Sei sulla pagina 1di 224

Juan J íméttezJernattdez

Afanua{6ásicode fasfiguras
.
/ . /

retonco-poeticas
MANUAL BÁSICO
DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS
MANUAL BÁSICO
DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS

JUAN JIMÉNEZ FERNÁNDEZ


Jiménez Fernández, Juan

Manual básico de figuras retórico-poéticas [Recurso Electrónico] / Juan


Jiménez Fernández. -- Jaén : Servicio de Publicación, Universidad de Jáen,
2016. -- (Alonso de Bonilla)
221 p. ; 17 x 23 cm
ISBN 978-84-16819-10-2
1. Retórica 2. Poética. I. Universidad de Jaén. Servicio de Publicaciones, ed. II.
Título
82
800

© Juan Jiménez Fernández


© Universidad de Jaén
Edición Ebook julio 2016

Diseño y Maquetación
Vicerrectorado de Proyección de la Cultura, Deportes y Responsabilidad Social
Servicio de Publicaciones

ISBN
978-84-16819-10-2

DEPÓSITO LEGAL
J-243-2016

Colección
Alonso de Bonilla, 44

Edita
Publicaciones de la Universidad de Jaén
Vicerrectorado de Extensión Universitaria, Deportes y Proyección Institucional
Campus Las Lagunillas, EdificioBiblioteca
23071 Jaén (España)
Teléfono 953 212 355 – Fax 953 212 235
servpub@ujaen.es

«Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con
la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO
(Centro Español de Derechos Reprográficos,www.cedro.org)sinecesitafotocopiar,escanearo
hacer copias digitales de algún fragmento de esta obra».
ÍNDICE

Págs.

PRÓLOGO........................................................................................................ 9

PROEMIO......................................................................................................... 17

NOTA PREVIA................................................................................................. 19

ABREVIATURAS ............................................................................................ 21

I. FIGURAS DE DICCIÓN .............................................................................. 25


[figurae elocutionis, verborum; tà tês léxeōs schḗmata].

II. FIGURAS DE PENSAMIENTO ................................................................. 85


[figurae sententia; tà tês dianoías schḗmata]

III. TROPOS ..................................................................................................... 143

BIBLIOGRAFÍA GENERAL ........................................................................... 209

ÍNDICE DE TÉRMINOS ................................................................................. 215


8 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS
PRÓLOGO

Hace algún tiempo reseñé un libro del profesor Juan Jiménez Fernández titulado
De la manzana de la discordia a la gallina de los huevos de oro (paremias de tema
griego en castellano), publicado por Ediciones Clásicas (Madrid, 2005). Dicho libro,
en su primera edición, tenía un aspecto y un formato más bien modestos, como su
autor, e iba dedicado de forma altruista: “A mis maestros y alumnos de todo tiempo”.
El libro, por su apariencia tan modesta como digo, no representaba a primera vista lo
que realmente era: nada menos –y así lo plasmé desde el comienzo– que un compen-
dio de múltiples y buidos saberes, que iban desde el pleno dominio y conocimiento
de la filología clásica al manejo cabal y preciso, por más señas, de la hispánica y la
moderna, pasando por la experiencia toda de un profesional de la educación y de la
cultura en su sentido más amplio y, en última instancia, el reflejo de un humanista
que testimonia y guarda saberes que pone por voluntad y convicción al alcance y
servicio de alumnos, maestros y amigos de toda clase y condición. Un acopio de ma-
terial tan valioso no se tiene siempre en las manos. Estos son los libros que realmente
merece la pena leer o que importa escribir cuando ya no se es tan joven profesor.
Él nos ofrecía en aquella ocasión lo que tiene, lo que atesora, logrado acaso sin
querer, casi sin saberlo, como se adquieren los mejores conocimientos, por placer y
gusto personal, pero mostrando el altruismo de entregar desinteresadamente lo que
otros suelen dejar para sí, con esa capacidad de dar y darse que todo buen maestro
termina por tener. Cuando ya uno sabe que tiene menos que aprender y más que en-
señar, por razón puramente biológica, aunque no lo pueda reconocer, es el momento
de escribir estos libros. Decía Antonio Machado, en cita que suelo recordar muchas
veces: “Moneda que está en la mano/ quizá se deba guardar,/ la monedita del alma/
se pierde si no se da”, queriendo significar que el saber atesorado con el tiempo, des-

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 9


paciosamente, con sosiego (la monedita del alma) se acaba perdiendo con nosotros,
en una más pronta que lejana muerte inexorable, si no hacemos generoso uso de él.
Hoy es el momento de traer a colación estas palabras, aunque sea autoplagiándo-
me, para comenzar el prólogo de un libro que no hace sino abundar en tales conoci-
mientos, solo que aplicados y desarrollados ahora en el asunto de la retórica literaria
o, como gustan decir nuestros alumnos, y hemos dicho todos, de “las figuras”. El li-
bro usa el término deliberadamente: Manual básico de las figuras retórico-poéticas.
Hace ya muchos años el profesor Orozco, mi maestro, respondía a una demanda
de joven estudiante con algo que no terminé de entender entonces, pero que hoy ten-
go suficientemente claro y no sé por qué he recordado en este momento. Por aquellas
fechas aún no se había publicado el justamente famoso Manual de Retórica Literaria
del profesor alemán Heinrich Lausberg, libro duro donde los haya, complejo, sedi-
mentado, imponente y mazacote, germánico propio, podríamos decir. La versión
española, única a la que podíamos tener acceso de tal publicación, es de 1966. Con
esos densos volúmenes la editorial Gredos se apuntó un buen tanto. El estudiante de
16 años que era uno entonces apremiaba al catedrático para que le informara sobre
un manual, libro, compendio, epítome, resumen u hoja volandera que le aclarara
todo lo concerniente a las figuras literarias porque, como muy bien dice Juan Jimé-
nez en el proemio-introducción de este mismo libro, no ha sido nunca materia fácil ni
tampoco en la que se hayan puesto de acuerdo todos los autores, lo cual ha impedido
hasta ahora que nadie haya escrito un trabajo definitivo. De hecho yo no sabría decir
cuál de los varios que tenemos en el mercado puede recomendarse.
Orozco, gran conocedor de la materia (no olvidemos que había sido catedrático
de instituto), me envió al libro de Pedro Bernaola de San Martín, sacerdote pasionista,
texto viejo ya entonces, del año 1927, impreso en Madrid por el establecimiento tipo-
gráfico de la Editorial Ibérica, también complejo, en tres gruesos volúmenes, con un
total de 1376 apretadas páginas en cuarto mayor, pero que me sirvió entonces para acla-
rar una serie de dudas y compendiar algunos conocimientos que de otra forma hubiera
sido imposible asimilar. Desde entonces –lo digo abiertamente– siento devoción por
este tipo de “manuales antiguos y superados” (valga la ironía). Al comenzar las figuras
(capítulo XXI del primer tomo) las definía de esta manera: “Son un método peculiar de
presentar las ideas con energía, belleza, gracia, nobleza y vivacidad, ya sea por medio de
una combinación artística de las palabras, ya por medio de una construcción estudiada
de las cláusulas o por los diferentes giros de que es susceptible el pensamiento”.

10 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Entendí, pues, desde tan joven edad, que las figuras eran “métodos artísticos
de expresión que unas veces afectan a la palabra y otras al pensamiento, según las
conveniencias del caso”. Se extendía luego acerca del origen de las mismas que
–opinaba– “hay que buscarlo en el carácter de la lengua y en el genio del escritor,
que en la combinación de las ideas halla los modismos y las formas que más se
apropian a sus planes”. Y recurre a Cicerón, que explicaba gráficamente ese origen
con una bellísima comparación. “Su invención –dice el clásico– se debió a la nece-
sidad y el reducido caudal del idioma; su continuación, cuando éste se fue enrique-
ciendo, a la utilidad y al placer; porque, así como el vestido, destinado al principio
a cubrir la desnudez del hombre y a resguardarlo del frío, sirvió después para dar
ornato y dignidad a su persona, así el lenguaje figurado empezó por satisfacer una
necesidad y continuó usándose por placer y conveniencia”. Nada más claro ni más
evidente ni más apropiado para referirse a lo que realmente son las figuras, sobre
todo para un adolescente, incipiente estudiante de Letras. Recuerdo ahora este he-
cho porque esa misma claridad he visto en el libro de Juan Jiménez, pero desde la
perspectiva de quien se dedica profesionalmente a estas materias. Faltaba esa preci-
sión y propiedad para lograr un manual de estas características, que a lo peor no es
tanta en la mente de nuestros actuales alumnos, ayunos por desgracia de la mínima
formación, a quienes políptote suena en el mejor de los casos a una planta con
muchas raíces (y éste fue el que más se aproximó de mis sorprendidos discípulos).
Continúa afirmando Bernaola, con prosa gustosa, que “el lenguaje figurado da
nobleza y elevación a las expresiones, las hace más copiosas y amenas, llegando a
interpretar con más exactitud las impresiones profundas del espíritu. Por el lenguaje
figurado las ideas y pensamientos se distinguen con mayor claridad, pues se graban
con más precisión y fuerza”. Es cita de cita, pero creo que vale la pena traerla a
colación para ponderar nuestro libro. No puede decirse de manera más clara ni más
precisa. Estos libros antiguos (por sobrada experiencia lo sé) aparecen a nuestros
ojos actuales como depósitos de profundos saberes que el tiempo ha consolidado,
que, cuando son repasados tras tantos años, se nos aparecen a la vista y al gusto
como fuentes de tanta originalidad como claridad en la exposición, corrección en el
lenguaje, solidez en los principios, precisión en los conceptos, pureza en el estilo y
acierto en los juicios; todo ello sujeto a un método claro, sencillo y elegante. Estas
son exactamente las palabras que quiero aplicar al libro que prologo, porque eviden-
temente esa precisión, sencillez, elegancia y claridad son las virtudes que lo adornan,
constituyéndose para nosotros en motivo de fruición y regusto a cada paso.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 11


Sucede al propio tiempo que Juan Jiménez demuestra haber consultado todas las
obras de literatura que han llegado a su conocimiento, como es lógico inspirándose
en los acertados juicios cuando los comparte y rectificándolos cuando le parece,
incluso utilizando las mismas palabras, siempre que éstas, como decía Bernaola,
“hayan sido tan precisas que no hubiera acertado por su propia cuenta a expresarlo
mejor”. Esto es exactamente lo que hace Juan Jiménez: tomar de la tradición lo que
necesita, añadir lo que sabe y apuntar las novedades que puede, sin que lo parezca,
insertándolas en esa misma tradición, para que entre todos logremos llegar al puer-
to deseado del conocimiento definitivo en tan difícil asunto, o al menos “arrancar
un pelo al secreto del Dios” de la ciencia, como decía Unamuno. A este propósito,
sin citar al rector, lógicamente, añadía Bernaola: “Hemos tratado de confirmar las
doctrinas con abundante copia de trozos selectos, entresacados de los mejores auto-
res antiguos y modernos, siempre que nos ha sido posible, comprendiendo que los
ejemplos, oportunamente traídos, ofrecen para la enseñanza las mayores ventajas y
son más eficaces que muchas y difusas explicaciones, por luminosas que éstas sean”.
En efecto, de este mismo modo podemos entender la obra que prologamos, de
manera que tales ejemplos, tomados de los clásicos o de Lorca, confirman clara y
distintamente la regla, consabida o no, eliminando dudas, envolviendo y asimilando
doctrinas y enseñanzas útiles para que los jóvenes a quienes va dirigido –y no tan
jóvenes cabe decir– “vayan formando su gusto literario con la lectura de tantos mo-
delos de composiciones salidas de plumas tan ilustradas”. Evidente retórica, pero
plausible verdad.
Con la misma modestia de siempre el profesor Jiménez a veces duda y discute
con sus amigos los clásicos, porque “no tratan de probar ni garantizan el cumpli-
miento de ninguna otra ley que no sea aquélla para cuya comprobación fueron traí-
dos”, porque la dificultad en esta materia resulta tan evidente como para que aún
se siga discutiendo, se dude y todavía no poseamos una norma a la que atenernos.
Evidentemente esto es lo valioso y lo científico, ya que, como decía Ortega en cita
tan repetida cuan conveniente, “ciencia es lo susceptible de ser discutido”, pues lo
que no se discute no es ciencia sino dogma y por ahí no va el libro de Juan Jiménez.
Cualquier cosa menos dogmatismo, impropio de un acendrado y convencido liberal.
El libro es exactamente de esos precisos, claros como su autor, que introduce
cantidad de ejemplos que, al tiempo que nos ilustran, nos deleitan porque, como toda
buena literatura, debe unir y une el “docere” y el “delectare”, el enseñar y deleitar

12 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


al propio tiempo. Decía Tito Livio que estos libros se escriben tarde, suelen e inclu-
so deben ser de madurez (“Potius sero quam nunquam”, o sea, más vale tarde que
nunca); pero también decía “Vae victis”, o sea ¡Ay de los vencidos!, acaso antes de
tiempo, de los que no se atreven a intentarlo siquiera, porque, como remachaba otro
clásico, debemos enorgullecernos de lo intentado más que de lo conseguido. Las ad-
versidades nos hacen volver a la religión cuando ya estamos curados de espanto; es
decir, cuando ya la vanagloria ha pasado, pues, como el mismo Livio dice en idéntico
lugar (Historia, XXII, 39, 8) “vanam gloriam qui spreverit, veram habebit”; o sea,
“quien desdeñe la gloria vana alcanzará la gloria verdadera”, que en última instancia
se alcanza cuando se han superado complejos y cuando uno llega a esa edad que le
permite decir lo que quiere y como quiere, siempre en honrada búsqueda de la ver-
dad, “cuya madre es la historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo
de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo por venir”, según
remachaba Don Quijote (I, 9).
El libro encierra ese saber que el tiempo ha asentado suficientemente, capaz a
la vez de ilustrar y deleitar, decimos, de informar a nuestros alumnos de esos cono-
cimientos de preceptiva que precisan urgentemente. El citado Pedro Bernaola, el sa-
cerdote pasionista desconocido y olvidado, del que no sabemos prácticamente nada,
se refería a esos ejemplos que había que extraer de la Ilíada, la Odisea, la Eneida, la
Divina comedia etc. etc. Es decir, prácticamente las mismas fuentes donde ha bebido
de manera sistemática el profesor Juan Jiménez, que incidía en algo que él también
comenta: la necesidad de recalar en lo antiguo, traerlo repristinado e insertarlo en
la actualidad. “No pretendemos –decía Bernaola– haber compuesto una obra ente-
ramente original, porque en trabajos de este género la originalidad sería su mayor
defecto; a los libros… que han de ser manejados en los cursos oficiales (¡qué más
quisiéramos nosotros!) no puede exigírseles ninguna otra originalidad que claridad
en la exposición, corrección en el lenguaje, solidez en los principios, precisión en los
conceptos, pureza en el estilo y acierto en los juicios; todo ello sujeto a un método
claro, sencillo y elegante”. Son exactamente las palabras que yo aplicaría al libro
que prologo, porque evidentemente esa precisión, sencillez, elegancia y claridad son
las virtudes que lo adornan, constituyéndose para nosotros en motivo de fruición y
gusto.
Sucede al propio tiempo que demuestra haber consultado todas las obras de
literatura que han llegado a su conocimiento, como es lógico inspirándose en los

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 13


acertados juicios cuando así los cree y rectificándolos cuando le parece, incluso uti-
lizando las mismas palabras –insistimos– siempre que éstas sean tan precisas que
no hubiera acertado por su propia cuenta a expresarlo mejor. Esto es exactamente
lo que hace Juan Jiménez: tomar de la tradición lo que se necesita, añadir lo que se
sabe y apuntar las novedades que puede, sin que lo parezca, insertándolas en esa
misma tradición, para que entre todos logremos llegar al puerto deseado del cono-
cimiento definitivo de tan difícil asunto. Como decía Bernaola, “hemos tratado de
confirmar las doctrinas con abundante copia de trozos selectos, entresacados de los
mejores autores antiguos y modernos… comprendiendo que los ejemplos oportuna-
mente traídos ofrecen para la enseñanza las mayores ventajas y son más eficaces que
muchas y difusas explicaciones”. De este mismo modo podemos entender la obra
en cuestión, de manera que tales ejemplos confirman clara y distintamente la regla,
eliminando las dudas que, envolviendo y asimilando doctrinas y enseñanzas útiles
para que los jóvenes a quienes va dirigido –y no tan jóvenes, habría que decir– va-
yan formando su gusto literario con la lectura de tantos modelos de composiciones
salidas de plumas tan ilustradas. Con la misma modestia el profesor Jiménez a veces
duda y discute con sus amigos ejemplos, porque no trata de probar ni garantizar el
cumplimiento de ninguna otra ley que no sea aquella para cuya comprobación fueron
traídos, porque la dificultad en esta materia –insistimos– es evidente.
Cuando se adentra en el complicado mundo de la preceptiva literaria, tal como
antes decíamos, las definiciones son detalladas y precisas, de manera que hace inteli-
gible lo que para muchos resulta abstruso. Fijémonos, por ejemplo, cuando habla de
las figuras de pensamiento “pintorescas” y se refiere a la hipotiposis. Nos dice que es
“la narración detallada, viva y eficaz de los seres animados e inanimados así como
de los hechos que les atañen, con los consiguientes matices según su objeto. En el
relato que ofrece el Pedagogo de la fingida carrera de carros en la que habría tomado
parte Orestes en la Electra de Sófocles, se tiene un amplísimo ejemplo de esta figu-
ra”, que él reduce a dos muestras más breves, precisamente por su afán de precisión
y concreción y por esa capacidad didáctica que tiene el viejo profesor cuando ha
dictado cursos y han pasado por sus manos tantos alumnos. Nos llama la atención esa
capacidad didáctica de síntesis. Como vemos, se trata de una definición enteramente
personal pero que nos permite asimilar por completo la cuestión de que se habla.
El libro resulta a la vez elegante, ameno e instructivo, cosa que no puede decirse
de tantos como vemos impresos. Y además demuestra un conocimiento absoluto de

14 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


la literatura clásica y española, desde Hesíodo hasta García Lorca, que le sirven de
motivo inspirador o material literario de donde extraer ejemplos. Como dice el autor,
abundan los que tienen como motivo inspirador a Bernardo López y su obra poética.
Y no podía ser de otra manera, puesto que somos hijos de nuestra formación y es un
consumado especialista en este autor, tal como puso de manifiesto en Bernardo Ló-
pez y su obra poética, que publicó el Instituto de Estudios Giennenses en 1988 o en
la edición crítica de sus Poesías, que editó el mismo Instituto en 2002. Yo recuerdo
haber reseñado alguno de sus últimos libros y haberle agradecido esa claridad que
pocas veces encontramos en los libros de literatura, ya que, como el sufrido papel
en blanco lo aguanta todo, somos capaces de escribir de cualquier cosa con escasos
conocimientos.
Como puede suponerse, no es el caso. La sedimentación de los que posee el
profesor Juan Jiménez es palpable y se percibe a cada paso en los más nimios deta-
lles. La extensión de su currículum ha recibido una notable contribución en uno de
los últimos libros que conozco sobre literatura giennense. Me refiero al Dicciona-
rio bibliográfico de la provincia de Jaén que acaba de publicar el profesor Aurelio
Valladares Reguero, donde tienen cabida la personalidad y obra del profesor Juan
Jiménez.
Convendría acaso finalizar este proemio recordando un espléndido texto de
Gabriel Miró, tan olvidado como necesitados nosotros de su conocimiento, tan ins-
pirador y sugerente siempre. Yo recuerdo cuando hablé por primera vez con Juan
Jiménez creer enfrentarme a un desconocido y, a los pocos minutos –él y yo lo re-
cordamos bien- prácticamente era mi amigo. Decía Gabriel Miró en El humo dormi-
do: “Un día vimos a un desconocido. Se dirá que a un desconocido lo vemos todos
los días; pero no lo vemos, porque cuando levantamos los ojos de la tierra siempre
queremos descansarlos en los de un amigo. Nunca pensamos, nunca reparamos en
el desconocido”. Se ha convertido en amigo en ese abrir y cerrar de ojos. Para mí lo
fue. Ese amigo en quien descansaron los ojos lo fue para siempre, desde hace tanto
tiempo que ni quiero recordarlo. Por eso me alegro, una vez más, de prologar un
libro de estas características, que va a ser útil tanto para alumnos como para profeso-
res y que agradecemos a quien puede permitirse el lujo de escribirlo porque, cuando
pasen los años ya no será posible y los que amamos los libros lo añoraremos, pues,
ingenuos voluntarios, seguimos pensando, acaso contra corriente, como Vicente Es-
pinel, que “los libros hacen libre al que los quiere” (Marcos de Obregón, I, VIII) y

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 15


lo que uno tiene debe regalarlo, en uso de la anhelada libertad, a los demás, antes de
que el tiempo inexorable lo haga imposible, tal como decía Antonio Machado en esa
cita de la monedita, que debe darse gratis, entregarse a quienes vienen detrás, porque
en cuanto nos descuidemos será imposible. El profesor Juan Jiménez ha recibido ya
suficientes premios, ha publicado opúsculos, artículos y comunicaciones en congre-
sos sobre filología griega y española. Recibió en su momento el premio de mayor
relevancia provincial; es decir, el “Cronista Cazabán”, por su investigación acerca
de Bernardo López y su obra poética, que es la quintaesencia de sus publicaciones.
Acaso este libro sustituya en la estima de quienes venimos siguiendo su trayectoria
al dedicado al poeta que comenzaba su obra epónima con aquella estrofa que todos
los jóvenes de mi época recordamos: “Oigo, Patria, tu aflicción y escuchó el triste
concierto que forman tocando a muerto la campana y el cañón”. Esa campana y ese
cañón que se escuchan pueden de alguna forma resumir el sentido del libro: campana
para llamar la atención de quienes lo precisan y cañón para sorprender e ilustrar (el
lustre también lo propicia) a quienes pueden y deben leerlo.

DÁMASO CHICHARRO
Universidad de Jaén.-

16 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


PROEMIO

Esta breve obra constituye la síntesis de un curso monográfico dirigido en di-


ferentes años a posgraduados, curso que no solo se caracterizaba por el estudio des-
criptivo de cada una de las figuras, sino por su aplicación inmediata a textos literarios
en los que los doctorandos debían buscarlas desde una perspectiva estilística para su
análisis subsiguiente. La idea surgió por iniciativa de ellos mismos, que echaban de
menos un manual sencillo que cubriera esa necesidad, sobre todo en el campo de las
lenguas clásicas. Tampoco el que suscribe, en sus tiempos de estudiante universita-
rio, dispuso de un ejemplar de esa índole que le permitiera adentrarse en la trama de
la lengua literaria y descifrar sus bellos artificios. Por suerte, había Preceptivas y Re-
tóricas españolas a las que recurrir y que nos iniciaron en su aprendizaje y método.
Hubo que esperar hasta 1966 en que apareció el gran tratado de Heinrich
Lausberg, Manual de Retórica Literaria. Fundamentos para una ciencia de la lite-
ratura, sin duda el más completo que se ha escrito en fecha reciente, y al que obli-
gadamente ha de consultar todo el que desee documentarse de forma concienzuda en
materias tan atractivas como la poética y la retórica. Sin embargo, para el nivel de
iniciación, parece aconsejable un manual más escueto y simplificado.
El hecho de aplicarle el adjetivo básico se debe a que se describe un repertorio
imprescindible de figuras con que alcanzar una mínima formación en la materia, al
tiempo que su estudio es reglado y gradual. De otro lado, la abundancia de ejemplos
que se aportan para cada una (hasta donde ha sido posible) tanto en griego, como en
latín y español es asimismo un rasgo que lo hace más plural. Además, la visión de
conjunto con que se presentan las figuras de una u otra especie, organizadas en cua-
dros taxonómicos, contribuirá –creemos– a facilitar su accesibilidad, identificación y
manejo. Por ello nace con la única pretensión del servicio a los alumnos de Filología

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 17


en sus diversas ramas, tanto para los de Filología Clásica como los de F. Española y
en especial para los de F. Griega. Si el manual consigue el objetivo didáctico con que
fue concebido, su autor se sentirá sobradamente recompensado.
Se observará un mayor número de citas de determinados autores, como, en los
tres tragediógrafos griegos –porque, ¿dónde se podrían hallar más ejemplos?–, así
como de La vida es sueño y de la obra poética del lírico giennense Bernardo López
García, cuyos textos sirvieron de “catones” (valga la metonimia del individuo por la
especie) a los licenciados en Filología Clásica o Española, respectivamente, en los
diferentes cursos en que se estudiaron.

18 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


NOTA PREVIA

Para comprobación de las figuras, tanto en griego como en español, se han escri-
to en cursiva las palabras en las que se cumplen; cuando se trata de frases, se procede
de igual modo, salvo que los vocablos dignos de marcarse sean muy numerosos. En
el caso de los ejemplos en latín, al contrario: se prefiere en general la cursiva, reser-
vándose la negrita para las palabras clave; del mismo modo se ha optado por la grafía
castellana de determinadas palabras latinas pensando en el carácter divulgador de la
obra (p. e. vicit por uicit). Por otro lado, en más de una ocasión se utiliza el mismo
ejemplo para diversas figuras, pauta que no debe de extrañar puesto que su recurren-
cia resulta adecuada con toda propiedad para más de una.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 19


20 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS
ABREVIATURAS

al.: alemán lat.: latín


cat.: catalán lat. med: latín medieval
fr.: francés L.: Lausberg
frg.: fragmento Lz.: Lázaro
gr.: griego p. e.: por ejemplo
hebr.: hebreo tb.: también
ibid.: allí mismo v.: verso
id.: el mismo v. gr.: verbi gratia
ing.: inglés vid.: véase
ital.: italiano

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 21


22 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS
I. FIGURAS DE DICCIÓN [figurae elocutionis, verborum; tà tês léxeōs schḗmata]

polisíndeton o conjunción
1. POR ADICIÓN pleonasmo, redundancia
perisología

asíndeton o disyunción
elipsis
protozeugma
2. POR OMISIÓN O mesozeugma simple o sencillo
SUSTRACCIÓN zeugma hipozeugma
compuesto o complejo
impropio o irregular

3. POR REPETICIÓN
epanalepsis o conduplicación : x, x…/; …x, x…
en contacto epífora: …x, x/
anadiplosis o reduplicación: …x / x…

de un término diácope: x – x
anáfora: x…/ x…/ x…
a distancia epístrofe o conversión: …x/…x/…x
epanadiplosis o redición: x…/…x

antimetábola o retruécano: x > y / y > x


de dos términos
símploca o complexión: x…y/ x…y/ x…y

clímax o gradación ascendente: x¹, y², z³…


en nº indefinido “ “ “ descendente: …x³, y², z¹
concatenación: …x/ x…y/ y…z/ z…
epánodo: x, y, z,…, x¹, y¹, z¹…

x, y, z
de fórmulas -------
antepífora -------
-------
o de versos x, y, z

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 23


24 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS
I. FIGURAS DE DICCIÓN
[figurae elocutionis, verborum; tà tês léxeōs schḗmata].

1. FIGURAS DE DICCIÓN POR ADICIÓN

POLISÍNDETON o CONJUNCIÓN.- Construcción sindética de miembros


coordinados, o coordinación de elementos lingüísticos mediante abundantes y reite-
radas conjunciones. Puede utilizarse para la presentación de acciones sucesivas,
principalmente de movimiento sereno, sin perjuicio de tornarse vivo, a voluntad del
artista, como se esparcen las olas de una mar tranquila o agitada:

Sóf. Tr. 1058-1061:


țȠ੝ IJĮ૨IJĮ ȜંȖȤȘ ʌİįȚ੺Ȣ, Ƞ‫އ‬ș’ ੒ ȖȘȖİȞ੽Ȣ
ıIJȡĮIJòȢ īȚȖ੺ȞIJȦȞ, Ƞ‫އ‬IJİ ș੾ȡİȚȠȢ ȕ઀Į,
Ƞ‫އ‬ș’ ਬȜȜ੺Ȣ, Ƞ‫އ‬IJ’ ਙȖȜȦııȠȢ, Ƞ‫އ‬ș’ ੖ıȘȞ ਥȖઅ
ȖĮ઀ĮȞ țĮșĮ઀ȡȦȞ ੂțંȝȘȞ, ਩įȡĮı੼ ʌȦ.
Y tales cosas, ni la lanza en la llanura, ni el ejército de los Gigantes, nacido de la
tierra, ni la fuerza bruta, ni la Hélade, ni la tierra bárbara, ni tierra alguna a la que
yo llegué con la intención de liberarla me las hicieron jamás.

Ant. 4-6:
Ƞ੝į੻Ȟ Ȗ੹ȡ Ƞ‫އ‬IJ’ ਕȜȖİȚȞઁȞ Ƞ‫އ‬IJ’ ਙIJȘȢ ਙIJİȡ
Ƞ‫އ‬IJ’ ĮੁȤȡઁȞ Ƞ‫އ‬IJ’ ਙIJȚȝંȞ ਥıș’, ੒ʌȠ૙ȠȞ Ƞ੝
IJ૵Ȟ ı૵Ȟ IJİ țਕȝ૵Ȟ Ƞ੝ț ੕ʌȦʌ’ ਥȖઅ țĮț૵Ȟ.
ȃada, pues, ni doloroso ni exento de desgracia ni vergonzoso ni deshonroso hay,
que yo no haya percibido con respecto a tus males y los míos.

Puede consultarse además el pasaje comprendido entre los versos 494-508


del canto II de la Ilíada (que aquí omitimos por su extensión), en el que Homero
repite una y otra vez la partícula IJİ y la conjunción țĮ઀.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 25


B. López, La Relig. 319-328: Y cual raudal humilde,
que partiendo de fuente cristalina,
resbala en la colina,
y llega al valle, y crece, y serpentea,
y recibe tributo
de nieves, de torrentes y de lagos;
y corre, y corre, y bosa en sus orillas,
y recibe ya masas como mares,
y al fin soberbio avanza
y en mar de espuma sobre el mar se lanza.

Etimología: ʌȠȜȣı઄ȞįİIJȠȞ < ʌȠȜ઄, ‘mucho’ -ıȣȞįİ૙Ȟ, ‘atar conjuntamente’, ‘unir


estrechamente’.

Sinónimos: multiiugum.

PLEONASMO o REDUNDANCIA.- Según S. Isidoro (Etimol. I. 34. 6),


consiste en «la adición superflua de una palabra»:

Il. XV. 488-489:


į੽ Ȗ੹ȡ ‫ݫ‬įȠȞ ‫ݷ‬ijșĮȜȝȠ߿ıȚȞ
ਕȞįȡઁȢ ਕȡȚıIJોȠȢ ǻȚંșİȞ ȕȜĮijș੼ȞIJĮ ȕ੼ȜİȝȞĮ.
Pues ciertamente he visto con mis ojos los dardos de un bravo guerrero fallidos por
obra de Zeus.

En griego, la construcción redundante (ਥȞ) ੑijșĮȜȝȠ૙Ȣ ੒ȡ઼Ȟ es de amplio


uso.

Sóf. Tr. 746-747:


Į੝IJઁȢ ȕĮȡİ૙ĮȞ ȟȣȝijȠȡ੹Ȟ ‫݋‬Ȟ ‫ݻ‬ȝȝĮıȚȞ
ʌĮIJȡઁȢ įİįȠȡțޫȢ țȠ੝ țĮIJ੹ ȖȜ૵ııĮȞ țȜ઄ȦȞ.
Yo mismo he visto con mis ojos la grave desgracia de mi padre y no por haberla
oído de lengua alguna.

Ibid. 1255-1256:
ʌĮ૨Ȝ੺ IJȠȚ țĮț૵Ȟ
Į੢IJȘ, IJİȜİȣIJ‫ ޣ‬IJȠ૨įİ IJਕȞįȡંȢ ‫ބ‬ıIJ‫ޠ‬IJȘ.
Tal es el cese de sus padecimientos y el fin último de este hombre.

26 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


El. 802-803:
ਙȜȜ’ İ‫ݫ‬ıȚș’ İ‫ݫ‬ıȦ· IJ੾Ȟįİ į’ ਩țIJȠșİȞ ȕȠ઼Ȟ
਩Į IJ੹ ș’ Įਫ਼IJોȢ țĮ੿ IJ੹ IJ૵Ȟ ij઀ȜȦȞ țĮț੺.
Pero entra dentro; deja que esta vocee fuera sus penas y las de sus seres queridos.

Virg. Geórg. 2. 1: sidera coeli. Los astros del cielo.

Quint. 8. 3. 53: ego oculis meis vidƯ. [Lo] vi con mis ojos.

En español se suele insertar el adjetivo propios, con lo cual el ejemplo an-


terior deja de ser un pleonasmo para convertirse en perisología. Sin embargo, «es
útil cuando ciertos vocablos, al parecer superfluos, se emplean para dar más fuerza
y colorido a la expresión» (Lz.,1971, 324).
La tautología puede considerarse como un subtipo del pleonasmo, puesto
que se define como «la repetición de una misma palabra o de una misma expre-
sión» (Quint. 8. 3. 50). En el habla de los políticos y ejecutivos es fácil oír expre-
siones como: «la reunión fue una reunión del más alto nivel», «la asamblea fue una
asamblea de gente progresista», lo cual constituye vitiosi circuli, que no faltan
tampoco en la literatura griega:

Esq. Eum. 679-680:


‫ݗ‬țȠުıĮș’ ‫ޖ‬Ȟ ‫ݗ‬țȠުıĮIJ’, ਥȞ į੻ țĮȡį઀઺
ȥોijȠȞ ij੼ȡȠȞIJİȢ ੖ȡțȠȞ Įੁįİ૙ıșİ, ȟ੼ȞȠȚ.
Extranjeros, habéis oído lo que habéis oído, mas, al emitir el voto, respetad en
vuestro corazón el juramento prestado.

Eur. Med. 889-890:


ਕȜȜ’ ‫݋‬ıȝ‫ޡ‬Ȟ Ƞ‫ިݮ‬Ȟ ‫݋‬ıȝİȞ, Ƞ੝ț ਥȡ૵ țĮțંȞ,
ȖȣȞĮ૙țİȢ.
Pero somos lo que somos, no voy a decir que una desgracia, [simplemente] muje-
res.

Ibid. 1011: ‫ݛ‬ȖȖİȚȜĮȢ Ƞ‫ݛ ’ݮ‬ȖȖİȚȜĮȢ· Ƞ੝ ı੻ ȝ੼ȝijȠȝĮȚ.


Has anunciado lo que has anunciado; no te lo reprocho.

Etimol.: ʌȜİȠȞĮıȝંȢ < ʌȜİȠȞ੺ȗİȚȞ, ‘ser sobreabundante’ < ʌȜ੼ȠȞ, ‘mucho más’,
‘de más’.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 27


Sinón.: IJĮ੝IJȠȜȠȖ઀Į < IJĮ੝IJં, crasis de IJઁ Į੝IJં, ‘lo mismo’, y ȜંȖȠȢ, ‘expresión’.

Por su parte, la batología < ȕĮIJIJȠȜȠȖ઀Į < Ǻ੺IJIJȠȢ, Báttos, rey de Cirene,
famoso por su tartamudez (Heródoto. IV. 155 ss.) es «la repetición enojosa de vo-
cablos» (Morier, 1989, 139); p. e.: un pequeño detalle, la panacea universal, una
sacudida sísmica, la persona humana, el principal protagonista, etc.; o bien, como
la solución fonoacústica (iotacismo) que ha recibido en nuestra lengua la asocia-
ción adjetival francesa «petit et menu» > pitiminí.

PERISOLOGÍA o PLEONASMO RECARGADO1.- Se diferencia del sim-


ple pleonasmo en que la sobra afecta al uso superfluo de palabras, mientras que en
este, a un pensamiento o frase:

Sóf. Ant. 443: țĮ੿ ijȘȝ੿ įȡ઼ıĮȚ țȠ੝ț ܻʌĮȡȞȠࠎȝĮȚ IJާ ȝ‫ޤ‬.


No solo reconozco que lo he hecho sino que no lo niego.

Ibid. 806-810:
੒ȡ઼IJ’ ਩ȝ’, ੯ Ȗ઼Ȣ ʌĮIJȡ઀ĮȢ ʌȠȜ૙IJĮȚ,
IJ੹Ȟ Ȟİ੺IJĮȞ ੒įઁȞ
ıIJİ઀ȤȠȣıĮȞ, Ȟ੼ĮIJȠȞ į੻ ij੼Ȗ-
ȖȠȢ Ȝİ઄ııȠȣıĮȞ ਕİȜ઀Ƞȣ,
țȠ੡ʌȠIJ’ Į੣șȚȢ·
Vedme, ¡oh ciudadanos de mi tierra patria recorrer el último camino y contemplar
el último resplandor del sol, y ya no habrá otra vez.

Eur. If. Taur. 214-217 :


ੂʌʌİ઀ȠȚȢ ਥȞ į઀ijȡȠȚıȚȞ
ȥĮȝ੺șȦȞ ǹ੝Ȝ઀įȠȢ ਥʌ੼ȕĮıĮȞ
Ȟ઄ȝijĮȞ, o੅ȝȠȚ, į઄ıȞȣȝijȠȞ
IJࠜ IJߢȢ ȃȘȡ‫ޢ‬ȦȢ țȠުȡĮȢ, ĮੁĮ૙.
Y a un carro de caballos me hicieron subir en las arenas de Áulide como novia, ¡ay
de mí!, como desdichada novia del hijo [Aquiles] de la hija [Tetis] de Nereo, ¡ay!
¡ay!

1
Se estudiará también más adelante como modalidad de la amplificación.

28 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Deuter. 33. 6: vivat Ruben et non moriatur !
¡Viva Rubén y no muera! (En L. 1966, II, 37)

Se llama también macrología, ‘prolijidad’ < ȝĮțȡંȢ, ‘largo’, -ȜંȖȠȢ, ‘ex-


presión’, ‘frase’, sin que los tratadistas distingan matiz diferenciador alguno entre
ambos términos. Quintiliano, por ejemplo, se limita a definirla como «una frase
más larga de lo que conviene» (8. 3. 53).

Etimol.: ʌİȡȚııȠȜȠȖ઀Į < ʌİȡȚııંȢ, ‘excesivo’, ‘superfluo’, -ȜંȖȠȢ, ‘expresión’,


‘frase’.

Sinón.: ȝĮțȡȠȜȠȖ઀Į, longiloquium.

2. FIGURAS DE DICCIÓN POR OMISIÓN o SUSTRACCIÓN.

ASÍNDETON o DISYUNCIÓN.- Es la yuxtaposición de miembros sin li-


gazón de conjunciones. Para Lausberg (1975, 162), «la figura da al discurso un
“efecto martilleante”»; se distinguen tres clases en relación con los miembros sepa-
rados:

A) asíndeton de palabras aisladas:

Sóf. Ant. 876-878:


ܿțȜĮȣıIJoȢ, ܿijȚȜoȢ, ܻȞȣȝ‫ޢ‬ȞĮȚ-
ȠȢ IJĮȜĮ઀ijȡȦȞ ਙȖȠȝĮȚ
IJ੹Ȟ ਥIJȠ઀ȝĮȞ ੒įંȞ.
Sin lamentos, sin amigos, sin bodas, soy conducida como una desgraciada por el
camino fijado.

El. 1234-1235:
‫݋‬ȝȩȜİIJ’ ਕȡIJȓȦȢ,
‫݋‬ijȘȪȡİIJ’, ‫ݛ‬ȜșİIJ’, İ‫ݫ‬įİș’ Ƞ੠Ȣ ਥȤȡ૊ȗİIJİ.
Has llegado hoy mismo, has encontrado, has alcanzado, has visto a los que busca-
bas.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 29


Eur. If. Taur. 218-220:
Ȟ૨Ȟ į’ ਕȟİ઀ȞȠȣ ʌંȞIJȠȣ ȟİ઀ȞĮ
įȣıȤંȡIJȠȣȢ Ƞ੅țȠȣȢ ȞĮ઀Ȧ,
ܿȖĮȝȠȢ ܿIJİțȞȠȢ ܿʌȠȜȚȢ ܿijȚȜȠȢ.
Y ahora, como huésped de un mar inhóspito, habito en una casa estéril sin esposo,
sin hijos, sin ciudad, sin amigos.

Virg. En. 12. 197:


Haec eadem, Aenea, terram, marem, sidera iuro.
Juro, Eneas, por estas mismas cosas: por la tierra, por el mar, por los astros.

Lope, Varios efectos 1-4: Desmayarse, atreverse, estar furioso,


áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso.

B) de grupos “commáticos”2 de palabras o de frases cortas:

Sóf. Tr. 890: IJȓȢ ‫ݝ‬Ȟ; ʌࠛȢ; ijȑȡ’ İ‫ݧ‬ʌȑ.


¿Quién fue? ¿Cómo? Ea, dime.

Cic. Pro Cl. 6. 15:


Vicit pudorem libido, timorem audacia, rationem amentia.
Venció al pudor la lujuria, al temor la audacia, a la razón la locura.

C) asíndeton compuesto de kôla3; es la llamada diálisis a la que se refieren


Ramos Jurado y Sancho Rojo (Léxico de terminología retórica griega, 113), cuyo
efecto es la intensificación patético-encarecedora, según Lausberg (1966, II. 158-
159).

Esq. Pers. 402-405:


੷ ʌĮ૙įİȢ ਬȜȜ੾ȞȦȞ, ‫ݫ‬IJİ,
‫݋‬ȜİȣșİȡȠࠎIJİ ʌĮIJȡȓį’, ‫݋‬ȜİȣșİȡȠࠎIJİ į‫ ޡ‬ʌĮ߿įĮȢ,
ȖȣȞĮ߿țĮȢ, șİࠛȞ IJİ ʌĮIJȡࠚȦȞ ‫ݐ‬įȘ,

2
De kómma, -atos, ‘trozo, parte de un período’ < kóptein, ‘cortar’.
3
De kǀlon, -ou, ‘miembro de un período’.

30 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


șȒțĮȢ IJİ ʌȡȠȖȩȞȦȞ· Ȟ૨Ȟ ਫ਼ʌ੻ȡ ʌ੺ȞIJȦȞ ਕȖઆȞ.
¡Oh hijos de los helenos, marchad, libertad a la patria, libertad a vuestros hijos, a
vuestras mujeres, los templos de los dioses patrios y las tumbas de vuestros ances-
tros. Ahora por todo ello es el combate.

Ret. Her. 4. 28. 38:


Rempublicam radicibus evertisti, civitatem funditus deiecisti.
Arrancaste de sus raíces la república, a la ciudad enteramente arruinaste.

El asíndeton se caracteriza por el dinamismo con que el escritor puede


conferir a las imágenes, haciendo que se sucedan como si fueran fotografías ins-
tantáneas e imprimiendo, una y otra vez, mayor aceleración al ritmo.

Etimol.: ਕı઄ȞįİIJȠȞ < ਕ-, pref. negativo, -ıȣȞįİ૙Ȟ, ‘atar conjuntamente’.

Sinón.: įȚ੺ȜȣIJȠȞ, dissolutiǀ, disiunctiǀ, inconexiǀ, solutum.

ELIPSIS.- Consiste en la supresión de alguna palabra en una frase, palabra


que puede sobreentenderse fácilmente porque figura en un contexto anterior- lo
más frecuente- o posterior, o porque la evidencia justifica su supleción:

Od. XVIII. 28 : țંʌIJȦȞ ਕȝijȠIJ੼ȡૉıȚȞ [ȤİȡıަȞ].


Golpeándole con ambas [manos].

Sóf. Ay.1237: ʌȠ૙ ȕ੺ȞIJȠȢ ਲ਼ ʌȠ૨ ıIJ੺ȞIJȠȢ Ƞ੤ʌİȡ Ƞ੝ț ਥȖઆ;


¿Adónde ha ido o en dónde ha estado que yo no [haya estado]?

Ant. 576-577: ȋȅȇ.- įİįȠȖȝ੼Ȟ’, ੪Ȣ ਩ȠȚțİ, IJ੾Ȟįİ țĮIJșĮȞİ૙Ȟ.


ȀȇǼȍȃ- țĮ੿ ıȠ઀ Ȗİ țਕȝȠ઀.
CORO- Está decidido, al parecer, que esta muera.
CREONTE- No solo en tu interés, incluso en el mío.

Cic. Pro Cl. 6. 15: Vicit pudorem libido, timorem audacia, rationem amentia.

Gracián: Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 31


Un tipo particular representa la kataríthmƝsis o enumeración de nombres
sucesivos, como presenta el ejemplo que citan Ramos y Sancho (Léxico, 220):

Il. IX. 150: KĮȡįĮȝ઄ȜȘȞ ਫȞંʌȘȞ IJİ țĮ઀ ੊ȡ੽Ȟ ʌȠȚ੾İııĮȞ.


Cardámila, Énope y la herbosa Hira.

O este otro de nuestra literatura:

B. López, El Dos de M. 41-42: Siempre en lucha desigual


cantan tu invicta arrogancia
Sagunto, Cádiz, Numancia,
Zaragoza y San Marcial.

Etimol.; ਩ȜȜİȚȥȚȢ < ਥȜȜİ઀ʌİȚȞ, ‘faltar’, ‘omitir’.

Sinón.: ʌȡȠıȣʌĮțȠȣóȝİȞȠȞ < ʌȡȠıȣʌĮțȠȣİ૙Ȟ, subaudire, ‘sobreentender’.

ZEUGMA.- Es un procedimiento de economía lingüística como la elipsis,


por cuya virtud el término complexivo de los elementos de una serie se omite con
cada uno de ellos, a excepción de uno, pese a lo cual los demás resultan afectados
implícitamente a distancia por dicho término complexivo. Traducido el zeugma a
expresión matemática, se podría representar por la fórmula de una suma algebraica
con factor común x, que multiplica a cada uno de los sumandos: x (a + b + c + n),
y en la que x es el término complexivo, y a, b, c y n, los elementos de la serie. Su
esquema más simple x (a + b) puede verse en el v. 44 de La casada infiel, de Gª
Lorca: sucia de besos y arena, en el que el término complexivo x guarda una rela-
x a b
ción de conveniencia con b, pero no con a.

Si el término complexivo va expreso al principio, como en Pro Cluentio 6.


15, se tendría el protozeugma:

vicit pudorem libido, timorem audacia, rationem amentia.


x a b c

Si figura en medio, aunque omitido antes y después, el mesozeugma:

32 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


pudorem libido, vicit timorem audacia, rationem amentia.
a x b c

Y si está al final, pero omitido antes, el hipozeugma:

pudorem libido, timorem audacia, vicit rationem amentia.


a b x c

Pero el zeugma puede complicarse cuando el término complexivo se aplica


de forma extensiva a un elemento de una serie con la cual no guarda relación de
conveniencia. En este caso, estamos ante el zeugma complejo, como en

Jenof. An. 1. 2. 27: ਩įȦțİ į੻ ਥțİ઀Ȟ૳ țĮ੿ į૵ȡĮ...੆ʌʌȠȞ...țĮ੿ ıIJȠȜ੽Ȟ țĮ઀ ıIJȡİʌIJઁȞ...
x (a+b+c) a b c

... țĮ੿ IJ‫ޣ‬Ȟ ȤެȡĮȞ ȝ‫ޤ‬țİIJȚ ܼȡʌ‫ޠ‬ȗİıșĮȚ.


d

y le dio también unos regalos...


x (a+b+c)

un caballo... un vestido... y un collar..., y que ya no saquearía el


a’ b’ c’ d

territorio.

Como se ve, el elemento d resulta violentamente articulado al resto y su


disconveniencia con x hace incurrir a su autor en una clara inconcinidad4, compli-
cación que puede conducir a la comisión del zeugma impropio o irregular:

Sóf. E. R. 371: IJȣijȜઁȢ IJ੺ IJ’ ੯IJĮ IJંȞ IJİ ȞȠ૨Ȟ IJ੺ IJ’ ੕ȝȝĮIJ’ İੇ.


x a b c x

se convienen impropiamente

se convienen propiamente

4
Lat. inconcinnitas, ‘desaliño’, frente a concinnitas, ‘orden’, ‘elegancia’.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 33


Ciego de los oídos, de la mente y de los ojos eres.
x a b c x

se convienen impropiamente

se convienen propiamente

Etimol.: ȗİ૨ȖȝĮ < ȗİ઄ȖȞȣȝȚ, uncir.

Sinón.: ਥʌİȗİȣȖȝ੼ȞȠȞ, ਫ਼ʌȠȗİȣȖȝ੼ȞȠȞ, ı઄ȜȜȘȥȚȢ5, adiunctiǀ, coniunctiǀ, conceptiǀ,


nexum.

3. FIGURAS DE DICCIÓN POR REPETICIÓN.- A) DE UN TÉRMINO.-

Entre el cúmulo de nombres que los tratadistas han utilizado para designar
un término repetido se observa una gran confusión, que se produce por el variado
repertorio de sinónimos griegos (anadiplosis, epanalepsis, palillogía, etc.) y sus
correspondientes traducciones latinas (geminatiǀ, repetitiǀ, iteratiǀ, etc.), todos los
cuales apuntan a la denominación genérica de una pareja de términos, aunque con
sensibles diferencias de matiz desde el punto de vista etimológico. Así lo hace no-
tar Lausberg cuando afirma que «la terminología no tiene límites precisos» (II,
1966, 98), cuestión que se complica más por los distintos lugares del período que
puede ocupar dicha pareja. Por fortuna los estudios posteriores han puesto las cosas
en su sitio al consagrar nombres precisos para cada esquema.

Į) EN CONTACTO.

ANADIPLOSIS o REDUPLICACIÓN.- Como muestra su esquema x, x,


.../, los dos términos iguales se emplean en contacto al comienzo de una frase, sea
en verso o en prosa, no como un mero repiqueteo formal sino con una función in-
formativa y encarecedora, respectivamente, de acuerdo con la interpretación que
Lausberg hace del texto de Quintiliano «alterum est enim quod indicat, alterum

5
Es preferible reservar este término para el tropo de dicción que se conoce propiamente con ese
nombre de silepsis.

34 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


quod affirmat» (9. 3. 28). No obstante, se admite asimismo como variante la posi-
ción intermedia de los dos términos repetidos, en la forma... x, x.../ e, incluso, al
final (Morier, 1989, 451):

Sóf. Fil. 1213: ‫ ޕ‬ʌȩȜȚȢ ‫ ޕ‬ʌȩȜȚȢ ʌĮIJȡȓĮ.


¡Oh ciudad, oh ciudad patria!

Ay. 358-359: ı‫ ޢ‬IJȠȚ ı‫ ޢ‬IJȠȚ ȝંȞȠȞ į੼įȠȡ-


țĮ ʌȘȝȠȞ੹Ȟ ਥʌĮȡț੼ııȠȞIJ’(Į).
A ti, sí, a ti, sí, te veo como el único capaz de alejar mi desgracia.

Tr. 1144: ‫ݻ‬ȜȦȜ’ ‫ݻ‬ȜȦȜĮ, ij੼ȖȖȠȢ Ƞ੝ț੼IJ’ ਩ıIJȚ ȝȠȚ.


¡Me muero, me muero! ¡Ya no percibo la luz del sol!

Eur. If. Taur. 152-153: ‫ݷ‬ȜިȝĮȞ ‫ݷ‬ȜިȝĮȞ·


Ƞ੝ İ੅ı’ ȠੇțȠȚ ʌĮIJȡ૶ȠȚ.
Estoy perdida, estoy perdida:
ya no existe mi hogar paterno.

Hes. Trab. 375: ੖Ȣ įİ ȖȣȞĮȚț੿ ʌ‫ޢ‬ʌȠȚșİ, ʌ‫ޢ‬ʌȠȚș’ ੖ Ȗİ ijȚȜ੾IJૉıȚȞ


El que de una mujer se fía, se fía de ladrones.

En nuestro Romancero constituye una fórmula fija en el comienzo de mu-


chos romances:

Helo, helo por do viene Rey don Sancho, rey don Sancho,
el infante vengador... no digas que no te aviso...

Abenámar, Abenámar,
moro de la morería...

Sin embargo, después de la correcta definición de esta figura, en la página


48 del Léxico de Ramos y Sancho, uno de los textos que se citan admite que entre
los términos de la duplicatiǀ se puede insertar una palabra, lo cual «no destruye la
figura»: pero engendra un nuevo esquema, el de la diácope (x – x).

Etimol.: ਕȞĮį઄ʌȜȦıȚȢ < ਕȞĮįȣʌȜȠ૨Ȟ, ‘reduplicar’, repetir < įȚʌȜȠ૨Ȣ,‘doble’.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 35


Sinón.: geminatiǀ, duplicatiǀ, reduplicatiǀ.

EPÍFORA.- Para Lázaro Carreter (1971, 164-165), la epífora puede presen-


tar dos modalidades: o la repetición se efectúa en contacto y al final, es decir,
según ... x, x, o a distancia y «al final de las diversas frases de un período, en cuyo
caso se denomina epístrofe6», que tendría como esquema ... x/... x/...; para uno y
otro tipo se aportan los ejemplos siguientes:

Sóf. E. R. 1403: [...] ‫ ޕ‬Ȗ‫ޠ‬ȝȠȚ, Ȗ‫ޠ‬ȝȠȚ.


¡Oh bodas, bodas!

El. 1410:
Ǿȁ. ੁįȠઃ ȝȐȜ’ Į੣ șȡȠİ૙ IJȚȢ. Ȁȁ. ‫ ޕ‬IJȑțȞȠȞ, IJȑțȞȠȞ,
Ƞ੅țIJȚȡİ IJ੽Ȟ IJİțȠ૨ıĮȞ.
ELECTRA- Pon atención, alguien a su vez grita más. CLITEMESTRA- ¡Oh hijo,
hijo, apiádate de la que te dio a luz!

Ibid. 1413-1414:
Ȟ૨Ȟ ıȠȚ
ȝȠ૙ȡĮ țĮșĮȝİȡȓĮ ijșȓȞİȚ ijșȓȞİȚ.
Ahora tu destino en el día de hoy se te acaba, se te acaba.

Eur. Med. 1121-1123:


੯ įİȚȞઁȞ ਩ȡȖȠȞ ʌĮȡĮȞંȝȦȢ İੁȡȖĮıȝ੼ȞȘ,
Ȃ੾įİȚĮ, ijİࠎȖİ, ijİࠎȖİ, ȝ੽IJİ ȞĮ૘ĮȞ
ȜȚʌȠ૨ı’ ਕʌ੾ȞȘȞ ȝ੾IJ’ ੕ȤȠȞ ʌİįȠıIJȚȕો.
¡Oh tú que has perpetrado una acción espantosa fuera de la ley, Medea, huye, huye,
sin perder nave o carro ni vehículo que huelle el suelo.

Aristóf. Acarn. 476-477:


ț੺țȚıIJ’ ਕʌȠȜȠ઀ȝȘȞ, İੁ IJ઀ ı’ ĮੁIJ੾ıĮȚȝ’ ਩IJȚ,
ʌȜ੽Ȟ ਪȞ ȝંȞȠȞ, IJȠȣIJ‫ ޥ‬ȝިȞȠȞ, IJȠȣIJ‫ ޥ‬ȝިȞȠȞ.
¡Muera yo de mala manera si te pido aún algo, salvo una sola cosa, esta sola, esta
sola.

6
De acuerdo con ello, parece más indicado igualmente reservar el término para la segunda modali-
dad, esto es, para la conversión.

36 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Ercilla: Suenan voces, victoria, España, España.
Saavedra F.: Desdichado el Estado cuya cabeza, o no se precia de Príncipe, o se
precia de más de Príncipe.

Para Morier (1989, 448), en cambio, es la repetición de una palabra o de


una fórmula al final de los miembros de un período o de una estrofa; según esto,
valdría el ejemplo que ofrece Calderón en La vida..., 132, 142, 152, 162 con la
fórmula ¿... tengo menos libertad? O el estribillo de cualquier letrilla de Góngora,
p. e.: Buena orina y buen color / y tres higas al Doctor.

Etimol.: ਥʌȚijȠȡ੺ < ਥʌȚij੼ȡİȚȞ, ‘llevar a continuación’, ‘añadir’.

Sinón.: ਕȞIJȚıIJȡȠij੾, ਥʌȚıIJȡȠij੾, desitiǀ, conversiǀ, reversiǀ, conversum.

EPANALEPSIS o CONDUPLICACIÓN .- En su virtud, los términos repe-


tidos, aunque contiguos, se distribuyen entre el final del verso o del período y el
principio del siguiente, con arreglo al esquema ... x / x...:

Il. VI. 395-396:


ਝȞįȡȠȝȐȤȘ, șȣȖȐIJȘȡ ȝİȖĮȜȒIJȠȡȠȢ ‫ݟ‬İIJȓȦȞȠȢ,
‫ݟ‬İIJȓȦȞ, ੖Ȣ ਩ȞĮȚİȞ ਫ਼ʌઁ ȆȜ੺ț૳ ਫ਼ȜȘȑııૉ.
Andrómaca, la hija del magnánimo Etión, Etión, que habitaba al pie de la boscosa Placo.

Sóf. El. 1232-1233: ੁઅ ȖȠȞĮȓ,


ȖȠȞĮ‫ ޥ‬ıȦȝȐIJȦȞ ਥȝȠ੿ ijȚȜIJȐIJȦȞ.
¡Oh vástago, vástago de la persona más querida para mí.

Eur. If. Taur. 869-870:


੯ ȝİȜ੼Į įİȚȞ઼Ȣ IJંȜȝĮȢ· įİަȞ’ ‫ݏ‬IJȜĮȞ
‫ݏ‬IJȜĮȞ įİަȞ’, ੭ȝȠȚ, ı઄ȖȖȠȞİ.
¡Oh desdichada, terrible osadía! ¡De modo indigno he sufrido, he sufrido de modo
indigno, ay de mí, hermano!

El alc. de Zal.: Al Rey el alma y la vida


se ha de dar, pero el honor
es patrimonio del alma,
y el alma sólo es de Dios.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 37


Romancº : Entran en tierras del rey,
del rey moro de Sevilla.

Campoamor: El gaitero... 8-10: ¡Cómo traerá el corazón


el gaitero,
el gaitero de Gijón!

A veces, el poeta combina la reduplicación y la conduplicación:

Sóf. ǹy. 396-397: ‫ݐ‬Ȝİıș’, ‫ݐ‬Ȝİıș‫ ޢ‬ȝ’ Ƞੁț੾IJȠȡĮ,


‫ݐ‬Ȝİıș‫ ޢ‬ȝ’.
Acogedme, acogedme como morador,
acogedme.

Ibid. 694-695: ‫ ޫݧ ޫݧ‬Ȇ‫ޟ‬Ȟ Ȇ‫ޠ‬Ȟ,


‫ ޕ‬Ȇ‫ޟ‬Ȟ Ȇ‫ޟ‬Ȟ ਖȜ઀ʌȜĮȖțIJİ.
¡Ay, ay, Pan, Pan!
¡Oh Pan, Pan, que vagas por la orilla del mar!

RȠmancº : Fontefrida, fontefrida,


fontefrida y con amor.

Etimol.: ਥʌĮȞ੺ȜȘȥȚȢ < ਥʌȚȜĮȝȕ੺ȞȦ, ‘retomar’.

Sinón.: ʌĮȜȚȜȜȠȖ઀Į, ਥʌ઀ȗİȣȟȚȢ, conduplicatiǀ, duplicatiǀ, geminatiǀ,


iteratiǀ.

ȕ) A DISTANCIA.

DIÁCOPE.- Cuando entre los términos repetidos de la conduplicación se


opera un corte o separación por la inserción de una o dos palabras e, incluso, una
oración incidental, la figura recibe el nombre de diácope o diástole, siendo preferi-
ble el primero al segundo por la equivocidad prosódico-métrica de este7. Ambos
términos son usados de manera acertada por Ps. Iulius Rufinianus (L. 1966: 101),
que añade: Latine dicitur separatiǀ. De este modo, una repetición en contacto se

7
Recuérdese a este respecto la diástole como alargamiento métrico artificioso por la aplicación de la
licencia media inter quinque o la disolución de un diptongo para obtener una sílaba más.

38 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


convierte en otra a distancia por la interposición de un breve inciso, que sirve a su
vez para relajar –de una forma más solemne y enfática– el repiqueteo que comporta
dicha repetición. El esquema x – x ha sido largamente explotado en todas las épo-
cas:

Sóf. ǹy. 91: ੯ ȤĮ߿ȡ’ ਝș੺ȞĮ, ȤĮ߿ȡİ ǻȚȠȖİȞ੻Ȣ IJ੼țȞȠȞ.


¡Salud, Atenea, salud, hija de Zeus!

Ibid. 981: ੯ IJ‫ޠ‬ȜĮȢ ਥȖઆ, IJ‫ޠ‬ȜĮȢ.


¡Ay, desgraciado de mí, desgraciado!

Consignamos a continuación dos llamativos esquemas de repetición de


términos apareados (hasta cinco), que parecen componer una diácope concatenada:

Od. VII. 120-121:


‫ݻ‬ȖȤȞȘ ‫݋‬ʌ’ ‫ݻ‬ȖȤȞ߯ ȖȘȡ੺ıțİȚ, ȝ߱ȜȠȞ į’ ‫݋‬ʌ‫ ޥ‬ȝ߱Ȝ࠙,
Į੝IJ੹ȡ ‫݋‬ʌ‫ ޥ‬ıIJĮijȣȜ߲ ıIJĮijȣȜ‫ޤ‬, ıࠎțȠȞ į’ ‫݋‬ʌ‫ ޥ‬ıުț࠙.
La pera sobre la pera envejece, la manzana sobre la manzana, sobre la uva la uva
y el higo sobre el higo.

Teócr. XVIII. 49- 53:


ȤĮަȡȠȚȢ, ੯ Ȟ઄ȝijĮ· ȤĮަȡȠȚȢ, İ੝ʌ੼Ȟșİȡİ ȖĮȝȕȡ੼.
ȁĮIJޫ ȝ੻Ȟ įȠ઀Ș, ȁĮIJޫ țȠȣȡȠIJȡંijȠȢ, ਫ਼ȝȝ૙Ȟ
İ੝IJİțȞ઀ĮȞ, ȀުʌȡȚȢ į੼, șİ੹ ȀުʌȡȚȢ, ੅ıȠȞ ਩ȡĮıșĮȚ
ਕȜȜ੺ȜȦȞ, ǽİީȢ į੼, ȀȡȠȞ઀įĮȢ ǽİުȢ, ਙijșȚIJȠȞ ੕ȜȕȠȞ,
੪Ȣ ਥȟ İ‫ރ‬ʌĮIJȡȚįߢȞ İ‫ݧ‬Ȣ İ‫ރ‬ʌĮIJȡަįĮȢ ʌ੺ȜȚȞ ਩Ȟșૉ.
¡Salve, oh novia! ¡Salve, yerno de noble suegro! Ojalá Leto os conceda, Leto cria-
dora de niños, una noble prole; y Cipris, la diosa Cipris, os otorgue igualmente que
os améis mutuamente; que Zeus, el Crónida Zeus, os conceda felicidad imperecede-
ra, para que de nobles padres a nobles hijos se transmita de nuevo.

Virg. En. 2. 602: divum inclementia, divum. De los dioses la crueldad, de los dioses.

Romancº : Que por mayo era, por mayo,


cuando hace el calor.

La vida es sueño 2359: soñemos, alma, soñemos.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 39


G. Diego, R. del Duero 15-16: Y entre los santos de piedra
y los árboles de magia
pasas llevando en tus ondas
palabras de amor, palabras.

Etimol.: įȚĮțȠʌ੾ < įȚĮțંʌIJİȚȞ, ‘cortar en dos’

Sinón.: įȚĮıIJȠȜ੾ < įȚĮıIJ੼ȜȜȦ, ‘definir con precisión’, separatiǀ, interiectiǀ.

ANÁFORA o EPANÁFORA.- Si el término se repite al principio de dos o


más cláusulas o miembros del período, se obtiene el esquema x... / x... / x... /..., que
puede presentar –muy raramente– la variante x... x.../ cuando la repetición se pro-
duce al comienzo o en medio del verso o cláusula, aproximándose entonces a la
diácope (x – x):

Il. II. 671-673:


NȚȡİީȢ Į੣ ȈȪȝȘșİȞ ਙȖİ IJȡİ૙Ȣ ȞોĮȢ ਥ૘ıĮȢ,
NȚȡİީȢ ǹȖȜĮ૘ȘȢ ȣੂઁȢ ȋĮȡȩʌȠȚȩ IJ’ ਙȞĮțIJȠȢ,
NȚȡİȪȢ, ੔Ȣ țȐȜȜȚıIJȠȢ ਕȞ੽ȡ ਫ਼ʌઁ ੍ȜȚȠȞ ਷Ȝșİ.
Nireo a su vez había traído tres naves parejas de Sime, Nireo, hijo de Aglaya y del
soberano Cáropo, Nireo, el varón más noble que llegó al pie de Ilio.

Hes. Trab. 5-8:


ࠍ‫ޢ‬Į ȝ੻Ȟ Ȗ੹ȡ ȕȡȚ੺İȚ, ࠍ‫ޢ‬Į į੻ ȕȡȚ੺ȠȞIJĮ ȤĮȜ੼ʌIJİȚ ,
ࠍİ߿Į į’ ਕȡ઀ȗȘȜȠȞ ȝȚȞ઄șİȚ țĮ઀ ਙįȘȜȠȞ Į੼ȟİȚ,
ࠍİ߿Į į੼ IJ’ ੁș઄ȞİȚ ıțȠȜȚઁȞ țĮ੿ ਕȖ੾ȞȠȡĮ ț੺ȡijİȚ
ǽİ઄Ȣ ਫ਼ȥȚȕȡİȝ੼IJȘȢ.
Pues Zeus altitonante fácilmente concede el poder, fácilmente subyuga al poderoso,
fácilmente humilla al notable y ensalza al oscuro, fácilmente endereza al torcido y
doblega al arrogante.

