Sei sulla pagina 1di 3

TEMA 3 CASTILLA Y ARAGÓN EN LA BAJA EDAD MEDIA

1. INTRODUCCIÓN
A lo largo del siglo XIII, los reinos cristianos peninsulares habían conseguido conquistar todo Al-Ándalus con la
excepción del Reino Nazarí de Granada, a raíz de las Navas de Tolosa (1212), ya que supuso el fin de las hostilidades
entre ellos (Castilla, Aragón Navarra y Portugal) merced de la intervención del Papa. Fernando III que había unido
Castilla y León en 1230 incorpora Andalucía, Extremadura y la Baja Andalucía, su hijo Alfonso X el Reino de Murcia
(1234), Jaime I conquista Valencia y Mallorca, firmando Tratados de reparto entre ellos.

Esta situación favorece la consolidación de las instituciones de gobierno a pesar de las crisis socio-económicas del
S.XIV (Peste negra 1348) y la posterior expansión exterior hacia el Atlántico (Castilla y Portugal) y hacia el
Mediterráneo (Aragón) que culminó con el descubrimiento de América a la vez que se reconquistaba el Reino de
Granada, jugando un gran papel la monarquía que intenta controlar el poder nobiliario.

2. DESARROLLO
 ORGANIZACIÓN POLÍTICA EN EL REINO DE CASTILLA
Desde el S.XI era el Reino más extenso de la Península, cuyos reyes fueron adquiriendo más poder debido al
concepto patrimonial del Reino basado en el Derecho Romano, incluyendo la aprobación y derogación de las leyes.

La corte eran itinerante y su origen es la Curia Regia o Consejo Real compuesta por funcionarios nobles que auxilian
al rey en su gobierno como la Audiencia (justicia) o la Hacienda (impuestos).

Las Cortes tienen su origen en el Consejo Real al que se suman los representantes de las ciudades funcionan con
voto estamental y son convocados por el monarca bien para aprobar nuevos impuestos o confirmar leyes y
costumbres. La administración territorial se dividía en merindades o adelantamientos como el Reino de Murcia y
Andalucía.

 ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE ARAGÓN Y NAVARRA.


La Corona de Aragón se configura como una Confederación de Reinos desde 1137 con la unión de Cataluña,
sumándose Valencia y Mallorca al ser reconquistados. Cada uno de ellos posee sus Cortes, instituciones y leyes
particulares, que frente al autoritarismo del monarca castellano desarrollan la teoría política del pactismo. El
monarca jura en cada uno de los Reinos mantener sus leyes e instituciones desde 1283, se compromete a convocar
Cortes para todos los asuntos importantes. Tiene su Consejo Real y la Audiencia para asesorar a los Virreyes, que
actuaban en cada territorio en nombre del rey.

La Generalitat de Cataluña es una diputación permanente para controlar los acuerdos adoptados en las cortes. El
Justicia Mayor protege los derechos individuales y los Fueros de Aragón (privilegios frente al rey). Territorialmente,
el Reino se divide en merindades y veguerías (divisiones territoriales para una mejor organización) en Cataluña, el
municipio estaba gobernado por oligarquías locales. En Navarra se desarrolla un sistema político intermedio entre
Catilla y Aragón.

 LAS CRISIS DEMOGRÁFICAS, ECONÓMICO-SOCIALES Y POLÍTICAS.

La crisis demográfica peninsular a lo largo del S.XIV paraliza el aumento poblacional del S.XIII debido a la Peste
Negra continuada con malas cosechas, hambrunas y epidemias, lo que paraliza el proceso reconquistador y coincide
con el esplendor del Reino Nazarí de Granada. En Castilla tuvo su apogeo en el S. XIV y en Aragón en el S.XV, con una
pérdida entre el 20-40% de la población. La agricultura fue la más afectada por la despoblación, reducción de las
tierras de cultivo, descenso de mano de obra y de las rentas de señores feudales, destacando la ganadería con la
Mesta fundada en 1273 por Alfonso X. El comercio estuvo menos afectado con la exportación de productos
manufacturados de lujo (Flandes, Inglaterra e Italia) en lo que se refiere a Castilla.
La crisis económica en el campo provoca la reacción señorial incrementando los tributos a más vasallos o
presionando al rey para que ceda más señoríos, estallando revueltas. Además, el antisemitismo en las ciudades
produce violentos ataques a las juderías o enfrentamientos con el patriciado (alta burguesía) urbano.

