Sei sulla pagina 1di 26

C

COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

JUZGADO CIVIL-LURIN
EXPEDIENTE : 00764-2018-0-3003-JR-CI-01
MATERIA : ACCION DE AMPARO
JUEZ : ARBIETO HUANSI JULIO CESAR
DEMANDADO : CARTOLIN PASTOR, PEDRO
BUSTAMANTE ZEGARRA, RAMIRO ANTONIO
PROCURADOR PUBLICO DEL PODER JUDICIAL ,
VENATEA MEDINA, RICARDO GUILLERMO
WONG ABAD, JULIO MARTIN
DEMANDANTE : MEDINA BARCENA, WILBER NILO

RESOLUCIÓN NÚMERO DOCE


Lurín, doce de julio
Del dos mil diecinueve.-

I.-
I.-PARTE EXPOSITIVA

1. Demanda, petitorio y fundamentación

Mediante escrito ingresado el 18 de diciembre de 2018 y subsanado el 31 de


diciembre de 2018, Wilber Nilo Medina Bárcena (el demandante) interpone
demanda de amparo contra los jueces supremos Ramiro Antonio Bustamante
Zegarra, Pedro Cartolin Pastor, Julio Martín Wong Abad, Ricardo Guillermo
Vinatea Medina y el Procurador Público del Poder Judicial.

El demandante solicita como pretensiones que: i) Se declare la nulidad de la


ejecutoria suprema del 19 de julio de 2018 emitida en la Casación N° 09706-
2017 LIMA SUR que, por mayoría, declaró fundado el recurso de casación que
interpuso la Superintendencia Nacional de Bienes Estatales y actuando en sede de
instancia confirmó la sentencia apelada que declaró infundada la demanda de
mejor derecho de propiedad que interpuso el demandante y otros contra la
Superintendencia de Bienes Nacionales y la Asociación para Vocaciones y Vida
Apostólica; y ii) Se le ordene a la Sala de Derecho Constitucional y Social

1
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

Permanente de la Corte Suprema que en la Casación N° 09706-2017 LIMA SUR


emita una nueva ejecutoria suprema respetando el derecho constitucional a la
motivación de las resoluciones judiciales.

El demandante refiere que la ejecutoria suprema cuya nulidad solicita viola sus
derechos a la motivación de las resoluciones judiciales y a la cosa juzgada. Afirma
que la motivación de la ejecutoria suprema se sustenta en un hecho falso, como
lo es que el proceso de rectificación de áreas tramitado en el Expediente N°
22397-2003 ha concluido, a pesar de que se encuentra en trámite, debido a que
la ejecutoria suprema y la resolución de vista que se emitieron en dicho proceso
civil fueron declaradas nulas por el Tribunal Constitucional mediante sentencia
emitida en el Expediente N° 2605-2014-PA/TC, en la que también se le ordenó a
la Sala Superior que emita una sentencia de fondo. Agrega que, en dos ocasiones,
le informó a la Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente de la Corte
Suprema que el proceso de rectificación de áreas tramitado en el Expediente N°
22397-2003 se encontraba en trámite, pero los jueces supremos emplazados han
obviado la información que presentó; es más, subraya que solicitó a la Sala
Suprema una vista de la causa complementaria para informarle que el proceso de
rectificación de áreas estaba en trámite, pero la misma le fue denegada.

También sostiene que la ejecutoria suprema cuya nulidad solicita desacata la


fuerza vinculante de la ejecutoria suprema de la Casación N° 10802-2014 LIMA
SUR, emitida previamente en el mismo proceso de mejor derecho de propiedad,
en la que se precisó que la controversia de dicho proceso era analizar y valorar
conjuntamente el Título Archivado N° 62328 del 30 de marzo de 2001 con el
Título Archivado N° 1912 del 29 de octubre de 1940, para establecer la
fundabilidad del mejor derecho de propiedad, lo que no ha sucedido. Por esta
razón, afirma que la ejecutoria suprema de la Casación N° 09706-2017 LIMA

2
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

SUR no es congruente con la motivación vinculante que se precisa en la


ejecutoria suprema de la Casación N° 10802-2014 LIMA SUR.

Respecto a la violación del derecho a la cosa juzgada, el demandante refiere que


la ejecutoria suprema de la Casación N° 09706-2017 LIMA SUR al afirmar que el
proceso de rectificación de áreas tramitado en el Expediente N° 22397-2003 ha
concluido en todas las instancias del Poder Judicial desconoce que el Tribunal
Constitucional en la sentencia emitida en el Expediente N° 2605-2014-PA/TC
declaró la nulidad de la ejecutoria suprema y la resolución de vista de dicho
proceso civil y de que le ordenó a la Sala Superior que expida una sentencia de
fondo.

2. Contestación de la demanda

Mediante escrito ingresado el 29 de enero de 2019 el Procurador Público del


Poder Judicial deduce la excepción de prescripción y contesta la demanda
señalando que la misma es improcedente porque: i) no se sustenta en un
manifiesto agravio a los derechos fundamentales invocados; ii) los hechos y el
petitorio no tiene relación con el contenido constitucionalmente protegido de
los derechos fundamentales invocados; y iii) el demandante pretende usar el
proceso de amparo como una instancia de revisión adicional por no estar de
acuerdo con el criterio jurisdiccional asumido por los jueces ordinarios. Agrega
que la demanda es infundada porque la ejecutoria suprema hace un vasto
desarrollo argumentativo para efectos de sustentar su decisión y que en sede
constitucional no corresponde analizar temas probatorios y fácticos, y que la
supuesta vulneración de derechos es una falacia.

Mediante escrito ingresado el 29 de enero de 2019, los jueces supremos


emplazados Ramiro Antonio Bustamante Zegarra y Ricardo Guillermo Vinatea

3
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

Medina deducen la excepción de incompetencia por razón del territorio y no


contestan la demanda.

Se deja constancia que los demás jueces codemandados no han absuelto el


trámite de la demanda, a pesar de haber sido debidamente notificados.

3. El trámite jurisdiccional

Mediante Resolución N° 7 de fecha 6 de mayo de 2019 se declaró infundadas las


excepciones de prescripción y de incompetencia por razón del territorio, y
saneado el proceso. Mediante Resolución N° 8 de fecha 6 de mayo de 2019 se
fijó fecha para el informe oral y se dejó el expediente en Despacho para
sentenciar. El 27 de mayo de 2019 se realizó el informe oral con presencia de la
parte demandante, por lo que corresponde emitir la sentencia respectiva.