Safo, frg. 223 Lobel Page:


ਰıʌİȡİ ʌȐȞIJĮ ijȑȡȦȞ ੖ıĮ ijĮȓȞȠȜȚȢ ਥıțȑįĮı’ Į੡ȦȢ,
ijȑȡİȚȢ ੕ȚȞ, ijȑȡİȚȢ ĮੇȖĮ, ijȑȡİȚȢ ȝȐIJİȡȚ ʌĮ૙įĮ.
¡Oh Véspero, que traes todo cuanto la brillante aurora esparce, traes la oveja, traes
la cabra, traes el hijo a la madre.

40 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Esq. Pers. 548-553:
Ȟ૨Ȟ Ȗ੹ȡ į੽ ʌȡȩʌĮıĮ ȝ੻Ȟ ıIJȑȞİȚ
ȖĮ૙’ ਝıȚ੹Ȣ ਥțțİȞȠȣȝȑȞĮ.
ȄȑȡȟȘȢ ȝ੻Ȟ ਙȖĮȖİȞ, ʌȠʌȠ૙,
ȄȑȡȟȘȢ į’ ਕʌȫȜİıİȞ, IJȠIJȠ૙,
ȄȑȡȟȘȢ į੻ ʌȐȞIJ’ ਥʌȑıʌİ įȣıijȡȩȞȦȢ
ȕĮȡȓįİııȚ ʌȠȞIJȓĮȚȢ.
Pues ahora gime toda la tierra de Asia despoblada. Jerjes lo ocasionó, ¡ay! Jerjes
causó su ruina, ¡ay! Jerjes todo lo atrajo de modo imprudente con sus barcos mari-
nos.

Cic. Cat. 1. 3. 8: Nihil agis, nihil moliris, nihil cogitas.


Nada haces, nada resuelves, nada concibes.

Romancº : Todas visten un vestido,


todas calzan un calzar,
todas comen a una mesa,
todas comían de un pan.

El ingenioso… 2ª p. cap. LXVI:


¡Aquí fue Troya! ¡Aquí mi desdicha y no mi cobardía se llevó mis alcanzadas glo-
rias; aquí usó la fortuna conmigo de sus vueltas y revueltas; aquí se escurecieron
mis hazañas; aquí, finalmente, cayó mi ventura para jamás levantarse.

Etimol.: ਕȞĮijȠȡ੺ < ਕȞĮij੼ȡİȚȞ, ‘volver atrás’.

Sinón.: ਥʌĮȞĮijȠȡ੺, ਥʌȚȕȠȜ੾, iteratiǀ, relatiǀ, repetitiǀ.

EPÍSTROFE o CONVERSIÓN.- Cuando el término repetido se aloja al fi-


nal, en la forma ...x /...x / ..., se tiene la figura de la epístrofe o conversión, como se
ha dejado dicho (vid. EPÍFORA). La opinión de Lázaro Carreter se ve reforzada
por otro testimonio más antiguo, el de Ps. Iulius Rufinianus, al enunciar que «epis-
trophé est, cum in eadem verba plures sententiae desinunt; [...] latine dicitur
reversiǀ» (L., 1966, III, 339):

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 41


Od. I. 346-348:
ȝોIJİȡ ਥȝ੾, IJ઀ IJ’ ਙȡĮ ijșȠȞ੼İȚȢ ਥȡ઀ȘȡȠȞ ܻȠȚįާȞ
IJ੼ȡʌİȚȞ ੖ʌʌૉ Ƞੂ ȞંȠȢ ੕ȡȞȣIJĮȚ; Ƞ੡ ȞȪ IJ’ ܻȠȚįȠ‫ޥ‬
Į੅IJȚȠȚ, ਕȜȜȐ ʌȠșȚ ZİઃȢ Į੅IJȚȠȢ.
Madre mía, ¿por qué no permites que el fiel aedo nos deleite como su inspiración
le sugiere? Pues los aedos no son culpables, sino que de algún modo Zeus es el
culpable.

Aristóf. Aves 113-116:


ǼȊǼȁ. –ıȠ੿ ȟȣȖȖİȞ੼ıșĮȚ ȕȠȣȜȠȝ੼ȞȦ. ǼȆȅȌ. –IJ઀ȞȠȢ ʌ੼ȡȚ;
ǼȊǼȁ. -੖IJȚ ʌȡ૵IJĮ ȝ੻Ȟ ਷ıș’ ਙȞșȡȦʌȠȢ ‫ޔ‬ıʌİȡ Ȟޫ ʌȠIJ‫ޢ‬,
țਕȡȖ઄ȡȚȠȞ ੩ijİ઀ȜȘıĮȢ ‫ޔ‬ıʌİȡ Ȟޫ ʌȠIJ‫ޢ‬,
țȠ੝ț ਕʌȠįȚįȠઃȢ ਩ȤĮȚȡİȢ ‫ޔ‬ıʌİȡ Ȟޫ ʌȠIJ‫ޢ‬.
EVÉLPIDES. -Queremos ambos hablar contigo. ABUBILLA. - ¿De qué?
EVÉLP. –Porque primeramente eras un hombre como nosotros en otro tiempo,
incluso debiste dinero como nosotros en otro tiempo y, al no devolverlo, te com-
placías como nosotros en otro tiempo.

Plat. Ión 532b:


ȈȍȀȇ. -ȅ੝țȠ૨Ȟ, İ੅ʌİȡ IJާȞ İ‫ މ‬Ȝ‫ޢ‬ȖȠȞIJĮ ȖȚȖȞઆıțİȚȢ, țĮ੿ IJȠީȢ Ȥİ߿ȡȠȞ
Ȝ‫ޢ‬ȖȠȞIJĮȢ ȖȚȖȞઆıțȠȚȢ ਗȞ ੖IJȚ Ȥİ߿ȡȠȞ Ȝ‫ޢ‬ȖȠȣıȚȞ.
ǿȍȃ -ਯȠȚț੼Ȟ Ȗİ.
SÓCRATES -Pues bien, si tú reconoces al que habla bien, podrías reconocer tam-
bién que los que hablan peor es porque peor hablan.
IÓN -Al menos, lo parece.

Cic. Filíp. XXII. 55:


Doletis tres exercitus populi Romani interfectos? Interfecit Antnius. Desideratis
clarissimus cives? Eos quoque eripuit nobis Antonius.
¿Os afligís por los tres ejércitos romanos que han perecido? Los hizo perecer Anto-
nio. ¿Añoráis a ciudadanos ilustrísimos? También nos los arrebató Antonio.

Ret. Her. 4. 13. 19:


Poenos populus Romanus iustitia vicit, armis vicit, liberalitate vicit.
A los cartagineses el pueblo romano con su justicia venció, con sus armas venció,
con su liberalidad venció.

42 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Etim.: ਥʌȚıIJȡȠij੾ < ਥʌȚıIJȡ੼ijİȚȞ, ‘dar la vuelta, convertir’.

Sinón.: ਥʌȚijȠȡ੺, ਕȞIJȚıIJȡȠij੾, conversiǀ, reversiǀ, desitiǀ.

EPANADIPLOSIS o REDICIÓN.- Consiste en repetir un término al prin-


cipio o al final de una frase o miembro de frase, conforme al esquema x...x/ o bien
x... /...x, es decir, el término repetido sirve de marco a uno o más pensamientos
cuya entonación –en cabal correspondencia–, al comienzo ascendente y al final
descendente, le imprime una gran solemnidad:

Esqu. Agam. 67-68: ‫ݏ‬ıIJȚ į’ ੖ʌȘ Ȟ૨Ȟ


‫ݏ‬ıIJȚ.
La situación está como ahora está.

Sóf. Ant. 13: įȣȠ߿Ȟ ܻįİȜijȠ߿Ȟ ਥıIJİȡȘș੾ȝİȞ įުȠ.


De nuestros dos hermanos nos vemos privadas las dos.

Ibid. 436: ݀ȝ’ ਲį੼ȦȢ ਩ȝȠȚȖİ țਕȜȖİȚȞ૵Ȣ ݀ȝĮ.


A la vez grato para mí y doloroso a la vez.

Ay. 348-349: Țȫ
ijȓȜȠȚ ȞĮȣȕȐIJĮȚ ȝȩȞȠȚ ਥȝ૵Ȟ ijȓȜȦȞ.
¡Ah, mis amigos marineros! ¡Mis únicos amigos!

Plauto, Stichus 731: Ego tu sum, tu es ego. Yo soy tú, tú eres yo.

Ventura R. Aguilera: lujo gasta el cortesano


si la reina gasta lujo.

Góng. Entre los... 33-34: Valiente eres, capitán,


y cortés como valiente,
por tu espada y por tu trato
me has cautivado dos veces.

B. López , El her. pol. 10-12: ¡Olas de Trafalgar, rugientes olas,


que sois por nuestro orgullo
capiteles de tumbas españolas...!

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 43


Gª Lorca, Rom. sonámbulo 1-4: Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.

Obsérvese cómo el poeta, en solo dos versos, ha conjugado la epanadiplosis,


la epanalepsis y la diácope.

Etim.: ਥʌĮȞĮį઄ʌȜȦıȚȢ < ਥʌĮȞĮį઄ʌȜȠ૨Ȟ, redoblar, replegarse.

Sinón.: ʌȡȠıĮʌંįȠıȚȢ, ਥʌĮȞĮıIJȡȠij੾, ț઄țȜȠȢ, redditiǀ, inclusiǀ.

B) DE DOS TÉRMINOS.

ANTIMETÁBOLA o RETRUÉCANO.- Se comete cuando a un pensamiento se le


contrapone otro formado por las mismas palabras pero invirtiendo el orden de ellas;
no es extraño que se cambien también las desinencias casuales o verbales. Con esta
figura se puede obtener un estilo sentencioso o, más raramente, un efecto cómico.
Es, pues, una antítesis con las palabras en orden inverso. Su esquema es x > y / y > x:

Esq. Coéf. 312-313: ਕȞIJ੿ į੻ ʌȜȘȖ߱Ȣ ijȠȞަĮȢ ijȠȞަĮȞ


ʌȜȘȖ‫ޣ‬Ȟ IJȚȞ੼IJȦ.
Que por golpe asesino se pague otro asesino golpe.

Plat. Rep. V. 473d:


ਥ੹Ȟ ȝ੾, ਷Ȟ į’ ਥȖઆ, ਵ Ƞ‫ ݨ‬ijȚȜިıȠijȠȚ ȕĮıȚȜİުıȦıȚȞ ਥȞ IJĮ૙Ȣ ʌંȜİıȚȞ ਵ Ƞੂ ȕĮıȚȜ߱Ȣ IJİ Ȟ૨Ȟ
ȜİȖંȝİȞȠȚ țĮ੿ įȣȞ੺ıIJĮȚ ijȚȜȠıȠij‫ޤ‬ıȦıȚ ȖȞȘı઀ȦȢ IJİ țĮ੿ ੂțĮȞ૵Ȣ.
ǹ menos que, dije yo, o los filósofos reinen en los Estados, o que los que ahora se
titulan reyes y gobernantes filosofen legítima y convenientemente.

Ión 535e:
੪Ȣ ਥ੹Ȟ ȝ੻Ȟ țȜ‫ޠ‬ȠȞIJĮȢ Į੝IJȠઃȢ țĮș઀ıȦ, Į੝IJઁȢ ȖİȜ‫ޠ‬ıȠȝĮȚ ਕȡȖ઄ȡȚȠȞ ȜĮȝȕ੺ȞȦȞ, ਥ੹Ȟ į੻
ȖİȜࠛȞIJĮȢ, Į੝IJઁȢ țȜĮުıȠȝĮȚ ਕȡȖ઄ȡȚȠȞ ਕʌȠȜȜ઄Ȣ. Pues siempre que yo les haga llorar,
yo mismo me reiré al recibir el dinero, pero si hago que se rían, yo mismo lloraré, si
lo pierdo.

44 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Plut. Glor. de Aten. 346F:
੒ ȈȚȝȠȞ઀įȘȢ IJ੽Ȟ ȝ੻Ȟ ȗȦȖȡĮij઀ĮȞ ʌȠ઀ȘıȚȞ ıȚȦʌ૵ıĮȞ ʌȡȠĮȖȠȡİ઄İȚ, IJ੽Ȟ į੻ ʌȠ઀ȘıȚȞ
ȗȦȖȡĮij઀ĮȞ ȜĮȜȠ઄ıĮȞ.
Simónides llama a la pintura poesía silente y a la poesía pintura parlante.

Ret. Her. 4. 28. 39: esse oportet ut vivas, non vivere ut edas.
Conviene comer para vivir, no vivir para comer8.

Mat. 23. 12; Luc. 18. 14:


੖ıIJȚȢ į੻ ਫ਼ȥઆıİȚ ਦĮȣIJઁȞ IJĮʌİȚȞȠș੾ıİIJĮȚ, țĮ੿ ੖ıIJȚȢ IJĮʌİȚȞઆıİȚ ਦĮȣIJઁȞ ਫ਼ȥȦș੾ıİIJĮȚ.
Qui se exaltaverit, humiliabitur, et qui se humiliaverit, exaltabitur.

Góng.: Pierna que guarda su cara, cara que guarda su pierna.

Id. : Cuando pitos, flautas


cuando flautas, pitos.

Quev. Ep. Cens. 5-6: ¿Siempre se ha de sentir lo que se dice?


¿Nunca se ha de decir lo que se siente?

Popular: El tabaco es un ocio en el trabajo y un trabajo en el ocio.

Etim.: ਕȞIJȚȝİIJĮȕȠȜ੾ < ਕȞIJȚȝİIJĮȕ੺ȜȜİȚȞ, ‘cambiar en sentido contrario’.

Retruécano < retrocar, volver a trocar, recambiar (DRAE).

Sinón.: ਕȞIJȚȝİIJ੺șİıȚȢ, ı઄ȖțȡȚıȚȢ, commutatiǀ, permutatiǀ.

SÍMPLOCA o COMPLEXIÓN.- Es la repetición de dos términos distintos al


comienzo y al final, respectivamente, de varias frases o, lo que es lo mismo, la
combinación de la anáfora con la epífora:

Aristóf. Nubes 1088-1093:


ǹǻǿȀȅȈ ȁȅīȅȈ –ij੼ȡİ į੼ ȝȠȚ ijȡ੺ıȠȞ·
ıȣȞȘȖȠȡȠࠎıȚȞ ‫݋‬ț IJަȞȦȞ;
8
Sobre el dintel de las puertas romanas solía ponerse esta inscripción: E. V. V. N. V. V. E., que no es
otra cosa que el retruécano citado, ede ut vivas, nec vive ut edas.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 45


ǻǿȀǹǿȅȃ ȁȅīȅȈ –‫݋‬ȟ İ‫ރ‬ȡȣʌȡެțIJȦȞ. ǹǻǿȀ. –ʌİ઀șȠȝĮȚ.
IJ઀ įĮ઀; IJȡĮșȖ࠙įȠࠎı’ ‫݋‬ț IJަȞȦȞ;
ǻǿȀ. -‫݋‬ȟ İ‫ރ‬ȡȣʌȡެțIJȦȞ. ǹǻǿȀ. İ੣ Ȝ੼ȖİȚȢ.
įȘȝȘȖȠȡȠࠎıȚ į’ ‫݋‬ț IJަȞȦȞ;
ǻIK.-‫݋‬ȟ İ‫ރ‬ȡȣʌȡެțIJȦȞ.
DISCURSO INJUSTO –Ea, dime, ¿a qué clase pertenecen los oradores?
DISCURSO JUSTO – A la de los sodomitas. D. INJ. –De acuerdo.
¿Y a qué clase pertenecen los tragediógrafos?
D. JUSTO –A la de los sodomitas. D. INJ. –Tienes razón. ¿Y a qué clase perte-
necen los demagogos?
D. JUSTO –A la de los sodomitas.

Esqn. C. Ctesif. 202:


‫݋‬ʌ‫ ޥ‬ıĮȣIJઁȞ țĮȜİ߿Ȣ, ‫݋‬ʌ‫ ޥ‬ȞȩȝȠȣȢ țĮȜİ߿Ȣ, ‫݋‬ʌ‫ ޥ‬IJȘȞ įȘȝȠțȡĮIJȓĮȞ țĮȜİ߿Ȣ.
Contra ti mismo [lo] llamas, contra las leyes [lo] llamas, contra la democracia [lo]
llamas.

Ret. Her. 4. 14. 20 :


Quem senatus damnarit, quem populus damnarit, quem omnium existimatio dam-
narit, eum vos sententiis vestris absolvatis?
A quien el senado ha condenado, a quien el pueblo ha condenado, a quien el juicio
de todos ha condenado, ¿a ése vais a absolver con vuestras sentencias?

Etim.: ıȣȝʌȜȠț੾ < ıȣȝʌȜ੼țİȚȞ < ‘entrelazar’.

Sinón.: țȠȚȞંIJȘȢ, ı઄ȞșİıȚȢ, communiǀ, conexiǀ, conexum.

C) EN NÚMERO INDEFINIDO.

CLÍMAX o GRADACIÓN.- Disposición de una serie de términos que se


suceden en escalera ascendente, de modo que cada uno es de significado más ex-
tenso (hiperónimo) que el anterior: x¹, y², z³ ...:
Para el ejemplo griego de clímax ascendente, vale también el que figura a
propósito del polisíndeton:

Sóf. Tr. 1058-1061:


țȠ੝ IJĮ૨IJĮ ȜંȖȤȘ ʌİįȚ੺Ȣ, ੕ȣș’ ੒ ȖȘȖİȞ੽Ȣ

46 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


ıIJȡĮIJઁȢ īȚȖ੺ȞIJȦȞ, Ƞ੡IJİ ș੾ȡİȚȠȢ ȕ઀Į,
Ƞ੡ș’ ਬȜȜ੺Ȣ, Ƞ੡IJ’ ਙȖȜȦııȠȢ Ƞ੡ș’ ੖ıȘȞ ਥȖઅ
ȖĮ઀ĮȞ țĮșĮ઀ȡȦȞ ਩įȡĮı੼ ʌȦ.
Y tales cosas, ni la lanza en la llanura, ni el ejército de los Gigantes, nacido de la
tierra, ni la fuerza bruta, ni la Hélade, ni la tierra bárbara, ni tierra alguna a la que
yo llegué con la intención deliberarla me las hicieron jamás.

Sóf. E. R. 1283-1284:
Ȟ૨Ȟ į੻ IJૌįİ șਲȝ੼ȡ઺
ıIJİȞĮȖȝިȢ, ܿIJȘ, ș‫ޠ‬ȞĮIJȠȢ, Į‫ݧ‬ıȤުȞȘ.
Ahora, en cambio, en este día, es llanto, fatalidad, muerte, ultraje.

Tr. 1088-1090:
įĮަȞȣIJĮȚ Ȗ‫ޟ‬ȡ Į‫ މ‬ʌ‫ޠ‬ȜȚȞ,
‫ݛ‬ȞșȘțİȞ, ‫݋‬ȟެȡȝȘțİȞ. ੯ Ȥ੼ȡİȢ, Ȥ੼ȡİȢ,
੯ Ȟ૵IJĮ țĮ੿ ıIJ੼ȡȞ’, ੯ ij઀ȜȠȚ ȕȡĮȤ઀ȠȞİȢ.
Pues me devora otra vez, ha rebrotado, se ha agudizado. ¡Oh manos, manos, oh
espalda y pecho! ¡Oh brazos queridos!

Zorr. A buen juez, 263-267: Pasó un día y otro día,


un mes y otro mes pasó,
y un año pasado había,
mas de Flandes no volvía
Diego, que a Flandes partió.

Por el contrario, el anticlímax es una escalera descendente cuyos términos


se suceden de más a menos (hipónimos): x³ y² z¹..., siendo su esquema menos
corriente:

Sóf. Fil. 946-947:


țȠ੝ț Ƞੇį’ ਥȞĮȓȡȦȞ ȞİțȡȩȞ, ਲ਼ țĮʌȞȠࠎ ıțȚȐȞ,
İ‫ݫ‬įȦȜȠȞ ਙȜȜȦȢ.
Y no sabe que ha aniquilado un cadáver, una sombra de humo, un espectro sim-
plemente...

Tr. 1103-1104:
Ȟ૨Ȟ į’ ੰį’ ܿȞĮȡșȡȠȢ țĮ੿ țĮIJİȡȡĮțȦȝ‫ޢ‬ȞȠȢ
IJȣijȜોȢ ਫ਼ʌ’ ਙIJȘȢ ‫݋‬țʌİʌިȡșȘȝĮȚ IJ੺ȜĮȢ.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 47


Y ahora así, sin fuerzas, deshecho, soy destruido por una ciega fatalidad, ¡desdi-
chado de mí!

Jenof. An. I. 16:


İੇȤȠȞ į੻ ʌ੺ȞIJİȢ țȡ‫ޠ‬ȞȘ țĮ੿ ȤȚIJࠛȞĮȢ ijȠȚȞȚțȠࠎȢ țĮ੿ țȞȘȝ߿įĮȢ țĮ઀ IJ੹Ȣ
ܻıʌަįĮȢ ‫݋‬țțİȜĮȜȣȝ‫ޢ‬ȞĮȢ.
Todos llevaban cascos, túnicas de púrpura, grebas y los escudos desenfundados.

Góng. Son. 149, Mientras… 14: en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada.

B. López. A Napol. 13-14: mira tus glorias, vanidad terrena:


orgullo, polvo, desengaño, nada.

En estos dos últimos ejemplos puede apreciarse claramente la hiponimia


generada por el curso decreciente de sus términos.
Una variante del clímax puede ser la reduplicación o anadiplosis progresiva
cuando los términos se usan apareados, lo que constituiría ya una concatenación,
que se verá a renglón seguido.

Etim.: țȜ઀ȝĮȟ, ‘escalera’ < țȜ઀ȞİȚȞ, ‘inclinar’.

Sinón.: ਥʌȚʌȜȠț੾, gradatiǀ, ascensus, catena, conexiǀ.

CONCATENACIÓN9.- Es un clímax (en teoría, podría ser también un an-


ticlímax) en el que la palabra final de un miembro o cláusula se repite al comienzo
del siguiente y así, sucesivamente, como se engarzan los eslabones de una cadena:
se puede definir también, según se apuntaba poco ha, como una anadiplosis o redu-
plicación progresiva, cuyos términos, apareados, se distribuyen a caballo entre cada
dos cláusulas o versos:

Il. XIII. 449-453:


…ǽȘȞઁȢ…,
੔Ȣ ʌȡ૵IJȠȞ ȂަȞȦĮ IJ੼țİ Ȁȡ੾IJૉ ਥʌ઀ȠȣȡȠȞ.
MަȞȦȢ į’ Į੣ IJ੼țİș’ ȣੂઁȞ ਕȝ઄ȝȠȞĮ ǻİȣțĮȜަȦȞĮ,

9
Según Lausberg (1975, 127 y n. 21), este nombre procede del vocablo francés concatenation, acu-
ñado en el siglo XVIII por Beauzée.

48 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


ǻİȣțĮȜަȦȞ į’ ‫݋‬ȝ‫ ޡ‬IJ઀țIJİ ʌȠȜ੼ıı’ਙȞįȡİııȚȞ ਙȞĮțIJĮ
Kȡ੾IJૉ ਥȞ İ੝ȡİ઀ૉ.
[Habla Idomeneo] … De Zeus…, el cual primero engendró a Minos, guardián de
Creta; Minos a su vez engendró un hijo, el intachable Deucalión, y Deucalión me
[Idomeneo] engendró como soberano de muchos hombres en la espaciosa Creta.

Dem. Pro cor. 179:


Ƞ‫ރ‬ț İ‫ݭ‬ʌȠȞ ȝ‫ޡ‬Ȟ IJĮࠎIJĮ, Ƞ‫ރ‬ț ‫ݏ‬ȖȡĮȥĮ į੻, Ƞ‫ރ‬į’ ‫ݏ‬ȖȡĮȥĮ ȝ੻Ȟ, Ƞ‫ރ‬ț ‫݋‬ʌȡȑıȕİȣıĮ į੻, Ƞ‫ރ‬į’
‫݋‬ʌȡȑıȕİȣıĮ ȝ੻Ȟ, Ƞ‫ރ‬ț ‫ݏ‬ʌİȚıĮ į‫ ޡ‬ĬİȕĮȓȠȣȢ.
No dije eso, ni lo propuse; ni lo propuse ni formé parte de la embajada; ni formé
parte de la embajada, ni logré convencer a los tebanos.

Por un clavo se pierde una herradura, por una herradura, un caballo, por
un caballo un caballero, por un caballero un pendón, por un pendón una hueste,
por una hueste una batalla, por una batalla un reino (Ǽn Lz., 1962, 94-95).

Il. II. 100-107:


ਕȞ੹ į੻ țȡİ઀ȦȞ ݃ȖĮȝ‫ޢ‬ȝȞȦȞ
਩ıIJȘ ıțોʌIJȡȠȞ ਩ȤȦȞ, IJઁ ȝ੻Ȟ ‫ݤ‬ijĮȚıIJȠȢ ț੺ȝİ IJİ઄ȤȦȞ.
‫ݤ‬ijĮȚıIJȠȢ ȝ੻Ȟ į૵țİ ǻȚ‫ ޥ‬ȀȡȠȞ઀ȦȞȚ ਙȞĮțIJȚ,
Į੝IJ੹ȡ ਙȡĮ ǽİީȢ į૵țİ įȚĮțIJިȡ࠙ ܻȡȖİȧijިȞIJ߯·
‫ݒ‬ȡȝİަĮȢ į੻ ਙȞĮȟ į૵țİȞ Ȇ‫ޢ‬ȜȠʌȚ ʌȜȘȟ઀ʌʌ૳,
Į੝IJ੹ȡ į’ Į੣IJİ Ȇ‫ޢ‬ȜȠȥ į૵ț’ ݃IJȡ‫ޢ‬ȧ, ʌȠȚȝ੼ȞȚ ȜĮ૵Ȟ·
݃IJȡİީȢ į੻ șȞ૊ıțȦȞ ਩ȜȚʌİȞ ʌȠȜ઄ĮȡȞȚ Ĭȣ‫ޢ‬ıIJ߯,
Į੝IJ੹ȡ ੒ Į੣IJİ Ĭȣ‫ޢ‬ıIJ’ ݃ȖĮȝ‫ޢ‬ȝȞȠȞȚ Ȝİ૙ʌİ ijȠȡોȞĮȚ.
Y el poderoso Agamenón se levantó empuñando el cetro, que Hefesto había elabo-
rado con arte, Hefesto lo había dado al soberano Zeus Cronión; por su parte, Zeus
lo había entregado al mensajero Argicida [Hermes]. El soberano Hermes se lo dio a
Pélope, domador de caballos, y, a su vez, Pélope se lo había entregado a Atreo,
pastor de pueblos: y Atreo, al morir, se lo había dejado a Tiestes, que tenía abun-
dantes rebaños, y, a su vez, Tiestes se lo había dejado a Agamenón para que lo lle-
vara.

Este último ejemplo de concatenación presenta además una estructura anu-


lar o de Ringkomposition, en la que el último término, Agamenón, es también el
primero de la cadena, como ocurre en el siguiente con el vocablo guerra:

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 49


Sale de la guerra paz; de la paz, abundancia; de la abundancia, ocio;
del ocio, vicio, y del vicio, guerra (En Lz. 1962, 213).

G. Correas, Vocabulario de refranes… 425:


Quien presta no cobra; y si cobra, no todo; y si todo, no entero; y si en tiem-
po, no tal; y si tal, enemigo mortal.

EPÁNODO.- Figura que consiste en referirse de forma somera a diferentes


personas o cosas para volver sobre ellas y reconsiderarlas con más detalle. Es una
figura de repetición múltiple:

Od. I. 109-112:
ț‫ޢ‬ȡȣțİȢ į’ Į੝IJȠ૙ıȚ țĮ੿ ੑIJȡȘȡȠ੿ șİȡ‫ޠ‬ʌȠȞIJİȢ
Ƞ‫ ݨ‬ȝ‫ޡ‬Ȟ ਙȡ’ ȠੇȞȠȞ ਩ȝȚıȖȠȞ ਥȞ੿ țȡȘIJોȡıȚ țĮ੿ ੢įȦȡ,
Ƞ‫ ݨ‬į’ Į੣IJİ ıʌંȖȖȠȚıȚ ʌȠȜȣIJȡ੾IJȠȚıȚ IJȡ੺ʌİȗĮȢ
Ȟ઀ȗȠȞ țĮ੿ ʌȡંIJȚșİȞ, IJȠ‫ ޥ‬į‫ ޡ‬țȡ੼Į ʌȠȜȜ੹ įĮIJİ૨ȞIJȠ.
Diligentes heraldos y servidores les mezclaban vino y agua en las cráteras los unos,
los otros por su parte limpiaban las mesas con esponjas de muchos ojos las ponían
delante, mientras que otros trinchaban abundantes trozos de carne.

Esq. Coéf. 238-245:


੯ IJİȡʌȞઁȞ ੕ȝȝĮ IJ‫ޢ‬ııĮȡĮȢ ȝȠަȡĮȢ ਩ȤȠȞ
ਥȝȠ઀, ʌȡȠıĮȣį઼Ȟ į’ ਩ıIJ’ ਕȞĮȖțĮ઀ȦȢ ਩ȤȠȞ
ʌĮIJ‫ޢ‬ȡĮ ıİ, țĮ੿ IJઁ ȝȘIJȡާȢ ਥȢ ı੼ ȝȠȚ ૧੼ʌİȚ
ıIJ੼ȡȖȘșȡȠȞ -ਲ į੻ ʌĮȞį઀țȦȢ ਥȤșĮ઀ȡİIJĮȚ-
țĮ੿ IJોȢ IJȣșİ઀ıȘȢ ȞȘȜİ૵Ȣ ‫ݸ‬ȝȠıʌިȡȠȣ·
ʌȚıIJઁȢ į’ ܻįİȜijާȢ ਷ıș’, ਥȝȠ੿ ı੼ȕĮȢ ij੼ȡȦȞ
ȝંȞȠȢ· [. . . . . . . . . .]
ȝંȞȠȞ Ȁȡ੺IJȠȢ IJİ țĮ੿ ǻ઀țȘ ıઃȞ IJ૶ IJȡ઀IJ૳
ʌ੺ȞIJȦȞ ȝİȖ઀ıIJ૳ ǽİȞ੿ ıȣȖȖ੼ȞȠȚIJં ȝȠȚ.
¡Oh agradable semblante que me tiene presa por cuatro motivos! Por fuerza debo
llamarte padre, también en ti recae el amor de la madre –mas ella me es entera-
mente odiosa– y el de mi hermana ofrendada en sacrificio impío: eres para mí el
hermano leal, el único que me profesa respeto. Ojalá me socorran Fuerza y Justicia,
con Zeus, el tercero, el más fuerte de todos.

50 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Virg. En. ǿǿ. 435-436:
Iphitus et Pelias mecum, quorum Iphitus aevo
iam gravior, Pelias et vulnere tardus Ulixi.
Ífito y Pelias [van] conmigo; de ellos, Ífito, más lento ya por la edad; Pelias, tam-
bién lento por la herida de Ulises.

Etim.: ਥʌ੺ȞȠįȠȢ, ‘acción de andar y desandar un camino’, ‘retorno’.

Sinón.: regressiǀ, reversiǀ.

D) DE FÓRMULAS O DE VERSOS.

ANTEPÍFORA.- Consiste en la repetición de la misma fórmula o del mis-


mo verso, en forma de estribillo sentencioso, al principio y al final de un período o
de una estrofa (Morier, 112), según el esquema siguiente:

x y z
-------
-------
-------
n
x y z

Teócr. II. 17-22:


‫ݵ‬ȣȖȟ, ‫ݐ‬Ȝțİ IJީ IJ߱ȞȠȞ ‫݋‬ȝާȞ ʌȠIJ‫ ޥ‬įࠛȝĮ IJާȞ ܿȞįȡĮ.

ਙȜijȚIJ੺ IJȠȚ ʌȡ઼IJȠȞ ʌȣȡ੿ IJ੺țİIJĮȚ. ਕȜȜ’ ਥʌ઀ʌĮııİ,


ĬİıIJȣȜ઀. įİȚȜĮ઀Į, ʌઽ IJ੹Ȣ ijȡ੼ȞĮȢ ਥțʌİʌંIJĮıĮȚ;

਷ ૧੺ Ȗ੼ șȘȞ, ȝȣıĮȡ੺, țĮ੿ IJ੿Ȟ ਥʌ઀ȤĮȡȝĮ IJ੼IJȣȖȝĮȚ;


ʌ੺ıı’ ਚȝĮ țĮ੿ Ȝ੼Ȗİ IJĮ૨IJĮ· ‘IJ੹ ǻ੼ȜijȚįȠȢ ੑıIJ઀Į ʌ੺ııȦ’.

‫ݵ‬ȣȚȖȟ, ‫ݐ‬Ȝțİ IJީ IJ߱ȞȠȞ ‫݋‬ȝާȞ ʌȠIJ‫ ޥ‬įࠛȝĮ IJާȞ ܿȞįȡĮ.

Rueda mágica, trae tú a mi hombre a casa.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 51


Primero se tuesta al fuego harina de cebada. Ea, Testílide, espolvoréala. ¿En qué
estás pensando, desgraciada? ¿Es que, so guarra, te resulto ridícula? Espárcela y di
esto al mismo tiempo: «los huesos de Delfis esparzo».

Rueda mágica, trae tú a mi hombre a casa.

El estribillo se repite ocho veces tras cada estrofa de cuatro versos hasta
que el autor introduce otro, que repite otras doce. De estructura semejante más o
menos es el Idilio I.
En la métrica española, la letrilla y su antecedente el villancico suelen
adoptar este tipo de estructura: recuérdese al efecto el estribillo quevedesco Pode-
roso caballero / es Don dinero, o cualquiera de las de Góngora:

Góng. Letrilla II: Ándeme yo caliente,


y ríase la gente.
Traten otros del gobierno,
del mundo y sus monarquías,
mientras gobiernan mis días
mantequillas y pan tierno,
y las mañana de invierno
naranjadas y aguardiente,
y ríase la gente.

En el Agamenón, de Esquilo, el estribillo Į੅ȜȚȞȠȞ Į੅ȜȚȞȠȞ İੁʌ੼, IJઁ į’ İ੣


ȞȚț੺IJȦ, (‘entona un canto de dolor, un canto de dolor, pero que el bien prevalezca’)
se repite tres veces al final de la estrofa 1ª (v. 121), la antistrofa (139) y el epodo
(159). De nuevo, Casandra introduce dos estrofas y sus correspondientes antistrofas
con el mismo o parecido estribillo en alternancia con el coro (1072-1089), rasgo
que aparenta una antepífora. En Las Coéforos son tres los estribillos intercalados
antes de la muerte de Egisto y dos después de la de Clitemestra. Y en Las Euméni-
des el poeta ha insertado otros tres entre los parlamentos de Orestes (275-306) y de
Atenea (397-414), terminando la obra con dos parejas de estrofas y antistrofas,
cuyos versos finales sirven de cláusulas respectivamente.

Etimol.: *ਕȞIJİʌȚijȠȡ੺ < ਕȞIJİʌȚij੼ȡİȚȞ, ‘traer a su vez sobre sí’.

52 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


4. POR PERMUTACIÓN.

aliteración o paragramatismo
fonosimbolismo
palíndromo o capicúa
de sonidos paronomasia o paronimia
parequesis

paregmenon o derivación
nominal
poliptoton
verbal
de morfemas
paromeosis o verbales u homeoteleuton
similicadencia: con desinencias
casuales u homeoptoton

dilogía o equívoco
calambur
hendíadis
sinonimia
paradiástole

diáfora o ploca
énfasis
antanáclasis o reflexión
de palabras
histerología
oximoron

paralelismo, gran
parisosis
o isocolon pequeño

gran
quiasmo
pequeño

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 53


4. FIGURAS DE DICCIÓN POR PERMUTACIÓN. A) DE SONIDOS.

ALITERACIÓN o PARAGRAMATISMO.- El nombre de esta figura es la


traducción de alliteratiǀ10, que consiste en «la repetición de fonemas, sobre todo
consonánticos, que contribuye a la estructura o a la expresividad del verso»
(DRAE); o bien, «repetición de un sonido o de una serie de ellos acústicamente
semejantes en una palabra o en un enunciado» (Lz., 1962: 37).
La aliteración halla su reflejo en la onomatopeya y en la armonía fono-
simbólica. La primera es «un fenómeno que se produce cuando los fonemas de una
palabra describen o sugieren acústicamente el objeto o acción que significan (Ibid.
301)»: ‘chicharra’ (por ‘cigarra’), ‘zambomba’, ‘zambombazo’, “tic-tac”, y sin más
explicación psicológica que la inconsciente intuición del hablante en su creación,
mientras que la armonía fonosimbólica es obra de la decidida voluntad estética del
poeta:

Sóf.: El. 209-210:


ȠੈȢ șİઁȢ ੒ ȝ੼ȖĮȢ ੗Ȝ઄ȝʌȚȠȢ
ʌȠަȞȚȝĮ ʌ‫ޠ‬șİĮ ʌĮșİ߿Ȟ ʌިȡȠȚ...
¡Ojalá el poderoso dios Olímpico les procure padecer penosos padecimientos.

Mant. Prov. II. 23 (CPG): IJ‫ ޟ‬TĮȞIJȐȜȠȣ IJȐȜĮȞIJĮ IJĮȞIJĮȜȓȗİIJĮȚ.


Pesa los talentos de Tántalo.

S. J. de la Cruz, Cántico 34-35: y déxame muriendo


un no sé qué que queda balbuciendo.

Otro nombre expresivo de la aliteración es el neologismo tautofonía o re-


petición persistente de un mismo sonido, que, a veces, está expuesta a hacerse vi-
ciosa, como en el ejemplo que nos ha servido para la comprobación del zeugma
impropio o irregular:

Sóf. E. R. 371: IJȣijȜઁȢ IJ੹ IJ’ ੯IJĮ IJઁȞ IJİ ȞȠ૨Ȟ IJ੹ IJ’ ੕ȝȝĮIJ’ İੇ,

10
Latinismo acuñado por el humanista Pontanus (L., 1966, III, 312) sobre el cual se ha creado el de
paragramatismo, que, a su vez, es un neologismo calcado sobre alliteratiǀ (ibid. 367) y que significa-
ba, según Esteban de Bizancio, (en A. Bailly, 1950, 1459) «alteración de una palabra por sustitución
de una letra por otra».

54 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


que incurre entonces en el homeopróphoron, como el que ofrece también Ennio en

Anales, I. frg. 54: O Tite, tute, Tati tibi tanta, tyranne, tulisti.
¡Oh tirano Tito Tacio, tú mismo te arrogaste tantos honores!

Varias son sus clases, según el fonema que predomine; así, el mitacismo
cuando se repite el fonema /m/ :

Quevedo: [Que no se la novia] Ni tan hermosa que admire


ni tan fea que espante
ni tan flaca que mortifique
ni tan gorda que empalague.

El lambdacismo si es /l/ :

Od. ǿ. 56-57:
Įੁİ੿ į੻ ȝĮȜĮțȠ૙ıȚ țĮ੿ ĮੂȝȣȜ઀ȠȚıȚ ȜંȖȠȚıȚ
ș੼ȜȖİȚ.
Y de modo constante [Calipso] con dulces y lisonjeras palabras [lo: a Ulises] em-
belesa.

R. Darío, Era un aire suave… 47-48:


que desdenes rudos lanza bajo el ala,
bajo el ala aleve del leve abanico;

B. López, Último canto de Safo, 107-108:


Llorad, llorad las horas adoradas
que el tiempo arrebató con mano impía;

el iotacismo si es /i/, y el polisigma si se trata de /s/, que es el procedimien-


to aliterado más empleado por los poetas, como en el ejemplo que sigue:

Simón. 168:
ȈࠛıȠȢ țĮ੿ ȈȦıި, ȈࠛIJİȡ11, ıȠȚ IJંȞį’ ਕȞ੼șȘțĮȞ, ȈࠛıȠȢ ȝ੻Ȟ ıȦșİ઀Ȣ, ȈȦıި į’ ੖IJȚ ȈࠛıȠȢ
ਥıެșȘ.

11
Tal vez la divinidad a la que se dedica la ofrenda fuera Apolo.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 55


Salvador y Salvadora, oh Salvador, te dedicaron esta [ofrenda]; Salvador por haberse
salvado y Salvadora porque Salvador se salvó.

Si a la difícil pronunciación de un sonido, se une la dificultad intrínseca de


grupos silábicos complejos, el homeopróphoron se torna dyspróphoron o trabalen-
guas, llamado también en gr. ȤĮȜȚȞȠ઀ y en lat. freni, que, según Quintiliano (1. 1.
37), debe evitarse, para lo cual aduce el ejemplo de Terencio, en el que repite el
fonema /p/:

Ter. Héc. 1. 1. 1:
per pol quam paucos reperias meretricibus fidelis evenire amatores, Syra.
Por Pólux, Sira, cuán pocos amantes podrías hallar fieles a las prostitutas.

Para la repetición de sonidos de efecto desagradable, se usa el término ca-


cofonía (țĮțȠijȦȞ઀Į):

Il. XXIII. 116:


ʌȠȜȜ੹ į’ ܿȞĮȞIJĮ țȐIJĮȞIJĮ ʌȐȡĮȞIJȐ IJİ įȩȤȝȚȐ IJ’ ਷ȜșȠȞ.
A menudo fueron cuesta arriba, cuesta abajo, por laderas y en oblicuo.

J. Bta. Arriaza, Julepe entre un gitano y un jaque:

Dijo un jaque de Jerez, -“Nadie me moja la oreja”-


con su faja y traje majo, dijo el jaque, y arrempuja;
-“yo al más guapo el juego atajo, el gitano también puja:
que soy jaque de ajedrez”-. uno aguija y otro ceja.
5 Un gitano que el jaez 15 En jarana tan pareja
aflojaba a un jaco cojo el jaco cojo se encaja,
cogiendo lleno de enojo y tales coces baraja,
de esquilar la tijereta que, al empuje del zancajo,
dijo al majo: “-Por la jeta hizo entrar sin gran trabajo
10 te la encajo si te cojo”.- 20 a gitano y jaque en caja.

alem.: Fritzen Fritz friesst frisch Fisch. [Léase también a la inversa]


Federiquito12 el de Federico come fresco pescado.

12
Al no tener en español equivalentes de los hipocorísticos alemanes Fritz y Fritzen, traducimos por
sus diminutivos correspondientes, en la idea de imitarlos de algún modo.

56 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Otro vicio aliterado es el parequema, traducción del francés paréchème <
ʌĮȡȘȤ੼ȠȝĮȚ, ‘reverberar’ < ਱Ȥઆ, ‘eco’ (L. 1966, III, 367), y que resulta de la repe-
tición de una sílaba o de varias de la misma articulación:

Quint. 9. 4. 41: res mihi invisae visae sunt, Brute.


Las cosas me han parecido odiosas, Bruto.

Juv. 10. 122: O fortunatam natam me consule Roma.


¡Oh afortunada Roma, renacida cuando yo era cónsul!

Por la misma razón, M. Seco (1990, 110) recomienda usar *concien-


ciamiento en lugar de concienciación.

ARMONÍA IMITATIVA o FONOSIMBOLISMO. Se puede definir como


una aliteración buscada para sugerir psicológicamente por medio de vocales o con-
sonantes, o bien por grupos de ellas, los efectos acústicos de los hechos que descri-
be el poeta. Así, por ejemplo, Homero parece imitar el estrépito que producen las
armas de un guerrero al venir a tierra:

Il. IV. 504:


įȠ઄ʌİıİȞ į੻ ʌİıઆȞ, ਕȡ੺ȕȘıİ į੻ IJİ઄Ȥİ’ ਥʌ’Į੝IJ૶.
Retumbó al caer [Democoonte], y las armas resonaron sobre su cuerpo.

El siguiente ejemplo trata de reproducir el galope de un tropel de caballos:

Ibid. X. 535: ੆ʌʌȠȞ ȝ’ ੩țȣʌંįȠȞ ਕȝij੿ țIJ઄ʌȠȢ Ƞ੡ĮIJĮ ȕ੺ȜȜİȚ.


El estrépito de unos caballos de rápidos cascos hiere mis oídos,

hexámetro en el que tal vez se haya inspirado Virgilio:

En. VIII. 596: Quadrupedante putrem sonitu quatit ungula campum.


Al galope estruendoso los cascos batían el polvoriento campo.

O, por el contrario, Garcilaso sugiere la calma de la naturaleza valiéndose


del juego que le proporciona el polisigma, sabiamente combinado con fonemas de
apoyo como /ch/, /u/ y /rr/:

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 57


Egl. III. 79-80: En el silencio solo se escuchaba
un susurro de abejas que sonaba.

Por su parte, B. López en la penúltima décima de El Dos de Mayo (vs. 91-


99) utiliza las secuencias consonánticas de tes y enes y de bes y emes para evocar
el estruendo de los cañones, mientras que las asociaciones de erres, para las ráfagas
de las armas ligeras, que se mezclan con el fuego de la artillería:

Y suenan patrias canciones


cantando santos deberes;
y van roncas las mujeres
empujando los cañones;
al pie de libres pendones
el grito de patria zumba,
y el rudo cañón retumba,
y el vil invasor se aterra,
¡y al suelo le falta tierra
para cubrir tanta tumba.

PALÍNDROMO o CAPICÚA.- Esta figura representa el colmo del virtuo-


sismo fónico por su rebuscamiento. Se da en palabras o frases que se leen igual de
izquierda a derecha que a la inversa:

a-n-i-l-i-n-a, o-s-o; d-á-b-a-l-e a-r-r-o-z a l-a z-o-r-r-a e-l a-b-a-d;

In girum13 imus nocte et consumimur igni.


Andamos vagando de ronda y nos consumimos de pasión.

O bien es el procedimiento anacíclico o reversible que se aplica a versos o


frases que se leen lo mismo de derecha a izquierda que al contrario.

Etim.: ʌĮȜ઀ȞįȡȠȝȠȢ14 < ʌĮȜȚȞįȡȠȝİ૙Ȟ, ‘volver sobre sus pasos en la carrera’.

13
En puridad ortográfica, debía haberse empleado la forma gyrus < Ȗ૨ȡȠȢ, pero con esa grafía no se
hubiera podido obtener el palíndromo. «La frase constituye el título de una película de Guy Debord,
fundador de la Internacional Situacionista, el hombre que en Alexandre Kojève ha ejercido la influen-
cia más profunda y secreta en el pensamiento de hoy. Nacido el 28-12-1931, terminó suicidándose,
dice Fernando Arrabal» (Sánchez Doncel, 1984, 206).

58 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Sinón.: cat. capicúa.

PARONOMASIA o PARONIMIA.- Se da entre palabras de distinta etimo-


logía ligeramente desemejantes (levis immutatiǀ), diferencia que se concreta en el
cambio de vocal de la sílaba tónica: maro, mero, miro, moro, muro. Algunos auto-
res aportan ejemplos con palabras de la misma raíz: “quien parte y reparte se lleva
la mejor parte”, o bien

Tucíd. II. 62. 3: ȝ੽ ijȡȠȞ‫ޤ‬ȝĮIJȚ ȝંȞȠȞ, ਕȜȜ੹ țĮ੿ țĮIJĮijȡȠȞ‫ޤ‬ȝĮIJȚ.


No solo por el propio aprecio, sino también por desprecio,

ejemplos que son más bien de parequesis, como se verá a continuación. Tampoco
son parónimos los distintos casos flexivos de un sustantivo o las diferentes formas
personales de un verbo:

Sóf. Ay. 1099: Ƞ੝ț Į‫ރ‬IJާȢ ਥȟ੼ʌȜİȣıİȞ ੪Ȣ Į‫ބ‬IJȠࠎ țȡĮIJ૵Ȟ;


¿No embarcó él mismo en la idea de que era dueño de sí mismo?

Ibid. 1131-1132:
TE. -İੁ IJȠઃȢ șĮȞંȞIJĮȢ Ƞ੝ț ਥઽȢ ș੺ʌIJİȚȞ ʌĮȡઆȞ.
MEN.-IJȠ઄Ȣ Ȗ’ Į‫ރ‬IJާȢ Į‫ބ‬IJȠࠎ ʌȠȜİȝ઀ȠȣȢ. Ƞ੝ Ȗ੹ȡ țĮȜંȞ.
TEUCRO -Siempre que no permitas enterrar a los muertos con tu presencia.
MENELAO -Al menos yo mismo lo impido a mis propios enemigos. Pues no es
digno.

Tr. 1132: Į‫ރ‬IJ‫ ޣ‬ʌȡާȢ Į‫ބ‬IJ߱Ȣ, Ƞ੝įİȞઁȢ ʌȡઁȢ ਥțIJંʌȠȣ.


Ella por sí misma, y no por un extraño.

Por su parte, los textos que aportan Ramos y Sancho (Léxico, 331-335) no
aclaran la naturaleza de esta figura, sino que en algunos de ellos se afirma que pa-
ronomasia y parequesis son equivalentes. Así pues, de ejemplo representativo pue-
de servir el siguiente: «bendición urb-i et orb-i», o bien este de Cicerón:

14
El término se ha consolidado según este adjetivo, aunque serían también legítimos ‘palíndrome’
(del que deriva el ingl. palindrome) y ‘palindromía’, transliteraciones castellanas de sus correspon-
dientes griegos, que significan ‘carrera en sentido inverso’.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 59


Cat. I. 4. 9:
qui de huius urbis atque adeo de orbis terrarum exilio cogitant.
Quienes piensan en el destierro de esta ciudad y aún del círculo de la Tierra,

ejemplos que coinciden con el concepto moderno que hoy se tiene y que confirma
el DRAE, verbigracia: lago, lego y Lugo; azar y azor; jácara y jícara. O bien, los
dos que siguen:

Jenof. Cir. VI. 2. 31:


‫ݻ‬ȥĮ į੻ Ȥȡ੽ ıȣȞİıțİȣ੺ıșĮȚ ‫ݼ‬ıĮ ਥıIJ੿Ȟ ੑȟ੼Į țĮ੿ įȡȚȝ੼Į țĮ੿ ਖȜȝȚȡ੺.
Hay que proveerse de cuantos alimentos sean picantes, agrios y salados.

Ad augusta per angusta. A lo honorable por [el camino de] lo mezquino.

Etimol.: ʌĮȡȠȞȠȝĮı઀Į < ʌĮȡȠȞȠȝ੺ȗİȚȞ, ‘sacar un nombre de’.

Sinón.: ʌĮȡȦȞȣȝ઀Į, ʌĮȡ੾ȤȘıȚȢ, annominatiǀ, affictiǀ, supparile.

PAREQUESIS.- Aunque hay teóricos que la hacen sinónima de la paro-


nomasia, se diferencia de esta en que se comete con palabras de la misma base
léxica (compuestos y yuxtapuestos), como, por ejemplo: ‘hacer y deshacer todo es
quehacer’, por lo que esta figura está más cerca de la derivación que de la parono-
masia. Una y otra son tipos distintos entre los diferentes juegos de palabras, como
el famosísimo del capítulo I del Quijote: «La razón de la sinrazón que a mi razón
se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra
fermosura»:

Sóf. Ay. 58: ੖IJ’ ܿȜȜȠIJ’ ܿȜȜȠȞ ਥȝʌ઀IJȞȦȞ ıIJȡĮIJȘȜĮIJ૵Ȟ.


Otras veces [le parecía que] contra otro de los generales se lanzaba.

Ibid. 289-290:
IJȓ IJȒȞį’ ܿțȜȘIJȠȢ Ƞ੡ș’ ਫ਼ʌ’ ਕȖȖȑȜȦȞ
țȜȘșİ‫ޥ‬Ȣ ਕijȠȡȝઽȢ ʌİ૙ȡĮȞ.
¿Por qué sin ser llamado, ni aun llamado por mensajeros, te lanzas a este ataque?

60 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Aristóf. Cab. 110-111: ਕIJ੹ȡ IJȠ૨ įĮȓȝȠȞȠȢ
įȑįȠȚȤ’ ੖ʌȦȢ ȝ੽ IJİȪȟȠȝĮȚ țĮțȠįĮȓȝȠȞȠȢ.
Mas temo encontrar al Genio de mal genio.

Etimol.: ʌĮȡ੾ȤȘıȚȢ < ʌĮȡȘȤȠ૨ıșĮȚ, ‘ser de sonidos semejantes’ < ਱Ȥઆ, ‘eco’.

B) POR PERMUȉACIÓN DE MORFEMAS.

PAREGMENON o DERIVACIÓN15.- Es el empleo, en una misma frase,


de palabras –formas verbales y nominales ad libitum– pertenecientes a una misma
raíz:

Sóf. Ay. 79: Ƞ੡țȠȣȞ Ȗ‫ޢ‬ȜȦȢ ਸ਼įȚıIJȠȢ İੁȢ ਥȤșȡȠઃȢ ȖİȜߢȞ;


¿ǹcaso no es la risa más grata reírse del enemigo?

Dicho muy semejante al nuestro: la risa es del último que ríe.

Virg. En. VI. 247: Voce vocant HecatƝn.


Vocean con la voz a Hécate [llaman a voces a H.].

La vida... 231-232: Viendo que el ver me da muerte


estoy muriendo por ver.

Sta. Ter.: Vers. nacidos…: Vivo sin vivir en mí,


y tan alta vida espero,
que muero porque no muero.

El ingenioso... I. 1ª:
Los altos cielos que de vuestra divinidad divinamente con las estrellas os fortifican
y os hacen merecedora del merecimiento que merece la vuestra grandeza.

El ingenioso…2ª. XLIII:
Que el andar a caballo, a unos hace caballeros; a otros caballerizos.

15
El nombre griego de esta figura aparece en Ps. Rufiniano lex, 16 (L. II. 123), quien además precisa
que Latine derivatiǀ dicitur.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 61


Etimol.: ʌĮȡȘȖȝ੼ȞȠȞ < ʌĮȡ੺ȖİȚȞ, ‘desviar’, derivatiǀ

POLIPTOTOTON16.- El nominal se comete cuando un nombre (o pronom-


bre) se emplea en distintos casos o formas:

Il. XVI. 214-215:


੬Ȣ ਙȡĮȡȠȞ țިȡȣș‫ޢ‬Ȣ IJİ țĮ੿ ܻıʌަįİȢ ੑȝijĮȜંİııĮȚ.
ܻıʌ‫ޥ‬Ȣ ਙȡ’ ܻıʌަį’ ਩ȡİȚįİ, țިȡȣȢ țިȡȣȞ, ܻȞ‫ޢ‬ȡĮ į’ ܻȞ‫ޤ‬ȡ.
De este modo encajaban los cascos y los aboyonados escudos: estribaba escudo
con escudo, casco con casco y hombre con hombre.

Od. XVII. 217: Ȟ૨Ȟ ȝ੻Ȟ į੽ ȝ੺ȜĮ ʌ੺ȖȤȣ țĮțާȢ țĮțާȞ ਲȖȘȜ੺ȗİȚ.
Y ahora con toda evidencia el vil al vil atrae.

Hes. Trab. 23-26:


ȗȘȜȠ૙ į੼ IJİ ȖİަIJȠȞĮ ȖİަIJȦȞ
İੁȢ ਙijİȞȠȢ ıʌİ઄įȠȞIJ’· ਕȖĮș੽ į’ ਯȡȚȢ ਸ਼įİ ȕȡȠIJȠ૙ıȚȞ.
țĮ੿ țİȡĮȝİީȢ țİȡĮȝİ߿ țȠIJ੼İȚ țĮ੿ IJ‫ޢ‬țIJȠȞȚ IJ‫ޢ‬țIJȦȞ,
țĮ઀ ʌIJȦȤާȢ ʌIJȦȤࠜ ijșȠȞ੼İ૙ țĮ੿ ܻȠȚįާȢ ܻȠȚįࠜ.
El vecino siente celos del vecino que se afana por la riqueza –buena es esta Eris pa-
ra los mortales–, el ceramista tiene ojeriza al ceramista, el artesano al artesano, el
pobre envidia al pobre y el aedo al aedo.

Ibid. 150-151:
IJ૵Ȟ į’ ਷Ȟ Ȥ‫ޠ‬ȜțİĮ ȝ੻Ȟ IJİ઄ȤİĮ, Ȥ‫ޠ‬ȜțİȠȚ į੼ IJİ ȠੇțȠȚ
ȤĮȜțࠜ į’ İੁȡȖ੺ȗȠȞIJȠ.
De bronce eran sus armas, de bronce sus casas y con bronce trabajaban.

Esq. Siete 672-675:


IJȠ઄IJȠȚȢ ʌİʌȠȚșઅȢ İੇȝȚ țĮ੿ ȟȣıIJ੾ıȠȝĮȚ
Į੝IJંȢ· IJ઀Ȣ ਙȜȜȠȢ ȝ઼ȜȜȠȞ ਥȞįȚțઆIJİȡȠȢ;
ܿȡȤȠȞIJަ IJ’ ܿȡȤȦȞ țĮ੿ țĮıȚȖȞ‫ޤ‬IJ࠙ ț‫ޠ‬ıȚȢ,
‫݋‬ȤșȡާȢ ıީȞ ‫݋‬Ȥșȡࠜ ıIJ੾ıȠȝĮȚ.

16
El término polipote, de uso indistinto, es una adaptación fonética del francés polyptote, transcrip-
ción a su vez del helenismo en cuestión (barbarismo, lo llama Eseverri, 1979, 537).

62 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Confiado en tales cosas, yo mismo iré y lucharé [contra Polinices]. ¿Qué otro más
justo [que yo]? Rey contra rey, hermano contra hermano, como enemigo contra
enemigo me batiré.

Sóf. Ay. 522: Ȥ‫ޠ‬ȡȚȢ Ȥ‫ޠ‬ȡȚȞ Ȗ੺ȡ ਥıIJȚȞ ਲ IJ઀țIJȠȣı’ ਕİ઀.


En efecto, un favor es el que siempre engendra [otro] favor.

Ecles. I. 2: MĮIJĮȚިIJȘȢ ȝĮIJĮȚȠIJ‫ޤ‬IJȦȞ, țĮ੿ ʌ੺ȞIJĮ ȝĮIJĮȚިIJȘȢ.


Vanitas vanitatum, et omnia vanitas.

Plat. Parm. 166a:


੖IJȚ IJਛȜȜĮ IJ૵Ȟ ȝ੽ ੕ȞIJȦȞ Ƞ‫ރ‬įİȞ‫ ޥ‬Ƞ‫ރ‬įĮȝ߲ Ƞ‫ރ‬įĮȝࠛȢ Ƞ‫ރ‬įİȝަĮȞ țȠȚȞȠȞ઀ĮȞ ਩ȤİȚ.
Porque las otras cosas de ningún modo y en ningún sentido tienen ninguna relación
ninguna de las cosas que no son.

Zenobio Par. III. 28: įަțȘ įަțȘȞ ਩IJȚțIJİ țĮ੿ ȕȜ‫ޠ‬ȕȘȞ ȕȜ‫ޠ‬ȕȘ.
Justicia engendraba justicia y daño, daño.

Publ. Syro Sent. 2: Ab alio expectes, alteri quod feceris.


Espera de uno lo que tú hagas a otro.

Cic. Tusc. 4. 35. 75: Clavus clavo eicitur.


Un clavo saca a otro clavo.

La vida... 2168-2171: Sueña el rico en su riqueza,


que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza.

El poliptoton o polipote puede ser también verbal cuando se trata de un


verbo que se flexiona en diversas personas:

Hes. Trab. 353-355:


IJިȞ ijȚȜ‫ޢ‬ȠȞIJĮ ijȚȜİ߿Ȟ, țĮ੿ IJࠜ ʌȡȠıȚިȞIJȚ ʌȡȠıİ߿ȞĮȚ
țĮ੿ įóȝİȞ ੖Ȣ țİȞ įࠜ țĮ੿ ȝ‫ ޣ‬įިȝİȞ ੖Ȣ țİȞ ȝ‫ ޣ‬įࠜ·

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 63


įެIJ߯ ȝ੼Ȟ IJȚȢ ‫ݏ‬įȦțİȞ, ܻįެIJ߯ į’ Ƞ੝ IJȚȢ ‫ݏ‬įȦțİȞ.
Ama al que te ame y acude al que acuda a ti; da al que te dé y no des al que no te
dé; al que da, cualquiera da, y al que no da, nadie da.

Esq. Agam. 972-973:


ǽİ૨ ǽİ૨ IJ‫ޢ‬ȜİȚİ, IJ੹Ȣ ਥȝ੹Ȣ İ੝Ȥ੹Ȣ IJ‫ޢ‬ȜİȚ·
ȝ੼ȜȠȚ į੼ IJȠȚ ıȠ੿ IJ૵Ȟʌİȡ ਙȞ ȝ੼ȜȜૉȢ IJİȜİ߿Ȟ.
¡Zeus, Zeus cumplidor, cumple mis súplicas! ¡Y ojalá te cuides de aquello que vas
a cumplir!

Sóf. Tr. 798: ȝȘį’ İ੅ ıİ Ȥȡો șĮȞިȞIJȚ ıȣȞșĮȞİ߿Ȟ ਥȝȠ઀.


Tú no debes morir conmigo por el hecho de que yo muera.

E. R. 59-61:
İ੣ Ȗ੹ȡ Ƞੇį’ ੖IJȚ
ȞȠıİ߿IJİ ʌ੺ȞIJİȢ, țĮ੿ ȞȠıȠࠎȞIJİȢ, ੪Ȣ ਥȖઅ
Ƞ੝ț ਩ıIJȚȞ ਫ਼ȝ૵Ȟ ੖ıIJȚȢ ਥȟ ੅ıȠȣ ȞȠıİ߿.
Sé bien que todos estáis sufriendo y, al sufrir, no hay entre vosotros quien sufra
como yo.

Podría añadirse el poliptoton ecofónico17 del drama, que ofrecen a veces


sus autores cuando la palabra considerada se desdobla entre los parlamentos de dos
personajes:

Esq. Pr. 971-973:


Ǽȇ.-ȤȜȚįߢȞ ਩ȠȚțĮȢ IJȠ૙Ȣ ʌĮȡȠ૨ıȚ ʌȡ੺ȖȝĮıȚȞ.
Ȇȇ.-ȤȜȚįࠛ; ȤȜȚįࠛȞIJĮȢ ੰįİ IJȠઃȢ ਥȝȠઃȢ ਥȖઅ
ਥȤșȡȠઃȢ ੅įȠȚȝȚ· țĮ੿ ı੻ į’ਥȞ IJȠ઄IJȠȚȢ Ȝ੼ȖȦ.
HERMES-Parece que te ufanas de tu situación.
PROMETEO-¿Que me ufano? ¡Ojalá viera yo a mis enemigos ufanarse así. Y a ti
entre estos, te lo aseguro.

Sóf. Tr. 888-889:


XÓPOȈ. – ‫݋‬ʌİ߿įİȢ, ੯ ȝĮIJĮ઀Į, IJ੺Ȟį’ ੢ȕȡȚȞ;
TPÓĭOȈ. – ‫݋‬ʌİ߿įȠȞ, ੪Ȣ į੽ ʌȜȘı઀Į ʌĮȡĮıIJ੺IJȚȢ.

17
Es mejor llamarlo así por la connotación morbosa que tiene el término ecolálíco.

64 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


CORO.- ¿Has visto tú, insensata, tamaño arrebato?
NODRIZA.- Lo he visto, como que estaba a su lado.

Ant. 744-745:
Ȁȇ.-ਖȝĮȡIJ੺ȞȦ Ȗ੹ȡ IJ੹Ȣ ਥȝ੹Ȣ ਕȡȤ੹Ȣ ı‫ޢ‬ȕȦȞ;
ǹǿȂ.- Ƞ੝ Ȗ੹ȡ ı‫ޢ‬ȕİȚȢ, IJȚȝ੺Ȣ Ȗİ IJ੹Ȣ șİ૵Ȟ ʌĮIJ૵Ȟ.
CREONTE – ¿Yerro si hago respetar mi autoridad?
HEMÓN – No la haces respetar si desprecias los honores a los dioses.

Euríp. If. Ául. 115-116.


ǹīǹȂ. –੯ ʌȡ੼ıȕȣ, įઆȝȠȞ IJંȞįİ ʌ੺ȡȠȚșİȞ
ıIJİ߿Ȥİ.
ȆȇǼȈǺ.-ıIJİަȤȦ. IJ઀ į੻ țȠȚȞȠȣȡȖİ૙Ȣ,
ਝȖ੺ȝİȝȞȠȞ ਙȞĮȟ; ਝī. –ıʌİުıİȚȢ; ȆȇǼȈǺ. -ıʌİުįȦ.
AGAMENÓN. -¡Eh, anciano, ven a esta tienda!
ANCIANO . –Voy. ¿Qué planeas de nuevo, soberano Agamenón?
AGAM.-¿Estarás dispuesto?
ANC.-Estoy dispuesto.

If. Taur. 67-68:


ȅȇ. -‫ނ‬ȡĮ, ijȣȜ੺ııȠȣ ȝ੾ IJȚȢ ਥȞ ıIJ઀ȕ૳ ȕȡȠIJ૵Ȟ.
ȆȊȁ. -‫ݾ‬ȡࠛ, ıțȠʌȠ૨ȝĮȚ į’ ੕ȝȝĮ ʌĮȞIJĮȤૌ ıIJȡ੼ijȦȞ.
OPESTES. –Mira, acecha, no sea que haya alguien en el camino.
PÍLADES. –Ya miro, ya acecho dirigiendo mis ojos por todas partes.

Don J. Tenorio 1189-1190: Dª ANA. - ¿Y tú estarás puntual, eh?


D. LUIS. - Estaré.

Etimol.: ʌȠȜ઄ʌIJȦIJȠȞ < ʌȠȜ઄-ʌIJ૵ıȚȢ, ‘en varios casos’.

Sinón.: ȝİIJ੺țȜȚıȚȢ, ȝİIJĮȕȠȜ੾, declinatiǀ, derivatiǀ, traductiǀ, variatiǀ, figura ex


pluribus casibus.

