Sei sulla pagina 1di 345

LITERATURA

UNIVERSAL
Tercera edición

Adriana María De Teresa Ochoa


Estudios de Maestría y Doctorado en Letras, unam

Ma. Angélica Prieto G.


Licenciada en Letras, unam

Revisor técnico
Mauricio A. Betancourt Lamadrid
Licenciado en Letras
Universidad Nacional Autónoma de México
Profesor de Literatura
uam, itesm

MÉXICO • BOGOTÁ • BUENOS AIRES • CARACAS • GUATEMALA


MADRID • NUEVA YORK • SAN JUAN • SANTIAGO
SAO PAULO • AUCKLAND • LONDRES • MILÁN • MONTREAL • NUEVA DELHI
SAN FRANCISCO • SINGAPUR • ST. LOUIS • SIDNEY • TORONTO
Publisher de división escolar: Jorge Rodríguez Hernández
Director editorial: Ricardo Martín del Campo Mora
Editora sponsor: María Eugenia Hernández Escudero
Supervisora de producción: Marxa de la Rosa
Diseño de interiores: Código X, SC.
Diseño de portada: Víctor Ortiz
Iconograf ía: Liliana Vázquez
Diagramación: Foto Grafic & Diseño

LITERATURA UNIVERSAL
Tercera edición

Prohibida la reproducción total o parcial de esta obra,


por cualquier medio, sin la autorización escrita del editor.

DERECHOS RESERVADOS © 2010, 2004, 1998 respecto a la tercera edición por:


McGRAW-HILL/INTERAMERICANA EDITORES, S.A. DE C.V.
A Subsidiary of The McGraw-Hill Companies, Inc.
Punta Santa Fe,
Prolongación Paseo de la Reforma 1015, Torre A,
Piso 17, Colonia Desarrollo Santa Fe,
Delegación Álvaro Obregón
C.P. 01376, México, D.F.
Miembro de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, Reg. Núm. 736

ISBN: 978-607-15-0330-5
(Edición anterior 970-10-4194-1)

1234567890 09876543210

Impreso en México Printed in Mexico


Acerca de las autoras

Adriana de Teresa Ochoa


Doctora en literatura mexicana por la unam. Es profesora de tiempo completo de
la Facultad de Filosof ía y Letras en el área de teoría de la literatura. Imparte clases
de licenciatura en los Colegios de Letras Hispánicas y Modernas, así como en el
Posgrado en Letras. Sus áreas de investigación son la teoría y la crítica literarias, así
como la didáctica de la lengua y la literatura.
En la unam coordinó el grupo de trabajo de Contenidos Fundamentales en el
área de Literatura para bachillerato, así como la publicación de los dos volúmenes
de Conocimientos fundamentales de literatura, en los que también participó como
coautora.
Es autora de dos libros de Español para secundaria correspondientes al programa
de 1993 y coautora de tres libros del mismo nivel acordes con el programa de 2006.
También es coautora de un libro de literatura universal y otro más de lengua española,
ambos para preparatoria.

María Angélica Prieto González


La maestra Prieto cursó estudios en el extranjero en francés, en la Provincia de Que-
béc, en la ciudad de Montreal y en inglés en Estados Unidos, en Anna Maria College,
Boston, Mass. En la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autóno-
ma de México cursó la licenciatura en Letras Modernas (Inglesas) y obtuvo el grado
con mención honorífica. En la misma facultad obtuvo el grado de Maestra en Letras
(Lingüística Hispánica) también con mención honorífica; aprobó todos los cursos de
la maestría en Letras Modernas (Inglesas). En el Centro de Enseñanza para Extran-
jeros (cepe), de la unam, cursó la maestría en Lengua española y literatura latinoa-
mericana. También ha tomado cursos especializados en la enseñanza de idiomas en
el cepe, cursos terminales de la carrera de Letras, en Gran Bretaña, con una beca del
British Council y en diversas instituciones del D. F.
Actualmente, imparte cursos de Comprensión de Lectura en inglés para alum-
nos de todas las carreras de licenciatura y posgrado en la Facultad de Filosof ía y
Letras de la unam.
Es coautora de una gramática pedagógica para la enseñanza del español a ex-
tranjeros, publicada por el Sistema de Universidad Abierta de la Facultad de Fi-
losof ía y Letras (suafyl) y dos libros de Comprensión de lectura en inglés (en
colaboración). En el cepe ha publicado una serie de artículos para Internet denomi-
nada “Flores de nieve”. Además, en McGraw-Hill es coautora de este texto desde su
primera edición.

III
Presentación

Desde la antigüedad grecolatina se reconoció el valor de la poética y la retórica en


la formación y el desarrollo del rasgo más específicamente humano: su capacidad
lingüística y discursiva, entendida no sólo como generadora y difusora del conoci-
miento, sino también como condición indispensable para el pensamiento crítico,
el análisis y la argumentación.
Bajo este mismo principio, el plan de estudios del bachillerato contempla la en-
señanza de la lengua y la literatura como elemento fundamental en la formación
integral de los estudiantes, buscando estimular, tanto la capacidad analítica y la
autonomía de pensamiento, como el desarrollo de la imaginación y la creatividad.
Al poner en contacto a los estudiantes con la producción literaria de épocas
y lugares distantes, la asignatura de literatura universal constituye una magnífica
oportunidad para cultivar la sensibilidad y la comprensión hacia otras formas de
vida y de pensamiento, otros valores, creencias y concepciones del mundo. Como
consecuencia de ello, los estudiantes podrán ampliar sus horizontes y enriquecer,
de muchas maneras, tanto su vida social como personal.
Cabe señalar que las anteriores consideraciones han sido las guías fundamen-
tales en la elaboración de este libro, el cual cubre cabalmente el programa oficial
de la asignatura. Al presentar lo más destacado de la literatura universal, desde la
producción de la antigüedad oriental y grecolatina, hasta las últimas décadas del
siglo xx, se ha buscado poner en contacto a los estudiantes con diversos modos
de sentir, de pensar y de representar la realidad, pero de una manera activa, lo cual se
logra gracias a la inclusión de valiosos recursos didácticos que serán de gran utilidad
para estimular el trabajo, tanto dentro como fuera del salón de clases.

Estructura del libro y recursos didácticos con que cuenta


Este libro se divide en 8 unidades, de acuerdo con el programa de la unam. Todas las
unidades mantienen una estructura uniforme: una presentación general del con-
texto histórico y cultural; un resumen con las características más relevantes de la
literatura o tendencia estética; así como información sobre los géneros, los autores
y las obras más destacadas.
Además de lo anterior, en esta edición se han actualizado algunos de los apoyos
didácticos, especialmente las sugerencias de actividades que ahora presentan una
sección denominada Desempeño que da cuenta de los aprendizaje del alumno; así
como con la sección de Panorama cultural, donde se proponen actividades para
que el alumno amplíe y, en su caso, consolide sus conocimientos acerca de cada uno
de los temas desarrollados. Además aparece otra sección denominada ¿Cuánto he
aprendido? que cumple la función de evaluación sumativa por cada unidad.
Esta edición cuenta también con recuadros informativos; con una adecuada se-
lección de textos, algunos de ellos, fragmentos; propuestas de actividades en cada
unidad; glosarios al final de cada unidad y un apéndice en el que se abordan algunos
IV
aspectos de teoría literaria, tales como una reflexión en torno a la naturaleza de lo
que denominamos “literatura”; las funciones de la lengua, en especial, la poética; así
como referencias en torno a la teoría de los géneros literarios.
Así, esta nueva edición cuenta con una estructura ágil, de fácil manejo, que ali-
gera al docente el trabajo de investigación, selección y elaboración de material pre-
vio a cada una de las lecciones, y contribuye al establecimiento de una dinámica
variada, entretenida y provechosa en el salón de clases. Sin duda, sus características
tanto formales como de contenido ofrecen un valioso apoyo para estimular la cu-
riosidad y el sentido crítico de los estudiantes ante las manifestaciones artísticas del
pasado y otras latitudes, que le permitirán una mejor comprensión del hombre, de
la cultura y de sí mismo.
Las autoras
Adriana de Teresa Ochoa y María Angélica Prieto González

V
Características del libro

Este libro consta de ocho unidades temáticas, mismas que corresponden a las establecidas en el programa
correspondiente para la Escuela Nacional Preparatoria, quinto año continuación presentamos esquemáticamente
la definición, organización y las características de cada una de las secciones que integran cada unidad:

Unidad 2 Las literaturas clásicas


grecolatinas de la Antigüedad

Entrada de unidad. Apertura de la


unidad temática en dos páginas que La relación que existe entre los autores mediocres y la crítica

presenta los contenidos a tratar y los


mediocre es más o menos ésta: ninguno se fía del otro.

Homero

propósitos a alcanzar por parte del


alumno. Adicionalmente, al inicio de
cada desarrollo temático, se presenta una
cita alusiva al tema que puede emplearse
como elemento detonador de saberes. Contenido Propósitos
1 Literatura griega El alumno…
2 Géneros literarios • Distinguirá a los pueblos clásicos de las otras culturas de la Antigüedad.
3 Literatura latina • Se iniciará en la lectura de los autores grecolatinos.
• Adquirirá habilidad para discernir los valores estéticos y literarios derivados del conte-
nido de los textos.

¿Qué
Tema 1

sabes acerca de... las literaturas clásicas grecolatinas


de la Antigüedad?

Una vez estudiados a los chinos, los indios y los hebreos, en este nuestro recorrido por la historia de la literatura, lle-
gamos a dos pueblos que también han hecho grandes aportaciones en todos los ámbitos del quehacer humano: los
griegos y los romanos o latinos.
¡Iniciemos nuestro estudio!
1. Reúnete con tus compañeros de equipo y comenten las siguientes cuestiones:
a) ¿Qué temas crees que trataban en su literatura los griegos y los romanos?

b) ¿Cuál de los géneros literarios fueron los más empleados por los pueblos griego y romano?
¿Qué sabes acerca de...? Sección de evaluación
c ) ¿Por qué se considera a Grecia como la cuna del teatro?
diagnóstica que aparece, obviamente, al inicio de
cada unidad. Esta sección apoya la exploración
de los conocimientos previos de los estudiantes, a
d) ¿Quiénes crees que eran los escritores de la Antigüedad en Grecia y en Roma?

e) ¿Cómo te imaginas a los escritores de esos pueblos antiguos?

través de propuestas de actividades que van desde la


2. Busca en la biblioteca de tu escuela algún texto literario de los griegos o de los romanos. Lee un fragmento y, des-
pués, escribe brevemente de qué trata.
resolución de preguntas sencillas hasta la discusión
grupal y la investigación.
3. Compara tus impresiones con la respuesta que dieron en equipo a la pregunta a). Escribe si su respuesta coincide con
la impresión que te dejó la lectura realizada.

VI
12 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad 28 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

El Panchatantra (“los cinco libros”)


4. Aplica lo que sabes. Haz lo que se indica:
Las composiciones más antiguas del Panchatantra datan de los años 300 a 500 d.C. y se
a) Anota ahora el vocabulario relacionado con el significado de “tumba” que aparece en el título. cree que fueron escritas con el objeto de instruir a los príncipes. El autor dice en el prólogo

¡A leer se ha dicho! Es la sección


b) La metáfora que corresponde exactamente a la descripción de una tumba y que es un brahmán que trata de instruir a seis jóvenes príncipes dentro de los preceptos de
c ) ¿Cómo se relaciona con “sobre fuentes de agua subterránea”? Coméntalo con el grupo.
la política, para lo cual les relata apólogos, fábulas y cuentos de animales. Toda la colección
forma un total de cinco libros que tratan los siguientes temas: a) la separación de los ami-
5. Identifica en el poema algunas características de la cultura china y su visión del mundo. gos, b) la adquisición de los amigos, c) la guerra entre los cuervos y los búhos, d) la pérdida
de lo adquirido, y e) la conducta desconsiderada.

correspondiente a la evaluación
Una versión tardía del Panchatantra es el Hitopadesa, seguramente posterior al siglo ix,
pero de menor valor literario. También existen algunas otras colecciones de menor impor-
¡A leer se ha dicho! tancia, aunque también son valiosas, como Setenta historias de un papagayo y Las veinti-
cinco historias del vampiro.

formativa. Aparece constantemente a


1. Prepárate para la lectura.
a) ¿Con qué relacionas el canto? ¡A leer se ha dicho!
b) ¿Cómo eran los instrumentos musicales?

lo largo del desarrollo de los temas. Se


c ) ¿Sabes algo sobre la música, los instrumentos musicales chinos y las características de los cantantes en esa 1. Prepárate para la lectura.
época?
En esta sección encontrarás cuatro poemas donde se habla de cada uno de los cuatro elementos de la
d) ¿Sabes algo sobre ellos en la actualidad? naturaleza. El primero se refiere al viento.
e) ¿Qué cambios supones que ha sufrido?

trata de la propuesta de actividades que


a) ¿Cuáles son las características positivas y negativas del viento en la vida del hombre?
2. Lee con atención el texto de Du Mun.
b) Has sabido por los medios de comunicación de accidentes provocados por el viento?
c ) Busca rápidamente alusiones poéticas a este elemento en los poemas de China.
La canción de Zhang Haohao d) Recuerdas algún otro texto donde hayas encontrado algo semejante?
Cuando cantabas en Yuzhang
no tenías más de trece años.
Eras como un joven Fénix con plumas nuevas,
como una roja flor de loto, recién abierta.
e) ¿Cómo influye esto en la vida de sus habitantes?
2. Lee el siguiente poema: fomentan el desarrollo de los procesos
El famoso pabellón del Príncipe Teng llegaba hasta el cielo,
el río Zhangjiang surgía del vacío azul;
era el lugar elegido para tu presentación,
un suntuoso banquete habría en tu honor.
Ahora cantaré la grandeza
del carro del Viento.
Al viento1
convergentes en la comprensión lectora.
Inician siempre con un ejercicio de
Avanza destrozándolo todo:
Mientras el anfitrión atiende a los invitados su ruido es atronador.
nos damos cuenta que tardas en aparecer. Avanza, alcanzando hasta el cielo,
produciendo rojas claridades.
Una preciosa criada del sur te empuja al salón; Avanza, levantando sobre la tierra

preparación para la lectura; después, la


la cola de tu traje se arrastra entre el polvo torbellinos de polvo.
a medida que caminas suavemente. Junto con él se precipitan
Llevabas tu cabello partido en dos trenzas las lluvias, que son suyas.
que caían sobre tu chaqueta de seda. Hacia él se dirigen

lectura misma; y, al final, un cierre para


Mirando a la audiencia arrojaste las mangas al suelo; como mujeres hacia una fiesta.
luego, entonaste una melodiosa canción El dios avanza junto con ellas,
como sólo lo hubiera hecho un joven Fénix. en un mismo carro,
monarca de todo el universo.
Las cuerdas de los instrumentos callaron de golpe;

consolidar el aprendizaje.
Va por los caminos del espacio
los sonidos del armonio se quebraron: y jamás se reposa.
no pudieron seguir el ritmo de vuestra voz Es el amigo de las Aguas,
a medida que se remontaba al cielo y se dilataba en el aire. el que nació antes que nadie,
Una y otra vez el anfitrión demostró su admiración por ti, cumplidor del Orden.
tus canciones eran inolvidables, decía.
Entonces te obsequió con un amplio brocado
1
José Luis Martínez, El mundo antiguo I, India, Rig Veda X, sep, México, 1988, p. 188.

Al final de cada capítulo se presentan secciones como:

Evaluación sumativa. Con el 322 323

título de “¿Cuánto he aprendido?”, ¿Cuánto he aprendido?

se presenta la evaluación sumativa. Desempeño 3. Seleccionen algún tema de orden político (la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo), social (el movimien-
to hippie, por ejemplo) o económico (el mercado global, por ejemplo), o algún otro que les interese del

Aparece al término de cada unidad y


1. Estudia el desarrollo de la literatura norteamericana en el siglo xx. siglo xx para realizar una exposición oral frente al grupo.
2. Considera la influencia de los movimientos de la primera mitad del siglo en esta literatura. 4. Busquen información sobre el desarrollo artístico después de las vanguardias. Consigan reproducciones,
3. ¿Cómo evolucionó la situación sociopolítica debido a la Segunda Guerra Mundial? libros de arte, diapositivas, etcétera, para montar una exposición en el salón de clases sobre el arte del siglo
xx. Elaboren fichas de síntesis con la información más relevante que encuentren. Organícense en grupo
4. ¿Qué géneros literarios sobresalieron en este tiempo? para hacer una exposición en el salón de clases.

está compuesta por distintos tipos de 5. ¿Cómo se aplicó el objetivo de revitalizar las metáforas?
6. ¿Sobresalió la prosa o la poesía?
7. ¿Qué autores destacaron en el teatro norteamericano de entonces?
5. Ante los miembros del grupo expongan oralmente su opinión sobre el arte y la literatura del siglo xx. Par-
ticipen en la elaboración de conclusiones colectivas.
6. Seleccionen alguno de los autores mencionados en esta unidad y lean alguna obra suya.
7. Escriban un comentario sobre la obra que seleccionaron en el punto anterior.

actividades (resolución de preguntas,


8. ¿Qué tendencias prosperaron?
9. ¿Encontraste nuevo florecimiento de movimientos anteriores?
10. Escribe un resumen sobre lo más importante de esta época.

producción de textos, trabajos grupales,


Panorama cultural
Antes Ahora Después
1. ¿Cuál fue la influencia de estas obras en la literatura del mismo tipo?

actividades de lectura).
2. Escribe un ensayo sobre las razones que motivaron la novela de protesta.
3. ¿Qué cambios en la literatura se encuentran hoy como consecuencia de los cambios de fines del siglo xx?
4. Contrasta lo importante de ese periodo y de la actualidad.
5. ¿Cómo consideras que serán los temas en el futuro?
6. ¿Qué géneros predominarán y por qué?