II.-
II.- PARTE CONSIDERATIVA

PRIMERO.
PRIMERO. El proceso de amparo contra resoluciones judiciales
El amparo contra resoluciones judiciales tiene por objeto controlar que las
resoluciones que se hayan podido expedir dentro de un proceso judicial, lo
hayan sido con respeto del contenido constitucionalmente protegido del derecho
a la tutela procesal efectiva, en los términos del artículo 4 del Código Procesal
Constitucional (Cfr. RTC 0759-2005-PA/TC).

Una interpretación del segundo párrafo del inciso 2) del artículo 200 de la
Constitución bajo los alcances del principio de unidad de la Constitución, no
puede concluir sino con la afirmación de que la competencia ratione materiae
del amparo contra resoluciones judiciales comprende a todos y cada uno de los
derechos fundamentales que se puedan encontrar reconocidos, expresa o

4
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

implícitamente, por la Norma Suprema. En su seno, los jueces constitucionales


juzgan si las actuaciones jurisdiccionales de los órganos del Poder Judicial se
encuentran conformes con la totalidad de los derechos fundamentales
reconocidos en la Constitución. De modo que la calificación de regular o
irregular de una resolución judicial, desde una perspectiva constitucional,
depende de que éstas se encuentren en armonía con el contenido
constitucionalmente protegido de todos los derechos fundamentales (Cfr. STC
3179-2004-PA/TC).

SEGUNDO.
SEGUNDO. El petitorio
Como se ha precisado, las pretensiones demandadas son que se: i) Se declare la
nulidad de la ejecutoria suprema de fecha 19 de julio de 2018 emitida en la
Casación N° 09706-2017 LIMA SUR que, por mayoría, declaró fundado el
recurso de casación que interpuso la Superintendencia Nacional de Bienes
Estatales y actuando en sede de instancia confirmó la sentencia apelada que
declaró infundada la demanda de mejor derecho de propiedad que interpuso el
demandante y otros contra la Superintendencia de Bienes Nacionales y la
Asociación para Vocaciones y Vida Apostólica; y ii) Se le ordene a la Sala de
Derecho Constitucional y Social Permanente de la Corte Suprema que en la
Casación N° 09706-2017 LIMA SUR emita una nueva ejecutoria suprema.

En la demanda se sostiene que, la ejecutoria suprema de fecha 19 de julio de


2018 emitida en la Casación N° 09706-2017 LIMA SUR viola los derechos a la
cosa juzgada y a la motivación de las resoluciones judiciales.

Al respecto, este Juzgado destaca que el acto lesivo es una resolución judicial
firme conforme lo exige el artículo 4 del Código Procesal Constitucional, por lo
que resulta legítimo analizar los alegatos de violación esgrimidos. Para ello,
hemos de reseñar el contexto en el que se ha emitido la ejecutoria suprema de

5
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

fecha 19 de julio de 2018 emitida en la Casación N° 09706-2017 LIMA SUR, para


después evaluar la razonabilidad de los alegatos de violación.

TERCERO.
TERCERO. Contexto procesal de la ejecutoria suprema de fecha 19 de julio de
2018
Del tenor de la propia ejecutoria suprema de fecha 19 de julio de 2018 y de las
pruebas documentales aportadas por el demandante –las que no han sido
tachadas por los demandados–, se desprende que su contexto procesal es el
siguiente:

a. El 26 de abril de 2010, María Delfina Reusche Lummis, Carlos Alberto


Reusche Lummis, Fernando Ricardo Reusche Lummis, Jaime Javier Reusche
Lummis, Juan José Reusche Lummis y Wilber Nilo Medina Bárcena, interpusieron
demanda civil de mejor derecho de propiedad contra la Superintendencia de
Bienes Nacionales y la Asociación para Vocaciones y Vida Apostólica.

Como pretensión principal demandaron que se declare que el derecho de


propiedad contenido en el Titulo Archivado Nº 1912 inscrito el 29 de octubre de
1940 en el Asiento 02, de Fojas 205, del Tomo 81-B (hoy Partida Electrónica N°
07005521) es mejor que el derecho inscrito a favor de la Superintendencia en
virtud del Título Archivado 62328 el 30 de marzo del 2001 en la Partida N°
11295318; que el derecho inscrito a favor de la Superintendencia en virtud del
Título Archivado 62328 el 30 de marzo del 2001 en la Partida N° 11295322; el
derecho inscrito a favor de la Superintendencia en virtud del Título Archivado
62328 el 30 de marzo del 2001 en la Partida N° 11295325, y el derecho inscrito
a favor de la Superintendencia en virtud del Título Archivado 62328 el 30 de
marzo del 2001 en la Partida N° 11295329.

6
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

Y como pretensión accesoria demandaron que se cancele las Partidas Electrónicas


Nos 11295318, 11295322, 11295325, 11295329, 11295336 y de 12346883 a
12346924; y la restitución del terreno de 23 Has. con 5695 m2., constituido por
las estribaciones del Cerro Papa del ex Fundo San Fernando del distrito de
Pachacamac, que la Asociación para Vocaciones y Vida Apostólica viene
posesionando. Esta demanda civil fue tramitada en el Expediente N° 28-2010.

b. La demanda fue contestada tanto por la Superintendencia de Bienes


Nacionales como por la Asociación para Vocaciones y Vida Apostólica.

c. El Juzgado por Resolución N° 12, de fecha 28 de mayo de 2012, fijó los


puntos controvertidos, admitió los medios probatorios y ordenó el juzgamiento
anticipado; y por sentencia contenida en la Resolución N° 15, de fecha 12 de
noviembre de 2012, declaró infundada la demanda.

d. La parte demandante apeló la sentencia contenida en la Resolución N° 15


y la Sala Superior por Sentencia de Vista contenida en la Resolución N° 8, de
fecha 10 de enero de 2014, confirmó la sentencia contenida en la Resolución N°
15 que declaró infundada la demanda.

