Sei sulla pagina 1di 6

JUZGADO MIXTO DE BAÑOS DEL INCA

EXPEDIENTE : 00116-2012-0-0601-JM-CI-01
MATERIA : PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA
DEMANDANTE : PAJARES ARANA, TEOFILO
DEMANDADO : SCUDIN SPERGUEZ DE CEVALLOS, ROSA LAURA Y
OTRO
ESPECIALISTA : AZAÑERO, RUTH
JUEZ : ARAUJO ZELADA, HUMBERTO

SENTENCIA N° 119-2013

Resolución número doce


Baños del Inca, dos de octubre
del dos mil trece.-

I. EXPOSICIÓN DEL CASO:

Asunto.- Demanda de PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA DE DOMINIO DE BIEN


INMUEBLE interpuesta por don TEOFILO ENRIQUE PAJARES ARANA contra ROSA
LAURA SCUDIN SPERGUEZ DE CEVALLOS Y HUGO RAFAEL CEVALLOS VALERA
por escrito obrante a fojas treinta y dos y siguientes.

Petitorio.- Solicita el actor que se le declare propietario del bien inmueble consistente
en un predio rústico denominado “La Torre” de 4.1949 hectáreas, ubicado en el sector
Huayrapongo, del distrito de Baños del Inca, Provincia y Departamento de Cajamarca,
inmueble que forma parte de uno de mayor extensión denominado “Huayrapongo y su
anexo Tartar”.

Hechos.- Manifiesta el demandante que el predio rústico materia de la presente


demanda, forma parte de uno de mayor extensión denominado “Huayrapongo y su
anexo Tartar” de propiedad de los demandados Hugo Rafael Cevallos Valera y Rosa
Laura Escudín Sperguez de Cevallos. Que, con respecto a la forma y adquisición del lote
de terreno materia de usucapión ha nacido del titular registral de ese entonces señor
Hugo Rafael Cevallos Valera, quien con fecha cinco de diciembre de mil novecientos
noventa, transfirió en compra venta a favor del demandante el lote de terreno descrito
en el petitorio de la demanda, mediante documento privado simple. Añade, que la
posesión del inmueble en todo momento ha sido y sigue siendo directa, continua,
pacífica, pública y como propietario por más de veinte años, sin que en ningún
momento el recurrente haya sido perturbado o desposeído del bien o demandado para
su restitución por tercera persona; además agrega el demandante que durante los
veinte años que viene poseyendo el predio, ha desarrollado actos posesorios o
explotación económica sobre el inmueble, tales como crianza de ganado vacuno, venta
de leche fresca, arredramiento de pastos, siembra de maíz, etc.; asimismo, ha
construido una casa habitación y un pequeño establo; por lo tanto habiéndose
comportado como real propietario solicita se lo declare propietario inscribiendo su
derecho de propiedad ante los registros públicos, amparando su pretensión en los
demás fundamentos de hecho y derecho que invoca.

Por resolución número dos de fecha tres de octubre del dos mil doce, se admite a
trámite la demanda encausándola en la vía procedimental correspondiente al proceso
abreviado y se confiere traslado a la parte demandada por el término de diez días, bajo
apercibimiento de ser declarados rebeldes en caso de incumplimiento, asimismo se
dispuso la publicación de edictos en los diarios “El Peruano” y “La República”, por tres
veces con intervalo de tres días; los cuales corren de fojas doscientos ochenta y siete a
doscientos noventa y dos.

Contestación de la demanda.-

Por la Demandada Rosa Laura Scudin Esperguez De Cevallos.- Mediante escrito


de fojas ciento setenta y dos a ciento noventa y dos la demandada Rosa Laura
Esperguez de Cevallos contesta la demanda negándola y contradiciéndola en todos sus
extremos, solicitando se la declare infundada en base a los siguientes argumentos:
alega la demandada que conforme al testimonio de escritura Pública del Régimen de
Separación de Patrimonio, de fecha doce de julio del dos mil cuatro, otorgada por la
sociedad conyugal conformada por la demandada y Hugo Rafael Cevallos Valera, es la
única propietaria del predio rústico denominado Fundo Huayrapongo y su anexo Tartar,
conforme consta de las inscripciones que corren en la Partida electrónica N° 02001573
(Tomo 158, foja 178, Sección Especial de Predios Rústicos del Registro de Predios de la
Zona Registral N° II sede Chiclayo – oficina registral de Cajamarca). Por lo tanto
sostiene la demandada que al encontrarse su derecho exclusivo de propietaria se
determina el actuar malicioso del demandante cuando incluye en la litis a Hugo Rafael
Cevallos Valera, con quien están casados bajo el régimen de separación de patrimonios,
según escritura pública de fecha doce de julio del dos mil cuatro, existiendo además
entre los demandados un proceso de petición de herencia, tramitado ante el Juzgado
Mixto de Baños del Inca, el cual se encuentra asignado con el número 032-2012. Con
relación a la posesión, continua y pacífica, argumenta básicamente que al ser cónyuge
de Hugo Rafael Cevallos Valera por haber contraído matrimonio con él, con fecha
veintinueve de enero de mil novecientos sesenta y seis, dentro del régimen patrimonial
de sociedad de gananciales, su persona jamás suscribió documento alguno sobre
disposición de su propiedad a favor del recurrente, por lo tanto el documento contrato
privado de compra venta (anexo 1-D) deviene en ineficaz al no haber participado en su
redacción y suscripción. Exponiendo además los demás fundamentos de hecho y
derecho que invoca.

