Sei sulla pagina 1di 3

Estructura de un documento Académico

“Análisis crítico del programa de la asignatura Integridad Académica”

Elaborado por Ilse Jetet Salas Hernández

Tomando como base el objetivo general y los objetivos específicos de la asignatura,


comprendemos que su fin perseguido consiste en sembrar y afianzar los valores
institucionales de nuestra casa de estudios en cada uno de los nuevos miembros
de la comunidad estudiantil.

El programa de la asignatura está a mi parecer dividido en dos partes: la primera se


centra en los valores e historia de nuestra casa de estudios; la segunda parte trata
sobre los valores éticos relativos a la práctica académica.

Concientizar a los jóvenes respecto a los valores y procederes que deben profesar
tanto en el ámbito personal como profesional significa sembrar un mejor futuro, con
profesionistas agradecidos con su universidad, comprometidos con su país y
responsables del entorno social en que se desenvuelven.

Adicionalmente, la práctica de los valores institucionales en el ámbito escolar ayuda


a crearlos y reforzarlos de manera individual en cada uno de los estudiantes a través
de su uso y asimilación, generando una mejor convivencia, con respeto, diálogo y
capacidades críticas en su pensamiento; en otras palabras, la asignatura ayuda a
formar la educación ética del estudiante.

A continuación, expongo mis ideas respecto a las unidades del plan de estudios:

Conociendo mi universidad: Se hace un breve estudio de la identidad universitaria


con hincapié en la conciencia universitaria. El estudiante se identifica con los valores
universitarios, los analiza y encuentra su espacio en las actividades habituales de
la vida universitaria. Es de suma importancia este análisis, pues fomenta el
pensamiento crítico; es, en resumen, una unidad introductoria a la visión
universitaria.

Respecto a esta unidad, considero importante señalar que los estudiantes de


preparatoria debido a su edad y consecuente estado de madurez, son fácilmente
maleables, de rápido entendimiento y ávidos de conocimiento. Inculcarles la filosofía
universitaria en tan temprana etapa de su formación superior es un acierto que se
mostrará tangible durante su preparatoria como en etapas subsecuentes.

Historia, filosofía y símbolos universitarios: Con una vida universitaria superior a los
150 años, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo cuenta con una rica y
fascinante historia digna de contarse y de la cual enorgullecerse. Las etapas, los
cambios, los retos y los pormenores en el vaivén de las instituciones que han forjado
a nuestra universidad afianzan el amor y la pertenencia a nuestras aulas. Somos
testigos por medio de la historia de que es con esfuerzo, tesón y trabajo como se
construye la grandez y comprendemos que nuestros logros forman de alguna
manera parte intangible de la gloria universitaria. La universidad es un ente que nos
trasciende, pero que toma fuerza de nosotros, que vive con nuestros esfuerzos
diarios y constantes. Sentir orgullo por nuestra universidad significa sentir orgullo
por su historia, historia de la que formamos parte, historia que honra a los cientos
de personas que han formado lo que hoy es esta casa de estudios y formarán en
un futuro su proyección internacional plena. Un joven que conoce su historia es un
joven orgulloso de ella.

Acercamiento a la cultura de integridad académica: Esta unidad pretende abrir


espacio a los valores de integridad. En un país con grandes problemas de
corrupción y degradación de valores éticos y morales, hacer énfasis en la integridad
es no solo importante sino necesario. Distinguir entre lo correcto e incorrecto implica
para el estudiante discernir en la ejecución de sus actos, desde el que pudiera
parecer el más elemental, la elaboración de una tarea, hasta el más trascendente y
noble como prestar servicio a su comunidad. El abrirle los ojos a la integridad implica
para el estudiante un modelo de actitud académica ejemplar.

Estrategias para ser un estudiante universitario íntegro: Pero cómo se puede ser un
estudiante íntegro si no se es guiado en el proceso. Para logar tal objetivo, el
estudiante requiere afianzar conocimientos que le ayuden a vivir esta cultura de
integridad. En tal proceso se le acercan estrategias para lograr sus objetivos y
cumplir sus metas a corto y mediano plazo.
La función del docente como facilitador de las estrategias antes planteadas requiere
que su papel ante el aula sea también íntegro, pues no hay como el ejemplo para
fomentar el cambio y dejar inscrita en la mente de los alumnos tal integridad.

Principios de integridad académica. Por último, los temas de integridad académica


cierran correctamente el temario de la asignatura, pues son los principios las reglas
o leyes no escritas que deben cumplirse en el ejercicio cabal de la academia.

Al finalizar el semestre los alumnos tendrán una visión diferente a la que tuvieron al
ingresar a la preparatoria. Con dudas disipadas, con valores inculcados, con
principios conocidos y fundamentados, el papel que los estudiantes tomarán en las
aulas, en sus familias, en sus comunidades se tornará distinto; serán de alguna
manera más maduros y responsables.

Se espera por tanto que las actividades de la asignatura impacten en otras áreas,
como el comportamiento social, el desempeño escolar, la interacción social e
incluso las actividades políticas y colectivas en favor del medio ambiente, la salud,
las libertades y otras problemáticas sociales.

Durante mis años de experiencia laboral he visto a docentes minimizar la


importancia de la asignatura, tachándola de inservible o innecesaria, e incluso a
alumnos con actitudes similares. Sin embargo, es notorio que la asignatura
“Integridad Académica” representa una oportunidad invaluable para sembrar en los
recién ingresados valores que les serán de utilidad durante el resto de sus vidas.

Referencias bibliográficas:

La integridad académica entre el alumnado universitario español. Rubén Comas,


Jaume Sureda, Antonio Casero, Mercè Morey Estudios Pedagógicos 2011, XXXVII
(1)

MERCADO MALDONADO, Asael y HERNANDEZ OLIVA, Alejandrina V. El


proceso de construcción de la identidad colectiva. Convergencia [online]. 2010,
vol.17, n.53, pp.229-251. ISSN 2448-5799.