e. El ahora demandante interpuso recurso de casación contra la Sentencia de


Vista. La Sala Derecho Constitucional y Social Permanente de la Corte Suprema
mediante ejecutoria suprema de fecha 20 de octubre de 2015 emitida en la
Casación N° 10802-2014 LIMA SUR declaró fundado el recurso de casación, nula
la Sentencia de Vista de fecha 10 de enero de 2014 y le ordenó a la Sala Superior
“que emita nuevo pronunciamiento en atención a los lineamentos precedentes”.

f. En cumplimiento de la ejecutoria suprema, la Sala Civil renovó el acto


procesal anulado y por Sentencia de Vista contenida en la Resolución N° 25, de

7
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

fecha 31 de marzo de 2017, revocó la sentencia contenida en la Resolución N° 15


y reformándola declaró fundado, en parte, el mejor derecho de propiedad
respecto de 12 Has. con 95 m2., e improcedente respecto de 11 Has. con 5600
m2.

g. La Superintendencia Nacional de Bienes Estatales interpuso recurso de


casación contra la Sentencia de Vista contenida en la Resolución N° 25, el que
fue declarado procedente por la causal de infracción normativa por indebida
interpretación de los artículos 923, 1135, 2012, 2014, 2016 y 2022 del Código
Civil y del artículo 70 de la Constitución, mediante Auto S/N de fecha 24 de
julio de 2017 emitido en la Casación N° 09706-2017 LIMA SUR.

h. El 19 de julio de 2018, por mayoría, la Sala Derecho Constitucional y


Social Permanente de la Corte Suprema mediante ejecutoria suprema emitida en
la Casación N° 9706-2017 LIMA SUR, declaró fundado el recurso de casación,
casó la Sentencia de Vista de fecha 31 de marzo de 2017 y actuando en sede de
instancia confirmó la sentencia apelada de fecha 12 de noviembre de 2012 que
declaró infundada la demanda de mejor derecho de propiedad.

CUARTO.
CUARTO Alegatos de violación del derecho a la motivación de la resolución
judicial
En la demanda se sostiene que este derecho ha sido violado por dos razones. La
primera razón consiste en que la motivación de la ejecutoria suprema y su
decisión de declarar fundado el recurso de casación se sustentan en un hecho
falso, como lo es que el proceso civil de rectificación de áreas tramitado en el
Expediente N° 22397-2003 se encuentra concluido en todas las instancias del
Poder Judicial.

8
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

La segunda razón de violación es que la motivación de la ejecutoria suprema


emitida en la Casación N° 9706-2017 LIMA SUR ha desacatado la motivación
vinculante que la misma Sala Suprema había fijado como autoprecedente en la
Casación N° 10802-2014 LIMA SUR.

QUINTO.
QUINTO. El contenido
contenido del derecho a la motivación de las resoluciones judiciales
El artículo 139 inciso 3) de la Constitución prevé como derechos relacionados
con el ejercicio de la función jurisdiccional “la observancia del debido proceso y
la tutela jurisdiccional”. Al respecto, el Tribunal Constitucional refiere que el
debido proceso significa la observancia de los principios y reglas esenciales
exigibles dentro del proceso como instrumento de tutela de los derechos
subjetivos, mientras que la tutela jurisdiccional supone tanto el derecho de
acceso a los órganos de justicia.

En la STC 09727-2005-PHC/TC, el Tribunal Constitucional precisa que el


derecho al debido proceso significa la observancia de los derechos fundamentales
esenciales, principios y reglas esenciales exigibles dentro del proceso como
instrumento de tutela de los derechos subjetivos. El debido proceso tiene, a su
vez, dos expresiones: una formal y otra sustantiva; en la de carácter formal, los
principios y reglas que lo integran tienen que ver con las formalidades estatuidas,
tales como las que establecen el juez natural, el procedimiento preestablecido, el
derecho de defensa, la motivación; en su faz sustantiva, se relaciona con los
estándares de justicia como son la razonabilidad y proporcionalidad que toda
decisión judicial debe suponer.

Entonces, el debido proceso comprende, entre otros derechos, el de obtener de


los jueces y tribunales una resolución fundada en derecho, y exige que las
sentencias expliciten en forma suficiente las razones de sus fallos, ello en
concordancia con su artículo 139 inciso 5) de la Constitución, el artículo 12 del

9
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial, los incisos 3) y 4)
del artículo 122 y el artículo 50 inciso 6) del Código Procesal Civil.

En este punto, conviene recordar que “el derecho a la debida motivación de las
resoluciones importa que los jueces, al resolver las causas, expresen las razones o
justificaciones objetivas que los llevan a tomar una determinada decisión. Esas
razones, (...) deben provenir no sólo del ordenamiento jurídico vigente y
aplicable al caso, sino de los propios hechos debidamente acreditados en el
trámite del proceso” (STC 00480-2006-PA/TC).

Se viola el derecho a la motivación de las resoluciones judiciales cuando: i) la


motivación es inexistente o aparente; ii) existe falta de motivación interna en el
razonamiento; iii) existen deficiencias en la motivación externa; iv) la motivación
es insuficiente; y v) la motivación es incongruente (STC 0728-2008-PHC/TC).

En este sentido, el análisis de si en una determinada resolución judicial se ha


violado o no el derecho a la debida motivación de las resoluciones judiciales
debe realizarse a partir de los propios fundamentos expuestos en la decisión
judicial cuestionada, de modo que las demás piezas procesales o medios
probatorios del proceso en cuestión sólo serán evaluados para contrastar las
razones expuestas, mas no pueden ser objeto de una nueva evaluación o análisis.
Esto, porque en este tipo de procesos al juez constitucional no le incumbe el
mérito de la causa, sino el análisis externo de la resolución, a efectos de constatar
si ésta es el resultado de un juicio racional y objetivo donde el juez ha puesto en
evidencia su independencia e imparcialidad en la solución de un determinado
conflicto, sin caer ni en arbitrariedad en la interpretación y aplicación del
derecho, ni en subjetividades o inconsistencias en la valoración de los hechos
(STC 1480-2006-PA/TC).

10
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

SEXTO.
SEXTO. Análisis de la primera razón de violación del derecho a la motivación
motivación de
las resoluciones judiciales
Con el objeto de verificar el alegato de violación constitucional, este Juzgado
destaca que en el tercer considerando de la ejecutoria suprema cuestionada la
Sala Suprema cuando analiza “la
la indebida interpretación del artículo 70 de la
Constitución”
Constitución hace mención a que la demanda de rectificación de áreas
tramitada en el Expediente N° 22397-2003-0-1801-JR-CI-06 fue desestimada en
todas las instancias del Poder Judicial.

