Sei sulla pagina 1di 5

APAREJOS DE BARCOS A VELA

Veremos seguidamente una selección de barcos a vela. Como podrá imaginarse, puede haber bastantes combinaciones de velas y palos: uno,
dos, tres, cuatro y más palos pueden llevar diferentes tipos de velas de cuchillo o diversas combinaciones de tales velas con las cuadras.
Añadamos a ello que pueden existir otras denominaciones para embarcaciones locales, lo que multiplica las denominaciones.

Nos limitaremos a conocer, mediante imágenes, aparejos clásicos de los tipos de buque que he considerado más básicos, famosos o utilizados.
Nos proporcionará también la forma de distinguir embarcaciones según su aparejo. Por añadidura, las imágenes nos servirán para hacer con
rapidez un recorrido sencillo  ---y en orden cronológico aproximado---  por la historia de la navegación. Todas estas imágenes están tomadas
libremente de entre las muchas posibles existentes en Internet, a las acompaño con breve descripción y comentario.

BARCO FLUVIAL EGIPCIO BARCO EGIPCIO


 

Los antiguos egipcios usaban embarcaciones aparejadas con una vela cuadra de forma rectangular sujeta a una percha superior y a otra
inferior. A la izquierda, embarcación fluvial y a la derecha embarcación marítima, más grande que la anterior.

TRIRREME DRAKKAR Vikingo

Las trirremes de la antigüedad (llamadas así por los tres bancos de remeros superpuestos) usaban vela y remos. Eran plataformas para luchar
al abordaje. La vela era una cuadra colocada en el centro del barco. Otra más pequeña se utilizaba en proa. En popa, tras los remos, se
observa una especie de pala grande: el timón de espadilla.

Los drakkar llevaron a los vikingos en sus correrías y largas navegaciones. Usaban una única y gran vela cuadra, además de los remos. La
fotografía de la derecha, del Viking, una réplica,  está tomada en 1893. En popa, que era igual de afilada que la proa,  puede observarse el
timón de espadilla manejado por el piloto.

JUNCO DHOW
El junco chino es una embarcación antiquísima, ligera y de poco calado, normalmente de un solo palo. El modelo de la fotografía tiene tres.
Utiliza velas al tercio. Estos barcos aún están en uso.

El dhow es un barco de origen árabe. Se cree que es el responsable de la introducción de la vela latina en el Mediterráneo. En la fotografía
vemos uno de ellos realizando labores de pesca. Pervive, con una o dos velas, como barco de transporte, recreo o pesca.

Galera “La Real” de Don Juan de Austria Carraca Española “Nao Victoria”

La galera, barco largo y estrecho que navegaba mucho a remo, aparejaba dos velas latinas, siendo hasta finales del siglo XVI el buque de
guerra por excelencia. Su escaso calado, que apreciamos en la imagen,  le permitía acercarse mucho a la costa y efectuar desembarcos. Una
variante es la galeaza, más grande y bien artillada para la época. Las galeazas llevaban tres palos (trinquete, artimón y mesana) mientras que
la galera no llevaba mesana.

Los barcos redondos, como la carraca, surgieron a partir de coca hanseática y la innovación del timón de codaste. Eran barcos panzudos pero
resistentes y con capacidad de carga. Hubo carracas de tres o de cuatro palos. La de la imagen, de cuatro palos, apareja la típica disposición
de velas cuadras en trinquete y mayor y velas latinas en mesana y contramesana. La nao medieval, de tres palos, es básicamente el mismo
barco que la carraca.

Carabela “La Pinta” (antes de ser modificada) Galeón Español “San Martín”

Otro barco medieval redondo fue la carabela. Se trata de la joya de la corona hispánica. Buque mucho más ligero y veloz que las naos y
carracas, a la vez que menos panzudo que estas, aparejaba tanto velas latinas como cuadras y llevaba una única cofa   ---alguien me recordó
que antiguamente le llamaban carajo---  en el palo mayor. La imagen de la izquierda muestra la maqueta de La Pinta  -- maqueta expuesta en
el pequeño Museo del Muelle de las Carabelas--  aparejada con tres velas latinas; existe una réplica de las naves del Descubrimiento que
pueden visitarse en el nombrado Muelle sito en Palos de la Frontera, Huelva. Si aparejamos La Pinta con velas cuadras (carabela redonda) la
veríamos conservar una única vela latina en el palo mesana.

