imágenes de Luis Sakiray, quizás el más
niño, arrobado e inocente pintor de Iquitos. Las imágenes
de Sakiray parecen venir de aquellos dibujos e historietas de
los años 50s, las merrie melodies donde los animales convi-
vían con los humanos en un mundo delirante y desbordan-
te. Ese desborde de las imágenes infantiles están presentes
en su pintura con sus delfines sonrientes, sus tigres rugien-
tes, sus pollos sudorosos, sus lagartos, pelejos y motelos,
con alguna expresión demasiado humana, luju-
riosa, embelesada.
Es el
embeleso, el
ensueño, el aliento Luis
de la sensualidad del Edén Sakiray como
los que viven en la obra de Sakiray buen Iquiteño, pre-
y lo que trasmite la amazonía en- fiere la fantasía a la realidad,
tera. Ese mundo donde conviven la alegría a la tristeza, el placer al que llegan a la
animales con humanos además de dolor. Su pintura es la celebración adultez conservando
sensual es también religioso, me- de ese lado de la vida donde no esa inocencia, esa candidez,
siánico. Nos remite a la profecía de hay muerte, ni decadencia, ni des- esa peligrosa generosidad de tratar
Isaías (11:6-8) en la cual se anuncia dicha y por eso mismo su pintura de ver el mundo siempre con los
un Paraíso donde “Morará el lobo es utópica, ya que la verdadera ojos de un niño.
con el cordero, y el leopardo con el vida siempre está amenazada por Pero el reino de los cielos, el paraí-
cabrito se acostará; el becerro y el las oscuridades, los golpes del so, el edén sólo será para quienes
león y la bestia doméstica andarán destino y las injusticias del mundo. conserven sus ojos, su cora-
juntos y un niño los pastoreará” Sakiray, durante una conversaciòn zón y su alma siem-
Este paraíso, este edén, este reino exclamó:“Señor Christian, ¿sabe pre niños.
verde de sueño y utopía viven en qué? ¡Las sirenas existen!, lo sé
la obra de Sakiray, en su estallido porque un señor que vió una
de colores, en sus paisajes amazó- me lo contó!”. Muy po-
nicos, en sus mujeres siempre her- cos son los
mosas, voluptuosas y generosas,
capaces de encender el fuego del
deseo en hombres y bestias
Luis Sakiray de la serie Bellezas guerreras 2011

por igual.
esmalte sintético sobre tela 120 cm. diam.
ESE ES MI ESTILO, A MI ME GUSTA MUCHO LA
BEL LEZA FEMENINA, ME GUS TA LA PAZ, QUE
LA GENTE ADMIRE LO BUENO DE LA VIDA, LA
BELLEZA DE LAS MUJERES,... PORQUE A MI ME
GUSTA MUCHO LAS CHICAS

ADRIÁN PORTUGAL
ADRIÁN PORTUGAL
LA CÁMARA NÓMADA
Adrián Portugal Uvilla
2010 fotografía
solita-
ria, es capaz de
aislar el tiempo, el espacio
y la historia para descubrir el instante
único e irrepetible que es el que hace que
una fotografía de este tipo funcione; pero
Adrián es también un narrador de continui-
dades, de historias, de viajes, su cámara es
nómada pero no infiel, persigue el espacio
A pesar de en movimiento y fugaz, pero también la
congelar el tiempo y permanencia, el proceso, aquella imagen
el espacio, la fotografía puede que se encadena con la anterior por
ser también un viaje, un diario, una road aquella gracia del azar, el desti-
movie, una película sin fin donde siem- no, o ambas a la vez.
pre se está en el camino. Simplificando
podríamos decir que existen dos tipos de
fotógrafos: aquellos que trabajan reve-
lando instantáneas y aislando momentos
y aquellos que trabajan acumulando na-
rraciones y uniendo los instantes. Adrián
Portugal es de ambos fotógrafos, es
un experto en la fotografía
instantánea,
Iquitos
es una ciudad fas-
cinante para el viajero, pero a
diferencia del turista, el nómada no puede
permanecer en un solo lugar, le inquieta la perma-
nencia, la inmovilidad, la espera, necesita una salida
a lo cotidiano, romper con las costumbres, continuar
alea-
toria, la causalidad
se encuentra en el movimiento,
en el cambio, en el contraste. Es una bitá-
cora de viaje que comienza en la ciudad de Iquitos y
termina en el poblado bora-huitoto de Pucaurquillo.
Las imágenes rehuyen siempre el exotismo o el ero-