Trabajo interdisciplinario
a) Investiga los principales acontecimientos históricos, políticos y sociales que ocurrieron en el mundo a partir de
la década de 1930. Con la información que obtengas, elabora una línea del tiempo.
b) Busca información sobre los descubrimientos científicos más relevantes durante este periodo, así como los
principales avances tecnológicos.
c) Realiza una investigación sobre el desarrollo de los medios de comunicación en el siglo xx y la manera en que
éstos han afectado la vida contemporánea.
d) Busca información sobre las transformaciones que el mapa mundial sufrió en el siglo xx. Elabora unos mapas
en los que traces dichos cambios de fronteras.
199

Actividades en grupo
Glosario
Glosario 1. Reflexionen sobre la trascendencia que tuvieron los múltiples conflictos bélicos en la visión del mundo y
del hombre en el siglo xx. ¿Qué sentimientos generaron? ¿Cuáles fueron sus consecuencias en el ánimo de
la gente? ¿Cómo se reflejó ello en la literatura?
Bardo: poeta de los antiguos celtas. También poeta he- Norma: regla que se debe seguir o a que se deben ajustar
roico o lírico de cualquier época o país. las conductas, tareas, actividades, etcétera.
2. Comenten sobre la situación actual, ¿en qué se parece a la historia del siglo xx? ¿En qué creen que se dis-
Despotismo ilustrado: política de algunas monarquías Preciosismo: extremado atildamiento del estilo. tingue? ¿Consideran que la visión del mundo actual es optimista o pesimista? ¿Por qué?
absolutas del siglo xviii, inspirada en las ideas de la Sátira: composición cuyo objeto es censurar acremente o
Ilustración y el deseo de fomentar la cultura y prosperi- poner en ridículo a personas o cosas.
dad de los súbditos. Teología: ciencia que trata de Dios, de sus atributos y
Jansenismo: doctrina de Cornelio Jansen, obispo fla- perfecciones.
menco del siglo xvii, que exageraba las ideas de San Teoría del “buen salvaje”: en ella se concibe al hombre
Agustín acerca de la influencia de la gracia divina para como bondadoso por naturaleza; se sostiene que es la
obrar el bien, limitando la libertad humana. civilización, el progreso, quien lo corrompe.
Mímesis: literalmente significa imitación. Este concepto, Utopía: proyecto, doctrina o sistema optimista que apa-
aplicado en el terreno del arte, indica la intención de rece como irrealizable en el momento de su formu-
reflejar lo más fielmente posible la realidad. lación.

Glosario. Es una sección en la que


se incluyen algunos términos de
dif ícil comprensión empleados a lo
largo de los desarrollos temáticos y,
en consecuencia, aparece al final de
cada uno.
Delacroix es conocido como uno de los grandes pintores románticos. La cacería del León, Instituto de Arte de Chicago.

VII
Contenido

Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad 2


Tema 1 Literatura china 5
Características generales de la cultura china 5
Sobre la lengua y la escritura chinas 5
Los cinco libros canónicos 6
Las principales corrientes del pensamiento chino 8
La poesía 8
El cuento 10
Tema 2 Literatura de la India 22
Características generales de la cultura india 22
Pensamiento y religión en India 22
Literatura védica (1200-1500 a.C.) 23
La épica 25
Poesía lírica 26
El teatro 27
Cuento y fábula 27
Tema 3 Literatura hebrea 37
Características generales de la cultura hebrea 37
Características de la literatura hebrea 37
La Biblia 38
Literatura posbíblica 39

Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad 52


Tema 1 Literatura griega 55
Características generales de la cultura griega 55
Tema 2 Géneros literarios 56
Poesía épica 57
La elegía 58
Poesía coral 58
Poesía lírica 59
Poesía dramática 59
Introducción al drama griego 60
La tragedia 60
La comedia 62
Tema 3 Literatura latina 80
Características generales de la cultura latina 80
Teatro. La comedia 81
La sátira 82
La tragedia 82
Prosa 83
Poesía. Poesía épica 84
VIII
Poesía lírica 85
Poesía elegiaca 86

Unidad 3 La Edad Media en Europa 106


Tema 1 Literatura medieval 109
Características generales de la cultura medieval 109
Características de la literatura medieval 109
Surgimiento de la poesía épica y la lírica provenzal 110
Poesía épica medieval 110
Poesía lírica 111
Narrativa medieval. La novela cortés 116
Cantares de gesta vs. novelas de caballerías 116
El cuento 117
Teatro medieval 120

Unidad 4 El Renacimiento 134


Tema 1 El Renacimiento 137
Características generales del Renacimiento 137
Características de la literatura renacentista 137
Tema 2 El Renacimiento en Italia 138
Tema 3 El Renacimiento en Francia 140
La prosa francesa del siglo xv: Rabelais y Montaigne 141
La poesía francesa 142
Tema 4 El Renacimiento español 142
Los Siglos de Oro 143
Siglo xvii: plenitud del Renacimiento español 143
Tema 5 El Renacimiento en Inglaterra 143
Tema 6 Situación del teatro en Europa 144

Unidad 5 Clasicismo y prerromanticismo 164


Tema 1 Clasicismo y prerromanticismo 167
Características generales de los siglos xvii y xviii 167
Características de la literatura neoclásica 168
Tema 2 Clasicismo e Ilustración en Francia 168
La prosa 168
La Enciclopedia 170
El teatro 170
La poesía 171
Tema 3 El siglo xviii en Inglaterra 172
IX
Tema 4 Prerromanticismo 172
El prerromanticismo francés 172
El prerromanticismo inglés 173
La literatura alemana del siglo xviii 173
El prerromanticismo alemán 173
La generación del Sturm und Drang 174

Unidad 6 Romanticismo y Realismo 200


Tema 1 Romanticismo 203
Características generales del Romanticismo 203
Características de la literatura romántica 204
El Romanticismo en Inglaterra y Alemania 204
La literatura romántica inglesa 205
La novela 205
Poesía lírica 205
La literatura romántica alemana 208
Poesía lírica 208
La prosa y el teatro románticos en Alemania 210
El teatro 210
El Romanticismo en Francia 210
Precursores del Romanticismo francés: Madame de Stäel y Chateaubriand 211
El triunfo del Romanticismo: Victor Hugo (1802-1885) 211
La poesía lírica 212
La novela romántica francesa 213
El Romanticismo estadounidense 213
Tema 2 Realismo y Naturalismo 228
Características generales del contexto social
y científico de mediados del siglo xix 228
Características de la literatura realista 228
Realismo y Naturalismo en Francia 229
El Naturalismo: Emile Zolá 230
El Realismo en Inglaterra 230
El Realismo ruso 231
El Realismo en Escandinavia 231

Unidad 7 De la literatura moderna a la vanguardia 254


Tema 1 Literatura de fines del siglo xix 257
Tema 2 El Postrromanticismo: Parnasianismo y Simbolismo 257
Parnasianismo 257
Simbolismo 258

X
Tema 3 Literatura de vanguardia 267
Características generales de las primeras décadas del siglo xx 267
Características del arte y la literatura vanguardista 267
Corrientes vanguardistas 268

Unidad 8 La literatura actual 278


Tema 1 De la década de 1930 a 1950 281
Características principales de las décadas
de los treinta a los cincuenta del siglo xx 281
Características del arte y la literatura de este periodo 282
La narrativa 282
La novela realista y la no realista 282
Perfeccionamiento del realismo 282
El nacimiento de la novela moderna 283
Diferencias entre la novela realista y la no realista 283
La poesía 285
El teatro 286
El teatro existencialista 287
El renacimiento del drama inglés 287
El teatro del absurdo 288
Tema 2 De la década de 1950 a 1990 309
Características principales de la segunda mitad del siglo xx 309
Estados Unidos 310
Francia 311
Inglaterra 313
Tema 3 Apéndice 325

XI
Contenido programático
Unidad I Las literaturas orientales de la Antigüedad
Propósitos
Se pretende que el alumno se interese por las culturas antiguas y que se inicie en la lectura de textos representativos de las literaturas
orientales para deducir lo vital de estas culturas y que formule juicios críticos en relación a las lecturas efectuadas.

Evaluación diagnóstica: ¿Qué sabes acerca de las literaturas orientales de la Antigüedad?

¿Cuánto he
Contenido ¡A leer se ha dicho! Actividades
aprendido?
1 Literatura china 11, 12, 14 20
• Características generales de la cultura china 16, 17, 18
• Sobre la lengua y la escritura chinas
• Los cinco libros canónicos
• Las principales corrientes del pensamiento chino
• La poesía
• El cuento
2 Literatura de la India 28, 29 35
• Características generales de la cultura india 30, 32
• Pensamiento y religión en India 33
• Literatura védica (1200-1500 a.C.)
• La épica
• Poesía lírica
• El teatro
• Cuento y fábula
3 Literatura hebrea 40, 41, 42, 43, 50
• Características generales de la cultura hebrea 45, 46, 47, 48
• Características de la literatura hebrea
• La Biblia
• Literatura posbíblica

Unidad II Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad.


Propósitos
Se buscará que el alumno distinga a los pueblos clásicos de las otras culturas de la antigüedad; que se inicie en la lectura de los autores
grecolatinos y que adquiera habilidad para discernir los valores estéticos y literarios derivados del contenido de los textos.

Evaluación diagnóstica: ¿Qué sabes acerca de las literaturas grecolatinas de la Antigüedad?

¿Cuánto he
Contenido ¡A leer se ha dicho! Actividades
aprendido?
1 Literatura griega
• Características generales de la cultura griega
2 Géneros literarios 64, 66, 67, 68, 69, 66, 68, 69, 70, 77
• Poesía épica 70, 71, 73 73, 75
• La elegía
• Poesía coral
• Poesía lírica

XII
• Poesía dramática
• Introducción al drama griego
• La tragedia
• La comedia
3 Literatura latina 87, 90, 95, 99, 100, 89, 94, 99 103
• Características generales de la cultura latina 101
• Teatro
• La comedia
• La sátira
• La tragedia
• Prosa
• Poesía
• Poesía épica
• Poesía lírica
• Poesía elegiaca

Unidad III La Edad Media en Europa


Propósitos
En esta unidad se pretende que el alumno conozca, reflexione y adquiera un sentido crítico de la producción literaria de la Edad Media
para acrecentar su cultura.

Evaluación diagnóstica: ¿Qué sabes acerca de la Edad Media en Europa?

¿Cuánto he
Contenido ¡A leer se ha dicho! Actividad
aprendido?

1 Literatura medieval 120, 122, 124, 122, 123, 125, 131


• Características generales de la cultura medieval 126, 127 127,130
• Características de la literatura medieval
• Surgimiento de la poesía épica y la lírica provenzal
• Poesía épica medieval
• Poesía lírica
• Narrativa medieval. La novela cortés
• Cantares de gesta vs. novelas de caballerías
• Cuento
• Teatro medieval

XIII
Unidad IV El Renacimiento
Propósitos
Se pretende que el alumno, a través de la lectura de textos literarios, conozca las ideas humanísticas del Renacimiento, y que, al comen-
tarios y analizarlos —en forma oral y escrita—, maneje con eficacia su lengua materna.

Evaluación diagnóstica: ¿Qué sabes acerca del Renacimiento?

¿Cuánto he
Contenido ¡A leer se ha dicho! Actividades
aprendido?

1 El Renacimiento 145, 150, 151, 155, 154, 156, 160 161


• Características generales del Renacimiento 157
• Características de la literatura renacentista
2 El Renacimiento en Italia
3 El Renacimiento en Francia
• La prosa francesa del siglo xv: Rabelais y Montaigne
• La poesía
4 El Renacimiento español
• Los siglos de oro
• Siglo xvii: plenitud del Renacimiento español
5 El Renacimiento en Inglaterra
6 Situación del teatro en Europa

Unidad V Clasicismo y prerromanticismo


Propósitos
Se examinarán las características del neoclasicismo y la relación entre este movimiento literario y el arte o el racionalismo del siglo de las lu-
ces, para que el alumno desarrolle su capacidad de crítica. Observará las diferencias con el prerromanticismo y practicará la argumentación.

Evaluación diagnóstica: ¿Qué sabes acerca del Clasicismo y del prerromanticismo?

¿Cuánto he
Contenido ¡A leer se ha dicho! Actividades
aprendido?

1 Clasicismo y prerromanticismo 176, 181, 184, 186, 180, 185, 187, 197
• Características generales de los siglos xvii y xviii 187, 191 190
• Características de la literatura neoclásica
2 Clasicismo e ilustración en Francia
• La prosa
• La Enciclopedia
• Teatro
• La poesía

XIV
3 El siglo xviii en Inglaterra
4 Prerromanticismo
• El prerromanticismo francés
• El prerromanticismo inglés
• La literatura alemana del siglo xviii
• El prerromanticismo alemán
• La generación del Sturm und Drang

Unidad VI Romanticismo y realismo


Propósitos
Se pretende, en esta unidad, que el alumno contraste las dos corrientes más importantes del siglo xix para que observe la evolución
artística en su relación social e ideológica.

Evaluación diagnóstica: ¿Qué sabes acerca del Romanticismo y del realismo?

¿Cuánto he
Contenido ¡A leer se ha dicho! Actividades
aprendido?

1 Romanticismo 214, 218, 222 218, 223 225


• Características generales del Romanticismo
• Características de la literatura romántica
• El Romanticismo en Inglaterra y Alemania
• La literatura romántica inglesa
• Novela
• Poesía lírica. Tres grandes poetas románticos: Byron, Shelley y Keats
• La literatura romántica alemana
• Poesía lírica
• La prosa y el teatro románticos en Alemania
• El teatro
• El Romanticismo en Francia
• Precursores del Romanticismo francés: Madame de Stäel
y Chateaubriand
• El triunfo del Romanticismo: Victor Hugo (1802-1885)
• La poesía lírica
• La novela romántica francesa
• El romanticismo estadounidense

XV
2 Realismo y naturalismo 232, 236, 243, 246 242, 246, 250 251
• Características generales del contexto social y científico de media-
dos del siglo xix
• Características de la literatura realista
• Realismo y naturalismo en Francia
• El Naturalismo: Emile Zolá
• El Realismo en Inglaterra
• El Realismo ruso
• Realismo en Escandinavia

Unidad VII De la literatura moderna a la vanguardia


Propósitos
En esta unidad se pretende que el alumno comprenda las inquietudes mundiales del fin de siglo y se inicie en el estudio del vanguar-
dismo literario, con el legítimo deseo humano de buscar la originalidad y la autonomía creativa.

Evaluación diagnóstica: ¿Qué sabes acerca de la literatura moderna y de las vanguardias?

¿Cuánto he
Contenido ¡A leer se ha dicho! Actividades
aprendido?

1 Literatura de fines del siglo xix 262, 263 263, 264 266
2 El Postromanticismo: Parnasianismo y Simbolismo 264 265
• Parnasianismo
• Simbolismo
3 Literatura de vanguardia 271, 272, 273 272, 273, 274 275
• Características generales de las primeras décadas del siglo xx
• Características del arte y la literatura vanguardista
• Corrientes vanguardistas

XVI
Unidad VIII La literatura actual
Propósitos
Se pretende que el alumno comprenda las variables y novedosas tendencias de la literatura actual, en la cual se evidencia el conflicto
entre ideas, derechos, moral, sentimientos, sexualidad, neurosis, violencia y religiosidad, para que relacione las preocupaciones vitales
del hombre con su tiempo.

Evaluación diagnóstica: ¿Qué sabes acerca de la literatura actual?

¿Cuánto he
Contenido ¡A leer se ha dicho! Actividades
aprendido?

1 De la década de 1930 a 1950 289, 292, 295, 298, 291, 294, 297, 308
• Características principales de las décadas de los treinta a los cin- 302, 305 301, 304
cuenta del siglo xx
• Características del arte y la literatura de este periodo
• La narrativa
• La novela realista y la no realista
• Perfeccionamiento del realismo
• El nacimiento de la novela moderna
• La poesía
• El teatro
• El teatro existencialista
• El renacimiento del drama inglés
• El teatro del absurdo
2 De la década de 1950 a 1990 315, 317, 318 307, 317, 318, 322
• Características principales de la segunda mitad del siglo xx 321
• Estados Unidos
• Francia
• Inglaterra

XVII
Unidad 1

Contenido
1 Literatura china
2 Literatura de la India
3 Literatura hebrea
Las literaturas orientales de la Antigüedad

Un hombre es sabio mientras busca la sabiduría;


si llega a creer que la ha encontrado, se convierte en idiota.

