Sei sulla pagina 1di 206

6z13467202

DIVERSIONES

86a3751681
MATEMÁTICAS
RAFAEL

5271n29b31
RODRÍGUEZ VIDAL

605164s7915
5081153446
50 50
1

1
DIVERSIONES
MATEMÁTICAS
JUEGOS Y COMENTARIOS
AL MARGEN DE LA CLASE

Rafael Rodríguez Vidal


Catedrático de la Facultad
de la Universidad de Zaragoza

Barcelona · Bogotá · Buenos Aires · Caracas · México


Diversiones matemáticas
Rafael Rodríguez Vidal

Esta edición:
© Editorial Reverté, S. A., 1984

Edición en papel:
ISBN- 978-84-291-5134-3

Edición e-book (PDF):


ISBN: 978-84-291-9134-9

Diseño de la cubierta: David Kimura + Gabriela Varela

Propiedad de
EDITORIAL REVERTÉ, S. A.
Loreto, 13-15, Local B
08029 Barcelona
Tel: (34) 93 419 33 36
reverte@reverte.como
www.reverte.com

Reservados todos los derechos. La reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier
medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, y la distri-
bución de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo públicos, queda rigurosamente
prohibida sin la autorización escrita de los titulares del copyright, bajo las sanciones estable-
cidas por las leyes.

# 898
DEDICATORIA

A mis nietos
JAVIER
NURIA
RAFAEL
MARÍA JOSE
PABLO
ELENA
LOZANO RODRÍGUEZ, y
RAFAEL
JULIA
RODRÍGUEZ RANERA; ocho senderos
para la esperanza.
R.
Prólogo

La mayor y mejor parte de este libro está fundada en la recopilación de diver-


siones matemáticas, publicadas con el título de Al margen de la clase, poco tiempo
después de haber fallecido su autor, mi padre y maestro Comandante de Infantería
D. RAFAEL RODR!GUEZ ANNONI (1886-1958), hombre que se había ocupado muy
intensamente en la pedagogía de las Matemáticas.
La citada edición de Al margen de la clase se agotó bien pronto, y las resen-
ciones y comentarios, recibidos particularmente o publicados en revistas profesiona-
les, le fueron tan favorables que me siento tristemente culpable por haber demorado
tanto tiempo esta nueva publicación. Por creerlos válidos para la edición presente,
me permito reproducir algunos párrafos del prólogo que escribí en la primera.
«Se observará, ante todo, que bastantes cuestiones de las planteadas pueden
interesar a niños (¡y ojalá sean muchos los pequeños que encuentren agradable el
libro!. .. ), aunque frecuentemente de estas mismas cuestiones tan elementales se da
en párrafos posteriores una interpretación más general y más elevada. Sin embargo,
pocas son las páginas que requieren un esfuerzo de atención que pueda llegar a ser
molesto. Ahora bien, a pesar de su sencillez confiamos que el poder de sugerencia de
las ideas aquí desarrolladas no pasará inadvertido para el lector preparado.
>>Este libro es una sencilla conversación del autor con sus lectores. No es un
trabajo de erudición ni de investigación. Muchos temas de la colección son origina-
les; muchos otros no lo son. Incluso podemos decir más: no son pocos los que segui-
rán figurando en las colecciones que se publiquen en el futuro. Y esto merece co-
mentarse un poco.
»Hay en la Matemática problemas que por su belleza, su oportunidad o su in-
genio son clásicos desde el momento de aparecer, aunque esta aparición haya sido, a

vu
VIII Prólogo

veces, en tiempo bien determinado y quizá próximo. Pero otros problemas, de leve
apariencia, insignificantes, perduran desde hace milenios, con 'esa perenne juventuq
que también han conseguido encontrar algunas fábulas afortunadas. y· así, una fabu-
lilla nacida hace mí/es de años no sabemos dónde nos advierte contra la imprevisión;
otra, contra la ingratitud; otra, contra la vanidad; ... Ideados en el seno de civiliza-
ciones de las que ya no quedan ni las piedras, estos leves relatos sobrevivirán según
todas las apariencias a nuestra propia civilización. Del mismo modo, en ciertas cu-
riosidades numéricas; en ciertos razonamientos sorprendentes; en ciertos problemas
ingeniosos ... algo debe de haber que halaga o gratifica a la razón humana, más inva-
riante en ei tiempo de lo que suele creerse, algo que, más poderoso que su valor
científico; explique su prolongada supervivencia.
»No debemos exagerar la importancia de estos juegos, amenidades o sorpresas,
hasta pretender que puede confiarse a ellos una educación completa. No son aproxi-
maciones al viejo ((instruir deleitando» si se entiende, por definición, que el deleite
debe excluir al trabajo. Tampoco una colección de fábulas puede sustituir a un curso
de Ética y Moral. Aunque es verdad que todas estas cosas son tan necesarias en la
educación, como imprescindibles son para alimentarse tantas y tantas cosas distintas
de los hidratos y las proteínas teóricamente suficientes.»
Va también dispersa en el texto, una pequeña antología de pensamientos, accio-
nes y curiosidades no estrictamente matemáticos. E~· breve, pero suficiente para ilus-
trar un conocido juicio de LEIBNITZ: «Hay geometría en todo».

Finalmente, deseo testimoniar mi agradecimiento a la Editorial REVERTÉ,


cuya Sección Técnica me ha ayudado con gran paciencia y acierto para la buena
presentación del libro.

R. R. V.
Índice analítico

CAPÍTULO

PASATIEMPOS SENCILLOS CON LOS NÚMEROS


t. NÚMEROS PARES E IMPARES .................................... ..
l. Las dos grandes familias de números ............................ .
2. Números fáciles y difíciles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
3. Para probar el espíritu de observación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
4. Una elección ordenada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
5. Una distribución caprichosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
6. Algo muy fácil de contestar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
7. Aparecen las fórmulas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
8. Adivinar si es par o impar un número de monedas . . . . . . . . . . . . . . . 4
9. Paridad de un incontable ................................. , . . . . . . 5

2. JUEGOS PARA ADIVINAR NÚMEROS . .. . . .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. . 5


l. Métodos generales ..................................... , . . . . . . . . . . 5
2. Para revelar un número de dos cifras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
3. Para adivinar un número menor que sesenta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
4. Adivinar los puntos marcados por tres dados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
5. Dos resultados fijos . . .. . . . .. .. . .. . . . . . . . . . . . .. . .. . . . . . . .. . . . .. . . .. 9
6. Falsa proeza del cálculo mental . . .. . . .. . . . . . . . .. . . . . . . .. .. . .. . . .. 10
7. El estilo es el hombre . .. . . . .. .. . .. . . .. . . . .. . . .. . . . . .. . .. .. . . . .. .. . 11
8. Adivinación con tarjetas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
9. Pesadas con pesas progresivas .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 15
10. Para adivinar la edad .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. . 17
11. El anillo encontrado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17

IX
X índice analítico

3. DIVERSOS JUEGOS Y COMENTARIOS . .. ... .. .. .. . . .. .. ... ... . . . . 19


l. Cuatro juegos rápidos .. . . .. . . .. . . . .. .. .. . . .. . .. . . . . .. . . . .. . . .. . . . 19
2. Juegos para ejercitar el cálculo mental .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. . 19
3. Cómo ganar siempre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
4. Juego con los billetes del metro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
5. Preguntas ingenuas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
6. Juan y su perro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
7. Ciencia y rompecabezas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
8. Suma prevista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
9. El juego de toques y dianas (o de las cuatro cifras) . . . . . . . . . . . . . . . 24
Soluciones para el Capítulo 1 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25

CAPÍTULO 2

CUESTIONES DE ARITMÉTICA
l. NÚMEROS NOTABLES Y FAMILIAS NUMÉRICAS . . . . . . . . . . . . . . . . 27
l. Numeración griega y numerología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
2. Tontería con números ... pero sin Aritmética . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
3. Números y figuras . .. . . . . . . . . . .. . . .. . . . . . . . .. . . .. . . . .. . . . .. . . .. . . . 29
4. Los números primos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
5. Los números perfectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
6. Los números amigos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
7. felicitación injustificada .. .. .. .. . . .. .. .. .. .. .. .. . .. . .. .. . .. .. . .. .. 38
8. FERMA T, el genio de la Aritmética .. . . . .. . .. .. . . .. . . .. . . . .. .. . .. . 38
9. Una proeza aritmética de GAUSS . .. .. . . . .. . . .. . . .. . .. .. . . . .. . . .. . 40
10. La sucesión de FIBONACI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41

2. CUESTIONES DEPENDIENTES DEL SISTEMA DE


NUMERACIÚN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
l. Productos por el número 8 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
2. Productos por el número 9 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
3. Productos sin repetir cifras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
4. Productos que se escriben con una sola cifra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
5. Productos con las cifras en el mismo orden . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
6. Otro factor notable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
7. Juegos sobre el 1001 . .. .. .. .. . .. . . .. . .. .. . . .. . .. .. .. .. . . . .. .. .. . . . 46
8. Notable sucesión de cuadrados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
9. Curiosidades sobre las cifras de los cuadrados perfectos . . . . . . . . . . 48
índice analítico XI

10. Sistemas de numeración usando sólo dos cifras 49

3. LOS CUADROS MÁGICOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52


l. Cuadros numéricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
2. Otras disposiciones numéricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55

4. LOS NCMEROS GIGANTES .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 56


l. Para contar un billón .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. . 56
2. ·Las cifras astronómicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
3. Lo innumerable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
4. El descendiente de Carlomagno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
5. La descendencia de una pareja de moscas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
6. El precio de un caballo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
7. Los gigantes numéricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
8. El cuadernillo de papel de seda .. . .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 60
9. El triunfo del bulista . . .. .. . . .. . . .. . . . . . . . . . . . . . .. . . .. . . . . . . . .. . . . . 60
1O. Las potencias de dos .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 61

5. ARTE Y CIENCIA DE CONTAR .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 62


l. La cuenta de la vieja .. .. .. .. .. . .. .. . .. .. .. .. . .. .. .. .. .. .. .. .. .. . .. 62
2. Calculadores prodigiosos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
3. Un modo sorprendente de contar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
4. Contadores relámpago . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
5. Operaciones con el ábaco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
6. Método árabe de multiplicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
7. Una broma en el cuartel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
8. Magia para abuelos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69

CAPÍTULO 3

AMENIDADES GEOMÉTRICAS
l. GEOMETRlA ACTIVA .. . . .. . . .. . . .. .. .. .. .. .. . . .. . .. .. . .. . .. .. .. .. .. .. 71
l. Alineaciones sobre el suelo horizontal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
2. Otro modo de trazar perpendiculares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
3. Semejanza de rectángulos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
4. Medición de alturas sobre terreno horizontal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
5. Lo que come el sacapuntas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
6. La geometría del panal de las abejas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
XII índice analítico

7. Transformación lineal por óptica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78


8. Simetría y reflexión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
9. Perspectiva no lineal. Anamorfosis' . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
10. Dos reglas mnemotécnicas sobren . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
11. El engaño de los espárragos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83

2. LOS COMIENZOS DE LA TOPOLOGÍA .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 85


l. Geometría de la situación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
2. Los siete puentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
3. ¿Fuera o dentro?.................................................. 87
4. Lazos con o sin desenlace . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
5. La cadena . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
6. Problema del laberinto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
7. La cinta de Mobius . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91

CAPÍTULO 4

CUESTIONES DE ORDEN Y POSICIÓN


l. DESPLAZAMIENTOS CONDICIONADOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
l. Una familia va al mercado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
2. La travesía de un regimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
3. Los criados desleales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
4. El barquero ingenioso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
5. La pastora Torralva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
6. Un traslado muy difícil .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. . 95
7. Otro traslado más fácil .. .. .. . .. .. .. .. . .. .. .. .. . .. .. .. . .. .. .. .. .. . 95
8. Movimiento en el garage .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. . .. 96
9. El camino angosto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
1O. Problema ferroviario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97

2. CUADROS DE LETRAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
1. Magia literal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
2. Los cuadros latinos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
3. Cubos literales mágicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
4. Deletreo en circuito cerrado .. .. .. .. .. .. . .. .. .. .. .. .. .. . .. .. . .. . .. 100

3. CUESTIONES DE ORDENAR Y CONTAR . . .. . . .. .. .. . .. .. .. .. .. .. .. 101


l. Un posadero listo y un imitador necio .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 101
índice analítico XIII

2. Los tres matrimonios • •••••••••••••••••••• o •••••••••••••••••••••••


102
3. Los cuatro amigos ............................................... . 102
4. U na tertulia en el casino ......................................... . 102
5. Las cinco colegialas .............................................. . 103
6. Turcos y cristianos ............................................... . 103
7. El azar ... intervenido ............................................ . 104
8. Ordenación de naipes ............................................ . 105
9. Los vigilantes engañados ........................................ . 106
10. E1ladrón de botellas ............................................ .. 107
11. Distribución condicionada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
Soluciones para el Capítulo 4 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107

CAPÍTULO 5

PARADOJAS, FALACIAS Y SORPRESAS

l. DEMOSTRACIONES ARITMÉTICAS FALSEADAS 111


l. Dos números distintos son iguales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
2. Un número igual a su doble . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
3. Igualdad de dos números cualesquiera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
4. De cómo 4 es igual a 5 . .... .............. ........ ..... ........... 113
5. Cuando 5 es igual a 7 .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. . 113
6. La mitad de doce es igual a siete . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
7. Proporción deducida de otra . . . .. . . .. . . .. . . .. . . .. . . .. . . . . . . . . . . . . . 114
8. Otra vez las proporciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
9. El cuento de las cuentas .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 115

2. RESPUESTAS SORPRENDENTES .. .... .... .... .... .... .... .... .... .. 116
l. Planta maravillosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
2. Una recolección singular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117
3. El propietario y los dos jornaleros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117
4. Figuras de contorno infinito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117
5. Difícil presupuesto de un pintor . . .. . . .. . . .. . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118
6. El avance de un tren . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
7. Paradoja de Galileo . . . .. . . .. . . .. . . . . .. . . .. . . .. . . .. . . .. . . .. . . .. . . .. 119
8. La moneda en rotación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120
9. La Luna en torno de la Tierra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120
XlV índice analítico

3. JUEGO DE ESCAMOTEO GEOMÉTRICO 121


l. La barra perdida ................................................. . 121
2. Superficies equivalentes y paradojas de Hooper ................. . 122
3. La adición de los panes .......................................... . 124

4. LÚGICA Y LENGUAJE ............................................... . 126


l. Las apuestas inútiles ............................................. . 126
2. Contradicción evidente ........................................... . 126
3. Paradoja de Richard ............................................. . 127
4. El barbero del pueblo ............................................ . 128
5. El cretense mentiroso ............................................ . 128
6. Una sabia decisión de Sancho Panza ............................ . 128
7. Los tres condenados ............................................. . 131
8. Una regla excepcional ........................................... . 131
9. Triquis y traques ................................................. . 132
1O. El gimnasta y sus pesas .......................................... . 133
Soluciones para el Capítulo 5 ...................................... . 133

CAPITULO 6

MISCELÁNEA DE PROBLEMAS CURIOSOS


l. Suma y diferencia .. .. .. .. .. . . .. .. .. .. .. .. .. .. .. . .. .. . .. . .. .. .. .. . 137
2. Un clásico de los problemas/ cuento orientales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 7
3. Los castigados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
4. La venta de las lechugas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
5. El teléfono de Alberto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
6. Los relojes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
7. Los viajeros numerosos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
8. El jugador metódico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
9. Un juego a pares . . . . .. . . .. . . .. . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . 139
10. El zapatero y el timador .. .. .. .. .. . .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. . 139
11. Moscas y arañas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . 139
12. Tres promedios engañosos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
13. Los ciclistas y la mosca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . .. . . . . . . .. . . . . 140
14. Suma, resta, producto y cociente con resultados iguales . . . . . . . . . . 140
15. El estudiante melómano .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. . .. .. .. .. .. .. .. .. . 141
16. Paseando por la ciudad . . .. . . .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. . .. .. .. .. .. .. .. .. 142
17. Una vez y no más . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143
índice analítico XV

18. Baco y Sileno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143


19. El caudal de agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143
20. Los dos cinturones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143
21. El tra-ca-trá del tren . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
22. El rompecabezas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
23. Problemas de viejas colecciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
24. Dos problemas de Caramuel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
25. Álgebra sin símbolos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
26. El reparto in ú ti! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148
27. Pruebas de ingenio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148
28. Reparto difícil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
29. Reparto más difícil todavía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150
30. Velocidad del sonido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150
31. Los cinco náufragos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
32. Nihil novum . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
33. Plática de aritméticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
34. Clasificaciones múltiples . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 152
Soluciones para el Capítulo 6 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153

CAPÍTULO 7

TEMAS VARIOS
l. ALGUNOS EPITAFIOS ::\'OTABLES . . . . . . . . . . .. . . . . . . . .. . . .. . . . . . . . . . 159
2. OPINIONES Y ACTITUDES . .. . . .. . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . .. . . . . . . . . . 165
l. Pregunta ... y respuesta . . . .. . . . . . . .. . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
2. Insistiendo en lo mismo . . . . . . . . . .. . . .. . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . 165
3. Letras y ciencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
4. Efecto y disculpa del no saber . . . . . . . .. . . .. . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . .. . 166
5. Aplicación, constancia y método . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167
6. Mística numérica medieval . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
7. Ciencia y espiritualidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
8. Tríada y clasicismo . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169
9. Forma, número ... y guasa viva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . 169
10. Teóricos y prácticos (una broma de Fr. Luca Pacioli) . . . . . . . . . . . . 170
11. Nueva mística numérica . . . . . . . . . .. .. .. .. . . . . . .. . . . . . . . . . . . .. . . .. . 171
12. De las Matemáticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 172
13. ¿Quién tiene razón? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 3
14. De los Diálogos de Pérez de Moya . . . . . . . .. . . .. . . . .. . . .. . . .. . . . . . 174
XVI índice analítico

3. MATEMÁTICAS DE UNIVERSO FINITO 175


l. Aritmética modular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . .. . . .. .. . 175
2. Geometrías finitas ................................. , . .. . . . .. .. .. . . 178

ÍNDICE DE NOMBRES CITADOS .. . .. .. .. . .. .. . . . .. .. . . .. .. . .. .. .. . .. 185


Capítulo 1

Pasatiempos sencillos
con los números

l. NÚMEROS PARES E IMPARES

l. Las dos grandes familias de números


A quien mire las cosas sin curiosidad, podrá parecerle que todos los números
de la serie natural,
1' 2, 3, 4, 5, .•.
son en sí mismos equivalentes, esto es, que ningún motivo hay para que unos sean
más interesantes que otros.
Sin embargo, ya desde muy antiguo, hubo quienes opinaron de otro modo.
Así, vemos cómo Pitágoras estableció entre los números enteros notables caracte-
res de distinción (cfr. Cap. II. 1). Pero por lo pronto, vamos a mencionar una cla-
sificación de los números naturales que es conocida desde la más remota antigüe-
dad, y resulta familiar a todos. Esta clasificación es la que distingue la familia de
los números impares,
1, 3, 5, 7, 9,
y la de los números pares,
2, 4, 6, 8, 10,
sobre los que vamos a decir algunas cosas.

2. Números fáciles y difíciles

Por lo pronto es un hecho muy curioso que, siendo fácil siempre el contar a
los números de dos en dos, para todos resulta más fácil enunciar así la serie de los
l
2 Pasatiempos senciflos con los números

números pares que la de los números impares. Que sepamos nadie niega este he-
cho, ni nadie ha dado una explicación satisfactoria del mismo.
Debe hacerse observar que, como esto ocurre con todos los idiomas usuales,
no cabe atribuirlo a las dificultades inherentes al castellano o a otro lenguaje parti-
cular.

3. Para probar el espíritu de observación


Cuando usted marcha por una larga calle, en el sentido de la numeración cre-
ciente, ¿quedan a su derecha los números pares o los impares? O bien ¿no hay cri-
terio fijo para ello, y en unas calles sucede de un modo y en otras de otro?
Esto mismo puede plantearse en otra forma de más inmediata utilidad:
«Al desembocar en una calle, de la cual vamos buscando el número 68, vemos
que la casa que tenemos enfrente lleva el número 16, ¿deberemos girar hacia la
derecha o hacia la izquierda?n

4. Una elección ordenada

La figura 1 representa el pequeño huerto de un laborioso aldeano en el que,


como se ve, tenía éste plantadas 36 coles, formando cuadro con seis plantas en
cada fila y seis en cada columna.
Apareció entonces un comprador que deseaba llevarse seis coles, y el aldeano
las quiso escoger de tal forma que en el cuadro resultante siguiese habiendo un
número par de plantas en todas las filas y también un número par en las columnas
y las diagonales. ¿Qué plantas debió elegir para conseguir su propósito?* .

-. • ., ,. .,
~ ?

' • • ' • --'


'., - ' •' • '
11' ~

' ''-- . • • •'


•' • • . ·-·
~
'

5. U na distribución caprichosa
Un aldeano tenía en su corral 25 gallinas, y se propuso distribuirlas entre seis
gallineros. Pero el hombre era, a fuer de ignorante, bastante supersticioso y, por

* Las respuestas a las cuestiones propuestas están al final del Capítulo.


PasatiempO,$ sencillos con los números 3

razones que ignoro, creyó que le sería conveniente que en cada gallinero hubiese
un número impar de gallinas. ¿Cómo le habría ayudado el lector a hacer el re-
parto?
6. Algo muy fácil de contestar

En cierto matrimonio, el marido suma los años de su edad con los de la edad
de su esposa. El resultado de esta suma es un número impar, cosa que al marido le
desagrada algo, por lo que se pregunta a sí mismo si en años sucesivos cambiará o
no esta circunstancia: ¿qué debe responderse?
Inmediatamente suma a estas dos edades la del hijo, que ya tiene tres años, y
la suma de las tres edades es ahora un número par. Lo que deseamos saber es si
esta paridad cambiará, o se conservará, en años sucesivos.

7. Aparecen las fórmulas

El lenguaje de las matemáticas se expresa mediante fórmulas, y ahora es ine-


vitable escribir alguna.
En la sucesión de los números pares,
2, 4, 6, 8,
el que ocupa el lugar de orden n tiene por valor 2n (esto es: 2 x n = n + n). En la
de los impares,
l, 3, 5, 7, ...
el de orden n es, como se ve claro, 2n - l.
La suma de los impares sucesivos tiene una expresión muy notable, porque es:
l = l
l + 3 = 4 = 22
1 + 3 + 5 = 9 = 32
1 + 3 + 5 + 7 = 16 = 4 2
esto es, la suma de los n primeros números impares es igual al producto de n por
sí mismo.
La suma de los n primeros números pares es igual al producto de n por el en-
tero que le sigue, esto es, n x (n + 1).
El primer resultado permite obtener los cuadrados sucesivos por adiciones.
como indica el siguiente esquema:
Impares: 1 3 5 7 9

1/~t/J/1/l
Cuadrados: J 4 9 16 :25

Volveremos a considerar esta formación en el Cáp. 11, pág. 31, cuando hable-
mos de los números cuadrados.
4 Pasatiempos sencillos con los números

8. Adivinar si es par o impar un número de monedas

PRIMERA VERSIÚN

He aquí un juego muy sencillo (debe jugarse con un niño), del que luego dare-
mos una variante algo más complicada, pero que lo hace más vistoso.
En esta versión simplísima, se invita a un pequeño a que tome cierto número
de monedas en cada mano, par en la una e impar en la otra. Vamos a adivinar en
qué mano están las pares y dónde las impares, de este modo.
Nuestro joven amigo multiplicará por dos el número de monedas que tiene en la
mano derecha y por tres el número de monedas que tiene en la izquierda. Después
sumará estos productos y nos dirá el resultado de la suma. Si la suma es impar,
impar será el número de monedas en la mano izquierda (y par en la derecha). Si la
suma es par, sucederá lo contrario: número par de monedas en la izquierda (e im-
par en la derecha).

SEGUNDA VERSIÚN
Se presenta a un amigo urt montón de monedas sobre una mesa, se le invita a
que tome unas cuantas en cada mano, sin que nosotros lo veamos (y si sobran
monedas que las deje sobre la mesa). Y nos comprometemos a adivinar si es par o
impar el número de monedas que tiene en cada mano.
Para ello debemos saber previamente cuántas monedas hemos presentado en
el montón primitivo; sean 10 ó 12. En este supuesto, si resta en la mesa un número
par de monedas, el número de cada mano es de igual paridad (ambos pares o im-
pares) y si el resto es impar, entonces son de distinta paridad los números de cada
mano. (Exactamente al contrario ocurrirá si al principio hubiere 11 ó 13 monedas).
Se ruega al interlocutor que multiplique el número de monedas de la mano
derecha por 4 (u otra cifra par) y el número de la mano izquierda por 3 (u otra
cifra impar) y que sume los dos productos.
En el caso de igual paridad, si esta suma es par también son pares los núme-
ros de monedas de ambas manos; lo contrario si la suma es impar.
En el caso de distinta paridad el número de monedas de la mano izquierda es
par o impar, según sea par o impar la suma obtenida.
Ejemplo 1. 0 • Con 12 monedas:
Mano derecha, 5; mano izquierda, 3.
Resto, 4; 5-4 + 3 · 3 = 20 + 9 = 29, impar.
En cada mano hay un número impar de monedas.

Ejemplo 2. 0 • Con lO monedas:


Mano derecha, 4; mano izquierda, 5.
Resto, 1; 4·4 + 5·3 = 16 + 15 = 31, impar.
En la derecha, número par; en la izquierda, número Impar.
Pasatiempos sencillos con los números 5

9. Paridad de un incontable

En numerosos países de todo el mundo la gente se saluda con un apretón de


manos. Por consiguiente, muchísimas personas (hombres o mujeres, indistintamen-
te) habrán estrechado la mano de otras un número par de veces', mientras otras
muchas lo habrán hecho un número impar de veces. Puede pensarse que nunca
podremos saber nada acerca de esos números. Pero, sin embargo, sin saber cuán-
tos de ellos sean, podemos, sí, afirmar lo siguiente: En lo que va de año, el número
de personas que han estrechado a otra la mano un número impar de veces, es un
número par.
El lector puede demostrarlo muy fácilmente. Se le advierte que tratamos sólo
del apretón de manos usual en el saludo. Situaciones como las que explica el
poeta:
Junto al árbol la doncella,
al lado de ella un doncel,
y entre las dos manos de él,
una blanca mano de ella,
son situaciones que no consideramos en nuestro enunciado.

2. JUEGOS PARA ADIVINAR NÚMEROS

l. Métodos generales

Vamos a exponer algunas maneras de descubrir un número que nuestro inter-


locutor habrá pensado a su gusto, siempre que nuestro amigo tenga la bondad de
desarrollar los cálculos que le solicitemos, y de comunicarnos el resultado final. En
lo que sigue diremos primero en lenguaje corriente el modo de operar. Luego pon-
dremos un ejemplo. Finalmente, formularemos en lenguaje matemático, el más
claro y sencillo, las operaciones hechas y la identidad que resulta.
En todos los juegos análogos, conviene que nuestro amigo escriba el número
en un papel, así como las operaciones que se le indiquen, para evitar las discu-
siones.
METO DO l. Que multiplique. el número pensado por 5 y eleve el producto al
cuadrado; que divida el resultado por el número pensado y multiplique el cociente
por 4. El resultado final de este cálculo es lo que deben decirnos: quitándole los
dos ceros finales, resulta el número pensado.

Ejemplo. Elegido el 43 se tiene:


43 X 5 = 215; 215 2 = 46225; 46225: 43 = 1075; 1075 X 4 = 4300.
6 Pasatiempos sencillos con los números

FORMULA:

(a X
a
w X 4 = 100 X a
.

Mf:TODO 2. Que multiplique por 5 el número pensado y agregue 6 al pro-


ducto. Multiplique la suma por 4; agregue 9 al producto. Que multiplique por 5
esta suma y que nos diga el resultado. Si nosotros restamos a este producto 165,
las centenas de la diferencia son el número pensado.
Ejemplo. Pensó el 86. Se tiene:
86 X 5 = 430; 430 + 6 = 436; 436 X 4 = 1744; 1744 +9= 1753; 1753 X 5 = 8765;
8765- 165 = 8600*
FÓRMULA:
f(a X 5 + 6) X 4 + 9] X 5- 165 = 100 X a

Mf:TODO 3. Que eleve al cuadrado el número pensado; al resultado, que le


reste el número; que la diferencia la divida por dicho número. Se pregunta enton-
ces el cociente obtenido, y añadiéndole una unidad se tiene el número pensado.
Ejemplo. Sea el número 25. Su cuadrado es 625. La diferencia,
625 - 25 = 600. El cociente, 600 : 25 = 24; 24 + 1 = 25.
FORMULA:

-~~- + 1 a.
a

Mf:TODO 4. Que eleve al cuadrado el número pensado, y el número siguiente


al pensado. Que calcule la diferencia de estos dos cuadrados y nos la diga. Si
nosotros le quitamos una unidad, resultará un número par, cuya mitad es el pen-
sado.
Ejemplo. Pensando el 14, se tiene:
ISZ = 225
14 2 = 196
28
Diferencia: 29; 29- 1 = 28; T = 14.
FORMULA:
(a + 1) ' - a•- 1
(a + 1) 2 - a2 :2a+1; =a.

* Si el lector es un estudiante ... ¡que no pierda la ocasión de fijarse en que hubiera sido un error
indicar estas operaciones en la forma en que suelen hacerlo muchos de ellos! Porque equivocadamente
escriben:
86 X 5 = 430 + 6 = 436 X 4 = !744 + 9 = 1753 X 5 = 8765- 165 = 8600
evidente cadena de disparates, ya que el signo = sólo debe separar cantidades iguales.
Pasatiempos sencillos con los números 7

Mf:TODO 5. Se hace triplicar el número pensado, y restar la unidad. Se tri-


plica el resultado, y a este producto se agrega el número pensado. Que se nos diga
el resultado. Sumamos a éste tres unidades, y las decenas de la suma será el núme-
ro pensado.
Ejemplo. Partiendo del 17 será:
17 X 3 =51; 51- 1 =50; 50 X 3 = 150; 150 + 17 = 167; 167 +3 = 170.
FORMULA:
(GJ x 3 - 1) 3 + a + 3 = 10 x a

MÉTODO 6. Que triplique el número pensado. Que nos diga si el producto es


par o impar. Si es par que divida por 2, si es impar que agregue uno y divida por
2. Que triplique el cociente. Que divida el producto por 9 y nos diga el cociente,
exacto o no. En el caso par, el duplo del cociente es el número pensado. En el caso
impar, es el duplo del cociente, más uno.
Ejemplo. Se piensa el 214 y resulta:
214 X 3 = 642; 642: 2 = 321; 321 X 3 = 963; 963: 9 = 107; 107 X 2 = 214

l }
FORMULA:

ax3
{[ --~x3 :9 x2=a

La fórmula relativa al caso impar queda de ejercicio para el kctor.

M f. TODO 7. Se pide a nuestro amigo que duplique el número que elija y le


sume al resultado cinco unidades. El total, que lo multiplique por 5, y nos diga el
resultado. Para encontrar el número que eligió, restamos mentalmente dos unida-
des del grupo de las decenas.
Ejemplo. Sea el 203:
203 X 2 = 406; 406 + 5 = 411;
411 X 5 = 2055; 205- 2 = 203
FORMULA:
(2a + 5) 5 = 10 (a + 2) + 5

2. Para revelar un número de dos cifras

Lo mismo que en el caso anterior, si nuestro amigo tiene la bondad de hacer


ciertas operaciones y decirnos el resultado, podremos adivinar un número de dos
cifras.
Como es natural, estas dos cifras pueden ser los puntos marcados por dos
dados; o bien, los números de dos cartas sacadas al azar de la baraja sin figuras;
8 Pasatiempos sencillos con los números

o dar la edad de nuestro interlocutor; o los dos puntos de una ficha de domi-
nó; etc.
El ~~adivino» puede presentar el juego de la forma que en aquel momento crea
más oportuna. En el fondo se trata de adivinar las dos cifras de un número.
MfTODO: Se pide a nuestro amigo que duplique la primera cifra (la de las
decenas); que le agregue 5 al resultado; que multiplique por 5 la suma obtenida;
que al producto le sume la segunda cifra (la de las unidades). Que nos diga el re-
sultado. N esotros le restamos 25, y la diferencia es el número buscado.
Ejemplo. Partiendo del 82 se harán estos cálculos:
8 X 2 = 16; 16 + 5 = 21; 21 X 5 = 105; 105 + 2 = 107; 107- 25 = 82
FORMULA:
(2a + 5) x5 +b- 25 = lOa 1- b

3. Para revelar un número menor que sesenta

Se divide el número pensado por 3, y también por 4 y lo mismo por 5 (el divi-
dendo es, en las tres divisiones, el mismo número pensado). Dígase en cada caso el
resto de la división. El resto de la primera división se multiplica por 40, el de la
segunda por 45 y el de la tercera por 36. Se suman estos productos. El resultado
de esta suma se divide por 60. El resto de la división es el número pensado.
Ejemplo. Partiendo de 47 calcularemos así:

47
~ ,17 f4 47 f5
2 15 3 ll 2 9

2 X 40 = 80 287 ~
3 X 45 = 135
47 4
2 X 36 = 72
Suma = 287 Resto = 47

Nota.- La suma de este último número, 47, con cualquier múltiplo de 60, produce los mismos
restos dichos.

4. Adivinar los puntos marcados por tres dados

Se invita a un amigo a lanzar tres dados, y nosotros podremos adivinar, sin


verlos, los números que marcan, siempre que nuestro amigo tenga la bondad de
hacer los siguientes cálculos:
l. o Sumar S al doble de los puntos que marque el primer dado.
2. 0 Multiplicar esta suma por 5.
3. 0 Añadir a este producto los puntos del segundo dado.
Pasatiempos sencillos con los números 9

4. 0 Escribir un cero a la derecha de esta suma y sumar al número obtenido


los puntos del tercer dado.
5. 0 Restar 250 al resultado de esta última suma.
Entonces preguntaremos al calculador el resultado de sus operaciones. Veremos
que es número de tres cifras, y estas cifras son, precisamente, los puntos que mar-
can los dados.
Ejemplo. Primer dado, 4; 2. 0 dado, 3; 3!r dado, 6.

Operaciones:
1.0 5 + 8 = 13

[j
2.0 13 X 5 = 65
3.D 65 + 3 = 68
4.0 680 + fí = 68G
.5 .0 686 -- 250 = 436
Cifras: 4, 3, 6.

fORMULACióN :
Con las tres cifras, a, b, y e, que señalan los dados, se ha n hecho las siguientes
operaciones:

[ (2a + 5) X 5 + b] X 1() + C - 25() lOOa + lOb e = a b r.

como queríamos demostrar.

5. Dos resultados fijos


A. -Se ruega a nuestro interlocutor que escoja un número de tres cifras
cualquiera, con tal de que la primera y la última difieran en más de una unidad.
Se escriben las tres cifras en orden inverso. Se restan los dos números obtenidos.
Se escriben las cifras de la diferencia en orden inverso y se suma el que resulte con
dicha diferencia. El resultado nos será fácil de adivinar, porque siempre resulta
1089.
Ejemplo. Elegido 427, calcularemos:
724 '297
- 427 + 792

297 1089.
B. - Tómese un número cualquiera, o invítese a un amigo a que lo elüa él,
sin decírnoslo. (Si el número es un poco grande el juego hace más efecto.) Multi-
plíquese ese número por 3. Súmense al producto los dos números inmediatamente
10 Pasatiempos sencillos con los números

precedentes. Sumamos ahora las cifras de esta suma; luego, las cifras del resulta-
do; y proseguimos, si es necesario, sumando las cifras, hasta llegar a obtener una
sola cifra. La cifra obtenida es siempre 6. Podremos, pues, fingir que la adivi-
namos.
Ejemplo. Tomemos el número 263:

263 X 3 789
+ 788
+ 787
2364
2. + 3 + 6 + 1 = lií ; 1 + 5 = 6.
NOTA.- Este juego se basa en un resultado obtenido por J AMBLICO, de Si-
na, en el siglo IV.
El hecho de que las operaciones den un resultado fijo hace que el juego no
tenga posibilidades de presentarse más de una vez como un «truco)) de adivinación
o cálculo mental. En este sentido resultan más eficaces los pasatiempos que ahora
s1guen.

6. Falsa proeza de cálculo mental

El precedente comentario al juego de JAMBLICO nos indujo a encontrar un


modo de modificarlo de forma tal, que el proceso de reducir la suma a una cifra
pueda dar por resultado una cualquiera de las nueve posíbles.
A tal efecto, se pide a nuestro interlocutor que escriba un número cualquiera
(mejor de cinco o seis cifras), que por ahora no nos interesa saber. Se le pide que
escriba debajo de éste los tres sucesivos siguientes y hecho esto, que sume estos
cuatro sumandos. Todavía se le pide que sume las cifras de la suma obtenida; si lo
que le resulta tiene más de una cifra, que las sume otra vez; así, hasta que termine
con una sola cifra, cuyo valor no debe decirnos todavía. Este es el momento de
preguntarle cuál fue el primer número escrito por él. U nos segundos después de
que nos lo haya dicho, podremos nosotros decirle la cifra que obtuvo al final de
sus operaciones.
Regla adivinatoria. Del primer sumando «se quitan los nueven, cosa muy
fácil de hacer mentalmente*. Entonces, la tabla que sigue nos dice la cifra resul-
tante:
resto a 9: 1 2 3 4 5 6 7 8 o
cifra final: 1 5 9 4 8 3 7 2 6
• Para «quitar los 9» de un número se swnan las cifras de tal modo que cada vez que la suma
alcance 9 se reduce a su resto. Para el número 347 268, diremos:
3 y 4, 7; y 7, 14 (5); y 2, 7; y 6, 13 (4); y 8, 12 (3). Así, el resultado es 3.
Pasatiempos sencillos con los números 11

(La cifra final es el resto a 9 de 4 veces el resto del sumando, más 6.)
Ejemplo. Sea el número 347.268. Su resto a 9 es 3. Las operaciones realiza-
das por nuestra indicación son éstas:
347 268
347 269
347 270
347 271
1 389 078; ... 36; ... 9.
La cifra final es 9, de acuerdo con nuestra tabla.

7. El estilo es el hombre
Y si no el hombre, por lo menos la profesión. Una misma propiedad numéri-
ca, por ejemplo, puede ser expuesta por un matemático con la sobriedad que hace
atractivo, para algunos, el lenguaje de las fórmulas; o puede ser expuesta por un
«adivino», que desea explotar el efecto teatral que pueda encerrarse en la misma.
Vamos a presentar otro juego numérico, siguiendo ahora la exposición de un
bonito libro del P. W . CIURO, titulado «Trucos de Magia». Como se verá, el prin-
cipio matemático en que se basa es muy sencillo, pero la aplicación que de ello
sabe hacer el citado autor es sumamente ingeniosa (aunque, puede decirse, las
Matemáticas explicadas así serían menos bellas).
Sumar sin conocer los sumandos.- Veamos un juego con una hoja mensual
de calendario.
A fin de simplificar, elegiremos la hoja de un mes que tenga 5 jueves, por
ejemplo, la que se copia en el dibujo.

~98l ABRIL ~982


Lunlls Martes Miarcolczs Ju<Ntts Viar"nas lsabado l>ominQo
f 2 S 4
5 7 8 9 10 u
6
.w 13 14 15 16 f7 f8
19 20 .21 22 23 24 25
26 27 i6 29 30
Notemos ante todo que en las hojas corrientes de esta clase hay cinco líneas
horizontales de números o fechas, correspondientes a cinco semanas. La primera y
12 Pasatiempos sencillos con los números

última semana casi nunca son completas; pero esto es indiferente para nuestro
juego.
EFECTO. - Entrega la hoja a un espectador y, vuelto tú de espaldas, mándale
tachar una fecha de cada semana, es decir, una de cada línea horizontal, advirtién-
dole que puede tachar, si le place, dos o más fechas en la misma columna de un
día de la semana (en el modelo de la figura precedente vemos tachados dos miér-
coles). Lo esencial es que las cinco fechas suprimidas estén cada una en diferente
línea horizontal.
Tachados secretamente los cinco números, pregunta al que los tachó: «En la
columna de los lunes, ¿cuántas fechas hay suprimidas?». Según lo dicho puede ha-
. ber: ninguna, una o más de una. Pregunta lo mismo para cada uno de los días de
la semana.
Después de las respuestas, manda sumar las cinco fechas tachadas, que tú ig-
noras, y sin interrupción dices: «Y con fuerzas ocultas telepáticas hallaré antes que
usted, el resultado de los cinco sumandos que desconozco ... ». Simula durante un
instante misteriosa captación telepática, y anuncias el total. El espectador ejecuta
la adición y, en efecto, obtiene la suma que has anunciado.

EXPLICACION: Para mejor comprensión examinemos el esquema si-


guiente:

Lun. Mar. Mier. Jue. Vi. Sáb. Dom.


3 2 l o 1
~
2 3
(-) (+)

En este esquema vemos que los días están divididos en dos grupos: el de
la derecha, formado de los tres días después del jueves; y el de la izquierda,
formado de los tres antes del jueves. A cada día se le señala una cifra. La
correspondencia de los días con sus cifras respectivas debe aprenderse de
memoria, pues lo exige la ejecución. Examinando el esquema se aprenden
fácilmente por su disposición simétrica: lunes = 3; martes = 2; miérco-
les = 1; jueves = O; viernes = 1; sábado = 2; domingo = 3.
Teniendo presente lo dicho, debes ejecutar un sencillo cálculo mental a
medida que el espectador responde a tus preguntas. Lo explicaré con un
ejemplo: ·
Supongamos que el cooperador tachó secretamente las fechas indicadas
en el dibujo. Al decirte que hay un lunes suprimido, como el lunes vale 3,
cuentas mentalmente «tres»; no habiendo ningún martes tachado no añades
nada; habiendo dos miércoles y valiendo 1 cada miércoles añadirás 1 + 1 al
3 precedente, y dirás mentalmente «cinco». Este 5 es la suma del grupo de la
izquierda. Procede igualmente con el grupo de la derecha; y no habiendo, en
Pasatiempos sencillos con los números 13

nuestro caso, más que un sábado tachado, y valiendo 2 el sábado, la suma


de este grupo será 2.
Los jueves tachados, valiendo cero, no cuentan en el cálculo. (La suma
de los números en jueves es el número clave. En este caso es 75.)
Ahora se halla la diferencia de las sumas de los dos grupos. En nuestro
ejemplo será: 5 - 2 = 3.
Esta diferencia se suma al número clave o se le resta. Se suma si esta
diferencia es a favor del grupo de la derecha (viernes, sábado, domingo), y se
resta si es a favor del grupo de la izquierda (lunes, martes, miércoles). El
resultado será el total de las cinco fechas tachadas, que podemos anunciar
antes de que sean sumadas por el espectador. Así en nuestro caso hemos de
restar de la clave la diferencia 3, y tendremos:
75 (clave)- 3 = 72 (total de las cifras tachadas)
En efecto: 12 + 21 + 28 + 8 + 3 = 72.
La explicación ha sido algo laboriosa; pero la ejecución es rápida, y el
cálculo casi instantáneo.

Terminada ya la extensa cita que hemos tomado del referido libro de «Ma-
gia)), nos limitaremos en lo sucesivo a exponer claramente a los lectores el esque-
ma de los juegos, y su fundamento teórico; dejando a cargo del lector a quien inte-
rese teatralizarlos, idear los oportunos efectos sugestivos.

8. Adivinación con tarjetas

PRIMERA VERSION

Presentamos un juego muy conocido que más adelante modificaremos ligera-


mente. Para adivinar cualquier número que otro piense, inferior a 100, pueden
utilizarse unas tarjetas, que se representan a continuación. Estas tarjetas se venden
en algunos comercios pero, naturalmente, lo más fácil y directo es copiarlas de las
que se muestran en la página siguiente.
Cuando uno de los presentes haya aceptado el juego, se le invita a que separe
todas aquellas tarjetas en las que vea el número pensado por él. Entonces, nos bas-
tará a nosotros sumar la primera cantidad de cada una de las tarjetas separadas, y
la suma obtenida coincidirá con el número pensado.
Por ejemplo: Se ha pensado la cantidad 58; esta cantidad se encuentra en las
tarjetas 2.", 4.", 5." y 6."; nosotros sumaremos los números que encabezan a estas
tarjetas:
2 + 8 + 16 + 32 = 58
NOTA: Como es fácil de comprender, el fundamento teórico de este juego se
encuentra en la expresión de los números 1 y 100 en el sistema binario, que se ex-
14 Pasatiempos sencillos con los números

plica en Cap. 11, pág. 49. Así, para nuestro ejemplo, se tiene
58 = 1110102
Es claro que aumentando el número de tarjetas, el límite de adivinación de las
mismas se puede extender m~s allá de 1OO.

TARJETA N. 1
0
TARJETA N. 2
0
TARJETA N. 3
0

1 21 41 61 81 2 22 42 62 82 4 22 44 62 84
3 23 43 63 83 3 23 43 63 83 5 23 45 63 85
5 25 45 65 85 6 26 46 66 86 6 28 46 68 86
7 27 47 67 87 7 27 47 67 87 7 29 47 69 87
9 29 49 69 89 10 30 50 70 90 12 30 52 'ZO 92
11 31 51 71 m 11 31 51 71 91 13 31 53 71 93
13 33 53 73 93 14 34 54 74 94 14 36 54 76 94
15 35 55 75 95 15 35 55 75 95 15 37 55 77 95
17 37 57 77 97 18 38 58 78 98 20 38 60 78
19 39 59 79 99 19 39 59 79 99 21 39 61 79

TARJETA N. 4 0 TARJETA N. 5
0 TARJETA N .0 6
1

8 26 44 62 16 26 52 62 88 32 42 52 62
881 17 27 53 63 89 33 43 53 63
9 27 45 63 89
10 28 46 72 90 18 28 54 80 90 34 44 54 99
11 29 47 73 91 19 29 55 81 91 35 45 55
12 30 56 74 92 20 30 56 82 92 36 46 56
13 31 57 75 93 21 31 57 83 93 37 47 57
14 40 58 76 94 22 48 58 84 94 38 48 58
15 41 59 77 95 23 49 59 85 95 39 49- 59
24 42 60 78 24 50 60 86 40 50 60
25 43 61 79 25 51 61 87 41 51 61

TARJETA N. 7 0

64 74 84 94
65 75 85 95
66 76 86 96
67 77 87 97
68 78 88 98
69 79 89 99
70 80 90
71 81 91
72 82 92
73 83 93
Pasatiempos senci/los con los números 15
SEGUNDA VERSIÚN

El conocido juego de las ((tarjetas adivinas)), explicado en los párrafos anterio-


res, puede modificarse para presentarlo en una forma ligeramente más complicada
con lo que, en compensación, el «truco)) resulta más difícil de descubrir.
Para ello se dispone un juego de 9 tarjetas como ljis representadas en la pági-
na 16. Se invita a nuestro interlocutor a que piense un número inferior a 100 (por
ejemplo, su edad) y para adivinarlo nosotros le pedimos, únicamente, que tenga la
bondad de separar las tarjetas en que figure escrito dicho número. (NOTA. Al bus-
car este número en las tarjetas, no se atiende a los números 1, 3, 9, 27 u 81, que
figuren escritos con negritas en el ángulo izquierdo de las mismas, según nuestra
figura). Hasta aquí todo es como en el juego antes explicado.
La diferencia está en esto: Atendiendo a los números escritos con negrita en el
ángulo izquierdo de las tarjetas elegidas se sumarán los que figuren en las tarjetas
de orden impar (1.", 3.a, 5.", 7." y 9.") y se restarán los que correspondan las tarje-
tas de orden par (2.", 4.", 6." y 8.").
Por ejemplo, si el número elegido es 46 el que lo pensó elegirá las tarjetas l.",
6.", 8." y 9.", y nosotros calcularemos:
81+1-9-27=46
El juego será más vistoso si en las tarjetas que presentamos no figuran los ci-
tados números en negritas. Esto requiere, únicamente, un ligero mayor esfuerzo de
memona.
NOTA. La preparación de estos cartones se funda en la escritura de un núme-
ro, en el sistema de base tres con cifras substractivas,·
46 = 1ITül 3
que se explica en el Cap. II, pág. 51.

