Sei sulla pagina 1di 58

PONTIFICIA UNIVERSITAS LATERANENSIS

Institutum Utriusque Iw:is

Ignacio PÉREZ de HEREDIA y VALLE

LA FUNCION DE
,.....,

ENSENAR EN LA IGLESIA
Ci\.KONES PRELI MINARES 747- 755

(ad ustu::J. scholarium)

ROMA 1998 - 1999


2

MUNUS DOCENDI

l. Introducción General

O. Fuentes y Bibliografía.

Conc. Vat. II :
- Lumen Gentium: Costitutzione dogmatica sulla Chiesa ( 1965)
- Christus Dominus: Decreto sulla funzione pastorali dei Vescovi nella Chiesa ( 1965)
- Gaudium et Spes: Cost. Dogmatica sulla Chiesa nel mondo contemporaneo ( 1965)
- Sacrosanctum Concilium: Costituzione sulla sacra Liturgia ( 1964)
- Ad Gentes Divinitus: Decreto sull 'attivitá missionaria della Chiesa ( 1964)
- Dei Verbum: Costituzione Dogmatica sulla Divina Revelazione ( 1965)
- Dignifatis Humanae: Dichiarazione sulla libertá religiosa (1966)
- Apostolicam Actuositatem: Decreto sull 'apostolato delo laici ( 1965)
- Gravissimum Aeducationis: Decreto sull 'educazione cattolica ( 1964) ·
- Inter Mirifica: Decreto sugli strumenti di comunicazione sociali ( 1963)
- Praebyterorum Ordinis: Decreto sul minn1siero e ·slilla·víta dei presb)rteri ( 1965)
- Optatam Totius: Decreto sulla fonnazione sacerdotale ( 1966)

Magistero Pontificio:
- Paol o VI:
*** Evangelii Nuntiandi: Esortazione Apostolica: L'evangilazione nel mondo contemporaneo,
08. 12. 1975, AAS 68 (1976) 5-76, citata EN
*** Nous Vous remercions: Discorso al Semininario delle NU sulla Libertá di Infonnazione
AAS 56 (1964) 387-389.
- Giovanni Paolo II:
*** Catechesi Tradendae: Esortazione Apostolica: La catechesi nel nost ro tempo, 16. lO 1979,
AAS 71 (1979) 1277-1340: citata CT.
1 3

f *** Redemptionis Missio: Lettera Encíclica del 07.12.1990, AAS 83 (1991) 249-340 ·
1 *** Ut unum sint: Lettera Encíclica, 2S. S. 199S
*** M.P, Ad tuendam Fidem: Lettera Apostolica MP data, 18, OS, 1998,
* ** Natura Theologica et Giuridica delle Conferenze Episcopali.: Lettera Apostolica MP data,
2l.S.1998
*** Fides et Ratio: Lettera Enciclica, 14. 09. 1998, citata FR
- Messaggi dei Papi in occasione della Giomata Mondiale delle Communicazioni Soziali, ed.
Pont. Cons. delle Comuni. Sociali, Cittá del Vaticano 1993.

Curia Romana
- Congregación para la Doctrina de la Fe:
* Donurn Veritatis (sulla vocatione ecclesiale del Theologo), 24. S. 1990 (Instrucción y
comentario, Cittá del Vaticano 1993)
* Istruzione circa alcuni aspetti dell 'uso egli strumenti di communicazione soziale nella
promozione della dottrina della fede, 30. 03. 1992, Com. 24 ( 1992) 18- 27.
* Reglamento para el examen de las Doctrinas, 29. 6. 1997.

- Congregación para los Qbispos:


* Ecclessiae Imago, Directorio sobre el ministerio pastoral de los Obispos, 22. 2. 1973, Cittá del
Vaticano 1973.

- Congregación del Clero:


* Catecismo de la Iglesia Católica: ConstApos. Fidei Depositium, 11,1O,1992 ( en francés)
* Directorió General para la Catequesis, 2S. 8. 1997.1

- Congregación para la propagación de la Fe:


* Cooperatio Missionalis, Instrucción sobre la Cooperación Misionera, 01. 10. 1998, OR 14.
11. 1998 (separata y presentación)
- Pontificio Consejo para la Unión de_ los Cristianos:
* Directorio del Ecurnenismo (en francés), 2S. 3. 1993
* La dimensión ecuméni ca en la formación de quienes se dedican a la acción pastoral, febrero
1998.
- Pontificio Consejo para la Comunicaciones Sociales
* Criteri generali per la collaborazione ecumenica nelle communicazioni sociali, Bulletin 80
(1971) 6S-66.
* Criteri di collaborazione ecumertica e interreligiosa nel canmpo delle communicazioni sociali,
Cittá del Vaticano 1989.
-
* Pomografia e violenza nei mezzi di communicazione: una risposta pastorale, Cittá del Vaticano
19.89.
* Aetatis novae, Istruzione pastorale, 22. 02. 1992, AAS 84 ( 1992 ) 447- 468
* Et ica en la Publicidad, 22. 2. 1997

1
Existió un Directorio anterior de la misma Congregación del 11. 04. 1971.
4

Lavori della Pontificia Commissione per il Riconoscimento del CIC:


- Syntese Generale dei lavori: Com. 28 (1996) 210-213.
- Recognitio Schematis 1997: Com. 29 (1997) 22- 165 e 248- 320.

Joos, A., Documents ecclesiaux sur les communications, Seminariwn 26 (1986) 829- 900. .

Autori:

- AAVV La funzione di insegnare della Chiesa, ( Gruppo italiano docenti di Diritto Canonice),
Milano (Glossa) 1994.
-AAVV, Comentario Exegético del Código de Derecho Canónico, T. III, 23- 363, citado CEx.
- AAVV, Münsterischer Kommentar zwn Codex Iuris Canonici, hrsg. Klaus Ludike. B. 3.cc.
747-833 ( Lugderus Verlag 1986- 1996), citato MK
- AAVV, De Schola Catholica tertio rnillenio adveniente; in Seminarium 38 (1998) [ Nova
· Series n. 1, Jan.- Mart.] ·
- Alonso Schoeckel L. e A.M. Artola, Palabra de Dios en la historia de los hombres, edición
renovada del Comentario a la Const. Dei Vebum (BAC 284, 1969)
- Aymans, W., Begrif, Aufgabe und Trager des Lehramtes, in Handbuch des Katolischen
Kircherechts, Regensburg 1983, 450 s.
- Bemárdez Cantón R., El "munus docendi" y los asuntos temporales en el Código Canonice, en
Estudios en honor de L. de Echevaria, Salamanca 1987, 136ss.
- Betti, U., Magistero episcopale e magistero pontificio nel Vat. II, in L'ecdesiaologia del Vat. I
al Vat. II, Brescia 1973,199-208.
- Betti, U., L'ossequio al Magistero pontifizio "non ex cathedra" nel n. 25 della LG;-
. Antonianwn 62 (1987) 423-461.
- Betti U., La dottrina del Vat.II sulla trasmissione della rivelazione, 1985
Castillo Lara, R., Le livre III du CIC de -1983. Histoire e prindpes, ACan 31 (1988) 17-54.
- <;:oride!1. J. A., The Teaching Office of the Church, in The Code of Canon Law. A text anda
Commentari, ed. J.A. Coriden, New York 1985, 542-585.
. - Damizia .. , La funzione d'insegnare nell_a Chiesa, inil Nuqv9 Codecedi_ p. Ca_n., Roma._ 198. .
- Errázuriz Carlos J., Il "Munus Docendi Ecclesiae": diritti e doveri dei fedeli, Milano (Giiuffré)
1991.
- Franzini A.,Tradizione e Scrittura. Il contributo del Concilio Vat. II ( 1978)
- Fuenmayor A., El juicio moral de la Iglesia sobre materias temporales, JC 12 ( 1972 ) 106- 120
- García Martín, J.,
- Kalde F., Die Paarformel "fides-mores". Eine sprachwisenschaftiche und entwicklungs-
geschichtliche Untersuchung aus kanonistischer Sicht, DiKa S St. Ottilien 1991.
- López T., La Pides et mores en Trento, Scripta Theologica S (1973) 175-221; id. Pides et
Mores en la literatura medieval Scripta Th. 8 (1976) 93-108
- Lorusso, LG. li strumenti di comunicazione sociale nel Diritto Ecclesiale, Roma 1996 (Tes.
Gregoriana, Ser. Dir. Can. 9).
5

- Mole, J. W., Di Pastoralinstruktion "Communio et Progressio" und das Konzilsdekret "Inter


Mirifica··,es 5 (1972) 108-116,
- Mued G., La competenza del Magistero infalibile, La Civilta Cat. 139 (1988 21-23;
- Mussinghoff, H., Communicatio sodalis in novo Codice, ME 112 (1987) 385-405
- Ocariz F., La con:petenza del Magistero della Chiera in moribus, en Humanae Vitae 20 anni
dopo (Acta Cong. II Theol. Mor.) Milano 1989,
- Picozza , Il Magistero della Chiesa nell nuevo Codice, en Scritti in onore di P. Gismondi,
Milano 1991, v. II, 161 ss..
- Ratzinger J., Natura e compito della Theologia, 1993
- Ruszkowski, A., - Ruszkowska, C.I., La communication sodale: parenmt pauvre du Code de
Droit canonique (ce. 822-832) StCan 23 ( 1989) 473-482
- Sánchez Gómez Miguel A., El anuncio del Evangelio en el Código de Derecho Canonice, (Pars
dissertationis Uni. S. ThomaAq. in Urbe), Valencia 1990
- Sancho J., La infalibilidad del Pueblo de Dios ("sensus fidei") e infalibilidad orgánica de la
Iglesia en la Constitutdón LG del Vat. II, Pamplona 1982
- Sullivan Frands A., Il Magistero nella Chiesa Cattolica, Assissi (Citadela), 1993 (2 edic.)
- Urru A. Giuseppe, La funzione di insegnare della Chiesa, in Il Diritto nel Mistero ella Chiesa
II, 594- 684, Roma 1990.
- Urrutia F. J., De Ecclesiae Munere Oocendi: Líber III C.I.C., Roma 1987 (P.U.G.).
- Urrutia F. J., La response aux testes del Magistere pontifical non infalible, L'AC 31 (1988) 95-
115
- Urteaga, J.M. (editor), La misión docente de la Iglesia, XI Jornadas de la Asoc. Española de
Canonistas, (Salamanca 1992) 21-40.
- Wicl'-S Jared, Interpretare la fede, Sussidi per lo Studio Teologice nel ciclo II (ad uso degli
studenti) Roma (PUG) 1996.
- Wioo Jared, 11 deposito della fede: un concetto cattolico fondamentale, en Gesú Rivelatore, a
rura di R. Fisichella ( 1988) 100-109
Wolanin Adam, Teología della misione, Roma 1994 (ad uso degli studenti) [ Con muy
abundante bibliografía]

l. El "Munus Docendi"

Este tercer libro del CIC, "De Munere Docendi" para aquellos de
vosotros, que habéis estudiado teología se ocupa de una materia, que os ha salido
al paso en el tratado sobre el Magisterio de la Iglesia y con todas las cuestiones,
que se refieren a la participación de los laicos en la misión de la Iglesia de
Evangelizar.
Las perspectivas teológicas ciertamente son otras a las canonísticas, pero
la materia no os es desconocida, por lo menos en sus raíces teológicas.
6

Para los que vienen de la Jurisprudencia, sin embargo, el libro .puede


parecer extraño como materia del derecho. Es en efecto año al derecho
estatal la regulación jurídica de la transmisión y tutela de una doctrina. Sólo
cuando se trata de la libertad de ideología o de· religión en las normas
constitucionales se asoma el derecho civil al tema en su raíz.2
Es cierto que no es desconocida alguna problemática tanto a unos como a
otros, como la de la escuela y la clase de religión, aunque las perspectivas en las
que se trata el tema son bien distintas aquí a como se pueden ver en la legislación:
civil ( respeto a los derechos del hombre y de los padres: desde d derecho
eclesiástico) o en la doctrina social de la Iglesia. El Derecho Canónico toca estos
temas parcialmente y sin tratar de entrometerse en lo que es competencia de la
autoridad civil, sino más bien en despertar las responsabilidades de los miembros
de la Iglesia -(también en estos asuntos de la realidad social y política humana),
así como en defensa de los derechos y libertades de la Iglesia y de su ánimo de
cooperación con el Estado.

2. Importancia del tema en la Misión de la Iglesia.

La importancia del tema se deduce del lugar que ocupa la evangelización


en la misión· de la Iglesia. Lo iremos descubriendo en los diversos aspectos, a
través del estudio del mismo.
El libro III del CIC se ocupa de la Función de Evangelizar de la Iglesia, que
adquiere dimensiones globales en la enseñanza del Concilio Vat. II: no es una
misión solo de quienes son sujetos del Magisterio autoritativo en la Iglesia.
No es solo el lenguaje, es también el espíritu del Concilio lo que impregna·
totalmente todo el libro: los textos del Concilio son en efecto la · fuente
fundamental de los numerosos cánones nuevos y los que aportan las notables
novedades tanto, y muy particularmente, en el enfoque de los problemas que
responde a los progresos de la eclesiología, de la teología y de la exégesis y, en
especial, del tratado sobre la Revelación, como en las disposiciones concretas,
que te·spon:den'mejOr al espíritu·pastoral del Concilio 3 . - . .. .

Así en efecto toda la Iglesia es consciente de que ha sido llamada al seguimiento


de Cristo y a continuar su función profética: la predicación del Evangelio y la
salvación en Cristo. Esta misión profética de la que participa toda la Iglesia se
funda en el encargo del mismo Cristo: "Andate dunque, ammaestrate tutte le
genti, battezzandole nel nome del Padre e del Figlio e dello Spirito Santo,
insegnando loro ad osservare tutto cio che vi ho ordinato. Ed ecco: io sono . con

2
Piénsese en todo lo referente al Magisterio Infalible; ·o a la exigencia de la fe divina y católica o
del obsequio religioso o a las enseñanzas el Magisterio; como a la normativa sobre la predicación,
catequesis, misiones etc. Todos estos temas están bien lejanos de la preocupación y competencia
del l egislador estatal. ·
3
MK, Einleitungvorc. 747, n3.
7

voi tutti i giorni, sino alla fine del mondo» (Mt. 28, 19 ss.). Justamente por esta
caU:Sa ha dado Cristo u..11.a estructura orgánica y organizada a la Iglesia: Él
estableció a los Apóstoles, Profetas, Evangelistas, Pastores y Maestros, "a fin de
preparar a los santos para el oficio de servir, para la construcción del Cuerpo de
Cristo" (Ef. 4, l). El Magisterio de la Iglesia recibe la específica responsabilidad
de, en nombre de Cristo y bajo la guía del Espíritu Santo, interpretar y anunciar
de la Palabra de Dios (DV 10): así pues por disposición divina el Papa y los
Obispos reciben mediante la - ordenación episcopal·, y en comunión jerárquica
con la Cabeza y los miembros del Colegio Episcopal, el oficio de enseñar
autentica y autoritativamente. Pero por otra parte también todos los fieles en
razón de su bautismo y confirmación participan en la función o misión de
enseñar.4
Así tanto los fieles por el bautismo y confirmación, corno los clérigos, en
razón de su ordenación, según sus Oficios y sus Tareas participan a su modo y
en cuanto les corresponde ("pro suo modo, pro sua parte") en esta misión de
toda la Iglesia.
El anuncio de la Palabra _ es la Misión central de la Iglesia. En efecto la
tarea fundamental de la Iglesia es tutelar fielmente la palabra de _ Dios, el
Evangelio, la fe apostólica, e..xponerla de un: modo vivo en las diversas situaciones
y asuntos de la vida y transmitirla a todos lo hombres.
El libro III del CIC presenta la regulación jurídica que facilite el
cumplimiento de esa tarea: su pretensión es servir en las circunstancias hodiernas
a la Misión de la Iglesia y a su acción pastoral, fomentar en definitiva su bien
común.5
En plena armonía con la teología del Concilio y teniendo en cuenta el
principio lO, a tener en cuenta en la reforma del Código, del primer Sínodo de
los Obispos,6 se dio al nuevo Código una sistemática que correspondía a una
-visión (o estructura) teológica, que tenía mucho más en cuenta la importancia
del servicio a la Palabra de Dios y el anuncio del Evangelio.
El hecho de que la Función Docente tenga un libro dedicado a ella en el
Código es ya 1in signo de ·la importancia que se d:a:··a · ra Palabra de· Dios.
La Función de Enseñar adquiere la misma consideración que las otras dos
funciones de regir y de santificar. Por su misma índole el libro contendrá muchos
elementos teológicos.
Junto con los sacramentos constituye la Palabra uno de los dos elementos
esenciales y dinámicos para el nacimiento y profundización de la Iglesia como
comunidad de salvación de los creyentes en Cristo: il-listrados por la palabra,
santificados por los sacramentos.

4
Ibidem, n. 1O.
5
Ibídem, n. 14.
ó Año 1967, Comm. 1 (1969) 85.

'7
8

3. El Libro III en la sistemática actual del CIC

El libro del "Munere Docendi" está colocado en el Código entre el libro


"De Populo Dei" (el Derecho Constitucional Canónico) y el libro "De munere
Sanctificandi" y con ellos constituye el núcleo del Derecho Canónico. En ellos se
plasma la sistematización del Derecho Canónico alrededor de la trilogía de los
7
rnunera: Munus Regendi , Docendi y Sanctificandi. A este núcleo lo precede el
libro de las Normas Ge.rlerales y le siguen del libro del Derecho Patrimonial, del
Derecho Penal y el Derecho Procesal canónicos.

La semejanza aparente que se puede creer advertir en una comparaaon


del libro III del Código vigente con la parte IV del libro III del CIC 17 no obsta
para que podamos afirmar que el contenido ha sufrido una importante
transformación. Nuestra tarea no es sin embargo detenernos en una comparación
o una consignación crítica de las diferencias de ambos cuerpos legislativos, sino la
exposición rectilínea de la disciplina contenida en el Código vigente; ello no será
óbice para que constatemos, cuando sea oportuno, la transformación
experimentada en la normativa.
Estableada en el libro segundo la estructura de la Iglesia,8 sigue la parte
dinámica del Derecho Canónico, la regulación de las dos fuerzas con las que se
genera o establece y crece la Iglesia o las dos columnas sobre las que se asienta la
vida de la Iglesia: la Palabra y los Sacramentos. Primero la palabra, la
evangelización, la transmisión de la doctrina, de la enseñanza de la Iglesia que
engendra la fe, luego vendrán los medios de santificación.

Esta Función de Enseñar se desarrolla a lo largo del libro atendiendo los


diferentes sectores en que se actúa y las distintas situaciones o circunstancias de
. la vida real, según la distinta responsabilidad de los fieles y la utilización de los
distintos medios o instrumentos que se usen en la acción evangelizadora para el
crecimiento externo e interno del Cuerpo de Cristo y para fortalecimiento del
Pueblo de Dios. 9 ·· · ·· • • ····· -···· --··· ··- - ·· ·

7
No contiene este libro segundo todo lo referente a la potestad eclesiástica. La parte general y
abstracta está contenida en el libro primero de las Normas Generales, en el titulo VIII, de la
Potestad de Régimen (y pór lo que respecta a la potestad judicial eñ el libro de Processibus) .
8
El libro II contiene en efecto temas referentes a la Constit ución de la Iglesia, así trata de: los
miembros (Christifideles) y de la Organización de la misma (la Jerarquía) , en donde e·ocupa de
la parte especial del "Munus Regendi;" la parte general en cambio de la Función de Regir está
conterüda en el libro I, que se ocupa de la "Expresión Normativa" y de la "Potestad de Régimen"
entre otros temas.
9
MK, ibídem n. 10 (2 )

o
9

Antes de entrar en un análisis del esquema general del libro es necesario


hacer notar, que si bien el libro está dedicado a la Palabra o al "Munus
Docendi", sin embargo el tema de la palabra no se trata solo en este libro,
encontramos en efecto dedicados a ella bastantes cánones del libro segundo "De
Populo Dei", al_ tratar de los derechos fundamentales de los fieles y de los laicos,
cuando se regula la formación de los clérigos o la de los religiosos y muy
particularmente cuando se desarrolla el oficio episcopal y los deberes que lleva
consigo la actividad pastoral de párrocos. Importantes referencias se dan
también, como en parte hemos visto, en el libro IV del "Munus Sanctificandi," al
determinar la necesaria preparación de los que quieren recibir los distintos
sacramentos; son en efecto los sacramentos uno de los momentos más adecuados
para la evangelización.