Por el demandado Hugo Rafael Cevallos Valera, debidamente representado por


Richar Noel Vigo Gutierrez.- Mediante escrito de fecha veintinueve de octubre del
dos mil doce, que obra de folios doscientos veintiocho a doscientos treinta y siete el
demandado Hugo Rafael Cevallos Valera, debidamente representado por Richar Noel
Vigo Gutierrez, contesta la demanda, solicitando se la declare infundada con expresa
condena de costos y costas; alegando que es verdad que el predio rústico materia de
Litis forma parte de uno de mayor extensión denominado fundo Huayrapongo y su
anexo Tartar, precisando que la fracción “La Torre” es una porción que es parte del
fundo; sostiene además que estando a lo dicho por el demandante en cuanto sostiene
que la forma de adquisición del terreno es por documento privado, consecuentemente la
vía idónea para plantear su acción es la de Título Supletorio y no la presente. Señala
que ante este mismo juzgado la conviviente del demandante, Yolanda Camacho Chávez,
interpuso demanda de Prescripción Adquisitiva de Dominio, la misma que la dirigió
contra su esposa Rosa Laura Scudín esperguez de Cevallos, en el expediente N° 107-
2011, sobre el mismo predio; proceso que quedo archivado, con lo que queda
demostrado que el demandado no viene conduciendo dicha propiedad de manera
excluyente. Con los demás fundamentos de hecho y derecho que invoca.

Por resolución número tres a folios doscientos treinta y ocho a doscientos treinta y
nueve se tiene por apersonado al proceso a la demandada Rosa Laura Scudin Esperguez
De Cevallos y por contestada la demanda. Por resolución número cuatro a folios
doscientos cuarenta y cinco a doscientos cuarenta y seis se tiene por apersonado al
proceso a Richar Noel Vigo Gutierrez, en representación del demandado Hugo Rafael
Cevallos Valera y por contestada la demanda.

Saneamiento procesal y fijación de puntos controvertidos.- Por resolución


número seis (fojas doscientos noventa y cinco a doscientos noventa y seis) se declaró
saneado el proceso y válida la relación jurídica procesal entre las partes, concediéndose
a las partes procesales el plazo de tres días para que propongan sus puntos
controvertidos; por resolución número siete de fecha treinta de enero del dos mil trece
de fojas trecientos ocho a trescientos diecisiete se fijan puntos controvertidos, se
admiten medios probatorios de la partes procesales.

Audiencia de pruebas.- Habiéndose señalado la audiencia de pruebas el diez de abril


del año dos mil trece, la misma que se llevó a cabo en los términos del acta de folios
trescientos treinta a trescientos treinta y cinco; por lo que, siendo el estado del proceso,
el de emitir sentencia se viene en dar la que corresponde.

II. ANÁLISIS:

PRIMERO: La institución jurídica de la prescripción adquisitiva de dominio o usucapión,


es una forma de adquirir derechos reales ajenos mediante la posesión de un bien por
cierto lapso de tiempo y ciñéndose a requisitos legales.

El artículo 950° del Código Civil estatuye que la adquisición por prescripción de un bien
inmueble requiere la posesión continua, pacífica y pública como propietario durante diez
años; y sólo cinco años cuando además existe justo título y buena fe, constituyendo la
posesión el ejercicio de hecho de uno de los poderes inherentes a la propiedad (artículo
896° del Código Civil).

De tal manera que quien adquiere un bien por prescripción puede entablar juicio para
que se lo declare propietario, cuya sentencia es titulo para la inscripción y para cancelar
el asiento a favor del antiguo dueño (artículo 952° del Código Civil)
SEGUNDO: En el presente caso, se pretende la adquisición por prescripción del predio
rústico denominado “La Torre” de 4.1949 hectáreas, ubicado en el sector de
Huayrapongo, del distrito de Baños del Inca, Provincia y Departamento de Cajamarca,
con las siguientes medidas perimétricas y colindancias: por el norte, colinda con la
propiedad de Jorge Valera Álvarez, con una longitud de 349.42 m, por el este, colinda
con la propiedad de Laura Escudin De Zevallos, con una longitud de 150.14 m, por el
sur, colinda con la propiedad de Laura Escudin De Zevallos, con una longitud de 222.86
m, por el oeste, colinda con la trocha a los Baños del Inca, con una longitud de
198.36m.