9. Pesadas con pesas progresivas


Los dos sencillos problemas que van a continuación pueden proponerse
a quien sepa, simplemente, sumar y restar. Pero podemos advertir aquí que
aunque aparentemente no tienen nada que ver esta cuestión y la de los jue-
gos de las tarjetas adivinatorias, que se acaba de explicar, en el fondo teó-
rico se trata de cuestiones análogas. Por esta razón los incluimos aquí.
l. Un tendero dispone de una balanza en la que sólo puede poner pesas en
un platillo. Tiene también un juego de pesas, con una sola pieza de cada una de
estas clases:
1 Kg., 2 Kg., 4 Kg., 8 Kg., 16 Kg., 32 Kg. y 64 Kg.
¿Cómo conseguirá pesar lOO Kg, y cómo pesará 43 Kg.?
2. Un tendero dispone de un juego de pesas, con una sola pesa de cada una
de estas clases:
16 Pasatiempos sencillos con los números

1 1 TARJETA N. 0 1 1 1 TARJETA N. 2
0
3 1 TARJETA N · 3 1
0
,

1 22 43 64 85 2 23 44 65 86 2 21 40 65 84
4 25 46 67 88 5 26 47 68 89 3 22 47 66 85
7 28 49 70 91 8 29 50 71 92 4 29 48 67 92
10 31 52 73 94 11 32 53 74 95 11 30 49 74 93
13 34 55 76 97 14 35 56 77 98 12 31 56 75 94
16 37 58 79 100 17 38 59 80 13 38 57 76
19 40 61 82 20 41 62 83 zo 39 58 83

3 \ TARJETA N. 4
0
9 1 TARJETA N. 5
0
9 1TAHJETA N. 6 0

5 24 43 68 87 5 13 39 65 91 14 21 46 71 96
6 25 50 69 88 6 32 40 66 92 15 22 47 72 97
7 32 51 70 95 7 33 59 67 93 16 41 48 73 98
14 33 52 77 96 8 34 60 68 94 17 42 49 74 99
15 34 59 78 97 9 35 61 87
18 43 68 75 100
10 36 62 88
16 41 60 79 19 44 69 76
11 37 63 89
23 42 61 86 12 38 64 90 20 45 70 95

¡
l41
27 1
TARJETA N. 7
0 27 1 TAR.JETA N. o 8 81 TARJETA N, 9 0

14 21 28 35 9G 41 48 55 62 53 65 77 89
15 '22 29 36 97 42 49 56 63 42 54 66 78 90
43 50 57 64 43 55 67 79 91
16 23 30 37 98 44 56 68 80 92
17 24 31 38 99 44 51 58 65 45 57 69 81 93
18 25 32 39 100 45 52 59 66 46 58 70 82 94
Hl 26 33 40 46 53 60 67 47 59 71 83 95
20 27 34 95 47 54 61 48 60 72 84 96
49 61 73 85 97
50 62 74 86 98
51 63 75 87 99
52 64 76 88 100
Pasatiempos sencillos con los números 17

1 Kg., 3 Kg., 9 Kg., 27 Kg. y 81 Kg.


y una balanza de dos platillos, pudiendo poner las pesas en ambos. ¿Cómo conse-
guirá pesar 88 Kg. y cómo 60 Kg.?

10. Para adivinar la edad

Se puede adivinar la edad de un individuo de un modo que resulta sorprenden-


te; para conseguirlo, se le ruega que escriba sobre un papel las operaciones si-
guientes:
1. 0 Escribir el número del calzado que gasta.
2. 0 Multiplicarlo por 2
3. 0 Añadir 5 a ese producto.
4. 0 Multiplicar esa suma por 50.
5. 0 Sumarle al producto el número 1735. (Observación: Esto es válido en
1985. En 1986 habrá que sumar 1736; en 1987, sumar 1737; etc.).
6. 0 Restar el año del nacimiento.
Con esto resulta un número de cuatro cifras. Las dos últimas indican la edad
de nuestro amigo (y las dos primeras, dicho sea de paso, el número de su calzado).
NOTA. Sería grave falta de educación rogar a una señora o señorita que hicie-
se estas operaciones, sin prevenirla antes de lo que el investigador se propone ave-
riguar con ellas.

Ejemplo. Unjoven de 16 años (nació en 1969), que calce el 39, deberá calcu-
lar así:
1. 0 39.
2. 0 39 X 2 = 78.
3. 0 78 + 5 = 83.
4. 0 83 X 50 = 4150.
5. 0 4150 + 1735 = 5885.
6; 0 5885- 1969 = 3916.
El número 3916 da el resultado buscado.

11. El anillo encontrado

Se trata de adivinar qué persona entre varias ha cogido un anillo, y en qué


mano, en qué dedo y en qué falange se lo ha puesto.
Vamos a hacer toda la explicación a base de un ejemplo concreto. Se coloca a
todas las personas en fila. Supongamos que la tercera ha escondido el anillo. A
cualquiera de las personas que están jugando se le hacen hacer, sin que las vea el
adivino, las siguientes operaciones:
18 Pasatiempos sencillos con los números

1. 0 ) Doble la cifra del puesto que ocupa (3 + 3) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 6


2. 0 ) Añada 5 a dicha cifra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . +5
11
3. 0 ) Multiplique por 5 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . x5

55
4. 0 ) Añada 10 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . + 10

65
5. 0 ) Añada un 1, si está en la mano derecha; un 2 si está en la mano
izquierda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . +2
67
6. 0 ) Multiplique por 10 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . x 10

670
7. 0 ) Añada 1, si está en el pulgar; 2, si en el índice; 3, si en el corazón;
4, si en el anular; 5, si en el meñique . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . +4
674
8. 0 ) Multiplique por 10 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . x 10

6740
9. 0 ) Añada 6, si está en la primera falange; 7, si en la segunda; 8, si en
la tercera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . +8
6748
10. 0 ) Restad de todo el número 3505 -3505

Final . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3243

SOLUCION: El 3 de los miles me dice que la persona ocupa el tercer puesto. El


2 de las centenas, que está en la mano izquierda (par) el anillo. El 4 de las dece-
nas, que está en el anular. El 3 de las unidades, que está en la tercera falange.
Si el resultado fuese, por ejemplo, 7131, tendríamos que el 7 de los miles me
dice que la persona ocupa el número 7 de la fila. El 1 de las centenas, que el anillo
lo tiene en la derecha. El 3 de las decenas que está en el dedo corazón; y el 1 de
las unidades, que lo tiene en la primera falange.
Pasatiempos sencillos con los números 19

3. DIVERSOS JUEGOS Y COMENTARIOS

l. Cuatro juegos rápidos


l. ¿Cómo disponer 24 objetos (por ejemplo, 24 fichas) en seis filas, de mane-
ra que en cada fila haya 5 objetos?
2. ¿Cómo disponer 16 objetos en 8 filas, de modo que en cada fila haya cua-
tro objetos?
3. Se le dan a un amigo dos montoncitos de palillos. Uno en la mano iz-
quierda, de seis palillos, y otro, en la derecha, de ocho palillos. Se le invita después
a que los coloque de tal modo que, sin esconder ninguno, los palillos se reduzcan a
OCHO.
4. El matemático y dramaturgo español don José Echegaray, fue hombre
extraordinariamente ingenioso en la invención de acertijos y pasatiempos. Se le
atribuye, entre otros muchos, el siguiente: Mover un solo palillo en la adjunta
igualdad falsa (7 = 1), de modo que se convierta en una verdadera igualdad.

V 11
2. Juegos para ejercitar el cálculo mental

l. ¿Quién llega primero? Este juego se desarrolla entre dos personas. Una de
ellas empieza la cuenta diciendo un número que sea inferior a 11. El otro concur-
sante suma al expresado número otro, también inferior a 11. Lo mismo hace ahora
el primero y as¡ sucesivamente. Gana el jugador que primero llegue a sumar 100.
El secreto para ganar es el siguiente: Es indudable que ganará el jugador que
primero alcance el número 89; esto lo conseguirá quien primero llegue al 78; y así
sucesivamente si alcanza los número 67, 56, 45, 34, 23 y 12.
Por ejemplo: Si un amigo empieza por el 7, nosotros agregamos 5 y serán 12;
si el amigo suma 1, nosotros sumaremos 10, con lo que alcanzaremos el 23; de
este modo podemos conseguir, sucesivamente el 34, el 45 ... , el 78 y el 89, con lo
que nuestro amigo no alcanzará el 100, y nosotros sí, a la siguiente jugada. De este
modo, siempre debe perder el que comienza.
2. ¿Quién se lleva la última? Una variante del juego anterior es la siguiente:
De una baraja completa (48 cartas), puestas sobre la mesa se van tomando alter-
nativamente ent-re dos personas un número de ellas, con la condición de no tomar
más de 6. Gana el jugador que retira la última carta.
Para ganar debe procurarse llevar las cartas que hagan los números 13, 20, 27,
34 ' 41. Por lo menos el que se lleve esta última carta tiene la victoria segura.
20 Pasatiempos sencillos con los números

3. Cómo ganar siempre.

Dos personas, A y B, juegan del siguiente modo:


Dado un número de objetos N (tal que. permita hacer a cada jugador varias
jugadas), toman alternativa y forzosamente, a su elección, uno, dos o tres objetos,
con la condición de que el que retire el último objeto pierde el juego.
Se desea saber:
1.° Cómo tiene que jugar siempre A para estar seguro de ganar.
2. 0 Si para conseguir siempre esto es necesario que A tenga libertad de em-
pezar o no el juego.
Solución. Según que el número N al dividirlo por 4 nos da un cociente exac-
to, o restos 1, 2 ó 3 (es decir, según sea 4, 4 + 1, 4 + 2 ó 4 + 3), para que gane A
se jugará así:
Si N = 4 + l . - Tiene que empezar a jugar B, retirando sucesivamente A el
complemento a 4 del número de objetos que retire B.
Si N = 4.- Tiene que empezar a jugar A, retirando 3 objetos en la primera
jugada (para reducir este caso al anterior) y después, sucesivamente, el complemen-
to a 4 de los que tome B.
Si N = 4 + 2. -Tiene que empezar a jugar A, retirando 1 objeto en la pri-
mera jugada (para reducir este caso al primero), y después, sucesivamente, el com-
plemento a 4 de los que tome B.
Si N = 4 + 3. -Tiene que empezar a jugar A, retirando 2 objetos en la
primera jugada (para reducir este caso al primero), y después, sucesivamente, el
complemento a 4 de los que tome B.

4. Juego con los billetes del metro.

l. «POKERH DE URGENCIA. Atendiendo a las cinco cifras de un billete de


metro o autobús, se puede improvisar un poker, donde los juegos de mayor a me-
nor valor son los siguientes:
Repoker: cinco cifras iguales (tal, 33 333).
Poker: cuatro cifras iguales (tal, 52 555).
Pleno: un trío y una pareja de cifras iguales (tal, 60 606).
Color: cinco cifras de la misma paridad (tal, 15 357).
Escalera: cinco cifras correlativas (tal, 45 376).
Trío: tres cifras iguales (tal, 22 402).
Doble par: dos pares de cifras de igual valor (tal, 23 253).
Pareja: dos cifra~ iguales (tal, 85 083).
De ningún modo juegen con dinero, y menos cantidades elevadas, como sería,
por ejemplo, apostarse el importe de los billetes del transporte utilizado. (Si el
billete tuviese seis cifras, prescíndase de la primera.)
Pasatiempos sencillos con Jos números 21
2. NúMEROS «PASABLES)), También puede resultar distraído averiguar si
el número es «pasable)) o «impasable)). Llamamos pasable a un número cuando
con las cifras en su orden natural, esto es, empezando por la izquierda, pueden in-
tercalarse los signos de las cuatro operaciones y paréntesis, para obtener la última
cifra.

Por ejemplo: El número 32396 es «pasable)), porque:


(3 + 2) X 3- 9 =6
Del mismo modo son pasables 57244, porque
5+7-2x4=4
y 31349 porque
3-1+3+4=9
Cuando se vaya con algún amigo, cabe establecer competencia sobre quién
encuentra más pronto el carácter «pasable)) o «impasable)) de su billete.

5. Preguntas ingenuas
l. Un tren expreso sale de Barcelona hacia Tarragona a 40 km/h de veloci-
dad, y otro automotor desde Tarragona a Barcelona, media hora después, a 60
km/h. La distancia de Tarragona a Barcelona es 90 km. En el momento de cru-
zarse los trenes, ¿cuál de los dos está más cerca de Barcelona?
2. Un señor nos contaba que desde hacía varios años viajaba diariamente, en
su coche, desde Barcelona a Manresa y regreso. Al ir empleaba siempre l hora y
20 minutos, pero al regreso le bastaban 80 minutos, sin forzar la marcha del co-
che: ¿Qué explicación sabrían dar Vds. de este hecho?
3. Un barco de vela está anclado en el muelle. De la borda cuelga una escala
de cuerdas, cuyo extremo inferior toca al agua. Entre peldaño y peldaño hay 30
centímetros de distancia. La marea sube a razón de 20 cm. por hora. Al cabo de
seis horas, ¿cuántos peldaños ha cubieno d agua?
4. Por un objeto se pagan 9 pesetas más que la mitad de lo que vale. ¿Cuán-
to vale?
5. A un cerezo trepé
que cerezas tenía.
Ni cerezas toqué,
ni cerezas dejé.
¿Cuántas cerezas había?
6. Si un pobre fumador se hace con tres colillas un pitillo, y dispone de nue-
ve colillas, ¿cuántos pitillos puede fumar?
22 Pasatiempos sencillos con los números

7. ¿Cuántos dedos hay en una mano? (mostrándola abierta). ¿Cuántos dedos


hay en dos manos? (mostrándolas, también abiertas, al interrogado. Y después
rápidamente se pide:) ¿Y en diez manos?

6. Juan y su perro

Juan sale dispuesto a darse un largo paseo desde el pueblo en que vive hasta
un monasterio que se halla a 10 km., y va andando a una velocidad de 4 km. por
hora. Le acompaña su perro, que corretea a una velocidad de 8 km. por hora; o
sea, que cuando el perro llega al monasterio, Juan está justamente a la mitad del
camino. Entonces el perro vuelve al encuentro de su amo, y cuando ambos se en-
cuentran, sale nuevamente el can hacia el monasterio, al que -naturalmente- lle-
ga otra vez antes que su amo, pues la velocidad de ambos sigue siendo de 4 y 8
km./hora, respectivamente. Se repite sucesivamente la operación de llegar el pe-
rro al monasterio antes que Juan y regresar aquél al encuentro de éste.
Se pregunta: cuando los dos entren a la par en el monasterio, ¿cuántos kiló-
metros habrá recorrido más el perro que su amo?

7. Ciencia y rompecabezas

El distinguido matemático M. KRAITCHIK, autor de un valioso libro, traduci-


do al castellano bajo el título de «Matemáticas recreativas», libro que contiene una
serie de análisis (profundos siempre y casi siempre difíciles) sobre variados juegos
matemáticos, presenta, entre otros, estos acertijos:
a) Escribir el número 1 y el 100 empleando una sola vez, sin repetirlas, cada
una de las diez cifras.
b) Escribir el 100 como suma de cuatro sumandos empleando una vez y sin
repetirlas las cifras de 1 a 9.
A continuación ofrece las siguientes soluciones:

35 118 1 38
a) 1=-- + 100 =50 + 49 + + ~--

70 296 2 76
3 9
b) 100 = 74 + 25 + +
6 18

Después de dar las soluciones, hace este comentario:


~~Estos problemas son extravagantes, porque su solución no descansa en nin-
gún principio general. Deberían realmente ser clasificados como rompecabezas.
Los hemos puesto aquí con la sola intención de apoyar nuestra protesta contra su
inclusión en una compilación decente; por esto no les hacemos el honor de nume-
rarlos.»
Pasatiempos sencillos con los números 23

CURIOSAS MANERAS DE ESCRIBIR EL CIEN

La aserción de KRAITCHIK es justificada desde su punto de vista. Resulta in-


necesario aclarar que en nuestra colección sí caben perfectamente tales pasatiem-
pos, ya que lo que presentamos no es una obra de doctrina, sino de entretenimien-
to, en la que lo que vaya de ciencia está dado por añadidura.
Por consiguiente, presentamos aquí al lector otras soluciones del problema
antes propuesto: escribir el 100 con las nueve cifras significativas, sin repetir nin-
guna.

38 1 3 27
100 = 95 + 4 + - - - + - - ; 100 = 98 + 1 + - - + -~-
76 2. 6 54
5742 5823
100 = 91 + --~-~ 100 = 91 + - - -
638 647
7524 1578
100 = 91 + - - - 100 = 94 + - - -
836 263
2148 1428
100 = 96 + - - - 100 = 96 + - - -
537 357

Escribir el número 100 empleando 10 cifras (del O al 9) sin repetirlas.

3 9
70 + 5 - - + 24 + = 100 ;
6 18
4 12
87 + 9 + - - + 3 + 100
5 60
1 38
50 + - - + 49 + - - = 100
2 76
27 3
80 + ~-- + 19 + -- = 100
54 6

De este mismo tipo es la cuestión siguiente: Escribir una expresión igual a la


unidad, empleando las diez cifras (del O al 9) sin repetirlas.

148 35
---+--=1; 123456789° = l.
2.96 70
24 Pasatiempos sencillos con los números

8. Suma prevista

Se pide a un amigo que escriba, uno debajo de otro, dos sumandos de cuatro
cifras a su capricho. Nosotros, que estábamos de espaldas, nos volvemos después y
escribimos rápidamente un tercer sumando (aparentemente al azar; en realidad
buscando el complemento a nueve de las cifras del inmediato superior). Nuestro
amigo escribirá un cuarto sumando, y nosotros el quinto, en las mismas condi-
ciones.
Fácilmente podemos anticipar el resultado, ya que se obtiene restando 2 a las
unidades del primer sumando y poniéndole un 2 delante. Por ejemplo:
3527 escrito por el colaborador.
2716 ídem, íd.
7283 escrito por el «adivino)).
6591 escrito por el colaborador.
3408 escrito por el «adivino)).

23525 Suma prevista.


NoTA.- Si el primer sumando termina en O ó en 1, añadiremos 2 ó 1, respectivamente, a las uni-
dades de uno de los sumandos que escribamos nosotros, y ya será como si el primer sumando terminase
en 2.

9. El juego de toques y dianas (o de las cuatro cifras)


Se lleva el juego entre dos jugadores, a los que, por simplificar, llamaremos
Atilano y Bernardino. Cada jugador trata de adivinar un número de cuatro cifras
distintas, sin ceros, que pensó su contrincante.
Cada uno de los dos jugadores se prepara un cuadro de seis columnas, según el
modelo siguiente:

Número D T Número D T

1267 X XX

El primer tanteo corresponde a Atilano, que dice, por ejemplo: 1267. Pero
Bernardino había pensado 6273. Por esta razón dirá en voz alta: ((Una diana y dos
toques)). Y esto es, porque en la conjetura de Atilano hay una cifra en su sitio
(diana) y dos cifras que están acertadas, pero mal colocadas (dos toques). Enton-
ces, los dos jugadores deben anotar lo sucedido, en la forma que muestra la figura.
Pasatiempos sencillos con los números 25

En la segunda jugada es Bernardino quien dice el número: 4357, por ejemplo, y es


Atilano quien le responde en la forma que ya se ha explicado. Así prosigue el jue-
go, anotándose las jugadas.
Gana el que antes adivine el número que el otro pensó. Jugando bien no suele
llegarse a diez disparos.

SOLUCIONES PARA EL CAPfTULO 1

l. NÚMEROS PARES E IMPARES

4. Una elección ordenada. -Con la notación matricial, los elementos a suprimir en el


cuadro son a 12 , a 13 , a21 , a22 , a 31 y a 33 • Esto indica lo siguiente: a 12 quiere decir el elemento se-
gundo de la primera fila, y lo mismo para los demás.
5. Una distribución .. . caprichosa. -La única posibilidad es indicarle amablemente al
aldeano que lo que predente es imposible. La suma de seis números impares dará siempre
resultado par, nunca 25.
6. Algo fácil de contestar. - Las edades del matrimonio sumarán siempre un número
impar; la' de los tres familiares dará suma un año par y al siguiente impar, alternati-
vamente.
9. Estrechémonos la mano ... -Si un número impar de personas se hubiesen estrecha-
do mutuamente las manos un número impar de veces, sería impar el número de acciones
manuales. Esto no puede ser, porque en cada apretón de manos actúan dos manos.

3. DIVERSOS JUEGOS Y COMENTARIOS


l. Cuatro juegos rápidos. - Las figuras son, por sí solas, suficientemente expresivas:

OCHO
26 Pasatiempos sencillos con los números

VT (IT= 1)
5. Preguntas ingenuas. - l. Los dos lo mismo, naturalmente.
2. Es el mismo tiempo, claro está. Nosotros hemos visto cómo un matemático ilustre
planteaba esta cuestión en una reunión amigable con varios estudiantes (y algunos profeso-
res) facultativos, sin que nadie atinase de momento con la respuesta. En el éxito de esta cla-
se de bromas influye mucho, como es de prever, la habilidad y oportunidad de quien las
propone.
3. Ninguno, porque el barco sube con la marea.
4. Puesto que 9 ptas. es la otra mitad, el valor es 18 pesetas.
5. Había dos cerezas. Tomé una y dejé otra.
6. Cuatro.
7. Cincuenta. (Es frecuente que contesten: cien).
8. Juan y su perro. -El perro habrá recorrido exactamente el doble de Km. que su
amo, es decir, 20 Km .
Basta tener en cuenta que los dos caminan el mismo tiempo (pues empiezan y terminan
la excursión juntos), pero el perro lleva doble velocidad.
Capítulo 2

Cuestiones de Aritmética

l. NÚMEROS NOTABLES Y FAMILIAS NUMÉRICAS

l. Numeración griega y numerología

Los griegos, aunque geómetras geniales, utilizaron un desdichado sistema de


numeración escrita, que empleaba las letras como símbolos. Para ello, tomadas las
letras en orden sucesivo, representaban del 1 al 9, luego del 10 al 90 y, finalmente,
del 100 al 900. Explicado, para mayor claridad, con nuestro alfabeto, la equivalen-
cia sería como sigue:
a= 1, h = 2, e= 3, d = 4, e= 5, f= 6, g = 7, h = 8, i = 9,
j = 10, k = 20, l = 30, m = 40, n = 50, ñ = 60, o = 70, p = 80, q = 90,
r = 100, S = 200, t = 300, U = 400, V = 500, W = 600, X = 700, y = 800, Z = 900.
Como la adición se indica por simple yuxtaposición de letras, en este sistema
se tendría, por ejemplo,
tmc = 343; xnf= 756.
Con esto es evidente que a cada palabra y, en particular, a cada nombre pro-
pio le corresponda un número. Por ejemplo:
FELIPE= 6 + 5 + 30 + 9 + 80 + 5 = 135
Los secuaces de la Numerología encontraban aquí una fuente de preocupacio-
nes. Cada persona tiene, con su nombre, un número, y debe buscar o debe guar-
darse de otras personas cuyo número esté en buena o en mala armonía con el suyo
propio. De aquí la importancia de tener números «perfectos», «amigos», etc. (el
27
28 Cuestiones de Aritmética

significado de estas palabras se explica más adelante); esta curiosa mezcla de su-
perstición y verdadera ciencia numérica recuerda mucho la relación análoga entre
la Astrología y la Astronomía. Tal vez pueda valer algo para la Aritmética, el jui-
cio que se aplicó a la Astronomía: «Una hija sabia de una madre loca)).
NOTA. - Estas supersticiones parecerán justamente absurdas a muchos lecto-
res. No a aquéllos, suponemos, que consideran catastrófico sentarse trece comen-
sales en torno a una misma mesa, o encender tres el tabaco con la misma cerilla;
tampoco, naturalmente, a quienes rechazan tal o cual número de Lotería, porque
les parece feo, y buscan tal otro porque lo juzgan bonito.
Estas cosas llevan involuntariamente a recordar una escena de la graciosa far-
sa de Pedro Muñoz Seca «La Venganza de Don Menda))' cuando el protagonista
declama esta imprecación:

1983
Y hoy es martes, gran Dios, martes y trece.
DICIEJIIBRE
¿Por qué me impone un miedo extraordinario

13
esta cifra -¡ay de mí!- del calendario?
¡Oh, no, cifra fatal, no humillaréis
el valor de Don Menda, no podréis~
Todas iguales para mí seréis,
trece, catorce, quince y dieciséis.

Por lo demás, estas supersticiones numéricas son antiquísimas. Los babilonios


tenían un período de siete días nefastos: los 7, 14, 21 y 28 de cada luna, durante
los cuales el rey no debía ordenar que se hiciera nada, el profeta no daba oráculo,
el médico no tocaba al enfermo. Pero la fecha terrible era el 19, y si bien algunos
espíritu s fuertes podían escribirla en la forma normal, la generalidad preferían
expresarla por 20 - l. Así, al menos, lo relata B. BAILLA UD en una Historia de la
Astronomía.

2. Tontería con números ... pero sin Aritmética

El mensaje de la dicha. - Como simple entretenimiento, ya que no esperamos


que ninguno de nuestros lectores crea en la numerología ofrecemos este rompeca-
bezas numérico-literal, en el que cada jugador puede deletrear su fortuna, de
acuerdo con cualquiera de las dos reglas que damos a continuación. El lector pue-
de escoger la que le merezca más confianza, seguro de que ninguna de las dos tie-
ne razón para acertar en absoluto.
Cuestíones de Aritmética 29

3 8 2 5 6 8 7 3
~
3
~ ~
4
L 1 8 1 1 1 u 1 D 1A 1 8 1 u 1 o 1
u 1 1
p
6 5 2 3 8 6 7 3 6
~ ~
4 4
E 1 1 1 A 1 A 1E 1 L 1T 1 E 1z 1 1 L 1 1 1
5 2 3 8 5 2 6
~ l. ~
7 3 4 4
N 1 y 1 e 1 E 1 8 1T 1 o 1 R 1 1 1 1 u 1 A
2 8 3 7 5 6 3 8
~
6 4 4 7
S 1 E 1 S 1 A 1 S 1 o 1 A 1 1 1 1 N 1 S 1 S 1 A
3 4 7 6 8 2 3 5 8 74 2 3
Q G 1 M 1 D 1u 1 A 1 u 1
1
J 1 E 1 1
1R1
T 1
1
6 2 5 3 4 6 7 2 3 5 6 8 4
E 1
A 1 u 1 L 1 A 1 A 1 G 1
R 1 1 1 S 1 S 1 & 1 T
5 3 8 7 2 3 4 8 2 3 7
~
4
T 1
D 1 A 1 o 1 o 1 D 1A 1 1 S 1
S
1
E 1 D 1 S

Juego según el nombre. Cuente el jugador las letras de su nombre. Si el núme-


ro de letras es de 6 o más, quítele cuatro. Si el nombre es de menos de seis, añáda-
le 3. El resultado será su número clave. Entonces anote en un papel todas las
letras bajo su número clave, de izquierda a derecha, y aparecerá el mensaje de la
dicha que le corresponde.
Juego con los dados. El jugador arroja dos dados. Si obtiene 6 o más puntos,
quite 4 al resultado, pero si obtiene menos de seis, sume 3 a los que sacó. El resul-
tado es el número clave, y se procede como antes se dijo.

3. Números y figuras

Si los siguientes párrafos resultan penosos al lector, puede suprimirlos. Su ob-


jeto es hacer ver que hay ciertos números «distinguidos», cuya particularidad está
en la naturaleza misma de las cosas, con independencia de los sistemas de numera-
ción inventados o por inventar.
Vamos, concretamente, a ocuparnos de los números
a) primos y compuestos;
b) cuadrados;
e) cubos;
d) triangulares;
e) triángulo-piramidales, y
f) cuadrado-piramidales.
En este capítulo nos ocupamos sólo de la definición de estos números y de su
30 Cuestiones de Aritmética

representación figurada. En otras páginas se expondrán algunas curiosidades relati-


vas a ellos.
a) PRIMOS Y COMPUESTOS

La distinción fundamental entre los números primos y los compuestos consis-


ten esencialmente en lo siguiente: Si un grupo de piedrecillas puede disponerse en
varias filas, constituyendo un rectángulo, el número de piedrecillas se llama com-
puesto, porque admite divisores.

o o 4 Q Q Q Q Q ~ o Q o

o Q o o CO~QOQ

e Q o ~ 000QGQ
Q o Q Q (2 ~ 6)
(31<4)
F1G. l. Dos diversas disposiciones rectangulares del número doce.
Doce es, pues un número compuesto, que también podrá llamarse
número «rectangular>>.

En cambio, si el conjunto de piedrecillas no admite tal disposición rectangu-


lar, sino sólo en una fila o alineación, entonces el número de piedras se llama pri-
mo, no admite divisores (excepto, claro está, él mismo y la unidad).

Q o Q Q Q Q Q (7)
o o () o. ~ Q Q .Q Q ~ .Q (ti)
FrG. 2. Disposiciones lineales de los números 7 y 11, para
los cuales es impm<ihle lograr la disposición rectangular de
la figura anterior.

La distinción entre números primos y compuestos es familiar al que ha salu-


dado las nociones de Aritmética. Más adelante podrá comprobarse que ha sido
motivo de incesante ocupación para gran número de insignes matemáticos.

b) CUADRADOS
También son distinguidos, entre los enteros, los cuadrados perfectos (o simple-
mente cuadrados). El hecho de que 25 sea un cuadrado perfecto, equivale a afirmar
que 25 piedrecitas pueden disponerse en igual número de filas que columnas.
Cuestiones de Aritmética 31
o o o Q o
Q o e Q
o Q o o Q
Q o o Q
Q Q Q Q o
Q o o Q
~ 41) C) Q Q
o o Q Q
QQ C) Q o
FIG. 3. Disposición en cwadrado de los
nútner0s l G y '35.

La expresión general de los cuadrados es la bien conocida


n2 = n x n.
Aquí n significa, como en todo lo que sigue, cualquier número de la serie natural,
n = 1, 2, 3, 4 ... y los números cuadrados son: 1, 4, 9, 16, 25, 36, 49 ...
La figura 4 muestra que la diferencia de dos cuadrados consecutivos va dando
la serie de los números impares o, equivalentemente, que al sumar los impares su-
cesivos va resultando la sucesión de los cuadrados (cfr. Cap 1, pág. 3).

---------...,
0--~-9--~-, o i
O O O 0101
------l : :
o o 010101
------, 1 1 1
0 0 1010101 1 1 1 1
- - -: : 1 1 1
0 1 0 101010

r rc. 4. L os c u adrados sucesivos, expr esan e l número d e· p u nto s c ontenid os e n


1m a red el e · cuadros que tenga n en la b ase, según la dispos ición de
estos esq ue mas.

e) CUBOS. Se llaman cubos perfectos (o simplemente cubos) a los números


que se expresan en la forma

n 3 = n x n x n.

Si un número de puntos es cubo perfecto, como 27, pueden disponerse en una


red cúbica, que tenga n por arista, según muestra el esquema de la figura 5.
32 Cuestiones de Aritmética

o
FrG. 5. Disposición en forma de cubo geomé-
trico, de los números 1, 8, 'Z7, que son cu-
bos perfectos.

d) NOMEROS TRIANGULARES.- Los números triangulares son los de la


forma
n (n + 1)

La razón de su nombre es que ellos expresan el número de puntos o elementos


dispuestos en una red triangular, tal como la muestra el esquema de la figura 6.

FrG. 6

Como es claro, st en esta red hay n filas de puntos, el número de puntos será
n (n + l)
1+2+3+4+ ... +n

como queda dicho.


Según esto, los primeros números triangulares serán
1, 3, 6, 10, 15, 21, 28, 36, 45 ...
y pueden contarse en el esquema adjunto.
e) NOMEROS TRIÁNGULO-PIRAMIDALES.- Estos números aparecen al con-
tar el número de balas esféricas (o de naranjas) dispuestos en una pirámide de la
siguiente forma: la base de esta pila se forma colocando en una fila n bolas; a su
lado, y en el mismo plano horizontal, otra segunda fila de (n - 1) bolas; después
otra que contenga una bola menos; y así sucesivamente hasta poner una sola.
De este modo resulta un triángulo equilátero, que tendrá un número de obje-
tos expresado por el número triangular de orden n, esto es

n (n + 1)
2
Cuestiones de Aritmética 33

Sobre esta base se coloca otra capa o lecho triangular, pero cuyo lado tenga
n- 1 bolas; y así sucesivamente hasta teminar en el vértice con una sola bola. El
número total de elementos amontonados en la pila será el n-ésimo número triángu-
lo-piramidal. Su expresión es la siguiente:
n (n + 1) (n + 2)
6

Por lo tanto los primeros números triángulo-piramidales son:


1, 4, 10, 20, 35, 46 ...
como, por otra parte, se muestra en el esquema de la figura 8.
f) NúMEROS CUADRADO-PIRAMIDALES.- Estos números aparecen al con-
tar los elementos de una pirámide cuya base sea un cuadrado de n unidades por
lado y que contendrá, por lo tanto, n2 ; la capa encima de ésta tendrá (n - 1?; la
superior inmediata (n - 2) 2 ; y la última constará solamente de un elemento. El
34 Cuestiones de Aritmética

"•0..
~

FIG. 9

número total de objetos contenidos en la pila lo dará, pues, la suma


12 + 22 + 32 + ... + n2
cuya expresión, ya conocida por los pitagóricos, es la siguiente:
n (n + 1) (2 n + 1)
6
De este modo, los primeros números cuadrado-piramidales son los siguientes:
1, 5, 14, 30, 55, 91...
Y su generación esquemática se muestra en la figura 10.

FIG. 10

ÜBSERVACION: Como las pilas triangulares ocupan relativamente mucho es-


pacio, no se las utiliza, a menos que el número de objetos por amontonar sea pe-
queño. En cambio las de base cuadrada son más ventajosas.
Cuestiones de Aritmética 35

FIG. 11

OTROS NÚMEROS FIGURADOS. Desde los pitagóricos son bien conocidas otras
series de números figurados, generalización natural de los que acabamos de enu-
merar. Así están los números pentagonales, cuya sucesión comienza:
1, 5, 12, 22, 35, 61, 80 ...
Los pitagóricos consideraban al número como un elemento natural, presente
en todas las cosas y ligando las cosas entre sí. Todas las relaciones entre las cosas,
se pensaba entonces, pueden describirse mediante los números enteros. Como si
ellas estuviesen formadas por «puntos materiales» cuya distribución y orden carac-
terizase su naturaleza.
Es fácil imaginar la conmoción que en este marco de ideas supuso la apari-
ción de los segmentos inconmensurables, tales como el lado y la diagonal de un
cuadrado, que por no encajar en este concepto originó el número «irracional». La
elaboración lógica de la teoría del número irracional es ya del tiempo de EUDOXIO
(hacia el 350 a. de C.).
He aquí, para terminar, un bello resultado que los griegos desconocieron,
puesto que fue descubierto por el gran matemático del siglo XVII P. de FERMAT:
Cualquier número entero es igual a la suma de no más de tres números triangulares,
y a la suma de no más de cuatro números cuadrados, y a la de no más de cinco
números pentagonales, y así sucesivamente.

4. Los números primos

Las investigaciones acerca de los números primos dan uno de los capítulos de
la Teoría de números que más apasionan a sus cultivadores. Tal vez sea así, por-
que sus cuestiones se pueden plantear en enunciados de sencillez casi infantil,
mientras que las dificultades para resolverlas son enormes e incluso, en muchos
casos, todavía invencibles.
1. En los Elementos de EUCLIDES se establece que hay infinitos números pri-
mos, sin que se dé ninguna indicación de cómo encontrarlos. La única manera de
construir una tabla de los números primos hasta un límite dado es, en el fondo , la
«criba de Eratóstenes», si bien puede encargarse el trabajo a máquinas especiales,
y en particular a las computadoras electrónicas, a partir de 1940 aproximadamen-
te, que han ampliado enormemente la información de las tablas disponibles. Pero
36 Cuestiones de Arítmétíca

antes de esto se habÍan publicado, verdaderas hazañas de cálculo, algunas tablas


muy notables de números primos. Así, por ejemplo: SCHOSTE (1657) hasta lO 000;
CHERNAC (1811), hasta 1 020 000; BURKHARDT (1814), tabla de divisores hasta
3 036 000; GLAISHER (1883), de 3 000 000 a 6 000 000; D ASE (1863) de 6 000 000 a
9 000 000. En fin, LEHMER (1909), hasta 1O 170 000, con el menor factor de todos
los enteros no divisibles por 2, 3, 5 ó 7.
Actualmente los ordenadores permiten tratar con los números primos hasta
límites muy elevados, con 12 ó 13 cifras. Así, contestarían a preguntas como cuán-
tos primos hay entre 120 y 125 millones, o cuántas ternas de primos en progresión
aritmética hay hasta un millón. Lo difícil es almacenar los primos, y mucho más
publicarlos, hasta más allá de los de siete cifras.
2. Más allá de los límites de las tablas, se ha podido demostrar que algunos
números en particular son primos. Durante muchos años el número primo más
grande conocido fue el siguiente, según un resultado de LUCAS en 1877:
2 127 - 1 = 170 141 183 460 469 231 731 687 303 715 884 105 727.
Con ayuda de las computadoras el «récord» de número primo más grande va
siendo batido repetidamente. Citemos como notables los dados por ROBINSON en
1958:
81 X 2 324 + 1; 63 X 2 326 + 1; 35 X 2 327 + 1
de 100 cifras cada uno, y por HURWITZ y SELFRIDGE en 1961:
24423 - 1

que tiene 1332 cifras. Parece que, como decía cierto matemático ilustre, buscar
números primos es más apasionante que la recolección de setas o la captura de
mariposas raras.
3. He aquí una proposición de enunciado sencillísimo, probablemente cierta,
pero que no se ha podido demostrar todavía: Todo número par es suma de dos
números primos.
4. La distribución de los números primos es muy irregular. Se pueden encon-
trar interva)os tan largos como deseemos de enteros sucesivos en los que no hay
ningún número primo. En cambio se sospecha, aunque no ha podido demostrarse,
que hay una infinidad de parejas de números primos gemelos, esto es, que sólo se
diferencian en dos unidades. Por ejemplo:
5, 7; 11, 13; 17, 19; ... 107, 109 ...
5. Otro problema difícil que ha interesado a los especialistas es la determina-
ción de intervalos en los que con seguridad se encuentre algún número primo. El
matemático francés J. BERTRAND enunció la hipótesis o conjetura de que entre n
y 2n -2 se encontraba siempre algún número primo. Esto no pudo ser demostrado
hasta 1852 por el ruso P. L. CHEBISCHEV. Con su método, sucesivamente encon-
traron I. ScHUR, en 1929, que si x;;;, 24 hay algún primo entre x y jx; R. BREUCH,
Cuestiones de Aritmética 37

en 1930, que si x > 48 hay algún primo entre x y ix; finalmente, el español
E. APARICIO BERNARDO demostró en 1951 que si x > 115 hay algún número pri-
mo entre x y 1~x. Esto dará una idea de cuán trabajosamente se van perfeccio-
nando los resultados relativos a la distribución de los números primos en la serie
natural de los números.
Con esto terminamos un muestrario de las particularidades de este tema, que
bien pudiera extenderse hasta llenar el libro.

5. Los números perfectos

Un número se llama perfecto cuando es igual a la suma de sus divisores (ex-


cepto él mismo, naturalmente). Por ejemplo:
6 = 1 + 2 + 3.
28 = 1 + 2 + 4 + 7 + 14
N o se crea que estos números son fáciles de encontrar. Por ejemplo, no se
sabe si existen números perfectos impares. Además de los dos citados, al principio
de la era cristiana se conocían otros dos:
496 y 8128
Ya no vuelve a haber otro hasta
33 550 336,
mientras que el noveno número perfecto tiene 37 cifras*. Se conoce el comentario
de un matemático, citado por Descartes, ante esta escasez de números perfectos:
HC'est merveille de voir cambien peu il y en a ... et cambien rares sont les nombres
parfaits, aussi bien que les hommes parfaits)). No sabemos si habrá motivado al-
gún comentario análogo la infinitud de los números primos.

6. Los números amigos

Dos números se dicen amigos cuando cada uno es igual a la suma de los divi-
sores del otro. Según la numerología, era una circunstancia importante para el
buen entendimiento de dos personas que sus números respectivos fuesen amigos
(ver § 1.1). Son amigos, por ejemplo, 220 y 284, ya que es:
1 + 2 +4 + 5 + 10 + 20 + 11 + 44 +55+ 110 (divisores de 220) = 284
1 + 2 + 4 + 71 + 142 (divisores de 284) = 220

* En los Elementos de EucLIDES, libro VII, prop. 36, se establece lo que sigue: Si varios números,
empezando por la unidad, están en proporción duplicada y el conjunto de todos es un número primo, el
producto de este conjunto por el último es un número perfecto.
Esto quiere decir, traducido a fórmula, que si el número 2"- 1 es primo, entonces el número
(1 + 2 + 4 + ... + 2"- 1) 2n-I = (2" - 1) 2"- 1
es perfecto. Todos los números perfectos pares pertenecen a esta forma, ignorándose si los habrá im-
pares.
38 Cuestiones de Aritmética

Este par (220, 284) era ya conocido por los pitagóricos. Los aritméticos del
siglo XVI añadieron los pares ( 18 416, 1 17 296) y (9 437 056, 9 363 284). EULER
dio una lista de 60 pares de números amigos.

7. Felicitación injustificada

Comprendida bien la distinción entre los números que ofrecen algún punto de
interés por sí mismos, por una propiedad intrínseca a ellos, y los que sólo presen-
tan una estructura más o menos curiosa, resultado del sistema de numeración
adoptado para escribirlos, podemos fingir la siguiente situación.
Un venerable maestro, insigne cultivador de la Aritmética, llegó a la avanzada
edad de cien años. El día de cumplirlos se presentó a rendirle homenaje uno de sus
más brillantes discípulos.
-«Crea que le felicito a usted muy sinceramente, y que doy gracias a Dios
porque le ha permitido llegar, con buena salud, a tan avanzada y hermosa edad.>>
Ahora debemos prever que el matemático responderá fríamente:
-«Convengo, sí, en que es una edad avanzada. Pero que sea hermosa o nota-
ble lo niego en absoluto. El cien es un número insignificante entre los demás. ¡La
de usted sí que es una edad verdaderamente notable! ... »
-«Ciertamente, no veo nada de particular en contar 30 años. Creo que tam-
bién es un número como otro cualquiera ... »
-«Pues no lo crea usted así. Porque 30 es el mayor número tal, que todos los
que son inferiores a él y primos con él son también primos absolutos.»
(En efecto, esta última propiedad permitirá siempre distinguir al 30, para
seres racionales cualesquiera. En cambio la particularidad de ser número «redon-
do» sólo la tiene el cien entre los hombres que hayan adoptado el sistema decimal
de numeración. Y ya es sabido que la aspiración del matemático es crear un uni-
verso interesante y reconocible, aunque cambiasen la humanidad y el Cosmos.)

8. FERMAT, el genio de la Aritmética

Durante su vida, fue FERMAT considerado «el más hábil hombre del mundo
para investigar las propiedades de los números», y este favorable juicio de PASCAL
no ha hecho más que confirmarse y extenderse a lo largo del tiempo.
No publicó FERMAT las demostraciones de muchos de sus resultados. Pero no
se ha encontrado nunca, que resultase falso alguno de éstos, cuando FERMAT afir-
mase haberlo demostrado.
Hay, en cambio, una circunstancia muy curiosa. FERMAT creía que los núme-
ros de la forma
22" +1
eran primos para todos los valores de n = 1,
2, 3, 4, 5, ...
FERMAT expuso esta convicción en numerosas cartas, que se extienden a lo
Cuestiones de Aritmética 39

largo de un tiempo de casi 20 años (1640 a 1658), aunque siempre añadió que no
había conseguido demostrarlo. Pero la mejor prueba de que él estaba convencido
de ello se encuentra en lo siguiente:
Para los cuatro primeros valores de n se comprueba directamente, sin dificul-
tad, que efectivamente resulta un número primo:
2 + 1 = 3, 22 + 1 = 5, 24 + 1 = 17' 2 16 + 1 = 65 537
Para n = 5 el cálculo es bastante más laborioso. Ahora bien: el matemático
A .. FERRIER ha calculado recientemente que, con los medios que FERMAT tenía a
su disposición, los cálculos para averiguar si 2 32 + 1 era primo, por ensayos sucesi-
vos, le hubiesen supuesto un tiempo máximo de 60 horas; e incluso esto: dada la
circunstancia de que no es primo, no debiera haber agotado los ensayos posibles, y
en el tiempo probable de una hora hubiese obtenido los factores. Naturalmente,
FERMAT emprendió muchas veces otros cálculos mucho más largos, luego es indu-
dable que no intentó hacer éste. La explicación sólo puede ser, claro está, el con-
vencimiento previo que él tenía sobre que dicho número era primo.
La descomposición factorial
232 +] = 641 X 6 700 417
fue establecida por EULER, en 1732.
Para los sucesivos n, hasta 16, se sabe que el número es compuesto (aunque
no se conozca su descomposición factorial). En cuanto a n = 17, el número
2217 +1
no se sabe todavía si es primo o es compuesto.
Es muy notable la circunstancia de que FERMAT (1601-1665) no publicó nada
de sus resultados. En realidad no fue matemático profesional, sino jurisconsulto
(miembro del Consejo del Parlamento de Toulouse), que dedicó a las Matemáticas
sus ratos de ocio. Pero las investigaciones de FERMAT fueron inmediatamente co-
nocidas, por su correspondencia con los sabios de su tiempo y, además, porque
cinco años después de su muerte, su hijo publicó las notas que FERMAT había ido
poniendo en los márgenes de un ejemplar de las Obras de D IOFANTO. Entre estas
notas, hay una que asegura, formulando en notación actual, que la igualdad
xn + yn = zn,
si x, y y z han de ser números enteros, es imposible cuando n sea igual o mayor
que 3. Añade FERMAT: «He encontrado una demostración realmente admirable,
pero el margen es muy pequeño para ponerla».

Teniendo en cuenta que hasta hoy nadie ha podido desmentir ninguna


de las proposiciones que FERMAT afirmase haber demostrado, hay motivos para
creer que su afirmación es cierta. Pero no es menos cierto que, hasta hoy,
nadie ha podido demostrar la verdad ni la falsedad del Teorema. Está, sí,
demostrado, que el Teorema es cierto para determinados valores de n; de
40 Cuestiones de Aritmética

modo que si falla en algún caso, tendrá que ser con un exponente ya superior
a cien mil*.
Ahora bien, en 1906 el matemático WOLFSKEHL, dejó establecido un
premio de 100.000 marcos que la Academia de Ciencias de Gotinga está
encargada de otorgar al primero que consiga esta demostración. Desde lue-
go, la devaluación del marco, después de la primera guerra mundial, ha re-
ducido a nada el valor monetario del premio, cuyo plazo de adjudicación
expira en el año 2007.
Sobre esto, nos parece conveniente copiar unas líneas del ilustre mate-
mático F. KLEIN: ((Desde últimos del verano de este año (1908) corrió por
los periódicos la noticia de este premio (noticia para cuya publicación no
estaban, por cierto, autorizados) y nos han llegado ya una enormidad de
((demostraciones)). Gentes de todas las profesiones, ingenieros, maestros
de escuela, clérigos, un banquero, muchas señoras, etc., han participado en
estas comunicaciones. Sólo una cosa de común se observa en todos ellos: que
no tienen idea de la gran importancia matemática del problema, ni aun si-
quiera han procurado informarse previamente del asunto, sino que han creí-
do que con una repentina ocurrencia podía resolverse la cuestión, lo que,
naturalmente, es absurdo)).

9. Una proeza aritmética de Gauss

El llamado Príncipe de los Matemáticos, CARLOS FEDERICO G AUSS, decía de


sí mismo que aprendió a calcular antes que a leer, y casi antes que a hablar. Una
anécdota bastante conocida de GAUSS se desarrolló en la Escuela Elemental a la
que asistía, a la edad de 10 años. El maestro de dicha escuela mandó a los discípu-
los (sin duda para tenerlos ocupados media hora) que calcularan la suma de todos
los números enteros desde el 1 hasta 100. Apenas habían sus condiscípulos empe-
zado a escribir, cuando ya GAUSS puso sobre la mesa del maestro su pizarra en la
que había él escrito un único número: 5050, que es la solución.
El proceso seguido mentalmente por GAUSS fue el siguiente: Si se asocian los
números extremos de la serie, desde el 1 hasta el 100, la suma de cada par (como
1 y 100, 2 y 99, 3 y 98 ... ) es siempre 101; por consiguiente, se tienen 50 parejas de
números cuya suma es 101 y el resultado pedido será 50 veces 1O1, esto es, 5050.
A pesar del genio matemático que revela este modo de proceder en un niño de
10 años, es lo cierto que G AUSS estuvo, hasta cumplir los 20, indeciso sobre su

*Señalemos, como curiosidad, que nuestro maestro el profesor ÜRTS ARACIL, de la Universidad de
Barcelona, nos ha hecho observar, demostrándolo fácilmente. que si en vez de la igualdad de FERMAT,
se escribe la siguiente:

la proposición enunciada conserva su validez.