El libro tercero no es un libro largo, contiene solamente 87 cánones, 37 de


los cuales son nuevos, lo que muestra la renovación el mismo. Además de unos
cánones preliminares se distribuyen las disposiciones en cinco títulos según el
siguiente esquema:

4. El Esquema General del Libro III

Cánon"s prel..iminar.,s Tit. 11 El ministe- Tít. II La acción Tít. III La edu- Tít. IV Los Medios de
rio de la palabra misional de la cación católica. Comunicación Social ·
747-755 divina. 756- 780 Iglesia 781·792 793-821 822-832

E depósito de la fe Sujetos Principios La educación Principio


Qdx:r ·derecho de predicar Los fieles

Verdad religiosa y libertad Ob jeto Agentes Su jetos Tutela


-

Magisterio Infalible y . r.o -Medios La acción núsicnera Prin.cipios Vigilancia de .la Aut. ..
infalible de la Iglesia: EclesiástiCa.
G dos de asentimiento al La predicación de la Agentes Instituciones: la La licencia para los
Magisterio palabra:....agentes, Catecumenado escuela escritos
objeto v medios Competen. del Obi.
Rechazo de l Magisterio Fomento dé la Univ. Católica Profesión de fe
acción misional -
Ecumenismo La catequesis: Acogida y CE Univ. Eclesiástica Juramento de fidelidad
agentes, método
. Normas en materia de Munus Docendi no contenidas en el libro _III del Código

c. 211 Sobre el derecho-deber de los fieles de ocuparse en el anuncio del Evangelio


c. 218 E estudio de lasa ciencias sagradas por parte de los laicos
c. 225 Deber de los laicos de comprometerse e el apostolado
c. 229 Deber de los"laicos de anunciar y defender la doctrina cristiana
c. 245-256 La formación cultural inicial de los clérigos
c. 279 La formación cultural permanente de los clérigos
c. 286 Deber del Ob. De explicar la fe a los propios fieles y de defender su integridad
c. 386 Deber del Ob para que se cumplan los cánones del libro lll.
c. 392 Vigilancia de Obispo Diocesano para evitar abusos en el ejercicio del Munus Docendi
c.528 E. mensaje evangélico debe llegar a quienes se han apartado de la fe religiosa
c. 519,528 Deber del párroco de enseñar
c. 763 E. apostolado de los religiosos
c. 1.032 La ciencia requerida en los aspirantes al sacerdocio
c. 1.364, 1369 Delitos contra la fe

Sería mzry interesante para quien va a inidar el estudio de este tercer libro del
Código vigente abrir el CIC17 a fin de comprobar el enonne cambio que ha experimentado
esta materia en los textos legales. Curiosamente la parte cuarta del libro tercero del CIC
1 7, cz.ryo titulo era De 1\1agisterio Ecclesiastico, y que corresponde, como se puede
comprobar fádlmente leyendo los títulos, a la materia de nuestro libro III tenia
igualmente 87 cánones, incluyendo los tres cánones del título "De sacris missionibus"10y
los 20 cánones referentes a los seminarios o la fonnadón de los clérigos (hoy en el libro
segundo); mientras aparecen en el Código nuevo dos notables títulos nuevos: "la actividad
misionera de la Iglesia" y "los medios de comunicación soda!". No nos vamos a entretener
en una comparadón ( ello además nos ocuparla un tiempo que necesitamos para el estudio
de los cánones), porque el cambio responde a una visión y enfoque diverso como ya el mismo
título indica "De Magisterio"frente a "De munere Docendi."

1) Unos cánones prililntnares

En los cánones preliminares se proponen prinap1os fundamentales.


Responden a distintos bloques temáticos, que, si es cierto que tienen una íntima
relación interna; no son un desarrollo sistemático progresivo. Más bien
pretenden dejar claros unos principios básicos, que iluminan distintos aspectos,
esencia, presupuestos antropológicos- etc., de la función de enseñar, sin la
pretensión de un tratado teológico, ni tampoco de ofrecer una teoría general
sobre la función de enseñar.

10
Titulo, como tal, desaparecido, aunque alguna de sus ideas ha sido recogida, ver ce. 770, 748
§ 2, 787 § 2.

1f'l
11

Cada uno de los principios propuestos desborda el interés canonístico o


jurídico: no se trata en ellos solo de aspectos jurídicos, sino que aparecen a su
vez aspectos teológicos, antropológicos, sociales, los aspectos ecuménicos, los de
vida del Pueblo de Dios junto a sus Pastores y sus relaciones con ellos. Veremos
los distintos asp ctos al estudiar cada canon, aquí basta que _enundemos de un
modo general y somero cada uno de los principios.
Principios fundamentales.
1) El primer prindpio hace referencia al derecho y al deber de la proclamadón de
la fe; deber y derecho que afectan a toda la iglesia no solamente al Magisterio. 11

2) El segundo principio se refiere a la libertad de la fe: en el fondo en este


principio se está tratando del sujeto pasivo de la evangelizaciónY Junto a él algo
más concreto: la tutela de la libertad de la adhesión a la fe (católica). 13

3) El tercero se refiere a la respuesta del creyente al Magisterio: 14 se está


perfilando el sujeto activo del Magisterio infalible y no infalible y el deber de los
fieles respecto a sus enseñanzas.15
4) El último prindpio se refiere a un objeto espedal: el ecumenismo.
Prácticamente se trata la competenda sobre la reguladón del fomento del
ecumenismo. 16

11
Proclamación de una doctrina, cuyo conjunto constituye la fe que se cree y se vive como
creyente. El contenido de la función de enseñar es el depósito de la fe encomendado a toda la
Iglesia, qué es y para que le fue encomendado:
- Derecho a proclamarlo
- Deber frente a 01alquier otra potestad
Estos son dos principios teológicos
12
Pero libertad en la fe no significa absoluta autonorrúa del hombre. Tiene un deber de buscar {a
verdad: es un problema moral. A éste se une otro deber el de adherirse a ella, problema también
ético. DH 2.2
13
Se completará al hablar de la predicación a los no criStianos, la actividad misional, con el c. ·
787 § 2 : "... verita!.es fidei edoceant, ita .quidem .nt ipsi ad baptismi recipiendum, libere . id _
petentes, admitti possint." AG 13, 2 (final) :"La Iglesia prohibe severamente que a nadie se
obligue, o se induzca o se atraiga por medios indiscretos a abrazar la fe, lo mismo que vindica
enérgicamente el derecho a que nadie sea apartado de ella con vejaciones inicuas."
14
No se expresa en una única afirmación, sino un bloque, gue se cen tra en el asentimiento u
obediencia. necesario v diferenciado, a las enseñanzas del magisterio v puntualiza l os diversos
grados del asentimiento.
15
Hay que partir de una diferenciación: el magisterio infalible, las proposiciones definitivas, y el
magisterio no infalible, proposiciones no definitivas. Según él será la obligación que surge en el
fiel . Es correlativo:
--la fe divina y católica (c. 750 § 1)
-- el asentimiento firme y definitivo (c. 750 § 2)
--el obsequio religioso (c. 752; c. 753)
--observancia de constituciones y decretos (c. 754).
Se determinarán también las consecuencias del rechazo de la fe

1 1
12

2) Los cinco títulos del libro y su contenido

Tit. I. El Ministerio de la Palabra divina.


Sujetos ( clérigos y laicos: ce. 756- 759).
Fuentes y fundamento: la Sagrada Escritura y la Tradición: la Liturgia, el Magisterio , la Vida de
la Iglesia (también el DereCho) , (c. 760). ·
Enfoque cristológico, integridad y fidelidad; no es una predicación de si mismo (c. 760): 17
Cap. l. La predicación: Predicación "litúrgica" 18
Cap. II. La catequesis: Formación religiosa (católica)en la Iglesia.19
Tit. II. La actividad misionera de la Iglesia. 20
Principio general y dogmático: La Misión de la Iglesia c. 781 21
La obra misional de la Iglesia ad gentes.22

16
A toda la Iglesia afecta el restablecimiento de la Unidad, UR 5: "El empeño por el
restablecimiento de la unión corresponde a la Iglesia entera, afecta tanto a los fieles como a los
pastores, a cada uno según su propio valor, ya en la vida cristiana diaria ya en las investigaciones
teológicas e históricas."
17
Evitar la desfiguración subjetiva de la Palabra de Dios, 2 Cor. 2, 5.
18
Vienen regulados los siguientes puntos:
- Los agentes:
1) Predicación y Sacramento del Orden: deber y derecho, ce. 762, 771.
La homilía, (c. 767).
2) Los laicos y la predicación (ce. 766, 2, 227 [ultima frase], 229 § 3, 230 § 3) .
Normas para los fieles y los laicos (ce. 211, 212 § 3, 218; 225 § 1 ) .
3) Puntos coincidentes y diferencias.
-Contenidos:
- lo que es necesario creer y hacer para gloria de Dios ( c. 768 § 1)
-incluye ocuparse de los problemas actuales (c. 768 § 2) : impregnar toda la vida del ho mbre
del misterio de Cristo.
-Formas y métodos: ce. 768 § 2, 769; la Radio y la TV ( normas c. 772 § 2)
-Dirección del Ordinario, c. 772
19
Se reglamentan los siguientes puntos:
Agentes, c. 774 § 1: ·
-Los padres c. 774 § 2.
-EL Párroco; ce. ]76, 777
-Los Religiosos, c. 778
Regulación y dirección, c. 775
Formacióndefielesylaicos(cc. 217; 226 § 2,229§§ 12 )
20
El Título está interpuesto ent re dos títulos que se refieren a la formació n cristiana: quizá
hubiera sido mejor que el título de la escuela sucediese al de la formación rel igiosa mediante la
catequesis.
21
Adam Wolanin, Theologia della Missione, Roma 1994 /ad uso degli studenti [tiene 90
paginas de bibliografía sobre la Misión de la Iglesia); Garóa Martín, J.,
22
Se regulan los siguientes puntos:
-Agentes ce. 782, 783, 784; los "misioneros" c. 786
- Formación de los catequistas, c. 785
-Espíritu y pautas de la actividad misionera, c. 787
-Restauración del Catecumenado, c. 788 ( ce. 206, 861 § 1, 865 § 1) ; cuidado de los neófitos,
c. 789

,,..,
13

Tit. III. La Educación Católica.


Tres principios.23
La escuela y la formación religiosa.24
Instituciones superiores: - Universidad Católica-- Universidad Eclesiástica, ce. 807-821. 25
Tit. IV. El uso de los medios de comunicaciÓn social, c. 822: .
Import te: la tutela (vigilancia) de la fe en los medios.26
Tit. V. La profesión de fe exigida en ciertos casos y juramento de fidelidad, c. 833.27

5. Algunas observaciones críticas.

Como suele suceder con las obras humanas, el Código es una obra
bastante conseguida, pero no es una obra perfecta, ni es completa, teniendo

-Competencias: CE (ce. 788 § 3, 792), Obispo Diocesano (c. 790)


- Promoción de la acción misionera, c. 791.
23
Estos son:
-Deberes y derechos de los padres, c. 793
- El derecho de la Iglesia, c. 794 § 1, y deber de los pastores de que todos reciban una
educación católica, § 2.
-La educación integral, c. 795
24
Todo el problema de la escuela:
-Función de la escuela y cooperación de los padres, c.796
- Derechos y responsabilidades de los padres en la escuela y ante el Estado, ce. 797- 799
(deberes del Estado)
- La escuela católica: derecho de la Iglesia, responsabilidades de fieles, religiosos, obispos, ce.
800-802.
-Concepto jurídico de escuela católica, c. 803.
-Competencias de la autoridad eclesiástica (CE, Obispo, Ordinario) en la enseñanza de la
religión, ce. 804-806 (también en los medios de comunicación, ver c.804 § 1 y ver c. 831 § 2.
25
Sobre ellas las Co11$tituciones Apostólicas: "Sapientia Christiana," 15, 4 1979 · con las
"Ordinationes" para su aplicación, sobre las Universidades Eclesiásticas; y "Ex Corde Ecclesiae," .
05. 08. 1990 [AAS 82 (1990) 1480.].... para las Universidades Católicas ·
.Z.? Esta tutela se especifica en.distintos tipos de ¡¡.cti)!J,.QOJ:le§..Y ab rº-lQ$_ sjgu en): re Q.?: _ .. ---.. ., . _ _ •. .
- Competencias del la Conferencia Episcopal y del Obispo, c. 823- 824.
-Examen previo de los libro,
- Examen posterior a la publicación. .
-Publicación de las Escrituras, c. 825.
-Publicación de los libros litúrgicos, c. 826.
- Publicación de catecismos y otros libros, c. 82 7.
- Los libros .de decretos, c. 828.
- El proceso de los escritos
- Colaboración elos periódicos que ataquen la religión, c. 831 § l.
- IntervenciÓn en la radio, la TV etc. , c. 831 § 2. -
-Los religiosos, c. 832.
27
El juramento de fidelidad fue añadido posteriormente en 1989, (ver sobre ello mi comentario:
La Iglesia Católica en 1989: novedades canónicas en el año 1989, Anales Valenti nos 15( 1990)
21-61, aquí 46 ss.; ha sido últimamente reformado por el MP Ad Tuendam Fidem.

,..,
14

además en cuenta que trata de llevar a la legislación de la Iglesia el cúmulo de las


apo"rtadones del Vaticano 11, que no llegó a claridad en todas las complejas
cuestiones que fueron abordadas. Fue también consciente que debía recaer sobre
las Iglesias particulares mucha tarea de especificación, quedándose el Código en
ocasiones en 1líneas o principios mas generales. De todos. modos se está
demostrando como un instrumento bastante idóneo al servido de la realización
de la misión que Cristo encomendó realizar á la Iglesia en el mundo. Queremos
recoger . alguna de las observaciones críticas que suelen hacerse por lo que
respecta a la regulación de la función de Enseñar tal como se presenta en el
Código o mejor en este tercer libro del mismo.

28
1) ·Participación de los fieles en la Función de Enseñar.
El Código siguiendo las enseñanzas conciliares resalta el principio de que
la función de enseñar es responsabilidad y deber de toda la Iglesia, como
aparece decididamente especialmente en los ce. 747, 781. No es una
responsabilidad y deber solo de la Jerarquía, sino de toda la Iglesia y de todos sus
miembros, es cierto que según cada una de las funciones o la condición de cada
uno. En este sentido es claro como en el libro III se e..xpone la parte que tiene el
Magisterio de la Iglesia, en especial la Suprema Autoridad, en esta
responsabilidad, siguiendo igualmente los pasos del Concilio. Pero no aparece en
expresión jurídica suficiente en este libro, y menos en los cánones introductorios
donde se especifica claramente la función del Magisterio, cual es la parte en la
Función de Enseñar del sentido de la fe (sensus fidei) de todos los fieles. 29 De.
modo que no se da una adecuada expresión de que la Función de Enseñar
constituye U.n elemento fundamental en la misión de toda la Iglesia y de todos los
cristianos; mas bien la lectura de los cánones preliminares podrían dar la imagen.
de que el Oficio Profético de Cristo queda como reducido al Papa y a los
Obispos.30
No se puede sin embargo olvidar, que el . tema de la participación de los
·- - ·fieles y de los laicos en la Función de enseñar está, cor.n:o-ya hemos indicado más· - -- ·· ··
arriba en distintas partes de CIC,31 especialmente en el libro II al hablar de los

28
Cf. Errazuriz, l. c.; Dalla Torre G., La collaborazione dei laici alle funzioni sacerdotale,
profetica e regale dei misteri sacri, ME 109 ( 1984) 164 ss.; Hervada J., Magisterio social de la
Iglsia, libertad del fiel en ruestiones tremporales, en Studi in memoria di Mario Condo relli, V 2 ,
Milano 1988.
29
Cf. LG 12: "Universitas fidelium, qui unctionem habeñt a Sancto (cf. 1 lo 2, 20 et 27) , in
cred.endo fallí · nequit..." Seria interesante ver los pasos que siguió la e.x. p resión de
esta afirmación en la LEF, partiendo del c. 55 del esquema de 1969 (cf. MK Einfü.hrung zu ce.
747-
755, n. 4) .
30
MK, Einfhürung zu ce. 747-755, n. 3.
31
Cf. supra p. . Sobre ello C.J. Errázuriz, Il Munus Docendi Ecclesiae: Diritt i e Doveri dei
Fedeli, Milano 1991.
15

derechos y deberes fundamentales de los fieles y de los · laicos y en parte se


detérminará también ellos diversos capítulos de este rni.smo libro III.

2) Otra cuestión que da la impresión de estar limitadamente tratada se refiere a


la responsabilidad de todo el pueblo Cristiano en la . tarea . ecuménica.
Ciertamente el ·c. 755 afirma que :".. ad quam (unitatem) promovendam
Ecclesia ex voluntate Christi tenetur." Esta responsabilidad de "toda" la Iglesia
en la legislación no aparece después de algún modo reco!'odda a los fieles, sino
más bien se trata siempre desde la perspectiva del Magisterio Eclesiástico. La
parte que en esta acción tienen los fieles no aparece después considerada en la
legislación común,32 toda iniciativa parece quedar en manos del Magisterio. Es
cierto que a lo largo dl Código aparecerán los distintos momentos de
participación, todos ellos regulados concretamente por el derecho común 33

6. Un añadido de última hora.

Por- primera vez desde la Promulgación, el CIC ha recibido un añadido en


su mismo texto, y lo ha recibido en dos cánones sobre materia del Magisterio, :
uno del libro II otro del libro V. Concretamente son dos párrafos de los
siguientes cánones:
c. 750 § 2: Firmiter etiam amplectenta ac retinenda sunt omnia et
. singula quae área doctrinam de fide vel moribus ab Ecclesiae Magisterio
defnitive proponuntur, scilicet quae ac idem fidei depositum sancte
custodiendurn, et fideliter exponendurn requiruntur; ideoque doctrinae Ecclesiae
catholicae adversatur qui easdem propositiones definitive tenencias recusat.
Can. 750 § 2: Deben también aceptarse y sostenerse firmemente todas y
cada una de las cosas que son propuestas definitivamente por el Magisterio de la
Iglesia a cerca de la -fe y de las costumbres, a saber aquellas que son necesarias
para custodiar santamente y exponer fielmente el mismo depósito dela fe; se
opone· por tanto a la doctrina de la Iglesia Católica quien rechaza tales - ..
proposiciones que deben ser sostenidas definitivamente_

c. 1371. Iusta poena puniatur: 1° qui, praeter casum de quo in c. 1363 §


1, doctrinam a Romano Pontífice ve1 a Concilio Oecurnenico damnatam docet
vel doctrinam, de qua in can. 750 § 2 vel in can. 752, pertinaciter respuit, et ab
Apostolica Sede ve1 as Ordinario admonitus non retractat.

