Sei sulla pagina 1di 13

CAPITULO 1043:

CAUSANDO UN LIO.
"Fui realmente herida por Sheffield. No solo se negó a reconocerme como su
madrastra, sino que también dijo que no le importaba Gillian. Peterson, he estado
tratando de desarrollar una buena relación con Sheffield desde que regresó. Pero
como puedes ver, él no lo aprecia, y nos trata como si no fuéramos nada para él.
E incluso lastimó a Gillian. No lo entiendo. Ella todavía siente algo por él. ¿Qué
tiene de malo?” Las lágrimas se derramaron por las mejillas de Lea nuevamente.
Peterson ahora tenía una idea clara de lo que había sucedido. Lea y Gillian habían
sido avergonzadas por Evelyn y Sheffield. Entonces ahora, Lea estaba tratando
de vengarse de ellos, esperando que Peterson tomara represalias.
Juntando las cejas, Peterson respondió: "Te lo dije antes. Sheffield es rebelde;
siempre lo ha sido. No escucha a nadie. Por lo tanto, no tiene sentido enojarse
con él. Y sobre Evelyn ... bueno, nació con una cuchara de plata en la boca. Al
igual que su padre, Carlos, es mandona y dominante. Nadie en esta ciudad se
atrevería a ofender a la familia Huo. De ahora en adelante, aléjate de Sheffield y
Evelyn. Y dile a Gillian que no interfiera en sus asuntos. Todo estará bien si solo
los dejan ".
Aunque Sheffield era rebelde, tenía una cualidad que Peterson realmente
admiraba: era bastante insensible a criticas o insultos.
Peterson supuso que Evelyn debía haber aceptado salir con él debido a su
descarada persistencia. Por supuesto, era obvio que Sheffield tenía un profundo
amor por Evelyn. De lo contrario, nunca habría regresado para hacerse cargo de
Theo Group.
A Peterson no le importaba quién le gustara Sheffield mientras regresara y se
hiciera cargo de la empresa.
Y dado que Sheffield estaba aquí ahora, ocupándose de los negocios como CEO,
a cambio, Peterson estaba dispuesto a ayudar a su hijo en todos los demás
aspectos de su vida.
Si se cruzaba en el camino de Sheffield, Peterson asumía que su hijo enfurecido
podría cambiar el destino de la familia Tang en cuestión de minutos y dejar a Theo
Group en un completo desastre.
No tenía más remedio que dejar que su hijo tuviera lo que quisiera para poder vivir
una vida feliz.
Lea miró a su esposo en estado de shock. Ella había dejado de llorar. No podía
creer que él acabara de decir eso. ¿Que quiso decir con eso? ¿Quiso decir que
todo fue culpa suya y de Gillian? "Peterson, ¿vas a dejar que Sheffield sea tan
terco todo el tiempo?"
“Sé muy bien lo terco que puede ser. En solo unas pocas semanas desde que se
hizo cargo de la compañía, el declive de la tasa de valor de mercado de Theo
Group se ha desacelerado. Aunque puede no ser demasiado obvio en este
momento, no continúa cayendo. El precio de la acción también está mejorando.
Su capacidad y contribución al rápido crecimiento valen la pena. Él sabe lo que
está haciendo. Él trabaja duro todos los días. Así que deberías dejar de tratar de
encontrarle fallas ". Si Peterson fuera completamente honesto, habría dicho que
no le importaba si Sheffield las había insultado a ambas. Mientras continuara
haciendo maravillas para la compañía, Sheffield podía hacer lo que quisiera con
su vida personal.
En lo que respectaba a Peterson, Lea era alguien que lo atendía, que lo
acompañaba cuando iba a un compromiso social y satisfacía su deseo sexual
cuando regresaba del trabajo. Era todo lo que quería de ella. Y esta no tenía que
ser Lea necesariamente. Si no era ella, podría conseguir otra mujer que pudiera
satisfacer sus necesidades.
Nunca se volvería contra Sheffield por el bien de otra mujer.
Tal vez fue porque ella estaba al tanto de sus pensamientos y su perspectiva
sobre una mujer que Lea pensó que no debería seguir haciendo escándalo.
"Tienes razón. Sheffield ya tiene dificultades para dirigir la compañía. Le pediré a
Gillian que no lo moleste de nuevo".
Tenía treinta y dos años, todavía era joven y hermosa. Peterson tenía sesenta y
seis. Estaba claro por qué había renunciado a muchos hombres de su edad y se
había casado con un hombre que tenía la edad suficiente para ser su padre.