En efecto, apréciese que en el numeral 3.5 del considerando tercero de la


ejecutoria suprema se destaca que “la Sala de mérito para sustentar su decisión
no ha efectuado una interpretación correcta del artículo 70 de la Constitución
Política del Estado, pues, como se desprende de la recurrida, si bien se alude a la
expropiación y abandono, de los fundamentos 22 y 23 de la sentencia, aquella
se amparó en el peritaje judicial efectuado en un proceso judicial de rectificación
de área, para así establecer que el Fundo ´San Fernando´ tenía una extensión
real de setecientos noventa y siete hectáreas con quinientos ochenta y dos metros
cuadrados con ciento noventa y cinco decímetros cuadrados, y no de
cuatrocientos setenta y nueve hectáreas con seis mil ciento veintiséis metros
cuadrados, conforme al Título Archivado N° 1912 del veintinueve de octubre de
mil novecientos cuarenta, peritaje que si bien fue expedido dentro de un proceso
judicial. Sin embargo, dicha demanda de rectificación de área fue desestimada en
todas las instancias del Poder Judicial” (subrayado agregado).

El texto transcrito del numeral 3.5 del considerando tercero evidencia que la Sala
Suprema sí ha aseverado que la demanda del proceso de rectificación de áreas
del Expediente N° 22397-2003-0-1801-JR-CI-06 “fue desestimada en todas las
instancias del Poder Judicial”. La Sala Suprema subraya este hecho (la demanda
de rectificación de áreas fue desestimada en todas las instancias del Poder

11
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

Judicial) para concluir que en la Sentencia de Vista no se interpretó


correctamente el artículo 70 de la Constitución, pues entiende que el peritaje
actuado en dicho proceso carece de valor probatorio y no puede sustentar la
decisión de estimar en parte la demanda de mejor derecho de propiedad.

El razonamiento destacado queda claramente enfatizado en el numeral 3.6 del


considerando tercero de la ejecutoria suprema cuestionada, en el que la Sala
Suprema ha concluido que “la Sala Superior, en primer lugar, tenía que analizar
lo vinculado con dicha expropiación, para luego concluir si finalmente se
expropió o no la totalidad del predio; y luego de ello, verificar la validez del
peritaje, y si dicho medio probatorio servía para acreditar el Derecho de
Propiedad alegado por la parte demandante, valorando además todas
instrumentales relacionadas con aquel proceso de rectificación de área y las
actuadas en esta causa; por consiguiente, la infracción normativa propuesta
termina siendo fundada” (subrayado agregado).

La motivación transcrita de los numerales 3.5 y 3.6 del considerando tercero


evidencian objetivamente que la Sala Suprema concluye que la Sentencia de Vista
ha interpretado indebidamente el artículo 70 de la Constitución porque la Sala
Superior valoró el peritaje actuado en el proceso de rectificación de áreas, el que
a criterio de la Sala Suprema carece de validez porque “dicha demanda de
rectificación de área fue desestimada en todas las instancias del Poder Judicial”.
No solo se descarta la validez del peritaje, sino que se estima que la valoración
de todas las instrumentales relacionadas con el proceso de rectificación de áreas
constituye una infracción normativa, a pesar de que del auto calificatorio no
declaró procedente la infracción normativa del derecho a la prueba.

En sentido similar, en el considerando cuarto de la ejecutoria suprema que


analiza la “Indebida
Indebida interpretación del artículo 923, concordante con los

12
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

artículos 2012, 2022, 2014 y 2016 del Código Civil”,


Civil la Sala Suprema afirma que
el referido proceso de rectificación de áreas tramitado en el Expediente N°
22397-2003-0-1801-JR-CI-06 concluyó con sentencia de vista. En concreto, la
Sala Suprema en el numeral 4.2.2 cuando analiza la indebida interpretación de
los artículos 2016 y 2022 del Código Civil concluye que “la interpretación dada
por la Sala Superior no se enmarca con la finalidad de aquellas normas registrales
y a la materia de la demanda, pues su decisión se ha encuadrado en examinar
que a la demandante le corresponde un mayor hectaraje, lo que difiere con el
propósito de establecer a quién le corresponde el mejor derecho de propiedad
atendiendo a los títulos de propiedad presentados e inscritos en Registros
Públicos, más aún que el proceso sobre rectificación de área concluyó con
sentencia de vista que revocó la sentencia de primera instancia que declaró
infundada la demanda y reformándola la declaró improcedente, conforme
aparece de fojas mil ciento treinta y nueve” (subrayado agregado).

Como puede verse, es la propia Sala Suprema que subraya que los artículos 2016
y 2022 del Código Civil han sido objeto de una interpretación indebida por
cuanto “el proceso sobre rectificación de área concluyó con sentencia de vista
que revocó la sentencia de primera instancia que declaró infundada la demanda
y reformándola la declaró improcedente”. La motivación transcrita evidencia que
la Sala Suprema enlaza e interrelaciona el fondo del proceso de mejor derecho
de propiedad con el resultado del proceso de rectificación de áreas. La
motivación transcrita evidencia que la Sala Suprema condiciona la estimación de
las infracciones normativas al hecho de que “el proceso sobre rectificación de
área concluyó con sentencia de vista que revocó la sentencia de primera instancia
que declaró infundada la demanda y reformándola la declaró improcedente”.