el viaje. La cámara de Adrián persigue esa inquietud tismo tropical, los textos, apuntes y anotaciones nos
nomadista, se desplaza al inicio por la ciudad pero no hablan de este viaje interior donde lo real es siempre
para describir lo evidente, sino para encontrar aque- inaprensible, lo único que nos queda son fantasmas,
llo que no puede ser explicado por las palabras, la reflejos en el agua, fotografías, resplandores.
razón o el folleto turístico. Así el rostro de la mucha- De alguna manera la fotografía es una conjura contra
cha se encuentra con el cordero del muerto a orillas el tiempo y la muerte, apela a aquella siempre inasi-
del río, la belleza del rostro femenino se asocia con la ble eternidad del instante. En la edad media el filóso-
violencia del poder humano sobre lo animal, ambas fo Orígenes imaginó que el día del juicio final no resu-
fotografías nos hablan de una inocencia perdida, nos citarían los cuerpos sino las imágenes. La fotografía
sugieren que debajo de la superficie hay un mundo es así siempre una resurrección, una redención, un día
de deseo, poder y anhelos sangrantes. final donde viviremos para siempre tal como nos so-
Lo que Adrián Portugal nos quiere ñamos: imágenes que buscan un cuer-
mostrar es una narrativa po, un alma, una luz entre
en apariencia las sombras.
Adrián Portugal Inicio o final de un viaje
2010 fotografía

La cámara de
Adrián persigue
esa inquietud
nomadista, se
desplaza al
inicio por la
ciudad pero no
para describir
lo evidente sino
para encontrar
aquello que no
puede ser
explicado por
las palabras,


la razón o el
folleto turístico
De la exposición: Del catálogo:

Christian Bendayán Christian Bendayán


Curador Alfredo Villar
Textos
Manuel Cornejo
Carlos Sánchez Christian Bendayán
Alfredo Villar Alfredo Márquez
Coordinadores Adrián Portugal
Carlos Sánchez
William Macahuachi Fotografías
Víctor Murrieta
Alanín Reyna Lala Rebaza
Montaje Diseño
CENTRO CULTURAL DE ESPAÑA

Febrero 2011

Embajada de España
Javier Sandomingo / Embajador de España
Beatriz La Rotcha / Consejera Cultural
 
Centro Cultural de España
Dirección: Juan Sánchez
Asistente de Dirección: Carlos Lomparte
Coordinación de Programación: Jesús Morate / Auria Tay
Programación: Juana del Rosario / Nerea Hernández / Cristina Gómez-Zurdo
Prensa, comunicación y difusión: Miguel Bazán / Nicolás Reategui / Ignacio Lira
Comunicación on-line: Felipe del Águila
Administración: Miryam del Hierro / Odonacro Jaramillo / Luis Huahuasonco
Contabilidad: Pablo Dávila
Mantenimiento y apoyo técnico: Wilvert Mendoza
Sistemas de información: Iván Espichán 
Biblioteca: Yolanda Prada
Videoteca: Javier Miyasato
Diseño gráfico: Ivette Cáceres
Limpieza (Serlimutsa)
Seguridad (G4S)
 
 
Centro Cultural de España
Calle Natalio Sánchez, 181-185
Santa Beatriz, Lima
centrocultural@aecid.pe
www.ccelima.org
(511) 330 04 12