Sei sulla pagina 1di 5

El terremoto y tsunami de Japón de 2011

El terremoto principal fue posterior a una larga serie de terremotos previos, que comenzaron con un
temblor de 9,1  MW el día 9 de marzo de 2011, creó olas de maremoto de hasta 40,5 metros y
seguido de otros tres el mismo día de la catástrofe que excedieron los 6 de magnitud. Un minuto
antes del terremoto principal, el Sistema de Alerta de Terremotos, conectado a cerca de
1000 sismógrafos en Japón, envió una serie de avisos a los diferentes medios de comunicación
japoneses alertando del peligro inminente. Se cree que gracias a estas alertas se pudieron salvar una
gran cantidad de personas.

Damnificados

Memorias y plegarias sobre las ruinas en Natori, en ellas se lee "Rezo por que tu alma descanse en
paz".

La Agencia de Policía Nacional japonesa confirmó 15 893 muertes, 2556 personas desaparecidas y
6152 heridos a lo largo de 18 prefecturas de Japón

El análisis de los 13 135 cuerpos recuperados para el 11 de abril de 2011, reveló que el 92.5 % de
los fallecidos murieron ahogados. Las víctimas mayores de 60 años fueron las más afectadas.

Vista aérea del Tsunami en el norte de Sendai

Save the Children informó que alrededor de 100 000 niños fueron desarraigados de sus casas, y
muchos fueron separados de sus familias porque el terremoto ocurrió en horario escolar. 236 niños
quedaron huérfanos por el desastre. El terremoto y tsunami mató 378 estudiantes primarios y
secundarios, y dejó otros 158 desaparecidos. Una escuela primaria en Ishinomaki, prefectura de
Miyagi, la primaria de Okawa, perdió 74 de 108 estudiantes y 10 de 13 maestros y empleados.
Daños y efectos en Japón

Incendios en Tokio, a más de 350 kilómetros del epicentro del terremoto.

Vista de Sendai, inundada tras el terremoto y el posterior tsunami.

Fukushima en llamas tras el Tsunami


Se estima que los costos del daño ascienden a los diez mil millones de dólares;
fotos satelitales antes y después del suceso muestran regiones devastadas por un inmenso daño. A
pesar de que Japón invirtió miles de miillones de dólares en muros marinos anti-tsunami que
bordean por lo menos 40 % de sus 34 751 km de línea costera y se levantan 12 metros de altura, el
tsunami simplemente paso por encima de los muros, derrumbando algunos en su marcha.

Plantas de energía nuclear

El primer ministro de Japón Naoto Kan informó que se habían apagado automáticamente las


centrales nucleares de Onagawa, Fukushima I y Fukushima II, y que no se había producido ninguna
fuga radiactiva. En total, de las 51 centrales nucleares del país, se pararon 11 después del sismo.

comenzó en la central nuclear Fukushima I el 11 de marzo de 2011 a las 14:46 después de


un terremoto de magnitud 9,0 en la Escala sismológica de magnitud de momento que además
provocó un tsunami en la costa noreste de Japón.1 La planta nuclear, operada por la empresa Tokyo
Electric Power Company (TEPCO), contenía seis reactores de agua en ebullición construidos entre
1971 y 1979

Central nuclear de Fukushima I y II

Se declaró el estado de emergencia en la central nuclear de Fukushima 1 de la empresa Tokyo


Electric Power (TEPCO) a causa de la falla de los sistemas de refrigeración de uno de los reactores,
en un principio se habían evacuado a los 3000 pobladores en un radio de 3 km del reactor Durante
la mañana del día 12 se aumentó a 10 km, afectando a unas 45 000 personas, pero al producirse una
explosión en la central, las autoridades decidieron aumentar el radio a 20 km. El reactor es
refrigerado mediante la circulación de agua a través de su combustible nuclear, se ha detectado una
alta presión de vapor en el reactor alrededor de 2 veces lo permitido.
Un fallo en el sistema de refrigeración de varios reactores de Fukushima I, provocaron una fusión
del núcleo y fugas radiactivas. El gobierno japonés realizó una evacuación masiva y declaró zona de
emergencia en la región.

