Sei sulla pagina 1di 8

TÉCNICAS DE

PSICOLOGÍA Y
MEDICINA
ENERGÉTICA
Tapping Temporal y Rutina
Energética

Darío Maciel
ABIERTAMENTE
TECNICAS DE PSICOLOGÍA Y MEDICINA ENERGÉTICA

Tapping Temporal
Es una técnica energética procedente de la medicina china que se utilizaba para el dolor y que
también ayuda a eliminar viejos hábitos, actitudes o respuestas emocionales y a establecer nuevas
estrategias.
Primero debemos identificar el hábito o creencia que queremos cambiar y escribimos dos frases
una para el hemisferio derecho y otra para el izquierdo.
Esta técnica relaja el sistema el Triple Calentador que es el sistema energético que mantiene los
hábitos fisiológicos ayudándonos a abrazar nuevos hábitos.

El tapping temporal combina la repetición, con la autosugestión y la reprogramación neurológica y


ha sido utilizado con éxito para dejar de fumar, el peso, aumentar la confianza, la autoestima y el
optimismo. En una semana se empiezan a notar los cambios, aunque para hábitos muy arraigados
se recomienda trabajarlos un mes.

En principio parece muy sencilla, pero tiene su truco y es preferible aprenderla en vivo.
Esta es la versión Donna Eden cuya fuente directa es George Goodheart, el fundador de la
Kinesología Aplicada. Éste la encontró en la medicina china donde se utilizaba para el dolor físico.

Cuando el tapping temporal no funciona, el problema suele estar en el modo en que formulamos
las frases. Tenemos que elegir palabras que nos resuenen y sean coherentes con nuestros valores
y nuestros sentimientos. Para asegurarnos de que las frases son las adecuadas se puede utilizar el
test muscular.

Un ejemplo para trabajar con el Tapping temporal seria:

Comenzar con el hemisferio izquierdo: “Ya no tengo miedo a los espacios cerrados”
Hemisferio derecho: “me siento tranquilo/a, seguro/a y relajado/a en los espacios estrechos

Un buen comienzo sería hacerlo 2 veces por día, en cualquier momento.


Si queremos trabajar con hábitos muy arraigados o que llevan en funcionamiento mucho tiempo,
es mejor comenzar con 3 veces o más al día (con un máximo de 5), por algunas semanas
Rutina Energética
Las simples técnicas expuestas a continuación pueden beneficiar a todo el que viva en el ambiente
de progreso tecnológico, que nos produce estrés, polución, que nos aliena de la naturaleza y nos
revuelve la energía. Sugiero, también, combinar estos métodos con una “rutina energética diaria”,
y usarlos cada día. Esta rutina construye hábitos positivos en nuestro campo energético. Las
técnicas son simples pero potentes, y son acumulativas.

LOS TRES GOLPES


(Estimula y restaura la energía, incrementa la fuerza y la vitalidad y refuerza el sistema
inmunológico)

1. Usa varios dedos o nudillos para golpear los puntos demostrados en las ilustraciones. Golpea
vigorosamente cada uno de los puntos. Céntrate en inspirar por la nariz y exhalar por la boca
durante todo el proceso.
2. Para localizar los puntos R27 pon tus dedos en la clavícula y muévelos hacia dentro hacia la
parte en forma de “U” de tu esternón. Ahora mueve los dedos hacia abajo y hacia fuera unos
milímetros para encontrar los puntos. Golpetea o masajea durante 10 ó 15 segundos.

3. Coloca los dedos de una o de las dos manos en el centro de tu esternón, en la glándula timo.
Golpetea ahí de 15 a 20 segundos con los dedos o los nudillos.
4. Golpetea en los puntos neurolinfáticos del bazo, por debajo de los senos y por debajo de la
primera costilla, durante 15 segundos. Alternativamente, golpetea los puntos de acupuntura del
bazo, localizados a los lados del cuerpo, unos cuatro centímetros por debajo de las axilas, durante
15 segundos. Si alguno de los puntos es más sensible que el otro, úsalos más en el futuro.

EL CROL CRUZADO

(Equilibra y armoniza la energía, mejora la coordinación y aclara el pensamiento)

Estando de pie, sentado o acostado, levanta tu brazo derecho y pierna izquierda simultáneamente.
Mientras que vuelves a bajarlos, levanta tu brazo izquierdo y pierna derecha.
Repite, esta vez exagerando el movimiento al levantar tu pierna y el balanceo de tu brazo.
Si puedes, gírate para que tu codo toque la rodilla opuesta.
Continúa esta exagerada marcha durante un minuto, como mínimo, mientras respiras
profundamente.
Si hacer El Crol Cruzado te cansa o te hace sentir descoordinado, haz el Homolateral Crossover.
LA POSTURA WAYNE COOK

(Centra la mente. Permite desenmarañar el caos interno, ver con mejor perspectiva, pensar con
más claridad y aprender mejor)