Cuestiones de Aritmética 41

vocación, puesto que la misma aptitud excepcional que para la Matemática, la te-
nía para la Filología, aprendiendo el latín y el griego con facilidad y rapidez verda-
deramente notables. Lo que decidió a GAUSS por las matemáticas fue el haber
descubierto la construcción del polígono regular de 17 lados con regla y compás,
iniciando así un avance definitivo para este capítulo de la Geometría, que desde
EUCLIDES no había sido mejorado en nada.

10. La sucesión de FIBONACCI

En el famoso Liber abaci, de LEONARDO DE PISA (FIBONACCI), publicado a


principios del siglo XIII, cuya trascendencia nace de ser la obra con la que se divul-
gó en Europa nuestro actual sistema de numeración escrita, aparece la siguiente
sucesión de números:
1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, ...
Cada uno de estos términos se forma sumando los dos que le preceden.
a) Esta sucesión ofrece numerosas propiedades aritméticas (de las que
FIBO:'>IACCI no trató). Como ejemplo, porque luego hemos de utilizarlas, podemos
citar las dos siguientes:
l. El cuadrado de un término cualquiera difiere en una unidad del producto de
los dos que le comprenden.
Ejemplo: 5 2 - 3 x 8 = l. 82 - 5 x 13 = - l.
(Esta diferencia va siendo, alternativamente, por más y por menos.)
2. El producto de un par de términos consecutivos difiere en una unidad del
producto del par de elementos que comprende al par antedicho.
Ejemplo: 2 x 3- 5 x 1 = 1; 3 x 5-2 x 8 = - l.
(También aquí la diferencia va siendo alternativamente por defecto y por ex-
ceso.) Estas propiedades son el fundamento de las desconcertantes falacias geomé-
tricas que veremos en el Cap. V, pág. 122.
b) La mística numérica ha visto aparecer esta sucesión en numerosas relacio-
nes artísticas y en diversas leyes naturales. Muchas veces esto depende de que los
términos de la sucesión aparecen al calcular las sucesivas reducidas de la fracción
continua

1
1 +----,--
1 + __!_
1+ ...
En efecto, éstas reducidas son:
1 1 1 2 3 5
T' 1 + 1 2' 1 +--1- 3' 5' s··..
1
1 + __!_
1
42 Cuestiones de Aritmética

y en cuanto a la fracción continua citada, nos lleva directamente al llamado núme-


ro áureo, pues su valor es

vs-1
2
Es sabida la importancia que los artistas matemáticos del Renacimiento con-
cedieron a esta llamada proporción áurea, o divina proporción, hasta el punto de
que LUCA PACIOLI (1445-1514) publicó una extensa obra dedicada a este tema.
e) La sucesión de FIBONACCI aparece también en diversas cuestiones de
ciencias naturales. Por ejemplo, en el estudio de las leyes mendelianas de la heren-
cia, que no tratamos, y en el de la divergencia foliar, como sigue.
La divergencia foliar es una fracción pln. que result'l así: La distribución de
las hojas en una rama no está hecha al azar, sino que se insertan a lo largo de una
línea espiral (o mejor dicho, hélice) en intervalos regulares. Si se parte de una
hoja, es preciso, por lo común, seguir la espiral un número p de vueltas alrededor
del eje, y contar un número n de hojas para encontrar otra hoja exactamente super-
puesta, es decir, en la misma generatriz de la rama cilíndrica. Pues bien, la frac-
ción pln de circunferencia mide la divergencia foliar.
Según los botánicos SHIMPER (1834), BRAUN (1835) y otros, los términos más
comunes de la divergencia foliar coinciden con las fracciones
1 1 2 3 5
2 ' 3' 5 ' 8' 1s' ...
cuyos términos vienen dados por la referida sucesión.
d) Una utilización reciente de la sucesión de FIBONACCI en Arquitectura la
encontramos en el hermoso Santuario de Nuestra Señora de Torreciudad (El Gra-
do, Huesca), en donde el arquitecto, don Heliodoro Dols, ha ideado ascender las
secciones de las columnas del atrio incrementando los radios según los términos de
dicha sucesión; asimismo, se va aumentando con la misma ley el vuelo de otros
elementos estructurales de la obra, consiguiéndose de este modo estructuras de
muy original y atractivo perfil.
Cuestiones de Aritmética 43

2. CUESTIONES DEPENDIENTES DEL SISTEMA DE NUMERACIÓN

l. Productos por el número 8

l. Si el número 8 lo multiplicamos por 1, 2, 3, ... (la serie natural de los


números en forma correlativa y sin limitación) se van obteniendo productos que
tienen la particularidad de que sumados los valores absolutos de sus cifras dan la
serie decreciente de los números dígitos, descomponiéndolos, a su vez, cuando es-
tas sumas excedan de nueve.

8 X 1= 8 8
8 X 2= 16 1 + 6 = 7
8 X 3 = 24 2 + 4 = 6
8 X 4= 32 3 + 2= 5
8 X 5 = 40 4 +o= 4
8 X 6 = 48; 4 + 8 = 12; 1 + 2 = 3
8 X 7 = 56: 5+6=11; 1 + 1 = 2
8 X 8= 64; 6 + 4 = 10; 1 + o = 1
8 X 9= 72 7 + 2= 9
8 X 10 = 80 8 +o= 8
8 X 11= 88 ; 8 + 8 = 16; 1 + 6 = 7
8 X 12 = 96; 9 + 6 = 15; 1 + 5 = 6
8 X 13 = 104 1+0+4=5

2. También con la cifra 8 se tienen las siguientes igualdades notables:

1 X 8 + 1 = 9
12 X 8 + 2 = 98
123 X 8 + 3 = 987
1234 X 8 + 4 = 9876
12345 X 8 + 5 = 98765
123456 X 8 + 6 = 987654
1234567 X 8 + 7 = 9876543
12345678 X 8 + 8 = 98765432
123456789 X 8 + 9 = 987654321

2. Productos por el número 9

Análogamente a los anteriores, pueden escribirse:


44 Cuestiones de Aritmética

Ü X 9 + 1 = 1
1x9+2=11
12 X 9 + 3 = 111
123 X 9 + 4 = 1i11
1234 X 9 + 5 = 11111
12345 X 9 + 6 = 111111
123456 X 9 + 7 = 1111111
1234567 X 9 + 8 = 11111111
12345678 X 9 + 9 = 111111111

3. Productos sin repetir cifras


Los siguientes productos tienen la curiosa particularidad de expresarse con
igualdades en las que entran sólo una vez cada una de las nueve primeras cifras
significativas; no se pone como problema encontrar estos productos, puesto que no
hay principios generales para ello. Se les puede encontrar consultando paciente-
mente Tablas como la de CRELLE, que presentan los productos de dos factores
hasta 999 x 999.

483 X 12 = 5796 186 X 39 = 7254


297 X 18 = 5346 B8 X 42 = 5796
198 X 27 = 5346 159 X 48 = 7632
157 X 28 = 4396 1738 X 4 = 6952
1963 X 4= 7852
(Pueden ser útiles para comprobar si lucen bien todas las cifras de una calculadora.)

4. Productos que se escriben con una sola cifra


l. Una propiedad muy conocida del número
12 345 679
es que al multiplicarlo por 9 da un producto que se escribe con sólo la cifra 1, esto
es el número 111 111 111. Por lo tanto, al multiplicarlo por 18 (que es 9 x 2), por
27 (que es 9 x 3), por 36, etc., se obtienen también productos notables, a saber:

12 345 679 X 9 = 111 111 111


12 345 679 X 18 = 222 222 222
12 345 679 X 27 = 333 333 333

]2 :345 679 X 81 = 999 999 999


2. De no conocer este multiplicando, podríamos haber intentado hallarlo sin
más que dividir por 9 el número 1111..., bajando después de cada resto un uno, en
Cuestiones de Aritmética 45

vez de un cero, hasta que la división fuese exacta. Del mismo modo vamos ahora a
investigar cuál es el número que multiplicado por 7, da un producto escrito con
sólo las cifras 1:

11 17
41
15873
61
51
~1
o
Por consiguiente, resultará:

15 873 X 7 = 111 111


15 fl73 X 14 = 222 222
15 873 X 21 = 333 333

15 873 X 63 = 999 999


3. Requiere ya más paciencia contestar a esta pregunta: ¿cuál es el número
que, multiplicado por 49 da un producto que se escribe con sólo la cifra 1?
En efecto, procediendo como antes, se encuentra:
2267573696145124716553287981859410430839
nada menos.

5. Productos con las cifras en el mismo orden

Es bien sabido que muchas veces al ordenar los elementos de una colección, se
supone que después del último vuelve a estar el primero, como en un corro. Estas
ordenaciones circulares aparecen, por ejemplo, en la siguiente curiosidad numérica:
Los SEIS PRIMEROS MÚLTIPLOS DE 142 857.
Tomando este número como multiplicando, y por multiplicador cualquiera de
los seis primeros dígitos, todos los productos tienen las mismas cifras que el multi-
plicando, y en el mismo orden. De modo que para hallar rápidamente uno cual-
quiera de esos múltiplos o productos, basta multiplicar sólo la cifra de las unidades
(7), y luego, a partir de la que indique dicho producto, ir copiando las demás, en
orden correlativo.
Ejemplo: 142 857 x 4: Como el producto de las unidades termina en 8, será
571 428; 142 857 x 6: Terminando en 2 el producto, será 857 142. Los resultados
por 7, 8 y 9 no siguen la regla, pues el multiplicando carece de la cifra de las uni-
dades que origina dicho producto.
46 Cuestiones de Aritmética

La particularidad descrita se pone de manifiesto multiplicando ·dicho número


por un factor escrito con sólo las cifras de 1 a 6, por ejemplo, 142 857 x 326 451,
ya que entonces los productos parciales resultan por simple permutación circular
de las cifras del multiplicando:

14'2857
3'26451
14'2857
714285
57H28
857142
285714
428571
46635810507
(aunque el producto total no tiene, realmente, ninguna particularidad).

6. Otro factor notable

Una singularidad parecida a la anterior aparece si multiplicamos el número


526315789473684210
por los dígitos 2, 3, 4 ... hasta 9. En el producto se obtienen las mismas cifras del
multiplicando en su orden, trasponiendo a la izquierda el grupo de todas las que
siguen a una de ellas, como muestran los ejemplos: El producto debe, naturalmen-
te, teminar en O.
Ejemplos:

5'2631578947368421() X 4 = 2J()52631578947368J()
5263157894736842]() X 9 = 4736842105263157890

7. Juegos sobre el 1 001

La circunstancia de que la descomposición en factores primos del número


1001 sea la notable siguiente,
1001 = 7 X 11 X 13,
se presta a plantear algunos juegos o pasatiempos. Por ejemplo:
a) Adivinar un número de tres cifras. - Se invita a un amigo a que escriba
un número de tres cifras, que nosotros no veremos. Luego se le dice que lo repita a
Cuestiones de Aritmética 47

la derecha, obteniendo así un número de seis cifras (por ejemplo, de 357 saldrá
357 357). Se le invita luego a que divida este número por 13, augurándole que la
división va a salirle exacta. Una vez que el operador haya comprobado, no sin
cierta extrañeza, que así es en efecto, le invitaremos a vuelva a dividir el cociente,
esta vez por 11. De nuevo obtendrá un cociente exacto, y le rogamos que divida
este cociente por 7, seguros de que también esta división será exacta. Si nos dice el
último cociente, podremos decirle el número que había escrito, ¡porque es precisa-
mente igual a este último cociente obtenido! (en nuestro ejemplo, 357).
b) Propiedad notable del 143.- El producto de 143 ( = 11 x 13) por cual-
quiera de los 999 primeros múltiplos de 7 se obtiene muy fácilmente así:
Si el factor de 7 que constituye tal múltiplo es de tres cifras, basta escribirlas
repetidas. Si es de 2 cifras se repiten intercalando un cero en medio. Y si es de una
cifra se intercalan dos ceros. Por ejemplo:

143 X (7 X 286) = 286.286


143 X (7 X 32) 32.03'2
143 X (7 X 3) = 3.003

e) Obtención rápida de un número con divisores notables. -Si sumamos un


número de varias cifras consigo mismo corrido tres lugares a la izquierda, la suma
obtenida admite desde luego los siguientes divisores:
7, 11, 13, 77, 91, 143 (y, naturalmente, 1001)
Ejemplo:

23764852
23764852

23788616852

El número 23788616852 tiene, efectivamente, los divisores dichos.

8. Notable sucesión de cuadrados

Las curiosidades numéricas del tipo de las que venimos considerando, aunque
la mayoría de las veces no tienen interés matemático, por cuanto dependen esen-
cialmente no del número, sino del sistema de numeración que hemos elegido para
representarlo, es natural que llamasen la atención, tan pronto como el sistema de
numeración actual se generalizó lo suficiente para hacerlas aparecer. (Nuestro sis-
tema de numeración, llamado índico o arábigo, fue introducido en Europa a través
de las escuelas matemáticas árabes de España.) Así, por ejemplo, en el «Taljis)) o
libro de Aritmética de ABENALBANA (1256-1323), famoso matemático hispanoára-
be hijo de un albañil granadino, se registran los siguientes cuadrados notables:
48 .Cuestiones de Aritmética

12 = 1
11• = 121
111 2 = 12321
1111 2 = 1234321
11111 2 ~ 1234543'21
111111 2 = !'2345654321
1111111 2 = 1234567654321
11111111" = 123456787654321
111111111 2 = 123156789876543~1

92 = 81
99 2 = 9801
999 2 = 998001
9999 2 = 99980001
99999" = 9999800001
999999 2 = 999998000001
9999999 2 = 99999980000001
99999999 2 = 9999999800000001
999999999 2 = 999999998000000001

9. Curiosidades sobre las cifras de los cuadrados perfectos

l. Si Jos enteros consecutivos,


O, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13 ...
se elevan al cuadrado,
O, 1, 4, 9, 16, 25, 36, 49, 64, 81, 100, 121, 144, 169 ...
se observará esta ley, que es fácil de demostrar: Las cifras deJas unidades de los
cuadrados de los enteros forman un período simétrico,
O, 1, 4, 9, 6, 5, 6, 9, 4, 1, O
en el cual las cifras simétricas con relación a 5 o con relación a O son iguales.
2. Del mismo modo, las dos últimas cifras de los cuadrados consecutivos
forman un período de 51 números,
00, 01, 04, ... , 76, 25, 76, ... , 04, 01, 00,
simétricos con relación a 25 o con relación a OO.
3. Esta observación puede extenderse indefinidamente. Así, las tres últimas
de los cuadrados perfectos consecutivos forman un período de 501 número. Las
cuatro últimas cifras, forman un período de 2501 números ... y así sucesivamente.
Estos períodos son simétricos, de modo análogo a los desarrollados en el párra-
fo 2.
Cuestiones de Aritmética 49

4. Hay algunos cuadrados que están escritos (en nuestro sistema decimal,
naturalmente) con cifras todas diferentes. Por ejemplo:

13 2 = 169 1027 2 = 1054729


36 2 = 1296 6901 2 = 47623801
286 2 = 81796 10124 2 = 102495376
322 2 = 103684 32043 2 = 1026753840

Pues bien, aunque el interés matemático de esta cuestión nos parece completa-
mente nulo, se "ha encontrado que el número de cuadrados perfectos con las cifras
diferentes, es el siguiente: De tres cifras, hay 13 (tal vez invitar a buscarlos puede
ser un ejercicio de cálculo, que distraiga a algún escolar*); de cuatro cifras hay 36;
de cinco, 65; de seis, 94; de siete, 123; de ocho, 97; de nueve, 81; y, finalmente, de
diez, 86.
5. Los pares de cuadrados perfectos:
144 y 441, 169 y 961, 14884 y 48841
lo mismo que sus respectivas raíces,
12 y 21, 13 y 31, 122 y 221,
están formados por las mismas cifras escritas en orden inverso.
El matemático V. THÉBAULT ha investigado cuáles son todos los pares que
gozan de esta curiosa propiedad. Por ejemplo, halló también el par siguiente:
1113 2 = 1238769 y 311 ¡z = 9678321
6. De los números formados por cifras 1, exclusivamente, el más grande que
tiene la propiedad de que su cuadrado sea simétrico es
111 111 111 2 = 12345678987654321.

10. Sistemas de numeración usando sólo dos cifras


A) SISTEMA BINARIO DE NUMERACION

l. Un número cualquiera (pero aquí hablamos sólo de números enteros) pue-


de representarse con sólo las cifras O y 1, escribiéndolo en el sistema de base 2,
llamado también sistema binario de numeración.
Para conseguir esto, se dividen sucesivamente por 2 el número propuesto y los
cocientes enteros obtenidos. Por ejemplo, si el número propuesto es 106, haremos
estas divisiones:

*Son, precisamente, los cuadrados de 13, 14, 16, 17, 18, 19, 23, 24, 25, 27, 28, 29 y 31.
50 Cuestiones de Aritmética

1061~
o 53 _12_
1 26
L~-
o 13 _12_
1 6 12
o 3 L~~
1 1

Entonces escribiremos de izquierda a derecha el último cociente obtenido y los


restos sucesivos hasta el primero. De este modo se obtiene la representación bina-
na del número propuesto, a saber, en nuestro ejemplo.
106 = 11010102
2. Inversamente, un número escrito en forma binaria puede pasarse a base
decimal. Para ello basta atender a estas igualdades:

12 = 1
102 = 2
1002 = 22 = 4
10002 = 2" = 8
100002 = 24 = 16
de modo que se tendrá, por ejemplo,
1101010 = 64 + 32 + 8 + 2 = 106,
(Preguntamos: ¿Qué le sucede a un número, expresado en el sistema binario
de numeración, cuando se agrega un cero a la derecha del mismo?)

DEL SISTEMA BINARIO


Acabamos de ver que en el sistema binario de numeración con los dos símbo-
los o cifras O y 1, es posible la representación de cualquier número entero.
El insigne LEIBNITZ creía que con esto podía ofrecerse una imagen sugestiva
de la Creación, e incluso aconsejó a algunos misioneros amigos suyos que utiliza-
sen este ejemplo en sus explicaciones cerca de algunos grandes dignatarios orienta-
les. Porque así, decía él, como al 1 le basta el O para poder expresar cualquier
número, no es irracional suponer que a Dios le baste la nada para componer toda
la Creación.

Esta idea de LEIBNITZ coincide en el fondo con la que de un modo más


aparatoso expuso el doctor J. de Letamendi en 1867 en un discurso donde,
después de hacer la crítica de las proposiciones panteístas, abordó el proble-
ma de la Creación del Universo. El citado doctor LETAMENDI después de
Cuestiones de Aritmética 51

mostrar como absurda la unidad de substancia añade: «De muy opuesto


modo resultan las cosas si en vez de «un ser» o substancia suponemos tan
sólo «dos», que determinan plur?l Sean las dos substancias a) y b) a mi
dominio, con facultad de disponer de todas las combinaciones posibles en
número y todas las permutaciones imaginables de relación. Entonces puedo
crear ab, ba, 2ab, a2b, 2ba, b2a, 2aab, a2a2b, y así continuar formando y
cambiando cosas fenomenales nuevas y variadas hasta los linderos mismos
del infinito ... y llamando a las expresiones algebraicas con «nombres>> pro-
pios, proyectar un mundo nuevo y una nueva lengua que lo predique ... al par
que no cabe «posibilidad» de un mundo con una sola naturaleza o substan-
cia, se declara la posibilidad en cuanto aparece la pluralidad, hasta en su
expresión mínima que es la «dualidad»; pero advirtiendo que el entendimien-
to no puede concebir trocada esa «posibilidad>> en Hrealidadn, sino por una
causa externa que «actúe» sobre entrambas (2 + 1 = 3); con lo cual queda
probada directamente la «necesidad» de la pluralidad de substancias que an-
tes demostré «ad absurdum)). En resumen: para el hecho de la «Naturaleza»
pueden establecerse estas tres fórmulas: 1.", 1 substancia == O Naturaleza. 2.•,
2 substancias = <<posibilidad)) de Naturaleza. 3.", 2 substancias + 1 causa
eficiente = «realidad» de Naturaleza. En términos corrientes: la hipótesis de
la substancia única es la «negación de la Naturaleza)); la del dualismo es la
«posibilidadn; y respecto a la tercera, que expresa la realidad, sólo diré: ~<que
se me den las dos substancias y facultad de influir sobre sus cantidades y me
comprometo a crear un mundo nuevo, siquiera en caricatura ... H (páginas 218
y 219 del III volumen de sus Obras Completas).

Tal vez no sea superfluo advertir que este tipo de elucubraciones, tan de moda
al final del siglo pasado, no tienen en realidad valor científico ni filosófico en sí
mismas. Lo más que se puede pretender de estas consideraciones, o de otras análo-
gas, es, cuando están hechas con ingenio, presentar símbolos o analogías con las
que ilustrar la explicación de otras concepciones más profundas y dificultosas (ver
pág. 164),

B) SISTEMA DE BASE TRES Y CIFRAS MÍNIMAS

Si se admite la operación de restar, las solas cifras O y 1 son también aptas


para representar todos los números, con un procedimiento distinto del que acab;;l-
mos de explicar.
Para conseguirlo, elegimos el tres como base de numeración, lo que quiere
decir que el número propuesto, d que debemos representar, se divide por 3 sucesi-
vamente. Ahora bien: cuando el reslo sea 2, tomaremos el cociente por exceso
para que el resto sea --1; que escribiremos f (se lee menos uno). Por ejemplo: Se
trata de representar en este sistema el número 173. Se harán estas divisiones:
52 Cuestiones de Aritmética

173 1 3
23 58 13
1 28 19 13
1 1 6 13
o -
2 13
1 1

y se escribirá
173 = ll0lll3
Recíprocamente, la lectura de un número escrito en el sistema de base tres
con cifras mínimas, no ()frecerá dificultad, bastando atender al número de unida-
des simples expresado por cada unidad de los diversos órdenes que es el siguiente:

13 = 1
103 = 3
1003 = 3 2 = 9
10003 = 33 = 27
100003 = 34 = 81
1000003 = 35 = 243
etcétera. De modo que se tendrá, por ejemplo,

1101113 = 243-81 + 9 + 3-1 = 173.


Estos resultados son el fundamento de los juegos con tarjetas o pesas, explica-
dos en Cap. I, págs. 13, 15.

3. LOS CUADROS MÁGICOS

l. Cuadros numéricos

Un cuadro mágico es una disposición de varios números distintos dispuestos


en cuadro, con igual número de filas que de columnas, de tal modo que la suma de
los números que se encuentran en cada fila, o la suma de los que se encuentran en
cada columna, o la suma de los de ambas diagonales, tenga el mismo valor.
Según sea 3, 4, etc., el número de filas (o de columnas), se dice que el cuadro
es de orden 3, 4, etc.
No existen cuadros mágicos de orden 2.
Con los enteros consecutivos, del 1 hasta el 9, se puede formar el siguiente
cuadro rnágico:
Cuestiones de Aritmética 53

8 3 4

1 5 9

6 7 2

que es el más antiguo que se encuentra en la Historia (probablemente se compuso


unos diez siglos a. de C. en la India). En Europa se introdujeron a principios del
siglo XV. De esta época son los dos siguientes, de orden 4:

1 15 14 4 15 10 3 6

12 6 7 9 4 5 16 9

8 10 11 5 14 11 2 7

13 3 2 16 l 8 13 12

Aunque todos los matemáticos hayan reconocido siempre la falta de aplicacio-


nes de la teoría de los cuadros mágicos, algunos se han ocupado de ella con mucha
atención: el mérito y gracia del juego está en su insospechada dificultad.
Si a, b y e son 3 números enteros cualesquiera, la siguiente disposición mues-
tra la forma general de un cuadro mágico de orden 3:

a + b a - (b + e) a + e
a - (b-e) a a+ (b-e)
a-e a+ (b + e) a-b

Realmente hay un solo tipo fundamental de orden 3. En los de orden superior


los resultados no son tan satisfactorios: sólo en los de orden impar hay algunos
métodos generales y claros para construir cuadros mágicos, pero en los de orden
par no se ha llegado ni a eso*. He aquí dos, de orden cinco:

* Pueden verse sobre este tema: M. KRAITCHIK: Matemáticas Recreativas, o también W. L.


GRATZ: Enigmas, curiosidades y entretenimientos matemáticos. (Son libros que requieren alguna prepa-
ración matemática en el lector.)
54 Cuestiones de Aritmética

17 24 1 8 15 23 6 19 2 15

23 5 7 14 16 lO 18 1 14 22

4 6 13 20 22 17 5 13 21 9

10 12 19 21 3 4 12 25 8 16

ll 18 25 2 9 ll 24 7 20 3

Terminamos la presentación de ejemplos mostrando el cuadro mag1co que


aparece en el conocidísimo grabado de Durero titulado «La Melancolía».

16 3 2 13

5 10 11 8

9 6 7 12

4 15 14 l

Las dos cantidades del centro de la base escriben el año 1514, en el que fue graba-
da la obra.
Y como sencillo ejercicio para el lector, dejamos a su cargo rellenar las casi-
llas vacías en este cuadro mágico compuesto con los 25 primeros enteros.

1 20 23

24 2 10

17 25 14

15 4 7 21

22 11 19

Cuadro mágico y simétrico. Escritas las cífras de modo conveniente, cuando


se da la vuelta al papel el 6 se convierte en un 9, el 9 en un 6 y las cifras O, 1 y 8
Cuestiones de Aritmética 55

permanecen invariadas. Con este acuerdo es muy notable el cuadro mágico si-
guiente.

96 11 89 68

88 69 91 16
::: 264
61 86 18 99

19 98 66 81

La singularidad del mismo es su simetría, es decir, dándole la vuelta al papel sigue


H[uncionandoH como cuadro mágico.

2. Otras disposiciones numéricas


Dejando ya el tema de los cuadros mágicos, podemos presentar otras disposi-
ciones numéricas, adecuadas para juegos de ingenio.
Figura mágica. - Colocar los números 1, 2, 3... , hasta 16, sobre cada uno de
los vértices de la estrella de 8 puntas representada en la figura de pág. 25, de
modo que la suma de los 4 números colocados sobre cada lado, y la de los col;:¡ca-
dos en los 4 vértices de cada cuadrado sea siempre igual a 34.
RESPUESTA: Partiendo de una punta cualquiera, se colocan los números en
este orden: 1, 16, 5, 9, 8, 7, 13, 4, 15, 3, 14, 6, 10, 12, 2, 11.
Cubo mágico. La construcción de un cubo mágico es lo bastante difícil para
que no pueda proponerse a modo de pasatiempo. Nos limitaremos a decir que se
tiene un cubo mágico superponiendo los cuatro cuadros mágicos siguientes:

4 62 63 l 53 11 lO 56

41 23 22 44 32 34 35 29

21 43 42 24 36 30 31 33

64 2 3 61 9 55 54 12

(I) (II)
56 Cuestiones de Aritmética

60 6 7 57 13 51 50 16

17 47 46 20 40 26 27 37

45 19 18 48 28 38 39 25

18 58 59 5 49 15 14 52

(III) (IV)

La suma de los números sobre cada dirección paralela a las aristas, o los de
las diagonales de las caras, es constante, igual a 130. Este cubo mágico fue encon-
trado por FERMA T.

4. LOS NÚMEROS GIGANTES

l. Para contar un billón


Como los números demasiado grandes son difíciles de concebir realmente,
aunque se escriban sin dificultad, es fácil obtener con ellos resultados sorprenden-
tes. Por ejemplo, si la gente tuviese una idea clara de lo que son 60 000 números,
se jugaría muchísimo menos (o nada) a la Lotería, porque prácticámente se anula-
ría la ésperanza en el primer premio.
Un número que todos saben enorme es el billón, que se escribe con la unidad
seguida de doce ceros. Pero ¿tienen todos idea de lo que se tardaría en contar has-
ta un billón? Procuren primero contestar sin hacer el cálculo, «a ojoH, y veamos lo
que el cálculo dice.
Contando 100 en un minuto, ¡y ya es contar de prisa!, en una hora se contará
hasta 6000, en un día hasta 144 000. Para contar hasta el billón se necesitará, sin
tomar descanso alguno, un tiempo de 6 944 444 días, esto es, 19 025 años, 1O me-
ses y 19 días. Si Nabucodonosor, por ejemplo, hubiese iniciado tal empresa, esta-
ría todavía muy lejos de la tercera parte de su cuenta.
En cambio, un millón resulta más accesible: en las condiciones supuestas ante-
riormente, se podría contar en «sólo» un par de meses.

2. Las cifras astronómicas


Con una visible ironía confiesa el escritor y filósofo E. D'ORS la incapacidad
de imaginar números demasiado grandes, al escribir en una de sus glosas (que
abreviamos), los párrafos siguientes:
Cuestiones de Aritmética 57

«Siempre me han. hecho gracia esos astrónomos sentimentales que,


como el señor FLAMMARION y otros de su calidad, pretenden que forzo-
samente se nos ha de erizar el pelo cada vez que pronuncian una de esas ci-
fras redondas e imponentes que acostumbran a traernos a colación. Parece
entenderse que el hecho de que la luz de ciertas estrellas, a razón de 300 000
kilómetros por segundo, tarde 36 000 años en llegar a la Tierra tenga que
ruborizarnos o confundirnos de vergüenza ... Pues no, no nos avergonzamos.
¿Quiere significarse que ante tamañas magnitudes aparecemos nosotros pe-
queñísimos? A mi entender no aparecemos pequeños ni grandes, puesto que
tales guarismos no pueden constituirse en medida. La medida es algo mane-
jable, si no con las manos, con la imaginación. Pero cuando se trata de nú-
meros semejantes, la imaginación pierde sus fueros:c. [-Y después de todo,
aunque así fuera, aunque el hombre hubiera de considerar su pequeñez, ¿qué
resultaría de ello? Aquí sí que se podrá aplicar la frase nuestra: Petits, pero
aixerits (~pequeños, pero aguerridos)].
Olvidan aquellos señores que en cuanto exceden de ciertos límites, las
cifras ya no nos producen ni frío ni calor, por la imposibilidad misma en que
nos hallamos de podérnoslas representar ... Así, no llego a imaginar en qué
podrían cambiar las cosas ni qué sublimidad más habría en ello, si la luz de
las aludidas estrellas en vez de emplear 36 000 años en llemar a nosotros
empleara 100 000.
Cierto astrónomo norteamericano dio en su país una conferencia sobre
el fin de nuestro planeta:
-Señores -decía tal astrónomo-, según mis cálculos la Tierra de aquí
a setenta y cinco millones de años habrá llegado a tal punto de enfriamiento
que ...
Pálido, demudado, levantóse uno de los oyentes, para preguntarle:
-Perdone el señor conferenciante ... -y en su frente brillaba el sudor-
¿qué cifra ha dicho?
-Setenta y cinco millones de años.
-¡Ah! -exclamó el buen hombre sentándose de nuevo-, ¡me pareció
haber oído diez millones!
Presumo que solamente los hombres del fuste de ese interruptor pueden
sentir «sinceramente» la sublimidad de las cifras astronómicas.»

3. Lo innumerable
En el lenguaje corriente, como expresión de lo innumerable se alude siempre a
las estrellas del cielo y a las arenas del mar. Sobre el número de granos de arena,
es cierto que no pueden contarse, pero ya Arquímedes había mostrado que su
número era expresable, aunque las arenas llenasen todo el Cosmos. (Hoy podemos
confirmar este resultado, y de modo más impresionante -ver §7, pág. 60.) En
58 Cuestiones de Aritmética

cuanto a las estrellas, las visibles a simple vista, que son las que menciona la frase
popular, no sólo han sido contadas una por una, sino catalogadas y situadas, con
muchas otras más, que no nos son visibles sin telescopio. Resulta sorprendente en-
terarse de que el número de estrellas visibles sobre el horizonte, en una noche
despejada, resulta ser, solamente, alrededor de unas 3.000: !Cuando los astrónomos
nos sorprenden no es siempre por lo grande de los números que dan!. .. , podría co-
mentarse a la glosa reproducida en el párrafo anterior.

4. El descendiente de Carlomagno

Cuentan de un individuo, extremadamente necio y orgulloso, que se jactaba


con arrogancia de la circunstancia de ser descendiente directo del grande Cario-
magno.
Un interlocutor sarcástico podía haberle contestado, tal vez, lo que dicen que
cierto novelista respondió a quien alardeaba de descender de un duque ilustre:
«Pues mucho ha descendido Vd.)).
Sin embargo, el protagonista de esta historia no encontró un interlocutor
agresivo, sino sólo uno algo aficionado a las matemáticas, que le desarrolló el si-
guiente razonamiento:
«Es cierto que Vd. tiene dos padres, y cada uno de éstos, otros dos: de modo
que ya son seis ascendientes los suyos; como, además, cada uno de sus cuatro
abuelos tuvo dos padres, son ya 14 los ascendientes que hasta aquí contamos. Pero
si añade Vd. los 16 tatarabuelos, suman 30. Y si se molesta en hacer el cálculo
remontando las 40 generaciones que nos separan de su ilustre pariente, nos encon-
tramos con la pequeñez de
2 + 22 + 23 + 24 + ... + 239 + 240 =" 22199 023¡225 550
ant\!pasados.
- ((Como de todos ellos ha sido uno, y sólo uno, el insigne Carlomagno, com-
prenda Vd. que muy poca sangre noble le corresponde por esa parte, después de
hecho el reparto.»
Y aquí terminó la historia. Porque si es muy cierto que el razonamiento del
matemático dista mucho de ser irreprochable, es posibie que el noble del cuento no
supiera, por necio, encontrar réplica adecuada ni, por orgulloso, merece que se la
demos desde aquí.

5. La descendencia de una pareja de moscas


Una ley biológica muy constante dice que cuando la descendencia de una es-
pecie debe encontrar grandes dificultades para su desarrollo, de tal modo que pí.ie;·
de preverse que la mayor parte de los huevos o de las crías no han de llegar a
desarrollarse, entonces la Naturaleza defiende a la especie haciendo que produzca
un número inmt:nso de unos o de otras,
Cuestiones de Aritmética 59

Para ilustrar hasta qué punto es así, hagamos un cálculo que demuestre de
qué modo asombroso crecería la descendencia de una mosca y nos haga ver hasta
qué extremo las dificultades del ambiente natural diezman y aniquilan millones de
insectos, antes de que lleguen a desarrollarse.
Siguiendo el cálculo de Y. l. PERLEMANN, supongamos que cada mosca colo-
ca 120 huevos, y que en el curso de un verano se alcancen siete generaciones de
moscas, la mitad de las cuales sean hembras. En la primera generación de una
pareja saldrán 120 moscas, de ellas 60 hembras; en la segunda generación saldrán
7200 moscas, de las cuales 3600 serán hembras ... y siguiendo así, en la séptima
generación aparecerían
¡355 923 200 000 000 moscas!
Este número es tan enorme, que puestas una a continuación de otra (con 5
mm de longitud cada una) se extenderían en una recta de longitud superior a 18
veces la distancia de la Tierra al Sol.
Naturalmente, las cosas no suceden así, ni con la más remota aproximación.
Porque sólo un número extraordinariamente exiguo de los huevos llega a transfor-
marse en individuo completo.

6. El precio de un caballo

En el Álgebra de SALINAS y BENfTEZ (texto utilizado por muchas generacio-


nes de aspirantes al ingreso de nuestras Academias Militares), se plantea la si-
guiP.nte cuestión:
A un oficial le proponen vender su caballo, lo que él acepta con esta condición:
que le paguen un céntimo de peseta por el primer clavo de la herradura del caballo,
dos céntimos por el segundo clavo, cuatro por el tercero y, así, duplicando sucesiva-
mente, hasta el último de los 32. ¿Cuál es el precio del caballo?
A esta pregunta puede añadirse otra, a saber, si el lector juzga razonable la
petición del oficial.
RESPUESTA: Es, ciertamente, una petición muy razonable. Porque, aunque es
absurdo pedir por un caballo 42 949 672,95 pesetas (que a tal precio resulta), no lo
es menos suponer que un oficial pueda vender su caballo.

7. Los gigantes numéricos

Será curioso mostrar cómo en Aritmética nos encontramos, sin rebuscados,


con números tan enormes que sorprenden la imaginación del no prevenido y tam-
bién, desde luego, exceden a la capacidad de representación mental de todos.
Como simple amenidad citamos dos ejemplos:
Del orden factorial. - Para resolver un sistema lineal de 26 ecuaciones con 26
incógnitas -lo que es un problema de rutina trivial- por la regla de CRAMER,
hay que calcular 27 determinantes. Si éstos se desarrollan por la regla de la definí-
60 Cuestiones de Aritmética

ción habitual directa, ello supone efectuar 27! multiplicaciones. Por la fórmula de
STIRLING es 27!::::: 10 28 • Una computadora electrónica que efectuase, por ejemplo,
26 000 multiplicaciones por segundo, necesitaría, pues, aproximadamente 10' 6 años
para efectuar este cálculo. Como la edad del Universo se cifra en el orden de 10 10
años, la máquina necesitaría un tiempo un millón de veces superior a la edad del
Universo. Debe advertirse que tal determinante puede calcularse con técnicas más
eficientes que requieren sólo 27 3/3 multiplicaciones, y esto lo haría nuestra compu-
tadora ... en algo menos de medio segundo.
Del orden exponencial.- El número F 1945 = 22 "" + l, aunque aparentemente
puesto a capricho, ofrece un cierto interés: es el más alto número de FERMAT, del
que se sabe que es compuesto. Si se le quiere escrito en forma usual, en desarrollo
de cifras decimales, no hay la menor esperanza de conseguirlo jamás. El número
tiene del orden de 9,6 x 10 584 cifras. Si tomamos como orden de magnitud
Radio del Universo ::::: 10 10 años de luz ::::: 10 26 m
Radio de una partícula elemental ::::: 10-'s m
resulta que en el Universo caben, sin huecos, unas 10 123 partículas elementales.
Aunque en cada una colocásemos una cifra, apenas se habría empezado a escribir
nuestro número. (Los signos de admiración, a cargo del lector.).

8. El cuadernillo de papel de seda

Si una cuartilla se dobla en dos, se tiene un pliego de dos hojas y cuatro pági-
nas. Volviendo a doblar, se forma un cuadernillo de 8 páginas. Doblando todavía
una vez más, queda un cuadernillo de 16; insistiendo, uno de 32 ... y así sucesi-
vamente.
Si le damos a alguien una cuartilla para que haga esta operación, o para que
imagine que la hace, es claro que ya al cuarto o quinto doblez manifestará que le
es imposible seguir, por el reducido tamaño de la libretilla formada.
Ahora, la pregunta que se debe hacer es ésta: Si se dispusiese de una hoja de
papel ~uficientemente grande (tal como una gran hoja de periódico desdoblada),
¿cuántas veces, aproximadamente, podríamos comprometernos a reiterar los do-
bleces?
Es muy fácil que el preguntado dé una respuesta demasiado optimista. Para
convencernos de ello, basta que pensemos en el resultado del cálculo, que demues-
tra: Supuesta una hoja de papel de seda, de una milésima de centímetro de espe-
sor, si se doblase sobre sí misma de la forma explicada, repitiendo la operación
cincuenta veces, la pila de papel obtenida alcanzaría una altura de, aproxima-
damente, once millones de kilómetros.

9. El triunfo del bulista

Un mentiroso inventa un «bulo» y se lo cuenta como cosa cierta a tres ami-


Cuestiones de Aritmética 61

gos. Al cabo de un cuarto de hora, cada uno de éstos se lo ha comunicado a otros


tres, quienes a su vez, en el mismo espacio de tiempo, se lo cuentan cada uno a
otros tres. Si este proceso se prolongase durante algún tiempo, al cabo de tres
horas ya habría recibido la noticia 2 391 483 personas.

10. Las potencias de 2

El resultado de algunas cuestiones numéricas antes expuestas ha sido sorpren-


dente porque no se tiene idea, ordinariamente, de la rapidez con que crecen las
potencias de un número entero. Para hacer esto bien patente y para facilitar al lec-
tor la preparación de nuevos ejercicios análogos, nos ha parecido interesante y útil
presentar una tabla de las potencias de dos.
21 = 2 2 29 = 536 870912
22 = j 2" 0 ,..-, 1073 711821
:23 = 8 2 31 = 2147 183648
24 = 16 232 = 4-294 967296
g& = :3:2 233 = 8589 934592
26 = 64 2"' = 17179 869184
~;-
= 1:28 2"·' = 34359 738:)68
2" = 256 2 36 = 68719 476736
29 = 512 237 = 137 488 95~3472
:;yo = 1024 '2 38 = 274877 90G944
2 11 = 2048 239 = 5497 55 813888
2 12 = 4096 2 40 = 1 09()511 G27776
2 13 = 8192 2 41 = 2 199023 255G52
2 14 = 16384 242 = 4 398046 511104
2 15 = 32768 2 43 = 8 796093 022208
2 16 = 65536 244 = 17 592186 044416
2 17 = 131072 245 = 35 184372 088832
8 18 = 262144 2 46 = 70 368744 177664
219 = 524288 247 = 140 737 488 355328
2 20 = 1 048576 248 = 281 474976 710656
2 21 = 2 097152 Q 49 = 562 949953 421312
2 22 = 4 194304 2 50 = 1125 899906 842624
2 23 = 8 388608 251 = 2251 799813 685248
2 24 = 16 777216 252 = 4503 599627 370496
2 25 = 33 554432 253 = 9007 199254 7 40\)()2
2 26 = 67 108864 254 = 18014 398509 481984
2 27 = 134 217728 2 55 = 36028 797018 963968
2 28 = 268 435456 2 56 = 72057 594037 927936
62 Cuestiones de Aritmética

257 = 141115 188075 85587:3 2 61 = 2 305843 009213 693952


258 = 288230 376151 711744 2 82 = 4 611686 018427 387904
2 59 = 576460 752303 423488 2 68 = 9 223372 036854 775808
2 60 = 1152921 504606 846976 264 = 18 446744 073709 5516Jf¡

SUMA. - La suma de las potencias sucesivas de dos, desde la primera hasta


la de un lugar dado, es igual a la que sigue al último sumando, menos dos unida-
des. Así que
2 +4+8+ 16 + ... + 2 13 = 65534
Por consiguiente, es inmediato calcular la suma de cualquier número de po-
tencias sucesivas de la tabla:
2l + 26 + ... + 2 13 = 2 14 - 2 6 = 16.384-64 = 16.320
PRODUCTO. - Los números de esta tabla pueden multiplicarse inmediatamen-
te, sin más que sumar los correspondientes exponentes de 2.
Por ejemplo:
4 194 304 X 524 288 = 222+ 19 = 241 = 2 199 023 255 552
Las tablas de logaritmos proporcionan, en el fondo, esta misma posibiiidad de
efectuar los productos mediante adiciones. Pero esto debe ser explicado en la clase,
y no «al margen de la clase)>.

5. ARTE Y CIENCIA DE CONTAR

l. La cuenta de la vieja

Es muy usual decir «la cuenta de la vieja)) para indicar que se ha contado de
un modo muy rudimentario, sin ayuda de la Aritmética. En los textos que hemos
consultado sobre el origen de dichos populares no hemos visto ninguna referencia
al que nos ocupa. Pero dada la amplísima sin igual difusión del libro de los «Diá-
logos de Aritmética)), de Pérez de Moya (ver pág. 174), no dudamos de que es ahí,
en este pasaje, donde debe estar el origen de la frase:
ANTIMACO.-Bien veo, señor Sofronio, que las razones alegadas concluyen en
parte contra mi opinión, mas con todo esto no dejaré de replicar lo que siento,
concediendo lo que es razón de conceder. Yo bien confieso que tenga ventaja el
Aritmético artificial a otro cualquiera que esta arte no sepa, en la facilidad y pres-
teza de contar, mas quién quita que lo que él contare en poco tiempo con sus nú-
meros no lo cuente yo despacio, siquiera con unos cantos, o contando con los
dedos, o como hacía una vieja, de quien aun el otro día me contaron: y si todos
fuesen como aquélla, poca necesidad había en el mundo de Aritmética.
SOFRONIO.-¿Qué hacía, por vuestra vida?
Cuestiones de Aritmética 63

ANTIMACO.-Acaeció que esta v1ep quiso un día feriar cierto ganado que
tenía, la cual después que hubo averiguado el precio que por cada cabeza le habían
de dar, se ::csentó a la puerta por do el ganado había de salir, y demandaba prime-
ramente le pagasen una cabeza, y después que estaba pagada, mandaba que la sa-
casen, y luego comenzaba de nuevo a hacer cuenta de otra, y así en las demás,
cosa cierto apartada de todo engaño.

2. Calculadores prodigiosos
l. La rapidez para el cálculo tiene en ciertos hombres caracteres extraordi-
narios, casi de prodigio. En estos casos excepcionales no es raro que las restantes
cualidades intelectuales estén poco desarrolladas.
Desde luego no tiene ninguna relación ser o no ser un buen calculador con ser
o no ser un buen matemático. El ilustre POINCARÉ declaraba de sí mismo que ra-
ramente concluía una suma larga sin equivocarse. En cambio, el genial C. F.
GAUSS fue siempre un calculista extraordinariamente hábil y rápido, aunque no
del tipo de los que ahora vamos a citar.
Sólo por excepción las aptitudes de un calculador prodigio han sido utilizadas
para la Ciencia. Se cita el caso de Z. DASE, quien fue empleado por BURCKHARDT
en el cálculo de su tabla de los más pequeños divisores de los números naturales
(ver 1., pág. 36).
Los dos calculadores prodigio (no matemáticos) más conocidos en el siglo
pasado han sido H. MONDEUX y el insuperado J. INAUDI, de cuya habilidad podrá
juzgarse por los datos que siguen.
2. HENRI MONDEUX nació en 1826, y cuando ya desarrollaba mentalmente
las operaciones aritméticas más complicadas, todavía no sabía leer y escribir.
En 1838, un maestro de tours quiso darle lecciones. Pero el alumno se mostró
para todos los estudios, incluso los de Matemáticas, de una inteligencia muy me-
diocre.
Presentado en la Academia de Ciencias de París el 16 de noviembre de 1840,
resolvió casi instantáneamente, calculando mentalmente, las cuestiones siguientes:
a) Encontrar un número tal que su cubo aumentado en 84 dé una suma igual
al producto de este número por 37.
b) Encontrar dos cuadrados cuya diferencia sea 133.
El campo muy limitado de sus operaciones le hizo caer en el olvido, y murió
hacia 1862.
3. El italiano J. INAUDI, nacido en 1867, se muestra y muy superior a
MONDEUX. Desde los siete años calculaba mentalmente con una facilidad extraor-
dinaria.
En 1880 fue examinado desde el punto de vista médico por BROCA, desde el
punto de vista psicológico por CHARCOT, y después, en 1892, desde el punto de
64 Cuestiones de Aritmética

vista matemático por DARBOUX, que le presentó a la Academia de Ciencias de


París el 8 de febrero de este mismo año.
En esta ocasión, DARBOUX le propuso las cuestiones siguientes:
«a) Quitar 1 248 126 138 234 128 910
de 4 123 547 238 445 523 832»»
«b) ¿Cuál es el número cuyo cubo más su cuadrado suman 3600?n
Los matemáticos POINCAR!ó. y BERTRAND le propusieron las cuestiones si-
guientes:
«a) ¿Qué día de la semana fue el 4 de marzo de 1822?»»

