Sei sulla pagina 1di 36

TEMA 9

ANÁLISIS DE LA CALIDAD DEL AIRE ATMOSFÉRICO

1. INTRODUCCIÓN

El aire de la atmósfera es una mezcla de gases muy estable, sobre todo en las
proximidades de la superficie terrestre. Hasta una altura de unos 80 Kms la proporción en
la que se encuentran los gases atmosféricos permanece prácticamente constante.

Tabla 1. Composición media del aire limpio y seco (no se incluye el


vapor de agua, cuya proporción es muy variable)
Componente Porcentaje en volumen
Nitrógeno (N2) 78.085
Oxígeno (O2) 20.946
Argón (Ar) 0.934
Dióxido de carbono (CO2) 0.0314
Neón (Ne) 0.00182
Helio (He) 0.000524
Metano (CH4) 0.00015
Criptón (Kr) 0.000114
Hidrógeno (H2) 0.00005
Monóxido de dinitrógeno (N2O) 0.000025
Monóxido de carbono (CO) 0.00001
Xenón (Xe) 0.0000087
Ozono (O3) 0.000002
Amoníaco (NH3) 0.0000006
Dióxido de nitrógeno (NO2) 0.0000001
Monóxido de nitrógeno (NO) 0.00000006
Dióxido de azufre (SO2) 0.00000002
Sulfuro de hidrógeno (SH2) 0.00000002

Una sustancia se considera contaminante cuando ejerce un efecto perjudicial sobre


animales, plantas o materiales. Entre los componentes naturales del aire podemos
encontrar prácticamente a todos los principales contaminantes atmosféricos. Dichos
contaminantes se producen de forma natural además de ser generados por el hombre
(fuentes antropogénicas). La única excepción son los clorofluorocarbonos (CFCs) que
tiene únicamente origen antropogénico.
Los contaminantes atmosféricos se clasifican normalmente en partículas en suspensión
(polvo, nieblas, humos) y contaminantes gaseosos (gases y vapores):
a) Las partículas en suspensión incluyen emisiones de motores diesel, polvos
minerales, polvos y humos metálicos, nieblas ácidas (ácido sulfúrico), hollín, etc
b) Los contaminantes gaseosos incluyen compuestos azufrados (SO 2, SO3, etc),
monóxido de carbono, compuestos nitrogenados (NO, NO 2, etc), compuestos
orgánicos (ej: hidrocarburos, compuestos orgánicos volátiles, hidrocarburos
aromáticos policíclicos, aldehídos), compuestos halogenados, etc

Suele distinguirse también entre contaminantes primarios que se vierten directamente a


la atmósfera mediante emisiones de origen natural o antropogénico y contaminantes
secundarios que se originan por reacciones químicas de los primarios.

El volumen de emisiones que se refleja en los gráficos de las transparencias no da idea


sin embargo de la peligrosidad de los contaminantes. Además, pueden tener lugar efectos
sinérgicos, esto es, algunos contaminantes en presencia de otros ejercen en efecto muy
superior a si se encuentran aislados.
Aunque en muchos casos la producción natural de la mayoría de los contaminantes
atmosféricos es muy superior a la producción artificial, el problema de esta última es que
suele darse de forma muy localizada, por lo que en lugares próximos a la fuente de
emisión las concentraciones pueden ser muy elevadas.

2. DISPERSIÓN DE LOS CONTAMINANTES EN LA ATMÓSFERA

Los contaminantes son liberados a la atmósfera en puntos muy concretos (fuentes de


emisión). La dispersión de los contaminantes es un conjunto de procesos que tienen lugar
en la atmósfera y cuyo resultado es la disminución de la concentración de los
contaminantes respecto a la que existía en el momento de la emisión. Así se habla de:

- niveles de emisión: concentración del contaminante en el foco donde se


produce (fuente)
- niveles de inmisión: concentración del contaminante en otro lugar. Tiene
mayor interés analítico en cuanto a efectos.

En la dispersión de los contaminantes influyen dos tipos de parámetros: los parámetros de


la fuente y los parámetros meteorológicos.

En cuanto a los parámetros de la fuente además de la cantidad de contaminante


emitido, es preciso tener en cuenta factores como la altura de la fuente. Cuanto mayor sea
la altura de ésta menores serán las concentraciones superficiales. En fuentes de poca
altura (ej: tráfico rodado) los edificios circundantes tienen una gran influencia. Por ejemplo,
las emisiones de los vehículos quedan atrapadas en los cañones de aire que
2
forman las calles estrechas. También hay que considerar el volumen total de gases
emitido por la fuente y su temperatura. Si la temperatura es superior a la del aire exterior,
los gases estarán sometidos a flotación térmica. La velocidad de liberación que depende
del diámetro interno de la fuente y del volumen total de gases emitido produce fuerzas
ascensionales dinámicas.

Los parámetros meteorológicos que influyen en la dispersión de los contaminantes son


la velocidad y la dirección del viento, así como la estratificación térmica vertical. La
concentración de contaminantes es inversamente proporcional a la velocidad del viento.
La inversión térmica por el contrario hace que se observen concentraciones máximas de
contaminantes a ras de suelo. El perfil normal de temperaturas en la troposfera
corresponde a un descenso de la temperatura a medida que aumenta la altura, debido al
calentamiento de la superficie terrestre por la radiación solar. Ello provoca la creación de
corrientes de convección: el aire caliente menos denso asciende, favoreciendo la
dispersión de los contaminantes y disminuyendo su concentración a baja altura. El
fenómeno de la inversión térmica, que puede producirse en noches largas, sin nubes ni
viento consiste en una inversión del gradiente de temperaturas, que hace que masas de
aire frío queden atrapadas en zonas próximas a la superficie terrestre.

Todos los fenómenos mencionados hasta el momento se refieren al transporte de los


contaminantes (que tiene lugar por difusión y sobre todo por convección). Además existen
otros fenómenos que contribuyen a la reducción de la concentración de los contaminantes
en la atmósfera, como son:

- reacciones químicas: la concentración del contaminante disminuye por su


reacción con otros constituyentes atmosféricos. En este proceso pueden
generarse contaminantes secundarios.
- deposición: es la caída del contaminante desde la atmósfera a la superficie
terrestre. La deposición puede ser seca (debido a la acción de la gravedad)
o húmeda (debido a la lluvia).
- decaimiento: es un proceso específico de los contaminantes radiactivos

3. VIGILANCIA DE LA CALIDAD ATMOSFÉRICA. ESTRATEGIAS DE ANÁLISIS

La vigilancia de la calidad atmosférica implica la medición sistemática de los


contaminantes atmosféricos para evaluar la exposición de receptores vulnerables (p. ej:
personas, animales, plantas, obras de arte, etc) y/o evaluar la fuentes de contaminación
atmosférica.