32
MK, ibidem.
33
Ejemplos daros los referentes a tres Sacramentos en el c. 844 y en relación al matrimonio las
normas sobre los matrimonios mixtos ce. 1086, 1124 ss., 1127

1 e:
16

Can. 1371: Debe ser castigado conriuna pena justa: 1° Quien fuera del
caso.que trata el c. 1364 · § l, enseña una doctrina condenada por el Romano
Pontífice o por un Concilio . Ecuménico o · bien rechaza pertinazmente una
doctrina de las mencionadas en el c. 750 § 2 o en el c. 752 , y, amonestado por la
Sede Apostólica .o por el Ordinario, no se retracta.
17

2. Los Cánones Preliminares


ce. 748-755
Esquema

c. 747 c. 748 c. 749 c. 750 c. 751 c. 752 c. 753 c. 754 c. 755

§1 §1 Magisterio E rechazo Magisterio Magisterio Proposición El


E deposito Deber infalible pertinaz de del Papa o de los de doctrina movimiento
de la fe en moral del sujetos: la fe por un del Colegio Obispos y rechazo ecuménico
la Iglesia hombre La fe bautizado: de los (CEo de errores, §1
ante la §1 divina Obispos no Concilio en especial Dirige y
§2 verdad E Papa y Herejía. decisorio : Particular): de parte del promueve
La Iglesia y religiosa católica Apostasía, R.P. y del el Colegio
los §2 Cisma. asentimient adhesión de Colegio Episcopal y
principios §2 El Colegio o de los los fieles de los la Santa
morales en Ubertad de de los fieles Obispos: Sede
el orden coacción de Obispos:
social y la la fe a) Con.Ecu. obediencía §2
defensa de católica b) a las Obispos y
los (derecho de Dispersos constitu· CE
derechos libertad ciones y promueven
humanos religiosa) §3 decretos. y dan
Declaración normas
manifiesta prácticas

Este libro se ocupa de la fondón evangelizadora de la Iglesia, que adquiere


dimensiones globales en la enseñanza del Condlio Vat. JI: no es una misión sólo de quienes
son sujetos del Magisterio autoritativo en la Iglesia .
La semejanza aparente que se puede creer advertir en una comparación del_ libro III
del Código vigente con la parte IV del libro III del CIC 1 7 no obsta que podamos afirmar
que el contenido ha sufrido una importante transformación. Nuestra tarea no es sin
embargo detenernos en una comparación o una consignaCión crítica de las diferenCias de
ambos cuerpos. legislativos, sino la . exposidón r.ectilín.ea de la . disdplina amtenida _ en
.el Código vigente; ello no será óbice para que constatemos, cuando sea oportuno,
la transformación experimentada en la normativa.

También este libro se inida con unos cánones preliminares ( 9 ), que


siguen inmediatamente al título del libro. Estos cánones contienen normas
básicas de distinta naturaleza:

l) Empieza con una norma esendal y fundarnentalísima, muy general, que


contiene la afirmadón dogmática sobre el derecho - deber de toda la Iglesia de

1'7
18

predicar el Evangelio, c. 747.34 Esta · afirmación arrastra consigo otras


a.fiimaciones muy importantes sobre el depósito de la fe y Cristo, sobre este
depósito de la fe y el Espíritu Santo, de donde no solo mana el derecho - deber
final de la Iglesia, sino que además se indican diversas tareas a realizar sobre este
depósito de la fe, que insinúan distintos modos de participación en la tarea y
responsabilidad de los miembros de la Iglesia: custodiar santamente, profundizar,
anunciar y exponer fielmente el depósito de la fe.35

2) Una segunda norma básica recogerá veladamente un prinapw que


afecta, pero trasciende, al individuo y adquiere dimensiones de principio
configurador del Estado, de elemento clarificador de las relación de la religión y
la política: el principio de libertad religiosa,36 c. 745.
a) En un primer aspecto recordará el texto legal una e..xigencia moral
insoslayable, a la que se enfrenta todo hombre: la libertad y la verdad, sobre
todo la verdad religiosa. Libertad en la fe no significa absoluta autonomía del
hombre. Tiene un deber de buscar la verdad: es un problema moral.
A éste se une otro deber el de adherirse a ella, problema también ético. DH 2.2
b) Sigue un segundo aspecto, en el que, bajo la apariencia de una concreta
norma canónica, se está proponiendo un derecho fundamental de la persona
humana, válido en consecuencia ante cualquier ordenamiento jurídico.37 Dirigido
a la autoridad no significa que la autoridad ha de conceder, autorizar, legitimar, la libertad

34
Derecho que tiene grandes implicaciones frente a la sociedad y al Estado. La concepción
cristiana frente a la sociedad por cuanto es una opción sobre el sent ido de la realidad humana y
del mundo, que ha sido y es configurador de un ideal de comprensión y conducta desde hace
2000 años en la Historia de la Humanidad en cuya evolución ha infl uido decisivamente. Esta
concepción de la realidad merece no solo la toleranda, sino el respeto de la saciedad de todo el
orbe, a la que se ofrece continuamente como un valor viviente y transformador benéficamente de
la Humanidad y . -¿e valor vigente. Derecho que tiene frente al Estado: al poder que rige a cada
_ pueblo y. al que exige el respetq q\15! la lb.e.rta.d_ ideológica y_rligisa de los _ ci_ud ds>·_ _ean
muchos o pocos, merece de todo poder humano legítimo. A él corresponde tutelar esta libertad,
como la primera libertad de todo hombre, primer factor constitutivo del bien público. Ningún
derecho tiene el poder humano (legítimo) a imponer una ideología o religión, pero sí tiene el
deber y derecho de velar por la justa libertad de sus ciudadanos como factor del bien común.
35
En un segundo párrafo se recordará un aspecto del contenido u objeto de la predicación de la
Iglesia más allá del deposito de la fe.
36
El Estado de libertad religiosa sería una alternativa al Estado Confesional y al Estado en
régimen de separación, dicho de otro modo alternativa a los dos sistemas tradicionales de
relaciones entre la Iglesia y el Estado. -
37
El derecho de libertad religiosa, especialmente en su manifestación de libertad de conciencia.
La manifestación más íntima y más profunda del derecho de libertad religiosa ha de ser respetada
sin condicionamientos, es inaceptable ("numquam fas est ") que nadie, ni i ndividuos, por
autoridad o influencia social que tengan ( padres) , ni la sociedad, ni la legít i ma auto ridad,
elimine o restrinja de algún modo la libertad de conciencia.

1 o
20

de condenda; sino que el reconodmienw de ésta, "es quien legitima el ejerddo del poder
(la autOridad).

3) Si estas dos primeras observadones o normas tienen un carácter


general, la terce_ra disposición es ya la aplicación de un principio diferenciador.
Las diferendas que irán siguiendo no son sino la concredón del prindpio
diversificador: "el suo modo" o "pro sua parte," en la actuadón del Munus
Docendi, de unos determinados miembros de la Iglesia, el Cuerpo de Cristo con
sus miembros o fundones diferendados. Aquí en los cánones preliminares se
tratará de la fundón del Magisterio infalible de la Iglesia en el ejerddo del
Munus Docendi, c. 749. La garantía de la enseñanza y transmisión de la
doctrina revelada no es un carisma de todo fiel, ni se tiene por el bautismo.

4) El reverso de este Magisterio infalible nos vendrá reflejado por una


parte en la determinadón de la respuesta del fiel: la exigenda de la obedienda de
la fe divina y católica, c. 750. Por otra se espedficará la consecuenda de una
negadón de tales proposidones: Apostasía, herejía y dsma, c. 751.

5) No termina aquí la fundón del Magisterio. Los tres cánones


siguientes, ce. 752, 753, 754, establecerán la fundón del Magisterio no infalible
y el asentimiento, que le será debido, de parte de los fieles.

6) La última disposición disdplinar de estos canones preliminares


completará las fundones reservadas al Magiste:rio, y que no tienen que ver.
directamente con la transmisión de la doctrina y su atenta custodia y
profundizadón autoritativa, sino con la promodón de la unidad de los
cristianos. El c. - 755 determina la competenda en materia de direcdón y
promodón de la acdón ecuménica. No se rata sólo de afirmar la voluntad de
fomento , sino de determinar a quien corresponde la direcdón de _la acción
ecuménica por parte de la Iglesia Católica. La cuestión es delicadísima, pues en
última instanda se está tocando el depósito de la fe, las mismas fuentes de la
revelación. La caridad y la verdad en su íntima reladón: la palabra , la sabiduría
eterna, y el amor eterno. .

Las disposiciones que recogerán los títulos y capítulos siguientes del libro
nos condudrán a una concreción del principio diferenciador, el "suo modo" y
"pro sua parte" de los fieles en su participación en la función de enseñar, como
miembros determinados . de la Iglesia, el Cuerpo de Cristo, en el que los
miembros son detentadores de fundoñes o carismas diferentes.
Después de esta visión general nos ocupamos del análisis detenido de los
cánones iníciando nuestro trabajo con los cánones preliminares, sin olvidar lo
dicho sobre ellos hasta ahora.

1(\
20

COMENTARIO A CADA UNO DE LOS CÁNONES

c. 747. Derecho y deber de predicar el evangelio:


El dqósito de la fe.

La reflexión sobre el canon tendrá cuatro puntos de referencia.


l. El depósito de la fe
La afirmación de la encomienda por parte de Cristo de un depósito de la fe, nos está
indicando, que estamos ante una comunidad religiosa: una Iglesia.
Y si se encomienda el depósito de la fe a toda la Iglesia, quiere decir, que el depósito de
la fe, ( la comisión y lo que ella significa), es un elemento especificador de ella misma y
clarificador de su naturaleza. La fe la contradistingue de las demás religiones.

Anotación sobre el depósito.


Al inicio el depósito de la fe, para los apóstoles y primeros disápulos, era lo que habían
visto y vivido y las enseñanzas de Cristo respecto a las antiguas Escrituras.
Pronto iba a ir perfilándose el depósito: aparecen tradiciones orales de la fe que los
apóstoles (y primeros cristianos) enseñan y dicen.
Y también los primeros escritos de apóstoles y evangelistas, que recogen la enseñanza
fundamental sobre los hechos y dichos- de Jesús y sobre los primeros pasos de la vida de la
Iglesia. Al mismo tiempo unas reflexiones de los apóstoles sobre el hecho de Jesús y su mensaje y
sentido del mismo.
En detalle estos escritos tratan de aclarar puntos o actitudes, que aparecen o surgen en
medio e la comunidad cristiana y que no se corresponden con lo que han entendido los
disápulos sobre el pensar de Cristo.
Empieza así a hacerse un depósito de la doctrina (o de la fe) fijo, escrito junto al vivo de
la transmisión oral y de las costumbres y usos.
Este depósito adquiere sus perfiles materiales (contenido) y formales (ejercido de la
autoridad) principalmente en la medida en que corrientes de pensamiento y de vida extorsionan
y deforman la enseñanza trasmitida.
Así se llega paso a paso a dar objetivación en parte a lo que llamaremos el depósito de la
fe o de la revelación.
Sobre esto hay que considerar dos aspectos fundamentales: la vida, la experiencia
. (vivencia y comprensión) viva de los creyentes, como tales, especialmente la de los grandes .
pensadores (los · padres) y· la de ·sus comunidades; y la tutela, la vigilancia contra desviaciones y
dado el caso la necesaria fijación de artículos de fe, que llegan a una clara formulación (al menos
. coyuntural: en relación a las formas y expresiones culturales del momento)
Ambos aspectos son fundamentales en la transmisión continua de la verdad de Cristo a
la fluyente humanidad, que va sucediéndose sin interrupción y es sujeto de recepción nueva y de
vivencia de una oferta de Dios. Todos los creyentes tienen que ver con esa vivencia y esa
transmisión que está en su propia vida. Pero no en todos reside el carisma o la potestad sacra de
garantizar la interpretación de esa realidad, sobre todo cuando se producen las crisis (las grandes
crisis, que exigen una definitiva determinación). Para ello estableció Cristo el ministerio, una de
cuyas principales funciones es el especial modo de estar frente a este depósito: garantía y
proposición responsable de su transmisión autoritativa.
21

2. El depósito y la
Iglesia.
· · El depósito de la fe no. es una cosa estática, fija, rígida. Parece esto un poco extraño,
porque podría creerse o considerarse que ese conjunto de doctrina debería ser intocable (es
doctrina divina).
Se resuelve la cuestión en la Iglesia de ·un modo humano y humanizante:
- se ha de conservar, no crear; es cosa divina.
- pero de debe profundizar: es una iglesia humana, perfectible y llamada a la perfección.
-se debe enseñar, trasmitir: se cree porque es el bien, un don de Dios, don de salvación.

3. Predicar el Evangelio: deber y derecho originario.


Se vislumbra la Iglesia como Comunidad religiosa: el dualismo cristiano está presente.
Predicar, enseñar:- derecho, necesidad, obligación de la Iglesia,
- "la" libertad de expresión.
Derecho nativo: derecho de libertad religiosa.
Utilizar medios propios.
Realidad pública no cerrada en la sacristía.

4. Toda la Iglesia implicada

§ l. El Derecho nativo de la Iglesia

El canon en el § 1 afirma directamente el derecho nativo de la Iglesia de


predicar el Evangelio: la Iglesia, a la que Cristo el Señor encomendó el depósito
de la fe, para que custodiase santamente la verdad revelada, la escrutase más
profundamente, la anunciara y expusiera fielmente, con el favor del Espíritu
Santo, tiene el deber y derecho nativo de predicar el Evangelio a todos los
pueblos, independiente de cualquier poder humano, utilizando incluso medios de
comunicación propios.38
Este deber- derecho caracteriza esta comunidad humana y es una de las
misiones, o tino de los fines - funciones -, que tiene encomendados por su
Fundador.
· Predicar el Evangelio - es - tina de
sus raiones de ser: que si desaparece deja·· -
ella de existir como fue fundada. Es una de sus razones de ser, que la especifica39
y distingue de otras sociedades, no está en efecto para un fin material.

38
C. 747 § l. Ecclesiae, cui Christus Dominus fidei depositum concredidit ut ipsa, Spiritu
Sancto assistente! veritatem revelatam sancte custodiret, instigúus perscrutaretur, fideliter
annuntiaret atque exponeret, officium est et ius nativum, etiam mediis communicationis socialis
sibi propriis adhibitis, a qualibet humana potestate independens, omnibus gentibus Evangelium
praedicandi."
39
La doctrina es un elemento esencial de una religión: doctrina que reúne a los creyentes, que se
ha de conservar y justifica una est ructura humana que garantice el estudio, profundización,
conservación y transmisión de la misma; defendiéndola de las veleidades o de las apropiadones
que de ella puede hacer el poder o una acción aspirante al poder humano.

,,
22

l. La encomienda del depósito de la fe.40


El Evangelio es la palabra que sintetiza el depósito de la fe, que le
encomienda un fundador divino y que tiene que transmitir.41 Así se entiende a sí
misma: es por ello una entidad religiosa configurada por la creencia contenida en
el depósito de la fe: la doctrina que le deja su fundador. Y como comunidad de
culto no acepta otra autoridad que la que se deriva de su fe y e..'<ige a toda
potestad humana que, en reconocimiento del derecho fundamental de libertad
religiosa de sus miembros, sea respetada y le sean reconocidos los derechos
humanos fundamentales.
Las principales afirmaciones de este canon son de tipo constitucional o
constitutivo y expresan verdades (teológicas) o principios teológicos.
El depósito de la fe cristiana fue encomendado por Cristo a la Iglesia, 42 y
que ella tiene que. transmitir, predicar, por más que no tengan tal responsabilidad
todos los miembros en el mismo grado, como veremos. 43 Este depósito está
constituido como una unidad por la Sagrada Escritura y la Tradición, DV 9:
"Sacra traditio ergo et sacra scriptura arete ínter se connectuntur atque communicant.
Nam ambae, ex eadem divina escaturigine promanantes, in unum quodammodo
coalescunt et in eundem finem tendunt. Etenim sacra scriptura est locutio Dei quatenus
divino afflante Spiritu scripto consignatur; sacra autem traditio verbum Dei, a Christo
domino et a Spiritu sancto apostolis concreditum, sucessoribus . eorum integre
transmittit, ut illud, praelucente Spiritu veritatis, praeconio suo fideliter servent,
exponant atque difundant; quo fit ut Ecclesia certitudinem suam de omnibus revelatis
non per solam sacram scripturam hauriat. Quapropter utraque parí pietatis affectu ac
reverentia susdpienda et veneranda est."44

40
· Jared Wicl<.S, Il deposito della fede: un concetto cattolico fondamentale, en Gesú Rivelatore, a
a.ira di R. Fisichella ( 1988) 100-109; U. Betti, La dottrina del Vat.II sulla trasmissione della
rivelazione, l985;.A. Franzini, Tradizione e Scrittura. Il contributo del Concilio Vat. II (1978); J.
Ratzinger, Natura e compito della Theologia, 1993; L. Alonso Schoeckel e A.M. Artola, Palabra

de Dios en la historia de los hombres, e_didó.r:tJ Q.Y.adg,_d l_ omeD_tario la _ \=ons- Q.!Ye!:mm _ .. _ _
..
(BAC 284, 1969)
41
No se puede confundir el Evangelio del canon con los cuatro evangelios, ni siquiera con todo
el Nuevo Testamento.
42
LG 12; c. 204.
43
El problema del derecho de la Iglesia a evangelizar "ad intra" no es la justificación del
derecho-deber, que es una afirmadón teológica indiscutible (fundada en el encargo de Cristo de
predicar el evangelio a todas las criaturas, Mt 28, 19; Me. 16, 15), tanto por lo que respecta a la
· misión de la Iglesia y a la responsabilidad de todo fiel, cuanto por la referencia a la existenda de
un magisterio autorizado. Aqui el problema está más en la especificación de la parte (el pro sua
parte) que los miembros tienen en las funciones de conservar, de profundizar y de anunciar o
trasmitir. Si la parte del Magisterio será expuesta inmediatamente en los cánones que siguen, la
parte de los laicos será expuesta en los diversos títulos y capítulos del presente libro, aunque
también en otras partes del Código. ·
44
Ver también DV lO (1).
23

2. El triple objetivo (ver texto anterior dtado).


La Iglesia recibe el depósito de la fe con un triple objetivo:45 para que
custodie fielmente la verdad . revelada, para. que profundice en ella, para
46
exponerla y anunciarla fielmente.
Por su mi ma índole y por la misma naturaleza evolutiva del hombre el
depósito de la fe no es un objeto inmóvil: es un cuerpo vivo de doctrina que hay
que guardar y no cambiar, hay que transmitir no crear, pero que hay también
que escrutar, profundizar,· reencontrar en el camino de la transformación del
47
hombre y (hay que transmitirlo fielmente a nuevas generaciones sin fraudes)
con esa profundización y apropiadamente a las culturas diversas y en los diversos
estadios de transformación.
Este trabajo estático y dinámico a la vez (custodia, profundización y
transmisión) lo lleva a cabo la Iglesia con la asistencia del Espíritu Santo.
La enseñanza de Cristo y su mismo misterio, que la sintetiza, es entregado
a la Iglesia, que Él funda precisamente para ello; y es la asistencia del Espíritu
Santo quien impulsa y garantiza que la obra que con Cristo empezó se cumpla a
través de la Historia.

El objetivo conservar.48 Es cometido de toda la Iglesia: conservar libre


de todo error y deformación el depósito de la fe y el profundizar y transmitir el
depósito que le ha sido confiado por Cristo; si bien es cierto que no es función
de todos los miembros de la Iglesia la transmisión autoritativa, ni el juzgar con
autoridad el desarrollo y la aplicación de la doctrina revelada.
Una cosa es la misión (común a toda la Iglesia) , y otra la realización de la
misión, donde se distinguen las distintas tareas, funciones y responsabilidades.
[La justificación de esta actitud · está en ella misma, tanto en el orden
sobrenatural (la fundación y misión dada por Cristo), corno en el orden natural,
fundada en el derecho fundamental, de los individuos y de los grupos, de libertad
. religiosa.]