Indicándose que los demás datos obran especificados en los planos de ubicación y
localización y memoria descriptiva de fojas dos a cuatro, autorizados por ingeniero civil
colegiado y debidamente visados por COFOPRI, por tratarse de un bien rústico;

TERCERO: Conviene, preliminarmente, abordar el cuestionamiento hecho por el


Ministerio Público, en su dictamen de folios trescientos cincuenta y cuatro a trescientos
sesenta y dos, a la viabilidad de adquirir por prescripción adquisitiva el dominio de un
bien adquirido por compra venta. A este respecto, ciertamente, como se señala en el
dictamen fiscal el contrato de compra venta no exige de formalidad ad solemnitatem
para su celebración, bastando tan solo el consentimiento, y en este contexto el actor al
haber adquirido el inmueble de litis merced a un contrato que reúne los requisitos
legales, no necesita recurrir a la figura de la prescripción para lograr la inscripción de la
propiedad en el registro, pues si su vendedor no quiere otorgársela, le bastará con
demandar judicialmente el otorgamiento de la escritura pública que servirá de título
para su inscripción. Concluye el Ministerio Público en la improcedencia de la demanda.

No se comparte el criterio del Ministerio Público, en la medida que consideramos


perfectamente viable que quien ha adquirido en compra venta un bien, pueda instaurar
proceso judicial a fin de que se declare su condición de propietario por prescripción
adquisitiva. Las razones de esta postura son las siguientes: a) el régimen legal del
derecho de propiedad privada en nuestro País es imperfecto, lo que quiere decir que a
causa de que el sistema registral no es constitutivo del derecho de dominio sino
declarativo, y que la transferencia de propiedad opere con el solo consentimiento,
resulta que en la realidad se verifica a menudo más de un propietario respecto de un
mismo bien, lo que es causa también de los múltiples litigios en la jurisdicción; b) que
por ser imperfecto el sistema de la propiedad privada en nuestra país, el gran problema
en cuanto a la propiedad es poder probarla o contar con título suficiente para ello; c) en
un sistema como el nuestro, la adquisición del derecho de propiedad merced a un título
derivativo como lo es la compra venta, implica una investigación sobre la legalidad de
los anteriores propietarios hasta llegar al propietario originario, lo que resulta imposible
de conseguir ante la inexistencia de un sistema que registre tales transferencias y; c)
en este contexto, la institución de la prescripción adquisitiva de dominio, antes que un
modo de adquirir la propiedad, se ha tornado ahora en la prueba misma del derecho de
propiedad, habida cuenta que ella es la verificación exterior misma del derecho de
propiedad, cual es la posesión en concepto de dueño; adquiriendo vigencia lo dicho por
Savigny a decir de la propiedad como la “posesión vestida por el tiempo”.
CUARTO: Con lo expuesto, la prescripción adquisitiva de dominio se convierte en una
institución jurídica que supera el debate doctrinario y dogmático, desde cuya
perspectiva se dice que el propietario que adquirió su derecho por compra venta no
puede ser declarado propietario por prescripción adquisitiva, en el entendido que ello
resulta jurídicamente imposible. La prescripción adquisitiva de dominio trasciende y se
convierte en una institución con utilidad práctica, llamada a regularizar situaciones
irresolubles como es el de propietarios que lastimosamente no pueden acceder al
registro, insuflando a su precaria situación la fuerza legitimadora de la posesión en
concepto de dueño, verificada en el contexto social por la autoridad jurisdiccional. En
este sentido, la posesión invocada por el propietario que adquirió un bien en compra, no
encuentra en el acto constitutivo de su derecho un obstáculo para acceder a mayores
niveles de seguridad jurídica, sino el justo título que calificará de mejor forma su
derecho a ser declarado propietario por efecto del ejercicio de la posesión en concepto
de dueño, que no le ha sido ajena en ningún momento.

Como corolario de lo dicho, se tiene que no resulta jurídicamente imposible,


amen de que tampoco carece de legitimidad para obrar el actor, para ser declarado
propietario por prescripción adquisitiva de dominio, descartándose que nos encontremos
frente a un supuesto de improcedencia de la demanda.