Proverbio árabe

Propósitos
El alumno…
• Se interesará por las culturas antiguas.
• Se iniciará en la lectura de textos representativos de las literaturas orientales para
deducir lo vital de estas culturas y que formule juicios críticos en relación a las lecturas
efectuadas.
Tema 1
¿Qué
sabes acerca de... las literaturas orientales
de la Antigüedad?

En este momento estás a punto de iniciar un viaje hacia épocas remotas, muy antiguas. Conocerás la visión que del
mundo tenían las personas de esos tiempos.
El mejor vehículo para hacerlo es, aunque no lo creas, la palabra. Sí, la palabra escrita. La literatura. Así que, para em-
pezar, es importante que descubras qué tanto sabes de la literatura antigua.
¡Empecemos!
1. Responde lo siguiente:
a) ¿Cuál es el texto más antiguo que conoces?

b) ¿Cuáles crees que eran las preocupaciones más importantes de los antiguos hombres chinos, indios o de los he-
breos? ¿Por qué?

c ) ¿Crees que esas preocupaciones son distintas a las actuales? Justifica tu respuesta.

d) ¿Crees que esas preocupaciones se reflejan en la literatura? ¿Por qué?

2. Forma un equipo de trabajo de, al menos, cuatro compañeros y comparte tus respuestas con ellos.
3. Traten de llegar a conclusiones y preséntenlas a los demás equipos.
4. Localiza en un mapamundi los países cuya literatura estudiarás: China, India, Jerusalén.
5. Con tus compañeros de equipo formula, cuando menos, cinco preguntas que te gustaría resolver acerca de la litera-
tura antigua de cada uno de esos pueblos.
Tema 1 Literatura china 5

Tema 1 Literatura china


A lo largo de su existencia, la civilización china ha mantenido una
coherencia interna, una continuidad en la manera del ver el mundo
y una unidad filosófica profunda que se expresa en todas las mani-
festaciones de su cultura. Los grandes poetas y paisajistas chinos
han sido taoístas, por ello, esta filosof ía impregna la literatura y la
pintura de ese país. Por otra parte, hay que señalar que, en China,
la poesía ha ocupado un lugar muy importante en la sociedad y
ninguna persona culta la desconoce.

Características generales
de la cultura china
1. Aunque las leyendas señalan a Huang-ti, el Emperador
Amarillo, como el primero de los soberanos de la Antigua
China, ubicando su reinado entre 2674 y 2575 a.C., los ha-
llazgos arqueológicos sitúan el origen de la civilización china
mucho tiempo después: a partir de la dinastía Shang, que, se
ha calculado, gobernó de 1766 a 1122 a.C.
2. Desde sus orígenes, la agricultura constituyó la base vital del
pueblo chino y de su economía. Sin duda, esta característica
tuvo una honda repercusión en la conformación de su visión
del mundo.
3. Para la cultura china existe una íntima correspondencia en-
tre el orden humano (familiar y social) y el de la naturaleza,
por lo que se influyen recíprocamente. La sabiduría consiste en observar los fenóme- La civilización china y su profunda filo-
nos naturales, interrogarse sobre ellos e interpretarlos como signos de los cambios sofía es milenaria.
profundos que inciden en todo el universo.
4. Ningún hecho tiene sentido si se considera de manera aislada, pues el universo es una
unidad formada por elementos que están en íntima relación. Así, la armonía del mun-
do se manifiesta en toda clase de fenómenos: los ciclos de las estaciones, el carácter
de los elementos de la naturaleza, el comportamiento de los animales, etcétera. Si
en un punto cualquiera aparece un desorden, éste amenaza el equilibrio del mundo.
En ese caso, el soberano tiene la misión de restablecer la armonía y remediar el mal
mediante un comportamiento virtuoso que garantice el acuerdo entre naturaleza y
sociedad.

Sobre la lengua y la escritura chinas


En China se hablan ocho dialectos principales, de los cuales, el de Pekín o “mandarín” es ¿Sabías que...?
la lengua nacional. La lengua oral es monosilábica, por lo que consta únicamente de 409
sonidos. Cada monosílabo sirve para designar múltiples significados, que pueden ser muy Un aspecto característico de la len-
gua china antigua es su riqueza de
diferentes entre sí. Tal es el caso de Fu, que tiene alrededor de 120 acepciones, como: “pri-
vocablos concretos, frente a la po-
sionero”, “cubrir”, “servir”, “felicidad”, “padre”, “caldera”, “seca”, “esposa”, “rico”, “repartir”, “amu- breza de términos abstractos. Y es
leto”, “bajarse”, entre otras. que en esta cultura, la descripción
Para reducir la confusión que pudiera derivarse de lo anterior, en el chino se emplean prevalece sobre otras formas discur-
diferentes tonos o acentuaciones en cada monosílabo. No obstante, la aplicación de dichos sivas, asumida como un mecanismo
tonos no es homogénea en todas las provincias ni en todos los dialectos: en Pekín se distin- que permite evocar aquello que es
guen cuatro modulaciones; en Nanking, cinco, y en Cantón, ocho. intangible y abstracto.
6 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

Aunque es dif ícil determinar con precisión la antigüedad de su


escritura, parece remontarse a unos 4 000 años. Se trata de un sis-
tema formado por ideogramas, es decir, representaciones gráficas
de objetos concretos, cuya forma actual se fijó hace alrededor de
3 000 años.
Frente a las limitaciones de la lengua oral, la escritura china de-
sarrolló una enorme cantidad de ideogramas, rebasando más de
cien veces el número de sonidos silábicos. De esta manera, la escri-
tura permite distinguir el significado que adquiere, en un contexto
determinado, el empleo de un cierto monosílabo.
La escritura china ha sido el principal factor de unidad cultural
y política del país, ya que aunque existen muchos dialectos dife-
rentes, la población puede leer sin problema los mismos libros y
periódicos. Asimismo, puede comprender perfectamente los es-
La escritura china, al parecer, data de hace unos 4 000 años. critos de hace más de 20 siglos, sin importar que la lengua hablada
haya registrado múltiples cambios.

Los cinco libros canónicos


Entre los siglos x y vi a.C. se formaron los llamados Wu Ching o cinco libros canónicos,
considerados como el origen de la literatura china. Se trata de el Libro de las mutaciones
(I Ching); el Libro de la historia o de los documentos (Shu Ching); el Libro de las cancio-
nes (Shih Ching); las Notas acerca de los ritos (LiChi) y los Anales de Primavera en Otoño
(Ch’un-ch’iu). Dado que tradición y doctrina fueron orales hasta entrado el siglo v, se le
atribuye a Confucio la compilación del Libro de la historia o de los documentos, el Libro de
canciones y el Libro de las mutaciones.

El I Ching o Libro de las mutaciones


El I Ching recoge la sabiduría que, desde la Antigüedad mítica, elaboró el pensamiento chi-
no. En este libro, la idea de la mutación o cambio es fundamental para la comprensión del
universo: “Todo va fluyendo como este río, sin parar, día y noche”, Kung Tse.
Estatua de Buda (Dinastía Wei, 447 La doctrina de Yin y Yang afirma que la existencia transcurre mediante la mudanza y la
a.C.)
transición de energías contrarias: lo femenino y lo masculino; la luz y la oscuridad; lo firme
y lo blando, etcétera. Estos términos simbolizan el carácter siempre dual de la existencia,
¿Sabías que...? evocando los fenómenos que se oponen y se compensan en el cosmos, agrupados por pa-
El término Ching designa la cadena rejas: Yin (la vertiente sombreada de la montaña) es el frío, la humedad, la oscuridad, la
del telar, y evoca la idea de norma, pasividad femenina; Yang (la vertiente soleada de la montaña) es el calor, la sequedad, la
sostén, corrección. Por ello, se aplica luz, la actividad masculina.
a libros que constituyen el legado Así, la mutación es una constante conversión de lo uno en lo otro, pero también cons-
cultural del pasado. tituye un ciclo de acontecimientos conectados entre sí, como el día y la noche, el verano y

Los libros canonicos son: I Ching, Shu Ching, Shih Ching, LiChi y Ch’un-ch’iu. El I Ching, entre otros conceptos simboliza lo fe-
menino y lo masculino.
Tema 1 Literatura china 7

el invierno, etcétera, el cual se subordina al Tao, ley inmutable y general: “Una vez Yin, una
¿Sabías que...?
vez Yang, eso es el Tao.”
El vocablo Tao tiene muchas connotaciones: el sentido, el camino, el bien, lo verdadero, El ser y el no ser se engendran mu-
la armonía perfecta entre todas las virtudes. También se refiere a la unidad que funda el tuamente.
movimiento de las mutaciones, comparándolo con una puerta que se abre y se cierra alter- Lao Tsé
nativamente: “Una vez abierta, una vez cerrada, tal es el ciclo de la mutación, un vaivén sin La destrucción es construcción.
término.” No hay destrucción y construcción:
Como libro de sabiduría, el Libro de las mutaciones plantea la necesidad de que el indi- ambas son sólo uno y lo mismo.
viduo alcance la armonía con el cambiante fluir de las corrientes universales, adaptándose Chuang-Tzu
—activa o pasivamente según se requiera— a los cambios, las mutaciones del acontecer.
Cabe señalar que los principios básicos del I Ching influyeron profundamente no sólo en
los dos sistemas filosóficos más importantes de China: el confucianismo y el taoísmo, sino
también en las ciencias naturales, la medicina y el arte.

Trigramas Nombre Cualidad Imagen Familia

Ch’ien lo creativo fuerte cielo padre

K’un lo receptivo abnegado tierra madre

Chen lo suscitativo movilizante trueno 1er. hijo

K’an lo abismal peligroso agua 2er. hijo

Ken el aquietamiento quieto montaña 3er. hijo


¿Sabías que...?
viento,
Sun lo suave penetrante 1a. hija Para el suizo Carl Jung, uno de los
madera
pilares de la psicología moderna, el I
Ching equivale a lo que en Occiden-
Li lo adherente luminoso fuego 2a. hija te se considera azar o coincidencia
y que, en realidad, tiene que ver
Tui lo sereno regocijante lago 3a. hija con un principio de sincronicidad,
característico de la visión china del
mundo. De acuerdo con este prin-
cipio, hechos que suceden en pla-
nos y espacios distintos mantienen
Por otra parte, el Libro de las mutaciones fue también, desde su origen, un libro oracular, una relación de interdependencia
que puede ser consultado para saber cómo actuar en alguna circunstancia específica y así entre ellos y entre los estados sub-
recuperar el tao (el sentido de la vida, el camino, la armonía). jetivos (psíquicos) del observador, a
En un principio, las respuestas del I Ching se limitaban a Sí o No, utilizándose para el Sí partir de su coincidencia temporal.
un trazo entero (-), Yang, y el No, mediante un trazo fragmentado (- -), Yin. Más tarde, los El I Ching permite ejemplificar este
trazos simples se combinaron hasta formar los ocho signos de tres trazos (trigramas), que principio: cuando se le plantea una
representaban imágenes de aquello que, en permanente transición, sucedía en el cielo y en pregunta, deben arrojarse al aire tres
la tierra. Así que cada signo representaba algún proceso de la naturaleza, pero también la monedas. Dependiendo de cómo
vida familiar, representando las funciones del padre, la madre, los tres hijos o hijas, tal como caigan, se irán formando —de abajo
hacia arriba— las líneas continuas
puede observarse en el cuadro anterior.
o fragmentadas del hexagrama,
Finalmente, los trigramas se combinaron por parejas, para obtener un total de 64 signos que expresará el significado de ese
compuestos por seis signos continuos o fragmentados que reproducían los movimientos preciso momento y de la coyuntura
y las mutaciones del universo. Cada una de las situaciones reproducidas requería, para particular de quien pregunta; por lo
poder adaptarse a ella, un modo específico de actuar: correcto o erróneo. El I Ching ofrece tanto, las monedas y la situación vital
consejos para enfrentar adecuadamente las situaciones descritas por los hexagramas y sin- aparecen conectadas por un breve
tetizadas en una imagen particular. instante.
8 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

Las principales corrientes del pensamiento chino


Son dos los principales sistemas filosóficos que se desarrollaron en la antigua China:

Confucianismo
Doctrina ética orientada a mantener el orden social y el poder del Estado. Moral de come-
dimiento y sentido común, basada en el respeto a la tradición y el uso comprensivo de las
leyes. En el confucianismo, el interés del individuo siempre debe subordinarse al interés de
la comunidad.

Confucio y su obra
Miembro de una familia noble, emparentada con la dinastía Shang, el verdadero nombre
de Confucio era K’ung Ch’iu. Aunque no se ha podido establecer con certeza, se supone
que vivió de 551 a 479 a.C. Maestro ambulante, propagó su doctrina a lo largo de China,
acompañado por un grupo de discípulos. Se trata de una ética individualizada, en la que
la virtud moral se impone como obligatoria. Un aspecto revolucionario del confucianismo
Confucio (c. 551-479 a.C.), filósofo chi- fue considerar al hombre noble, el “hijo de soberano”, ya no como una categoría social he-
no, creador del confucianismo y una reditaria, sino como un tipo ideal: el “noble moral”, quien sería el único apto para gobernar.
de las figuras más determinantes en
la historia de China.
Para Confucio, la acción del hombre noble en el Estado y en la sociedad se expresa en dos
actitudes vitales que pueden enseñarse y aprenderse mediante una
práctica constante: la moral (te) y la obediencia filial (hsiao).
Confucio no sólo contribuyó a transformar el desarrollo del
pensamiento chino, también dejó su huella en la literatura pos-
terior.

Taoísmo
Moral de conducta personal y mística. Al contrario que en el con-
fucianismo, para los taoístas el individuo tiene valor por sí mismo
y se debe, ante todo, a sí mismo. Como su nombre lo indica, el Tao
es el concepto central de esta doctrina, y constituye el principio
invariable al que la conducta personal debe ajustarse para alcanzar
la armonía.
El taoismo es una moral de conducta
personal y mística. Lao Tsé y el Tao Te Ching
Lao Tsé, nombre que significa “Maestro venerable”, se cree que vivió alrededor del año
600 a.C. y que estuvo encargado de la conservación de los archivos reales, aunque no se
tiene la certeza de que haya existido realmente. Según la tradición, Lao Tsé y Confucio
fueron contemporáneos. A Lao Tsé se le atribuye el Tao Te Ching (Libro sobre el principio
de la acción o de la virtud), que consta de 81 capítulos divididos en dos partes: la primera,
formada por los principios filosóficos del taoísmo, y la segunda, que aborda problemas de
orden práctico.
La filosof ía taoísta se expresa, en este libro, mediante imágenes y sentencias aparente-
mente claros, que siempre despliegan significados más profundos y complejos de lo que a
primera vista se pudiera apreciar.