1. Siéntate con la espalda recta. Coloca tu pie izquierdo por encima de tu rodilla derecha.
Agarra tu tobillo izquierdo con tu mano derecha y la planta de tu pie izquierdo con tu
mano izquierda.
2. Respira lentamente a través de tu nariz, dejando que la respiración eleve tu cuerpo,
mientras estiras tu pierna hacia tía. Exhala lentamente a través de tu boca, relajando tu
cuerpo. Repetir 4 ó 5 veces.
3. Cambia ahora al otro pie y repite este mismo proceso.
4. Descruza tus piernas y junta las puntas de tus dedos de las manos, dejando descansar a
tus pulgares justo por encima del puente de tu nariz. Respira lentamente hacia dentro a
través de tu nariz y hacia fuera a través de la boca 3 ó 4 veces. Cuando exhales, separa tus
pulgares estirando la piel de tu frente. Lentamente baja tus manos hasta que queden
delante de tí. Ríndete a tu propia respiración.
EL ESTIRAMIENTO DE LA CORONILLA

(Alivia la congestión mental y los dolores de cabeza, aclara y refresca la mente, agudiza la
memoria, abre el chakra corona a una mayor inspiración)

1. Coloca tus pulgares en tus sienes y las puntas de tus dedos a la mitad de tu frente.
2. Lentamente, aplicando presión, estira tu frente estirando los dedos, abarcando la zona
desde el final de tus cejas hasta donde comienza tu pelo.
3. Coloca tus dedos en el centro, pero esta vez empezando directamente donde comienza tu
pelo y repite el estiramiento.
4. Repite este patrón empezando en lo más alto, en el centro y en la parte de atrás de tu
cabeza. Continúa hasta atrás del todo y abajo hasta que llegues a la base de tu cuello. Usa
presión mientras realizas los estiramientos.
5. Muévete ahora hacia tus hombros, presiona tus dedos hacia dentro y aguanta.
Seguidamente estíralos desde los hombros hacia el frente. Mantén tus manos ahí hasta
que te sientas bien, después relaja y baja tus manos/brazos.

EL MASAJE NEUROLINFÁTICO

(Te llena de energía, manda las toxinas a tu sistema de eliminación de desechos. Limpia las
energías estancadas del cuerpo)

Masajea un subconjunto de puntos enseñados en la imagen usando una presión firme a la vez que
mueves la piel arriba y abajo, o con un movimiento circular. Masajea cada punto durante
aproximadamente 5 segundos. Alterna los puntos cada día para que puedas cubrir todos y cada
uno de ellos cada varios días.

Trabaja más tiempo en los puntos que estén más sensibles. Esa sensibilidad puede que no
desaparezca inmediatamente, pero estarás aclarando la congestión.

El masaje neurolinfático es maravilloso para practicarlo diariamente. Sentirás la diferencia.

Nota importante: Este masaje neurolinfático te ayuda a deshacerte de las toxinas. Si tienes
muchas toxinas en tu cuerpo puede que experimentes náusea con esta técnica, mientras las
toxinas se liberan de tu corriente sanguínea hacia el sistema de desecho de tu cuerpo. Esto no es
dañino ni perjudicial, pero puede que prefieras proceder de forma lenta en el futuro, tomándote
tu tiempo.

CONECTANDO CIELO Y TIERRA

(Abre los meridianos, expulsa energías tóxicas y estimula que la energía renovada fluya a través de
tus articulaciones)

1. Empieza con las manos en tus muslos, los dedos extendidos.


2. Inhala a través de tu nariz, abre tus brazos hacia afuera haciendo un círculo y junta tus
manos en posición de oración. Exhala a través de tu boca.
3. Inhala a través de tu nariz, estira un brazo hacia arriba y otro hacia abajo, empujando con
ambas palmas de las manos. Aguanta, exhala a través de tu boca y vuelve a la posición de
oración. Repite el movimiento cambiando los brazos. Haz esto dos veces por cada brazo.
4. Deja caer tus brazos abajo, dobla tu cuerpo hacia adelante desde la cintura y relájate, con
las rodillas levemente flexionadas. Haz dos respiraciones profundas antes de volver
lentamente hacia la posición erguida.
LA CONEXIÓN

Con este ejercicio conectamos el meridiano central, o vaso de la concepción (yin), con el vaso
gobernador (yang).
Estos dos ‘meridianos’ son a la vez ‘circuitos radiantes’ y al conectarlos reactivamos el flujo
energético entre la parte anterior y posterior del cuerpo que por múltiples motivos pueden
desconectarse sin que nos percatemos.

Coloca el dedo medio de una mano en el tercer ojo y el de la otra mano en el ombligo. Presiona
ambos dedos hacia dentro y hacia arriba. Inspira y espira profundamente mientras mantienes la
posición entre 15 y 20 segundos.

Además de restablecer la conexión energética ya mencionada, este ejercicio fortalece el canal


central y mejora la coordinación. Ayuda a centrarse y se ha utilizado con éxito en casos de
desmayos.