PAROMEOSIS o SIMILICADENCIA.- Es la igualdad o semejanza entre


las desinencias de aquellas palabras que se corresponden en diversos miembros
consecutivos. Hay que distinguir dos clases: la similicadencia verbal u homoteleu-

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 65


ton, que se produce con las desinencias verbales18, y la casual u homeoptoton, con
las desinencias casuales:

Od. VI. 43-45:


[ਪįȠȢ] Ƞ੡IJ’ ਕȞ੼ȝȠȚıȚ IJȚȞ੺ııİIJĮȚ Ƞ੡IJİ ʌȠIJ’ ੕ȝȕȡ૳
įİ઄İIJĮȚ Ƞ੡IJİ ȤȚઅȞ ਥʌȚʌ઀ȜȞĮIJĮȚ, ਕȜȜ੹ ȝ੺Ȝ’ Į੅șȡȘ
ʌ੼ʌIJĮIJĮȚ ਕȞ੼ijİȜȠȢ, Ȝİȣț੽ į’ ਥʌȚį੼įȡȠȝİȞ Į੅ȖȜȘ.
[La morada] no es batida por los vientos ni mojada por la lluvia ni la nieve la cu-
bre, sino que el tiempo es muy bueno y sin nubes, y la envuelve un claro resplan-
dor.

Sóf. Ant. 272-273:


਷Ȟ į’ ੒ ȝ૨șȠȢ ੪Ȣ ܻȞȠȚıIJ‫ޢ‬ȠȞ
ıȠ੿ IJȠ੡ȡȖȠȞ İ੅Ș IJȠ૨IJȠ țȠ੝Ȥ੿ țȡȣʌIJ‫ޢ‬ȠȞ.
La propuesta consistía en que se te debía comunicar este hecho y en que tampoco
se te debía ocultar.

Incluso un miembro puede estar representado por un solo vocablo:

Suet. Doce C. Iul. 37. 2 : Veni, vidi, vici.

Lo normal es que cada uno conste de varias palabras:

La vida... 836-839: Esto como rey os mando,


esto como padre os pido;
esto como sabio os ruego,
esto como anciano os digo.

En el proceso de la similicadencia casual, la correspondencia desinencial se


efectúa entre los casos de diferentes miembros, lo que constituye la paromeosis:
Cic. Pro Cl. 6. 15: Vicit pudorem libido, timorem audacia, rationem amentia.

18
No debe confundirse con la consonancia, fenómeno posterior que se consigue por la igualdad de
sonidos partiendo de la última vocal acentuada, si bien es verdad que el homoteleuton propició ya –
junto con la sustitución paulatina del acento musical por el de intensidad– la conformación de la rima
consonante en la poesía latina tardía.

66 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Ejemplo que también genera un paralelismo trimembre o tríkǀlon (vid.
PARALELISMO).

El ingenioso… 1ª Parte, Cap. XXVII:

¿Quién menoscaba mis bienes? De ese modo en mi dolencia


Desdenes. ningún remedio se alcanza,
¿Y quién aumenta mis duelos? pues me matan la esperanza
Los celos. 9 desdenes, celos, ausencias.
5 ¿Y quién prueba mi paciencia?
Ausencia.

Etimol.: homeoteleuton: ੒ȝȠȚȠIJ੼ȜİȣIJȠȞ < ੒ȝȠ૙ȠȢ-IJİȜİȣIJ੾, ‘final semejante’.


homeoptoton; ੒ȝȠȚંʌIJȦIJȠȞ < ੒ȝȠ૙ȠȢ-ʌIJ੬ıȚȢ, ‘que está en el mismo caso’,
paromeosis: ʌĮȡȠȝȠ઀ȦıȚȢ < ʌĮȡ(੺)-੒ȝȠ઀ȦıȚȢ, ‘casi igualdad’,

Sinón.: similiter desinens, similiter cadens.

C) POR COMBINACIÓN DE PALABRAS.-

DILOGÍA o EQUÍVOCO.- «Es el uso de una palabra con dos sentidos di-
versos dentro de un mismo enunciado» (DRAE). Radica este hecho en la homoni-
mia de una palabra que se emplea con distinto valor morfológico, lo que genera a
su vez una equivocidad semántica, al jugar simultáneamente con los dos significa-
dos que implica su disemia (p. e. ordenar puede significar ‘mandar’ además de
‘poner en orden’).

Aristóf. Cab. 105-106: ੅șȚ ȞȣȞ ਙțȡĮIJȠȞ ਥȖțȐȞĮȟȩȞ ȝȠȚ ʌȠȜઃȞ


ıʌȠȞįȒȞ.
Ea, ahora échame una abundante libación de vino puro.

Aves 276-278:
ȆǿȈȉ. –IJ઀Ȣ ʌȠIJ’ ਩ıș’ ੒ ȝȠȣıંȝĮȞIJȚȢ ਙIJȠʌȠȢ ੕ȡȞȚȢ ੑȡİȚȕ੺IJȘȢ;
ǼȆȅȌ. -੕ȞȠȝĮ IJȠ઄IJ૳ Ȃ߱įިȢ ਥıIJȚ. ȆǿȈȉ. –Ȃ߱įȠȢ; ੯ȞĮȟ ਺ȡ੺țȜİȚȢ·
İੇIJĮ ʌ૵Ȣ ਙȞİȣ țĮȝ੾ȜȠȣ Ȃ߱įȠȢ ੭Ȟ İੁı੼ʌIJİIJȠ;
PISTETERO. -¿Quién es entonces esa rara ave, ese adivino de las musas
trepamontañas?

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 67


ABUBUBILLA. –Su nombre es Medo.
PISTETERO. -¿Medo? ¡Oh soberano Heracles! ¿Y cómo, siendo un medo, vino sin
camello?

Ret. Her. IV. 14. 21: Veniam ad vos si mihi senatus det veniam.
Yo vendré ante vosotros si el senado me da su venia.

B. del Alc., Su modo de...13-16: Con dos tragos del que suelo
llamar yo néctar divino,
y al que otros llaman vino
porque nos vino del cielo.

Popular: Si parís, parís a España, y si no parís, ¡a París!19.

“: El que se empeña se casa y el que se casa se empeña.

H. Fóscolo: En tiempos de las bárbaras naciones


colgaban de las cruces los ladrones,
pero hoy, en el Siglo de las Luces,
del pecho del ladrón cuelgan las cruces.

Por último, nos complace reproducir uno de los muchos chistes satíricos
cuya chispa surge de un insólito equívoco publicado en aquella aguda revista de
humor que fue La Codorniz. Y lo calificamos de insólito por el empleo de dos adje-
tivos que pueden interpretarse también como sustantivos, siempre que uno de ellos
se use indistintamente como tal y el otro como sustantivo, con lo cual se crea una
doble equivocidad un tanto rara y original. Se sobreentiende que se trata de una
noticia emitida por Radio Nacional de España:
«Servicio meteorológico. Información nacional: “Reina un fresco general
procedente de Galicia”».

Por causa de esta doble función, y a la vez indistinta, que juegan ambos
adjetivos, no pudo actuar la censura.

19
Esta injusta calumnia corrió entre el pueblo contra Mª Luisa de Orleans, primera esposa de Carlos
II el Hechizado, pues no era ella la ésteril, sino el rey el impotente.

68 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


CALAMBUR.- Se genera esta figura cuando se opera un corte entre las
sílabas de una palabra que, al singularizarse, adquiere un sentido cómico o irónico
distinto del sentido unívoco primitivo. Es quizás una de las figuras que requiere
mayor rebuscamiento por su artificiosidad. Ya fue advertida por los retóricos lati-
nos, aunque sin consagrarle tecnicismo alguno (solo se utilizó el término divisiǀ,
pero en sentido amplio en ejemplos como ingenua, ‘nacida libre’ / in genua, ‘de
rodillas’, inculto loco, ‘en un lugar inculto’ / in culto loco, ‘en un lugar cultivado’.
(En L. 1966, I, 203).

Sóf. Ay. 416-417: ਕȜȜ’ Ƞ‫ރ‬țȑIJȚ ȝ’, Ƞ‫ރ‬ț ‫ݏ‬IJ’ ਕʌȞȠȐȢ


਩ȤȠȞIJĮ.
¡Ea, jamás, ya no más mientras yo tenga aliento!

Góng. III. 42 Con el pico de mis versos


a este Lopico lo pico.

Quev.: Vuestro don, señor hidalgo,


es el don del algodón:
para llegar a ser don,
necesita tener algo.

Etimol.: fr. calembour.

HENDÍADIS.- Figura por la cual se expresan en un solo concepto dos


nombres o dos verbos coordinados de significación análoga: el español la resuelve
convirtiendo el segundo sustantivo o verbo en un adjetivo, en un complemento
preposicional o en un adverbio. Sin embargo, la tal figura es el resultado de una
operación a posteriori, que surge al traducir las lenguas clásicas, según puede
comprobarse mejor en la cita que ofrecemos de un mismo texto de la Ilíada a cargo
de dos traductores diferentes:

XII. 35-36:
IJંIJİ į’ ਕȝij੿ ȝ੺ȤȘ ਥȞȠʌ੾ IJİ įİį੾İȚ
IJİ૙ȤȠȢ ਥ૥įȝȘIJȠȞ.
Pero entonces lucha y clamor ardían a ambos lados del bien edificado muro (E.
Crespo: Madrid, Gredos 1991).

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 69


Entonces ardía el clamoroso combate al pie del bien labrado muro (L. Segalá: Ma-
drid, Aguilar, 1960).

O bien en los ejemplos literarios que siguen:

Ǽuríp. Medea. 98-99:


ȝȒIJȘȡ
țȚȞİ߿ țĮȡįȓĮȞ, țȚȞİ߿ į‫ ޡ‬ȤȩȜȠȞ.
Vuestra madre excita el corazón y excita la cólera > ... excita la cólera del co-
razón.

Virg. Geórg. II. 192: Pateris libamus et auro.


Bebemos en copas y en oro > b. en copas de oro.

T. Livio, XLIII. 4: Per vim atque arma.


Por la fuerza y por las armas > por la fuerza de las armas.

Etimol.: ਪȞ įȚ੹ įȣȠ૙Ȟ, ‘uno por medio de dos’; hendiadys: hipóstasis latinizada de
la expresión griega.

SINONIMIA.- Consiste en usar adrede palabras de parecida significación


para amplificar o reforzar una expresión. Para ser exactos, hay que hablar de voces
de significado semejante o equivalente, puesto que no existen vocablos semántica-
mente iguales, razón por la cual no puede darse en toda su pureza. Lo más que se
puede conseguir es una acumulación de términos afines, en cuyo caso se incurriría
en otras figuras más encarecedoras, tales como el sinatroísmo o el epitrocasmo:

Sinonimia de estructura binaria:

Il. XIII. 250: IJ઀ʌIJ’ ਷ȜșİȢ ʌިȜİȝިȞ IJİ ȜȚʌઅȞ țĮ੿ įİȧȠIJ߱IJĮ;


¿Por qué has venido abandonando el combate y la pelea?

Sóf. Ant. 405: ਛȡ’ ‫ݏ‬ȞįȘȜĮ țĮ੿ ıĮij߱ Ȝ੼ȖȦ;


¿Acaso no hablo de modo claro y manifiesto?

Eur. Ifig. Taur. 563-564:


ǿĭǿī. - IJ઀ į੼; ıijĮȖİ઀ıȘȢ șȣȖĮIJȡઁȢ ਩ıIJȚ IJȚȢ ȜંȖȠȢ;

70 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


ȅȇ. – Ƞ੝įİ઀Ȣ Ȗİ, ʌȜ੽Ȟ șĮȞȠࠎıĮȞ Ƞ‫ރ‬Ȥ ‫ݸ‬ȡߢȞ ij‫ޠ‬ȠȢ.
IFIGENIA.- ¿Y qué? ¿Hay alguna noticia de la hija sacrificada?
ORESTES.- Ninguna, salvo que, si está muerta, ya no ve la luz del sol.

Quevedo, La culta latiniparla: A las rebanadas de pan llamará planicies.

De estructura ternaria:

Esq. Coéf. 55-58:


ı੼ȕĮȢ į’ ܿȝĮȤȠȞ ܻį‫ޠ‬ȝĮIJȠȞ ܻʌިȜİȝȠȞ IJઁ ʌȡ੿Ȟ
įȚ’ ੭IJȦȞ ijȡİȞંȢ IJİ
įĮȝ઀ĮȢ ʌİȡĮ૙ȞȠȞ
Ȟ૨Ȟ ਕij઀ıIJĮIJĮȚ.
El temor religioso de antes era imbatible, indómito, imbele y penetraba en los oídos
y en el ánimo del pueblo; ahora es diferente.

Sóf. Tr. 1079-1080:


‫ݧ‬įȠު, șİߢıșİ ʌ੺ȞIJİȢ ਙșȜȚȠȞ į੼ȝĮȢ,
‫ݸ‬ȡߢIJİ IJઁȞ į઄ıIJȘȞȠȞ, ੪Ȣ ȠੁțIJȡ૵Ȣ ਩ȤȦ.
Mirad, contemplad todos un lastimoso cuerpo, ved al desdichado, ¡cuán lamentable
estoy!

Cic. Cat. 1. 5. 10 : non feram, non patiar, non sinam.


No [lo] soportaré, no [lo] aguantaré, no [lo] permitiré.

Romancº: Fontefrida 13-14: Vete de ahí, enemigo,


malo, falso, engañador.

El ingenioso... XI, 1ª p.: Por cuya seguridad, andando más los tiempos y creciendo
más la malicia, se instituyó la orden de los caballeros andantes, para defender las
doncellas, amparar las viudas y socorrer a los huérfanos y a los menesterosos.

De estructura cuaternaria: a fin de no repetir ejemplos, remitimos el utili-


zado para el polisíndeton o a los citados a propósito de la enumeración compuesta.

Cic. Cat. 2. 1. 1: Abiit, excesit, evasit, erupit.


Partió, se fue, huyó, salió corriendo.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 71


En un curioso ejemplo de sinonimia, Quevedo (contra los poetas cultera-
nos) genera al mismo tiempo un equívoco o dilogía en La culta latiniparla: «Dame
vino, no lo dirá; sino cultivando la embriaguez dirá: dame llegó; que llegó y vino
todo es uno, y no se disfama el gaznate».

Etimol.: ıȣȞȦȞȣȝ઀Į < ı઄Ȟ-੕ȞȠȝĮ (en eolio, ੕ȞȣȝĮ), ‘del mismo significado’.

Sinón.: communiǀ nominis, exaggeratiǀ a synȠnymis.

PARADIÁSTOLE.- Consiste en contrastar palabras de significación muy


parecida, pero con la pertinente matización semántica entre ellas:

Hes. Trab. 825:


ਙȜȜȠIJİ ȝȘIJȡȣȚ‫ ޣ‬ʌ੼ȜİȚ ਲȝ੼ȡȘ, ਙȜȜȠIJİ ȝ‫ޤ‬IJȘȡ.
Unas veces el día actúa como una madrastra y otras como una madre.

Sóf. El. 597-599:


țĮ઀ ı’ ਩ȖȦȖİ įİıʌިIJȚȞ
ਲ਼ ȝȘIJ‫ޢ‬ȡ’ Ƞ੝ț ਩ȜĮııȠȞ İੁȢ ਲȝ઼Ȣ Ȟ੼ȝȦ.
ਸ਼ ȗ૵ ȕ઀ȠȞ ȝȠȤșİȡંȞ.
Yo al menos te considero más un ama que una madre para mí, puesto que llevo
una vida miserable.

Ant. 517: Ƞ੝ Ȗ੺ȡ IJȚ įȠࠎȜȠȢ, ਕȜȜ’ ܻįİȜijާȢ ੭ȜİIJȠ.


En modo alguno ha muerto un esclavo, sino un hermano.

Plat. Ión 536a:


țĮ઀ ੑ ȝ੻Ȟ IJ૵Ȟ ʌȠȚȘIJ૵Ȟ ਥȟ ਙȜȜȘȢ ȂȠ઄ıȘȢ, ੒ į੻ ਥȟ ਙȜȜȘȢ ‫݋‬ȟ‫ޤ‬ȡIJȘIJĮȚ ੑȞȠȝ੺ȗȠȝİȞ į੻ Į੝IJઁ
țĮIJ‫ޢ‬ȤİIJĮȚ, IJઁ į੻ ਥıIJȚ ʌĮȡĮʌȜ੾ıȚȠȞ. ‫ݏ‬ȤİIJĮȚ Ȗ੺ȡ.
También cada poeta está dominado por su Musa respectiva –nosotros solemos
decir que está poseído–, o lo que es lo mismo: que está sȠmetido, pues.

Quint. 9. 3. 65:
Cum te pro astuto sapientem apelles, pro confidente fortem, pro illiberali diligentem.
Aunque en lugar de astuto te llames sabio, en lugar de intrépido animoso, en lugar
de servil diligente.

72 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Capmany: Fue constante sin tenacidad, humilde sin bajeza, intrépido sin temeridad.

Etimol.: ʌĮȡĮįȚĮıIJȠȜ੾.

Sinón.: separatiǀ, distinctiǀ.

ÉNFASIS.- Por medio de esta figura se concentra en una palabra un solo


significado, a diferencia de las demás de su grupo (sinonimia, paradiástole, etc.),
pero más amplio del que en realidad tiene; en francés equivale a una mise en relief,
relevancia o realce que, gráficamente, se indica, al menos en nuestra lengua, me-
diante el entrecomillado. Según el DRAE, consiste en «dar a entender más de lo
que realmente se expresa» con las palabras empleadas para decir alguna cosa; y en
opinión de Lázaro Carreter, «se produce cuando se da a entender más de lo que se
dice, o se hace comprender lo que no se dice».

Sóf. El. 298-302:


ਙȜȜ૱੅ıșȚ IJȠȚ IJİȚıȠȣı੺ Ȗ’ ਕȟ઀ĮȞ į઀țȘȞ.
IJȠȚĮ૨ș’ ਫ਼ȜĮțIJİ૙, ıઃȞ į’ ਥʌȠIJȡ઄ȞİȚ ʌ‫ޢ‬ȜĮȢ
੒ țȜİȚȞާȢ Į੝IJૌ IJĮ૨IJĮ ȞȣȝijަȠȢ ʌĮȡઆȞ,
੒ ʌ੺ȞIJ’ ਙȞĮȜțȚȢ Ƞ੤IJȠȢ, ਲ ʌ઼ıĮ ȕȜ੺ȕȘ,
੒ ıઃȞ ȖȣȞĮȚȟ੿ IJ੹Ȣ ȝ੺ȤĮȢ ʌȠȚȠ઄ȝİȞȠȢ.
Mas has de saber que pagarás tu merecido castigo. De tal modo me denigra, y a la
vez, su “insigne esposo” [Egisto], instigándola, incita a su“amiga”[Clitemestra]
ese consumado cobarde, la maldad en persona, que libra sus combates con mujeres.

El énfasis se desdobla en dos subtipos: la diáfora o ploca y la antanácla-


sis20. La primera consiste en el empleo de una palabra con dos sentidos distintos, el
segundo de los cuales contiene un énfasis o matiz particular en relación con el sen-
tido general del primero. Es, pues, como la persona que se mira en un espejo y
advierte la diferencia que existe entre su cuerpo y la imagen reflejada en él:

20
Aunque ambas sean figuras por repetición de un término, esta no tiene el efecto ecofónico que las
ya descritas de esa especie, porque el término, en su segunda posición, introduce un matiz diferente al
de la primera. Esta es la razón por la que se incluyen entre las figuras por permutación.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 73


Aristót. Ret. II. 1400b 22:
țĮ੿ ǻȡ‫ޠ‬țȠȞIJĮ IJઁȞ ȞȠȝȠș੼IJȘȞ, ੖IJȚ ਕȞșȡઆʌȠȣ Ƞੂ ȞંȝȠȚ ਕȜȜ੹ įȡ‫ޠ‬țȠȞIJȠȢ.
También de Dracón el legislador [se decía] que sus leyes no eran propias de un
hombre sino de un “dragón” [gr. ‘serpiente’].

Menandro frg. 439 (CPG): ȤĮȡȚ੼Ȟ ਥıIJ’ ܿȞșȡȦʌȠȢ ੖Ȣ ܿȞșȡȦʌȠȢ ઝ.


Agradable es el hombre que sea “hombre”.

Quint. 9. 3. 66: Quando homo hostis, homo.


Aun cuando un hombre sea un enemigo, es “un hombre”.

Según Quintiliano (9. 3. 68), la antanáclasis (o anáclasis, ‘cambio repenti-


no’) es la repetición de una palabra con un sentido distinto por boca de otro interlo-
cutor. Su diferencia, pues, con la diáfora es mínima: cualquier ejemplo de esta pue-
de servir para la primera siempre que se enuncie en forma dialogada entre dos in-
terlocutores, de tal modo que el segundo recoja o repita enfáticamente el término
con sentido diferente o marque una insistencia; valga, teóricamente desdoblada, la
famosa máxima del Digesto 40. 9. 12:

Interlocutor A: -¡Dura lex... ¡Dura es la ley…


Interlocutor B: -... ¡Sed lex! ¡Pero es la ley!

Sóf. El. 1224-1225:


Hȁ.- ੯ ijȓȜIJĮIJȠȞ ij૵Ȣ. OP.- ijȓȜIJĮIJȠȞ, ȟȣȝȝĮȡIJȣȡ૵.
ELECTRA- ¡Oh día el más querido! ORESTES- ¡El día más querido, coincido
contigo!

Sin embargo, hay tratadistas, como Morier: (1989, 111 y 369), que las con-
sideran equivalentes.

Etimol. : ਩ȝijĮıȚȢ < ਥȝijĮ઀ȞİȚȞ, ‘reflejarse en’


įȚĮijȠȡ੺ < įȚĮij੼ȡİȚȞ, ‘diferenciarse’.
ਕȞIJĮȞ੺țȜĮıȚȢ < ਕȞIJĮȞĮțȜ઼Ȟ ‘desviarse’, ‘reflejarse’, ‘reverberar’.

Sinón. del énfasis:


significatiǀ; de la diáfora: ਕȞIJȚȝİIJ੺șİıȚȢ, ਕȞIJ઀ıIJĮıȚȢ, ʌȜȠț੾, ı઄ȖțȡȚıȚȢ,
contentiǀ, copulatiǀ; de la antanáclasis: ਕȞ੺țȜĮıȚȢ, reflexiǀ, traductiǀ.

74 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


HISTEROLOGÍA o LOCUCIÓN PREPÓSTERA.- Consiste en alterar el
orden lógico o cronológico de los acontecimientos:

Il. I. 70: ੖Ȣ છįȘ IJ‫ ޠ‬IJ’ ‫ި݋‬ȞIJĮ IJ‫ ޠ‬IJ’ ‫݋‬ııިȝİșĮ ʌȡި IJ’ ‫ި݋‬ȞIJĮ.


[Calcante] El cual conocía el presente, el futuro y el pasado.

ǿbid. 251-252: Ƞ੆ Ƞੂ ʌȡંıșİȞ ਚȝĮ IJȡ‫ޠ‬ijİȞ ‫ݗ‬į’ ‫݋‬Ȗ‫ޢ‬ȞȠȞIJȠ.


ਥȞ Ȇ઄Ȝ૳ ਱ȖĮș੼ૉ.
Los cuales con él se habían criado y nacido en la augusta Pilo.

IX. 97: ਥȞ ıȠ੿ ȝ੻Ȟ Ȝ‫ޤ‬ȟȦ, ı੼Ƞ į’ ܿȡȟȠȝĮȚ.


En ti acabaré, pero por ti comenzaré.

Od. XII. 134-135:


IJ੹Ȣ ȝ੼Ȟ ਙȡĮ șȡ‫ޢ‬ȥĮıĮ IJİțȠȣı‫ ޠ‬IJİ ʌંIJȞȚĮ ȝ੾IJȘȡ
ĬȡȚȞĮț઀ȘȞ ਥȢ Ȟ੾ıȠȞ.
Después de haberlas criado y parido, su augusta madre las llevó a la isla de Trina-
cia.

Hes. Teog. 38: İੁȡİ૨ıĮȚ IJ‫ ޠ‬IJ’ ‫ި݋‬ȞIJĮ IJ‫ ޠ‬IJ’ ‫݋‬ııިȝİșĮ ʌȡި IJ’ ‫ި݋‬ȞIJĮ.
[Las Ȃusas] que anuncian el presente, el futuro y el pasado.

Sóf. Ant. 611-613:


IJި IJ’ ‫ݏ‬ʌİȚIJĮ țĮ‫ ޥ‬IJާ ȝ‫ޢ‬ȜȜȠȞ
țĮ‫ ޥ‬IJާ ʌȡ‫ޥ‬Ȟ ਥʌĮȡț੼ıİȚ
ȞંȝȠȢ ੖į’.
Tanto en el presente y futuro como en el pasado prevalecerá esta ley.

Virg. En. II. 353: Moriamur et in media arma ruamus.


Muramos y lancémonos en medio del combate.

Etimol.: ਫ਼ıIJİȡȠȜȠȖ઀Į < ੢ıIJİȡȠȢ-ȜંȖȠȢ, ‘posterior’-‘dicho’.

Sinón.: hýsteron próteron < ੢ıIJİȡȠȞ-ʌȡંIJİȡȠȞ, ‘después’-‘antes’, ʌȡȠș઄ıIJİȡȠȞ.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 75


OXIMORON21.- Asociación intencionada de dos conceptos antitéticos que
racionalmente se excluyen. Es de efecto más chocante que la paradoja, la cual se da
más entre frases que entre palabras:

Esq. Coéf. 43-46:


IJȠȚ੺Ȟįİ Ȥ‫ޠ‬ȡȚȞ ܻȤ‫ޠ‬ȡȚIJȠȞ ਕʌંIJȡȠʌȠȞ țĮț૵Ȟ,
ੁઅ ȖĮ૙Į ȝĮ૙Į,
ȝȦȝ੼ȞĮ ȝ’ ੁ੺ȜȜİȚ
į઄ıșİȠȢ ȖȣȞ੺.
Esta ofrenda, que no es tal ofrenda que conjure males, oh tierra madre, me envía
una mujer inquisidora e impía.

Eum. 457-458:
ȟઃȞ મ ıઃ ȉȡȠ઀ĮȞ ܿʌȠȜȚȞ ੉Ȝ઀Ƞȣ ʌިȜȚȞ
਩șȘțĮȢ.
Con él [Agamenón] tú hiciste que Troya, la ciudad de Ilio, no fuera ciudad.

Plat. Leyes 766d:


Ȇ઼ıĮ į੻ į੾ʌȠȣ ʌިȜȚȢ ܿʌȠȜȚȢ ਙȞ Ȗ઀ȖȞȠȚIJȠ, ਥȞ ઞ įȚțĮıIJ੾ȡȚĮ ȝ੽ țĮșİıIJ૵IJĮ İ੅Ș țĮIJ੹
IJȡંʌȠȞ.
Sin duda toda ciudad sería una ciudad sin constitución si no hubiera en ella tribu-
nales convenientes.

Sóf. E. R. 1214: ܿȖĮȝȠȞ ȖȐȝȠȞ.


Matrimonio que no es matrimonio.

Ant. 1167: ਕȜȜ’ ‫ݏ‬ȝȥȣȤȠȞ ਲȖȠ૨ȝĮȚ ȞİțȡȩȞ.


Más bien lo considero un cadáver viviente.

Euríp. Ión 1443-1444:


ਕȜȜ’, ੯ ij઀ȜȘ ȝȠȚ ȝોIJİȡ, ਥȞ ȤİȡȠ૙Ȟ ı੼șİȞ
‫ ݸ‬țĮIJșĮȞެȞ IJİ țo‫ ރ‬șĮȞޫȞ ijĮȞIJ੺ȗȠȝĮȚ.
Sin embargo, querida madre mía, aparezco entre tus brazos yo, el muerto que no
había muerto.
21
Aun cuando suele pronunciarse a veces oxímoron, porque en griego es palabra proparoxítona, el
término, a efectos de transcripción acentual, es paroxítono según la ley de la penúltima larga (Fdez.-
Galiano, 1961, 31).

76 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Hor. Epíst. 1. 12. 19: Rerum concordia discors.
La discordante concordia de las cosas.

Suet. Vita Augusti 25. 4: festina lente. ıʌİࠎįİ ȕȡĮį‫ޢ‬ȦȢ, ‘apresúrate con calma’22.

S. J. de la Cruz. Cántico espiritual… 78: La música callada.

A la definición dada, se pueden añadir las siguientes: «unión paradójica de


dos términos antitéticos» (Mortara, 1991, 279) «ingeniosa unión de palabras con-
tradictorias» (Bailly, 1950, 1387), definición ilustrada con estos dos ejemplos:
insaniens sapientia, ‘loca prudencia’ y ‘strenua inertia’, ‘valiente cobardía’.

Etimol.: ੑȟ઄ȝȦȡȠȞ < ੑȟ઄Ȣ-ȝȦȡંȢ, ‘agudo e insensato’23.

Sinón.: paradojismo; según Lausberg (1966, III. 367), el término no es antiguo.

PARALELISMO, PARISOSIS o ISOCOLON.- Es la correspondencia


sintáctica de palabras (u oraciones incluso) distribuidas entre dos o más miembros
yuxtapuestos o coordinados de un contexto en forma de isókǀlon o parísǀsis, esto
es, entre miembros o kôla que tienen igual extensión o longitud; el más breve es el
paralelismo bíblico:

Proverbios 31. 30: Engañoso es el donaire, vana la hermosura.

Jn 1. 14: țĮ઀ ੒ ȁંȖȠȢ ı੺ȡȟ ਥȖ੼ȞİIJȠ țĮ઀ ਥıț੾ȞȦıİȞ ਥȞ ਲȝ૙Ȟ.


Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros.

Salmos 84: La misericordia y la paz se encuentran;


y la justicia y la verdad se besan.
La verdad brota de la tierra
y la justicia nos mira desde el cielo.

22
Equivale a nuestras frases “sin prisa pero sin pausa” y “vísteme despacio, que tengo prisa”.
23
“Agudo disparate”, según la traducción de M. Benavente (1971, 60 y n. 16), basándose en los
escolios.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 77


Ejemplos de pequeño paralelismo:

Od. V. 331-332:
ਙȜȜȠIJİ ȝ੼Ȟ IJİ ȃંIJȠȢ ǺȠȡ੼ૉ ʌȡȠȕ੺Ȝİıțİ ij੼ȡİıșĮȚ,
ਙȜȜȠIJİ į’ Į੣IJ’Ǽ੣ȡȠȢ ǽİij઄ȡ૳ İ੅ȟĮıțİ įȚઆțİȚȞ.
Unas veces el Noto empujaba [la balsa] hacia el Bóreas para que la arrastrara, otras
a su vez el Euro se la cedía al Céfiro para que la impulsara.

Sóf. Ay. 652-653. ȠੁțIJ઀ȡȦ į੼ ȞȚȞ


Ȥ‫ޤ‬ȡĮȞ ʌĮȡ’ ਥȤșȡȠ૙Ȣ ʌĮ߿į‫ ޠ‬IJ’ ‫ݷ‬ȡijĮȞާȞ ȜȚʌİ߿Ȟ.
Siento dejarla viuda entre mis enemigos y a mi hijo huérfano.

Isócr. Enc. Hel. 17:


IJȠ૨ ȝ੻Ȟ ਥʌȓʌȠȞȠȞ țĮ੿ ijȚȜȠț઀ȞįȣȞȠȞ IJઁȞ ȕȓȠȞ țĮIJȐıIJȘıİȞ, IJોȢ į੻ ʌİȡȓȕȜİʌIJȠȞ țĮ੿
ʌİȡȚȝȐȤİIJȠȞ IJ੽Ȟ ijȪıȚȞ ਥʌȠȓȘıİȞ.
[Zeus] hizo la vida de él [Heracles] penosa y peligrosa, e hizo la naturaleza de ella
[Helena] admirable y causa de disputas.

Eur. If. Taur. 1026: țȜİʌIJ૵Ȟ Ȗ੹ȡ ਲ Ȟ઄ȟ, IJોȢ į’ ਕȜȘșİ઀ĮȢ IJઁ ij૵Ȣ.
De los ladrones es la noche, de la verdad el día.

Excusatio non petita, accusatio manifesta.

Verba volant, scripta manent.

Alarcón, Las paredes oyen: En el hombre no has de ver


la hermosura o gentileza:
su hermosura es la nobleza;
su gentileza, el saber.

Ejs. de gran paralelismo; de paralelismo plurimembre trަkǀlon:

Il. XXI. 350-351:


țĮ઀ȠȞIJȠ ʌIJİȜ੼ĮȚ IJİ țĮ੿ ੁIJ੼ĮȚ ਱į੻ ȝȣȡ૙țĮȚ
țĮ઀İIJȠ į੻ ȜȦIJંȢ IJİ ੁį੻ șȡ઄ȠȞ ਱į੻ ț઄ʌİȚȡȠȞ.
Ardían los olmos, los sauces y los tamariscos; ardía el loto, el junco y la juncia.

78 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Esq. Siete. 673-675:
IJȓȢ ਙȜȜȠȢ ȝ઼ȜȜȠȞ ਥȞįȚțȫIJİȡȠȢ;
ܿȡȤȠȞIJȓ IJ’ ܿȡȤȦȞ țĮȚ țĮıȚȖȞȒIJ࠙ țȐıȚȢ,
‫݋‬ȤșȡާȢ ıȣȞ ‫݋‬șȤȡࠜ ıIJȒıȠȝĮȚ.
¿Qué otro lo hará más legítimamentre que yo? Me enfrentaré como príncipe con tra
príncipe, como hermano contra hermano y cȠmo enemigo contra enemigo.

La vida... 219-222 Tú, solo tú has suspendido


la pasión a mis enojos,
la suspensión a mis ojos,
la admiración a mi oído.

B. López, La Relig. 939-940: No hay tumba que al abrirse no me llame


ni pena que al llorar no me bendiga.

Ejemplos de gran paralelismo, de paralelismo plurimembre o tetrákǀlon:

Il. I. 287-289:
ਕȜȜ’ ੖į’ ਕȞ੽ȡ ਥș੼ȜİȚ ʌİȡ‫ ޥ‬ʌ‫ޠ‬ȞIJȦȞ ‫ݍ‬ȝȝİȞĮȚ ܿȜȜȦȞ
ʌ‫ޠ‬ȞIJȦȞ ȝ‫ޡ‬Ȟ țȡĮIJ‫ޢ‬İȚȞ ਥș੼ȜİȚ, ʌ‫ޠ‬ȞIJİııȚ į’ ܻȞ‫ޠ‬ııİȚȞ,
ʌߢıȚ į‫ ޡ‬ıȘȝĮަȞİȚȞ.
Pero este hombre pretende estar por encima de los demás, a todos pretende domi-
nar, sobre todos reinar y en todos mandar.

Ibid. XXI. 195-197:


… ੱțİĮȞȠ૙Ƞ,
ਥȟ Ƞ੤ ʌİȡ ʌ‫ޠ‬ȞIJİȢ ʌȠIJĮȝȠ੿ țĮ੿ ʌߢıĮ ș੺ȜĮııĮ
țĮ੿ ʌߢıĮȚ țȡોȞĮȚ țĮ੿ ijȡİ઀ĮIJĮ ȝĮțȡ੹ Ȟ੺ȠȣıȚȞ.
...Del Océano, del que todos los ríos, todo el mar, todas las fuentes y pozos profun-
dos manan.

Esq. Siete. 571-575:


țĮțȠ૙ıȚ ȕȐȗİȚ ʌȠȜȜ੹ TȣįȑȦȢ ȕȓĮȞ·
IJઁȞ ਕȞįȡȠijȩȞIJȘȞ, IJઁȞ ʌȩȜİȦȢ IJĮȡȐțIJȠȡĮ,
ȝȑȖȚıIJȠȞ ਡȡȖİȚ IJ૵Ȟ țĮț૵Ȟ įȚįȐıțĮȜȠȞ,
’EȡȚȞȪȠȢ țȜȘIJોȡĮ, ʌȡȩıʌȠȜȠȞ ĭȩȞȠȣ,
țĮț૵Ȟ į’ ਝįȡȐıIJ૳ IJ૵Ȟįİ ȕȠȣȜİȣIJȒȡȚȠȞ.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 79


En medio de las desgracias, con mucha frecuencia denigra la fuerza de Tideo: que
fue un asesino, un pertubador de la ciudad, el mayor promotor de las desgracias de
Argos, heraldo de las Erinis, servidor de la Ȃuerte y consejero de Adrasto.

Agam. 737-743:
ʌ੺ȡĮȣIJĮ į’ ਥȜșİ૙Ȟ ਥȢ ੉Ȝ઀Ƞȣ ʌંȜȚȞ
Ȝ੼ȖȠȚȝ’ ਗȞ ijȡંȞȘȝĮ ȝ੻Ȟ
ȞȘȞ੼ȝȠȣ ȖĮȜ੺ȞĮȢ,
ਕțĮıțĮ૙ȠȞ <IJ’> ਙȖĮȜȝĮ ʌȜȠ઄IJȠȣ,
ȝĮȜșĮțòȞ ੑȝȝ੺IJȦȞ ȕ੼ȜȠȢ,
įȘȟ઀șȣȝȠȞ ਩ȡȦIJȠȢ ਙȞșȠȢ.
Podría decir que en el mismo instante llegó a la ciudad de Ilión el espíritu de bo-
nanza sin viento, la apacible delicia de la riqueza, el tierno dardo de las miradas, la
flor del amor que roe el corazón.

Romancº : Mis arreos son las armas,


mi descanso, el pelear;
mi cama, las duras peñas;
mi dormir, siempre velar.

Dicha correspondencia no se altera aunque varíe el significado de las pala-


bras, que pueden adoptar, si son antónimas, un paralelismo antitético:

Sóf. Ant. 834-835:


ਕȜȜ੹ șİંȢ IJȠȚ țĮ੿ șİȠȖİȞȞ੾Ȣ,
ਲȝİ૙Ȣ į੻ ȕȡȠIJȠ੿ țĮ੿ șȞĮIJȠȖİȞİ૙Ȣ.
Mas ella era una diosa y de linaje divino, y nosotros somos mortales y de linaje
mortal.

Dem. Pro Cor. 265:


ਥįȓįĮıțİȢ ȖȡȐȝȝĮIJĮ, ਥȖઅ į’ ਥijȠȓIJȦȞ. ਫIJȑȜİȚȢ, ਥȖઅ į’ ਥIJİȜȠȪȝȘȞ. ਫȖȡĮȝȝȐIJİȣİȢ,
ਥȖઅ į’ ਱țțȜȘıȓĮȗȠȞ. ਫIJȡȚIJĮȖȦȞȓıIJİȚȢ, ਥȖઅ į’ ਥșİઆȡȠȣȞ. ਫȟ੼ʌȚʌIJİȢ, ਥȖઅ į’
ਥı઄ȡȚIJIJȠȞ.
ȉú enseñabas la escritura, yo asistía a la escuela; tú te iniciabas en los misterios, yo
estaba iniciado; tú enseñabas a leer, yo solía ir a clase; tú eras actor de tercer orden,
yo era espectador. ȉú eras expulsado del teatro, yo silbaba.

80 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Romancº: Ayer era rey de España,
hoy no lo soy de una villa;
ayer, villas y castillo;
hoy ninguno poseía.

Paralelismo es una denominación moderna del isókǀlon, ‘compuesto de


miembros iguales’.

Sinón.: ʌ੺ȡȚıȠȞ (ıȤોȝĮ), ʌĮȡ઀ıȦıȚȢ, ੁıંțȦȜȠȞ, compar.

QUIASMO.- Es la disposición en cruz o en aspa de cuatro términos que,


tomados dos a dos por su homogeneidad, se corresponden el 1º con el 4º y el 2º con
el 3º. El pequeño quiasmo se da entre palabras, y el gran quiasmo, entre frases:

Pequeño quiasmo:

El ingenioso... XI, 1ª p.: Dichosa edad


adj. sust.
X
y siglos dichosos
sust. adj.

Il. VI. 432: ȝ੽ ʌĮ߿į’ ‫ݷ‬ȡijĮȞȚțާȞ ș੾ૉȢ Ȥ‫ޤ‬ȡİȞ IJİ ȖȣȞĮ߿țĮ.


No hagas a tu hijo huérfano, ni viuda a tu mujer.

Esq. Coéf. 461: ਡȡȘȢ ਡȡİȚ ȟȣȝȕĮȜİ૙, ǻȓț઺ ǻȓțĮ.


Ares contra Ares luchará, contra Justicia, Justicia.

Zenobio Par. III. 28: į઀țȘ į઀țȘȞ ਩IJȚțIJİ ȕȜ੺ȕȘȞ ȕȜ੺ȕȘ.


Justicia engendraba justicia y daño, daño.

Sal. Conj. Cat. 5. 4: Satis eloquentiae, sapientiae parum.


Bastante de elocuencia, de sabiduría poco.

Plaut. Stich. 731: Egǀ tu sum, tu es egǀ.


Yo soy tú, tú eres yo.

Gran quiasmo, que se puede comprobar en los ejemplos que siguen:

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 81


Plat. Rep. 473d.:
ਥ੹Ȟ ȝ੾, ਷Ȟ į੻ ਥȖઆ, ਵ Ƞੂ ijȚȜંıȠijȠȚ ȕĮıȚȜİ઄ıȦıȚȞ ਥȞ IJĮ૙Ȣ ʌંȜİıȚȞ ਲ਼ Ƞੂ ȕĮıȚȜોȢ IJİ
Ȟ૨Ȟ ȜİȖંȝİȞȠȚ țĮ઀ įȣȞ੺ıIJĮȚ ijȚȜȠıȠij੾ıȦıȚ ȖȞȘı઀ȦȢ IJİ țĮ੿ ੂțĮȞ૵Ȣ.
ǹ menos que, dije yo, o los filósofos reinen en los Estados o los que ahora se titu-
lan reyes y gobernantes filosofen de modo legítimo y conveniente.

Quev. Epístola censoria 5-6: ¿Siempre se ha de sentir lo que se dice?


¿Nunca se ha de decir lo que se siente?

Etimol.: ȤȚĮıȝંȢ < ȤȚ੺ȗİȚȞ, ‘disponer en forma de Ȥ૙ (ȋ), esto es, de aspa.

Esta figura, como puede apreciarse, produce la ruptura del paralelismo. Su


variado número de esquemas depende de las combinaciones posibles entre los cua-
tro términos que la integran de acuerdo con su naturaleza y función sintácticas.

82 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


II. FIGURAS DE PENSAMIENTO
[figurae sententia; tà tês dianoías sch‫ڼ‬mata]

definición
aforismo o máxima
sentencia proverbio, paremia, adagio o refrán
apotegma
entimema
lógicas diaporesis o dubitación
anacenosis o comunicación
epítrope o concesión
prolepsis o anticipación
hipófora o sujeción
epanortosis o corrección
prosopografía
etopeya
patopeya
hipotiposis retrato
pragmatografía
o écfrasis
paralelo
cronografía
descripción topografía
topotesia
corografía
simple
pintorescas enumeración
compuesta
epitrocasmo
amplificación sinatroísmo o congeries
perífrasis
o perisología
epífrasis
expolición interpretación
notación
epímone o conmoración
símil o comparación
antítesis o contraposición

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 83


obtestación
dialogismo o sermocinación

deprecación
imprecación
optación cacofemia
execración
macarismo

conminación
patéticas
directo
apóstrofe
indirecto

ecfonesis o exclamación
ecfonema
epifonema
erotema o interrogación
aposiopesis o reticencia
sustentación o suspensión

84 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


II. FIGURAS DE PENSAMIENTO
[figurae sententia; tà tês dianoías schḗmata]

Como muy bien señala Mortara (2000, 268) «Su identificación [...] se fun-
damenta de forma imprecisa en conceptos vagos, mal (o nunca) definidos, que,
intuitivamente se aplican a procedimientos discursivos comunes a varias figuras».

1. FIGURAS DE PENSAMIENTO LÓGICAS.

DEFINICIÓN.- «Proposición que expone con claridad y exactitud los ca-


racteres genéricos y diferenciales de una cosa material o inmaterial» (DRAE). Esta
figura puede ser artística:

Sóf. Ay. 580: ț੺ȡIJĮ IJȠȚ ijȚȜȠ઀țIJȚıIJȠȞ ȖȣȞ੾.


La mujer suele ser muy compasiva.

Euríp. Fen. 406: ਲ ʌĮIJȡ઀Ȣ, ੪Ȣ ਩ȠȚțİ, ij઀ȜIJĮIJȠȞ ȕȡȠIJȠ૙Ȣ.


La patria, según parece, es lo más querido para los hombres.

Esq. Agam. 927-928:


țĮ੿ IJઁ ȝ੽ țĮț૵Ȣ ijȡȠȞİ૙Ȟ
șİȠ૨ ȝ੼ȖȚıIJȠȞ į૵ȡȠȞ.
El hecho de no tener malos sentimientos es el mayor bien que emana de la divini-
dad.

Ibid. 1365: ʌİʌĮȚIJ੼ȡĮ Ȗ੹ȡ ȝȠ૙ȡĮ IJોȢ IJȣȡĮȞȞ઀įȠȢ.


Más blando, en efecto, es el destino que la tiranía.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 85


Plat. Ión. 534b:
țȠ૨ijȠȞ Ȗ੹ȡ ȤȡોȝĮ ʌȠȚȘIJ੾Ȣ ਥıIJȚȞ țĮ੿ ʌIJȘȞઁȞ țĮ੿ ੂİȡઁȞ, țĮ੿ Ƞ੝ ʌȡંIJİȡȠȞ ȠੈંȢ IJİ
ʌȠȚİ૙Ȟ ʌȡ੿Ȟ ਗȞ ਩ȞșİંȢ IJİ Ȗ੼ȞȘIJĮȚ țĮ઀ ਩țijȡȦȞ țĮ੿ ੒ ȞȠ૨Ȣ ȝȘț੼IJȚ ਥĮ੝IJ૶ ਥȞૌ.
Pues un poeta es un ente leve, alado y sagrado e incapaz de crear antes de que esté
inspirado por un dios, fuera de sí y su mente ya no esté en él.

Quint. 12. 1: vir bonus peritus dicendi.


El hombre de bien es experto en el hablar.

Zorrilla: El poeta en su misión


sobre la tierra que habita
es una planta maldita,
con frutos de bendición.

Un caso particular es la explicación de un étimo, o sea, cuando se discurre


sobre su etimología, especulación que pertenece al metalenguaje.

Etimol.: ੒ȡȚıȝંȢ < ੒ȡ઀ȗİȚȞ, ‘definir’; finitiǀ < finire, ‘definir’.

SENTENCIA.- Es la expresión de una verdad profunda en términos breves


y sencillos. Para los griegos, la gn۸mƝ era una simple fórmula expresiva que re-
sumía con agudeza un principio moral o una verdad general. Ha sido la moderni-
dad, sobre los datos acumulados por la tradición, la que ha entrado en matizacio-
nes, distinguiendo los tres tipos que se exponen a continuación:

A) AFORISMO o MÁXIMA.- Sentencia en forma de consejo o regla de


conducta, esto es, «una sentencia infinita, en sentido especialmente amplio, recibe
el nombre de máxima» (L. 1975, 398 n.):

ȖȞ૵șȚ ıİĮȣIJંȞ, ȝȘį੻Ȟ ਙȖĮȞ.


gnǀscete ipsum. Nada con exceso.
Conócete a ti mismo.

Pínd. Pít. VIII. 95: ıțȚ઼Ȣ ੕ȞĮȡ ਙȞșȡȦʌȠȢ.


El hombre es el sueño de una sombra.

86 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Plat. Hip. May. 304e: ȤĮȜİʌ੹ IJ੹ țĮȜ੺.
Lo bello es difícil.

Epicuro: Ȝ੺șİ ȕȚ૵ıĮȢ.


Vive escondido.

Sóf. Ant. 1195: ੑȡșંȞ ਕȜ੾șİȚ’ ਕİ઀.


Cosa recta es siempre la verdad.

Máxima estoica: ਕȞ੼ȤȠȣ țĮ੿ ਕʌ੼ȤȠȣ.


Sustine et abstine.
Soporta y abstente.

B) PROVERBIO, PAREMIA, ADAGIO o REFRÁN.- J. Casares lo define


como la frase independiente que, en sentido directo o alegórico, y, por lo general,
de forma sentenciosa y elíptica, expresa un pensamiento –hecho de experiencia,
enseñanza, admonición, etc. – a manera de juicio, en el que se relacionan dos ideas
(en Lz., 1962, 347). Lausberg marca la diferencia con la máxima, destacando sobre
todo su esencia de sabiduría popular:

Del viejo, el consejo. Aceite y vino, bálsamo divino.

Esq. Prom. 982: ਕȜȜ’ ਥțįȚį੺ıțİȚ ʌ੺Ȟș’ ੒ Ȗİȡ੺ıțȦȞ ȤȡંȞȠȢ.


Todo lo enseña el paso del tiempo.

Sóf. Ant. 672: ਕȞĮȡȤȓĮȢ į੻ ȝİ૙ȗȠȞ Ƞ੝ț ਩ıIJȚȞ țĮțȩȞ.


No hay mayor mal que la anarquía.

Ay. 293: ȖȣȞĮȚȟ੿ țંıȝȠȞ ਲ ıȚȖ੽ ij੼ȡİȚ.


El silencio es un adorno en las mujeres.

Ibid. 132-133: IJȠઃȢ į੻ ıઆijȡȠȞĮȢ


șİȠ੿ ijȚȜȠ૨ıȚ țĮ੿ ıIJȣȖȠ૨ıȚ IJȠઃȢ țĮțȠ઄Ȣ.
Los dioses aman a los prudentes, y aborrecen a los malvados.

Ibid. 714: ʌ੺Ȟș’ ੒ ȝ੼ȖĮȢ ȤȡંȞȠȢ ȝĮȡĮ઀ȞİȚ.


El largo tiempo todo lo marchita.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 87


Zen. Parisino III. 51 (CPG): ǼੈȢ ਕȞ੽ȡ, Ƞ੝įİ੿Ȣ ਕȞ੾ȡ.
Un solo hombre, ningún hombre.

Unus homo, nihil est.


Un solo hombre, nada es.

Vegecio, De rei militari libri V. 3: Si vis pacem, para bellum.

C) APOTEGMA.- Es una sentencia memorable tomada de algún hombre


ilustre o de la sabiduría popular:

Sóf. Tr. 1-3:


ȜંȖȠȢ ȝ੻Ȟ ਩ıIJ’ ਕȡȤĮ૙ȠȢ ਕȞșȡઆʌȦȞ ijĮȞİ੿Ȣ
੪Ȣ Ƞ੝ț ਗȞ Įੁ૵Ȟ’ ਥțȝ੺șȠȚȢ ȕȡȠIJ૵Ȟ, ʌȡ੿Ȟ ਙȞ
ș੺Ȟૉ IJȚȢ, Ƞ੡IJ’ İੁ ȤȡȘıIJઁȢ Ƞ੡IJ’ İ੅ IJ૳ țĮțંȢ.
Hay un antiguo dicho entre los hombres que indica que no se puede conocer el
destino de los mortales hasta que uno muere, ni si se ha sido feliz o desdichado.

Eur. Med. 964-965:


ʌİ઀șİȚȞ į૵ȡĮ țĮ੿ șİȠઃȢ ȜંȖȠȢ
ȤȡȣıާȢ į੻ țȡİަııȦȞ ȝȣȡަȦȞ ȜިȖȦȞ ȕȡȠIJȠ߿Ȣ.
Es tradición que los regalos convencen incluso a los dioses: mas el oro es más po-
deroso que miles de palabras para los mortales.

Apostolio XVI. 91ª (CPG):


IJާ ȖȞࠛșȚ ıİĮȣIJާȞ ʌĮȞIJĮȤȠ૨’ıIJȚ Ȥȡ੾ıȚȝȠȞ.
La sentencia conócete a ti mismo es provechosa en todas partes.

Despertaban con empeño


a un famoso dormilón
y él repetía con ceño:
Dejadme, la vida es sueño-,
como dijo Calderón.

Etimol.: sentencia < sententia, ‘dictamen’, juicio’; ȖȞઆȝȘ < ȖȚȖȞઆıțİȚȞ, ‘conocer’,
‘sentenciar’; máxima < lat. mediev. maxima, ‘regla’, ‘sentencia’; ਕijȠȡȚıȝંȢ <
ਕijȠȡ઀ȗİȚȞ, ‘delimitar’, ‘definir’; proverbio < proverbium; refrán < fr. refrain, ‘pro-

88 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


verbio’, ‘estribillo’; paremia < ʌĮȡȠȚȝ઀Į, ‘junto al camino’24,‘proverbio’; adagio <
adagium < aiǀ, ‘decir’; ਕʌંijșİȖȝĮ < ਕʌȠijș੼ȖȖİıșĮȚ < enunciar una sentencia;

Sinón: ʌĮȡȠȚȝ઀Į, proverbium, adagium.

ENTIMEMA.- Silogismo abreviado que, por sobreenterse una de las pre-


misas, solo consta de antecedente y consiguiente; v. gr.: «el sol alumbra, luego es
de día» (DRAE). En filosofía, se define como el silogismo al que le falta una pre-
misa:

Las golondrinas vuelan;


luego, los pájaros vuelan.

Evidentemente, se ha silenciado la premisa menor [las golondrinas son


pájaros], que es la que se suele omitir. Y aunque falte en la expresión, nunca en el
pensamiento:

Euríp. Héc. 863-865:


ijİ૨.
Ƞ੝ț ਩ıIJȚ șȞȘIJ૵Ȟ ੖ıIJȚȢ ਩ıIJ’ ਥȜİȪșİȡȠȢ·
ਲ਼ ȤȡȘȝȐIJȦȞ Ȗ੹ȡ įȠȣȜȩȢ ਥıIJȚȞ ਲ਼ IJȪȤȘȢ.
¡Ah! No hay mortal que sea libre: pues, o es esclavo de las riquezas o del azar.

Aristóteles cita (Ret. 1394b) estos dos versos de Eurípides como ejemplo
de entimema, cuyo primer verso es una máxima, y un entimema si se le añade el v.
865 como conclusión.

Descartes, Disc. del método: Cogitǀ, ergo sum.


Pienso, luego existo.

Etimol.: ਥȞș઄ȝȘȝĮ < ਥȞșȣȝİ૙ıșĮȚ, ‘reflexionar’, ‘planear’.

DIAPORESIS o DUBITACIÓN.- Por medio de esta figura el orador o el


escritor, fingiendo un apuro oratorio, se formula una pregunta o consulta a los de-
más qué decisión debe tomar ante dos opciones:

24
Vid. el excelente artículo de F. Gª Romero (1999, 219-223).

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 89


Esq. Coéf. 890: İੁį૵ȝİȞ İੁ ȞȚț૵ȝİȞ, ਲ਼ ȞȚțઆȝİșĮ.
Veamos si vencemos o somos vencidos.

Sóf. Tr. 385: IJ઀ Ȥȡ੽ ʌȠİ૙Ȟ, ȖȣȞĮ૙țİȢ;


¿Qué debo hacer, mujeres?

Euríp., Ión 758: İ੅ʌȦȝİȞ ਵ ıȚȖ૵ȝİȞ ਵ IJ઀ įȡ੺ıȠȝİȞ;


¿Debemos hablar o callar o qué debemos hacer?

Cic. Pro Cl. 1. 4: Quo me vertam nesciǀ...


No sé por dónde debo volver...

Verr. 1. 11. 32: Nunc ego, iudices, iam vos consulǀ, quid mihi faciendum putetis?
Ahora yo, oh jueces, os consulto, ¿qué pensáis que deba hacer?

El ingenioso... Yo, dijo Don Quijote, no sé si soy bueno, pero sé decir que no soy
malo.

Shakesp. Hamlet: To be or not to be? / That is the question.

Campoamor. Doloras: Los sabios al escuchar


que ignora el pueblo qué hacer,
si ha de dudar o creer,
si ha de reír o llorar.

Etimol.: įȚĮʌંȡȘıȚȢ < įȚĮʌȠȡİ૙Ȟ, ‘estar perplejo’, ‘dudar’.

Sinón.: ਕʌંȡȘıȚȢ, ਕʌȠȡ઀Į, dubitatiǀ, addubitatiǀ.

ANACENOSIS o COMUNICACIÓN.- Surge esta figura cuando el orador


o el escritor finge pedir consejo a sus oyentes o lectores a fin de robustecer sus
argumentos... con el tácito asentimiento de ellos:

Sóf. Ay. 1028: ıțȑȥĮıșİ, ʌȡઁȢ șİ૵Ȟ, IJ੽Ȟ IJȪȤȘȞ įȣȠ૙Ȟ ȕȡȠIJȠ૙Ȟ.
Considerad, por los dioses, la desgracia de estos dos hombres.

90 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Ibid. 1308-1309:
İ੣ ȞȣȞ IJંį’ ੅ıșȚ, IJȠ૨IJȠȞ İੁ ȕĮȜİ૙IJ੼ ʌȠȣ,
ȕĮȜİ૙IJİ Ȥ਱ȝ઼Ȣ IJȡİ૙Ȣ ੒ȝȠ૨ ıȣȖțİȚȝ੼ȞȠȣȢ.
Pues entérate bien de esto: si expulsáis a este a algún lugar, tendréis que expulsar-
nos a nosotros tres juntamente con él.

Tr. 1107: ਕȜȜ’ İ੣ Ȗ੼ IJȠȚ IJંį’ ੅ıIJİ, țਗȞ IJઁ ȝȘį੻Ȟ ੯.


Pero, al menos, sabed bien esto, aunque yo nada sea.

Cic. Pro C. Rab. 8. 22: Tu denique, Labiene, quid faceres tali in re ac tempore?
¿Tú, en fin, Labieno, qué harías en tal asunto y ocasión?

J. Manr. 85-90: Decidme, la hermosura,


la gentil frescura y tez
de la cara,
la color y la blancura,
cuando viene la vejez,
¿cuál se para?

Sinón.: țȠȚȞંIJȘȢ, țȠȚȞȦȞ઀Į, ਕȞĮțȠ઀ȞȦıȚȢ < ਕȞĮțȠȚȞȠ૨Ȟ, ‘comunicar’,


communicatiǀ.

EPÍTROPE o CONCESIÓN.- Se comete cuando el argumentador aparenta


dar la razón al adversario en un punto poco importante –aunque parezca que se
perjudica– para proseguir, seguro de su superior contundencia argumental, la im-
pugnación de la causa contraria:

Il. I. 116: ਕȜȜ੹ țĮ੿ ੰȢ ਥș੼ȜȦ įંȝİȞĮȚ ʌ੺ȜȚȞ, İੁ IJઁ Ȗ’ ਙȝİȚȞȠȞ.


Pero, aun así, consiento en devolverla [a Criseida], si eso es lo mejor.

Aristóf. Nub. 889-892:


ǻǿȀǹǿȅȈ. –ȤઆȡİȚ įİȣȡ઀, įİ૙ȟȠȞ ıĮȣIJઁȞ
IJȠ૙ıȚ șİĮIJĮ૙Ȣ, țĮ઀ʌİȡ șȡĮıઃȢ ੭Ȟ.
ǹǻǿȀǹǿȅȈ. -੅ș’ ੖ʌȠȚ Ȥȡ૊ȗİȚȢ. ʌȠȜ઄ Ȗ੹ȡ ȝ઼ȜȜંȞ ı’
ਥȞ IJȠ૙Ȣ ʌȠȜȜȠ૙ıȚ Ȝ੼ȖȦȞ ਕʌȠȜ૵.
DISCURSO JUSTO. –Ven aquí, muéstrate ante estos espectadores, por
muy audaz que seas.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 91


DISCURSO INJUSTO. –Ea, como quieras. Pues mucho mejor te
aniquilaré cuando hable ante la multitud.

Sóf. Ant. 1037-1039:


țİȡįĮȓȞİIJ’, ਥȝʌȠȜ઼IJİ IJਕʌઁ ȈȐȡįİȦȞ
ਵȜİțIJȡȠȞ, İੁ ȕȠȪȜİıșİ, țĮ੿ IJઁȞ ੉ȞįȚțઁȞ
ȤȡȣıȩȞ· IJȐij૳ į’ ਥțİ૙ȞȠȞ Ƞ੝Ȥ੿ țȡȪȥİIJİ.
Lucraos, comprad el ámbar de Sardes, si queréis, y el oro de la India: pero no ente-
rraréis a este en su tumba.

Romancº : Poderoso rey, le dice,


yo te confieso y conozco
que la ofensa de mi padre
te ha causado justo enojo;
pero advierte, casto rey,
que te ofendió siendo mozo
y que en la dura prisión
cubren ya canas su rostro.

Bretón: Es un sexo amable, lindo,


sí, una plata.
Yo lo confieso... y prescindo
de la vieja y de la chata;
pero, escamado y cobarde,
digo ¡zape! a la más bella;
que temo saber muy tarde
quién es ella.

Etimol.: ਥʌȚIJȡȠʌ੾ < ਥʌȚIJȡȠʌİ૙Ȟ, ‘volverse hacia’.

Sinón.: ʌĮȡȠȝȠȜȠȖ઀Į, ıȣȖȤઆȡȘıȚȢ , concessiǀ, suffesiǀ.

PROLEPSIS o ANTICIPACIÓN.- Es la refutación previa a las presuntas


objeciones que el contrario pudiera utilizar, o bien, cuando el hablante, en su sub-
consciente, y con precipitación mental, da preferencia a un miembro secundario
(oración subordinada, complemento, etc.) en lugar de la oración principal o del

92 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


sujeto, en su afán de dotarlo de mayor relieve y encarecimiento. También puede
influir la presión del metro sobre la lengua en los textos en verso:

Il. VIII. 503-504:


ܻIJ‫ޟ‬ȡ țĮȜȜަIJȡȚȤĮȢ ‫ݬ‬ʌʌȠȣȢ
Ȝ઄ıĮș’ ਫ਼ʌ੻ȟ ੑȤ੼ȦȞ, ʌĮȡ੹ į੼ ıijȚıȚ ȕ੺ȜȜİIJ’ ਥįȦį੾Ȟ.
A los caballos de bellas crines, deseganchadlos de los carros y echadles el pienso.

Teognis 255-256:
ț੺ȜȜȚıIJȠȞ IJઁ įȚțĮȚંIJĮIJȠȞ, Ȝ૶ıIJȠȞ į’ਫ਼ȖȚĮ઀ȞİȚȞ,
ʌȡ઼ȖȝĮ į੻ IJİȡʌȞંIJĮIJȠȞ, IJȠࠎ IJȚȢ ‫݋‬ȡߣ, IJઁ IJȣȤİ૙Ȟ.
Lo más hermoso es la justicia, lo más preciado la salud, y lo más agradable, lo que
uno anhela, el lograr.

Sóf. E. R. 1284-1285: țĮțࠛȞ


‫ݼ‬ı’ ‫݋‬ıIJ‫ ޥ‬ʌ‫ޠ‬ȞIJȦȞ ‫ݷ‬ȞިȝĮIJ’, Ƞ੝į੼Ȟ ਥıIJ’ ਕʌંȞ.
De todas las miserias que tienen nombre, ninguna falta.

Lope, Pobre barquilla 25-32: Dirás que muchas barcas


con el favor en popa,
saliendo desdichadas,
volvieron venturosas.
No mires los ejemplos
de los que van y tornan;
que a muchas ha perdido
la dicha de las otras.

Don J.Tenorio, 25-32: ¡Don Juan! ¡Don Juan! Yo lo25 imploro


de tu hidalga compasión:
o arráncame el corazón,
o ámame porque te adoro.

Etimol.: ʌȡંȜȘȥȚȢ < ʌȡȠȜĮȝȕ੺ȞİȚȞ < ‘anticiparse’, ‘adelantarse’.

Sinón.: ਫ਼ʌȠȕȠȜ੾, ʌȡȠĮȞĮijઆȞȘıȚȢ, anticipatiǀ, praeceptiǀ, praesumptiǀ, occupatiǀ.


25
Nótese el sentido anticipador del pronombre personal como antecedente de la disyuntiva que pre-
sentan los dos últimos versos.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 93


HIPÓFORA o SUJECIÓN.- A modo de diálogo ficticio, el hablante o es-
critor formula una o varias preguntas a un interlocutor imaginario (que puede ser la
parte contraria) y al que se anticipa con una respuesta o alegación, sin permitirle
siquiera que tome la palabra:

Sóf. Fil. 573-574: ਷Ȟ įȒ IJȚȢ... ਕȜȜ੹ IJȩȞįİ ȝȠȚ ʌȡ૵IJȠȞ ijȡȐıȠȞ


IJȓȢ ਥıIJȓȞ.
Era un tal... pero antes dime quién es éste.

El. 352-354:
ਥʌİ੿ į઀įĮȟȠȞ…, ਵ ȝ੺ș’ ਥȟ ਥȝȠ૨, IJ઀ ȝȠȚ
ț੼ȡįȠȢ Ȗ੼ȞȠȚIJ’ ਙȞ IJ૵Ȟįİ ȜȘȟ੺ıૉ ȖȠ૵Ȟ.
Ƞ੝ ȗ૵; țĮț૵Ȣ ȝ੼Ȟ, Ƞੇį’, ਥʌĮȡțȠ઄ȞIJȦȢ į’ ਥȝȠ઀.
Pues muéstrame..., o aprende de mí qué ventaja obtendría si desistiera de estos
lamentos. ¿Acaso no vivo? De mala manera, lo sé, pero me es sufíciente.

Cic. Or. 67. 223:


Domus tibi deerat? At habebas; pecunia superabat? At egebat. ¿Te faltaba una ca-
sa? Mas la tenías; ¿te sobraba el dinero? Mas eras pobre.

Etimol.: ਫ਼ʌȠijȠȡ੺ < ਫ਼ʌȠij੼ȡİȚȞ, ‘pretextar’, alegar’.

Sinón.: ĮੁIJȚȠȜȠȖ઀Į, ਕʌંțȡȚıȚȢ, ਕʌંijĮıȚȢ, subiectiǀ, suggestiǀ, responsiǀ.