Dinero. Su herencia.
La familia Chi no era pobre, pero no eran nada en comparación con la familia
Tang.
Y después de casarse con Peterson, nunca tuvo que preocuparse por el dinero.
Gillian estaba loca por las marcas famosas. Su gasto mensual era enorme. Lea
era quien la apoyaba financieramente.
Peterson asintió con la cabeza. "Me alegra que lo entiendas. Masajea mis sienes
ahora. Bebí demasiado esta noche".
"Seguro."
En el Grupo ZL
Evelyn firmó el documento en su mano y se lo entregó a Nadia. "Deja de hacer lo
que estés haciendo y ven al departamento de finanzas conmigo. No pude
comunicarme con el gerente Wang por teléfono. Debo encontrarla de inmediato.
Es importante". Se levantó de su asiento y salió de la oficina, sin molestarse en
ordenar los documentos en el escritorio.
En el departamento de finanzas
Evelyn leyó el archivo en sus manos mientras caminaba, con Nadia siguiéndola
de cerca. Evelyn ordenó: "Deje este asunto al Sr. Xu. El contrato contiene un bono
de cinco por ciento. Para fin de año, no debería haber menos de—"
"¡Señorita Huo, tenga cuidado!" Nadia llamó e intentó arrastrar a Evelyn, pero ya
era demasiado tarde.
¡Bang! La taza de té en la mano de Gillian cayó al suelo, y el té y sus hojas se
derramaron sobre el traje de Evelyn y el piso.
Gillian parecía nerviosa, como si no hubiera notado a Evelyn antes. Se disculpó,
"Lo siento, señorita Huo. No la vi".
Evelyn no podía ver un rastro de culpa en los ojos de la mujer. Ella trató de
recordar lo que había sucedido—estaba caminando hacia la esquina, y esta
persona chocó con ella de repente.
Al principio, no estaba segura de si Gillian lo había hecho intencionalmente, pero
estaba segura después de ver la mirada engreída en el rostro de Gillian.
Evelyn miró su traje azul claro, que ahora estaba manchado por el té. Era difícil
quitar las manchas de té de la tela, por lo que su traje estaba estropeado.
El caos llamó la atención de todos en el piso.
Nadia rápidamente tomó prestados pañuelos mojados de las damas cercanas.
Varias empleadas se adelantaron y le entregaron sus pañuelos a Nadia.
"Señorita Huo, use la mía".
"Mi pañuelo húmedo contiene detergente. Úselo rápidamente".
"Déjeme limpiarlo para usted, señorita Huo. Mejor nos apuramos antes de que la
mancha se extienda".
Un par de colegas se reunieron alrededor de Evelyn para ayudarla a lidiar con la
situación.
Miró a Gillian, que estaba parada no muy lejos de la pequeña multitud que la
rodeaba. En ese momento, Gillian se sintió complaciente debido a la mancha en
el traje de Evelyn.
Evelyn les dijo a los empleados: "Gracias, chicas. No es gran cosa. Vuelvan a
trabajar ahora".
Su traje estaba acabado. No tenía sentido ningún control de daños ahora.
Gillian sabía que no era rival para Evelyn en términos de antecedentes familiares,
por lo que su única forma era usar trucos sucios como este. Después de que las
chicas se fueron, fingió una mirada de disculpa una vez más. "Lo siento mucho,
señorita Huo. Llevaré su traje a la lavandería de inmediato".
"No, gracias", Evelyn se negó fríamente. No tenía tiempo de tratar con Gillian
porque tenía algo importante que discutir con Tracy.
En este momento, dos personas caminaron hacia ellos desde detrás de Evelyn.
Su presencia calmó a todo el departamento de finanzas. Los empleados ni
siquiera se atrevieron a levantar la cabeza de su trabajo.
Evelyn no los notó y estaba a punto de irse.
Para su sorpresa, lo que dijo Gillian a continuación sonó aún más escandaloso
que sus acciones. "Señorita Huo, sé que me equivoqué. Por favor, no me
despidan".
Evelyn la miró confundida. ¿Qué quiere esta mujer ahora? Ella se preguntó.
