Sei sulla pagina 1di 3

Luis Vidales: Un viento nuevo que versa sobre el cambio y la analogía.

Andrés F. Mosquera

"salimos adelante buscando siempre un viento más"


(Alberto Lleras)1

Y los nuevos buscaron el viento, Vidales tocó las nubes…

Cuando miramos el cielo -tendidos o de pie- no dejamos de asombrarnos, si nuestra

juguetona imaginación concibe formas de las más diversas en el plano azul celeste. Así

mismo, nos da, el poeta, su cielo repleto de instantes; imágenes que se niegan y acusan de

irreales, negándose en tanto todo se mueve y fluye ante el parpadeo indócil de los ojos. Ese

cambio, es la patria de Luis Vidales.

Tres momentos, una pregunta, ¿dónde habita el ser? Con una gran metáfora se

pregunta el poeta por el ser, su constitución primordial, y se encuentra, ante el papel, el poeta

reflejado, como si la poesía fuese el espejo del alma poética; un vicio de estilo, una noción de

mundo que bien representó para Luis Vidales, la razón de ser de la vanguardia poética por

ello “[...] los puntos neurálgicos de Los Nuevos: el tiempo, el espacio y la autodefinición [...]

lo que la sociedad le propone a los jóvenes colombianos, es decir a Los Nuevos, es un

espacio flotante y un tiempo fijado”2

El futuro desconocido de un país que se deshace3 una patria que pierde certeza de

nación y que hace de un espacio indefinido, un tiempo definido; como el instante en el que al

ver la nube se ve un espejismo… el espejismo que brinda el instante del ocular abierto y que

1 Estripeaut, Marie. (1999). Los nuevos como vanguardia: Lenguaje generacional, historia e
imaginario. 2016, de Centro virtual Cervantes Sitio web:
http://cvc.cervantes.es/lengua/thesaurus/pdf/54/TH_54_003_047_0.pdf
Considerada esta fase, como uno de los puntos de la declaración de nacimiento de “Los Nuevos”
grupo del que fuera cofundador el poeta que nos incumbe.
2 Ibid. Pág736-7
3 Me refiero con “deshace” a la noción de patria en descomposición que caracterizó a los nuevos, la
fatídica fecha de la separación de Panamá; hecho que trae como repercusión una aceleración
vertiginosa en el desarrollo industrial del país y el nacimiento de una sociedad aburguesada. Tal
como denuncia Carlos vidales, en su texto “La circunstancia social de suenan timbres”
borra y niega el parpadeo. ese instante de falsa conciencia característico de la obra del poeta

(esencialmente en su trabajo “suenan timbres”).

“Las variaciones alrededor del instante constituyen la mayor parte de las metáforas

de Luis Vidales [...] Las instantáneas vidalianas son sin lugar a dudas, ‘ocasiones poéticas’ o

momentos de percepción, imprevisibles e irreversibles” 4

“Las nubes” son la manifestación precisa de vidales sobre ese viento de los nuevos,

un viento de novedad, de actualización sobre la forma canónica de hacer poesía del siglo

XIX, plena agitación de metáforas, abandono claro de la forma por el contenido, entre otras,

son las características más notorias de la poesía de Vidales; y así en palabras de su

contemporáneo L. Tejada “Él no sufre la voluptuosidad rudimentaria del color ni de la forma:

sufre la voluptuosidad de las ideas puras” 5. Ideas puras, son aquellas que nacen de lo

profundo de nuestra capacidad de concebir, se manchan en tanto se denominan; allí, el arte

del poeta, uno que no le bastó con decir sobre la cosa misma, y que precisó de caracterizar la

idea, como lo haría un niño “Porque éste y aquél dan de los objetos no la apariencia, sino la

idea que de ellos tienen [...] se complacen en dar una idea personal de ella , idea que por

personal, excluye el atributo real.”6.

Y hoy, que leemos su obra, la leemos con ojos distintos a los que en su tiempo,

reprochado por abandonar el canon rimbombante de la sonoridad vacua e infértil; resuelto a

jugar por un versolibrismo profundo en significación. Vidales buscó en su poema una parita,

la suya, una patria diferente a la que vivía, sin abandonar (del todo) esa tierra que pasaba bajo

sus pies. Y con ello “Resulta interesante el hecho de que Vidales, escribiendo en plena

vanguardia revolucionaria de la primera postguerra y en un ambiente cosmopolita

4 Ibid Pág749
5 Tejada, L.. (1977). Un poeta nuevo. En Gotas de tinta(3). Bogotá: Biblioteca Básica Colombiana,
Instituto Colombiano de Cultura.
6 Zalamea, J. (1976). ¿Los únicos verdaderos creadores son los niños?. En Suenan timbres(5).
Bogotá: Colección Autores Nacionales, Biblioteca Colombiana de Cultura. (Éste y aquél, hacen
referencia al niño y al poeta)
permanezca fiel al aire de nuestra patria”7 Con el aire denso y blanco de la fantasía, del

espejismo, dibujando la idea puesta por comparaciones y no por conceptos; la idea del país a

vértigo cambiante.

Nos aventajamos, entonces, a una lectura que busca sentidos, una lectura del poema

que no pretende la musicalidad casi instrumental y poco diciente tan apreciada por los críticos

contemporáneos al poeta, sino la profundidad metafórica de “Las Nubes” con ello evitamos el

estar “no acostumbrados a ese universo nuevo que han descubierto los artistas de hoy; el

universo de las analogías”8 Que resultan clarísimas como elemento de composición poética

en “Las Nubes” haciendo del poema una construcción diferente, que busca la representación

simbólica, indirecta, del mundo del poeta, ese mundo interno que se configura y cambia cada

día frente a cada nuevo contacto; y que sin duda representa, voluntad y deseo por la

diferencia, que es además necesaria en una realidad decadente, como la de la sociedad

colombiana de finales de siglo XIX.

Concluyendo; las nubes de Vidales son su patria, un país de cambio ventoso en el que

el poeta puede ser él mismo; un espejismo necesario, puesto que siempre es necesario desear

algo mayor; un deseo que actualiza, y limpia nuestros prismas para ver la nación desde la

magia de la metáfora, desde la amplitud icónica de la analogía. Los Nuevos buscaron el

viento, Vidales tocó las nubes, y puso en el papel, esa noción de aire insospechado y

multiforme que es la patria soñada...

7 Carranza, E. (1976). Un grande y poderoso poeta: Luis Vidales en su patria y su tiempo. En


Suenan timbres(3). Bogotá: Colección Autores Nacionales, Biblioteca Colombiana de Cultura.
8 Zalamea, J. (1976). ¿Los únicos verdaderos creadores son los niños?. En Suenan timbres(5).
Bogotá: Colección Autores Nacionales, Biblioteca Colombiana de Cultura.