Las concentraciones de contaminantes atmosféricos se ven influidas por las variaciones


en el tiempo y en el espacio de las emisiones de sustancias peligrosas y la dinámica de
su dispersión en la atmósfera, que originan importantes variaciones diarias y anuales.
Resulta prácticamente imposible determinar de una manera uniforme todas estas
variaciones de la calidad de la atmósfera. Por ello, las mediciones de las concentraciones
de contaminantes atmosféricos tienen siempre carácter de muestras aleatorias en el
espacio o en el tiempo.

Hay dos principales estrategias de análisis de contaminantes atmosféricos:

a) Medida de concentraciones medias durante periodos largos de tiempo. Es


frecuente realizar medidas correspondientes a un ciclo de 24 h, que tiene en
cuenta variaciones en las emisiones y también efectos térmicos. En otros casos
como son las atmósferas de lugares de trabajo es frecuente establecer ciclos de
medida de 8 h que coinciden con el tiempo de exposición de los trabajadores. Para
este tipo de análisis lo más frecuente es emplear procedimientos que implican el
muestreo y recogida del contaminante durante el periodo establecido y su posterior
análisis en el laboratorio.
b) Medida de concentraciones instantáneas: se trata de lecturas puntuales. Pueden
obtenerse después concentraciones medias promediando muchas lecturas. Para
este tipo de análisis suelen emplearse procedimientos automatizados, que realizan
mediciones continuas. Suelen basarse en principios físico-químicos y los
instrumentos deben ser calibrados utilizando procedimientos de referencia o con
mezclas de gases estándar preparadas artificialmente. Estos equipos automáticos
suelen utilizarse en redes de vigilancia que funcionan durante largos periodos de
tiempo sin intervención humana directa. Por ello, resulta indispensable comprobar
su funcionamiento de forma periódica y automática, para lo cual suelen emplearse
gases de valor cero y gases estándar preparados por diferentes procedimientos.

4. ANÁLISIS DE LOS PRINCIPALES CONTAMINANTES GASEOSOS Y CO2

4.1. MUESTREO DE GASES ATMOSFÉRICOS

Existen numerosos procedimientos de muestreo de contaminantes gaseosos. En el caso


de que se midan concentraciones medias, es fundamental la etapa de concentración del
componente de interés durante el periodo considerado. Esta etapa va asociada el propio
muestro del gas y se lleva cabo en los denominados “colectores”, que pueden ser de
distintos tipos y basados en diferentes principios. Los principales métodos son:

- Absorción: los gases pueden ser también recogidos disolviéndolos en una fase
líquida colectora a través de la que se hace burbujear el aire (muestreo activo). La
disolución del contaminante de interés puede conseguirse a veces mediante una
reacción química. Por ejemplo: el muestreador semi-automático de SO 2 de la
figura. En él, el aire se bombea y se hace pasar a través de un filtro donde se
retienen las partículas, luego se burbujea en un frasco lavador (frasco Dreschsel)
que contiene H2O2, formándose H2SO4 que luego puede determinarse
volumétricamente.
- Empleo de filtros impregnados con reactivos específicos. El aire se bombea a
través de los filtros, reteniéndose el componente de interés. Así pueden
preconcentrarse gases inorgánicos como SO2, NO2, NH3, O3, Cl2, HCl, H2S, etc
- Tubos de difusión. Son tubos impregnados con reactivos que retienen el
constituyente de interés. El gas difunde hasta el reactivo (muestreo pasivo). A
mayor concentración del constituyente de interés en el aire mayor será la cantidad
de este que difunda y sea retenido por el reactivo. Suelen usarse para gases
inorgánicos.
- Tubos “denuder” son semejantes a los tubos de difusión (poseen reactivos
específicos en sus paredes internas), pero el gas se hace bombear a través del
tubo (muestreo activo). Suelen usarse para gases inorgánicos.
- Adsorción: las moléculas del gas se retienen por atracciones intermoleculares en
la superficie de un sólido adsorbente y de este modo se concentran. Suelen
emplearse para compuestos orgánicos (aunque también es posible emplearlo para
gases inorgánicos). En condiciones de equilibrio y a temperatura constante el
volumen de gas adsorbido es proporcional a la presión parcial del gas y al área de
la superficie. Puede llevarse a cabo de forma activa, en este caso el aire es forzado
a circular a través del absorbente mediante una bomba (ver figura), o pasivo, como
puede ser el caso de dosímetros con material adsorbente. Como adsorbentes más
usados pueden citarse: carbón activo, gel de sílice, alúmina, polímeros porosos.
Para seleccionar un adsorbente es preciso considerar su afinidad. Así, el carbón
activo es un adsorbente no polar, por ello retiene compuestos apolares, en cambio
en gel de sílice que es polar se retienen los polares. Hay que considerar también
las propiedades de desorción para poder asegurar la recuperación total del analito.
Suele llevarse a cabo, bien eluyendo con disolventes o por calentamiento.
- Condensación: si se enfría una corriente de aire a temperaturas por debajo del
punto de ebullición de la sustancia de interés, es posible condensar el gas y así
concentrarlo. Generalmente se emplea para compuestos orgánicos. La limitación
del método es que generalmente el vapor de agua también condensa. A veces se
coloca una primera trampa para el agua y otra para los analitos.

4.2. MONÓXIDO DE CARBONO

El monóxido de carbono (CO) es un gas inflamable, incoloro e insípido. Su vida media en


la atmósfera se estima en unos pocos meses y en combinación con el oxigeno
atmosférico genera dióxido de carbono (CO 2). El CO es el contaminante más abundante
en la troposfera. Las emisiones naturales de CO superan con mucho las emisiones
antropogénicas, sin embargo están mucho más repartidas. Alrededor del 90% del CO
presente en la atmósfera se forma de manera natural por oxidación fotoquímica del
metano (CH4), aunque también es el contaminante que en mayores cantidades se emite a
la atmósfera por la actividad humana. Se genera en la combustión de cualquier tipo de
carburante, especialmente cuando dicha combustión es incompleta. Así, en un área
urbana un 95% del CO emitido procede actividades humanas.

Las principales fuentes naturales de CO son:

- Oxidación del metano por radicales OH o por oxígeno atómico:


CH4 + OH·  CH3·+ H2O
CH4 + O  CH3·+ ·OH
El radical metilo (CH3·) generado en ambas reacciones es muy reactivo y se oxida
fácilmente produciendo CO.
- Oceanos: ciertas algas y otras fuentes biológicas producen CO en las aguas
superficiales, luego éste es liberado a la atmósfera.
- Descomposición de la clorofila
- Erupciones volcánicas y desprendimientos de gas natural

Las principales fuentes antropogénicas son:

- Combustión incompleta de carbón e hidrocarburos:


C + ½ O2  CO (reacción unas 10 veces más rápida que la siguiente)
CO + ½ O2  CO2
- Reacción del CO2 con carbón:
CO2 + C  2CO (reacción muy endotérmica que se da en los altos hornos)
- Disociación del CO2:
CO2  CO + ½ O2 (muy endotérmica)

El CO tiene mayor afinidad por la hemoglobina que el O 2. Así, reacciona con la


hemoglobina de la sangre y desplaza al oxígeno, con lo que reduce la capacidad de la
sangre para oxigenar las células y tejidos del cuerpo provocando dificultades respiratorias.