CAPITULO 1044
QUERIDO SHEFFIELD
Gillian suplicó: "Sheffield y yo estamos profundamente enamorados. Señorita
Huo, por favor, deje de molestarlo. Sé que nació con una cuchara de plata en la
boca y no soy tan buena como usted, pero no me haga esto. . ¡Por favor no robes
a mi novio! "
Casi todos en la ciudad sabían sobre Sheffield y Evelyn; Los empleados del
Grupo ZL no eran la excepción.
Pero el repentino estallido de Gillian los tomó por sorpresa. Aunque estaban
sorprendidos por la noticia, no se atrevieron a levantar la cabeza para mirar a
Gillian o a Evelyn. Solo podían usar sus oídos mientras fingían estar absortos en
el trabajo.
Muchos en el departamento de finanzas sabían que Sheffield había ido una vez
como acompañante de Gillian para la cena del departamento. Por lo tanto, al
menos algunos de ellos no estaban seguros de qué creer.
"¿Que está pasando aqui?"
Una voz familiar vino desde detrás de Evelyn. Se dio la vuelta y preguntó
sorprendida: "¿Papá?"
"¿Sr. Huo?" Gillian dijo en fingida sorpresa. Ella lo había visto mucho antes
caminando hacia ellos.
Carlos y Dixon se acercaron a las dos mujeres. Carlos miró a Gillian, sus ojos tan
afilados como puñales.
"¿Que acabas de decir?" preguntó.
Hubo un silencio a su alrededor. Ese era el tipo de poder que Carlos ejercía; la
situación estaba ahora bajo su completo control.
Gillian se sorprendió por su mirada penetrante. Bajó la cabeza para evitar su
mirada aguda e intentó sonar molesta.
"Sheffield me dijo que estaba siendo forzado a estar con la señorita Huo. Ella es
tan dominante que no tiene más remedio que escucharla".
Había escuchado que Carlos estaba en contra de la relación de Evelyn y Sheffield,
por lo que supuso que él aprovecharía esta oportunidad para separarlos para
siempre.
Después de todo, Sheffield estaba en otra ciudad en este momento. No había
forma de que se defendiera.
Carlos pasó junto a la señora de la limpieza y miró la mancha de té en el traje de
Evelyn. "¿Quién ensució tu traje?"
Su tono se suavizó cuando se acercó a su hija. Evelyn lanzó una mirada de reojo
a la ansiosa Gillian y explicó: "Me choqué con la señorita Chi por accidente". No
estaba segura de si su padre creería las palabras de Gillian y mal entendería su
relación con Sheffield.
Carlos se volvió hacia Gillian. "¿No eres la supervisora del departamento de
finanzas que fue degradada por Evelyn recientemente?"
Algunos de los empleados levantaron la vista discretamente a este punto. Gillian
se sintió avergonzada de que él lo hubiera mencionado. Sin embargo, ella
respondió: "Sí, señor Huo".
"Evelyn, eres demasiado amable. ¿Cuál es el punto de mantener a una empleada
como ella en el Grupo ZL? Deberías haberla despedido", dijo Carlos con frialdad,
y luego se volvió hacia Gillian. "Acabas de decir que Sheffield te amaba. Entonces,
¿por qué se casa con Evelyn?"
Evelyn sabía que Carlos no abandonaría el asunto fácilmente. Ella tiró de su traje
y le susurró: "Papá, hay empleados aquí. Hablemos de eso cuando volvamos a la
oficina, ¿de acuerdo?"
Carlos la miró mientras ella trataba de tirar de él. Evelyn, esto debería resolverse
delante de ellos. De lo contrario, la gente lo malentenderá y te arrojará barro. Se
mantuvo firme. "¿Por qué deberíamos irnos? Todos han visto y escuchado lo que
está sucediendo aquí. Por lo tanto, es mejor que resolvamos este problema de
inmediato".
Su tono era firme, y Evelyn sabía que no tenía sentido discutir con su padre
después de que él hubiera tomado una decisión. Eso solo serviría para hacerlo
enojar.
Pero Gillian todavía esperaba que Carlos no permitiera que su hija estuviera con
Sheffield después de esto. Ella respiró hondo y dijo: "Sr. Huo, como dije, Sheffield
se ve obligado a estar con la señorita Huo. Me dijo que había ido sola a D City
para volver a estar con él".
Evelyn no pudo evitar resoplar. '¿De Verdad? ¿Ella quiere jugar este pequeño
truco delante de mi padre? Qué ingenuo.
Carlos respondió con voz fría: "Bien. Te creo".
Luego, se volvió hacia Evelyn. "¿Por qué no lo dejas ahora? Veamos si todavía
está dispuesto a elegirte por encima de la señorita Chi".