V
«b) ¿A qué es igual
4801 26-1
?u

Todas estas cuestiones fueron resueltas sin que el intervalo entre la pregunta y
la respuesta llegase nunca a 35 segundos. Del examen hecho por los Doctores
BROCA y CHARCOT, resultó que J. INAUDI era inteligente, pero que su fuerza cal-
culadora provenía de una memoria especializada, extraordinaria y desarrollada por
el ejercicio. Esta memoria es auditiva y no visual, pues opera más fácilmente sobre
los números que se le enuncian que sobre los que se escriben. Sobre este tipo de
memoria se cita el caso del inglés YINCKLER, que podía repetir a quince días de
distancia, en el orden en que los había leído por dos veces, grupos de hasta 5000
cifras.
4. Aparte estos dos casos excepcionales (cuya referencia hemos tomado de
una obra de L. JACOB: «Le Calcul mécaniquen), se citan otros no menos notables
como el de G. PARKER BIDDER, nacido en 1805 en el Condado de Devon (Inglate-
rra), que a los 4 años ejecutaba cálculos notables y a los 6 aprendió por sí solo a
contar hasta cien; a los 11 años tardó un minuto en dividir 468 592 413 563 por
9076 (cociente 51 629 838), y a los 13 dio respuesta instantánea a la siguiente pre-
gunta: <<Hallar un número cuyo cubo menos 19, multiplicado por su cubo, sea igual
al cubo de 6». (La respuesta es 3.)
Este talento natural recibió luego buena instrucción y fue un prestigioso inge-
niero. Falleció a los 73 años, conservando sus facultades mentales. Ya viejo, se le
propuso el problema siguiente: «Si la velocidad de la luz es de 190 000 millas
(305 775 Km) por segundo y la longitud de onda de los rayos rojos es de 36 918
vibraciones por pulgada (2,54 cms.), ¿cuántas vibraciones afectan al ojo por segun-
do?n. Antes que los reunidos y el mismo que propuso la cuestión hubieran tenido
tiempo de coger lápiz y papel, BIDDER dio la respuesta exacta:
444 433 651 200 000.
5. Terminamos estos ejemplos con la mención de la indostana contemporá-
nea SHAKUNTALA DEVf, que ante un público matemático ha extraído mentalmente
Cuestiones de Aritmética 65

raíces de orden 4, 5 ó 6 números de 10 cifras y, lo que es más notable, componía


rápidamente cuadros mágicos cuyas primeras cifras le proponían los espectadores.
Se ignora completamente el proceso mental por el que desarrolla sus cálculos.
6. En el «Guinnes Book of Records)), publicación periódica en la que se re-
cogen los «records)) más extravagantes, se le da el título de «más grande matemá-
tico mental)) a un tal HUBERT DE GROTTE, que el año 1971 calculó de memoria en
23 minutos la raíz cúbica de un número de cien cifras. Tomamos esta nota de una
información de prensa, pero allí se nos dice también que el resultado de la larguísi-
ma operación fue el número 46 231 597. Como es claro que el cubo de una canti-
dad de 8 cifras no puede tener más de 26 cifras, o el «Guinnes Book)) o el perio-
dista han cometido una errata al hablar de cien cifras. (También es erróneo poner
la palabra «matemático)) en vez de «calculadoP).)

3. Un modo sorprendente de contar

Todos los lectores conocen el viejo chiste de quien, viajando en tren, al lado
de la ventanilla, contaba con gran rapidez: el número de ovejas de los rebaños que
pasaban ante su vista; y preguntado por el método que seguía para lograrlo, expli-
có: «Me limito a contar las patas, y luego me basta dividir por cuatro)).
Sin embargo, es cierto que en ocasiones se procede a contar por métodos indi-
rectos, cuyo enunciado parece un poco sorprendente. Así, por ejemplo, los últimos
censos del siglo xvm en Francia para averiguar el número de habitantes del reino,
tomaron por base el número de nacirniéntos. Después de haber contado en algunas
parroquias a la vez el número de habitantes y el !Túmero de nacimientos anuales,
se obtuvo el número medio de habitantes correspondientes a un nacimiento. Des-
pués se multiplicó este coeficiente por el número anual de nacimientos en el reino,
y el producto se tomaba como número de habitantes.
Fue LAPLACE el que, posteriormente, dio a este método la precisión necesaria
demostrando, en resumen, que el número de habitantes resultado del cálculo (como
el de todos los cálculos estadísticos) no debía ser expresado con todo rigor por un
número determinado, sino que debía serlo más bien por dos números, entre los
cuales estaba comprendida con cierta probabilidad la cifra real.

4. Contadores relámpago

En comentario a la anécdota con que empezábamos el anterior párrafo, puede


añadirse que así como hay individuos con una rapidez extraordinaria para calcular,
los hay también capaces de contar con habilidad sorprendente. Sabemos, por ejem-
plo, de quien, viendo lanzar al aire un puñado de monedas, es capaz de contar
cuántas hay antes de que lleguen al suelo. El mismo, habiendo lanzado sobre la
tabla de la mesa un puñado de judías o garbanzos, sabe decir cuántas hay, sin más
tiempo, aparentemente, que el de lanzar una mirada sobre ellas. La manera más o
66 Cuestiones de Aritmética

menos consciente de proceder es, según parece, contar las unidades que hay en
círculos de radio creciente en torno a un objeto aproximadamente central. Pero,
naturalmente, esto debe ir unido a una capacidad extraordinaria de retentiva vi-
sual.
Ahora bien, si se carece de esta habilidad natural para contar, tal vez pueda
fingirse, al menos ante un público no demasiado exigente, de modo fácil.
Este «truco» viene expuesto en los Diálogos de Aritmética de Pérez de Moya,
y abreviando el lenguaje es como sigue. Tómese una moneda (o un garbanzo) y
échese en una bolsa y, luego, doblando siempre se echarán en la bolsa 2 y 4 y 8,
hasta que se quiera. O bien, si se empieza con otro número, como 3 monedas, sí-
gase con 6 y 12 y 24, etc. El «adivino contadon) está fuera de la habitación, y
cuando entra se vacía la bolsa sobre la mesa, y este hombre, viendo el bulto de las
monedas, sin tocar a ellos dice: «Tantas monedas hay».
El único dato que necesita es el aporte inicial (sea 1, sea 3, en el ejemplo). Y
puede averiguarlo preguntando, o bien iniciando él los aportes antes de retirarse.
Con esto, irá mentalmente imaginando números duplos, hasta que viere a la clara
que es mayor este número que el de monedas (o garbanzos) del montón. Entonces
tomará la mitad del tal número y de ella quitará tantas piezas como fueron el
aporte inicial, y este resultado es el número que sobre la mesa hubiere.
Por ejemplo. Empezando con 1, se advierte al bulto que hay más de 8 y me-
nos de 20 piezas. Se pensará entonces, partiendo de 1, la sucesión 2, 4, 8, 16, 32, y
como claramente 32 es número excesivo, no se pasa adelante. Así de la mitad, que
son 16, se quita 1 y quedan 15, que es el número de piezas sobre la mesa. 11No
puede así errarse en una pieza si no se yerra en la mitad de todas y ¿qué hombre
hay que viendo un bulto de reales o de otra cosa, que no juzgue entre sí: tantos
hay, la mitad más o menos?))
Reducido a fórmulas, el proceso explicado se demuestra así:

a + a x 2 + a x 22 + ... + a x 2"- 1 + a x 2n + a x 2"+ 1


'- . . . . .,.
suma
......1 dudoso excesivo

y claramente es
a x 2"+ 1
suma= -a
2
de acuerdo con la regla del texto.

5. Operaciones con el ábaco


Que los cálculos numéricos, tal como hoy los practicamos, tardaron en gene-
ralizarse más de lo que generalmente se cree, lo confirma que «El Enfermo de
Aprensión)), célebre comedia de MOLIERE, cuya acción se desarrolla en París, en
1673, comienza así:
Cuestiones de Aritmética 67

ACTO PRIMERO. Escena Primera


ARGAN, solo en su alcoba y sentado a una mesa, ajusta con el ábaco las cuen-
tas del boticario. Conversando consigo mismo, platica de este modo:
ARGAN
«Tres y dos, cinco, y cinco, diez, y diez más, veinte ...
Tres y dos, cinco ... (etc. Continúa la escena)))
Actualmente los ábacos con botillas se utilizan todavía en algunas escuelas
primarias, para ayudar a los niños en el aprendizaje de las sumas y restas. En las
salas de bíllar, futbolines y análogos, se usan, reducidos a una línea, para contar
los tantos. Esto en nuestra civiljzación occidental. Porque en muchos países (parte
de Rusia, en China, en Japón ... ) el ábaco es, con diversas variantes, un instrumen-
to de cálculo muy ampliamente difundido; así, hacia 1947 los militares y funciona-
rios americanos y aliados recibían en Tokio cursos sobre el manejo del soroban,
ábaco usual en el Japón antes de la difusión masiva de las calculadoras electró-
nicas.

"""'~'~

"""?"""~
""' "" ~""~
--
.......::.....""'
~

~
~--
....
~

-
~""'

-.-.
-:,_~ ~~~ ~~ -

--~ """"~ """


""'""'
--
-:,.~~-
~ V'

·""'

6. Método árabe de multiplicación


Ya se comprende que antes de introducirse las cifras arábigas, que son las que
hoy usamos, resultaba imposible la práctica de las operaciones aritméticas sin utili-
zar el ábaco. Hoy, al multiplicar, decimos con toda naturalidad «4 por 7, 28; escri-
bo 8 y me llevo 2)). Aquí el 8 y el 2 están a la vista, pero ¿qué podría hacerse de
parecido, escribiendo que el producto de IV por VII es XXVIII, como escribían
los romanos? Y lo mismo sería de difícil para los griegos, a cuyo sistema de nume-
ración escrita aludimos al comienzo de este Capítulo. ·
Ahora bien, todavía muchos siglos después de introducido el actual sistema de
numeración, la multiplicación seguía siendo una operación muy difícil, y la divi-
sión era inaccesible para la generalidad de las gentes.
Entre las formas cada vez más cómodas que fue tomando la regla para multi-
plicar, hasta llegar a la sencilla fo rma en que hoy la practicamos, presentamos la
siguiente, ya bastante evolucionada y que, según parece, es todavía practicada por
los árabes de algunas regiones.
68 Cuestiones de Aritmética

Sea calcular el producto 346 x 2674. Se dispone una cuadrícula de modo tal
que sus cuadrados tengan una diagonal en dirección vertical. Sobre los lados supe-
riores de la misma se disponen los factores; en la forma que muestra el esquema
adjunto. En cada cuadro se escribe el producto de las dos cifras correspondientes
de los dos factores, según la disposición usual en la tabla pitagórica de multiplicar.
Naturalmente, si el producto de estas dos cifras tiene también dos cifras, las dece-
nas se escriben a la izquierda de la diagonal y las unidades a la derecha. Ahora
sólo falta sumar los números en columna, y se obtiene el producto, que en nuestro
ejemplo ha resultado ser 925 204.

7. Una broma en el cuartel


Dicen que en un cuartel de caballería de cierto estado ignoto, donde la prepa-
ración teórica de los oficiales era ... como se verá, recibieron el aviso de que envia-
ban 28 caballos para repartirlos entre 7 compañías. El primer oficial calculó la
distribwúón así:
8 entre 7, a 1, que va al cociente.
1 por 7, 7; a 8 va 1, 28 Ll_
bajo el 2, 21 13
21 entre 7, a 3, que va al cociente. o
3 por 7, 21; a 21, O. ¡Exacto!
y ordenó al soldado: «Cuando lleguen los caballos, mandas 13 a cada compañíaH.
Los caballos llegaron, y el soldado, al no poder distribuirlos acudió al oficial se-
gundo: «Veamos -dijo éste- la prueba de la operación que te han dado hechaH.
Y multiplicó así:
13
7 por 3, 21, lo escribo. 7
7 por 1, 7, lo escribo. 21
21 y 7, 28. ¡Correcto! 7
28
Cuestiones de Aritmética 69

Y en conclusión: «Debes hacer el reparto como se te ha mandado». El soldado


entonces, naturalmente, acude al oficial tercero, que decide: «No puede uno fiarse
de las multiplicaciones. Vamos a la suma, que es lo seguro». Y escribe:

Empezando por abajo, sumemos la columna ascendente de ~


13
13 t
treses,
3 y 3, 6, y 3, 9, y 3, ... , y 3, 21.
~
13
13
13

1

Sigamos ahora bajando la columna de unos: ~ 13 t


'
21 y 1, 22, y 1, 23, y 1, ... , y 1, 28. 13 t
28

y en conclusión, otra vez, «la suma sale 28, el reparto debe hacerse según la
orden».

8. Magia para abuelos

Efecto. Adivinar una carta por su número de orden en un montón de· veinti-
siete.
He aquí los pasos para conseguirlo:
l. El operador (o mago) dispone las 27 cartas en 3 columnas de a 9, a cara
vista.
2. Se pide al oyente que escoja, sin decirla, una carta.
3. Se le pide que elija un número de orden, N.
4. Indique en qué columna está la carta elegida.
5. El operador recoge los tres montones, uno sobre otro, dejando el indicado
en el lugar A desde abajo.
6. Se pone el montón reunido sobre la mano izquierda, a cara oculta.
7. Se disponen las cartas ordenadamente a cara vista como en 1, de tres en
tres en columnas de a nueve.
8. Repite 4.
9. Repite 5, poniendo el montón de la escogida en el lugar B. Repite 6,
7 y 4.
10. Repite 5, en el lugar C.
11. Repite 6. Contar ordenadamente las cartas del montón único. La carta
elegida está en el lugar N.
Clave del juego. Dado N, para obtener A, B. C. se le divide sucesivamente tres
veces por 3, obteniéndose los restos a, b, e, aunque debe ser a distinto de cero, así
que si la primera división es exacta, tomamos a = 3. Así,
70 Cuestiones de Aritmética

N 1 3
a «cociente» 1 3
b cociente 13
e cociente
Entonces es,
A= a, B = b + 1, e=c+l.
Por ejemplo, si N= 18, es
18 ll_
3 5 ll_
2 1 u_
1 o
luego, A = 3, B = 3, e = 2.
Variante de interés. Si se deja libremente al oyente hacer y ordenar los monto-
nes, el actor o mago puede, sin tocar los naipes, prever el número de orden en que
está la carta elegida, por ser
N= A + 3(B- 1) + 9(e- 1)
Tabla de resultados. Ofrecemos al mago una tabla con el resultado de estas
operaciones, para hacerle más cómoda la variedad de juegos.

N A B e
1 1 1 1
N A B e
2 2 1 1 15 3 2 2
3 3 1 1 16 1 3 2
4 1 2 1 17 2 3 2
5 2 2 1 18 3 3 2
6 3 2 1 19 1 3
7 1 3 1 20 2 3
8 2 3 1 21 3 1 3
9 3 3 1 22 1 2 3
10 1 1 2 23 2 2 3
11 2 1 2 24 3 2 3
12 3 1 2 25 1 3 3
13 1 2 2 26 2 3 3
14 2 2 2 27 3 3 3
Capítulo 3

Amenidades geométricas

l. GEOMETRlA ACTIVA

l. Alineaciones sobre el suelo horizontal

A modo de juego, o de problema de Geometría, se puede proponer la cuestión


de señalar sobre el suelo una línea recta, que deba ser prolongada a través de un
obstáculo cualquiera como, por ejemplo, un árbol, segun se representa en la figura.

71
72 Amenídades geométricas

Como instrumentos para resolver esta cuestión se dispone de una rama o esti-
lete para rayar el suelo, y de un cordel suficientemente largo que, puesto tirante,
hará de regla.
El modo de proceder puede ser el siguiente: sea AB la línea que hay que pro-
longar. Tracemos en B una recta BC perpendicular a ella; por C la CD perpendi-
cular a BC; por D la DE perpendicular a CD; finalmente tomamos DE = BC y
por E trazamos la perpendicular EF a ED. La recta EF es prolongación de la A B.
El único problema pendiente de resolución es, por lo tanto, cómo trazar una
recta perpendicular a otra. Una manera sería permitir que en la cuerda auxiliar
puedan hacerse nudos equidistantes. Entor.ces, podrá seguirse el procedimiento de
los agrimensores del antiguo Egipto, que es el procedimiento que aprendió Pitágo-
ras a su paso por este país, y del que luego Pitágoras mismo obtuvo la generaliza-
ción, tan conocida por todos los estudiantes. Para trazar perpendiculares se proce-
de de este modo: con el cordel se forma un triángulo, cuyos lados, que natu-
ralmente se mantienen tirantes, tengan por longitudes respectivamente 3, 4 y 5 (la
unidad es, claro está, la distancia entre dos nudos), con lo que los dos lados de
longitudes 3 y 4 resultan perpendiculares. En la figura que sigue se indica clara-
mente el modo de proceder.

2. Otro modo de trazar perpendiculares


El teorema de Pitágoras supone una elaboración bastante avanzada de los
conceptos matemáticos, pero, en cambio, su aplicación práctica al trazado de per-
pendiculares es, como hemos visto, inmediata. Por el contrario, otras propiedades

de la perpendicularidad son intuitivamente evidentes, y los hombres debieron cono-


cerlas desde muy pronto, tal como es, por ejemplo, el hecho de que los puntos de
la mediatriz de un segmento equidisten de los extremos del mismo. Pero en cam-
bio, la aplicación de estas propiedades más sencillas no resulta ni mucho menos
tan práctica. Por ejemplo, he aquí cómo, según relata DIRK J. STRUIK, conse-
guían los indios de la isla de Vancouver trazar las líneas destinadas a fijar la plan-
ta de una casa cuadrada:
Amenidades geométricas 73

teDesde un punto que había de estar en el centro de la línea frontal del edifi-
cio, tendían una cuerda hasta el medio de la línea posterior. Después de señalar
con estacas esos dos puntos, partían la cuerda en dos mitades y extendían una mi-
tad a la derecha y la otra a la izquierda de la estaca frontal. »
«Luego, empleando otra cuerda para medir la distancia desde la estaca trasera
hasta los extremos de la cuerda delantera, ajustaban esta última hasta que las dis-
tancias entre la estaca posterior y las dos esquinas frontales fuesen iguales. Así, la
línea frontal quedaba exactamente colocada en ángulo recto con la línea del cen-
tro. Los ángulos traseros se determinaban del mismo modo».

3. Semejanza de rectángulos

l. Si el ancho de un marco es igual en sus dos direcciones, horizontal y ver-


tical, como sucede casi siempre, el rectángulo constituido por el cuadro completo y
el rectángulo de la tela pintada ¿serán semejantes?

La respuesta es negativa. No lo son, puesto que las dos fracciones

b b+2h
y
a a + 2h

son siempre desiguales, salvo en el caso del cuadrado (a = b ).


2. Los bastidores y tablas en que se pinta un cuadro pueden ser, naturalmen-
te, de muy diverso tamaño. Pero las dimensiones no son del todo arbitrarias, en
cuanto que la forma debe ser semejante para un tema dado. Hay tres temas típicos
en los que comprobar esta regla: figura , paisaje y marina.
Las medidas universales, en centímetros, para las telas y bastidores de estos
temas, son las indicadas a continuación. Se observará que las de un mismo tema
son rectángulos aproximadamente semejantes, mientras que las formas de los de
tema distinto difieren entre sí.
74 Amenidades geométricas

NUMERO FIGlJRA PAISAJE MARINA


--- -----
1 22 X 16 22 X 14 22 X 12
2 24 X 19 24 X 16 24 X 14
3 27 X 22 27 X 19 27 X 16
4 33 X 24 33 X 22 33 X 19
5 35 X 27 35 X 24 35 X 22
10 55 X 46 55 X 38 55 X 33
15 65 X 54 65 X 50 65 X 46
20 73 X 60 73 X 54 73 X 50

3. Estos datos pueden ser útiles al pintor aficionado . En efecto: Para selec-
cionar qué fragmento de paisaje o de figura a reproducir producirá un mejor efecto
en el cuadro, se conseja al principiante llevar un pequeño marco de madera o car-
tón, cuya parte abierta sea un rectángulo semejante al del lienzo que se piense
emplear. Este marco (que resulta más cómodo si se pinta de negro) debe colocarse
entre la vista del pintor y el paisaje, hasta encontrar la parte que se considere me-
jor compuesta. Pero es esencial que al construir este marco auxiliar sus dimensio-
nes tengan la misma proporción que las de la tela que se quiere pintar.

4. Medición de alturas sobre terreno horizontal


l. Para medir la altura de una torre o de un edificio cualquiera AB, puede
procederse del siguiente modo, que es el que utilizó THALES (siglo vra. de J . C.)
para medir la altura de las grandes pirámides de Egipto: Se clava verticalmente en
el suelo el bastón de modo que sobresalga una altura PQ conocida, y en el mo-
mento en que la longitud PQ de su sombra sea igual a la longitud del bastón, tam-
bién la sombra arrojada por AB tendrá la misma longitud que AB. ,
Más generalmente, si en un momento cualquiera es PQ la longitud del bastón,
Amenídades geométricas 75

FIG. 1

PQ' la longitud de su sombra, AB' la longitud de la sombra arrojada por AB, po-
dremos escribir (por ser semejantes los triángulos PQQ' y ABB')

AB PQ
de donde, AB = AB' PQ
AB' PQ'' . PQ'

y podremos calcular la altura AB.

Este método se debe a EucLwBs (siglo m a. de J. C.).


2. Un espejo puede utilizarse, al menos teóricamente, para medir alturas. He
aquí el método (indicado también por EucLIDES) para medir por este procedimien-
to una altura AB de pie accesible: Se dispone el espejo en e
sobre el suelo hori-
zontal, y el observador se desplaza hasta percibir en el espejo la imagen del punto
B. Los dos triángulos BA e y E De serán semejantes (ya que el ángulo de inciden-
cia y el de reflexión son iguales) y de esta semejanza resultará

DE
AB = AC . -
DC
Se debe materializar con un bastón el segmento DE.

FIG. 2

3. Si el pie de la altura no es accesible, este procedimiento debe modificarse


como indicó GERBERTO DE AURILLAC (930-1003). El espejo se coloca primero en
e, Y el observador situado en E ve reflejado el punto B. Del mismo modo, cuando
76 Amenidades geométricas

el espejo está en C' el observador ve desde E' la imagen de B. Debe hacerse ade-
más que los puntos E y E' estén a la misma altura sobre el terreno, DE = D'E', en
cuyo caso

AB CA C'A
DE CD C'D'
de donde

AB C'A CA CC'
DE C'D' CD C'D'-CD
y, en fin,

CC'
AB = D E . - - - -
C'D' -- CD

5. Lo que come un sacapuntas

l. Después de afilar bien un lápiz con un sacapuntas, la parte de mina que


vamos a utilizar tiene, naturalmente, la forma de un cono. El volumen de esta par-
te es, por consiguiente, un tercio del área de la base por la altura. Como antes de
afilarla la mina era de forma cilíndrica, el correspondiente volumen era igual al
área de la base por la altura.

/c.:_-·...,
.
·-·~
1

1
.1
.i
1
/

Resulta, por consiguiente, que afilando los lápices se. desperdician en forma de
polvo las dos terceras partes de la mina. Si la mina, por ejemplo, pesaba 1,2 gr., al
concluir el lápiz sólo 0,4 gramos han sido utilizados en el dibujo (en realidad bas-
tante menos, porque para sacar punta al lápiz nunca se aguarda a que la punta
esté totalmente agotada, y esto supone un gasto adicional).
2. Fácilmente se comprende que el resultado económico es independiente de
que la punta sea corta o sea afilada: mientras sea cónica, subsiste la anterior con-
clusión.
Amenidades geométricas 77
3. Otra cuestión interesante, sugerida por el empleo del sacapuntas, es iden-
tificar la curva que deja marcada en el borde de las caras del lápiz, cuando el lápiz
es prismático. Esta curva es un arco de hipérbola. Los arcos de hipérbola aparecen
también limitando la zona de luz arrojada por una literna sobre una pared o sobre
el suelo. No debe olvidarse que, en posiciones especiales de la linterna, esta curva
puede ser una parábola, como en la figura adjunta, y también una elipse, cuando
todos los rayos de luz llegan a cortar al suelo.

6. La Geometría del panal de las abejas

Aunque la historia se haya contado muchas veces, nos parece lo bastant.e no-
table para no omitirla aquí. Utilizamos grandemente la descripción que hace el
naturalista J. G. Wooo en su notable obra Los Precursores del Arte y de la Indus-
tria.
El panal de la abeja difiere principalmente del de otros insectos por tener las
celdillas dispuestas en series dobles, como si se colocaran dos dedales con sus ex-
tremidades cerradas en contacto y las abiertas en opuesta dirección (los centros de
las bases no superpuestos, sino desplazados, como se verá); auméntese el número
de los dedales y se tendrá un símil bastante exacto del panal. Estas celdas o deda-
les son de sección hexagonal, por lo que no hay espacio perdido entre ellas.
Ahora bien, si las bases fueran planas, como en los dedales, se perdería mu-
cho espacio y habría poca adherencia entre ellas. La abeja no las hace así, sino
como una especie de copa de tres caras que son rombos iguales.
El naturalista MARALDI tomó la iniciativa de medir los ángulos de estos rom-
bos, y vio que el mayor medía 109° 28' y el menor 70° 32'. En el vértice de la copa
que hace de fondo concurren tres ángulos obtusos de sendos rombos.
Algún tiempo después, REAMUR, pensando que esta uniformidad de ángulos
tuviese algo que ver con la economía de cera en la colmena, rogó al matemático
KOENIG, sin decirle sus razones, el siguiente cálculo: supuesta una vasija hexagonal
que termine por tres caras rómbicas de fondo , averiguar cuáles son los ángulos que
darían el mayor espacio con la menor cantidad de material.
KOENIG hizo sus cálculos y halló que los ángulos eran 109° 26' y 70° 34'. Al
recibir REAMUR la respuesta dedujo que el instinto de la abeja satisfacía al proble·
78 Amenidades geométricas

ma matemático, por juzgar la diferencia insignificante. Así fue cómo la construc-


ción de la celdilla de la abeja llegó a ser un problema famoso en la economía de la
naturaleza: en comparación con la miel que se guarda en las celdas, la cera es una
sustancia de costosa y lenta fabricación.
Durante largo tiempo no se suscitó controversia alguna. Sin embargo, MAC
LAURIN, el famoso matemático escocés, no quedó satisfecho de esta discrepancia.
Y comprobado que las medidas de MERALDI eran exactas, procedió a rehacer Jos
cálculos de KOENIG, y vio que los ángulos teóricos eran verdaderamente 109° 28' y
70° 32', que correspondían con la medida de la celda de la abeja. Como no era
verosímil un error de método en los cálculos de KOENIG, se examinaron éstos cui-
dadosamente, y por fin se descubrió el origen de esta diferencia. La causa era, sen-
cillamente, un error en la tabla de logartimos usada por éste.

Q..) e)

Ahora, para construir un rombo semejante al del fondo de las celdillas basta di-
bujarlo con las diagonales en la relación 1: y'2 (el lado es entonces v'3), lo que se hace
inmediantamente a partir de un cuadrado, como muestra la fig. a. Para reproducir
una celdilla, únanse nueve de estos ·rombos, a fin de tener el desarrollo plano de la
celda, como indica la fig. b. Cierto es que las aristas laterales resultan así algo cor-
tas, pero se pueden alargar sin modificar los ángulos. Finalmente, para construir el
panal basta disponer (como es fácil imaginar) multitud de celdillas en dos pisos,
con los fondos encajados de forma que las aristas laterales de un piso sean prolon-
gación del eje central de las del otro piso, como muestra la figura c.

7. Transformación lineal por óptica.


Un tubo de ensayo o, más simplemente, un tubo de aspirinas ya vacío, se lle-
na de agua completamente, y se tapa (con un tapón o con el dedo), procurando
que no quede nada de aire en su interior.
Amenidades geométricas 79

Entonces, mírense a través del tubo las palabras escritas en la columna A de


la siguiente figura y, como es natural, no podrán leerse, porque la luz marcha de
tal manera a través de este cilindro de agua, que las palabras aparecen invertidas
para el observador.
Ahora bien, si del mismo modo miramos las palabras de la columna B, este
efecto óptico desaparece, y las palabras podrán leerse de un modo normal.
¿Qué explicación tiene esta aparente diversidad en las leyes de la óptica? Si el
experimentador tiene cierta gracia y facilidad de palabra, puede presentar este
efecto a sus amigos como juego de magia y de prestidigitación. Pero la razón au-
téntica es muy sencilla y permitirá preparar muchas columnas de análogos efectos
que las A y B ahora presentadas. Es aconsejable presentarlas mecanografiadas en
mayúsculas.

A 8

QUINCE OCHO

NUEVE CXIII

MCMV DIECIOCHO

SOPA COCIDO

AMOR ODIO

8. Simetría y reflexión

La imagen en un espejo plano y el objeto reflejado no son iguales, sino simé-


tricos. El producto de dos reflexiones es una igualdad. Estas dos sencillas propie-
dades nos permitirán gastar una pequeña broma, cuando escribamos a un amigo.
80 Amenidades geométricas

Se dispone sobre la mesa de un papel carbón por !a parte que mancha hacia
arriba y, sobre él, dos cuartillas.
Escribamos con lápiz o bolígrafo una carta sobre la cuartilla de encima. Des-
pués tiramos esta cuartilla, pero en la otra ha quedado escrita la carta, natu-
ralmente, en rasgos simétricos a los habituales; esa copia, hecha por el papel
carbón, es la que mandamos a nuestro amigo. Y a poco enrevesada que sea la le-
tra, ha de verse con bastante dificultad para leerla, a menos que se le ocurra la
feliz idea de poner la cuartilla ante el espejo; en tal caso, podrá leer la imagen en
la forma normal.

9. Perspectiva no lineal. Anamorfosis

La moderna técnica de fotografía con objetivos «ojo de pez)) nos han familia-
rizado con una perspectiva que no conserva las rectas. Por otra parte, desde hace
mucho tiempo son conocidos como recreación, ya abandonada, los espejos ana-
mórficos (cilíndricos, cónicos, etc.), en los que se refleja correctamente un original
plano distorsionado.
Al pie de una lámina del excelente libro que una importante Colección Cientí-
fica dedica a Matemáticas, se lee:
«La habilidad técmica para representar la perspectiva se lleva al extremo
en la visión reflejada de este cuadro del siglo XVIII. El cuadro en sí está dis-
torsionado por completo. Pero cuando se mira con un espejo en forma de
tubo de quinqué, las imágenes toman forma. El proceso, denominado ana-
mórfosis, fue popular desde el año 1550 hasta 1850. Los secretos de la técni-
ca son desconocidos. El artista tal vez no miró directamente al lienzo, sino
Amenídades geométrícas 81

que realizó sus distorsiones guiado solamente por los reflejos de su obra en
el espejo.»
Parecía poco probable que no hubiese una técnica conocida para cons-
truir esas láminas que constituyen parte esencial de una Recreación Mate-
mática tan popular en su tiempo, ya en la forma descrita, ya en múltiples
variantes que es ocioso reseñar. Para salir de la duda, el camino obvio es
buscar el tema entre libros viejos de matemáticas. En efecto, consultando la
obra de Thomas V TOSCA, Compendio Matemático (impresión tercera,
1757), en el Tomo 6, Tratado 20, página 307, se encuentra el siguiente texto:
HPROP. XVIII. Problema
Desfigurada una imagen en un plano horizontal, de suerte que, mirada en
un espejo cilíndrico, aparezca conforme a su original (fig. 45 ).
Varios modos enseñan los autores para hacer esta deformación, como se
puede ver en Mario Bettino, Pedro Herigonio, Schoto en la MAGIA UNI-
VERSAL, Kirkero, Milliet y otros; sólo propongo el siguiente, que es del
autor de la PERSPECTIVA PRÁCTICA, que aunque ocultó allí su nombre
es Juan de Brueil, Religioso de la Compañía de Jesús.»
82 Amenidades geométricas

No parece oportuno reproducir aquí la explanación del método de Brueil,


aunque pongamos como curiosidad la figura que lo ilustra.
Como en todos los problemas geométricos, también cabe en éste dife-
renciar la solución teórica y la realización práctica. Sin duda el artista se
guiaría también en la visión directa del espejo. Además, tal como se advier-
te, a propósito de un juego parecido, en las Recréations Physiques et Mathé-
matiques (1773), de M GUYOT: «Es deseable que las dificultades que se
puedan encontrar en la realización de estas anamórfosis y los errores del
principio, no causen disgusto; estas mismas faltas familiarizan con el instru-
mento, de modo que al poco tiempo bastará tomar cuatro o cinco puntos
principales para trazar toda la línea. La diversión que se conseguirá con es-
tas clases de anamórfosis recompensará el trabajo que hay que tomarse».
Estos artificios se aplicaron también a la arquitectura, consiguiendo a lo
largo de claustros y bóvedas pinturas que no daban su significado hasta ver
el conjunto desde un punto de vista determinado. Así, en el mismo libro de
Recreations se nos dice: HHay en el convento de Mínimas de la Plaza Real
de París varios temas con este tipo de óptica, pintados a lo largo del claustro
por el Padre Niceron, que ha publicado un excelente tratado sobre esta ma-
teria; hay, entre otros, una Magdalena que atrae cada día la atención de los
aficionados. Lamentablemente estas pinturas se han deteriorado y no han
sido reparadas bien».
No muchos años después de todo esto, la Geometría Descriptiva (Mon-
ge, etcétera) y la Proyectiva (Poncelet, etc.), proporcionaban una sistemati-
zación de las diversas e ingeniosas reglas de perspectiva construidas a medias
entre artesanos y matemáticos.

10. Dos reglas mnemotécnicas sobre 11

El número 11, razón de la circunferencia al diámetro, tan familiar a todos los


estudiantes, ha sido calculado por muchos autores, cada vez con más decimales.
Mucho antes de disponer de la ayuda de las computadoras, el matemático inglés
W SHANKS (1812-1883) lo había calculado, en 1873, nada menos que con 707
cifras, y este valor figura grabado a lo largo del friso circular en que se apoya la
cúpula del «Palais de la Decouverte» de París, si bien, desgraciadamente, las 150
últimas cifras decimales son erróneas. Para ninguna aplicación práctica son necesa-

i.
rias tantas cifras, bastando usualmente los valores aproximados 3,14 ó 3,1416, ó
2 De todos modos, como regla mnemotécnica para recordar las 32 primeras ci-
fras, se puede acudir a los siguientes versos (originales del ingeniero R. Nieto Pa-
rís, de Colombia):
Soy 11, lema y razón ingeniosa
de hombre sabio, que serie preciosa
Amenidades groométricat! 83

valorando, enunció magistral.


Por su ley singular, bien medido
el grande orbe por fin reducido
fue al sistema ordinario usuaL
Si se sustituye cada palabra por el número de letras que la forma, obtendre-
mos el desarrollo decimal de:
n = 3,1415926535898932384626433832795 ...
También es útil recordar de memoria el valor recíproco,
1
-·~
1!
= 0,3183098 ...
Para ello se ha ideado la siguiente frase mnemotécnica: «Los 3 di'as de 1830
dan un 89 al revés. Pero debe advertirse que la utilidad de esta frase se aprecia casi
exclusivamente por los estudiantes franceses, porque los hechos citados aluden a
efemérides de la Historia de Francia. La alusión al 89 corresponde, como es claro,
al inicio, en 1789, de la gran Revolución. Después de la Restauración, reinando
Carlos X, el ministro Polignac decidió prescindir de la Cámara y gobernar por
ordenanzas reales. Constitucíonalistas, liberales, bonapartistas y republicanos for-
maron un bloque político para derribar el régimen, y durante tres días de 1830
(esto es, del 27 al 29 de julio), los obreros de París se hicieron dueños de las calles
de la capital, sembrada de barricadas. Carlos X abdicó en favor de su nieto, el
Conde de Chambord, de 10 años de edad, y se refugió en Inglaterra.

11. El engaño de los espárragos


Dice una vieja historia que cierto día acercóse un mozo a un vendedor de es-
párragos en el mercado, y así le dijo:
-~Ved que traigo conmigo este cordel que mide un palmo, y pregunto cuánto
me cobraréis por el mazo de espárragos que pueda atar con él.
Pidió el aldeano cinco reales y el mozo se mostró conforme, pagó y se llevó la
mercancía. A los dos días presentóse el mozo y dijo al vendedor:
-Aquí vuelvo con este cordón, que mide dos palmos. Os acordaréis que por
los espárragos que pude atar con el cordel de un palmo me cobrasteis cinco reales.
Así que por el mazo que atemos con este cordón de dos palmos os pagaré diez
reales, si lo veis justo.
Aceptó el aldeano, aunque concluida la venta se quedó con una cierta duda de
si le habría o no engarrado el comprador.
El lector que emplee unos momentos en reflexionar sobre el tema comprende-
rá el engaño: con un cordel de doble longitud se encierra una superficie cuatro
veces mayor. La segunda vez, por tanto, le entregaron no el doble, sino el cuádru-
ple de espárragos.

***
84 Amenidades geométricas

Esta «trampa)) no es nueva. Nada menos que Quintiliano (35-95), el gran


retórico latino natural de Calahorra, advierte explícitamente que de dos trigales
vallados, uno con cerca de doble longitud que el otro, dará uno cuatro veces más
trigo que el otro, no el doble.
***
He aquí un sencillo pasatiempo basado en el mismo principio. Se rodea la
muñeca de un amigo con un cordel, y se corta o pinza el cordel para tener el que
es justamente el contorno de la muñeca. Se propone al amigo (mejor si no se le
enseña el cordel) que acierte cuántas veces podrá arrollarse ese cordel a su dedo
pulgar. Se comprobará cómo casi siempre supone un número de vueltas superior al
real. Lo mismo puede hacerse con el cuerpo y el gollete de una botella.
***
Pero no se trata sólo de pasatiempos. Una consecuencia notable de esta falta
de proporcionalidad entre longitudes, áreas y volúmenes puede inducir a error (a
veces provocado) en la interpretación gráfica de estadísticas. Supongamos tres ca-
pitales de cuantía proporcional a 2, 3 y 4.
La representación lineal es evidente (v. fig.). Pero si tomamos estas longitu-
des como diámetros de círculos, las áreas de éstos son proporcionales a 4, 9 y 16.
En tal caso hay que aclarar la escala.
Todavía más. Si pintamos unos meridianos que conviertan los círculos en es-
feras, entonces los volúmenes son proporcionales a 8, 27 y 64.
Por esta razón en los ideogramas (comparando magnitudes mediante figuras:
tal soldados de estaturas diversas; barcos de distinta eslora, etc.) debe estarse aten-
to a qué proporciones obedece la escala, si a las lineales, a las superficiales o a las
de volumen.

" --------------------------------------------
3 --------------------------
2 ---------
Amenidades geométricas 85

2. LOS COMIENZOS DE LA TOPOLOGIA

l. Geometría de la situación

La Geometría de la situación, llamada preferentemente Topología, es hoy una


difícil ciencia cuyo punto inicial puede situarse en una importante memoria del in-
signe EULER . Esta memoria lleva por título: «Solution problematis ad Geometriam
situs pertinentis». Fue publicada en Berlín, el año 1759, y el origen de la rriisma se
encuentra en el pasatiempo o problema planteado a propósito de unos puentes si-
tuados en la ciudad de Koenigsberg.
Citamos ahora el principio de la memoria de EULER, por su valor histórico y
por explicar claramente el alcance de su concepción.

L. E ULER (170771783)

«Además de aquella parte de la Geometría que se ocupa de la magnitud y de


la medida, y que ha sido cultivada desde los tiempos más remotos con gran aplica-
ción, Leibnitz ha hecho mención, por primera vez, de otra parte todavía muy des-
conocida actualmente, a la que llama Geometría situs. Según él, esta rama de la
86 Amenidades geométricas

ciencia se ocupa únicamente del orden y de la situación, independientemente de las


razones de magnitud. Pero ¿cuáles son los problemas que pertenecen a esta Geo-
metría; cuáles son los métodos que hay que emplear para su resolución? Esto es lo
que no se ha definido claramente todavía. Recientemente he oído hablar de un
problema que parece referirse a la Geometría de situación porque no contiene, en
su enunciado sino consideraciones de orden, pero no de medida. Por esto he resuel-
to exponer aquí, como un ensayo, el método que he encontrado para resolver este
problema.»
La memoria sigue con el estudio del citado problema de los puentes, que pre-
sentamos en el párrafo inmediato.

2. Los siete puentes


En Koenigsberg (Pomerania) hay una isla llamada Kueiphof. El río que la ro-
dea se divide en dos brazos y sobre ellos, en tiempos de EULER, estaban echados
siete puentes, de la forma que se indica en la figura. Para los habitantes del lugar,
era tema de distracción el intentar descubrir un itinerario para sus paseos de forma
tal que pudiesen regresar al punto de partida después de haber cruzado por los siete
puentes, pero pasando por cada uno sólo una vez.

Estudiando el problema, EULER llegó a demostrar la conclusión siguiente: Es


imposible cumplir las condiciones exigidas.
Como complemento, resolvió totalmente la cuestión de reconocer si una figura
lineal cualquiera podía dibujarse de un sólo trazo, esto es, sin levantar el lápiz del
papel y sin hacerle recorrer dos veces un mismo fragmento de línea, o si, por el
contrario, esto era imposible de hacer.
El problema es imposible si en la red hay más de dos vértices impares. Es
posible: 1.0 , cuando todos los vértices son pares, y entonces el punto de partida
puede ser cualquiera; 2.0 , cuando no hay más de dos vértices impares, y entonces
el recorrido comienza por uno de ellos y termina en el otro. (Se llama impar un
vértice, si de él parten un número impar de caminos, y par en caso contrario.)
Amenidades geométricas 87

Por ejmplo, los dibujos de la fila superior del adjunto grabado pueden hacerse
de un solo trazo en las condiciones exigidas; pero esto es imposible para los dibu-
jos de la fila inferior.

3. ¿Fuera o dentro?
Damos como evidente que una línea cerrada y continua, que no se atraviesa a
sí misma, es el límite o contorno de una región de plano, es decir, que deja algu-
nos puntos Hencerrados>> en su interior. Por ejemplo, es cosa clara que, en la fig. 1,
el punto A está fuera, y el punto B está dentro de la región limitada por la línea
C. En la figura 2 se da esta misma circunstancia, aunque ya es un poco menos
fácil el reconocerlo. Por último, en la figura 3, ya es claramente dificultoso reco-
nocer si el punto B está, o no está, encerrado por el contorno. ¿Cuál es el método
más práctico para reconocerlo?

FIG . 1 FIG. 2 FIG. a


Lo más breve es, sencillamente, unir el punto A con el B mediante una línea
cualquiera (recta, por ejemplo, o curva). Contaremos el número de intersecciones
de esta línea con el contorno C. Si el número de intersecciones es impar, el punto
B está dentro. Si el número de intersecciones es par, el punto B está en la misma
región que el A , esto es, fuera.
La anterior afirmación, que parece de evidencia axiomática, es un típico teo-
rema de Topología.

4. Lazos con o sin desenlace


Resulta evidente que los dos anillos de la fig. 1 no pueden separarse sin rom-
88 Amenidades geométricas

J'JG. 1 FIG. 2 Fw. 3

perlos. Como puede preverse, esta evidencia es, en Topología, un Teorema. Parece
que, por la misma razón, dos perfonas enlazadas como se muestra en la fig. 2 no
han de poder desenlazarse sin romper una de las cuerdas que unen sus muñecas.
Sin embargo, el caso no es el mismo, porque ambos difieren en un detalle que,
como se explica en la figura final, permite separar a los dos jugadores sin romper
la cuerda ni desatar el nudo.
Los anillos de la fig . 3 presentan otra circunstancia curiosa. Suprimiendo uno,
los otros dos quedan libres, es decir, no se traban dos a dos, pero uno cualquiera
traba a los otros dos. Relaciones topológicas de este tipo son aprovechadas al
máximo en el conocido juego de prestidigitación llamado «Los aros chinos)). Debe
advertirse que este juego, uno de los más antiguos de la prestidigitación, requiere
una habilidad manual verdaderamente extraordinaria, de modo que pocos profesio-
nales se atreven a desarrollarlo en público.

5. La cadena
Un joven se presentó al herrero de su lugar, con una cadena constituida por
cinco gruesos eslabones de hierro. Necesitaba este joven disponer de los cinco esla-
bones separados, para lo cual era preciso, naturalmente, abrirlos primero, desenla-
zados luego y, finalmente, volverlos a cerrar.
Amenidades geométricas 89

-Necesito -dijo al herrero- tener este trabajo concluido con gran urgencia.
-Pues le advierto a Vd. -contestó el artesano- que en abrir y cerrar un es-
labón emplearé, aproximadamente, media hora, y que antes de las siete debo ce-
rrar el taller. Como Vd. ve son ya casi las seis, de modo que no voy a tener
tiempo de hacérselo hoy.

-¡Al contrario! -comentó el joven, tiene Vd. tiempo sobrado para concluir
la tarea. Para ello bastará .. .
(¿Sabría el lector concluir de exponer las instrucciones que le dieron al he-
rrero?)

6. Problema del laberinto


El problema del laberinto está íntimamente relacionado con el de los puentes,
antes visto. El laberinto es una serie de puntos a los que llamamos vértices o nu-
dos, unidos de cualquier modo por segmentos de líneas regulares que son las
sendas.
Acordes con el lenguaje corriente, si a un vértice llega sólo una senda le llama-
mos atolladero y en caso contrario encrucijada. El problema consiste en, fijados
dos puntos cualesquiera, A y B, del laberinto, ir del uno al otro. Así, un punto pue-
de ser la posición de un hombre perdido en las galerías de una mina y el punto B
la salida. En general, llamaremos salida al punto que se pretende encontrar.

Fig. l.

El problema tiene siempre solución. Para el que mire el laberinto desde fuera,
en su conjunto, esto es un simple corolario del teorema de EULER. En efecto, si al
lado de cada senda suponemos otra próxima y paralela, el laberinto se convierte en
una red con. todos los vértices pares y, en consecuencia, el laberinto puede reco-
90 Amenidades geométricas

rrerse por completo (y, en particular, ir de A a B) sin pasar más de dos veces por
cada sendero. No hay, pues, laberintos inextrícables.
Para el que se mueve dentro del laberinto y sólo puede ver un pequeño entor-
no de su posición, la cosa no es tan evidente. Pero subsiste el resultado, y también
él puede encontrar la salida, sin más que admitir la posibilidad de hacer una pe-
queña señal en el camino (una raya en el suelo, un guijarro ... ) cuando por él entre
o salga en una encrucijada.
Una. regla práctica para conseguirlo es la siguiente, de LUCAS:
A) Partiendo de la encrucijada inicial se sigue una vía cualquiera, hasta que
se llegue a un atolladero o a una nueva encrucijada.
1. 0 Si el camino que se ha seguido conduce a un atolladero se vuelve sobre
los pasos, y se puede entonces considerar el camino recorrido como suprimido,
puesto que ha sido atravesado dos veces.
2. 0 Si el camino conduce a una encrucijada se toma una vía cualquiera, al
azar, sin olvidarse de marcar la vía de llegada y la vía de partida.
Se continúa la aplicación de la regla A) cada vez que se llega a una encrucija-
da inexplorada; al cabo de cierto recorrido se llega necesariamente a una encruci-
jada ya explorada; pero esto puede ocurrir de dos maneras diferentes, según que el
camino de llegada hubiese sido seguido o no, esto es, esté marcado o no. Entonces
se aplica una de las dos reglas siguientes:
B) Al llegar a una encrucijada ya explorada por una vía nuevg, se debe re-
troceder por la misma, marcando, como siempre, con una señal la llegada a la
encrucijada y con otra la partida.
C) Cuando se llega a una encrucijada ya explorada por una vía anteriormen-
te seguida, se toma desde luego una vía que no haya sido recorrida, si existe, o, en
su defecto, una vía que no haya sido recorrida más que una sola vez.
Es relativamente fácil demostrar que con este método se recorre por completo
el laberinto sin pasar más de dos veces por la misma senda.
Escolio. - Recordemos ahora el origen mítico, también harto conocido, del
problema de Delos, que se tradu(;e en construir con regla y compás la arista de un
cubo de volumen doble que otro dado. Sabemos bien hasta qué punto este proble-
ma preocupó a los geómetras griegos y contribuyó al desarrollo de la Geometría.
Y cuando se preguntó a Platón qué interés podían tener los dioses en que se resol-
viese cuestión tan difícil, la respuesta fue que a los dioses no les interesaba en ab-
soluto el tamaño del altar, sino proponer a los hombres cuestiones en las que
pudiesen ocupar con dignidad su inteligencia. Respuesta que, corno todas las anéc-
dotas y mitos que han merecido conservarse, tal vez no sea una verdad histórica,
pero sí es expresivamente significativa.
Por el contrario, aunque el problema de los puentes se le hubiese presentado a
un matemático griego, no habría tenido desarrollo matemático, por la evidente.
razón de que entonces los problemas de conexión (la Topología incipiente) no inte-
resaban en absoluto. Tanto es así que, es bien sabido, Euclides omitió por comple-
Amenidades geométricas 91

to los que hoy llamamos «axiomas del 'entre'». Y demuestra con evidencia lo
antedicho la circunstancia de que el problema de los laberintos se presentó efecti-
vamente desde la más remota antigüedad, y no obtuvo ningún tratamiento mate-
mático, ni tan siquiera pareció sospecharse la inexistencia de laberintos inextrica-
bles. El tema pudo interesar a aquellos mitólogos y poetas, pero no a la matemáti-
ca griega.
En efecto, de los laberintos célebres de la antigüedad, el de Egipto, el de
Creta, el de Lemnos y el de Etruria, es el segundo el que debió interesarles.
Sin embargo, dice su historia que el laberinto de Creta fue construido por
Minos para encerrar (!) al Minotauro; Teseo se atrevió a entrar para matar
al Minotauro y volvió.a salir, pero fue gracias al hilo que le dio Ariadna,
hija de Minos, para fijarlo a la entrada y poder volver a seguirlo. No cabe
un planteo ni una solución con menos sentido matemático de las cosas.

