Sei sulla pagina 1di 4

Costos fijos y costos variables: definiciones y

ejemplos
Como acabamos de mencionar, hay 2 tipos de costos en una empresa: fijos y
variables. Los costos variables son directamente proporcionales a la
producción. Los costos fijos, en cambio, son independientes de la
producción. Según estas definiciones, ¿cómo podemos saber qué gastos de
la empresa son fijos y cuáles son variables? La mejor forma es con ejemplos
de ambos costos. Ejemplos de costos fijos de una empresa:

 Alquiler del local.


 Suministros: agua, luz, gas, entre otros.
 Amortizaciones.
 Gastos financieros.
 Impuestos.
 Pagos a profesionales o empresas externas.
 Transportes.
 Material de papelería y oficina.
 Mano de obra indirecta: son los empleados que no intervienen
directamente en el proceso productivo.

Podríamos hacer una lista mucho más larga de costos fijos, pues esto depende
cada empresa. De todos modos, los costos que acabamos de detallar aparecen
en la mayoría de las empresas. Vamos ahora con los costos variables, que
pueden ser:

 Mano de obra directa: son los salarios y seguros sociales de los


empleados que intervienen en el proceso productivo.
 Gasto en materias primas y productos necesarios para la
producción.

Hay más costos variables, que varían según la empresa. Otros que suelen
aparecer son el mantenimiento, las reparaciones y el marketing. El hecho
de considerar un tipo de costo como fijo o variable depende de cada negocio.
Por ejemplo, en una oficina, el gasto de electricidad será más o menos el
mismo durante todos los meses del año, por tanto será un costo fijo. Sin
embargo, en una pastelería, el gasto de electricidad puede cambiar según los
meses y será mayor cuando haya más producción. Lo que más nos interesa en
un negocio es calcular los costos fijos y variables y compararlos con los
ingresos. Por eso veremos a continuación el cálculo del punto de equilibrio,
un concepto crucial para hacernos una idea de la viabilidad de una
empresa. 

Cálculo del punto de equilibrio


El punto de equilibro se define como el punto de actividad donde los
ingresos y los gastos tienen el mismo valor. La fórmula para calcular el
punto de equilibrio es la siguiente:

Punto de equilibrio = Costos fijos / (Precio de venta unitario – Costo variable


unitario)

Haciendo este cálculo sale un resultado de unidades de producción. Así que,


vendiendo más unidades de las que salen en el valor del punto de equilibrio se
obtendría beneficio. Si necesitas más información acerca del estudio de los
beneficios en las compañías, te recomendamos este artículo donde hablamos
del margen de beneficio. Por tanto el análisis del punto de equilibrio sirve
para:

 Determinar qué cantidad hay que vender para generar beneficio y


conocer la viabilidad de la empresa.
 Saber a partir de cuántas ventas es conveniente cambiar un costo
variable por uno fijo.

Para aplicar correctamente la fórmula del cálculo del punto de equilibro vamos
a seguir lo siguientes pasos:

 Clasificar los costos: para esto tenemos que ver todos los gastos que
hay y ponerlos en dos columnas, una de costos variables y otra de
costos fijos.
 Calcular el costo variable unitario: para ello hay que sumar todos los
gastos variables y dividir ese resultado por la cantidad de unidades
producidas.

Ahora ya se puede sustituir todo en la fórmula y calcular. No obstante este


cálculo no es sencillo porque, como hemos visto más arriba, hay costos
difíciles de clasificar entre fijos o variables. Debido a esto, algunos autores
definen algunos costos como mixtos. Los costos mixtos son aquellos que
tienen una parte fija y otra variable. Un ejemplo es el salario de los
trabajadores que cobran comisiones por ventas. Tienen una parte del salario
que es fija y la otra varía en función de lo que venden. Por tanto, a la hora de
clasificarlos, habrá que separar la cantidad fija de la cantidad variable. Como
podemos intuir con la fórmula del punto de equilibrio, a una empresa le interesa
que su valor de gastos fijos sea el menor posible. Si el costo fijo de la
producción es grande, se necesitará producir muchas unidades para que
el proyecto sea rentable. En vista de la importancia de los costos fijos,
veremos a continuación cómo calcular los costos fijos unitarios y los
costos fijos medios.

Cálculo de los costos fijos unitarios y medios


El costo fijo unitario es el gasto fijo que supone fabricar una unidad de
producto. Para calcularlo hay que sumar el total de gastos fijos en un
tiempo determinado, por ejemplo, un mes. Una vez calculado, divide esta
cantidad por el número de productos fabricados en un mes. El resultado
será el costo fijo unitario de un producto en una empresa determinada.
Haciendo la división anterior, está claro que el costo fijo unitario cambia sobre
todo en función del número de unidades producidas. Pero también es posible
calcular un costo fijo medio. Primero se calcula el costo fijo unitario en función
de las unidades fabricadas. Después se toman todos estos valores del costo
unitario y se halla una media de todos, que se calcula, en este caso, sumando
todos los valores de costo fijo unitario y dividiendo por número máximo de
productos fabricados. La finalidad de calcular costos fijos medios de un
producto es hallar el gasto fijo que supone la realización de ese producto
en una empresa determinada, independientemente de las unidades que se
produzcan. Bajo estas líneas mostramos ejemplos resueltos de cálculo de
costos fijos unitarios, costos fijos medios, costos variables unitarios y costos
variables medios. Si necesitas realizar un cálculo de estas características, este
modelo de hojas excel del vídeo puede servirte de ayuda.  Todos estos
cálculos, junto con el del punto de equilibrio, te darán pistas el precio de venta
de tu producto. Si tienes que producir demasiado para conseguir beneficios,
quizá pueda interesarte subir el precio.

Optimiza tus costos fijos y variables para


conseguir más beneficios
Esperamos que esta exposición sobre costos fijos y variables te haya sido útil.
Normalmente, las fábricas, oficinas, comercios y otros tipos de negocios
tradicionales llevan una contabilidad muy rigurosa, con una clasificación muy
detallada de los costos fijos y variables. Sin embargo, hoy en día existen
multitud de profesionales freelances que trabajan desde sus casas o espacios
de coworking, especialmente en negocios online. Es evidente que en estos
casos los gastos fijos son mucho menores que para los negocios tradicionales
debido a no tener que pagar el alquiler de un local. Entonces, suele ocurrir que
estos profesionales subestiman los gastos de su negocio. Si este es tu caso, te
recomendamos que controles todos tus gastos porque puedes llegar a
perder dinero sin darte cuenta. ¿Qué has hecho para optimizar los costos de
tu empresa? Cuéntanoslo en los comentarios, así todos podremos aprender de
tus aciertos.