Los principales métodos de análisis de CO son:

- Cromatografía de gases, con detector de conductividad térmica o con detector


FID, previa reducción del CO a metano (CH 4) haciendo pasar el gas arrastrado por
hidrógeno por un catalizador de níquel calentado.
- Determinación indirecta según la reacción:
HgO + CO  CO2 + Hg
Se determina el Hg formado mediante absorción atómica
- Analizador on-line con detección culombimétrica. El aire se introduce en una
columna en la que se produce la reacción entre el CO y pentóxido de diyodo
generándose I2 . El I2 formado se hace burbujear en la celda de medida donde se
reduce a yoduro, midiéndose la intensidad de corriente, que será proporcional a la
cantidad de CO del aire:
CO + I2O5  CO2 + I2
I2  I-
- Infrarrojo no dispersivo (método oficial). Se trata de un dispositivo sencillo
basado en la capacidad del CO de absorber radiación en la región infrarroja. Se
emplean instrumentos como el de la transparencia. Posee dos compartimientos,
uno de referencia (relleno generalmente con N 2) y otro para la muestra (aire
atmosférico). La radiación infrarroja atraviesa ambos compartimientos, viéndose
atenuada en el caso de que exista CO en la muestra. La radiación no absorbida
llega al detector. Este esta formado por dos compartimientos idénticos rellenos de
CO. Cuando este CO absorbe la radiación IR que le llega sufre un calentamiento.
Sin embargo, cuanto mayor sea la cantidad de CO en la muestra más atenuada
llegara la radiación al detector y menos se calentara el gas del compartimiento
correspondiente a la muestra. Esta diferencia en el calentamiento que sufren los
dos compartimientos del detector da lugar a un desplazamiento de la placa
metálica que los separa y que forma parte de un condensador, generándose una
señal eléctrica.

4.3. OXIDOS DE AZUFRE Y OTROS COMPUESTOS DE AZUFRE


De los posibles óxidos de azufre que existen solo el dióxido y el trióxido son importantes
contaminantes del aire. Otros compuestos de azufre como los sulfatos se asocian
principalmente a partículas atmosféricas. El SH 2 por otra parte se oxida rápidamente a
SO2 incrementando la concentración de este.

Dióxido de azufre (SO2). Es un gas incoloro y no inflamable, de olor fuerte e irritante. Es


el contaminante primario emitido en mayor cantidad después del CO. La mayor parte del
SO2 que llega a la atmósfera es emitido por actividades humanas, sobre todo por la
combustión de carbón (70%) y petróleo (16%) y por la metalurgia. El SO 2 se genera por
oxidación del azufre contenido en los combustibles al quemarse estos. Otra fuente
importante es la oxidación del H2S. De forma natural es emitido debido a la actividad
volcánica. En algunas áreas industrializadas hasta el 90% del emitido a la atmósfera
procede de las actividades humanas, aunque en los últimos años está disminuyendo su
emisión en muchos lugares gracias a las medidas adoptadas (sustitución de carbones de
baja calidad por combustibles de más limpios).
Trióxido de azufre (SO3) El SO3 se emite conjuntamente con el SO 2 en una proporción
del 1 a 5 % . Además es un contaminante secundario que se forma cuando el SO 2
reacciona con el oxígeno en la atmósfera. Este gas esta implicado en la producción de
lluvia ácida.
Otros compuestos de azufre. Algunos otros gases como el sulfuro de dihidrógeno
(H2S) son contaminantes primarios, pero normalmente sus bajos niveles de emisión
hacen que no alcancen concentraciones dañinas. Son emitidas a la atmósfera por fuentes
contaminantes, principalmente de papeleras que lo utilizan para extraer celulosa de la
madera. Una vez en la atmósfera el H 2S se oxida a SO2. Los sulfatos (SO42-) procedentes
de los aerosoles marinos, la erosión de suelos desérticos y la oxidación del SO 2 se
asocian a partículas atmosféricas, por lo que serán tratados más adelante.

El interés de los compuestos de azufre como contaminantes se centra sobre todo en el


SO2 y sus reacciones en la atmósfera. El SO 2 se oxida con el oxígeno atmosférico y el
So3 formado reacciona con vapor de agua produciendo ácido sulfúrico:
SO2 + O2  SO3
SO3 + H2O H2 SO4
La reacción de oxidación es muy lenta pero puede acelerarse por diferentes causas:

- Oxidación catalítica. Diferentes compuestos actúan como catalizadores de esta reacción,


acelerándola: óxidos de nitrógeno y los metales como Fe y Mn presentes en las cenizas
de las combuestiones. Es un típico ejemplo de sinergismo entre contaminantes.

- Oxidación fotoquímica. El SO2 puede ser foto oxidado a ácido sulfúrico en presencia de
vapor de agua por acción de la radiación solar y más rápidamente cuando están presente
hidrocarburos, dióxido de nitrógeno o compuestos de hierro o de manganeso. Esta es una
de las reacciones más importantes en atmósferas contaminadas, formándose aerosoles
de H2SO4

Este ácido sulfúrico generado da lugar a la denominada lluvia ácida, cuyo pH desciende
por debajo de 4 (en muchos casos se han observado precipitaciones con pH incluso por
debajo de 2). Los efectos principales de la lluvia ácida son: acidificación de las fuentes
naturales del agua, afectando a la fauna acuícola y al plancton, lixiviación de los
nutrientes del suelo, afectando a cosechas y bosques y aumento de la corrosión de los
materiales.

Como ya se ha comentado el interés se centra en el SO 2, los principales procedimientos


para su análisis son:

- Fluorescencia molecular: Se excita las moléculas de SO 2 con radiación ultravioleta en el


intervalo de longitud de onda de 230 a 190 nm, las cuales luego decaen a su nivel
energético fundamental, emitiendo una radiación fluorescente característica. La intensidad
de la radiación emitida es directamente proporcional a la concentración del dióxido de
azufre. (Método Oficial)
- Infrarrojo no dispersivo: de forma semejante al CO con un detector relleno de SO2
- Cromatografía de gases (detector de conductividad térmica)
- Método espectrofotométrico: Absorción del SO 2 en una disolución acuosa de
tetracloromercuriato sódico y medida espectrofotométrica a 560 nm empleando p-
rosaanilina y formaldehído como reactivos cromogénicos.
4.4. OXIDOS DE NITRÓGENO Y SMOG FOTOQUÍMICO.