La poesía
Desde los tiempos más remotos, el pueblo chino manifestó una especial inclinación hacia la
Lao-tsé o Laozi (c. 570-c. 490 a.C.), fi-
lósofo chino considerado el fundador
poesía. La colección más antigua de canciones y poemas que se conserva es el Shih Ching (Li-
del taoísmo. bro de canciones), que, según la tradición, fue compilado por Confucio. Los poemas de esta
Tema 1 Literatura china 9

colección se dividen en dos grupos: los populares y los nobles, cada uno de los cuales abor-
¿Sabías que...?
dan temas relacionados con las preocupaciones y las actividades de esos sectores sociales.
El periodo de mayor esplendor de la literatura china coincidió con el auge del imperio En China se escribe con pincel, por
y la dinastía T’ang. De esta época son los grandes poetas chinos: Wan Wei, Li Po (o Li Tai lo que la poesía puede incluirse en-
Po) y Tu Fu. tre las artes plásticas. Su principal
motivo, como el de la pintura, es el
paisaje y la naturaleza que expresan
Wan Wei el estado anímico del poeta. Aunque
formalmente suele ser simple y sen-
Wan Wei nació en Tai Yuan, provincia de Shansi. Vivió entre 701 y 761. Excepcionalmente cilla, la poesía china sugiere y evoca
talentoso, Wan Wei fue músico, pintor y poeta. A los 19 años, participó en un concurso delicadamente significados y con-
imperial de poesía y obtuvo el primer lugar. Más tarde, a los 23 años, se desempeñó como ceptos más complejos y profundos
secretario de Estado para la música. A partir de entonces alternó los puestos públicos con de los que aparenta. Entre los temas
estancias solitarias en el campo, donde escribió muchos poemas dedicados a la naturaleza. recurrentes se encuentran la nostal-
Aunque no se conserva más que un retrato suyo, se dice que sus pinturas eran poemas y gia, la melancolía, la desolación ante
sus poemas, pinturas. la fugacidad del tiempo y de la vida,
la amistad, el amor y el erotismo.
Es muy importante tener presente
Despedida que los grandes poetas paisajistas
chinos han sido taoístas, por lo que
Desmonto. Mientras bebemos vino: Sentado solo, entre los bambúes,
sus poemas suelen expresar el sen-
¿Adónde irás? El mundo me ha toco el laúd, y silbo, silbo, silbo.
timiento de integración armónica
engañado: Nadie me oye en el inmenso bosque,
con la naturaleza y de comprensión
A mi colina del mediodía me vuelvo. pero la blanca luna me ilumina.
intuitiva característicos de este siste-
Ve, vete. No pregunto más:
Wan Wei ma filosófico.
Nubes blancas sin fin, nubes.
Wan Wei

Li Po
El más importante de los poetas chinos nació en 701, Li Po, aunque se desconoce dónde.
Se sabe que su educación transcurrió en la región de Sechuán y que a los 14 años empezó
a escribir poesía. Durante varios años, Li Po vivió en los montes, acompañando a un er-
mitaño amigo suyo. Durante un tiempo se convirtió en una especie de caballero andante,
vengando las ofensas e injusticias que sufrían, sobre todo, mujeres y menores de edad. A los
25 años se casó con la nieta de un antiguo primer ministro, esperando obtener un puesto en
el gobierno, cosa que no logró. Hacia 742 consiguió ser llamado a la Corte y allí sus poemas
deslumbraron al príncipe Ho Chi Chang y al mismo emperador. A pesar de su gran afición
por la bebida, en la Corte fue tratado generosamente hasta 744, cuando la abandonó por
una serie de intrigas. Retomó su vida errante, conoció al joven poeta Tu Fu y se inició en
el conocimiento del taoísmo. También se interesó por la alquimia, buscando el elíxir de la
vida. Murió en 762 en Tang-t’u. La leyenda afirma que, navegando en un bote, borracho
como siempre, intentó abrazar la luna que se reflejaba en el agua y murió ahogado.

Si es la vida un gran sueño, Me siento conmovido y pronto a suspirar,


¿para qué atormentarse? mas me sirvo otra copa.
Yo bebo todo el día. Cuando me Y canto yo también como los pájaros. Wang Wei (699-759), poeta y pin-
tambaleo, Cuando la noche llega a relevar al sol, tor chino. Es considerado uno de los
me duermo al pie de las columnas, se agotan mis canciones, grandes maestros del verso lírico de
despierto bajo el sol; mas he perdido ya de nuevo la dinastía Tang.
oigo cantar un pájaro oculto entre las la sensación de lo que me rodea.
flores. Li Po
¿Qué hora será?
El viento de la primavera
difunde la canción del ruiseñor.
10 Unidad 1 El Siglo de Oro Español: La poesía

Las hierbas son como hilos verde-azul;


de la morera cuelgan ramas verdes.
Ya es tiempo de pensar en el retorno,
ya mi pena resulta insoportable.
Viento primaveral, no te conozco:
¿por qué atraviesas mis cortinas de gasa?
Li Po

Tu Fu
Tu Fu nació en Ching-Chao en 712 y murió en 770 en la provincia de Honan. Su vida estuvo
marcada por el fracaso y la desgracia: no tuvo éxito en los exámenes imperiales y sólo a los
Li Po (701-762), poeta chino, consi- 43 años consiguió un pequeño cargo oficial; en 755 cayó prisionero de un grupo rebelde y, en
derado una de las grandes figuras de 759, su región padeció hambre, de la cual pudo refugiarse con el gobernador de la provincia.
la literatura china. Aunque fue amigo de Li Po, su personalidad y la calidad de su obra son muy distintas. Sus
versos carecen de la espontaneidad y la libertad de Li Po, aunque están muy trabajados. Su
poesía tiene un carácter realista y reflexivo, en ella describe los acontecimientos de la época,
el horror de la guerra, la miseria de la gente del pueblo, la soledad y el desamparo.

Una criada lleva un pollo a vender al mercado.


El pollo, atado, lanza desesperados cacareos.
En casa quedan otros pollos picoteando granos y gusanos.
Sin sospechar que el compañero va destinado a la cazuela.
Para el hombre, todas las criaturas son iguales;
ordeno a la criada que desate al pollo;
su fin no llegó aún. Sigo con la mirada el río que corre al pie del pabellón.
(Fragmento)
Tu Fu

Tu Fu (710-770), es un poeta chino, El cuento


de quien se ha dicho es el mejor
poeta de la literatura china. Además de la poesía, el cuento ha sido uno de los géneros literarios cultivados en China.
La concepción del mundo que se expresa en el cuento sigue los mismos principios de la
doctrina taoísta: en ella los elementos opuestos no se contraponen, sino que constituyen
aspectos que se alternan y concilian, por ejemplo, la vigilia y el sueño, o bien, lo cotidiano y
lo extraordinario. Además, contiene una serie de enseñanzas sobre la naturaleza humana,
cuya comprensión permite acceder a un estado de mayor espiritualidad.
Las primeras fábulas y textos narrativos se escribieron en el periodo de los reinos beli-
gerantes (403-222 a.C.).
La producción narrativa en la antigua China puede rastrearse en cuatro periodos, que
corresponden a otras tantas dinastías:
1. Han (206 a.C.-220 d.C.): en este periodo se escriben muchos libros de cuentos, entre
ellos, El jardín de las anécdotas y Nuevos relatos, de Xiu Liang.
2. Wei (220-265) y Chin (265-420): la literatura es asumida como una profesión y se es-
criben muchos libros. Destaca El jardín de las maravillas, que contiene narraciones
sobrenaturales.
3. T’ang (618-907): se extiende la costumbre de ir a las plazas públicas y a las ferias para
En general, los cuentos chinos con- escuchar a los narradores de cuentos.
tienen una enseñanza acerca de la 4. Ming (1368-1644): destacan novelas como Canto a la luna, atribuida a Shi Hui o El
naturaleza humana. conejo blanco, de autor anónimo.
Tema 1 Literatura china 11

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) ¿Qué te sugieren las palabras del título: La tumba de la joven bailarina?
b) ¿A qué tipo de espacio se referirá, real o metafórico?
c) ¿Por qué?
d) En las noticias cotidianas nos enteramos de problemas masivos de tragedias de mujeres; nombra alguno
que conozcas y piensa si se podría tratar de algo semejante. ¿A qué correspondería entonces la palabra
tumba?
e) En grupo comenten cómo es y ha sido la situación de la mujer en el pasado y actualmente debido a pro-
blemas de migración, de una guerra o de pobreza.

2. Lee con atención el texto de Hsüpen.

La tumba de la joven bailarina Ch’Iung


Vivió encerrada en los cuartos de las mujeres
—mayor no pudo ser su tristeza—
¡pero nada es peor que este túmulo de tierra
sobre fuentes de agua subterránea!
La luna es fría —no habrá más mañanas ante
el tocador.
El sitio está desierto —este ganso salvaje
nada sabe de otoños.
En sus antiguas habitaciones, viven ahora monjes.
El nuevo pabellón, rodeado de bambú, espera
visitantes.
Sin haber ella dejado fama alguna
¿cómo podrán los viajeros saber que en este sitio
debían detener sus botes?

3. Responde lo siguiente:
a) ¿Qué relación tiene el título con el poema? ¿Se entendería el poema sin conocer su título? ¿Por qué?
b) Identifica en el texto las referencias a la vida femenina. Coméntalas con tu grupo. ¿Tienen alguna relación
con lo discutido previamente? Explica por qué.
c ) Al final de lo que sería la primera estrofa explica cuál puede ser la relación de las palabras “mujeres” y “tie-
rra” con lo anterior.
d) Investiga el significado de la metáfora “ganso salvaje” y su relación con el “otoño”.
e) a) Se hace referencia a varios lugares. Comenta en un grupo su posible significado en esta cultura:
•  “los cuartos de las mujeres”
•  “el sitio”
•  “antiguas habitaciones”
•  “nuevo pabellón”
•  “este sitio”
f ) Explica cómo contrastan.
12 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

4. Aplica lo que sabes. Haz lo que se indica:


a) Anota ahora el vocabulario relacionado con el significado de “tumba” que aparece en el título.
b) La metáfora que corresponde exactamente a la descripción de una tumba y
c ) ¿Cómo se relaciona con “sobre fuentes de agua subterránea”? Coméntalo con el grupo.
5. Identifica en el poema algunas características de la cultura china y su visión del mundo.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) ¿Con qué relacionas el canto?
b) ¿Cómo eran los instrumentos musicales?
c ) ¿Sabes algo sobre la música, los instrumentos musicales chinos y las características de los cantantes en esa
época?
d) ¿Sabes algo sobre ellos en la actualidad?
e) ¿Qué cambios supones que ha sufrido?
2. Lee con atención el texto de Du Mun.

La canción de Zhang Haohao


Cuando cantabas en Yuzhang
no tenías más de trece años.
Eras como un joven Fénix con plumas nuevas,
como una roja flor de loto, recién abierta.
El famoso pabellón del Príncipe Teng llegaba hasta el cielo,
el río Zhangjiang surgía del vacío azul;
era el lugar elegido para tu presentación,
un suntuoso banquete habría en tu honor.
Mientras el anfitrión atiende a los invitados
nos damos cuenta que tardas en aparecer.
Una preciosa criada del sur te empuja al salón;
la cola de tu traje se arrastra entre el polvo
a medida que caminas suavemente.
Llevabas tu cabello partido en dos trenzas
que caían sobre tu chaqueta de seda.
Mirando a la audiencia arrojaste las mangas al suelo;
luego, entonaste una melodiosa canción
como sólo lo hubiera hecho un joven Fénix.
Las cuerdas de los instrumentos callaron de golpe;
los sonidos del armonio se quebraron:
no pudieron seguir el ritmo de vuestra voz
a medida que se remontaba al cielo y se dilataba en el aire.
Una y otra vez el anfitrión demostró su admiración por ti,
tus canciones eran inolvidables, decía.
Entonces te obsequió con un amplio brocado
Tema 1 Literatura china 13

decorado con la figura flotante de un celestial caballo


y con una exquisita peineta de colmillo de rinoceronte.
Luego celebramos la llegada del otoño en las arenas del Gran Dragón,
en noches con luna navegamos el Lago del Este.
Tantas veces nos vimos
que rara fue la semana en que al menos
tres noches nos encontrábamos.
Poco a poco, tu cuerpo de jade, fue apareciendo ante mí;
tus miradas poco a poco, se hicieron más encantadoras;
poco a poco, tus rojos labios fueron más exquisitos,
comparables a tu gracia, porte y postura.
Con la bandera en alto el superintendente partió hacia el este
llevando consigo música y canciones.
El otoño enfrió los árboles del Pabellón de Xie Tiao,
las arenas de la primavera calentaron los juncos a lo largo del Juxi.
Evitando los asuntos de este mundo
el anfitrión magnífico se sumergió en el vino.
De repente apareció el Secretario Imperial,
un joven con tanto talento y gracia,
que deslucía las virtudes de Sima Xiangru;
te dio un pendiente de jade como regalo de compromiso
y se fue contigo en un precioso carruaje tirado por caballos.
Cuando una cueva se cierra,
el agua que gotea suena a la distancia,
cuando la luna alcanza al inmortal conejo, aparece solitaria.
Varios años pasaron,
nuestros viejos compañeros de juerga fueron desapareciendo.
Cuando, luego de una larga ausencia,
volvimos a encontrarnos, tú y yo, en Luoyang,
estabas detrás de un mostrador vendiendo vino.
Te pusiste a pensar cuáles habrían sido mis
preocupaciones todos estos años y por qué, siendo aún joven,
me había convertido en un oso de barba blanca.
Preguntaste si nuestros amigos comunes seguían con vida
y si yo, era aún, informal e impetuoso.
Desde entonces he llorado amargamente la muerte de mi patrón,
y el lago y las nubes se han vuelto otra vez un clamor del otoño
un rayo del sol cae sobre la blanca rama de un sauce
mientras un viento helado recorre mi silla solitaria.
Mi abrigo está húmedo con las lágrimas,
mientras pongo punto final a este corto poema
donde he hablado en voz alta de mis pensamientos.

3. Comenta con tus compañeros de grupo lo siguiente:


a) ¿Te parece muy distinto a lo que acostumbras escuchar?, ¿por qué?,
b) ¿Te despertó alguna emoción?
14 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

4. Pon en práctica lo que sabes. Haz lo que se indica:


a) Relee atentamente el poema y, mediante lluvia de ideas, propón qué temas se desarrollan en él.
b) Identifica cuántas partes tiene el poema. Con ayuda de tu profesor, participa en el establecimiento de
algunas conclusiones colectivas.
c ) En este poema se habla de una manera especial de elementos de la naturaleza por medio de comparacio-
nes o de metáforas. Comenta con tus compañeros cuál podría ser su posible significado. Si es necesario,
consulta un diccionario o enciclopedia especializado.
•  “un joven fénix con plumas nuevas”
•  “una roja flor de loto, recién abierta”
•  “vacío azul”
•  “tu cuerpo de jade”
d) Enumera lo siguiente:
•  Los animales reales o imaginarios (mitológicos) relacionados con la cultura del país.
•  Las acciones, vestuario, peinado y características femeninas propias de esa época y cultura.
e) ¿Quiénes son los hombres que admiran al personaje femenino y de qué manera se lo demuestran?
5. Comenta con tu grupo:
a) ¿Qué te comunica el poema?
b) ¿Cuál es el contraste u oposición entre algunos elementos de las dos partes?
c ) ¿Cuál es el tono del poema antes y después y por qué?
d) ¿Qué clase de vida llevaban el poeta y la cantante y cuál era la relación entre ellos?
6. Hay una estrofa muy diferente a las demás que empieza con “Cuando una cueva gotea...” Observa qué te indi-
ca en cambio en el tiempo y coméntalo con tus compañeros.
7. Haz una lista de elementos como “luna” y “otoño” que aparecen en “La canción de Zhang Haohao” y en este
poema y compara su importancia en ambos.
a) Compara las semejanzas o diferencias entre las profesiones de los dos protagonistas.
8. Comparte con tus compañeros tu opinión personal sobre el poema.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) En compañía de un compañero enumeren las características de las fábulas.
b) ¿Cuáles conocen?
c ) Describan las características de un león y de una mariposa.
d) ¿Cuál puede ser la relación entre ellos?
e) En una fábula se habla de las destrezas de cada uno, que se combinan debido a las circunstancias.
f ) ¿Cómo definirías una destreza y cómo podrían combinarse las de estos dos personajes?
2. Lee con atención el siguiente texto.
Tema 1 Literatura china 15

El león y la mariposa
El león, que había comido en abundancia, descansaba
muellemente tumbado en un claro del bosque.
La mariposa, revoloteando con gracia, rozó con las
alas el hocico de la fiera. Luego se elevó velozmente,
orgullosísima de tanta audacia. Pero el peligro la atraía.
Volvió a bajar, se posó un instante en la salvaje maraña de
la melena, agitó las alas sobre la frente majestuosa y volvió
a elevarse de prisa.
El león abrió los ojos, miró aviesamente la mariposa
que ahora revoloteaba en torno a la rama de un árbol.
—Aquí en la selva todos me respetan —rugió—. ¿Y tú,
necia, te atreves a burlarte de mí?
—Creí que no te habías dado cuenta.
—A mí no se me escapa nada. Y hasta cuando duermo,
mis sentidos vigilan. De todos modos, si no quieres que con
un resuello te reduzca a ceniza, vete lejos, muy lejos de aquí.
La mariposa replicó:
—Me hablas con soberbia. Haces mal, muy mal. Porque un día ¿quién sabe?, tal vez podrías
necesitarme.
—¡Ésta sí que es buena! —dijo el león con una risotada—. ¿Dices que yo un día te necesitaré?
Yo no necesito de nadie; soy el habitante más poderoso de la selva. Ante mí tiembla hasta la
terrible tigresa, tiembla el valeroso leopardo, tiemblan las zorras, los chacales, las hienas.
—Eso no importa. Yo te digo que algún día podrías tener necesidad de mi ayuda.
—Entonces ¿crees que voy a pedirte que luches a mi lado, o mejor aún, que luches en mi
lugar?
—¡Calla! —dijo la mariposa—. Veo a poca distancia un hombre armado.
—¿Qué dices? —preguntó, inquieto, el león.
La mariposa voló hacia el cazador que se disponía a disparar una flecha, y dando vueltas a su
alrededor, proyectó sobre sus ojos un juego de sombras inquietas que dieron inseguridad a su
tiro. La flecha partió con un silbido, penetró en el tronco de un árbol, y el león, de un salto, se
puso a salvo en la espesura del bosque.
Poco después la mariposa lo alcanzó, para decirle, orgullosa:
—¡Imagínate, oh, mi poderosísimo señor, cuál hubiese sido tu suerte, sin mi oportuna ayuda!
—Es verdad —admitió el león—. Hoy he aprendido que aun las más humildes criaturas
pueden prestar inmensos servicios.