Gillian no estaba segura de a dónde iba esto, pero asintió y dijo: "Está bien.
Gracias, señor Huo".
Después de un momento de consideración, Carlos dijo: "En realidad, tenemos a
mucha de nuestra gente aquí, mientras estás sola. La gente podría pensar que te
estamos intimidando. ¿Qué tal esto? Llamas a Sheffield y le dices que Evelyn no
lo quiero más. Veamos qué dice. Oh, no olvides ponerlo en el altavoz. Queremos
escuchar lo aliviado que está después de ser abandonado por Evelyn ".
Gillian se congeló. ¿Me pide que llame a Sheffield? Ella logró forzar una sonrisa
mientras sus manos y piernas temblaban. "Sr. Huo, está en un viaje de negocios.
Puede estar ocupado".
Carlos levantó las cejas. "Eso no es verdad. No importa cuán ocupado esté un
hombre, siempre se tomaría el tiempo para atender una llamada de su amada
mujer. Yo también he estado en el lugar de Sheffield y nunca perdería una llamada
de mi esposa".
Justo cuando Carlos terminó sus palabras, los empleados volvieron la cabeza
hacia él. Alguien exclamó en voz baja: "¡Oh, Dios mío! ¡El señor Huo mima tanto
a su esposa! Simplemente confesó su amor por ella en voz alta".
"¡Es un esposo increíble!"
"Tiene razón. La señorita Chi solo necesita hacer la llamada telefónica y sabremos
si está diciendo la verdad".
Gillian se quedó allí parada, sin saber qué hacer. La cara de Carlos se oscureció.
La temperatura a su alrededor parecía haber disminuido a niveles de congelación.
"¿Sabes cuánto está perdiendo esta compañía mientras Evelyn y yo estamos
parados aquí, sin hacer nada? ¿Puedes permitirte compensarlo? No pierdas
nuestro tiempo. ¡Llámalo ahora!"
Carlos ladró, sus ojos ferozmente fijos en ella.
Gillian tembló de miedo. Buscó el teléfono en su bolsillo y lo abrió lentamente.
Carlos sabía que ella estaba perdiendo el tiempo. "Haz la llamada por ella", le
ordenó a Nadia.
"Sí, señor Huo", respondió ella, mirando a la mujer con desprecio. Primero, fue
Dollie. Y ahora, esta señora. ¿Por qué hay tantas mujeres sin cerebro alrededor
de Sheffield? pensó para sí misma.
¿Realmente cree que puede competir con la señorita Huo? La señorita Huo puede
tratar con esta mujer incluso sin la ayuda del señor Huo. Ella no era una presa
fácil.
No importa cuántas mujeres aparezcan para destruir su relación con Sheffield, la
señorita Huo siempre encontrará la forma de lidiar con ellas.
Nadia arrebató el teléfono de Gillian de sus manos temblorosas y buscó en su
lista de contactos. "Señorita Chi, ¿cómo guardó el contacto del Sr. Tang?"
Gillian no respondió. Evelyn suspiró y dijo con indiferencia: "Busca el número,
1881212 ..." Se detuvo después de decir "1212". Era su cumpleaños.
Después de recitar los últimos cuatro dígitos del número de teléfono de Sheffield,
la voz de Evelyn se apagó. Ella recordó que su cumpleaños era en marzo.
Fue entonces cuando finalmente se dio cuenta de que su número de teléfono era
una combinación de sus cumpleaños.
Cuando Nadia vio el nombre guardado en el teléfono de Gillian, tosió avergonzada
y dejó que Evelyn viera el nombre del contacto –Querido Sheffield.
Gillian se sonrojó. Ella trató de recuperar su teléfono, pero Nadia le recordó
fríamente: "Señorita Chi, por favor, compórtese".
Presionó el botón de llamada y se escuchó el tono de llamada de Sheffield. Era
una canción de Debbie.
Evelyn lanzó una rápida mirada a Carlos, que miraba furioso el teléfono de Gillian.
Si las miradas pudieran matar, ¡su teléfono ya habría explotado!
No tenía idea de que Sheffield se había convertido en fanático de su esposa.
Mientras esperaban a que Sheffield contestara la llamada, Evelyn le dijo a la
sombría mujer: "Su número de teléfono es una combinación de mi cumpleaños y
el suyo. Y su tono de llamada es la canción de mi madre. ¿Entiende lo que esto
significa, señorita Chi?"
