Sei sulla pagina 1di 14

Pablo Pereyra Jesus recibio apoyo de sus seguidores, especialmente mujeres adineradas.

Se podria decir
que eran donaciones que hacian para que el ministerio de Jesus funcionara. Algo que la iglesia tambien
practicaba

y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno.

Hechos 2:45

Esas contribuciones las llamaban ofrendas no diezmo ojo con eso

En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias
de Galacia. Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya
prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas.

1 Corintios 16:1-2

El tema del dinero es muy delicado, lo es más hablar de la ofrenda en el contexto de la religión.
Fácilmente podemos caer en dos extremos. Por un lado, la idolatría. La Palabra de Dios nos advierte
seriamente sobre el amor al dinero, que es raíz de todos los males (1 Timoteo 6:10), y sin embargo
vemos en ciertos contextos —aún en ciertas iglesias— que tan solo se habla del dinero. Qué triste es
comprobar que hay líderes religiosos más preocupados por lo que sus feligreses tienen en la cartera que
por lo que tienen en el corazón. Debemos de tener cuidado con la avaricia, pues el amor al dinero es
idolatría (Colosenses 3:5). Pero el otro extremo es igualmente triste: la negligencia. No podemos cerrar
los ojos ante este tema, porque el dinero es un tema importante, y el Señor Jesús habla varias veces
sobre nuestro uso de los bienes materiales. Hemos de confiar en Dios, nuestro proveedor, y hemos de
ser buenos mayordomos de todo lo que Él pone en nuestras manos.

¿Cómo podemos entonces tener una visión bíblica del dinero? ¿Qué principios podemos seguir para
saber cómo agradar al Señor con nuestras ofrendas? Veamos 10 principios prácticos de forma muy
resumida:

1. Todo es del Señor

En ningún momento pienses que “le estás haciendo un favor a Dios” con tus ofrendas. Todo es suyo. Tu
casa, tu coche, tu familia, tu dinero y tu vida. Pero Él es tan generoso, que todo lo que es suyo deja que
lo llames “mío”. Cuando ofrendamos, no hacemos más que darle al Señor una pequeña parte de lo
mucho que Él nos da.
2. La ofrenda es algo espiritual, no material

No se trata de ofrendar simplemente para cubrir los gastos de la iglesia. Nuestro uso del dinero expresa
las prioridades de nuestro corazón. Usamos el dinero en aquello que nos interesa, aquello que amamos,
o creemos que es importante. ¿En qué inviertes tu dinero? ¿Libros, pasatiempos, deporte, dulces, ropa?
¿Qué prioridad tienen las cosas del Señor en tu vida? ¿Qué importancia le das a la iglesia local y a la
extensión del Reino? El presupuesto mensual es un reflejo de lo que está en nuestro corazón.

También puedes leer acerca del Diezmo a la luz del Evangelio

3. Ofrenda para el Señor, no para los hombres

La ofrenda es una forma más de expresar nuestra devoción hacia el Señor. En la iglesia que pastoreo en
Barcelona, tenemos la costumbre de ofrendar usando un buzón en la sala de cultos, de modo que el
creyente pueda ofrendar de forma privada y habiendo meditado delante de Dios. La oración, la lectura
de la Palabra, o la ofrenda, son aspectos de nuestra adoración al Señor. Eso quiere decir,
lamentablemente, que corremos el peligro de descuidar las ofrendas así como corremos el peligro de
descuidar nuestra vida de devoción privada. Pero recordemos que el hecho de que solo Dios vea qué
ofrendamos, no hace las ofrendas algo menos importante, sino todo lo contrario.