El objetivo profundizar: 49 , Se·· trata de -- una profundización teórica -y


práctica; la santidad de la vida cristiana. Esta es la vida de la Iglesia: conocer el
misterio de Cristo y vivir la caridad; esto hace a la Iglesia siempre nueva, porque
las circunstancias cambian. ·

45
LG 24,25 (los obispos); eD 12, 19; DV 7-10.
46
DV 19; GS 33, 2. ere 17 c. 1322 §l.
47
En ese camino de transformación la misma revelación tiene una esencial referencia.·
48
En relación al fiel ver Errázuriz, Le. 77- 155.
49
Ibidem, 164-182.
El objetivo trasmitir. 50 es la misión: quien evangeliza debe tener siempre
presente delante sus ojos el depósito de la fe; no es un depósito de la propia
doctrina, él es en efecto transmisor no creador de la fe. Por eso deberá estar en
comunión con toda la Iglesia, y muy particularmente con aquellos que sean
garantes de la cm;nunión eclesiásticaY

El objetivo interpretar. (ver DV 1O)


Este es quizá el "problema" capital. Lo que se entiende, se transmite y se
vive en un conte.xto equilibrado ordinariamente no necesita interpretación, está
ya interpretado. Pero nada humano llega a la plenitud, todo es perfectible, es
connatural al ser humano, el ser finito, limitado, que por ello mismo cuando ha
llegado a un equilibrio empieza a sentir los ángulos de imperfección, de
oscuridad, de inseguridad e inmediatamente inicia su búsqueda con una
problematización. Y con ello nos metemos de lleno en el objetivo "interpretar",
mejor reinterpretar en un nuevo contexto, que no podrá eludir quien en la Iglesia
tenga la misión e garantizar la transmisión genuina de la doctrina, la enseñanza.
Evidentemente estamos tocando el tema de la teología y su relación con el
Magisterio.52 -

3. El _ derecho- deber de predicar el Evangelio.


Este deber - derecho de la Iglesia de predicar el Evangelio a todas las
gentes es originario: nativo. Quiere esto decir que lo tiene en su mismo origen,
porque es parte constitutiva de su mismo ser. Para eso fue hecha la Iglesia: para
transmitir la verdad que Cristo revela, que conservando su propia naturaleza, ella
misma conduce con verdad en su desarrollo. Así lo cree y afirma la misma Iglesia··
y así interpretó desde el inicio las palabras de Cristo.
"Por ello Cristo Señor, en quien se consuma la revelación total del Dios
uno (cf. 2 Cor. 1, 20; 3, 16; 4, 6) _ mandó a a los apóstoles que predicaran a
todos los hombres el Evangelio, comunicándoles los dones divinos... mas para
que el Evangelio se conservara constantemente integro y vivo en la Iglesia, los -
apóstoles· dejaron como sucesores suyos a ·los obispos entregándoles -su propio····- · - - ..
·······
cargo del magisterio."53

50
Ibídem, 183-270.
51
Esta comunión es la que da fuerza a la transmisión de la doctrina hecha por el fiel, que de sí
no tiene fuerza autoritativa.
52
Vease infra p. . Sobre ello Sullivan, l.c. 193- 239 y Wid'-S l.c., 3: TI Magistero e la theologia,
87-128.Ver infra pp.
53
DV 7; ver también ibid. 8, 9, 19 ( en éste: La Sagrada Tradición pues y la Sagrada Escritura
constituyen un solo depósito sagrado de la palabra de Dios confiado a la Iglesia; fiel a ese
depósito todo el pueblo santo unido con sus pastores en la doctrina de los apóstoles y en la
comunión, persevera constantemente en la fracdón del pan y en la oración (cf. Act. 8, 42) de
suerte que prelados y fieles colaboran estrechamente en la conservación, en el ejercicio y en la
profesión de la fe recibida. Pero el ofido de interpretar auténticamente la palabra de Dios escrita
25

Como identifica y porque identifica a . la Iglesia es parte de la creencia de


sus iniernbros. Es derto que los miembros de la Iglesia son "libres" de reconocer
esta condición o de no aceptarla y configurar el depósito de la fe según la propia
interpretación, que defenderán frente a la de la Iglesia, apoyándose en las teorías
de elaboración de los sistemas de pensamiento, . de valores . ideológicos o
religiosos, fundada en criterios humanos. Tales posturas religiosas (aun con
raíces cristianas) no tienen más valor, ni más punto de referencia que el que
puedan recibir de la fuerza convíncente de los argumentos utilizados (el que
puedan darles los argumentos utilizados) por el pensamiento humano, o la fe
humana que pueda despertar el pensamiento de otro hombre.
Ahí está la esencial diferencia entre la transmisión de un pensamiento
humano y el deber y derecho originario que posee la Iglesia de predicar, desde el
encargo originario de Jesucristo, con fuerza vinculante a todas las gentes.
Para el miembro de la Iglesia- o hacia dentro - pues: Cristo el fundador
divino de la misma le da la misión de predicar el Evangelio, éste constituye el
deposito de la revelación.
Cara a la sociedad humana, secular y al poder civil, es decir hacia fuera,
ese derecho original significa:
a) que la encomienda del depósito de la fe, con la concomitante misión de
predicar el Evangelio, no se lo ha dado ninguna potestad humana,
b) que ninguna potestad humana la puede mediatizar (utilizar para sus
fines), o condicionar ni impedir. En esta función - misión la Iglesia es
independiente de todo poder humano.54
Con ello la Iglesia no reivindica para sí un derecho único o privilegio. Está
sentando la base de un derecho debido a todo hombre (derecho de libertad
ideológica o religiosa, o de pensamiento) y de todo grupo humano.
De hecho la afirmación del derecho de la Iglesia a predicar el evangelio,
arite la sociedad y ante el poder público, no es sino formular el derecho nativo o
fundamental .de todo hombre (y grupo humano) de adoptar y ofrecer . a los demás
una determinada opción religiosa.·
. .... . ..
En relación a este derecho fundamental lo extraordinario (sobrenatural)
no es que se afirme este derecho, sino el modo, la concreción, como viene
presentado: se presenta en efecto como una consecuencia del mensaje divino de
salvación de Cristo [Hijo del Padre], para cuya transmisión Él instituyó la
Iglesia, una comunidad de culto, y garante de que su . enseñanza no se
corromperá. Así nace una Institución que será capaz desde entonces, y para

. o transmitida ha sido confiad<? únicamente al Magisterio vivo de la Iglesia, cuya autoridad se


ejerce en nombre de Jesucristo."
54
En cuanto a las verdades religiosas que afectan a doctrina y al culto y a la integración y
desarrollo del deposito de la fe, por cuanto se refiere a la Iglesia católica, es ésta exclusivamente
competente, de modo que no reconocen a la potestad del Estado ninguna autoridad, ni siquiera
capacidad de actuar autoritativamente
' ' -

26

siempre, de ser la conciencia ante toda potestad humana de que la comunidad


cultu31 no está, como tal, sometida a la potestad human, la cual deberá respetar
el ámbito de la conciencia(- religión-) del hombre (ciudadano).55
El poder humano no es una potestad absoluta, no es instancia para
imponer corrientes de pensamiento o una concreta religión; e..xiste un ámbito de
la realidad humana, el ámbito de la racionalidad y de la conciencia, que está
fuera de la competencia del Estado.
El reconocimiento de este derecho conlleva la libertad de poder exponer la .
propia creencia o fe: el proselitismo es una de las manifestaciones del Derecho de
Libertad Religiosa. 56 Y si cuando se afirma que la Iglesia por su misión (su razón
de ser) tiene derecho a predicar el Evangelio, no hace otra cosa que reclamar el
derecho a la libertad de e.xpresión - derecho fundamental - del hombre, como
individuo, y de los grupos sociales: religiosos, políticos, sindicales. Con su
mandato o misión a los apóstoles, Cristo (fundador de la Iglesia) no creó un
derecho nuevo, sino que descubrió, para siempre, un derecho inherente a la
misma naturaleza racional y libre del hombre.

4. Derecho de toda la Iglesia.

En este primer canon el legislador insiste en el derecho y deber de toda la


Iglesia, e. d. de todos los fieles, de predicar el Evangelio a todas las gentes: es
una misión que corresponde a los fieles en razón de su bautismo (y de su
confirmación). No es el objetivo del canon diferenciar los distintos modos o la
parte de cada uno de los fieles, según la propia condición, en la función de
evangelizar, se trata más bien de una afirmación teológica fundamental.
inherente al don de la Revelación y de la fe personal: una fe que si no se entien
de como necesariamente e.xpansiva (como el don de Dios, que es el "bonum
expansivum sui") , no puede ser una fe verdadera. El deber de evangelizar nace de
h misma naturaleza del don que se participa: Dios es el Dios de todos, y Cristo
es el salvador de todos; por eso el mensaje de salvación es un mensaje de
salvación.57
En relación inmediata con este aspecto del canon, hay que traer aquí el c.
759, con su afirmación fundamental: los fieles laicos son en virtud de su

55
Desde esa perspectiva de fe se comprende perfectamente lo que significa el derecho-deber
nativo; que será contrastado después por la dimensión humana.
56
En realidad ello no es otra cosa que el recoñocimiento de la libertad de expresión.
57
La fe que se vive como una experiencia del amor y benevolencia de Dios a los hombres, no
puede encerrarse en una mismo: esto significaría no haber comprendido el don de Dios, o sería
efectivamente un desprecio de Dios.
[La fede che se vive come una esperienza del amare di benevolenza di Dio a gli uominl, non si
puo chiudere in uno stesso: non avvrei capito il dono di Dio o sarebbe proprio un sdegno di
Dio].
27

bautismo y de la confirmación testigos del anUn.cio evangélico con su palabra y el


ejemplo de su vida cristiana,58 que recoge la doctrina. del Concilio;59 y muy
especialmente el c. 781, que nos recuerda que la Iglesia es por su misma
naturaleza misionera60 y que la tarea de la evangelización es deber fundamental
del pueblo de Di<?S. 61

5. Uso de los medios.

Para poder realizar todos estas obligaciones, especialmente la transmisión


de la verdad revelada, la Iglesia tiene el derecho de utilizar los propios medios de
comunicación social: es una consecuencia necesaria del derecho de enseñar
públicamente. El derecho será recogido más tarde en los ce. 822, 823 y 831
62
§ 2 • Una limitación indiscriminada de tales posibilidades, de parte de la
autoridad estatal, sería una restricción totalitaria e ilegítima del derecho de
libertad de expresión, reduciendo la actividad de la Iglesia, según una expresión
propia del tiempo de las leyes eversivas.

§ 2. Ámbito de competencia de la enseñania de la Iglesia.

El derecho de enseñar de la Iglesia no se reduce al depósito de la fe:


igualmente compete a la Iglesia proclamar siempre y en todas partes los
principios morales también los de orden social, es más siempre que lo exijan los
derechos fundamentales de la persona humana o la salvación de las almas
también tiene derecho a expresar su juicio sobre cualesquiera asuntos humanos. 63 .-
En diversos cánones se habla de depósito o del contenido de la doctrina
(enseñanza) de la Iglesia, ce. 760, 769 (modo), 780, 785, 788 § 2, 787.
Aunque si bien en el canon, que comentamos, no se hable del deposito de
la fe, se hace referencia al contenido de lo que la Iglesia puede y debe enseñar en
materias sociales o políticas, siempre que afecten a la salvación de las almas o

58
C. 759: Christifideles laici, vi baptismatis et conirmationis, vebo et vitae christianae e..xemplo
evangelii nuntii sunt testes; vacarí etiam possunt ut in exercitio rninisterii verbi cum episcopo et
presbyteris cooperentur.
59
LG 3, 35; AG 41; AA 6 (2) y passim.
60
C. 781_: Cum tata Ecdesia natura sua sit rnissionaria e_! opus evangelizationis habendum sit
fundamentale officium populi Dei christifideles omnes, propriae responsabilitatis consdi, partem
suam in opere missionali assumant.
61
Ver LG 23; AG 2, 35, 39; EN 9-15, 50-56.
62
Requisitos para intervenir en la televisión.
63
C. 747 § 2: "Ecdesiae competit semper et ubique principia moralia etiam de ordine sodali
annuntiare, necnon iudidum ferre de quibuslibet rebus humanis, quatenus personae humanae
iura fundamentalia aut animarum salus id exigat.
28

afecten a los derechos humanos.64 No es la úriica vez que el Código se refiere a la


temática social como contenido de su enseñanza, ce. 768 § 2, 795 (final).65 El
canon se refiere a dos aspectos: proclamación de principios morales en relación
con el orden social, y el juicio sobre la moralidad de problemas humanos.
Principios morale_s deducidos del Evangelio (las Escrituras), y en tal caso podrían
pertenecer al depósito de la fe, pero también provenientes de la naturaleza
humana o de las cosas. 66
El mensaje de Cristo no es para crear un mundo extraño al hombre, sino
para la "salvación" de la realidad del hombre (e incorporando a este hombre
salvado a Cristo, hacerle partícipe del amor de Dios Padre) , por eso (todo
aquello · que se refiere a) la doctrina de Cristo no se reduce a las verdades
religiosas, que se refieren a la realidad y vida de Dios, o a la construcción de una
comunidad cultual - religiosa, sino que derivan necesariamente hada la
comprensión del hombre, .el reconocimiento teórico y real de su dignidad, y a la
construcción de una vida social, que reconozca y garantice la misma y su
igualdad fundamental: se refiere al hombre entero,67 también a los aspectos
sociales y políticos.68 Una religión "sin el mundo" conduce a una realidad
humana sin religión.69
De este modo la Igiesia no ejercita el poder temporal, ni menos impone
soluciones técnicas, sino que forma la conciencia de los fieles, en cuya función
también los mismos fieles, cuando son peritos, tienen parte importantísima, ce.
225 §§ 1,2, 227.
Por eso, desde su justificación en una fe religiosa y su fidelidad a su
finalidad primordial, e..xponer el misterio de Cristo y toda su verdad revelada, su
proclamación no podrá prescindir de exponer y desarrollar principios morales·,·
incluso de orden social, así como dar su juicio sobre ásuntos humanos, que
afectan a los derechos fundamentales de la persona humana o a la salvación de
las almas: el Evangelio no es ni puede ser neutral cuando están implicados los
· derechos fundamentales del hombre y su salvación.70
La Iglesia es consciente de que en este ámbito ha de- reconocer:

64
El texto del párrafo viene de la Lex Fundamentalis art. 57 (y parte del primero) ; ya fue
·
recogida en el Schema de 1981.
65
CD 12 (2) ; DH 14 : La enseñanza de la Iglesia abarca "los principios de orden mo ral que
dimanan de la naturaleza humana."
66
Este ámbito de actuación del Magisterio ( en sentido de Magisterio autorizado) no fue
considerado en el CIC 1z. a pesar de que la doctrina social de la Iglesia había adquirido ya un
notable desarrollo.
67
GS 46; CD 12 (con una enumeradón de problemas humanos de interés) .
68
es 46; co 12 . -
69
Pacem in Terris 160.
70
Juan XXIII, Mater et Magistra, passi m, AAS 53 (1961) 401-464; idem Pacem in terris AAS
55 ( 1963) aquí 301; Fe v Promoción humana ; EN nn. 31-38; Instrumento sobre Teología de
la Liberación; Documentos de Medellín y de Puebla.

o
a) en primer lugar la pluralidad de opciones y por consiguiente no es la única
opdón posible y legítima, como entidad de pensamiento;
b) pero. además en las cuestiones del bien común de la sociedad humana la
capacidad decisiva para la regulación de la vida social, política y económica es
autónoma y pe enece plenamente a la potestad . legítima . del Estado. 71 No
reclama o pretende la Iglesia capacidad de ordenar la vida sodal · con leyes
económicas o políticas: a la potestad de dirigir de la Iglesia no le compete
ninguna potestad directa, ni indirecta sobre la determinación de caminos
concretos para alcanzar el bien común de los pueblos.
La autoridad de la Iglesia puede sin embargo proclamar principios o
denunciar injustidas; así como los católicos tienen derecho a formular sus
concretas opciones políticas basada en los principios cristianos (así cualquier
ciudadano tiene derecho a proponer sus soluciones político - económicas) , sin
duda contenidos en las declaraciones de la autoridad eclesiástica. Autoridad que
se manifiesta (en el orden nacional y también) en el orden internadonal. 72
Constituye este un servido del Magisterio de la Iglesia a los fieles, a quienes
ilumina en el esfuerzo de construir la dudad terrena, sin perjuido de la propia
capacidad en el investigar y proponer las opciones sociales y políticas, que, según
la propia opinión, se correspondan con la doctrina evangélica (ce. 212, 225 §§
1,2) .

c. 748 El sujeto a quien se dirige la enseñanza de la Iglesia


Búsqueda de la verdad: {libertad de la fe
{derecho de libertad religiosa.73

La reflexión se articulará alrededor· de los siguientes puntos:


l . El hombre y la verdad: "Quaerere
tenentur" El hombre está obligado a buscar la
verdad.
El hombre y la verdad religiosa: Dios y la Iglesia.
Una vez conocida: -
{ adstringunt ur
Por ley divina { } ha ( de) abrazarla.
{ iure gaudent
2. El derecho a ser recibido en la Iglesia.
3. La libertad de coacción para acceder a la fe católica:
- Libertad de asumir
- Obligación de no coaccionar
La Libertad Religiosa para todos: Derecho fundamental de libertad religiosa.
4. Anotaciones sobre: Obligación de Magisterio de velar sobre la pureza de la fe.

71
GS 76.
72
GS 89.
73
El canon reto ma una disposición del Syllabus, III 15.
§ l. La obligación de la búsqueda de la verdad.

L) "Todo hombre está obligado, en lo que se refiere a Dios y a su Iglesia,


a buscar la verdad y, en caso de hallarla, . por ley divina tiene el deber y el
derecho de abr arla y respetarla".74 El canon proclama una ley divina.
El hombre está en general obligado a buscar la verdad y seguirla en el
· momento en que la encuentra; pero especialmente le afecta esta obligación
cuando su vida concreta está implic:ada en aquella verdad.
La búsqueda de la verdad y la aceptación y profesión de la misma es un
principio moral general, consecuencia de la racionalidad del hombre y de la
fidelidad a sí mismo;75 pero la obligación se concretiza según las circunstancias o
el influjo de la verdad en la vida de cada hombre. 76 Hay verdades que no tienen
una repercusión en la vida práctica e influyen en la propia moralidad apenas; de
otras en cambio dependen actitudes fundamentales que configuran su vida, y de
las que penderán a su vei la actividad o decisiones determinantes de su concreto
vivir. Del seguimiento d estas dependerá la honestidad y la moralidad de las
persona; por ello de estas se predica la obligación moral de seguirlas. 77
El problema de la verdad de Dios es fundamental para toda per;;ona
humana, lo reconozca o no quiera reconocerlo. La propia estructura racional y
libre de la persona conlleva que la persona no tenga una determinación interna
estructural: se la da a sí misma. La posición de arranque del ser humano es
esencialmente diversa si se reconoce criatura de Dios o si adopta una posición de
independencia interna (absoluta aparentemente) respecto a un hacedor, de ahí
la gravedad y responsabilidad de su búsqueda y decisión.78
Este es el problema de Dios: problema de búsqueda intelectual de la
verdad sobre Dios y sobre si mismo en su mayor radicalidad, y problema de la
propia decisión, de trascendencia -moral gravísima. Por ley divina el hombre, que
conozca la verdad de Dios y de la Iglesia, está obligado a aceptar teórica y
pr ticamente esa verdad, dada la trascendencia radical que tiene para la propia

74
C. 748: Orones homines veritatem in iis, quae Deum eiusque Ecclesiam respiciunt,quaerere
tenentur eamque cognitam amplectendi ac servandi obligatione vi legis divinae adstringuntur
et iure gaudent.
75
Esto es así aún cuando la verdad conocida no tenga en la práctiCa. ninguna implicación moral
· para el hombre, está simplemente en juego la coherencia consigo mismo. .
76
También la belleza se ofrece a la búsqueda, a la curiosidad innata del hombre por su
racionalidad y capacidad estética; sin embargo la belleza no implica ninguna obligación moral en
su elección. .
77
DH 2 (b). J. M Setién, Contenido doctrinal de la declaración DH, sobre la libertad religiosa,
Iglesia Viva 1963 (2) 18-43;
78
Es como una tabula rasa: respecto a lo que la persona misma va a llegar a ser en su vida real, la
única que se tiene.
31

vida. De esta decisión suya es responsable ante Dios: es el deber y derecho. 79 Es


y es ·capaz de ser como quiera, pues la naturaleza no predetermina a ser de un
modo preestablecido, es justamente libre. 80 La decisión le· puede llevar a la
realización o a la destrucción de sí mismo.
En todo C?SO esa determinación de si mismo es una búsqueda,. - decisión
entre la persona y Dios solo. La decisión sobre la propia vida, lo que la persona
sea o quiera ser, es una decisión de la exclusiva responsabilidad de la persona
delante- de Dios.81 . Es ensenanza de la Iglesia y ésta es la tutela más seria que
existe de la dignidad humana. Hay que reconocer que se trata, y no puede ser de
otro modo, de una ley divina.: "obligatione vi legis divinae adstringuntur et iure
gaudent."82
La e.."'q)resión "iure gaudent" es ya la expresión (aunque incompleta) del
derecho de libertad religiosa,83 que desarrolla el Con. Vat. II (DH 1, 2, 3) , para

79
El viejo Código era incompleto al respecto, CIC17, c.l322 § 2 : habla solo de deber, sin
mencionar el derecho: "..amplecti omnes lege divina tenentur."
80
La primera determinación que afecta a la radical estructura de uno mismo es su posición ante
la trascendencia: se entiende y acepta a si inisma como un_ser creado, existe por tanto su creador,
o quiere entenderse como un ser que no debe su existencia a nadie, o no quiere en absoluto que
esta idea le determine.
81
Ningún poder tiene competencia para obligar legítimamente a adoptar una forma de vida o a
elegir un estado, a privar de que cada uno haga de su vida lo que quiera (dentro del respeto que
garantiza la ley a todos) en el marco común a todos del respeto a los demás establecido por la ley
(Derecho); más aún el orden social debería ordenarse de modo que fuera posible a todo
ciudadano, dentro de ese orden, el configurar su existencia según la propia voluntad, dándole
.todos los medios de formación, que le fadlitarán los planteamientos libres de presión en la mente
y en la voluntad. Cuanto más se acerque ahí un orden social, mayor respeto a la dignidad
humana encierra o demuestra. Todo lo cual deja al hombre ante si mismo y consigo mismo, que
es lo propio del ser racional y libre: sobre él pesa la inteligencia, pesa la libertad y le hominiza o
degrada la propia decisión.
81
Evita así dar la impresión de que se entromete en los ámbitos de o ras iglesias o confesiones y
evita también que surjan malentendidos.
81
C. 748 § 2: Homines ad amplectendam fidem cathol cam contra ipsorum consdentiam per
coactionem adducere nemini umquam fas est.
81
DH 2 (a), ver también 4.
81
De nuevo aquí la formulación de una·tutela de la libertad dentro de la Iglesia Católica, hecha
en principio de cara especialmente a sus miembros, es prototipo de un principio de aplicación
general en relación a toda opción religiosa.