EPANORTOSIS o CORRECCIÓN.- Es la rectificación que un sujeto hace


de su opinión para mejorarla con otra palabra o expresión de matiz más preciso o
ajustado. En otras palabras: mediante ella, un sujeto incurre en una correlación
adversativa para corregirse a sí mismo con un nuevo término que acaba anulando al
anterior, término que, por su naturaleza sinonímica, logra un fuerte efecto encare-
cedor. Consta de los más variados esquemas:

1) Non x, sed y:

Sóf. Ant. 523: Ƞ੡IJȠȚ ıȣȞ੼ȤșİȚȞ, ਕȜȜ੹ ıȣȝijȚȜİ૙Ȟ ਩ijȣȞ.


Yo no nací para odiar, sino para amar.

94 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Este primer tipo recibe el nombre de ਫ਼ʌĮȜȜĮȖ੾, ‘cambio’, ‘sustitución’
(Ramos y Sancho, Léxico, 421).

2) x ob x´, non ob y :

Ay. 1102: Ȉʌ੺ȡIJȘȢ ਕȞ੺ııȦȞ ਷ȜșİȢ, Ƞ੝Ȥ’ ਲȝ૵Ȟ țȡĮIJ૵Ȟ.


Tú viniste aquí por ser rey de Esparta, no por ser soberano nuestro.

Ibid. 1105-1106:
੢ʌĮȡȤȠȢ ਙȜȜȦȞ įİ૨ȡ’ ਩ʌȜİȣıĮȢ, Ƞ੝Ȥ ੖ȜȦȞ
ıIJȡĮIJȘȖȩȢ.
Tú has navegado aquí como lugarteniente de otros, no como general de todos.

Cervantes: El amor es infinito


si se funda en ser honesto;
y aquel que se acaba presto
no es amor sino apetito.

B. López, La Fe y la Razón: Alzando en su utilidad


el siglo cuanto proclama,
no se ama a sí, sino que ama
a Dios en la humanidad.

3) y, (sed) non x:

Esq. Coéf. 922-923:


Ȁȁ. -țIJİȞİ૙Ȟ ਩ȠȚțĮȢ, ੯ IJ੼țȞȠȞ, IJ੽Ȟ ȝȘIJ੼ȡĮ.
ȅȇ. -ıު IJȠȚ ıİĮȣIJ‫ޤ‬Ȟ, Ƞ‫ރ‬ț ‫݋‬Ȗެ, țĮIJĮțIJİȞİ߿Ȣ.
CLITEMESTRA -Tengo la impresión, oh hijo, de que vas a matar a tu madre.
ORESTES -¡Tú a ti misma vas a matarte, no yo!

Jen. An. IV. 4. 3: Ƞ੤IJȠȢ [ʌȠIJĮȝઁȢ] į’ ਷Ȟ țĮȜઁȢ ȝ੼Ȟ, ȝ੼ȖĮȢ į’ Ƞ੝.


Este [río] era hermoso, pero no grande.

Cic. De off. I. 12. 38: Ferro, non auro.


Con hierro, no con oro.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 95


M. Zapata, El anillo de hierro: MARGARITA - ¡Antes mil veces morir
que tan fiero deshonor!
La pasión en el sentir,
que no sabe resistir,
es liviandad, no es amor.

Don J.Tenorio: Llamé al cielo y no me abrió,


y pues sus puertas me cierra,
de mis pasos en la tierra
responda el cielo, y no yo.

4) x, vel potius y:

Arquíl. Ǽpodo B (103 D):


ʌંȜȜ’ Ƞੇį’ ਕȜઆʌȘȟ, ܻȜȜ’ ‫݋‬Ȥ߿ȞȠȢ ‫ݎ‬Ȟ ȝ‫ޢ‬ȖĮ.
Muchas cosas sabe la zorra, pero el erizo una importante.

Esq. Coéf. 59-60:


IJઁ į’ İ੝IJȣȤİ૙Ȟ,
IJંį’ ਥȞ ȕȡȠIJȠ૙Ȣ șİંȢ, IJİ țĮ‫ ޥ‬șİȠࠎ ʌȜ‫ޢ‬ȠȞ.
El hecho de ser feliz equivale entre los mortales a ser un dios, incluso más que un
dios.

Eur. Ifig. Taur. 321-322: ȆȣȜ੺įȘ, șĮȞȠ઄ȝİș’, ܻȜȜ’ ‫ݼ‬ʌȦȢ șĮȞȠުȝİșĮ


ț‫ޠ‬ȜȜȚıș’[Į].
Pílades, vamos a morir, pero muramos con todo honor.

Cic. Brut. 85. 293:


Catonem ... magnum... hominem vel potius summum et singularem virum.
ǹ Catón... gran hombre, o más bien, el más excelso y singular varón.

Cic. De off. ǿǿǿ. 82:


Capitalis Eteocles vel potius Euripides, qui id unum quod omnium sceleratissimum
fuerit exceperit!
¡Eteocles criminal, o más bien, Eurípides, que ha hecho excepción del delito más
impío de todos!

96 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


La vida... 69-71: La puerta
x
(mejor diré funesta boca) abierta
potius y

está.

5) x, x? Immo y

Cic. Cat. 1, 1: Hic tamen vivit; vivit? Immo verum etiam in senatum venit.
Este, sin embargo, vive; ¿vive? Antes bien, incluso viene al senado.

6) El esquema Ƞ੝ ȝંȞȠȞ, ਕȜȜ੹ țĮ੿; non solum (modo), sed (verum) etiam,
‘no sólo, sino también’ es más distributivo que adversativo.

7) vice x, y:

Hes. Teog. 602: ਪIJİȡȠȞ į੻ ʌંȡİȞ țĮțઁȞ ܻȞIJ’ ܻȖĮșȠ߿Ƞ.


Otro mal les procuró en vez de un bien.

B. López, De cómo... 53-55: Aquí las calles lóbregas y frías,


para bien de las gentes,
son, en lugar de calles, droguerías.

A Elisa , 111-112: Mas, al lanzar mi dolorido acento,


canta, en vez de tu gloria, mi tormento.

8) x, non est x, est y:

B. López, A la Virgen, 81-84: Tú, en belleza soberana,


x
no eres la Venus liviana
non est x
que alza la mar cristalina;
eres la forma divina
est y
de la estética cristiana.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 97


9) est x, est y

Esq. Coéf. 828-829: ਥʌĮ૥ıĮȢ șȡȠİȠ઄ı઺


ʌȡઁȢ ı੻ “ȉ੼țȞȠȞ”, “ȆĮIJȡઁȢ” Į੡įĮ.
Si te grita, ¡hijo!, respóndele ¡de mi padre!

10) x non est x’, y non est y’, sed est z et z’:

Il. XVI. 33-35:


ȞȘȜİ੼Ȣ, Ƞ੝ț ਙȡĮ ıȠ઀ Ȗİ ʌĮIJ੽ȡ ਷Ȟ ੂʌʌંIJĮ ȆİȜİ઄Ȣ,
Ƞ੝į੻ Ĭ੼IJȚȢ ȝ੾IJȘȡ· ȖȜĮȣț੽ į੼ ıİ IJ઀țIJİ ș੺ȜĮııĮ
ʌ੼IJȡĮȚ IJ’ ਱Ȝ઀ȕĮIJȠȚ.
¡Cruel! Tu padre no fue el caballero Peleo, ni Tetis tu madre, sino el glauco mar y
las rocas escarpadas.

Es, en realidad, una definición en contra o una “contradefinición” (anto-


rismo), como atinadamente traduce Lausberg, respetando la etimología del hele-
nismo: ਕȞșȠȡȚıȝંȢ < ਕȞIJ઀-੒ȡȚıȝંȢ < ੖ȡȠȢ, ‘límite’, ‘definición’.

11) x est x’, non y:

B. López, La inspir. 225: La razón es tu ser, no tu verdugo.


x x’ y

La Relig. 39-40: La vil naturaleza


x
mi esclava puede ser, no mi destino.
x’ y

12) magis quam x, y:

Arriaza, Prof. del Pirin. 117-119: y aquel que tu Aníbal se decía,


más que sabio, altanero,
se humilla al pie del Escipión ibero.

En este esquema el adverbio magis puede ir implícito en un verbo de ‘su-


perioridad’, como malǀ < *magis-volǀ, ‘querer más’, ‘preferir’:

98 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Cic. De off. 76: Italiam ornare quam domum suam maluit.
Prefirió embellecer Italia que su propia casa.

13) Corrección indefinida: a est b, est c, est... n:

La vida... 2643-2647: CLOTALDO- Mira


que eso es despecho.
a b
ROSAURA- Es honor.
c
CLOT.- Es desatino.
d
ROS.- Es valor.
e
CLOT.- Es frenesí.
f
ROS.- Es rabia, es ira.
g n

Sinón.: ਥʌȚIJ઀ȝȘıȚȢ, ȝİIJ੺ȞȠȚĮ.

2. FIGURAS DE PENSAMIENTO PINTORESCAS.

ǹ) HIPOTIPOSIS o DESCRIPCIÓN.- Es la narración detallada, viva y efi-


caz de los seres animados e inanimados así como de los hechos que les atañen, con
los consiguientes matices según su objeto. En el relato que ofrece el Pedagogo de
la fingida carrera de carros en la que habría tomado parte Orestes en la Electra
(698-760) de Sófocles, se tiene un amplísimo ejemplo de esta figura; no obstante,
he aquí dos muestras más breves:

Il. XIV. 65-70:


ȃ੼ıIJȠȡ, ਥʌİ੿ į੽ ȞȘȣı઀Ȟ ਩ʌȚ ʌȡ઄ȝȞૉıȚ ȝ੺ȤȠȞIJĮȚ,
IJİ૙ȤȠȢ į’ Ƞ੝ț ਩ȤȡĮȚıȝİ IJİIJȣȖȝ੼ȞȠȞ, Ƞ੝į੼ IJȚ IJ੺ijȡȠȢ
ઞ ਩ʌȚ ʌȠȜȜ੹ ʌ੺șȠȞ ǻĮȞĮȠ઀, ਩ȜʌȠȞIJȠ į੻ șȣȝ૶
ਙȡȡȘțIJȠȞ ȞȘ૵Ȟ IJİ țĮ੿ Į੝IJ૵Ȟ İੇȜĮȡ ਩ıİıșĮȚ·
Ƞ੢IJȦ ʌȠȣ ǻȚ੿ ȝ੼ȜȜİȚ ਫ਼ʌİȡȝİȞ੼ȧ ij઀ȜȠȞ İੇȞĮȚ,

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 99


ȞȦȞ઄ȝȞȠȣȢ ਕʌȠȜ੼ıșĮȚ ਕʌ’ ਡȡȖİȠȢ ਥȞș੺į’ ਝȤĮȚȠ઄Ȣ.
¡Néstor! Puesto que se combate cerca de las popas de las naves y el muro construi-
do no nos ha servido ni la fosa por la que los Dánaos sufrieron mucho, sino que
esperaban que fuera una inexpugnable defensa de las naves y de nosotros mismos.
De algún modo resultará caro al poderoso Zeus que los aqueos muramos sin nom-
bre aquí lejos de Argos.

A. Machado: Como perro olvidado que no tiene


huella ni olfato y yerra
por los caminos, sin camino, como
el niño que en la noche de una fiesta
se pierde entre el gentío
y el aire polvoriento y las candelas
chispeantes, atónito, y asombra
su corazón de música y de pena,
así voy yo.

Etimol.: ਫ਼ʌȠIJ઄ʌȦıȚȢ < ਫ਼ʌȠIJȣʌȠ૨Ȟ, ‘bosquejar’, ‘esbozar’.

Sinón.: įȚĮIJ઄ʌȦıȚȢ, ਩țijȡĮıȚȢ, ਥȞ੺ȡȖİȚĮ, descriptiǀ, demonstratiǀ, illustratiǀ, evi-


dentia.

PROSOPOGRAFÍA.- Es la descripción de los rasgos exteriores, figura o


aspecto de una persona o animal. El término es una creación de los preceptistas
modernos (L. 1966, III, 386):

Sóf. Fil. 261-67:


੖į’ İ੅ȝ’ ਥȖȫ ıȠȚ țİ૙ȞȠȢ, ੖Ȟ țȜȪİȚȢ ੅ıȦȢ
IJ૵Ȟ ਺ȡĮțȜİȓȦȞ ੕ȞIJĮ įİıʌȩIJȘȞ ੖ʌȜȦȞ,
੒ IJȠ૨ ȆȠȓĮȞIJȠȢ ʌĮ૙Ȣ ĭȚȜȠțIJȒIJȘȢ, ੖Ȟ Ƞੂ
įȚııȠ੿ ıIJȡĮIJȘȖȠ੿ Ȥ੪ KİijĮȜȜȒȞȦȞ ਙȞĮȟ
਩ȡȡȚȥĮȞ ĮੁıȤȡ૵Ȣ ੮į’ ਥȡોȝȠȞ, ਕȖȡȓ઺
Ȟȩı૳ țĮIJĮijșȓȞȠȞIJĮ, IJોȢ ਕȞįȡȠijșȩȡȠȣ
ʌȜȘȖȑȞIJ’ਥȤȓįȞȘȢ ijȠȚȞȓ૳ ȤĮȡȐȖȝĮIJȚ.
Yo soy aquel de quien tal vez has oído decir que es el dueño de las armas de
Heracles, Filoctetes, el hijo de Peante, al que los dos caudillos y el rey de los
cefalenios abandonaron ignominiosamente así, indefenso, cuando me consumía

100 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


por cruel enfermedad, atacado por sangrienta mordedura de una víbora asesina
de hombres.

Eur. Reso 301-308:


੒ȡ૵ į੻ ૮ોıȠȞ ੮ıIJİ įĮ઀ȝȠȞĮ
ਦıIJ૵IJ’ ਥȞ ੆ʌʌȠȚȢ Ĭȡૉț઀ȠȚȢ IJ’ ੒Ȥ੾ȝĮıȚ.
Ȥȡȣıો į੻ ʌȜ੺ıIJȚȖȟ Į੝Ȥ੼ȞĮ ȗȣȖȘijંȡȠȞ
ʌઆȜȦȞ ਩țȜૉİ ȤȚંȞȠȢ ਥȟĮȣȖİıIJ੼ȡȦȞ.
ʌ੼ȜIJȘ į’ ਥʌ’ ੭ȝȦȞ ȤȡȣıȠțંȜȜȘIJȠȚȢ IJ઄ʌȠȚȢ
਩ȜĮȝʌİ· īȠȡȖઅȞ į’ ੪Ȣ ਥʌ’ ĮੁȖ઀įȠȢ șİ઼Ȣ
ȤĮȜțો ȝİIJઆʌȠȚȢ ੂʌʌȚțȠ૙ıȚ ʌȡંıįİIJȠȢ
ʌȠȜȜȠ૙ıȚ ıઃȞ țઆįȦıȚȞ ਥțIJ઄ʌİȚ ijંȕȠȞ.
Y veo a Reso como si fuera un dios, de pie sobre su carro tracio. Un yugo de oro ceñía
el cuello de sus caballos más brillantes que la nieve. Un escudo tallado en oro refulgía
sobre sus hombros; y una Gorgona en bronce como en la égida de la diosa, adaptada a
las frentes de los caballos, causaba espanto con sus innumerables campanillas.
Si el escritor se detiene en la descripción morosa de las partes del cuerpo,
entonces el recurso se denomina eikonismós (Ramos y Sancho, 126):

Il. II. 217-219:


ijȠȜțઁȢ ਩ȘȞ, ȤȦȜઁȢ į’ ਪIJİȡȠȞ ʌંįĮ· IJઅ į੼ Ƞੂ ੭ȝȦ
țȣȡIJઆ, ਥʌ੿ ıIJોșȠȢ ıȣȞȠȤȦțંIJİ· Į੝IJ੹ȡ ੢ʌİȡșİ
ijȠȟઁȢ ਩ȘȞ țİijĮȜ੾Ȟ, ȥİįȞ੽ į’ ਥʌİȞ੾ȞȠșİ Ȝ੺ȤȞȘ.
[Tersites] Era patizambo y cojo de una pierna; sus hombros, encorvados y contraí-
dos sobre el pecho; y como remate superior, la cabeza picuda, y por encima le
cubría una rala pelusa.

El ingenioso... XVI. 1ª p.: Servía en la venta asimesmo una moza asturiana, ancha
de cara, llena de cogote, de nariz roma, del un ojo tuerta y del otro no muy sana.

Ibid.: Era D. Quijote un hombre alto de cuerpo, seco de rostro, estirado y avellana-
do de miembros, entrecano, la nariz aguileña y algo corva, de bigotes negros, gran-
des y caídos.

J. R. Jiménez: Platero es pequeño, peludo, suave, tan blando por fuera, que se diría
todo de algodón, que no lleva huesos.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 101


Sinón.: descriptiǀ personalis.

ETOPEYA.- De acuerdo con su etimología, la Ɲthopoiía sirve para pintar el


êthos o carácter de una persona, sea por la descripción de sus rasgos íntimos, sea
poniendo en su boca un habla acomodada a su nivel lingüístico y clase social. Li-
sias ofrece uno de los ejemplos más ilustrativos con los personajes de sus discur-
sos; el orador logró transmitirnos la imagen de sus clientes por medio de radiograf-
ías lingüísticas –valga la expresión– denotativas de la condición social de cada uno.
Dicho rasgo es propio también de la literatura costumbrista, puesto que êthos,
además de ‘carácter’, significa ‘costumbre’:

Sóf. Fil. 1049-1054:


Ƞ੝ Ȗ੹ȡ IJȠȚȠȪIJȦȞ įİ૙, IJȠȚȠ૨IJȩȢ İੁȝ’ ਥȖȫǜ
Ȥ੮ʌȠȣ įȚțĮȓȦȞ țਕȖĮș૵Ȟ ਕȞįȡ૵Ȟ țȡȓıȚȢ,
Ƞ੝ț ਙȞ ȜȐȕȠȚȢ ȝȠȣ ȝ઼ȜȜȠȞ Ƞ੝įȑȞ’ İ੝ıİȕો,
ȞȚț઼Ȟ Ȗİ ȝȑȞIJȠȚ ʌĮȞIJĮȤȠ૨ Ȥȡ૊ȗȦȞ ਩ijȣȞ,
ʌȜ੽Ȟ ਥȢ ıȑǜ Ȟ૨Ȟ į੻ ıȠȓ Ȗ’ ਦțઅȞ ਥțıIJȒıȠȝĮȚ.
Pues si se requiere a alguien de esa índole, yo soy ese; mas, donde haya un arbitraje
de hombres justos y honrados, no escogerías a otro más puro que yo. Soy por natu-
raleza proclive a vencer en todas partes, salvo con respecto a ti. Sin embargo, ahora
cederé voluntariamente a favor tuyo.

Anónimo: No me mueve, mi Dios, para quererte


el cielo que me tienes prometido;
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

B. López, Lágrimas 88-91: Hoy...¿Adónde voy ya! Cansado y solo


como el triste y errante peregrino,
encuentro por doquiera
tapizado de espinas el camino.

Etimol.: ਱șȠʌȠȚ૘Į < ਱șȠʌȠȚİ૙Ȟ, ‘describir el carácter, las costumbres’.

Sinón.: ȝ઀ȝȘıȚȢ, ethopoeia, imitatiǀ.

102 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


PATOPEYA.- Viene a ser un caso particular de la etopeya, aun cuando tie-
ne su propia autonomía literaria; se produce cuando se expresan afectos violentos
momentáneos en estilo directo:

Sóf. Fil. 1001-1002:


ȅǻ.-IJȓ į’ ਥȡȖĮıİȓİȢ; ĭǿȁ.-țȡ઼IJ’ ਥȝઁȞ IJȩį’ Į੝IJȓțĮ
ʌȑIJȡ઺ ʌȑIJȡĮȢ ਙȞȦșİȞ ĮੂȝȐȟȦ ʌİıȫȞ.
ODISEO- ¿Y qué harías? FILOCTETES- Voy a ensangrentar acto seguido esta
cabeza mía contra una roca, tirándome desde lo alto de otra roca.

O bien, los lamentos de Andrómaca ante el cadáver de Héctor: Ilíada


XXIV 725-745, o las imprecaciones de Dido contra Eneas por su abandono: En.
IV. 620-629;

B. López, El Dos de M. 85-90: La madre mata su amor


y, cuando calmado está,
grita al hijo que se va:
«¡Pues que la patria lo quiere,
lánzate al combate, y muere:
tu madre te vengará!».

RETRATO.- Es la síntesis de la prosopografía y la etopeya; se trata, pues,


de la descripción de la figura y carácter de una persona, o sea, de sus cualidades o
de sus defectos físicos y morales.
Según esta definición, coincidiría con el charaktƝrismós o caracterismo,
término que propuso P. Rutilius Lupus (L. 1966, II, 234): «del mismo modo que el
pintor describe las figuras con colores, así el orador traza con esta figura los vicios
y las virtudes de aquellos de quienes se habla».

Il. XIII. 279-283:


IJȠ૨ ȝ੻Ȟ Ȗ੺ȡ IJİ țĮțȠ૨ IJȡ੼ʌİIJĮȚ ȤȡઅȢ ਙȜȜȣįȚȢ ਙȜȜૉ,
Ƞ੝į੼ Ƞੂ ਕIJȡ੼ȝĮȢ ਸıșĮȚ ਥȡİIJ઄İIJ’ ਥȞ ijȡİı੿ șȣȝંȢ,
ਕȜȜ੹ ȝİIJȠțȜ੺ȗİȚ țĮ੿ ਥʌ’ ਕȝijȠIJ੼ȡȠȣȢ ʌંįĮȢ ੆ȗİȚ,
ਥȞ į੼ IJ੼ Ƞੂ țȡĮį઀Ș ȝİȖ੺ȜĮ ıIJ੼ȡȞȠȚıȚ ʌĮIJ੺ııİȚ
țોȡĮȢ ੑȧȠȝ੼Ȟ૳, ʌ੺IJĮȖȠȢ į੼ IJİ Ȗ઀ȖȞİIJ’ ੑįંȞIJȦȞ.
El color del cobarde se cambia, ya de una manera ya de otra, y su ánimo en su fue-
ro interno no está tranquilo, sino que cambia de postura y se apoya sobre un pie o

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 103


sobre otro, el corazón le palpita en el pecho fuertemente al pensar en las parcas y
los dientes le castañetean.

Euríp. Supl. 901-908:


TȣįȑȦȢ į’ ਩ʌĮȚȞȠȞ ਥȞ ȕȡĮȤİ૙ șȒıȦ ȝȑȖĮȞ·
Ƞ੝ț ਥȞ ȜȩȖȠȚȢ ਷Ȟ ȜĮȝʌȡઁȢ ਕȜȜ’ ਥȞ ਕıʌȓįȚ
įİȚȞઁȢ ıȠijȚıIJ੽Ȣ ʌȠȜȜȐ IJ’ ਥȟİȣȡİ૙Ȟ ıȠijȐ.
ȖȞઆȝૉ į’ ਕįİȜijȠ૨ MİȜİȐȖȡȠȣ ȜİȜİȚȝȝȑȞȠȢ
੅ıȠȞ ʌĮȡȑıȤİȞ ੕ȞȠȝĮ įȚ੹ IJȑȤȞȘȢ įȠȡȩȢ,
İਫ਼ȡઅȞ ਕțȡȚȕો ȝȠȣıȚț੽Ȟ ਥȞ ਕıʌȓįȚ.
ijȚȜȩIJȚȝȠȞ ਷șȠȢ ʌȜȠȪıȚȠȞ, ijȡȩȞȘȝĮ į੻
ਥȞ IJȠ૙ıȚȞ ਩ȡȖȠȚȢ Ƞ੝Ȥ੿ IJȠ૙Ȣ ȜȩȖȠȚȢ ੅ıȠȞ.
De Tideo te haré un gran elogio en pocas palabras: no era brillante con la palabra,
mas en la lucha era un consumado maestro y en planear muchos ardides. En inteli-
gencia era inferior a su hermano Meleagro, y consiguió un renombre equiparable
por su manejo de la lanza y encontró una perfecta destreza en la lucha. Su temple
era poderoso y amante de la gloria y su brío, semejante a sus hazañas, que no con
la palabra.
En Il. II. 216-224 se describe con gran pormenor el retrato de Tersites.

Erc., Arauc. III. 87. 1-4: Fue Lautaro industrioso, sabio, presto,
de gran consejo, término y cordura,
manso de condición y hermoso gesto,
ni grande ni pequeño de estatura.

PARALELO.- Se puede considerar un caso particular del retrato puesto


que se trata de una comparación entre dos personajes. El ejemplo más sugestivo lo
constituyen las Vidas paralelas plutarquianas, en especial la sýgkrisis final o com-
paración entre cada pareja de personajes biografiados.

Etimol.: ʌĮȡ੺ȜȜȘȜȠȢ < ʌĮȡ੺, ‘al lado’ -ਕȜȜ੾ȜȦȞ, ‘uno de otro’.

PRAGMATOGRAFÍA26.- Tiene por objeto la descripción de acciones y de


cosas; desde lo más insignificante hasta lo más complejo, el autor se complace en
la narración detallada y prolija.

26
El nombre de esta figura, aunque moderno, es un helenismo acertado (Mayoral, 1994, 188).

104 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Sóf. E. C . 694-700:
਩ıIJȚȞ į’ ȠੈȠȞ ਥȖઅ Ȗ઼Ȣ
ਝıȓĮȢ Ƞ੝ț ਥʌĮțȠȪȦ,
Ƞ੝į’ ਥȞ IJઽ ȝİȖȐȜ઺ ǻȦȡȓįȚ ȞȐı૳
ȆȑȜȠʌȠȢ ʌȫʌȠIJİ ȕȜĮıIJȩȞ
ijȪIJİȣȝ’ ਕȤİȓȡȦIJȠȞ Į੝IJȠʌȠȚંȞ,
ਥȖȤ੼ȦȞ ijȩȕȘȝĮ įĮ૘ȦȞ,
੔ IJઽįİ șȐȜȜİȚ ȝȑȖȚıIJĮ Ȥȫȡ઺,
ȖȜĮȣț઼Ȣ ʌĮȚįȠIJȡȩijȠȣ ijȪȜȜȠȞ ਥȜĮȓĮȢ·
IJઁ ȝ੼Ȟ IJȚȢ Ƞ੝ ȞİĮȡઁȢ Ƞ੝į੻ Ȗ੾ȡ઺,
ıȣȞȞĮ઀ȦȞ ਖȜȚઆıİȚ Ȥİȡ੿ ʌ੼ȡıĮȢ· ੒
Ȗ੹ȡ İੁıĮȚ੻Ȟ ੒ȡ૵Ȟ ț઄țȜȠȢ
Ȝİ઄ııİȚ ȞȚȞ ȂȠȡ઀Ƞȣ ǻȚઁȢ
Ȥਖ ȖȜĮȣț૵ʌȚȢ ਝș੺ȞĮ.
Hay una planta indómita, de crecimiento espontáneo, de la que yo no he oído que
haya nacido jamás en la tierra de Asia ni en la gran isla dórica de Pélope27, terror
de lanzas destructoras, que brota muy abundante en esta tierra: el olivo de hojas
glaucas que nutre a sus hijos. ȃadie, ni un joven, ni en plena vejez, podría destruir-
lo con rabiosa mano, pues el ojo avizor de Zeus, protector de los olivos, lo vigila
siempre, así como también la de ojos glaucos Atenea.

B. del Alcáz. Cena joc. 41-49: ¡La morcilla, oh gran señora


digna de veneración!
¡Qué oronda viene y qué bella!
¡Qué través y enjundia tiene!
Paréceme, Inés, que viene
para que demos ella.

B. López, La catedr. de Jaén. 189-196 : Crece el muro colosal;


la nave se alza y alienta:
la fuerte columna asienta
su mole en el pedestal
y, al beso de los cinceles,
que ornan el santo recinto,
brotan flores de Corinto
de los altos capiteles.
27
Perífrasis poética por Peloponeso o ‘isla de Pélope’, aunque no era tal, sino península.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 105


Etimol.: ʌȡĮȖȝĮIJȠȖȡĮijİ૙Ȟ < ‘escribir hechos, relatos’.

Sinón.: descriptiǀ rei.

ÉCFRASIS.- Descripción pormenorizada y meticulosa de algo, en particu-


lar de obras artísticas:

Il. XI. 632-635:


ʌ੹ȡ į੻ į੼ʌĮȢ ʌİȡȚțĮȜȜ੼Ȣ, ੔ Ƞ੅țȠșİȞ ਷Ȗ’ ੒ ȖİȡĮȚંȢ,
Ȥȡȣıİ઀ȠȚȢ ਸ਼ȜȠȚıȚ ʌİʌĮȡȝ੼ȞȠȞ· Ƞ੡ĮIJĮ į’ Į੝IJȠ૨
IJ੼ııĮȡ’ ਩ıĮȞ, įȠȚĮ੿ į੻ ʌİȜİȚ੺įİȢ ਕȝij੿Ȣ ਪțĮıIJȠȞ
Ȥȡ઄ıİȚĮȚ Ȟİȝ੼șȠȞIJȠ, į઄Ȧ į’ ਫ਼ʌઁ ʌȣșȝ੼ȞİȢ ਷ıĮȞ.
Una copa bellísima había traído de casa el anciano, tachonada con áureos clavos;
sus asas eran cuatro, dos palomas de oro picoteaban a cada lado y dos eran sus pies.

Euríp. Ión 1146-1151:


ਥȞોȞ į’ ਫ਼ijĮȞIJĮ੿ Ȗȡ੺ȝȝĮıȚȞ IJȠȚĮ઀į’ ਫ਼ijĮ઀·
ȅ੝ȡĮȞઁȢ ਕșȡȠ઀ȗȦȞ ਙıIJȡ’ ਥȞ Įੁș੼ȡȠȢ ț઄țȜ૳·
੆ʌʌȠȣȢ ȝ੻Ȟ ਵȜĮȣȞ’ ਥȢ IJİȜİȣIJĮ઀ĮȞ ijȜંȖĮ
ਾȜȚȠȢ, ਦij੼ȜțȦȞ ȜĮȝʌȡઁȞ ਬıʌ੼ȡȠȣ ij੺ȠȢ·
ȝİȜ੺ȝʌİʌȜȠȢ į੻ ȃઃȟ ਕıİ઀ȡȦIJȠȞ ȗȣȖȠ૙Ȣ
੕ȤȘȝ’ ਩ʌĮȜȜİȞ, ਙıIJȡĮ į’ ੪ȝ੺ȡIJİȚ șİઽ .
Bordadas en él [un peplo] había estas figuras: el Cielo que reunía los astros en el
círculo del éter; Helios guiaba sus caballos hacia el postrero resplandor, arrastrando
la brillante luz de Héspero; la Noche de negro manto empujaba su carro, que no
tenía caballos uncidos a su yugo, y los astros acompañaban a la diosa.

Como ejemplo relevante y extraordinario, la descripción del escudo de


Aquiles en Il. XVIII. 478-608.

CRONOGRAFÍA.- Es la descripción de un tiempo o de una época en que


ocurren determinados hechos. Antiguamente, este nombre se aplicaba a la narra-
ción de estos según su orden en el tiempo: es el caso de la crónica, los anales o los
escritos relativos a las fundaciones de ciudades. A tenor de esto, la aplicación del
término a esta figura pintoresca debe entenderse como una extensión analógica de
su primitiva acepción:

106 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


El mito de las Edades en los Trabajos y días 106-196, de Hesíodo.
La alocución de D. Quijote a los cabreros en el cap. XI. 1ª p. de El ingenioso...

Etimol.: ȤȡȠȞȠȖȡĮij઀Į < ȤȡંȞȠȢ, ‘tiempo’ –ȖȡĮij੾, ‘descripción’.

Sinón.: descriptiǀ temporis.

TOPOGRAFÍA.- Es la descripción de un lugar geográfico o de un país, por


lo tanto más propia de un historiador o de un geógrafo, sin que quede excluido el
poeta, por cuya creatividad es el llamado a concebirla artísticamente:

Od. XIX. 172-173:


KȡȒIJȘ IJȚȢ ȖĮ૙’ ਩ıIJȚ, ȝȑı૳ ਥȞ੿ Ƞ੅ȞȠʌȚ ʌȩȞIJ૳,
țĮȜ੽ țĮ੿ ʌȓİȚȡĮ, ʌİȡ઀ȡȡȣIJȠȢ.
Creta es una tierra en medio del vinoso ponto hermosa y fértil, bañada totalmente
por el mar.

Tucíd. I. 24:
ਫʌȚįĮȝȞȩȢ ਥıIJȚ ʌȩȜȚȢ ਥȞ įİȟȚઽ ਥıʌȜȑȠȞIJȚ ਥȢ IJંȞ ੉ȩȞȚȠȞ țȩȜʌȠȞ.
Epidamno es una ciudad a la derecha para el que entra navegando en el golfo Jo-
nio28.

Sóf. Fil. 1-2:


ਕțIJ੽ ȝ੻Ȟ ਸ਼įİ IJોȢ ʌİȡȚȡȡȪIJȠȣ ȤșȠȞઁȢ
ȁȒȝȞȠȣ, ȕȡȠIJȠ૙Ȣ ਙıIJȚʌIJȠȢ Ƞ੡į’ ȠੁțȠȣȝȑȞȘ.
Éste es el promontorio de la tierra de Lesbos, bañada por todos lados, ni hollada ni
habitada por hombres.

Virg. En. II. 21-23:


Est in conspectu Tenedos notissima fama
insula, dives opum, Priami dum regna manebant,
nunc tantum sinus et statio male fida carinis.
Se ofrece a la vista Ténedos, isla muy famosa y opulenta mientras el reino de Pría-
mo subsistió, pero hoy tan solo un insondable fondeadero inseguro para las naves.

28
ȅ sea, por el mar Adriático.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 107


Etim.: IJȠʌȠȖȡĮij઀Į < IJȠʌȠȖȡĮijİ૙Ȟ, ‘describir un lugar’.

Sinón.: loci descriptiǀ.

TOPOTESIA.- Se comete cuando el lugar descrito no es real sino ficticio,


como puede ser un locus amoenus. Sin embargo, entre una y otra hay cierta confu-
sión, pues, para algunos teóricos, los conceptos se aplican exactamente a la inversa,
tal vez motivada por su etimología, como es el caso de los diferentes tratadistas
citados por Ramos y Sancho en su Léxico, 416-417:

Sóf. E. C. 681-691:
șȐȜȜİȚ į’ Ƞ੝ȡĮȞȓĮȢ ਫ਼ʌ’ ਙ-
ȤȞĮȢ ੒ țĮȜȜȓȕȠIJȡȣȢ țĮIJ’ ਷ȝĮȡ Įੁİ੿
ȞȐȡțȚııȠȢ, ȝİȖ੺ȜȠȚȞ șİȠ૙Ȟ
ਕȡȤĮ૙ȠȞ ıIJİijȐȞȦȝ’, ੖ IJİ
ȤȡȣıĮȣȖ੽Ȣ țȡȩțȠȢ· Ƞ੝į’ ਙȣ-
ʌȞȠȚ țȡોȞĮȚ ȝȚȞȪșȠȣıȚȞ
KȘijȚıȠ૨ ȞȠȝȐįİȢ ૧İȑ-
șȡȦȞ, ਕȜȜ’ Įੁ੻Ȟ ਥʌ’ ਵȝĮIJȚ
੩țȣIJȩțȠȢ ʌİįȓȦȞ ਥʌȚȞȓıİIJĮȚ
ਕțȘȡ੺IJ૳ ıઃȞ ੭ȝȕȡ૳
ıIJİȡȞȠȪȤȠȣ ȤșȠȞȩȢ.
Florece bajo el celeste rocío cada día el narciso de hermosos racimos, antigua co-
rona de las dos grandes diosas29, y el azafrán de dorados resplandores. Y los incan-
sables manantiales del Cefiso que distribuyen sus corrientes no decrecen, sino que
de modo constante, día a día, fluyen fertilizando con su pura corriente los llanos de
la espaciosa tierra.

Garcil. Égl. III. 57-64: Cerca del Tajo, en soledad amena,


de verdes sauces hay una espesura
toda de hiedra revestida y llena,
que por el tronco va hasta la altura,
y así la teje arriba y encadena

29
Deméter y su hija Perséfone; la primera era considerada la Madre de la Tierra (cultivada) y a la
segunda se la relaciona con la sucesión de las estaciones.

108 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


qu’el sol no halla paso a la verdura;
el agua baña el prado con sonido,
alegrando la hierba y el oído.

Etim.: IJȠʌȠșȘı઀Į < IJȠʌȠșȘIJİ૙Ȟ, ‘establecer, precisar un lugar’.

COROGRAFÍA.- Es la descripción más extensa y detallada de un espacio


geográfico:

Sóf. E. C. 668-678:
İ੝ȓʌʌȠȣ, ȟȑȞİ, IJ઼ıįİ Ȥȫ-
ȡĮȢ ੆țȠȣ IJ੹ țȡȐIJȚıIJĮ Ȗ઼Ȣ ਩ʌĮȣȜĮ,
IJઁȞ ਕȡȖોIJĮ ȀȠȜȦȞȩȞ, ਩Ȟș’
ਖ ȜȓȖİȚĮ ȝȚȞȪȡİIJĮȚ
șĮȝȓȗȠȣıĮ ȝȐȜȚıIJ’ ਕȘ-
įઅȞ ȤȜȦȡĮ૙Ȣ ਫ਼ʌઁ ȕȐııĮȚȢ,
IJઁȞ ȠੁȞȦʌઁȞ ਩ȤȠȣıĮ țȚı’-
ıઁȞ țĮ੿ IJ੹Ȟ ਙȕĮIJȠȞ șİȠ૨
ijȣȜȜȐįĮ ȝȣȡȚȩțĮȡʌȠȞ ਕȞȐȜȚȠȞ
ਕȞȒȞİȝંȞ IJİ ʌȐȞIJȦȞ
ȤİȚȝȫȞȦȞ.
Extranjero, has llegado a esta comarca rica en corceles, a la morada más firme del
país, a la blanca Colono, donde el melodioso ruiseñor gorjea con mucha frecuencia
en medio de los verdes valles y produce la hiedra de color de vino y la impenetra-
ble fronda de abundantes frutos consagrados al dios30, al resguardo del sol y del
viento de cualquier tempestad.

Etim.: ȤȦȡȠȖȡĮij઀Į, ‘descripción de un territorio’.

B) AMPLIFICACIÓN o EXPOLICIÓN.- Consiste en el desarrollo de un


pensamiento que se analiza en sus distintos aspectos (amplificatiǀ) para, una vez
pulido (expolitiǀ), convencer más eficazmente al oyente o lector. O, como define
Morier (1989, 100), «figura que consiste en proseguir, en una especie de gradación
espiritual –más que formal– los elementos de la descripción ya para profundizar el
pensamiento, ya para enriquecerlo, o para magnificarlo o ennoblecerlo».

30
Baco o Dioniso.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 109


Etimol.: Į੡ȟȘıȚȢ <Į੡ȟİȚȞ, ‘aumentar’, ‘acrecer’.

Sinón.: amplificatiǀ, dilatatiǀ, exaggeratiǀ, expolitiǀ.

Los procedimientos con que se consigue son muchos y muy variados:

ENUMERACIÓN.- Es la acumulación o seriación de las partes de un todo


relacionadas sindética o asindéticamente, viniendo a coincidir en cierto modo con
el polisíndeton o con el asíndeton, respectivamente. Sin embargo, en estas dos
construcciones parece tener más relevancia la presencia o ausencia de conjuncio-
nes, en tanto que en la enumeración los diferentes miembros son considerados más
bien como acumulación o suma de unidades.
La diferencia entre enumeración simple y compuesta reside en que en esta
los miembros de la serie se amplían con sendas glosas o comentarios, lo que la
define como enumeración bimembre contrapuesta (Marcos, 1993, 199):

Il. II. 494-495:


BȠȚȦIJ૵Ȟ ȝ੻Ȟ ȆȘȞȑȜİȦȢ țĮ੿ ȁȒȧIJȠȢ ਷ȡȤȠȞ
ਝȡțİıȓȜĮȩȢ IJİ ȆȡȠșȠȒȞȦȡ IJİ ȀȜȠȞȓȠȢ IJİ.
Mandaban a los beocios Penéleo, Leito, Arcesilao, Protoénor y Clonio.

Od. V. 295-296:
ıઃȞ į’ Ǽ੣ȡંȢ IJİ ȃંIJȠȢ IJ’ ਩ʌİıȠȞ ǽİijȣȡંȢ IJİ įȣıĮ੽Ȣ
țĮ੿ ǺȠȡ੼ȘȢ ĮੁșȡȘȖİȞ੼IJȘȢ, ȝ੼ȖĮ ț૨ȝĮ țȣȜ઀ȞįȦȞ.
Soplaron conjuntamente el Euro y el Noto, y el impetuoso Céfiro, y el Bóreas,
nacido del éter, que levanta un gran oleaje.

B. López, El Dos de M. 41-44: Siempre en lucha desigual


cantan tu invicta arrogancia
Sagunto, Cádiz, Numancia,
Zaragoza y San Marcial.

Ejemplos de enumeración compuesta:

ȉeognis 489-490:
ਲ ȝ੻Ȟ Ȗ੹ȡ ij੼ȡİIJĮȚ ijȚȜȠIJ੾ıȚȠȢ, ਲ į੻ ʌȡંțİIJĮȚ,
IJ੾Ȟ į੻ șİȠ૙Ȣ ıʌ੼ȞįİȚȢ, IJ੽Ȟ į’ ਥʌ੿ ȤİȚȡઁȢ ਩ȤİȚȢ.

110 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


[La copa] que se te ofrece es la de la amistad: la segunda, la de las libaciones a los
dioses, y la última, la que tienes en la mano.

Sóf. Ant. 296-301:


IJȠ૨IJȠ țĮ੿ ʌંȜİȚȢ
ʌȠȡșİ૙, IJંį’ ਙȞįȡĮȢ ਥȟĮȞ઀ıIJȘıȚȞ įંȝȦȞ.
IJંį’ਥįȚį੺ıțİȚ țĮ੿ ʌĮȡĮȜȜ੺ııİȚ ijȡ੼ȞĮȢ
ȤȡȘıIJ੹Ȣ ʌȡઁȢ ĮੁıȤȡ੹ ʌȡ੺ȖȝĮș’ ੆ıIJĮıșĮȚ ȕȡȠIJ૵Ȟ·
ʌĮȞȠȣȡȖ઀ĮȢ į’ ਩įİȚȟİȞ ਕȞșȡઆʌȠȚȢ ਩ȤİȚȞ
țĮ੿ ʌĮȞIJઁȢ ਩ȡȖȠȣ įȣıı੼ȕİȚĮȞ İੁį੼ȞĮȚ.
Éste [el dinero] destruye las ciudades y saca a los hombres de sus hogares; enseña
y cambia los pensamientos nobles de los mortales para convertirlos en actos igno-
miniosos; y enseña a los hombres a cometer maldades y a conocer lo impío de
cualquier acción.

El ingenioso... II, 1ª p.:


Hechas, pues, estas prevenciones, no quiso don Quijote aguardar más tiempo a
poner en efecto su pensamiento, apretándole a ello la falta que él pensaba hacía en
el mundo su tardanza: según eran los agravios que pensaba deshacer, tuertos que
enderezar, sinrazones que enmendar, y abusos que mejorar y deudas que satisfa-
cer.

Etimol.: ਥʌȚȝİȡȚıȝંȢ < ਥʌȚȝİȡ઀ȗİȚȞ, ‘dividir’, ‘distribuir’.

Sinón.: enumeratiǀ.

Como caso particular de la enumeración debe considerarse la extensión o


expresión polar, formada por los términos inicial y final de una serie en franca
contraposción, o lo que es lo mismo, de una teórica enumeración abreviada, como
ocurre con los términos a1 y an de una progresión matemática:

Hes. Trab. 3-4:


੖Ȟ IJİ įȚ੹ ȕȡȠIJȠ੿ ਙȞįȡİȢ ੒ȝ૵Ȣ ܿijĮIJȠަ IJİ ijĮIJȠަ IJİ,
ࠍȘIJȠަ IJ’ ܿȡȡȘIJȠަ IJİ ǻȚઁȢ ȝİȖ੺ȜȠȚȠ ਪțȘIJȚ.
Por causa y voluntad de Zeus soberano los mortales son anónimos y famosos, cele-
brados e ignorados.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 111


Sóf. Ay. 479-480: ਙȜȜ’ ਵ țĮȜ૵Ȣ ȗ߱Ȟ ਵ țĮȜ૵Ȣ IJİșȞȘț‫ޢ‬ȞĮȚ
IJઁȞ İ੝ȖİȞો Ȥȡ੾.
Mas es obligado que el noble con honor viva o con honor muera.

Tr. 805-806: țĮ઀ ȞȚȞ Į੝IJ઀țĮ


ਵ ȗࠛȞIJ’ ਥıંȥİıș’ ਵ IJİșȞȘțިIJ’ ਕȡIJ઀ȦȢ.
Y al punto lo veréis o vivo o muerto ha poco.

Ant. 1092-1093: ਥȟ ੖IJȠȣ Ȝİȣț‫ޣ‬Ȟ ਥȖઅ


IJȒȞį’ ਥț ȝİȜĮȓȞȘȢ ਕȝijȚȕȐȜȜȠȝĮȚ IJȡȓȤĮ.
Desde que yo peino este cabello blanco de negro que era.

Aristóf. Aves 522-523:


Ƞ੢IJȦȢ ਫ਼ȝ઼Ȣ ʌ੺ȞIJİȢ ʌȡંIJİȡȠȞ ȝİȖ‫ޠ‬ȜȠȣȢ ܼȖަȠȣȢ IJ’ ਥȞંȝȚȗȠȞ,
Ȟ૨Ȟ į’ ܻȞįȡ‫ޠ‬ʌȠį’ ‫ݗ‬ȜȚșަȠȣȢ.
Por tanto, todos os consideraban antes grandes y sagrados, y ahora esclavos y
estúpidos.

Cic. De nat. deor. 1. 21: neminem... nec deum nec hominem.


A nadie... ni dios ni hombre.

Lope: Es un ángel y a veces una arpía.


Tan pronto tiene amor como maltrata.
Es la mujer, en fin, como sangría,
que a veces da salud y a veces mata.

La vida... 195-196: Que cuna y sepulcro fue


a1 an
esta torre para mí.

Ibid. 343-346: Muévame en mí la piedad,


que será rigor notable
que no hallen favor en ti
ni soberbias ni humildades.

EPITROCASMO.- Además de la enumeración ordenada, como la de las


partes de un todo, puede darse la acumulación caótica de palabras breves que guar-

112 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


dan entre sí una relación vaga y cuya seriación es el resultado de la tensión anímica
que afecta a la persona que las profiere:

Sóf. El. 115-117:


‫ݏ‬ȜșİIJ’, ܻȡ‫ޤ‬ȟĮIJİ, IJİަıĮıșİ ʌĮIJȡઁȢ
ijંȞȠȞ ਲȝİIJ੼ȡȠȣ
țĮ઀ ȝȠȚ IJઁȞ ਥȝઁȞ ʌ‫ޢ‬ȝȥĮIJ’ ਕįİȜijંȞ.
Venid, socorredme, vengad el asesinato de mi padre, y haced venir a mi hermano.

Ibid. 986-989:
ਕȜȜ’, ੯ ij઀ȜȘ, ʌİ઀ıșȘIJȚ, ıȣȝʌંȞİȚ ʌĮIJȡ઀,
ı઄ȖțĮȝȞ’ ਕįİȜij૶, ʌĮ૨ıȠȞ ਥț țĮț૵Ȟ ਥȝ੼,
ʌĮ૨ıȠȞ į੻ ıĮȣIJ੾Ȟ, IJȠ૨IJȠ ȖȚȖȞઆıțȠȣı’, ੖IJȚ
ȗોȞ ĮੁıȤȡઁȞ ĮੁıȤȡ૵Ȣ IJȠ૙Ȣ țĮȜ૵Ȣ ʌİijȣțંıȚȞ.
Pero, oh querida, haz caso, coopera con nuestro padre, socorrre a nuestro hermano,
líbrame de desdichas y líbrate a ti misma, sabiendo que es vergonzoso vivir ver-
gonzosamente para los que son nobles por nacimiento.

Suet. Doce Ces. Iul. 37: veni, vidi, vici.

Fr. L. de León: Acude, corre, vuela,


traspasa la alta sierra, ocupa el llano,
no perdones la espuela,
no des paz a la mano,
menea fulminando el hierro insano.

La vida... 1295: ¡Pues vil, infame y traidor!

Etimol.: ਥʌȚIJȡȠȤĮıȝંȢ < ਥʌ઀IJȡȠȤȠȢ, ‘que va sobre ruedas’, ‘que corre rápido’.

Sinón.: įȚ੼ȟȠįȠȢ, percursiǀ, concisa brevitas, extenuatiǀ.

SINATROÍSMO o CONGERIES.- Consiste en la acumulación de palabras


o frases de significado parecido e, incluso de sinónimos, que raramente suele ser
caótica:

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 113


Sóf. El. 698-708:
țİ૙ȞȠȢ Ȗ੹ȡ ਙȜȜȘȢ ਲȝ੼ȡĮȢ, ੖ș’ ੂʌʌȚț૵Ȟ
਷Ȟ ਲȜ઀Ƞȣ IJ੼ȜȜȠȞIJȠȢ ੩ț઄ʌȠȣȢ ਕȖઆȞ,
İੁıોȜșİ ʌȠȜȜ૵Ȟ ਖȝĮȡIJİȜĮIJ૵Ȟ ȝ੼IJĮ.
İੈȢ ਷Ȟ ਝȤĮȚંȢ, İੈȢ ਕʌં Ȉʌ੺ȡIJȘȢ , į઄Ƞ
ȁ઀ȕȣİȢ ȗȣȖȦIJ૵Ȟ ਖȡȝ੺IJȦȞ ਥʌȚıIJ੺IJĮȚ·
țਕțİ૙ȞȠȢ ਥȞ IJȠ઄IJȠȚıȚ ĬİııĮȜ੹Ȣ ਩ȤȦȞ
੆ʌʌȠȣȢ, ੒ ʌ੼ȝʌIJȠȢ· ਪțIJȠȢ ਥȟ ǹੁIJȦȜ઀ĮȢ
ȟĮȞșĮ૙ıȚ ʌઆȜȠȚȢ· ਪȕįȠȝȠȢ Ȃ੺ȖȞȘȢ ਕȞ੾ȡ·
੒ į’ ੕ȖįȠȠȢ Ȝİ઄țȚʌʌȠȢ, ǹੁȞȚ੹Ȟ Ȗ੼ȞȠȢ·
਩ȞĮIJȠȢ ਝșȘȞ૵Ȟ IJ૵Ȟ șİȠįȝ੾IJȦȞ ਙʌȠ·
ǺȠȚȦIJઁȢ ਙȜȜȠȢ, į੼țĮIJȠȞ ਥʌȜȘȡ૵Ȟ ੕ȤȠȞ.
Él [Orestes], al otro día, a la salida del sol, cuando se celebra la veloz carrera de
carros, se encontraba entre muchos conductores. Uno era aqueo, otro de Esparta,
dos libios estaban al frente de dos carros uncidos. Y él era el quinto entre ellos con
unas yeguas tesalias. El sexto venía de Etolia, con potras alazanas. El séptimo era
natural de Magnesia.El octavo, con caballos blancos, era natural de Enia. El nove-
no procedía de Atenas, ciudad fundada por los dioses. Otro, beocio, completaba el
décimo carro.

Ibid. 986-988:
ਕȜȜ’, ੯ ij઀ȜȘ, ʌİ઀ıșȘIJȚ, ıȣȝʌંȞİȚ ʌĮIJȡ઀,
ı઄ȖțĮȝȞ’ ਕįİȜij૶, ʌĮ૨ıȠȞ ਥț țĮț૵Ȟ ਥȝ੼,
ʌĮ૨ıȠȞ į੻ ıĮȣIJ੾Ȟ.
¡Ea, oh querida! Hazme caso, únete a la desgracia de nuestro padre, ayuda a nues-
tro hermano, líbrame de males y líbrate a ti misma.

Ǽur. If. Taur. 693-699:


Ȉઃ į’ ੕ȜȕȚંȢ IJ’ İੇ țĮșĮȡ੺ IJ’, Ƞ੝ ȞȠıȠ૨ȞIJ’, ਩ȤİȚȢ
ȝ੼ȜĮșȡ’, ਥȖઅ į੻ įȣııİȕો țĮ੿ įȣıIJȣȤો.
ıȦșİ੿Ȣ į੼, ʌĮ૙įĮȢ ਥȟ ਥȝોȢ ੒ȝȠıʌંȡȠȣ
țIJȘı੺ȝİȞȠȢ, ਴Ȟ ਥįȦț੺ ıȠȚ į੺ȝĮȡIJ’ ਩ȤİȚȞ,
੕ȞȠȝ੺ IJ’ ਥȝȠ૨ Ȗ੼ȞȠȚIJ’ ਙȞ, Ƞ੝į’ ਙʌĮȚȢ įંȝȠȢ
ʌĮIJȡ૵ȚȠȢ Ƞਫ਼ȝઁȢ ਥȟĮȜİȚijșİ઀Ș ʌȠIJ’ ਙȞ.
ਕȜȜ’ ਪȡʌİ țĮ੿ ȗો țĮ੿ įંȝȠȣȢ Ƞ੅țİȚ ʌĮIJȡંȢ.
Pero tú eres dichoso, tienes un hogar puro, no mancillado, yo en cambio soy un
impío y desdichado. Si llegaras a salvarte y a tener hijos de mi hermana, a la que te

114 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


di como esposa, mi nombre perduraría y mi casa paterna no perecería por falta de
descendientes. Ea, ponte en marcha, dale vida y habita la casa de mi padre.

Cántico espir. 66-70: Mi Amado, las montañas,


los valles solitarios, nemorosos,
las ínsulas extrañas,
los ríos sonorosos,
el silbo de los aires amorosos.

Etimol.: ıȣȞĮșȡȠȚıȝંȢ < ıȣȞĮșȡȠ઀ȗİȚȞ, ‘conjuntar’, ‘reunir’.

Sinón.: congeries < congerere, ‘acumular’, coacervatiǀ, ‘amontonamiento’.

En el tratado Sobre lo sublime XXIII. 1, atribuido a Longino, se emplea la


forma simple ‘atroísmo’ (ਕșȡȠȚıȝંȢ), en el sentido de ‘acumulación’.

PERÍFRASIS.- Puede ser estudiada como modalidad de la amplificación o


de la expolición, dentro de las figuras pintorescas, y como tropo de sentencia. Sin
embargo, a juzgar por su etimología, los tratadistas antiguos la consideraron más
figura de dicción que tropo. Como figura, consiste en el uso de un circunloquio
sinonímico en lugar de su término propio:

Il. I. 9: ȁȘIJȠ૨Ȣ țĮ੿ ǻȚઁȢ ȣੂંȢ,


El hijo de Leto y de Zeus ૆[en lugar de Apolo].

Sóf. El. 1410-1411: ੯ IJȑțȞȠȞ, IJȑțȞȠȞ,


Ƞ੅țIJȚȡİ IJ‫ޣ‬Ȟ IJİțȠࠎıĮȞ.
¿Oh hijo, hijo, apiádate de la que te dio a luz.

Y entre los apelativos más célebres a escritores, las siguientes perífrasis:

La Abeja Ática, El Padre de la Historia, El Manco de Lepanto, El Fénix de los


Ingenios.

Etimol.: ʌİȡ઀ijȡĮıȚȢ < ʌİȡȚijȡ੺ȗİȚȞ, ‘expresar con un rodeo’.

Sinón.: circumloquium, circuitus, circuitiǀ.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 115


PERISOLOGÍA31.- Como perífrasis gramatical o retórica es aquella que re-
sulta abusiva o recargada. A veces, como afirma Quintiliano (8. 6. 61), la perífrasis
por buscar el decoro, incurre en vicio. Sin embargo, en griego es un sintagma muy
típico:

Od. VII. 167: ੂİȡઁȞ ȝ੼ȞȠȢ ਝȜțȚȞંȠȚȠ,


El sagrado poder de Alcínoo [en vez de Alcínoo].

Esq. Coéf. 893:


Ƞ੃ ‘Ȗઆ, IJ੼șȞȘțĮȢ, ij઀ȜIJĮIJ’, ǹੁıȤ઀ıșȠȣ ȕ઀Į.
¡Ay de mí! ¡Has muerto, queridísimo, poder de Egisto! [en vez de poderoso Egis-
to].

Sóf. Ant. 1: țȠȚȞઁȞ Į੝IJ੺įİȜijȠȞ ੉ıȝ੾ȞȘȢ ț੺ȡĮ.


¡Oh fraterna cabeza de Ismene, de mi propia casta! [por Ismene].

Virg. Égl. I. 81: pressi copia lactis.


ǹbundancia de leche prensada [en vez de ‘queso’].
Pasar a mejor vida [en lugar de ‘morir’].

EPÍFRASIS.- «Figura de estilo por la cual se añade, a una frase que parece
acabada, uno o varios miembros para desarrollar ideas accesorias» (L. 1966, III,
339):

Il. I. 15-16: ਥȜȜ઀ıİIJȠ ʌ੺ȞIJĮȢ ਝȤĮ઀ȠȣȢ, ݃IJȡİ߾įĮ į‫ ޡ‬ȝ‫ޠ‬ȜȚıIJĮ.


[Crises] suplicaba a todos los aqueos, y mayormente a los dos Atridas.

A. Machado: De aquel trozo de España, alto y roquero,


hoy traigo a ti, Guadalquivir florido,
una mata del áspero romero.
Mi corazón está donde ha nacido,
no a la vida, al amor, cerca del Duero…
¡El muro blanco y el ciprés erguido!

31
Vid. supra como figura de dicción por adición.

116 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Muy próxima a la epífrasis está la ਥȟȠȤ੾ o kat’exoch‫ڼ‬n, como puede com-
probarse por los ejemplos recogidos de Hdn. Frg. III p. 100 por Ramos y Sancho
(Léxico, 153-154):

Il. XIII.1: ZİઃȢ, į’ ਥʌİ੿ Ƞ੣Ȟ ȉȡ૵੺Ȣ IJİ țĮ੿ ਰțIJȠȡĮ Ȟİȣı੿ ʌ੼ȜĮııİȞ.
Zeus, después que acercó a los troyanos y a Héctor a las naves.

Ibid. II. 641-642:


Ƞ੝ Ȗ੹ȡ ਩IJ’ ȅੁȞોȠȢ ȝİȖĮȜ੾IJȠȡȠȢ ȣੂ੼İȢ ਷ıĮȞ,
Ƞ੝į’ ਛȡ’ ਩IJ’ Į੝IJઁȢ ਩ȘȞ· ș੺Ȟİ į੻ ȟĮȞșઁȢ ȂİȜ੼ĮȖȡȠȢ.
Pues ya no existían los hijos del magnánimo Eneo, ni tampoco este existía, y el
rubio Meleagro había muerto.

INTERPRETACIÓN.- Consiste en reiterar un pensamiento con otras pala-


bras, con ánimo de explicitarlo; equivale, pues, a una sinonimia fraseológica o a un
gran paralelismo:

Sóf. El. 164-167:


੖Ȟ Ȗ’ ਥȖઅ ਕț੺ȝĮIJĮ ʌȡȠıȝ੼ȞȠȣı’ ਙIJİțȞȠȢ,
IJ੺ȜĮȚȞ’ ਕȞ઄ȝijİȣIJȠȢ Įੁ੻Ȟ ȠੁȤȞ૵,
į੺țȡȣıȚ ȝȣįĮȜ੼Į, IJઁȞ ਕȞ੾ȞȣIJȠȞ
ȠੇIJȠȞ ਩ȤȠȣıĮ țĮț૵Ȟ·
Y yo, esperándolo incansable, sin hijos, desdichada, sin bodas, siempre aguardo,
bañada en lágrimas, con el sino interminable de mis desgracias.

Ret. Her. 4. 28. 38:


rem publicam radicibus evertisti, civitatem funditus deiecisti.
Destruiste la república desde sus raíces, arruinaste la ciudad desde sus cimientos.

El ingenioso... I. 1ª:
Vino a llamarla Dulcinea del Toboso, porque era natural del Toboso, nombre, a su
parecer, músico y peregrino y significativo, como todos los demás que a él y a sus
cosas había puesto.

B. López, El Dos de M. 10-20: Lloras, porque te insultaron


los que tu amor te ofrecieron...
¡a ti a quien siempre temieron

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 117


porque tu gloria admiraron;
a ti, por quien se inclinaron
los mundos de zona a zona;
a ti, soberbia matrona,
que, libre de extraño yugo,
no has tenido más verdugo
que el peso de tu corona..!

Etimol.: interpretatiǀ < interpretari.

NOTACIÓN.- Es la caracterización de una persona o de un concepto me-


diante una arbitraria interpretación etimológica de la palabra que los designa (Lz.
1962, 296-297); por ejemplo, lat. cadaver < cadere, ‘caer’, ‘morir’, cuando se in-
terpreta, con falsa etimología, el acrónimo caro data vermibus, ‘carne dada a los
gusanos’. De igual modo ocurre con la falsa ceguera de Homero que le atribuyó la
etimología popular partiendo del nombre parlante ੒ ȝ੽ ੒ȡ૵Ȟ, ‘el que no ve’, en
lugar de ੖ȝȘȡȠȢ, cuyo auténtico significado es ‘el rehén’.
El Crátilo platónico está lleno ejemplos de este tipo, nacidos a veces de la
ingenua intuición de su autor. He aquí un ejemplo: Sócrates relaciona (397d) la
etimología de theoí, ‘dioses’, con el infinitivo theîn, ‘correr’, porque, basándose en
la concepción naturalista, los primeros hombres que llegaron a la Hélade considera-
ron dioses a los astros (el sol, la luna, la tierra y el cielo) al observarlos en movi-
miento, esto es, ‘que marchaban en curso’ (ੁંȞIJĮ įȡંȝ૳) y ‘corriendo’ (ș੼ȠȞIJĮ).

EPÍMONE o CONMORACIÓN.- Consiste en repetir de manera insistente


una misma palabra, frase o verso, deteniéndose o perseverando en sus distintos
aspectos a fin de grabarlos más profundamente en el ánimo del lector u oyente:

Od. XVI. 17-19:


੪Ȣ į੻ ʌĮIJ੽ȡ ੔Ȟ ʌĮ૙įĮ ij઀ȜĮ ijȡȠȞ੼ȦȞ ਕȖĮʌ੺ȗૉ
ਥȜșંȞIJ’ ਥȟ ਕʌ઀ȘȢ ȖĮ઀ȘȢ įİț੺IJ૳ ਥȞȚĮȣIJ૶,
ȝȠ૨ȞȠȞ IJȘȜ઄ȖİIJȠȞ, IJ૶ ਩ʌ’ ਙȜȖİĮ ʌȠȜȜ੹ ȝȠȖ੾ıૉ.
Como el padre amoroso abraza al hijo que vuelve de una lejana tierra después de
diez años, al unigénito que nació en la vejez, por el que ha pasado muchas fatigas.

118 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Esq. Agam. 925-930:
Ȝ੼ȖȦ țĮIJ’ ਙȞįȡĮ, ȝ੽ șİંȞ, ı੼ȕİȚȞ ਥȝ੼.
ȤȦȡ੿Ȣ ʌȠįȠȥ੾ıIJȡȦȞ IJİ țĮ੿ IJ૵Ȟ ʌȠȚț઀ȜȦȞ
țȜȘįઅȞ Į੝IJİ૙· țĮ੿ IJઁ ȝ੽ țĮț૵Ȣ ijȡȠȞİ૙Ȟ
șİȠ૨ ȝ੼ȖȚıIJȠȞ į૵ȡȠȞ. ੑȜȕ઀ıĮȚ į੻ Ȥȡ੽
ȕ઀ȠȞ IJİȜİȣIJ੾ıĮȞIJ’ ਥȞ İ੝İıIJȠ૙ ij઀Ȝૉ.
İੁ ʌ੺ȞIJĮ į’ ੬Ȣ ʌȡ੺ııȠȚȝ’ਙȞ, İ੝șĮȡı੽Ȣ ਥȖઆ.
ȉe digo que me honres como a un hombre, no como a un dios. Sin necesidad de
alfombras artísticas, mi fama grita, y el no tener malos sentimientos es el mayor
don de la divinidad. Hay que considerar feliz una vida que acabe en agradable di-
cha. Yo me sentiría animado si lograra que todo fuera así.

Sóf. El. 1228-1229:


੒ȡ઼IJ’ ੗ȡȑıIJȘȞ IJȩȞįİ, ȝȘȤĮȞĮ૙ıȚ ȝ੻Ȟ
șĮȞȩȞIJĮ, Ȟ૨Ȟ į੻ ȝȘȤĮȞĮ૙Ȣ ıİıȦȝȑȞȠȞ.
Ved a Orestes en persona, con engaños muerto, mas ahora con engaños salvado.

Eur. Med. 340-347:


ȝ઀ĮȞ ȝİ ȝİ૙ȞĮȚ IJ੾Ȟį’ ਩ĮıȠȞ ਲȝ੼ȡĮȞ
țĮ઀ ȟȣȝʌİȡ઼ȞĮȚ ijȡȠȞIJ઀į’ ઞ ijİȣȟȠ઄ȝİįĮ,
ʌĮȚı઀Ȟ IJ’ ਕijȠȡȝ੽Ȟ IJȠ૙Ȣ ਥȝȠ૙Ȣ, ਥʌİ੿ ʌĮIJ੽ȡ
Ƞ੝į੻Ȟ ʌȡȠIJȚȝઽ ȝİȤĮȞ੾ıĮıșĮȚ IJ੼țȞȠȚȢ.
Ƞ੅țIJȚȡİ į’ Į੝IJȠઃȢ· țĮ੿ ı઄ IJȠȚ ʌĮ઀įȦȞ ʌĮIJ੽ȡ
ʌ੼ijȣțĮȢ· İੁțઁȢ į੼ ıijȚȞ İ੡ȞȠȚ੺Ȟ ı’ ਩ȤİȚȞ.
IJȠ੝ȝȠ૨ Ȗ੹ȡ Ƞ੡ ȝȠȚ ijȡȠȞIJ઀Ȣ, İੁ ijİȣȟȠ઄ȝİșĮ,
țİ઀ȞȠȣȢ į੻ țȜĮ઀Ȧ ıȣȝijȠȡઽ țİȤȡȘȝ੼ȞȠȣȢ.
Déjame que permanezca este día y ponga fin a mi peocupación por saber adónde
iremos desterrados, y procurar recursos a los míos, puesto que su padre no se cuida
de procurárselos a sus hijos. ¡Apiádate de ellos! Tú también eres padre de tus hijos
y es natural que les tengas cariño. Por mi persona no tengo preocupación, si es que
seré desterrada, pero lloro por ellos cuando les afecte la desgracia.