La empresa Tokyo Electric Power evalúa liberar parte de este vapor para reducir la presión en el
reactor, este vapor puede contener material radiactivo. Los niveles de radiación en el cuarto de
control de la planta se han informado de ser 1000 veces por encima de los niveles normales, y en la
puerta de la planta se encontraron niveles 8 veces superiores a los normales existiendo la posibilidad
de una fusión del núcleo. Esto implicaría que el núcleo, que contiene material radiactivo, se derrita
a grandes temperaturas (1000 Celsius), corriendo el riesgo de que la protección se destruya
produciendo un escape radiactivo.

En la tarde del día 12 (11h UTC) se produjo una explosión en la central que derribó parte del
edificio, y el radio de prevención se aumentó a 20 km, después de la explosión las autoridades
confirman que los niveles de radiación han disminuido. Las autoridades avisaron de una posible
segunda explosión e informaron que estaban investigando la fusión no controlada en el interior de
dos reactores.

Posteriormente las autoridades dan una categoría de 4 en una escala de 7 en la Escala Internacional
de Accidentes Nucleares evacuando a más de 45 000 personas y comenzando a distribuir yodo,
elemento eficaz en contra el cáncer de tiroides derivado de la peligrosa Radiación nuclear. Se ha
calificado este incidente como el más grave desde el accidente de Chernóbil. El lunes 11 de abril, el
gobierno japonés elevó el nivel INES de 5 a 7, el mismo que tuvo el accidente de Chernóbil, y el
más alto que existe.

Central nuclear de Onagawa]

Se informó de un incendio en el edificio de turbinas de la central nuclear de Onagawa que está en


un edificio separado al reactor nuclear, en Miyagi, 96 información que se contradice con la
declaración del gobierno japonés. Según la legislación nipona solo se declara emergencia ambiental
cuando ha existido fuga de material radiactivo o falla en los circuitos de la central. 97

Central nuclear de Tōkai

El día 13 de marzo la central nuclear de Tōkai, situada en la prefectura de Ibaraki, tuvo un incidente
debido al terremoto y uno de sus dos sistemas de refrigeración dejó de funcionar con normalidad.
La operadora de la planta, Japan Atomic Power, indicó que este segundo sistema sería suficiente
para mantener la central sin problemas.

Enseñanzas

Debido al supuesto básico de que las centrales nucleares de Japón eran seguras, las organizaciones y
su personal tendían a no poner en duda el nivel de seguridad, lo que creó una situación en la que no
se introducían mejoras de la seguridad con la debida prontitud.

Sobre la base de las enseñanzas extraídas del accidente, las Partes Contratantes en la Convención
sobre Seguridad Nuclear aprobaron la Declaración de Viena sobre la Seguridad Nuclear. Dicha
declaración contiene principios para prevenir los accidentes con consecuencias radiológicas y
mitigar tales consecuencias, en caso de que se produzcan, tras haber informado sobre la aplicación
de mejoras de la seguridad que incluyen 6 ejes principales:

1. mejora de las disposiciones y directrices para la gestión de accidentes graves; 

2. revaluación de los peligros naturales externos en cada emplazamiento y de los sucesos que
pueden afectar a varias unidades; 

3. mejora de los sistemas de suministro de electricidad; 

4. medios adicionales para soportar una pérdida prolongada de energía eléctrica y de


refrigeración para la evacuación del calor residual; 

5. fortalecimiento de las medidas para preservar la integridad de la contención; 

6. mejora de los centros de control de emergencias dentro y fuera de los emplazamientos. 

Concretamente, en la evaluación de los peligros naturales se deben tener en cuenta las posibilidades
de que estos ocurran de forma combinada, ya sea simultanea o secuencialmente, y sus efectos
combinados en varias de las unidades de una central nuclear.