Por último, de la lectura del considerando sexto de la cuestionada ejecutoria


suprema se constata que para justificar su “Actuación
Actuación en sede de Instancia”
Instancia la

13
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

Sala Suprema concluye que el plano y la memoria descriptiva del proceso de


rectificación de áreas no pueden ser utilizados como medios probatorios eficaces
en el proceso de mejor derecho de propiedad, ni pueden constituir un título de
propiedad, por cuanto éste se encuentra concluido. En efecto, en el numeral 6.5
del considerando sexto se ha enfatizado que “de la revisión de autos aparecen
copias certificadas de los planos y memoria descriptiva13 en donde los peritos
judiciales establecieron que el Fundo ´San Fernando´ se encontraba encerrado
en setecientos noventa y siete hectáreas con quinientos ochenta y dos metros
cuadrados y ciento noventa y cinco decímetros cuadrados, documentos
contenidos en el Expediente N° 22397-2003 tramitado ante el Sexto Juzgado
Civil de Lima, relacionado con un proceso de rectificación de áreas y linderos; sin
embargo, si bien es cierto que aquellos documentos no han sido materia de
cuestionamiento en el presente proceso, también es verdad que aparecen copias
certificadas14 de la sentencia de primera instancia del veintinueve de abril de dos
mil once, que declaró infundada la demanda, la sentencia de vista del trece de
junio de dos mil trece que revocó la resolución antes mencionada y reformó la
misma declarando improcedente la demanda; y autocalificatorio del veintisiete
de mayo de dos mil trece (Casación N° 6949-2012-Lima) del recurso de c asación
de aquel proceso que declaró improcedente el mismo; siendo que la primera
sentencia mencionada (considerando undécimo) señala claramente que los
peritos judiciales en el peritaje al que se hace mención no consideraron los títulos
de los colindantes propietarios, agregándose en el vigésimo tercer considerando
de aquella resolución que, el demandante (Fundo ´San Fernando´) no aportó
pruebas destinadas a demostrar que los tres predios acumulados (´Jatosisa´,
´Parca, Parco Alta y Chillaco´ y ´Cabeza de Carnero o Purhuay´) tenían una
mayor área que la consignada en los Registros Públicos de aquel entonces; es
decir, no existía ningún error en el Título Archivado N° 1912 del diecinueve de
octubre de mil novecientos cuarenta; por su parte, en la sentencia de vista aquel
Colegiado Superior (Tercera Sala Civil de Lima) concluyó que no se acreditó que

14
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

el demandante sea propietario o posesionario de las áreas cuya rectificación se


pretendía en dicho proceso; por tanto, de lo acabado de exponer se desprende
con claridad que el plano y memoria descriptiva del proceso de rectificación de
áreas y linderos no puede ser utilizado como un medio probatorio eficaz en el
presente proceso de mejor derecho de propiedad, ni menos aun, puede
Propiedad; de otro lado, considerar –en este caso– que el
constituir un Título de Propiedad
predio “San Fernando” ostentaría un mayor hectareaje de setecientos noventa y
siete hectáreas con quinientos ochenta y dos metros cuadrados y ciento noventa
y cinco decímetros cuadrados, distinto al contenido en el citado título archivado
implicaría emitir un pronunciamiento acerca del proceso de rectificación de área,
que como se tiene dicho se encuentra concluido, no habiéndose establecido en
aquel proceso que en realidad el aludido fundo rústico haya tenido dicha
extensión de terreno”.

La lógica del razonamiento de la ejecutoria suprema es que la demanda de mejor


derecho de propiedad es infundada porque el proceso de rectificación de áreas
ha concluido con sentencia de vista que declaró improcedente la demanda. En
este sentido, en el numeral 6.5 se reseña la motivación de la sentencia de
primera instancia del proceso de rectificación de áreas, como si fuese un
argumento de autoridad, para concluir que no existe un error en el Título
Archivado N° 1912. Asimismo, las pruebas actuadas en el proceso de rectificación
de áreas carecen de validez (como sucede con el peritaje) o no resultan eficaces
(el plano y la memoria descriptiva) para el proceso de mejor de propiedad por
la sencilla razón de que la Sala Suprema sostiene que el proceso de rectificación
de áreas “se encuentra concluido”.

Por lo tanto, los propios considerandos transcritos de la ejecutoria suprema


evidencian que la Sala Suprema para amparar las infracciones normativas, esto
es, la interpretación indebida del artículo 70 de la Constitución y de los artículos

15
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

2016 y 2022 del Código Civil, ha argumentado como hecho cierto y


comprobado que el proceso de rectificación de áreas ha concluido en todas las
instancias judiciales.

A decir del demandante, antes de que se emitiera la ejecutoria suprema, él le


informó a la Sala Suprema que el proceso de rectificación de áreas tramitado en
el Expediente N° 22397-2003-0-1801-JR-CI-06 no había concluido; por el
contrario, el mismo estaba en trámite porque el Tribunal Constitucional en la
sentencia emitida en el Expediente N° 2605-2014-PA/TC, le ordenó a la Sala
Superior a cargo de dicho proceso civil que emita una sentencia de fondo. Con la
finalidad de verificar este aserto, en autos tenemos:

1. El 12 de abril de 2018, según consta en el sello de recepción de la mesa de


partes de Sala Suprema que emite la ejecutoria suprema cuestionada, el
demandante le pide a esta Sala no valorar la Casación N° 6946-2012 LIMA, ni la
sentencia de vista emitidas en el proceso de rectificación de áreas tramitado en el
Expediente N° 22397-2003-0-1801-JR-CI-06, por cuanto el Tribunal
Constitucional mediante STC 2605-2014-PA/TC las declaró nulas. El demandante
afirma que el principal argumento del recurso de casación queda desvirtuado
porque el proceso de rectificación de áreas tramitado en el Expediente N°
22397-2003 no ha concluido, sino que se encuentra en trámite y pendiente de
resolución por la Sala Superior. Del escrito se advierte que la STC 2605-2014-
PA/TC fue aportada como anexo.

Del Reporte de Expediente N° 9706-2017-0-5001-SU-DC-01, se tiene que por


Decreto S/N, del 16 de abril de 2018, la Sala Suprema proveyó este escrito,
señalando “Dado cuenta con el escrito que antecede: Téngase presente lo
expuesto, estese a la vista de la causa de fecha veintiséis de octubre del año
próximo pasado y agréguese a los autos los anexos que se adjuntan”.

16
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

2. El 19 de abril de 2018, según consta en el sello de recepción de la mesa de


partes de Sala Suprema que emite la ejecutoria suprema cuestionada, el
demandante le pide a esta Sala una vista de causa complementaria con la
finalidad de contradecir o refutar los argumentos del recurso de casación sobre la
base de la STC 2605-2014-PA/TC. El demandante subraya que el proceso de
rectificación de áreas tramitado en el Expediente N° 22397-2003 no ha
concluido, sino que está en trámite.