Gillian estaba sin palabras.
CAPITULO 1045:
TODOS ATACAN A ALGUIEN CUANDO ESTAN DESVENTAJA

Al escuchar la pregunta de Evelyn, la gente que no creía en Gillian comenzó a


maldecirla.
"Gillian es tan audaz. ¡Intentó separar al señor Tang y la señorita Huo!"
"Estoy bastante seguro de que están enamorados. ¿Viste su declaración de amor
a la señorita Huo? Lo colocó en la pantalla LED de Theo Group para que todos
pudieran verlo. ¿Por qué no lo hizo por Gillian? ¡Probablemente porque ella es
una mentirosa!”
"El Sr. Tang es muy romántico. Incluso hizo un número de teléfono personalizado
que combinaba los cumpleaños de él y de la señorita Huo. ¡Realmente es mi tipo
ideal!"
Los empleados seguían susurrándose mientras esperaban que Sheffield
contestara el teléfono.
Pero él no respondió.
A petición de Carlos, Nadia volvió a llamar. Aun así, nadie respondió.
Todos dieron un suspiro colectivo de alivio cuando la llamada fue respondida a la
tercera vez.
La atractiva voz de Sheffield resonó en todo el departamento de finanzas. "Gillian
Chi, te advertí que no te metieras más conmigo. ¿Recuerdas? Será mejor que sea
importante. No me gusta perder el tiempo". Su voz estaba llena de evidente
impaciencia.
La cara de Gillian estaba tan roja como un tomate. Estaba tan avergonzada que
deseó poder desaparecer en el aire.
Después de un momento de silencio, la voz del otro lado se volvió más fría. "No
me llames de nuevo". "Bip, bip, bip—"
Colgó el teléfono.
Evelyn sonrió. Sheffield había jugado bien su papel, aunque no tenía idea de lo
que estaba pasando aquí.
Las voces que se susurraban se volvieron moletas. No se imaginaban que Gillian
podría ser tan perra.
Sin darle a Gillian la oportunidad de hacer nada, Evelyn sacó su teléfono e hizo
una llamada a Sheffield.
El teléfono volvió a sonar. Era el mismo tono de llamada. Pero la diferencia fue
que Sheffield la tomó casi apenas comenzaba a sonar.
La voz suave y sorprendida del otro lado era totalmente diferente de la anterior
impaciente. "Eve, mi amor, ¿ya me extrañas?"
"¡Ejem!" Evelyn se atragantó con la saliva y tosió.
Gillian pronto fue abandonada como tema de discusión. Ahora de lo único que
querían hablar era de lo dulce que Sheffield era con Evelyn.
Su tos no fue fuerte, pero Sheffield lo notó de todos modos. Inmediatamente se
puso nervioso. "¿Estás enferma? Deberías cuidarte mejor. Eve ..." El personal no
escuchó lo que dijo después porque Evelyn apagó el altavoz. Evelyn puso su
teléfono cerca de su oreja y bajó la cabeza para mirar sus zapatos.
"No estoy enferma. Hablamos más tarde", dijo en voz baja.
"Bueno, está bien. Cuídate. Volveré cuando pueda".
"Bueno."
Después de que Evelyn colgó, Carlos le dijo a Dixon: "¡Dixon, despide a esa mujer
ahora! ¡ZL Group nunca la volverá a contratar! ¡Oh, no olvides deducir la tarifa de
compensación por el traje de Evelyn de su salario!"
"Sí, señor Huo".
Después de eso, ignorando la reacción de Gillian, se volvió hacia Evelyn y le
preguntó: "¿También estás aquí por la señorita Wang?"
"Sí, no puedo comunicarme con ella". Hubo una emergencia, por lo que Evelyn
fue al departamento de finanzas.
Carlos le preguntó a otro empleado: "¿La señorita Wang vino a trabajar hoy?"
"No, ella no vino a la oficina hoy".
Carlos asintió y le dijo a Evelyn: "Vete a casa. Yo me encargaré".
"Gracias Papa."
Padre e hija salieron del departamento de finanzas con sus asistentes.
Gillian sostuvo su teléfono celular y se apoyó contra la pared débilmente. Ella
recibió miradas extrañas de sus compañeros de trabajo.
"Gillian Chi". El nuevo supervisor del departamento de finanzas se acercó y miró
a Gillian con burla. "¿Qué creías que estabas haciendo, jugando con la señorita
Huo? ¿Quieres morir?"