7. La cinta de Mobius

Ordinariamente parece indudable que una superficie presenta siempre dos ca-
ras: así se dice que una cartulina puede tener una cara blanca y otra negra; asimis-
mo en las telas se distingue el revés del derecho; como la tapa de una caja puede
ser blanca por dentro y roja por fuera. En todos estos casos se distinguen las dos
caras de la superficie. Del mismo modo, si una superficie, sea una valla, se empie-
za a pintar de verde, parece indudable que al ir extendiendo la pintura con continui-
dad, sin atravesar el borde de la valla, quedará pintada una cara de la valla, pero
la cara opuesta se quedará sin pintar, hasta que nos decidamos a pasar al otro
lado, atravesando el borde. Esto es indudablemente cierto para la valla, pero no lo
es para otro tipo de superficies, descubiertas y estudiadas por el matemático ale-
mán MOBIUS, hacia el año 1860.
Una cinta de Mobius es extraordinariamente fácil de preparar, partiendo de
un tira de papel, como la ABeD de la figura. Esta tira debe cerrarse sobre sí mis-
ma, para formar un anillo. Pero como es natural, si al plegarse no se la retuerce,
coincidirán A con B y e con D, de modo que pegando los dos bordes quedará
formado un aro ordinario, superficie de dos bordes. Por el contrario, si se hacen
coincidir A con e y D con B, entonces, al pegar los bordes, se forma la llamada
cinta o anillo de Mobius, que es una superficie de una sola cara. Puede compro-
barse que si se imagina que la pintamos de negro a partir de uno de sus puntos,
queda completamente pintada, sin atravesar para ello ningún borde.
El lector puede utilizar esta cinta para un sencillo juego de «magia» o pasa-
tiempo. Prepare para ello un anillo ordinario y uno de Mobius, partiendo de una
tira bastante larga; por ejemplo, recortándola del borde de una hoja de periódico
de gran formato. Por la considerable longitud de estas dos cintas, es seguro que un
observador inadvertido no encontrará diferencia entre ellas (en la figura se ha des-
tacado mucho, intencionadamente, el retorcimiento de la cinta de Mobius). Enton-
92 Amenidades geométricas

:r~--------------------------------------~~
M~---------------------~~e

ces, tomando el lector el anillo ordinario, lo cortará a través de una línea central,
paralela a los bordes, y como es natural el anillo quedará dividido en otros dos
anillos. Ahora podemos decir a nuestro amigo que él es incapaz de repetir tan sen-
cilla operación, porque nuestro poder es bastante para impedir la rotura del anillo .
En efecto, sí a él se le da a cortar el anillo de Mobius a lo largo de la línea cen-
tral, de puntos en la figura, le resultará, con gran sorpresa suya, otro anillo com-
pleto.
Pero todavía puede hacerse más. Si ahora le invitamos a que corte de la
misma forma el nuevo anillo, al hacerlo resultan dos, pero esta vez enlazados, y
uno de ellos en forma de 8.
Capítulo 4

._, orden
Cuestiones.de
y pOSICIOD

l. DESPLAZAMIENTOS CONDICIONADOS

l. Una familia va al mercado

El tío Basilio, su esposa Manuela y sus hijos Juanito y Perico van al mercado
de un pueblo próximo, a vender verduras y huevos, que llevan en un fardo de 20
kg. de peso. Para llegar aHí deben atravesar un río, sirviéndose para e11o de una
balsa que no admite carga superior a 65 kg. Se trata de saber cómo se las arregló
la familia para pasar el río, y transportar su mercancía, sabiendo que Basilio pesa
65 kg., Manuela pesa 60, Juanito 35 y Perico 30.

2. La travesía de un regimiento

El enunciado que sigue es de BACHET, matemático y literato francés,


que publicó en 1613, en Lyon, su obra: Recueil de problemes plaisants et de-
lectables qui se font par les nombres. Es posiblemente la primera publicación
dedicada a la Matemática recreativa, aunque los problemas y juegos plantea-
dos son, en su mayor parte, muy antiguos y de origen desconocido. Por
ejemplo: TARTAGLIA, matemático italiano que murió en 1559, se había ocu-
pado también en los problemas de pasos condicionados a través de un río.
Estos problemas se encuentran, asimismo, en obras orientales muy ante-
riores.
Una compañía de Infantería avanza hacia la orilla de un río caudaloso, el
puente está roto; el río es profundo. El oficial ve en la orilla a dos niños que jue-
93
94 Cuestiones de orden y posición

gan dentro de un bote tan pequeño, que no puede llevar más que a un soldado (o a
los dos niños, sin ningún soldado). ¿Cómo se las arreglará el capitán para hacer
atravesar el río a los soldados de su compañía?

3. Los criados desleales


Tres caballeros viajaban en compañía de sus tres criados, y llegaron a la orilla
de un río, que había que atravesar con una lancha, en la que sólo cabían dos per-
sonas.
Pero los señores sabían que sus criados eran desleales, y sospechaban que se
habían confabulado para asesinar a uno o a varios de ellos tan pronto como juzga-
sen la ocasión propicia. Por este motivo, estaban los caballeros dispuestos a evitar
que quedasen solos un señor con dos criados, o dos señores con tres criados.
¿Cómo disponer el viaje para que los seis pudieran cruzar el río sin que se presen-
tase nunca esta mayoría de los criados sobre los señores?

4. El barquero ingenioso
Un barquero tiene que pasar desde una a otra orilla de un río, un lobo, una
cabra y un saco de coles, pero su barca es tan pequeña que sólo admite con él a
una de estas tres cosas. Como es claro, no quiere dejar solos ni al lobo con la ca-
bra, pues la devoraría, ni la cabra con las coles, pues pasaría igual. Se pregunta de
qué modo pudo salvar el barquero esta dificultad.

5. La pastora Torralva
Como hemos dicho y mostrado, hay muchas variantes de los problemas de
pasos condicionados. Nosotros creemos que Miguel de Cervantes los parodia iróni-
camente en el conocido pasaje del Cap. XX de la Parte I del Quijote, con el relato
intencionadamente lioso de Sancho a Don Quijote, sobre la persecución de la pas-
tora Torralva al pastor Lope:
- ... HSólo diré que dicen que el pastor llegó con su ganado a pasar el río Gua-
diana; y ... mirando, vio un pescador que tenía junto a sí un barco tan pequeño,
que solamente podían caber en él una persona y una cabra; y con todo esto con-
certó con él que le pasase a él y a las trescientas cabras que llevaba. Entró el pes-
cador en el barco y pasó una cabra, volvió y pasó otra ... Tenga vuestra merced
cuenta con las cabras que van pasando, porque si se pierde una de la memoria se
acabará el cuento y no será posible contar más palabra dél...»
Y, en efecto, el descuido de Don Quijote pone chistoso final al cuento.
Pues bien, aunque algunos comentadores fijan la inspiración de este episodio en
un cuentecillo de las Fábulas de Esopo (edic. de la R.A.E. en 1929, fascímil de la
de 1489), nos parece que es la atención a la retahíla de idas y venidas para los pro-
blemas de este tipo lo que mueve la vena humorística de Cervantes. Tanto más
Cuestiones de orden y posición 95

cuando el fabulador de Esopo pretende dormirse y que se duerma su regio oyente,


y la pretensión de Sancho es mantener tensa la atención de su señor. Por otra par-
te, la recordada fábula de Esopo es en sí misma una humorada y no parece natural
que Cervantes quisiera dar un repaso en segunda vuelta al humor ya hecho por
otro autor, en vez de, como creemos, desarrollar una ironía original sobre las
«amenidadesn de este tipo.

6. Un traslado muy dificil


El dibujo adjunto, es el plano de un pequeño piso, de cuatro habitaciones, en-
tre las que se distribuyen un piano, una biblioteca y una mesa. Otra habitación
queda prácticamente libre. Las habitaciones son de reducidas dimensiones, tanto
que en cada una de ellas cabe sólo un mueble.

El inquilino desea permutar entre sí el piano y la biblioteca, trasladando aquél


a la habitación de ésta, y viceversa. Como no desea desmontar los muebles, y los
muebles caben a través del vano de las puertas, pretende hacer el traslado despla-
zando los muebles sucesivamente, sirviéndose de la habitación que queda libre.
¿Cómo haremos el traslado con el menor número posible de cambios?
(Sugerencia. Se aconseja dibujar en una cuartilla el plano de la casa, y re-
presentar los muebles mediante fichas o papelillos que puedan moverse.)

7. Otro traslado más fácil

Esta figura representa un piso, análogamente a lo explicado en la cuestión


anterior. Pero ahora se dispone de dos habitaciones más, ocupadas, respectivamen-
te, por una cama y una gran nevera.
El problema planteado es el mismo de antes y con las mismas condiciones:
¿Cómo permutar entre sí los lugares del piano y de la biblioteca, con el menor
número de cambios?
96 Cuestiones de orden y posición

8. Movimiento en el garage

El dibujo representa el plano de un garage. Hay un departamento Norte, en el


que están los tres coches 1, 2 y 3; otro departamento Sur, en el que están los co-
ches 4, 5, 6. Entre ambos está un pasillo, por el que sólo cabe un coche, y luego un
espacio libre en el que puede maniobrar un solo coche también. Puestos de acuer-
do los propietarios de los coches, deciden pasar los 4, 5 y 6 al Norte, y los 1, 2 y 3
al Sur. ¿Cómo verificar este cambio con el número mínimo de operaciones, sin sa-
car a ningún coche del garage?

-
~
Espacio 11)
!..
libre o

9. El camino angosto

Por un camino estrecho como el de la virtud, avanzan de izquierda a derecha


los dos automóviles 1 y 2, y de derecha a izquierda los automóviles 3 y 4. Es im-
Cuestiones de orden y posición 97
posible que se crucen en el camino, porque éste no permite más que el paso de un
vehículo. Afortunadamente, hay en el camino un apartadero, B en el que puede
entrar y detenerse un solo coche. Dígase cómo se las ingeniar_on los conductores de
Jos vehículos para poder proseguir felizmente su camino .

B
A / \ e

10. Problema ferroviario

Una vía ferroviaria tiene dos desviaciones, en B y en C, ambas con una parte
común, D, !o suficientemente larga para contener un solo vagón, pero no a una
máquina. Se trata de cambiar entre sí la posición de los vagones P y Q, situados
uno en cada desvío, de modo que P pase a donde está Q, y viceversa, para lo cual
se dispone· de una máquina locomotora L. ¿Cómo deben ordenarse los movi-
mientos?

ati

2. CUADROS DE LETRAS

l. Magia literal
Lo mismo que sucede con los cuadros mágicos de números, (de los que hemos
hablado en Cap. 11, pág. 52), también han sido consideradas desde muy anti-
guo ciertas disposiciones cabalísticas de letras en un casillero cuadrado. Así, por
ejemplo, tenemos el siguiente
98 Cuestiones de orden y posición

S A T o R.
A R. E p o
T E N E T
o p E R. A
R. o T A S

basado en la frase latina SATOR AREPO TENET OPERA ROTAS (Arepo el


sembrador detiene las ruedas por su esfuerzo). Se observa inmediatamente que la
misma frase puede leerse partiendo, en cualquier dirección (horizontal o vertical),
del primero o del último de los vértices.

2. Los cuadros latinos

Un cuadro mágico literal de n letras (o cuadro latino) es una disposición de


éstas en las filas y columnas de un cuadrado de n por lado, de tal modo que estén
las n letras, sin repetirse en cada horizontal, en cada vertical y en cada diagonal;
por ejemplo, los dos siguientes:

A D B e a b e d
B e A D d e b a
e B D A b a d e
D A e B e d a b

Problema de los 36 oficiales.


La formación de estos cuadros fue tratada sistemáticamente, en primer lugar,
por EULER, a quien se propuso el siguiente problema:
Un grupo de treinta y seis oficiales, de seis graduaciones distintas y pertene-
cientes a seis distintos regimientos, deben formar un cuadro de tal forma que sobre
cada línea horizontal y sobre cada vertical se encuentren seis oficiales de graduación
distinta y de distinto regimiento.

Anticipamos al lector el resultado: la solución de este problema es imposible.

* EuLER les llamó cuadros latinos, por cuanto él representaba sus elementos con letras latinas.
Cuestiones de orden y posición 99
Problema de los 16 oficiales.
En cambio, si, en vez de 36, los oficiales son 16, pertenedientes a cuatro regi-
mientos, y con cuatro graduaciones distintas, entonces el problema de disponerlos
en cuadro, con cuatro oficiales por fila, y cumpliéndose la condición enunciada en
el problema anterior, admite varias soluciones.
Por ejemplo: Sean A, B, C, D, las graduaciones de estos oficiales. Sean a, b,
e, d, los regimientos a que pertenecen. Superponiendo los dos cuadros mágicos
anteriores, resulta

Aa Db Be Cd
Bd Ce Ab Da
Cb Ba Dd Ae
De Ad Ca Bb

que resuelve el problema.


Un modo más cómodo y espontáneo de entretenerse con este problema es
considerar los 4 palos de la baraja (A, oros; B, copas; C, bastos; D, espadas) y las
cuatro figuras (a, as; b, sota; e, caballo; d, rey) y procurar colocar las 16 cartas en
cuadro sin que en ninguna fila se repita el palo ni la figura.
La solución presentada no es única, y el lector puede entretenerse en buscar
otras

3. Cubos literales mágicos


Si imaginamos agrupados n x n x n cubos para formar un cubo más grande, y
ponemos en cada uno de ellos una de n letras dadas, de tal modo que en ninguna
línea paralela a las aristas, ni en ninguna de las diagonales de sus seis caras se
encuentre ninguna letra repetida, entonces habremos formado un cubo literal má-
gico.

~ V,....
: ...........
-
¡,.....
-;;o
.......• ... .... ......
Por ejemplo: Consideremos los cuatro cuadrados siguientes:
lOO Cuestiones de orden _y posición

A D B e eB D A D A e B B e A D
B e A D D A e B e B D A A D B e
e B D A A D B e B e A D D A e B
D A e B B e A D A D B e e B D A
(I) (II) (III) (IV)

Si estas cuatro tablas se superponen en el orden en que aparecen, tendremos


construido un cubo mágico literal (o cubo latino).
Nota l. - Como es fácil de comprobar, al cortar este cubo por cualquier pla-
no perpendicular a las aristas, la sección es un cuadro mágico.
Nota 2. - Como ejercicio de paciencia, el lector puede proponerse averiguar
en qué orden de superposición, distinto del enunciado, con estas cuatro tablillas se
construye un cubo mágico.
(RESPUESTA: Pueden superponerse en el orden I, Ill, IV, 11).

4. Deletreo en circuito cerrado


Tracemos un circuito cerrado que se corte a sí mismo varias veces, y ponga-
mos una letra en cada intersección. Recorrido el circuito a partir de un punto
cualquiera las letras aparecen en un orden determinado. Por ejemplo, véase el re-
corrido de esta figura:

AQPABTMBTMQP

Invitamos a un amigo a que dibuje y litere un circuito, sin enseñárnoslo, y a


que nos dicte las letras en el orden del recorrido, pero haciendo la «trampa» de
invertir el orden de sólo dos letras a su capricho. Como si en vez de dictar A B T,
dictase A T B. Nosotros sin ver nada, de oído, le descubriremos dónde nos en-
gañó.
Método. Escribimos las letras alternadamente a un lado y otro de una recta.
Así, con aquella «trampa», escribiríamos
APTMTQ
QABBMP
Las letras trastocadas aparecen dos veces al mismo lado de la recta.
Cuestiones de orden y posición 101

3. CUESTIONES DE ORDENAR Y CONTAR

l. Un posadero listo y un imitador necio


l. Un grupo de ocho estudiantes acudía habitualmente para comer a una po-
sada situada en las afueras de la población. El tiempo era frío, la calefacción muy
pobre o inexistente y, como consecuencia, eran frecuentes las discusiones para lo-
grar el puesto más favorecido por el sol, que entraba a través de la ventana, o para
resguardarse del aire, que entraba por todas las puertas, ventanas y rendijas del
comedor.
El posadero, hombre listo, se propuso evitar las discusiones en su casa, y para
ello aconsejó a los estudiantes que se dispusiesen cada día de un modo distinto,
hasta haberlo hecho de todas las maneras posibles, en los ocho asientos colocados
alrededor de la mesa. La proposición era razonable, pero sólo fue aceptada cuando
el posadero añadió a ella el siguiente premio generoso: Tan pronto como los ocho
estudiantes se hubiesen sentado alrededor de la mesa en todos los modos posibles de
ordenación, el posadero les obsequiaría con una comida completamente gratuita.
Por supuesto, aquel curso no pudo ser, porque ¿cuántas veces necesitarían
comer juntos los estudiantes para alcanzar el premio?
La respuesta es, simplemente, 40 320 comidas, bastante superior al número de
días que tiene un siglo.
2. Esta ha sido la historia del posadero listo. Pero veamos lo que sucedió
con un posadero irreflexivo, que la oyó contar y quiso ponerla en práctica, sin fi-
jarse bien en las cosas, y que, en circunstancias parecidas, prometió lo siguiente:
Tan pronto como cada uno de los ocho estudiantes se haya sentado en cada una de
las ocho sillas, serán obsequiados con una comida gratis.
El infeliz creyó que decía, poco más o menos, lo mismo que su antecesor,
pero los estudiantes descubrieron que les bastaba hacer las permutaciones cíclicas,
como a continuación se detalla, para obtener en ocho días el premio prometido.

SILLA: 1 2 3 4 5 6 7 8
Día 1: A B e D E F G H
Día 2: B e D E F 9: H A
Día 3: e D E F G H A B
Día 4: D E F G H A B e
Día 5: E F G H A B e D
Día 6: F G H A B e D E
Día 7: G H A B e D E F
Día 8: H A B e D E F G
102 Cuestiones de orden y posición

2. Los tres matrimonios

Los señores López, Pérez y Gómez son el médico, el farmacéutico y el practi-


cante del pueblo, aunque sus respectivos títulos no corresponden al orden en que
los hemos enunciado. Al terminar el año se reunieron a cenar con sus respectivas
esposas, con el fin de celebrar la satisfactoria evolución de las estadísticas sanita-
rias de la localidad. El doctor se sentó al lado de su esposa; en cambio la señora
de López quedó sentada algo lejos de su esposo, ya que se quedó instalada entre el
farmacéutico y el señor Gómez. Se pregunta ahora ¿cuál es la profesión de cada
uno de estos caballeros?

3. Los cuatro amigos

Al concluir una noche la función del teatro, los cuatro amigos inseparables,
Antonio, Bias, Juan y Luciano, se disponen a recoger del guardarropa sus prendas
de abrigo; sobre el mostrador aparecen un gabán, una capa, una gabardina y un
chaquetón de cuero forrado con una gruesa piel de cabra.
((Vosotros pagaréis por mí, pues no he traído ni cinco céntimosH, comenta
uno, mientras se enfunda en su chaquetón. Y, en efecto, Bias, obediente, paga el
guardarropa.
«Verdaderamente, me he divertido mucho», dice Luciano, dirigiendo sus pala-
bras a uno de sus amigos que, sin ayuda de nadie, acaba de ponerse el gabán.
«Lo que yo siento es que voy a helarme con prenda de tan poco abrigOll, co-
menta Antonio con Luciano, al tiempo que se dispone a facilitarle el cambio de un
billete de cien pesetas.
Y con todo esto se pregunta: ¿Quién <!S el propietario de cada prenda?

4. U na tertulia en el casino
A pesar de ejercer profesiones tan distintas como las de abogado, capitán,
médico, y aun estudiante (pues el más joven de ellos no llegó todavía ni a la mitad
de su carrera), cada tarde podían verse juntos a los señores Mesa, Ortiz, Ruiz y
Zárate, nombrados aquí por orden alfabético. Parecía imposible que los cuatro
componentes de una peña tan heterogénea pudieran llevarse tan bien entre ellos.
Discutían poco de deportes, porque el abogado y el médico los aborrecían cor-
dialmente a todos sin distinción. Sin embargo, el médico reconocía gustosamente
que no recordaba haber visto jamás enfermo al Sr. Ruiz, quien atribuía su gran
salud a la práctica del alpinismo. Si entre ellos había ligera envidia, era en cosa
deciarada y sin encono: así, Ortiz envidiaba al estudiante su juventud, el estudiante
envidiaba a Zárate su habilidad en el billar, y Zárate por su parte deseaba grande-
mente igualar la elocuencia del abogado, o por lo menos, la del médico. Solamente
entre el médico y Ortiz la amistad era algo fría. En cambio, Ruiz sentía gran ad-
miración por el militar, tanto como éste, el capitán, la sintió siempre por su amigo
Ortiz.
Cuestiones de orden y posición 103

Y ahora, cuando íbamos a declarar la profesión de cada uno de los contertu-


lios, nos damos cuenta de que los datos que llevamos declarados son, justamente,
los que hacían falta para que el lector pueda, sin grave dificultad, deducirla por sí
mismo. Se pregunta, pues, ¿cuál era la profesión de cada personaje del relato?

5. Las cinco colegialas

Al concluir el curso académico, cinco alumnas de un colegio pensionado inter-


cambiaron entre ellas algunos regalos, como testimonio y recuerdo de su buena
amistad. Esas cinco niñas se llamaban Pepita Marco, Benita Flores, Antonia Espe-
jo, Matilde Vela y Carmen Turrón. Cada una hizo un solo obsequio, y recibió
también sólo uno. Por casualidad o por simbolismo intencionado, los cinco obse-
quios eran objetos del mismo nombre que los apellidos de las interesadas. Eso sí,
ninguna regaló, ni tampoco recibió, objeto de nombre igual a su propio apellido (e
hicieron bien; porque los simbolismos demasiado claros no tienen gracia).
Lo que después hemos podido averiguar es únicamente lo que sigue: El regalo
recibido por la Srta. Flores coincide con el apellido de quien regaló una linda vela
de cera grabada; la señorita Vela envió flores a la que regaló un marco de sobre-
mesa; la Srta. Espejo obsequió a la Srta. Vela y, finalmente, la señorita Marco
recibió un lindo espejo para su tocador.
Con estos datos se pregunta ¿de qué forma se hicieron los regalos?

6. Turcos y cristianos

Se cuenta que después de una batalla, mandó el Sultán Aben-Hazzar a su


Gran Visir que reuniese en un círculo a todos los prisioneros cristianos, que eran
15, con un número igual de criminales moros que habían de ser castigados, y des-
pués diese muerte a la mitad del total, sorteándoles previamente, para lo cual los
contarían de 9 en 9, apartando para ser degollado al que esta cuenta designase
cada vez.
Unos cuantos cristianos fueron los primeros en alinearse en el círculo, luego

M
H
M
() M
e
104 Cuestiones de orden y posición

un grupo de moros, y así sucesivamente, según iban siendo llamados por el jefe de
la guardia vencedora. Pero la disposición fue de tal modo hecha, que no saliÓ sen-
tenciado ninguno de los cristianos. ¿Cómo se colocaron?
RESPUESTA: La ordenación puede darse de memoria, si se atiende a las voca-
les de la siguiente frase clave:
«Populea virga pacem Regina ferebat»*.
Aquí, en el orden natural, la a representa al uno, la e al dos, y la i, la o, la u,
al 3, 4 y 5, respectivamente. De modo que, comenzando por los cristianos, según
se ha dicho, se dispusieron en círculo así:
((4 cristianos, 5 moros, 2 cristianos, un moro, 3 cristianos, un moro, un cris-
tiano, 2 moros, 2 cristianos, 3 moros, un cristiano, 2 moros, 2 cristianos y un
moro.))
La frase citada permite dar más espectacularidad al relato, por cuanto se pue-
de desarrollar utilizando como personajes monedas rubias y blancas, por ejemplo.
Por Jo demás, de este problema existen multitud de variantes, no sólo en la Mate-
mática occidental, sino en la índica y japonesa.
Naturalmente, construir la solución a un problema concreto de este tipo, es
bastante fácil, pero la teoría matemática general relativa a los mismos, en sus di-
versas versiones, ha ocupado a matemáticos de primera fila, especialmente a
EULER.
En el siguiente párrafo vamos a exponer otra versión algo más complicada del
mismo problema.

7. El azar... intervenido

Este relato es el de algo que, tal vez, habría podido ver Alicia en su viaje al
País de las Maravillas.
Después de una feroz batalla, los naipes de una baraja francesa consiguieron
hacer varios prisioneros entre los naipes de una baraja italiana (o española). Los
prisioneros fueron cuatro reyes (los 12), cuatro caballeros (los 11) y cuatro solda-
dos (los 10). El lector puede tomar en sus manos estas doce cartas de la baraja.
Decididos los naipes franceses a averiguar en dónde se habían refugiado el As
de Oros ccrri algunos supervivientes, agotaron vanamente todos los medios pacífi-
cos para que los prisioneros confesasen el lugar en que podría estar escondido tal
personaje. Pero decididos a obtener esta confesión, determinaron al fin ir fusilando
uno por uno a los naipes prisioneros, esperando que alguno de los que viesen acer-
carse su turno acabase por confesar. Y para desarrollar la escena, discurrieron
esto: Los prisioneros se colocarían en círculo y el pelotón de ejecución, desde el
centro, empezando en el Rey de Oros (el más anciano) contaría 5 lugares, y fusila-

• Su traducción es: «La Reina indicaba paz con una vara de álamo».
Cuestiones de orden y posición 105

rían al que hiciese el 5. Y así, contando de 5 en 5, siempre en el mismo sentido, a


partir del primero que quedase en pie... hasta que alguno confesase.
Sabido esto, los prisioneros aceptaron su suerte dignamente. Primero entraron
los reyes, y eligieron su puesto en el círculo fatal; después, los caballeros hicieron
lo mismo; finalmente, entraron los cuatro soldados, que se colocaron en los cuatro
puestos restantes.
Pero con esto, ¡lo que son las cosas!, dio la «casualidadff de que, iniciado el
castigo, fueron fusilados primeros los cuatro soldados, a continuación los cuatro
caballeros, y ya para el final quedaron los cuatro reyes. Por cierto, que entonces
llegaron los refuerzos de su bando, mandados por el mismísimo As de Oros, y se
consiguió librarles de la muerte.
Pero ahora viene la inevitable pregunta: ¿Cómo fue la disposición adoptada
por los prisioneros en aquel círculo trágico?

8. Ordenación de naipes
Los tres juegos que vamos a explicar ahora tienen como nota común la de ser
muy sencillos, por lo que deben plantearse ante un público adecuadamente in-
genuo.
a) La carta en el cuadro. Se toman 16 cartas (ó 25, ó 36; lo importante es
que pueda formarse un cuadrado perfecto. Desarrollaremos nuestra explicación so-
bre 16). Las 16 cartas se disponen en cuadro, en cuatro filas de cuatro cartas cada
una. Se invita a nuestro amigo a que elija mentalmente una carta y nos diga en
qué fila está. (Supongamos que elige la a 32 ; nos dirá que está en la fila tercera).
Entonces recogemos todas las cartas, ordenadamente, primero las primeras de
cada fila, luego las segundas, etc. Distribuimos el montón en cuatro filas de cuatro
cartas cada una. Invitamos al amigo a que nos diga en qué fila está ahora la carta
que eligió, y supongamos que es en la segunda. Entonces, se tratará de la carta
tercera de la fila segunda. Podemos decírsela en este mismo momento, o complicar
la cosa fingiendo nuevos recuentos o investigaciones.
EXPL!CACION: En las dos ordenaciones nos hemos limitado a cambiar filas con columnas, de
modo que con la notación matricial los dos cuadros se expresarán como muestra el esquema. El
resto es obvio.

au 812 a1a au au a21 aa1 a,1

a21 a2~ a23 a24 a12 a22 a32 a-u

a31 a32 a33 a34 a13 a23 aa3 a43

a41 a42 a4a a" aa a24 a34 a,,


106 Cuestiones de orden y posición

b) Posada de los tres Reyes. Se tiene preparada una baraja, con un rey en
la parte inferior del mazo. Esta circunstancia es ignorada por nuestro interiocutor;
a él le damos los otros tres reyes, y le pedimos que los aloje, uno al principio de la
baraja, otro al final y otro por el medio (hay que hacer esto sin dejarle demasiado
tiempo para evitar que pueda fijarse en cuáles son los reyes que está manejando).
Se baraja en falso (cortando varias veces y poniendo la mitad inferior del mazo en
la superior, pero sin alterar el orden cíclico de las cartas). Entonces se anuncia que
van a aparecer los tres reyes juntos, y así sucede, en efecto. Naturalmente, los tres
reyes que están ahora juntos no son los mismos que nos dieron, pero esta circuns-
tancia pasa inadvertida generalmente para el observador.
e) Reunir, después de separar, grupos de cuatro cartas. Se coloca sobre la
mesa una hilera con los cuatro reyes. Luego, encima de cada rey se pondrán un
caballo; luego una sota, finalmente un as.
Se levanta cada montón y se junta con el otro, para tener un montón de 16
cartas. Esto, sin mezclarlas. Hecho el montón se baraja en falso, como se explicó
antes. Cuando se haya terminado se irán colocando las cartas una al lado de otra,
formando de nuevo cuatro montones. Y se verá que un montón sólo contiene
reyes, otro caballos, otro sotas y el otro ases. (Es aconsejable, esta vez, poner las
cartas boca abajo, y mostrar luego cada montón de una vez.)

9. Los vigilantes engañados


Los dormitorios de un internado se distribuían a lo largo de un rectángulo que
dejaba un patio en su interior. Las cuatro fachadas externas daban, respectivamen-
te, al Norte, Sur, Este y Oeste. Paseando frente al edificio, podían contarse el
número de alumnos que había en cada habitación, a través de grandes ventanas
que daban al exterior. La disposición era, pues, análoga a la que muestra la si-
guiente figura.

N N

!;).•('[' ~·~ ?l>.•"'


~·.... "))o~
"".
o 'ilo<
~i~'
<>'
~·~
~l~·

.... ;.,o
."".....
~·(P j:.~o ~
"'SI"¿.¡ .e;, o<

En el colegio se albergaban 24 alumnos. El bedel encargado de la vigilancia


en el ala norte veía a nueve alumnos en las tres habitaciones encomendadas a su
Cuestiones de orden y posición 107
custodia, y otro tanto sucedía con los otros tres bedeles encargados de vigilar las
restantes alas del edificio. Sin embargo, una noche se escaparon cuatro alumnos,
que a la noche siguiente regresaron con un amigo cada uno, es decir, que los 24 se
quedaron reducidos a 20, pero luego se reunieron 28; estas idas y venidas se repi-
tieron, llegando a reunirse en el dormitorio 32 y hasta 36 muchachachos, e incluso
una noche quedaron sólo 18. Sin embargo, Jos guardianes no se dieron cuenta de
nada, porque cada uno de ellos seguía contando nueve alumnos en las habitaciones
del ala que le correspondía vigilar. ¿Cómo se distribuían los alumnos para conse-
guir esto?

10. El ladrón de botellas

He aquí una cuestión muy análoga a la anterior. Un caballero, disponiendo


los preparativos para una comida que iba a celebrar con sus amigos, ordenó subir
de la bodega varias botellas, que colocó en una estantería cuadrangular, con tres
compartimentos por cada lado. Estuvo vigilando cuidadosamente cómo su criado
colocaba igual número de botellas en cada lado, pero se limitó a contar las bote-
llas que había en uno de los lados, que sumaba 21. Su criado, que había subido 80
botellas, notó la forma incorrecta en que las había contado su amo, y aprovechan-
do esta circunstancia le robó primero 20 botellas, y luego 16 más, sin que el amo
se enterase de que faltaban, pues cuando iba a inspeccionar, se limitaba a contar
21 por lado y observar si estaban igualmente dispuestas. ¿Cómo se las ingenió el
criado para cometer su robo?

11. Distribución condicionada

Distribuir doce monedas sobre los cuatro lados de un cuadrado, de estas


formas:
l. o) que sobre cada lado haya cuatro monedas.
2.0) que sobre cada lado haya cinco, y
3.0) que sobre cada lado haya seis.

SOLUCIONES PARA EL CAPITULO IV

l. Desplazamientos condicionados

l. Una familia va al mercado. - Pasan primero los dos niños y uno de ellos regresa
con la balsa. Pasa después Manuela, y regresa en la balsa el otro niño. Vuelven a pasar Jos.
dos niños y regresa en la balsa uno de ellos. Pasa Basilio y regresa el niño que quedó. Pasan
los dos niños y, finalmente, uno de los niños regresa a buscar el fardo de mercancías, que se
lleva junto al resto de ia familia.
108 Cuestiones de orden y posición

2. La travesía de un regimiento. - Los dos niños atraviesan el río; uno de ellos vuelve
con la barca; la ocupa un soldado y atraviesa el río; entonces regresa el niño que quedó en
la otra orilla. Esta táctica de dos idas y dos vueltas para cada soldado se repite tantas veces
como hombres componen la Compañía.
3. Los criados desleales. -En el primer yiaje atraviesan el río dos criados, y uno de
ellos regresa con la lancha. En el segundo viaje pasan también el río dos criados, y uno de
ellos regresa con la lancha. En el tercero se embarcan dos señores, y en el regreso se embar-
can un señor y un criado. En el cuarto viaje vuelven a ir dos señores solos, de modo que en
la orilla opuesta se encuentran los tres señores, y permanecen en ella mientras la barca re-
gresa conducida por un criado. Y ya, en un par de viajes más, los tres criados atraviesan el
río.
4. El barquero ingenioso. -Transporta primero a la cabra, vuelve a buscar al lobo y
al depositarlo en la otra orilla recoge a la cabra llevándosela consigo. Deja a ésta en la pri-
mera orilla y se lleva la col. La deja con el lobo y vuelve finalmente, solo, a buscar la
cabra.
6. Un traslado muy dificil. - El problema planteado no tiene solución.
7. Otro traslado más fácil. -A la habitación libre, y a las que sucesivamente van
quedando libres, se trasladan los muebles por este orden: Piano; biblioteca; mesa; piano;
nevera; cama; piano; mesa; biblioteca; nevera; mesa; piano; cama; mesa; nevera; biblioteca
y piano.
8. Movimientos en el· garage. -El coche 6 pasa al espacio para maniobra; el 3 pasa
al 6; el 5, al 3; el 2, al 5; el 4, al 2; el 1, al 4; y el 6, que estaba apartado, al l. En total, 7
maniobras.
9. El camino angosto. -El coche 3 penetra en el espacio libre, y el 2 y el 1 pasan a
la porción C del camino; prosigue 3 su avance por A y 1 y 2 retroceden a A; entonces, en-
tra 4 en el ensanchamiento y deja paso a 2 y a l.
10. Problema ferroviario. -Los movimientos de la máquina son los siguientes: 1)
Tomando el desvío de P, empuja este vagón hasta D y lo suelta. 2) Deshace su camino y
penetrando por la vía de Q empuja a Q hasta que llega a P, enganchando P con Q. 3)
Arrastra ambos vagones por la vía, y retrocede luego hasta dejarlos a la izquierda del punto
B. 4) Suelta a P, lleva a Q a la derecha de B, y luego lo empuja hasta dejarlo en el aparta-
dero D, donde lo suelta. 5) Vuelve a meterse por la vía de la izquierda (donde estaba P), en-
gancha a Q, retrocede con Q y suelta a Q en el sitio donde debe ya quedar definitivamente;
y 6) va a encontrar a P en la vía principal, enganchada, le lleva a la derecha de B y, final-
mente, le mete en la desviación donde debe quedarse.

3. Cuestiones de ordenar y contar

2. Los tres matrimonios. - El médico es el Sr. Gómez; el Sr. Pérez es farmacéutico;


y el Sr. López es practicante.
3. Los cuatro amigos. - Luciano es el dueño de la capa, Bias dt:l gabán, Juan del
chaquetón y Antonio de la gabardina.
4. Una tertulia en el casino. - Mesa era médico, Ortiz abogado, Ruiz estudiante y
Zárate capitán.
Cuestiones de orden y posición 109

5. Las cinco colegialas. - La niña Marco recibió el espejo de su amiga Flores; Espejo
recibió una vela de Marco; Vela recibió un turrón de Espejo; Turrón recibió flores de Vela
y, finalmente, Flores recibió el marco como regalo de Turrón.

7. El azar ... intervenido.- Indicamos por R los reyes (R' el de Oros), C los caballos
y S las sotas o soldados. Numerados los lugares del círculo, como se hace en un reloj, la
solución es la siguiente:

LUGAR DE ORDEN: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12
NAIPE: R' R S e S R e e S S R e
"fUSILADO" EL 30 so 1o 60

9. Los vigilantes engañados. -Como sabían que sólo eran contados los de cada lado
del rectángulo, y que los de las esquinas eran, pues, contados por dos guardianes, los inter-
nos adoptaron las distribuciones siguientes:

-~-+-3-+·-~- -~+-5+-~- ~ *4-


3
Total:
3 3
24
--i-hti-
4-4--41

Total : 20
2
Total :
5 2 -+tr-t+- ~
28 Total : 32 Total : 36
3 2 4 2 o 7
2 2 o o
4 2 3 7 o 2
Total: 22 Total: 18
llO Cuestiones de orden y posición

10. El ladrón de botellas.- He aquí las disposiciones resultantes:

1 19 G \! G lO 1 10
19 19 u \) l
l 19 6 9 G 10 10
Total: 80 Total: 60 Total: 44
Podrían darse otras disposiciones análogas, si el número de botellas sustraídas hubiera
sido otro. Ejemplo;

8 ,1) 8 fi u 5 7 7 7
5 !) 11 u 7 7
8 5 8 ;¡ 11 f) 7 7 7
Total: 52 Total: 64 Total: 56
11. Distribuciones condicionadas. - La disposición es la que muestran las figuras si-
guientes, donde los números indican el número de monedas que debe ponerse en montón .

•• 2 1 2 !
o o o o o o o o o
20 o~ 4 o o•
o o o o o o o o o
e 2 3 5
Capítulo 5

Paradojas, falacias
y sorpresas

l. DEMOSTRACIONES ARITMÉTICAS FALSEADAS

El lector encontrará sin dificultad el punto donde estas demostraciones son


incorrectas. En alguna de ellas ponemos separados los distintos pasos, porque
hemos visto en ciertos laboratorios de pedagogía el siguiente artificio, fácil de pre-
parar. En una pizarrilla están escritos los pasos de la «demostración», tal como
aparecen en las siguientes 1, 2 y 3. Frente al número de orden de cada paso, hay
un pequeño botón de metal. El alumno señala con un puntero adecuado el del nú-
mero donde la deducción es incorrecta. Si el alumno señala bien, se cierra entonces
el circuito eléctrico, establecido por una simple pila, y se enciende una luz.

l. Dos números distintos son iguales


Sean a y b los dos números, y e su media aritmética. Sucesivamente se ob-
tiene:
1.0 a+b
-2-=c
Multiplicando por 2:
2. 0 a+ b = 2c
Multiplicando por (a- b)
3. 0 (a+ b) (a- b) = 2c (a- b)
o sea:
4. 0 a 2 - b2 = 2ac- 2bc

lll
112 Paradojas, falacias y sorpresas

Transponiendo términos:
5. 0 a1 - 2ae = b1 - 2be
Sumando e 2:
6. 0 a1 - 2ac + c1 = b1 - 2bc +c1
o sea:
7. 0 (a - e) 1 = (b - e) 2
Extrayendo la raíz cuadrada:
8. 0 a- e= b-e
Igualando los minuendos:
9. 0 a = b, como queríamos «demostrar».
¿Cuál es el paso ilegítimo? (Ver las respuestas al final del capítulo.)

2. Un número igual a su doble

Sean x e y dos números iguales. Será


l.o X= y.

Si multiplicamos por x:
2. 0 x 1 = xy.
Si restamos y 2:
3.o x2 _ y2 = xy _ y2
Si descomponemos en factores:
4. 0 (x+y)(x-y)=y(x-y)
Si dividimos por (x -y):
5. 0 X+ y= y
Si por la primera igualdad, ponemos x en vez de y,
6. 0 x + x = x, o sea, 2x = x
como queríamos Hdemostrar>).
En particular, dividiendo por x:
7. 0 2 =1
¿Cuál .es el paso ilegítimo?

3. Igualdad de dos números cualesquiera

Supongamos a mayor que b, y sea e su diferencia.


1. 0 a- b =e
Multiplicando por (a - b) será, sucesivamente:
2. 0 (a-bj2=(a-b)e
Paradojas, falacias y sorpresas 113

3." a 2 - 2ah + h2 = ca - be
Transponiendo términos:
4." a 2 - ah- ac = ah- b2 - be
Sacando factor común:
5. 0 a(a-b-c) = b(a-h-c)
Y cancelando el factor común:
6. 0 a= b,
como queríamos {{demostraP).
¿Cuál es esta vez el paso en falso?

4. De cómo 4 es igual a 5
Partimos de la identidad - 20 = - 20, o de su análoga 16- 35 = 25-45, que
podemos poner de esta forma:
42 - 4 X 9 = 52 - 5 X 9
que es lo mismo que escribir:
9
52 - 2 X 5 X
2 2

y sumando a los miembros ( +) 2


, resultará

9 9 .2 9
42 - 2 X 4 X -
2 - + ( -
2-) = Ó2 - 2 X 5 X
2
que son los desarrollos de los cuadrados de dos diferencias, esto es,

2-) -2)
9 ·2 ( 9 •2

(4- = •. 5- 1

y extrayendo la raíz cuadrada,


9 9
4---- = 5---.
2 2
Sumando ahora ; a los dos miembros, dará 4 = 5, como se había anunciado.

5. Cuando 5 es igual a 7

En un libro de Aritmética aparece escrita la siguiente inofensiva igualdad:

3 b
a---
2
114 Paradojas, falacias y sorpresas

Multiplicando los dos miembros por 4 resulta 4a = 6b, que puede ponerse en
la forma 14a- lOa= 2lb- 15b. Transponiendo términos, 15b- lOa= 2lb- 14a
y sacando factores comunes 5 (3b - 2a) = 7 (3b - 2a). Suprimiendo el factor entre
paréntesis, queda 5 = 7. ¿Qué ha pasado aquí?

6. La mitad de doce es siete


No hay que ponerse demasiado firme en asegurar que eso es absolutamente
mentira, al menos sin asegurarse de lo que se nos quiere decir. Porque veamos: Si
escribimos el 12 en cifras romanas, XII, trazamos una línea horizontal que parta
lo escrito por la mitad, y borramos o tachamos la mitad de abajo, ¿no será enton-
ces cierto que como mitad del XII hemos obtenido un siete?

7. Proporción deducida de otra

Un conocido teorema de Aritmética dice que en una proporción la diferencia


de antecedentes es a la de consecuentes, como un antecedente es a su consecuente.
En fórmulas, que es más fácil, esto se expresa diciendo que

. p r p -r p
SI - - = --, entonces, también
q S q- S q

Ahora bien. Escribamos la igualdad


3 X- 5 b 3 a- 8 b
3 X- b 3 a- 4 b
y las dos fracciones son generalmente distintas de la unidad, puesto que numerador
y denominador son distintos. Sin embargo, la razón entre las diferencias del teore-
ma citado dará
3x-5b-3a+8b 3x-~3a+3b
-------= 1•
3x-b-3a + 4b 3x-3a+3b '
igual a la unidad, pues la última tiene los dos términos iguales. ¿Dónde está el
error?

8. Otra vez las proporciones


Cuando vemos escrita una proporción
a e
b d
Paradojas, falacias y sorpresas 115
parece indudable poder afirmar que si a es mayor que b (a > b) debe ser e mayor
que d (e> d). Sin embargo, en la i~ualdad
1 -2
- - =--
- 1 2
se cumple, por el contrario, que 1 > -1, mientras que -2 < 2. ¿Dónde está el
error?

2. •2· ..:~\['f<•··
/ ...... l"IJt~'l>-
. . Cl ......)'=5~'11
.. ~f. :
/_¡,

N iño terrible (dd semanario «7 Fechas»).

9. El cuento de las cuentas


Juan Bautista Amorós (más conocido, aunque no mucho, por su seudónimo
de «Silverio Lanza>~) fue un original novelista y crítico social al que justamente se
considera entre los precursores de la llamada generación del 98. Son notables sus
cuentos breves, entre los que aquí es oportuno recordar el siguiente, titulado

CONTABILIDAD R USTICANA
Pedro presta a Juan diez duros sin interés. Llega la recolección y ...
-Ya sabes que me debes diez duros.
- No lo niego.
-¿A cómo está la cebada?
-A diez reales.
-Pues me debes veinte fanegas, y me harás un papelito.
-Lo haré.
Llega enero y sigue el tiempo seco.
¿A cómo está la cebada?
-A cuarenta reales.
-Pues me debes cuarenta duros.
-Es verdad.
-Me harás un papel.
Llega la recolección; la cebada está a diez reales, y Juan debe ochenta fane-
gas. Llega enero; la cebada está a diez pesetas, y Juan debe ciento sesenta duros.
Al año siguiente, Pedro embarga a Juan la casa, las mulas y la tierra, y se
queda con todo ello.
• ••
116 Paradojas, falacias y sorpresas

Otro caso: Varios amigos nos reunimos a merendar; yo me encargo de todo el


gasto, y Pedro de facilitar el vino. El día siguiente nos reunimos para ajustar cuen-
tas, y digo:
-Se han gastado diez duros, y somos diez; conque tocamos a cinco pesetas.
Todos me van entregando su cuota, y Pedro me dice:
~Bueno. Yo tengo que dar veinte reales; pero como he pagado catorce de
vino, toma seis, y en paz.
Así, yo pago el vino.

***
Otro caso: Compro en un pueblo una instalación de luz eléctrica con la rebaja
del 1O por 100.
-Mira, Pedro, que aquí faltan las bombillas.
-Bien, las desquitaremos al ajustar la cuenta: son diez luces que me costaron
a diez pesetas, que hacen cien pesetas; te rebajo diez, y quedan en noventa.
-¿Y las bombillas?
-Eran diez. A peseta cada una, son diez pesetas. Rebaja el 10 por 100, y
quedan en nueve pesetas. Desquita de noventa, y me das ochenta y una, y en paz.
-No, hombre; tú me das por noventa pesetas la instalación que tienes, y ade-
más diez bombillas que me cuestan nueve pesetas; y como en la tienda cuestan
diez, me tienes que dar esas diez pesetas para que yo las compre, y una peseta más
para que las compre con el 10 por lOO de ventaja. De modo que de noventa pese-
tas te desquito once (En vez de nueve):
-Pues no lo entiendo.

***
¿Los rústicos?
Cuando no engañan a Esaú con un plato de lentejas, matan a Abel con la qui-
jada de cualquier funcionario.

Cuentos escogidos, pp. 37-39. Madrid, 1908.

2. RESPUESTAS SORPRENDENTES

l. Planta maravillosa
Sobre la superficie de un lago se encuentra una hoja de una planta acuática,
que cada día duplica su superficie. En ocho días se cubre así toda la superficie del
agua. ¿Cuántos días habría tardado en cubrirse esta misma superficie si el primer
día en vez de una sola hoja se hubiesen puesto en el lago dos hojas iguales?
Paradojas, falacias y sorpresas 117
2. Una recolección singular

La recolección de cierto cultivo es tan complicada que un jornalero dedicado a


ella por primera vez consigue en el primer día muy pequeños resultados. Pero la
práctica hace maestros, y así puede observarse que cada día consigue recolectar
una superficie doble de la que recolectó el día anterior.
De este modo, un propietario calcula que con un jornalero principiante em-
pleará seis días en la recolección de toda la cosecha de su propiedad. ¿Cuánto
. durará esta recolección si el propietario comienza por emplear, no a uno solo,
sino a dos jornaleros principiantes?

