Sei sulla pagina 1di 10

La copa de la ira de YAHWEH

Deuteronomio 13:2-6
Si surge en medio de ti un profeta o vidente en sueños, que te propone una señal o un
prodigio, y llega a realizarse la señal o el prodigio que te ha anunciado, y te dice:
«Vamos en pos de otros dioses (que tú no conoces) a servirles», no escucharás las
palabras de ese profeta o de ese vidente en sueños.
Es que Yahweh vuestro Dios os pone a prueba para saber si verdaderamente amáis a
Yahweh vuestro Dios con todo vuestro corazón y con toda vuestra alma.
A Yahweh vuestro Dios seguiréis y a él temeréis, guardaréis sus mandamientos y
escucharéis su voz, a él serviréis y viviréis unidos a él.
Ese profeta o vidente en sueños deberá morir por haber predicado la rebelión contra
Yahweh tu Dios - que te sacó del país de Egipto y te rescató de la casa de servidumbre
- para apartarte del camino que Yahweh tu Dios te ha mandado seguir. Así harás
desaparecer el mal de en medio de ti.

Job 21:20
¡Vea su ruina con sus propios ojos, beba de la furia de Sadday!

Proverbios 1:10
Hijo mío, si los pecadores te quieren seducir, no vayas.

Proverbios 16:29
El hombre violento seduce al vecino, y le hace ir por camino no bueno.

Proverbios 28:10
El que extravía a los rectos por el mal camino, en su propia fosa caerá. Los hombres sin
tacha heredarán la dicha.

Isaías 6:10
Engorda el corazón de ese pueblo hazle duro de oídos, y pégale los ojos no sea que vea
con sus ojos, y oiga con sus oídos, y entienda con su corazón, y se convierta y se le
cure.

Isaías 29:9-11
Idiotizaos y quedad idiotas, cegaos y quedad ciegos; emborrachaos, pero no de vino,
tambaleaos, y no por el licor.
Porque ha vertido sobre vosotros Yahweh espíritu de sopor, he pegado vuestros ojos
(profetas) y ha cubierto vuestras cabezas (videntes). Toda revelación será para vosotros
como palabras de un libro sellado, que da uno al que sabe leer diciendo: Ea, lee eso; y
dice el otro: No puedo, porque está sellado.

1
Isaías 51:17-23
¡Despierta, despierta! ¡Levántate, Jerusalén! Tú, que has bebido de mano de Yahweh
la copa de su ira. El cáliz del vértigo has bebido hasta vaciarlo.
No hay quien la guíe de entre todos los hijos que ha dado a luz, no hay quien la tome de
la mano de entre todos los hijos que ha criado.
Estas dos cosas te han acaecido - ¿quién te conduele? - saqueo y quebranto, hambre y
espada - ¿quién te consuela? -
Tus hijos desfallecen, yacen, en la esquina de todas las calles como antílope en la red,
llenos de la ira de Yahweh, de la amenaza de tu Dios.
Por eso, escucha esto, pobrecilla, ebria, pero no de vino.
Así dice tu Señor Yahweh, tu Dios, defensor de tu pueblo. Mira que yo te quito de la
mano la copa del vértigo, el cáliz de mi ira; ya no tendrás que seguir bebiéndolo.
Yo lo pondré en la mano de los que te afligían, de los que a ti misma te decían: Póstrate
para que pasemos, y tú pusiste tu espalda como suelo y como calle de los que pasaban.

Jeremías 25:15-17
Así me ha dicho Yahweh Dios de Israel: Toma esta copa de vino de furia, y hazla beber
a todas las naciones a las que yo te envíe; beberán, y trompicarán, y se enloquecerán
ante la espada que voy a soltar entre ellas.
Tomé la copa de mano de Yahweh, e hice beber a todas las naciones a las que me había
enviado Yahweh.

Jeremías 49:12
Pues así dice Yahweh: Conque los que no tienen por qué beber la copa la beben, ¿y tú
precisamente vas a quedar impune? No quedarás impune, antes sin falta la beberás.

Ezequiel 7:25-26
Llega el terror; ellos buscarán la paz, pero no la habrá.
Vendrá desastre tras desastre, noticia tras noticia: se pedirá al profeta una visión, le
faltará al sacerdote la ley, el consejo a los ancianos.

