Sei sulla pagina 1di 5

Situación geopolítica del siglo XVI

Las características político-económicas del siglo XVI se pueden comprender gracias a la


presencia de 4 elementos:

a) Las grandes exploraciones geográficas realizadas por los europeos y el encuentro


de nuevos mundos.
b) La expansión agresiva del imperio otomano
c) La difusión política del protestantismo
d) El proyecto universal del emperador Carlo V y su choque contra Francia

 Las grandes exploraciones.


A partir del siglo XV Portugal (sobre todo gracias al príncipe Enrique el navegante,
1394-1460), y despues España iniciaron una política de exploración de las costas
africanas, con el objetivo entre otros de poner fin al monopolio veneciano sobre el
comercio de oriente, siendo así mismos a procurarse la mercancía. En esta carrera hacia
la India se encuentra el tentativo de Cristóbal Colón, financiado por España, de alcanzar
el oriente navegando hacia el occidente, que conduce al encuentro de un nuevo y
enorme continente.

Las fechas fundamentales de este movimiento son:

1488: Bartolomé Díaz llega al Cabo de Nueva Esperanza. (Portugués)

1492: Cristóbal Colón llega a América. (España)

1498: Vasco da Gama llega a Calicut en India (Portugués)

1522: la expedición de Magallanes regresa a España despues de haber cumplido la


vuelta al mundo. (Españoles)

Estas exploraciones, seguidas por otras realizadas más adelante por Francia, ingleses y
holandeses conducen a la primera colonización.

Sin embargo las grandes potencias colonizadoras del 1500 serán España y Portugal.

España: colonización de las poblaciones y penetración en el territorio: México, América


central, islas del Caribe, Florida, Venezuela, Colombia, Perú, Bolivia, Ecuador,
Paraguay, Uruguay, zona septentrional de Chile, Argentina y Filipinas.

Portugal: colonización comercial, basada en la creación de bases costeras: Brasil,


África, India, Indochina, Insulindia y China (las bases principales son Goa y Macao).
Esta colonización convierte a estas dos naciones en superpotencias mundiales. En 1560
las dos coronas se unirán bajo una sola la de España (hasta el 1640) creando un imperio
verdaderamente mundial. El descubrimiento de América traslada el eje del mundo
económico europeo del Mediterráneo al Atlántico, causando de esta forma el decline
económico y político de Italia, que si mantiene con el renacimiento el predominio
cultural.

 La amenaza turca.
El imperio otomano, despues de la toma de la ciudad de Constantinopla (1453),
prosigue su avanzada, gracias a su formidable dispositivo militar, guiado por el gran
sultán Solimán el Magnifico (1520-1566). En el 1522 los turcos conquistaron Rodas,
arrancándoselas de las manos a los caballeros de san Juan, que se retiran a Malta donde
continúan la lucha contra el Islam; en 1526 destruyen en Mohacs el ejercito húngaro
(del cual el rey Luis II cae en batalla) y conquistan Hungría, en el 1529 el ejercito
otomano asedia Viena, el cual es vencido con gran dificultad, permanece entorno
saqueando Bohemia y Moravia; en el 1565 los turcos asedian Malta, y son derrotados
con fatiga por parte de los caballeros , en el 1571 conquistan Chipre a los venecianos,
luego preparan una gran flota con el fin de conquistar el occidente pero son derrotados
en Lepanto por parte de los españoles y de los venecianos. La amenaza aun permanece.

El imperio otomano al final del siglo XVI comprende: Turquía, Siria, Líbano, Palestina,
Iraq, península Árabe, Cáucaso, Grecia; Bulgaria, Rumania, Albania, Serbia,
Macedonia, Bosnia, Hungría, Croacia, Moldavia, Ucrania meridional, Egipto, Tunes,
Libia, Argelia.

Es un inmenso imperio que asume continuamente un tono agresivo y de amenaza


contra la Europa cristiana, hay una fuerte presencia de la piratería bárbara en las costas
italianas, francesas y españolas; millones de esclavos cristianos en el norte de África.

 El protestantismo político.
1517: Lutero da inicio a la reforma, esta tendrá gran suceso, sea por motivos netamente
religiosos, sea por motivos políticos. Para los príncipes adherirse a la reforma representa
transformarse en cabezas absolutos de la iglesia en sus territorios y poder para expropiar los
bienes eclesiásticos y los de las órdenes religiosas. La reforma protestante es la responsable
de la fractura de la unidad del mundo europeo. Prevalece el principio de Cuius regio, eius
et religio: los súbditos son obligados a seguir la confesión religiosa del monarca. Al final
del 1500, la cristalización desde el punto de vista geográfico se realizó. Europa queda
dividida en tres mundos que dialogan muy poco: católicos, protestantes y ortodoxos.
Fenómeno del estado confesional. No se razona más en termino de cristianismo sino en
termino de confesiones: evangélica (protestantes), reformada (calvinistas), anglicana,
católica, ortodoxa, crece la intolerancia religiosa en toda Europa, sea en los países
protestantes, que en los países católicos y ortodoxos. Los disidentes son frecuentemente
perseguidos. Esta situación cambiará al final del 1700 y será eliminada solo en el 1800
(ejemplo, la ley de tolerancia los católicos fue firmada solo en 1829, mientras que la ultima
condena a muerte de un sacerdote católico por haber celebrado la misa en territorio ingles
fue en 1767), aunque si despues la condena fue cambiada por 4 años de cárcel.