Del Reporte de Expediente N° 9706-2017-0-5001-SU-DC-01, se tiene que por


Decreto S/N, del 20 de abril de 2018, la Sala Suprema proveyó este escrito,
señalando “Dado cuenta; el escrito de fecha diecinueve de abril de dos mil
dieciocho; téngase presente y a lo expuesto: i) La vista de la causa ante esta Sala
Suprema se realizó el veintiséis de octubre de dos mil diecisiete, con informe oral
de los abogados de las partes procesales, habiendo quedado la causa al voto y
pendiente la expedición de la sentencia; y ii La actividad de las partes durante la
tramitación del recurso de casación, se limita a la facultad de presentar informes
escritos y un solo informe oral durante la vista de la causa, en atención a lo
establecido en el artículo 394 del Código Procesal Civil concordante con el
artículo 132 del Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial;
siendo así, y estando al estado del proceso NO HA LUGAR la solicitud de vista
de la causa complementaria solicitada, agréguese a los autos” (subrayado
agregado).

La sucesión de actos procesales reseñados le permite a este Juzgado concluir que:


i) el demandante oportunamente le informó documentalmente a la Sala Suprema
que el proceso de rectificación de áreas tramitado en el Expediente N° 22397-
2003 no estaba concluido por mandato de la sentencia emitida por el Tribunal
Constitucional en el Expediente N° 2605-2014-PA/TC que, estimó su demanda

17
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

de amparo y declaró la nulidad de la ejecutoria suprema y la sentencia de vista


de dicho proceso civil, sino que se encuentra en trámite; y ii) la Sala Suprema
antes de emitir la ejecutoria suprema cuestionada conocía la sentencia emitida
por el Tribunal Constitucional en el Expediente N° 2605-2014-PA/TC.

Por lo tanto, es evidente que la motivación externa de la ejecutoria suprema


cuestionada es inconstitucional, porque la Sala Suprema ha sostenido como
hecho debidamente acreditado y como fundamento de su decisión que el
proceso de rectificación de áreas recaído en el Expediente N° 22397-2003 ha
concluido en todas las instancias judiciales, a pesar de que en sede casatoria el
demandante le evidencio a la Sala Suprema que dicho proceso estaba en trámite
porque el Tribunal Constitucional en la sentencia del Expediente N° 2605-2014-
PA/TC resolvió “1. Declarar FUNDADA la demanda de amparo; en consecuencia
NULAS la resolución de vista 20-II-3°-SC de 13 de junio de 2012, expedida por la
Tercera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima, y el auto calificatorio
del recurso de casación de 27 de mayo de 2013, expedido por la Sala de
Derecho Constitucional y Social Permanente de la Corte Suprema de Justicia de
la República. 2. ORDENAR a la Tercera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia
de Lima o al órgano judicial que haga sus veces expida nueva resolución
resolviendo el fondo de la demanda de rectificación de áreas”.

Por último, con el Reporte del Expediente N° 22397-2003-0-1801-JR-CI-06 se


verifica que, a la fecha, el proceso de rectificación de áreas no ha concluido, sino
que se encuentra en trámite ante la Segunda Sala Civil de Lima, siendo que
mediante Resolución N° 19, de fecha 7 de marzo de 2019 se reprogramó la vista
de la causa en discordia para el 26 de abril de 2019 y que hasta la presente fecha
el juez superior dirimente no ha votado.

18
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

Entonces, queda claro que la ejecutoria suprema se fundamenta en un hecho que


no ha sido debidamente acreditado en el proceso de mejor derecho de
propiedad, ya que el tantas veces referido proceso de rectificación de áreas se
encuentra en trámite y no concluido, por lo que corresponde estimar la
demanda y decretar su nulidad por violar el derecho a la motivación de las
resoluciones judiciales.

SÉPTIMO.
SÉPTIMO. Análisis de la segunda razón de violación del derecho a la motivación
de las resoluciones judiciales
El sustento normativo de este alegato es el artículo 396 del Código Procesal Civil
que en su último párrafo prescribe que la sentencia que declare fundado el
recurso de casación “tendrá fuerza vinculante para el órgano jurisdiccional
respectivo”. Comentando este párrafo final del artículo 396, la ahora jueza
constitucional Ledesma Narváez señala que “la norma atribuye a la sentencia de
la casación de una eficacia vinculante inmediata frente al juez de reenvío,
obligando a ajustarse sin más a la enseñanza de la corte sobre el punto de
derecho”1.

El demandante plantea que la fuerza vinculante de la sentencia casatoria no solo


debe ser para el juez de reenvío, sino también para el propio órgano
jurisdiccional que ha emitido la sentencia casatoria. Esta postura no ha sido
contradicha o refutada por la Procuraduría Pública del Poder Judicial, por lo que
este Juzgado debe determinar la razonabilidad del argumento planteado.

El sentido normativo de la parte final del artículo 396 del Código Procesal Civil
es clarísimo al fijar que la sentencia que declare fundado el recurso de casación
“tendrá fuerza vinculante para el órgano jurisdiccional respectivo”. El sentido

1
LEDESMA NARVÁEZ, Marianella- Comentarios al Código Procesal Civil, Tomo II. Gaceta Jurídica, primera
edición, julio 2008, p. 268.

19
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

literal de esta norma permite sostener que la fuerza vinculante de la sentencia


casatoria es solo para el juez de reenvío, pero también es sabido que en materia
constitucional la interpretación literal resulta insuficiente, en tanto que las
normas que regulan los derechos fundamentales tienen que ser optimizadas para
la realización de los mismos. Este Juzgado considera que la parte final del
artículo 396 del Código Procesal Civil debe ser interpretado conforme al
principio de predictibilidad y certeza de las decisiones judiciales que, según el
Tribunal Constitucional, es una manifestación del principio de seguridad jurídica
“que implica la exigencia de coherencia o regularidad de criterio de los órganos
judiciales en la interpretación y aplicación del derecho, salvo justificada y
razonable diferenciación. Así, la finalidad de esta exigencia funcional no es otra
que la contribución en la fundamentación del orden constitucional y el
aseguramiento de la realización de los derechos fundamentales. Si bien el
principio constitucional de seguridad jurídica no se encuentra reconocido
expresamente en la Constitución, ello no ha impedido a este Tribunal reconocer
en él a un principio constitucional implícito que se deriva del Estado
constitucional de derecho (artículos 3.º y 4.3 de la Constitución). Ahora bien, no
cabe duda de que esta exigencia constitucional de predictibilidad y certeza de las
decisiones judiciales se ve concretizada con la denominada doctrina
jurisprudencial constitucional, la que sólo se tendrá por cumplida si se respetan
tales decisiones” (STC 3950-2012-PA/TC).