4. No ofrendes para que Dios te dé; ofrenda porque Dios te ha dado

El mal llamado “evangelio de la prosperidad” presenta el ofrendar como una forma de “negociar con
Dios”. Algunos dicen “ofrenda, para que Dios te bendiga”, otros dicen “ofrenda, o Dios te castigará”, y
usan algunos pasajes fuera de contexto para justificarse. Recordemos que en el Antiguo Testamento las
bendiciones materiales eran sombra y figura de las bendiciones espirituales bajo el Nuevo Pacto. Hoy,
Cristo es nuestra Tierra Prometida y todas las bendiciones celestiales las tenemos en Él (Efesios 1:3). No
creemos que debamos ofrendar “para que Dios nos bendiga” sino al revés. Ofrendamos, porque Dios
nos ha bendecido. ¿Te ha dado algo el Señor? ¿Tienes sustento y abrigo? ¿Dios provee para ti cada día?
Nuestras ofrendas no son para “negociar” con Dios, sino una muestra de nuestra gratitud y devoción por
su bondad y generosidad con nosotros.

5. Ofrendar es un privilegio
Hay causas muy nobles en las cuales vale la pena invertir dinero, pero no hay causa más excelente que la
obra de la extensión del evangelio. No es de extrañar que haya creyentes que hayan ofrendado mucho
para el avance del Reino. Vale la pena. Quien ha encontrado el tesoro escondido, ya no tiene el mismo
apego a las cosas terrenales. Si Dios entregó lo más precioso, su Hijo, y el Hijo entregó lo más precioso,
su vida, el cristiano es por naturaleza alguien que da generosamente porque ha sido objeto de la
generosidad de Dios y desea que muchos más escuchen del camino de salvación.

6. Ofrendar es una responsabilidad

En algunos casos Dios ha usado a los incrédulos para proveer para su causa, como cuando los egipcios
entregaron el oro a los hebreos. Pero en general, ese no es el caso. Los creyentes son los que con sus
ofrendas envían misioneros, sostienen a sus pastores, construyen sus iglesias, etc. El apoyo de cada
iglesia local es una responsabilidad de los miembros que la componen. El creyente puede ofrendar de
muchas maneras, y a muchos lugares, pero nunca debiera de obviar esta responsabilidad principal con
su propia iglesia.

7. Ofrenda con generosidad

No se trata de debatir si hemos de hacer el diezmo, o más, o menos. En el Antiguo Testamento el


diezmo era parte de la ley, y no había uno sino varios diezmos (Deuteronomio 26:12-13). Normalmente,
quien cuestiona el diezmo no es porque quiera ofrendar más. El diezmo ha quedado para nosotros como
un baremo de lo que ofrendar, no una imposición. Hay momentos en los cuales no nos es posible hacer
el diezmo, y otros momentos en los que el diezmo será muy poco. Cada uno ofrende “según haya
prosperado” (1 Corintios 16:2). En el Nuevo Pacto la ofrenda obedece a principios espirituales, y debe
ser generosa, en amor, y con gozo, porque la ofrenda brota de la actitud de adoración de un corazón
agradecido, y está expresando nuestra dependencia de Dios (Lucas 21:3-4).

8. La ofrenda es una inversión espiritual

En 2 Corintios 9 el apóstol Pablo da instrucciones sobre cómo ofrendar. En el v.6 escribe “El que siembra
escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también
segará”. Todos queremos ver pecadores venir a Cristo, y bautismos, y nuevas iglesias, y el evangelio
llegando a todas las naciones, pero para segar es necesario sembrar. Dios usa el esfuerzo, el tiempo, y
las ofrendas de los creyentes para traer fruto espiritual en su tiempo. No veamos las ofrendas como
dinero perdido, sino como dinero invertido en una causa con implicaciones eternas.

9. Ofrenda con gozo

Nos recuerda también 2 Corintios 9:7 que hemos de ofrendar “no con tristeza, ni por necesidad, porque
Dios ama al dador alegre”. Recuerda, que la ofrenda es parte de tu culto al Señor. ¿Acaso cantas
enfadado, y oras con fastidio? ¡Claro que no! Pues tampoco ofrendes con tristeza. Que aquello que
decidas ofrendar sea con alegría y gratitud en tu corazón, porque no solo ofrendas dinero. La mejor
ofrenda que los magos trajeron a Belén no fue el oro, ni el incienso, ni la mirra, sino la actitud de
verdadera adoración (Mateo 5:23-24).