3. Haz lo que se indica.


a) Responde:
•  ¿Qué características contrastantes tienen los dos personajes que aparecen en el título de esta fábula?
•  Anótalas en un cuadro.
b) Discute con tus compañeros:
•   Las relaciones que encuentres entre este texto y algunos principios filosóficos del confucianismo o del 
taoísmo.
•  Las semejanzas y diferencias que encuentres con las fábulas que conoces.
c ) Anota las palabras clave que usa el autor para describir a cada uno de los personajes.
d) Observa la moraleja del final y recuerda algún acontecimiento de tu vida en que hayas recibido ayuda de
quien menos lo esperabas; recuerda bien los detalles y cómo lo escribirías en una fábula.
16 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) ¿Qué te sugiere este título?
b) ¿Has leído algo sobre este tema?
c ) En general, ¿Qué importancia tiene un río, en cuanto al ambiente físico o artístico?
d) ¿Cuál era su importancia en la vida agrícola de esa nación en esa época y ahora?
e) ¿Dónde se origina un río y cómo se ve?
2. Lee el siguiente texto narrativo.

El río
El río nació entre escarpadas gargantas. Era alegre, inocente. Mas luego al crecer, perdió por
el camino la clara virtud de la infancia, se volvió arrogante, astuto. Corrió a través de extensas
llanuras, recibió tributos de los afluentes, se precipitó al valle en magníficas cascadas, se abrió
paso con prepotencia en el corazón salvaje de la selva oscura. Y llegó a la desembocadura
inflado de altanería.
—He recorrido el mundo —gritaba en un frenético rebullir de espumas—. Y todos los
obstáculos cayeron ante mi real voluntad, ante mi fuerza irresistible. La victoria es mía.
De este modo entró en el mar el gran río, el rey arrogante.
Otros ríos, grandes y poderosos como él, habían entrado también en el mar. Sintió que no
estaba solo. No eran rivales, no eran enemigos; sino parte de un todo. Su fuerza y su alegría se
hicieron inmensas. Pero su soberbia cayó. Y, con los otros compañeros, diez, ciento, mil, que no
eran compañeros, que eran él mismo, entonó el grandioso canto marino para glorificar al Señor
del Universo.

3. Responde:
a) ¿Cuáles son las características humanas que se atribuyen al río en este texto narrativo?
b) ¿Cuántos y cuáles fueron los pasos del proceso de cambio del río?
c ) Imagina el camino que recorrió el río y la belleza de esos parajes. ¿Podría aplicarse dicho recorrido para
hablar de la vida de un ser humano? Explica tu respuesta.
d) Dado que tiene una enseñanza práctica o moraleja final, ¿con qué género literario relacionas este texto?
Con tus propias palabras explica su moraleja o enseñanza. ¿Crees que todavía tiene vigencia? ¿Por qué?
Tema 1 Literatura china 17

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) Recuerda lo que sepas sobre la manera de apreciar un poema.
b) Este texto no tiene título, por lo tanto no puedes elaborar hipótesis sobre su posible contenido; sin embar-
go reflexiona sobre tu respuesta a los poemas anteriores para que aprecies mejor tu próxima lectura.
c ) Justifica tus respuestas sobre cuál te gustó más o si alguno te desagradó.
d) Al leer, compáralos y escribe un ensayo sobre esto.
2. Lee los Poemas de Li Po.

Poemas
Entre estas flores tengo una vasija
de la cual voy bebiendo;
no se sienta a mi lado
ni un solo compañero.
Mi vaso, al pronto, levantando, invito
a la espléndida luna que estoy viendo,
a mi sombra en seguida,
y he aquí que somos tres los que bebemos.
Es verdad que la luna nada entiende
en eso de beber; mal compañero;
y en cuanto al otro, que es mi misma sombra,
se limita a seguir mis movimientos;
pero admitamos que ellos me acompañan:
es primavera y divertirme quiero.
La luna se me va mientras yo canto
y, si bailar deseo,
la sombra se me esfuma o desparrama.
En fin, mientras la noche va corriendo,
nos hallamos bien, juntos:
al llegar la embriaguez nos dejaremos.
Eternamente amigos, sin pasiones,
cita nos damos para allá en el cielo.

3. Responde lo siguiente:
a) ¿En qué situación se encuentra el personaje principal?
b) ¿Qué sentimiento experimenta?
c ) ¿Qué elementos decide personificar para tener compañía?
•  ¿qué espera recibir de ellos?
•  ¿cuál es el mal compañero?
•  ¿cuál es el dócil? 
•  ¿por qué presentan estas características?
d) ¿Cómo evoluciona su relación?
e) ¿Debido a qué circunstancia se termina? ¿cuál es el motivo? Explica.
f ) Lee los dos últimos versos, ¿qué te comunican?
g) Da ejemplos de la actitud pesimista u optimista del personaje.
18 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) El significado de la palabra posada aparece en el diccionario de la RAE como “Lugar donde se hospeda o
alberga, especialmente la gente vulgar”.
b) ¿Existen posadas en nuestro país o su equivalente?
c ) ¿Sabes cómo se les llamaba antes a las que estaban cerca de los mercados, a donde llevaban las mercancías?
d) Imagina el entorno físico de una posada por el significado tradicional de la expresión “dar posada”.
e) ¿Cómo se emplea actualmente la palabra y cuáles son sus objetivos?
2. Lee con atención el siguiente poema:

La posada
Me acosté en aquel lecho de posada:
la luna sobre el suelo relucía
y la blancura de su luz fingía
que lo cubriera todo una nevada.
Así creí, mas la mirada alzando
la fijé en la argentada luna llena,
y soñé entonces en la tierra ajena
que a recorrer me estaba preparando,
y en la gente, también, que en ella mora.
Después bajé de nuevo la cabeza,
volví a mirar del suelo la dureza
y pensé en todo lo que el alma adora,
la patria y los amigos que he dejado,
que no he de ver ya más y tanto he amado.

3. Haz lo que se indica:


a) Destaca el conjunto de elementos en la primera estrofa.
•  ¿Qué color destaca en la descripción?
•  ¿Qué sensación producen en el personaje?
•  ¿Cómo lo complementa el estado del tiempo y con qué palabra lo expresa?
•  ¿Qué situación y sentimiento del personaje reflejan?
b) ¿A dónde se dirigen los pensamientos del protagonista?
c) ¿Por qué crees que habla de “tierra ajena” y de “la gente que en ella mora”?
d) ¿Cuáles son los dos elementos con que compara lo anterior?
e) En la tercera estrofa nombra la sensación predominante en el personaje.
f) Compara el elemento de la luna entre el poema anterior y éste.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) Si te sitúas en la imaginación en la desembocadura de un río ¿qué características destacadas de belleza
puede tener el mar?
b) ¿Cuáles serían propias del río?
c ) ¿Cómo será la flora que los rodea?
Tema 1 Literatura china 19

d) ¿Cómo sería la fauna dentro o alrededor?


e) ¿Recuerdas algún río o su desembocadura que hayas admirado?
2. Lee con atención el siguiente poema.

Cerca de la desembocadura del río


A la luz de la luna
las leves ondas brillan,
de la luna que en plata
cambia el verde del agua cristalina.
Dijérase estar viendo
que mil peces al mar se precipitan.
Solo estoy en mi barco
que resbalando va junto a la orilla;
de vez en cuando el agua
mis remos acarician.
La soledad, la noche
en tristeza me sumen, infinita.
Mas surge un bello grupo
de floridos nenúfares que imitan
con sus flores a perlas gigantescas:
también mis remos van y lo acarician.
A las hojas, que tiemblan,
las oigo susurrar enternecidas;
las flores se dijera que me hablan
inclinando sus blancas cabecitas.
Los nenúfares quieren consolarme:
no saben, no adivinan
que en cuanto yo les vi, de mi tristeza
ya me olvidé en seguida.

3. Haz lo que se indica:


a) Relaciona la situación del personaje con lo siguiente:
•  la hora del día,
•  la relación de un  elemento mineral con el agua, y
•  la metáfora sobre seres vivos.
b) Compara los dos primeros y los dos últimos versos de la primera estrofa en cuanto a la idea de movimiento
y nombra el efecto que causan en el protagonista.
c ) Relaciona, de nuevo, los dos primeros y los dos últimos versos sobre la situación y su estado de ánimo.
d) ¿Qué características visuales corresponden al tipo de movimiento que se encuentra en la segunda estrofa?
e) Destaca los elementos agradables para el personaje y los adjetivos con que los califica.
•  ¿Qué efecto tienen en el poema?
f ) Observa la recurrencia de la clasificación del movimiento de los remos ¿Qué efecto producen en el prota-
gonista y en el lector?
g) ¿En qué encuentra compañía el personaje?
•  ¿Con qué sentidos los relaciona?
•  ¿Cómo son las menciones al movimiento?
•  ¿Qué sentimiento expresan los nenúfares personalizados?
h) Observa el cambio total de sentimientos en el personaje ¿qué lo propicia?
i ) ¿Es positivo o negativo el efecto y a qué situación de la vida real puede asemejarse?
j ) Compara la idea de soledad o depresión en los dos últimos poemas en su desarrollo y su solución.
20

¿Cuánto he aprendido de la literatura china?

Desempeño
Es el momento de que pongas en práctica lo que has aprendido acerca de la literatura China.
Haz lo siguiente.
1. Resume por escrito el contenido de esta sección.
2. Analiza las obras de este país en su relación con la importancia de la naturaleza en su cultura.
3. ¿Qué elementos personaliza el autor y con qué objeto?
4. ¿Cuál es el papel del hombre y de la mujer?
5. ¿Qué destrezas muestran algunos de los personajes?
6. Cita algunas comparaciones que te parezcan importantes.
7. Encuentra las metáforas.
8. Enumera los temas recurrentes en las obras estudiadas.
9. Escribe un juicio crítico argumentado sobre las obras estudiadas.
10. ¿Te gustaría leer más obras o de otro estilo? ¿Por qué?

Panorama cultural
Antes Ahora Después
1. ¿Qué inventos antiguos se originaron en China?
2. Investiga los cambios sociopolíticos y geográficos por los que ha atravesado China.
3. Compara la situación de China en la época en que se escribieron estas obras con la actual desde el punto de
vista económico y de poder mundial.
4. Puesto que hay tantos idiomas en ese país, ¿qué es lo que ha permitido la comunicación en el país más
poblado del mundo para poder desarrollarse?
5. Escribe un pequeño reporte de las lecturas que hagas acerca de las circunstancias que han permitido este
desarrollo y las posibles consecuencias que pudieran tener en el futuro.
6. ¿Crees que se convertirá en un país imperialista? ¿Por qué?

Figuras de porcelana de la época de la dinastía Tang.


21

Glosario
Glosario

Alegoría: relato en verso o en prosa con un doble signifi- Parábola: Historia o relato breve, relacionada con la
cado. Es una historia o relato que puede ser interpre- alegoría, y cuya finalidad es presentar una enseñanza
tado en dos niveles, o incluso en más. moral.
Budismo: religión no teísta, es decir, que no tiene un Sincronicidad: principio según el cual el universo es un
dios, que se originó en el noreste de la India alrede- sistema armónico interconectado entre sí. Por lo an-
dor del siglo V antes de Cristo. Pasó posteriormente a terior, los fenómenos que ocurren en un mismo lapso
China donde ejerció y ejerce una gran influencia. temporal mantienen una relación de correspondencia.
Hexagrama: signo propio del I Ching, formado por la Tao: ley inmutable que rige las perpetuas mutaciones y
combinación de dos trigramas. Cada hexagrama co- cambios del universo. Tiene muchas acepciones, entre
rresponde a una imagen que se forma a partir de la ellas: unidad, camino, vía, sentido.
combinación de dos elementos naturales. Por ejem- Trigrama: signo básico del I Ching, formado por la com-
plo: arriba el cielo y abajo el agua: el conflicto; o bien, binación de tres líneas (continuas o fragmentadas) y
arriba el viento y abajo el lago: la verdad interior. que representan un elemento de la naturaleza: el fue-
Ideogramas: representaciones gráficas de objetos, que go, la tierra, el agua, el cielo, la montaña, el lago, el
constituyen el sistema de escritura china. trueno y el viento.
Metáfora: asociación de dos elementos u objetos que Yin y yang: literalmente significan el lado sombrío y el
pertenecen, en principio, a realidades distintas y entre lado iluminado del monte, pero simbolizan todas las
las cuales se establece una relación de comparación o fuerzas opuestas y contradictorias del universo: mas-
identidad. Ejemplo: Las perlas (dientes) de tu boca. culino/femenino, día/noche, seco/húmedo, calor/frío.
22 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

Tema 2 Literatura de la India


En este apartado abordaremos la producción literaria de la antigua
India: la literatura védica, la épica, la lírica, el teatro y el cuento.
Dado el carácter profundamente religioso de su literatura, es ne-
cesario también presentar a grandes rasgos las características de la
religión más importante de esta cultura, el hinduismo, así como de
su antecedente, el brahmanismo.

Características generales
de la cultura india
1. El periodo establecido para la civilización del valle del Indo se
sitúa entre 6 y 5 mil años antes de Cristo. Los restos arqueo-
lógicos descubiertos la señalan como una civilización urbana
compleja.
La India es uno de los pueblos que
cuenta con una gran producción lite-
2. Desde 1300 a.C. empezaron a llegar a la India, procedentes de occidente, varias tribus
raria que data de la Antigüedad. cuya lengua, de raíces indogermánicas, dio origen al sánscrito.
3. Mucho antes de que en Europa (y ni siquiera en Grecia) existiera una lengua como
instrumento de expresión común, en la India, gracias al sánscrito, se habían escrito
infinidad de textos filosóficos.
4. Es probable que en tiempos remotos hubiera habido alguna relación entre Grecia y la
India; sin embargo, no se tiene conocimiento de los contactos posibles entre estas dos
culturas sino hasta los efectuados en el siglo iv a.C.; esto es, en la época de Alejandro
Magno.
5. Entre las influencias de la tradición india en las culturas jónica y griega se encuen-
tra el pensamiento presocrático, que floreció en la Jonia del siglo vi y que se basa
en determinados conocimientos científicos y tradiciones cosmológicas y filosóficas
¿Sabías que...? orientales muy anteriores.
6. Desde su origen, la civilización del Valle del Indo se caracterizó por la coexistencia
Evolución del sánscrito de una enorme pluralidad de lenguas y dialectos, de razas, así como de tradiciones
Es la primera de las lenguas indoeu- filosóficas y religiosas.
ropeas que aparece por escrito. Tuvo
tres etapas: a) védico o arcaico; b) clá-
sico (fijado por el gramático Panini) y
c) diversos “prácritos” y “palis”, hablas Pensamiento y religión en India
populares, en los que se admiten
relajaciones.  El pensamiento indio es el más antiguo del mundo, pues se calcula que tiene más de
Actualmente se hablan: a) len- 5 000 años. Su herencia filosófica es múltiple y variada, y a su desarrollo contribuye-
guas indoiránicas, entre ellas, el ron los textos religiosos, poéticos y literarios.
indostaní, que es el idioma más im-  Desde muy temprano, en la India se tomó conciencia de que la realidad no puede
portante de la India, y que tiene dos conocerse completamente mediante el intelecto, por lo que la experiencia intuitiva
variantes: el hindi, que se escribe con del mundo se convirtió en el objetivo primordial de la filosof ía.
caracteres heredados del sánscrito y  Para alcanzar esa sabiduría intuitiva que se logra mediante la contemplación meta-
el urdu, que utiliza el alfabeto árabe;
f ísica, la filosof ía de la India desarrolló una disciplina práctica orientada a cultivar
b)varios idiomas dravidios no indo-
europeos y c) lenguas que pertene-
cualidades como la ecuanimidad, el autocontrol y el contento. Además, quien aspire
cen a otras familias. a la sabiduría filosófica debe mantenerse alerta intelectualmentey ser moralmente
Actualmente, la India es el país puro.
con mayor cantidad de lenguas y  Todas las escuelas filosóficas de la India rechazan los bienes materiales del mundo
dialectos del mundo, ya que cuenta (como la riqueza y el placer, entre otros) y se orientan hacia una verdad eterna o me-
con un total de 65 lenguas vivas. taf ísica que trasciende las apariencias sensibles.
Tema 2 Literatura de la India 23

La India, su pensamiento, filosofía y religión. Representación del dios Shiva.

 Desde su origen, la filosof ía y la religión han mantenido una estrecha alianza, ya que
ambas se centran en la búsqueda de valores éticos y desean que el ser humano logre su
fin supremo: liberarse del ciclo de nacimiento y muerte al que se denomina samsara.
 La literatura de la antigua India es inseparable del pensamiento religioso y filosófico
de esta cultura.

Literatura védica (1200-1500 a.C.)