Ezequiel 23:32-33
Así dice el Señor Yahweh: Beberás el cáliz de tu hermana, cáliz ancho y profundo, que
servirá de burla e irrisión, tan grande es su cabida.
Te empaparás de embriaguez y de aflicción. Cáliz de desolación y de angustia, el cáliz
de tu hermana Samaria.

Daniel 12:10
Muchos serán lavados, blanqueados y purgados; los impíos seguirán haciendo el mal;
ningún impío comprenderá nada; sólo los doctos comprenderán.

2
Proverbios 1:10
El justo se cuida de su ganado, pero las entrañas de los malos son crueles.

Proverbios 16:29
El hombre violento seduce al vecino, y le hace ir por camino no bueno.

Jeremías 9:5
De convertirse. Fraude por fraude, engaño por engaño, se niegan a reconocer a Yahweh.

2º Reyes 17:13-17
Yahweh advertía a Israel y Judá por boca de todos los profetas y de todos los videntes
diciendo: «Volveos de vuestros malos caminos y guardad mis mandamientos y mis
preceptos conforme a la Ley que ordené a vuestros padres y que les envié por mano de
mis siervos los profetas.»
Pero ellos no escucharon y endurecieron sus cervices como la cerviz de sus padres, que
no creyeron en Yahweh su Dios.
Despreciaron sus decretos y la alianza que hizo con sus padres y las advertencias que les
hizo, caminando en pos de vanidades, haciéndose ellos mismos vanidad, en pos de las
naciones que les rodeaban, acerca de las que Yahweh les había ordenado: «No haréis
como ellas.»
Abandonaron todos los mandamientos de Yahweh su Dios, y se hicieron ídolos
fundidos, los dos becerros; se hicieron cipos y se postraron ante todo el ejército de los
cielos y dieron culto a Baal.
Hicieron pasar a sus hijos y a sus hijas por el fuego, practicaron la adivinación y los
augurios, y se prestaron a hacer lo malo a los ojos de Yahweh, provocando su cólera.

3
N.T. Nota

Marcos 4:12
Para que por mucho que miren no vean, por mucho que oigan no entiendan, no sea que
se conviertan y se les perdone.

Romanos 11:8
Como dice la escritura: Dioles Dios un espíritu de embotamiento: ojos para no ver y
oídos para no oír, hasta el día de hoy.

2º Tesalonicenses 2:11-12
Por eso Dios les envía un poder seductor que les hace creer en la mentira, para que sean
condenados todos cuantos no creyeron en la verdad y prefirieron la iniquidad.

4
Los espíritus.
Jueces 9:23
Pero Dios envió un espíritu de discordia entre Abimélek y los señores de Siquem; y los
señores de Siquem traicionaron a Abimélek.

1º Samuel 16:14
El espíritu de Yahweh se había apartado de Saúl y un espíritu malo que venía de
Yahweh le perturbaba.

1º Samuel 28:7
Dijo Saúl a sus servidores: «Buscadme una nigromante para que vaya a consultarla.»
Dijéronle sus servidores: « Aquí mismo, en Endor, hay una nigromante.»

2º Reyes 19:7
Voy a poner en él un espíritu, oirá una noticia y se volverá a su tierra, y en su tierra yo
le haré caer a espada.

Ezequiel 11:19
Yo les daré un solo corazón y pondré en ellos un espíritu nuevo: quitaré de su carne el
corazón de piedra y les daré un corazón de carne,

Daniel 1:17
A estos cuatro jóvenes les concedió Dios ciencia e inteligencia en toda clase de letras y
sabiduría. Particularmente Daniel poseía el discernimiento de visiones y sueños.

Oseas 4:12
Mi pueblo consulta a su madero, y su palo le adoctrina, porque un espíritu de
prostitución le extravía, y se prostituyen sacudiéndose de su Dios.

Isaías 29:9-12
Idiotizaos y quedad idiotas, cegaos y quedad ciegos; emborrachaos, pero no de vino,
tambaleaos, y no por el licor.
Porque ha vertido sobre vosotros Yahweh espíritu de sopor, he pegado vuestros ojos
(profetas) y ha cubierto vuestras cabezas (videntes). Toda revelación será para vosotros
como palabras de un libro sellado, que da uno al que sabe leer diciendo: «Ea, lee eso»; y
dice el otro: «No puedo, porque está sellado»; y luego pone el libro frente a quien no
sabe leer, diciendo: «Ea, lee eso»; y dice éste: «No sé leer»

Como cambia una persona con el poder de YAHWEH.