Con el galeón España controló el Caribe y realizó innumerables viajes en la Carrera de Indias. Los más poderosos barcos en su época. La
imagen es un dibujo del San Martín, uno de los más potentes, equipado con 44 cañones. Llevaban velas cuadras en trinquete y mayor, y latina
en el mesana  (los palos trinquete y mesana presentaban cierta inclinación hacia proa y popa respectivamente). También hubo galeones de
cuatro palos, de manera que el mesana y el contramesana (o buenaventura) llevaban ambos velas latinas. No llevaban velas de cuchillo en
proa, por lo que ceñían bastante mal. En los galeones el castillo de proa que tenían las carracas  ---a las que jubiló---  se fue reduciendo hasta
casi desaparecer con el fin de hacer una cubierta más plana y mejorar la maniobra, pero el castillo de popa era bastante alto y la toldilla era
casi impracticable debido a su pronunciada inclinación.
Balandra Místico

La balandra es un barco de un solo palo muy alto. La superficie vélica que despliega es muy grande en proporción al tamaño del barco, por lo
que resulta ser muy veloz y velero. La imagen de la izquierda es un esquema de las velas de la balandra aunque las más grandes de estas
embarcaciones solían llevar vela escandalosa sobre la cangreja y otra pequeña vela cuadra en lugar de una sola.

Por su parte, el místico es una embarcación costera mediterránea de tres palos (algunos eran de dos). Los palos presentan caída hacia popa no
muy pronunciada y enarbolan vela mística, parecida a la latina pero trapezoidal y, a diferencia de los otros dos palos, el mesana no lleva vela
mística sino triangular.

Goleta Goleta de Velacho (Capitán Planas)

Una Goleta (schooner en inglés) es un buque de vela de dos o más mástiles (las ha habido hasta de siete palos), siendo el mayor el de mesana,
con el aparejo formado por velas áuricas (cangrejas y escandalosas) y velas de cuchillo (foques y velas de estay); es decir, velas dispuestas en
el palo siguiendo la línea de crujía , de proa a popa , en vez de montadas en vergas transversales, como las velas cuadradas.

 En la foto de la izquierda vemos una goleta con su aparejo clásico: velas cangrejas en ambos palos y foques, aunque no tiene desplegadas las
velas escandalosas que van encima de las cangrejas. A la derecha, dibujo de una goleta de velacho; este otro tipo de goleta tiene tres palos
pero en el trinquete porta velas cuadras sobre la vela cangreja. En los otros dos palos lleva el ya dicho aparejo de goleta: cangrejas y
escandalosas.

Bergantín Bergantín Redondo

Rápido y maniobrable, el bergantín es un buque de dos palos que portan velas cuadras, añadiendo una cangreja en el de popa. El aparejo
clásico es el de la izquierda. La diferencia con el de la derecha es que este tiene el mismo número de velas cuadras en los dos palos y,
frecuentemente, en número de cuatro.
BERGANTÍN-GOLETA Cyrano BERGANTÍN-GOLETA Juan Sebastián Elcano

El bergantín-goleta, como su nombre indica, es un barco que mezcla aparejos: si al palo de popa del bergantín le quitamos las velas cuadras y
le ponemos velas como las que lleva la goleta, tendremos el bergantín-goleta (que nunca ha de llevar cuadras en el palo mayor). El aparejo
clásico es el de dos palos, que vemos a la izquierda en una imagen del buque Cyrano, un barco que hace navegaciones turísticas y cursos de
vela en el Mediterráneo entre Barcelona, Baleares y Tarragona. Vemos que el Cyrano conserva las cuadras en el palo de proa y usa cangreja y
escandalosa en el palo de popa. También añade foques y vela de estay.

Este tipo de barco puede tener dos, tres, cuatro o más palos. A la derecha vemos el Juan Sebastián Elcano, veterano buque escuela de la
Armada Española. Los cuatro palos, de proa a popa, se denominan trinquete, mayor proel, mayor popel y mesana. Comprobamos que,
efectivamente, lleva aparejo de goleta en los palos mayores. Añade, como es habitual, escandalosas, velas de estay y nada menos que cinco
foques.