A la atmósfera se emiten tres óxidos de nitrógeno fundamentalmente:


El N2O es un gas incoloro, no inflamable, ni tóxico. No se considera un contaminante
atmosférico.
El NO es un gas tóxico, no inflamable e incoloro. Participa activamente en las reacciones
atmosféricas causantes del "smog" fotoquímico.
El NO2 es un gas no inflamable, fuertemente tóxico de color pardo rojizo. A partir del
dióxido de nitrógeno se forma en la atmósfera el ácido nítrico que es absorbido por las
gotas de agua, precipitando en forma de lluvia ácida.

N2O y NO se generan forma natural por acción bacteriana. Pero la atención principal se
centra en NO y NO2 antropogénicos. La aparición de estos contaminantes está marcada,
fundamentalmente, por la presencia del nitrógeno del aire en los procesos de combustión.
Las elevadas temperaturas posibilitan las siguientes reacciones:
N2 + O2  2NO (muy endotérmica)
2NO + O2  2 NO2 (al enfriarse el NO)

Se originan en un amplio número de procesos industriales y por el empleo de cualquier


clase de combustibles en todo tipo de motores. A mayor temperatura en los procesos de
combustión, mayor es la cantidad producida de óxidos de nitrógeno.

NO y NO2 causan daños en los pulmones y sistema respiratorio en general, aunque


estudios epidemiológicos indican que el NO 2 es cuatro veces más tóxico que el NO.
Además, el NO2 cuando se combina con el vapor de agua en la atmósfera, da lugar a
deposiciones ácidas de HNO3 que pueden afectar seriamente a suelos, cubierta vegetal y
materiales de construcción.

Una vez en la atmósfera los óxidos de nitrógeno experimentan una serie de reacciones
inducidas por la radiación solar, que se conocen como ciclo fotoquímico del nitrógeno:

1. NO2 + hν  NO + O
2. O + O2  O3
3. O3 + NO  NO2

1. El NO2 absorbe energía en forma de radiación UV del sol. Esta energía rompe las
moléculas de NO2 produciendo NO y oxígeno atómico, ambos muy reactivos.
2. El O reacciona con oxígeno atmosférico generando ozono
3. El ozono reacciona con NO dando lugar a NO2 y oxígeno, cerrándose así el ciclo.
De no existir otras sustancias que afecten a estos procesos no existiría un efecto neto. Sin
embargo, los hidrocarburos (excepto el CH 4) presentes en la atmósfera (procedentes de
combustiones incompletas de distintos carburantes) desequilibran el ciclo del NO 2, dando
lugar al denominado “smog fotoquímico”. En las ciudades a primera hora de la mañana
se produce una emisión masiva de hidrocarburos y NO a la atmósfera, como
consecuencia del tráfico rodado. Los hidrocarburos en la atmósfera se oxidan por reacción
con diversos oxidantes como O3, O atómico y radicales ·OH, generándose radicales
peroxiacilo. Estos radicales transforman el NO en NO 2 desequilibrando el ciclo fotolítico
del NO2. La consecuencia de este desequilibrio es un aumento de la cantidad de ozono
(O3) en la troposfera. El O3 es un oxidante que produce dificultades respiratorias, daños en
plantas, etc. La concentración de O 3 que se genera depende de la intensidad de la
radiación solar (mayor producción de este efecto en verano) y de la concentración de
hidrocarburos. Si la concentración de hidrocarburos es superior a la de NO la
concentración de O3 puede aumentar muy significativamente. Con el término “smog
fotoquímico” nos referimos a una neblina formada por una mezcla de contaminantes de
origen primario (NOx e hidrocarburos volátiles) con otros secundarios (ozono, peroxiacilo,
radicales hidroxilo, etc.) que se forman por reacciones producidas por la luz solar al incidir
sobre los primeros. Esta mezcla oscurece la atmósfera dejando un aire teñido de color
marrón rojizo, cargado de componentes dañinos para los seres vivos y los materiales.
Aunque prácticamente en todas las ciudades del mundo hay problemas con este tipo de
contaminación, es especialmente importante en las que están en lugares con clima seco,
cálido y soleado, y tienen muchos vehículos. El verano es la peor estación para este tipo
de polución.

Principales métodos de determinación de NO y NO2:

- Cromatografía de gases: dado que se trata de gases no combustibles no puede


emplearse el FID, sino otros detectores como el de conductividad térmica

- Quimioluminiscencia (método oficial): permite la medida de NO. Se basa en la


reacción con exceso de ozono para producir una especie excitada que emite radiación
visible:
NO + O3  NO2*
NO2*  NO2 + hν

Para determinar NO2 previamente se calienta para descomponerlo en NO y O atómico.

- Analizador con detección culombimétrica: es una medida indirecta, basada en la


reacción del NO2 con yoduro antes de llegar a la celda de medida:
NO2 + I-  I2
El I2 formado se hace burbujear en la celda de medida donde se reduce a yoduro,
midiéndose la intensidad de corriente, que será proporcional a la cantidad de NO 2 del aire
I2  I-

Puede determinarse también NO previa oxidación del mismo a NO 2

- Determinación espectrofotométrica (a 550 nm) después de absorción del NO 2 a partir del


aire en una disolución de trietanolamina y reacción con sulfanilamida y N-(1-naftil)
etilendiamina para formar un derivado coloreado.

4.4. OZONO
El ozono se considera un contaminante cuando se encuentra en la troposfera. El ozono es
un gas incoloro y de olor agradable. Es una molécula oxidante muy reactiva: corrosiva y
irritante. El ozono no se emite directamente por ningún foco contaminante, es un
contaminante secundario que se forma a partir de otros contaminantes atmosféricos
primarios (óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos) en presencia de radiación solar.

Para su determinación puede emplearse:


- El método más utilizado para la medida del O 3 se basa en la espectroscopía de
absorción ultravioleta a 254 nm. Los espectrómetros comerciales UV para la medida del
O3 tienen límites inferiores de detección cercanos a los 10 µg/m3 y tiempos de respuesta
inferiores al segundo.
- También puede emplearse la quimioluminiscencia: se hace reaccionar el O 3 con un
Rodamina B adsorbida sobre gel de sílice, generándose una especie excitada que emite
radiación visible.

4.5. COMPUESTOS ORGÁNICOS VOLÁTILES


Este grupo incluye diferentes compuestos como los hidrocarburos, los halometanos o
clorofluorocarbonos (CFC) y otros.