82
Porque. se trata de una ley divina ("iure gaudent"), no puede ser interferido aunque elija mal,
DH 2 (b final). Por lo cual el derecho a esa inmunidad (e.d. que es decisión sin que pueda
interferi_rse) permanece también en aquellos, que no cumplen la obligación de buscar la verdad y
e adherirse a ella; y su ejercido no puede ser impedido, con tal que se guarde el justo orden
público.
83
Es expresión parcial del derecho, pues habla únicamente de la parte positiva "amplectendi
servandi;" no considera la posibilidad de una decisión negativa, lógicamente por cuanto estamos
en el supuesto de que haya sido conocida la verdad (nadie le puede impedir) .

..., 1
el cual la profesión de una fe es solo aceptable si procede de una libre decisión de
la voluntad. Ninguna potestad humana puede coaccionar a la adopción de una
k . .
2) Derecho de todo hombre frente a la Iglesia.
Todo hon;tbre, ya antes de ser miembro de la Iglesia, tiene un derecho
frente a ella: quien pide libremente el bautismo y está debidamente instruido
debe ser recibido en la Iglesia.
Este derecho tiene su fundamentación radical en la voluntad salvífica de
Dios por una parte y por otra en la Misión misma de la Iglesia, que·es la de llevar
la salvación a todos los hombres a través de su incorporación a Cristo.
El ejercicio de este derecho, estarnos siempre en el supuesto de un adulto
pues se trata del ejercicio personal de un derecho, tiene un necesario presupuesto:
el suficiente conocimiento de la fe y la libre petidón del interesado de ingresar
en la Iglesia.
Dadas estas condiciones la Iglesia tiene el deber de bautizar al candidato.
La negación equivaldría a una prevaricación de la Iglesia en el cumplimiento de
su misión. Y el derecho correspondiente es un derecho subjetivo de todo hombre,
cuya lesión podría ser incluso demandada en juicio.84

§ 2. Libertad de la fe o derecho de libertad

religiosa. l. La libertad de la fe católica.

La libertad de la fe viene expresada en el canon, corno la fe libre de


coacdón; la afirmadón en el canon está referida a la fe católica.
El prindpio de la libertad de la fe católica ( e..xpresión de un derecho
fundamental de la persona) tiene un reverso: el deber de los demás de no
coacdonar en orden a la profesión de la fe. Este deber de no coaccionar es ya un
precepto jurídico, dado por la Iglesia, que se dirige al ámbito jurisdiccional de la
misma. La Iglesia defiende ante todo el . principio en el ámbito de su
cbmpetenda.85.
La Iglesia Católica tiene que mantener el respeto a la dignidad humana,
en relación a la pertenencia a ella.86 La hipotética coacdón a abrazar la fe
católica, provendría, naturalmente, de quienes profesan esa misma fe, e. d. de
miembros de la Iglesia, a .estos fundamentalmente va dirigida la prohibición
positiva del canon: ningún católico deberá en iunguna circunstancia coaccionar a

84
Cf. c. 1476.
85
Evita así dar la impresión de que se entromete en los ámbitos de otras iglesias o confesio nes y
evita también que surjan malentendidos.
33

nadie a abrazar la fe católica.87 A nadie será lícito utilizar la coacción para obligar
a alguien contra su conciencia a abrazar la fe propia.
La coacción no es solo la amenaza de un mal externo; tampoco se pueden
utilizar medios psicológicos, que manipulen la conducta de la persona,
eliminando la re ponsabilidad y conduciendo la propia decisión.
Esta disposición del c. 748 § 2 tuteladora de la radical libertad de
adhesión a la fe católica, se completará al hablar de la predicación a los no
cristianos, la actividad misional, con el c. 787 § 2 : "... veritates fidei edoceant,
ita quidem ut ipsi ad baptismum recipiendum, libere id petentes, admitti
possint" AG 13, 2 (final) :"La Iglesia prohibe severamente que a nadie se
obligue, o se induzca o se atraiga por medios indiscretos a abrazar la fe, lo mismo
que. vindica
. enérgicamente
. . " el derecho a que nadie sea apartado de ella con
ve pa ones m 1 cuas.

a) El principio general-

Ahora bien esta disposición jurídica, prohibitiva, en el ámbito canónico del


Código, no deja de ser un prinap1o referido a ella, que sin embargo la
trasciende y encierra la formulación de un principio general: a nadie le será lícito
coaccionar a una persona a abrazar una religión o a negar una religión contra la
propia conciencia. La manifestación más íntima y más profunda del derecho de
libertad religiosa - la libertad de conciencia -88 ha de ser respetada sin
condicionamientos, es inaceptable ("numquam fas . est") que nadie, ni
individuos, por autoridad o influencia social que tengan (padres), ni la sociedad,
ni la legítima autoridad, elimine o restrinja de algún modo la libertad de..
conciencia. Dirigido el principio afirmado a la autoridad no significa que la
autoridad ha de conceder, autorizar, legitimar la libertad de conciencia; sino que
el reconocimiento de ésta (como el de los demás derechos y libertades
fundamentales), es quien legitima el ejercido del poder (la autoridad).
Así la fórmula reprobatoria de coacción del Código, abstrayéndola de toda
· referencia concreta a la fe católica, y refiriéndola al sujeto de la decisión, es la
expresión del derecho fundamental humano a la libertad religiosa. Derecho que
tiene implicaciones frente a la sociedad y al Estado. Frente a la sociedad por
cuanto es (representa) una opción sobre el sentido de la realidad humana y del
· mundo, que ha sido y es configurador de un ideal de comprensión y conducta
presente desde hace dos mil años en la historia de la humanidad, en cuya
evolución ha influido decisivamente. Esta concepción de la realidad merece no

87
C. 748 § 2: Hornines ad amplectendam fidem catholicam contra ipsorum conscientiam per
· coactionem adducere nernini umquam fas est.
88
Otras manifestaciones del Derecho de Libertad Religiosa son: la libertad de cultos, libertad de
reunión y libertad de asociación por motivo religioso, la libertad de enseñanza de la religión
(libertad de proselitismo en el recto sentido) y la objeción de conciencia.
34

solo la tolerancia, sino el respeto de la sociedad de todo el orbe,. a la que se ofrece


continuamente corno un . valor viviente y transformador benéficamente de la
humanidad y de vigencia actual. Derecho frente al Estado, .frente al poder que
rige cada pueblo y al que e..'<ige el respeto que la libertad ideológica y religiosa de
los ciudadanos, . sean muchos o pocos los que adopten esa . opciÓn religiosa,
merece de todo poder humano legítimo. A éste corresponde tutelar esta
libertad, corno la primera libertad de todo hombre, primer factor constitutivo del
bien público. Ningún derecho tiene el poder humano (legítimo) a imponer una
ideología o religión, y sí tiene el derecho y el deber de velar por la justa libertad y
justo ejercicio de esa libertad de sus ciudadanos corno factor del bien común.

El Derecho de Libertad Religiosa fue declarado categóricamente por el


Concilio Vat. II, de cara principalmente a los ordenamientos civiles:89
"Este concilio · declara que la persona humana tiene derecho a la libertad
religiosa: esta libertad consiste en que todos los hombres han de estar inmunes de
coacción, sea por parte de personas particulares, como en grupos sociales y de cualquier
potestad humana ... ni se obligue a nadie a obrar contra su candencia, ni se le impida que
actúe conforme a ella en privado y en público, solo o asociado dentro de los límites
. debidos. Declara además que el derecho a la libertad religiosa está realmente fundado en
· la dignidad misma de la persona humana, tal como se la conoce por la palabra revelada
de Dios y por la misma razón natural. Este derecho de la persona humana a la libertad
religiosa debe ser reconocido en el ordenamiento jurídico de la sociedad, de forma que se
convierta en un derecho civil.""0

b) Exigencia de los compromisos adquiridos por la fe.

A esta libertad de coacción para abrazar la fe católica no se oponen la


exigencia del cumplimiento de los compromisos asumidos con la profesión de la
fe católica.
El cristiano por su parte siempre será libre de abandonar la fe, pero el
abandono de la fe no puede estar libre de efectos jurídicos en relación a los
derechos, que la libre profesión de la fe y de pertenencia a la Iglesia conllevan.91
La Iglesia no reacciona contra la libertad de la persona; la . Iglesia tiene que
defender el depósito de la fe; y lo debe hacer también ante quien negándolo o
mal interpretándolo pretende transformar la Iglesia según su criterio o según su

89
DH 2 (a), ver también 4.
90
De nuevo aquí la formulación de una tutela de la libertad dentro de la Iglesia Católica, hecha
en principio de cara espedalmeñte a sus miembros, es prototipo de un principio de aplicació n
general en relación a toda opción religiosa.
91
No puede sin embargo la reacción de la Iglesia llegar a una eliminación de la pertenencia a la
Iglesia (carácter), ni a la eliminación del ejercido de todos los derechos fundamentales, que
conlleva el bautismo: por ejemplo oir la palabra de Dios.

'?A
35

92
propia intelección de la fe. Quien tiene el deber de regir en la Igle5ia tiene la
difícil . y responsable rrúsión de defender la pureza y la unidad de la fe evitando la
confusión del Pueblo de Dios, así como la de tutelar la debida libertad de los
cristianos.
Esa es IIÚ$ión del Magisterio.

. ** ** **

c. 749. El Magisterio infalible93

Con este canon se 1ruaa un bloque de tres cánones, que


fundamentalmente se ocupan del magisterio infalible y de las e.xigencias y
consecuencias de sus declaraciones.
Si el depósito de la fe está encomendado a toda Ía Iglesia, el oficio de
interpretar auténticamente y por ello autoritativamente (con autoridad) la
palabra de Dios, escrita y transrrútida, ha sido confiado al Magisterio vivo de la
Iglesia, que ejerce esa función en nombre de Jesucristo.94
El c. 749 describe la amplitud del magisterio infalible, declara las
condiciones en que se produce una declaración del Magisterio infalible de la
Iglesia y diferencia al mismo tiempo los sujetos del mismo, uno personal (§ 1) y
otro colegial ( § 2).
Se ocupa el canon ante todo del magisterio infalible del Papa, doctrina que
· fue definida en el concilio Vaticano l.95

92
Pero nadie por su libertad -natural, ni por su bautismo queda legitimado a cambiar el depósito
de la fe. ·
93
Conc. Vat. I Const. Pastor Aetemus c. IV, COD 815; LG 25. P. Picozza, ll Magistero della
Chiesa nel nuovo Codice (ce. 747-759), en Scritti in memoria dei Pied. Gismondi, II Milano
1991, 1"-163; Sullivan 90 ss.; Urteaga, J.M. (editor) , La misión docente de la Iglesia, 21-40;
Betti, U., Magistero episcopale e magistero pontifido nel Vat. II, L'ecclesiaologia del Vat. I al
Vat. II, Bresda 1973, 199- 208.
94
DV 10 (2).
95
Conc. Vat. I Const. · Pastor Aetemus, cp. IV: "...!taque nos traditioni a fldei christianae
e-xordio praeceptae fideliter inhaerendo ad Dei salvatoris nostri gloriam, religioni cathjolicae
exaltationem et christianorum populorum salutem, sacro approbante Concilio, docemus et
divinitus revelatum dogma esse definimus: Romanum pontificem, cum ex cathedra loquitur, id
est, cum omnium christianorum pastoris et dictoris munere fungens, pro suprema sua apostolica
auctoritate doctrinam de fide vel moribus ab universa ecdesia tenendam definit, per assistentiam
divinam, ipsi in beato Petro promissam, ea infallibilitate pollere, qua divinus Redemptor
ecdesiam suam in definienda doctrina de fide vel moribus instructam esse voluit; ideoque
36

§ l. El magisterio infalible del Papa·

l. El Papa en efecto en virtud de su oficio goza de infalibilidad en su


enseñanza, cuando de forma definitiva; como supremo Pastor y Maestro de todos
lo fieles, al que corresponde confirmar a sus hermanos en la fe, .proclama que
una doctrina de fe o de costumbres debe ser asumida.96
En primer lugar se formula en relación a: la función de enseñar, cuándo es
infalible, en virtud de la asistencia del Espíritu Sarito prometida por Cristo (Mt.
16 18-19) , la enseñanza del Sumo Pontífice, a quien corresponde la función de
confirmar en la fe a sus hermanos. 97La definición no es por sí misma, ni tiene el
fin en sí misma; tiene más bien una función pastoral y ecuménica: fortalecer a los
hermanos en la fe.98
Proposición infalible· significa que se enseña una verdad revelada
preservada de error: no abrazar tal proposición significará para el cristiano en
consecuencia no estar en la verdad revelada.
No toda proposición da.ctrinal del Papa goza de infalibilidad. El Papa, en
virtud de su oficio, como sucesor de Pedro,99 goza de infalibilidad (carisma
propio unipersonal reservado a su oficio) cuando se prontincia sobre t111a doctrina
en materia de fe y costumbres, declarando la revelación, y su pronunciamiento
está acompañado de ciertos requisitos:

1) Respecto al sujeto:
a) Que actúe como supremo Pastor y Doctor de la Iglesia. El Papa debe
expresamente actuar como supremo Pastor y Doctor de · todos fieles,100 en su
calidad de cabeza de la Iglesia y dingiéndose a toda ella ( LG 25 ,3). ·
Distinta es la situación si el Papa se pronuncia, como lo hace
frecuentemente, manifestando sus juicios y opiniones tanto en materia teológica,
como de otros ámbitos del saber, con análisis y juicios de valor, en que e..xpone
una doctrina o enseñanza corno cualificado maestro de la Iglesia y de las ciencia

eiusmodi Romani pontifids definitiones ex sese, non a tem ex consensu ecclesiae irreforinabiles ·
esse."
96
C. 749 § 1: "Infallibilitate in magisterio, vi muneris sui gaudet Summus Pontifex quando ut
Supremus omnium fidelium Pastor et Doctor, cuius est fratres suos in fide confirmare, doctrinam
de fide vel de moribus tenedam definitivo actu proclama t."
97
Le. 22 , 32.
98
Sobre el sentido del Primado y su ejercido, Il Primate del Successore di Pietro, Atti del
Simposio teologice, Roma 2-4 dicembre 1996, Cittá del·Vaticano (Libreria Edi t rice) 1998, en el
apéndice del volumen se recogen unas consideraciones de la Congregación para la Doctrina de la
Fe con el t ítulo: I1 Primate del Successore di Pietro nel mistero ella Chiesa, publicadas en el OR,
31. 10. 1998, p. 7.
99
No es una prerrogativa para un tiempo o para unas determinadas circunstancias o actos.
100
LG 25 (3) ; no es así cuando actúa sólo como Obispo de Roma y no como Pastor universal
de la Iglesia.
37

eclesiásticas y como altamente informado de los acontecimientos, corrientes de


pensanuento, opiniones etc.. Ni es suficiente si enseña. como Obispo de Roma,
pues no. se dirige a toda. la Iglesia Universal;· de tales pronUnciamientos no se
predica la infalibilida.d. 101 ·

b) Que quiera proponer un pronunciamiento definitivo. En su


pronunciamiento el Papa debe por otra parte manifestar que se pronuncia de un
modo definitivo: es un aspecto formal. 102 Esto no tiene que ver con la publicidad
o solemnidad de la celebración en que se da.. Es una característica inherente al
acto que se manifiesta en dertas solernnida.des y fórmulas que lo hacen
indudable: "e..'< cathedra."103

2) En cuanto al objeto
Los pronunciamientos que gozan de infalibilidad (como hemos indicado)
por la misma índole de su ministerio se reducen a enseñanzas en materia de fe y
costumbres. 104 La conducta, las costumbres, es inseparable de la fe y es donde
ésta se manifiesta o tiene un elemento esendal de su expresión y en la que se
resuelve: constituye la exigenda práctica de la fe.
En otro tipo de enseñanzas no está implicado el ofido pontifical de
Supremo Pastor y confirmador de la fe de sus hermanos:105 el magisterio infalible
en efecto sirve a la palabra escrita y transmitida. y no la suplanta ni sobrepasa.
Doctrina revelada por Dios para nuestra salvadón, contenich (formalmente) en
el depósito de la revelación. Sobre ello la Constitución DV ( 1O, 2) :
"Este Magisterio no está sobre la palabra de Dios, sino que la sirve, enseñando solamente
lo que le ha sido encomendado por mandato divino, y con la asistenda del Espíritu Santo ·
la oye con piedad, la guarda con exactitud la expone con fidelidad, y de este único
deposito de la fe saca todo lo que propone como verda.d revelada por Dios que se ha de
creer. Es evidente, por tanto, que la Sagrada Tradidón, la Sagrada Escritura y el
Magisterio de la Iglesia, según el destino sapientísimo de Dios, están entrelazados y
unidos de tal·forma, que no tiene consistenda el uno si_n el otro, y que juntos cada uno a

101
Cuestión escolástica: se han preguntado los autores si el Papa como autor privadopodría
enseñar una verdad contraria a la fe. Lo niegan Belarmino, Suárez .., otros en cambio no lo ven
imposible: Regatillo, Cante a Coronata. Parece que si por una tal enseñanza se coloca un
miembro fuera de la Iglesia, difídlmente se podrá pensar en un miembro de la Iglesia (hereje)
como cabeza de la Iglesia; el Magisterio no está por endmá. de la palabra de Dios, sino que la
sirve, DV 10.
102
D 30741 1839: Vat. I
103
Ver CIC 17 c. 1323 § 2 (con las fuentes) .
104
Conc. Vat. I, D 3074/ 1839. Sullivan 147 : "..i vescovi e il Papa non possono pretendere
di parlare autorevolmente, e tanto meno infallibilmente, se non quando la cosa di cui
parlano rigt.iarda la fede cristiana o la pratica del modo cristiano di vita. In un certo enso la doctrina
fidei et moribus deve risalire al vangelo come sua fonte"; explicado ampl iamente en pp.
105
No parece que haya defl.nlciones en materia de costumbres.
38

su modo, bajo la acción del Espíritu Santo, contribuyen eficazmente a la salvación de las
almas."

