Sei sulla pagina 1di 8

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

(UAPA)

Escuela de Psicología

Informe Final
Participante.
Edward Rafael Barranco
Matricula.
12-3347

Asignatura.
Psicología Educativa 1

Maestra.
Claudia Jossettee Ramos Suarez .MA
Carrera.
Psicología Educativa

Fecha:

Miercoles 15/4/2020
Introducción.

Durante los primeros años de nuestra vida aprendemos ciertos patrones


de percepción e interpretación específicos de nuestra cultura y género
que nos ayudan a estructurar la realidad. Este proceso de socialización
sirve para la formación de la identidad en el marco social, lo cual
también significa que los miembros de la sociedad aprenden e
interiorizan el rol de género que les fue asignado. Este rol de género
está unido a determinadas expectativas, las cuales establecen un
comportamiento particular. El rol de género implica frecuentemente
determinada capacidad de acceso a recursos y poder. En este caso,
tanto el acceso como las posibilidades y los derechos se encuentran
distribuidos de forma desigual. El sector educativo y la escuela como
lugar de estudio tienen mucha influencia sobre el aprendizaje y brindan
la posibilidad de cuestionar el rol de género asignado. Por lo tanto,
mediante la aplicación del enfoque de género en el área de la educación
podrán hacerse visibles las relaciones existentes entre los sexos a fin de
contribuir a superar las desigualdades existentes. El presente informe
quiero, en primer lugar, a aclarar los conceptos fundamentales relativos
al género y señalar los criterios para el desarrollo del enfoque de
género. En segundo término, se discuten la importancia y el alcance del
enfoque de género en el sector educativo, poniendo especial énfasis en
la educación escolar.
Orden Departamental 33-2019 y la ideología de género.

La orden departamental del Ministerio de Educación que establece


como prioridad la implementación de política de género en la educación
preuniversitaria tiene como objetivo principal tratar de lograr una
igualdad real en la educación de hombres y mujeres, con el fin de
acabar con la cultura de los hombres son los fuertes y los que dirigen, y
que las mujeres deben acatar lo que ellos dicen.
La cual prioriza el diseño e implementación de la política de igualdad de
género, cumpliendo con el mandato constitucional del derecho a la
educación como garantía para la igualdad y dignidad humana, y
creando las condiciones para garantizar la igualdad de oportunidades.
Para diseñar la metodología de la ordenanza, que se inicia con la
elaboración de la política de género de la institución. Sin embargo, el
departamento de Educación de Género y Desarrollo de dicho
organismo, que será construida mediante un proceso técnico y
participativo, que permitirá a los distintos actores del sistema hacer sus
respectivos aportes.
Asegura que la iniciativa constituye un acelerador para alcanzar las
metas de la Estrategia Nacional de Desarrollo y garantiza un trato
igualitario, para mujeres y hombres en todo el país.

Lo que expresa y ordena la Constitución, señalan, debe ser incorporado


y construido desde el sistema educativo, en favor de nuestros niños,
niñas y jóvenes, que merecen una educación de calidad, la cual no ha
sido un regalo, sino una conquista fruto de años de lucha de toda la
sociedad y necesitamos que sirva para lograr un país mejor.

Por estos motivos, respaldan promover la educación, formación y


capacitación del profesorado y de toda la comunidad educativa, a fin de
que estos puedan ser agentes transformadores en todas las
dependencias e instancias educativas del país.  a través del cual el
Estado se comprometió a incorporar en el currículo educativo valores de
respeto, igualdad y equidad de género. Estas medidas son
indispensables para alcanzar los objetivos y metas establecidos en la
Estrategia Nacional de Desarrollo