La lucha por el poder político entre la nobleza y la monarquía tiene un punto de inflexión en 1369, antes de este año
el monarca es fuerte en Castilla, ejército bien equipado y pagado por las ciudades pues no depende de los nobles,
pero el asesinato de Pedro I a manos de su hermanastro Enrique II en Montiel (Trastámara) cambia la situación con
la concesión de grandes privilegios y propiedades a la alta aristocracia (mercedes enriqueñas), vasallos, recaudación
de tributos, ect, de forma que muchos nobles son más poderosos que el rey como D. Álvaro de Luna o el Marqués
de Villena hasta la llegada de los RRCC, que pondrán las bases del Estado Moderno y acaban con las guerras civiles
del siglo XV.

Entre los Siglos XIII-XIV, los excedentes agrarios provocan un auge comercial, un desarrollo urbano y una alianza
monarquía-alta burguesía para conquistar el Imperio Mediterráneo, especialmente Cataluña y Valencia, que
comercian incluso con Extremo Oriente, apoyándose en conquistas militares (almogávares) como Cerdeña, Nápoles
o Sicilia. Es un comercio de lujo, tanto de importación como de exportación, creándose instituciones jurídicas para
regularlo como el Consultat del Mar o la Taula de canvi.

Sin embargo, la Peste Negra asola Cataluña y la población tarda dos siglos en recuperarse. En Aragón los efectos son
menores y Valencia (Lonja) toma el relevo comercial de Barcelona. Los precios suben y se produce la emigración
campo-ciudad (1380), se produce una grave crisis financiera al retirar los préstamos al rey por parte de los
banqueros, se pierden las guerras comerciales con Génova, se devalúa la moneda y en el campo los payeses se
rebelan contra sus señores, finalizando el problema con la Sentencia Arbitral de Guadalupe dada por Fernando II el
Católico.

En la ciudad, el patriciado urbano deja de invertir en el comercio y compra tierras, perjudicando a la baja burguesía
de artesanos y mercaderes, enfrentándose entre ellos, lo que se complica con la guerra dinástica y nobiliaria, aliados
con la Biga contra el rey, apoyado por la Busca (guerra civil).

Esta lucha secular se recrudeció con la muerte del último rey catalano-aragonés (Martín I el Humano, 1410) y con la
elección en el compromiso de Caspe de Fernando I de Antequera en 1412 como rey de Aragón, de la dinastía
Trastámara, lo que se interpretaba como fortalecimiento del poder real frente a las Cortes dominadas por los
estamentos privilegiados por lo que la aristocracia apoya después al Príncipe Cortes de Viana contra su padre Juan II,
hijo de Alfonso V el Magnánimo y nieto de Fernando I de Antequera, que cuenta con la pequeña burguesía y el
campesinado.

La invasión de Cataluña por el norte por parte del rey de Francia hizo que Juan II cediera el Rosellón y la Cerdaña a
Luis IX a cambio de la Paz, condados catalanes que recuperará su hijo Fernando II el Católico a la vez que somete a la
nobleza.

 LA EXPANSIÓN ATLÁNTICA DE CASTILLA

Se debía a motivos económicos manteniendo la hegemonía en el Atlántico Norte frente a Portugal e interviniendo en
la Guerra de los Cien Años para controlar el canal de la Mancha.

En el Sur, la expansión portuguesa por las costas africanas (Tánger, Ceuta, Madeira) les lleva a la ruta hacia la India
mientras que la conquista de las Canarias fue un proceso largo y discontinuo protagonizado por los nobles y los RRCC
posteriormente, siendo reducida a la esclavitud la población guanche.

 LA EXPANSIÓN MEDITERRÁNEA DE ARAGÓN


Supuso la creación de un Imperio militar y comercial debido al final de la Reconquista y las luchas contra Francia. El
apoyo de la burguesía catalana y el comercio de lujo. Esta expansión la comienza Jaime I y la finaliza Alfonso V con la
conquista de África, los benimerines son vasallos de Aragón provocando pactos con Castilla. Esta política fue muy
costosa financiera y militarmente, creando muchos enemigos al Reino dentro y fuera de su territorio.
3. CONCLUSIÓN
La unificación territorial y dinástica llevada a cabo por los RRCC significa la aparición del Estado Moderno llamado
España bajo la monarquía autoritaria cuyo origen son los antiguos reinos medievales tratados en este tema y que se
refleja en el escudo constitucional (símbolo de unidad y pluralidad) y en el Estado de las Autonomías (diferentes
modelos políticos de la baja Edad Media). La expansión exterior bajomedieval fue el origen del Imperio español del
siglo XVI y de nuestras especiales relaciones con Hispanoamérica.