El "depositurn fidei" (del" c. 747) se extiende pues a la doctrina sobre la fe


y las costumbres,106 y este es el objeto del Magisterio infalible del Papa. 107

2. Esta doctrina enseñada así por el Papa no necesita ninguna aprobación


de otros; proclamada bajo la asistencia del Espíritu Santo, prometido a él en S.
Pedro, es irreformable 108 y con ello se asegura a los fieles la permanencia en la
tradición apostólica y en la verdadera Iglesia de Jesucristo.

3. De lo dicho se puede también deducir, que no se puede identificar todo


109
el magisterio del Papa con el magisterio infalible.

110
§ 2. El Colegio de los Obispos

El segun_do sujeto del Magisterio infalible es el Colegio de los Obispos,


sucesor del cuerpo de los apóstoles.111 Se actúa este Magisterio episcopal cuando
se pronunciart como doctores y jueces de la fe 112 y de las costumbres en dos
supuestos:
- a) Cuando reunidos en Concilio Ecuménico 113 y en cuyo caso su
declaración deberá darse con dos cualidades: l) que la declaración se de para -

106
Conc. Vat. 1, Const. Pater Aeternus cp. IV; Veritatis Splendor, passim (4, 8, 26-8, 30,
84, 86, 88) .
107
Sullivan 118.
108
- LG 25 ( 3).
109
F. Kalde, Die Paarformel "fides-mores". Eine sprachwisenschaftiche und entwicklungs
geschichtliche Un ersuchung aus kanonistischer Sicht, DiKa 5 St. Ottilien 199l.G. Mued, La
competenza del Magistero infalib_ile, La Civi),taCat. 139 (1988) 2_1-23; T. López, La Fides et
mores en Trento, Scripta Theologica 5 ( 1973) 175-221; id. Fides et Mores -en la literatura
medieval Scripta Th. 8 ( 1976) 93-108. F. A. Sullivan, Il Magistero nella Chiesa Cattolica, Assisi
(Citadela ed.) 1993 2 edic.)
110
LG 22,25 (2). C. 336.
111
C. 749 § 2: Infallibilitate in magisterio pollet quoque Collegium Episcoporum quando
magisterium exercent episcopi in concilio Ecumenico coadunati, qui, ut fidei et morum doctores
et iudices, pro urúversa Ecdesia doctrinam de fide vel de moribus definitive tenendam declarant;
aut quando per orbem dispersi:communionis nexum ínter se et cum Petri successore servantes,
una cum eodem Romano Pontífice authentice res fidei vel morum docentes, in unam sententiam
tamquam defnitive tenendam conveniunt." El texto del párrafo no estaba en el proyecto de
1977, ni en el Schema 1980, pero estaba en la LEF ( 1975) art. 56.
112
Se trata también de doctrina de fe y costumbres, que enseñan de modo auténtico como
doctrina revelada, Comm. 9 ( 1977) 108. [Cf. Pio IX Tuas libenter]. Picozza l.c. 161-3.
113
Sobre el Concilio Ecumenico ver los ce. 338-341.

..,o
39

toda _la Iglesia y 2) que la doctrina se enseñe o declare como definitivaY 4 De


modo que los fieles puedan reconocer que el Concilio ha querido pronundarse
infaliblemente sobre una verdad y por tanto ha de ser tenida en cuenta por todos
ellos. Por ello no ha de tenerse como tal toda enseñanza condliar; debe ser
totalmente claro que se da la declaradón con dichas características. 115 .
b) Cuando dispersos por todo el mundo, en unión con el Papa y unidos
entre si, proponiendo auténticamente una doctrina junto al Papa, concuerdan en
que tal doctrina debe sostenerse como definitiva. 116 Así pues ·el magisterio
infalible del Colegio no está reducido a la enseñanza que puede dar con esa
intención reunido solemnemente en Concilio Ecuménico.
El derecho no detérmina como se puede y debe hacer técnicamente este
tipo de declaraciones, basta se cumplan los datos expresados. En la requisitoria o
pregunta, aparecerá claro que cada obispo es preguntado como maestro y juez
auténtico de la fe y que la requisitoria se le ha hecho en orden a se acto
colegial.117

§ 3. Necesidad de la certeza

La trascendencia de la pronunciación infalible es tan grave, que exige


que sobre tal condición de infalibilidad del pronunciamiento doctrinal no haya
ninguna duda. No existe ninguna presunción de que una enseñanza por provenir
del Papa o de un Concilio Ecuménico o ser común en las enseñanzas de los
Obispos sea ya enseñanza infalible. Para que esto sea así deberá existir una
expresa manifestadón por parte del sujeto de que se pronuncia concretamente
sobre una verdad, (que, muy frecuentemente, habrá sido puesta en discusión o
duda, dándose la declaración predsamente para eliminar la situación confusa que
se ha creado) . La afirmación infalible debe constar manifiestamente: de modo
que, no siendo así, no ·se podrá afirmar de una doctrina que esté definida
infaliblemente. 118 Declaraciones de este tipo fueron la declaración del Dogma de
la Iiunaculada Concepción en 1854 por el Papa Pío IX, la de la Infalibilida:d del
.....,, ,. •· -·
Papa eri 1B70 por el ·mismo· Papa y la definición del Dogma - de la Asunción de.
María al cielo en 1950 por Pío XII.

** ** **

114
Las condiciones en LG 1-2; 32, (3) ; 37, (2) ; c. 337 ; y en CIC 17 c. 1323 § 2, con las fuentes.
us Un claro caso de enseñanza sin la intención definitoria es precisamente el Concilio Vaticano
II.
11
ó LG 25 (2). Este texto no existía en CIC 17.
117
Podemos aquí hablar de un acato colegial? Ver Co m. 9 (1979) 85-87.
!!S ere 17 c. 1323 § 3' con las fuentes.
40

c. 750. La fe divina y católica: La vinculación del Magisterio Infalible. 119

§ 1. Establecido en el canon anterior el sujeto del Magisterio Infalible y su


modo de pronunciarse cuando propone la doctrina infalible en materia de fe y
costumbres, el canon presente determina cual es el objeto de . la fe divina y
católica: se ha de creer con fe divina y católica todo aquello que es contenido en
la palabra de Dios escrita o en la tradición, a saber en el único depósito de la fe
encomendado a la Iglesia, y que sea a la vez propuesto como revelado por Dios
bien por el magisterio solemne de la Iglesia, bien por su magisterio ordinario y
universal, el cual ciertamente se manifiesta por la común adhesión de los fieles
bajo la dirección del magisterio sagrado; este principio imperativo obliga a todos
los fieles a rehuir cualquier doctrina contraria. 120
La fe es un asentimiento de la razón, o del ámbito de racionalidad de la
persona, a una proposición doctrinal (teórica o práctica), prestado por la
autoridad de quien la própone. Es divina cuando se trata de una aserción que se
funda en la autoridad de Dios, 121 tratándose de la fe cristiana será por ello
contenida en la palabra de Dios revelada, escrita o trasmitida, es decir contenida
en el depósito de la fe encomendado a la Iglesia y de la que es intérprete ·
auténtico el Magisterio (DV 10, 2).
Respecto a esta doctrina no todo el asentimiento u obediencia que se
presta a las enseñanzas o pronunciamientos de Jos sujetos del Magisterio
(Infalible) son del mismo grado o cualidad. Corno tampoco la responsabilidad del
Magisterio es la misma en cualquier pronunciamiento. Hemos visto en el canon
anterior el grado máximo de compromiso del Magisterio: la proposición infalible,
en la cual se pone en juego la identidad de la fe, o de la Iglesia (católica), con la
enseñanza de Cristo o con la verdad revelada.
Cuando los responsables de este Magisterio utilizan este grado _de
pronunciamiento ("ex: cátedra") explícito y definitivo, la verdad enseñada es
infaliblemente cierta y está pronunciada con la asistencia del Espíritu Santo. El
asentimiento a tales proposiciones es el más eXigente: la fe divina y catolica. Fe
divina y católica es el asentimiento (ti obediencia) plena del intelecto y de la
voluntad a la verdad propuesta, que tiene dos supuestos: estar contenida en la
revelación (Sagrada Escritura o Tradición) y haber sido o bien propuesta por el

119
Conc. VaL I Const. Dei Filius, cp. 3 (De fide); DV 10 (2).
120
C. 750: Fide divina et catholica ea omnia credencia sunt quae verbo Dei scripto vel tradito:
uno sdlicet fidi deposito Ecclesiae commiso, continentur, et insimul ut divinitus revelata
proponuntur sive ab Ecclesiae Magisterio sollemni, sive ab eius Magisterio Ordinario et
Universali, quod quidem communi adhaesione christifidelium sub ductu sacri magisterii
manifestatur;·tenentur igitur omnes quascumque devitare doctrinas iisdem contrarias.
121
Referida a la fe divina dirá a este respecto el Conc.Vaticano I Const. Dei Filius c. 3: "Licet
autem fidei assensus nequaquam sit motus animi caecus."
41

magisterio solemne de la Iglesia, o bien por su magisterio Ordinario y universal 122


definitivamente como verdad revelada por Dios. 123 Tal- fe divina y católica ha de
prestarse (ante todo y únicamente) a las verdades propuestas por el Magisterio
infalible del Papa y de los Obispos con el Papa en los términos expuestos en el c.
749. Esta medi dón de la Iglesia para lo que es cristiano (e. d. por el magisterio)
pertenece a la esencia de lo "católico"; mientras que el protestantismo niega esa
concreta mediación de la Iglesia, en favor de la inmediatez de la palabra de Dios.
El pleno asentimiento a la proposición está en relación con la má.xima
responsabilidad en el pronunciamiento del Magisterio: si este goza de
infalibilidad, la respuesta requerida en el fiel cristiano es el asentimiento má.ximo,
la fe divina y católica, una obediencia voluntaria (y libre) pero sin fisuras. 124 La
exigencia de tal fe es la razón de la necesidad de absoluta seguridad de la
definición en el c. 749 § 3.
Apartarse de ella es apartarse de la Verdad católica, o adoptar ya una
actitud religiosa autónoma, que, por mucha relación que pueda tener o
referencia a la enseñanza de Jesús, con certeza se aparta de ella y constituye una
propia doctrina y en su caso una comunidad religiosa con base en la propia
certeza. Ahí están la multiplicidad de las comunidades cristianas separadas, y las
innumerables sectas. ·
· La valoración y las consecuencias del repudio de las verdades de fe divina y
católica vendrán consideradas en el canon siguiente. 125
Dejando a un lado las posiciones críticas, sumamente interesantes respecto a
la completa doctrina del Concilio respecto a la participación de los fieles en el
"rnunus profeticurn" y sobre su "sensus fidei" (ver LG 12; DV 10) ,126 no se podrá _

122
Magisterio solemne es el ejerdtado según el canon anterior; sobre el magisterio ordi nario y
universal cf. Sullivan l.c. 137- 174.
123
Conc. Vaticano I, Const. Dei Filius, c. 3: este texto es la fuente de la primera parte del canon,
que usa pardalmente sus· mismas palabras.
124
En este punto es interesante distinguir: Una doctrina revelada y enseñada sin más se dice que
es de fe divina; cuando sobre una doctrina revelada se da un pronundamiento infalible del
Magisterio se dice que la verdad es de fe divina y católica. Ahora bien cuando el
pronundamiento del Magisterio no es infalible la doctrina se llama de fe católica. Pero en este
caso cuando al pronundamiento autoritativo universal, que propone la doctrina como revelada
por Dios, se une la adhesión común de los fieles, se considera como infalible.
125
De esta valoración se seguirán las consecuencias penales del rechazo, c. 1364.
126
Importante la afirmadón del la LG 12: "La universalidad de los fieles que tienen la undón del
Santo (cf. 1 Jh. 2, 20-27) no puede fallar en su creenda, y ejerce ésta su peculiar propiedad
mediante el sentimiento sobrenatural de la fe de todo el pueblo cuando "desde el obispo hasta
los últimos fieles seglares" manifiestan el asentimiento universal en las cosas de fe y de
costumbres. Con este sentido de la fe que el Espíritu Santo mueve y sostiene, el Pueblo de Dios,
naja la direcdón del Magisterio, al que sigue fidelísimamente, redbe no ya la palabra de los
hombres sino la verdadera palabra de Dios (cf. 1 Tes. 2, 13) , se adhiere indefectiblemente a la fe
dada de una vez para siempre a los santos ( cf. Jds. 3) , penetra profundamente con rectitud de
juido y la aplica más íntegramente a la vida. "E. Corecco, Aspetti della recezione del Vat. II nel
42

confundir la parte de los fieles con la del magisterio en el ejercido del Munus
Docendi: 127
"Pero el oficio de interpretar auténticamente la palabra de Dios, escrita o transmitida ha
sido confiada únicamente al Magisterio vivo de la Iglesia, cuya actividad se ejerce en
nombre de Jesucristo. Este Magisterio, evidentemente, no está sobre la palabra de Dios,
sino que la sirve enseñando solamente lo que le ha sido confiado por mandato divino, y
con la asistencia del Espíritu Santo la oye con piedad, la guarda con todo lo que
propone como verdad revelada por Dios que se ha de creer.

La participación de los fieles en el munus docendi (aquí) está formulada en


dos direcciones:
- Positiva: La común adhesión de los fieles, la fe divina y católica a las verdades
definidas. Por la e.xperienda histórica de la Iglesia testimonia que algunos se
pueden apartar de esa fe divina y católica: 128 necesaria individualmente para la
pertenencia (activa) a la Iglesia, y de ésta, como comunidad unida a los pastores,
la adhesión a la fe es constitutiva, manifestación y garantía de la verdadera
creencia. Así fue en las definiciones de la Inmaculada y de la Asunción de María:
la creencia común de los católicos fue tenida como testimonio suficiente de que
las doctrinas estaban contenidas en la revelación divina. Esta totalidad no pude
1
l equivocarse en la fe. 129
i - Negativa o preventiva: Todos tienen que evitar asumir, defender o simpatizar con
doctrinas contrarias a las verdades de fe divina y católica. 130 Ante todo como
parte esencial del "sensus fidelium," pues todo fiel debe proteger la verdad
revelada sin oscurecerla con sus actitudes y debe ser iluminación de los demás en.
orden a su salvación. Que se trata de una medida preventiva ( vitare ) es
evidente, puesto que si se tratase de tina adhesión a alguna de tales doctrinas se
produciría el supuesto del canon siguiente.

La "adhaesio Christifidelium."

Sistematizar la parte que la adhesión de la comunidad cristiana a la fe


tiene en la tutela, y garantía de la indefectibilidad de la doctrina revelada no es
una tarea fácil, mucho menos cuando se quiere reducirla a fórmulas jurídicas: el

Codex di Dirittto Canonlco, en AAW, Il Vat. II e la Chiesa, Bresda 1985, 153-358; W.


Aymanns, Begriff, Ausgabe und Trager der Lehramtes, en AAW Handbuch des ka t. K.irchen
Recht, Regensburg (Ratisbona)l983, § 61 p. 540..
127
DV lO
128
La historia de las herejías lo demuestra suficientemente.
129
Sobre este consenso de toda la Iglesia ver Sullivan l.c. 2 7-30.
130
Es de recordar aquí el deber fundamental de todo fiel de observar siempre la comunión con la
Iglesia, incluso en sumodo de obrar, c. 209 § l.
43

Condlio afirma esta partidpadón y la necesaria adhesión, pero siempre teniendo


en aienta una comunidad adherida a sus pastores, que indica la presenda del
Espíritu Santo, que mueve v sostiene, y que a la vez lo hace bajo la direcdón del
magisterio, siguiendo al cual la palabra· ya no es palabra de hombres sino palabra
de Dios. 131
El Magisterio solo puede definir lo que pertenece al deposito de la fe, que
ha sido confiado a toda la Iglesia, por ello lo que se propondrá para creer como
· verdad revelada, deberá estar inmerso de algún modo en la fe de la Iglesia (en la
doctrina, en la vida, en el culto).132
Jurídicamente es más asequible establecer la parte espeáfica del Magisterio
en la garantía de la doctrina con la luz de espedficas enseñanzas condliares
(también porque hay experienda y tradidón de fijar esta verdad). De hecho la
dificultad de alguna aceptadón de altas enseñanzas ( que pudieran parecer de
magisterio ordinario) ha sido la indicadón de que realmente en tales casos no se
podía de verdad hablar de una expresión definitiva del magisterio, aunque si muy
cualificada ("Humanae vitae"). 133
El Código sin embargo se extenderá en desarrollar la partidpadón de los
fieles en el Munus Docendi al hablar en este libro de los distintos modos de
transmisión de la palabra, como veremos en los dos capítulos en que se divide el
título del "Ministerio de la Palabra divina": de la predicación, de la catequesis.
También tendremos ocasión de ver la referencia tanto en el tit. II, sobre la
actividad misionera de la Iglesia, como en el tit. III, sobre la educadón católica y
de forma breve en el tít. IV sobre los instrumentos de comunicadón; radio y
sobre todo televisión que se convierten en una segunda escuela con gran
capaddad para transmitir valores y verdades. Que por eso mismo merece y debe·
merecer el cuidado de la Iglesia.
Han de tenerse en cuenta igualmente los cánones, que en cada
sacramento tratan de la evangelizadón o catequizadón necesaria para la correcta
preparadón a los mismos: siempre la fundón de la comunidad cristiana concreta
implicada en esta fundón, en espedal padres o catequistas. Pero donde quizá se
pueda apredar de w1 modo más personal la posidón del legislador sobre la
partidpadón de los fieles en los distintos aspectos del "munus docendi" será
. cuando se pretende elencar tanto los derechos fundamentales del fiel, como los
derechos del laico. En una docena de cánones se van abordando distintos
argumentos de esta partidpadón de los laico, que hay que reladonar
inmediatamente con los cánones sobre el munus docendi. 134

131
Ver el texto repetidamente citado de LG 12 y de DV 10 inicio.
132
Bellamente dirá Sullivan 129, es como un circulo: de la fe de la Iglesia, a la enseñanza oficial ,
para volver, asentimiento, a la fe de la Iglesia.
133
F. Sullivan, 137-8.
134
La parte activa de los fieles viene considerada en los ce.:
225 § 1: dar a conocer el mensaje
44

· § 2. Como hemos advertido en la introducción, el MP "Ad Tuendam


Fidem" - ha introducido en el .canon un segundo párrafo (c. 750 § 2), que se
refiere a las verdades propuestas definitivamente por el Magisterio, pero no
como reveladas:
Firmiter etiam amplectenta ac retinenda sunt omnia et singula quae circa .doctrinam de
fide vel moribus ab Ecclesiae Magisterio defnitive proponuntur, scilicet quae ac ídem
fidei depositum sancte custodiendum, et fideliter exponendum requiruntur; ideoque
doctrinae Ecclesiae catholicae adversatur qui easdem propositiones definitive tenendas
recusat. 135

El texto se refiere a la grave obligación de acoger y retener la enseñanzas


definitivas del Magisterio (extraordinario y ordinario)acerca de la fe y las
costumbres, que son necesarias para tutelar o exponer fielmente el depósito de la
fe. Se trata pues de aquellas verdades propuestas definitivamente pero no como
verdades reveladas. Puede ser que en el tiempo tales verdades lleguen a constituir
objeto de una definición como verdad revelada, en ese caso, a partir de entonces
deberán ser creídas con fe divina y católica.136 Pero mientras deberán igualmente
ser acogidos y sostenidos fielmente y quien no lo hiciera se opone a la doctrina
de la Iglesia.
Se trata de un asentimiento firme y definitivo fundado en la fe en la
asistencia del Espíritu Santo al Magisterio de la Iglesia. 137 En cuanto al asenso no
existe diferencia por lo que respecta al asentir pleno e irrevocable debido a las
distintas enseñanzas. 138 La diferencia está en la virtud sobrenatural de la fe ( en el

226 § 2: educación cristianan de los hijos


227 :acciones inspiradas en el espíritu Evangélico ( atenció n al
magisterio)
228 § 2: los peritos en ciencias-> consejeros de obispos..
229 § 1: adquirir conocimientos de la doctrina Cristiana para apostolado
§ 2: más profundo conocimiento .-> universidad
§ 3: mandato de enseñar según capacidad
230 § 3: suplir en ministerio de la palabra
218 : dedicados a ciencias sagradas -> libertad: debida sumisión al magisterio
212 § 1: obediencia cristiana a pastores Sagrados
§ 3: manifestar opinión en razón de la competencia.. salvando integridad de fe
214 :propia forma de vida espiritual.. conforme a doctrina de la Iglesia
(216 : obras de apostolado)
209 :obligados a mantener la comunión ( + 205: comunión plena: FE).
135
Se devono pure fermamente accogliere e ritenere anche tutte e sing_ole le cose che vengono
proposte definitivamente dal magistero della Chiesa circa la fede e i costumi , quelle cioe che
sano richieste per custodire santamente de esporre fedelmente lo stesso deposito della; si oppune
dunque alla dottrina della Chiesa cattolica chi rifiuta le medesime poposizioni da tenersi
definitivamente.
13
ó .i\1P Il Primato el Successore di Pietro, nota 7.
137
Ibídem nota 6.
138
Ibídem nota 8.