Reorganización de la inquisición romana con el concilio de Trento (que funcionará solo en


Italia, y sin el poder que se atribuye frecuentemente).

Ad esempio, nelle valli bergamasche, alla metà del ‘500 c’è una grande attività
inquisitoriale che però porta poche condanne: spesso sono penitenze in termini di
preghiere e abiure da firmare; in molti casi, poi, ci sono tre poteri che si contendono
l’inquisito: l’inquisizione, il vescovo e lo stato, con il risultato che i processi restano
bloccati; ci sono poi molti casi di fughe dalle prigioni dell’inquisizione, che non
dovevano essere molto organizzate.

A aumentar la represión contribuyó el nacimiento de la monarquía absoluta: los reyes


comienzan a tener verdaderamente un poder muy grande, (con la creación del estado
moderno y de la burocracia centralizada, los monarcas quieren utilizar la religión (católica,
protestante, anglicana) para hacer mas fuete y estable su poder. El rey ortodoxo o
protestante se convierte en la cabeza de la Iglesia nacional, y también los católicos, aunque
si en medida menor desarrollan un fuerte cesarpapismo que tomará nombres diversos de
acuerdo al lugar: realismo, jurisdiccionalismo, galicanismo, josefinismo.
También en los lugares donde protestantes y católicos conviven, como en la ciudad de
Augusta en Alemania, las personas adoptaban modos de vivir y formas de comportarse
distintas: desde los nombres, el vestuario hasta los cuadros de colgar en las casas se podía
saber a cual comunidad pertenecían. Los miembros de una comunidad buscan en la medida
de lo posible evitar el contacto con los de la otra comunidad. Por ejemplo los comerciantes
del valle de Bérgamo que tenían que pasar por Suiza, territorio protestante, tenían que
hacerse firmar por el párroco un permiso con la fecha de retorno, si su permanencia en
territorio protestante se extendía por cualquier situación, tenían que buscar un sacerdote o
un buen laico católico del lugar, que por escrito certificara el motivo del retardo en tales
tierras. En las tierras del sur de Francia los pastores protestantes vigilaban para que sus
fieles no fueran a donde el párroco católico para que bendijera los animales, y así evitar la
"superstición papista".
Entonces el cristianismo que por tantos siglos había unido el continente europeo por encima
de todos los contrastes sucedidos ahora es motivo de lucha. Inician las guerras de religión,
cuya presunta ferocidad hay que redimensionarla: por lo general son alianzas trasversales,
los ejércitos son mercenarios y no tienen una base nacional y frecuentemente recogen
efectivos sin hacer caso a la confesión religiosa.
Catolicismo: Portugal, España Eslovenia, Croacia, Bélgica, Francia, Renania, Austria,
Italia, Montañas de Suiza, Polonia, Lituania, Eslovaquia y Moravia.
Protestante: Alemania centro-meridional, Letonia, Bohemia, Escandinavia, Estonia.
Calvinismo: Escocia, Ginebra, Holanda, algunas zonas de Francia Meridional, Hungría,
Transilvania, Palatinado.
Anglicanismo: Inglaterra, Gales.
Zwinglianismo: cantones alemanes de ciudadanos suizos.

 El proyecto universal de Carlos V y el conflicto con Francia.

Calos V de Habsburgo nace en Gand, en los Fiandres, en 1500 y morirá en 1558, con el
tenemos el último tentativo imperial-católico-universal. Gracias a la sabia política
matrimonial de la casa de Austria, el heredó territorios inmensos: sus abuelos eran Isabel de
Castilla y Fernando de Aragón, María de Borgoña y Maximiliano de Austria. Alcanzó a ser
rey de España con todos sus dominios americanos, Emperador Romano, rey de Alemania,
rey de Italia con dominio directo heredados de la casa de Borgoña (países bajos) y de la
Casa de Habsburgo (Austria), en Lombardía duque de Milán, rey de Nápoles, Cerdeña y
Sicilia, su hermano Fernando llegó a ser rey de Hungría gracias a la muerte de Luis II que
cayó en la lucha contra los turcos. Realizó una política para restablecer el poder imperial
católico y universal, gracias también al soporte ideológico del italiano Mercurio da
Gattinara uno de sus más cercanos colaboradores.

Este proyecto entra en conflicto y resistencia con los planes del rey de Francia, que veía el
dominio Habsburgo con una precepción de circularidad y buscaba de romper el anillo que
se le cerraba entorno. Tampoco el papado no era del todo entusiasta del proyecto de Carlos
V, recordando las luchas del papado contra el imperio medieval. Inicia entonces una lucha
política y militar entre 1516 y 1559, entre Francia y Habsburgo. El rey cristianísimo no
teme de alearse con los turcos y con los protestantes con el fin de defender la independencia
de su nación. En tales acuerdos en función anti-imperial y antiespañola, se buscaba siempre
poner clausulas que salvaguardasen las minorías católicas en los territorios de sus aleados
(nace el protectorado francés en medio oriente).

Al culmen de esta larga lucha Francia saldrá derrotada militarmente y no políticamente; de


hecho logró desgastar al adversario a tal punto que Carlos V renunció dos años antes de su
muerte, y convencido de que el territorio de su impero es demasiado grande para ser
dominado por un solo hombre, lo divide en dos partes encargando a su hermano Fernando I
Hungría, Sacro Romano Imperio y los dominios austriacos y a su hijo Felipe II (España y
las colonias, los países bajos y los reinados en Italia).