10. Ofrenda medidamente

De nuevo 2 Corintios 9 expresa claramente “Cada uno dé como propuso en su corazón”. La ofrenda no
se debe improvisar el domingo, rascando en el bolsillo a ver qué encuentro. Cuando el dinero llegue a
tus manos, ya sea el salario, o un regalo, o una herencia de tu bisabuelo, decide en oración delante del
Señor qué hacer con ello. ¿Vas a ofrendar? ¿Cuánto? ¿Tienes la actitud correcta en tu corazón? Y según
hayas meditado, prepara tu ofrenda para llevarla el domingo. En el caso de aquellas familias donde haya
varios salarios y una sola administración, la familia debe decidir junta qué van a ofrendar. En el caso de
ser el único creyente en casa, decide qué vas a ofrendar con el consentimiento de tus padres, o de tu
esposo, o de tu esposa. Seamos sabios, y recordemos que todo es de Dios.

“De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan.Porque él la fundó sobre los
mares, Y la afirmó sobre los ríos”. (Salmo 24:1-2)

÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷$÷÷$$÷÷÷÷÷÷÷÷÷$$÷××÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷÷$$$÷÷÷÷÷

I Crónicas 29:1-9
Intro.

Dios necesita y merece un pueblo disponible. El rey David y Salomón lograron tanto porque tenían un
pueblo disponible. Uno de los anhelos grandes de David, a fin de su vida, era edificar una casa para Dios.
Dios mandó el profeta Natán a decirle que él no iba a permitirle edificar la casa siendo que era un
hombre de guerra. Le dijo que su hijo iba a edificar la casa. David aceptó esta noticia con buena voluntad
y se puso a juntar los materiales, aunque sabía que nunca iba a ver el gran edificio. Él quería que sea un
templo magnífico, digno de un Dios grande como Jehová. Él encargó a Salomón con la obra y le dio
mucho consejo en cuanto a esto. Él reunió al pueblo de Israel y les animó a compartir lo que pudieron a
la obra. Esto es lo que encontramos en este capitulo de I Crónicas. El pueblo de Dios, en esta ocasión,
puso un gran ejemplo para nosotros en cuanto a como debemos dar nuestras ofrendas a Dios.

I. Como debemos dar.

A. Voluntariamente. v. 6

1) No pensando que es su obligación.

a) Dios no cobra a su pueblo.

1. Lo que hace para nosotros es voluntario.

2. Él no tiene obligación de hacer cosa alguna para nosotros.

3. Lo que hacemos para Dios también debe ser voluntario.

4. A su vez, si no queremos hacer algo para Dios, es una indicación que algo anda mal.

a. Debemos preguntarnos, ¿por qué?

b. Hemos perdido el amor que debemos tener para Dios.

c. Hay una gran falta de gratitud.


b) Si es por obligación, es un pago y no una ofrenda.

2) Si hemos comprometido a dar tal cantidad:

a) Lo hacemos voluntariamente.

b) Pero después es su obligación a cumplir.

B. Con alegría. v. 9

1) “Se alegró el pueblo”. v. 9

2) Porque lo hicieron de todo corazón.

3) En esta ocasión era en anticipación de ver el templo construido.

4) Debe darnos gozo, aun alegría, al ver la obra del Señor seguir adelante.

C. Vemos lo mismo en II Cor. 9:7.

D. Con rectitud de corazón. I Crónicas 29:17. Con el motivo debido.

II. Debemos tener la actitud debida hacia lo que tenemos.

A. Debemos saber que las riquezas proceden de Dios.

1) v. 12

2) No tenemos nada que no recibimos de Dios.


a) Hay pocos que se dan cuenta de esto.

b) Tenemos la vista muy corta.