Quint. 8. 4. 7: Matrem tua cecidisti; quid dicam amplius? Matrem tua cecidisti!
Mataste a tu madre; ¿qué más debo decir? ¡Mataste a tu madre!

J. Manr. Tantos duques excellentes,


tantos marqueses e condes

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 119


e barones
como vimos tan potentes;
di, Muerte, ¿dó los escondes
e traspones?

La vida… 2182-2184: ¿Qué es la vida? Un frenesí.


¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción.

Etimol.: ਥʌȚȝȠȞ੾ < ਥʌȚȝ੼ȞİȚȞ, ‘detenerse’, ‘insistir’.

Sinón.: commoratiǀ, expolitiǀ, repetitiǀ crebra sententiae.

SÍMIL o COMPARACIÓN.- Consiste en relacionar un hecho real con otro


imaginado. Se distinguen cuatro tipos según los retóricos antiguos, en opinión de F.
Lázaro (1962, 97-98); a los ejemplos aportados por él, se añaden algunos nuestros:

1. Per collationem: cuando ambos términos están relacionados por una


partícula comparativa de igualdad, comúnmente por ‘como’ o ‘cual’ (en los símiles
homéricos, por ੪Ȣ, ੪Ȣ ੖IJİ, ਱઄IJİ, ੮ıIJİ, ੮ıʌİȡ, y en latín por velut, ceu, ritu, etc.).

Il. XVII. 128: ǹ੅ĮȢ į੻ ਥȖȖ઄șİȞ ਷Ȝșİ ij੼ȡȦȞ ı੺țȠȢ ‫ࠋݗ‬IJİ ʌ઄ȡȖȠȞ.
Y Ayante se acercó con su escudo como una torre.

Esqu. Agam. 1671: țંȝʌĮıȠȞ șĮȡı૵Ȟ, ਕȜ੼țIJȦȡ ‫ޔ‬ıIJİ șȘȜİ઀ĮȢ ʌ੼ȜĮȢ.


Jáctate de tu valentía, como el gallo delante de su hembra.

Aquí podrían incluirse las comparaciones establecidas por adjetivos y pro-


nombres que expresan ‘igualdad’, ‘semejanza’ etc.:

Il. VI. 146-149:


Ƞ‫ݬ‬Ș ʌİȡ ij઄ȜȜȦȞ ȖİȞİ੾, IJȠަȘ į੻ țĮ੿ ਕȞįȡ૵Ȟ.
ij઄ȜȜĮ IJ੹ ȝ੼Ȟ IJ’ ਙȞİȝȠȢ ȤĮȝ੺įȚȢ Ȥ੼İȚ, ਙȜȜĮ į੼ ș’ ੢ȜȘ
IJİȜİșંȦıĮ ij઄İȚ, ਩ĮȡȠȢ į’ ਥʌȚȖ઀ȖȞİIJĮȚ ੮ȡȘ·
‫ޔ‬Ȣ ਕȞįȡ૵Ȟ ȖİȞİ੽ ਲ ȝ੻Ȟ ij઄İȚ ਲ į’ ਕʌȠȜ੾ȖİȚ.
Cual la generación de las hojas, tal también la de los hombres. A las unas el viento
esparce en tierra, mientras que a las otras el bosque al florecer las hace brotar y

120 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


renace la estación de la primavera; así también la generación de los hombres, la
una nace, y la otra perece.

XXII. 131-132: ਝȤȚȜȜİઃȢ ߿ıȠȢ ਫȞȣĮȜ઀૳.


Aquiles igual a Enialio.

Sóf. El. 98-99: ǹ੅ȖȚıșȠȢ ‫ݼ‬ʌȦȢ įȡ૨Ȟ ਫ਼ȜંIJȠȝȠȚ


ıȤ઀ȗȠȣıȚ ț੺ȡĮ ijȠȞ઀૳ ʌİȜ੼țİȚ.
Egisto, cual leñadores a un árbol, hendió la cabeza con el hacha
asesina.

2. Per contrarium: el término real y el imaginado son antitéticos:

Il. VIII. 15-16:


਩ȞșĮ ıȚį੾ȡİȚĮ઀ IJİ ʌ઄ȜĮȚ țĮ੿ Ȥ੺ȜțİȠȢ Ƞ੝įંȢ,
IJިııȠȞ ਩Ȟİȡș’ ਝ૘įİȦ ‫ݼ‬ıȠȞ Ƞ੝ȡĮȞંȢ ਥıIJ’ ਕʌઁ ȖĮ઀ȘȢ.
Allí [en el Tártaro] las férreas puertas y el broncíneo umbral están tan abajo del
Hades como el cielo lo está de la tierra.

Esq. Pers. 675-676:


IJȓ IJȐįİ įȣȞȐıIJĮ, įȣȞȐıIJĮ,
ʌİȡȚıı੹ įȓįȣȝĮ į੿Ȣ ȖȠȑįȞ’ ਖȝȐȡIJȚĮ;
¿Por qué, señor, señor, estas dobles excelencias resultan dos errores muy lamenta-
bles?

ǹristót. Pol. 1253a:


įȚȩIJȚ į੻ ʌȠȜȚIJȚțઁȞ ੒ ਙȞșȡȦʌȠȢ ȗ૶ȠȞ ʌ੺ıȘȢ ȝİȜȜ઀IJȘȢ țĮ઀ ʌĮȞIJઁȢ ਕȖİȜĮȓȠȣ ȗ૴Ƞȣ
ȝ઼ȜȜȠȞ, įોȜȠȞ.
Por ello el hombre es un animal social más que cualquier abeja y, evidentemente,
que cualquier animal gregario.

Ǽl cielo es tan alto como el mar profundo.

3. Per negationem: el término evocado, precedido de la negación, se anti-


cipa al real:

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 121


Sóf. Ay. 125-126:
੒ȡ૵ Ȗ੹ȡ ਲȝ઼Ȣ Ƞ‫ރ‬į‫ޡ‬Ȟ ੕ȞIJĮȢ ਙȜȜȠ ʌȜ੽Ȟ
İ੅įȦȜ’ ੖ıȠȚʌİȡ ȗ૵ȝİȞ ਴ țȠ઄ijȘȞ ıțȚ੺Ȟ.
Pues veo que cuantos vivimos no somos otra cosa que espectros o leve sombra.

Gª Lorca, San Gabriel 11-14: En la ribera del mar


no hay palma que se le iguale
b a
ni emperador coronado
ni lucero caminante.

4. Per brevietatem: cuando el término real se mezcla o subordina al imagi-


nado en la misma frase, lo que constituye ya una metáfora, que es, en suma, una
comparación abreviada (brevior est similitudo: Quint. 8. 6. 8):

Sóf. Ant. 879-880:


Ƞ੝țȑIJȚ ȝȠȚ IJȩįİ ȜĮȝʌȐįȠȢ ‫ݨ‬İȡާȞ
‫ݻ‬ȝȝĮ șȑȝȚȢ ੒ȡ઼Ȟ IJĮȜĮȓȞ઺.
Ya no me será lícito a mí, desdichada, contemplar este sagrado ojo del sol.

Gª Lorca, Preciosa 17-18: Su luna de pergamino


b a
tocando Preciosa viene.

Del mismo modo, la relación comparativa podría extenderse a la de supe-


rioridad (acaso más frecuente por ser más encarecedora) e, incluso, a la de inferio-
ridad, pues, como en el tipo per contrarium, la comparación es bien simple; en ella
tendrían su fundamento ciertas expresiones proverbiales, como

Diogeniano VII. 45: ʌȡİıȕ઄IJİȡȠȢ ȀંįȡȠȣ.


Más viejo que Codro.

Zenobio Parisino III. 39: įȠȣȜંIJİȡȠȢ Ȃİıı੼ȞȘȢ.


Más esclavo que Mesenia.32

32
«Pues, en cuantas ocasiones los mesenios se sublevaron, los lacedemonios los esclavizaron más
duramente que a los demás esclavos», es el comentario del paremiógrafo Zenobio Parisino.

122 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Appendix Proverbiorum III. 84:
ȝİȜ੺ȞIJİȡȠȢ ȗંijȠȣ țĮ੿ ȝİȜ੺ȞIJİȡȠȢ ʌ઀ııȘȢ.
Más negro que la oscuridad y más negro que la pez.

Etimol.: ੒ȝȠ઀ȦıȚȢ < ੒ȝȠȚȠ૨Ȟ, ‘hacer semejante’, ‘comparar’, ʌĮȡĮȕȠȜ੾, ‘pa-


ra(n)gón’ < paragonar < ʌĮȡĮțȠȞ઼Ȟ, ‘aguzar’.

Sinón.: comparatiǀ, similitudo, collatiǀ.

ANTÍTESIS o CONTRAPOSICIÓN.- Consiste en oponer dos términos


antónimos en una frase, sean palabras u oraciones:

Il. IV. 207: IJ૶ ȝ੻Ȟ țȜ੼ȠȢ, ਙȝȝȚ į੻ ʌ੼ȞșȠȢ.


Para él gloria, para nosotros dolor.

Sóf. Ant. 555: ıઃ ȝ੻Ȟ Ȗ੹ȡ İ੆ȜȠȣ ȗોȞ, ਥȖઅ į੻ țĮIJșĮȞİ૙Ȟ.


Tú has elegido vivir, y yo morir.

El. 997: ȖȣȞ੽ ȝ੻Ȟ Ƞ੝į’ ਕȞ੽ȡ ਩ijȣȢ.


Tú naciste mujer, y no hombre.

Eur. Med. 1417-1418:


țĮ੿ IJ੹ įȠțȘș੼ȞIJ’ Ƞ੝ț ਥIJİȜ੼ıșȘ,
IJ૵Ȟ į’ ਕįȠț੾IJȦȞ ʌંȡȠȞ Ș੤ȡİ șİંȢ.
Tampoco las cosas que se esperaban llegaron a cumplirse, mientras que de las in-
esperadas un dios halló el camino.

Publ. Siro, Sent. 76: Bonum quod est, supprimitur, nunquam extinguitur.
El bien puede reprimirse, nunca extiguirse.

Romancº: Ayer tenía criados


y gente que me servía;
hoy no tengo una almena
que pueda decir que es mía.

Morier (1989: 11-12) habla de la antisagoge como una especie de antítesis


en la cual se opone una realidad negada a la situación afirmada, o bien por medio

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 123


de la antítesis se establece un contraste entre dos ideas, para que la una ponga en
evidencia a la otra, aportando para ello el siguiente ejemplo: «ser neutral no es
adscribirse a una cobardía, es negarse a ser injusto». En nuestra opinión, es una
epanortosis del tipo 7º que se ha descrito, es decir, se confunde con el antorismo o
contradefinición. Bailly (1950, 173), por su parte, define la antisagoge como «figu-
ra retórica por la cual un aserto de carácter general es contradicho por un caso par-
ticular».

Etimol.: ਕȞIJ઀șİıȚȢ, ਕȞIJ઀șİIJȠȞ < ਕȞIJȚIJȚș੼ȞĮȚ, ‘contraponer’

Sinón.: contrapositum, contentiǀ.

ਕȞIJİȚıĮȖȠȖ੾ < ਕȞIJİȚıĮȖȠȖİ૙Ȟ, ‘reemplazar’, ‘sustituir’.

3. FIGURAS DE PENSAMIENTO PATÉTICAS.

OBTESTACIÓN.- Se comete cuando se afirma o se niega con vehemencia


poniendo por testigo a los dioses, a los hombres o a los seres inanimados incluso:

Sóf. Tr. 399: ੅ıIJȦ ȝȑȖĮȢ ǽİȪȢ.


Sea testigo Zeus excelso.

Fil. 1289: ਕʌȫȝȠı’ ਖȖȞઁȞ ǽȘȞઁȢ ਫ਼ȥ઀ıIJȠȣ ıȑȕĮȢ.


Te lo juro por la sagrada majestad de Zeus altísimo.

Jenof. Hier. I. 16: ȞĮ‫ ޥ‬ȝ‫ ޟ‬IJާȞ ǻަĮ ਥȖȦȖ੼ ıȠȚ, ੊੼ȡȦȞ, ʌ੺Ȟȣ ıȣȖȤȦȡ૵.
Sí, ¡por Zeus!, que coincido en todo contigo, Hierón.

Romancº : Yo fago testigo a Dios


y a nuestro Patrón Santiago
que non he sido traidor
en la muerte de don Sancho.

Etimol.: obtestatiǀ, obsecratiǀ.

Sinón.: į੼ȘıȚȢ < į੼İȚȞ, ‘tener necesidad’, ‘suplicar’.

124 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


DIALOGISMO o SERMOCINACIÓN.- Es un diálogo ficticio que una
persona inventa para dar pábulo a sus reflexiones; de aquí que se la presente en
diálogo consigo misma o con una parte noble de su ser o bien se finge una conver-
sación entre dos personas:

Od. XX. 18: [Habla Ulises] IJȑIJȜĮșȚ įȒ, țȡĮįȓȘ.


Soporta, corazón.

Ibid. V. 465: [Id.]


੯ ȝȠȚ ਥȖઆ, IJ઀ ʌ੺șȦ; IJ઀ Ȟ઄ ȝȠȚ ȝ੾țȚıIJĮ Ȗ੼ȞȘIJĮȚ;
¡Ay de mí! ¿Qué debo sufrir? ¿Qué cosa más grave me va a suceder?

Eur. Med. 401-403:


ਕȜȜ’ İੇĮ ijİ઀įȠȣ ȝȘį੻Ȟ ੰȞ ਥʌ઀ıIJĮıĮȚ
Ȃ੾įİȚĮ, ȕȠȣȜİ઄ȠȣıĮ țĮ੿ IJİȤȞȦȝ੼ȞȘ·
ਪȡʌ’ ਥȢ IJò įİȚȞંȞ· Ȟ૨Ȟ ਕȖઅȞ İ੝ȥȣȤ઀ĮȢ.
[Habla Medea] Ea, no rehuyas lo que sabes, Medea, de maquinaciones e intrigas.
Ve hacia lo terrible; emplea ahora tu coraje.

Ibid. 902-903:
IJ੺ȜĮȚȞ’ ਥȖઆ,
੪Ȣ ਕȡIJȚįĮțȡ઄Ȣ İੁȝȚ țĮ੿ ijંȕȠȣ ʌȜ੼Į.
Desgraciada de mí, cuán propensa soy al llanto, sobre todo por causa del miedo.

La vida... 2359: Soñemos, alma, soñemos.

Ibid. 102: ¡Ay mísero de mí!¡Ay, infelice!

B. López, ¡Lágrimas...! 87-90: Hoy...¡Adónde voy ya! Cansado y solo,


como el triste y errante peregrino,
encuentro por doquiera
tapizado de espinas mi camino.

Campoamor. La opinión 13-16: «¡Duerme en paz!», dicen los buenos.


«¡Adiós!», dicen los demás.
Un filósofo: -¡Uno menos!
Un poeta: -¡Un ángel más!

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 125


Aunque gran parte de los teóricos incluya el dialogismo en la etopeya,
creemos conveniente mantener la distinción entre ambas figuras, al considerar esta
como especialmente apta -por su propia etimología- para describir el êthos de una
persona por medio de su peculiar expresión lingüística, mientras que, con el dialo-
gismo el hablante monologa (o “autodialoga”, si se nos permite el término) consigo
mismo, actitud que está más cerca del páthos que del êthos. Por ello la etopeya es
una figura pintoresca, a diferencia del dialogismo, que es una figura patética por la
que el hablante da rienda suelta a sus cuitas.

Etimol.: įȚĮȜȠȖȚıȝંȢ < įȚĮȜȠȖ઀ȗİıșĮȚ, ‘razonar’, ‘distinguir por la reflexión’.

Sinón.: sermocinatiǀ < sermocinare, ‘conversar’.

OPTACIÓN.- Figura que consiste en manifestar vehementes deseos de lo-


grar algo o de que suceda una cosa:

Il. I. 17-19:
ਡIJȡİ૘įĮȚ IJİ țĮ੿ ਙȜȜȠȚ ਥȨțȞ੾ȝȚįİȢ ਝȤĮȚȠ઀,
ਫ਼ȝ૙Ȟ ȝ੻Ȟ șİȠ੿ įȠ૙İȞ ੗Ȝ઄ȝʌȚĮ įઆȝĮIJ’ ਩ȤȠȞIJİȢ
ਥțʌ੼ȡıĮȚ ȆȡȚ੺ȝȠȚȠ ʌંȜȚȞ, İ੣ į’ Ƞ੅țĮį’ ੂț੼ıșĮȚ.
¡ǹtridas y demás aqueos de hermosas grebas! Que los dioses, que habitan olímpi-
cas moradas, os concedan destruir la ciudad de Príamo y regresar felizmente a casa.

Ibid. 117: ȕȠ઄ȜȠȝ’ ਥȖઅ ȜĮઁȞ ı૵Ȟ ਩ȝȝİȞĮȚ ਲ਼ ਕʌંȜİıșĮȚ.


Yo prefiero que el ejército esté sano y salvo a que perezca.

Sóf. Ay. 550-551:


੯ ʌĮ૙, Ȗ੼ȞȠȚȠ ʌĮIJȡઁȢ İ੝IJȣȤ੼ıIJİȡȠȢ
IJ੹ į’ ਕȜȜ’ ੒ȝȠ૙ȠȢ. țĮ੿ Ȗ੼ȞȠȚ’ ਙȞ țĮțંȢ.
¡Oh hijo, ojalá seas más feliz que tu padre, y en lo demás semejante a él! Y ojalá no
seas cobarde.

Romancº.: Váyades con Dios el conde


y con gracia de San Gil:
Dios os eche en vuestra suerte
ese soldán paladín.

126 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Requiescat in pace.

Etimol.: optatiǀ < optare, ‘desear’, ‘anhelar’.

Un tipo especial dentro de la optación debe considerarse el macarismo <


ȝ੺țĮȡ,’dichoso’, ‘feliz’, por el hecho de que no solo expresa una optación positiva
sino optimista, dado que se trata de una aserción en tono exclamativo por la cual se
anuncia a menudo una viva admiración no exenta de sana envidia que inspira la
felicidad de otros, sobre todo si es rara o paradójica (Morier, 1989, 639):

Od. V. 306:
IJȡȚıȝ੺țĮȡİȢ ǻĮȞĮȠ੿ țĮ੿ IJİIJȡ੺țȚȢ, Ƞੂ IJંIJ’ ੕ȜȠȞIJȠ
ȉȡȠ઀ૉ ਥȞ İ੝ȡİ઀ૉ Ȥ੺ȡȚȞ ਝIJȡİ૘įૉıȚ ij੼ȡȠȞIJİȢ.
¡Tres y cuatro veces dichosos los dánaos que entonces perecieron en la vasta Troya
proporcionando provecho a los Atridas!,

pasaje que sin duda ha servido de inspiración al que sigue:

Virg. En. I. 94-96:


O terque quaterque beati,
quis ante ora patrum Troiae sub moenibus
altis contigit oppetere!
¡Oh, tres y cuatro veces dichosos quienes tuvieron la suerte de morir a la vista de
sus padres al pie de las altos muros de Troya!

Hor. Épod. 2. 1: Beatus ille qui procul negotiis...


Dichoso el que de pleitos alejado…

Mt. V. 3. :
ȂĮț੺ȡȚȠȚ Ƞੂ ʌIJȠȤȠ੿ IJ૶ ʌȞİ઄ȝĮIJȚ ੖IJȚ Į੝IJ૵Ȟ ਥıIJȚȞ ਲ ȕĮıȚȜİ઀Į IJ૵Ȟ Ƞ੝ȡĮȞ૵Ȟ.
Bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos es el reino de los cielos.

Las Bienaventuranzas se inscriben en su totalidad en esta figura del maca-


rismo.

El ingenioso...XI, 1ª p.: Dichosa edad y siglos dichosos aquellos a quien los anti-
guos pusieron nombre de dorados.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 127


ȝĮțĮȡȚıȝંȢ < ȝ੺țĮȡ, ‘dichoso’, ‘feliz’.

Con diferentes matices, la optación se distribuye en deprecación, impreca-


ción y execración.

DEPRECACIÓN.- Cuando al deseo se une un ruego o súplica ferviente,


como matiz diferenciador de la simple optación, se está ante la deprecación.

Il. XXII. 338-339:


Ȝ઀ııȠȝĮȚ ਫ਼ʌ੻ȡ ȥȣȤોȢ țĮ੿ ȖȠ઄ȞȦȞ ı૵Ȟ IJİ IJȠț੾ȦȞ,
ȝ੾ ȝİ ਩Į ʌĮȡ੹ ȞȘȣı੿ ț઄ȞĮȢ țĮIJĮį੺ȥĮȚ ਝȤĮ੿ȦȞ.
Te [lo] ruego por tu vida y por las rodillas de tus padres, no permitas que los perros
de los aqueos me devoren junto a las naves.

Esq. Siete 301-303:


ʌĮȞIJ੿ IJȡંʌ૳, ǻȚȠȖİȞİ૙Ȣ
șİȠ઀, ʌંȜȚȞ țĮ੿ ıIJȡĮIJઁȞ
ȀĮįȝȠȖİȞો ૧઄İıșİ.
¡Dioses hijos de Zeus, defended por cualquier medio a la ciudad y al pueblo des-
cendiente de Cadmo!

Sóf. Ay. 587-588:


țĮ੿ ıİ ʌȡઁȢ IJȠ૨ ıȠ૨ IJ੼țȞȠȣ
țĮ੿ șİ૵Ȟ ੂțȞȠ૨ȝĮȚ, ȝ੽ ʌȡȠįȠઃȢ ਲȝ઼Ȣ Ȗ੼Ȟૉ.
Y te lo suplico por tu hijo y por los dioses, no nos traiciones.

Eur. Med. 250-251:


੪Ȣ IJȡ੿Ȣ ਗȞ ʌĮȡ’ ਕıʌ઀įĮ
ıIJોȞĮȚ ș੼ȜȠȚȝ’ ਗȞ ȝ઼ȜȜȠȞ ਲ਼ IJİțİ૙Ȟ ਚʌĮȟ.
Preferiría resistir tres veces con un escudo que parir una sola vez.

Salmo XII. 4:
Respice et exaudi me, Domine Deus meus. Ilumina oculos meos, ne unquam ob
dormiam in morte.
Mírame y óyeme, Señor Dios mío, alumbra mis ojos para que nunca duerma yo el
sueño de la muerte.

128 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Etimol.: deprecatiǀ < deprecari, ‘pedir con instancias’.

IMPRECACIÓN.- Cuando el deseo implica males para alguien:

Il. I. 42: IJ઀ıİȚĮȞ ǻĮȞĮȠ੿ ਥȝ੹ į੺țȡȣĮ ıȠ૙ıȚ ȕ੼ȜİıȚȞ.


Paguen los dánaos mis lágrimas con tus dardos.

Esq. Coéf. 142-144:


ਲȝ૙Ȟ ȝ੻Ȟ İ੝Ȥ੹Ȣ IJ੺ıįİ, IJȠ૙Ȣ į’ ਥȞĮȞIJ઀ȠȚȢ
Ȝ੼ȖȦ ijĮȞોȞĮ઀ ıȠȣ, ʌ੺IJİȡ, IJȚȝ੺ȠȡȠȞ,
țĮ੿ IJȠઃȢ țIJĮȞંȞIJĮȢ ਕȞIJȚțĮIJșĮȞİ૙Ȟ į઀țૉ.
Estas son las plegarias a favor de nosotros y, para los culpables, te pido, padre, que
aparezca un vengador tuyo y que, los asesinos, en justicia, mueran a su vez.

Eur. If. Taur. 533-535:


ǿĭ. –IJ઀ Ȗ੹ȡ ੒ ȁĮ੼ȡIJȠȣ ȖંȞȠȢ;
ȅȇ. –Ƞ੡ʌȦ ȞİȞંıIJȘț’ ȠੇțȠȞ, ਩ıIJȚ į’, ੪Ȣ ȜંȖȠȢ.
ǿĭ. -ਜ਼ȜȠȚIJȠ, ȞંıIJȠȣ ȝ੾ʌȠIJ’ İ੅Ȣ ʌ੺IJȡĮȞ IJȣȤઆȞ.
IFIGENIA. -¿Pues qué ha sido del hijo de Laertes?
ORESTES. -Aún no ha vuelto a su patria, aunque vive, según es fama.
IFIG. ¡Ojalá muera! ¡Que jamás logre volver a su patria!

Med. 112-114:
੯ țĮIJ੺ȡĮIJȠȚ
ʌĮ૙įİȢ ੕ȜȠȚıșİ ıIJȣȖİȡ઼Ȣ ȝĮIJȡઁȢ
ıઃȞ ʌĮIJȡ઀, țĮ੿ ʌ઼Ȣ įંȝȠȢ ਩ȡȡȠȚ.
¡Ah, malditos hijos de odiosa madre, ojalá perezcáis con vuestro padre, y se de-
rrumbe la casa entera.

Aristóf. Aves 85: țĮț૵Ȣ ı઄ Ȗ’ ਕʌંȜȠȚ’, ੮Ȣ ȝ’ਖʌ੼țIJİȚȞĮȢ į੼İȚ.


¡Ojalá mueras de mala manera, pues casi me matas!

Romancº: Matómela un ballestero,


¡dele Dios mal galardón!

Etimol.: imprecatiǀ < imprecari, ‘maldecir’.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 129


CACOFEMIA.- Esta modalidad expresiva debe considerarse una figura,
aunque no conste en manual alguno, porque va más allá de la imprecación, dado
que se utiliza para apostrofar a una persona con ánimo ofensivo o denigratorio, o
bien equivale al insulto personal dirigido con toda virulencia:

Il. I. 223-225:
ȆȘȜİȓįȘȢ į’ ਥȟĮ૨IJȚȢ ਕIJĮȡIJİȡȠ૙Ȣ ਥʌȑİııȚȞ
ਝIJȡİȓįȘȞ ʌȡȠıȑİȚʌİ, țĮ੿ Ƞ੡ ʌȦ ȜોȖİ ȤȩȜȠȚȠǜ
«ȠੁȞȠȕĮȡȑȢ, țȣȞઁȢ ੕ȝȝĮIJ’ ਩ȤȦȞ, țȡĮįȓȘȞ į’ ਥȜȐijȠȚȠ».
Y el Pelida de nuevo increpó con duras palabras al Atrida, y no depuso su cólera:
«¡Borracho, que tienes ojos de perro y corazón de ciervo!».

II. 235: ਝȤĮȚ૘įİȢ, Ƞ੝țȑIJ’ ਝȤĮȚȠȓ.


¡Aqueas, ya no aqueos!

VIII. 164: [Héctor a Diomedes] ਩ȡȡİ, țĮț੽ ȖȜȒȞȘ.


¡Vete, cobarde muñeca!

En el texto que sigue, la cacofemia es más bien indirecta puesto que los
insultos de Melantio, dirigidos a Odiseo33, se profieren por medio de persona inter-
puesta [Eumeo]:

Od. XVII. 219-220:


ʌૌ į੽ IJިȞįİ ȝȠȜȠȕȡިȞ ਙȖİȚȢ, ਕȝ੼ȖĮȡIJİ ıȣȕ૵IJĮ,
ʌIJȦȤާȞ ܻȞȚȘȡިȞ, įĮȚIJ૵Ȟ ਕʌȠȜȣȝĮȞIJોȡĮ;
¿ǹdónde llevas, miserable porquero, a ese gorrón, a ese fastidios mendigo, parási-
to de banquetes?

Eur. Med.465-466:
‫ ޕ‬ʌĮȖțȐțȚıIJİ, IJȠ૨IJȠ Ȗ੹ȡ ı’ İੁʌİ૙Ȟ ਩ȤȦ
ȖȜઆııૉ ȝ੼ȖȚıIJȠȞ İੁȢ ਕȞĮȞįȡ઀ĮȞ țĮțંȞ.
¡Oh el más malvado de los malvados! No soy capaz de decir con mi lengua un
insulto mayor respecto de tu cobardía.

33
Odiseo está aún de incógnito en su palacio. El cabrero Melantio es uno de sus siervos desleales.

130 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Ibid. 1340-1343
ੰȞ Ȗİ ʌȡંıșİȞ ਱ȟ઀ȠȣȞ ਥȖઅ
ȖોȝĮȚ ı੼, țોįȠȢ ਥȤșȡઁȞ ੑȜ੼șȡȚંȞ IJ’ ਥȝȠ઀,
Ȝİ‫ޠ‬ȚȞĮȞ, Ƞ‫ ރ‬ȖȣȞĮ߿țĮ, IJ߱Ȣ ȉȣȡıȘȞަįȠȢ
ȈțުȜȜȘȢ ‫ݏ‬ȤȠȣıĮȞ ܻȖȡȚȦIJ‫ޢ‬ȡĮȞ ijުıȚȞ.
Antes que con ellas preferí desposarme contigo, unión odiosa y fatal para mí, ¡leo-
na, no mujer, que tienes una naturaleza más salvaje que la tirrénica Escila!

Etimol.: țĮțȠijȘȝ઀Į, ‘malsonancia’, ‘maledicencia’.

EXECRACIÓN.- Cuando el deseo implica males para uno mismo:

Il. VIII. 150: IJިIJİ ȝȠȚ ȤȐȞȠȚ İ‫ރ‬ȡİ߿Į ȤșȫȞ.


¡Ojalá entonces me trague la ancha tierra!

XVIII. 98: Į‫ރ‬IJȓțĮ IJİșȞĮȓȘȞ.


¡Que me muera ahora mismo!

Esq. Prom. 582-583:


ʌȣȡަ Ҹȝİҹ ijȜ‫ޢ‬ȟȠȞ, ‫ ݙ‬ȤșȠȞ‫ ޥ‬ț‫ޠ‬ȜȣȥȠȞ, ‫ݙ‬
ʌȠȞIJަȠȚȢ į‫ޠ‬țİıȚ įާȢ ȕȠȡ‫ޠ‬Ȟ.
Abrásame en el fuego, sepúltame en la tierra o entrégame como pasto a los mons-
truos marinos.

Aristóf. Cab. 833: ȝ‫ ޣ‬ȗࠚȘȞ


¡No viva yo!

Eur. Med. 143-145: Į‫ݧ‬Į߿,


įȚ‫ ޠ‬ȝȠȣ țİijĮȜߢȢ ijȜާȟ Ƞ‫ރ‬ȡĮȞަĮ
ȕĮަȘ.
¡Ay, que la llama celeste atraviese mi cabeza!

Don J. Tenorio 1-4: ¡Cuál gritan esos malditos!


¡Así mal rayo me parta
si, en concluyendo esta carta,
no pagan caros sus gritos!

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 131


Etimol.: execratiǀ < execrari, ‘maldecir’.

CONMINACIÓN.- Consiste en amenazar con males terribles (mediante el


imperativo Ƞ subjuntivo prohibitivos) o simplemente anunciarlos (con el futuro
llamado profético) a personas o a cosas personificadas:

Il. I. 26: ȝ‫ ޤ‬ıİ, Ȗ‫ޢ‬ȡȠȞ, țȠަȜ߯ıȚ ‫݋‬Ȗޫ ʌĮȡ‫ ޟ‬ȞȘȣı‫ ޥ‬țȚȤİަȦ.


Anciano, que no te encuentre yo junto a las cóncavas naves.

Il. VI. 448-449:


਩ııİIJĮȚ ਷ȝĮȡ, ੖IJ’ ਙȞ ʌȠIJ’ ੑȜઆȜૉ ੍ȜȚȠȢ ੂȡ੽ țĮ੿ Ȇȡ઀ĮȝȠȢ
țĮ੿ ȜĮઁȢ ਥȨȝȝİȜ઀૳ ȆȡȚ੺ȝȠȚȠ.
Día vendrá en que perezca Ilión sagrada, Príamo y el pueblo de Príamo, el de la
lanza de fresno.

Od. XVII. 248-250:


੫ ʌંʌȠȚ, ȠੈȠȞ ਩İȚʌİ ț઄ȦȞ ੑȜȠijઆȧĮ İੁįઆȢ,
IJઁȞ ʌȠIJ’ ਥȖઅȞ ਥʌ੿ ȞȘઁȢ ਥȨıı੼ȜȝȠȚȠ ȝİȜĮ઀ȞȘȢ
ਙȟȦ IJોȜ’ ੉ș੺țȘȢ, ੆ȞĮ ȝȠȚ ȕ઀ȠIJȠȞ ʌȠȜઃȞ ਙȜijȠȚ.
[Melantio a Eumeo] ¡Ah!, ¿qué ha dicho ese perro sabedor de intrigas? Un día yo
lo llevaré en una negra nave de sólidos bancos lejos de Ítaca para que me propor-
cione cuantioso caudal.

Esq. Eum. 174-175:


țਕȝȠ઀ Ȗİ ȜȣʌȡંȢ, țĮ੿ IJઁȞ Ƞ੝ț ਥțȜ઄ıİIJĮȚ,
ਫ਼ʌઁ į੻ Ȗ઼Ȟ ijȣȖઅȞ Ƞ੡ ʌȠIJ’ ਥȜİȣșİȡȠ૨IJĮȚ.
Para mí al menos, es un ser despreciable, no logrará librarlo [Apolo a Orestes], y,
aunque huya bajo la tierra, jamás será libre.

Sóf. El. 298: ਕȜȜ’ ੅ıșȚ IJȠȚ IJİȚıȠȣı੺ Ȗ’ ਕȟ઀ĮȞ į઀țȘȞ.


Mas sábete que pagarás la pena que mereces.

Aristóf. Cab. 372-373: Kȁ. -ʌİȡȚțȩȝȝĮIJ’ ਩ț ıȠȣ ıțİȣȐıȦ.


Aȁ.- IJ੹Ȣ ȕȜİijĮȡȓįĮȢ ıȠȣ ʌĮȡĮIJȚȜ૵.
CLEÓN -Te voy a hacer picadillo.
SALCHICHERO -Te voy a arrancar las pestañas.

132 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Zorr. Ley. del Cid: Ni morir en paz en cama,
ni absolución tener,
ni encontrar después de muerto
quien sepultura te dé.

Etimol.: comminatiǀ < comminari, ‘amenazar’.

APÓSTROFE.- Consiste en la interpelación a un ser animado o inanimado


(lo que originaría además una prosopopeya de tercer grado), real o ficticio, presente
o ausente, llamándolo por su nombre, por un apelativo o mediante perífrasis. Gra-
maticalmente, adopta el caso vocativo. El apóstrofe puede ser directo o indirecto;
en esta segunda modalidad suele faltar el vocativo:

Ejemplos de apóstrofe directo:

Il. I. 1: ȝોȞȚȞ ਙİȚįİ, șİ‫ޠ‬, ȆİȜȘȧ੺įİȦ ਝȤȚȜȜોȠȢ.


Canta, diosa, la cólera del Pelida Aquiles.

Od. I. 1-3:
ਙȞįȡĮ ȝȠȚ ਩ȞȞİʌİ, ȂȠࠎıĮ, ʌoȜ઄IJȡȠʌȠȞ, ੖Ȣ ȝ੺ȜĮ ʌȠȜȜ੹
ʌȜ੺ȖȤșȘ, ਥʌİ੿ ȉȡȠ઀ȘȢ ੂİȡઁȞ ʌIJȠȜ઀İșȡȠȞ ਩ʌİȡıİ·
ʌȠȜȜ૵Ȟ į’ ਕȞșȡઆʌȦȞ ੅įİȞ ਙıIJİĮ țĮ੿ ȞંȠȞ ਩ȖȞȦ.
Háblame, Musa, del astuto varón, que anduvo errante mucho tiempo, tras destruir
la ciudad de Troya, y que vio y conoció las ciudades y la mentalidad de muchas
gentes.

Sóf. Tr. 303: ‫ ޕ‬ǽİࠎ IJȡȠʌĮ૙İ.


¡Oh Zeus, que alejas los males!

Cic. Cat. 1. 1: Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?


¿Hasta cuándo abusarás, Catilina, de nuestra paciencia?

Don J. Tenorio: Mármol en quien doña Inés


en cuerpo sin alma existe,
deja que el alma de un triste
llore un momento a tus pies.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 133


Almendros Aguilar, El viento de Jaén 1-4:
¡Oh tú ruidoso precursor de aguas,
que desde el Neveral, lanzando quejas,
el pueblo corres derribando tejas,
capas batiendo y levantando enaguas!

B. López, El Dos de M. 1: Oigo, patria, tu aflicción…

Id. de apóstrofe indirecto:

Esquilache: Mil veces digo a mis males


que en los agravios que siento,
si es tiempo para sufrir,
para quejarse no es tiempo.

Cuando la súplica se dirige a una potencia superior (la divinidad, el demo-


nio, la Musa, etc.) para implorar una ayuda, en opinión de Morier (1989: 583) se
llama invocación (que viene a coincidir en parte con el apóstrofe directo: es el caso
de los vocativos șİ੺, Mo૨ıĮ Ƞ patria de los ejemplos anteriores).

Etimol.:ਕʌȠıIJȡȠij੾ < ਕʌȠıIJȡ੼ijİȚȞ, ‘volverse’.

Sinón.: aversiǀ, ‘desviación’ (con respecto a los oyentes).

ECFONESIS o EXCLAMACIÓN.- Suele introducirla una interjección o


frase interjectiva proferida bajo los efectos de un sentimiento apasionado:

Esq. Siete 106-107:


‫ ޕ‬ȤȡȣıȠʌ‫ޤ‬ȜȘȟ įĮ߿ȝȠȞ, ਩ʌȚį’ ਩ʌȚįİ ʌંȜȚȞ
ਚȞ ʌȠIJ’ İ੝ijȚȜ੾IJĮȞ ਩șȠȣ.
¡Oh deidad del casco de oro [Ares], mira, mira a la ciudad en la que otrora pusiste
tu amor!

Coéf. 893: Ƞ‫ ’ݩ‬Ȗެ. IJ੼șȞȘțĮȢ, ij઀ȜIJĮIJ’, ǹੁȖ઀ıșȠȣ ȕ઀Į.


¡Ay de mí! ¡Has muerto, queridísimo, poderoso Egisto!

134 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Sóf. Tr. 971-972:
‫ޓ‬ȝȠȚ ‫݋‬Ȗޫ ıȠ૨,
ʌ੺IJİȡ, ‫ޓ‬ȝȠȚ ‫݋‬Ȗޫ ıȠ૨ ȝ੼ȜİȠȢ.
¡Ay de mí! Yo por tu causa, padre, ¡ay de mí! Por tu causa soy desgraciado.

Eur. Med. 148-150:


ਙȚİȢ, ‫ ޕ‬ǽİࠎ, țĮ‫ ޥ‬īߢ țĮ‫ ޥ‬ijࠛȢ,
ੁĮȤ੹Ȟ Ƞ੆ĮȞ ਖ į઄ıIJĮȞȠȢ
ȝ੼ȜʌİȚ Ȟ઄ȝijĮ;
¿Has oído, oh Zeus, tierra y luz, qué lamentos exhala la desdichada esposa?

Ibid. 330: ijİࠎ, ijİࠎ, ȕȡȠIJȠ૙Ȣ ਩ȡȦIJİȢ ੪Ȣ țĮțઁȞ ȝ੼ȖĮ.


¡Ay, ay, cuán grande mal son los amores para los mortales!

Cic. Cat. 1.1. 2: O tempora! O mores!


¡Oh tiempos! ¡Oh costumbres!

B. López, El Dos de M. 71-74: ¡Guerra! Clamó ante el altar


el sacerdote con ira;
¡guerra!, repitió la lira
con indómito cantar.

Etimol. : ਥțijઆȞȘıȚȢ < ਥțijȦȞİ૙Ȟ, ‘exclamar’, ‘gritar’.

Sinón.: exclamatiǀ.

ECFONEMA.- Consiste en una exclamación incidental en medio de un


discurso:

Sóf. Fil. 769-772:


ਲ਼Ȟ į੻ IJ૶įİ IJ૶ ȤȡȩȞ૳
ȝȩȜȦı’ ਥțİ૙ȞȠȚ, ʌȡާȢ șİࠛȞ, ਥijȓİȝĮȚ
ਦțંȞIJĮ ȝ੾į’ ਙțȠȞIJĮ ȝȘį੼ IJ૳ IJ੼ȤȞૉ
țİ઀ȞȠȚȢ ȝİșİ૙ȞĮȚ IJĮ૨IJĮ.
Si en este tiempo vienen aquéllos, ¡por los dioses!, te encarezco que ni de grado ni
por fuerza ni con engaño les dejes esto [este arco].

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 135


Ay. 371: ੯ ʌȡާȢ șİࠛȞ ੢ʌİȚțİ țĮ੿ ijȡંȞȘıȠȞ İ੣
¡Oh, por los dioses, cede y ten buen juicio!

Virg. En. I. 439-440:


Infert se saeptus nebula ¡mirabile dictu!
per medios miscetque viris, neque cernitur ulli.
Cercado por la niebla ¡cosa admirable de ser contada! se introduce en medio y se
mezcla con los hombres, sin ser visto por ninguno.

La vida es... 103-106: Apurad, cielos, pretendo,


ya que me tratáis así,
¿qué delito cometí
contra vosotros naciendo?

EPIFONEMA.- Cláusula o cierre de un período en tono sentencioso o re-


flexivo, que lo resume o subraya en forma de exclamación enfática:

Il. X. 51-52:
਩ȡȖĮ į’ ਩ȡİȟ’ ੖ıĮ ijȘȝ੿ ȝİȜ੾ıİȝİȞ ਝȡȖİ઀ȠıȚ
įȘș੺ IJİ țĮ੿ įȠȜȚȤંȞ· IJިıĮ Ȗ‫ޟ‬ȡ țĮț‫ ޟ‬ȝ‫ޤ‬ıĮIJ’ ݃ȤĮȚȠުȢ.
Pienso que cuantas hazañas ha conseguido [Héctor] causarán zozobras por largo
tiempo a los argivos. ¡Tan graves males ha ideado contra los aqueos!

Sóf. Ay. 658-660:


țȡȪȥȦ IJȩį’ ਩ȖȤȠȢ IJȠ੝ȝȩȞ, ਩ȤșȚıIJȠȞ ȕİȜ૵Ȟ,
ȖĮȓĮȢ ੑȡȪȟĮȢ ਩ȞșĮ ȝȒ IJȚȢ ੕ȥİIJĮȚ·
ܻȜȜ’ Į‫ރ‬IJާ Ȟީȟ ݈ȚįȘȢ IJİ ı࠙ȗȩȞIJȦȞ țȐIJȦ.
Enterraré esta espada mía, la más detestable de las armas, tras excavar la tierra,
donde nadie la vea. ¡Que la noche y Hades se la guarden allá abajo!

Zorr. Ley. del Cid: Quedó el campo por el Cid,


pero quedó infelizmente:
en él de su hijo el cadáver.
¡Qué dirá su madre al verle!

Bécquer, Rima 73, 21-26: Ante aquel contraste


de vida y misterios,

136 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


de luz y tinieblas,
medité un momento:
¡Dios mío, qué solos
se quedan los muertos!

B. López, El Dos de M. 21-30: Doquiera la mente mía


sus alas rápidas lleva,
allí un sepulcro se eleva
cantando tu valentía;
desde la cumbre bravía
que el sol indio tornasola,
hasta el África, que inmola
sus hijos en torpe guerra,
¡no hay un puñado de tierra
sin una tumba española...!

Etimol.: ਥʌȚijઆȞȘȝĮ, ‘voz postrera’ < ਥʌȚijȦȞİ૙Ȟ , ‘invocar’, ‘hablar sobre’.

EROTEMA o INTERROGACIÓN.- Se la conoce también con el apelativo


de “retórica” porque la pregunta en sí, por evidente, no necesita respuesta, sino que
tiene carácter superfluo o efectista o, a lo sumo, se puede responder con un sí o con
un no:

Esq. Coéf. 10-14:


IJ઀ ȤȡોȝĮ Ȝİ઄ııȦ; IJ઀Ȣ ʌȠș’ ਸ਼į’ ੒ȝ੾ȖȣȡȚȢ
ıIJİ઀ȤİȚ ȖȣȞĮȚț૵Ȟ ij੺ȡȘıȚȞ ȝİȜĮȖȤ઀ȝȠȚȢ
ʌȡ੼ʌȠȣıĮ; ʌȠ઀઺ ȟȣȝijȠȡઽ ʌȡȠıİȚț੺ıȦ;
ʌંIJİȡĮ įંȝȠȚıȚ ʌોȝĮ ʌȡȠıțȣȡİ૙ Ȟ੼ȠȞ;
¿Qué cosa estoy viendo? ¿Qué comitiva de mujeres es esta que se aproxima, que se
distingue por sus velos negros? ¿Con qué suceso debo relacionarlo? ¿Qué nueva
desdicha ha sobrevenido a esta casa?

Sóf. Tr. 882: ȉ઀Ȣ șȣȝંȢ, ਲ਼ IJ઀ȞİȢ ȞંıȠȚ;


¿Qué arrebato, o qué desgracias?

Eur. If. Taur. 873-880:


ਞ į’ ਥʌ’ Į੝IJȠ૙ıȚ IJ઀Ȣ IJİȜİȣIJ੺;

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 137


ȉ઀Ȣ IJ઄ȤĮ ȝȠȚ ıȣȖțȣȡ੾ıİȚ;
ȉ઀ȞĮ ıȠȚ ʌંȡȠȞ İਫ਼ȡȠȝ੼ȞĮ
ʌ੺ȜȚȞ ਕʌઁ ʌંȜİȦȢ, ਕʌò ijંȞȠȣ ʌ੼ȝȥȦ
ʌĮIJȡ઀į’ ਥȢ ਝȡȖİ઀ĮȞ,
ʌȡ੿Ȟ ਥʌ੿ ȟ઀ijȠȢ Į੆ȝĮIJȚ ı૶ ʌİȜ੺ıĮȚ;
¿Y cuál será el fin de esto? ¿Qué fortuna me conducirá? ¿Qué camino encontraré
para alejarte de esta ciudad, de la muerte y devolverte a tu patria de Argos, antes de
que una espada se cierna sobre tu sangre?

Med. 386-388:
țĮ੿ į੽ IJİșȞ઼ıȚ· IJ઀Ȣ ȝİ į੼ȟİIJĮȚ ʌંȜȚȢ;
IJ઀Ȣ ȖોȞ ਙıȣȜȠȞ țĮ੿ įંȝȠȣȢ ਥȤİȖȖ઄ȠȣȢ
ȟ੼ȞȠȢ ʌĮȡĮıȤઅȞ ૧઄ıİIJĮȚ IJȠ੝ȝઁȞ į੼ȝĮȢ;
Ahora ya están muertos ¿Qué ciudad me acogerá? ¿Qué huésped, de ofrecerme su
tierra como inviolable y su casa como garantía, protegerá mi persona?

Cic. Cat. 1.1.1:


Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra? Quam diu etiam furor iste
tuus nos eludet? Quem ad finem sese effrenata iactabis audacia?
¿Hasta cuándo abusarás, Catilina, de nuestra paciencia? ¿Por cuánto tiempo aún
nos burlará esta locura tuya? ¿Hasta dónde llegará tu desenfrenada insolencia?

Pero puede suceder que la pregunta, bajo el efecto de la sorpresa o extrañe-


za, admita una respuesta, y compleja, como la del coro del drama euripideo o la de
Segismundo al despertar del estado de narcosis en el que había estado sumido:

Eur. Reso 692-703:


ȋȅȇȅȈ -IJ઀Ȣ ਕȞįȡ૵Ȟ ੒ ȕ੺Ȣ;
IJ઀Ȣ ੒ ȝ੼ȖĮ șȡĮıઃȢ ਥʌİ઄ȟİIJĮȚ
Ȥ੼ȡĮ ijȣȖઅȞ ਥȝ੺Ȟ;
ʌંșİȞ ȞȚȞ țȣȡ੾ıȦ;
IJ઀ȞȚ ʌȡȠıİȚț੺ıȦ,
੖ıIJȚȢ įȚ’ ੕ȡijȞȘȢ ਷Ȝș’ ਕįİȚȝ੺ȞIJ૳ ʌȠį੿
įȚ੺ IJİ IJ੺ȟİȦȞ țĮ੿ ijȣȜ੺țȦȞ ਪįȡĮȢ;
ĬİııĮȜઁȢ ਵ
ʌĮȡĮȜ઀ĮȞ ȁȠțȡ૵Ȟ ȞİȝંȝİȞȠȢ ʌંȜȚȞ;
ਵ ȞȘıȚઆIJȘȞ ıʌȠȡ੺įĮ ț੼țIJȘIJĮȚ ȕ઀ȠȞ;

138 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


IJ઀Ȣ ਷Ȟ; ʌંșİȞ; ʌȠ઀ĮȢ ʌ੺IJȡĮȢ;
ʌȠ૙ȠȞ į’ İ੡ȤİIJĮȚ IJઁȞ ੢ʌĮIJȠȞ șİ૵Ȟ;
ਛȡ’ ਩ıIJ’ ੗įȣıı੼ȦȢ IJȠ੡ȡȖȠȞ ਲ਼ IJ઀ȞȠȢ IJંįİ;
CORO - ¿Quién es el hombre que ha venido? ¿Quién es el atrevido que podría
ufanarse de escapar a mis manos? ¿Dónde podría encontrarlo? ¿Con quién podría
comparar a ese que, al amparo de la noche, llegó con pie seguro, a través de las
filas y de los puestos de guardia? ¿Acaso un tesalio o un natural de la ciudad marí-
tima de los locrios? ¿O un isleño que pasa su vida ya en una ya en otra isla? ¿Quién
puede ser? ¿De dónde viene? ¿Cuál puede ser su patria? ¿A qué deidad suprema se
encomienda? ¿Acaso es obra de Odiseo o de quién si no?

La vida... 1228-1235: ¿Yo en palacios suntuosos?


¿Yo entre telas y brocados?
¿Yo cercado de criados
tan lucidos y briosos?
¿Yo despertar de dormir
en lecho tan excelente?
¿Yo en medio de tanta gente
que me sirva de vestir?

En este caso no se está ante un erotema, sino ante un pýsma, ʌ઄ıȝĮ <
ʌȣȞș੺ȞİıșĮȚ, ‘inquirir’ o quaesitum < quaerere, ‘inquirir’) o peusis, ʌİ૨ıȚȢ <
ʌİ઄ıșİıșĮȚ (= ʌȣȞș੺ȞİıșĮȚ), que requiere una respuesta más amplia que un sí o un
no.

Etimol.: ਥȡઆIJȘȝĮ < ਥȡȦIJ઼Ȟ, ‘preguntar’.

Sinón.: ਥȡઆIJȘıȚȢ, interrogatiǀ, interrogatum.

APOSIOPESIS o RETICENCIA.- Es la interrupción brusca de un pensa-


miento con un silencio porque se sobreentiende su continuación, sea por no decir
cosas indignas (tabú léxico), sea por una digresión o porque sobreviene otra perso-
na (en el teatro, por ejemplo, el llamado “silencio escénico”). En general, «no solo
se da a entender el sentido de lo que no se dice, sino, incluso más de lo que se ca-
lla» (DRAE). Los puntos suspensivos constituyen el signo gráfico utilizado para
marcar la figura:

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 139


Esq. Coéf. 780:
ȝ੼ȜİȚ șİȠ૙ıȚȞ ੰȝʌİȡ ਗȞ ȝ੼Ȝૉ ʌ੼ȡȚ.
Para los dioses es objeto de preocupación aquello... de lo que quieran preocuparse.

Aristóf. Aves 438-443:


ǼȆȅȌ. -ıઃ į੻ IJȠ઄ıį’ ਥij’ Ƞੈıʌİȡ IJȠ૙Ȣ ȜંȖȠȚȢ ıȣȞ੼Ȝİȟ’ ਥȖઅ
ijȡ੺ıȠȞ, į઀įĮȟȠȞ. ȆǿȈȉ. –ȝ੹ IJઁȞ ਝʌંȜȜȦ ’Ȗઅ ȝ੻Ȟ Ƞ੡,
ਲ਼Ȟ ȝ੽ įȚ੺șȦȞIJĮ઀ Ȗ’ Ƞ੆įİ įȚĮș੾țȘȞ ਥȝȠ੿
ਸ਼Ȟʌİȡ ੒ ʌ઀șȘțȠȢ IJૌ ȖȣȞĮȚț੿ įȚ੼șİIJȠ,
੒ ȝĮȤĮȚȡȠʌȠȚંȢ, ȝ੾IJİ į੺țȞİȚȞ IJȠ઄IJȠȣȢ ਥȝ੻
ȝ੾IJ’ ੑȡȤ઀ʌİį’ ਪȜțİȚȞ ȝ੾IJ’ ੑȡ઄IJIJİȚȞ.
ABUBILLA. -Y tú a éstos, indícales por qué motivo los he reunido, díselo. PIS-
TETERO. -¡Por Apolo! En absoluto, a no ser que ellos ajusten conmigo un tratado,
precisamente el que ajustó el cuchillero –[alias] “el mono” – con su mujer, en el
sentido de que ellos no me piquen, no me arrebaten el bolso ni me lo vacíen…

Euríp. Or. 26-27: ੰȞ į’ ਪțĮIJȚ, ʌĮȡș੼Ȟ૳ Ȝ੼ȖİȚȞ


Ƞ੝ țĮȜંȞ.
Por tales cosas... no es decoroso para una doncella que las diga.

Eur. If. Taur. 864-868:


ǿĭ. -ਕʌ੺IJȠȡ’ ਕʌ੺IJȠȡĮ ʌંIJȝȠȞ ਩ȜĮȤȠȞ·
ਙȜȜĮ į’ ਥȟ ਙȜȜȦȞ țȣȡİ૙
įĮ઀ȝȠȞȠȢ IJ઄Ȥ઺ IJȚȞંȢ
ȅȇ.-İੁ ıંȞ Ȗ’ ਕįİȜijંȞ, ੯ IJ੺ȜĮȚȞ’, ਕʌઆȜİıĮȢ
ǿFIGENIA -Me tocó como destino un padre indigno, un padre indigno. Desdicha
tras desdichas derivan por voluntad de algún dios…
ORESTES -¡Y si hubieras matado a tu hermano, desgraciada…!

Teócr. V. 23: ੤Ȣ ʌȠIJ’ ਝșĮȞĮ઀ĮȞ ਩ȡȚȞ ਵȡȚıİȞ.


Una vez un cerdo pretendió entablar una contienda con Atenea...

Cic. De orat. 2: Sus Minervam docet!


¡Un cerdo pretende enseñar a Minerva…!

B. López, Al Día de Dif. 1-2: Silencio... las campanas...


¡Ay del pobre mortal! ¡Ay del doliente!

140 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Epístola 150-152: El amor, la esperanza apetecida
sueños tan solo son que el alma crea...
padecer y llorar... ¡esta es la vida...!

Etimol.: ਕʌȠıȚઆʌȘıȚȢ < ਕʌȠıȚȦʌ઼Ȟ, ‘callarse’, ‘guardar silencio’.

Sinón.: obticentia, interruptiǀ.

SUSTENTACIÓN o SUSPENSIÓN.- Se trata también de la interrupción


brusca de un determinado episodio de un relato, no porque se sobreentienda su
desenlace o solución, como sucede en el caso de la aposiopesis o reticencia, sino
para estimular el interés del lector u oyente con un rasgo nuevo. O sea, en la apo-
siopesis el silencio puede ser voluntario, mientras que en la suspensión nunca lo es:

Sóf. Ant. 1048-1049:


TEIȇ.- ਛȡ’ ȠੇįİȞ ਕȞșȡȫʌȦȞ IJȚȢ, ਛȡĮ ijȡȐȗİIJĮȚ,
KȇÉȍN -IJȓ ȤȡોȝĮ;
TIRESIAS -¿Acaso algún hombre sabe...? ¿Acaso piensa...?
CREONTE -¿Qué cosa?

Eur. Ión 1396-1397: IȍN- ı઀ȖĮ ı઄· ʌોȝĮ țĮ੿ ʌ੺ȡȠȚșİȞ ਷ıș੺ ȝȠȚ.
KRÉOȊȈA- Ƞ੝ț ਥȞ ıȚȦʌૌ IJਕȝĮ.
IÓN- Cállate; desde antiguo conoces mi desgracia...
CREUSA- No me mandes que silencie mis palabras.

Romancº: Por Dios te ruego, marinero,


dígasme ora ese cantar.
Respondiole el marinero,
tal respuesta le fue a dar:
-Yo no digo esta canción
sino a quien conmigo va.

Cerv.: Al túmulo de... 9-14: Esto oyó un valentón y dijo: “Es cierto
cuanto dice voacé, seor soldado,
y quien dijere lo contrario miente”.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 141


Y luego, incontinente,
caló el chapeo, requirió la espada,
miró al soslayo, fuese... y no hubo nada.

B. del Alcáz.: Cena joc. 5-8: Tenía este caballero


un criado portugués...
pero cenemos, Inés,
si te parece primero.

Ibid. 120-124: Pues sabrás, Inés hermana,


que el portugués cayó enfermo...
Las once dan, yo me duermo;
quédese para mañana.

Etimol.: sustentatiǀ < sustentare, ‘sostener’; suspensiǀ < suspendere, ‘dejar en


suspenso’, ‘diferir’.

142 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


III. TROPOS

La definición más clásica de tropo34 procede de Quintiliano (8. 6. 1): tro-


pus est verbi vel sermonis a propia significatione in aliam cum virtute mutatiǀ, esto
es, ‘un cambio del significado propio de una palabra o frase a otro hecho con exce-
lencia’. Se considera, pues, que este nuevo sentido (figurado) supera con mucho el
sentido propio o recto que el término tenía en su origen. Luego –literariamente
hablando– el sentido trópico supone un ennoblecimiento respecto al significado
primitivo. Y, de acuerdo con la definición tradicional, se ha establecido la división
en tropos de dicción o de palabra [verbi mutatiǀ] y tropos de sentencia, de frase o
pensamiento [sermonis mutatiǀ], con base en la analogía principalmente, de tal
modo que las características reales de un ser sugieren en la imaginación del artista
un nuevo sentido o concepto de él:

Etimol.: IJȡંʌȠȢ < IJȡ੼ʌİȚȞ / IJȡ੼ʌİıșĮȚ, ‘girar’, ‘volverse’, ‘cambiar’.

tropos de dicción [verbi mutatiǀ]

tropos de sentencia o pensamiento [sermǀnis mutatiǀ]

34
En Aristóteles, Art. Poét. 1457b5, no aparece el término IJȡંʌȠȢ, sino el de ȝİIJĮijȠȡ੺, con el valor
de traslación de sentido, como «añadido de una denominación ajena» (ੑȞંȝĮIJȠȢ ਕȜȜȠIJȡ઀Ƞȣ ਥʌȚijȠȡ੺).

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 143


III. TROPOS DE DICCIÓN [verbi mutatiǀ]

metáfora
catacresis
silepsis
metonimia
sinécdoque

TROPOS DE DICCIÓN [verbi mutatiǀ].- Como se ha dicho, la traslación


de sentido afecta a una palabra tan solo.

METÁFORA.- Cuando los estudiosos se refieren a la definición de Quinti-


liano (8. 6. 8) sobre este tropo, se contentan solo con la frase de brevior est simili-
tudo, que suelen traducir por «una comparación abreviada», en lugar de «la imagen
o tipo de semejanza más breve» (de todas). Y aquí se detienen, sin entrar en las
explicaciones y ejemplos que añade.
Quintiliano ilustra su teoría con la distinción de dos tiempos o fases en el
mismo proceso: uno, representado por la comparatiǀ, en virtud de la cual se dice
que un hombre es como un león; el segundo, por la translatiǀ, cuando se afirma
que un hombre es un león. Con ello el rétor parece indicar que, para que se opere la
metáfora, hay que establecer previamente el símil o comparación. Y lo mismo vie-
ne a decir Aristóteles en Ars RhƝtórica. 3. 4. 1406b.20 cuando enuncia que «la
İੁțઆȞ (‘imagen’, ‘semejanza’) es también una metáfora, pues se distingue “poco”
(ȝȚțȡંȞ) de ella», utilizando la cita homérica de la Ilíada XX. 164 para ejemplificar
con Aquiles y el león como términos metaforizado y metafórico respectivamente:

ȆȘȜİ૘įȘȢ į’ ਥIJ੼ȡȦșİȞ ਥȞĮȞIJ઀ȠȞ ੯ȡIJȠ Ȝ੼ȦȞ ੮Ȣ.


El Pelida por su parte se lanzó de frente como un león35.

Los tratadistas antiguos –en concreto Quintiliano, S. Isidoro y Trifón (L. II, 63-64)
–, reinterpretando a Aristóteles, establecieron cuatro tipos de metáfora, ejemplifi-
cando con citas homéricas:

35
Aristóteles emplea el compuesto ਥʌંȡȠȣıİȞ en lugar del simple ੯ȡIJȠ del verso homérico.

144 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


1. De lo animado a lo animado. ਝʌઁ ਥȝȥ઄ȤȦȞ ਥʌ੿ ਩ȝȥȣȤĮ:

Il. II. 243: ਝȖĮȝ੼ȝȞȞȠȞĮ, ʌȠȚȝ੼ȞĮ ȜĮ૵Ȟ.


A Agamenón, pastor de pueblos.

Sóf. E. C. 1367:
Ȟ૨Ȟ į’ Į‫ݬ‬įİ ȝ’ ਥțı૴ȗȠȣıȚȞ, Į੆į’ ਥȝĮ੿ IJȡȠijȠȓ.
Mas ahora estas [las hijas de Edipo] me salvan, porque son mis nodrizas.

Ej. moderno: fulano es un lince .


t. metaforizado t. metafórico

2. De lo inanimado a lo inanimado. ਝʌઁ ਕȥ઄ȤȦȞ ਥʌ੿ ਙȥȣȤĮ:

Il. IX. 283: İੁ į੼ țİȞ ݇ȡȖȠȢ ੂțȠ઀ȝİș’ ਝȤĮȚȧțંȞ, Ƞ‫މ‬șĮȡ ਕȡȠ઄ȡȘȢ.


¡Ojalá pudiéramos llegar a la aquea Argos, ubre de la tierra…!

Esq. Pers. 238:


ਕȡȖȪȡȠȣ ʌȘȖȒ IJȚȢ Į੝IJȠ૙Ȣ ਥıIJȚ, șȘıĮȣȡòȢ ȤșȠȞȩȢ.
Tienen un manantial de plata [las minas de Laurion], un tesoro de su tierra.

Siete. 389-390:
ȜĮȝʌȡ੹ į੻ ʌĮȞıȑȜȘȞȠȢ ਥȞ ȝ੼ı૳ ı੺țİȚ,
ʌȡ੼ıȕȚıIJȠȢ ਙıIJȡȦȞ, ȞȣțIJާȢ ‫ݷ‬ijșĮȜȝȩȢ ʌȡ੼ʌİȚ.
En medio del escudo destaca brillante la luna llena, la más importante de los as-
tros, como ojo de la noche.

Sóf. Ant. 994: IJȠȚȖ੹ȡ įȚ’ ੑȡșોȢ IJ੾Ȟįİ ȞĮȣțȜȘȡİ߿Ȣ ʌંȜȚȞ.


Así pues has pilotado esta ciudad por próspera ruta.

Ibid. 996:
ijȡȩȞİȚ ȕİȕޫȢ Į੣ Ȟ૨Ȟ ‫݋‬ʌ‫ ޥ‬ȟȣȡȠࠎ IJȪȤȘȢ.
Piensa por otra parte que vas caminando ahora sobre la navaja del destino.

labios de coral
t. metaforizado t. metafórico

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 145


3. De lo animado a lo inanimado. ਝʌઁ ਥȝȥ઄ȤȦȞ ਥʌ੿ ਙȥȣȤĮ:

Il. XXIV. 521: ıȚį‫ޤ‬ȡİȚިȞ Ȟު IJȠȚ ‫ݝ‬IJȠȡ.


De hierro, pues, es tu corazón.

Esq. Pers. 979: IJާȞ ıާȞ ʌȚıIJާȞ ʌ੺ȞIJ’ ‫ݷ‬ijșĮȜȝާȞ.


Al que era en todo tu ojo fiel.

La metáfora empleada en Il. XI. 241-242 podría calificarse de surrealista:


੬Ȣ ੒ ȝ੻Ȟ Į੣șȚ ʌİıઅȞ țȠȚȝ੾ıĮIJȠ Ȥ੺ȜțİȠȞ ੢ʌȞȠȞ / ȠੁțIJȡંȢ.
‘De este modo el desgraciado, tras caer allí, durmió un sueño de bronce’36.

Atila, el azote de Dios


t. metaforizado t. metafórico

4. De lo inanimado a lo animado. ਝʌઁ ਕȥ઄ȤȦȞ ਥʌ੿ ਩ȝȥȣȤĮ:

Esq. Pers. 252: IJާ ȆİȡıࠛȞ į’ ܿȞșȠȢ Ƞ੅ȤİIJĮȚ ʌİıȩȞ.


La flor de los persas ha perecido.

Sóf. E. C. 1109.
ȅǿǻ. -‫ ޕ‬ıț߱ʌIJȡĮ ijȦIJȩȢ. ǹȃȉ. - įȣıȝިȡȠȣ Ȗİ įުıȝȠȡĮ.
EDIPO -¡Oh báculos de mi persona! ANTÍGONA -¡Desdichados báculos de un
desdichado! [El ciego Edipo se refiere a sus hijas, que le sirven de lazarillo].

la nave de San Pedro


t. metaforizado t. metafórico

También se puede considerar que la metáfora, partiendo, como antes se de-


cía, del símil, ha pasado por las siguientes fases y planos:

36
La asociación de los dos términos, sueño y bronce, propicia la evocación, de manera instintiva,
aunque sea en diferentes contextos, pero con la misma imagen subconsciente, de los versos 25 y 26
del Romance de la luna, luna, de Gª Lorca: Por el olivar venían, / sueño y bronce, los gitanos.