JABEQUE NAVÍO DE LÍNEA Santa Ana

El jabeque es una embarcación mediterránea de casco fino, estrecho, borda baja, alargado, de poco calado, con aparejo de tres velas latinas
proporcionales al tamaño de los palos, inclinados el trinquete y el mesana a proa y popa respectivamente. A mí me parece un barco con pinta
elegante al mismo tiempo que pícara y granuja. Aunque parezca endeble a primera vista, era lo bastante resistente como para hacer viajes de
ida y vuelta a América. Ágil, veloz, maniobrable. Una especie de fuera-borda de la época que me imagino cortando el agua como un cuchillo,
volando sobre las olas. Me encanta este barco a pesar de que necesite biodramina para soportarlo. El extremo posterior de la vela del mesana
se sujetaba a un batículo que sobresalía horizontalmente por la estrecha popa, la cual se prolongaba al vuelo. Solían añadir en proa un foque,
como el del dibujo, imagen de arriba a la izquierda. Estos barcos eran rapidísimos, ceñían magníficamente e iban todo lo armados que permitía
sus dimensiones, características que lo convertían en guardacostas ideal, pero también muy apto para la piratería y el corso, y precisamente
fueron muy utilizados en los tres casos, pues era el barco preferido por los insistentes y pelmazos piratas argelinos que eran combatidos por
jabeques españoles con los que destacó nuestro gran marino mallorquín Antonio Barceló y Pont de la Terra, el por sus marineros querido
Capitán Toni.

En la imagen de la derecha, la inconfundible silueta de un navío de línea, en este caso el español Santa Ana, de tres puentes y 112 cañones.
Reyes del mar durante su época, el más común en todas las fuerzas navales era el de dos puentes. Herederos de los galeones, concebidos como
grandes plataformas artilleras, con buena capacidad de carga, los costados de los navíos nos asemejan un erizo de cañones. No es ninguna
broma que, en caso de ser tu enemigo, semejante máquina esté apuntando hacia tí 30, 40 o más cañones. El navío de línea tenía un elaborado
aparejo de tres palos con velas cuadras, a las que sumaba velas de cuchillo. A nuestros ojos actuales, con toda la tecnología moderna, quizá no
alcancemos a ver que uno de estos barcos era una máquina estudiada donde todo estaba organizado.

FRAGATA Sabina CLÍPER Cutty Sark

La fragata lleva el mismo aparejo que el navío de línea. La diferencia estriba en que la fragata es un barco de guerra más pequeño que el
navío, con una sola batería de cañones mientras que un navío tiene que tener un mínimo de dos puentes. Si nos fijamos en la artística pintura de
la izquierda, se observa perfectamente que el casco tiene, en efecto, una sola fila de cañones  (aparte son los que puediera llevar en la
cubierta). Lo normal era que, en total, llevaran de 36 a 42 cañones. A igualdad de aparejo, su menor peso y tamaño las hacía más ligeras y
rápidas que los navíos. La corbeta es semejante a la fragata,  tiene el mismo aparejo, pero es un barco de porte aún menor (menos tamaño y
menos cañones). De hecho, algunos llaman "fragata ligera" a las corbetas.

A la derecha, una maqueta del famoso Cutty Sark, el canto de cisne de la navegación a vela. Fue botado en 1869. Los clíper tenían un diseño
pensado para alcanzar la máxima velocidad en el transporte de mercancías en la ruta Europa-China doblando el Cabo de Buena Esperanza.
Casco afilado, fuerte y resistente, buque sofisticado, con palos increíblemente altos y muchas velas. pero que necesitaba mucha tripulación
para su gobierno. Mientras fue rentable el transporte de té en barcos como este, pudieron competir con las cada vez más perfeccionadas naves
a vapor, pero la apertura del Canal de Suez y el consiguiente acortamiento de la ruta del té entre China y Europa le dió la puntilla
definitivamente. El Cutty Sark posee una especie de club de fans y hoy puede verse en el dique seco de Greenwich