AA
45

ase:r:tso de fe divina y católica y el fundado en la fe en la autoridad) o no. En uno


se funda. directamente en la fe en la autoridad de la· palabra de Dios (de fide
credencia) y el otro e la fe en la asistencia del Espíritu Santo al Magisterio y en
la doctrina católica de la infalibilidad del Magisterio (de fide tenencia.).
No se puede calificar formalmente como hereje quien no la sostenga, pero
tampoco de estar en plena comunión con la misma.
Esta obligación está tutelada también por sanción penal distinta de la que
tutela la verdad de fe divina y católica en una
frase añadida al c. 1371, 1 (entre
139
los delitos contra la autoridad eclesiástica): Será castigado con una pena justa,
quien... rechaza pertinazmente la doctrina de la que trata el c. 750 § 2 o el c.
752, y amonestado por la Santa Sede o por el Ordinario no se retracta

c. 751. El rechazo de bs verdades definidas:


{ los delitos contra la fe y
{ unidad de la Iglesia.

· Como tercer punto, que completa las normas sobre el Magisterio infalible
de la Iglesia, después de haber tratado del sujeto y el objeto de la fe divina y
católica, el Código se ocupa del rechazo de esta fe, y asi tipifica los delitos
contra la fe y la unidad de la Iglesia: 140 se llama . herejía la negación o duda
pertinaces de alguna verdad que se deba creer con fe divina y católica, después de
la recepción del bautismo; Apostasía es el rechazo completo de la fe cristiana; y
cisma el rehusar la sujeción al Romano Pontífice o la comunión con los miembros
de la Iglesia a él sujetos. 141
Obviamente se trata aquí de aquellos que abandonan la fe, tanto si fueron
bautizados en la Iglesia católica o si fueron recibidos en ella. 142 Con ello
queremos decir que no son tenidos en cuenta aquí quienes fueron bautizados en

139
c. 1371. Iusta poena puniatur: 1° qui, praeter casum de quo in c. 1363 § 1, doctrinam a
Romano Pontifi.ce vela Concilio Oecumenico damnatam docet vel doctrinam, de qua in can. 750
§ 2 vel in can. 752, pertinaciter respuit, et ab Apostolica Sede vel ab Ordinario admonitus non
retracta t.

140
A diferencia del CIC17 c. 1325, qu_e trataba esta temática refiriéndose a las personas, (hereje
apóstata..) el Código vigente se refiere a los hechos (herejía, apostasía, cisma).
141
C. 751: Dicitur haeresis, perti.nax, post receptum baptismum, alicuius veritatis fide divina et
catholica credendae denegatio aut de eadem pertinax dubitatio; apostasia, fldei christianae ex
tato repudiatio; schisma, subiectionis Summo Pontiflci aut communionis cum Ecclesiae membris
eidem subditis detrectatio.
142
Antes de un contacto nuevo con la Iglesia Católica estos necesitarán la reco ncil iación con la
Iglesia.
46

una Iglesia o comunidad eclesial acatólica y siguen viviendo en ella de buena


fe.l43

Los supuestos enidos en cuenta por el canon son tres:

l. La herejía.
Aunque el más grave delito es la Apostasía, el Código inicia la tipificación
por la herejía. Es herejía la negación o la duda de una verdad que se debe creer
con fe divina y católica. No cualquier duda o negación sin embargo constituye
herejía: debe ser una negación o duda pertinaz, la persistencia consciente ( o
culpable) en la negación o en la duda.
Por duda no se entiende la búsqueda de una comprensión o el
cuestionarniento de los elementos internos de una verdad para conocerla mejor,
corno una duda metódica; duda aquí se entiende la posición vacilante entre la
aceptación o el rechazo de una verdad conocida en su contenido.
Tanto la negación como la duda separan de la Iglesia a quien niega o duda
una v rdad pronunciada como dogma infalible: se rompe uno de los vínculos de
la comunión plena que es la comunión en la fe, c. 205 ("vinculum professionis
fidei").

2. Apostasía.
La Apostasía es el abandono total de la fe cnst1ana. Este abandono se
entiende un abandono interno. No se podrá hablar de Apostasía por alguna
práctica sospechosa o por tomar parte en prácticas religiosas no católicas o no
cristianas, sin que se de el rechazo interno de la fe; estas prácticas ciertamente
son peligrosas (y pecaminosas), y moralmente rechazables, pero por si solas no
son una Apostasía. En todo caso no bastará la sola negación interna: deberá
darse una manifestación formal de la Apostasía. Por otra parte sin embargo
habrá que considerar Apostasía la negación pertinaz de aquellas verdades
cristianas, cuya negación conlleva el abandono esencial de la fe cristiana.
La Apostasía muy frecuentemente es concomitante a la adhesión a otra
religión incompatible con la fe católica o a una asociación atea, pero también se
presenta sin adhesión a ninguna creencia. En el primer caso la adhesión es la
manifestación formal de la Apostasía, en el segundo deberá manifestarse de otro
modo.

3. El cisma.
Cisma es el rechazo de la sumisión al Papa, y la negación de la comunión
con los miembros de la Iglesia en comunión con él. El Papa es el Vicario de
Cristo, Pastor de la Iglesia Universal y cabeza del colegio episcopal, c. 331, y en

¡.¡3 UR 3.
47

virtd de su oficio tiene la potestad plena sobre toda la Iglesia universal, que
puede ejercer libremente: el rechazo de la comunión con el Papa o con los
obispos en comunión con él es el no reconodiniento de esta posición del Papa, y
con ello la rotura del tercer vínculo ·de la plena comUnión, c. 205 ("vinculurn
ecclesiastici regiminis"). Si la Apostasía y herejía eran directamente opuestas a la
fe, el cisma se opone directamente a la unidad de la Iglesia; aunque
indirectamente es también la negación de una verdad dogmátiea;

La sanción penal, c. 1364.

Los tres gravísimos actos están sancionados en el derecho penal de la


Iglesia. 144 Constituyen en efecto tres delitos sancionados· con excomunión latae
sententiae, c. 1364 § 1; pena que podrá ser aumentada tratándose de un clérigo,
particularmente si la contumacia se prolonga o se da grave escándalo, c. 1364 § 2
( con c.l94 § l , 2 y 1336 § l, 2 y 3). Queda removido del oficio eclesiástico
por el mismo derecho quien se ha apartado públicamente de la fe católica o de la
comunión de la Iglesia, c. 194 § l, 2: el canon se refi re tanto a los clérigos ·
como a los laicos, que detentan un oficio eclesiástico. Esta remoción el oficio sólo
se podrá urgir jurídicamente si hay constancia de ello por declaración de la
autoridad competente, c. 194 § . Por su parte a los clérigos podrán imponérseles
las penas expiatorias de: · residir en un lugar determinado, la privación de la
potestad, oficio, cargo derecho privilegio, facultad, gracia, título o distintivo, aún
meramente honorífico, se les podrá prohibir el ejercicio de lo dicho o de
ejercerlos en un determinado lugar, aunque sin sanción de nulidad, c. 1336 § l
nn. l , 2, 3. ·
Por cualquiera. de los delitos se incurre además en irreguláridad para la
recepción de las ordenes, c. 1041, 1 Finalmente tratándose de delitos notorios se
ha de negar la sepultura eclesiástica, c. 1184 § l , l .

** ** **

144
-
Urru, Le. 32: "Si tratta in tutti i re casi delle piu gravi offese alla comunione
ecclesiale.L'eretico infatti, come 1'apostata, negando 1'oggetto formale della fede, in tutto o oi_n
parte, perde la fede, perque quelle veritá, che eventualmente continua a credere, non le accetta
in quanto sono rivelate da Dio, ma perche alla propria intelligenza sembrano accettabili. L 'uno o
1 'altro negano 1'autorita di Dios rivelatore. Il punto di riferimento dello sdsmatico é 1 'autoritá
magisteriale del Romano Pontefice direttamente o nella persona degli altri fedeli o pastori che
vivo.no in comunione col Pontefice."
48

c. 752. El fiel y el magisterio no infalible del Papa y del colegio:


El asentimiento religioso. 145 ·

El Papa y los obispos no sierripre se expresan en


sus pronunciamientos
146
doctrinales con . carácter definitivo y obligatorio. Más bien el Magisterio
prevalente del Papa y el Colegio Episcopal es enseñanza no signada con la
característica del magisterio infalible. Sin embargo no por ello esa enseñanza deja
de ser magisterio auténtico, sf bien es cierto que el modo mas usual de.ejercer el
magisterio no es precisamente el del magisterio infalible. Se trata de una
enseñanza en nombre de Cristo, en materia de fe y costumbres y como doctores
y maestros de la Iglesia. Es pues una enseñanza auténtica, respaldada por tanto
por la autoridad de su ministerio (Cristo).
Las formas son respecto al Papa: las endclicas sobre todo. Aunque algunas
de ellas son exhortatorias, la mayor parte son doctrinales con la intendón y fin
de exponer una enseñanza de fe o de costumbres.
Otras son los documentos doctrinales de las Congregadones o las
Comisiones Pontificias, cuando desarrollan con aprobadón del Papa argumentos
teológicos, como pueden ser . los documentos de la Pontifida Comisión Teológica
Intemadonal o la Pontifica Comisión Bíblica, de los Consejos Pontifidos de la
Familia y otros.
Por cuanto respecta al Colegio de los Obispos fundamentalmente lo hace
a través de los documentos Conciliares.
La actitud de los creyentes ante tales enseñanzas no puede ser la
obediencia de fe divina y católica ni el asentimiento firme y terminante debido a
las enseñanzas definitivas del Magisterio Ordinario o Extraordinario·
mencionadas en el c. 750 § 2. Sin embargo ello no quiere decir que la actitud del
creyente haya de ser ante la doctrina propuesta por el Papa o el Colegio de los
obispos indiscriminadamente opcional: cuando en ejercicio de su magisterio
auténtico el Papa o el Colegio de los obispos proponen una doctrina en materia
de fe y costumbres, el católico tiene ciertamente el deber de prestar un
· asentimiento religioso de la inteligencia y de la voluntad a las verdades

145
Urrutia, F.X., La response au magistere pontifical non infallibile, L'AC 31 ( 1988) 95-115;
id. Obsequio religioso de entendimiento y voluntad (c. 752). Oarificaáón de su sentido. en
J.M. Urteaga, La misión docente de la Iglesia, 21-40; Sullivan 181-194: in p. 187:"Lo sforzo
impliáto nell 'operazione per rinunziare a un attegiamento di ostinazione e per assurri.ere quello
di doálitá nei confronti dell 'insegnamento del magistero .costituisce la risposta della propria
libera volontá che lo considera giustamente come "obedi'enza di giudizio" o, per usare
un'espressione del conálio obsequium religiosum. É "religiosa" adesione perché costituisce un
servizio della virtú il motivo é in ultima analisi rivolto a Cristo, da cuí i pastori della Chiesa
hanno ricevuto la loro autoritá e nel cuí nome insegnano."
146
Texto indispensable en la cuestión LG 25 (1).

AO
49

propuestas. 147 Asentimiento no es solo una actitud exteina; con obediencia


formal, sin oposición ni indiferencia. Exige. además una actitud interna,
obediencia interna, de la voluntad. Tal asent.imlento se fundamenta en que quien
las expone es testigo cualificado de la fe apostólica en razón de su sucesión
apostólica y su autoridad no es la de un teólogo, sin o la de un· sucesor de los
apóstoles. A mi entender no basta un mero silencio cortés, obsequioso: debe
darse un asentimiento intemo.148
La actitud se denomina asentimiento u obediencia religiosa, porque se
basa en la fe de la Iglesia, lo cual se entiende con mayor claridad en los casos de
duda o criterios personales divergentes, puesto que si el fiel poi una parte detenta
personalmente una opinión diversa. a la enseñada por el magisterio aquí tenido e
cuenta, por otra se siente inmerso o arropado en la confesión (o convendmiento)
creyente de la Iglesia.

Tutela jurídica, c. 1371 § l.

El no asentimiento de la doctrina, a
que se refiere el canon, no está
sancionado con sandón penal; si lo está en cambio el hecho de negarla
pertinazmente, si avisado por la Santa Sede o por el Ordinario, no se retracta.
Éste igualmente que quien enseña una "doctrina condenada" por el Papa el o
Concilio Ecuménico, aunque la condena no haya sido de forma definitiva, muy
peculiarmente si, avisado por el Papa o el Ordinario, no se retracta, deberá ser
castigado con una pena justa_ 149
_ Tiene este precepto del c. 752 también su - aspecto negativo, pues deberán
al mismo tiempo evitar todo aquello que no sea compaginable con tal doctrina.
Si cuando se exige el asentimiento de la fe, los fieles "tenetur devitare omnes
doctrinas contrarias" 150 Y esto de modo que la propia individual irlterioridad -el
discurso i dependiente y la inclinación interna -, han de . quedar al margen en

147
C. 752: Non quidem fidei assensus, reÜgiosum tamen intellectus et voluntatis obsequium
praestandum est doctrinae, quam sive Summus Pontifex, sive Collegium Episcoporum de fide vel
de moribus enuntiant, cum magisterium _ authenticum exercent, etsi definitivo _ actu eandem
proclamare non intendant; christifideles ergo devitare curent quae cum eadem non congruant.
148
Ver Sullivan en nota 146. Este asentimiento u obediencia religiosa (por razones religiosas) no
es la obediencia de la fe. Ésta se podrá prestar (tratándose de doctrinas contenidas en la
revelación), pero no es obligatoria, precisamente porque el pronunciamiento no ha sido
definitivo. Por ello mismo la negación de esta doctrina, ni su rechazo será valorado como herejía.
149
C. 1371. Iusta poena puniatur: 1° qui, praeter casum de quo in ·c. 1363 § l, doctrinam a
Romano Pontífice vela Concilio Oecumenico darnnatarn docet vel doctrinam, de qua in can. 750
§ 2 vel in can. 752, pertinaciter respuit, et ab Apostolica Sede vel ab Ordinario admonitus non
retracta t. Lo escrito en cursiva es el añadido del MP "Ad Tuendam Fidem"
150
Y esto de modo que la propia individual interioridad - el discurso independiente y la
inclinación interna-, han de quedar al margen en una obediencia desde la "razones" de la fe
50

una obediencia desde la "razones" de la fe, aquí el fiel "devitare curet quae curn
eadem (doctrina) non congruant", lo que no exige que inteligencia y voluntad
deban dejar a un lado el pensamiento autónomo. No está prohibido al fiel
desarrollar, sobre la doctrina del magisterio, el propio carrúno de investigación ni
se exige un abstención completa del propio trabajo intelectual (sobre todo
cuando el fiel es un perito, c. 218) . El fiel sin embargo ha de tener consideración
de la misión de los pastores en la comunión eclesiástica, en la que son los
maestros y nuncios de la fe com"o representantes de Cristo;151 ha de ser
consciente de sus limitaciones y de la propia responsabilidad ( c. 2 12 § 1 ) en
observar siempre la comunión con la Iglesia, c. 209: estas actitudes son las que
configuran la obediencia o asentimiento religioso.

Teología y Magisterio

Toda la cuestión es peculiarmente interesante por lo que atañe a la


relación de la Teología y el Magisterio. La caracteristica de éste está especificada
suficientemente en la doctrina del Concilio: la _ misión de interpretar
auténticamente la Palabra de Dios (Escritura y Tradición) corresponde 8J.
Magisterio, DV 10: en consecuencia a él corresponde defender con su autoridad,
que ejerce en nombre de Jesucristo / 52 la unidad y la integridad de la fe, lo que le
llevará a tomar posturas ante situaciones nuevas y ante ellas enseñar la verdad
revelada; pero la defensa aparecerá de un modo peculiar en su deber de descubrir
y rechazar o condenar, si es el caso, las doctrinas opuestas a la fe y a las rectas
costumbres. De modo peculiarmente referido a los obispos se puede ver la
postura del concilio en LG 25, y en el decreto CD 2 (2 ) y 3.
Este magisterio autoritativo se confiere con el mismo sacramento del
orden, es por tanto un elemento institucional 153 y espeófico. 15..; Es libre en la
realización de su misión, pero no está sobre la palabra de Dio_s ( Escritura
y

151
Cf. c. 212 § 3.
152
La part icipación de la autoridad de C risto, constituye el fundamento del derecho y deber del
Magisterio y por ello la a utoridad del Magisterio es también jurídica.
153
LG 21 (2) y 27: donde aparece la función de servicio a la Iglesia que acompaña al quehacer
magisterial de la potestad sacra que los obispos reciben por el Orden, para edificar al propio
pueblo o rebaño en la verdad y en la sant idad.
154
Habla r de una función de Magisterio es propio de una comunidad religiosa o religión: es
intrínseco a la mis ma para la conservación del núcleo de doctrina que la caracteriza y para
e jercer la misión de transmitir dicha doctrina, otro signo necesario a toda realidad social
religiosa: conservación de la fe religiosa y transmisión de la misma so n elementos ca racterísticos
y necesa rios de una comunidad humana religiosa como diversa esencialmente de una comunidad
civil y que se verifican de una manera consciente, en su mismo origen y desde su mismo origen,
en el cristianismo, como nota característica de si mismo, y posteriormente en el catolicismo.

C f\
51

td}.dón), enseña lo que por mandato divino le ha sido confiado con la


itenda del Espíritu Santo,155 de aquí su gran responsabilidad.

Por su parte la Teología debe considerarse un carisma en la Iglesia con su


pia función, aún cuando no se ejerza con una espeáfica misión· o mandato
lónico, protegida además por la misma norma de la Iglesia como un derecho
.damental, ce. 218, 229 §§ 2,3.
Pero, estando ambas en función y servido de la Iglesia, la eclesialidad de la
)logía es diversa al modo como lo es la del Magisterio: la integración de éste es
:uctural y por mandato de Cristo15ó; aquella actuando con gran libertad
:uctural bajo el impulso del Espíritu Santo, tendrá sin embargo consistencia
ndo esté en comunión con la fe de la misma . De ahí su peculiar
)Onsabilidad y su especial relación con el Magisterio: la ciencia y la fidelidad a
;erdad por un lado y la fidelidad a la fe y el servido a la Iglesia por otro
lfiguran su relación difícil y necesariamente no e.xenta de tensiones con el
gisterio, que existirán siempre pero superables en el mismo Espíritu que las
ge e informa.