Pero La creación de la ordenanza, ha desatado un sin número de


reacciones en contra…
Considero que la equidad de género en las políticas educativas es una
condición necesaria para garantizar la inclusión de amplios sectores
poblacionales que de otra manera van a ver vulnerado su derecho a una
educación de calidad. Podría afirmarse que aunque son muchos los
esfuerzos que han realizado los sistemas educativos en este sentido
todavía son necesarias acciones para lograr la igualdad de género en
educación. Esta situación nos lleva a reflexionar sobre el papel que las
diferentes agencias socializadoras ejercen en la configuración de los
imaginarios asociados a los roles de género y a recordar que las formas
en que son transmitidos los valores de género son tanto conscientes
como inconscientes. El lenguaje, las acciones de la vida cotidiana, la
ropa, el trabajo, las relaciones familiares, les dan a las niñas y los niños
los elementos para comportarse de acuerdo con el género asignado y
para elaborar su autoimagen. Así, la cotidianidad de la familia y la
escuela marcan de una manera sutil estereotipos que dificultan acciones
de política con la consiguiente permanencia de inequidades.
Es importante resaltar que el género es uno de esos patrones culturales
y sociales que la escuela y la educación reproducen y mantienen como
una estructura de dominación. La escuela enseña a obedecer y a ser
leales con un sistema que legitima hábitos, prácticas, valores y normas
catalogadas como válidas que no siempre respetan la equidad de
género.
Hay investigaciones en otros países que identifican inequidades
educativas significativas por género, a nivel de asignaturas. Los
estudiantes varones tienen ventajas significativas en matemática y las
estudiantes tienen una ventaja similar en lectura y escritura. Los bajos
niveles de competencia en lectura.
Otra cosa es también las expectativas de los padres. Un aspecto
relevante es que los estereotipos de género provienen y se refuerzan en
la familia. Los estereotipos de género también afectan las expectativas
de los padres para con sus hijos y cómo los padres explican las
diferencias en el desempeño. Algunos estudios encuentran que las
madres por lo general explican la ventaja de los varones en matemática
por competencias innatas, mientras explican el éxito de las niñas en la
misma área como producto de su esfuerzo. La evidencia disponible
también identifica que las actitudes y la auto-confianza de los
estudiantes, las creencias de género y su rol en el desempeño
académico, así como las expectativas y explicaciones por parte de los
padres y docentes, son aspectos centrales.
Por eso considero que la igualdad de género está planteada como
condición asociada al desarrollo no sólo económico y social, sino al
desarrollo humano, entendido como el acceso a todas aquellas
oportunidades y experiencias que ofrece el momento actual. Por tal
razón se proponen estrategias de acción que van desde la gratuidad de
la educación para garantizar el acceso a las niñas y mujeres más
pobres hasta aspectos relacionados con los imaginarios de género
pasando por acciones que involucran la formación docente y las
políticas públicas relativas a la participación. También es de destacar el
énfasis en aspectos de salud sexual y reproductiva, además de la
violencia de género.
Las acciones positivas para la igualdad de género son medidas
concretas y temporales que tienen como objetivo terminar con aquellos
prejuicios, comportamientos y situaciones, producto de la discriminación
generalizada e histórica, que impiden que las mujeres alcancen la
igualdad de oportunidades. Son, por tanto, medidas dirigidas
especialmente a las mujeres, por ser éstas las más perjudicadas en
términos de desigualdad
Es importante que las diferentes entidades puedan llegar a un acuerdo
con el MINERD, para que la política de género en el currículo
dominicano. Se pueda implementar y podamos logra y alcanzar las
ventajas y el crecimiento que este trae consigo.
Considero que es importante resaltar las herramientas, unidas a los
recursos oportunos, nos proporcionan la fuente inagotable para educar
en una sociedad cada vez más igualitaria, pero con amplia brecha
abierta en torno al género. Pero, la escuela nos debe ofrecer el espacio
más adecuado para favorecer este tipo de educación, que debe ser
transversal y tratada con toda la naturalidad posible desde las primeras
etapas escolares.

 Existen herramientas especializadas para educar en igualdad de


género que pueden suponer una ayuda extraordinaria para el docente o
educador, que son de fácil acceso y con una aplicación lo
suficientemente útil como para considerarla efectiva. Como no podía ser
de otra manera, tenemos que hablar de las TIC, como principales
herramientas para la igualdad de género, que se encuentran unidos a
infinitos recursos disponibles al alcance de un clic.
A todo esto, se suma la proliferación de las redes sociales y su paso a
formar parte de la cotidianeidad de los niños y niñas desde su infancia.
Es por ello por lo que pueden convertirse en grandes aliadas a la hora
de que, nuestros propios alumnos, sean capaces de relacionarse con
otras personas que estén trabajando una competencia transversal como
debe ser la igualdad de género.
La estrategias deben estar basadas en unas premisas que pasan por
estar encaminadas a la no discriminación entre juegos de niños y niñas,
la no diferenciación de funciones o colores, la seguridad en sí mismo del
género femenino, los roles que adopten en los trabajos grupales o en
los diferentes juegos, la proliferación de "cambio de roles" en diversas
actuaciones o actividades llevadas a cabo, etc.
Todo ello debe conllevar un plan integral en cada centro en el que
también se haga partícipes a las familias, así como a los distintos
agentes que intervienen en la educación, al profesorado y a los equipos
directivos. Además, todo debe basarse en un sistema evaluable con el
tiempo y la implantación de los distintos planes, a través de entrevistas,
de una observación activa y un seguimiento de las actividades que se
realizan.
 
La igualdad, la coeducación, es un camino que se debe iniciar en las
familias y continuar en las escuelas. Por ello, los docentes y psicólogos
somos responsables de que nuestro alumnado sepa qué es un camino
de respeto, de valorar las capacidades de todos y todas y de igualdad
en todos los aspectos. Un camino duro, pero con grandes recompensas.
¿Lo recorremos juntos?
Conclusión.
El enfoque de género debe contribuir a ofrecer una visión cabal de los
roles de género y la discriminación específica por sexos, y aportar a su
superación. Para este fin, es necesario observar detalladamente cuáles
son las áreas en las cuales se causa un especial perjuicio a un grupo
determinado. Cuando se utiliza la palabra género únicamente como
sinónimo de la situación de niñas y mujeres, puede perderse la visión de
que existen otras víctimas de discriminación, y que otras categorías de
exclusiones pueden reforzar las desventajas específicas de género. Con
la finalidad de eliminar de manera sostenible las consecuencias de
discriminaciones de largo plazo, se hace necesario la especial
promoción de grupos discriminados para brindar iguales oportunidades
a todos. Además, las medidas no deben limitarse a una igualdad de
derechos de jure, sino que debe alcanzarse una igualdad de facto,
pasible de ser medida por sus resultados. Las relaciones y los roles de
género son sensibles a la influencia positiva de la educación y, por lo
tanto, pueden transformarse mediante los procesos educativos. Una
política educativa y actividades pedagógicas comprometidas con un
enfoque de equidad de género y no discriminación contribuyen a
acercarnos un paso más hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo
del Milenio.
Bibliografía.

Orden Departamental 33-2019 - Minerd