Teniendo como fundamento los principios de predictibilidad y certeza de las


decisiones judiciales y de seguridad jurídica, este Juzgado considera que la
interpretación constitucional del último párrafo del artículo 396 del Código
Procesal Civil permite concluir que la sentencia que declara fundado el recurso
de casación, específicamente, sus lineamientos hermenéuticos fijados o su
contenido, no solo vincula al juez de reenvío, sino también al propio órgano
jurisdiccional que la emitió. Sostener lo contrario resulta ilógico en un Estado

20
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

Constitucional y contrario a los principios de predictibilidad y certeza de las


decisiones judiciales y de seguridad jurídica, pues es irrazonable afirmar que la
sentencia que declara fundado el recurso de casación solo vincula al juez de
reenvío, pero no al propio órgano jurisdiccional que la emitió.

Con la precisión anotada, se evaluará la segunda razón de violación alegada.


Como se ha relatado, en el proceso de mejor derecho de propiedad en una
primera oportunidad la Sala Suprema por ejecutoria del 20 de octubre de 2015
emitida en la Casación N° 10802-2014 LIMA declaró fundado el recurso de
casación interpuesto por el ahora demandante, nula la Sentencia de Vista del 10
de enero de 2014 y se le ordenó a “la Sala Superior que emita nuevo
pronunciamiento en atención a los lineamientos precedentes”. Justamente, se
alega que la ejecutoria suprema cuestionada desconoce los lineamientos fijados
en la Casación N° 10802-2014 LIMA, concretamente, lo precisado en su
considerando octavo que establece que “en el caso de autos corresponde
someter a análisis y valoración probatoria conjunta los siguientes documentos: 1)
El Título Archivado correspondiente al N° 62328 del treinta de marzo del dos
mil uno, obrante a fojas 809 y siguientes, debiéndose compulsar el caudal
probatorio de modo integral, atendiendo al acto administrativo referido a la
determinación de la naturaleza eriaza y de libre disponibilidad del Estado –de
fojas ochocientos dieciséis a ochocientos diecisiete, de fecha cuatro de abril de
mil novecientos noventa y cinco- del que derivaría el derecho de la Asociación
para Vocaciones y Vida Apostólica – AVVA; y 2) El Archivado correspondiente al
N° 1912 del veintinueve de octubre de mil novecientos cuarenta, obrante a fojas
novecientos treinta y cuatro a novecientos cuarenta y uno, debiendo revisar los
anexos que lo integran, a efecto de establecer si ellos acreditarían el supuesto
derecho de propiedad de la Empresa San Fernando Pachacamac Reusche
Sociedad Comercial de Responsabilidad Limitada, respecto del predio sub litis;

21
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

tales documentos, no han sido analizados detenidamente por las instancias de


mérito, es decir, ni por la Sala revisora ni por el A quo”.

De la lectura del considerando octavo de la ejecutoria suprema emitida en la


Casación N° 10802-2014 LIMA se desprende que la Sala Suprema no preciso que
había conexión entre los procesos de mejor derecho de propiedad y de
rectificación de áreas. Tampoco la Sala Suprema estableció que el proceso de
rectificación de áreas era relevante y determinante para resolver el proceso de
mejor derecho de propiedad. Teniendo presente que el considerando octavo de
la ejecutoria suprema emitida en la Casación N° 10802-2014 LIMA sí tiene fuerza
vinculante para la propia Sala Suprema, corresponde evaluar si en la ejecutoria
suprema cuestionada se ha omitido “someter a análisis y valoración probatoria
conjunta” el Título Archivado N° 62328 del 30 de marzo de 2001 con el Título
Archivado N° 1912 del 29 de octubre de 1940.

Analizando los considerandos de la ejecutoria suprema de fecha 19 de julio de


2018 este Juzgado advierte que no existe motivación sobre el “análisis y
valoración probatoria conjunta” del Título Archivado N° 62328 y del Título
Archivado N° 1912. Para evadir el “análisis y valoración probatoria conjunta” de
los títulos referidos en el numeral 4.2.3 del considerando cuarto se dice que “en
todo caso, al haber adquirido la Asociación demandada de quien tenía derechos
inscritos en Registros Públicos, la buena fe se presume, mientras que la mala fe
tiene que probarse, lo cual no ha sucedido en el caso de autos en todo caso, al
haber adquirido la Asociación demandada de quien tenía derechos inscritos en
Registros Públicos, la buena fe se presume, mientras que la mala fe tiene que
probarse, lo cual no ha sucedido en el caso de autos”. Esta motivación no es
congruente con los lineamientos fijados en la ejecutoria suprema emitida en la
Casación N° 10802-2014 LIMA, en la que no se precisó que debía someterse a
análisis y valoración la buena o mala fe.

22
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

No sólo la Sala Suprema desacato los lineamientos vinculantes fijados en la


ejecutoria suprema emitida en la Casación N° 10802-2014 LIMA, sino que los ha
ignorado en tanto que en el numeral 5.3 del considerando quinto afirma que “el
tema en discusión versa sobre un mejor derecho de propiedad que alega tener la
parte demandante, que por lo demás, como se tiene expuesto no existe medio
probatorio que permita demostrar que – la actora – cuente con título alguno, a
diferencia de la Asociación demandada que adquirió el bien inmueble de la
Superintendencia Nacional de Bienes Nacionales”. El tema en discusión ya había
sido fijado por la misma Sala Suprema en la ejecutoria suprema emitida en la
Casación N° 10802-2014 LIMA al precisarse que éste es “someter a análisis y
valoración probatoria conjunta” el Título Archivado N° 62328 y el Título
Archivado N° 1912 para “efecto de establecer si ellos acreditarían el supuesto
derecho de propiedad de la Empresa San Fernando Pachacamac Reusche
Sociedad Comercial de Responsabilidad Limitada, respecto del predio sub litis”.
En la ejecutoria suprema cuestionada no se ha respetado los lineamientos
vinculantes fijados en la ejecutoria suprema emitida en la Casación N° 10802-
2014 LIMA, pues la Sala Suprema no ha sometido “a análisis y valoración
probatoria conjunta” el Título Archivado N° 62328 y el Título Archivado N°
1912 para resolver el fondo de la demanda de mejor derecho de propiedad.