146 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


analogía: tus dientes son como perlas plano irreal

igualación: tus dientes son (iguales a las) perlas plano virtual


t. metaforizado t. metafórico

sustitución (mediante predicación): las perlas de tus dientes plano metafórico.


t. metafórico t. metaforizado

Curiosas metáforas las que ofrece el Corpus Hippocraticum, en su Carta


23ª :

ȁĮȜȚોȢ ȝ੾IJȘȡ ȖȜ૵ııĮ, ȥȣȤોȢ ਙȖȖİȜȠȢ, ʌȣȜȦȡİ૨ıĮ IJોȞ Ȗİ૨ıȚȞ, ਕȤȣȡȠ૙Ȣ ੑįંȞIJȦȞ
șȡȚȖțȠ૙ıȚ ʌİijȡȠ઄ȡȘIJĮȚ.
La lengua, madre del habla, mensajera del alma, portera del gusto, está defendida
por las sólidas almenas de los dientes.

Y Esquilo. Prom. 725-727:


੆ȞĮ
IJȡĮȤİ߿Į ʌިȞIJȠȣ ȈĮȜȝȣįİııަĮ ȖȞ‫ޠ‬șȠȢ,
ਥȤșȡંȟİȞȠȢ ȞĮ઄IJૉıȚ, ȝȘIJȡȣȚߢ ȞİࠛȞ.
En donde está la abrupta quijada salmidesia37 del ponto, hostil para los marinos
extranjeros, madrastra de las naves.

Otras célebres metáforas:

Il. I. 477: ૧ȠįȠį੺țIJȣȜȠȢ ਹઆȢ.


La Aurora, de rosados dedos38.

Il. XXII. 60: ਥʌ੿ Ȗ੾ȡĮȠȢ Ƞ੝į૶.


En el umbral de la vejez39.

Aristót. Ret. 1411ª15 y Plut. Per. VIII: IJ੽Ȟ ǹ੅ȖȚȞĮȞ…, IJ੽Ȟ Ȝ੾ȝȘȞ IJȠ૨ ȆİȚȡĮȚ੼ȦȢ.
A Egina…, la legaña del Pireo40.

37
De Salmideso, ciudad de Tracia.
38
Fórmula fija de uso exlusivamente homérico.
39
Esta expresión llegó a constituir un tópos muy recurrente pues aparece en Homero, tanto en la
Ilíada como en la Odisea, Hesíodo (Trab. 331) y Heródoto (III. 14. 10).

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 147


En Píndaro y en los trágicos, en exclusiva, se habla del ੑȝijĮȜંȢ,
ȝİıંȝijĮȜȠȢ Ȗ઼Ȣ, ‘el ombligo de la tierra’ como centro de ella, referido naturalmen-
te a Delfos y su oráculo.

Por último, he aquí una metáfora tan compleja como bellísima para descri-
bir a una mujer rubia:

Góng. Entre los sueltos… 61-64: Cada vez que la miraba


salía el sol por su frente
de tantos rayos vestido
cuantos cabellos contiene.

Etimol.: ȝİIJĮijȠȡ੺ < ȝİIJĮij੼ȡİȚȞ, ‘trasladar’.

Sinón.: translatiǀ < transferre, ‘transportar’.

CATACRESIS.- Si se parte de la etimología de la palabra, este tropo se


comete al tomar prestado un vocablo por carencia del propio. La traducción latina
de catáchrƝsis mediante el nombre de abusiǀ, (‘abusión’, en nuestra lengua) indica
el “mal uso” de un término para designar otro o, lo que es lo mismo, el uso de una
«palabra normal que está en proximidad y vecindad semántica» (L. 1975, 99): es el
caso de glôssa o lingua cuando equivalen a ‘idioma’, mientras que ‘pata’ (de una
mesa) es una palabra-satélite en la que se ha operado un tropo por salto, lo cual
viene a reproducir la antigua definición de Trifón, Trop. (L. 1966, II, 66, tomado a
su vez de Spengel, 192, 21) y que, en sentido amplio, enuncia: «la catacresis es la
palabra que se transfiere desde su primitiva denominación, empleada en su sentido
propio y verdadero, a otra que carece de denominación». En otras palabras: el
hablante, al carecer de un término para nombrar un objeto, se inspira en otro que se
le parece y recurre a la metáfora y se lo aplica, con lo cual incurre en un “mal uso”
(catacresis). De aquí se sigue que esta es una operación lingüística que sucede in-
mediatamente a la metáfora, en particular a toda metáfora lexicalizada, como ‘plu-
ma’ estilográfica u ‘hoja’ de papel (Lz. 1962, 275), en que los términos catacréticos
han perdido, por metáfora, su primitivo significado real. Item más, a la metáfora y
a la catacresis se une otra figura: la antonomasia, que acaba por fijar el término en
cuestión. Veamos un ejemplo de los que se exponen a continuación: el griego, al
carecer de un término propio para designar el hueso perónƝ, ‘corchete’, ‘grapa’ <

40
Metáfora atribuida a Pericles y también al orador Démades (siglo IV a. C).

148 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


peírein, ‘ensartar’, tuvo que recurrir metafóricamente al objeto que más se le pare-
cía, esto es, al ‘corchete’, que, a la postre, llegará a ser el ‘corchete’ por excelencia,
o sea, ‘por antonomasia’.
El nombre de gran parte de los órganos anatómicos humanos es de origen
catacrético, como en español la nuez, las amígdalas o el glande. Véanse por curio-
sidad algunos ejemplos expresivos:

bálanos, ‘bellota’; lat. glans, glandis, ‘bellota’; en nuestra lengua se apli-


can indistintamente (Skoda, 1988, 161-164);
dídymoi, ‘los gemelos’ (165-166); lat. testes, ‘testigos’ > dim. testiculi,
‘testiguillos’;
kórƝ, ‘niña’, ‘muchacha’ (143-146); lat. pupa, ‘muñeca > dim. pupilla.
Según Platón (Alcib.133a), el que mira a otro ve su imagen reflejada como en un
espejo con el aspecto de una niña. A los latinos parecía, en cambio, una muñequita;
mêlon, ‘manzana’ (67-68); lat. pomum, ‘manzana’ > dim. pomulum,
‘pómulo’, esto es, “manzanita”. En plural (tà mêla) significa, además, ‘las amígda-
las’, nombre que se debe a Avicena, quien veía “las manzanas” como “almendras”
(105-106).
mûs, ‘ratón (57-58); lat. mus > dim. musculus, ‘ratoncillo’ > músculo ;
ouranós, ‘cielo’, ‘paladar’ (79-80): ੒ IJȠ૨ ıIJંȝĮIJȠȢ Ƞ੝ȡĮȞંȢ (Aristót. Hª
Anim. 492a2), ‘el cielo de la boca’;
perónƝ, ‘corchete’, ‘grapa’ (44-45) < peírein, ‘ensartar’; además de ‘pe-
roné’, significa el hueso ‘radio’, que “se ensarta”, como el peroné en la tibia, en el
cúbito.
pylǀrós < pýlƝ, ‘puerta’-ǀrós, ‘vigilante’: ‘el guardián de la puerta’ (91);

Sócrates emplea el término mayéutica < ȝĮȚİȣIJȚț੽ (IJ੼ȤȞȘ), ‘el arte de asis-
tir en el parto’, como sinónimo de “parto de ideas”.

Etimol.: țĮIJ੺ȤȡȘıȚȢ < țĮIJĮȤȡોıșĮȚ, ‘tomar prestado’.

Sinón.: abusiǀ < abuti, ‘abusar’, ‘usar mal’.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 149


SILEPSIS.- Es el empleo de una palabra con sentido propio y figurado a la
vez pero con referencia a dos términos distintos, a uno de los cuales conviene en su
significado recto y al segundo con el trópico:

Il. I. 249 : IJȠ૨ țĮ੿ Įʌઁ ȖȜઆııȘȢ ȝ੼ȜȚIJȠȢ ȖȜȣț઀ȦȞ ૧੼İȞ Į੝į੾.
Y de su boca que la miel más dulce fluía la palabra.

| | |
<---------------<->----------------------->
sentido recto sent. trópico

Ibid. IX. 4-6:


੬Ȣ į’ ਙȞİȝȠȚ į઄Ƞ ʌંȞIJȠȞ ੑȡ઀ȞİIJȠȞ ੁȤșȣંİȞIJĮ,
ǺȠȡ‫ޢ‬ȘȢ țĮ‫ ޥ‬ǽ‫ޢ‬ijȣȡȠȢ, IJઆ IJİ Ĭȡ߰țȘșİȞ ܿȘIJȠȞ,
ਥȜșંȞIJ’ ਥȟĮʌ઀ȞȘȢ.
Como agitan el ponto, rico en peces, los dos vientos, el Bóreas y el Céfiro, que
soplan desde Tracia41, cuando vienen de repente.

Aristóf. Nubes 1416-1419:


ij੼ıİȚȢ ȞȠȝ઀ȗİıșĮȚ ıઃ ʌĮȚįઁȢ IJȠ૨IJȠ IJȠ੡ȡȖȠȞ İੇȞĮȚ·
ਥȖઅ į੼ Ȗ’ ਕȞIJİ઀ʌȠȚȝ’ ਗȞ ੪Ȣ į‫ޥ‬Ȣ ʌĮ߿įİȢ Ƞ‫ ݨ‬Ȗ‫ޢ‬ȡȠȞIJİȢ·
İੁțંȢ į੻ ȝ઼ȜȜȠȞ IJȠ૨Ȣ Ȗ੼ȡȠȞIJĮȢ ਲ਼ Ȟ੼ȠȣȢ IJȚ țȜ੺ȚİȞ,
੖ı૳ʌİȡ ਥȟĮȝĮȡIJ੺ȞİȚȞ ਸIJIJȠȞ į઀țĮȚȠȞ Į੝IJȠ઄Ȣ.
Tú alegarás que este hecho respecto del niño [su castigo] está reconocido por la
ley; pero yo podría responderte que los viejos son dos veces niños; y que, incluso,
es más razonable castigar a los viejos que a los jóvenes, precisamente porque es
menos justo que aquellos yerren.

Virg. Égl. VII. 37:


Nerina Galatea, thymo mihi dulcior Hiblae.
Nereida Galatea, para mí eres más dulce que el tomillo del Hibla.

Garcil. Égl. III. 305-307: Flérida para mí dulce y sabrosa,


más que la fruta del cercado ajeno.

41
Téngase presente que el Bóreas es el viento del norte, por tanto, sopla siempre desde Tracia, mien-
tras que el Céfiro es el de poniente.

150 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


DRAE: Poner a uno más suave que un guante.

Etimol.: ı઄ȜȜȘȥȚȢ < ıȣȜȜĮȝȕ੺ȞİȚȞ, ‘tomar en conjunto’.

METONIMIA o TRANSNOMINACIÓN.- Consiste en designar una cosa


con el nombre de otra con la que guarda una relación ocasionalmente sugestiva y,
desde luego, ninguna de naturaleza semántica. Muchos y muy variados son sus
tipos cuando se expresa:

1. La causa por el efecto: el trabajo es (causa de) salud:

Sóf. Ant. 14: ȝȚઽ șĮȞȩȞIJȠȚȞ ਲȝ੼ȡ઺ įȚʌȜ߲ Ȥİȡȓ.


Ambos muertos en un solo día por doble mano [mutuamente].

Ay. 1109-1110:
ਥȢ IJĮij੹Ȣ ਥȖઅ
ș੾ıȦ įȚțĮ઀ȦȢ, Ƞ੝ IJާ ıާȞ įİ઀ıĮȢ ıIJިȝĮ.
Yo lo depositaré en una tumba en justicia, no porque tema a tu boca [tu orden].

O viceversa: vivir (del producto) de las rentas; la palabra aroma (Jenof. Anáb. I. 5.
1), equivalente a ‘fragancia’, aunque es el efecto del árbol aromo (su causa):

Od. XIX. 27-28:


Ƞ੝ Ȗ੹ȡ ਕİȡȖઁȞ ਕȞ੼ȟȠȝĮȚ ੖Ȣ țİȞ ‫݋‬ȝ߱Ȣ Ȗİ
ȤȠަȞȚțȠȢ ݀ʌIJȘIJĮȚ.
Pues no toleraré que un ocioso viva de mis quénices de cereales [mis cosechas].

Esq. Coéf. 135-137:


ਦț į੻ ȤȡȘȝ੺IJȦȞ
ijİ઄ȖȦȞ ੗ȡ੼ıIJȘȢ ਥıIJ઀Ȟ, Ƞ‫ ݨ‬į’ ‫ބ‬ʌİȡțިʌȦȢ
‫݋‬Ȟ IJȠ߿ıȚ ıȠ߿Ȣ ʌިȞȠȚıȚ ȤȜަȠȣıȚȞ ȝ‫ޢ‬ȖĮ.
[Electra, a su difunto padre]. Lejos de sus bienes, Orestes está desterrado, mientras
que ellos con arrogancia se solazan a lo grande a expensas de tus padecimientos.

2. El autor por su obra: leer (las obras de) a Virgilio, poseer un (cuadro de) Picas-
so:

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 151


Il. XIV. 462: ȆȠȜȣį੺ȝĮȢ į’ Į੝IJઁȢ ȝ੻Ȟ ܻȜİުĮIJȠ ț߱ȡĮ ȝ‫ޢ‬ȜĮȚȞĮȞ.
El propio Polidamante esquivó a la negra Parca [la muerte].

Teócr. IV. 6: ਙȖȦȞ ȞȚȞ ‫݋‬ʌ’ ݃ȜijİާȞ ߑȤİIJȠ ȂަȜȦȞ.


Tras atraérselo, Milón se lo ha llevado al Alfeo42.

3. El dueño, patrón o institución por el lugar que ocupa: ir a (la iglesia de) San
Isidro; ir a (alguno de los edificios de) la Universidad:

Il. V. 646: ਕȜȜ’ ਫ਼ʌ’ ਥȝȠ੿ įȝ੾șİȞIJĮ ʌުȜĮȢ ݃߾įĮȠ ʌİȡ੾ıİȚȞ.


Sino que doblegado por mí cruzarás las puertas de Hades.

4. El signo por la cosa significada: la Cruz y la Media Luna (la Iglesia y el Islam).

Esq. Sup. 761: ȕȪȕȜȠȣ į‫ ޡ‬țĮȡʌާȢ Ƞ੝ țȡĮIJİ૙ ıIJȐȤȣȞ.


El fruto del papiro [Egipto] no aventaja a la espiga [Grecia]43.

Il. VI. 159:


ǽİઃȢ Ȗ੺ȡ Ƞੂ ‫ބ‬ʌާ ıț‫ޤ‬ʌIJȡ࠙ ‫݋‬į‫ޠ‬ȝĮııİ.
Pues Zeus los [a los argivos] sometió bajo el cetro [poder] de él [Preto].

Es el caso también de la marca de un objeto por el objeto mismo: conducir


un (coche de la casa) AUDI:

Gerardo Mercator (1512-1595) adoptó como emblema para su libro de ma-


pas la figura de Atlante, cuyo mito lo presenta sosteniendo la bóveda celeste por
castigo de Zeus (metonimia mitológica); de aquí, pues, la denominación de atlas
que ha prevalecido para designar cualquier libro de ese contenido.

42
Milón de Crotona fue quizás el más famoso pugilista de los que compitieron en los juegos atléticos
griegos, en particular en los de Olimpia. De aquí que deba interpretarse su figura como el pugilato en
sí mismo –metonimia del autor por su obra–, según corrobora el resto de la frase: el hidrónimo Alfeo
está empleado a su vez por el topónimo Olimpia, por cuyas inmediaciones discurre. En relación con
este Idilio de Teócrito, se trata de un pastor que ocasionalmente ha dejado su oficio para acudir a los
juegos olímpicos y participar en el pugilato.
43
Este verso figura también en la tradición paremiográfica por obra de Zenobio Parisino (I. 73).

152 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


D. de Rivas, A la victoria de Bailén 80-85:
Ya llegan en tu busca, Dupont fiero,
las fuerzas españolas
al campo de Bailén, y en los pendones,
que abatieron del bárbaro agareno
las blancas lunas y encrespadas colas,
tremolan los castillos y leones.

6. El instrumento por el agente:

Esq. Siete, 216: ʌȪȡȖȠȞ ıIJȑȖİȚȞ İ੡Ȥİıșİ ʌȠȜȑȝȚȠȞ įȩȡȣ.


Pedid que la torre nos resguarde de la lanza enemiga.

La mejor raqueta de España (R. Nadal).

7. El lugar por el producto autóctono: tomarse un (un vaso de vino de) jerez:

Euríp. If. Ául. 1059-1061:


਩ȝȠȜİȞ ੂʌʌȠȕ੺IJĮȢ
ȀİȞIJĮ઄ȡȦȞ ਥʌ੿ įĮ૙IJĮ IJ੹Ȟ
șİ૵Ȟ țȡĮIJોȡ੺ IJİ Ǻ੺țȤȠȣ.
El ecuestre tropel de los centauros se dirigía al banquete de los dioses y a la cráte-
ra de Baco [a beber el licor báquico].

Plat. Eutid. 301e: ਵįȘ țȠȜȠijࠛȞĮ ਥʌȚIJȚșİ૙Ȣ IJૌ ıȠij઀઺.


Ya has puesto el colofón a tu sabiduría.

Teócr. XIV. 15-16:


ਕȞ૶ȟĮ į੻ ǺަȕȜȚȞȠȞ Į੝IJȠ૙Ȣ
İ‫ެރ‬įȘ IJİIJંȡȦȞ ਥIJ੼ȦȞ ıȤİįઁȞ ੪Ȣ ਕʌઁ ȜĮȞ૵.
Y les destapó un biblos oloroso de cuatro años como recién traído del lagar.

A las antiguas figurillas femeninas, fabricadas con terracota en Tanagra,


modernamente se las conoce con el nombre de “tanagras”.

8. Lo físico por lo moral: carecer de entrañas (de buenos sentimientos).

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 153


Il. XIV. 141: ਥʌİ੿ Ƞ‫ އ‬Ƞ‫ݏ ݨ‬ȞȚ ijȡ‫ޢ‬ȞİȢ.
Pues él [Aquiles] no tiene entrañas.
Ibid. XXIV. 205 y 521: ıȚįȒȡİȚóȞ ȞȪ IJȠȚ ‫ݝ‬IJȠȡ.
¡De hierro es tu corazón!

9. La divinidad-símbolo por lo que simboliza (metonimia mitológica o mitologis-


mo):

Il. II. 381: ੆ȞĮ ıȣȞ੺ȖȦȝİȞ ਡȡȘĮ.


Para que excitemos a Ares [trabemos combate].

Eur. Bac. 773: Ƞ੅ȞȠȣ į੻ ȝȘț੼IJ’ ੕ȞIJȠȢ Ƞ੝ț ਩ıIJȚȞ Ȁ઄ʌȡȚȢ.


Si ya no hay vino, no hay Cipris’ [Afrodita, o sea, amor44].

10. El antecedente por el consiguiente:

aquí (un lugar en ruinas) fue Troya,


consiguiente antecedente

Eur. Troy. 99-100:


Ƞ‫ރ‬ț‫ޢ‬IJȚ ȉȡȠަĮ
IJ‫ޠ‬įİ țĮ੿ ȕĮıȚȜોȢ ਥıȝİȞ ȉȡȠ઀ĮȢ.
Esto [un lugar devastado] ya no es Troya ni somos reyes de Troya.
consiguiente antecedente

Los graneros rebosaron < hubo tan gran cosecha que...


consiguiente antecedente

ȉeócr. Vǿǿ. 33-34:


ȝ੺ȜĮ Ȗ੺ȡ ıijȚıȚ ʌަȠȞȚ ȝ‫ޢ‬IJȡ࠙
ਖ įĮ઀ȝȦȞ İ‫އ‬țȡȚșȠȞ ܻȞİʌȜ‫ޤ‬ȡȦıİȞ ܻȜȦ‫ޠ‬Ȟ.
Especialmente para ellos la diosa [Deméter] con medidas colmadas les llenó la era
de abundante cebada.

44
Vid. infra ANTONOMASIA.

154 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Para este consiguiente habría que suponer un antecedente como, p. e.: “en
gracia a su generosidad, la diosa…” o viceversa: el consiguiente por el antecedente
(ambos casos reciben el nombre de metalepsis45):

Il. XVI. 203: ıȤ੼IJȜȚİ ȆȘȜ੼ȠȢ ȣੂ੼, ȤިȜ࠙ ܿȡĮ ı’ ‫ݏ‬IJȡİijİ ȝ‫ޤ‬IJȘȡ.
Abominable hijo de Peleo, ¡con hiel te crió tu madre!
consiguiente

Del mismo modo, el antecedente podría ser: “no con leche, sino…”

Esq. Coéf. 928: Ƞ‫’ ݩ‬Ȗޫ IJİțȠࠎıĮ IJިȞį’ ‫ݻ‬ijȚȞ ‫݋‬șȡİȥ‫ޠ‬ȝȘȞ.


¡Ay de mí, que después de haber parido alimenté a esta sierpe!
consiguiente

Igualmente, el antecedente podría ser: “En vez de a un hijo,…”

11. El continente por el contenido: el teatro (los espectadores) aplaudía, tomarse


unas copas (de vino).

Od. XVII. 11-12: įઆıİȚ į੼ Ƞੂ ੖Ȣ ț’ ਥș੼ȜૉıȚ


ʌ઄ȡȞȠȞ țĮ੿ țȠIJުȜȘȞ.
Y el que quiera le dará un mendrugo y una cotila [de vino].

ȉeognis 489-490:
ਲ ȝ੻Ȟ Ȗ੹ȡ ij੼ȡİIJĮȚ ijȚȜȠIJ੾ıȚȠȢ, ਲ į੻ ʌȡંțİȚIJĮȚ,
IJ੽Ȟ į੻ șİȠ૙Ȣ ıʌ੼ȞįİȚȢ, IJ੽Ȟ į’ ਥʌ੿ ȤİȚȡઁȢ ਩ȤİȚȢ.
La [copa] que se te ofrece es la de la amistad; la segunda, la del brindis; la tercera,
la de la libación a los dioses, y la última, la tienes en la mano.

12. La especie por el individuo (el nombre propio por el común): el Nazareno
(Jesús); es, además, una antonomasia,

Esq. Sup. 1031-1034:


ਥʌ઀įȠȚ į’ ਡȡIJİȝȚȢ ਖȖȞ੹
ıIJઁȜȠȞ ȠੁțIJȚȗȠȝ੼ȞĮ, ȝȘį’ ਫ਼ʌ’ ਖȞ੺ȖțĮȢ

45
Se expondrá más adelante.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 155


Ȗ੺ȝȠȢ ਩ȜșȠȚ KȣșİȡİȓĮȢ·
ıIJȪȖȚȠȞ ʌȑȜȠȚ IJȩį’ ਛșȜȠȞ.
Que la casta Ártemis mire a nuestro clan [las Danaides] con compasión y que no
llegue nuestra boda por la necesidad de Citerea: que este premio resulte odioso
[para Afrodita, nacida y venerada en la isla de Citera].

Y viceversa: el individuo por la especie (el n. común por el propio): es un


mecenas (protector de la cultura): es asimismo una antonomasia:

Il. XVI. 817: ਗȥ ਦIJ੺ȡȦȞ İੁȢ ਩șȞȠȢ ਥȤ੺ȗİIJȠ ț߱ȡ’ ܻȜİİަȞȦȞ.


Se replegaba hacia el grupo de sus compañeros para eludir la parca.

Ibid. 852-853: ਕȜȜ੺ IJȠȚ ਵįȘ


ਙȖȤȚ ʌĮȡ੼ıIJȘțİȞ ș੺ȞĮIJȠȢ țĮ઀ ȝȠ߿ȡĮ țȡĮIJĮȚ‫ޤ‬.
Sino que ya estaban cerca la muerte y el poderoso destino.

Estar en un dédalo de confusiones [nombre del constructor del famoso laberinto de


Creta].

Etimol.: ȝİIJȦȞȣȝ઀Į < ȝİIJȠȞȠȝ੺ȗİȚȞ, ‘llamar con nuevo nombre’.

Sinón.: ਫ਼ʌĮȜȜĮȖ੾, transnominatiǀ, denominatiǀ.

SINÉCDOQUE.- Mediante este tropo, una palabra sustituye a otra porque


entre ambas –sustituyente y sustituida, o viceversa– hay una relación de compren-
sión semántica; dicho de otro modo, el hecho trópico es posible cuando el conteni-
do conceptual de la una incluye el de la otra. Se conocen hasta seis tipos:

1. La parte por el todo: un rebaño de diez cabezas (reses); veíanse a lo lejos cien
velas (naves); Washington (EE. UU.) opina; la victoria quedó por (el ejército de)
César; moza de quince abriles (años); la Providencia (Divina); pueblo de mil al-
mas (personas).

Il. XI. 54-55


Ƞ੢ȞİțĮ ਩ȝİȜȜİ
ʌȠȜȜ੹Ȣ ੁijș઀ȝȠȣȢ țİijĮȜ੹Ȣ ਡȧįȚ ʌȡȠȧ੺ȥİȞ.
Porque iba a precipitar al Hades muchas valientes cabezas [guerreros].

156 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Sóf. Ay. 85: ਥȖઅ ıțȠIJȫıȦ ȕȜȑijĮȡĮ țĮ੿ įİįȠȡțȩIJĮ.
Yo cegaré tus párpados [ojos] aunque estén mirando.

Eur. Troy. 131-133:


ȉȡȠ઀ĮȢ ਥȞ țંȜʌȠȚȢ
IJ੹Ȟ ȂİȞİȜ੺Ƞȣ ȝİIJĮȞȚıંȝİȞĮȚ
ıIJȣȖȞ੹Ȟ ਙȜȠȤȠȞ, Ȁ੺ıIJȠȡȚ ȜઆȕĮȞ
IJ૶ IJ’ Ǽ੝ȡઆIJ઺ į઄ıțȜİȚĮȞ.
Para buscar en la bahía de Troya a la odiosa esposa de Menelao, ruina de Cástor e
infamia para el Eurotas [Esparta].

Y viceversa: el todo por la parte: perecieron cincuenta hombres (cuerpos), brilla-


ban las lanzas (los cuentos):

Il. I. 10: ȞȠ૨ıȠȞ ਕȞ੹ ıIJȡĮIJઁȞ ੯ȡıİ țĮț੽Ȟ ‫ݷ‬Ȝ‫ޢ‬țȠȞIJȠ į‫ ޡ‬ȜĮȠ੿.


Suscitó una grave calamidad en el ejército, y perecían los guerreros.

2. La materia por la obra: el bronce (la campana, el cañón, la lanza); el acero (la
espada).

Il. ȋǿǿǿ. 388: įȚĮʌȡઁ į੻ ȤĮȜțާȞ ਩ȜĮııİȞ.


Y hundió el bronce hasta el fondo [de la garganta].

Esq. Coéf. 575-576:


ȞİțȡȩȞ
șȒıȦ ʌȠįȫțİȚ ʌİȡȚȕĮȜઅȞ ȤĮȜțİȪȝĮIJȚ.
Lo haré cadáver, atravesándolo con mi rápido bronce [espada].

Sóf. Ay. 147: țIJİ઀ȞȠIJ’ Į‫ݫ‬șȦȞȚ ıȚį‫ޤ‬ȡ࠙.


Tras matarlo con el fulgente acero.

3. El número: a) singular por plural: el hombre (los hombres); el español (los espa-
ñoles):

Il. XIII. 279: IJȠީ ȝ੻Ȟ Ȗ੺ȡ IJİ țĮțȠࠎ IJȡ੼ʌİIJĮȚ ȤȡઅȢ.


Al [los]cobarde[s] se le[s] cambia el color.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 157


Sóf. Ant. 528-530:
ȞİijȑȜȘ į’ ੑijȡȪȦȞ ਫ਼ʌ੻ȡ ĮੂȝĮIJȩİȞ
૧ȑșȠȢ ĮੁıȤȪȞİȚ,
IJȑȖȖȠȣı’ İ‫ࠛރ‬ʌĮ ʌĮȡİȚȐȞ.
Y una nube sobre sus cejas desfigura su congestionado rostro empapando su[s]
bella[s] mejilla[s],

y viceversa: b) plural por singular: los Góngoras, los Quevedos (los buenos poe-
tas). Gramaticalmente, se trata del plural llamado laudativo. Como caso particular
está el plural de modestia o autor: aplazamos (aplazo) la explicación...; en nuestra
(mi) opinión…:

Sóf. Ant. 59-60:


İੁ ȞȩȝȠȣ ȕȓ઺
ȥȒijȠȞ IJȣȡȐȞȞȦȞ ਲ਼ țȡȐIJȘ ʌĮȡȑȟȚȝİȞ.
Si con violencia de la ley quebrantamos la orden o el poder de los tiranos [del tira-
no Creonte].

Tr. 920: ‫ ޕ‬ȜȑȤȘ IJİ țĮ‫ ޥ‬Ȟȣȝijİ߿’ ‫݋‬ȝȐ.


¡Oh lecho[s] y cámara[s] nupciales mía[s]!

Eur. If. Taur. 152-153: ੑȜંȝĮȞ ੑȜȠȝĮȞ·


Ƞ੝ț İ੅ı’ ȠੇțȠȚ ʌĮIJȡ૶ȠȚ.
Estoy perdida, estoy perdida:
ya no existe[n] mi[s] hogar[es] paterno[s].

c) determinado por indeterminado: te lo he dicho mil (muchas) veces.

Il. VIII. 562: ȤަȜȚ’ ਙȡ’ ਥȞ ʌİį઀૳ ʌȣȡ‫ ޟ‬țĮ઀İIJȠ.


Mil hogueras ardían en la llanura.

Esq. Pers. 979-980.


IJઁȞ ıઁȞ ʌȚıIJઁȞ ʌȐȞIJ’ ੑijșĮȜȝઁȞ
ȝȣȡȓĮ ȝȣȡȓĮ ʌİȝʌĮıIJ੹Ȟ.
Al que era en todo tu ojo fiel, el que contaba por miles y miles [sus tropas].

158 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Esquilache: Mil veces digo a mis males
que en los agravios que siento,
si es tiempo para sufrir,
para quejarse no es tiempo.

4. El género por la especie: el animal (irracional) estaba furioso; los mortales (los
hombres):

Od. VII. 208-210:

Ƞ੝ Ȗ੹ȡ ਥȖȫ Ȗİ
ਕșĮȞȐIJȠȚıȚȞ ਩ȠȚțĮ, IJȠ੿ Ƞ੝ȡĮȞઁȞ İ੝ȡઃȞ ਩ȤȠȣıȚȞ,
Ƞ੝ į੼ȝĮȢ Ƞ੝į੻ ijȣ੾Ȟ, ਕȜȜ੹ șȞȘIJȠ߿ıȚ ȕȡȠIJȠ߿ıȚȞ
Pues yo no me parezco a los inmortales, que poseen el espacioso cielo, ni en cuanto
al cuerpo ni en cuanto a su naturaleza, sino a los perecederos mortales,

y viceversa: todo hombre (y mujer) es mortal; ganarás el pan (el alimento) con el
sudor de tu frente:

Sóf. E. R. 437: IJȓȢ įȑ ȝ’ ‫݋‬țijȪİȚ ȕȡȠIJࠛȞ;


¿Quién [hombre o mujer] de los mortales me engendró?

5. Lo abstracto por lo concreto: la ignorancia (los ignorantes) es atrevida; lat.:


dirimere iras (‘dividir a los airados’); división de opiniones (los opinantes se divi-
den).

Esq. Coéf. 1028:


ʌĮIJȡȠțIJંȞȠȞ ȝȓĮıȝĮ țĮ੿ șİ૵Ȟ ıIJȪȖȠȢ.
Impureza [impura] asesina de mi padre y odio [ser odioso] de los dioses.

Sóf. Ant. 506-507:


ਕȜȜ’ ‫ ݘ‬IJȣȡĮȞȞ‫ޥ‬Ȣ ʌȠȜȜȐ IJ’ ਙȜȜ’ İ੝įĮȚȝȠȞİ૙
țਙȟİıIJȚȞ Į੝IJૌ įȡ઼Ȟ ȜȑȖİȚȞ șૅਘ ȕȠȪȜİIJĮȚ.
La tiranía [el tirano] se complace con frecuencia entre otras cosas en que le sea
posible hacer y decir lo que quiere.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 159


6. El continente por el contenido: Gerona (los gerundenses) humilló a los france-
ses.

Il. XXII. 410-411:


‫ސ‬Ȣ İ‫݀ ݧ‬ʌĮıĮ
‫ݳ‬ȜȚȠȢ ੑijȡȣંİııĮ ʌȣȡ੿ ıȝ઄ȤȠȚIJȠ țĮIJ’ ਙțȡȘȢ.
Como si la eminente Ilión se consumiera entera por el fuego desde su ciudadela.

Sóf. Ay. 1054:


ਥȟȘȪȡȠȝİȞ ȗȘIJȠ૨ȞIJİȢ ਥȤșȓȦ ĭȡȣȖࠛȞ.
Hemos descubierto, tras comprobarlo, a un hombre peor que los frigios46 [los tro-
yanos].

Heród. VI. 21. 2: ਥȢ į੺țȡȣ੺ IJİ ਩ʌİıİ IJާ ș‫ޢ‬ȘIJȡȠȞ.


Ǽl teatro [los espectadores] prorrumpió en llanto.

El nombre de “griegos” < graeci, grai < īȡĮȚțȠȓ, que se dio a los naturales
de la Hélade, se debe a que los primeros helenos (ਰȜȜȘȞİȢ) que los romanos cono-
cieron fueron los componentes de una tribu de la región de Tanagra (Beocia).
Tras lo expuesto a propósito de la metonimia y de la sinécdoque, se advier-
te que ambos tropos tienen una zona común, la del continente por el contenido; así,
los ejemplos el teatro aplaudía o el teatro prorrumpió en llanto, en lugar de los
espectadores, hay que interpretarlos como muestras de metonimia, acaso porque
entre contenido y continente la relación semántica es nula; en cambio, en el de
Gerona humilló a los franceses, en vez de los gerundenses, continente y contenido
derivan ambos del mismo étimo, además de mediar entre ellos la relación com-
prensiva de lo general por lo particular, es decir, del todo y la parte. De aquí que
este tipo, común a ambos tropos, aparezca alojado ya en uno ya en otro o bien sea
tenido las más de las veces en exclusiva como metonimia, tal vez porque la sinéc-
doque es considerada por Lausberg (1966, II, 76) como una metonimia de relación
cuantitativa.

Etimol.: ıȣȞİțįȠȤ੾ < ıȣȞİțį੼ȤİıșĮȚ, ‘comprender’.

Sinón.: conceptiǀ, intelectiǀ.

46
Se trata, pues, de un hiperónimo (frigios) y un hipónimo (troyanos).

160 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


IV. TROPOS DE SENTENCIA O PENSAMIENTO [sermonis mutatiǀ]

perífrasis
antonomasia
alegoría
enigma
por amplificación alegorismo
hipérbole
tapinosis
lítotes o atenuación
alusión

paralipsis, preterición, o pretermisión


paradoja o antilogía
adínaton o imposible

epítrope o permisión
cleuasmo
prospoyesis
sarcasmo
por contraste micterismo
ironía epicertomesis
carientismo o escoma
diasirmo
asteísmo
antífrasis
hipocorismo
exutenismo

prosopopeya
por analogía o semejanza eufemismo
metalepsis

por asociación atípica: sinestesia

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 161


TROPOS DE SENTENCIA o PENSAMIENTO [Sermonis mutatiǀ].- En
esta clase de tropos el proceso mental es más complejo que en los de dicción por-
que no se sustituye solo una palabra, sino porque dicha sustitución afecta a todo un
pensamiento o frase. Con razón Quintiliano distingue, a propósito de la ironía,
entre el tropo de palabra y el de pensamiento, al que denomina schêma (9. 2. 44),
esto es, algo de mayor entidad que la simple verbi mutatiǀ.

1. POR AMPLIFICACIÓN.- Dada su naturaleza cuantitativa, puede mani-


festarse en dos direcciones, como aumento (Į੡ȟȘıȚȢ, amplificatiǀ) o como dismi-
nución (ȝİ઀ȦıȚȢ, minutiǀ) de la realidad.

PERÍFRASIS.- (Como figura pintoresca, quedó ya descrita). Como tropo


de sentencia, la perífrasis implica la sustitución de una palabra con sentido propio
por un grupo léxico que la glosa y detalla a modo de definición; viene a cumplir,
pues, con la immutatiǀ verborum de los tropos. El término sustituido puede ser
incluso nombrado, como en

Od. VII. 167: ੂİȡઁȞ ȝ੼ȞȠȢ ਝȜț઀ȞȠȚȠ.


El sagrado poder de Alcínoo, [por Alcínoo].

Sóf. E. R. 69-71:
ʌĮ߿įĮ Ȗ੹ȡ ȂİȞȠȚț‫ޢ‬ȦȢ
Ȁȡ੼ȠȞIJ’, ਥȝĮȣIJȠ૨ ȖĮȝȕȡંȞ, ‫݋‬Ȣ IJ‫ ޟ‬ȆȣșȚț‫ޟ‬
਩ʌİȝȥĮ ĭȠަȕȠȣ įެȝĮș’.
Pues envié al hijo de Menecio, Creonte, mi propio cuñado, a la Pítica morada de
Febo [Delfos].

Eur. If. Taur. 159-166:


મ IJ੺ıįİ ȤȠ੹Ȣ
ȝ੼ȜȜȦ țȡĮIJોȡ੺ IJİ IJઁȞ ijșȚȝ੼ȞȦȞ
ਫ਼ȖȡĮ઀ȞİȚȞ ȖĮ઀ĮȢ ਥȞ ȞઆIJȠȚȢ,
ʌĮȖ੺Ȣ IJ’ Ƞ੝ȡİȚ઼Ȟ ਥț ȝંıȤȦȞ
Ǻ੺ȖȤȠȣ IJ’ ȠੁȞȘȡ੹Ȣ ȜȠȚȕ੹Ȣ
ȟȠȣș઼Ȟ IJİ ʌંȞȘȝĮ ȝİȜȚıı઼Ȟ,
ਚ ȞİțȡȠ૙Ȣ șİȜțIJ੾ȡȚĮ Ȥİ૙IJĮȚ.
En cuyo honor voy a verter estas libaciones en las espaldas de la tierra: una crátera
para los muertos, el flujo de un ganado criado en el monte [leche], el vino de Baco

162 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


y el laborioso fruto de las sonoras abejas [miel], lo cual es propicio para los muer-
tos,

o bien, silenciado: Il. I. 9: ȁȘIJȠ૨Ȣ țĮ੿ ǻȚઁȢ ȣੂંȢ.


El hijo de Leto y Zeus, [en vez de Apolo].

ANTONOMASIA.- Como se vio al tratar de la metonimia, la antonomasia


es un caso particular de ella, en la modalidad de “la especie por el individuo”, al
sustituirse el nombre propio por el común: así, el Nazareno (un apelativo gentili-
cio) sustituye a Jesús, o el Atrida (un apelativo patronímico) a Agamenón o a Me-
nelao. También el hecho trópico puede expresarse, según se ha visto, por una perí-
frasis: el hijo de Leto y Zeus, en vez de Apolo.
Si, por el contrario, se toma “el individuo por la especie”, con sustitución del
nombre común por el propio, como en la expresión es un mecenas, para significar
la cualidad de benefactor por su prototipo, se comete asimismo antonomasia, la
llamada “vossiana” (de Vossio, su formulador47). De acuerdo con el esquema que
presenta, la antonomasia puede derivar de la metonimia; en concreto, de la meto-
nimia mitológica, en la que la divinidad-símbolo figura en lugar del símbolo que
representa, como en el ejemplo citado de Eur. Bac. 773 en la pág. 148: Ƞ੅ȞȠȣ į੻
ȝȘț੼IJ’ ੕ȞIJȠȢ Ƞ੝ț ਩ıIJȚȞ Ȁ઄ʌȡȚȢ. ‘Si ya no hay vino, no hay Cipris [Afrodita, o sea,
amor].
Asimismo el nombre de Febo, en lugar de Apolo, era un antiguo epíteto de
este dios con el significado de ‘el brillante’, ya acompañándolo –la mayoría de las
veces– ya sustituyéndolo, como el siguiente ejemplo:

Il. XV. 221: ਩ȡȤİȠ Ȟ૨Ȟ, ijȓȜİ ĭȠ߿ȕİ, ȝȑș’ ਰțIJȠȡĮ ȤĮȜțȠțȠȡȣıIJȒȞ.
Ve ahora, caro Febo, en busca de Héctor, de broncíneo casco.

Il. I. 7: ݃IJȡİ߾įȘȢ IJİ ਙȞĮȟ ਕȞįȡ૵Ȟ țĮ੿ į૙ȠȢ ਝȤȚȜȜİ઄Ȣ.


El Atrida, soberano de hombres, y el divino Aquiles.

La aposición explicativa soberano de hombres, aplicada al Atrida, tiene aquí


un valor antonomástico puesto que es un distintivo de Agamenón frente a Menelao,
de rango siempre inferior a su hermano.
Debe incluirse aquí un tipo especial de antonomasia que se da en construccio-
nes poliptóticas nominales, esto es, cuando se utiliza un nombre en diferentes ca-

47
Gramático y rétor de los siglos XVI y XVII.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 163


sos, esquema al que podría aplicarse la denominación de antonomasia “superlativa”
(Sánchez Lasso, 1968, 440) o “encarecedora”, como

hebr. Sir Ha-Sirín, ‘el Cantar de los cantares’ (el cantar por antonomasia).

Eclesiastés 1. 2: ȝĮIJĮȚંIJȘȢ ȝĮIJĮȚȠIJ੾IJȦȞ, Vanitas vanitatum.

Deuter. 10. 17: Ȁ઄ȡȚȠȢ IJ૵Ȟ țȣȡ઀ȦȞ, ‘Señor de señores’.

ǺĮıȚȜİઃȢ ȕĮıȚȜ੼ȦȞ, ‘Rey de reyes’.

Sóf. E. R. 334: ੯ țĮț૵Ȟ ț੺țȚıIJİ.


¡Oh, el más malvado de los malvados!

Esq. Sup. 524-526:


ਙȞĮȟ ਕȞȐțIJȦȞ, ȝĮțȐȡȦȞ
ȝĮțȐȡIJĮIJİ țĮ੿ IJİȜȑȦȞ
IJİȜİȚȩIJĮIJȠȞ țȡȐIJȠȢ, ੕ȜȕȚİ ǽİ૨,
ʌȚșȠ૨.
Rey de reyes, el más dichoso de los dichosos, poder el más soberano de los sobera-
nos, feliz Zeus, atiéndeme.

Pers. 666: įȑıʌȠIJĮ įİıʌȠIJ઼Ȟ ijȐȞȘșȚ.


¡Señor de señores, aparécete!

Don J. Tenorio: 1720: Inés, Alma de mi alma.

Etimol.: ਕȞIJȠȞȠȝĮı઀Į < ਕȞIJȠȞȠȝ੺ȗİȚȞ, ‘llamar con un nombre diferente’, ‘desig-


nar’.

Sinón.: pronominatiǀ.

ALEGORÍA.- Si, etimológicamente, el término significa «hablar por medio


de otras palabras», desde un punto de vista temático, la definición de Quintiliano
«una metáfora continuada produce una alegoría» (9. 2. 46) es reconocida univer-
salmente como la más completa por su densidad y síntesis. En efecto, tomando
como base el recurso de la evocación metafórica, el escritor utiliza una serie de

164 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


términos figurados llamados símbolos que solapan otra serie de términos reales,
metaforizados, y que tienen correspondencia cabal con los no mentados, de cuya
interpretación se encarga el lector u oyente.
Aparte de las parábolas, fábulas, apólogos y proverbios, impregnados siempre
de sentido alegórico, ejemplos famosísimos son “la nave del Estado” (cuyo creador
fue Arquíloco, frg. 163), la alegoría platónica de la caverna (República 514a-516c)
la oda horaciana O navis, Pobre barquilla mía (Lope); la Divina Comedia; los au-
tos sacramentales, las loas, etc. No obstante, consignaremos la célebre fábula esó-
pica: ī੼ȡȦȞ țĮ੿ Ĭ੺ȞĮIJȠȢ, El viejo y la Muerte (Ǿsr. 60, Ch. 78):

ī੼ȡȦȞ ʌȠIJ੻ ȟ઄ȜĮ țંȥĮȢ țĮ੿ IJĮ૨IJĮ ij੼ȡȦȞ ʌȠȜȜ੽Ȟ ੒įઁȞ ਩ȕ੺įȚȗİ. ǻȚ੹ į੻ IJઁȞ
țંʌȠȞ IJોȢ ੒įȠ૨ ਕʌȠș੼ȝİȞȠȢ IJઁ ijȠȡIJ઀ȠȞ IJઁȞ Ĭ੺ȞĮIJȠȞ ਥʌİțĮȜİ૙IJȠ. ȉȠ૨ į੼ ĬĮȞ੺IJȠȣ
ijĮȞ੼ȞIJȠȢ țĮ੿ ʌȣșȠȝ੼ȞȠȣ, įȚ’ ਵȞ ĮੁIJ઀ĮȞ Į੝IJઁȞ ਥʌİțĮȜİ૙IJȠ, ਩ijȘ·
-੍ȞĮ IJઁ ijȠȡIJ઀ȠȞ ਙȡૉȢ.
੘ ȜંȖȠȢ įȘȜȠ૙, ੖IJȚ ʌ઼Ȣ ਙȞșȡȦʌȠȢ ijȚȜȠȗȦİ૙, țਙȞ įȣıIJȣȤૌ Ȝ઀ĮȞ.
Una vez un viejo, que había cortado leña, tras cargársela, emprendió un largo
camino. A causa de la fatiga de este, después de desprenderse de la carga, llamó a
la Muerte. Al aparecerse esta y preguntarle por qué motivo la llamaba, respondió:
«Para que me lleves la carga».
La fábula muestra que todos los hombres aman la vida por penosa que sea.

Esq. Agam. 1258-1260:


[Vaticinio de Casandra]
Į੢IJȘ į઀ʌȠȣȢ Ȝ੼ĮȚȞĮ ıȣȖțȠȚȝȦȝ੼ȞȘ
Ȝ઄ț૳, Ȝ੼ȠȞIJȠȢ İ੝ȖİȞȠ૨ ,
țIJİȞİ૙ ȝİ IJ੽Ȟ IJ੺ȜĮȚȞĮȞ.
Esta leona de dos pies [Clitemestra] que se acuesta con un lobo [Egisto], en ausen-
cia del noble león [Agamenón], me matará a mí, desdichada.

He aquí también el final de una parábola evangélica en el texto de S. Mateo 7.


3-5, que S. Lucas (6. 41-42) repite literalemente y que coincide, mutatis mutandis,
con Séneca:

ਫ਼ʌȠțȡȚIJ੺, ਩țȕĮȜİ ʌȡ૵IJȠȞ IJ੽Ȟ įȠțઁȞ ਥț IJȠ૨ ੑijșĮȜȝȠ૨ ıȠȣ, țĮ઀ IJંIJİ įȚĮȕȜ੼ȥİȚȢ
ਥțȕĮȜİ૙İȞ IJઁ ț੺ȡijȠȢ ਥț IJȠ૨ ੑijșĮȜȝȠ૨ IJȠ૨ ਕįİȜijȠ૨ ıȠȣ.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 165


Hipócrita, saca primero la viga que hay en tu ojo, y entonces verás mejor sacar la
paja del ojo de tu hermano.

Séneca, por su parte, les corresponde en su De beata vita 27. 4 con la siguien-
te sentencia: pupulas alienas observat ipse plurimis ulceris obsitus, ‘uno mismo,
incluso llena de muchas úlceras, fija su mirada en las pupilas ajenas’. Y en otro de
sus tratados De ira 2. 28. 8, el primer miembro de su máxima: aliena vitia in oculis
habemus, ‘tenemos en nuestros ojos los vicios ajenos’, coincide con la de los dos
evangelistas, mientras que el segundo, a tergo nostra sunt, ‘los nuestros quedan a
la espalda’, recuerda la fábula esópica de Las dos alforjas, en las que se transportan
los defectos humanos, en la delantera los ajenos, y en la trasera los propios; por
ello los hombres no pueden ver estos, pero sí con detalle los defectos de los demás.

Etimol.: ਕȜȜȘȖȠȡ઀Į < ਕȜȜȘȖȠȡİ૙Ȟ < ਕȜȜ੺-ਕȖȠȡİ઄İȚȞ, ‘decir otras cosas’, ‘hablar
por medio de otras palabras’.

Sinón.: inversiǀ.

ENIGMA.- Es una alegoría en clave, enunciada en lenguaje críptico, cuya


solución o descodificación se confía a la sagacidad del oyente o lector. El más
célebre, el propuesto por la Esfinge a Edipo:

Diod. de Sicil. IV. 63. 3:


IJ઀ ਥıIJȚ IJઁ Į੝IJઁ į઀ʌȠȣȞ, IJȡ઀ʌȠȣȞ, IJİIJȡ੺ʌȠȣȞ;
¿Qué es, siendo lo mismo, lo que tiene dos pies, tres pies y cuatro pies?

Veamos el enigma versificado por Lope de Vega:

¿Cuál es el miserable caminante


que en cuatro pies comienza su camino,
y luego en dos le pone su destino,
porque con menos va hacia adelante?
Es en todas cosas inconstante,
y en todas sus posadas peregrino,
y cuando a la postrera está vecino,
anda en tres pies, y no en un instante.

166 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Gª Lorca: En la redonda
encrucijada
seis doncellas
bailan.
Tres de carne
y tres de plata.

En general, cualquier adivinanza de carácter lúdico o popular:

En medio del cielo estoy Casco de grana,


sin ser sol ni luna bella, gran caballero,
sin ser lucero ni estrella, capa dorada
adivíname quién soy. y espuela de acero.

La solución del primero es la vocal e. La del segundo está en la definición gongori-


na: «Doméstico del sol, nuncio canoro».

Etimol.: Į੅ȞȚȖȝĮ, ‘lo que se deja entender’ (por oposición a lo que se dice clara-
mente) < ĮੁȞ઀ııİıșĮȚ, ‘hablar con palabras de doble sentido’.

Sinón.: aenigma.

ALEGORISMO.- Variedad de la alegoría, que no llega a ser completa puesto


que se toman indistintamente símbolos y términos reales; o sea, el discurso se
mueve de modo indistinto entre el plano de lo ideal y lo real, entre la abstracción y
la concreción:

Esq. Sup. 469-471:


țĮț૵Ȟ į੻ ʌȜોșȠȢ ʌȠIJĮȝઁȢ ੮Ȣ ਥʌȑȡȤİIJĮȚ·
ਙIJȘȢ į’ ਙȕȣııȠȞ ʌȑȜĮȖȠȢ Ƞ੝ ȝȐȜ’ İ੡ʌȠȡȠȞ
IJȩį’ ਥıȕȑȕȘțĮ, țȠ੝įĮȝȠ૨ ȜȚȝ੽Ȟ țĮț૵Ȟ.
Y un cúmulo de desgracias me inundan como un río y he desembocado en un mar
insondable de desdichas en modo alguno fácil de surcar y en ninguna parte hay un
puerto para mis males.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 167


Sóf. Ant. 473-479:
ਕȜȜ’ ੅ıșȚ IJȠȚ IJ੹ ıțȜȒȡ’ ਙȖĮȞ ijȡȠȞȒȝĮIJĮ
ʌȓʌIJİȚȞ ȝȐȜȚıIJĮ, țĮ੿ IJઁȞ ਥȖțȡĮIJȑıIJĮIJȠȞ
ıȓįȘȡȠȞ ੑʌIJઁȞ ਥț ʌȣȡઁȢ ʌİȡȚıțİȜો
șȡĮȣıșȑȞIJĮ țĮ੿ ૧ĮȖȑȞIJĮ ʌȜİ૙ıIJ’ ਙȞ İੁıȓįȠȚȢ.
ıȝȚțȡ૶ ȤĮȜȚȞ૶ į’ ȠੇįĮ IJȠઃȢ șȣȝȠȣȝȑȞȠȣȢ
੆ʌʌȠȣȢ țĮIJĮȡIJȣșȑȞIJĮȢ· Ƞ੝ Ȗ੹ȡ ਥțʌȑȜİȚ
ijȡȠȞİîȞ ȝȑȖ’ ੖ıIJȚȢ įȠ૨ȜȩȢ ਥıIJȚ IJ૵Ȟ ʌȑȜĮȢ.
Mas has de saber que las mentes demasiado obtusas precisamente se vienen abajo y
puedes comprobar que el hierro más tenaz y resistente, aun templado al fuego, se
torna quebradizo y se hace añicos. Yo sé que los caballos fogosos con un pequeño
bocado se doman. No es, pues, lícito que sea orgulloso el que es esclavo de su ve-
cino.

Aristóf. Aves 1105-1108:


ʌȡ૵IJĮ ȝ੻Ȟ Ȗ੹ȡ Ƞ੤ ȝ੺ȜȚıIJĮ ʌ઼Ȣ țȡȚIJ੽Ȣ ਥij઀İIJĮȚ,
ȖȜĮ૨țİȢ ਫ਼ȝ઼Ȣ Ƞ੡ʌȠIJ’ ਥʌȚȜİ઀ȥȠȣıȚ ȁĮȣȡİȚȦIJȚțĮ઀·
ਕȜȜ’ ਥȞȠȚț੾ıȠȣıȚȞ ਩ȞįȠȞ, ਩Ȟ IJİ IJȠ૙Ȣ ȕĮȜȜĮȞIJ઀ȠȚȢ
ਥȞȞİȠIJIJİ઄ıȠȣıȚ țਕțȜ੼ȥȠȣıȚ ȝȚțȡ੹ ț੼ȡȝĮIJĮ.
En primer lugar –cosa que en especial desea un juez–, nunca os faltarán las lechu-
zas48 de Laurion; vivirán dentro de las casas, anidarán en vuestros bolsos y empo-
llarán monedillas.

Espronc.: Tú eres, mujer, un fanal


de transparente hermosura:
ay de ti si por tu mal
rompe el hombre en su locura
tu misterioso cristal.

B. López: Filos. de un vicio 10-14: Dios, inmenso mar profundo


de amor, de gloria y bondad,
es bebedor tan fecundo,
que tiene por vaso el mundo...
por licor, la humanidad.

48
Estaban grabadas en las monedas de plata, procedente esta de las minas del monte Laurion, situado
al sur del Ática.

168 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


A. Machado. Soledades XI: En el corazón tenía
la espina de una pasión:
logré arrancármela un día:
ya no siento el corazón.

HIPÉRBOLE.- Es una amplificación inverosímil de la realidad, que es tras-


cendida de modo creciente o decreciente con una finalidad panegírica o encomiás-
tica o bien satírica y jocosa.

Hipérbole creciente:

Il. X. 437: ȜİȣțިIJİȡȠȚ ȤȚިȞȠȢ, șİ઀İȚȞ į’ ਕȞ੼ȝȠȚıȚȞ ੒ȝȠ૙ȠȚ.


[Caballos] más blancos que la nieve y que corren parejos a los vientos.

Esq. Pers. 87-88: ਫ਼ʌȠıIJ੹Ȣ


ȝİȖȐȜ࠙ ࠍİȪȝĮIJȚ ijȦIJ૵Ȟ.
Oponiéndose a una gran oleada de hombres.

Od. IX. 190-192:


țĮ੿ Ȗ੹ȡ șĮ૨ȝ’ ਥIJ੼IJȣțIJȠ ʌİȜઆȡȚȠȞ, Ƞ੝į੻ ਥ૴țİȚ
ਕȞįȡ઀ Ȗİ ıȚIJȠij੺Ȗ૳, ਕȜȜ੹ ૧઀૳ ਫ਼Ȝ੾İȞIJȚ
ਫ਼ȥȘȜ૵Ȟ ੑȡ੼ȦȞ, ੖ IJİ ijĮ઀ȞİIJĮȚ ȠੇȠȞ ਕʌ’ ਙȜȜȦȞ.
Pues era un monstruo espantoso [Polifemo], en modȠ alguno se parecía a los hom-
bres que se alimentan de pan, sino a una cumbre boscosa de altísimos montes que
estuviera aislado de los demás.

Sóf. Ant. 803-804: ੅ıȤİȚȞ į’


Ƞ੝țȑIJȚ ʌȘȖ‫ޟ‬Ȣ įȪȞĮȝĮȚ įĮțȡȪȦȞ.
Y ya no puedo contener mis torrentes de lágrimas.

Quev.: Érase un hombre a una nariz pegado...

Hipérbole decreciente: ser más fresco que una lechuga.

Esq. Sup. 786: Ƞ‫ݫ‬ȤȠȝĮȚ ijȩȕ࠙.


Me muero de miedo.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 169


Menand. Misánt. 124-125: Ƞ੝ț ੅ıIJİ IJઁ țĮțઁȞ ȠੈંȞ ਥıIJȚ. țĮIJ‫ޢ‬įİIJĮȚ
‫ݘ‬ȝߢȢ.
No sabéis lo malo que es. [Ése] nos come.

Etimol.: ਫ਼ʌİȡȕȠȜ੾ < ਫ਼ʌİȡȕ੺ȜȜİȚȞ, ‘exceder’, ‘superar’.

Sinón.: superlatiǀ.

En cuanto al origen de esta figura, las tres clases que distingue Demetr. Eloc.
124 (en el ya citado Léxico de Ramos y Sancho, 439) están fundamentadas sagaz-
mente: «pues o se expresa por razón de semejanza, como parejos a los vientos en
la carrera (Il. X.437), o por comparación, como más blancos que la nieve (Ibid.), o
por razón de imposibilidad, como apoyó la cabeza en el cielo (Il. IV. 443)».

TAPINOSIS.- Por medio de esta figura se disminuye la importancia o digni-


dad de una cosa, al decir de Quintiliano (8. 3. 48). Morier la denomina hipérbole
decreciente (1989, 128), frente a la creciente o de valores positivos. Ambas son dos
tipos de amplificatiǀ que caminan en direcciones opuestas: la una para exagerar
(Į੝ȟȘıȚȢ) y la segunda para minimizar (ȝİ઀ȦıȚȢ, minutiǀ):

De hipérbole creciente: es más rápido que el viento.


De hipérbole decreciente: es más lento que una tortuga.

Il. XVI. 203: ȤިȜ࠙ ਙȡĮ ı’ ਩IJȡİijİ ȝ੾IJȘȡ. ¡Con hiel te crió tu madre!

Esq. Sup. 202: ȝȑȝȞȘıȠ į’ İ੅țİȚȞǜ Ȥȡİ૙ȠȢ İ‫ ݭ‬ȟȑȞȘ ijȣȖȐȢ.


Acuérdate de ceder: fatalmente eres una extranjera fugitiva.

Sóf. Fil. 254: ੯ ʌȩȜȜ’ ਥȖઅ ȝȠȤșİȡȩȢ, ੯ ʌȚțȡާȢ șİȠ߿Ȣ.


¡Ah! Soy muy desdichado, ¡Ah, soy odioso para los dioses!

Aristóf. Cab. 133-135:


NIK.- KĮ੿ IJȓ IJȩȞįİ Ȥȡ੽ ʌĮșİ૙Ȟ;
ǻHM.- KȡĮIJİ૙Ȟ, ਪȦȢ ਪIJİȡȠȢ ਕȞ੽ȡ ȕįİȜȣȡެIJİȡȠȢ
Į‫ރ‬IJȠࠎ ȖȑȞȠȚIJȠ.
NICIAS -¿Y qué ha de suceder a éste?
DEMÓSTENES -Que mandará hasta que haya otro más sinvergüenza que él.

170 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Teócr.: I. 86: ȕȠ઄IJĮȢ ȝ੻Ȟ ਥȜ੼Ȗİȣ, ȞࠎȞ į’ Į‫ݧ‬ʌިȜ࠙ ܻȞįȡ‫ݏ ޥ‬ȠȚțĮȢ.
Vaquero te llamaban, y ahora pareces un cabrero.

Zenobio Parisino II. 33 (CPG): ܻij’ ‫ݬ‬ʌʌȦȞ ‫݋‬ʌ’ ‫ݻ‬ȞȠȣȢ.


De caballos a burros.

Ab equo ad asinum.
Apearse de un caballo para montarse en un burro.

Añade Quintiliano que la tapinosis es un humilitatis vitium.

Etimol.: IJĮʌİ઀ȞȦıȚȢ < IJĮʌİȚȞȠ૨Ȟ, ‘humillar’. Servio traduce el vocablo como «ex-
presión vulgar, trivial, bajeza de estilo».

Sinón.: humilitas, ‘humillación’, ‘humildad’.

LǿTOTES o ATENUACIÓN.- La litotes es una perífrasis negativa irónica que


consiste en silenciar todo lo que se pretende insinuar con la negación de lo contra-
rio. Es el tropo de la delicadeza, sea en forma de modestia cuando se habla de uno
mismo o de respeto para hablar de los demás. La litotes «dice mucho en pocas pa-
labras» (Morier: 1989, 638):

Esq. Coéf. 1027-1028:


țIJĮȞİ૙Ȟ IJ੼ ijȘȝȚ ȝ੾IJİȡ’ Ƞ‫ރ‬ț ܿȞİȣ įަțȘȢ
ʌĮIJȡȠțIJંȞȠȞ ȝ઀ĮıȝĮ țĮ੿ șİ૵Ȟ ıIJ઄ȖȠȢ.
Afirmo que no sin justicia he matado a mi madre, impura parricida y ser odioso pa-
ra los dioses.

Eum. 432: ੕ȡțȠȚȢ IJ‫ ޟ‬ȝ‫ ޣ‬įަțĮȚĮ ȝ੽ ȞȚț઼Ȟ Ȝ੼ȖȦ.


Sostengo que lo no justo nȠ debe descansar sobre juramentos.

Sóf. Ay. 1350: IJંȞ IJȠȚ IJ઄ȡĮȞȞȠȞ İ੝ıİȕİ૙Ȟ Ƞ‫ߡࠍ ރ‬įȚȠȞ.


No es fácil que el tirano sea piadoso.

Tr. 198-199: Ƞ੢IJȦȢ ਥțİ૙ȞȠȢ Ƞ‫ރ‬Ȥ ‫݌‬țެȞ, ਦțȠ૨ıȚ į੻


ȟ઄ȞİıIJȚȞ.
De ese modo aquel no está por su voluntad, sino por la de ellos.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 171


Eur. If. Taur. 754: ਝȜȜ’ Ƞ‫ރ‬IJȚȢ ‫ݏ‬ıIJ’ܿțĮȚȡȠȢ, ਲ਼Ȟ țĮȜ૵Ȣ ਩Ȥૉ.
Pero nada es inoportuno, siempre que sea para bien.

Non ignorǀ, en lugar de sciǀ.

El ingenioso...: Yo, dijo Don Quijote, no sé si soy bueno, pero sé decir que no soy
malo.

Etimol.: ȜȚIJંIJȘȢ < ȜȚIJંȢ, ‘simple’, ‘liso’, ‘llano’.

Sinón.: ਕȞIJİȞĮȞIJ઀ȦıȚȢ, exadversiǀ.

ALUSIÓN49.- Es la elusión de una palabra por motivos diversos (odio,


desprecio, tabú, etc.), pero, al mismo tiempo, representada en la frase por una perí-
frasis equivalente que encierra un hecho de significado más amplio y profundo.
Como dice Mortara (2000, 294), «es un hablar insinuante, [...] se hace referencia al
objeto del discurso, [...] mediante una selección de los rasgos más adecuados para
caracterizarlo»:

Il. III. 253-254:


Į੝IJ੹ȡ ਝȜ੼ȟĮȞįȡȠȢ țĮ੿ ਕȡȘ૘ijȚȜȠȢ ȂİȞ੼ȜĮȠȢ
ȝĮțȡૌȢ ਥȖȤİ઀ૉıȚ ȝĮȤ੼ıȠȞIJ’ ܻȝij‫ ޥ‬ȖȣȞĮȚțަ.
He aquí que Alejandro y Menelao, caro a Ares, con largas lanzas combatirán por la
mujer [Helena].

Hes. Trab. 143-146:


ǽİઃȢ į੻ ʌĮIJ੽ȡ IJȡ઀IJȠȞ ਙȜȜȠ Ȗ੼ȞȠȢ ȝİȡંʌȦȞ ਕȞșȡઆʌȦȞ
Ȥ੺ȜȤİȚȠȞ ʌȠ઀Șı’, Ƞ੝ț ਕȡȖȣȡ੼૳ Ƞ੝į੻Ȟ ੒ȝȠ૙ȠȞ,
ਥț ȝİȜȚ઼Ȟ, įİȚȞંȞ IJİ țĮ੿ ੕ȕȡȚȝȠȞ· ȠੈıȚȞ ਡȡȘȠȢ
਩ȡȖ’ ਩ȝİȜİ ıIJȠȞȠ੼ȞIJĮ țĮ઀ ੢ȕȡȚİȢ.
Y Zeus creó otra raza de mortales hombres, de bronce, en nada semejante a la de
plata, nacida de los fresnos, temible y robusta. Sólo les importaban las acciones
deplorables de Ares [la guerra] y la violencia.

49
Su referencia etimológica al juego (ludus, -i) remite a su empleo en el discurso festivo, «que puede
también encerrar “alusiones”» (L. 1975, 210 n.).

172 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Sóf. Tr. 543-544:
ਥȖઅ į੻ șȣȝȠ૨ıșĮȚ ȝ੻Ȟ Ƞ੝ț ਥʌ઀ıIJĮȝĮȚ
ȞȠıȠ૨ȞIJȚ țİ઀Ȟ૳ ʌȠȜȜ੹ IJ߲įİ IJ߲ Ȟިı࠙.
Yo no puedo irritarme con el que ha enfermado gravemente de esta enfermedad [el
amor].