3. El propietario y los dos jornaleros

Cierto propietario tenía dos pequeñas extensiones de terreno, que sembró en el


mismo día, para segarlas dos meses después, contratando para cuidarlas a sendos
jornaleros, con el mismo jornal inicial.
Queriendo comparar la velocidad con que crecían los cultivos, observó que las
plantas del primer terreno aumentaban en longitud de 8 cm. cada quince días,
mientras que las del segundo aumentaban en 20 cm. cada mes.
Por este motivo, al primer jornalero le promete que sus ganancias aumentarán
en 8 ptas. quincenales, cada quince días y al segundo le promete un aumepto aná-
logo, pero de 20 pesetas mensuales, cada mes.
Ahora se pregunta ¿en qué campo creció la planta con más rapidez? ¿Cuál fue
el jornalero más recompensado?

4. Figuras de contorno infinito

Antes de presentar la curiosa paradoja que sigue, debemos invitar al lector a


que conteste una pregunta también algo sorprendente: ¿Es posible que una figura
limitada por un contorno que se extiende hasta el infinito, es decir, más lejos que
cualquier distancia asignada, encierre, sin embargo, una superficie finita, por ejem-
plo: un metro cuadrado?
En apariencia la respuesta debe ser negativa. Si el contorno se extiende más
allá de cualquier límite, el área encerrada deberá ser infinitamente grande. Sin em-
bargo, la consideración de las figuras siguientes puede poner duda sobre esta con-
clusión, ya que resulta verosímil que el área rayada no sea infinita.

/
118 Paradojas, falacias y sorpresas

En efecto, el cálculo integral demuestra que la respuesta a la pregunta ante-


rior es afirmativa. Para la comprensión intuitiva de que con un contorno infinito
puede limitarse un área finita, tomemos un cuadrado y partámoslo por la paralela
media entre dos bases. La mitad superior, colocada a la derecha de la inferior, se
parte en otras dos; y la nueva parte superior se coloca a la derecha, y después se
vuelve a dividir en otras dos, reiterándose el proceso. Así tenemos una figura que
se extiende hacía la derecha tanto como queramos, pero tiene un área igual a la
del cuadrado primitivo.

Consideraciones análogas pueden desarrollarse para los volúmenes de contor-


no ilimitado. Entendido esto bien, pasemos al enunciado de la paradoja aludida.

5. Dificil presupuesto de un pintor

En la hipérbola de ecuación

1
y=---,
X

vamos a considerar la rama AB que se extiende indefinidamente a la derecha, des-


de el punto de abscisa unidad hasta el infinito. Esta curva, con el eje de abscisas
limita un área indefinida que, estrechándose cada vez más, se extiende hasta el in-
finito. El cálculo integral demuestra con gran facilidad que esta área es infinita.

Por otra parte, si esta área gira en torno del eje OX engendrará un volumen,
una especie de botella que estrechándose cada vez más se extienda hasta el infinito.
Paradojas, falacias y sorpresas 119

Esta vez el cálculo integral demuestra que este volumen no es infinito, sino que tie-
ne por valor n unidades cúbicas.
Ahora aparece la siguiente paradoja. Si el área antes rayada es infinita, quiere
decirse que para pintarla de negro se necesitará una cantidad infinita de pintura.
Pero si la «botella)) que engendra no es infinita, quiere decirse que podrá llenarse
por completo con una cierta cantidad limitada de pintura. Estos dos resultados pa-
recen claramente contradictorios; ¿admite esto una buena explicación?

6. EJ avance de un tren

Un tren marcha por la vía a gran velocidad desde Barcelona hacia Madrid. Se
pregunta si en un instante dado todas las partículas del tren avanzan en la misma
dirección o si, por el contrario, hay algunos puntos en el mismo tren que marchan
en dirección opuesta, esto es de Madrid a Barcelona.

.... ------
,..,...... ------~:;,•

,..
La respuesta, sorprendente, es afirmativa para la segunda proposicion. En
efecto: la rueda se apoya en la vía en el punto A, pero esta rueda tiene una pesta-
ña, que encaja al tren en la vía, y por consiguiente hay un purito B de la rueda que
cae debajo del punto A. Cuando el tren avanza en el sentido de la flecha, el punto
A recorre la trayectoria AA' y el punto B la trayectoria BB'; luego es claro que en
el trayecto de B a e, el punto B ha marchado en dirección contraria a la del avan-
ce del tren.

7. Paradoja de GaJileo

Algo relacionado con lo anterior se presenta en la siguiente paradoja: imagi-


namos un círculo e que rueda sin resbalar sobre una recta E; en una vuelta com-
pleta habrá recorrido la distancia AA' que es igual a la longitud de su perímetro.
Ahora bien, si concebimos que ligado a e hay otro círculo concéntrico C', de radio
menor, éste habrá dado una vuelta también y, sin deslizarse, habrá rodado sobre el
120 Paradojas, falacias y sorpresas

segmento BB' que por consiguiente parece deba ser igual a la longitud de esta cir-
cunferencia C'. Mas como BB' = AA', debe concluirse que los dos círculos tienen
el mismo perímetro. Para salvar esta paradoja, debe acudirse a consideraciones in-
finitesimales un tanto sutiles.

8. La moneda en rotación

Del mismo tipo es el siguiente pasatiempo:


Se ponen dos monedas iguales, con un punto en contacto. La moneda A per-
manece fija y la B se hace girar en torno de ella siempre tangente en un punto, de
modo que después de una vuelta completa volverá a coincidir con B en la misma
posición que tenía al empezar el movimiento. Supongamso que al empezar este
movimiento la moneda B tiene la cara en su posición natural, ¿en qué posición
aparecerá la moneda cuando esté en B', esto es, después de haber dado media vuel-
ta en torno de A?

Parece evidente que la moneda aparecerá con la cara vuelta hacia abajo. Sin
embargo no sucede así, como puede comprobarse inmediatamente, realizando la
experiencia. La cara vuelve a estar derecha .

9. La Luna en torno de la Tierra


Por un error en el concepto de Jos movimientos de rotación y de traslación,
puede preverse mal la posición de la moneda en el párrafo anterior. Por esta mis-
Paradojas, falacias y sorpresas 121

ma razón, muchas personas no comprenden la afirmación de los astrónomos, que


dicen:
«La Luna tiene un movimiento de traslación en torno de la Tierra y otro
movimiento de rotación sobre sí misma. Estos dos movimientos tienen el mismo
período, es decir que el mismo tiempo emplea la Luna en dar una vuelta a la Tie-
rra que en girar sobre sí misma y, por esta razón, presenta siempre la misma cara
hacia la Tierra.))
No es infrecuente oír objetar a esto, que si la Luna presenta siempre la misma
cara a la Tierra, de ello debe deducirse que la Luna no tiene rotación sobre sí mis-
ma. La manera más clara de deshacer este error es invitar al que lo sotenga a que
se atribuya a sí mismo el papel de Luna, e intente dar una vuelta en torno de la
lámpara de la habitación, a la que se da el papel de Tierra, sin apartar la vista de
ella. Cuando se intenta hacer esto, aparece evidente la necesidad de ir dando un
movimiento de rotación a nuestro cuerpo al mismo tiempo que nos vamos trasla-
dando en torno a la lámpara.

3. JUEGOS DE ESCAMOTEO GEOMÉTRICO

l. La barra perdida

En una cartulina (por ejemplo, al dorso de una tarjeta de visita), se dibujan


diez barras equidistantes, como las de la figura. (N o debe dibujarse la diagonal de
la tarjeta; obsérvese que dicha diagonal pasa exactamente por un extremo de las
barras primera y última.) Cortada la tarjeta a lo largo de la diagonal, se invita a

cualquier amigo presente a que cuente las barras allí dibujadas. Saldrán diez,
como hemos dicho. Entonces, de manera disimulada, se juntan los dos trozos, pero
como muestra la fig. 2: hemos desplazado una parte en una distancia igual a la
que hay entre dos barras.
Hecho esto, invitamos al mismo amigo, o a otro, a que cuente las barras di-
122 Paradojas, falacias y sorpresas

bujadas en la tarjeta. Se verá con sorpresa que sólo salen nueve. ¿Cuál es la barra
que ha desaparecido?
EXPLICACiúN: Como es natural, no ha desaparecido ninguna barra, sino que
las que ahora aparecen han aumentado su longitud en un noveno cada una.
COMENTARIO.- Este viejo juego es, ya se ve, muy sencillo. Pero es, al mis-
mo tiempo, el fundamento esencial de muchos otros trucos de escamoteo, que en
forma más aparatosa suelen presentar algunos prestidigitadores.

2. Superficies equivalentes y paradojas de Hooper

La igualdad 6 x 6 = 4 x 9, que es cierta, se demuestra como indica claramen-


te la figura 1: Un cuadrado de 6 x 6 se transforma en un rectángulo de 9 x 4 casi-
llas.

1111111111

Área.
FIG. 1

La igualdad 8 x 8 = 5 x 13, claramente falsa, se «demuestra» como indica la


fig. II, recortando el cuadrado y componiendo el rectángulo.
-
Paradojas, falacias y sorpresa8 123

¡-....,
A r""-oo ~ B
¡-.....
J
1/
e D
1
1
Área 8)(8• 64 Área i3x5:65
FIG. JI

EXPLICACION Y COMENTARIO: El cálculo demuestra que la diagonal del rec-


tángulo no es una línea, como parece, sino un cuadrilátero tan alargado que visual-
mente pasa inadvertido, cómo comprobará el lector que efectivamente proceda a
recortar un cuadrado en la forma que se ha dicho. Las sorpresas de este tipo se
llaman paradojas de HOOPER, porque este autor las presentó en su obra Rational
Recreations, publicada en 1795. SAM LLOYD ha mostrado ingeniosamente que las
piezas del juego anterior pueden disponerse de forma que aparentemente sea
8 x 8 = 63, como muestra la fig. III.

("l

--""
"
A ~"""-
-,.......¡,_
~"""- ~ B
Área.-= 63 ~"-... ~

FH;. lll

Una variante muy notable ha sido presentada por el «mago» aficionado


P. CURRY, en 1953; este juego resulta muy vistoso, porque se escamotea un cua-
drado sin que varíe el perímetro de la figura total, que es el rectángulo que apare-
ce en la fig. IV.
Cortando este rectángulo por la línea que une los vértices inferior izquierdo
con el (8,3), y con el superior derecho, los triángulos B y C dejan 5 x 3 = 15 cua-
dros libres, o bien 8 x 2 = 16 cuadros libres, según la disposición que se les quiere
dar.
124 Paradojas, falacias y sorpresas

8
FIG. IV

La trampa del juego consiste, naturalmente, en que la línea que une los vérti-
ces elegidos no es recta como aparenta en la figura. Por el contrario, entre las pen-
dientes de las hipotenusas de los triángulos B y C hay una ligera diferencia.
El lector puede construir otras figuras análogas a las que acabamos de ver,
pero de tal modo que la trampa sea más fina, quiere decirse que resulte imposible
apreciar la no exacta coincidencia de los trozos, no ya a simple vista, sino tampo-
co con una lupa. Para ello en vez de los segmentos de longitudes
3, S, 8, 13
que aparecen en la primera, o de los segmentos
2, 3, S, 8, 13
que aparecen en la segunda, debe de tomar otros términos análogos consecutivos
de la sucesión de Fibonacci. La justificación de este hecho debe buscarla el lector
en las propiedades 1 y 2, enunciadas en el párrafo dedicado a ella. (Cap. 11,
pág. 41.)

3. La adición de los panes


Llegados a una posada un grupo de frailes peregrinos, llegó la hora de dar
cuenta de la modesta cena que allí se les pudo preparar. De un gran saco que uno
de ellos tenía en custodia, salieron al volcarlo unos cuantos panes y mendrugos, que
son los que vemos representados en la figura adjunta. El lector puede calcarla en
un papel transparente, y recortar con exactitud los cuatro trozos que los encierran.
El posaderó colocó cuidadosamente los panes en el cajón más grande que te-
Paradojas, falacias y sorpresas 125

••
••
••
••
nía, como puede hacer el lector con los trozos que tiene recortados, y los podrá
encajar como abajo se muestra. Cuente luego, por favor, de cuántos panes dispo-
ne, y sepa que al contarlos el posadero dijo: ((No se llega a un pan para cada uno,
lo siento».

3 x 10 = 30 panes

Entonces intervino el más viejo de los frailes, que volviendo a coger los panes
los colocó en los otros dos cajones menores, como el esquema muestra. Hágalo
también así el lector, cuente los panes que resultan, y podrá decir, como el sabio
fraile dijo: ((Hay, hermanos, un pan para cada uno, demos gracias al Señor>).

1~11 2x6=12panes 4x 5=20 f)?nes


126 Paradojas, falacias y sorpresas

4. LÚGICA Y LENGUAJE

l. Las apuestas inútiles

Juan y Pedro eran muy aficionados a apostar, feo vicio, del que quiso corre-
girles un amigo suyo, preparándoles la siguiente broma. Les mostró una tarjeta,
dejándoles leer una de sus caras, donde se veía escrita la frase: «Al dorso de esta
tarjeta hay escrita una mentira».

al cPcrucr ck .u/a
-!~la, _Aczr -&cid/a
ll/la 17'Z1Ulláa

-¿Crees tú que esto que aquí dice es cierto? -le preguntó a Juan.
-Sin duda ninguna -contestó Juan.
-Yo creo precisamente lo contrario -comentó Pedro. -Sospecho que nos
estás preparando alguna trampa y que lo que estamos leyendo es una mentira.
-Te apuesto lo que quieras a que lo que hemos leído es verdad -insistió
Juan.
-Y yo acepto la apuesta, y sostengo que es mentira -concluyó Pedro.
El amigo mostró entonces el otro lado de la tarjeta, y dejó a Juan y Pedro
entregados a sus discusiones. Estas discusiones no han terminado todavía, porque
el dorso de la tarjeta ... repetía exactamente la misma frase que acababan de leer:
«Al dorso de esta tarjeta hay escrita una mentira)).
Y naturalmente: si la primera frase dice verdad, la segunda no será cierta,
cosa absurda puesto que las dos dicen lo mismo en las mismas condiciones. Lle-
gándose a igual contradicción si la primera frase es mentira.

2. Contradicción evidente

Una ligera variante de la paradoja anterior se presenta con una tarjeta en la


que se dan escritas estas dos frases:
Primera: Todo lo escrito aquí es mentira.
Segunda: El Sol es más pequeño que la Luna.
En efecto, la primera frase no puede ser verdad, porque ello contradecería a
lo mismo que afirma. Ni puede ser falsa, porque entonces afirmaría un hecho
cierto.
ACLARACION. - Debemos advertir que ni esta paradoja ni la anterior ofrecen
Paradoias, falacias y sorpresas 127

gravedad desde el punto de vista de la lógica matemática, pues no tiene sentido ha-
blar de la veracidad o falsedad de una frase con respecto a sí misma.

3. Paradoja de RICHARD

En cambio la paradoja que vamos a exponer ahora, sin entrar en su análisis


detallado, sí ha tenido trascendencia en la Matemática actual. Puede exponerse en
varias formas, que esencialmente equivalen a la siguiente:
Es indudable que el número de palabras del idioma español es limitado: no
hay infinitas palabras. Por consiguiente, el número de frases de menos de cincuen-
ta palabras que pueden formarse en español es también limitado. Por consiguiente,
el numero de números naturales que pueden definirse con frases de menos de cin-
cuenta palabras, también es limitado (una de estas frases puede ser: «El menor
número entero que sea, a la vez, par, cuadrado y cubo))). Hasta aquí todo parece
correcto. Como el conjunto de los números naturales que se definen con menos de
cincuenta palabras es limitado, al no tener infinitos números, habrá uno que será
mayor que todos. Y ahora decimos:
«Sea A el número entero que sigue al mayor de los números enteros que se
pueden definir con menos de cincuenta palabras.))
Con esta frase se plantea una dificultad muy grave. Porque el número A se ha
definido con las palabras entrecomilladas, menos de cincuenta, y por consiguiente
debe pertenecer al conjunto de los números definidos por esta condición. Sin em-
bargo, por su propia definición, debe superar a todos estos números.
Lo ilegítimo de este razonamiento es que se trabaja con un conjunto que se va
formando a medida que se nombra, mientras que se olvida esto: «Sólo se tie-
ne derecho para formar conjuntos, cuando los elementos del mismo existen previa-
mente».

4. El barbero del pueblo

Llegado a cierto pueblo un viajero curioso, ilustre investigador de las costum-


bres de los países que visitaba, interrogó al barbero sobre la marcha del negocio:
-¿Suelen ir afeitados los habitantes de este lugar?
-De forma total, por fortuna mía -respondió el barbero-. Tanto, que le
puedo asegurar que afeito a todos los hombres del pueblo. Exceptuando sólo,
como es natural, a los que se afeitan por sí mismos.
Marchó de allí el viajero, pero no tan completamente informado como él se
creía. Porque no supo contestar a un amigo suyo, cuando éste le preguntó cómo
resolvía el barbero la cuestión de su propia barba. En efecto, si no se afeitaba a sí
mismo debía pertenecer a la categoría de los que, por no afeitarse así, iban a que
128 Paradojas, falacias y sorpresas

les afeitase el barbero. Y si a sí mismo se afeitaba, no era cierto que pert~necía a


ese conjunto excepcional de los que no afeitaba en su barbería.

MORALEJA: El lenguaje ordinario no se presta, sin especial cuidado, al rigor


lógico, porque sólo es aproximativo. Ciertamente, lo que el barbero quería dar a
entender no era, en el sentido exacto de la letra, lo mismo que decía. Pero, ¡ay!, en
Matemáticas no vale este lenguaje aproximado, y los matemáticos deben hablar
con cuidado mayor que lo acostumbrado, aunque sólo, naturalmente, mientras
hablen de Matemáticas. Aunque estas paradojas, con leves variantes, han sido co-
nocidas desde hace muchos siglos (el ejemplo que sigue lo demuestra), sólo recien-
temente les ha ocurrido a los matemáticos que se les hayan presentado en la Mate-
mática, obligándoles esto a un estudio crítico profundo del lenguaje, sobre todo del
lenguaje empleado para definir conjuntos y clasificaciones.

5. El cretense mentiroso

Una paradoja, producida por la imprecisión del lenguaje, conocida ya en la


Grecia clásica, cuenta cómo Epimenides, un cretense, afirmaba que los cretenses
eran embusteros.
La afirmación parece lógicamente inofensiva, pero analicemos mejor lo que
sucede: Si la frase fuese verdad, debiera ser falsa, puesto que la enunciaba un cre-
tense que (al menos en aquella ocasión) no mentía. Pero si la frase fuese falsa,
debiera ser cierta, porque entonces los cretenses no mentirían y Epimenides era un
cretense.
Con toda evidencia, lo que Epimenides quería decir es que los cretenses, ordi-
nariamente (no siempre) mentían, y, desde luego, daba por supuesto que él, creten-
se, no mentía en aquella ocasión. Pero la confusión originada, justifica la frase del
ilustre matemático PorNSOT: «Nunca se es demasiado claro hablando de Matemá-
ticas». Como la del no menos ilustre FRECHET, en uno de sus tratados: «Todo
aquello que se sobreentiende sin decirlo, queda mejor entendido diciéndolOff.

6. Una sabia decisión de Sancho Panza

Para presentar otro tipo de paradojas, de cuyo enunciado caben numerosas


variantes, parece io más conveniente reproducir unas páginas del Quijote, en el
Capítulo LI de la Segunda Parte. Es, sin duda, el escrito de CERVANTES más pro-
fesionalmente considerado por los matemáticos, y se refiere a un episodio del go-
bierno de Sancho Panza en la ínsula Barataria. He aquí, pues, la cuestión que
cierto día ofreció un forastero al juicio y sentencia de Sancho Gobernador:
Paradojas, falacias y sorpresas 129

-Señor, un caudaloso río dividía dos términos de un mismo señorío ...


Y esté vuesa merced atento, porque el caso es de importahcia y algo dificul-
toso. Digo, pues, que sobre este río estaba una puente, y al cabo de ella una
horca y una como casa de audiencia, en la cual de ordinario había cuatro
jueces que juzgaban por la ley que puso el dueño del río, de la puente y del
señorío, que era de esta manera: «Si alguno pasare por esta puente de una
parte a otra, ha de jurar primero a dónde y a qué va; y si jurare verdad, dé-
jenle pasar, y si dijere mentira, muera por ello ahorcado en la horca que allí
se muestra, sin remisión alguna». Sabida esta ley y la rigurosa condición de-
lla, pasaban muchos, que luego en lo que juraban se echaba de ver que de-
cían verdad, y los jueces los dejaban pasar libremente. Sucedió, pues, que
tomando juramento a un hombre, juró y dijo, que para el juramento que ha-
cía, que iba a morir en aquella horca que allí estaba, y no a otra cosa. Re-
pararon los jueces en el juramento y dijeron: Si a este hombre le dejamos
pasar libremente, mintió en su juramento, y conforme a la ley debe morir; y
habiendo jurado verdad, por la misma ley debe ser libre>>. Pídese a vuesa mer-
ced, señor Gobernador, ¿qué harán los jueces de tal hombre? que aun agora
están dudosos y suspensos; y habiendo tenido noticia del agudo y elevado
entendimiento de vuesa merced, me enviaron a mí a que suplicase a vuesa
merced de su parte, diese su parecer en tan intrincado y dudoso caso.
130 Parado¡as, falacias y sorpresas

A lo que respondió Sancho:


«Por cierto que esos señores jueces, que a mí os envían, lo pudieran ha-
ber excusado; porque yo soy un hombre que tengo más de mostrenco que de
agudo; pero, con todo eso, repetidme otra vez el negocio de modo que yo lo
entienda; quizá podría ser que diese en el hito».
Volvió otra y otra vez el preguntante a referir lo que primero había di-
cho, y Sancho dijo:
«A mi parecer, este negocio en dos paletas le declararé yo si es así: el
tal hombre jura que va a morir en la horca; y si muere en ella juró verdad,
y por la ley puesta merece ser libre, y que pase la puente; y si no le ahorcan
juró mentira, y por la misma ley merece que le ahorquen)~
-«Así es como vuesa merced dice, dijo el mensajero; y en cuanto a la
entereza y entendimiento del caso, no hay más que pedir ni que dudar.»

En los primeros comentarios matemáticos a este problema se procuró incluir-


lo entre las paradojas de la Teoría de conjuntos, pero su interés más cierto se ofre-
ce como problema de Álgebra proposicional. Así se propone, llamándole ya pro-
blema de Cervantes en el clásico libro de Lógica Matemática de A. CHURCH
(1956). Cuando se formaliza la cuestión se llega a establecer (como lo hace, p. e.,
PI 1 CALLEJA en un bonito artículo sobre paradojas lógicas), como era previsible,
que ninguna decisión hará cumplir la ley. ¿Qué hacer entonces? La sentencia que
dicta Sancho Panza es como sigue:

-«Venid acá, señor buen hombre, respondió Sancho; este pasajero que
decís, o yo soy un porro, o él tiene la misma razón para morir que para vivir
y pasar la puente; porque si la verdad le salva, la mentira le condena igual-
mente; y siendo eso así como lo es, soy de parecer que digáis a esos señores
que a mí os enviaron, que pues están en fil las razones de condenarle o ab-
solverle, que le dejen pasar libremente, pues siempre es alabado más el hacer
bien que mal; y esto le diera firmado en mi nombre, si supiera mejor firmar;
y yo en este caso no he hablado de mío, sino que se me vino a la memoria
un precepto, entre otros muchos, que me dio mi amo don Quijote, antes que
viniese a ser gobernador de esta ínsula, que fue que cuando la justicia estu-
viese en duda, me decantase y acogiese a la misericordia; y ha querido Dios
que agora se me acordase, por venir en este caso como de molde.»

¡Buen Sancho Panza! ... Podíamos alabar, después de esta lectura, la no fingi-
da modestia que sus contestaciones transparentan, y también su fidelidad al cristia-
no y cabal precepto que don Quijote le diera; pero lo que a cualquier matemático
debe resultar simpático es su buen deseo de declarar «en dos paletas» el planteo de
una cuestión cuando, como sucede muchas veces, viene estorbada en su compren-
sión por una multitud de detalles no esenciales.
Paradojas, falacias y sorpresas 131

En su conocido texto de Álgebra, GODEMENT enuncia el problema en la for-


ma siguiente:
«Los caníbales de una tribu se preparan a comerse un misionero. De-
seando demostrarle una vez más su respeto a la dignidad y a la libertad
humanas, los caníbales proponen al misionero el decidir él mismo de su suer-
te haciendo una breve declaración: si ésta es verdadera, el misionero será
asado, y si es mentira será hervido. ¿Qué debe decir el misionero para salvar
S.U vida? (según CERVANTES).»

La referencia «según Cervantes» es del todo justa, porque aunque el proble-


ma parezca distinto al de Sancho es matemáticamente idéntico. Esta diferencia de
forma con identidad de fondo matemático es cosa frecuente, como tuvimos ocasión
de señalar, por ejemplo, en c. 9 de pág. 15.

7. Los tres condenados


Tres ladrones, que llamaremos A, B y C, fueron capturados mientras robaban
en el palacio de un Gobernador despótico, y condenados a muerte por el mismo.
Antes de cumplirse la sentencia, el Gobernador se arrepintió de su severidad, y
decidió indultar a uno de los tres presos. Para procurar que este beneficio recayese
en el más inteligente de los tres condenados, dispuso lo siguiente:
A la vista de los presos mostró tres tiras de paño blancas, y dos tiras negras.
Después, ordenó que a la espalda de cada preso, por separado, se colgase una de
estas cinco tiras. Hecho esto permitió que los presos se viesen libremente entre sí,
pero que no se comunicasen. Prometió la libertad al que primero supiese acertar,
con razonamiento infalible, el color de su propia tira.
El preso A vio que las tiras de B y C eran blancas, y a los pocos segundos
pidió ser llevado ante el Gobernador, quien expuso la respuesta acertada. ¿Qué fue
lo que dijo A y cómo lo razonó?

8. Una regla excepcional

-No hay regla sin excepción.


-¿También tiene excepción la que acabas de decir?
-Sí, también.
-Entonces, habrá alguna regla sin excepción.
-Rectifico, la que he dicho no tiene excepción.
-Pues entonces, ella misma contradice lo que afirmas.
132 Parado;as, falacias y sorpresas

9. Triquis y traques

Los triquis y los traques son dos curiosas tribus que tienen esta notable parti-
cularidad: que los hombres triquis mienten siempre, mientras los hombres traques
no mienten jamás. Un explorador, que se deslizaba por el río a bordo de una bar-
ca conducida por un indígena, vio en la orilla a otro indígena que, por su aparien-
cia física, se adivinaba de tribu contraria a la de su barquero.
-¿De qué tribu eres tú? -interrogó el explorador al hombre de la orilla.
La respuesta se hizo confusa, por la distancia, y el explorador preguntó a su
barquero:
-¿Qué es lo que me ha respondido?
-Dice que es un traque -contestó el barquero.
Se trata ahora de saber a qué tribu pertenecía cada uno de los indígenas.

Historieta de CONTJ que explica, sin palabras, la teoría aritmética que se desarrolla
en la página siguiente.
Paradojas, falacias y sorpresas 133

10. El gimnasta y sus pesas

Cualquier gimnasta sabe que puede levantar pesos hasta cierto límite, pero no
más allá. Por consiguiente, situado ante la colección de pesas de su gimnasio (co-
lección constituida por un número determinado de piezas, con los pesos reglamen-
tarios), sabe que hay unas cuantas que puede levantar, y entre ellas hay una de
peso máximo. Las restantes son las que no puede levantar, y entre ellas hay una de
peso mínimo.
Ahora bien, concibamos que este gimnasta pueda disponer de piezas de cual-
quier masa, de modo que el peso de las mismas varíe con continuidad entre los ex-
tremos de la serie, aumentando desde el peso menor al más grande, no a saltos,
como en su colección, sino de modo perfectamente continuado. Entonces resultará
esto:
«O bien hay un peso máximo entre los que el gimnasta puede levantar, o bien
hay un peso mínimo entre los que no puede levantar, pero no existirán ambos.»
En efecto, sea 90 kg. el peso máximo que puede levantar; entonces,
90,0001 kg. ya no podrá levantarlos. Pero es que, además, ese intervalo de
un gramo (o menor), podemos concebirlo subdividido en cuantas partes se
quiera, sin que el peso intermedio pueda ya levantarse, puesto que 90 kg. es
el peso máximo que se levanta. Por lo tanto, no hay un peso mínimo entre
los que no se pueden levantar.

Para la Aritmética esto no constituye propiamente una paradoja, sino que es


una circunstancia perfectamente natural, que aparece muchas veces en las corta-
duras o clasificaciones de los números reales. El aspecto paradójico se los presta
únicamente la pretendida interpretación física; las cortaduras en el mundo físico
real, no deben concebirse (ni pueden realizarse) con la nitidez de estas otras corta-
duras en el mundo abstracto de los números.

SOLUCIONES PARA EL CAPITULO V

l. Demostraciones aritméticas falseadas

l. El paso 8. 0 es incorrecto. De x 2 = y 2, la deducción correcta es:


X= y O X= -y.
2. El paso 5. 0 es incorrecto, ya que hemos dividido por cero los dos miembros de la
igualdad. En efecto, x-y = O, por el punto 1. 0 •
3. El paso 6. 0 es ilegítimo, ya que el factor cancelado es
a-b-c=O
134 Paradojas, falacias y sorpresas

7. Si en la proporción dada igualamos el producto de los medios y el de los extremos,


resultará
9ax- 3ab- 24xb + 8b 2 = 9ax- 12bx- l5ab + 20b 2 ,
esto es,
12ab- 12bx- 12b 2 = O, o sea, 4b(3a- 3xc- 3b) = O
Si b = O, las dos fracciones de partida eran, efectivamente, iguales a la unidad. Si b no
es cero, será 3a - 3x - 3b = O, de modo que la fracción resultante es .Q., que no puede de-
O
cirse que vale uno.
8. Para la primera afirmación debe sobreentenderse que tratamos con números positi-
vos; de lo contrario, sería errónea.

2. Respuestas sorprendentes.

l. La planta maravillosa. - Siete días.


2. Una recolección singular. - Dos jornaleros necesitarán cinco días completos ... y
quedará una pequeña extensión de campo para concluir el día sexto. En efecto, si llamamos
1 a la superficie recolectada por un jornalero el primer día, en seis días un jornalero recolec-
tará
1 + 2 + 4 + 8 + 16 + 32 = 63; pero dos jornaleros en cinco días sólo recolectarán
2 + 4 + 8 + 16 + 32 = 62.
3. El propietario y los dos jornaleros. -En el primer campo las plantas crecen más
despacio, 'pero el jornalero de este campo resulta mejor premiado. En efecto:

LONGITUD DE LA PLANTA SOBnESUELIJO


TIE~II'O PARADO Campo 1. 0 Campo 2." Jor-nal 1.' Jm·nal 2.'
--------
Una qmncena 8 cm. 8 pts.
Un mes 16 cm. 20 cm. 8+8= 16 pts. 20 pts.
Tres quincenas 24 cm. 16+8=24 pts.
Dos meses 32 cm. 40 cm. 24+8=32 pts. 20 + 20=40 pts.

TOTAL: 80 pts. 60 pts.

La paradoja se explica físicamente porque los datos como H8 cm/quincena» equivalen a


una velocidad, mientras que los datos como «8 ptas./quincena cada quincenan equivalen a
una aceleración. Las cuestiones de los dos párrafos no son, pues, tan análogas como parece
a primera vista.

5. Difícil presupuesto de un pintor. - La explicación es: Si pintar toda la superficie


considerada requiere una cantidad infinita de pintura, es porque se supone, esencialmente,
que la capa de pintura tendrá algún espesor, por pequeño que sea. Pero, por otra parte, la
botella dibujada se va estrechando tanto hacia la derecha, que su diámetro llegará pronto a
Paradojas, falacias y sorpresas 135
ser inferior al pequeño espesor que atribuimos a la capa de pintura. Con esto desaparece la
aparente contradicción.

4. Lógica y lenguaje

7. Los tres condenados. - Inmediatamente, A sospechó que su tira era blanca, por-
que, en caso contrario B vería una cinta negra, la de A, más una cinta blanca, la de C. Y
por bruto que fuese, B debería razonar así: Puesto que A la lleva negra y e no grita que
está viendo las dos negras (y que, por tanto, la suya es blanca), es que yo B, la llevo blanca.
El hecho de que B no hubiese hecho esta deducción al instante, convenció enseguida a
A de que su propia cinta era blanca. Y como necesitó unos segundos menos que B y que e
para hacer este razonamiento (que B y e debieran haber hecho idénticamente), se demostró
la mayor inteligencia de A, que fue indultado.
8. Triquis y traques. -La clave para averiguarlo es fijarse en que a la primera pre-
gunta del explorador, todos deben contestar que son traques (si lo son, porque es la verdad;
si no lo son, para mentir). Luego el barquero reprodujo la respuesta exacta. Luego el bar-
quero es traque, y el de la orilla es triqui.
Capítulo 6

Miscelánea de
problemas curiosos

l. Suma y diferencia

El precio de una botella y su tapón es una peseta con cincuenta céntimos. La


botella cuesta una peseta más que el tapón. Decid el precio de cada cosa.
La anterior cuestión se reduce inmediatamente al hecho de que conociendo la
suma y la diferencia de dos cantidades, una de ellas es la mitad de la suma de los
datos, y la otra la mitad de la diferencia.
Por esto, la pregunta anterior se presenta con muchas variantes igualmente
sencillas. Por ejemplo:
Un raro pez tiene tres metros de longitud total, y la cabeza mide dos metros
menos que el cuerpo. ¿Qué mide cada parte?
Pero. también pueden contestarse, por el mismo principio, preguntas no tan
inmediatas. Por ejemplo:
La edad de un padre y la de su hijo suman 100 años. Cuando el padre tenía la
edad del hijo, ambas edades sumaban 52 años. Dígase la edad de cada uno.

2. Un clásico de los problemas/cuento orientales

Un árabe dejó al morir tres hijos y, para repartirse entre ellos, 17 camellos en
herencia. Al mayor de sus hijos le entregaba la mitad de su hacienda, al mediano
entregaba una tercera parte, y al pequeño solamente un noveno.
Ante la imposibilidad de hacer partes con los camellos se enzarzaron en furio-
sas discusiones, y finalmente acudieron al Cadí con su pleito. Este hombre era, a
137
138 Miscelánea de problemas curiosos

más de generoso, bastante buen matemático, y para resolver el pleito regaló a los
tres hermanos uno de sus propios camellos.
Ante esta circunstancia, procedieron a hacer el reparto de los 18 camellos,
¿qué sucedió entonces? Pues que al hermano mayor le correspondieron nueve ca-
mellos, al mediano seis, y al pequeño le correspondieron dos. Pero con esto sobra-
ba un camello, ¿qué hacer? Devolvérselo al Cadí, naturalmente, llenos de admira-
ción por su sabiduría.

3. Los castigados

Un profesor quiere premiar a diez de sus doce alumnos. Para no avergonzar


públicamente a los dos que no merecen premio, los alinea a todos en fila, y dispu-
so que pasaran a recoger el premio, sucesivamente, los que hicieran el número tres,
contándolos de tres en tres. ¿Qué puesto hizo ocupar a los castigados?

4. La venta de las lechugas


Un hortelano pone a la venta un buen cuadrilátero de lechugas, sembradas en
hileras iguales. Por la mañana vende tantas veces diez lechugas como hileras hay;
y por la tarde diez veces tantas lechugas como plantas había en cada hilera. Con
esto le ha quedado por vender una sola planta. Se pregunta: ¿Cuántas lechugas
había sembradas en el cuadrilátero?

5. El teléfono de Alberto
Roberto olvida muchas veces el número de teléfono de su amigo Alberto (que
es de seis cifras), pero lo averigua con facilidad por esta circunstancia: Recuerda
que es un número que empieza por 1, y que si el 1 se lleva al último lugar, el nú-
mero resulta multiplicado por 3: ¿Qué teléfono tiene Alberto?

6. Los relojes
Antonio y Juan quieren tomar, con el tiempo justo, el tren de las once. El re-
loj de Antonio atrasa 10 minutos, pero él cree que adelanta 5. El reloj de Juan
adelanta 5, pero él cree que atrasa 10. ¿Quién llegará antes a la estación?

7. Los viajeros numerosos


Al conserje de un hotel se le encarga de sacar los billetes de ferrocarril para
unos huéspedes, diciéndole: «Vaya Vd. a procurar los billetes para dos abuelas con
sus dos nietas, dos maridos con sus dos esposas, dos padres con sus dos hijas, dos
madres con sus dos hijos, dos hijas con sus dos madres y dos hermanas con sus
dos hermanos». Lo curioso es que no le dieron dinero más que para seis billetes,
que eran los necesarios, ¿cómo se explica eso?
Miscelánea de problemas curiosos 139

8. Un jugador metódico
Juan tiene 16 ptas. y apuesta la mitad en una jugada de dados. Pierda o gane,
apuesta en otra jugada la mitad de lo que tiene entonces; en una tercera jugada, la
mitad de lo que tiene después de la segunda; y así sucesivamente. Juega seis veces,
de las que gana tres y pierde tres. ¿Con cuánto dinero concluye?

9. Un juego a pares
Diez hombres toman parte en un juego de azar. Cada uno tiene el mismo ca-
pital. Los dos primeros (seleccionados a suertes) juegan hasta que uno de ellos
gana al otro todo el dinero. Entonces el ganador se enfrenta con otro jugador, y
así sucesivamente. ¿Quién tiene más probabilidades de ganar: uno de los primeros
jugadores o el último que entra en juego? (Se sobrentiende que la puesta en cada
jugada es constante.)

10. EJ zapatero y e) timador


Un individuo entró en una zapatería a comprarse unos zapatos que había vis-
to en el escaparate, marcados en 380 pesetas. Para pagarlos entregó un billete de
500 ptas. al zapatero, el cual no tenía cambio. Marchó el zapatero a una vecina
tienda de comestibles a pedir cambio del billete, que le facilitaron. Regresó con el
billete cambiado, le dio 120 ptas. de vuelta al comprador, y éste se marchó con su
compra. Pocos momentos después apareció el cajero de la tienda vecina, porque el
billete que allí llevó el zapatero era falso. Por consiguiente, el zapatero debió que-
darse con el billete falso, que rompió, y entregar uno de 500 ptas. bueno al recla-
mante. ¿Qué cantidad, en total, perdió el dueño de la zapatería con su desventura-
da venta?

11. ~oseas y arañas


En una lucha entre moscas y arañas intervienen 42 cabezas y_ 276 patas. _¿Cuán-
tos luchadores había de cada clase?

12. Tres promedios engañosos

a) El automovilista. -Dos automovilistas hacían habitualmente el mismo


viaje de ida y vuelta entre dos ciudades, cada uno en su coche. Una vez hablaban
140 Miscelánea de problemas curiosos

de ello, y el primero declaró que, por las características de la carretera, el viaje de


ida lo hacía siempre a la velocidad constante de 80 km/h., mientras en el regreso
venía a 60 km/h. A esto contestó el segundo viajero: «Con mi coche es fácil lle-
var siempre la misma velocidad. Pero Vd. y yo empleamos el mismo tiempo en el
viaje, porque yo voy y vuelvo a la velocidad constante de 70 km/h, que es, como
Vd. ve, el promedio de las que Vd. me ha dicho)). ¿Es correcto este razonamiento?
¿Quién emplea más tiempo en el viaje?
b) El vendedor de naranjas. -Un labrador mandó a su hijo al mercado a
vender naranjas, con la orden de venderlas a 10 céntimos cada cinco naranjas.
(¡Oh, sí... es un problema muy antiguo!, ¿para qué vamos a cambiar los datos?). El
vendedor puso en un montón las 58 naranjas más gordas, y en el otro puso las 57
más pequeñas. Las del primer montón las vendía a cinco céntimos las dos naranjas
y las del segundo montón a cinco céntimos las tres naranjas. ¿Era esto lo mismo
que le había encargado su padre?
e) El vendedor de automóviles. -No todos los negocios resultan bien. Por
eso Alberto, dedicado a la compraventa de automóviles, estaba aquel día bastante
malhumorado.
-He vendido hoy dos coches -decía Alberto-, y los dos en el mismo precio:
99.000 pesetas cada uno. Pero en uno he ganado y en el otro he perdido ...
-¿Ha sido mayor la pérdida o la ganancia? -interrumpió su interlocutor.
-En uno he ganado, y en otro he perdido, iba yo a decirte, el 10% de lo que
me costaron.
-Entonces, promediando, no cabe duda de que has trabajado en balde, pero
no has perdido nada.
-¡Ojalá hubiese sido así!. .. Pero me parece a mí que sabes tú poco de conta-
bilidad ... -concluyó Alberto.
Ahora bien, ¿qué había sucedido realmente? ¿Perdió el revendedor, o ganó?

13. Los ciclistas y la mosca

Dos ciclistas van a una velocidad de 24 km/h y marchan el uno hacia el otro.
Cuando la distancia que les separa es de 48 km, una mosca sale desde una de las
bicicletas hacia la otra, volando a 40 km/h. Cuando encuentra a la otra, regresa
inmediatamente hasta la primera, siempre a igual velocidad, y sigue este viaje de
ida y vuelta hasta que las dos bicicletas se encuentran, y en el choque aplastan a la
mosca, que muere. ¿Cuántos kilómetros ha recorrido el insecto en este vaivén?
(Para calcular mentalmente).

14. Suma, resta, producto y cociente, con resultados iguales

Para proponer este problema algebraico, no difícil, de modo que el resultado


sean enteros conocidos por nosotros, puede, por ejemplo, procederse como vamos
a decir.
Miscelánea de problemas curiosos 141

Si elegimos un número cualquiera y un múltiplo suyo, y efectuamos con ellos


las siguientes operaciones, por este orden: sumarlos, restarlos, dividirlos y multi-
plicarlos, obtendremos cuatro resultados que, sumados, formarán un número, que
nos servirá para proponer el siguiente problema:

Descomponer un número en cuatro sumandos tales, que restando al primero un


número, sumando al segundo este mismo número, dividiendo el tercero, y multipli-
cando el cuarto, siempre por este mismo número, los resultados sean idénticos.
Ejemplo: Si elegimos el número 7 y su múltiplo 7 x 3 = 21, sumándoles da 28
(primer sumando del número que vamos a proponer), restándoles da 14, dividiendo
resulta 3, y multiplicándolos 147. Efectuamos la suma
28 + 14 + 3 + 147 = 192
El problema a enunciar será, pues, el siguiente: Descomponer el número 192
en cuatro sumandos tales, que restando 7 al primero, sumando 7 al segundo, multi-
plicando por 7 el tercero y dividiendo por 7 el cuarto y último, los cuatro resultados
sean iguales.
La descomposición pedida es, naturalmente, la que figura escrita en la última
igualdad.
NOTA.- Si se da también el valor numérico del resultado constante (2 1, en nuestro ejem-
plo), entonces, naturalmente, la cuestión puede plantearse a un pequeño , que calculará así:
21 + 7 = 28; 21-7 = 14; 21 : 7 = 3; 21 X 7 = !44
Pero este último dato es sobreabundante, ya que algebraicamente puede deducirse de Jos del
enunciado antedicho.

15. El estudiante melómano

Cuando se disponía a colocar en el tocadiscos una grabación de música clási-


ca, se le ocurrió a cierto estudiante de matemáticas preguntarse cuál sería la longi-
tud del surco recorrido por la aguja, esto es, la longitud del surco necesario para
grabar la composición que iba a oír.
142 Miscelánea de problemas curiosos

Mientras la escuchaba, ideó el método para hacer este cálculo. Ciertamente


esta distracción parece demostrar que nuestro estudiante era poco aficionado a la
música. He aquí una particularidad que tiene muy poco que ver con la aptitud
matemática. Es sabido, por ejemplo, que POINCARE era un apasionado de la músi-
ca sinfónica. En cuanto a WEIERSTRASS basaba su gusto por la música en esta
consideración: que después de escuchados los primeros compases, podía entregarse
tranquilamente a pensar en sus problemas, mientras el vecino pensaba en los
suyos, y así, mientras duraba el concierto, nadie molestaba a nadie.
Volviendo a nuestro estudiante, los datos que utilizó para resolver su cuestión
fueron los siguientes:
Un disco microsurco gira a velocidad de 33j- revoluciones por minuto y su
audición dura 24 minutos, 30 segundos. La parte grabada tiene 29 cm. de diámetro
exterior y 11,5 cm. de diámetro interor. Con estos datos, ¿cómo puede calcularse la
longitud del surco grabado?

16. Paseando por la ciudad

La figura es un fragmento del plano de una ciudad bien urbanizada; más pre-
cisamente, Barcelona en la zona del ensanche. Un paseante debe ir desde el punto
A (calle de Valencia, esquina con la de Muntaner) hasta el punto B (calle de París,
esquina con la de Balmes). Lo que preguntamos al lector es: ¿Cuántos caminos dis-
tintos pueden tomarse para ir razonablemente desde un punto al otro?
Al decir razonablemente, quiere indicarse, naturalmente, que el paseante no
debe retroceder ni dar vueltas inútiles.

JQ~~~UbtfrJu~
Jo 0 ~'~-.Q
11 ~
Jo rrf5·o·[3~~ c
JOOOODD t:::::
C. Df CORCfúA

OOOODBe
C. DE IWSÉLLON

JOOOODDD e
C. OE PROV[NZA.

JQ.DODDOD a
C.·DE MALLORCA

JOODCJDO e
C DE VALENCIA

JOODCJODe
C.. DE A~AGON

. "'o S
C DE C OC ClfNTO

~ ~ "'"'
g ~ ~
a
w
""o
"' 2
~
"' .,
0 u o.
Miscelánea de problemas curiosos 143

17. Una vez y no más


Se tienen lO cajas de bombones, debiendo pesar 10 gramos cada bombón. Al
ir a lanzarlas al mercado se advierte que, por un error de graduación en las máqui-
nas, hay una caja en la que los bombones sólo pesan 9 gramos, pero no se sabe de
qué caja se trata. Descubrir la caja defectuosa CON UNA SOLA PESADA. (El
dueño de la balanza nos autoriza a utilizarla una vez y no más.)

18. Baco y Sileno


Baco encontró dormido a Sileno junto a un tonel lleno de vino; aprovechó tan
buena ocasión y se bebió la mitad del líquido. Despertó Sileno, advirtió el robo, y
para no ser otra vez robado, se bebió la mitad que quedaba; en total emplearon
ambos 20 horas en beberse el vino. Pero si hubieran bebido a un tiempo, sólo hu-
bieran empleado 7 horas y media; ahora bien, ¿en cuánto tiempo hubiera agotado
cada uno el tonel bebiéndoselo él solo?

19. El caudal de agua


Imaginamos una corriente de agua fluyendo a lo largo de una gran tubería de
sección circular, colocada horizontalmente sobre el terreno.
Parece ocioso preguntar qué altura debe tener el agua dentro de la tubería
cuando el caudal sea lo mayor posible, pues la respuesta inmediata será decir que
el agua debe1 llenar la totalidad del tubo (como en fig. A). Sin embargo, esto es
erróneo: el caudal es mayor cuando la altura del agua se limita a unos nueve déci-
mos del diámetro (como en fig. B) .

.. -
.

-
.

La razón de esto es que el caudal de agua depende de dos factores: la superfi-


cie de la sección de la vena líquida, y la velocidad de salida. De este segundo fac-
tor nos habíamos olvidado antes: si la tubería se llena completamente ofrece más
resistencia al paso del agua, y la velocidad de circulación disminuye.

20. Los dos cinturones


Un hombre delgado como un poste de telégrafo, y otro grueso como un tonel,
llevan cada uno su cinturón ajustado exactamente a su cintura.
Si entonces alargan cada uno un palmo la longitud de su cinturón (abrochan-
144 Miscelánea de problemas curiosos

do para ello su hebilla unos cuantos agujeros más afuera), el cinturón se separará
de su cintura. Preguntamos en cuál de los dos casos se separará más, teniendo en
cuenta, repetimos, que la longitud de los dos cinturones se aumenta en la misma
cantidad. Además, supondremos la forma de la cintura reducida a una circunfe-
rencia.

Pues bien: en los dos casos se separan lo mismo. Y esto mismo sucedería aun-
que una circunferencia fuese del tamaño de diez céntimos, y la otra del tamaño del
Ecuador: Si las dos circunferencias aumentan en e, los dos radios aumentan de lon-
gitud en c:2nr cada uno.
Con esto puede contestarse inmediatamente a la pregunta que sigue: Si imagi-
namos que un hombre de 1,50 m. de altura camina sobre el Ecuador, y da así toda
la vuelta a la Tierra, ¿qué longitud habrá recorrido más su cabeza que sus pies?
La respuesta sería la misma si el caminante diese la vuelta a la Luna o a cual-
quier otra esfera.