OCTAVO.
OCTAVO. Alegatos de violación del derecho a la cosa juzgada
El demandante afirma que la Sala Suprema al emitir la ejecutoria suprema
cuestionada ha desconocido la sentencia del Tribunal Constitucional emitida en
el Expediente N° 2605-2014-PA/TC, porque para amparar las infracciones
normativas y el recurso de casación afirma en forma reiterada que el proceso de
rectificación de áreas recaído en el Expediente N° 22397-2003 concluyó en sede
judicial, lo que es contrario a la realidad, debido a que dicho proceso se
encuentra en trámite.

23
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

NOVENO.
NOVENO. El contenido del derecho a la cosa juzgada
Debe precisarse que la cosa juzgada derivada de procesos resueltos en sede
constitucional está amparada por el artículo 139°, inciso 2) de la Constitución
que establece, entre otras previsiones, que “Ninguna autoridad puede avocarse a
causas pendientes ante el órgano jurisdiccional ni interferir en el ejercicio de sus
funciones. Tampoco puede dejar sin efecto resoluciones que han pasado en
autoridad de cosa juzgada, ni cortar procedimientos en trámite, ni modificar
sentencias ni retardar su ejecución”. Por lo tanto, vulnera la cosa jugada de las
resoluciones judiciales el hecho de que se distorsione el contenido de las mismas,
o la interpretación “parcializada” de sus fundamentos (STC 00054-2004-AI/TC).

Así, lo que corresponde a todo órgano jurisdiccional es ajustarse a lo juzgado en


un proceso anterior cuando tengan que decidir sobre una relación o situación
jurídica respecto de la cual existe una sentencia firme, derivada de un proceso
seguido entre las mismas partes (perfecta identidad), respecto de los mismos
hechos y tramitado ante la misma autoridad jurisdiccional. Dicho
pronunciamiento constituye, en consecuencia, un antecedente lógico respecto a
aquello que nuevamente se pretende someter a juzgamiento (STC 03789-2005-
PHC/TC).

DÉCIMO.
DÉCIMO. Análisis de la violación alegada
Para evaluar la violación alegada, es conveniente recordar que el Tribunal
Constitucional en la sentencia del Expediente N° 2605-2014-PA/TC resolvió “1.
Declarar FUNDADA la demanda de amparo; en consecuencia NULAS la
resolución de vista 20-II-3°-SC de 13 de junio de 2012, expedida por la Tercera
Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima, y el auto calificatorio del
recurso de casación de 27 de mayo de 2013, expedido por la Sala de Derecho
Constitucional y Social Permanente de la Corte Suprema de Justicia de la
República. 2. ORDENAR a la Tercera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia

24
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

de Lima o al órgano judicial que haga sus veces expida nueva resolución
resolviendo el fondo de la demanda de rectificación de áreas”.

La sentencia del Expediente N° 2605-2014-PA/TC que, tiene la autoridad de la


cosa juzgada, es un antecedente lógico que tiene vinculación con el proceso de
mejor derecho de propiedad en la medida de que la Sala Suprema expresa como
justificación para declarar fundado el recurso de casación y actuar en sede de
instancia que la demanda del proceso de rectificación de áreas del Expediente N°
22397-2003 “fue desestimada en todas las instancias del Poder Judicial” o que
“el proceso sobre rectificación de área concluyó con sentencia de vista que
revocó la sentencia de primera instancia que declaró infundada la demanda y
reformándola la declaró improcedente”.

Como se ha indicado, en autos está probado que el demandante le informó


oportuna y documentalmente a la Sala Suprema la sentencia del Expediente N°
2605-2014-PA/TC, la misma que es desconocida por la ejecutoria suprema
cuestionada, en tanto que resulta arbitrario sostener como hecho cierto que la
demanda del proceso de rectificación de áreas del Expediente N° 22397-2003
“fue desestimada en todas las instancias del Poder Judicial” o que “el proceso
sobre rectificación de área concluyó con sentencia de vista que revocó la
sentencia de primera instancia que declaró infundada la demanda y
reformándola la declaró improcedente”. Esta motivación viola el derecho a la
cosa juzgada generado por la sentencia del Expediente N° 2605-2014-PA/TC, la
misma que permite afirmar que no ha concluido el proceso de rectificación de
áreas tramitado en el Expediente N° 22397-2003, sino que se encuentra en
trámite.

25
C
COOR
RTTEES
SUUPPE
ERRIIO
ORRD DEE JJU
USST
TIIC
CIIA
AD DE E LLIIM
MAASSU UR
R
JJU ZGA DO E S PE C I A LIZA DO C I
UZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LURINV I L D E LU R IN

SENTENCIA

DÉCIMO PRIMERO.
PRIMERO. Consideraciones finales
Por último, en atención a los alegatos de contestación, este Juzgado estima
pertinente subrayar que la presente demanda no busca cuestionar el criterio
jurisdiccional o el sentido probatorio expresado en la ejecutoria suprema. Los
fundamentos expuestos supra evidencian que se han violado los derechos a la
motivación de las resoluciones judiciales y a la cosa juzgada, los que no se
pronuncian sobre el fondo del proceso de mejor derecho de propiedad o las
pruebas actuadas en dicho proceso. Por lo tanto, los alegatos de contestación no
son de recibo, siendo legítimo declarar fundada la demanda.

III.-
III.- PARTE RESOLUTIVA

Por los fundamentos expuestos, el Juzgado Civil de Lurín impartiendo justicia a


nombre de la Nación, emite el siguiente FALLO:
FALLO

1. Declarar FUNDADA la demanda de amparo interpuesta por Wilber Nilo


Medina Bárcena contra el Procurador Público del Poder Judicial y otros.

2. Declarar NULA la ejecutoria suprema de fecha 19 de julio de 2018 emitida


por la Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente de la Corte Suprema
de Justicia de la República en la Casación N° 09706-2017 LIMA SUR, en razón
de que la misma viola los derechos a la motivación de las resoluciones judiciales
y a la cosa juzgada.

3. Disponer que la Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente de la


Corte Suprema en la Casación N° 09706-2017 LIMA SUR emita una nueva
ejecutoria suprema, conforme a los fundamentos expuestas en la presente
sentencia. Sin costas, ni costos. Notificándose a las partes.
partes

26