QUINTO: Pasamos, ahora, a emitir un juicio de mérito en base a lo actuado en el


proceso; no dejando de precisar que conforme al artículo 196 del Código Procesal Civil,
compete a las partes acreditar los hechos que invoquen como sustento de su
pretensión, así como a quien los contradice alegando nuevos hechos; siendo que al
respecto se fijan como temas relevantes a analizar: a) determinar si el actor Teófilo
Enrique Pajares Arana viene poseyendo el predio rústico denominado “La Torre” de
cuatro hectáreas mil novecientos cuarenta y nueve metros cuadrados, ubicado en
Huayrapongo, distrito Baños del Inca, provincia y departamento Cajamarca, de manera
continua, pacífica y pública; b) determinar si dicha posesión data desde mil novecientos
noventa a la fecha; c) determinar si se han acreditado los presupuestos legales en el
actor, para ser declarado propietario del inmueble descrito en el literal a).

SEXTO: Con respecto a la alegada posesión del demandante, se tiene que con la
diligencia de inspección judicial, recogida en el acta de folios trescientos treinta a
trescientos treinta y cinco, se acredita de forma inobjetable que efectivamente Teófilo
Enrique Pajares Arana es poseedor a título de dueño del predio rústico llamado “La
Torre” ubicado en el sector Huayrapongo, distrito Baños del Inca, provincia y
departamento Cajamarca, pues se ha verificado in situ que es él quien lo viene
explotando económicamente en labores ganaderas, ha construido un establo y una casa
habitación. Es cierto que no cuenta con servicio de energía eléctrica y agua potable, sin
embargo, ello no limita en absoluto el destino económico que se le quiera dar y se le
esté dando al bien. Es más, ésta situación debidamente verificada, unida al hecho que
el bien fue adquirido en mil novecientos noventa con el documento de folios cinco a
seis, crea convicción en el juzgador sobre la publicidad de posesión.

SÉTIMO: Con relación a los demás requisitos de la posesión, la posesión pacifica es


aquella posesión marginada de todo acto violento por parte del poseedor. Es decir
significa que debe transcurrir sin generar ningún conflicto con los derechos de los
demás; siendo fundamental en toda manifestación posesoria que la posesión no se
adquiera violentamente. La posesión continua, por su parte, es aquella ejercida al
margen de cualquier interrupción generada por otra posesión que desconozca la del
usucapiente.

A este respecto, se hace presente en primer lugar, que los demandados Hugo
Rafael Cevallos Valera y Rosa Laura Scudín Sperguez de Cevallos se han opuesto a la
pretensión del demandante, según se aprecia de los respectivos escritos de contestación
de demanda. En segundo lugar, la existencia de continuidad y pacificidad de la posesión
del demandante, además de no haberse acreditado con prueba alguna, ha sido puesta
en entredicho por el hecho que Yolanda Camacho Chávez haya postulado en el proceso
107-2011, la misma pretensión de prescripción adquisitiva de dominio, alegando venir
poseyendo el bien desde el año mil novecientos noventa; tiempo desde el que también
el actor alega posesión. El demandante ha justificado la existencia de este proceso, en
que dicha persona accionó por disposición y decisión suya a causa de que padecía de
una enfermedad grave, lo que eventualmente puede ser cierto, sin embargo, no puede
descartarse que ello no sea así; máxime si la citada Yolanda Camacho Chávez no ha
intervenido en el proceso y no ha podido confirmar o negar la aseveración del actor. En
todo caso la citada explicación no puede ser asumida como cierta si no está sustentada
en medios probatorios que así lo acrediten.

Además, se tiene de lo actuado en la audiencia de pruebas, que habiéndose


ofrecido como medios probatorios las declaraciones testimoniales de Silvia Valera
Castañeda, Alfredo Valverde Castañeda, Mercedes Chilón Julcamoro y Juan Gaona
Cerquín, quienes habrían podido corroborar el dicho del actor, lo cierto es que no
comparecieron al acto oral, con lo que la alegada pacificidad y continuidad de la
posesión del demandante ha devenido en no probada, debiéndose por tal motivo
desestimar la demanda, de acuerdo con lo previsto en el artículo 200 del Código
Procesal Civil.

III. FALLO:

Por estas consideraciones y amparado, además, en los artículos 950° del Código Civil,
artículos 119°, 120º, 121º, último párrafo, 122º, 196°, 197°, y 504° inciso 2) del
Código Procesal Civil; y 49° del Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder
Judicial, y administrando justicia a nombre de la nación el Magistrado del Juzgado Mixto
de Baños del Inca:

RESUELVE:

(i) DECLARAR INFUNDADA LA DEMANDA presentada por TEOFILO ENRIQUE


PAJARES ARANA, contra HUGO RAFAEL CEVALLOS VALERA Y ROSA LAURA
SCUDIN SPERGUEZ DE CEVALLOS, sobre prescripción adquisitiva de dominio
de bien inmueble, en la vía del proceso abreviado; en consecuencia, ORDENO
que CONSENTIDA O EJECUTORIADA que sea el presente; ARCHÍVESE en el
modo y forma de ley. Notifíquese.-