HIDROCARBUROS. Los hidrocarburos que se vierten a la atmósfera proceden sobre todo


de fuentes naturales. El metano CH 4 es el más abundante y más importante de los
hidrocarburos atmosféricos. Es un contaminante primario que se forma de manera natural
en diversas reacciones anaeróbicas del metabolismo. El ganado y las reacciones de
putrefacción forman metano en grandes cantidades. También se desprende del gas
natural, del que es un componente mayoritario y en algunas combustiones. Asimismo se
forman grandes cantidades de metano en los procesos de origen humano hasta constituir,
según algunos autores, cerca del 50% del emitido a la atmósfera. El CH 4 en la atmósfera
se oxida hasta formar CO. Se considera que no produce daños en la salud ni en los seres
vivos, pero influye de forma significativa en el efecto invernadero.
Las emisiones antropogénicas de otros hidrocarburos se producen sobre todo por
combustión incompleta de carburantes (transporte, en general) y refinado del petróleo.
Los hidrocarburos emitidos por estas causas a la atmósfera son tanto alifáticos (saturados
e insaturados) como aromáticos, estos últimos más problemáticos debido a sus posibles
efectos cancerígenos (ej, benceno). Los hidrocarburos en la atmósfera sufren reacciones
fotoquímicas generando contaminantes secundarios, un ejemplo claro es el ya comentado
“smog fotoquímico”. En general, los hidrocarburos contribuyen a la formación de radicales
muy reactivos.
El método de análisis más frecuente es la cromatografía de gases con detector FID. Se
separan y determinan los distintos hidrocarburos presentes. Suele expresarse el resultado
como metano e hidrocarburos totales excepto metano. También puede emplearse
detección infrarroja no dispersiva gracias a la absorción IR de los enlaces CH
(hidrocarburos totales).

HALOMETANOS o CLOROFLUOROCARBONOS. Los halometanos o


cloroflourocarbonos (CFC) son utilizados como propelentes para producir aerosoles. Los
más usados con CFCl3 (Freón-11) y CF2Cl2 (Freón -12). Son los principales responsables
de la destrucción de la capa de ozono. Se trata de sustancias muy volátiles y muy inertes
químicamente. Su elevada volatilidad hace que difundan fácilmente hacia las capas
superiores de la atmósfera sin ser eliminados en la troposfera gracias a su inercia
química. Una vez en la estratosfera la radiación ultravioleta procedente del sol hace que
se descompongan liberando cloro atómico:
CFCl3  CFCl2 + Cl
CF2Cl2  CF2Cl + Cl

El cloro atómico tiene gran reactividad química:


Cl + O3  ClO + O2
O3 + hν  O2 + O
ClO + O  O2 + Cl

El efecto neto es la destrucción de grandes cantidades de ozono estratosférico a partir de


pequeñas concentraciones de clorofluorocarbonos. Para su determinación puede
emplearse cromatografía de gases con detector de captura electronica o con detector
espectrométrico de masas.

OTROS COMPUESTOS ORGÁNICOS. En general en la atmósfera a aparecen


concentraciones traza de diferentes compuestos orgánicos volátiles como aldehídos,
cetonas, éteres, fenoles, esteres, peróxidos y ácidos orgánicos. La principal causa de su
presencia en el aire esta asociada a las emisiones de los automóviles y otros procesos de
quema de combustibles, aunque también pueden formarse por reacciones fotoquímicas
en la propia atmósfera. Sus efectos sobre la salud son variables. Algunos no parece que
causen ningún daño, pero otros, en los lugares en los que están en concentraciones
especialmente altas, afectan al sistema respiratorio y podrían causar cáncer. También
pueden encontrase derivados clorados de hidrocarburos aromáticos, utilizados en la
fabricación de biocidas o producidos en el blanqueado con Cl de la pasta de papel. Las
dioxinas, compuestos extremadamente tóxicos (el agente cancerígeno más importante
conocido) también aparecen en los efluentes de las celulosas. Para la determinación de
compuestos orgánicos volátiles se emplean en general técnicas de cromatografía de
gases con detectores apropiados según el tipo de compuestos y nivel de concentración
(son siempre compuestos trazas).

4.6. DIÓXIDO DE CARBONO


El dióxido de carbono (CO 2) no se considera un contaminante atmosférico ya que se trata
de un constituyente mayoritario del aire. Este gas experimenta un ciclo natural debido a la
actividad de animales y plantas:
Las plantas fotosintéticas en presencia de luz solar producen:
CO2 + H2O  hidratos de carbono + O2

Animales y plantas en el proceso de la respiración celular dan lugar a la reacción

inversa: hidratos de carbono + O2  CO2 + H2O (proceso de combustión)

Este ciclo natural del CO2 se ve alterado por la actividad humana, lo que da lugar a un
aumento neto de los niveles de CO2 atmosférico. Las principales causas de este
desequilibrio son:
- la deforestación, con la consiguiente disminución de la capacidad de la naturaleza de
eliminar el CO2 atmosférico.
- las emisiones masivas de CO2 como consecuencia de la quema de combustibles fósiles
debido a la actividad industrial y el transporte

El aumento de los niveles de CO2 atmosférico se traduce en una mayor absorción de


radiación infrarroja procedente del sol, lo que provoca un calentamiento progresivo de la
atmósfera (efecto invernadero).
El método de análisis de CO2 más empleado es de infrarrojo no dispersivo.

5. PARTÍCULAS ATMOSFÉRICAS

5.1. Características de las partículas atmósfericas

El material particulado en suspensión (MP) como contaminante del aire incluye una
amplia clase de sustancias líquidas o sólidas con una variedad de propiedades físicas y
químicas. Una característica importante es su tamaño, que puede oscilar desde partículas
grandes (1-0.5 mm) hasta dimensiones moleculares (5 nm). La fracción conocida como
aerosol es la que comprende partículas entre 0.1-10 m. Las partículas más grandes
tienden a depositarse por gravedad rápidamente y no son colectadas por el sistema
respiratorio del ser humano por lo que no son consideradas dañinas para la salud. Las
partículas con diámetro aerodinámico menor o igual a 10 m, usualmente denominadas
MP10, pueden penetrar las vías respiratorias y llegar a los pulmones, depositándose en
las paredes alveolares. Además estas partículas pueden permanecer largos periodos de
tiempo suspendidas en la atmósfera y ser arrastradas por los vientos cientos de
kilómetros lejos del lugar de origen.

Las partículas finas resultan principalmente de procesos de combustión, incluyendo la


condensación y transformación atmosférica de gases de escape. Las fuentes naturales
de emisión de partículas son pulverización del mar, erosión del viento, incendios,
emanaciones biogenéticas, y volcanes. Los procesos que sufren las partículas en la
atmósfera son muy variados. Las más pequeñas pueden sufrir procesos de difusión, y
algunas coagulan formando partículas de mayor tamaño que sedimentan. También
pueden ser arrastradas por las gotas de lluvia y reaccionar con distintos gases
atmosféricos. Las partículas sólidas en suspensión actúan de agentes de condensación
del vapor de agua presente en la atmósfera. Por ello, el material particulado puede
participar en procesos químicos que ocurren en la atmósfera urbana, actuando incluso de
catalizadores. Por ejemplo, los óxidos de azufre y nitrógeno se transforman rápidamente a
ácidos sulfúrico y nítrico, respectivamente, en la superficie de las partículas, las cuales
actúan de catalizador del proceso. El material particulado favorece así la formación de
nieblas ácidas que acostumbran a estar presentes en los núcleos urbanos muy
contaminados.