Los primeros textos literarios de la India son textos religiosos: los Vedas, término que sig-
nifica “libro de sabiduría revelada”.
Hacia 1200 a.C. se inicia la literatura védica con los himnos del Rig Veda, el cual se for-
ma a lo largo de varios siglos, y se transmite oralmente. La preocupación central de estos
himnos es encontrar un sentido a la relación del hombre con el cosmos y con las fuerzas
espirituales.
La literatura védica está formada por el conjunto de textos religiosos de la India, com-
puestos en sánscrito arcaico, y que forman el canon o cuerpo de la religión védica o brah-
manismo.
Los Vedas están formados por cuatro colecciones, o Samhitas, de textos: a) El Rig Veda,
que es una colección de himnos; b) el Yagur Veda, que es una colección de fórmulas ritua-
les; c) el Sama Veda, colección de melodías y d) el Atharva Veda, colección de himnos y
plegarias mágicos, poemas para ceremonias domésticas y textos cosmogónicos.
También pertenecen a la literatura védica otros libros posteriores: los Brahmanas, que
son una serie de disquisiciones rituales acerca de Brahman; los Aranyakas o libros del bos-
que y los Upanishads o doctrinas secretas.
Las cuatro colecciones de los Vedas más estos tres últimos libros constituyen el Shruti,
que significa “lo oído”, es decir, que no se trata de creaciones individuales de los antiguos
poetas sino que expresan verdades eternas e impersonales que han sido reveladas. El Shruti
constituye la literatura sagrada del hinduismo, forma moderna del brahmanismo, y que es
la religión más importante de la India.

Características generales del hinduismo


1. La religión más importante de la India es el hinduismo, cuyo antecedente es el brahmanismo.
2. Existen dos principios vitales: Brahman y Atman. Brahman representa el alma universal, en
tanto que Atman se refiere al alma individual, que se encuentra disociada de la materia, a
la que se denomina Maya, y que se considera como ilusoria y, por lo tanto, sin importancia.
24 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

Así, Brahman viene siendo la realidad última; lo verdadero que, por serlo, es difícil de
conocer y, más aún, de definir; por eso, Brahma no es “ni esto ni aquello”.
3. El hinduismo es un sistema religioso y social que se basa en un régimen de castas suma-
mente estricto. Existen cinco castas básicamente: a) brahmanes (sacerdotes), b) chatrias
(guerreros), c) vaishias (profesiones variadas: campesinos, mercaderes, etcétera), d) shu-
dras (siervos), y e) intocables o parias.
4. Se cree que con la muerte el alma transmigra o reencarna en otros cuerpos (divinos,
humanos, animals o infernales), dependiendo del comportamiento que se haya tenido
en vida. Las buenas obras y el ascetismo pueden hacer que el individuo se “libere” más
rápidamente de esa rueda de reencarnaciones o samsara y del mundo terrenal, y entre en
contacto con Brahman.
5. El karma es la ley de causa y efecto, que se activa mediante los actos buenos o malos de
cada individuo, por la que las almas reencarnan constantemente en nuevos cuerpos. El
dharma es el destino, tanto de la casta como del individuo.
6. Vinculado al problema de las castas, está el concepto de buen gobierno, ya que cada
casta tiene que cumplir su destino o dharma dentro de la sociedad. Sólo cumpliendo esta
norma moral general de cada casta, se puede cumplir el dharma individual, lo cual es in-
dispensable para salvar las almas. Así, castas, dharma y Estado están íntimamente ligados,
ya que la política debe mantener el orden social.

El Brahmanismo
De la primitiva adoración a un gran número de deidades que re-
presentaban las distintas modalidades de la naturaleza, surgió la
creencia en Brahma, fuerza o esencia absoluta que opera tanto en
los individuos como en el universo entero, y que puede activarse
mediante la meditación y el conocimiento interno.
El brahmanismo cree en la transmigración de las almas, es decir,
que después de la muerte el alma, de acuerdo con sus actos buenos
o malos, reencarna en otros cuerpos (divinos, humanos, animales
o infernales). Existe, pues, una rueda de reencarnaciones, llamada
samsara, por la que el alma tiene que pasar e ir ascendiendo de
nivel hasta que por fin llegue a su liberación. Las buenas obras y
el ascetismo pueden acelerar este proceso y liberar más rápido al
individuo de ese ciclo de renacimientos.
También se suponía que las almas buenas, aquellas que habían
cumplido con su destino o dharma en esta tierra, se iban a la luna
una larga temporada, hasta que su buen karma (ley universal de
causa y efecto que rige a las almas y a las reencarnaciones) se ago-
taba, y regresaban otra vez al samsara. Después de recorrer el ci-
clo muchas veces, y de estar ya puro, el espíritu o alma marchaba
hacia Brahma, que es el Todo, la verdad última, de donde ya no
regresaba.

Los Brahmanas
Los Brahmanas son un conjunto de obras en el que se interpre-
tan ciertos aspectos de los antiguos textos védicos y se ofrecen
orientaciones para la realización de los ritos del sacrificio. Parece
ser que las obras fueron compuestas oralmente entre el año 800 y
500, en la zona noroeste de la India, y tratan muy especialmente la
celebración de algunas ceremonias calendáricas, como la del ple-
El brahamanismo. nilunio y la del fuego nuevo.
Tema 2 Literatura de la India 25

Los Brahmanas enseñaron que todos los actos de la vida crean responsabilidades y debe-
res y que se debe pagar cualquier deuda con los dioses, hombres y demás criaturas.

Los Aranyaka o libros del bosque


Estos textos pueden ser considerados como los apéndices finales de los Brahmanas. En ellos
se interpretan los ritos mediante alegorías, se prescriben diversas formas de meditación y
se empieza a elaborar la simbología upanishádica. Originalmente se concibieron para el uso
de los ermitaños de los bosques.

Los Upanishads o doctrina secreta (800-500 a.C.)


Esos textos, escritos en sánscrito clásico, estaban reservados para iniciados. Son tratados ri-
tuales y simbólicos que buscan explicar la diversidad de los fenómenos del mundo, así como
las relaciones del hombre con el cosmos. Se les considera el punto culminante del antiguo
pensamiento de la India y fuente básica de su filosof ía.
Los Upanishads marcan el fin del periodo védico y la unión de la corriente religiosa po- Los brahmanes pertenecen a una cas-
pular con la culta. En los textos más antiguos predominan el ritualismo y la magia. Se llegó a ta sacerdotal. Son varones sagrados.
concebir que los fenómenos mágicos no se producían por un ritual determinado, sino como
consecuencia del trabajo mental del individuo, es decir, la actividad mental era la que hacía
efectivos tanto el ritual como el sacrificio. El concepto de Brahman sufrió un cambio: se le
simbolizó con tres letras, AUM, que se pronunciaron como OM; un solo sonido con tres
letras. Una trimurti que habla de un dios que posee tres manifestaciones básicas:
1. Brahman es la unidad que aglutina la realidad de los fenómenos sensibles, y que el
individuo puede hallar dentro de sí mediante los rituales y la meditación.
2. Atman es el aliento vital que poseen los individuos y los animales. Sería algo equiva-
lente a nuestro concepto de alma, ya que se encuentra separado de la materia.
3. Maya es la materia, la que se considera una mera ilusión.
Todas estas enseñanzas que se plasmaron en los Upanishads influyeron enormemente
en el pensamiento oriental. De igual manera, podríamos pensar que su influencia llegó a los
planteamientos platónicos, con los que mantiene asombrosas coincidencias.
Los Upanishads son considerados como una primera síntesis del hinduismo.
Los Upanishads con las escrituras sa-
gradas de los hindús.
La épica
El Mahabharata (siglos vi-iv a.C.)
El Mahabharata es la más extensa epopeya de toda la literatura universal (ocho veces ma-
yor que la Iliada y la Odisea juntas). La suposición de que su autor haya sido Vyasa es me-
ramente simbólica, ya que el Mahabharata se formó, a lo largo de tres siglos, por la lenta
acumulación de leyendas y tradiciones.
El tema principal tiene una base histórica que se remonta al año 3000 a.C. y se refiere
a la lucha entre dos familias reales que tienen una relación de parentesco (se trata de dos
ramas de los Bharata), cuyas querellas arrastran a la guerra a toda la India y a sus países
vecinos. Además, contiene numerosos episodios secundarios, consideraciones filosóficas y
religiosas, discursos morales, apólogos, parábolas, etcétera. En esta obra abundan las inter-
polaciones de carácter didáctico, debido a que se quiso convertir al Mahabharata en una
especie de enciclopedia del hinduismo.

El Bhagavad-Gita o “cántico del bienaventurado”


No se sabe cuándo surgieron los conceptos que se plantean en la obra, pero sí que se fijaron La creación del Mahabharata, se estima
por escrito hacia el año 300 a.C. que duró tres siglos.
26 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

El Gita es una alegoría que forma parte del Mahabharata, y en él se cuenta


cómo el partido de los Pandavas salió victorioso del conflicto bélico gracias a
la ayuda de Krishna, un dios antropomorfo. El texto nos narra que Krishna
servía como boyero en el carro del guerrero Arjuna. Éste no deseaba pelear
y tendía a decidirse por la paz, pero el dios le hizo ver que, puesto que había
nacido dentro de la casta guerrera, Arjuna no podía rechazar su destino.
La religión de Krishna difiere de las enseñanzas de los Upanishads en
cuanto a su concepción de lo que debe ser la finalidad de la vida. Los Upanis-
hads nos enseñan que todo es Maya (ilusión, apariencia, etcétera), razón por
la cual debemos evitar la acción e intentar la fusión con la Mente Universal a
través de la meditación y el conocimiento interior. Así pues, se trata de una
actitud individual. Por el contrario, el Bhagavad-Gita afirma que la acción
El Bhagavad-Gita narra cómo los es un agente efectivo y necesario para lograr la estabilidad de la sociedad; además, subraya
Pandavas trinfan en el conflicto bélico el papel que tienen la autodisciplina y el trabajo en la vida moral y social del individuo para
gracias a la ayuda de Krishna, un dios
que éste pueda cumplir con su dharma y se mantenga alejado de las ambiciones terrenales.
antropomorfo.
El Gita enseña, entre otras cosas, que el espíritu y el alma son eternos y no se les puede
lastimar mediante la guerra o la muerte.
El Bhagavad-Gita es el texto más popular y comentado de la India. Constituye la segun-
da síntesis del pensamiento hinduista (la primera la encontramos en los Upanishads), con
agregados de conceptos éticos y morales.

El Ramayana (siglo iv a.C.)


Esta epopeya consta de veinticuatro mil versos y se le atribuye a Valmiki, aunque no parece
ser obra de un solo autor.
El nombre completo del héroe epopéyico es Ramachandra, quien, con actos sobrehuma-
nos y fantásticos, libró a la India de amenazas y malos gobernantes, sobre todo de Ravana,
rey demoniaco de Lanka. La época en que vivió el personaje histórico se considera como
una “edad de oro”, y su historia es la más popular y reverenciada, mientras que los persona-
jes principales de la misma encarnan los arquetipos o modelos de fidelidad, amor, heroísmo
y amistad.

El Tamayan narra como Valmiki libró Poesía lírica


a la India de amenazas y malos go-
bernantes. La poesía lírica apareció tardíamente en la India, esto es, entre los siglos III y IV de nuestra
era. Al principio floreció una poesía bucólica y sencilla, escrita en prácrito. Sin embargo,
gracias a la popularización de los fragmentos líricos de las grandes epopeyas, el sánscrito
ganó terreno muy pronto. Paulatinamente, ese material tomó la forma de una especie de
“poesía artística” que se llamó kavia, la cual estuvo sujeta a reglas muy severas.
Los mejores autores líricos de la India fueron Kalidasa y Jayadeva.

Kalidasa (ca. 400 d.C.)


No existe un criterio seguro acerca de la época exacta en que vivió Kalidasa, el más grande
poeta lírico de la India, ni se conocen tampoco los detalles de su vida. Su nombre significa
“esclavo de la diosa Kali”.
Se le atribuyen dos poemas líricos: El ciclo de las estaciones y Meghaduta o “nube men-
sajera”. Este último se considera una verdadera joya literaria y se distingue por la personifi-
cación de los elementos de la naturaleza, puestos al servicio del amor.

Jayadeva (siglo v)
Kalidasa, poeta lírico de la India consi- Jayadeva, de probable origen bengalés, es autor del poema religioso Gita Govinda. Este
derado el más grande. poema relata los amores entre la pastora Rada y el dios Krishna. Se le conoce como el “Can-
Tema 2 Literatura de la India 27

tar de los cantares” hindú, ya que la relación erótica entre Rada y Krishna se ha interpreta-
do como una alegoría que nos remite a una experiencia religiosa.
El Gita Govinda está considerado como uno de los textos más sensuales y exquisitos de
toda la literatura hindú.

El teatro
Parece ser que el drama sánscrito surgió a mediados del siglo v a.C., y se representaba en las
salas de banquete o en los salones de baile de los aristócratas. El siglo v es, en apariencia, el
de mayor florecimiento dramatúrgico.
El drama hindú tiene un gran equilibrio entre las escenas de dolor y alegría, aunque casi
siempre presenta un desenlace feliz. La trama suele ser complicada y se utiliza con frecuen-
cia la presencia de un bufón cortesano. Además, se mezcla el diálogo en prosa con un poco
de poesía lírica. Se acostumbraba utilizar el sánscrito como lengua de los personajes de alto
rango, mientras que se usaba el prácrito para los de clase baja.
Los autores dramáticos más antiguos que conocemos son Asvaghosa y Bhasa.

Asvaghosa (siglo i o ii d.C.)


Las obras más antiguas de Ashvaghosa que se han encontrado, son alegóricas, de tipo reli-
gioso. Los temas que aborda se refieren a la conversión de algunos personajes al budismo.
En sus dramas encontramos la personificación de algunos conceptos como, por ejemplo,
la perfección.

Bhasa (siglo iii d.C.)


Bhasa escribió trece dramas de inspiración brahmánica. De éstos, seis tratan temas del El carrito de barro, es la obra máxima
Mahabharata, dos de la leyenda de Rama, uno de la juventud de Krishna y los tres restantes de Sudraka.
son legendarias historias de amor. Bhasa ya utiliza el sánscrito clásico.

Sudraka (ca. siglo iv)


El estilo de Sudraka es sencillo y claro. En su obra presenta vivamente la vida cotidiana del
periodo. Su obra máxima es El carrito de barro, que narra la historia de amor de un merca-
der pobre por una prostituta.

Kalidasa
Además de ser el más grande poeta lírico, Kalidasa fue también el más importante de los
dramaturgos sánscritos. Escribió tres dramas: Malavika y Agnimitra; Vikramorvasi, basada
en una antigua leyenda del Rig Veda en la que un mortal se enamora de una semidiosa, y
Sakuntala o Anillo del destino, su máxima obra teatral.

Cuento y fábula
Mientras que la lírica y el drama se mantienen en un mundo de grandes señores y personajes
importantes (brahmanes, reyes, etcétera), el cuento habla de la gente sencilla: mercaderes,
campesinos, artistas callejeros, etcétera.
En este género encontramos cuatro características principales: a) descripciones realistas,
b) situaciones divertidas, c) sencillez en el relato, y d) una intención moral.
En las fábulas se utilizan animales como personajes, entre los que encontramos el zorro,
el oso, el gato, el conejo, el coyote y el chacal. La colección más antigua de narraciones de El Panchatantra era el libro destinado
esta índole es el Panchatantra, atribuido a Bidpai.
28 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

El Panchatantra (“los cinco libros”)


Las composiciones más antiguas del Panchatantra datan de los años 300 a 500 d.C. y se
cree que fueron escritas con el objeto de instruir a los príncipes. El autor dice en el prólogo
que es un brahmán que trata de instruir a seis jóvenes príncipes dentro de los preceptos de
la política, para lo cual les relata apólogos, fábulas y cuentos de animales. Toda la colección
forma un total de cinco libros que tratan los siguientes temas: a) la separación de los ami-
gos, b) la adquisición de los amigos, c) la guerra entre los cuervos y los búhos, d) la pérdida
de lo adquirido, y e) la conducta desconsiderada.
Una versión tardía del Panchatantra es el Hitopadesa, seguramente posterior al siglo ix,
pero de menor valor literario. También existen algunas otras colecciones de menor impor-
tancia, aunque también son valiosas, como Setenta historias de un papagayo y Las veinti-
cinco historias del vampiro.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


En esta sección encontrarás cuatro poemas donde se habla de cada uno de los cuatro elementos de la
naturaleza. El primero se refiere al viento.
a) ¿Cuáles son las características positivas y negativas del viento en la vida del hombre?
b) Has sabido por los medios de comunicación de accidentes provocados por el viento?
c ) Busca rápidamente alusiones poéticas a este elemento en los poemas de China.
d) Recuerdas algún otro texto donde hayas encontrado algo semejante?
e) ¿Cómo influye esto en la vida de sus habitantes?
2. Lee el siguiente poema:

Al viento1
Ahora cantaré la grandeza
del carro del Viento.
Avanza destrozándolo todo:
su ruido es atronador.
Avanza, alcanzando hasta el cielo,
produciendo rojas claridades.
Avanza, levantando sobre la tierra
torbellinos de polvo.
Junto con él se precipitan
las lluvias, que son suyas.
Hacia él se dirigen
como mujeres hacia una fiesta.
El dios avanza junto con ellas,
en un mismo carro,
monarca de todo el universo.
Va por los caminos del espacio
y jamás se reposa.
Es el amigo de las Aguas,
el que nació antes que nadie,
cumplidor del Orden.