Gillian guardó silencio.
"Casi mata a tres empleados varones haciéndolos correr hasta que cayeron al
suelo. ¿Nadie te lo dijo?"
Gillian nunca había escuchado esta historia antes.

"Esos tres eran verdaderas piezas trabajo. Siempre fueron groseros y ofensivos
con las mujeres que trabajan aquí. La señorita Huo decidió darles una lección. Y
los observó todo el tiempo. ¡Sus corazones podrían haber estallado!" Si los tres
empleados desobedecían la orden o decidían renunciar, tendrían que pagar una
tarifa de terminación del contrato. Entonces, no tuvieron más remedio que aceptar
el castigo.
"Y, uno de los gerentes de nuestra compañía estuvo muy enamorado de ella y
trató de perseguirla. Ella despidió a ese tipo. Deberías haber agradecido que solo
te degradara. Pero aun así fuiste y la molestaste de nuevo. ¡Te lo mereces!" se
burló el supervisor.
Una de las mujeres le susurró a su compañero de trabajo: "La señorita Huo es la
imagen de la confianza. Solo se sonrojó un par de veces cuando habló con el
señor Tang. Es la verdadera princesa y novia del señor Tang. La señorita Chi
simplemente actuó como una niña asustada. Así que intentó trucos sucios para
intentar que el Sr. Tang y la señorita Huo rompieran. ¡Qué puta! "
Todos critican a alguien cuando están en desventaja. Esa era exactamente la
situación en la que Gillian estaba ahora. Desde que fue despedida por la
compañía, todos querían deshacerse de ella. Gillian obviamente no era popular
entre sus colegas. Eso era así porque era arrogante y dominante sin importar en
qué posición se encontraba.
El empleado que la llamó puta no era otro que Lily Xu, a quien Gillian había
regañado. Lily finalmente tuvo la oportunidad de vengarse de ella.
Gillian apretó los dientes. Cuanto más lo pensaba, más se enojaba. Sacó su
teléfono y le envió un mensaje a Evelyn, diciendo: "Crees que ganaste, ¿eh?
Bueno, ¿sabes que Sheffield se acostó con su cuñada? Coqueteó con una mujer
casada. Es absolutamente cierto. Y ahora que él está de vuelta en la familia Tang,
se volverá a enrollar con ella. Piensas que eres tan sexy. Pero Kaylee Lou es
mucho más sexy que tú. Todos los chicos babean por ella ".
Después de cambiarse de ropa, Evelyn estaba a punto de hacer una llamada
telefónica cuando vio el mensaje de Gillian.
Sterling ya se lo había dicho. Entonces, la cuñada de Sheffield era Kaylee Lou.
Ignorando el mensaje de Gillian, Evelyn llamó primero a alguien más.
Gillian estaba segura de que Evelyn estaba devastada. Por eso le envió un
mensaje de texto nuevamente. "No tienes que fingir que amas mucho a Sheffield.
No puede vivir sin mujeres a su alrededor. Hace dos días, lo vi coquetear con
Kaylee de nuevo. Apuesto a que nunca te lo dijo. Porque estoy segura de que
Sheffield nunca pensó en presentarte a la familia ".
Gillian aún no había terminado. Ella continuó escribiendo: "Cuando estaba con él,
él dijo que le gustaban las mujeres lindas y dulces, como una pequeña princesa.
Pero tú te comportas más como una reina mandona. Ustedes son terribles el uno
para el otro. Incluso si están juntos ahora, su relación no durará mucho "
Después de colgar, Evelyn miró el flujo constante de invectiva que Gillian estaba
enviando a su bandeja de entrada. Ella realmente quería bloquear a Gillian.
Finalmente, ella respondió con calma. "Gracias por el cumplido. No soy una reina,
solo Evelyn Huo. Pero ya que fuiste allí, piénsalo de esta manera: seré una
pequeña princesa cuando esté con Sheffield, y sin él, soy la Reina. Además, si él
realmente me ama, me amará pase lo que pase. ¡No le importará si soy una linda
princesa o una reina mandona! ¿Y qué si él tiene un pasado? Todos lo tienen.
¿Quieres algún consejo? Hazlo mejor. No te molestes en responderme. ¡Adiós! "
Mirando fijamente el mensaje, Gillian apretó los dientes y con enojo destruyó su
teléfono en el suelo.
El fuerte ruido sorprendió a todos en ese departamento.