1º Samuel 10:6
Te invadirá entonces el espíritu de Yahweh, entrarás en trance con ellos y quedarás
cambiado en otro hombre.

5
El espíritu de YAHWEH
Génesis 1:1-2
En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
La tierra era caos y confusión y oscuridad por encima del abismo, y un viento de Dios
aleteaba por encima de las aguas.

Zacarías 12:10
Derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén un espíritu de
gracia y de oración; y mirarán hacia mí. En cuanto a aquél a quien traspasaron, harán
lamentación por él como lamentación por hijo único, y le llorarán amargamente como
se llora amargamente a un primogénito.

Job 33:4
El soplo de Dios me hizo, me animó el aliento de Sadday.

El espíritu en la creación

Génesis 1:1
En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

Isaías 40:12-13
¿Quién midió los mares con el cuenco de la mano, y abarcó con su palmo la dimensión
de los cielos, metió en un tercio de medida el polvo de la tierra, pesó con la romana los
montes, y los cerros con la balanza?
¿Quién abarcó el espíritu de Yahweh, y como consejero suyo le enseñó?

Job 26:13
Su soplo abrillantó los cielos, su mano traspasó a la Serpiente Huidiza.

Job 33:4
El soplo de Dios me hizo, me animó el aliento de Sadday.

Salmo 104:30
Envías tu soplo y son creados, y renuevas la faz de la tierra.

Isaías 40:7
La flor se marchita, se seca la hierba, en cuanto le dé el viento de Yahweh (pues, cierto,
hierba es el pueblo).

6
El espíritu Convence.

Génesis 6:3
Entonces dijo Yahweh: No permanecerá para siempre mi espíritu en el hombre, porque
no es más que carne; que sus días sean 120 años.

Salmo 119:25
Dálet. Mi alma está pegada al polvo, hazme vivir conforme a tu palabra.

Salmo 19:29
Aléjame del camino de mentira, y dame la gracia de tu ley.

Salmo 65:3-4
Tú que escuchas la oración. Hasta ti toda carne viene con sus obras culpables; nos vence
el peso de nuestras rebeldías, pero tú las borras.

El espíritu en la revelación e inspiración.

2º Samuel 23:2
El espíritu de Yahweh habla por mí, su palabra está en mi lengua.

Ezequiel 2:1-2
Me dijo: «Hijo de hombre, ponte en pie, que voy a hablarte».
El espíritu entró en mí como se me había dicho y me hizo tenerme en pie; y oí al que me
hablaba.

Miqueas 3:8
Yo, en cambio, estoy lleno de fuerza, por el espíritu de Yahweh, y de juicio y bravura,
para denunciar a Jacob su delito, y a Israel su pecado.

El espíritu instruyo la pueblo de D-os.

Nehemías 9:20
Tu Espíritu bueno les diste para instruirles, el maná no retiraste de su boca, y para su
sed les diste agua.

7
Manifestaciones en los hombres.
Génesis 41:38
Y dijo Faraón a sus servidores: « ¿Acaso se encontrará otro como éste que tenga el
espíritu de Dios?»

Números 11:25
Bajó Yahweh en la Nube y le habló. Luego tomó algo del espíritu que había en él y se
lo dio a los setenta ancianos. Y en cuanto reposó sobre ellos el espíritu, se pusieron a
profetizar, pero ya no volvieron a hacerlo más.

Números 27:18
Respondió Yahweh a Moisés: «Toma a Josué, hijo de Nun, hombre en quien está el
espíritu, imponle tu mano.

Jueces 6:34
El espíritu de Yahweh revistió a Gedeón; él tocó el cuerno y Abiezer se reunió a él.

Jueces 11:29
El espíritu de Yahweh vino sobre Jefté, que recorrió Galaad y Manasés, pasó por Mispá
de Galaad y de Mispá de Galaad pasó donde los ammonitas.