La composición química de las partículas atmosféricas es muy variada. Entre los


constituyentes inorgánicos se pueden citar sales (sulfatos, nitratos, amonio), óxidos de
silicio, otros óxidos, metales (plomo, arsénico, cadmio, mercurio) y radionuclidos.

Constituyentes inorgánicos especialmente destacables son:

- Cenizas procedentes de la combustión de petróleo y carbón. La mitad del material


particulado urbano está formado por cenizas carbonáceas procedente de la combustión
de carburantes fósiles, principalmente en automoviles, sobretodo los que funcionan con
motor Diesel. También contribuyen a su formación los calefacciones, las centrales
térmicas y las industrias que operan con fuel oil o carbón. La composición de estas
partículas depende mucho del tipo de combustible. Predomina el carbono elemental junto
con óxidos de Ca, Al, Fe y Si, así como elementos como S, Ti, P, K y Na.

- Metales tóxicos: la mayoría de los metales presentes en la atmósfera se


encuentran asociados a partículas, con las únicas excepciones del mercurio elemental
(Hg) , metil-Hg y algunos derivados del plomo (alquil-Pb). Una de las consecuencias más
graves de la presencia de metales en la atmósfera es que no son degradados ni química
ni biológicamente lo que origina su persistencia en ella y provoca una amplificación
biológica de los metales en la cadena trófica. Entre los más tóxicos se incluyen Pb, Hg,
Be, Cd, Cr, V, Ni y As (metaloide). De entre ellos destacan especialmente por su
importancia en la atmosfera Pb y Hg, así como Be:

Mercurio: se trata del único metal líquido y volátil. Una vez en la atmósfera el
mercurio elemental (Hg) se oxida a Hg 2+ que se asocia a partículas y termina
depositándose en los sedimentos. Allí, ciertas bacterias lo transforman en
organometálicos, como metilmercurio y dimetil mecurio (CH 3Hg+ y (CH3)2Hg+).
Ambos compuestos se acumulan en las células, afectando especialmente al tejido
nervioso. La concentración de mercurio en la atmósfera no suele superar los 50
ng/m3.

Plomo: el plomo se emplea en numerosos procesos industriales (fabricación de


vidrios, pinturas, etc) y hasta hace pocos años era ampliamente empleado como
aditivo en la gasolina (se utilizaba el tetraetilplomo como antidetonante). El plomo
en el interior del organismo interfiere en el proceso de maduración de los glóbulos
rojos, ya que inhibe la síntesis del grupo hemo. Se acumula en los huesos y tejidos,
produciendo alteraciones nerviosas y reducción de la función renal. Por su
toxicidad se suele medir su concentración en aire por separado.

Berilio: es un metal que puede encontrase en atmósferas urbanas. Es poco volátil


por lo que queda concentrado en el foco contaminante, asociado a partículas en
suspensión. Se emplea en la fabricación de aleaciones y en reactores nucleares.
Es muy tóxico, por lo que su control esta reglamentado muy estrictamente,
especialmente en lugares de trabajo donde exista riesgo de exposición.

- Asbestos (amianto): son silicatos mixtos de magnesio, hierro y calcio. Están


formados por largas fibras fuertes y flexibles que son incombustibles. Se han utilizado en
multitud de aplicaciones, como protección contra el fuego. Los asbestos pueden
encontrarse en el aire, procedentes de demolición de edificios, reparaciones,
mantenimiento, etc y permanecen largos periodos de tiempo sin destruir. Los asbestos
son peligrosos porque afectan al pulmón. El límite no debe superar los las 100000 fibras
de 5 micrometros /m3 en el aire por cada 8 horas de trabajo.

Entre los constituyentes orgánicos de las partículas atmosféricas se encuentran gran


variedad de compuestos no volátiles. Suelen dividirse en tres grupos en función de sus
características ácido-base:
- Fracción neutra: incluye fundamentalmente hidrocarburos alifáticos de cadena
larga (16-28 átomos de carbono), compuestos oxigenados (aldehídos, cetonas,
epóxidos) y aromáticos (entre estos son de especial interés los hidrocarburos
aromáticos policíclicos, PHAs, por sus efectos cancerígenos).
- Fracción ácida: contiene fundamentalmente ácidos grasos de cadena larga y
fenoles no volátiles.
- Fracción básica: esta formada principalmente por hidrocarburos heterocíclicos con
nitrógeno, (como la acridina) o aminas aromáticas no volátiles.

5.2. Análisis de partículas atmosféricas

La caracterización de partículas atmosféricas puede abordarse con diferentes objetivos:

5.2.1. Determinación del contenido de partículas.


El contenido total de partículas es una medida gravimétrica de la masa total de sólido
extraido de un volumen fijo de aire. Tambien es frecuente la determinación de la
distribución por tamaños, ya que el tamaño de las partículas determina su movilidad en la
atmósfera y sus peligrosidad (así solo partículas < 5 µm son respirables y por lo tanto más
peligrosas). Además el tamaño de las partículas también influye en la distribución de
especies químicas.
Actualmente la concentración de MP10 es empleada como indicador de calidad de aire
ambiente, en reemplazo del material particulado en suspensión total que se empleaba
anteriormente. Para aislar las partículas pueden emplearse diferentes métodos de
muestreo.

Muestreo de partículas

El componente de entrada al muestreador puede ser de naturaleza muy diversa


según el objetivo y la técnica de muestreo. Si el muestreo es pasivo, puede ser una
simple abertura vertical para la recogida del polvo que cae en un depósito. En el caso de
muestreo activo de partículas el diseño del componente de entrada presenta mayor
complejidad. El requerimiento básico es que se realice un muestreo isocinético, es decir,
que la velocidad de entrada a la sonda sea igual a la velocidad del gas. Si la entrada a la
sonda es demasiado lenta se producirá sobremuestreo de partículas, por el contrario, si la
entrada de muestra es demasiado rápida se dará submuestreo de partículas, debido a
que éstas presentan inercia pero el gas no. (Figura)

Para la recogida de partículas se emplean distintos métodos:

- Filtración: es una técnica muy utilizada. Las partículas quedan retenidas en un


filtro, cuyas características dependerán del tamaño de las partículas a recoger.
Será necesario también considerar las características físico-químicas del material
filtrante.
- Impacto: la técnica consiste en forzar a la corriente de aire, incrementando su
velocidad y haciéndola pasa a través de una superficie de obstrucción donde las
partículas son recogidas. Un caso particular es el impactador de cascada (figura)
en el que los orificios son cada vez de menor tamaño, de modo que las partículas
mayores son recogida al principio, así pueden separarse en distintas fracciones
según su tamaño.
- Sedimentación: podemos distinguir dos modalidades diferentes. Sedimentación
gravitatoria: es la más simple. Las partículas se depositan por gravedad en un vaso
colector (figura). Se trata de un muestreo estático, al final del periodo de recogida el
polvo captado se recoge con agua. Los principales inconvenientes son, el tiempo
largo de recogida (ej: un mes), la influencia de las condiciones meteorológicas (ej:
viento, lluvia). Sedimentación electrostática: se aplica una diferencia de potencial
entre dos electrodos haciendo que las partículas se carguen eléctricamente y
migren hacia uno de los electrodos donde son recogidas (figura)
- Centrifugación se emplean los denominados ciclones, en los que se hace uso de la
fuerza centrífuga para separar las partículas del aire

5.2.2. Determinación de la composición química de las partículas.

Para determinar la composición química de las partículas atmosféricas pueden


emplearse dos estrategias diferentes

A) Disolución total o parcial de las partículas

Es necesario distinguir entre la determinación de especies inorgánicas y orgánicas.


Para especies inorgánicas se disuelve la muestra con reactivos adecuados,
generalmente mediante digestión ácida. El procedimiento de disolución varía
dependiendo del conocimiento de la composición de las mismas. Así, si hay
silicatos será necesario el empleo de HF. Si no, puede ser suficiente un tratamiento
con HNO3 en caliente. Una vez disueltas se selecciona la técnica más apropiada
en función de las especies a determinar: absorción atómica, espectrofortometría o
métodos más sofisticados como emisión atómica con fuente de plasma (ICP-AES)
o espectrometría de masas con fuente de plasma ICP-Masas.

Para compuestos orgánicos: suele hacerse una extracción de las distintas


fracciones empleando disolventes orgánicos apropiados. Después en los extractos
puede determinarse simplemente carbono orgánico total o determinar los distintos
componentes individuales mediante técnicas cromatográficas.
B) Empleo de técnicas sin disolución de la muestra

La mayoría de éstos métodos requieren un equipamiento sofisticado, solo


disponible en laboratorios especializados. Entre las técnicas que pueden emplearse
sin disolución de muestra, se pueden citar:
-fluorescencia de rayos X
- análisis por activación neutrónica

Un caso especial es el análisis de asbestos, en el que es frecuente el empleo de la


microscopía electrónica para contar las fibras. El resultado se expresa en número
de fibras de asbesto por volumen de aire.
Componente Porcentaje en Volumen

Nitr6geno (N2) 78,085


Oxigeno (O2) 20,946
Argon (Ar) 0,934
Dioxido de carbono (COz) 0,0314
Ne6n (Ne) 0,00182
Helio (He) 0,000524
Metano (CH,) 0,00015
Cripton (Kr) 0,000114
Hidrñgeno (H2) 0,00005
Monoxido de dinitrogeno (NGO) 0,000025
Monoxido de carbono (CO) 0,00001
Xenon (Xe) 0ORXD87
OzORO (0 3) 0,000002
Amoniaco (NH3) 0,0000006
Dioxido de nitrogeno (NO2) 0,0000001
Monoxido de nitrogeno (NO) 0,00000006
Dioxido de azufre (SO2) 0,00000002
Sulfuro de hidrogeno (H2S) 0,00000002

Ng 78.1
Oy 20.9 ppm v/v
Ar 0.934 cot s3o
CO 0.033 Ne 20
He 5
CHP 2 PPb v/v
n z
’i

Xe 9o
O3 40
NOT 20
NHS 6
SOA 2
CH3CI 0.5
CMH 0.2
cCl o.1

Gaseous constituents of the atmosphere


Contaminantes primarios.

Gss Produccion natural Produc. artificial


CO 90,6% 9,4&o
NO, 88,7% 11,3%
SO, 55,3% 44,7%
HC 84,5% 15,5%
Macroparticulas 88,7&o ll,3'Z•
g¥RAS FL€NTES
f{AYt¥¥ALES &5"He O d

Fueate Porcentajc dcl tutal

Transpose 63.8
Vehiculos motor 59.2
Aviaci6n 2,4
Trencs 0, I
Barcos 0.3
Hotorcs dcl fuel rio para uso en carreiera I .8
Combusu6n. Fucntes estacionarias 1.9
carb6n 0,8
Fuel-oil 0. I
Gas natural Dcsprcciablc
Madcrn I ,0
Ptoccsos industriales 97
3.6
Rcfincrias 2.2
Pa{›clcras 0.8
Otros (llamas coquc) 1. I
Basuras 7.6
Inc incracién
Crcmac ion at airc librc
Crcnlacién cdnica
Varios 16.9
lnccndioi forcctnlcc 7.2
lnccndios nonnaJss 0.2
Crcmaci6n dc zssiduos dcl carb6n 1.2
FORMACION NATURAL DEL MONOX IDO DE CARBONO
Crcmaci6n de produc4os agrfcolas 8.3
L A Ag 9 OF C I ON OE E k ER o I #
g OLAR PORIN Ot
PR 0 DUC E ND Y 0

ID RcACCI0A4 COC

PROOucIR N 0

L4 REAC CIOH OC QR A OiCALE 8 UBS E 5 OE HI bROcAs


CON @ PRODO6{ @UP0 B, ALTAMEMTE REAgTI yO8 ,.
g40i0ALE 9 LiBPC
HID R0CAfi 8uRO 5

LBAES D H.DRO5 RB?*


PRODUCErt PA NAL or I•ItDOS Y
OT POS C Okl P CtN MT E1 9 EL S MCi4

NO

RE.A0TIVO4
HIDROCARBUROS
NO METANO
0.4

ALDEHIDOS
0.2
N1VEL DE CONTAMI?AI N TE ppm EN VOLUMEN

0.| OXIDAO TE

Scheme of ches11um1nscance ozone ana1y ser . PTH: QDOt.0-


IOn of the Am8 F
8 A.M. 4 I? M.8 P lyl. mu 1t1p1ier I ube . ( Re produced f rom [ 7 9] uith pe rmlss
1G8F
HORA DEL DIA
Chea1ca I Soc fety ).
hG{AflQ lo Block diagram of has analyser with coulometrlc detectlon.
(Courtesy of Phllips).