1
José Luis Martínez, El mundo antiguo I, India, Rig Veda X, sep, México, 1988, p. 188.
Tema 2 Literatura de la India 29

¿De dónde provino?


¿De dónde surgió?
Es el aliento de los dioses,
la progenie del universo.
A su voluntad se desplaza.
Se oye el tremendo ruido que produce,
pero su forma es invisible.
Al dios Viento rindamos homenaje.

3. Haz lo siguiente:
a) Anota, por estrofa, las acciones, nombres y adjetivos elegidos por el poeta para referirse a la relación
de movimientos del viento.
b) ¿Cuál es el objetivo de cada uno de los movimientos?
c ) ¿Qué comparación encontramos en la segunda estrofa?
d) ¿En qué expresiones nos podemos basar para decir que el viento está personificado?
e) ¿A qué se refiere el autor cuando dice: “produciendo rojas claridades” y “va por los caminos del espacio”?
f ) ¿Cómo se relaciona el “aliento de los dioses” con “la progenie del tiempo”?
g) ¿Qué metáforas emplea el autor para referirse al viento?
h) En las cuatro estrofas se alaba el poder del viento; identifica en cuáles versos y a qué características
se refiere el poeta.
i ) ¿Qué ideas y sentimientos te comunica el poema?
j ) En la literatura de la India se personifican con frecuencia los elementos de la naturaleza, investiga por qué.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) Al leer este título ¿en qué te hace pensar?
b) En la sección anterior se trató sobre los ríos ¿cuáles serán las principales diferencias en cuanto a lo
siguiente: su aprovechamiento y las características del agua?
c ) En cuanto a su contenido, opina sobre las plantas, los animales que consumen los humanos y los
demás animales.
d) ¿Sabes de qué dependen las mareas: su frecuencia, etc.?
e) ¿Hay manera de predecir su peligrosidad?
2. Lee el poema.

El mar2
(Fragmento del Mahabharata)

Las hermanas Vinata y Kadrú,


cuando la noche hubo comenzado
a disiparse, hacia la mañana, al salir
el sol, apresuradas e impacientes

2
Ibid., pp. 213-214.
30 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

corrieron por la ribera... Allí vieron el mar, inmenso receptáculo de las olas; el mar de aguas
profundas; el mar con su gran ruido, poblado de peces y de ballenas, de tiburones, de animales
innumerables, espantosos, horribles y de variadas formas, de tortugas y cocodrilos: el mar
terrible, cuyo clamor asusta, infranqueable por sus remolinos profundos, que llevan el miedo
al corazón de las criaturas; el mar, removiéndose en sus orillas por la acción vigorosa del
viento, encrespándose por el furor de su agitación, acercándose, retirándose y removiendo sus
innumerables ondas; el mar, lleno de olas que se hinchan cuando la luna crece, la mina más
rica de pedrerías; el mar que produjo la concha de Krishna. Turbado en otro tiempo hasta su
fondo por el poderoso Govinda, cuando bajo la forma de un jabalí estuvo buscando la tierra
bajo sus ondas agitadas; ese mar cuyo fondo no pudo encontrar durante cien años el Brahmarsi
Atri, y que se apoya para siempre en la bóveda del cielo; ese mar, sombrío lecho de Vishnú en
su esplendor infinito, origen del loto, cuando en la remota época de la renovación del mundo
saboreaba el éxtasis de su absorción en el seno de lo absoluto; el mar que allana las montañas
conmovidas por la caída del rayo; el mar, asilo de los Asuras vencidos por los dioses, ese mar
que ofrece a Agni la ofrenda de su oleaje, se mostró a las dos hermanas como inconmensurable
y como rey de las riberas. Y ellas contemplaron el vasto océano que parecía danzar en todas
sus ondas y hacia el cual, rebosando de aguas profundas, se dirigía sin cesar una multitude de
caudalosos ríos…

3. Haz lo que se indica.


a) ¿Quiénes son los personajes que introducen la acción?
b) Enumera las frases usadas por el autor para indicar determinados momentos del día.
c ) Destaca las palabras con las que expresa el poeta las siguientes características del mar: contenido,
fuerza, tamaño, peligro, profundidad, sonido y movimiento.
d) En este poema se relacionan ciertas características del mar con los sentimientos que despierta en las
criaturas, ¿qué características y qué sentimientos son?
e) ¿Qué elemento de la naturaleza y qué planeta intervienen para la formación de las olas?
f ) ¿Con qué metáfora se refiere a las olas?
g) ¿Con qué movimiento del mar se relacionará la “concha de Krishna”?
h) ¿Con qué acciones se manifiestan los poderes sobrenaturales de Govinda, Brahamarsi Atri y Vishnú?
i ) ¿Qué otras características se le atribuyen al mar?
j ) ¿Cuál es la conclusión a la que llegan las hermanas con respecto al mar?

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) La palabra funerales en culturas anteriores generalmente se asocia con el elemento tierra.
b) ¿Qué acepciones de la palabra tierra puedes enumerar?
c ) En los lugares donde se le da culto como dios: ¿Qué poderes se le atribuyen y con el nombre de qué
persona de una familia se le compara con frecuencia?
d) ¿Sabes de culturas donde no se entierre a los muertos? ¿Por qué sucede esto?
e) ¿Es costumbre mundial recitar plegarias en los funerales? Explica quién las dirige y por qué.
f ) ¿Conoces alguna otra costumbre que se dé en los funerales que sea característica de otras culturas?
2. Lee el siguiente texto con mucha atención.
Tema 2 Literatura de la India 31

Plegaria en los funerales3


(Fragmento de Atharva Veda)

¡Sé para él, oh Tierra, suave y sin espinas, sé su reposo, ofrécele tu refugio, oh espaciosa!
Te depositamos no en la estrechez de la tierra, sino en un vasto dominio. Las poblaciones
que hiciste durante tu vida ahora hacen correr miel para ti.
Mi pensamiento llama a tu pensamiento: ¡entra feliz en tu nueva morada, únete a los Padres
y a Yama y que los vientos soplen para ti bienhechores y propicios!
¡Que de tu alma y tu aliento, de tus miembros y tu savia, que de tu cuerpo en fin, nada
permanezca aquí!
¡Que el árbol y la Tierra poderosa y divina no te opriman!
¡Que encuentres tu lugar entre los Padres y vivas feliz entre los que gobierna Yama!
¡Que aquel de tus miembros que se haya perdido, y tu aliento exterior y tu aliento interior
que el viento se haya llevado, los reintegren a ti, uno a uno, los Padres que habitarán contigo!
Los vivientes han echado a este hombre de la casa. ¡Llevadlo fuera, lejos del pueblo! Fue la
muerte, la hábil mensajera de Yama, la que encaminó su aliento vital hacia los Padres.
“Doy este lugar de reposo al hombre que ha llegado y me pertenece”, dice el sabio Yama:
“que comparta mis riquezas”.
Aún ves, pero en adelante no verás más al sol que está en el ¿cielo. ¡Oh Tierra, cúbrelo con el
embozo de tu manto como hace una madre con su hijo!
Esta vez última, aun en la vejez como una mujer con su marido, cúbrelo, oh Tierra, con tu
vestido.

3. Haz lo que se indica.


a) En este poema encontramos que el autor se dirige a dos seres distintos. ¿Quiénes son y en cuál estro-
fa se dirige a cada uno?
b) ¿Qué elemento de la naturaleza está personificado en este poema?
c ) ¿Quién es Yama y qué poderes tiene?
d) En la segunda estrofa aparece una oposición, ¿cuál es?, ¿qué palabras la marcan?

3
Ibid., pp. 198.
32 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

e. ¿Se castiga o se premia al desaparecido?


f. Relaciona algunas partes de este poema con el del viento.
g. ¿Cómo interpretas las menciones sobre “el aliento”?
h. ¿Con quiénes se va a reunir el muerto?
i. ¿Qué características tiene la tierra?
j. ¿Con qué se le compara al final?
k. Relaciona lo que sobre ella se dice en cinco estrofas.
l. ¿Cómo se expresa el tránsito entre la vida y la muerte?

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) ¿Qué has estudiado en las mitologías sobre el sol y el fuego?
b) ¿En qué culturas se ha considerado al sol como el dios más poderoso?
c ) ¿Por qué es indispensable para la vida del planeta: en el movimiento de la tierra y en las cosechas.
¿Qué daños puede causar?
d) ¿Es, a veces, el hombre responsable de la extensión de estos daños en la sociedad o en su persona?
Cita algún ejemplo.
2. Lee con atención el siguiente texto.

A Agni4
Que Agni, brillando como el sol desde la mañana,
reciba nuestras ofrendas. Cantémosle al aire libre
y puro como él, que nace con la aurora.
Agni levanta en los aires su llama blanca. Él
renace de su fuego; crece y devora las ramas que se
le ofrecen.
Oh Agni, tus llamas puras como tú, se enlazan
por todos lados; se adhieren a la leña de la pira; la
acarician y la devoran con su cortante diente.
Como la correhuela silbante del guerrero, ellas
se apoderan
irresistibles de las ramas que gimen.
Oh Agni, tus rayos ardientes son como corceles
libres a los que ni el freno ni la vida retienen, y que
devoran la hierba de la pradera.
Tu fulgor te ha abierto los dominios terrestres.
Golpea a tu enemigo y anonada al malvado.
Dios sublime, dotado de fuerza insuperable,
danos la abundancia. Yo he elevado mis loores
a la altura de tu poder. Dame, en cambio, una
considerable y feliz opulencia. Agni es el dios hindú del fuego.

4
Deidad representada por el fuego.
Tema 2 Literatura de la India 33

3. Haz lo que te proponemos.


a) ¿En qué parte del texto se sabe exactamente quién es Agni?
b) ¿Con qué se compara a Agni en el primer párrafo?
c ) Presenta algunos ejemplos que muestren que a Agni se le trata como si fuera una persona.
d) ¿Qué imágenes te sugiere este texto? ¿En qué basas tu respuesta?
e) Resalta las expresiones que están directa o indirectamente relacionadas con los sentidos, así como
con la expresión oral.
f ) Se habla de una llama “blanca” a pesar de que generalmente el fuego se asocia con el color rojo, ¿por
qué crees que sea?
g) El autor se refiere a Agni como deidad.
•  Escribe las palabras con las que el autor habla de alabanza y de petición.
•  ¿Cuál es el mayor anhelo del que se expresa?

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) ¿Cómo se emplea coloquialmente la palabra diluvio, con qué cultura se le relaciona especialmente?
b) Puesto que se hace alusión a él en varias culturas ¿consideras que es un hecho histórico?
c ) ¿Se presenta con las mismas características en todas ellas con el mismo término?
d) ¿Tiene un final positivo y se le relaciona con el mar?
e) ¿Se puede deducir que se salvaron los que pusieron los medios para evitar sus consecuencias?
2. Lee el texto.

El diluvio hindú5
(Fragmento del Rig Veda)

Manú en cierta mañana se hizo servir agua en un


vaso. En tanto que se lavaba las manos, un pececillo
que había en el agua le dirigió la palabra:
“Manú, sálvame, y yo te salvaré del diluvio que
debe arrastrar a todos los seres.”
—¿Qué es necesario hacer para salvarte?—
preguntó Manú al pez.
—Mientras que somos peces pequeños nuestra
existencia es precaria, porque los peces grandes nos
devoran. Déjame, pues, en este vaso. Cuando yo
haya crecido, haz un estanque y llénalo de agua para
que me reciba, y cuando haya aumentado más aún
de tamaño llévame al mar. Entonces seré bastante
fuerte para librarme de todos los peligros.

5
Ibid., p. 189.
34 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

Efectivamente, el pez creció y un día dijo a Manú: “Deberás construir una nave para salvarte
del diluvio que te he anunciado. Haz exactamente lo que te digo. Cuando el diluvio comience,
métete en la nave que habrás construido y déjate llevar por las olas: yo iré entonces a salvarte.”
Manú, cuando el pez llegó a ser enorme, lo llevó al mar. Después construyó una nave, y se
metió en ella tan pronto como el diluvio comenzó.
Las olas pronto llegaron a levantar a la nave y la transportaron de un lugar a otro. Manú
vio entonces venir al pez que él había salvado; lo ató por medio de un cable a su nave, y el pez,
nadando vigorosamente, lo condujo hacia una elevada montaña que el mar no había podido
cubrir. Allí, el pez le dijo: “Amarra tu nave al tronco de aquel árbol corpulento. Conviene
hacerlo así para evitar que las aguas cuando se retiren puedan arrastrarla.” Después se alejó y
Manú no lo volvió a ver.
Cuando las aguas se retiraron, Manú salió de su nave y se halló solo en la tierra, porque
las aguas habían sumergido todo lo que había en el mundo, y habían hecho perecer a todas
las criaturas. Manú vivió cuerdamente e hizo numerosas ofrendas al mar, al que pidió una
compañera. Al cabo de un año, una mujer salió del mar y se dirigió hacia los dioses. Éstos le
preguntaron quién era. “Soy la hija de Manú, respondió, y a él pertenezco.” Los dioses quisieron
obligarla a permanecer con ellos: pero ella se negó, y fue a buscar a Manú: éste le preguntó
quién era ella.
—Soy tu hija— le respondió.
—¿Cómo puedes ser mi hija?
—Las ofrendas que has dedicado al mar me han dado vida, correspondiendo así a un voto
que hiciste. Si quieres tener grandes riquezas y una larga prosperidad, hazme tu esposa durante
un sacrificio, y todos nuestros deseos se realizarán.
Manú celebró entonces un sacrificio y se unió a aquella mujer; vivieron largos años y fueron
padres de la raza llamada de Manú…

3. Realiza las siguientes actividades.


a) ¿A qué te remite el título de este texto? ¿En qué otra cultura se hace referencia al diluvio?
b) Mediante lluvia de ideas, recuerda con tu grupo el contenido de la referencia bíblica al diluvio. Com-
párala con esta versión hindú.
c ) Enumera las características de personalidad de los personajes.
d) En las leyendas, es común que el personaje principal cumpla ciertas pruebas difíciles, ¿las hay aquí?
e) Enumera los elementos fantásticos que tiene.
f ) ¿Qué dioses intervienen y de qué manera?
g) ¿Cómo se manejan en este texto los tópicos: premio, obediencia a un ser que se reconoce como sabio
y el poder sobrenatural?
h) ¿De qué manera la fe de Manú da como fruto la formación de un nuevo ser humano?
i ) Consulta el término Manú para encontrar si hay justificaciones históricas para considerarlo una leyen-
da y no un cuento.
35

¿Cuánto he aprendido de la literatura india?

Desempeño
Es el momento de que pongas en práctica lo que has aprendido acerca de la literatura de la India.
Responde lo siguiente.
1. ¿Que es el hinduismo? Consulta lo siguiente: ¿Se deben llamar así los habitantes de la India?
2. ¿Qué aspectos de la cultura antigua se reflejan en los textos que estudiaste: de la religión, de las costumbres
y de las tradiciones?
3. ¿Qué características encontraste en esta literatura?
4. ¿Cómo se desarrollan los temas?
5. ¿Qué atributos tienen los personajes?
6. ¿Se puede distinguir a qué estratos de la población pertenecen?
7. ¿De qué recursos literarios se valen los autores para escribir sus textos?