ǽenobio Parisino ǿV. 45 (CPG):


ȀĮįȝİ઀Į Ȟ઀țȘ. Victoria cadmea = victoria pírrica50.

Cerv. V. al Parn.: Bien sé que en la naval dura palestra


perdiste el movimiento de la mano
izquierda para gloria de la diestra.

B. López, El Dos de M. 51-52: Y aún hubo en la Tierra un hombre


que osó profanar tu manto...

Ibid. 61-66: Aquel genio de ambición


que en delirio profundo,
cantando guerra hizo al mundo
sepulcro de su nación,
hirió al ibero león
ansiando a España regir...

Etimol.: allusiǀ < alludere, ‘jugar’, ‘retozar’ (posteriormente, ‘aludir’).

Sinón.: < ਫ਼ʌંȞȠȚĮ < ਫ਼ʌȠȞȠİ૙Ȟ ‘presumir’,’sospechar’; ıȣȞ੼ȝijĮıȚȢ.

2. POR CONTRASTE U OPOSICIÓN.-

PARALIPSIS, PRETERICIÓN o PRETERMISIÓN.- Es la ficción de pasar


por alto determinadas circunstancias que no rebasan la simple enumeración y en
cuyo análisis no se entra, o bien, la figura por la cual se atrae la atención sobre un
objeto pero fingiendo que uno no quiere detenerse en él (Morier, 1979, 929):

Il. XVIII. 112 y XIX. 65: ਕȜȜ੹ IJ‫ ޟ‬ȝ‫ޡ‬Ȟ ʌȡȠIJİIJުȤșĮȚ ‫ޠ݋‬ıȠȝİȞ ਕȤȞ઄ȝİȞȠ઀ ʌİȡ.
Ea, dejemos el pasado por mucho que nos aflija.
50
Cf. J. Jiménez Fdez., 2005, 129-132.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 173


Sóf. Tr. 467-468: ਕȜȜ੹ IJĮ૨IJĮ ȝ੻Ȟ
ࠍİަIJȦ țĮIJ’ Ƞ‫މ‬ȡȠȞ.
Mas, en cuanto a estas cosas, que sigan su curso.

ǿbid. 498-499: țĮ‫ ޥ‬IJ‫ ޟ‬ȝ‫ޡ‬Ȟ șİࠛȞ


ʌĮȡ‫ޢ‬ȕĮȞ.
Y dejo de lado las cosas de los dioses.

J. Manr.: Dexemos a los troyanos,


que sus males no los vimos,
ni sus glorias;
dexemos a los romanos,
aunque oímos y leímos
sus historias.

En la lengua común se utilizan frases de este tenor: “pasar página”, “borrón y


cuenta nueva”, “corramos un tupido velo”, etc.

Etimol.: ʌĮȡ੺ȜİȚȥȚȢ < ʌĮȡĮȜİ઀ʌİȚȞ, ‘dejar a un lado’.

praeteritiǀ < praeterire, ‘pasar de largo’.

Sinón.: praetermisiǀ < praetermittere, ‘omitir’, ‘pasar por alto’.

PARADOJA o ANTILOGÍA.- Es una contradicción aparente entre ideas


igualmente contradictorias o inconciliables, de tal modo que, tomadas literalmente,
parecen expresar un absurdo:

Esq. Coéf. 885-886:


Ȁȁǿȉ. -IJ઀ į’ ਥıIJ੿ ȤȡોȝĮ; IJ઀ȞĮ ȕȠ੽Ȟ ੆ıIJȘȢ įંȝȠȚȢ:
ȅǿȀ. –IJާȞ ȗࠛȞIJĮ țĮަȞİȚȞ IJȠީȢ IJİșȞȘțިIJĮȢ Ȝ੼ȖȦ.
CLITEMESTRA. -¿Pues qué sucede? ¿Qué significan esos gritos en el palacio?
ESCLAVO. –Que el muerto [Orestes] ha matado al vivo [Egisto], te lo aseguro.

Ibid. 906-907:
IJȠ઄IJ૳ șĮȞȠ૨ıĮ ȟȣȖț੺șİȣį’, ਥʌİ੿ ijȚȜİ૙Ȣ
IJઁȞ ਙȞįȡĮ IJȠ૨IJȠȞ, ‫ݼ‬Ȟ į‫ ޡ‬Ȥȡ߱Ȟ ijȚȜİ߿Ȟ ıIJȣȖİ߿Ȣ.

174 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


¡Duerme con él cuando hayas muerto, puesto que amas a ese hombre y odias al que
debías amar!

Aristf. Tesm. 277: ıʌİȪįİ ȕȡĮįȑȦȢ.


Apresúrate despacio.

Suet. Doce C. Aug. 25, 14: Festina lente.

Sóf. E. R. 457-459:
ijĮȞ੾ıİIJĮȚ į੻ ʌĮȚı੿ IJȠ૙Ȣ Įਫ਼IJȠ૨ ȟȣȞઅȞ
ਕįİȜijઁȢ Įਫ਼IJઁȢ țĮ੿ ʌĮIJ੾ȡ, țਕȟ ਸȢ ਩ijȣ
ȖȣȞĮȚțઁȢ ȣੂઁȢ țĮ੿ ʌંıȚȢ.
Y se demostrará que él mismo es a un tiempo hermano y padre de sus propios hijos
e hijo y esposo de la mujer de la que nació.

Ibid. 1249-1250:
ȖȠ઼IJȠ į’ İ੝Ȟ੺Ȣ, ਩ȞșĮ į઄ıIJȘȞȠȢ įȚʌȜȠ૨Ȣ
ਥȟ ਕȞįȡઁȢ ਙȞįȡĮ țĮ੿ IJ੼țȞ’ ਥț IJ੼țȞȦȞ IJ੼țȠȚ.
Se avergonzaba del lecho donde la desdichada había engendrado una doble des-
cendencia, de un esposo un esposo y unos hijos de hijos.

Sta. Teresa, Versos nacidos… 1-3: Vivo sin vivir en mí,


y tan alta vida espero,
que muero porque no muero.

La vida... 1621: respóndate retórico el silencio.

Ibid. 2168-2171: Sueña el rico en su riqueza


que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza.

Campoamor. Hastío: Sin el amor que encanta


la soledad del ermitaño espanta,
pero es más espantosa todavía
la soledad de dos en compañía.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 175


V. R. Aguilera: A la casa de locos
fui a comprar juicio
porque en la de los cuerdos
se ha concluido.

G. Diego, R. del Duero 13-16: Quién pudiera como tú,


a la vez quieto y en marcha,
cantar siempre el mismo verso,
pero con distinta agua.

Morier opina que Las Bienaventuranzas constituyen una serie de paradojas.

Etimol.: ʌĮȡ੺įȠȟȠȢ, ‘increíble’, ‘sorprendente’ < ʌĮȡ੹ įંȟĮȞ, ‘contra la opinión’.

Sinón.: ਕȞIJȚȜȠȖ઀Į < ਕȞIJȚȜȠȖİ૙Ȟ < ਕȞIJȚȜ੼ȖİȚȞ, ‘contradecir’, ‘objetar’.

ADÍNATON o IMPOSIBLE.- Surge esta figura al afirmar que las leyes de


la naturaleza se trastornarán antes de que se realice o deje de realizarse un hecho; o,
como sostiene Mortara, es una hipérbole en forma de paradoja, porque, a nuestro
parecer, el grado de contraposición roza lo absoluto:

Aristóf. Aves 1672-1673:


ਕȜȜ’ ਲ਼Ȟ ȝİș’ ਲȝ૵Ȟ ઝȢ, țĮIJĮıIJ੾ıĮȢ ı’ ਥȖઅ
IJ઄ȡĮȞȞȠȞ ‫ݷ‬ȡȞަșȦȞ ʌĮȡ੼ȟȦ ıȠȚ Ȗ‫ޠ‬ȜĮ.
Pero siempre que te estés de nuestra parte, tras hacerte rey, te daré leche de aves.

ȉeócr. ǿ.132-136:
Ȟ૨Ȟ ੅Į ȝ੻Ȟ ijȠȡ੼ȠȚIJİ ȕ੺IJȠȚ, ijȠȡ੼ȠȚIJİ į’ ਙțĮȞșĮȚ,
ਖ į੻ țĮȜ੹ Ȟ੺ȡțȚııȠȢ ਥʌ’ ਕȡțİ઄șȠȚıȚ țȠȝ੺ıĮȚ,
ʌ੺ȞIJĮ į’ ਙȞĮȜȜĮ Ȗ੼ȞȠȚIJȠ, țĮ੿ ਖ ʌ઀IJȣȢ ੕ȤȞĮȢ ਥȞİ઀țĮȚ,
ǻ੺ijȞȚȢ ਥʌİ੿ șȞ੺ıțİȚ, țĮ੿ IJ੹Ȣ ț઄ȞĮȢ ੮ȜĮijȠȢ ਪȜțȠȚ,
ț਱ȟ ੑȡ੼ȦȞ IJȠ੿ ıț૵ʌİȢ ਕȘįંıȚ ȖĮȡ઄ıĮȚȞIJȠ.
Ojalá ahora, vosotras, las zarzas y, vosotros, los espinos deis violetas, el bello nar-
ciso florezca en los enebros, que todo llegue a ser distinto, que el pino produzca
peras51, pues Dafnis se muere, y que el ciervo arrastre a las perras y que los búhos
de los montes disputen con los ruiseñores.
51
Cf. en español el dicho ‘pedir peras al olmo’.

176 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Luc. Perì tôn… synóntǀn 13: ܻȝ‫ޢ‬ȜȟİȚȢ ‫ݷ‬ȡȞަșȦȞ Ȗ‫ޠ‬ȜĮ.
Ordeñarás leche de aves,

variantes ambas inspiradas en Ploutárchou eklogƝ perí tǀn adynátǀn 38: ੕ȡȞȚșȠȢ
Ȗ੺ȜĮ ȗİIJİ૙Ȣ ‘buscas leche de aves’.

Expresiones como ad kalendas graecas, ‘ponerle puertas al campo’, ‘cuan-


do Jabalcuz trae montera, llueve aunque Dios no quiera’ son ejemplos de imposi-
bles que se usan en el lenguaje cotidiano. Asimismo todos los chistes-acertijos que
proponen “colmos”, como, p. e. -«¿Cuál es el colmo de un arquitecto? – Hacer
castillos en el aire».
Una colección famosa de imposibles es la de Plutarco (Boissonade), en el
Corpus Paroemiographorum Graecorum, I, p. 343, como, por ejemplo, el nº 38,
que se acaba de citar o este otro:

Plut. Boiss. 52: ǹੁș઀ȦʌĮ ȜİȣțĮ઀ȞİȚȢ. Aethiopem dealbare.


Pretendes poner blanco a un etíope.

Cic. De divinat. 19: Si Sicilia tota una voce loqueretur, hoc diceret.
Si Sicilia entera hablara con una única voz, diría esto.

Etimol.: ਕ-į઄ȞĮIJȠȢ, ‘no posible’.

Sinón.: imposibile.

IRONÍA.- Aunque puede estudiarse como figura de dicción referida a una


palabra, como puede ser el caso de la antífrasis, dada la variedad de sus especies –
İ੅įȘ– (por otro lado, difícilmente distinguibles a causa de sus finos matices), se
prefiere tratarla como tropo de pensamiento puesto que esa sola palabra, con su
nueva “esencia irónica”, es suficiente para impregnar todo el contexto lingüístico
en el que se halla:

Od. XVII. 397:


ਝȞIJ઀ȞȠ’, ਷ ȝİȣ țĮȜ੺ ʌĮIJ੽ȡ ੬Ȣ ț੾įİĮȚ ȣੈȠȢ.
[Telémaco a] Antínoo, ciertamente te preocupas por mí “como un padre de su
hijo”.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 177


Sóf. Ant. 739: țĮȜ૵Ȣ ਥȡ੾ȝȘȢ Ȗ’ ਗȞ ıઃ ȖોȢ ਙȡȤȠȚȢ ȝંȞȠȢ.
¡Tú solo gobernarías bien un país desierto!

Etimol.: İੁȡȦȞİ઀Į, ‘acción de interrogar fingiendo ignorancia’ < İੁȡȦȞİ઄İȚȞ,


‘hacerse el ignorante o el ingenuo’.

Como es sabido, en el famoso método socrático, para obtener el conocimiento


de la verdad y del bien, hay que partir de la nesciencia (“Solo sé que no se nada”) y
la introspección (“Conócete a ti mismo”), a las que sucede la ironía como segunda
fase, que, a su vez se compone de la exétasis o encuesta con preguntas hábilmente
formuladas que hace el eírǀn (Sócrates) a sus conciudadanos sobre el significado
de sus vidas y de la homología o reconocimiento del error en que viven, para al
final alumbrar con la mĮyéutica el conocimiento verdadero mediante el auténtico
concepto.

EPÍTROPE o PERMISIÓN.- Por medio de ella, el hablante da licencia o


invita de modo irónico a su interlocutor a hacer algo que precisamente le contraría,
a fin de desconcertarlo:

Il. I. 173-174:
ijİ૨Ȗİ ȝ੺Ȝ’, İ੅ IJȠȚ șȣȝઁȢ ਥʌ੼ııȣIJĮȚ, Ƞ੝į੼ ı’ ਩ȖȦȖİ
Ȝ઀ııȠȝĮȚ İ੆Ȟİț’ਥȝİ૙Ƞ ȝ੼ȞİȚȞ.
Huye en buena hora, si tu ánimo te incita, que yo no te suplicaré que te quedes por
mí.

Sóf. Áy. 961: Ƞ੆ į’ Ƞ੣Ȟ ȖİȜઆȞIJȦȞ țਕʌȚȤĮȚȡંȞIJȦȞ țĮțȠ૙Ȣ


IJȠ૙Ȣ IJȠ૨į’.
Pues bien, ¡que ellos se rían y se regocijen con las desgracias de este!

Virg. En. IV. 381: [Dido a Eneas]: sequere Italiam ventis, pete regna per undas.
Sigue hacia Italia con los vientos, busca tus reinos en el mar.

Observación: un mismo término retórico -epitrop‫ڼ‬- sirve de modo indistinto


para designar una figura lógica de pensamiento (concessiǀ) y un tropo de sentencia
(permissiǀ), porque, según Lausberg, una y otro están emparentados (1966, II,
262).

178 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Etimol.: ਥʌȚIJȡȠʌ੾ < ਥʌȚIJȡ੼ʌİȚȞ, ‘remitir a’, ‘permitir’.

Sinón.: permissiǀ < permittere, ‘permitir’, ‘dar licencia’.

CLEUASMO.- Es la forma de ironía más agresiva, dado que «el que habla
atribuye irónicamente sus buenas acciones o cualidades a otro o, al contrario, las
malas de su oponente a sí mismo» (DRAE). O también, la figura por la cual fingimos
asumir la censura en nuestra persona, y con ostentación, como la mejor manera de
desviarla de nosotros. Algunos autores lo llaman asociación (Massa: 1910, 130; Coll
y Vehí: 1862, 49). Se divide en sarcasmo y micterismo (L. 1966, III, 120).

Aristóf. Cab. 32-34:


ǻǾȂ. –ਥIJİઁȞ ਲȖİ૙ Ȗ੹ȡ șİȠȪȢ;
NǿȀ. -਩ȖȦȖİ. ǻǾȂ. –ʌȠȓ૳ ȤȡȫȝİȞȠȢ IJİțȝȘȡȓ૳;
NǿȀ. –‫ݸ‬IJȚ‫ ޣ‬șİȠ߿ıȚȞ ‫݋‬ȤșȡȩȢ İ‫ݧ‬ȝ’. Ƞ੝ț İੁțȩIJȦȢ;
DEMÓSTENES -¿En verdad crees en los dioses?
NICIAS –Sí. DEM. -¿Qué pruebas tienes?
NIC. –Pues que ellos me aborrecen. ¿Acaso no es verosímil?

Ibid. 178-181:
Aȁȁ. –İੁʌȑ ȝȠȚ țĮ੿ ʌ૵Ȣ ਦȖઅ
ਕȜȜĮȞIJȠʌȫȜȘȢ ੫Ȟ ਕȞ੽ȡ ȖİȞȒıȠȝĮȚ;
ǻǾȂ. –įȚ’Į੝IJઁ ȖȐȡ IJȠȚ IJȠ૨IJȠ țĮ੿ ȖȓȖȞİȚ ȝȑȖĮȢ,
੒IJȚ੽ ʌȠȞȘȡઁȢ țਕȟ ਕȖȠȡ઼Ȣ İੇ țĮ੿ șȡĮıȪȢ.
SALCHICHERO –Dime, ¿de qué modo, siendo yo un salchichero, llegaré a ser
una persona importante?
DEMÓSTENES. –Pues por eso mismo llegarás a ser importante, porque eres vil y
del mundillo del mercado, y además un descarado.

Etimol.: ȤȜİȣĮıȝંȢ < ȤȜİȣ੺ȗİȚȞ, ‘burlarse’, ‘ridiculizar’.

SARCASMO.- «Burla sangrienta, ironía mordaz y cruel con que se ofende o


maltrata a personas o a cosas (DRAE). Morier (1989, 609), en una interpretación
muy particular, lo identifica con el regañar52 de dientes, pues el furor concentrado,

52
Según la 1ª acepción del DRAE, «formar el perro cierto sonido en demostración de saña, sin ladrar
y mostrando los dientes».

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 179


el odio, la voluntad de venganza determinan una contracción de los maxilares, que
convierten las espirantes en silbantes.

Sóf. El. 1152-1153:


ijȡȠ૨įȠȢ Į੝IJઁȢ İੇ șĮȞઆȞ·
Ȗ੼Ȝ૵ıȚ į’ ਥȤșȡȠ઀.
Tú mismo has partido, puesto que has muerto, y los enemigos se ríen.

Ay. 100.: șĮȞંȞIJİȢ ਵįȘ IJਙȝ’ ਕijĮȚȡİ઀ıșȦȞ ੖ʌȜĮ.


Una vez muertos, ¡que me quiten mis armas!

Etimol.: ıĮȡțĮıȝંȢ, ‘encarnizamiento’, ‘escarnio’53, ‘risa amarga’ < ıĮȡț੺ȗİȚȞ, <


sárx, ‘carne’; ‘desgarrar con sarcasmos’, ‘escarnecer’.

MICTERISMO.- Ironía insultante y prolongada, propia del lenguaje o estilo


desdeñoso (Quintana: 1997, 524). Para Quintiliano (8. 6. 59), es una burla disimu-
lada pero perceptible (dissimulatus quidam sed non latens derisus). Por su parte,
Morier (1989, 608) llama al micterismo mofa nasal, añadiendo que «es la forma
sardónica o satánica de la burla», porque «hace que se alcen las aletas de la nariz,
relaja el velo del paladar y da a la risa un timbre nasal»:

Il. VIII. 299: IJȠࠎIJȠȞ į’ Ƞ੝ į઄ȞĮȝĮȚ ȕĮȜ੼İȚȞ țުȞĮ ȜȣııȘIJ߱ȡĮ.


Pero no logro herir a ese perro rabioso [a Héctor].

Esq. Coéf. 770: Ȃ੾ ȞȣȞ ıઃ IJĮ૨IJ’ ਙȖȖİȜȜİ įİıʌިIJȠȣ ıIJުȖİȚ.


Pues no le des ese mensaje a ese odio de amo [Egisto].

Sóf. Ant. 760: ਙȖİIJİ IJާ ȝ߿ıȠȢ.


Traed a ese odio [odioso ser: Antígona].

Hay que advertir en este ejemplo el recurso de la neutrificación (IJઁ ȝ૙ıȠȢ),


por el que Creonte muestra además su rabioso desprecio hacia Antígona.

Etimol.: ȝȣțIJİȡȚıȝંȢ < ȝȣțIJ੾ȡ, ‘nariz’, ‘aleta nasal’ (literalmente,‘la mocosa’ <
ȝ઄ııİıșĮȚ, ‘moquear’,’sonarse las narices’ < *ȝȣț-, lat. mucus), porque «la expre-

53
Aunque lo parezca, la etimología de esta palabra nada tiene que ver con ‘carne’, sino que procede
del antiguo escarnir, ‘mofarse’, y este, a su vez, del germ. skernjan (DRAE).

180 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


sión de la agresividad furiosa, pero contenida, se desplaza a las aletas nasales», de
forma que «el resoplido de estas es a su vez de por sí una ironía traducida en ges-
tos, ya que sustituye a la risa abierta simbolizadora del escarnio» (L. 1966, III,
120).

PROSPOYESIS.- Se trata de la «inversión moral», como cuando «un perso-


naje que, por un arrepentimiento fingido, se presenta como culpable, aunque él cree
ser inocente; o quien, por falsa modestia, se coloca a sí mismo en lo más bajo de la
escala de valores» (Morier: 1989, 587). Es el caso del ejemplo de Trifón (en L.
1966, II, 86), que hace decir a un rico: ਥȖઅ į੻ İੁȝ੿ ʌ੺ȞIJȦȞ ʌİȞ੼ıIJĮIJȠȢ, ‘mas yo soy
el más pobre de todos’. No obstante, hay críticos y retóricos que vacilan entre iden-
tificarla con el asteísmo o con el cleuasmo:

Sóf. El. 608-609:


İੁ Ȗ੹ȡ ʌȑijȣțĮ IJ૵Ȟįİ IJ૵Ȟ ਩ȡȖȦȞ ੅įȡȚȢ,
ıȤİįȩȞ IJȚ IJ੽Ȟ ı੽Ȟ Ƞ‫ ރ‬țĮIJĮȚıȤȪȞȦ ijȪıȚȞ.
Pues si he nacido hábil en estas acciones, quizá sea que en modo alguno mancillo
tu linaje.

Ibid. 804-807:
ਛȡ’ ਫ਼ȝ੿Ȟ ੪Ȣ ਖȜȖȠ૨ıĮ ț੩įȣȞȠȝȑȞȘ
įİȚȞ૵Ȣ įĮțȡ૨ıĮȚ țਕʌȚțȦț૨ıĮȚ įȠțİ૙
IJઁȞ ȣੂઁȞ ਲ įȪıIJȘȞȠȢ ੰį’ ੑȜȦȜȩIJĮ;
ܻȜȜ’ ‫݋‬ȖȖİȜࠛıĮ ijȡȠࠎįȠȢ. ¿Acaso os parece que, dolorida y angustiada, llora y se
lamenta desconsoladamente la desdichada por el hijo que ha muerto así? ¡Al con-
trario, se ha ido riendo!

Etimol.: ʌȡȠıʌȠ઀ȘıȚȢ < ʌȡȠıʌȠȚİ૙Ȟ, ‘fingir’, ‘afectarse’.

EPICERTOMESIS.- Se trata de un derivado regresivo que procede del verbo


ਥʌȚțİȡIJȠȝİ૙Ȟ, empleado como participio en Ilíada XVI. 744-750 para denotar la
burla despiadada de Patroclo con respecto a Cebr઀ones, derribado del carro de
Héctor a consecuencia de la mortal pedrada propinada por aquel, quien, jactándose
de su acción, lo compara cruelmente con un acróbata que diera una voltereta. Es,
por tanto, la ridiculización más implacable que cabe hacer de alguien.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 181


Il. XXII. 373-374:
੭ ʌંʌȠȚ, ਷ ȝ੺ȜĮ į੽ ȝĮȜĮțઆIJİȡȠȢ ਕȝijĮij੺ĮıșĮȚ
ਰțIJȦȡ ਲ਼ ੖IJİ ȞોĮȢ ਥȞ੼ʌȡȘıİȞ ʌȣȡ੿ țȘȜ੼૳.
¡Ah! ¡Ahora sí que está Héctor [su cadáver] más blando al tacto que cuando incen-
dió las naves con ardiente fuego!

Sóf. El. 1487-1488:


ਕȜȜ’ ੪Ȣ IJȐȤȚıIJĮ țIJİ૙Ȟİ țĮ੿ țIJĮȞઅȞ ʌȡȩșİȢ
IJĮijİࠎıȚȞ.
Ea, cuanto antes mátalo [a Egisto] y, una vez muerto, exponlo a los sepultureros [a
los perros y a las aves rapaces].

Etimol.: ਥʌȚțİȡIJંȝİıȚȢ < ਥʌȚțİȡIJȠȝİ૙Ȟ, ‘ridiculizar’, ‘burlarse’.

CARIENTISMO o ESCOMA.- Figura que consiste en «disfrazar ingeniosa y


delicadamente la ironía o la burla» (DRAE). De modo bien distinto lo define Laus-
berg (1966, III, 321) como «especie de tropo que consiste en una ironía en que se
deja entender, más que se expresa, lo que hay de picante en el pensamiento», defi-
nición algo diferente a la expresada por el DRAE.

Il. V. 421-425:
ǽİ૨ ʌ੺IJİȡ, ਷ ૧੺ IJ઀ ȝȠȚ țİȤȠȜઆıİĮȚ, ੖IJIJ઀ țİȞ İ੅ʌȦ;
਷ ȝ੺ȜĮ į੾ IJȚȞĮ Ȁ઄ʌȡȚȢ ਝȤĮȚȧ੺įȦȞ ਕȞȚİ૙ıĮ
ȉȡȦı੿Ȟ ਚȝĮ ıʌ੼ıșĮȚ, IJȠީȢ ȞࠎȞ ‫ݏ‬țʌĮȖȜĮ ijަȜȘıİ,
IJ૵Ȟ IJȚȞĮ țĮȡȡ੼ȗȠȣıĮ ਝȤĮȚȧ੺įȦȞ ਥȨʌ੼ʌȜȦȞ
ʌȡઁȢ Ȥȡȣıૌ ʌİȡંȞૉ țĮIJĮȝ઄ȟĮIJȠ Ȥİ૙ȡĮ ਕȡĮȚ੾Ȟ.
¿Zeus padre! ¿Te irritarás conmigo por lo que te diga? Ciertamente Cipris, al indu-
cir a una de las aqueas a irse con los troyanos, a los que ahora quiere apasionada-
mente, por acariciar a una de las aqueas de hermosos peplos, se ha desgarrado con
el broche de oro su frágil mano.

Etimol.: ȤĮȡȚİȞIJȚıȝંȢ < ȤĮȡȚİȞIJ઀ȗİıșĮȚ, ‘reírse a costa de alguien’.

Sinón.: ıț૵ȝȝĮ < ıțઆʌIJİȚȞ, ‘bromear’, ‘burlarse’; festiva dictiǀ.

DIASIRMO.- Burla maldiciente o ironía usada con ánimo de denigrar, o bien


«ironía mordaz, sarcástica y desdeñosa» (Morier, 1989, 369):

182 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Sóf. El. 1450-1451:
ǹǿī.-ʌȠ૨ įોIJ’ ਗȞ İੇİȞ Ƞੂ ȟȑȞȠȚ; į઀įĮıț੼ ȝİ.
Ǿȁ. -਩ȞįȠȞǜ ijȓȜȘȢ Ȗ੹ȡ ʌȡȠȟȑȞȠȣ țĮIJȒȞȣıĮȞ.
EGISTO- ¿Dónde están, pues, los forasteros? Dímelo.
ELECTRA- Dentro; ya han cumplido54 con la bondadosa huésped [Clitemestra].

Etimol.: įȚĮıȣȡȝંȢ < įȚĮı઄ȡİȚȞ, ‘desgarrar’, ‘denigrar’; pero, para Morier (Ibid.),
procede de *įȚĮı઄ȡȝĮ, palabra que no existe, aunque la hace derivar de įȚ੺,
‘a través’, y de ı઄ȡȝĮ ‘ondulación de un reptil’, ‘serpenteo’.

ASTEÍSMO.- «Figura que consiste en dirigir graciosa y delicadamente una


alabanza con apariencia de reprensión o vituperio» (DRAE). A la vista del ejemplo
de Trifón (en L. II. 86) exhibido a propósito de la prospoyesis, surge la confronta-
ción con el empleado por Calímaco en su Yambo IV, que trata del debate manteni-
do por el laurel y el olivo, cuando este se define con falsa modestia –pura ironía–
en semejantes términos:

ਥȖઅ ijĮ઄ȜȘ ʌ੺ȞIJȦȞ IJ૵Ȟ į੼ȞįȡȦȞ.


Yo soy el más insignificante entre todos los árboles.

De ahí, pues, que los tratadistas identifiquen el asteísmo con la prospoyesis.

Etimol.: ਖıIJİ઀ıȝંȢ, ‘elegancia’, ‘finura’, ‘ingenio’ < ਖıIJİ઀ȗİȚȞ < ‘hablar con urba-
nidad, sagazmente’ < ਙıIJȣ, ‘ciudad’.

Sinón.: urbana dictiǀ.

ANTÍFRASIS.- Según que se sustituya una palabra por su antónima o un


pensamiento por el contrario, pero de un modo intencional, se estará ante un tropo
de dicción o de sentencia, como suele ocurrir con otros tropos:

ȆંȞIJȠȢ Ǽ੝ȟİ૙ȞȠȢ, PȠnto Euxino, Mar “Hospitalario”, a causa de la antropo-


fagia de los habitantes ribereños del Mar Negro.

54
Electra, por medio de este verbo, ironiza para explicar que Orestes y Pílades han acabado con la
vida de Clitemestra, la “bondadosa” huésped, con cuya complicidad Egisto había asesinado a Aga-
menón (en otras versiones es Clitemestra la ejecutora de su esposo), al que acabarán vengando sus
hijos Electra y Orestes. El adjetivo, pues, contagia su matiz antifrástico al verbo.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 183


Caronte < ȋ੺ȡȦȞ, “el alegre”, si es que deriva de ȤĮ઀ȡȦ; como es sabido, era
el barquero que llevaba al Hades en su barca las almas de los muertos.
਺ȡĮțȜોȢ, “gloria de Hera”, en lugar de “oprobio de Hera”.

¡Menudo chasco!, en vez de ¡Qué gran chasco!

Il. XV. 11:


ਥʌİ੿ Ƞ੡ ȝȚȞ ܻijĮȣȡިIJĮIJȠȢ ȕ੺Ȝ’ ਝȤĮȚ૵Ȟ
¡Pues no le [a Héctor] había herido el más canijo [Ayante55] de los aqueos!

Sóf. Tr. 819-820:


IJ‫ޣ‬Ȟ į੻ IJȑȡȥȚȞ ਸ਼Ȟ
IJ૶ȝ૶ įȓįȦıȚ ʌĮIJȡȓ, IJȒȞį’ Į੝IJ੽ ȜȐȕȠȚ.
¡Ojalá ella consiga el placer que da a mi padre!

El. 299-301:
IJȠȚĮ૨ș’ ਫ਼Ȝ੺țIJİ૙, ıઃȞ į’ ਥʌȠIJȡ઄ȞİȚ ʌ੼ȜĮȢ
੒ țȜİȚȞާȢ Į੝IJૌ IJĮ૨IJĮ ȞȣȝijަȠȢ ʌĮȡઆȞ,
੒ ʌ੺ȞIJ’ ਙȞĮȜțȚȢ Ƞ੤IJȠȢ, ਲ ʌ઼ıĮ ȕȜĮȕ੾.
De tal modo me insulta, y a su lado la incita su noble esposo, ese cobarde total,
todo maldad.

Ibid. 393: țĮȜòȢ Ȗ੹ȡ Ƞ‫ބ‬ȝާȢ ȕަȠIJȠȢ ੮ıIJİ șĮȣȝȐıĮȚ.


¡Pues sí que es excelente mi vida como para admirarla!

Jenof. Apol. Sócr. 28:


ʌĮȡઅȞ į੼ IJȚȢ ਝʌȠȜȜંįȦȡȠȢ, ਥʌȚșȣȝİIJ੽Ȣ ȝ੻Ȟ ੫Ȟ ੁıȤȣȡ૵Ȣ Į੝IJȠ૨, ਙȜȜȦȢ į’ İ੝੾șȘȢ,
İੇʌİȞ ਙȡĮ· ਝȜȜ੹ IJȠ૨IJȠ ਩ȖȦȖİ, ੯ ȈઆțȡĮIJİȢ, ȤĮȜİʌઆIJĮIJĮ ij੼ȡȦ ੖IJȚ ੒ȡ૵ ıİ ਕį઀țȦȢ
ਕʌȠșȞ૊ıțȠȞIJĮ. IJઁȞ į੻ Ȝ੼ȖİIJĮȚ țĮIJĮȥ੾ıĮȞIJĮ Į੝IJȠ૨ IJ੽Ȟ țİijĮȜ੽Ȟ İੁʌİ૙Ȟ· Ȉઃ į੻, ੯
ij઀ȜIJĮIJİ ਝʌȠȜȜંįȦȡİ, ȝ઼ȜȜȠȞ ਥȕȠ઄ȜȠȣ ȝİ ੒ȡ઼Ȟ įȚțĮ઀ȦȢ ਲ਼ ਕį઀țȦȢ ਕʌȠșȞ૊ıțȠȞIJĮ;
țĮ੿ ਚȝĮ ਥʌȚȖİȜ੺ıĮȚ.
Por otro lado, asistía un tal Apolodoro, fogoso discípulo suyo, además de
ingenuo, que le dijo: “Pues yo al menos sobrellevo con gran disgusto porque veo
que te condenan a muerte de manera injusta”. Y le contestó mientras le pasaba la

55
Por la descripción homérica sabemos que este personaje era un gigante de hercúleas fuerzas.

184 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


mano por la cabeza, al tiempo que se reía: “Entonces ¿tú preferirías verme conde-
nado justa a injustamente?”.

Etimol.: ਕȞIJ઀ijȡĮıȚȢ < ਕȞIJȚijȡ੺ȗİȚȞ, ‘designar por medio de lo contrario’.

HIPOCORISMO.- Forma de ironía laudativa. Morier (Ibíd. 523) distingue en


su estudio los siguientes aspectos:

1.- La ironía nombra lo positivo para sugerir lo negativo: la alabanza fingida


es una censura:

Eur. Med. 509:


IJȠȚȖ੺ȡ ȝİ ʌȠȜȜĮ૙Ȣ ȝĮțĮȡަĮȞ ਬȜȜȘȞ઀įȦȞ
਩șȘțĮȢ ਕȞIJ੿ IJ૵Ȟįİ.
Así pues, ante muchas de las griegas me hiciste dichosa, [o sea, desdichada] en
compensación de esto.

2.- La ironía nombra lo negativo para sugerir lo positivo: la pseudocensura se


torna alabanza:

Il. XVII. 360: ੬Ȣ ǹ੅ĮȢ ਥʌ੼IJİȜȜİ ʌİȜȫȡȚȠȢ.


De este modo daba órdenes el monstruoso Ayante.

3.- La lengua amorosa hace un gran uso de términos de reprensión: la mujer –


añade Morier– que llama a su amante “mi lobo”, “mi tigre” y lo trata de “ban-
dido”, “pirata” o “granuja”. De modo análogo, a una pequeña se le dice cari-
ñosamente y por gracia: ¡eres una brujilla…!

En nuestra opinión, es una antífrasis afectiva porque se utiliza un término


antónimo, pero en sentido cariñoso.

Etimol.: ਫ਼ʌȠțȠȡȚıȝંȢ, ‘término de ternura, susceptible de atenuar lo censurable’ <


ਫ਼ʌȠțȠȡ઀ȗİıșĮȚ, ‘hablar a la manera de un niño’.

EXUTENISMO.- Un tipo más de ironía (L. II, 87): es, en fin, el modo más
crudo de expresar el menosprecio de una persona:

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 185


Il. I. 231: įȘȝȠȕȩȡȠȢ ȕĮıȚȜİȪȢ, ਥʌİ੿ Ƞ‫ރ‬IJȚįĮȞȠ߿ıȚȞ ܻȞȐııİȚȢ.
Rey devorador de tu pueblo, pues reinas sobre donnadies.

Od. IX. 515-516:


Ȟ૨Ȟ į੼ ȝ’ ਥઅȞ ੑȜ઀ȖȠȢ IJİ țĮ੿ Ƞ‫ރ‬IJȚįĮȞާȢ țĮ੿ ܿțȚțȣȢ
ੑijșĮȜȝȠ૨ ਕȜ੺ȦıİȞ, ਥʌİ੿ ȝ’ ਥįĮȝ੺ııĮIJȠ Ƞ੅Ȟ૳.
Mas he aquí que me ha privado de la vista un hombrecillo, un canijo donnadie
[dice el Cíclope de Ulises], puesto que me ha vencido con el vino.

Sóf. Ay. 1114: Ƞ੝ Ȗ੹ȡ ਱ȟȓȠȣ IJȠީȢ ȝȘįȑȞĮȢ.


Pues él no juzgaba dignos a los donnadies.

Ant. 653-654:
ਕȜȜ੹ ʌIJȪıĮȢ ੪ıİȓ IJİ įȣıȝİȞો ȝȑșİȢ
IJ੽Ȟ ʌĮ૙į’ ਥȞ ਢȚįȠȣ IJȒȞįİ ȞȣȝijİȪİȚȞ IJȚȞȓ.
Ea, ya que la desprecias como a un enemigo, deja a esta joven que se case con un
cualquiera en el Hades.

Etimol.: *ਥȟȠȣșİȞȚıȝંȢ <‘ninguneo’,‘desprecio’< *ਥȟ-Ƞ੝șİ઀Ȣ < *Ƞ੝į-İੈȢ < ‘ningu-


no’ < ਦȟȠȣșİȞ઀ȗİȚȞ.
ਥȟȠȣįİȞȚıȝંȢ < ਥȟȠȣįİȞ઀ȗİȚȞ, ‘no hacer ningún caso de’, ‘pasar olímpi-
camente de alguien o de algo’.

El primer término no tuvo existencia real frente al segundo, pero acabó por
prevalecer al ser más empleados los verbos ਥȟȠȣșİȞ઀ȗİȚȞ y ਥȟȠȣșİȞİ૙Ȟ por los
evangelistas.

3. POR ANALOGÍA o SEMEJANZA.-

PROSOPOPEYA o PERSONIFICACIÓN.- Es el tropo por el cual se dota de


cualidades humanas a los seres irracionales o a las cosas. Se suelen distinguir cua-
tro clases:
De primer grado, cuando se les aplica epítetos que expresan cualidades pro-
pias de los seres animados:

Il. XV. 317: ਥȞ ȖĮ઀ૉ ੆ıIJĮȞIJȠ ȜȚȜȚĮިȝİȞĮ ȤȡȠާȢ ݁ıĮȚ.


[Las flechas] quedaban fijas en la tierra, ávidas de saciarse de carne.

186 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Copla: Sevilla es una mocita
que está siempre prisionera
y que tiene la carita
pálida como la cera.

De segundo grado, cuando se les atribuye acciones o estados propios de tales


seres inanimados; a esta segunda especie se la conoce con el nombre de metagoge:

Esq. Promet. 431-435:


ȕȠઽ į੻ ʌંȞIJȚȠȢ țȜ઄įȦȞ
ȟȣȝʌ઀IJȞȦȞ, ıIJȞ੼ȞİȚ ȕȣșંȢ,
țİȜĮȚȞઁȢ ਡȚįȠȢ ਫ਼ʌȠȕȡ੼ȝİȚ ȝȣȤઁȢ Ȗ઼Ȣ,
ʌĮȖĮ੿ ș’ ਖȖȞȠȡ઄IJȦȞ ʌȠIJĮȝ૵Ȟ
ıIJ੼ȞȠȣıȚȞ ਙȜȖȠȢ ȠੁțIJȡંȞ.
Clama la ola marina al chocar, gime el fondo del mar, brama el negro fondo de la
tierra de Hades y gimen las fuentes de los ríos de límpida corriente con un dolor
quejumbroso.

Sóf. ǹy. 869: țȠ੝įİ੿Ȣ ਥʌȚıʌ઼IJĮȚ ȝİ ıȣȝȝĮșİ૙Ȟ IJȩʌȠȢ.


Ningún lugar [pueblo] se decide a acogerme.

Ant. 147-148:
ਕȜȜ੹ Ȗ੹ȡ ਖ ȝİȖĮȜઆȞȣȝȠȢ ਷Ȝșİ ȃ઀țĮ
IJઽ ʌȠȜȣĮȡȝ੺IJ૳ ਕȞIJȚȤĮȡİ૙ıĮ Ĭ੾ȕ઺.
Ea, pues, llegó la Victoria, de grandioso nombre, que se siente complacida con
Tebas, la de muchos carros.

El. 92-93:
IJ੹ į੻ ʌĮȞȞȣȤȓįȦȞ ‫ݛ‬įȘ ıIJȣȖİȡĮ‫ޥ‬
ȟȣȞȓıĮı’ İ‫ރ‬ȞĮ‫ ޥ‬ȝȠȖİȡ૵Ȟ Ƞ੅țȦȞ.
Los odiosos lechos de esta desdichada casa saben ya de las cosas que ocurren du-
rante la noche.

Cic. De divinat. 19:


Si Sicilia tota una voce loqueretur, hoc diceret: quod auri, quod argenti, quod or-
namentorum… habui, et tu mihi abstulisti.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 187


Si Sicilia entera hablara con una única voz, diría esto: cuanto oro, cuanta plata,
cuantas insignias… tenía, tú me lo robaste.

B. López, El Dos de M.: 11-14:


[Dirigiéndose a la patria]. Lloras, porque te insultaron
los que tu amor te ofrecieron...
a ti, a quien siempre temieron
porque tu gloria admiraron.

Gª Lorca.: La niña de bello rostro


está cogiendo aceitunas,
el viento galán de torres
la prende por la cintura.

Popular: La campana de mi pueblo


sí que me quiere de veras,
se alegró cuando nací,
llorará cuando yo muera.

De tercer grado, cuando se les dirige la palabra como si pudieran oír o enten-
der; como ejemplo, pueden servir los conocidísimos versos de L. de Vega:

Pobre barquilla mía,


entre peñascos rota,
sin velas, desvelada,
entre las olas, sola.
¿Adónde vas, perdida?
¿Adónde, di, te engolfas?
Que no hay deseos cuerdos
con esperanzas locas.

Sóf. Ay. 418-422:


੯ ȈțĮȝȐȞįȡȚȠȚ
ȖİȓIJȠȞİȢ ૧ȠĮȓ,
ਥ઄ijȡȠȞİȢ ਝȡȖİȓȠȚȢ,
Ƞ੝țȑIJ’ ਙȞįȡĮ ȝ੽
IJȩȞįİ ੅įȘIJİ.

188 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


¡Oh vecinas corrientes del Escamandro, propicias para los argivos! Ya no veréis a
este hombre.

Tr. 920-922:
੯ Ȝ੼ȤȘ IJİ țĮ੿ Ȟȣȝijİ૙’ ਥȝ੺,
IJઁ ȜȠȚʌઁȞ ਵįȘ ȤĮ઀ȡİș’, ੪Ȣ ਩ȝ’ Ƞ੡ʌȠIJİ
į੼ȟİıș’ ਩IJ’ ਥȞ țȠ઀IJૉıȚ IJĮ૙ıį’ İ੝Ȟ੺IJȡȚĮȞ.
¡Oh lecho y cámara nupcial mía! Adiós ya para siempre, porque jamás me recibi-
réis como esposa en este tálamo.

De cuarto grado, cuando se les dota de palabra, rasgo típico de fábulas y


apólogos:

Il. XIX. 408:


[Habla Janto, uno de los caballos de Aquiles].
țĮ੿ Ȝ઀ȘȞ ı’ ਩IJȚ Ȟ૨Ȟ Ȗİ ıĮઆıȠȝİȞ, ੕ȕȡȚȝ’ ਝȤȚȜȜİ૨.
Bien cierto que en esta ocasión te traeremos sano y salvo, poderoso Aquiles.

B. López, El Dos de M. 76-80: Y cuando, en hispana tierra,


pasos extraños se oyeron,
hasta las tumbas se abrieron
gritando: «¡Venganza y guerra!».

Cuando se confiere a los muertos la facultad del lenguaje, entonces se tendría


–como caso particular de este cuarto tipo–, la idolopeya < İੁįȦȜȠʌȠȚ૘Į <
İ੅įȦȜȠʌȠȚંȢ, ‘que crea imágenes’, y que algunos tratadistas identifican con la pro-
sopopeya en general, si bien debe mantenerse la distinción por razones etimológi-
cas y metodológicas. Ejemplos más antiguos: el İ੅įȦȜȠȞ o espectro de Patroclo
cuando se aparece a Aquiles en Il. XXIII. 69-93, los İ੅įȦȜĮ de los difuntos que
hablan con Odiseo en Od. XI. 51-635, el de Darío en Esquilo, Persas, 681-842 y el
de Clitemestra en Euménides 94-139:

Sóf. ǹy. 854: ੯ șȐȞĮIJİ șȐȞĮIJİ, Ȟ૨Ȟ ȝ’ ਥʌȓıțİȥĮȚ ȝȠȜઆȞ.


¡Oh Muerte, Muerte, ven ahora a visitarme!

J. Manr.: Tantos duques excelentes


tantos marqueses e condes

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 189


e barones
como vimos tan potentes,
di, Muerte, ¿dó los escondes
e traspones?

Lope, R. Sacras: Ven, muerte, tan escondida,


que no te sienta venir,
porque el placer de morir
no me vuelva a dar la vida.

Espronceda: [habla la Muerte]. En mí la ciencia enmudece,


en mí concluye la duda,
y árida, clara y desnuda
enseño yo la verdad;
y de la vida y la muerte
al sabio muestro el arcano
cuando al fin abre mi mano
la puerta a la eternidad.

Etimol.: ʌȡȠıȦʌȠʌȠȚ૘Į < ʌȡȠıȦʌȠʌȠȚİ૙Ȟ, ‘personificar’ < ʌȡંıȦʌȠȞ, ‘rostro’,


‘máscara de teatro’.

Sinón.: fictiǀ personae. fr. personification > ital. personificatione > personifica-
ción,

EUFEMISMO.- Por su etimología pertenece al lenguaje mágico religioso que,


posteriormente, ha influido en el social, evitando su crudeza. Es, pues, una «mani-
festación suave o decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería dura y mal-
sonante» (DRAE):

Las Erinias (ਫȡȣȞ઄İȢ), diosas de la venganza familiar, se tornan Euménides


(ਫȣȝİȞ઀įİȢ) o diosas ‘benévolas’ y protectoras, por tabú supersticioso.

De análoga manera, Sófocles, en cuatro ocasiones, se vale, mediante perí-


frasis, de esta figura para no nombrar a la Esfinge en su Edipo Rey: ਲ ıțȜȘȡ઼
ਕȠȚįȩȢ, ‘la cruel cantora’ (verso 36), ਲ ૧Įȥ૳įઁȢ țȪȦȞ, ‘la perra cantora’ (391),
ʌIJİȡȩİııĮ țȩȡĮ, ‘alada doncella’ (508) y ਲ ȖĮȝȥȫȞȣȤĮ ʌĮȡșȑȞȠȢ ȤȡȘıȝ૳įȩȢ, ‘la

190 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


doncella de corvas garras cantora de enigmas’ (1199-1200), incurriendo de modo
simultáneo en otras dos figuras, la alusión y la citada perífrasis.

Il. III. 360: ੒ į’ ਥțȜ઀ȞșȘ țĮ੿ ਕȜİ઄ĮIJȠ ț߱ȡĮ ȝ‫ޢ‬ȜĮȚȞĮȞ.


Mas él se inclinó y eludió la negra Parca [la muerte].

Sóf. Ant. 666-667:


ਕȜȜ’ ੔Ȟ ʌȩȜȚȢ ıIJȒıİȚİ, IJȠ૨įİ Ȥȡ੽ țȜȪİȚȞ
țĮ੿ ıȝȚțȡ੹ țĮ੿ įȓțĮȚĮ țĮ੿ IJܻȞĮȞIJȓĮ.
Al que la ciudad designa no solo hay que obedecerle en lo exiguo, sino también en
lo justo y en lo contrario [lo injusto].

Tr. 1255-1256: ʌĮ૨Ȝ੺ IJȠȚ țĮț૵Ȟ


Į੢IJȘ, IJİȜİȣIJ‫ ޣ‬IJȠ૨įİ IJਕȞįȡઁȢ ‫ބ‬ıIJ‫ޠ‬IJȘ.
Tal es el cese de sus padecimientos y el fin último de este hombre.

A la suegra, que ha llegado a ser un tipo literario desde la comedia de Te-


rencio con el título griego de Hékyra, modernamente se la llama, por eufemismo y
con perífrasis, ‘madre política’.

Etimol.: İ੝ijȘȝȚıȝંȢ, ‘empleo de una palabra favorable en lugar de otra de mal


agüero’ < İ੝ijȘȝİ૙Ȟ < İ੡ijȘȝȠȢ , ‘que guarda religioso silencio’.

METALEPSIS.- Según el DRAE, «tropo, especie de metonimia que consiste


en tomar el antecedente por el consiguiente o al contrario». (Se mantienen los dos
ejemplos empleados para el 10º tipo de metonimia):

Aquí (un lugar devastado) fue Troya.


consiguiente antecedente

Euríp. Troy. 99-100:


Ƞ੝ț੼IJȚ ȉȡȠ઀Į
IJ੺įİ țĮ੿ ȕĮıȚȜોȢ ਥıȝİȞ ȉȡȠ઀ĮȢ.
Esto [un lugar devastado] ya no es Troya ni somos reyes de Troya.
consiguiente antecedente

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 191


Los graneros rebosaron < (hubo tan gran cosecha que...)
consiguiente antecedente

Teócr. VII 33-34:


ȝ੺ȜĮ Ȗ੺ȡ ıijȚıȚ ʌ઀ȠȞȚ ȝ੼IJȡ૳
ਖ įĮ઀ȝȦȞ İ੡țȡȚșȠȞ ਕȞİʌȜ੾ȡȦıİȞ ਕȜȦ੺Ȟ.
La diosa con medidas colmadas les llenó la era de excelente cebada.

Ǽste consiguiente llevaría como antecedente ‘en gracia a su generosidad…’

En general, la concisión del enunciado determina que uno de los miembros se


exprese mediante una perífrasis:

Morirá al caer las hojas = en el otoño

Aquí se meció su cuna = aquí nació y...

Y añade el DRAE: «Por esta figura se traslada a veces el sentido, no de una


palabra, como con la metonimia, sino de toda una oración; v. gr.: Acuérdate de lo
que me ofreciste, por cúmplelo».

Etimol: ȝİIJ੺ȜȘȥȚȢ < ȝİIJĮȜĮȝȕ੺ȞİȚȞ, ‘tomar en lugar de’, ‘cambiar’.

Sinón.: transumptiǀ.

4. POR ASOCIACIÓN ATÍPICA.

SINESTESIA.- En nuestra opinión, se trata de la extraña unión de dos térmi-


nos de diferentes campos sensoriales que, aunque no se convienen, sin embargo
resultan compatibles en la mente del sujeto que los concibe, a la vez que producen
una sensación no ya expresiva, sino, en algunos casos, incluso estética.
Otras definiciones: «Tropo que consiste en unir dos imágenes o sensaciones
procedentes de diferentes dominios sensoriales» (DRAE).
«Un tipo de metáfora es la sinestesia o transferencia de significado de un do-
minio sensorial a otro» (Mortara, 1991, 189).

192 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


«La sinestesia intencional, la de creación artística [...], es un recurso de susti-
tución, dado que uno de los elementos sensoriales que el poeta utiliza sustituye o
estimula otras sensaciones» (K. Spang, 1979, 222).
«Los fenómenos así designados expresan determinadas transferencias de sig-
nificado de un dominio sensorial a otro, lo que en el lingüístico-discursivo, se ma-
nifiesta en peculiares formas de conexión de elementos nominales, adjetivales o
verbales, cuyos respectivos referentes pertenecen a esferas sensoriales distintas» (J.
A. Mayoral, 1994, 237).
«Tipo particular de correspondencia, según la cual la vibración de un nervio
sensitivo dado (p. e. auditivo), excita un nervio que pertenece a un orden sensitivo
diferente (p. e. visual), y sugiere así una percepción casi simultánea, extraña al
órgano afectado. Lo hemos definido como correspondencia ‘refleja’ o ‘reflexiva’»
(Morier, 1989, 1176).
Algunos ejemplos literarios y de la lengua coloquial:

humor negro, oro negro, leyenda negra, nivel amarillo, rojo, etc.
novela negra, tener la negra alerta amarilla, naranja, etc.
leyenda rosa, novela rosa, arma blanca,
viejo verde, oro verde, vestido rojo chillón,
dar luz verde, ser de sangre azul,
chiste verde, lengua viva, lengua muerta,
poner verde a alguien, la España profunda.

Este tropo suele formarse principalmente con adjetivos que expresan color y
con sustantivos susceptibles de contenerlo, así como los relacionados con los senti-
dos, de acuerdo con la definición dada. No faltan, sin embargo, los que indican
‘tiempo’, ‘sentimientos’, o ‘pasionales estados de ánimo’. Tanto unos como otros
no deben tomarse en sentido etimológico, sino en el figurado que exige la sineste-
sia. En general, los términos en muchos casos se caracterizan por su antonimia.

Adjetivos que expresan ‘color’:

ț઄ĮȞȠȢ: etimológicamente, ‘azul oscuro’> figuradamente, ‘oscuro’, ‘sombrío’.

Od. XII. 59-60:


ʌȡȠIJ੿ į’ Į੝IJ੹Ȣ
ț઄ȝĮ ȝ੼ȖĮ ૧ȠȤșİ૙ țȣĮȞެʌȚįȠȢ ݃ȝijȚIJȡަIJȘȢ.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 193


Y contra ellas [las rocas] grandes olas de la ojizarca Anfítrite se estrellaban con
estruendo.

Esq. Persas 559-560: ȜȚȞંʌIJİȡȠȚ țȣĮȞެʌȚįİȢ


Ȟ੺İȢ.
Naves con alas de lino de aspecto sombrío.

ȜİȣțંȢ: ‘blanco’, ‘brillante’ > ‘feliz’.


Sóf. fr. 6 Radt: ȜİȣțާȢ ‫ݝ‬ȝĮȡ
Día de felicidad.
Candidus dies.

Vid. infra Esq. Pers. 300-301:

ȝ੼ȜĮȢ: ‘negro’ > ‘sombrío’, ‘funesto’, ‘aciago’

Il. XVI. 350: șĮȞ੺IJȠȣ į੻ ȝ‫ޢ‬ȜĮȞ Ȟ‫ޢ‬ijȠȢ ਕȝijİț੺ȜȣȥİȞ.


Y una sombría nube de la muerte [lo] envolvió.

Od. XVII. 326:


ਡȡȖȠȞ į’ Į੣ țĮIJ੹ ȝȠ૙ȡ’ ਩ȜĮȕİȞ ȝ‫ޢ‬ȜĮȞȠȢ șĮȞ‫ޠ‬IJȠȚȠ
Por su parte, la Parca de la negra muerte hizo presa en Argos [el perro de Odiseo].

Hes. Trab. 154-155:


ș‫ޠ‬ȞĮIJȠȢ į੻ țĮ੿ ਥțʌ੺ȖȜȠȣȢ ʌİȡ ਥંȞIJĮȢ
İੈȜİ ȝ‫ޢ‬ȜĮȢ.
La negra muerte, precisamente porque eran terribles, se apoderó [de ellos].

Plut. Lúc. 27:


ȁȠȣțȠ઄ȜȜ૳ į੼ ȝ੼ȜȜȠȞIJȚ įȚĮȕĮ઀ȞİȚȞ IJંȞ ʌȠIJĮȝંȞ ਩ȞȚȠȚ IJ૵Ȟ ਲȖİȝંȞȦȞ ʌĮȡ૊ȞȠȣȞ
ijȣȜ੺IJIJİıșĮȚ IJ‫ޣ‬Ȟ ‫ݘ‬ȝ‫ޢ‬ȡĮȞ ȝަĮȞ Ƞ‫މ‬ıĮȞ IJࠛȞ ܻʌȠijȡ‫ޠ‬įȦȞ, ਚȢ ȝ‫ޢ‬ȜĮȚȞĮȢ țĮȜȠ૨ıȚȞ.
Algunos de los guías advertían a Lúculo, cuando iba a cruzar el río, que se guarda-
ra del único día que era de los nefastos, a los que llaman negros.

Lat. Dies ater.


Día aciago.

194 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Esq. Siete 832-833: ੯ ȝ‫ޢ‬ȜĮȚȞĮ țĮ੿ IJİȜİ઀Į
Ȗ੼ȞİȠȢ ȅੁį઀ʌȠȣ IJ’݃ȡ‫ޠ‬.
¡Oh funesta y ya cumplida maldición de Edipo y su linaje!

Ibid. Pers. 300-301:


ਥȝȠ૙Ȣ ȝ੻Ȟ İੇʌĮȢ įઅȝĮıȚȞ ij੺ȠȢ ȝ੼ȖĮ
țĮ઀ ȜİȣțާȞ ‫ݝ‬ȝĮȡ ȞȣțIJާȢ ‫݋‬ț ȝİȜĮȖȤȡަȝȠȣ.
Para mi casa has anunciado una gran luz y un feliz día después de una noche acia-
ga.

La etimología popular ha sido causa del paso de *ȞİțȡȠȝĮȞIJİ઀Į (que, según


glosa de Hesiquio, procede de ȞİțȣȠȝĮȞIJİ઀Į), a nigromancia, por sinestesia, al
haberse asociado el precomponente ȞİțȡંȢ, ‘muerto’, con lat. nigrum, ‘negro’
(DRAE).
La descripción pormenorizada del arca de Cípselo, en la segunda zona de esta,
que ofrece Pausanias en V. 18.1, se representa a una mujer que tiene en su brazo
derecho a un niño blanco dormido, mientras que en el izquierdo, a otro negro que
parece dormir. Según la interpretación del historiador, se trata de Nýx, ‘la Noche’,
la nodriza de los hermanos Hipno y Tánato, aunque Pausanias los cita en orden
inverso. Sin embargo el buen sentido y la sinestesia aconsejan lo contrario: que el
niño blanco sea Hipno y el negro Tánato de acuerdo con los ejemplos aportados y
con los colores que ostentan: ȜİȣțંȢ para la dicha y ȝ੼ȜĮȢ como expresión del
destino ineluctable.
En la Teogonía hesiódica (744-766), el Tártaro es concebido como la región
más profunda de ultratumba, por debajo incluso del Hades, y dominado por la más
absoluta oscuridad. Allí mora la Noche, envuelta en una densa niebla (757, Ȟİij੼Ȝૉ
țİțĮȜȣȝȝ੼ȞĮ ਱İȡȠȚįİ૙), que lleva en sus brazos al Sueño, hermano de la Muerte.
Allí moran también los hijos (੧ʌȞȠȢ y Ĭ੺ȞĮIJȠȢ) de la noche tenebrosa (744,
ȃȣțIJઁȢ ਥȡİȝȞોȢ); ninguno de los dos recibe la luz de Helios, pero Hipno es dulce
para los hombres porque se desliza por la tierra y por el mar, mientras que Tánato
tiene de hierro el corazón y un alma implacable en su pecho (764-766, IJȠ૨ į੻
ıȚįȘȡ੼Ș ȝ੻Ȟ țȡĮį઀Ș, Ȥ੺ȜțİȠȞ į੼ Ƞੂ ਷IJȠȡ / ȞȘȜİ੻Ȣ ਥȞ ıIJ੾șİııȚȞ, ਩ȤİȚ į’ ੔Ȟ ʌȡ૵IJĮ
Ȝ੺ȕૉıȚȞ / ਕȞșȡઆʌȦȞ·) y se apodera de los mortales por sorpresa.

ਕȝĮȣȡંȢ: ‘obscuro’, ‘sombrío’ > ‘difuso’, ‘borroso’, ‘profundo’, ‘mediocre’, ‘páli-


do’.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 195


Od. IV. 824: IJ੽Ȟ į’ ਕʌĮȝİȚȕંȝİȞȠȢ ʌȡȠı੼ijȘ İ‫ݫ‬įȦȜȠȞ ܻȝĮȣȡިȞ.
Y en su respuesta le dijo la sombra difusa.

Hes. Trab. 284: IJȠ૨ į੼ IJ’ ܻȝĮȣȡȠIJ‫ޢ‬ȡȘ ȖİȞİ‫ ޣ‬ȝİIJંʌȚıșİ Ȝ੼ȜİȚʌIJĮȚ.


De él queda para el futuro un linaje más oscuro.

Esq. Agam. 462-466:


țİȜĮȚ-
ȞĮ੿ ਫȡȚȞ઄İȢ ȤȡંȞ૳
IJȣȤİȡઁȞ ੕ȞIJ’ ਙȞİȣ į઀țĮȢ
ʌĮȜȚȞIJȣȤİ૙ IJȡȚȕઽ ȕ઀Ƞȣ
IJȚșİ૙ı’ ܻȝĮȣȡިȞ.
Las negras Erinis con el tiempo al que es dichoso, al margen de la justicia, por el
uso infortunado de su vida lo hacen mediocre.

Ibid. 546:
੪Ȣ ʌંȜȜ’ ܻȝĮȣȡߢȢ ‫݋‬ț ijȡİȞިȢ <ȝ’> ਕȞĮıIJ੼ȞİȚȞ.
Hasta el punto de lamentarme continuamente desde lo profundo de mi alma.

Coéf. 156-157:
țȜ઄İ į੼ ȝȠȚ, ı੼ȕĮȢ,
țȜ઄’, ੯ į੼ıʌȠIJ’, ‫݋‬ȟ ܻȝĮȣȡߢȢ ijȡİȞިȢ.
Escúchame, [dios] venerable, escúchame, oh señor, desde lo profundo de mi alma.

Sóf. E. C. 182-183:
ਪʌİȠ ȝ੺Ȟ, ਪʌİ’ ੰį’ ܻȝĮȣ-
ȡࠜ țެȜ࠙, ʌ੺IJİȡ, ઎ ı’ ਙȖȦ.
Sígueme, sígueme así, aunque sea con pie inseguro, padre, por donde yo te guíe.

Ibid. 1018: IJ઀ įોIJ’ ܻȝĮȣȡࠜ ijȦIJ‫ ޥ‬ʌȡȠıIJ੺ııİȚȢ ʌȠİ૙Ȟ;


¿Qué le mandas hacer a este débil hombre?

Ibid. 1638-1639:
İ੝șઃȢ ȅੁį઀ʌȠȣȢ
ȥĮ઄ıĮȢ ܻȝĮȣȡĮ߿Ȣ Ȥİȡı‫ޥ‬Ȟ ੰȞ ʌĮ઀įȦȞ Ȝ੼ȖİȚ.
Al punto Edipo, tras haber palpado con sus manos ciegas [a tientas] a sus hijas, les
dice.

196 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Euríp. Herac. Fur. 124-125:
ȜĮȕȠ૨ Ȥİȡ૵Ȟ țĮ੿ ʌ੼ʌȜȦȞ, ੖IJȠȣ Ȝ੼ȜȠȚ-
ʌİ ʌȠįઁȢ ܻȝĮȣȡާȞ ‫ݫ‬ȤȞȠȢ.
Aférrate a la mano y al manto de ese que ha dejado una huella borrosa de su pie.

Ibid. 230-231:
૧આȝȘ Ȗ੹ȡ ਥțȜ੼ȜȠȚʌİȞ ਴Ȟ ʌȡ੿Ȟ İ੅ȤȠȝİȞ,
Ȗ੾ȡ઺ į੻ IJȡȠȝİȡ੹ Ȗȣ૙Į țܻȝĮȣȡާȞ ıș‫ޢ‬ȞȠȢ.
Me ha abandonado la energía que antes tenía, mis miembros, por la vejez, son tem-
blorosos y mi fuerza es débil.

Andróm. 204:
Į‫ރ‬IJ‫ ޤ‬IJ’ ܻȝĮȣȡ‫ ޟ‬țȠ੝ IJ઄ȡĮȞȞȠȢ ĭȡȣȖ૵Ȟ;
¿Acaso he sido yo una persona mediocre y no la soberana de los frigios?

Teócr. XXII. 21:


ਥț į’ ਡȡțIJȠȚ IJૼਥij੺ȞȘıĮȞ ਜ਼ȞȦȞ IJ’ ਕȞ੹ ȝ੼ııȠȞ ܻȝĮȣȡ‫ޤ‬
ĭ‫ޠ‬IJȞȘ, ıȘȝĮ઀ȞȠȣıĮ IJ੹ ʌȡઁȢ ʌȜંȠȞ İ੡įȚĮ ʌ੺ȞIJĮ.
Brillan las Osas y, en medio de los Asnos, el pálido Pesebre, indicando que la cal-
ma es total para la navegación.

ਕȝĮȣȡંȢ, -੾, -ંȞ es sin duda una variante de ȝĮȣȡંȢ, -ંȞ con el prefijo Į-, más bien
intensivo que negativo; su equivalente latino es maurus > ‘moro’ o ‘mauritano’,
base de «moreno < moro y -eno: dicho de un color: ‘oscuro que tira a negro’. 2.
Dicho de la piel: ‘en la raza blanca, negro o castaño’. 5. coloq.: dicho de una per-
sona: negra». (DRAE). Luego, tanto moreno como negro descienden del primitivo
ਕȝĮȣȡંȢ, ‘oscuro’.

ȤȜȦȡંȢ: ‘verde’ > ‘pálido’, ‘reciente’, ‘fresco’, ‘joven’.

Il. VIII. 77: țĮ੿ ʌ੺ȞIJĮȢ ਫ਼ʌઁ ȤȜȦȡާȞ į‫ޢ‬ȠȢ İੈȜİȞ.


Y un pálido temor sobrecogió a todos.

Sóf. Tr. 1055: ਥț į੻ ȤȜȦȡާȞ Į‫ݮ‬ȝ‫ ޠ‬ȝȠȣ


ʌ੼ʌȦțİȞ ਵįȘ.
Y ha bebido ya mi sangre fresca.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 197


Eur. Hel. 1189: ȤȜȦȡȠ߿Ȣ IJİ IJ੼ȖȖİȚȢ į‫ޠ‬țȡȣıȚ ı੽Ȟ ʌĮȡȘ઀įĮ
țȜĮ઀ȠȣıĮ;
¿Y [por qué] llorando con recientes lágrimas riegas tus mejillas?