HEA7f0 AND
DRW REDUL*7’
AIR’
' HIGH

A ”BE OJLATEO

EXMUST

i
{ SAf4PLE I”
N0
• - ]I -—- 5 ?HPLE
PARWIEULATE I1EGRAT: A f•IB-
M0TOR1ItD CON TO HOLO
FltIER

SAI'4PLEft Q A NGC
GAS ” COM T RDL
NL”E1
klE HBftAt•IE
kO - NO
CgHyFRTER

CO h TROL
DIA GN ”TICS

PAGE L hO Q?CO#OC H MFCOBOP


UETEA "OUJ#U] 0U.tDU7. OUT
PU

T • Block” ”d:tag”ran of n1rro”gen ox1des ana:}yser. ( courta”sy .or Columb1a sc1entlf 1c ”In0uSt.r.be
coraorazLon ) .
Etapas de fcrmacidn de aerosolcs de sal marina.

Fucntes de dxidos dc Azufzc.

T RA

Ciclo atmosférico del azufre.

Rt Condensation
of atmosphci’ic
vapors (wa tc r)
eas
Processes lhat particles undcr8o in the awnosphcrc.
Summary of commonly employed methods for measurement of gaseous air pollutants

collection (continuous Minimum


Measurement technique period techniques) conccntrations

Total hydrocarbons Non-dispersive infra-red (NDI R) 5s 1 p.p. m. (as hexane)


Flame ionization analyser 05s 10 p.p.b. (as methane)
Specific hydrocarbons GLC/flame ionization detection (FID) l p.p. b.
Carbon monoxide NDIR 0.5 p.p.m.
Catalytic methanation/FID 10 p.p.b.
Electrochemical cell 25 s 1 p.p.m.
Sulfur dioxide Absorption in hydrogen peroxide/titration 24 h 2 p.p. b.
Absorption in hydrogen peroxide/conductivity 3 min PP
determination
Absorption in tetrachloromercurate/spectrophotomctry 1 min 1 IN J›. p. b
Flame photometric analyser 0. â Jr. p.
I›
Fluorescent analyser 2 min
Oxides of nitrogen Conversion to nitrite/azo dye formation 30 min 5 J›. p b
Chemiluminescent reaction with ozone 0.?o p. p.
b
Ozone Oxidation of potassium iodide/spectrophotometry 30 min 10 p. p. b
Oxidation of potassium iodide/electrolytic cell 30 sd 10 p. p. b. ,
Chemiluminescent reaction with ethene 3s I p. p. b.
UV absorption 30 s 3 p.p.b.
Peroxyacetyl nitrate GLC/electron capture detection 1 p.p. b.

‘ Time taken for a 90 per cent response to an instantaneous concentration change


b
Grab samples of air collected in an inert container and concentrated prior to analysis
' Instantaneous concentrations measured on a cyclic basis by flushing the contents of a sample loop into the instrument
Time for a 75 per cent response
Retention time (min) 20 min

1. ethane 16. 2-me thyl-2- buIene


2. ethene 17. I -pentene
3. propane 18. 2-memyi-1-butene
4. propene 19. cis-2-qentene
5. isobut6
methylcyclopeniane
s. > butane 21. cyclohexane
7. trans-2-bute ne 2-memyIpentane
8. 1-bute 9 23. 3-meihylpentane
9. isobutene 24. hexane
10. cis-2-butene 25. 2/3-methyihexane
11. cyciopentane n-heptane
j2. 2-methylbutane 27. benzene
‹3. -pentane 28. r›-<<tane
4. 3-methyl-1- butene 29. toluene
‹s. trans-2-pentene

Figure 4.11 Hydrocarbons in smog at Bilthoven. 50 m X 0.5 mm fused silica capillary


column, temperature programmed at 40°C initially then at 10°Cfn1fn to 2tD°C. Air sample
0.41 and FTD detector (CHROMPAK, 1992).
crc i i.

5 10 20

Flgure 4.15 GC/MS of a mixture of chlorctfluorocarbons. The i, values in the spectrum


were assigned from a parallel run using a WCOT column 25 m x 0.32 mm, temperature
programmed from 30—2OJ°C. The individual peaks were idetttified by a computerized
comparison with a library of MS spectra (Rastogi, 19ml.
CONTAMINANTS METODO ANALITICO

A) TOMA MUESTRAS
• Dioxido de azufre • Acidez total
• Thorina (Espectrofotometria)
• Pararrosanilina (TCM) (Espec.)

• Oxidos de nitrégeno • Greiss-Salztman (Espectrofo.)

• Particulas en suspen- • Reflectometrfa (Humos negros)


sion • Gravimetria (Alto volumen)
• Partfculas sedimenta- • Gravimetrfa (Standard Gauge)
bles
• Amoni“aco • Nessler (Espectrofotometria)

• Absorcidn atomica
B) M. AUTOMATICOS
• Diéxido de azufre • Fluorescencia UV puIsante/no
• Oxidos de nitrogeno • Quimiluminiscencia
• Partfculas en suspen- • Absorcion de radiacion j3
SiOn • Nefelometri”a
• Hidrocarburos • lonizacion de llama
• Ozono
• Absorcion ultravioleta
• Monoxido de carbono
• Infrarrojo no dispersivo
• Acido fluorhfdrico
• Radiométrico (medida de pol-
vo)
• Acido sulfdrico
• Fluorescencia (SH SO,)
• Amoniaco
• Qui mi I umi n i sc enc
i a (NH,—+ NO)

T
a
b
l
a

1
1
:

R
e
f
e
r
e
n
c
i
a
l

F
i
g
u
r
a

2
6
:

R
e
f
e
r
e
n
c
i
a

4
6
Ciclo del carbono.

AUME NT0 D EL DIOX ID0 D E CA R BONO EN LA AT MOS FE R A


DE CAR BON0 ( PARTES POR

I
I
I
}
J
C ONCE NTR ACK I OE O fOXlOO

Aumento del dibx ido de carbono en la atmfisfera.


ORIGEN ANTROPOGENICO

44 PLOMO
5,9 OTROS
CROMO 58X HOMBRE
4,6 COBRE
MANGANESO .1,5¥ AEROSOL
7.4 NIQUEL MARINO
11 VANADIO
17, 6 .3%
ZINC INCENDIOS
FORESTALES
„7 ¥
ORIGEN NATURAL PROCESOS
IOGENICOS
% ERUPCIONES
59,4 MANGANESO OLCANICAS
8 OTROS
4, 0% EROSION
5,2 COBRE

VAN A DIO
8,2 CRQMO
8,4 ZINC Fuentes de Contaminacidn Metdlica.

Emtsidn dc metales aJ ambience.

Concentracién atmosférica de algunos metales traza, potencialmente


peligrosos, sobre Europa y America del Norte (ng/m')

América América
Metal Europa del Norte Metal Europa del Norte

Li 2 Sr 2 3
Be 2 0,2 Mo 2
Al 600 1.500 Ag
W 30 400 Cd 20 21
Cr 25 60 Sn 20 20
Mn 43 150 Sb 8 12
Co 2 3 Cs 0,5 0,2
Ni 25 100 Hg 2
Cu 340 100 Pb 120 2.700
Zn 1.2€O 5£D U 0,02 0,2