Sei sulla pagina 1di 2

Cosas que Cada Nuevo Creyente Debe Saber

1. La única cosa que la Biblia nos enfatiza más que  el amor a Dios y la gente es que Dios nos
ama. Él nos amó más y primero. Dios no está en el cielo arrancando margaritas diciendo: “Te amo”
cuando tú me obedeces y “Yo no te amo” cuando tú pecas. Él no puede no amar (Romanos 5:8 y 1
Juan 4:16).
“Mas Dios muestra su amor para con nosotros,  en que siendo aún pecadores,  Cristo murió por
nosotros” (Ro 5:8).
“Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros.  Dios es amor;  y el
que permanece en amor,  permanece en Dios,  y Dios en él.” (1 Jn 4:16)
2. Cual debe ser su motivación para y como aprender a, servir, adorar, dar, alcanzar, leer, ora,
etc. es crecer de manera relacional más en el amor de Dios y la gente (Mateo 22: 36-40).
“Maestro,  ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?  Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo
tu corazón,  y con toda tu alma,  y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y
el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.  De estos dos mandamientos
depende toda la ley y los profetas.”
3. Usted no sólo es salvo por gracia, sino que también crece por ella. Una trampa común para los
nuevos cristianos en crecimiento es tratar de limpiar su vida sin la ayuda de Dios. Esta es una falsa
ecuación: En cuanto menos peca usted = lo menos necesita la gracia de Dios. Usted no puede
pecar menos y amar más sin la fuerza de la gracia de Dios.
4. No atropelle todo basado en el Gran Mandamiento (amar a Dios, amar a la gente) tratando de
obedecer la Gran Comisión (id, y haced discípulos). A menudo los nuevos y entusiastas cristianos
hacen esto. En su lugar, guíe a la gente a Jesús por medio del amor hacía Él “Si yo hablase lenguas
humanas y angélicas,  y no tengo amor,  vengo a ser como metal que resuena,  o címbalo que
retiñe. Y si tuviese profecía,  y entendiese todos los misterios y toda ciencia,  y si tuviese toda la
fe,  de tal manera que trasladase los montes,  y no tengo amor,  nada soy. Y si repartiese todos mis
bienes para dar de comer a los pobres,  y si entregase mi cuerpo para ser quemado,  y no tengo
amor,  de nada me sirve”  (1 Co 13, 1-3.). Si te preguntan por qué vivir de la manera que usted lo
hace, humilde y simplemente comparta con ellos por qué usted pone su esperanza en Jesús.
5. Ame a sus vecinos-sus vecinos literalmente- los que ya tiene, no los que le gustaría
tener. Haga esto porque usted es un cristiano, no sólo porque usted quisiera que ellos lo fueran.
6. Enfóquese en Jesús, su cruz, su resurrección y su reino. Cuando usted confesó a Jesús como su
Señor y Mesías, nunca dijo-y nunca va a decir-nada más significativo. Jesús es Dios encarnado.
Ningún otro “líder religioso” (Moisés, Buda, Mahoma) es su igual. Eran simples hombres; Jesús es
Dios que se hizo hombre. Él es el centro y la circunferencia-el centro y el borde de toda la vida y la
creación. Todos los más grandes regalos –el amor, la vida, la verdad, la gracia del mundo, etc.-
tienen un nombre. Jesús.
7. Dios tiene cuidado de toda su vida, no sólo de su “vida espiritual”.  Es un error pensar que Dios
sólo le preocupa de una sola sección de su vida llamada “el alma” o “espíritu.” Dios se preocupa y
es el Señor de todas las áreas de su vida personal, emocional, social, familiar, financiera, física,
profesional, sexual, intelectual, y así sucesivamente.
8. Ame a otros cristianos que van a diferentes iglesias (o ninguna iglesia en absoluto) y que no
son como usted. Por desgracia, muchos cristianos e iglesias consideran que su “marca” de
cristianismo como el único y verdadero o más verdadero cristianismo. Ellos no deberían pensar
que son los únicos cristianos, pero sí piensan que son los mejores o los más correctos. Esta es una
actitud orgullosa y pecadora que aflige a Jesús y descuartiza su cuerpo. Luche por la unidad en el
cuerpo de Cristo, orando con humildad y dando gracias por los demás cristianos.
9. Ore con su Biblia abierta. Hay gran variedad de ejercicios espirituales (ayuno, soledad,
sirviendo, etc.), pero los dos más importantes son la comunicación y comunión con Dios mediante
la oración y escuchar y aprender acerca de Dios a través de las Escrituras. En oración, lea acerca de
Jesús (en Mateo, Marcos, Lucas y Juan). Con oración, lea sobre el comienzo de la iglesia en el libro
llamado Hechos. Con oración, lea las cartas escritas por cristianos para cristianos-algunas buenos
para empezar son Santiago, Filipenses y Efesios.
10. Encuentre un mentor cristiano. Usted necesitará ayuda y aliento en este caminar con
Jesús. Pídale a un cristiano maduro en la fe (de su mismo sexo) que sea su mentor. Busque a
alguien que muestra las actitudes y acciones que se describieron anteriormente. Sea una
bendición para ellos a cambio.
El cristianismo no es una lista, sino una vida; que no es una ruta, sino un viaje. Pero los nuevos
cristianos aprenderán cosas nuevas. Algunas de esas cosas serán correctas, pero no importantes.
Algunas cosas van a estar desviadas por algunos grados que los podrían llevar por el mal camino.
Otras cosas van a estar simplemente equivocadas. Ayude a los nuevos cristianos a aprender a
seguir a Jesús siendo lo mejor en lo que más le importa a Él.