1. El adulto dice, “era por mi esfuerzo”.

2. El niño dice, “gracias a mis padres”.

3) Aun el poder viene de Dios.

a) Salud.

b) Sabiduría.

c) El trabajo.

d) Dios puso todo en marcha para que sea posible.

B. Lo que damos a Dios es lo que hemos recibido de la mano de Dios. v. 14

1) En la ofrenda devolvemos algo de lo que hemos recibido de El.

2) Así podemos manifestar gratitud por lo que hemos recibido de Dios. I Crónicas. 29:16

C. Es Dios quien domina sobre todo. v. 12

1) No recibimos nada si no es la voluntad de Dios.

2) Él puede dar y él puede quitar. Job 1:21

3) Es muy posible que hay hermanos que andan en la pobreza porque no comparten nada con Dios.

a) No es para usted o yo a decir que hermano Fulano de tal anda en la pobreza por esta razón.
b) Dios no ha prometido la prosperidad a nadie.

c) Pero sí ha prometido a dar a los que dan.

1. Lucas 6:38

2. II Cor. 9:6

III. Debemos dar de lo que tenemos.

A. Así fue en esta ocasión. v. 7

1) Oro.

2) Plata.

3) Hierro.

4) El que tenía piedras las dio. v. 8

5) Algunos dieron servicio. 28:21

a) Voluntarios.

b) “Inteligentes”. O sea los con un oficio.

c) “Toda forma de servicio”.

B. Si no tenemos dinero a dar debemos preguntarnos, ¿qué más tengo?

1) Es por eso que Dios nos ha dado dones.

2) Debe ser nuestro anhelo estar compartiendo algo a la obra del Señor.

* Dios preguntó a Moisés, ¿qué tiene en tu mano?” Era una vara, no más. Dios le mandó a tirarla al suelo
y se convirtió en una culebra (serpiente). Su vara llegó a ser un símbolo de su poder.
3) Algunas sugestiones de lo demás que puede hacer.

a) Llevar niños a la iglesia.

b) Repartir folletos.

c) Invitar vecinos y parientes a visitar la iglesia.

d) Madres pueden hacer todo lo posible en educar a sus hijos.

1. Reunirlos cada día para un culto familiar.

2. En charlas con ellos enseñarles normas, virtudes, y verdades espirituales.

3. Acompañarles a la escuela dominical.

e) Limpiar la iglesia.

f) Dedicar tiempo a estudiar y escuchar la Palabra de Dios.

Concl.

Algunos tienen una aversión a la iglesia porque piensan que van a pedir dinero de ellos. Así es con la
gran mayoría de las iglesias. En nuestra iglesia queremos que sea voluntariamente. Igual, nos hace falta
a veces una amonestación en cuanto a esto. Sí, debemos ofrendar, pero a su vez, debemos hacerlo
voluntariamente, con rectitud de corazón.

%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%=%=%%%%%%%%%%%%%

Marcos 12:41-44
Intro.

Chicos, si tu mamá o papá te daría 2 o 3 pesos y diría, “puedes usarlo como quieres”, sería importante
pensar un poco sobre la manera mejor de usarlo, ¿no? No importa si tenemos mucho o poco, tenemos
que usarlo con mucho cuidado. Puede ser que algunos pensarían que esa señora no era muy sabia en
cuanto a como usar su dinero. Ella tuvo muy poco pero regaló lo que tenía. ¿Qué le parece? ¿Que ella
cometióun error en regalar todo lo que tenía?

Prop. Usted debe dar al Señor lo que él quiere porque le ama.

I. Ella muestra su amor para con Dios.

A. Ella tuvo amor para Dios y quiso mostrárselo.

1. Gratitud por lo que Dios había hecho para ella.

a. Viuda, no tenía un esposo para proveer por sus necesidades.

b. Tuvo que trabajar mucho.

c. Puede ser sin buena salud.

d. Ella sabía que no tendría ni siquiera las dos blancas si no era por la misericordia de Dios.