Teócr. XIV. 70: ʌȠȚİ૙Ȟ IJȚ įİ૙ ਜȢ ȖިȞȣ ȤȜȦȡިȞ.


Hay que hacer algo mientras las rodillas son jóvenes.

ʌȠȡij઄ȡİȠȢ: ‘purpúreo’, ‘rojo oscuro’, ‘brillante’, ‘chispeante’, ‘sangriento’.

Il. I. 481, Od. II. 427-428, XI. 242-243:


ਕȝij੿ į੻ țࠎȝĮ
ıIJİ઀ȡૉ ʌȠȡijުȡİȠȞ ȝİȖ੺Ȝ’ ੅ĮȤİ ȞȘઁȢ ੁȠ઄ıȘȢ.
Contra la quilla resonaba con violencia un oleaje brillante según avanzaba la nave.

Il. XXI. 326-327:


ʌȠȡijުȡİȠȞ į’ ਙȡĮ țࠎȝĮ įȚȚʌİIJ੼ȠȢ ʌȠIJĮȝȠ૙Ƞ
੆ıIJĮIJ’ ਕİȚȡંȝİȞȠȞ.
Entonces una brillante ola del río crecido por el agua del cielo se elevaba erguida.

XVII. 360-361: Į‫ݬ‬ȝĮIJȚ į੻ ȤșઅȞ


įİ઄İIJȠ ʌȠȡijȣȡ‫࠙ޢ‬.
Y la tierra de roja sangre se empapaba.

Ibid. 551-552:
੬Ȣ ਲ ʌȠȡijȣȡ‫ ߯ޢ‬Ȟİij‫ޢ‬Ȝ߯ ʌȣț੺ıĮıĮ ਪ Į੝IJ੽Ȟ
į઄ıİIJ’ ਝȤĮȚ૵Ȟ ਩șȞȠȢ.
De este modo ella [Atenea], oculta en una negra nube, se introdujo entre la tropa
de los aqueos.

V. 82-83, XX. 476-477:


IJઁȞ į੻ țĮIJ’ ੕ııİ
਩ȜȜĮȕİ ʌȠȡijުȡİȠȢ ș‫ޠ‬ȞĮIJȠȢ țĮ੿ ȝȠ૙ȡĮ țȡĮIJĮȚ੾.
Y velaron sus ojos la negra muerte y el poderoso destino.

Od. IV. 115-116:


ȤȜĮަȞĮȞ ʌȠȡijȣȡ‫ޢ‬ȘȞ ਙȞIJ’ ੑijșĮȜȝȠ઀ȧȞ ਕȞĮıȤઅȞ
ਕȝijȠIJ੼ȡૉıȚȞ Ȥİȡı઀Ȟ.

198 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Levantando con ambas manos el purpúreo manto se tapó los ojos.

Sustantivos susceptibles de ‘color blanco o negro’:

ț઄ĮȝȠȢ: ‘haba blanca o negra’ > ‘voto favorable o desfavorable’, según el ejemplo
que sigue:

Tuc. VIII. 66. 1:


įોȝȠȢ ȝ੼ȞIJȠȚ ੖ȝȦȢ ਪIJȚ țĮ੿ ȕȠȣȜ੽ ਲ ܻʌި IJȠࠎ țުĮȝȠȣ ȟȣȞİȜ੼ȖİIJȠ.
Sin embargo, aún la Asamblea Popular y el Consejo se elegían por el sistema de
habas.

ȥોijȠȢ: ‘guijarro blanco o negro’ > ‘voto favorable o desfavorable’.

Filostr. Vida de los sofistas 568: ‫ ݘ‬ȥ߱ijȠȢ ݃șȘȞߢȢ.


L. Ampelio: calculus Minervae.
El voto de Atenea.

Luc. Harmón. 3: ‫ ݗ‬Ȝİȣț‫[ ޣ‬ȥ߱ijȠȢ].


El [voto] favorable.

Plut. Alcib. XXII. 202D:


ਥʌȚȖȞંȞIJȠȢ į੼ IJȚȞȠȢ țĮ੿ İੁʌંȞIJȠȢ· “ȅ੝ ʌȚıIJİ઄İȚȢ, ੯ ਝȜțȚȕȚ੺įȘ, IJૌ ʌĮIJȡ઀įȚ”; “ȉ੹
ȝ੻Ȟ ਙȜȜ’, ਩ijȘ, ʌ੺ȞIJĮ· ʌİȡ੿ į੻ IJોȢ ȥȣȤોȢ IJોȢ ਥȝોȢ Ƞ੝į੻ IJૌ ȝȘIJȡ઀, ȝ੾ʌȦȢ
ਕȖȞȠ੾ıĮıĮ IJ߱Ȟ ȝ‫ޢ‬ȜĮȚȞĮȞ ܻȞIJ‫ ޥ‬IJ߱Ȣ Ȝİȣț߱Ȣ ਥʌ੼ȞİȖțૉ ȥ߱ijȠȞ.”
Uno, tras reconocer y preguntar: “Oh Alcibíades, ¿acaso no confías en tu patria?”.
Contestó: “En todo lo demás, sí, pero, en lo tocante a mi vida, ni en mi madre si-
quiera, no sea que por error deposite el guijarro negro en lugar del blanco”.

Zen. Par. VI.13 (CPG):


ȉ઼Ȣ ਥȞ IJૌ ijĮȡ੼IJȡ઺ ȥȘij૙įĮȢ: ĭ઄ȜĮȡȤȠȢ ijȘı੿ IJȠઃȢ Ȉț઄șĮȢ ȝ੼ȜȜȠȞIJĮȢ țĮșİ઄įİȚȞ
ਙȖİȚȞ IJ੽Ȟ ijĮȡ੼IJȡĮȞ, țĮ੿ İੁ ȝ੻Ȟ ਕȜ઄ʌȦȢ IJ઄ȤȠȚİȞ IJ੽Ȟ ਲȝ੼ȡĮȞ ਥțİ઀ȞȘȞ įȚĮȖ੺ȖȠȞIJİȢ,
țĮșȚ੼ȞĮȚ İੁȢ IJ੽Ȟ ijĮȡ੼IJȡĮȞ ȥȘij૙įĮ Ȝİȣț੽Ȟ· İੁ į੻ ੑȤȜİȡ૵Ȣ, ȝ੼ȜĮȚȞĮȞ. ਫʌ੿ IJȠ઀ȞȣȞ
IJ૵Ȟ ਕʌȠșȞȘıțંȞIJȦȞ ਥțij੼ȡİȚȞ IJ੹Ȣ ijĮȡ੼IJȡĮȢ țĮ઀ ਕȡȚșȝİ૙Ȟ IJ੹Ȣ ȥ੾ijȠȣȢ· țĮ੿ İੁ
İ੝ȡİșİ઀ȘıĮȞ ʌȜİ઀ȠȣȢ Įੂ ȜİȣțĮ੿, İ੝įĮȚȝȠȞ઀ȗİȚȞ IJઁȞ ਕʌઁ ȖİȞંȝİȞȠȞ. ੜșİȞ
ʌĮȡȠȚȝȚĮıșોȞĮȚ IJ੽Ȟ ਕȖĮș੽Ȟ ਲȝ૵Ȟ ਲȝ੼ȡĮȞ ȜİȖંȞIJȦȞ IJ૵Ȟ ਥț IJોȢ ijĮȡ੼IJȡĮȢ İੇȞĮȚ.
ȀĮ੿ Ȃ੼ȞĮȞįȡȠȢ į੻ ijȘı઀Ȟ ਥȞ ȁİȣțĮį઀઺, IJ੽Ȟ ਕȖĮș੽Ȟ ਲȝ੼ȡĮȞ Ȝİȣț੽Ȟ țĮȜİ૙ıșĮȚ.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 199


«Los guijarros del carcaj». Filarco dice que los escitas, cuando van a dormir llevan
consigo el carcaj y, en caso de que hayan pasado aquel día sin penas, echan en el
carcaj un guijarro blanco; si por el contrario ha sido con fatigas, echan uno negro.
Cuando se disponen a morir, sacan los carcajes y cuentan los guijarros; y si en-
cuentran que los blancos son más numerosos, consideran feliz al difunto. De ahí
que digamos nosotros el proverbio que nuestro día feliz es “de los del carcaj”. Y
Menandro por su parte afirma en la Leucadia que al día feliz se le llame “blanco”.

Adjetivos relacionados con el sentido del gusto:

ʌȚțȡંȢ: ‘amargo’ > ‘duro’, ‘implacable’, ‘odioso’, ‘agrio’.

Plat. Filebo 46c: IJઁ į੽ ȜİȖંȝİȞȠȞ ʌȚțȡࠜ ȖȜȣțީ ȝİȝİȚȖȝ੼ȞȠȞ.


Lo dicho dulcemente se mezcla con lo agrio.

Od. XVII. 448: ȝ੽ IJ੺ȤĮ ʌȚțȡ‫ޣ‬Ȟ ǹ‫ݫ‬ȖȣʌIJȠȞ țĮ੿ Ȁ઄ʌȡȠȞ ੆țȘĮȚ.


No sea que vayas al duro Egipto y a Chipre.

Hdto. I. 123. 2: ਥંȞIJȠȢ IJȠ૨ ਝıIJȚ੺ȖİȠȢ ʌȚțȡȠࠎ ਥȢ IJȠઃȢ ȝ੾įȠȣȢ.


Siendo Astiages implacable con los medos.

Sóf. Fil. 254: ੯ ʌȠȜȜ’ ਥȖઅ ȝȠȤșİȡંȢ, ੯ ʌȚțȡާȢ șİȠ߿Ȣ.


¡Ah, soy muy desgraciado! ¡Ah, soy odioso para los dioses!

ȖȜȣț઄Ȣ: ‘dulce’ > ‘apacible’, ‘ingenuo’.

Od. X. 31: ਩Ȟș’ ਥȝ੻ ȝ੻Ȟ ȖȜȣțީȢ ‫ވ‬ʌȞȠȢ ਥʌ੾Ȝȣșİ țİțȝȘ૵IJĮ.


Entonces me invadió un dulce sueño cuando estaba fatigado.

Safo 130: ‫ݕ‬ȡȦȢ … ȖȜȣțުʌȚțȡȠȢ.


Eros… agridulce.

Hdto. IV. 52. 2-3:


‫߹ ݽ‬ȊʌĮȞȚȢ ʌȠIJĮȝާȢ…ȖȜȣțީȢ ਩IJȚ, ਕʌઁ į੻ IJȠ઄IJȠȣ…ʌȚțȡઁȢ ĮੁȞ૵Ȣ, ਥțį઀įȠȚ Ȗ੹ȡ ਥȢ
Į੝IJઁȞ țȡ੾ȞȘ ʌȚțȡ੾.

200 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


El río Hípanis… es aún dulce56, pero a partir de aquí… amargo sobremanera, pues
desemboca en él una fuente amarga.

Plat. Hip. May. 288b: ੲȢ ȖȜȣțީȢ İੇ.


¡Cuán ingenuo eres!

Adjetivos relacionados con el sentido del tacto:

ੑȟ઄Ȣ: ‘agudo’, ‘picante’, ácido’ > ‘ardiente’, ‘penetrante’,’profundo’.

Il. XI. 268: ‫ݷ‬ȟİ߿ĮȚ į’ ‫ݷ‬įުȞĮȚ į૨ȞȠȞ ȝ੼ȞȠȢ ਝIJȡİ૘įĮȠ.


Y profundos dolores penetraban en el alma del Atrida.

Hes. Trab. 414-415:


਷ȝȠȢ į੽ Ȝ੾ȖİȚ ȝ੼ȞȠȢ ‫ݷ‬ȟ‫ޢ‬ȠȢ ‫ݗ‬İȜަȠȚȠ
țĮ઄ȝĮIJȠȢ ੁįĮȜ઀ȝȠȣ.
Cuando la fuerza del ardiente sol extingue el sofoco que hace sudar.

Il. XVII. 674-675:


Į‫ݧ‬İIJާȢ, ੖Ȟ ૧੺ IJ੼ ijĮıȚȞ
‫ݷ‬ȟުIJĮIJȠȞ į੼ȡțİıșĮȚ ਫ਼ʌȠȣȡĮȞ઀ȦȞ ʌİIJİȘȞ૵Ȟ.
El águila, de cuya vista dicen que es la más penetrante de las aves que surcan el
cielo.

Ibid. 371-372: ʌ੼ʌIJĮIJȠ į’ Į‫ރ‬Ȗ‫ޣ‬


਱İȜ઀Ƞȣ ‫ݷ‬ȟİ߿Į.
Y el resplandor del sol se extendía deslumbrante.

Ibid. XVII. 82…88:


੒ ȝ੻Ȟ Į੣IJȚȢ ਩ȕȘ șİઁȢ… ‫ݷ‬ȟ‫ޢ‬Į țİțȜȘȖઆȢ.
De nuevo marchó el dios [Apolo]… gritando de modo estridente.

įȡȚȝ઄Ȣ: ‘punzante’, ‘cortante’ > ‘agrio’, ‘vivo’, ‘violento’.

56
Como en español, frente al agua salada del mar, se opone la “dulce” (por sinestesia) de los ríos,
fuentes y lagos, que, en realidad, es insípida.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 201


Jen. Cir. VI. 2. 31:
‫ݻ‬ȥĮ į੻ Ȥȡ੽ ıȣȞİıțİȣ੺ıșĮȚ ੖ıĮ ਥıIJ੿Ȟ ੑȟ੼Į țĮ੿ įȡȚȝ‫ޢ‬Į țĮ੿ ਖȜȝȣȡ੺.
Hay que proveerse de cuantos alimentos sean picantes, agrios y salados.

Il. XV. 696:


Į੣IJȚȢ į੻ įȡȚȝİ߿Į ȝ‫ޠ‬ȤȘ ʌĮȡ੹ ȞȘȣı઀Ȟ ਥIJ઄ȤșȘ.
De nuevo se trabó una violenta batalla junto a las naves.

Geopón. II. 21. 9:


ȝȚȖȞȣȝ੼ȞȘ [‫ ݘ‬țިʌȡȠȢ] į੻ IJĮ߿Ȣ įȡȚȝȣIJ‫ޢ‬ȡĮȚȢ, Ȥȡ੾ıȚȝȠȢ Ȗ઀ȖȞİIJĮȚ.
Mezclado [el estiércol] con los más drásticos, resulta provechoso.
ıțȜȘȡંȢ: ‘duro’ > ‘terrible’, ‘cruel’, ‘tenaz’.

Eliano, Hª Anim. IX. 57: ıțȜȘȡިȞ Ȗİ ȝ੽Ȟ IJ૵Ȟ ਕȞ੼ȝȦȞ țĮ੿ ȕȚĮ઀oȞ țĮIJĮʌȞİંȞIJȦȞ.
Al soplar los vientos tenaz y violentamente.

Hes. Teog. 839: ıțȜȘȡާȞ į’ ਥȕȡંȞIJȘıİ țĮ੿ ੕ȕȡȚȝȠȞ.


Y tronó de manera estruendosa e imponente.

Sóf. E. R. 35-36:
੖Ȣ Ȗ’ ਥȟ੼ȜȣıĮȢ ਙıIJȣ ȀĮįȝİ૙ȠȞ ȝȠȜઅȞ
ıțȜȘȡߢȢ ܻȠȚįȠࠎ įĮıȝઁȞ ੔Ȟ ʌĮȡİ઀ȤȠȝİȞ.
Tú, que, cuando llegaste a la ciudad de Cadmo, [la] liberaste del tributo que pagá-
bamos a la cruel cantora [la Esfinge].

Aristóf. Nub. 1264: ੯ ıțȜȘȡ‫ ޡ‬įĮަȝȦȞ.


¡Oh terrible destino!

Plat. Teet. 155e:


țĮ੿ ȝ੻Ȟ į੽, ੯ ȈઆțȡĮIJİȢ, ıțȜȘȡȠުȢ Ȗİ Ȝ੼ȖİȚȢ țĮ઀ ਕȞIJȚIJ઄ʌȠȣȢ ܻȞșȡެʌȠȣȢ.
Y, evidentemente, Sócrates, te refieres a personas tozudas y reacias.

ȝĮȜĮțંȢ: ‘blando’, ‘suave’, > ‘dulce’, ‘delicado’.

Il. I. 582: ਕȜȜ੹ ıઃ IJંȞ Ȗ’ ‫݋‬ʌ‫ޢ‬İııȚ țĮș੺ʌIJİıșĮȚ ȝĮȜĮțȠ߿ıȚȞ.


Mas tú cáptatelo con palabras halagadoras.

202 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


X. 2: ȝĮȜĮțࠜ įİįȝȘȝ੼ȞȠȚ ‫ވ‬ʌȞ࠙.
Vencidos por el dulce sueño.

Hdto. IX. 122. 3:


ijȚȜ੼İȚȞ Ȗ੹ȡ ‫݋‬ț IJࠛȞ ȝĮȜĮțࠛȞ ȤެȡȦȞ ȝĮȜĮțȠީȢ ܿȞįȡĮȢ Ȗ઀ȞİıșĮȚ.
Pues en lugares de clima bonancible suelen nacer hombres bondadosos.

Ibid. VII. 153. 4:


੒ į੻ Ȝ੼ȖİIJĮȚ… ʌİijȣț੼ȞĮȚ șȘȜȣįȡ઀ȘȢ IJİ țĮ੿ ȝĮȜĮțެIJİȡȠȢ ܻȞ‫ޤ‬ȡ.
Se dice… que él [Telines] era por naturaleza un hombre afeminado y bastante
tímido.

Od. XVIII. 202-203:


Į੅șİ ȝȠȚ ੮Ȣ ȝĮȜĮțާȞ ș‫ޠ‬ȞĮIJȠȞ ʌંȡȠȚ ਡȡIJİȝȚȢ ਖȖȞ੽
Į੝IJ઀țĮ Ȟ૨Ȟ.
¡Ojalá que la casta Ártemis me proporcione una dulce muerte ahora mismo!

Aristóf. Pluto 1022: IJާ ȕȜ‫ޢ‬ȝȝĮ [਩ijȘ] ș’੪Ȣ ਩ȤȠȚȝȚ ȝĮȜĮțާȞ țĮ੿ țĮȜંȞ.
Y [solía decirme] que yo tenía la mirada tierna y placentera.

șİȡȝંȢ: ‘caliente’, ‘ardiente’ > ‘fogoso’, apasionado’.

Esq. Eumén. 560: ȖİȜઽ į੻ įĮ઀ȝȦȞ ‫݋‬ʌ’ ܻȞįȡ‫ ޥ‬șİȡȝࠜ.


Y el dios se ríe de este hombre fogoso.

Sóf. Traq. 1046: ੯ ʌȠȜȜ੹ į੽ țĮ੿ șİȡȝ‫ ޟ‬țĮ੿ ȜંȖ૳ țĮț‫ޠ‬.


¡Oh frecuentes y ardientes males para ser dichos!

ȥȣȤȡંȢ: ‘frío’ > ‘inútil’, ‘vano’, ‘insignificante’.

Hdto. VI. 108. 2: țĮ੿ ਫ਼ȝ૙Ȟ IJȠȚ੾įİ IJȚȢ Ȗ઀ȞȠȚIJ’ ਗȞ ਥʌȚțȠȣȡ઀Ș ȥȣȤȡ‫ޤ‬.
Y para vosotros esa cierta ayuda resultaría insignificante.

Ibid. IX. 49. 1:


੒ į੻ ʌİȡȚȤĮȡ੽Ȣ ȖİȞંȝİȞȠȢ țĮ੿ ਥʌĮȡșİ੿Ȣ ȥȣȤȡ߲ Ȟަț߯ ਥʌોțİ IJ੽Ȟ ੆ʌʌȠȞ ਥʌ੿ IJȠઃȢ
ਰȜȜȘȞĮȢ. Y él, lleno de alegría y confiando en una victoria mínima, lanzó la caba-
llería contra los griegos.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 203


Jenof. Bqte. VI. 7:
İੁ į੻ ȥȣȤȡ‫ ޟ‬Ȝ੼ȖȦ, ıઃ Į੅IJȚȠȢ, ਩ijȘ, ʌȡ੺ȖȝĮIJ੺ ȝȠȚ ʌĮȡ੼ȤȦȞ
Si digo cosas insustanciales, tú eres capaz, dijo, de sugerirme temas.

Eur. If. Aul. 1014: ȥȣȤȡ‫ ޟ‬ȝ‫ޡ‬Ȟ ‫݋‬ȜʌަȢ. ¡Vana esperanza!

ȟȘȡંȢ: ‘seco’, ‘árido’, > ‘austero’.

Esq. Siete 695:


ij઀ȜȠȣ Ȗ੹ȡ ਥȤșȡ੺ ȝȠȚ ʌĮIJȡઁȢ ȝ੼ȜĮȚȞ’ ਝȡ੹
ȟȘȡȠ߿Ȣ ਕțȜĮ઄IJȠȚȢ ‫ݻ‬ȝȝĮııȚȞ ʌȡȠıȚȗ੺ȞİȚ.
En efecto, la odiosa y funesta maldición de mi padre ha prendido en mis ojos secos
que ya no lloran.

Aristóf. Avisp. 1450:


ȗȘȜ૵ Ȗİ IJોȢ İ੝IJȣȤ઀ĮȢ
IJઁȞ ʌȡ੼ıȕȣȞ Ƞੈ ȝİIJ੼ıIJȘ
ȟȘȡࠛȞ IJȡިʌȦȞ țĮ‫ ޥ‬ȕȚȠIJ߱Ȣ.
Envidio al anciano por su felicidad, por haber cambiado sus austeras costumbres y
género de vida.

ਫ਼ȖȡંȢ: ‘húmedo’ > ‘líquido’, ‘fluido’.

Il. I. 312: ਥʌȚʌȜİ૙Ȟ ‫ބ‬Ȗȡ‫ ޟ‬ț‫ޢ‬ȜİȣșĮ.


Surcar los líquidos caminos.

Plat. Ley. 746e:


țĮ੿ ਩IJȚ ȞȠȝ઀ıȝĮIJĮ țĮ੿ ȝ‫ޢ‬IJȡĮ ȟȘȡ‫ ޠ‬IJİ țĮ੿ ‫ބ‬Ȗȡ‫ ޟ‬țĮ੿ ıIJĮșȝ੺.
Y aún el dinero, las medidas para áridos, para líquidos y las ponderales.

Od. VI. 79: į૵țİȞ į੻ Ȥȡȣı੼ૉ ਥȞ Ȝİț઄ș૳ ‫ބ‬ȖȡާȞ ‫ݏ‬ȜĮȚȠȞ.


Y le dio fluido aceite en una alcuza de oro.

Plut. Mor. 759c:


ਲ Ȗ੹ȡ ੕ȥȚȢ ਩ȠȚțİ IJ੹Ȣ ȝ੻Ȟ ਙȜȜĮȢ ijĮȞIJĮı઀ĮȢ ‫݋‬ij’ ‫ބ‬ȖȡȠ߿Ȣ ȗȦȖȡĮijİ߿Ȟ.
Su contemplación, en efecto, induce a pensar que las demás imágenes están pinta-
das al fresco.

204 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Teócr. XXV. 206-207:
Į੝IJ੹ȡ ਥȖઅ ț‫ޢ‬ȡĮȢ ‫ބ‬ȖȡާȞ ਦȜઅȞ țȠ઀ȜȘȞ IJİ ijĮȡ੼IJȡȘȞ
ੁ૵Ȟ ਥȝʌȜİ઀ȘȞ ȞİંȝȘȞ.
He aquí que yo emprendí la marcha después de coger mi arco flexible y el hueco
carcaj lleno de flechas.

Him. a Pan 33: ș੺Ȝİ Ȗ੹ȡ ʌިșȠȢ ‫ބ‬ȖȡިȢ.


Pues florecía [en él, Hermes] un lánguido deseo.

Sustantivos que expresan ‘tiempo’:

ਲȝ੼ȡĮ / ਷ȝĮȡ: día > diversas etapas de la vida.

Sóf. Ed. Col. 1215-1217:


ਥʌİ੿ ʌȠȜȜ੹ ȝ੻Ȟ Įੂ ȝĮțȡĮ‫ޥ‬
ܼȝ‫ޢ‬ȡĮȚ țĮIJ੼șİȞIJȠ į੽
ȜઃʌĮȢ ਥȖȖȣIJ੼ȡȦ.
Pues los largos días [la vejez] han determinado en gran medida dolores más cerca-
nos.

Eur. Ión 718-719:


ȝ੾ ʌȠIJ’ İੁȢ ਥȝ੹Ȟ ʌંȜȚȞ ੆țȠȚș’ ੒ ʌĮ૙Ȣ,
Ȟ‫ޢ‬ĮȞ į’ ܼȝ‫ޢ‬ȡĮȞ ਕʌȠȜȚʌઅȞ ș੺ȞȠȚ.
¡Que jamás venga ese hijo a mi ciudad y que, tras abandonar su joven vida, ojalá
muera!

Héc. 364: Ȝȣʌȡ‫ޟ‬Ȟ ਙȖȠȣıĮȞ [ȝİ] ‫ݘ‬ȝ‫ޢ‬ȡĮȞ.


Mientras llevo una vida miserable.

Aristót. Retór. 1389ª23:


IJ߲ Ȗ੹ȡ ʌȡެIJ߯ ‫ݘ‬ȝ‫ޢ‬ȡߠ ȝ੼ȝȞİıșĮȚ ȝ੻Ȟ Ƞ੝į੻Ȟ ȠੈંȞ IJİ, ਥȜʌ઀ȗİȚȞ į੻ ʌ੺ȞIJĮ.
En su primer día [en la primera fase de su vida] [el joven] nȠ es capaz de recordar
nada, pero sí de esperarlo todo.

Ȟ઄ȟ: ‘noche’ > ‘sombras’, ‘tinieblas’.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 205


Il. I. 47: ੒ į’ ਵȧİ ȞȣțIJ‫݋ ޥ‬ȠȚțެȢ.
Y él [Apolo] marchó semejante a la noche [sombrío].

V. 23: ਕȜȜ’ ਾijĮȚıIJȠȢ ਩ȡȣIJȠ, ı੺Ȧıİ į੻ ȞȣțIJ‫ ޥ‬țĮȜުȥĮȢ.


Sino que Hefesto lo protegió y salvó cubriéndolo con la noche.

Eur. El. 867: ੯ ȖĮ૙Į țĮ੿ Ȟީȟ ਴Ȟ ਥįİȡțંȝȘȞ ʌ੺ȡȠȢ.


¡Oh tierra y tinieblas que antes veía.

ȕ઀ȠȢ: ‘vida’ > ‘sustento’, ‘recursos’, ‘biografía’.

Hes. Trab. 42: țȡ઄ȥĮȞIJİȢ Ȗ੹ȡ ਩ȤȠȣıȚ șİȠ੿ ȕަȠȞ ਕȞșȡઆʌȠȚıȚȞ.


Pues oculto tienen los dioses el sustento a los hombres.

Jenof. Econ. VI. 11:


੖IJȚ ȝ੼Ȟ, ੯ ȈઆțȡĮIJİȢ, ț੺ȜȜȚıIJંȞ IJİ țĮ੿ ਙȡȚıIJȠȞ țĮ੿ ਸ਼įȚıIJȠȞ ਕʌઁ ȖİȦȡȖ઀ĮȢ IJާȞ ȕަȠȞ
ʌȠȚİ૙ıșĮȚ.
Porque, oh Sócrates, es muy noble, excelente y grato sacar los recursos de la agri-
cultura.

Sóf. Fil. 931:


ਕʌİıIJ੼ȡȘțĮȢ IJާȞ ȕަȠȞ IJ੹ IJંȟ’ ਦȜઆȞ.
Tú le has privado de su medio de vida al apoderarte de su arco [y sus flechas].

Plut.: ǺަȠȚ ʌĮȡ‫ޠ‬ȜȜȘȜȠȚ / Menandro (III 392. 28-393, Spengel): Ƞੂ ȆȜȠȣIJ੺ȡȤİȚȠȚ Ǻ઀ȠȚ.
Las vidas [biografías] paralelas.

ș੺ȞĮIJȠȢ: ‘muerte’ > ‘pena capital’, ‘condena a muerte’.

Sóf. E. C. 529-530: ੭ȝȠȚ, ș‫ޠ‬ȞĮIJȠȢ ȝ੻Ȟ IJ੺į’ ਕțȠ઄İȚȞ,


੯ ȟİ૙Ȟ.
¡Ay de mí, muerte es oír tales cosas, oh extranjero!

Demóst. C. Midias 21:


țĮ੿ įİ઀ȟȦ ʌȠȜȜࠛȞ șĮȞ‫ޠ‬IJȦȞ ਙȟȚȠȞ țĮ੿ Ƞ੝Ȥ ਦȞંȢ.
Y demostraré que es digno de muchas condenas a muerte, y no de una sola.

206 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


Sintagmas binarios que expresan pasionales estados de ánimo:

Il. XIV. 479: ਝȡȖİ૙ȠȚ ੁંȝȦȡȠȚ, ܻʌİȚȜ‫ޠ‬ȦȞ ܻțިȡȘIJȠȚ.


¡Argivos fanfarrones, insaciables de bravatas!

XI. 508: IJ૶ ૧Į ʌİȡ઀įİȚıĮȞ ȝ‫ޢ‬ȞİĮ ʌȞİަȠȞIJİȢ ਝȤĮȚȠ઀.


Los aqueos, aunque respiraban furia, temieron por él.

Sóf. El. 610: ੒ȡ૵ ȝȑȞȠȢ ʌȞȑȠȣıĮȞ.


Observo [que ella] respira furia.

Adjetivos relacionados con la ornitomancia:

įİȟȚંȢ, ‘derecho’, y İ੝આȞȣȝȠȢ, ‘izquierdo’ evolucionan respectivamente hacia ‘fa-


vorable’ o ‘de buen agüero’, y ‘funesto’ o ‘de mal agüero’, como muestra

Esq. Prom. 488-490:


ȖĮȝȥȦȞ઄ȤȦȞ IJİ ʌIJોıȚȞ ȠੁȦȞ૵Ȟ ıțİșȡ૵Ȣ
įȚઆȡȚı’, Ƞ੆IJȚȞ੼Ȣ IJİ įİȟȚȠ‫ ޥ‬ij઄ıȚȞ
İ‫ރ‬ȦȞުȝȠȣȢ IJİ.
Descifré con precisión el vuelo de las aves rapaces, cuáles eran favorables por na-
turaleza y cuáles de mal agüero.

Quizá deba pensarse en que la sinestesia ha podido ser en algunos casos causa
de la variedad de acepciones que presentan ciertos vocablos interpretados a su ma-
nera por los usuarios del idioma, en particular por escritores o por el vulgo, incapaz
de captar el valor real de las palabras, hasta el punto de caer incluso en la antítesis.
Tal es el caso de los adjetivos “formidable” y “tremendo”, derivados de formƯdo,
‘temor’, ‘miedo’ y de tremƟre, ‘estremecerse de miedo’, empleados legítimamente
con este sentido, pero, mal interpretados, han venido a significar, respectivamente,
en sentido coloquial ‘magnífico’ y ‘muy grande y excesivo en su línea’ (DRAE).
Item más: el neohelenismo57 “barómetro” se emplea ahora por sociólogos y perio-
distas para expresar el resultado de una encuesta pública, que nada tiene que ver
con su primitivo significado de ‘aparato para medir la presión atmosférica’. De uso
muy reciente es también el cambio semántico con que los jóvenes usan la interjec-

57
Llamamos así a toda palabra formada artificialmente sobre bases griegas, de modo distinto, por
ejemplo, de metáfora, auténticamente clásica.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 207


ción exhortativa “venga”, en el sentido de ‘bien’, ‘está bien’, o la expresión “¡qué
fuerte!” aplicada a aquello que les parece que es algo inverosímil o surrealista;
incluso se ha producido un cambio de categoría en el sustantivo “chulo”, que ha
pasado a convertirse en adjetivo con la significación de ‘lindo’, ‘bonito’, ‘gracio-
so’, probablemente por ignorancia de su originaria significación de ‘rufián’.
Lo mismo ocurre con “estar en el punto álgido”, locución que la gente usa, no en su
valor semántico de ‘muy frío’, ‘gélido’, sino muy distinto del auténtico.

Etimol.: ıȣȞĮ઀ıșȘıȚȢ, ‘sensación, percepción simultánea’< ıȣȞĮ઀ıșİıșĮȚ, ‘sentir


con’.

208 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


BIBLIOGRAFÍA GENERAL

Bailly, A. (1950). Dictionaire grec-français. Paris. Hachette.


Bécares Botas, V. (1985). Diccionario de terminología gramatical griega. Edic. de la
Univ. de Salamanca.
Beristain, H. (1995). Diccionario de retórica y poética. México, Ed. Porrúa S. A.
Campillo, N. (1881). Retórica, Poética y Literatura Preceptiva. Madrid, Hernando.
Coll y Vehí, J. (1862). Compendio de Retórica y Poética. Barcelona, Impr. Del Diario
de Barcelona.
Correas, G. (1992). Vocabulario de refranes y frases proverbiales. Madrid, Visor Libros.
Ed. de V. Infantes.
Dubois, J. y otros (1770). (Llamados “Groupe m”, Centre de Etudes Poetiques de l’
Université de Liége). Rhétorique général. Paris, Ed. Larousse.
Eseverri, C. (1979²). Diccionario de helenismos españoles. Burgos, Impr. Aldecoa.
Fontanier, P. (1968-69). Las Figures du Dicours. Introd. De G. Genette. Paris. Ed.
Flammarion.
García Romero, F. (1999). «Sobre la etimología de la palabra “paroimía”». Paremia, 8,
219-223.
González Garbín, A. (1895). Compendio de Retórica y Poética o de Preceptiva Literaria.
Granada.
Grupo μ (1987). Retórica General. Barcelona, Paidós. (Vid. Dubois J.).
Jiménez Fernández, J. (2005). De la manzana de la discordia a la gallina de los huevos
de oro. Paremias de tema griego en castellano. Madrid, Ediciones Clásicas.
Lausberg, H. (1966). Manual de Retórica Literaria. Fundamentos de una Ciencia de la
Literatura. Madrid, Gredos. Vers. española de J. Pérez Riesco. 3 vols.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 209


–– (1975). Elementos de Retórica Literaria. Introducción al estudio de la filología clásica,
románica, inglesa y alemana. Madrid, Gredos. Vers. española de M. Marín Casero.
Lázaro Carreter, F. (1962). Diccionario de términos filológicos. Madrid, Gredos.
Leutsch, E. L.- Schneidewin, F. G. (1965). Corpus Paroemiographorum Graecorum.
(CPG). Hildeseim. 2 vols.
Lidell, H. G. and Scott, R. (1983). A Greek- English Lexicon. Oxford, Clarendon Press.
Longino, D. (1979). Sobre lo sublime. Madrid, Gredos. Intr., trad. y notas de J. García
López.
López Eire, A. (2000). Esencia y objeto de la retórica. Edic. Univ. de Salamanca.
–– (2002). Poéticas y retóricas griegas. Madrid, Edit. Síntesis.
Marchese, A. y Forradellas, J. (1994, 4ª ed.). Diccionario de retórica, crítica y terminología
literaria. Barcelona, Ariel.
Marcos Álvarez, M. (1989). Diccionario práctico de recursos expresivos (figuras y tropos).
Cáceres, Univ. de Extremadura.
–– (1993). Diccionario básico de recursos expresivos. Badajoz, Universitas.
Massa Vall-Llosera (1910). F. Compendio de Literatura Preceptiva. Barcelona.
Mayoral, J. A. (1994). Figuras retóricas. Madrid, Edit. Síntesis.
Morier, H. (1989). Dictionaire de Poétique et de Rhétorique. Paris, Presses Universitaires
de France. 4ª ed.
Mortara Garabelli, B. (1991). Manual de Retórica. Madrid, Cátedra. Tr. de Mª J. Vega.
Proverbios griegos. Menandro. Sentencias. (1999). Madrid, Gredos. Introd., trad. y notas
de R. Mª Mariño y F. García Romero.
Quintana Cabanas, J. Mª. (1997). Raíces griegas del léxico castellano científico y médico.
Madrid, Dykinson.
Ramos Jurado, E. Á. y Sancho Royo, A. (2009). Léxico de terminología retórica griega:
figuras y tropos. Zaragoza, Libros Pórtico.
Real Academia Española. (2001²²). Diccionario de la Lengua Española. Madrid, Espasa Calpe.
–– (2010). Nueva gramática de la lengua española. Madrid, Espasa Libros.
Rey, J. (1942). Preceptiva Literaria. Santander, Sal terrae.
Sánchez Doncel, G. (1997). Diccionario de latinismos y frases latinas. Madrid, Editor.
Noesis. Prol. de A. Fontán
Sánchez Lasso de la Vega, J. (1968). Sintaxis griega. I. Madrid, C.S.I.C.
Spang, K. (1979). Fundamentos de Retórica. Pamplona, Edic. de la Univ. de Navarra.

210 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


AUTORES GRIEGOS
Aeschyili Tragoediae. (1937-1966). Ed. G. Murray. Oxford.
Apostolio. [En Leutsch, E. L.; Schneidewin, F. G. Corpus Paroemiographorum Graecorum
(CPG). 1965. Hildesheim. 2 vols.]
Aristophanis Comoediae I. Equites. (1906²: 1980). Ed. F. W. Hall & W. M. Geldart. Oxford.
Aristophanes (1924-1996). Ed. B. Bickley Rogers. Cambridge (Mass.), Loeb. 3 vols.
Aristotelis Ars Rhetorica. (1986). Ed. W. D. Ross. Oxford.
–– Retórica. (1980). Ibid. Trad. de Q. Racionero.
–– Aristotelis de Arte Poetica Liber. (1982). Oxford. Ed. R. Kassel.
–– Poética. (1974). Madrid, Gredos. Trad. trilingüe por V. Gª Yebra.
Bucolici Graeci. (1952-1978). Ed. A. S. F. Gow. Oxford.
Bucólicos griegos. (1986). Madrid, Gredos. Intr., trad. y notas por M. Gª Teijeiro y M.
T. Molinos Tejada.
Démosthène. Plaidoyers politiques IV. Sur couronne. Contre Aristogiton I-II. (1946).
Texte ét. et trad. par G. Mathieu. Paris, Budé.
Diodorus Siculus IV. (1939-1970). (1933-1967). Ed. C. H. Oldfather. Cambridge (Mass.),
Loeb.
Eschine. Discours II. Contre Ctésiphon. (1927-1928). Texte et trad. par G. de Budé y V.
Martin. Paris, Budé.
Esopo. (1942). Fábulas escogidas. Intr. y coment. de Mª S. Andújar. Madrid. C. S. I. C.
Clásicos «Emérita».
Euripidis Fabulae. T. I. (1984). T. II. (1981). Ed. J. Diggle. III. (1909-1960). Ed. G.
Murray. Oxford.
Eurípides. Tragedias. T. I (1983). Intr., tr. y not. de A. Medina y J. A. López Férez. T. II
(1985). Id. de J. L. Calvo. T. III. (1985). Id. de C. Gª Gual y L. A. de Cuenca.
Η ΚΑΙΝΗ ΔΙΑΘΗΚΗ. (1978). The new Testament in ancient and modern greek.
ΓΕΔΕΩΝΙΤΑΙ, ΟΙ ΦΙΛΟΙ ΤΟΥ ΙΕΡΟΥ ΒΙΒΛΙΟΥ. ΑΘΗΝΑΙ - ΕΛΛΑΣ.
Filóstrato. (1922. 1961). Vida de los sofistas. London, Loeb. Ed. W. C. Wright.
Herodoti Historiae. (1908-1963³). Ed. C. Hude. Oxford. 2 vols.
Hesiodi Theogonia. Opera et Dies. Scutum, Fragmenta selecta. (1970-1981). Ed. F.
Solmsen, R. Merkelbach, & M. L. West. Oxford.
Homeri Opera. Iliadis. (1920-1985³). Ed. D. B. Munro & T. W. Allen. Oxford. 2 vols.
-Odysseae. (1917-1979² & 1919-1985²). Ed. T. W. Allen. Oxford. 2 vols.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 211


Homero. Ilíada. (1991). Tr., pról. y notas de E. Crespo. Madrid, Gredos.
-Ilíada. (1960). Vers. dir. y lit. del griego por L. Segalá. Madrid, Aguilar.
Isocrate. Discours I ². Éloge d’ Hélène. (1956). Texte établi et trad. par G. Mathieu et E.
Brémond. Paris. Budé.
Jenofonte. Hierón. (1954). Texto, tr. y not. de M. Fernández-Galiano. Madrid, Instº de
Estudios Políticos.
Líricos griegos. Elegíacos y yambógrafos arcaicos. (1959). Texto y tr. de F. R. Adrados.
Barcelona, Alma Mater. 2 vols.
Lucian. Vol. III. Perì tôn epì misthôi synóntōn. (1915-1967). Ed. A. M. Harmon. Londres-
Nueva York, Loeb.
Mantissa Proverbiorum. (Vid. Apostolio).
Platonis Opera II. Parmenides. Alcibiades I y II. (1901-1967). Ed. I. Burnet. Oxford.
-III. Eutidemo. Hippias Major. Hippias Minor. (1903-1968). Ibid.
- IV. Respublica. (1902-1962). Ibid.
Plutarch. Moralia IV. Gloria de Atenas. (1930-1993). Ed. F. C. Babbit. Cambridge
(Mass.), Loeb.
Plutarch’ Lives III. Pericles. (1975-1993). Ed. B. Perrin. Ibid.
Plutarco. Adynata. En Corpus Paraemiographorum Graecorum (CPG). (1965). I. 343.
Ed. de E. L. Leutsch y F. G. Schneidewin. Hildesheim.
Sophoclis Fabulae. (1924-1961). Ed. A. C. Pearson. Oxford.
Xenophontis Opera Omnia III ². Expeditio Cyri. (1904-1982). Ed. E. C. Marchand. Oxford.
Zenobio Parisino. (Vid. Apostolio).

AUTORES LATINOS
M. Tulli Ciceronis Rhetorica II. Brutus. Orator (1903-1988). Ed. A. S. Wilkins. Oxford.
-Cicéron. Discours X. Catilinaires. (1969). Texte établi par H. Borneque et traduit
par E. Bailly. Paris, Budé, 8ª ed.
-De consulatu meo.
-M. Tulli Ciceronis Scripta quae manserunt omnia, De divinatione, fasc. 46). Ed. W.
Ax-O. Plasberg. Leipzig (Sttugard) 1938-1977.
-De natura deorum. (1955-1958). Ed. A. S. Pease. Cambridge (Mass.), Loeb. 2 vols.
-Les devoirs I-III. (1970). Texte établi et traduit par M. Testard. Paris, Budé.
-M. Tulli Ciceronis Philippicae I-XIV. (1901-1970). Ed. A. Curtis Clark. Oxford.

212 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


-El orador. (1967). Texto revis. y tr. por A. Tovar y A. R. Bojaldón. Barcelona, Alma
Mater.
-Discours VIII. Pro Cluentio. (1953). Texte ét. et trad. par P. Boyance. Paris, Budé.
-M. Tulli Ciceronis Orationes. Pro Rabirio perduellionis. (1909-1966). Ed. A. Curtis
Clark. Oxford.
-In C. Verrem² . (1917-1967). E. G. Peterson. Oxford.
Ennio, Q. Fragmentos. (1984). Texto revis. y tr. por M. Segura. Madrid, C. S. I. C.
Gellius. (1968). Noctes Atticae. Ed. P. K. Marshall. Oxford. Books 1-10.
Horace. (1967). Opera. Ed. E. C. Wickman. 2nd Ed. H. W. Garrod. Oxford.
Livy, T. Ab urbe condita. V. XXXI-XXXV. (1965). Ed. A. H. McDonald. Oxford.
Plaute. Comédies VI³. (1962). Texte ét. et trad. par A. Ernout. París, Budé.
P. Siro. (1963). Sentencias. Intr., ed. y trad. de V. J. Herrero Vicente. Madrid, Suplementos
de Estudios Clásicos.
P. Terencio. (1966). Hécira. Adelfos. Texto revis. y tr. por L. Rubio. Barcelona, Alma Mater.
P. Vergili Maronis Opera. (1969). Ed. R. Minors. Oxford.
Quintiliano. The Institutio Oratoria, of…, (1920-1980) with an english translation by H.
E. Butter. Harvard (Mass.), Loeb.
-Sobre la formación del orador. Obra Completa. (1997). Public. Universidad Pontificia
de Salamanca. Ed. Bilingüe de A. Ortega. 4 vols.
Rhétorique à Herennius. (1989). Texte établi et tr. par G. Achard. Paris. Collec. Univers.
de France.
Salustio. Conjuración de Catilina. (1948). Texto lat. con notas sintáct. y vocabul. de M.
Díaz y Díaz. Madrid, Gredos.
San Isidoro de Sevilla. (1982). Etimologías. Madrid, B. A. C. Ed. bilingüe por J. Oroz y
M. A. Marcos. Introd. de M. Díaz y Díaz.

AUTORES ESPAÑOLES
Alcázar, B. del. Poetas de los siglos XVI y XVII. (1970). Selección de P. Blanco Suárez.
Madrid, C.S.I.C.
Arriaza, J. Bta, de. Poetas líricos del siglo XVIIII. 3º. Biblioteca de Autores Españoles
LXVII.
Bécquer, G. A. Obras completas. (1954). Madrid, Aguilar. Con un prólogo “Semblanza
de B.” por J. y S. Álvarez Quintero.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 213


Calderón de la Barca. P. La vida es sueño. (1980). Madrid, Cátedra. Ed. de C. Morón.
-El alcalde de Zalamea. (1924). Madrid, Librería Sucesores de Hernando.
Campoamor, R. de. (1951). Obras completas. Madrid, Aguilar.
Cervantes, M. de. El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. (1936). Barcelona,
Edit. Sopena.
-Obras completas de Cervantes. Madrid. Ed. de R. Schevill y A. Bonilla San Martín.
Cruz, S. Juan de la. Vida y Obra de…(1946). Ed. de C. de Jesús Crucificado y L. del Stmo.
Sacramento. Biblioteca de Autores Cristianos.
Darío, R. Prosas profanas. (1952). Buenos Aires, Espasa Calpe.
Diego, G. Antología del grupo poético de 27. (1981). Madrid, Cátedra. Ed. de V. Gaos,
actualizada por C. Sahagún.
Gª Lorca, F. Romancero gitano. (1958). B. Aires, Edit. Losada, 6ª ed.
Góngora L. de. Versos de Góngora. En el III centenº del óbito del poeta. (1927). Córdoba.
Real Academia de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes.
Jesús, Sta. Teresa de. Obras. (1952, nueva ed.). BAE, LIII y LV. Ed. de V. de la Fuente.
La Santa Biblia. (1994). Valencia, Edit. A. Ortells S. L. Tr. de J. M. Petisco, S. J.
López García, B. Poesías. (2002). Jaén, Instº de Estudios Giennenses. Edición crítica por
J. Jiménez Fdez.
Quevedo, F. de. Obra poética. (1969). Madrid, Ed. Castalia. Ed. de J. M. Blecua. 4
vols. Romancero español 5. (1946). Madrid, Aguilar. Selec. de romances antiguos y
modernos y estudio preliminar por L. Santullano.
Sancho Sáez, A. (1981). Antonio Almendros Aguilar, una vida y una obra en el Jaén del
siglo XIX. Jaén, Instituto de Estudios Giennenses. Pról. de A. Gallego Morell.
Vega, G. de la. Obras de Garcilaso de la Vega. (1911-1935). Madrid, Clás. Castellanos.
Ed. de T. Navarro Tomás.
Vega, Lope de. Poesías líricas. 1926 y 1927). Madrid, Clás. Castellanos. Ed. y pról. de
J. F. Montesinos.
Zorrilla, J. El puñal del godo. Don Juan Tenorio11. (1910). Madrid, Espasa Calpe.
Composiciones varias. (1923). Madrid, Biblioteca Universal, Perlado, Páez y Cia.

214 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


ÍNDICE DE TÉRMINOS

ÍNDICE DE TÉRMINOS. ESPAÑOLES: atenuación. 161, 171.


atroísmo. 115.
adagio. 83, 87.
adínaton. 161, 176, 177. batología. 28.
aforismo. 83, 86, 88.
alegoría. 161, 164. cacofemia. 84, 130.
alegorismo. 161, 167. cacofonía. 56.
aliteración. 53, 54 calambur. 53, 69.
alusión. 161, 172. capicúa. 53, 59.
amplificación: figª pintor. 83, 109, 115. caracterismo. 103.
tropo sent. 28, 161, 162. carientismo. 161, 182.
anacenosis. 83, 90. catacresis. 22, 144, 148.
anáclasis. 74. cleuasmo. 161, 179, 181.
anadiplosis. 23, 34. clímax. 23, 46.
anáfora. 23, 40. comparación. 83, 120.
antanáclasis. 73, 74. complexión. 23, 45.
antepífora. 23, 51. comunicación. 83, 90.
anticipación. 83, 92. concatenación. 23, 48, 49.
anticlímax. 47. concesión. 83, 91.
antífrasis. 161, 183. conduplicación. 23, 37.
antilogía. 161, 174. congeries. 83, 113.
antimetábola. 23, 44. conjunción. 23, 25.
antisagoge. 123. conminación. 84, 132.
antítesis. 44, 83, 123, 124. conmoración. 83, 118.
antonomasia. 149, 161, 163, 164. contradefinición. 98, 124.
antorismo. 98, 124. conversión. 23, 41.
aposiopesis. 84, 139. corografía. 83, 109.
apóstrofe. 84, 134. corrección. 83, 94
apotegma. 83, 88. cronografía. 83, 106.
armonía imitativa. 53, 54, 57.
asíndeton. 23, 29. definición. 83, 85.
asteísmo. 161, 181, 183. deprecación. 84, 128.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 215


derivación. 23, 61. *fonosimbolismo. 53, 54, 57.
descripción. 83, 99.
diácope. 23, 38, 44. gradación. 23, 46.
diáfora. 73, 74.
diáliton, 31. hendíadis. 53, 69.
dialogismo. 84, 125, 126. hipérbole. 161, 169.
diaporesis. 83, 89. hipocorismo. 161, 185.
*diasirmo. 161, 182. hipófora. 83, 94.
diástole. 38. hipotiposis. 83, 99
dilogía. 53, 67. hipozeugma. 33.
disyunción. 23, 29. histerología. 53, 75.
dubitación. 83, 89.
idolopeya, 189.
ecfonema.84, 135. imposible. 161, 176.
ecfonesis. 84,134. imprecación. 84, 129.
écfrasis. 83, 106. interpretación. 83, 117.
elipsis. 23, 31. interrogación. 84, 137.
énfasis. 53, 73. iotacismo. 28, 55.
enigma. 161, 166. ironía. 161, 177, 178.
entimema. 83, 89. isocolon. 53, 77.
enumeración. 83, 110.
epanadiplosis. 23, 43. lambdacismo. 55.
epanáfora. 23, 40. litotes. 161, 171.
epanalepsis. 23, 37. locución prepóstera. 53, 75.
epánodo. 23, 50.
epanortosis. 83, 94, 124. macarismo. 127.
epicertomesis. 161,181. macrología. 29.
epifonema. 84, 136. máxima. 83, 86.
epífora. 23, 36, 41. mesozeugma. 23, 32.
epífrasis. 83, 116. metáfora. 22, 122, 144, 148, 164, 207.
epímone. 83, 118. metagoge. 187.
epístrofe. 23, 36, 41. metalepsis. 155, 161, 191.
epitrocasmo. 83, 112. metonimia. 22, 144, 151, 163, 191.
epítrope o concesión. 83, 91. micterismo. 161, 180.
“ o permisión. 161, 178. mitacismo. 55.
equívoco. 53, 67. mitologismo. 154.
erotema. 84, 137.
escoma. 161, 182. notación. 118.
etopeya. 83, 102, 126.
eufemismo. 161, 190. obtestación. 84,124.
exclamación. 84, 134. onomatopeya. 54.
execración. 84, 131. optación. 84, 126.
expolición. 83, 109. oximoron. 53, 76.
extensión polar. 111.
exutenismo. 161, 185. palíndromo. 53, 58, 59.

216 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


paradiástole. 53, 72, 73. redición. 23, 43.
paradoja. 161, 174. redundancia. 23, 26.
paradojismo, 77. reduplicación. 23, 34.
paragramatismo. 53, 54. refrán. 83, 87.
paralelismo. 53, 67, 77, 81. reticencia. 84, 139.
paralelo. 83, 104. retrato. 83, 103.
paralipsis. 161, 173. retruécano. 23, 44, 45.
parangón. 123.
paregmenon. 23, 61. sarcasmo. 161, 179.
paremia. 83, 87, 89. sentencia. 83, 86.
parequema. 57. sermocinación. 84, 125.
parequesis. 53, 59. 60. silepsis. 22, 34, 144, 150.
parisosis. 53, 77. símil. 83, 120, 146.
paromeōsis. 53, 65, 67. similicadencia. 53, 65.
paronimia. 53, 59. símploca. 23, 45.
paronomasia. 53,59. sinatroísmo. 70, 83, 113.
patopeya. 83, 103. sinécdoque. 22, 144, 156, 160.
perífrasis: figª pintoresca, 83, 115. sinestesia. 161, 192, 193, 195, 201, 207.
“ tropo de sent. 161, 162. sinonimia. 53, 70, 73.
perisología : figª de dic., 23, 28. sujeción. 83, 94.
“ amplific. 83, 116. suspensión. 84, 141.
permisión. 161, 178. sustentación. 84, 141.
personificación. 161, 186.
peusis. 139. tapinosis. 161, 170.
pisma. 139. *tautofonía. 54.
pleonasmo. 23, 26. tautología. 27.
pleonasmo recargado. 23, 28. topografía. 83, 107.
ploca. 73. topotesia. 83, 108.
polipote. 63. transnominación. 151.
poliptoton. 53, 62, 63, 64. tropo. 22, 143, 144, 161, 162.
polisigma. 55. zeugma. 23, 32.
polisíndeton. 23, 25.
pragmatografía. 83, 104. zeugma complejo. 33.
preterición. 161, 173. zeugma impropio. 33.
pretermisión. 161,173.
prolepsis. 83, 92.
prosopografía. 83, 100. ÍNDICE DE TÉRMINOS GRIEGOS
prosopopeya. 161, 186.
prospoyesis. 161, 181. A cada helenismo secundario sigue su transcripción
protozeugma. 23. 32. al castellano o al latín; a continuación, figura el
proverbio. 83, 87. nº de pág. o págs.

quiasmo. 53, 81. ἀδύνατον, adínaton. 177.


ἀθροισμός, atroísmo. 115.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 217


αἴνιγμα, enigma. 167. διέξοδος, diéxodo. 113.
αἰτιολογία, etiología. 94.
ἀλληγορία, alegoría. 166. εἰδωλοποιΐα, idolopeya. 189.
ἀναδύπλωσις, anadiplosis. 35 εἰρωνεία, ironía. 178.
ἀνάκλασις, anáclasis. 74. ἐκφώνησις, ecfonesis. 135.
ἀνακοίνωσις, anacenosis. 91. ἔκφρασις, écfrasis. 100, 106.
ἀναφορά, anáfora. 41. εἴλλειψις, elipsis. 32.
ἀντανάκλασις, antanáclasis. 74. ἔμφασις, énfasis. 74.
ἀντεισαγωγή, antisagoge. 124. ἐν διὰ δυοῖν, hendíadis. 70.
ἀντεναντίωσις, antenantiosis. 172. ἐνθύμημα, entimema. 89.
*ἀντεπιφορά, antepífora. 52. *ἐξoυθενισμός, exutenismo. 186.
ἀντίθεσις, antítesis. 124. ἐπαναδύπλωσις, epanadiplosis. 44.
ἀντίθετον, antítheton.124. ἐπανάληψις, epanalepsis. 38.
ἀντιλογία, antilogía. 176. ἐπαναστροφή, epanástrofe. 44.
ἀντιμεταβολή, antimetábola. 45. ἐπαναφορά, epanáfora. 41.
ἀντιμετάθεσις, ἐπάνοδος, epánodo. 51.
antimetátesis. 74. ἐπεζευγμένον, epezeugmenon. 34.
ἀντίστασις, antístasis. 74. ἐπιβολή, epíbola. 41.
ἀντιστροφή, antistrofa. 37. ἐπίζευξις, epizeuxis. 38.
ἀντίφρασις, antífrasis. 185. ἐπικερτόμησις. epicertomesis. 182.
ἀντονομασία, antonomasia. 164. ἐπιμερισμός, epimerismo. 111.
ἀπόκρισις, apócrisis. 94. ἐπιμονή, epímone. 120.
ἀπόρησις, aporesis. 90. ἐπιπλοκή, epíploca. 48.
ἀπορία, aporía. 90. ἐπιστροφή, epístrofe. 43.
ἀποσιώπησις, aposiopesis. 141. ἐπιτίμησις, epitímesis. 99.
ἀποστροφή, apóstrofe. 134. ἐπιτροπή, epítrope. 92, 179.
ἀπόφασις, apófasis. 94. ἐπιτροχασμός, epitrocasmo. 113.
ἀπόφθεγμα, apotegma. 89. ἐπιφορά, epifora. 37.
ἀστεισμός, asteísmo. 183. ἐπίφρασις, epífrasis. 116.
ἀσύνδετόν, asíndeton. 31. ἐπιφώνημα, epifonema. 137.
αὔξησις, áuxēsis, 110. 162. ἐρώτημα, erotema. 139.
ἀφορισμός, aforismo. 88. ἐρώτησις, erotesis. 139.
εὐφημισμός, eufemismo. 191.
βαττολογία, batología. 28. *ἐξουθενισμός, exutenismo. 186.

γνώμη, gnṓmē. 88. ζεῦγμα, zeugma. 34.


δέησις, deesis. 124.
διακοπή, diácope. 40 ἠθοποιΐα, etopeya. 102.
διαλογισμός, dialogismo. 126.
διάλυτον, diáliton. 31. ἰωτακισμός, iotacismo. 55.
διαπόρησις, diaporesis. 90.
διαστολή, diástole. 40. κακοφημία, cacofemia. 131.
*διασυρμός, diasirmo. 183. κακοφωνία, cacofonía. 56.
διατύπωσις, diatiposis. 100. κατάχρησις, catacresis. 149.
διαφορά, diáfora. 74. κλῖμαξ, clímax. 48.

218 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


κοινότης, coinotēs. 91. πλεονασμός, pleonasmo. 27.
κοινωνία, coinōnía. 91 πλoκή, ploca. 74.
κύκλος, ciclo. 44. πολύπτωτον, poliptoton. 65.
πολυσύνδετον, polisíndeton. 26.
λαμβδακισμός, lambdacismo. 55. προθύστερον, prothýsteron. 75.
λιτότης, litotes. 172. πρόληψις, prolepsis. 93.
προσαπόδοσις, prosapódosis. 44.
μακαρισμός, macarismo. 128. προσποίησις, prospoiesis. 181.
μακρολογία, macrología. 29. προσυπακουόμενον, prosypacuómenon. 32.
μείωσις, meiōsis. 162. προσωποπoιΐα, prosopopeya. 190.
μεταβολή, metábola. 65. πύσμα. pisma, 139.
μετάκλισις, metáclisis. 65.
μετάληψις, metalepsis. 192. σαρκασμός, sarcasmo. 180.
μετάνοια, metánoia. 99. σκῶμμα, escoma. 182.
μεταφορά, metáfora. 148. σύγκρισις, sýgkrisis. 45, 74.
μετωνυμία, metonimia. 156. συγχώρησις, sincoresis. 92.
μίμησις, mímesis. 102. σύλληψις, silepsis. 151.
μυκτερισμός, micterismo. 180. συμπλοκή, símploca. 46.
συναθροισμός, sinatroísmo. 115.
Ο συναίσθησις, sinestesia. 208.
ὁμοιόπτωτον, homeoptoton. 67. σύνθεσις, síntesis. 46.
ὁμοιοτέλευτον, homeoteleuton. 67. συνεκδοχή, sinécdoque. 160.
ὁμοίωσις, homeosis. 123. σύγκρισις, sýnkrisis. 45
ὀξύμωρον, oximoron. 77. συνωνυμία, sinonimia. 72.
ὁρισμός, horismo. 86.
ταπείνωσις, tapinosis. 171.
Π τοπογραφία, topografía. 108.
παλιλλογία, palilología. 38. τοποθεσία, topotesia. 109.
παλίνδρομος, palíndromo. 58. τρόπος, tropo. 143.
παραβολή, parábola.123.
παραδιαστολή, paradiástole.73. ὑπαλλαγή, hipálage. 95, 156.
παράδοξος, paradoxos. 176. ὑπερβολή, hipérbole. 170.
παράλειψις, paralipsis. 174. ὑποβολή, hipóbola. 93.
παράλληλος, paralelo. 104. ὑποζευγμένον, hipozéugmenon. 34.
παρηγμένον, paregmenon. 62. ὑποκορισμός, hipocorismo. 185.
παρήχησις, parequesis. 61. ὑπόνοια, hypónoia. 173.
πάρισον, párison. 81. ὑποτίπωσις, hipotiposis. 100.
παρίσωσις, parisosis. 81. ὑποφορά, hipófora. 94.
παροιμία, paremia. 89. ὑστερολογία, histerología.75.
παρομοίωσις, paromeosis. 67. ὕστερον πρότερον, hýsteron próteron.75.
παρομολογία, paromología. 92.
παρονομασία, paronomasia. 60. χαλινοί, khalinoi. 56.
παρωνυμία, paronimia. 60. χαριεντισμός, carientismo. 182.
περίφρασις, perífrasis. 115. χιασμός, quiasmo. 82.
περισσολογία, perisología. 29. χλευασμός, cleuasmo. 179.
πεῦσις. peusis, 139. χρονογραφία, cronografía. 107.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 219


χωρογραφία, corografía. 109. correctiō. 99.

declinatiō. 65.
ÍNDICE DE TÉRMINOS LATINOS demonstratiō. 100.
denominatiō. 156.
abusiō. 149. deprecatiō. 129.
adagium. 87. derivatiō. 62, 65.
addubitatiō. 90. descriptiō. 100.
adiunctiō. 34. descriptiō personalis. 102.
aenigma. 167. descriptiō rei. 106.
affictiō. 60. descriptiō temporis. 107.
*alliteratiō. 54. desitiō. 37.
allusiō. 173. dilatatiō. 110.
amplificatiō. 109, 110,162. disiunctiō. 31.
annominatiō. 60. dissolutiō. 31.
anticipatiō. 93. divisiō. 69.
ascensus. 48. dubitatiō. 90.
aversiō. 134. duplicatiō, 36, 38.
dyspróphoron. 56.
catenā. 48. clímax.
circumloquium. 115. enumeratiō. 111.
circuitiō. 115. ethopoeia. 102.
circuitus. 115. evidentia. 100.
coacervatiō. 115.. exadvertiō. 172.
collatiō. 123. exaggeratiō. 110.
comminatiō. 133. exageratiō a synonimis. 72.
commoratiō. 120. exclamatiō. 135.
communicatiō. 91. execratiō. 132.
communiō. 46. expolitiō. 109, 120.
communiō nominis. 72. extenuatiō. 113.
commutatiō. 45.
compar. 81. festiva dictiō. 182.
comparatiō.123, 144. fictiō personae. 190.
conceptiō. 34, 160. figura ex pluribus casibus. 65.
concessiō. 92. finitiō. 86.
concisa brevitas. 113. freni. 56.
conduplicatiō. 38.
conexiō. 46, 48. geminatiō. 36, 38.
conexum. 46. gnṓmē. 86.
congeries. 115. gradatiō. 48.
coniunctiō. 34. hendiadys. 70.
contentiō. 74, 124. homeopróphoron. 56.
contrapositum. 124. homeoptoton. 67.
conversiō. 37. homeoteleuton. 66, 67.
conversum. 37. humilitas. 171.
copulatiō. 74.

220 MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS


illustriatiō. 100. relatiō. 41.
imitatiō. 102. responsiō. 94.
imposibile. 177. repetitiō. 41.
imprecatiō. 129. repetitiō crebra sententiae. 120.
inclusiō. 44. reversiō. 37, 51.
inconexiō. 31.
intelectiō. 160. sententia. 88.
interiectiō. 40. separatiō. 40, 73.
interpretatiō. 118. sermocinatiō. 126.
interrogatiō. 139. significatiō. 74.
interrogatum. 139. similiter cadens. 67.
interruptiō. 141. similiter desinens. 67.
inversiō. 166. similitudo. 123.
iteratiō. 41. solutum. 31.
subaudire. 32.
loci descriptiō.108. subiectiō. 94.
longiloquium. 29. suffesiō. 92.
suggestiō. 94.
máxima. 88. supparile. 60.
minutiō. 162. superlatiō. 170.
multiiugum, 26. suspensiō. 142.
sustentatiō. 142.
nexum. 34. sýngkrisis. 45, 104.

obticentia. 141. traductiō. 65, 74.


obsecratiō. 124. translatiō. 144, 148.
obtestatiō. 124. transnominatiō. 156.
occupatiō. 93. transumptiō. 192.
optatiō. 127.
urbana dictiō. 183.
percusiō. 113.
permisiō. 179. variatiō. 65.
permutatiō. 45.
praeceptiō. 93.
praesumptiō. 93. ÍNDICE DE TÉRMINOS DE ORIGEN
praeteritiō. 174. FRANCÉS
praetermissiō. 174.
pronominatiō. 164. calembour. 69. calambur.
proverbium. 88. concatenation. 48. concatenación.

quaesitum. 139. paréchème. 57. parequema, aliteración.


personification. 190. prosopopeya.
redditiō. 44. polyptote. 63. poliptoton.
reduplicatiō, 36.
reflexiō. 74. refrain. 82. proverbio.
regressiō. 51.

MANUAL BÁSICO DE LAS FIGURAS RETÓRICO-POÉTICAS 221