Sei sulla pagina 1di 2

EL CAPITALISMO: UNA HISTORIA DE AMOR

Michael Moore presenta un cuadro realmente despiadado de los alcances del sistema
capitalista; se refleja que dicho sistema da lugar a la creación de estrategias que atentan
contra el bien común, que no son en lo más mínimo justas, ni morales.
Este documental inicia referenciando al imperio romano y la razón de su decadencia al
empezar a carecer de esclavos. El sistema capitalista hoy en dia precisamente busca el
objetivo claro de esclavizar a la clase media para exprimirlos económicamente: que sobren
esclavos y no que falten. Pues no tenerlos les representaría su fin.
Vemos claramente que el capitalismo tiene su centro de control en la política; desde este
escenario se plantea estrategias que se derivan en regulaciones que dan licencia a un
sinnúmero de prácticas donde priman los interés de unos pocos. Estratégicamente se sirven
de la política para llevar a cabo sus más codiciosos planes, pues una de las bases
fundamentales del capitalismo es que está impulsado por el motivo de la ganancia, donde
no valoran en absoluto a las personas, sino lo que se pueda obtener en términos de utilidad
o rentabilidad. Solo interesa el lucro y no el bienestar de las personas.
Se presentan en el transcurso del documental varios casos que reflejan la voracidad de este
sistema (2 lobos y una oveja, como lo menciono uno de sus entrevistados): está el caso de
los jóvenes que fueron puesto en un reclusorio por nimiedades con fines estrictamente
lucrativos, y que dicha entidad se autorregulaba. Es decir, ella determinaba cuando estos
jóvenes debían salir. De esta manera los utilizaba para enriquecerse, privándolos de la
libertad, de estar con sus respectivas familias y del normal desarrollo de sus vidas. Y
también se ve claramente el papel clave que juegan los actores judiciales dentro de todo
este entramado para utilizar a las personas (El caso del Juez).
Estas prácticas eran y son propias de este sistema. Aunque la propaganda generalizada
vende una idea totalmente distinta de la naturaleza del mismo. De esta manera el común de
las personas son manipuladas y engañadas sin ningún problema.
También está el caso de los créditos hipotecarios, que vendían la idea de que la casa era un
banco, pues poseer una significaba la posibilidad privilegiada de acceder a créditos.
Aunque de no cumplir con dicha responsabilidad económica serian despojados de sus casas
(aunque vendían la idea de que esto era casi imposible de que sucediera). Pero todo estaba
fríamente calculado para que estas personas terminaran perdiendo sus casas, ya que
aumentaban sustancialmente las tasas de interés cada tanto (la letra menuda del contrato lo
permitía).
En conclusión, el capitalismo moderno sigue siendo el sistema más adorado y apreciado por
los más poderosos económicamente, pues les ha permitido ensanchar sus fortunas
personales. Aunque esto signifique dejar en la calle a muchas personas, despedirlas de sus
respectivos trabajos, pagarles menos y aumentar sus horas laborales, exprimirlas
económicamente con productos financieros diseñados para esclavizarlos más. (Ese es el
negocio). Y el problema de este sistema es que abre cada vez más la brecha entre ricos y
pobres: no es casualidad que el 95% de la riqueza este concentrada en tan solo el 5% de la
población mundial y que el otro 95% luche para sobrevivir con un 5%. Es un sistema que
deja mucho que pensar.