2. No era solamente los ricos que amaban al señor.

a. Algunos de ellos mostraban su amor para con Dios por echar mucho en el arca.

b. Dios es el Dios de los ricos y los pobres. De los con mucha educación y los con poco o nada. He
conocido gente de todas las clases.
c. Más probable ella lamentó que no tuvo más para ofrecer a Dios.

(1) ¿Qué son 2 blancas al lado del montón de dinero que los ricos habían echado?

(2) Cuando damos al Señor, él mide la actitud de nuestra corazón más que el valor del dinero que hemos
dado.

(a) No podemos agradar la Señor por darle un poco de lo que nos sobró.

(b) No podemos agradarle tampoco por darle mucho si nuestra actitud no es correcto.

– Algunos dicen. “Tengo que darle el diezmo”. Hay muchos que le dan el diezmo pero es porque
quieren, y no porque están bajo de obligación hacerlo.

– Algunos dan mucho porque piensen que van a recibir honor o alabanza de los hombres.

B. Podemos mostrar nuestro amor para con Dios por medio de lo que le damos.

1. No solamente dinero.

a. Respeto.

b. Obediencia.

c. Nuestro tiempo.

(1) En oración.

(2) Leer la Biblia.

(3) En servirle.

2. Con nuestro dinero.


a. Cuando se la damos es un reconocimiento de que hemos recibido mucho de él.

b. Cuando se la damos, es un reconocimiento de que él merece una porción de lo que tenemos.

II. Ella mostró su fe en Dios.

A. Si Dios proveyó las dos últimas blanca, sin duda, él podíaproveer más.

1. No hay ningún límite al poder de Dios.

2. Ella quiso honrar a Dios con lo que tenía, no importaba que era poco.

B. Agradecemos a Dios cuando mostramos fe en El.

1. Heb. 11:6

2. Mal. 3:10

Concl.

II Cor. 9:7 “Dios ama al dador alegre”.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++1++++++
OFRENDA SIGNIFICADO BÍBLICO

ofrendaDefinición. El significado bíblico de ofrenda se refiere a aquello que se presenta o se entrega a


modo de adoración a Dios. En algunos casos esta ofrenda puede consistir en un sacrificio, o un objeto o
un animal.

Muchos diferencian entre ofrendas y diezmos, los diezmos eran aquello que sumaba la décima parte de
lo que se gana o se produce.

Sin duda, las ofrendas son una manera de adorar a Dios, una bendición que ofrecemos a Dios. Estas
ofrendas, en la mayoría de los casos, eran voluntarias, aunque en algunas religiones se "exige" que estas
ofrendas sean de una manera prefijada.

Sea cual sea el caso, las ofrendas son una bonita manera de expresar lo que sentimos por nuestro Dios.
Una bonita forma de dar a conocer nuestra fé y sentirnos partícipes de esa bendición que estamos
ofreciendo. La ofrenda, si se hace de corazón, estaría entre las más bellos regalos hacia nuestro Dios.

VERSÍCULOS DE OFRENDA

Podemos encontrar la palabra ofrenda en algunos de estos pasajes :

Génesis 4. " Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró
Jehová con agrado a Abel y a suofrenda"

Éxodo 25. "Di a los hijos de Israel que tomen para mí ofrenda; de todo varón que la diere de su voluntad,
de corazón, tomaréis mi ofrenda"
Éxodo 28. "Y estará sobre la frente de Aarón, y llevará Aarón las faltas cometidas en todas las cosas
santas, que los hijos de Israel hubieren consagrado en todas sus santas ofrendas; y sobre su frente
estará continuamente, para que obtengan gracia delante de Jehová

€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€77777€€€€€€€€€€€€€