Jueces 14:6
El espíritu de Yahweh le invadió, y sin tener nada en la mano, Sansón despedazó al león
como se despedaza un cabrito; pero no contó ni a su padre ni a su madre lo que había
hecho.

Jueces 15:4
Se fue Sansón, y cazó trescientas zorras; cogió unas teas y, juntando a los animales cola
con cola, puso una tea en medio entre las dos colas.

Éxodo 31:2-5
Mira que he designado a Besalel, hijo de Urí, hijo de Jur, de la tribu de Judá; y le he
llenado del espíritu de Dios concediéndole habilidad, pericia y experiencia en toda clase
de trabajos; para concebir y realizar proyectos en oro, plata y bronce; para labrar piedras
de engaste, tallar la madera y ejecutar cualquier otra labor.

Daniel 1:17
A estos cuatro jóvenes les concedió Dios ciencia e inteligencia en toda clase de letras y
sabiduría. Particularmente Daniel poseía el discernimiento de visiones y sueños.

8
El espíritu en las profecías.

Isaías 44:2-3
Así dice Yahweh que te creó, te plasmó ya en el seno y te da ayuda: «No temas, siervo
mío, Jacob, Yesurún a quien yo elegí.
Derramaré agua sobre el sediento suelo, raudales sobre la tierra seca. Derramaré mi
espíritu sobre tu linaje, mi bendición sobre cuanto de ti nazca.

Ezequiel 37:1-14
La mano de Yahweh fue sobre mí y, por su espíritu, Yahweh me sacó y me puso en
medio de la vega, la cual estaba llena de huesos.
Me hizo pasar por entre ellos en todas las direcciones. Los huesos eran muy numerosos
por el suelo de la vega, y estaban completamente secos.
Me dijo: «Hijo de hombre, ¿podrán vivir estos huesos?» Yo dije: «Señor Yahweh, tú lo
sabes.»
Entonces me dijo: «Profetiza sobre estos huesos. Les dirás: Huesos secos, escuchad la
palabra de Yahweh.
Así dice el Señor Yahweh a estos huesos: He aquí que yo voy a hacer entrar el espíritu
en vosotros, y viviréis.
Os cubriré de nervios, haré crecer sobre vosotros la carne, os cubriré de piel, os
infundiré espíritu y viviréis; y sabréis que yo soy Yahweh.»
Yo profeticé como se me había ordenado, y mientras yo profetizaba se produjo un
ruido. Hubo un estremecimiento, y los huesos se juntaron unos con otros.
Miré y vi que estaban recubiertos de nervios, la carne salía y la piel se extendía por
encima, pero no había espíritu en ellos.
El me dijo: «Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre. Dirás al espíritu: Así dice el
Señor Yahweh: Ven, espíritu, de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos para
que vivan.»
Yo profeticé como se me había ordenado, y el espíritu entró en ellos; revivieron y se
incorporaron sobre sus pies: era un enorme, inmenso ejército.
Entonces me dijo: «Hijo de hombre, estos huesos son toda la casa de Israel. Ellos andan
diciendo: Se han secado nuestros huesos, se ha desvanecido nuestra esperanza, todo ha
acabado para nosotros.
Por eso, profetiza. Les dirás: Así dice el Señor Yahweh: He aquí que yo abro vuestras
tumbas; os haré salir de vuestras tumbas, pueblo mío, y os llevaré de nuevo al suelo de
Israel.
Sabréis que yo soy Yahweh cuando abra vuestras tumbas y os haga salir de vuestras
tumbas, pueblo mío.
Infundiré mi espíritu en vosotros y viviréis; os estableceré en vuestro suelo, y sabréis
que yo, Yahweh, lo digo y lo haga, oráculo de Yahweh.»

9
Ezequiel 39:28-29
Y sabrán que yo soy Yahweh su Dios, cuando, después de haberlos llevado al cautiverio
entre las naciones, los reúna en su suelo sin dejar allí a ninguno de ellos.
No les ocultaré más mi rostro, porque derramaré mi Espíritu sobre la casa de Israel,
oráculo del Señor Yahweh.

Zacarías 12:10
Derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén un espíritu de
gracia y de oración; y mirarán hacia mí. En cuanto a aquél a quien traspasaron, harán
lamentación por él como lamentación por hijo único, y le llorarán amargamente como
se llora amargamente a un primogénito.

10