Sei sulla pagina 1di 1

Caudillismo: interpretaciones

Documento 1
De acuerdo con su tesis [de John Lynch], las estructuras económica y social que fueron
formándose y consolidándose en la sociedad colonial produjeron fricciones inevitables entre
grupos económicos, raciales y regionales y éstos comenzaron a organizarse bajo líderes. No
obstante, todas estas tensiones estaban contenidas, incluso absorbidas, y controladas dentro
del mecanismo imperial cuya autoridad y legitimidad eran indiscutibles. Cuando se derrumbó
este sistema en 1808, quedó un vacío político que había que llenar y crear un nuevo orden.
Frente a este vacío sin indicación alguna sobre la forma de sucesión del poder, los caudillos
encontraron el espacio para actuar. Puesto que el curso de las guerras de independencia
variaba según las regiones, también ocurría lo mismo con los tipos de caudillos. Pese a esto,
según Lynch,  los caudillos debían poseer los siguientes requisitos: base económica, proyecto
político y apoyo social, elementos que estuvieron asociados al monarca durante el periodo
colonial.

Reiko Tateiwa: “El caudillismo y sus interpretaciones: Un análisis sobre un


fenómeno común de la historia de América Latina en el siglo XIX”.
Extraído de Cuadernos canela

Documento 2
De hecho existe coincidencia en que la gestación histórica de los caudillos y de algunos
dictadores en la América Latina del siglo XIX debemos buscarla  en los momentos que siguen
a la guerra de independencia , momentos verdaderamente difíciles para todo el
subcontinente, en que las circunstancias plantearon como salida plausible el caudillismo ,
amparados en los ejércitos como la única fuerza capaz de imponer el orden, aunar
voluntades a la fuerza e imprimir severa disciplina a las jóvenes naciones. Fueron lo
instantes decisivos para el futuro de las nacientes naciones que se esperanzaron, en medio
de la confusión, con lo que podían lograr aquellos hombres con verdadera vocación de poder.

Tomado de Zubiría Mutis, B.: “Caudillismos y dictaduras en América Latina : una


indagación histórica desde la literatura y otras fuentes”.
En: Historia Caribe, vol. IV, n.º 9, Universidad del Atlántico, Barranquilla, Colombia.

Documento 3
Separados por la distancia, la agreste geografía o las franjas territoriales bajo dominio
indígena, estos centros de poder se integraron en torno a la figura carismática de caudillos
locales. Los intentos de organización republicana fueron sustituidos por la autocracia y el
personalismo. El acceso al poder pasó a depender del control de las milicias […]Los caudillos
pugnaron por reivindicar el marco provincial como ámbito natural para el desenvolvimiento
de la actividad social y política.[Por eso] el localismo no era una forma aberrante de
organización social destinada a perpetuar en el poder a  caudillos voluptuosos, sino que
respondía sobre todo a la modalidad que habían adquirido las relaciones de producción y los
circuitos económicos en el territorio de la Provincias Unidas.

Oszlack, Oscar, La formación del Estado Argentino, Buenos Aires, Editorial Belgrano,
1982.