Sei sulla pagina 1di 6

PREGUNTAS

1. Enfermedades producidas por los alimentos y sus síntomas.

2. Condiciones del personal que manipulan alimentos.

3. Correcto lavado de manos.

RESPUESTAS

1. Los síntomas comunes de enfermedades transmitidas por los alimentos son náuseas,


vómitos, cólicos estomacales y diarrea. Sin embargo, los síntomas pueden ser diferentes
entre los distintos tipos de enfermedades transmitidas por los alimentos. A veces los
síntomas pueden ser graves y algunas de estas enfermedades pueden incluso ser
mortales. Aunque cualquier persona puede contraer una enfermedad transmitida por los
alimentos, hay quienes tienen más probabilidades de contraerla. Estos grupos incluyen:

 Las mujeres embarazadas.


 Los niños pequeños.
 Los adultos mayores.
 Las personas con el sistema inmunitario debilitado a causa de afecciones como la
diabetes, enfermedad del hígado, enfermedad del riñón, el trasplante de órganos,
el VIH/sida o después de recibir tratamientos de quimioterapia o radiación.

La mayoría de las personas con una enfermedad transmitida por los alimentos mejora sin
tratamiento médico, pero quienes tengan síntomas graves deberían ver a su médico.

Muchos microbios diferentes que causan enfermedades pueden contaminar los


alimentos, por lo que hay muchas infecciones distintas transmitidas por los alimentos

Los CDC estiman que todos los años 48 millones de personas se enferman por una
afección transmitida por los alimentos, 128 000 son hospitalizadas y 3000 mueren..

 La mayoría de ellas son infecciones producidas por una variedad de bacterias, virus
y parásitos.
 Toxinas y sustancias químicas dañinas también pueden contaminar los alimentos y
causar enfermedades transmitidas por los alimentos.
Los cinco microbios principales que causan enfermedades a través del consumo de
alimentos son:

 Norovirus
 Salmonella
 Clostridium perfringens
 Campylobacter
 Staphylococcus aureus (estafilococo)

2. Para evitar los riesgos los manipuladores deben cuidar:

LA SALUD:

En caso de enfermedad hay que avisar al superior lo antes posible (Si tiene
náuseas, vómitos, diarrea, fiebre, erupciones cutáneas…).

HIGIENE PERSONAL:

Mantener un alto grado de higiene personal.

ROPA DE TRABAJO:

La ropa de trabajo será exclusiva del trabajo y manipulación de alimentos, y será


preferiblemente de colores claros. Deberá estar limpio y cuidado, y no deberá salir
con él a la calle ni a lugares donde pueda contaminarse.

EL GORRO O REDECILLA

 Deberá cubrir totalmente el pelo para impedir que éste caiga sobre los alimentos.

No está permitido llevar objetos personales (colgantes, pendientes, anillos,


piercings…)

Si se necesitan guantes para trabajar, se mantendrán limpios y sin roturas. Aunque


se lleven guantes también hay que lavarse las manos.

HÁBITOS HIGIÉNICOS:
Está prohibido en el puesto de trabajo: fumar, masticar chicle, comer, toser,
estornudar o sonarme sobre los alimentos, hablar encima de ellos (hace que
caigan los microorganismos que tenemos en la saliva).

Uno de los hábitos más importantes a la hora de trabajar de manipulador de


alimentos es el correcto LAVADO DE MANOS. El lavado de manos será frecuente y
hay ocasiones donde es obligatorio.

Hay que lavarse las manos con agua caliente y jabón bactericida, frotando bien
entre los dedos, y con un cepillo de manos entre las uñas. Después nos secaremos
con papel de un solo uso.
CINCO CLAVES PARA MANTENER LA INOCUIDAD
3. LOS PASOS PARA UNA TÉCNICA CORRECTA DE LAVADO DE MANOS SEGÚN LA
ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD SON:

 Mojarse las manos


 Aplicar suficiente jabón para cubrir toda la mano
 Frotar las palmas entre si
 Frotar la palma de la mano derecha contra el dorso de la mano izquierda
entrelazando los dedos , y viceversa
 Frotar las palmas de las manos entre sí , con los dedos entrelazados
 Frotar el dorso de los dedos de una mano contra la palma de la mano opuesta ,
manteniendo unidos los dedos
 Rodeando el pulgar izquierdo con la palma de la mano derecha, frotarlo con un
movimiento de rotación, y viceversa.
 Frotar la punta de los dedos de la mano derecha contra la palma de la mano
izquierda, haciendo un movimiento de rotación, y viceversa.
 Enjuagar las manos.
 Secarlas con una toalla de un solo uso.
 Utilizar la toalla para cerrar el grifo.

Padecer o no una enfermedad está a un simple lavado de manos de distancia. Este es el


método más fácil, rápido y económico para evitar enfermedades causadas sobre todo por
bacterias y parásitos. Es necesario hacer de este, más que un hábito, una necesidad
constante.

En la vida cotidiana existen momentos clave que requieren de una limpieza de manos que
no debemos olvidar: después de tocar a tu mascota, tras ir al baño o antes de comer.   Por
su parte, para los profesionales de la salud, la higiene de manos es una obligación que
deben cumplir para con sus pacientes y que no puede ser omitido por ninguna
circunstancia.