21. El tra-ca-tra del tren


Sobre una vía rectilínea se encuentra un puente cuya longitud es de 170
metros. Un tren que tiene 75 metros de longitud pasa sobre el puente llevando una
velocidad de 50,4 km. por hora. Como es natural, desde que el tren comienza a en-
trar en el puente, hasta que termina de salir, produce un ruido especial (traque-
treo). El sonido se propaga a una velocidad de 340 metros por segundo.
En la entrada del puente se encuentra el guarda-barreras Juan, y a la salida el
peón caminero Pablo. Con el fin de averiguar cuánto tiempo dura el traquetreo, ha
consultado cada uno su cronómetro. ¿Que les habrá dicho el reloj?

22. El rompecabezas
Un juguete muy conocido por los niños se forma con cuatro cubos de rompe-
cabezas. En uno hay pintados seis sombreros (uno en cada cara del cubo, natural-
mente), en otro seis cabezas, en el tercero seis cuerpos y en el último seis pares de
piernas. Con esto se pueden disponer diversos muñecos, y en esto consiste el juego.
En la tapa de la caja que encierra los cuatro cubos, el fabricante ha mandado es-
cribir:
¡MILES DE COMBINACIONES POSIBLES!. ..
Miscelánea de problemas curiosos 145

Se pregunta al lector si la frase del anuncio es exacta, o si se ha exagerado


algo. En una palabra, ¿cuántos muñecos pueden formarse con los cuatro cubos del
rompecabezas?

23. Problemas de viejas colecciones

l. Se reparten 100 medidas de trigo entre 100 personas, de modo que cada
hombre recibe 3 medidas, cada mujer 2, y cada niño media. ¿Cuántos hombres, mu-
jeres y niños había? (ALCUINO, siglos VIII-IX. Citado por ROUSSE-BALL).
2. El problema anterior lo hemos encontrado también ligeramente transfor-
mado en una obra árabe muy posterior:
Si se te dice: se venden tres especies de cereales: trigo, cebada y mijo. El trigo
se vende cada cahiz por cuatro unidades, la cebada por dos unidades, y el mijo cada
cahiz por media unidad. De las tres especies se venden cien cahices, que valen cien
unidades. ¿Cuántos cahices hay de trigo, cuántos cahices de cebada y cuántos cahi-
ces de mijo? (ABENBI?.DER, siglo XIII. Traducido por SANCHEZ-PI?.REZ).
3. Un comerciante visitó tres ferias. En la primera duplicó su dinero y gastó
30 pesos, en la segunda triplicó su dinero y gastó 54 pesos, en la tercera cuadruplicó
su dinero y gastó 72 pesos, finalmente quedó con 48 pesos. ¿Cuánto dinero tenía al
principio? (CHUQUET, s. XV).
4. Un amo promete a su sirviente darle al cabo del año diez monedas de oro y
una capa. Al termin~r el séptimo mes le despide, dándole la capa y dos monedas de
oro. ¿Cuál es el valor de la capa? (CLAVIUS, siglo XVI).
5. Un negociante separa al principio de cada año 100 escudos para los gastos
del año, y aumenta todos los años su capital en un tercio. Al cabo de tres años en-
cuentra duplicado su capital. ¿Cuál era este capital al empezar el primero de los tres
años? (NEWTON. Aritmética Universal, s. XVII).
6. Se sabe que en tres prados, de superficies s, s', s", la hierba está igualmen-
te alta y crece· con velocidad uniforme; se sabe también que el primer prado ha podi-
do alimentar n bueyes durante t días. y el segundo n' bueyes durante t' días. Se pre-
gunta cuántos bueyes podrá alimentar el tercer prado durante t" días. (NEWTON:
loe. cit.).
7. Un padre deja una herencia de 8600 libras; según el testamento, la parte
del mayor de los cuatro hijos debe ser inferior en 100 libras al doble de la parte del
segundo; la parte del segundo, inferior en 200 libras al triple de la del tercero, y
ésta inferior en 300 libras al cuádruple de la parte del más joven. ¿Cuál es la parte
de cada uno? {EULER, s. XVIII).
8. Un capitán tiene tres compañías: una de suizos, otra de zuavos y la tercera
de sajones; promete al asaltar una obra una recompensa de 901 escudos, con la con-
dición de que cada soldado de la compañía que primero suba recibirá un escudo,
146 Miscelánea de problemas curiosos

repartiéndose los demás a partes iguales entre los restantes. Si suben primero los
suizos, los otros soldados reciben medio escudo; si los zuavos, los otros un tercio; y
si los sajones, los demás un cuarto. ¿Cuántos hombres tenía cada compañía?
(EULER).
9. Dos correos A y B salen a un tiempo, A de Madrid para Zaragoza, y B de
Zaragoza para Madrid; A llega a Zaragoza 9 horas después que los dos se han en-
contrado, y B llega a Madrid 16 horas después, ¿cuántas horas ha tardado cada co-
rreo en su carrera? (Se suponen, va sin decir, velocidades uniformes.) (BAILS,
1797 .)

24. Dos problemas de Caramuel

Juan Caramuel (1606-1682), obispo y polígrafo español, fue en su juventud


Catedrático en Salamanca. Sus obras son innumerables, y su fama fue inmensa. A
él se deben, entre otras mil cosas, los enunciados en verso de algunos problemas
elementales, de los que son muestra los dos siguientes.
l. Hércules vino a visitar a Augeo,
que era muy opulento,
y teniendo deseo
de robarle sus vacas ciento a ciento,
pregunta con cuidado,
el número y lugar de su ganado.
Y o, señor, dice el venerable anciano,
brevemente respondo,
que en aquel risco llano,
cuya orla es de oro, y esmeralda el fondo,
a la margen de Alfeo,
la mitad de mis vacas pacer veo.
La octava parte, de Saturno el monte
turba con sus bramidos;
y en distante horizonte
la duodécima tiene destruidos
los valles; que es muy fiera
en el monte, en el prado, en la ribera.
La vigésima parte
en Elide segura se apacienta:
de Arcadia ya se aparta
la trigésima; y corren por mi cuenta
cincuenta, cuyas voces
hoy oyes suaves y mañana atroces.
Mover la clave, pero no la pluma,
Miscelánea de problemas curiosos 147

sabe el hijo de Alcmena;


y así se queda sin saber la suma
de tal ganado, que en los montes suena.
Tú, que eres más experto,
el número descubre que he encubierto.

II. Preguntaba Diodoro


embajador del Príncipe de Egipto
qué edad tenía el Macedón invicto.
Y al punto Artemidoro
le responde ingenioso:
Dos años tiene más el belicoso
Rey que su camarada
Efestión, cuyo padre
con cuatro los de entrambos numeraba,
y el padre de Alejandro
cuando noventa y seis giros de Apolo
los años de estos tres contaba solo.

25. Álgebra sin símbolos


Conviene señalar que cuando se dice que los árabes crearon el Álgebra, no
debe olvidarse que su modo de exposición era muy distinto al nuestro, por no dis-
poner de notación simbólica. El siguiente ejemplo lo tomamos del Álgebra de
ABENB~DER(siglo XIII), en la versión de SANCHEZ-P~REZ (Madrid 1916). Elegi-
mos uno de los problemas más sencillos del libro, para que se pueda juzgar de la
dificultad de su lectura.
HSi se te dice: dos hombres se encuentran teniendo cada uno de ellos un capital;
dice uno de los dos a su compañero: si me das de lo que tú tienes tres unidades, las
añado a lo que tengo y tendré lo mismo que te queda. Dice el segundo: si tú me das
de lo que tienes seis unidades, las añado a lo que tengo y tendré dos veces lo que te
queda. ¿Cuánto tiene cada uno?
«La regla para esto es que supongas lo que tiene el primero como una incóg-
nita menos tres, y lo que tiene el segundo como una incógnita más tres unidades.
Cuando toma el primero tres del segundo, teniendo el primero en su mano una
incógnita menos tres, tendrá el primero en su mano una incógnita y quedará en la
mano del segundo una incógnita. Dijo el segundo, que tiene una incógnita más
tres, al primero, que tiene una incógnita menos tres: si me das de lo que tienes seis
unidades tendré dos veces lo que te quede; reúne, pues, el segundo una incógnita
más nueve y queda en la mano del primero una incógnita menos nueve. La incóg-
nita más nueve ha de ser igual a dos veces la incógnita menos nueve, esto es, dos
148 Miscelánea de problemas curiosos

incógnitas menos dieciocho. La incógnita más nueve es, pues, igual a dos incógni-
tas menos dieciocho. Aplica el chéber y almocábala (transposición y reducción);
tendrás una incógnita más veintisiete igual a dos incógnitas. La incógnita es igual
a veintisiete. Tenía el primero una incógnita menos tres, luego en la mano del pri-
mero hay veinticuatro y en la mano del segundo una incógnita más tres, que vale
treinta*.

26. El reparto inútil


En un pueblo hay cinco labriegos que se dedican al cultivo del trigo. El Alcal-
de comprueba que las ganancias del año han sido muy distintas para estos cultiva-
dores. Uno ha ganado muy poco, los otros más y más, y el último muchísimo.
Llevado de un impertinente afán ordenador, dispone que para arreglar lo que juzga
una injusticia, el cultivador que ha conseguido mayor fortuna duplique, a sus ex-
pensas, la parte que ha correspondido a cada uno de los otros. Pero cumplida esta
orden se encuentra con la imprevista circunstancia de que la distribución de ganan-
cias es ahora exactamente la misma que antes. Lo único que ha variado ha sido el
propietario de cada fortuna.
Veamos cómo es posible explicar esto.
Lo sucedido fue que las partes de cada uno estaban en la relación de los nú-
meros
1, 2, 4, 8, 16 y 32
Por ello, cuando el último duplicó la parte de los primeros, necesitó emplear,
de su capital, una parte 1 + 2 + 4 + 8 + 16 = 31, y las partes quedaron en la rela-
ción
2, 4, 8, 16, 32 y l
Los capitales cambiaron de mano, pero la injusticia, si la había, no se modi-
ficó.

27. Pruebas de ingenio

En su colección de «test»> para la medida de la inteligencia, los psicólogos L.


M. TERMAN y M. A. MERRILL presentan, entre otras, las siguientes pruebas de
ingenio, cuyo enunciado, que corresponde al conocido grupo de los repartos difi-
cultosos, y técnica de exposición, transcribimos seguidamente:
TÉCNICA: El problema se expone oralmente y puede ser repetido si es nece-
sario:
a) «Una madre mandó a su hijo a la fuente para que le trajese, medidos exac-
tamente, 3 litros de agua. Le dio para ello dos cubos de 7 litros y otro de 4 litros.

* X+ 9 = 2 (X- 9); X+ 9 = 2X- J8; X+ 27 = 2x; X= 27; 27 -- 3 = 24; 27 +3 = 30.


Miscelánea de problemas curiosos 149

Indícame cómo el niño se va a arreglar para medir exactamente los 3 litros de agua
utilizando solamente los 2 cubos. No se trata de adivinar el resultado o decirlo apro-
ximadamente. Tendrá que empezar llenando primero el cubo de 7 litros. Acuérdate
bien que tiene un cubo de 7 litros, otro de 4 litros y que tiene que traer exactamente
3 litros de agua.
Utilícese la misma fórmula para los dos problemas siguientes:
b) <<Traer 11 litros de agua con un cubo de 8 litros y otro de 5 litros; comen-
zar llenando el cubo de 8 litros.»
e) «Traer 3 litros de agua con un cubo de 9 litros y otro de 4 litros; comenzar
llenando el cubo de 4 litros.»
No se permite al sujeto utilizar lápiz o papel. Si recurre a un procedimiento
que implica adivinar el resultado, indíquese al sujeto que tiene que medir el agua y
no decir aproximadamente. Explíquese, además, si es necesario, que se trata de un
verdadero problema y no de una adivinanza o de una «pega». Anímese al sujeto
para que piense seriamente sobre ello durante los 3 minutos de tiempo concedidos
para cada uno de los problemas. Si falla el primero, no es necesario continuar con
la prueba; se pasa a la siguiente. En ningún caso se explica la solución.
«TIEMPO: 3 minutos para cada uno de los problemas.>>

En otros «test» de la misma serie se proponen estas cuestiones con ligeras va-
riantes, como las siguientes:
d) Un cubo de 9 litros y otro de 5 litros para traer 13 litros. Empezará lle-
nando el cubo de 9 litros.
e) Un cubo de 3 litros y otro de 8 litros para traer 1 litro. Empezará llenando
el cubo de 3 litros.

28. Reparto difícil


Dos arrieros tienen una medida de 8 arrobas llena de vino, y dos medidas va-
cías de 3 y de 5 arrobas. Al separarse quieren llevarse cada uno la mitad del vino.
¿Cómo hacer el reparto de modo exacto?
150 Miscelánea de problemas curiosos
Este problema es antiquísimo. Se dice que cuando PüNCELET era niño, resol-
vió muy fácilmente este problema, u otro de tipo análogo, y que esto le convenció
de que tenía aptitud para las matemáticas, a cuyo estudio se dedicó desde en-
tonces.

29. Reparto más dificil todavía

Se tienen 21 botellas de vino, llenas desigualmente; porque siete botellas están


llenas del todo, 7 llenas hasta la mitad y las otras 7 vacías. Hay que repartirlas
entre 3 personas, de modo que a cada persona corresponda la misma cantidad de
vino y el mismo número de botellas, esto es, 3 litros y medio de vino y 7 botellas a
cada uno. ¿Cómo se hará el reparto?

30. Velocidad del sonido

En el Gran Teatro del Liceo de Barcelona se está interpretando una ópera,


que la radiodifusión difunde por las ondas para deleite de todos los aficionados. El
micrófono está naturalmente en el mismo escenario, y la transmisión resulta per-
fecta.
A unos trescientos kilómetros de allí, en Zaragoza, el radioescucha Julio
atiende a la música pero, al mismo tiempo, se acuerda de su buen amigo Juan, del
que sabe seguro que estará en Barcelona, asistiendo al espectáculo desde S\.1 butaca,
situada al fondo de la platea del Teatro.
Piensa Julio que los dos estarán oyendo al mismo tiempo la misma música,
pero ...
-¿La oiremos realmente al mismo tiempo? -se pregunta el radioescucha za-
ragozano, pensando en los cientos de kilómetros que hay desde su butaca hasta el
escenario barcelonés.
Entonces, repasa mentalmente sus conocimientos de Física, y llega a un resul-
tado bastante sorprendente. Resulta, en efecto, que la localidad de Juan está situa-
da a unos 34 metros del escenario. Como el sonido se propaga a una velocidad de
340 metros por segundo, el tiempo transcurrido desde que se canta una nota, hasta
que Juan la escucha es una décima de segundo.
Por otra parte, las ondas hertzianas se propagan a la misma velocidad de la
luz, que es de 300.000 kilómetros por segundo. Por consiguiente, desde el micrófo-
no, en Barcelona, hasta el radioreceptor, en Zaragoza, no emplean más que una
milésima de segundo. De este modo resulta que es Julio el que primero escucha la
música, si bien la diferencia de tiempo sea inapreciable para el oído normal.
No estará de más señalar que si se trata de sonidos simultáneos, el oído sí advierte estas
pequeñas diferencias de simultaneidad. Es decir: si imaginamos un gran número de violinistas,
tantos que sus distancias al oyente difieran 34 metros, entonces, aunque todos den una nota al
mismo tiempo, en el mismo instante, el oyente la percibirá extendida a lo largo de una décima
de segundo. No es posible, por consiguiente, hacer sonar con uniformidad, con acorde perfecto,
una masa de instrumentos arbitrariamente numerosos: mil violines, por ejemplo.
Miscelánea de problemas curiosos 151

31. Los cinco náufragos


A una isla desierta llegan cinco náufragos y un mono. Se dedican durante
todo el día a recoger cocos, y después se duermen. El primer hombre se despierta
y decide tomar su parte. Divide los cocos en cinco grupos iguales, y le sobra un
coco, que da al mono. Después toma su parte, y vuelve a dormirse. Entonces des-
pierta el segundo hombre, y haciendo un montón con todos los cocos que queda-
ron, lo divide en cinco partes iguales, y le sobra un coco, que da al mono. Sucesi-
vamente ocurre lo mismo con cada uno de los tres hombres restantes. Calcular el
número de cocos que formaban el montón original, sabiendo, además, que en la
recolección, ninguno consiguió arrancar más de 800 cocos.

32. Nihil novum

El ingenioso y sugestivo problema anterior, de los monos y el náufrago, tiene


antecedentes más remotos de lo que parece. En la colección de problemas del ma-
temático indio BHASKARA (de mediados del siglo XII), se encuentra este enuncia-
do, que J. A. SÁNCHEZ PÉREZ trae en su Historia de la Aritmética (Madrid,
C.S.I.C., 1949):
- Tres comerciantes indios que formaban sociedad tenían un mono. Una tar-
de compraron una partida de mangos, con intención de repartírsela al día siguien-
te. Por la noche se levantó uno de ellos, se puso a contar los mangos, tomó para sí
la tercera parte, y como había sobrado un mango se lo dio al mono. Poco después
se despertó otro compañero, se fue a contar los mangos para coger su tercera par-
te, tomó la tercera parte de los que había, vio que sobraba un mango y se lo dio al
mono. Un poco más tarde se levantó el tercer indio, sin sospechar lo que habían
hecho sus compañeros; al querer tomar su tercera parte vio que sobraba un man-
go, y se lo dio al mono; se llevó la parte que creyó le correspondía y se fue a acos-
tar.
A la mañana siguiente, se levantaron y ninguno declaró que había cogido su
tercera parte. Hicieron el reparto de los mangos; cada uno se llevó la tercera parte
y sobró un mango, que se lo dieron al mono.
¿Cuál es el menor número posible de mangos para realizar estas operaciones?
La solución es 79 mangos, aunque BHA.SKARA no explica el método de obte-
nerla. Por cierto, que en su colección de problemas (publicada por Delbos) hay
enunciados verdaderamente desconcertantes. Véase el siguiente, citado también en
el libro de SÁNCHEZ PÉREZ: -Se puede comprar una niña de seis años por 32 nis-
kas. ¿Cuánto costará una muchacha de veinte años? (! ... ).

33. Plática de aritméticos


El sabio matemático Don Jaime es visitado por un estudiante empleado en la
confección del Censo Municipal, que le pregunta:
152 Miscelánea de problemas curiosos

-¿Tiene Vd. hijos?


-Sí. Tengo tres.
-¿Cuántos años tienen?
-El producto de sus edades, contadas en años, es igual a 36. Y la suma de
las tres es igual al número de mi casa.
El estudiante y preguntador, que ya sabe el número de la casa, continúa pre-
guntando:
-Me falta un dato.
-Es cierto. Mi hijo mayor se llama Pepe.
-De acuerdo. Entonces sus edades son ...
Y las dijo exactamente. ¿Cuál fue su respuesta, y cómo pudo calcular las eda-
des en cuestión. ¿Cuál es el número de su casa?

34. Clasificaciones múltiples

a) Pruebas de vacunación. -Durante una epidemia gripal, el 80 por ciento


de los alumnos de un colegio son vacunados, a pesar de lo cual caen enfermos el
40 % de los alumnos. ¿Cuál es, por lo menos, el tanto por ciento de alumnos vacu-
nados que han enfermado?
b) La batalla feroz. -En una batalla muy encarnizada, por lo menos el 70
por ciento de los combatientes perdió un ojo; por lo menos el 75 % una oreja; por
lo menos el 80% un brazo; y, por lo menos, el 85 % una pierna. ¿Cuántos, por lo
menos, perdieron los cuatro órganos referidos?
(De L. CARROLL, 1881)
e) Estudiantes y cadetes. -En una reunión entre estudiantes universitarios y
cadetes de la Academia Militar, hay más cadetes que estudiantes; hay más estu-
diantes con tabaco que cadetes sin tabaco; hay menos cadetes con tabaco y con ce-
rillas que estudiantes sin tabaco ni cerillas. Con estos datos, debe demostrarse que
hay más cadetes con tabaco y sin cerillas, que estudiantes sin tabaco y con cerillas.
d) Estudio sobre gente golosa. -Un investigador del mercado consulta a
1000 personas y resulta, según sus informaciones, que a 811 les gustan los bombo-
nes, a 752 les gustan los caramelos y a 418 los dulces; a 570, los bombones y los
caramelos; a 356, los bombones y los dulces; a 348, los dulces y los caramelos; fi-
nalmente, a 297 les gustan las tres cosas. Demuéstrese que esta información, tal
como aparece, tiene que estar equivocada.
e) Los tres matrimonios. -Un matrimonio de blancos, uno de chinos y uno
de negros viven cada uno en uno de los tres pisos de una misma casa. Por la ma-
ñana, cuando pasa el repartidor de hielo, uno cualquiera de los cónyuges baja a
buscar la barra que le corresponde, por lo que tres personas coinciden en el portal.
Durante los 100 días en que se ha hecho este reparto se han dado estas circunstan-
Miscelánea de problemas curiosos 153

cias: La mujer blanca bajó en 70 ocasiones, la mujer china en.50 y la negnt en 56.
Las mujeres blanca y china han coincidido en 31 qcasiones y la china y la negra
han coincidido en 28 veces. Se pregunta el número mínimo de veces en que han
coincidido las tres mujeres, y el número máximo de veces en que han coincidido
los tres hombres.

SOLUCIONES PARA EL CAPITULO VI

l. Suma y diferencia.
1) 25 céntimos el tapón. Y una peseta con 25 cts. la botella.
2) Medio metro la cabeza. Dos metros y medio el cuerpo.
3) 62 años y 38 años.

3. Los castigados.- El 5 y el 10.


4. La venta de lechugas. - Había sembrado 1221 lechugas, en 111 hileras de 11 le-
chugas cada una.
5. El teléfono de Alberto. - 142 857.
6. Los relojes- Juan llegará antes, y a tiempo. Antonio perderá el tren.
7. Los viajeros numerosos. - Dos viudas tenían un hijo cada una. Cada viuda se casa
con el hijo de la otra y cada nuevo matrimonio tuvo una hija. Estos eran los seis viajeros.
8. Un jugador metódico. - El orden de pérdidas y ganancias es indiferente: habrá per-
dido 9 ptas. 25 cts.
9. Un juego a pares.- Todos tienen las mismas posibilidades.
1O. El zapatero y el timador. - Perdió las 120 ptas. que entregó al timador, más el
valor de los zapatos.
11. Moscas y arañas.- 30 moscas y 12 arañas.
12. Tres promedios engañosos.
a) El segundo automovilista emplea menos tiempo*.
h) Con este artificio ganó 1O cts. más.

• Sustituyendo los automóviles por sendos rayos de luz que hicieron un viaje de ida y vuelta en dis-
tintas direcciones, comprobó Michelson que la velocidad de la luz era uniforme en todas ellas, indepen-
dientemente del movimiento terrestre, realizando con ello un experimento fundamental en la historia de
la Física (1887).
154 Miscelánea de problemas curiosos

e) Un coche debió comprarlo Alberto en 110.000 pesetas, y el otro en 90.000 pesetas.


Al venderlos en 99 000 pesetas cada uno, perdió 2000 pesetas.
13. Los ciclistas y la mosca. -Puesto que los ciclistas tardaron una hora en encon-
trarse, la mosca voló una hora, recorriendo por ello 40 kilómetros.

15. El estudiante melómano. -El número de giros en el tiempo de audición es

1 1
33- X 24-- = 8]6
3 2
Por otra parte, la circunferencia media del disco tiene por diámetro

~~:_._~
2
= 20 ,25 cm.
y por perímetro

20,25 x 3,14 cm. = 63,58 m.


Como la distancia de surco a surco es siempre la misma, la suma de las longitudes de
todas las circunferencias se obtiene multiplicando la longitud de la circunferencia media por
el número de ellas, obteniéndose
86 x 63,58 cm.
esto es 518,2 metros, que es la solución.

(5 + 3)!
16. Paseando por la ciudad. - 56 posibilidades.
5 !3!

17. Una vez y no más. -- Fijado un orden cualquiera para las cajas, cójase un bom-
bón de la primera caja, dos de la segunda, tres de la tercera, etc., hasta nueve de la novena.
Si la peslJ.da de estos bombones da 10 + 20 + ... + 90 = 450 gramos, las cajas serán correc-
tas. Pero si en la pesada se obtienen 450 - 1 = 449 g, la caja defectuosa será la primera;
si da 450- 2 == 458 g, será la segunda, y así sucesivamente; si da 450 --- 9 "' 441 gramos,
será la novena.
18. Baco y Sileno. - Uno hubiese tardado 30 horas y el otro 10.
20. Los dos cinturones. - La respuesta a la cuestión planteada al final de este párrafo
es la siguiente: La cabeza recorre 9,42 mts. más que los pies del andarín.
21. El tra-ca-tra del tren. -Para Juan el traquetreo ha durado 18 segundos y para
pablo sólo 17. De modo que si cada uno miró en su reloj la duración de ese ruido, es fácil
que no se hayan puesto de acuerdo sobre el particular.
22. El rompecabezas. - 6 x 6 x 6 x 6 = 1296 combinaciones posibles.
23. Problemas de viejas colecciones.
l. - Es problema que admite varias soluciones:
Miscelánea de problemas curiosos 155

(20- 3n) hombres, 5n mujeres y (80- 2n) niños, siendo n igual 1, 2, 3, 4, 5 ó 6.


2. - Hay varias soluciones:
Trigo: 1 4 7 10 13
Cebada: 31 24 17 1O 3
Mijo: 68 72 76 80 84
3.- 29 pesos.
4. - La capa vale 9- monedas de oro.
5.- 1480 escudos.

S s'n't' (t"- t)- s'nt (f'- ()


6.- --X
ss' t" (t' - t)
7.- 1. 0 , 4900; 2. 0 , 2500; 3. 0 , 900 y 4. 0 , 200.
8. - 265 suizos; 583 zuavos; 689 sajones.
9.- A llegó en 21 horas a Zaragoza, y B en 28 a Madrid.
24. - Problemas de Caramuel. - l. 240 bueyes. 11. 26 años.
28. Reparto difícil. - Solución (no es la única):
MEDIDAS: 8 5 3
COMIENZA AS[: 8 o O, llena el de 5 y quedan:
3 5 O, pasa del de 5 al de 3 y quedan
3 2 3, pasa el de 3 al de 8 y quedan
6 2 O, pasa el de 5 al de 3 y quedan
6 o 2, pasa el de 8 al de 5 y quedan
1 5 2, pasa el de 5 al de 3 y quedan
1 4 3, pasa el de 3 al de 8 y quedan
4 4 O, como se pretendía.

29. Reparto más dzfícil todavía. -Solución (que no es única).


A la primera pesona: 3 botellas llenas, una mediana y 3 vacías.
A la segunda: 3 botellas llenas, una mediana y 3 vacías.
A la tercera: 1 botella llena, 5 medianas y 1 vacía.
31. Los cinco náufragos. - Si al montón primitivo hubiésemos añadido cuatro cocos,
todos los repartos habrían sido exactos y, en esta hipótesis, el número N de cocos se habría
hallado fácilmente, por las condiciones:
N= Sx; 4x = Sy; 4y = 5z; 4z = 5t; 4t = Su
de las cuales se deduce inmediatamente
55
N=-u de donde N= 55 ,
44 '
de donde N= SS, u = 4 4
156 Miscelánea de problemas curiosos

Por lo tanto, el número n de- cocos al principio, y el número de los que cada náufrago
apartó sucesivamente para sí, son los siguientes:

N = 55 - 4 = 3 121 cocos. z 42 . 52 - 1 = 399


=
X= 54 - 1 = 624 t 43 • 5 - 1 = 3 19
=
y = 4 . 53 - 1 = 499 u = 44 - 1 = 255

33. Plática de aritméticos.


Tres factores del producto 36 pueden ser Su suma vale
1 X 1 X 36 38
1 X 2 X 18 21
1 X 3 X 12 16
1X4 X9 14
1X6X 6 13
2 X2 X 9 13
2 X 3 X 6 11
3 X 3 X 4 10
Al faltar uu dato, la suma debe ser 13, única que aparece repetida. O había un hijo pe-
queño, de 1 año, y dos gemelos, de 6 años, o bien era el mayor de 9 años y los pequeños
gemelos. La respuesta de Don Jaime aclara que éste es el caso: dos pequeños gemelos de 2
años y el chico mayor de 9 años.
34. Clasificaciones múltiples.

20
a) El-= 25 %.
80
~-----------1~~------------~
~-------~~---------~
1 1 1

b) Como muestran con toda evidencia los esquemas adjuntos, resulta:


Por lo menos el 45 % perdió ojo y oído.
Por lo menos el 65 % perdió brazo y pierna.
Por lo menos el JO % perdió las cuatro cosas.

~--------{~~- ------ ~
14-- __ _7~------.1 ~------ª~------~
f"' - - - - is- - - - - ->1 ~-----------~
85

k-- _!tS_- ~

~--------.f
65
Miscelánea de problemas curiosos 157

e) El esquema adjunto se explica como sigue:

~ {on tctboto
~
~Con c:criu.-

La superficie del círculo C representa al conjunto rle los cadetes, y el círculo E a los es-
tudiantes; uno y otro conjunto subdivididos, como se indica. Las condiciones del problema

l
se traducen en las siguientes desigualdades:

x. + y + z + t > x' + y' + z' + t'


x' + z' >y + t
x<t'
Por sustracción de las dos primeras, resulta
X+ Z >y' + t'
y restando la tercera
z >y'
como queríamos demostrar.
d) Los recintos limitados por las circunferencias B, C y D, representan respectivamen-
te los conjuntos de personas a quienes gustan, respectivamente, los bombones, los caramelos
y los dulces*.

* El empleo de círculos para indicar, como en este diagra ma, los diversos conjuntos y sus partt:s
comunes, se debe a LEIBNITZ.
158 Miscelánea de problemas curiosos

Las condiciones de enunciado dicen lo siguiente:

X +y+ z +t+u+ V +- U) <; 1000


X + y + z + /, = 811
y+ z +u +v= 752
t + z + V + w =· 418
y+ z 570
z + t 357
z + V :'!48
z ::::: 297

y constituyen, por consiguiente, un sistema claramente incompatible.


e) Las tres esposas han coincidido por lo menos nueve veces y los tres esposo han
coincidido a lo más once veces.
Capítulo 7


Temas varios

l. ALGUNOS EPITAFIOS NOTABLES

Arquímedes (287-212)

Las circunstancias de la vida y de la muerte de este genial matemático nos


son mejor conocidas que las de ningún otro sabio de la antigüedad, debido a la
inmensa fama (e incluso popularidad) de que gozó ya en su tiempo. Es el único,
por ejemplo, de quien nos queda una iconografía segura, ya que las figuras con
que los artistas han representado a veces a Euclides, Pitágoras, etcétera, son total-
mente imaginarias. Es también el único cuya tumba pudo localizarse de un modo
preciso, gracias, precisamente, a una figura geométrica que el sabio había querido
fuese grabada sobre su tumba, en recuerdo de uno de sus más bellos descubrimien-

159
160 Temas varios

tos, a saber, que el volumen de la esfera es los 2/3 del cilindro circunscrito*. La
tumba fue encontrada por el gran tribuno romano CICERON, que nos relata así el
descubrimiento:
«Puse yo todo mi desvelo en encontrar esta tumba. Los de Siracusa me afir-
maban que no existía en absoluto. A fuerza de buscar la encontré al fin, cubierta
de zarzas y malezas. En este descubrimiento, fui guiado por ciertas líneas de una
inscripción que se decía habían sido grabadas sobre el monumento, y que se refe-
rían a una esfera y un cilindro puestos en el vértice de la tumba. Mirando entre
las numerosas tumbas que se encuentran hacia la puerta de Agrigento, me fijé en
una pequeña columna que se elevaba sobre los matorrales: en ella estaban la figura
de una esfera y un cilindro. Inmediatamente exclamé delante de los habitantes de
Siracusa que me acompañaban: ¡Aquí está lo que yo busco! Entonces se apresura-
ron a cortar las malezas y poner el emplazamiento al descubierto.
Terminado este trabajo nos acercamos a la tumba. Vimos allí la inscripción
medio carcomida por el tiempo. Así que la más noble y en otro tiempo más ins-
truida ciudad de Grecia ignoraría el lugar del sepulcro del más inteligente de sus
ciudadanos, si un desconocido extranjero no hubiese ido hasta allí para enseñár-
selo.»

* Si la figura gira en torno de su eje vertical de simetría, el triángulo equilátero engendra un cono,
el cuadrado un cilindro, y el círculo engendra una esfera. Entre las áreas y volúmenes de estas figuras,
se tienen las siguientes relaciones, que Arquímedes conocía y, por lo menos en parte, él había descu-
bierto:

Arca esfera ..\re a es !'era 2


----- -- -- = ]
Arca lateral cilindro Area lateral cono :1

.Ál'ea lateral rilindro 2 _.Í..rea e~fera 2


----·---
Area laleral cono :1 Arca l.ol.al cilindro
Área esfera 4 Arca total cilindro
Area total cono 9 Arca total rono

Volumen esfera 2 V olnmen esfera 4


Volumen c.ilindl'o :l Volu111en <:ono 9
Volumen cilindro 2
Volumen cono 3
Temas varios 161

La tumba de Arquímedes volvió a perderse, ya definitivamente, desde hace


siglos.

Diofanto (¿siglo III?)


Esta importante figura de la época final de la matemática griega, es trascen-
dental en la Historia del Álgebra. Como reflejo de su obra, unos versos latinos,
legado bizantino*, relatan -en el llamado «Epitafio de Diofanto))- los años y
principales circunstancias de su vida, ocultos en el enunciado de un problema, no
difícil:
«Hic Diophantus habet tumulum, qui tempora vitae
illius mira denotat arte tibi:
Egit sextantem juvenis; lanugine malas
vestire hinc coepit parte duodecima;
septante uxori post haec sociatur et anno
formosus quinto nascitur, vide, puer.
Heminam aetatis postquam attigit ille paternae,
infelix, subita morte peremptus, obit.
Quattuor aestates genitor lugere superstes.
Cogitur hinc annos illius assequere.»
Traducción:
«Aquí Diofanto tiene el sepulcro, el cual las épocas de la vida
de aquél, con arte admirable, te señala:
Joven pasó la sexta parte; de vello sus mejillas
comenzó a cubrir, a partir de aquí, una duodécima parte;
una séptima parte, después de esto, se casa, y al año
quinto he aquí que nace un hermoso niño.
Después que éste llegó a la mitad de la edad paterna
muere el desgraciado, arrebatado por una súbita muerte.
Cuatro veranos le sobrevive su padre para llorarlo.
De donde, conclúyese, alcances a saber los años de aquél.~~
Ecuación:
En la fría «prosa matemática», la traducción será:
X X X X
--+--+--+5+--+4=x de donde x=84 años.
{j 12 7 . 2

Isaac Newton (1642-1727)

El genial matemático inglés l. NEWTON falleció en Kensington, en 1727, a los

* Este texto se encuentra en la Antología Palatina de e¡Jig_ramas griegos y latinos, atribuida a


METRODORO de Bi~ancio, gramático y aritmético contemporáneo de Con~tantino el Grande, a principio
del s. IV. Hay edicion Impresa en París, DIDOT, 1864.
162 Temas varios

ISAAC ~EWTON

85 años de edad. Su entierro fue incomparablemente más solemne que lo haya sido
el de ningún otro hombre de ciencia. Presidieron las ceremonias el Canciller del
Reino y cinco Pares. En buena parte se honraba al alto empleado del Estado, pues
en 1695 fue designado para el importante cargo de Administrador de la Casa de la
Moneda.
Inhumados sus restos en la Abadía de Westminster, más tarde, en 1731, se
elevó el mausoleo; que lleva el siguiente epitafio:

Aquí descansa
Sir ISAAC NEWTON, Caballero
que con fuerza mental casi divina
demostró el primero,
con su resplandeciente matemática,
los movimientos y figuras de los planetas,
los senderos de los cometas y el flujo y reflujo del Océano.
Investigó cuidadosamente
las dzferentes refrangibilidades de los rayos de luz
y las propiedades de los colores originados por aquellos.
Intérprete, laborioso, sagaz y fiel
de la Naturaleza, Antigüedad, y de la Santa Escritura
defendió en su Filosofía la Majestad del Todopoderoso
y manzfestó en su conducta la sencillez del Evangelio.
Dad las gracias, mortales,
al que ha existido así, y tan grandemente
como adorno de la raza humana.
Nació el 25 de diciembre de 1642; falleció el
20 de marzo de 1727.
(Para más detalles puede verse la biografía de N EWTON publicada por el Ing.
CORTÉS PLA en la Colección Austral.)
Temas varios 163

Jacobo Bernouilli (1654-1705)


Fue este insigne matemático, una de las más ilustres figuras científicas del
siglo XVII. Para entender el significado trascendente que J. B ERNOUILLI atribuía a
la inscripción que deseaba fuese grabada sobre su sepultura, es preciso anteponer
algunas explicaciones sobre las propiedades de la curva llamada espiral logarítmi-
ca, o también espiral de BERNOUILLI, porque fue precisamente este matemático
quien descubrió la mayor parte de ellas.
La espiral logarítmica tiene por ecuación p = Cekw (en coordenadas polares) y
su aspecto es el representado en la figura l. La curva se extiende hasta el infinito
por un extremo, y por el otro se va acercando al origen pero dando infinitas vuel-
tas alrededor de él, sin alcanzarlo nunca. En cierto modo es, pues, una curva sin
fin y sin principio.
Supongamos que con una potente lupa se mira la curva en las proximidades
del centro. Con esto aparece la curva ampliada o dicho en términos más técnicos,
aparece una transformada por homotecia de la curva propuesta. Pues bien, esta
ampliación no sólo tiene la misma forma que el original, sino que se trata de otra
curva idéntica a él.

No es ésta la única transformación que deja invariable la curva. Por ejemplo,


si buscamos su evolvente, resulta ser otra espiral logarítmica. Tal vez convenga
explicar que la evolvente de una curva C, se concibe así: Supongamos un hillo
arrollado a la curva, y que en uno de los puntos de este hilo fijamos un lápiz, y
luego procedemos a desenrollarlo, manteniéndolo siempre tirante. Entonces la pun-
ta del lápiz, P, describe una línea, que es la envolvente de la C propuesta.
164 Temas varios

Todavía más: la caústica por reflexión de una espiral logarítmica, es otra vez
la espiral logarítmica, y lo mismo la caústica por refracción.
Antes de seguir adelante, señalemos que el tratarse de una curva sin fin ni
principio, que por homotecia (o cualquier otra de las maneras dichas) se transfor-
ma, luego da otra curva, pero permanece invariable, luego es una misma ha servido
para que algún geómetra la presentase como un símbolo o ilustración del misterio
de la Divina. Trinidad.
Por su parte, BERNOUILLI interpretó esta permanencia como un símbolo de
la Resurrección; por este motivo, deseaba que sobre su tumba fuese grabada una
espiral logarítmica, con la expresión: «EADEN MUTATA RESURGO»*.
NOTA: La espiral logarítmica aparece en la Naturaleza cuando se producen
procesos de crecimiento proporcionales, esto es, cuando la velocidad de crecimien-
to es proporcional a la masa que lo porduce. O dicho de otra forma: cuando el
cuerpo crece en tamaño y permanece invariable en la forma, del modo como lo
hacen, por ejemplo, las cáscaras de algunos caracoles.

Carlos Federico Gauss (1777-1855)

Cuando este genial matemático tenía 19 años de edad ( 1796), descubrió la


manera de construir con regla y compás el polígono regular de 17 lados. Fue éste
el primer avance que la teoría de los polígonos regulares había tenido desde el
punto en que, dos mil años antes, la habían dejado los griegos.
Aunque este descubrimiento fue sólo el punto inicial de los muchos resultados
importantes obtenidos por GAUSS a lo largo de su dilatada vida, conservó siempre
por él un aprecio singular. Por ello, y recordando tal vez el precedente de Arquí-
medes, deseaba G A'uss que un polígono regular de 17 lados fuese grabado sobre su
tumba. Y aunque este deseo no se cumplió, en cambio, el monumento levantado
en homenaje a GAUSS en la Universidad de Gotinga está erigido sobre un pedestal
cuya sección es justamente un polígono regular de 17 lados.

* Ésta es la frase que citan algunos autores (com o R EBl ERF); pero en ot ros libros como el de
RouSE·BALL, se pone la siguiente: «EADEM NUMERO MUTATA RESV RGET».
Temas varios 165

2. OPINIONES Y ACTITUDES

l. Pregunta... y respuesta
Cuadrad curvas cuanto os plazca, y demostraréis gran sagacidad. Al hacer
esto os parecéis a un aritmético que examinase las propiedades de los números
mejor que calcular su fortuna. Cuando Arquímedes hallaba el peso específico de
los cuerpos, prestó un servicio al género humano, pero ¿de qué sirve hallar tres
números que representan la diferencia de dos cuadrados, que sumada con el núme-
ro tres siga representando un cuadrado, y que la suma de las tres diferencias suma-
da con el mismo cubo continúe formando cuadrado?
VOLTAIRE

El gusto por las ciencias abstractas en general, y especialmente por todos los
misterios de los números, es excesivamente raro. No hay que asombrarse de ello;
los encantos de esta ciencia sublime tan sólo se revelan a aquellos que tienen el
valor de penetrar a fondo en su estudio.
GAUSS.- Correspondencia con S. GERMAIN
2. Insistiendo en lo mismo

¿Es cosa indudable que el estudio de las matemáticas sea tan necesario en la
vida? Si son precisos magistrados, ministros, y clases civiles y religiosas, ¿qué pro-
vecho reportarán a estas profesiones las propiedades de un círculo o de un triángu-
lo? ... El hombre que ha legado a la tierra un solo precepto moral, un solo senti-
miento tierno, es más útil a la sociedad que el geómetra que ha descubierto las
más bellas propiedades del triángulo.
CHATEAUBRIAND

La Matemática tiene un fin triple. Primero, proporcionar un instrumento para


el estudio de la naturaleza. Pero esto no es todo. Tiene también un fin filosófico y,
me atrevo a decirlo, un fin estético ( ... ) Los buenos conocedores de la Matemática
encuentran en ella placeres comparables a los que proporcionan la pintura y la
música. Admiran la delicada armonía de los números y de las formas. Se maravi-
llan cuando un nuevo descubrimiento abre una nueva perspectiva. Y ¿no es estético
este placer, aunque los sentidos no participen en él?
~

POINCARE

3. Letras y ciencias

«Por amarga que sea esta verdad a los matemáticos, es preciso decirla. La
Naturaleza no les ha hecho para ocupar el primer puesto. Exceptuando algunos
geómetras inventores, han sido condenados a una triste oscuridad; y aún estos ge-
166 Temas varías

nios inventores están expuestos a caer en el olvido, si el historiador no se encarga


de anunciarlos al mundo: Arquímedes debe su gloria a Polibio, y Voltaire ha crea-
do entre nosotros la celebridad de Newton ... D' Alembert no gozaría actualmente
mejor suerte que Varignon y Duhamel, cuyos nombres, aunque respetados por la
escuela, sólo existen ya para el mundo de los elogios académicos, si a la reputación
de sabio no hubiese agregado la de escritor. Un poeta pasa con algunos versos a la
posteridad, inmortaliza su siglo y transmite al porvenir los hombres a quienes se
ha dignado cantar con su lira; mas el sabio, conocido apenas durante su vida, que-
da olvidado al día siguiente después de su muerte ... La gloria ha nacido sin alas; y
le es forzoso tomarlas de las musas cuando quiere volar a los cielos ... Todos los
tiempos y países ofrecen el mismo ejemplo, cesen, pues, los matemáticos de lamen-
tar que los pueblos, cediendo a un instinto general, antepongan las letras a las
ciencias ... ))
CHATEAUBRIAND

HLos verdaderos sabios son modestos (... ). Cuando se ha tenido la fortuna de


hacer un descubrimiento, ¿qué valor puede tener la satisfacción de darle su nombre
al lado de la alegría de haber contemplado la verdad frente a frente? (... ) Yo he
conocido sabios, y se preocupan poco de la gloria ... Estos sabios se alegran de sus
conquistas, pero no las consideran como un triunfo personalmente suyo, sino como
un éxito colectivo del ejército en que militan. De este ejército gran número de va-
lientes soldados han muerto sin dejar huellas de su nombre, habiendo contribuido
eficazmente a la victoria común.»
POINCARÉ

4. Efecto y disculpa del no saber

-Mira, hijo, en un triángulo que tenga dos lados desiguales, a mayor ángulo
se opone mayor lado.
-Sí, ya lo veo, papá.
-No basta que lo veas, hay que demostrarlo.
-¡Pero si lo veo ... !
-No importa; ¿de qué sirve que veas las cosas si no las demuestras?
Y así empieza a dar vueltas en la cabeza (del niño) el caleidoscopio, en que
cada figura tiene una trampa; un mundo de vistas con su inscripcioncilla, que hay
que descifrar, debajo de cada una.

-¿Qué estudias ahora?


-Matemáticas.
-¿Matemáticas? Son como el arsemco; en bien dosificada receta fortifican,
administradas a todo pasto matan. Y las matemáticas combinadas con el sentido
Temas varios 167

común dan un compuesto explosivo y detonante; la super-vulgarina. ¿Matemáticas?


U no ... dos ... tres ... todo en serie; estudia historia para que aprendas a ver las cosas
en proceso, en flujo.
UNAMUNO.- «Amor y Pedagogía)).
Alguna responsabilidad (de la ignorancia matemática) alcanza a los maestros.
Muchos de éstos, arrastrados por la rutina, parecen empeñados en inculcar a los
discípulos, que las nociones geométricas y algébricas representan ociosas cavilacio-
nes de ingenios ociosos, sin más interés práctico que algunas vulgares aplicacio-
nes ... Caí un poco tarde en la cuenta de que las verdades matemáticas represen-
tan ... algo así como la quinta esencia de los conceptos derivados de la percepción,
y escrupulosamente depurados de contingencias, a fin de que la lógica racional
pueda manipularlos ágil y cómodamente.
S. RAMúN Y CAJAL. - «Mi infancia y juventudn

5. Aplicación, constancia y método

Las Matemáticas han tenido siempre el prestigio de ser una ciencia que no se
adecúa a una aproximación vulgarizadora frívola. Por eso, J. Cadalso (1731-1782),
en sus Eruditos a la Violeta, casi las excluye de su «plan de estudios)), con estas
consideraciones:
«Si pedís a un matemático la definición de su facultad, empezad por
pedir a Dios paciencia para que no os saque de ella la gravedad con que os
ha de responder. Si le preguntáis en cuántos ramos se divide esta ciencia, no
tendréis memoria para ir contando; ... bajo el nombre de Matemáticas se
comprenden una infinidad de avechuchos con nombres todos durísimos de
pelar, pero en pronunciarlos bien está todo el mérito a que podéis aspirar;
porque vamos claros, esto de ponerse con sus cinco sentidos a líneas y más
líneas, letras y más letras, números y más números, no es para vosotros, y
sería el modo de privaros de los lucimientos exteriores, que deben ser las
niñas de vuestros ojos.
«Si vierais los tomazas en folio que hay escritos sobre cada parte de és-
tas, primero que emprender este estudio, renegaríais del padre que os engen-
dró ... La incógnita por aquí, la incógnita por allí. Ello será muy bueno, pero
yo no lo entiendo, ni quiero entenderlo, ni que vosotros lo entendáis, porque
dicen que pide mucha aplicación, constancia y método, tres cosas tan enemi-
gas de vuestras almas, como el mundo, demonio y carne.
«Decid, pues, con gravedad, que si el Autor de la Naturaleza puso todas
las cosas in numero, pondere et mesura (como me parece haber oído en algún
sermón que oí por casualidad), la Matemática es una ciencia divina, pues su
objeto es calcular, pesar y medir todas las cosas.
168 Temas varios

6. Mística numérica medieval


La investigación del simbolismo de los números se prolonga desde Jos pitagó-
ricos hasta la alta edad media. Cada número tiene su virtud, y ya por sí solo, ya
en sus relaciones con otros números, encierran una fuerza secreta o ilustran una
verdad abstracta. Esta investigación no resultó inútil para la Aritmética, como ya
se ha dicho (pág. 28). Veamos ahora cómo San Isidoro, en El libro de los Núme-
ros, mezcla las teorías pitagóricas con la simbología cristiana, en un exhaustivo
examen de Jos números que aparecen en la Biblia. Tomamos sólo unos breves frag-
mentos de su texto y ponemos entre paréntesis nuestras observaciones.
El número seis
El número seis es principal y perfecto, y resulta número acabado en sus par-
tes. Su sexta parte es igual al uno, su tercera al dos, y su mitad a tres; y esta suma
reunida, conviene a saber, uno, dos y tres hacen seis. Ningún número hasta el seis
resulta completo al dividirse. (Esto es auténtica Aritmética; ver pág. 37. Ahora se
exponen diversas manifestaciones de la perfección del seis.)
Porque en seis días acabó Dios sus obras de la Creación. Seis días componen
las épocas del mundo (de Adán a Noé, a Abraham, a David, a la cautividad, a
Cristo, al fin del mundo). Hallamos la perfección de este número en las edades de
los hombres, esto es: infancia, puericia, adolescencia, juventud y vejez. (Tras ejem-
plos análogos, que, junto a las de los otros números, presentan una interesante pano-
rámica de doctrinas cosmológicas de su tiempo, pasa a enumerar las apariciones
del seis en los libros sagrados. Este es, poco más o menos, el plan que sigue con
los demás números):
... Ezequiel narra haber visto en la diestra de un varón una caña de seis codos,
y el mismo escribió tenían seis codos de altura las fachadas del templo. Se manda
al príncipe ofrezca seis corderos en los holocaustos. Y vemos en el evangelio que
Cristo trocó en regalado vino seis grandes ánforas llenas de agua; seis días antes
de su pasión entró en Jerusalén montado en un asnillo. Muchísimos más ejemplos
se encuentran, pero los pasamos por alto para no cansar al lector.

