Sei sulla pagina 1di 2

DEFINICIÓN DE

HUESO

Hueso es un término con origen en el latín ossum. El concepto permite nombrar a las piezas duras que forman el
esqueleto de los vertebrados.

Los huesos están compuestos mayoritariamente por tejido óseo (un tipo especial de tejido conectivo formado por
células y componentes calcificados) y poseen cubiertas de cartílagos, vasos, nervios y otros elementos.

En el ser humano, los huesos tienen una gran capacidad de regeneración y reconstitución, cumpliendo con funciones
importantes en la protección de los órganos vitales (como el corazón o el cerebro) y permitiendo el movimiento del
cuerpo (ya que forma el aparato locomotor).

Enfermedades de los huesos

Entre las causas de las enfermedades óseas se encuentran las infecciones, la mala nutrición, los problemas genéticos y el
cáncer. A continuación se detallan algunos de los trastornos más comunes que afectan directamente el esqueleto:

Osteoporosis

Se trata de una condición que acarrea la pérdida de mucha masa ósea, tras lo cual los huesos se debilitan y pueden
romperse muy fácilmente. El significado del término es literalmente huesos porosos. Cabe mencionar que las personas
con más riesgo de padecer esta enfermedad son las mujeres blancas, especialmente una vez que han atravesado la
menopausia, dado que ya no cuentan con el estrógeno necesario para mantener los huesos a salvo de potenciales
fracturas. La etapa ideal para prevenir su aparición es entre los 25 y los 40 años, y se recomienda ingerir suplementos de
calcio, así como ejercitar los músculos con pesas. Curiosamente, la natación no ofrece colabora directamente con la
lucha contra la osteoporosis, a pesar de ser considerada el deporte más completo.

Osteogénesis imperfecta

También conocida como huesos de cristal, es una enfermedad genética que se origina por un problema en el depósito
de colágeno, lo que causa una especial fragilidad en el esqueleto.

Raquitismo

Es una enfermedad que tiene lugar en los primeros años de vida, y aparece por no exponerse lo suficiente a la luz del
sol, o bien por no contar con suficiente vitamina D en el organismo. En ambos casos, los huesos se ablandan y se
deforman, especialmente los que conforman las extremidades inferiores. Suele ser la razón por la cual se arquean las
piernas.

Osteomalacia

Se trata de una forma del raquitismo que aparece en la adultez. Es más común en mujeres con problemas de nutrición
que hayan sido madres varias veces.

Trastornos de postura

Son curvas anómalas en la columna vertebral, generalmente causadas por la osteoporosis o por problemas congénitos.
Los tres más comunes son la lordosis (curva lumbar muy acentuada, frecuente en mujeres embarazadas y hombres con
obesidad mientras dura el exceso de peso), la escoliosis (curva lateral visible cuando se observa la espalda) y la cifosis
(vulgarmente llamada joroba, es una curva de las vértebras torácicas).