** ** **

753. El magisterio episcopal: individual y colectivo.

Además de los pronunciamientos del Papa y del Colegio de los Obispos,


obispos ejercen también su magisterio individua.Jmente o conjuntamente de
5ntas formas. Los obispos, que están en .comunión con la cabeza del colegio y
. sus miembros, bien sea individualmente, bien sea reunidos o en Conferencia
scopal o en Concilio particular, si bien es cieno que no son infalibles en su
eñanza, son sin embargo doctores y maestros auténticos de la fe de los fieles
les han sido encomendados; a esta enseñanza auténtica de los propios
spos los fieles están obligados a adherirse con asentimiento religioso de
no_Is7

)V 10 (2)
: on el ofido de santificar, se les confiere a los Obispos el de enseñar y gobernar, LG 21,
lo significa que la autoridad del Magisterio tiene un origen sacramental, la
ordenadón
:opal.
:. 753: "Epicopi qui sunt in communione cum Collegii capite et membris , sive singuli sive in
ferentiis Episcoporum aut i n condl iis particularibus co ngregati, licet infallibilitate in docendo
polleant, christifidelium suae curae co mmisso rum authentid sunt fidei docto res et magistri;

<: 1
. Ejercen el magisterio individualmente sobre todo cuando como pastores
de su diócesis desempeñan la función de enseñar o evangelizadora. 158
Conjuntamente actúan los obispos cuando se reúnen en Concilios
159
particulares, cuando actúan en la Conferencia Episcopal o en otros tipos de
colaboraciones con varios obispos especialmente en reuniones institucionales,
como puede ser el conjunto de los obispos de una Provincia Eclesiástica. 160
Este Magisterio Episcopal es auténtico y autoritativo, pero no está
caracterizado por la nota de la infalibilidad, por ello la obediencia, que hay que
prestarle no es la obediencia de la fe divina y católica.
Normalmente se trata de Documentos o Cartas Pastorales individuales.
En los últimos tiempos se ha desarrollado enormemente la actividad doctrinal de
las CCEE produciendo y emitiendo documentos de gran importancia doctrinal.
Estos no siempre tratan directamente de argumentos de fe o costumbres, sino
con frecuencia se trata de análisis de situaciones sociales, políticas o científicas,
que de alguna manera afectan a la doctrina teológica o moral de la Iglesia.

cui authentico magisterio suorum Episcopo rum christifideles religioso animi obsequ io adhaerere
tenent ur." El texto p roviene de l a LEF c. 55. Estuvo en el p ri mer esquema ( 1966) en la discusió
n de 1977 se eliminó del te..xto a las CCEE, de modo que en la pri mera discusión prevaledó
l a opinión de que las Conferendas no tenias autoridad magisterial; pero es ta posidón se s uperó,
en efecto volviero n a ser recogidas en el texto en 1979 y colocadas antes de los
Condlios particulares ( Comm ) . Este canon au n no aparece en el esquema general
de 1981; aparecerá en cambio co n la redacdón actual en el Schema Novisimum de 1982, c. 752 .
158
El c. 386 § 1, puntual iza el deber del Obispo de enseñar la fe con la palabra y ha de procu rar
además que se cumplan las normas de los cánones prel iminares de este libro III.
159
Ver U S uos Apostolos," Let ras Apostolicas sobre la naturaleza teológica y jurídica de las
Conferendas Episcopales, nn. 20-22 . Esta equiparadón de la Conferenda Episcopal a los
condlios part iculares no se encuent ra en ni ngún otro lugar del Código. Pero es absolutamente
comprensible que jústamente en la fundón de enseñar alcancen las Conferendas una de s us
campos de acdón: la fu nción de enseña r e..xige cada día una mayor capaddad espedalizada para
enfrentarse co n los graves problemas morales y teológicos. Se han convertido en una gran ayuda
a la elaboradón de documentos de tipo doctrinal, que de otro modo seria difídlmente alcanzable
a los obispos i ndividualmente ( es derto que han hecho por lo mismo disminuir la actividad
doctrinal de los obispos individualmente aportando en grandes temas la apo rtación personal) .
Por otra parte esta actividad no s upone una incidencia restringente en relación a la función
pastoral del obispo ni diminuye su función de regi r; por ello la evolución tiende en todas partes
a de jar a las CCEE la ela bo radón de los grandes documentos doctrinales de la Iglesia en una
nadón. Siendo absol utamente diversas de los condlios, las CCEE son órganos muy apropiados
para elaborar y emanar documentos doctrinales. Sobre la fundón magisterial de las Conferendas
Episcopales, Aymans, II 294; J. Manzanares , La autoridad doctrinal dela conferendas
episcopales, Saiamanca 1988, 306-7; Antó n ; Ghirlanda (veCo m. Exeg. P. 65 nota 5)
lóO Así se deduce del concepto de Provincia Eclesiástica, c. 431. S i al mencionar los concilios sin

diferendar, obviamente el canon incluye a los Condlios Provindales, habrá que afirma r
igual mente, que aunque no lo mencione el canon e..xpresamente, se tiene que tener en cuenta la
acción magisterial de los obispos de una provincia que haya luga r fuera del Condlio Provincial .
Más aún nada e..xcluye que se pueda dedr lo mismo traLándose de otro tipo de reuniones
ep iscopales legítimas, aunque no i nstitucionalizadas o recogidas en el código.
53

1) El Obispo individualmente.
Y sin embargo cu.arido el Obispo, en comunión 1a Cabeza y los miembros
1 Colegio, proclama la doctrina, en . razón de la autenticidad y autoridad de su
inisterio, debe ser apreciado como testigo de la doctrina divina y católica. Estar
. comunión con el Papa y los obispos significa espeáficámente en nuestro
nte..xto que el obispo está vinculado al Magisterio universal, cuando actúa en
nción de tal (ce. 750, 751), de modo que sin esa comunión jerárquica la fuerza
Ltoritativa de su magisterio queda disminuida o eliminada. 161 La comunión
rárquica es la garantía de la comunión de toda la Iglesia y de la necesaria
üdad de fe y costumbres. 1 62 Ésta su posición exige, cuando se trata de materia
fe y de costumbres, de parte de los fieles el deber de escuchar su doctrina y
!herirse a ella, con obsequio religioso, así como aceptar los juicios sobre las
Jiniones y doctrinas. 163
2) Un conjunto de obispos.
Si el Obispo individualmente es maestro auténtico de la fe, lo es
:ualrnente un conjunto de obispos en comunión con la Cabeza y el Colegio de
1 s Obispos, cuando se reúnen para e..'q)oner conjuntamente materias de fe y
Jstumbres o para juzgar una doctrina, aunque no adopten la actitud de exponer
finitivamente la fe, ni a sus enseñanzas · se atribuya la infalibilidad. A esa
1señanza auténtica de un conjunto de obispos deben los fieles no solo respeto,
no también adhesión y obediencia de ánimo: el obsequium religiosum. Es decir
l obsequio no tanto por lo que saben, sino porque son testigos auténticos de los
póstoles (LG 25).
Como observamos en el canon anterior el obsequio religioso del ánimo no
xige sacrificar plenamente la propia inteligencia, sino más bien un
conocimiento de los propios límites en el conocimiento de la fe y un
=conocimiento de la asistencia del Espíritu Santo.
Tanto en el caso de que se trate del obispo individualmente como cuando
ctúe un grupo de Obispos, recuerda el canon que han de ctuar en comunión
on el Papa y el Colegio de los Obispos. 164 Esto significa espeóficamente en
tUestro conte.x. to, como se anotó al tratar del Obispo, que los Obispos
están inculados al Magisterio universal cuando actúan como maestros de la
fe; 165 de

51
LG 2 2 , 23 y especialmente 25 ( : "los obispos cuando enseñan en comunión con el
R.P. leben ser respetados por todos corno testigos de la verdad divina y católica"); CD 36-38.
62
Conc, Vat. I Pastor Aeternus ( inicio): "Ut vero episcopatus ipse unus et indivissus esset, et
> er cohaerentes sibi invicern sacerdotes credentiurn rnultitudo universa i n fidei et cornrnunionis
mitate conservaretu r , beatum Pet ru m caeteris apostol is praeponens i n ipso i nstitutit perpetuu
m.
1t riusque unitais principium ac visibile fundamentum.." COD 811-2.
ó3 LG 25 (1) ..

ó-l LG 22, 23; CD 36-38. C C. 445 y 455 ([).

óS C c.7 50 -7 S l. Cf. CD 36 ( donde menciona la función magisterial de los sínodos) . Ver


nota
l62.
54

) O que sin esa comunión jerárquica la fuerza autoritativa de su magisterio


eda disminuida o elhninada. 166 También . aquí evídentemente la comunión
árquica es la garantía de la com':lllión de toda la . Iglesia y de la necesaria
idad de la fe y costumbres. 167 _

Esta condición del Obispo, ser sujeto de Magisterio auténtico, le obliga a


:ender con fortaleza la integridad y unidad de la fe, como tutor de la fe de toda
[glesia, pero con particular responsabilidad la del pueblo de su diócesis y muy
ruliarmente la fe de los incultos y de los débiles, manteniendo de este modo en
>s la acción del Espíritu Santo, que opera en todo creyente.
Por otra parte el mismo oficio de pastor de su diócesis le obliga a
onocer la justa libertad de investigar más profundamente. la verdad, que asiste
fiel cristiano, especialmente a quienes se dedican al cultivo de las ciencias
lógoco-bíblica.S. 168 El _ mismo obispo es consciente de que su magisterio no es
npre infalible y que está en conexión con la fe de la Iglesia; por ello debe estar
1.to a los progresos de la investigación teológica, para saberlos incorporar en la
tsmisión de la fe, aprovechando las síntesis científicas, como cuidando que no
desfigure la palabra de Dios. Las tensiones entre la investigación y el
?;isterio ya dijimos que existirían siempre, pero el encuentro entre ambos ha
er siempre posible cuando el mismo Espíritu informa a ambos.

Tutela jurídica
La no adhesión a la enseñanza de un obispo en materia de fe y costumbres -
ha transgresión de la ley no sancionada directamente, como tampoco lo está
:chazo positivo de tal doctrina, a diferencia de la enseñanza del Papa o del
.:gio Episcopal, c. 1371, l. Si el ordinario impusiere por su parte un precepto
ra la desobediencia y sobre todo contra la enseñanza contraria, podría
ionar a tenor del c. 1371, 2. ·
En un grado inferior a lo dicho hasta ahora, la no adhesión, y sobre todo la
:lanza de una doctrina contraria a la del Magisterio Episcopal, o el vituperio
misma, podrán constituir una vulneración de la comunión (eclesiástica), en
e el Obispo es autentico pregonero y maestro de la fe. 169

** ** **

; 23, especialmente ib. 25.


supra nota 163..
386 § 2.
Mussinhof, MK 752/2 , Rdn. 3 (5 Erg-Lfg. Marz 1987)
55

c. 'f54.· Observancia de los documentos normativos.

No todos los documentos del Papa;. los órganos mediante los cuales
gobierna o de los obispos individual o conjuntamente, dentro de los ámbitos de
su competencia; que se refieren a la fe o a las · costumbres, tienen carácter
exclusivamente doctrinal como mera exposición de doctrina (ortodoxia). Existen
también documentos que se refieren a modos de actuar en consonancia con la
defensa de la fe (ortopra..xis): los fieles están igualmente a observar tales
170
disposiciones. "Constitutiones et decreta" dice el canon, es decir disposiciones
normativas, que pueden ser:
a) Declaración de verdades que hay que sostener o declaración de errores que
hay que evitar.
b) Declaración de actos que hay que evitar,
e) Declaración de sanciones que hay que tener en cuenta cuando se adopten
determinadas actitudeS doctrinales.
d) Puede tratarse de Constituciones Apostólicas con contenido dispositivo o
Motupropios: leyes eclesiásticas.
e) Lo son las disposiciones de los Concilios y Sínodos
Decretos son disposiciones normativas peculiares, así como decisiones de
la potestad ejecutiva y juclidal, y otras ordenaciones o reglamentaciones.
- Pueden ser doCurn.entos de tipo general o pueden ser decretos personales,
exigiendo clarificación de posiciones o el abandono de doctrinas, o conminando
sanciones.
- Hay que enumerar también los Estatutos de las Instituciones Canónicas--
(Universidades, Institutos de Vida Consagrada). .
· Es frecuente que documentos de la Santa Sede o de sus Dicasterios, que se
refieran a doctrinas modernas, 171 experiencias de culto o semejantes, tengan
el mentos dispositivos. Igualmente contienen frecuentemente disposiciones
norm tivas documentos que se refieren a la educación o formación de sacerdotes
o agentes de pastoral.

170
C. 754: Todos los fieles están obligados a observar las constituciones y decretos
promulgados por la legítima autoridad de la Iglesia para proponer la doctrina y rechazar las
opiniones erróneas, y de manera especial las que promulga el Romano Pontífice o el Colegio de
los Obispos.
171
Se puede pensar en los documentos sobre la Teología de la Liberación.. El Decreto
"'Lamentabili"; Letras Apostólicas o Enáclicas como León XIII) , "Humani Generis."(Pio
XII)

ce
56

c. 755. Ecumenismo. 172

l. La prohibición de prácticas cuménitas, celebraciones cultuales con no


católicos, permaneció vigente hasta el Concilio Vaticano Il. 173 .La. prohibición
entró ya vivamente en crisis a partir de los Papas Juan XXIII, 174 que ya en 1960
creó el Secretariado para el Fomento de la Unidad de los Cristianos, 175 y Pablo
VI.l76

Fue -el Decreto sobre el Ecumenismo el que fijará la nueva posición de la


Iglesia respecto al diálogo ecuménico. 177 Desde entonces el camino recorrido ha
sido enorme, tanto en cuanto a documentos comunes doctrinales clarificando
posiciones, o disciplinares que van orientando sobre la práctica, 178 como en los
contactos que se han ido sucediendo, desde aquellos habidos en la cumbre (Asís),
a los de comunidades menores; así como en la colaboración en c.alnpañas de
defensa de los principios morales comunes (aborto, eutanasia, problemas
sociales..).

El volumen y la problemática desarrollada es tan grande que el


Ecumenismo constituye hoy una disciplina teológica-autónoma.

2. El canon no define lo que es el movimiento ecu.ménico 179 pero si indica


su finalidad: el · restablecimiento de la unidad entre todos los cristianos, y
manifiesta la candencia de la Iglesia de que el procurar tal unidad es una deber y
tarea propios de ella. 180
La finalidad del canon es establecer la competencia para el fomento y la .
dirección de las acciones ecuménicas. A nadie se oculta la delicadeza del
problema: no solo por cuanto se trata del diálogo con las confesiones para fijar

172
G. Thils, Historia doctrinal del movimiento eruménico, Madrid 1965; A. Joos, Il movimento
erumenico e il nuovo codice di diritto canonico, en AAVV., Il nuovo CodiGe di diritto
Canonico. Novita, motivazione e significato, Roma 1983, pp. 307-334.
173
Reflejada en el CIC17 c. 1325 § 3.
174
Ya
En las Endclicas "Mater et Magistra" y "Pacen in Terris." Pio XII en la Enáclica "Ecclesia
Catholica" el 2. 12. 1949, dio unas normas para los católicos sobre como coordinar el diálogo
con los no católicos, AAS 42 ( 1950) 142-147.
175
MP "Superno Dei nutu" 5. 6. 1960 (AAS 52 (1960) 43-437. En 1895 Leon XIII creó una
comisión para la reconciliadón con los apartados de la Iglesia. ·
176
Enciclica "Ecclesiam Suam." .
m Unitatis Redintegratio, 4, 5, 9, ll; ver también OE 24-30, AA 13-14, Aq 15,
36.
178
El Secretariado para la Unión de los Cristianos promulgará las dos partes del Directorio
Eruménico: I el 14. 5. 1967 AAS 59 (1967) 574-592, II el 16. 4. 1970 AAS 62 ( 1970) 705-
724.
179
Comm 15 ( 1983) 91. Tampoco lo hace el CCEO, que sin embargo e5 mucho más explídto en
ruanto a la acáón eruménica de la Iglesia a la que dedica el Título XV1II, cc.902- 908 ( ve
también sobre la formación eruménica ce. 350 § 4, 352 § 2.
180
Véase sobre ello el Catedsmo de la Iglesia católica nn.
57

los .puntos de coincidencia y los de diversidad en la fe, en la interpretación de la


revelación, donde está en:
juego la pureza de la fe, ci.')'a tutela corresponde al
Magisterio de un modo especial. So también en _cuanto a · la práctica del
ecumenismo: en su parte más delicada, cuando se trata de prácticas cultuales
comunes, porque el culto es el reflejo de la fe; como cuando se trata de acciones
de defensa de valores en la sociedad o de campañas comunes de asistencia,
caridad o ayudas humanitarias.
Además del presente canon en el Código existen otros cánones que
regulan puntualmente cuestiones sobre la participación en ciertos actos de culto
de los no católicos, que tienen íntima relación con el espíritu ecumeruco
moderno; a modo de ejemplo valga aquí traer el c. 844 referente a los
sacramentos de la Eucaristía, Penitencia y Unción de los Enfermos, y los
cánones sobre los matrimonios mixtos c. 1124- 1129.

§ l. La primera atirmación del canon es el reconocimiento de que toda la


Iglesia, por voluntad de Dios (J. 17, 22) está comprometida y obligada a
promover la reintegración de la unidad de todos los cristianos.
Este hoy evidente principio ha estado oscurecido por el recelo de siglos.
Afirma después el canon que es función y al mismo tiempo deber del Colegio de
los Obispos y de la Santa Sede181 en especial, el fomento y dirección
(coordinación, vigilancia, corrección) del Movimiento Ecuménico de los
católicos. No se puede considerar pues la preocupación ecuménica asunto de
. interés y preocupación solo de especialistas interesados, pertenece a la
responsabilidad de la Autoridad suprema de la Iglesia. 182 Un programa de_
actuación ecuménica ha sido trazado por el Directorio del Ecumenismo desde los
, principios hasta la actividad espiritual entre los bautizados y la colaboración
ecuménica. 183 A la Suprema autoridad de la Iglesia se dirigen la otras
comunidades cristianas cuando desean establecer relaciones con la Iglesia
- Católica y ella es la que toma las decisiones que afectan al restablecimiento _ de la
comunión.
Tampoco con ello se trata de sustituir o eliminar cuanto hacen las
Iglesias Particulares o sus conjuntos o los grupos o comunidades ecuménicos,
antes bien de ayudar, orientar, observar las conclusiones de las reuniones,
coordinar y en su caso corregir.

181
Referencia a la acción de la Santa Sede en R. Aubert, La Santa Sede y la Unión de las Iglesias,
Barcelona 1959.
182
Cf. el Directorio Ecuménico del23. 3. 1993AAS 85 (1993) 1039-1119, n. 29.
183
El Directorio esta estructurado en cinco partes: 1 La búsqueda de la Unidad Cristiana; 2 La
Organización de la Iglesia Católica; 3 La formación para el Ecumenismo; 4 La comunión de
vida y e actividad espiritual entre los bautizados; 5 La colaboración ecuménica, el diálogo y el
testimonio común.
58

Función suya será también estar al tanto de las conclusiones de las


conversaciones de las Confesiones Cristianas, de sus Consejos y Federaciones (el
Consejo Ecuménico de las · Iglesi o las Federaciones Mundiales de las
Comwúdades de Iglesias).

§ 2. El párrafo segundo concreta la función de los Obispos


individualmente y unidos en Conferencia Episcopal. En primer lugar . se les
repite la responsabilidad y deber de fomentar la unidad de los cristianos; pero
pueden también e.xpedir normas prácticas según las necesidades y conveniencias
del momento. Los Obispos (como ya lo había insinuado el c. 383 § 3) en sus
diócesis actúan con plena competencia; las Conferencias Episcopales según las
normas, e.d según el modo y la competenda que haya atribuido el derecho.
Tanto los Obispos como las Conferencias siempre deberán tener en cuenta las
prescripciones dadas po.r la suprema autoridad de la Iglesia. Más espedfi.cadones
sobre el establecimiento de un Delegado o de una Comisión o Secretariado
Diocesano y otro tipo de estructuras u organismos, así como las actividades que
pueden desempeñar, vienen considerados en el nuevo Directorio del
Ecumenismo (nn.41- 49).
El Código de las iglesias Orientales ha desarrollado el temas en un título
propio en que se espedfi.ca e insiste en la responsabilidad de las iglesias locales, y
de todos sus miembros, ce. 902- 904, sobre la creadón de consejos, el fomento
de un espíritu abierto y una fuerte condenda referente a la formadón
ecuménica, en la predicadón, una actuadón correcta en la escuela , en los
hospitales o en la cooperadón en obras de caridad, justida soda!,. defensa . de ,os
derechos fundamentales. Advirtiendo al mismo tieinpo de la observanda de las
normas canónicas sobre la "partidpatio in sacris," y de una derta prudenda
evitando los peligros de indiferentismo o de celo inmoderado. Todo ello está
ampliamente recogido en el último Directorio para el ecumenismo.

co