7. Ciencia y espiritualidad

Si la verdad es el fundamento de la justicia, en vuestras Ciencias Exactas pa-


rece que resplandece más que en las otras aquella verdad que hace veraces a las
ciencias. Aquella verdád en virtud de la cual las ciencias veraces no enemistan,
sino que hermanan en la paz a los hombres y las naciones.
Nos admiramos en vosotros la multiforme luz de aquella ciencia que, fijando
el pie sobre la realidad, fuente de toda verdad para el conocimiento humano, se
sublima en el cálculo, en la línea, en la figura, en todo aquello donde se extiende el
imperio de la cantidad y desciende de lo inmensamente grande a lo inmensamente
pequeño, a investigar y ponderar aquel peso y aquella medida conque la inteligen-
Temas varios 169

cia divina fijó el orden del Universo y de sus partes supremas e ínfimas.
E. PACELLI, PIO XII (A los miembros del Congreso Internacional de Matemáticas,
12 Nov. 1942).

8. Tríada y clasicismo

En su libro «La Bien Plantada», EUGENIO o'ORS escribe, en el Capítulo 111,


acerca de Teresa:
«En la casa son tres hermanas. Teresa es la segunda. La mayor se llama Sara,
la más pequeña Eugenia.
«La razón humana encuentra un placer manifiesto en distribuir cada uno de
los aspectos de la realidad que contempla, en tres partes ordenadas. Debe haber en
esto una especie de ley. Y se deleita sobre todo, y reposa, cuando el orden de estas
tres partes viene de tal manera, que la perfección más exquisita e inestable se en-
cuentre en el medio, que la primera parte sea una verde, áspera, sabrosa prepara-
ción, y la última una blandura y exceso, entrando ya en caminos de decadencia.
«Así tenemos: Esparta, Atenas, Macedonia; Esquilo, Sófocles, Eurípides ( ... );
y Venus, Minerva, Juno, símbolos eternos presentados a la elección, siempre dudo-
sa de París.
«Bien, pues Eugenia es una preparación a la Bien Plantada, pero todavía con
austeridades de orden dórico; Sara es una continuación, pero ya con una iniciada
floración al modo corintio ...
«Cuando a la hora del crepúsculo las tres pasean enlazadas a orilla de la mar,
sentís que pasa ante vosotros algo muy importante y muy rítmico, y os parece leer
la Historia Universal de Bossuet.

9. Forma, número ... y guasa viva

Don MIGUEL DE UNAMCNO, en sus «Apuntes para un tratado de Cocotolo-


gía)), desarrolla una sátira graciosa cuyos destinatarios se explicitan en las palabras
finales del libro: «Concluyo, pues, antes de que se me agríe el humor y dejando
este tono me avíe a otro en que vierta todo el asco que me producen los pedantes
investigacionistas, que no investigadores. Tengamos la fiesta en paz, y ahoguemos
en amor, en caridad, la pedagogía.»
Ponemos aquí algunos de los párrafos en que alude a las cuestiones de forma
y número. Lamentamos no poder hacer más extensa la cita.
«Todo en ella (en la pajarita) es admirable, no siendo de agotar la serie de
armonías y misteriosas relaciones que nos presenta. La pajarita es, ante todo un
ser triangular o, mejor dicho, triánguli-rectánguli-isoscélico, y como el triángulo
rectángulo isósceles es la mitad de un cuadrado, vemos su relación íntima y pro-
funda con el cuadrado que tanto papel juega en nuestra mensuración. En las líneas
de la pajarita unas, como las que van de la coronilla al pico o de la rodilla al pie,
170 Te mas varios

son como lados del cuadrado, y otras, cual las tres líneas que partiendo del centro
van a parar al pico y a los extremos de la pata, y la cola, son como diagonales del
mismo cuadrado, es decir, que tomando a aquellas, como se las debe tomar, de
unidad, equivalen éstas a /2, cantidad inconmensurable con la unidad. Y he aquí
cómo se introduce en la esencia de la pajarita la misteriosa relación de la incon-
mensurabilidad.
nEsta inconmensurabilidad es a la pajarita lo que la espiritualidad al hombre
y ella nos dice que debe tener la pajarita una vida suprasensible ...
))La perfecta pajarita ha de poder ser inscrita en un cuadrado perfecto ... Claro
está que en las precarias y miserables condiciones de nuestra vida terrestre y dados
entre otros inconvenientes los que la materia presenta -el grosor y otras imperfec-
ciones del papel-, no hay pajarita alguna que cumpla wn toda exactitud su ideal,
ideal geométrico; ideal que se cierne en el mundo platónico de las ideas puras. El
divino arquetipo de la pajarita es una especie geométrica que yace desde la eterni-
dad en el seno de la Geometría. Cuanto más una pajarita se acerca a su arquetipo
y se inscribe en más perfecto cuadrado, tanto más perfecta es ella y tanto más se
acerca a la superpajarita inaccesible.
) ) y aquí se nos presenta una interesantísima y muy sugestiva cuestión; es, a

saber, la de que lo que hace la individualidad de cada pajarita, lo que las demás
pajaritas de su tamaño la distingue es precisamente su imperfección ...
) ) y ¿quién duda que el triángulo sea figura más perfecta que el círculo? ... Por-

que en el círculo apenas hay más que unidad, mientras que en el triángulo hay uni-
dad, variedad y armonía, unidad de espacio cerrado, variedad de lados y ángulos,
armonía de figuras. Así ha sido siempre honrado y respetado el triángulo, y con él
el número TRES que de él deriva, el misterioso número tres, el primer número
compuesto de un impar y de un par, y precisamente del primer impar con el par
primero. Aquí haré un caluroso elogio del número tres, elaborando las principales
categorías y potencias que se nos dan en terna o tríada, y fijándome muy especial-
mente en la Libertad, Igualdad y Fraternidad; Dios, Patria y Rey; Agricultura, In-
dustria y Comercio; Verdad, Bondad y Belleza; Oriente, Grecia y Roma; etc., etc.,
etc.n

10. Teóricos y prácticos (Una broma de Fr. Luca Pacioli)

En el tratado que titula La Divina Proporción, que Fr. Luca Pacioli concluye
en 1509, y dedica a Ludovico Sforza, Duque de Milán, el autor intercala varios
relatos autobiográficos, como el siguiente (trad. Ricardo Resta. Edit. Losada. Bue-
nos Aires):
HPor esta ciencia infalible de Geometría, Vuesta Alteza podrá a veces -como
hemos hecho nosotros- divertirse a costa de dichos canteros aprovechándose de
su ignorancia de esta manera: ordenándoles que de piedras semejantes a éstas obli-
gándoles, verbi gratia, a hacer un capitel o una base o un cimacio a alguna colum-
Te mas varios 171

na, que sea de cuatro o de seis caras iguales, de la manera indicada, y que las de
la forma de cuatro no sean triangulares o que las de la forma de seis no sean cua-
dradas. Lo mismo de ocho y veinte caras y que ninguna sea triangular, o bien de
doce y que ninguna sea pentagonal, cosas que son todas imposibles. Pero ellos,
como temerarios bravucones que son, prometerán mares y montes, pues hay mu-
chos que no saben ni se preocupan por aprender, contrariamente al precepto moral
que dice: ne pudeat quae nescieris te ve/le doceri. Como el caso de aquel carpintero
que, preguntado sobre qué haría si no hubiese cepillo, contestó que haría uno con
otro cepillo. Otro tonto dijo que su escuadra era demasiado grande para ajustar
una escuadra pequeña, pues creía que los ángulos rectos variaban entre sí.
>>Bobos así hay muchos más. Conversando con uno de éstos, en tiempo en que
se edificaba el palacio de la buena memoria del conde GIROLAMO, en Roma, mien-
tras en su presencia se hablaba, como suele suceder, de la construcción, y estando
allí en su compañía gran número de dignas personas de distintas facultades, entre
otros el entonces renombrado pintor MELOZZO DA FORLf, por el placer de especu-
lar, MELOZZO y yo exhortamos al conde a que mandase hacer cierto capitel en
una de estas formas, sin aclararle la dificultad, sino sólo diciéndole que sería cosa
de ver. Asintió a esto el conde, llamó al maestro y le preguntó si sabía hacerlo.
Aquél contestó que era cosa de poca dificultad y que lo había hecho otras veces,
por lo que el conde sospechó que no fuera nada que valiese la pena como le asegu-
rábamos. Nosotros insistimos en lo mismo, agregando abiertamente que no podría
hacerlo, por la imposibilidad señalada más arriba. Volvió el conde a llamar al can-
tero -que por entonces era todavía de los renombrados- y volvió a preguntarle si
lo haría; entonces el cantero, casi mofándose, sonrió brevemente y dijo que siem-
pre estaba dispuesto a comprometerse, tanto para el sí como para el no. El conde
le dijo: HSi no lo haces, ¿que quieres perder?)), y él atinadamente contestó: «Señor,
la misma cantidad que a juicio de Vuestra Señoría Ilustrísima yo pueda ganar)). y
así quedaron de acuerdo, concediéndole el conde el término de veinte días, y él
pidiendo sólo cuatro. Sucedió que echó a perder muchos mármoles, sin poder lo-
grar nada; finalmente el conde no le obligó sino a pagar el costo de las piedras, y
el tallador quedó humillado. Pero nunca cejó en averiguar el origen de la propues-
ta. Supo que había sido el fraile, de modo que me guardó no poco rencor. Encon-
trándome un día me dijo: «Caballero ... caballero, no os perdono la jugada que me
hicisteis si no me enseñáis la manera de hacerlo)). Y o me le ofrecí en todo lo que
podía y, quedándome varios días en Roma, no lo defraudé, y le descubrí éstas y
otras cosas que ie interesaban; y él quiso cortésmente que me llevara una valiosa
capa en recuerdo suyo. Por eso digo que cosas como éstas pueden porporcionar a
Vuesta Alteza la oportunidad de hacer que otros se den cuenta de su error y no se
vengan con tantos alardes, como despreciando a todos los demás.H

11. Nueva mística numérica

«Mi querido amigo: Me considero muy feliz al saber que tenéis perfecta dis-
172 Temas varios

posición para transformaros en naturalista, y observar los fenómenos del mundo


de la Aritmética. Vuestra doctrina es la mía; creo que los números ... no son el
producto arbitrario de nuestro espíritu; pienso que existen fuera de nosotros con el
mismo carácter de necesidad que las cosas de la realidad objetiva, y que las encon-
tramos, o las descubrimos, o las estudiamos, como los físicos, los químicos y los
zoólogos.
Por mi parte, no soy más que algebrista, y nunca me he separado de la esfera
de las matemáticas subjetivas. Estoy, sin embargo, perfectamente convencido de
que las más abstractas especulaciones del Análisis corresponden a realidades que
existen fuera de nosotros, y que algún día entrarán en el dominio de nuestro cono-
cimiento.»
HERMITE,- Correspondencia con STIELJES
A los sabios de nuestra época estaba reservado reconocer que estudiando por
sí mismas, abstractamente y fuera de toda figuración material, las propiedades de
las cosas matemáticas, se pueden descubrir virtudes, coincidencias y leyes tan ad-
mirables como las que deleitaban a los griegos y, además, más generales. Las ver-
dades matemáticas de que así hemos obtenido la revelación, nadie todavía, desde
la existencia de la tierra, las había percibido. Y, no obstante, son de todos los tie-
rnos, y en los sucesivos procurarán satisfacciones intelectuales a millares de gene-
raciones. ¿Hay necesidad de buscar otras razones para convencernos de que son
interesantes?
P. BOUTROUX

12. De las Matemáticas

De las Matemáticas sé muy bien lo que dice San Agustín: Quas multi Sancti
nesciunt quidem, et qui etiam sciunt eas, Sancti non sunf>!. ((Que muchos santos las
ignoran, y que los que las saben no son santos.» Esta sentencia, que parece dura,
no quiere decir lo que suena: sólo intenta el Santo significar por ella el grande em-
beleso con que esta nobilísima ciencia arrebata hacia sí a sus profesores, los cuales
necesitan de un esfuerzo muy particular para desviar su atención de las especula-
ciones matemáticas, si han de encontrar tiempo para dedicarse a las verdades del
Evangelio. Por lo demás, nadie puede negar que el mismo embeleso con que arre-
batan al alma es el medio más eficaz, como inocente, para desviarla de las pasio-
nes, que son los mayores enemigos de la santidad. Y así, apenas se encontrará
matemático sobresaliente que no sea hombre de costumbres irreprensibles.
P. ISLA
La Matemática, ciencia que a pocos pueden penetrar en toda su profunidad,
ocupa un puesto peculiar entre todas las creaciones del espíritu. Es una ciencia de
estilo riguroso, como la lógica, pero más amplia y muchos más rica en contenido;
Temas varios 173

es un verdadero arte, que puede ponerse al lado de la plástica y de la música, por-


que, como éstas, ha menester una inspiración directriz y amplias convenciones for-
males para su desarrollo; es, por último, una metafísica de primer orden como lo
demuestra Platón y, sobre todo, Leibnitz.
La ciencia no es intuición, sino observación y análisis. Mas la Matemática
traspasa los linderos de la observación y del análisis y en sus momentos supremos
procede por intuición, no por abstracción. De Goethe son estas hondas palabras:
«El matemático no es perfecto sino cuando siente la belleza de la verdad». Bien se
comprende aquí que el enigma del número está muy próximo al misterio de la for-
ma artística. El matemático genial tiene su puesto junto a los grandes maestros de
la fuga, del cincel y del pincel, que aspiran también a comunicar, a realizar, a re-
vestir de símbolos ese gran orden de todas las cosas que el hombre vulgar de cada
cultura lleva en sí sin poseerlo realmente ... Newton, Gauss, Riemann, fueron natu-
ralezas artísticas. Léanse sus obras y se verá que sus grandes concepciones les vi-
nieron de repente: «Un matemático -decía el viejo Weierstrass- que no tenga
también algo de poeta, no será nunca un matemático completO)).
0. SPENGLER
13. ¿Quién tiene razón?

«La ciencia matemática es un estudio que no le debe nada a la observación,


nada a la experiencia, nada a la inducción y nada a la casualidad.»
E. T. HUXLEY
«Necesario es reconocer que la objetividad completa de nuestra Ciencia es una
quimera; creada por nosotros y con nuestros órganos, nuestra Ciencia está hecha a
nuestra medida, y siempre existirá una dependencia entre ella y nuestras relaciones
con el mundo exterior.))
E. PICARD
¿Quién tiene razón? Evidentemente, la opinión del insigne naturalista Huxley
es insostenible. Los conocedores profundos de la génesis y de la enseñanza de las
teorías matemáticas opinan de modo muy distinto que él:
«Por intuitivas que nos parezcan las ideas de la Aritmética, no dejan de tener
un origen experimental; se han formado en nosotros lentamente porque nuestras
sensaciones constituyen grupos separados. Seres que vivieran en un medio continuo
para sus sentidos, no tendrían ninguna idea de unidades distintas y, por consiguien-
te, tampoco de número.))
P. PA!NLEVE

Más recientemente, otro filósofo-matemático desarrolló esta misma idea, con


ligero humorismo, en un artículo de homenaje a Einstein:
«Si se pudiera imaginar seres inteligentes que vivieran en el Sol, donde todo
es gaseoso, probablemente no tendrían concepto de número, así como ningún con-
cepto de «cosas)). Podrían tener matemáticas, pero la rama más elemental sería la
174 Temas varios

topología. Algún Einstein solar podría inventar la Aritmética, e imaginar un mun-


do al cual fuera aplicable, pero el tema sería considerado demasiado difícil para
los colegiales ( ... ). La tendencia general de estas reflexiones es arrojar dudas sobre
la opinión de que los conceptos surjan independientemente de la experiencia sen-
sible.n
B ERTRA Nf>- R U SELL

14. De los Diálogos de Pérez de Moya

El libro titulado Aritmética Práctica y Especulativa del Bachiller Juan Pérez


de Moya, conoció desde su aparición una difusión insólita. Tuvo no menos de 14
ediciones, desde la primera en Salamanca en 1562, hasta la de Madrid en 1776.
Este libro resulta memorable por la excelente calidad de su estilo literario y tam-
bién, sobre todo, porque en él se encuentra a partir de la segunda edición la prime-
ra colección de amenidades matemáticas publicada en español. Estas amenidades
se van desarrollando en dos Diálogos, muy animados, entre detractores y defenso-
res de la Aritmética. He aquí algunas frases tomadas de dichos Diálogos de Arit-
mética.

*
Las ciencias no se han de aprender por el interés que de ellas se espera, sino
por la perfección que traen al hombre.
*
Aritmética, comúnmente se define, es un arte que trata de números y de sus
pasiones.
*
Estimaría más la menor parte de lo que de esta arte ignoro, que la mayor que
de ella sé.
*
La Aritmética no consiente engaño, por ser como un cartabón con que se mi-
de la verdad y la mentira.
*
Todas las cosas creadas parece que están trabadas entre sí con el número.
*
El arte (de la Aritmética) es como una fina espada, que puesta en mano de un
loco ninguna seguridad promete, sino todo daño y desatino, y, por el contrario, en
manos de un cuerdo es de grande uso.
*
El vicio del mal caballero no se ha de imputar al buen caballo.
*
Temas varios 175

Aunque natura da a los hombres los principios y fundamentos, no son más


que un axioma sobre que se ha de fundar la ciencia.
*
Quien poco sabe de una cosa, poco duda de ella.
*
El arte no se da para engañar, sino para excusar el engaño.
*
Más negocios hay que leyes.
*
Procurar que nuestra plática sea nueva, es por demás. Porque, como dice Te-
rencio, ninguna cosa se dice que no se haya dicho ya otra vez.
*
Dice Aristóteles: Si alguna cosa hay que no tenga fin, es el número.
*
No hay cosa tan dificultosa que queriendo trabajar no se alcance.
*
La prolijidad es madre de confusión.
*
Ninguna cosa alegra más el ánimo al que enseña, que ver que le van enten-
diendo los que le oyen. Y al contrario, si no le entienden.
*
Ninguna cosa es tan fácil, que no sea dificultosa si se hace de mala gana.

3. MATEMÁTICAS DE UNIVERSO FINITO

l. Aritmética modular

Una aritmética hecha con pocos números


La clave de la explicación que va a seguir se encuentra en la teoría de las ope-
raciones modulares, nombre un tanto aparatoso, pero que significa un modo de
operar mucho más corriente que lo que parece. En un día, por ejemplo, no conta-
mos más que con veinticuatro horas; numerando las horas del día de una a veinti-
cuatro, como se hace en las guías de ferrocarriles, podemos plantearnos el siguiente
problema trivial:
«Un tren emplea 5 horas en el trayecto desde A hasta B. La salida de A es a
las 13 horas, ¿cuál será la hora de llegada a B?
176 Temas varios

Responderemos, claro, que la llegada es a las 18 h., porque para saberlo nos
basta sumar los datos:
13 +5= 18
Pero aquí queda algo por precisar. Si el viaje iniciado a las 13 h. tuviese una
duración de 15 horas, la hora de llegada a B serían las 4 h. Por lo tanto, si mante-
nemos que basta sumar los datos deberemos escribir la suma así:
13 + 15 = 4.
Del mismo modo, en problemas análogos, con el reloj de 24 horas, habrá que
escribir las igualdades
8 + 10 + 12 = 6; 15 + 17 + 9 + lO= 3
Pues bien, lo que se ha hecho aquí es una suma modular, con relación al «mó-
dulo 24)), y lo que quiere decirse con ello es que cada vez que se obtenga un núme-
ro superior a 24, se le sustituye por su resto, al quitarle 24 las veces que sea preci-
so, o lo que es igual, al dividirlo por 24.
Del mismo modo podremos escribir las igualdades
8 x 4 = 8 (mod. 24); 3 x 20 = 12 (mod. 24)
Un caso parecido se ofrece al considerar que varios niños, A, B, C. D, E (y
sean cinco, como ejemplo concreto), sortean entre ellos un caramelo por el ingenuo
y frecuente procedimiento de numerarse a partir de uno de ellos, y siempre en el
mismo orden, para quedarse con el caramelo en cuestión el niño señalado por un
número prefijado. Por ejemplo: aquel a quien le corresponde el 37. La numeración
de los niños irá así:

NIÑOS: A B e D E
l. a
1•uelta:
,
l, -, 3 , 4, 5,
')

2. ·vuelta: 6, 7, 8, 9, 10,
.................................

Como es natural, el niño que sepa algo de cálculo puede prever desde el prin-
cipio el resultado final: Saldrá premiado B, y esto lo mismo si el premio corres-
ponde a 37, como si suponemos que corresponde a cualquiera de los números
2, 7, 12, 17, 22, 27, 32, 37, ...
esto es, precisamente, cualquiera de los números que divididos por 5 dejan resto 2.
En el primer ejemplo hemos visto que, para confeccionar el horario de ferro-
carriles, aparecen como equivalentes dos números de horas que divididos por 24 de-
jen el mismo resto. En el segundo ejemplo, son equi1Jalentes, a efectos de alcanzar
el premio, dos números que divididos por 5 dejen el mismo resto. Pues bien, esta
observación es la clave de la aritmética modular, sistematizada por Gauss.
Temas varios 177
Como nuevo ejemplo, y porque nos servirá para lo sucesivo, tomemos otro
módulo, tal como 7. Los únicos números «distintos)) que cabe considerar son
o, 1, 2, 3, 4, 5 y 6
Para sumarlos o multiplicarlos se procede así: 2 x 3 x 4, sería en la Aritméti-
tica ordinaria igual a 24, pero ahora (módulo 7) es igual a 3, puesto que 24 divi-
dido por 7 deja resto 3.
Como consecuencia, la tabla de sumar y la de· multiplicar, con el módulo 7,
serán como sigue:

+ o 2 a 4 5 6 X o 2 ;~ 4 5 G
o o 1 2 3 4 5 () o o o o o o o o
1 1 2 3 4 5 (j o 1 o 1 2 a 4 5 6
2 2 :{ 4 5 (j o 1 2 o 2 4 () 1 3 5
3 3 4 5 6 o l 2 3 o 3 t) 2 5 ] 4
4 4 5 (j o l 2 ;~ 4 o 4 ] 5 2 6 a
5 5 (i o l 2 3 4 5 o 5 0 l (j 4 2
6 G O l 2 3 4 5 6 o 6 5 4 ;~ 2 l

Definidas así las operaciones, tenemos iniciada una Aritmética con un número
finito de elementos, es decir, que no hay en ella infinitos números naturales, como
sucede en la aritmética ordinaria. Se advierte que para todo lo que sigue el módulo
debe elegirse igual a un número primo, para evitar complicaciones innecesarias, en
cuyo examen no interesa ahora entrar.
En esta Aritmética son válidas todas las fórmulas de la aritmética ordinaria,
tales como

a + b - (e- d) = a + b-e + d;
m (a + b-e) = rn a + m b - m e;

etcétera; la sustración y la división se definen como operaciones inversas de la adi-


ción y multiplicación, respectivamente, de modo que es

4 - 6 = 5 (mod. 7) porque .5 + 6 = 4 (mo(l 7)


:3
- 4- = G (mod. 7) porque fJ x 4 = 3 (mod. 7)

Algunas fórmulas resultan muy simplificadas, como

(a + b)" = a" + b" (mod. p).


En estas igualdades modulares, se prefiere emplear el signo =, en vez del
pero esto no importa ahora.
178 Temas varios

NI POBRES NI RICOS.- Sin embargo, no todo es igual en la aritmética modu-


lar y en la ordinaria. Por ejemplo, si los ciudadanos de un imaginario pequeño
mundo quisieran arreglar sus finanzas de acuerdo con esa aritmética modular, no
habría pobres ni ricos, por la imposibilidad de ordenar estos números de mayor a
menor; es decir, no tiene sentido aquí afirmar que
3 es mayor que 1,
5 es mayor que 3,
por cuanto sumando estas cantidades (módulo 7) resulta que 3 + 5, esto es, 1, no
sería mayor, sino que sería menor que 1 + 3, esto es: 4. Dicho en términos mate-
máticos: un cuerpo numérico finito no puede ser ordenado.

2. Geometrías finitas

Dirigidas estas páginas a un público intelectualmente curioso, pero no precisa-


mente matemático, pensamos pueda ofrecer cierta novedad e interés para algunos
lectores el conocimiento de las llamadas geometrías finitas.
La geometría habitual maneja desde distintos puntos de vista, y con sistemas
de postulados diversos, sus puntos, rectas y figuras, pero suponiendo siempre que
dispone de infinitos puntos y de infinitas rectas. Sin embargo, hay posibilidad de
construir un pequeño universo geométrico, con sus figuras y sus teoremas, pero
constituido por un limitado número de puntos y, por ende, de un número limitado
de figuras. En cierto modo, podría decirse que es una Geometría ((de juguete)) la
que vamos a presentar a los lectores, aunque ya adivinen que se trata de un jugue-
te muy importante para el matemático.
Presentaremos la posibilidad de estos espacios finitos, con tres modelos distin-
tos, correspondientes a las ordinarias Geometría analítica, proyectiva y métrica. La
explicación de cada modelo se desarrollará con independencia de los otros, lo que
resultará más cómodo para la atención de los lectores, ya que si encuentran dificul-
tad en la comprensión de un modelo, podrán pasar a otro sin ningún inconveniente.

GEOMETRÍA ANALfTICA MODULAR

Como preámbulo a la construcción del primer modelo (el que se inspira en la


Geometría analítica), se introducen las igualdades y las operaciones modulares: al
sumar dos números, módulo m, quiere decirse que estos dos números vienen susti-
tuidos por su resto, al dividirlos por m, y a su vez, la suma de estos restos viene
sustituida por su resto al dividirla por m.
Lo mismo vale si en vez de suma se dice producto. De modo que con el módu-
lo 7, por ejemplo, podemos escribir estas igualdades:

18=4 (mód. 7) 13+26+8=6+5+1=5 (mód. 7)


8x20=lx6=6 (mód. 7) 15x30=1x2=2 (mód. 7)
Te mas varios 179

Esto ha sido ya detalladamente explicado en las páginas anteriores. Pasemos


ahora a la construcción de una geometría finita.
Como en la Geometría plana ordinaria, llamaremos punto al conjunto de dos
números en un orden, que son sus coordenadas:
A = (x, y)
La particularidad es que estos dos números no van a ser los de la aritmética
ordinaria, sino elementos de una aritmética finita. Por ejemplo, la que resulta de la
reducción al módulo 7. Con esto será también finito el número de puntos que cons-
tituirá nuestro espacio, a saber, los 49 pares siguientes:

(0,0) (0, 1) (O,G)


(1, O) (1, l) (1, G)

(G,O) (G, l)

Llamaremos recta al conjunto de puntos que cumplen una condición tipo


Ax + By + C = O, o bien y = ex + b
(siendo los coeficientes, lo mismo que las coordenadas, elementos del campo nu-
mérico determinado, en nuestro ejemplo, por el módulo 7).
Los puntos de una recta se determinan construyendo la tabla y la gráfica de la
función, según muestra la fig. l.

6
X y

o 5

1 1

3 ~-+--+--+--~~~~ 4

3 o
4 3

5 6
3 4 5 6 6 2
'j=3:>:.•5 (mod.r)
FIG. l

Como es claro, aparecen aquí problemas de determinación de rectas de inter-


secciones, de perpendicularidad y paralelismo (definiendo convenientemente estos
términos, siempre por vía analítica).
. Naturalmente, cabe considerar otras líneas de ecuación más complicada. Las
figuras 2 y 3 muestran sendos conjuntos de puntos que determinan, respectivamen-
180 Temas varios

te, las ecuaciones que se indican. Por lo que cabe llamarlos circunferencia, elipse,
hipérbola, etc.

11
10
5 9
8
4
6
3

2
3
2
1
o !)
1 3 5 8 9 10

"'i)
l ~ 6

4·f=1
2 3 5 6
X• y'- 2 (rnod. 1 1
o } (mod 11)
f-~~h
Vérlices coiT'tUnes .@
Fu;. 2 }<'[(;, ;¡

Desde luego, muchos teoremas de la geometría ordinaria no son válidos en la


que ahora hemos construido, pero otros conservan su valor. Para más detalles
remitimos a la obra de G. ARNOUX: «Essai de Géométrie Analytique Modulaire».

GEOMETRfA PROYECTIVA

La siguiente figura 4 presenta el esquema de un espacio constituido por trece


puntos y trece rectas. Los elementos de cada uno de estos sistemas se designarán
sucesivamente por 1, 2, ... hasta 13.
La figura indica claramente que en la recta 1 están los puntos 2, 3, 4 y 7; en
la recta 2, los puntos 1, 3, 5 y 8, etc. Del mismo modo se ve que las rectas 4 y 6 se
cortan en el punto 11, etc. De modo que en cada recta hay cuatro puntos y por
cada punto pasan cuatro rectas.
El primer comentario que ocurre a esta explicación es que no hemos aclarado
si los números que indican los puntos son de la fila horizontal y los que indican las
rectas son los de la columna vertical, o si es al contrario. La respuesta es que tal
distinción es innecesaria, por la simetría del esquema, y que cada lector puede
tomar como puntos o rectas los números de la dirección que prefiera. Con esto
(digamos al paso) aparece una circunstancia que ilustra el llamado {{principio de
correlación>>, según el cual se hace Geometría por partida doble, y dos matemáti-
cos pueden estar hablando con las mismas palabras, sin necesidad de estarse refi-
riendo a la misma cosa (en nuestro ejemplo, cuando uno diga que un punto está en
una recta, otro puede entender que una recta pasa por un punto, etc.).
Temas varios 181

1 2 3 ~ 5 6 7 8 9 10 11 12 13

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
Fn;. 4

Con el espacio ahora construido, podemos intentar el desarrollo de una Geo-


metría adecuada. Por lo pronto es cierto que:
a) dos puntos determinan una recta;
b) dos rectas determinan un punto;
e) fuera de cualquier recta hay puntos y hay rectas que no pasan por cual-
quier punto.
No es nuestro propósito desenvolver las definiciones y teoremas que vengan a
constituir la Geometría Proyectiva de este espacio. Para ver que no contiene sólo
resultados triviales, veremos que subsiste aquí el llamado Teorema de Desargues.
Este teorema afirma que si por un punto cualquiera, S, del plano hacemos pa-
sar tres rectas y tomamos dos puntos A y A' en la primera, otros dos puntos B y
B' en la segunda y otros dos C y C' en la tercera, entonces las rectas A B y A' B',
como asimismo las A C y A' C' y, finalmente las BC y B'C' se cortan en puntos y,
P y a, respectivamente, que están alineados sobre una misma recta s. Esta explica-
ción se ilustra en la fig. 5, y los triángulos ABC, A'B'C', se llaman triángulos ho-
mológicos.
En el plano ordinario toda la construcción viene ilustnida por la mencionada
figura S. Vayamos ahora a nuestro espacio de trece puntos y en él podremos repe-
tir lo mismo, como muestra claramente la misma figura S bis, a la derecha. Para
mayor claridad hemos marcado con trazos análogos las rectas del espacio finito
que corresponden a las del espacio ordinario, y creemos que la figura será suficien-
. temente expresiva por sí sola para dispensarnos de una más detallada explicación.
182 Temas varios

Vemos aquí una vez más que para el matemático moderno las reglas de la ló-
gica perenne conservan su validez, pero las aplica a conceptos mucho más distantes
de los modelos físicos inmediatos. E incluso es cierto que avanzando en este orden
de ideas las figuras estorban pronto y es mejor prescindir de ellas. Vamos así hacia
una Geometría no figurativa que, suponemos deberá ser muy del agrado de los pin-
tores abstractos, si llegasen a tener noticia de ella.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10111213
~ _:: ·e

.,. --
b 1 1
2
2 ·.Í·······-i·······•···········'·····················
3
a:4 t• ••· • e' 3
4
e5 ~ 1
5
6
á.7 ~ • e
6
7
e --~-_a- _ _. ______ -·-~~- 8
¡; 9 9
10 -----·-·-1----l----,-- 10
11
1Z
C'13
----J-¡ --..-:r•---
• • • • -¡;r 11
12
13

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 1112 13

FIG. 5 FJG. 5 bis

En el ejemplo que hemos abocetado se trata de una Geometría Proyectiva, no


Métrica. Con esto queremos decír que no se ha aludido para nada a las cuestiones
de distancia ni de ángulos (segmentos congruentes, suma de segmentos, rectas pa-
ralelas, perpendicularidad, etc.). Son cuestiones de las que nada podríamos decir
hasta ahora. Se ha tratado sólo de teoremas de incidencia que se refieren, en últi-
mo extremo, a puntos alineados y rectas concurrentes. Para más detalles pueden
consultarse las «Lezioni di Geometría Moderna>> de B. SEGRE.

GEOMETRÍA «MÉTRICA>>

Se puede construir una Geometría «métrica>> artificial, de acuerdo con las si-
guientes definiciones.
Punto. Es cada una de las 25 letras A, B, ... , Z, que aparecen escritas en los
siguientes cuadros:

A B e D E A 1 L T Z AYQOH
F G H 1 J SVEHK ~ K 1 B Z
KLMNO G O~UD J e U S L
PQ~ST X e
F N Q VTMFD
UVXYZ M P Y B J N G E X P
Te mas varios 183

Recta. Es un conjunto de cinco puntos alineados, sea en fila, sea en columna;


en los cuadros anteriores hay, pues, 30 rectas.
Rectas paralelas. Son las que no tienen ningún punto común. Por ejemplo:
GORUD 11 MPYBJ
Rectas perpendiculares. Son las que vienen representadas por una línea y co-
lumna del mismo cuadro.
Con estas pocas definiciones, ya se cumplen las primeras proposiciones de la
Geometría euclídea ordinaria. Porque, en efecto:
Dos puntos determinan una recta, sobre la que constituyen un segmento.
Por un punto dado pasa una recta, y sólo una, perpendicular a una recta dada.
Dos rectas perpendiculares a otra son paralelas entre sí.
Del mismo modo pueden enunciarse propiedades que aquí conservan su vali-
dez. Pero esta permanencia se hace más interesante introduciendo la noción de
«congruencia», de acuerdo con la siguiente definición convencional.
Segmentos congruentes. La «distancia» entre dos puntos es 1, ó es 2, según
que sean consecutivos o tengan un punto intermedio. Se entiende que se toman en
orden cíclico de modo que en la primera fila del primer cuadro, A es el siguiente
de E. Se entiende que dos segmentos son congruentes cuando están los dos en sen-
das filas, o en sendas columnas (pero no uno en una fila y uno en una columna) y
entre los extremos del uno hay igual distancia que entre los extremos del otro.
Ejemplo:
QH TP = VE = R/{ =/= VN
NY = BII = J1V=foAC

Triángulo. Es la figura constituida por tres puntos (vértices) y los tres seg-
mentos que determinan (lados).
Ejemplos: Los lados del triángulo FHV son:
FH (en el primer cuadrado)
FV (en el tercero)
HV (en el segundo)
En este caso se trata de un triángulo equilátero, pues los tres lados tienen por
«longitud» 2.
Circunferencia. U na circunferencia es la figura constituida por los puntos
que unidos a uno fijo,. llamado centro, dan segmentos congruentes.
Una circunferencia está, pues, constituida por 6 puntos. Por ejemplo, con cen-
tro N y radio N K, resultan los puntos K, L, C, Z, E, X.
Una recta es tangente, secante o exterior, según tenga uno, dos o ningún pun-
to común con la circunferencia.
Pues bien: aunque la «distancia» de que hemos hablado nada tiene de común
184 Temas varios

con la euclídea (y ni tan siquiera cumple las condiciones por las que un matemáti-
co podría llamarla distancia sin entrecomillar la palabra), con todo, muchos teore-
mas de Geometría euclídea se cumplen aquí. Por ejemplo:
Las tres mediatrices de un triángulo concurren en un punto (como es natural,
mediatriz de un triántulo es, por definición, cada perpendicular a la recta de sus la-
dos en un punto que equidista de sus dos vértices). En otro punto concurren las
tres alturas. En otro las tres medianas. Estos tres puntos están alineados, y el últi-
mo tiene sus distancias a los otros dos en la relación 2 : l.
Por un punto de una circunferencia puede trazarse a ésta una sola recta tan-
gente, perpendicular al radio en el punto de contacto.
La definición de cuadrilátero es obvia, y se tiene:
Si dos lados opuestos de un cuadrilátero son paralelos y congruentes, también
lo son los otros dos (paralelogramo).
Las diagonales de un paralelogramo se cortan en su punto medio, y si es un
rombo, se cortan perpendicularmente.
Debe observarse que con todo esto se construye una geometría puramente ló-
gica, aunque en esta explicación se le haya dado una base intituitiva. Para más de-
talles puede consultarse H. GRAY LIBER: «The education of T. C. Mits».

CüNCLUSION

La pregunta que ahora puede hacer el lector es la de si estas construcciones


son un simple pasatiempo de los matemáticos, o vienen impuestas de un modo ló-
gico por los problemas y necesidades de la ciencia matemática.
La respuesta es que no se trata de ningún pasatiempo. Aparte de algunas apli-
caciones curiosas, como es la de la Geometría Analítica modular a la construcción
de cuadros mágicos, la elaboración de geometría artificiales viene impuesta por
cuestiones de Axiomáti.:a, en cuyo desarrollo no podemos ahora entrar.
Índice de nombres citados

ABENALBAMA (c. 1256-1323): 47. BREUCH, R.: 36.


ABENBEDER (s. XIII): 145, 147. BROCA, Paul (1824-1880): 63, 64.
ABRAHAM: 168. BRUEIL, Jean de: 81.
AGUSTfN (San) (354-430): 172. BURKHARDT: 36, 63.
ALCUINO (s. VIII-IX): 145.
AMORúS, Juan Bautista (1856-1912): CADALSO, José (1731-1782): 167.
115. CARAMUEL, Juan de (1606-1682):
APARICIO BERNARDO, Emiliano: 37. 146, 155.
ARIADNA: 91. CARLOMAGNO (742-814); 53.
ARISTÚTELES: (c. 384-322 a.C.). CARLOS X (1757-1836); 83.
ARNAUX, Gabriel (s. XIX): 180. HCARROLL)), Lewis)) (1832-1898): 152.
ARQUfMEDES (287-212 a.C.): 57, 159, CERVANTES, Miguel de (1547-1616):
160, 165, 166. 94, 95, 128, 131.
CrcERúN, Marco Tulio (106-43 a.C.):
BACHET DE MEZERIAC, C. G. (1581- 160.
1638): 93. CruRú, P. Wenceslao; 11.
BAILS, Benito (1730-1797); 146. CLAVIUS (1538-1612): 145.
BAILLAUD, B.: 28. CRAMER, Gabriel (1704-1752): 60.
BEN[TEZ Y PARODI, Manuel: 59. CRELLE, A. Leopold (1780-1855): 44.
BERNOUILLI, Jacob (1654-1705): 163. CURRY, P.: 123.
BERTRAND, Joseph-Louis-F. (1822-
1900): 36, 64. CHARCOT, lean Martin (1825-1893):
BETTINO, Mario: 81. 63, 64.
BHASKARA (s. XII): 151. CHATEAUBRIAND, Francois-René de
BosSUET, Jacques Benigne (1627- (1768-1848): 165.
1704); 169. CHEBISCHEF, Pafunti Livovich (1821-
BouTROUX, Pierre: 172. 1894): 36.
BRAUN, Alexander: (1805-1877). CHERNAC: 36.

185
186 índice de nombres citados

CHUQUET, Nicolás (s. XV): 145. GLAISHER, James (1809-1903): 36.


CHURCH, A.: 130. GoDEMENT, Roger: 131.
GOETHE, Johann Wolfgang (1749-
D'ALEMBERT, Jean le Rond (1717- 1832): 173.
1783): 166. GRAY LIBER, H.: 184.
DARBOUX, Jcan Gastón (1842- GROTTE, Hubert de: 65.
1917): 64. GUYOT, M.: 82.
DAVID: 168.
DASF: 36, 63. HERMITE, Charles (1822-1901): 172.
DESCARTES, René (1596-1650): 37. HOOPER, 122, 123.
D!OFANTO de Alejandría (s. III): 39, HURWITZ, Adolf (1859-1919): 36.
161. HUXLEY, Thomas Henry ( 1825-1895):
DoLS, He1iodoro: 42. 172.
D'ORS, Eugenio (1882-1954): 56, 169.
DUHAMEL, Henri-Louis (1700-1781): INAUDI, J. (1867-'?): 63, 64.
166. ISIDORO (San) (c. 560-636): 168.
DURERO, A1brccht ( 1471-1528): 54. ISLA, P . .José F. (1703-81): 172.
ECHEGARAY, José de (1832-1916): 19.
EINSTEIN, Albrecht (1879-1955): 173. JAMBLICO de Siria (c. 250-330): 10.
EPIMENIDt-:S: 128. .IACOB, L.: 64.
ESOPO (s. VII- VI a.C.): 94, 95.
ESQUILO (525-456 a.C.): 169. KIRKERO (?): 81.
EUCLIDES de Alejandría (s. lii a.C.): KLEIN, Félix (1849-1925): 40.
35, 37, 75, 90, 159. KOENIG, S.: 77, 78.
EULER, Leonhard (1707-1783): 39, 85,
86, 89, 98, 104, 145, 146. LAPLACE, Pierre Simon (1749-
EURÍPIDES (480-405 a.C.): 169. 1827): 65.
EZEQUIEL: 168. LEHMER: 36.
LEIBNITZ, Gottfried Wilhelm (1646-
FERMAT, Picrre de (1601-1665): 35, 1716): VI.
38, 56, 60. LEONARDO de Pisa (c. 1170-1240): 41,
FERRIER, A: 39. 42, 124.
FIBONACCI (ver LEONARDO). LETAMENDI, José de (1828-1897): 50.
FLAMMARION, Camille (1842-1925): LiNES NOGUERAS, E.: 131.
FRECHET, Maurice (1878-1973): 128. LUCA PACIOLI (1445"1514): 42, 170.
LUCAS, E.: 36, 90.
GALILEO GALILEI (1564-1592): 119.
GAUSS, Johann Friedrich Kar1 LLOYD, Sam: 123.
(1777-1855): 40, 63.
GERBERTO de Aurillac (930-1003): 75. MACLAURIN, Colin (1698-1746): 78.
GERMAIN, Sophie (1776-1831): 165. MARALDI: 77, 78.
GIROLAMO: 171. MELOZZO da Forli: 171.
índice de nombres citados 187

MERRILL, M. A.: 148. POLIGNAC: 83.


METRODORO de Bizancio (s. IV); 161. PONCELET, Jean- Victor ( 1788-1867):
MICHELSON, Albert Abraham (1852- 82, 150.
1931): 153.
MILLIET: 81. QUINTILIANO (39-45): 84.
MIJ\OS de Creta: 91. QuiJOTE, Don (l605-inmorta1): 128,
MOBIUS, August Ferdinand (1790- 131.
1868): 91.
«MOLIERE>> (1622-1673): 66. RAMON Y CAJAL, Santiago (1852-
MONDEUX, H.: 63. 1934): 167.
MONGE, Gaspard (1746-1818): 82. RÉAMUR, René-Antoine (1683-
MUÑOZ SECA, Pedro (1881-1936): 28. 1757): 77.
REBIÉRE, A.: 164.
NEWTON, Isaac (1643 gr.-1727): 145, REY PASTOR, Julio (1888-1962): 131.
161, 166. RICHARD: 127.
N!CERON, P.: 82. RIEMANN, Georg- Friedrich Bernhard
NIETO PARIS, R.: 82. (1826-1866): 173.
NoÉ: 168. RODRfGUEZ ANNONI, Rafael ( 18'6-
1958): V.
ÜRTS ARACIL, José M." (1891- ROUSE-BALL, W. W. (1850-1926):
1968): 40. 145, 164.
RUSELL, Bertrand Arthur William
P ACELLI, Eugenio (Pi o XII) (1876- (1872-1970): 174.
1958): 169.
PAINLEYÉ, Pau1 (1863-1933): 173. SALINAS Y ANGULO, Ignacio: 59.
PARKER BIDDER, G.: 64. SANCHEZ PÉREZ, José Augusto (1882-
PASCAL, Blaise (1623-1662): 38. 1958): 145, 147, 151.
PÉREZ DE MOYA, Juan (s. XVI): 62, SANCHO PANZA (1605-inmortal): 128.
66, 174. SCHOSTE: 36.
PERLEMAN, Y. 1.: 59. SCHOTO: 81.
Pr Y CALLEJA, Pedro: 130. SCHUR, 1.: 36.
PICARD, Charles-Emile (1856-1941): SEGRE, B.: 182.
128, 173. SELFRIDGE: 36.
PITAGORAS de Samas (s. VI a.C.): 1, SFORZA, Ludovico (1452-1508): 170.
159. SHAKUNTALA DEYI: 64.
PLA, Cortés: 162. SHANKS, W. (1812-1883): 82.
PLATON de Atenas (c. 428-348a.C.): SHIMPER: 42.
90, 173. «SIL VERlO LANZA» (ver AMOROS).
PINCARÉ, Henri (1854-1912): 63, 64, SOFOCLES (496-406 a.C.): 169.
142, 165, 166. SPENGLER, Oswald (1880-1936): 173.
POINSOT: 128. STIELJES, Thomas Jan (1856-1894):
Poumo de Megalópolis (s. 111 a.C.): 172.
166. STIRLING, James (1692-1770): 60.
188 índice de nombres citados

STRUTK, Dirk J.: 72. UNAMUNO, Miguel de (1864-1936):


167, 169.
VARIGNON, Pierre (1654-1722): 166.
TARTAGLIA, Nicoló (1499-1557): 93.
VOLTAIRE, Francois-Maire Arouet de
TERENCIO (c. 190-159 a.C.): 175.
(1694-1778): 165.
TERMAN, L. M.: 148.
TESEO: 91. WEIERSTRASS, Karl (1815-1897): 142,
fHEBAULT, V.: 49. 173.
fOSCA, Tomás Vicente (s. XVII- WoLFSKEHL: 40.
XVIII): 81. Wooo, J. G.: 77.
b3186a3751681
9155271n29b31
44605164s7915
681
2025081153446 50 50
b31
915
Diversiones
matemáticas

446
La matemática recreativa es un área de las matemáticas que se centra en la
obtención de resultados a partir de actividades lúdicas y a difundir y divulgar
de manera entretenida y divertida los conocimientos, ideas o problemas mate-
máticos.

La Trilogía de libros de Rodríguez Vidal —Diversiones matemáticas, Cuentos y


cuentas de los matemáticos y Enjambre matemático — presenta con tono fa-

202
miliar y buen humor diversos temas relacionados con las matemáticas. No se
trata de un trabajo de erudición ni de investigación. Los libros resultan una
sencilla conversación del autor con sus lectores a través de juegos, amenidades
y pasatiempos sencillos con los números.

Aspectos destacados
• Pasatiempos sencillos con los números
• Cuestiones de aritmética
• Amenidades geométricas
• Cuestiones de orden y posición
• Paradojas, falacias y sorpresas