Panorama cultural
Antes Ahora Después
1. Recoge información sobre la evolución del sánscrito y por qué no prosperó como lengua universal.
2. Enumera los adelantos tecnológicos de la India antigua y los premios Nobel recibidos.
3. ¿Cual ha sido la historia sociopolítica de este país, su dependencia de otros países, etc. y qué ha contribuido
a convertirla en una potencia mundial?
4. Escribe una breve descripción sobre la vida, ideología y actuación de dos líderes de la India en el siglo xx,
famosos mundialmente por su entrega a la humanidad: Mahatma Gandhi y la Madre Teresa de Calcuta.
5. En los medios de comunicación se hace alusión con frecuencia a la meditación y a la disciplina yoga, relaciona-
dos con la filosofía de la India y su repercusión tanto en el país como en el mundo. Consulta sobre este tema.
6. Hay muchas opiniones sobre la reencarnación, estudia este tema relacionado con su religión y coméntalo.
36

Glosario
Aposición: unión de dos nombres, uno de los cuales es de tal manera que pueda descubrir aspectos nuevos o
aclaración o especificación del otro, sin que exista insospechados de ese tema.
entre ellos régimen ni concordancia. Karma: ley universal de causa y efecto que rige las almas
Atma: equivalente a nuestro concepto de alma, se trata y las reencarnaciones.
del aliento vital que poseen los individuos y los ani- Maya: significa “ilusión”, y se refiere a la materia.
males.
Samsara: es el ciclo de las reencarnaciones, a través del
Brahma: fuerza o esencia absoluta que opera tanto en cual el alma tiene que ir pasando y ascendiendo de
los individuos como en el universo entero, y que pue- nivel para llegar a la liberación.
de activarse mediante la meditación y el conocimien-
to interior. Transmigración de las almas: reencarnación del alma
en otros cuerpos.
Dharma: destino individual y de casta.
Ensayo: texto en prosa en el que su autor puede reflexio-
nar libremente sobre cualquier asunto de su interés,
Tema 3 Literatura hebrea 37

Tema 3 Literatura hebrea


Esta sección tiene como objeto el estudio de la literature bíblica, la cual reúne la produc-
ción literaria de la cultura hebrea, la cual da origen, posteriormente, al cristianismo. En un
principio, abordaremos a grandes rasgos las características generales de dicha cultura, para
continuar con sus características literarias. Finalizaremos con una breve descripción de los
contenidos de la Biblia. La literatura hebrea da origen al cris-
tianismo.

Características generales de la cultura hebrea


1. La historia del pueblo de Israel se inicia con el éxodo de Egipto, hacia 1250 a.C., fue
entonces, durante esta vida errante, que se realizó la primera unión de las diversas
tribus que lo conformaron.
2. El Dios judío era, como ellos, errante, nómada y no podía fijarse o conjurarse en nin-
gún lugar o imagen; era invisible y espiritual, omnipresente y total. Por estas cualida-
des, se le concibe como el Dios único, quien reina sobre todos los hombres y recibe el
nombre de Yahvé o Jeovah (en el Antiguo Testamento).
3. En la Biblia aparece por primera vez una conciencia clara acerca del origen común del
género humano.
4. El pueblo hebreo creó nociones que fueron fundamentales para el desarrollo de la
civilización occidental. Además de la idea de un dios único, introducen la concepción
teológica del pecado.
5. Suponen que Dios hizo un pacto con el pueblo hebreo6, es decir, fueron elegidos
como depositarios o representantes del culto a Yahvé. Razón por la que están obliga-
dos a seguir sus mandatos.
6. Gracias a esta misión divina, toda la historia y la vida personal tienen un significado reli-
gioso. Esto significa que todo lo que ocurre al pueblo de Israel está ordenado por Dios.
7. Los cautiverios, persecuciones y dispersiones que sufrió el pueblo judío inspiraron la
parte medular de su doctrina:
a) Gracias a sus sufrimientos, los hebreos quedaron purificados con el fin de poder
ser los mensajeros del Dios único y de llevar a todas las naciones la nueva fe de la
salvación del mundo y la redención moral de la humanidad.
b) Al mismo tiempo, tales adversidades y esta misión privilegiada determinaron en
ellos una voluntad de aislamiento y una enorme rigidez en su disciplina religiosa,
la que sería una de las causas de sus conflictos con los pueblos con quienes convi-
vieron.
8. Hay que destacar la importancia del pueblo hebreo en el desenvolvimiento religioso
de la humanidad. Las tres grandes religiones actuales: judaísmo, cristianismo e isla-
mismo, basan su idea de Dios en el Antiguo Testamento.

Características de la literatura hebrea


1. La Biblia (que significa “los libros”) contiene el fundamento tanto del judaísmo como
del cristianismo. Además de su enorme valor religioso, histórico, filosófico, etcétera,
encontramos reunida en ella toda la tradición literaria del pueblo hebreo.
2. La Biblia está formada por 72 libros que forman dos grupos distintos: el Antiguo y el
Nuevo Testamento.

6
Dios hace un pacto con el pueblo hebreo en el que un conjunto de leyes forma el Código de la Alianza, legislación
que abarca todos los aspectos de la vida humana, desde el penal hasta el litúrgico.
38 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

3. El Antiguo Testamento recoge la tradición religiosa e histórica del pueblo hebreo,


¿Sabías que...?
mientras que el Nuevo Testamento contiene los libros de carácter exclusivamente
Es interesante abordar la relación cristiano.
tan especial que la tradición he- 4. Los hebreos tomaron de los sumerios muchas tradiciones como, por ejemplo, la crea-
brea mantiene con la Escritura, ya ción del hombre, el Diluvio, la idea del Paraíso, la Torre de Babel, así como el estilo de
que los cabalistas no sólo conside- sus himnos.
ran sagradas las palabras del texto 5. Además de su importancia como revelación, como expresión de un pueblo y como
bíblico, sino también las letras con
doctrina de una fe, la Biblia reúne textos de índole muy diversa, algunos de altísima
que fueron escritas. Suponen que el
Pentateuco fue inspirado por el Es-
calidad literaria. En ella hay textos históricos o legendarios, jurídicos, poéticos, sa-
píritu Santo, por lo que nada puede pienciales o de sabiduría, doctrinales, didácticos y proféticos.
ser obra de la casualidad. Así pues,
la Biblia ha sido estudiada letra por
letra por los cabalistas. Este tipo de La Biblia
análisis se deriva de la creencia de
que Dios creó al mundo mediante El Antiguo Testamento (1250 a.C. siglo ii a.C.)
palabras: Dios dijo “hágase la luz” y la
luz se hizo. De ahí se concluye que el El Antiguo Testamento está formado por 46 libros escritos, en su mayoría, en hebreo, aun-
mundo fue creado por la palabra luz que tiene algunas partes en arameo. Podemos subdividir su contenido en tres apartados:
o por la entonación con que Dios la libros históricos, proféticos y poéticos o sapienciales.
pronunció.
1. Libros históricos
a) Los libros más antiguos de la Biblia son los cinco que se agrupan bajo el título general
de Pentateuco (la Toráh o ley), y se consideran básicamente obra de Moisés:
1. Génesis. En él se narra el origen del mundo y de la humanidad.
2. Éxodo. Se narra la salida de los judíos de Egipto y su marcha por el desierto.
3. Levítico. Es la ley de los sacerdotes de la tribu de Leví.
4. Números. Se relatan las andanzas de los israelitas por el desierto, desde el Sinaí
hasta las llanuras del Moab. E1 título de este libro se debe a los capítulos relativos
al empadronamiento del pueblo.
5. Deuteronomio o segunda ley. Es la exposición de dicha ley dentro de un marco
histórico.
b) Otros libros históricos: Josué, Jueces, Ruth, Samuel, Reyes, Paralipomenos o Cróni-
cas, Esdras y Nehemías, Tobías, Judith, Esther y Macabeos.

2. Libros proféticos
A la Biblia se le considera el texto por
excelencia.
El profeta es el hombre que habla al pueblo por encargo y en nombre de Dios. Juzga los
acontecimientos bajo una perspectiva divina y anuncia castigos, exhorta al arrepentimiento,
anima, castiga, consuela y predice una época mesiánica (se espera la llegada del Mesías).
En estos libros encontramos tres categorías de datos:
a) Datos históricos que están relacionados con las actividades del profeta, y que son
redactados por sus discípulos.
b) Detalles biográficos del profeta o de sus discípulos.
c) Oráculos y exhortaciones, que son el elemento principal en estos libros.
Por la extensión de sus predicciones, los judíos dividieron a los profetas en: Profetas
mayores: Isaías, Jeremías, Ezequiel, Daniel; y Profetas menores: otros 12 que en la Biblia
hebrea forman un solo libro (Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahúm, Habacuc,
Sofonías, Hageo, Zacarías y Malaquías).

3. Libros poéticos y sapienciales


Job: En él se debate el problema del infortunio del justo.
Los Salmos: Son variados argumentos que compendian las principales enseñanzas de la
Biblia sobre Dios y la moral. Verdadera cumbre de la lírica religiosa.
Tema 3 Literatura hebrea 39

Los Proverbios: Colección de sentencias o máximas.


¿Sabías que...?
El Eclesiastés: Libro pesimista en el que se examina el valor de la vida y se estudia el
problema del fin del hombre. Para la Cábala (que significa recep-
El Cantar de los Cantares: Es una alegoría que utiliza una relación amorosa entre el ción, tradición) las letras fueron ante-
Amado y la Amada para representar el idilio entre Yahvé y su pueblo. riores a las palabras, por lo que las le-
La Sabiduría: Obra destinada a los judíos de la Diáspora.7 tras fueron los instrumentos de Dios.
El Eclesiástico: Su contenido moral es muy parecido al de los Proverbios. En tal caso, como ya hemos señala-
do, nada es casual en la Escritura.
Para poder penetrar en el verda-
El Nuevo Testamento dero significado del libro sagrado, los
cabalistas inventaron diversas leyes
El Nuevo Testamento está escrito en griego y va a añadirse, ya en época cristiana, al Anti- para leerlo: por ejemplo, se estable-
guo Testamento. Podemos dividir el contenido del Nuevo Testamento en tres grupos: libros cen equivalencias entre las letras; o
históricos, libros didácticos y libro profético. bien, se toma cada letra de la Escri-
tura y se ve que esa letra es, a su vez,
1. Libros históricos inicial de otra palabra; igualmente,
se puede atribuir a las letras un va-
En este apartado se incluyen tanto los Evangelios, como los Hechos de los apóstoles. lor numérico. Todo esto conforma
Los Evangelios, que significan “buena nueva”, son cuatro libros que hablan exclusiva- una escritura secreta que puede ser
mente de Jesucristo y de la proclamación del reino de Dios. descifrada para llegar a la verdadera
doctrina.
a) El de San Mateo está destinado a los judíos de Palestina. Es el más antiguo. Quiere
demostrar que Jesús es el Mesías, el hijo de Dios que proclama a todos la llegada de
su reino, que inaugura él con sus actos y que debe extenderse a todos los pueblos.
b) El de San Marcos está destinado a la cristiandad en Roma. Reproduce la catequesis de
San Pedro, de quien es discípulo e intérprete el evangelista.
c) El de San Lucas, que era médico en Antioquía, está dirigido a las iglesias fundadas
por San Pablo e integradas en su mayoría por gentiles convertidos. Su finalidad es
demostrar que Cristo es el Salvador de todos los hombres.
d) El de San Juan trata de complementar los tres anteriores con los orígenes eternos del Ver-
bo, la misión de Jesús en Judea y su Pasión y resurrección. Escrito para los cristianos que
sólo necesitan ser confirmados en la fe contra las falsas doctrinas de algunos herejes.
Los Hechos de los apóstoles, escritos por San Lucas (que es actor y espectador de muchos de
los sucesos que narra), tiene tres partes: a) predicación en Jerusalén, b) promulgación del Evan-
gelio y propagación del cristianismo en el mundo pagano, y c) viajes apostólicos de San Pablo.

2. Libros didácticos San Mateo. Apóstol al que se le atri-


buye uno de los evangelios.
Bajo este rubro agrupamos las dos epístolas de San Pedro, las tres epístolas de San Juan, la
epístola de Santiago y la de San Judas, además de las catorce de San Pablo.
¿Sabías que...?
3. Libro profético: El Apocalipsis de San Juan Sobre el estilo bíblico, el crítico Erich
Apocalipsis significa “revelación”. Dicho término ha servido para designar un género lite- Auerbach8 señaló:
rario de carácter profético, esto es, que se desliga del presente y predice lo que pasará en el Las figuras están trabajadas tan sólo
futuro. El estilo del libro es alegórico y abunda en visiones imaginarias. En el Apocalipsis se en aquellos aspectos de importancia
anuncia el triunfo final de Jesucristo y la Iglesia. para la finalidad de la narración, y el
resto permanece oscuro; únicamente
los puntos culminantes de la acción
Literatura posbíblica están acentuados y los intervalos, va-
cíos; el tiempo y el lugar son inciertos
y hay que figurárselos; sentimientos e
Después de la Biblia, los hebreos continuaron una larga labor de exégesis para su interpreta- ideas están nada más sugeridos por
ción. La obra más importante para los judíos es el Talmud, cuya autoridad entre los rabinos medias palabras y por el silencio. En
fue y sigue siendo tan grande como la Biblia misma. los relatos bíblicos hay interés por los
sucesos éticos, religiosos, íntimos. Sus
relatos se extienden por tres zonas: la
7
Diáspora. Diseminación de los judíos por toda la extensión del mundo antiguo, fuera de la tierra de Israel. leyenda, la noticia histórica y la teolo-
8
Erich Auerbach, Mímesis: la representación de la realidad en la literatura occidental, FCE, México, 1995. gía que interpreta la historia.
40 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

¿Sabías que...? El cristianismo


San Pablo nació en Tarso en el seno 1. En tanto que el judaísmo estuvo desde el principio ligado al pueblo hebreo, el cristianis-
de una familia judía. Fue un fanático mo no está asociado a un pueblo o a una cultura determinada, sino que proclama una
perseguidor de los cristianos hasta religión de la humanidad.
su conversión en el camino de Da-
masco. Dedicó su vida a propagar la 2. Recoge en su doctrina muchos elementos del judaísmo e inclusive adopta completo el
buena nueva entre los paganos, via- Antiguo Testamento.
jando y fundando iglesias por todas
3. Al mismo tiempo que modifica la antigua ley, introduce nuevos principios y da una distinta
partes. Murió decapitado en Roma,
por el Imperio Romano. orientación tanto a sus dogmas como a sus métodos, hasta convertirse en una nueva religión.
4. Jesús predica el amor fraternal entre los hombres e insiste en la defensa de los humildes,
lo cual era insólito en aquella época.
5. El altruismo se postula como complemento indispensable del perfeccionamiento espiri-
tual, cuya meta es alcanzar la vida eterna.
6. Es más importante la rectitud moral y la pureza del alma, que el cumplimiento de los ritos
externos.
7. Las fuentes históricas de la vida de Jesús son muy escasas. Los historiadores de la época
no dieron importancia a la aparición de este movimiento que llegaría a ser el aconteci-
miento más importante de la historia espiritual de la humanidad.

Para el cristianismo lo más importan-


te es la rectitud moral y la pureza del
alma.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) ¿Qué te sugiere este título?
b) En la primera sección del libro se dice que “Es una alegoría que utiliza una relación amorosa entre el Amado y
la Amada para representar el idilio entre Yahvé y su pueblo”. Observa sus características.
c ) Define lo que entiendes por alegoría.
d) Recuerda lo anterior al leer.
e) Lee el primer verso para que te des cuenta del tono que emplea el personaje.
2. Lee con atención el texto.
Tema 3 Literatura hebrea 41

Cantar de los cantares


Segundo poema9

8 ¡La voz de mi Amado! 13 Echa la higuera sus yemas,


Helo aquí que ya viene, y las viñas en cierne exhalan su fragancia.
saltando por los montes, ¡Levántate, amada mía,
brincando por los collados. hermosa mía, y vente!
9 Semejante es mi Amado a una gacela, 14 Paloma mía, en las grietas de la roca,
o a un joven cervatillo. en escarpados escondrijos,
muéstrame tu semblante,
Vedle ya que se para
déjame oír tu voz;
detrás de nuestra cerca,
porque tu voz es dulce,
mirando por las ventanas,
y gracioso tu semblante.”
atisbando por las rejas.
15 Cazadnos las raposas,
10 Empieza a hablar mi Amado,
las pequeñas raposas
y me dice:
que devastan las viñas,
“Levántate, amada mía,
pues nuestras viñas están en flor.
hermosa mía y vente.
16 Mi Amado es para mí, y yo soy para mi
11 Porque, mira, ha pasado ya el
Amado;
invierno,
él pastorea entre los lirios.
han cesado las lluvias y se han ido.
17 Antes que sople la brisa del día
12 Aparecen las flores en la tierra,
y que huyan las sombras,
el tiempo de las canciones ha llegado,
vuelve, sé semejante,
se oye el arrullo de la tórtola
Amado mío, a una gacela
en nuestra tierra.
o a un joven cervatillo
por los montes de la alianza.

9
Biblia de Jerusalén, Desclee De Brouwer, Bilbao, España, 1967.
42 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

3. Haz lo que se indica.


a) En esta obra son muy importantes los sentidos; busca a cuáles se refieren estos versos y anota las
citas correspondientes. Observa cómo se habla de otros elementos de la naturaleza.
b) Anota los números de los versos con los que se refiere el autor: a) a la primavera; y b) al alba.
c ) Anota elementos simbólicos de la naturaleza que se nombran en el poema.
d) Haz un cuadro con las comparaciones entre el amado y las características de los animales del bosque.
e) ¿Qué tipo de relación tienen los esposos?
f ) Según tu lectura, ¿cómo es el tono de la esposa: frívolo, dulce o desagradable?
g) Haz una lista de los modificadores (adjetivos o adverbios) que el autor elige para expresarse.
h) ¿Qué impresión comunica el autor al emplear imperativos (modo verbal con el que se dan órdenes)
o gerundios (terminados en -ando, -iendo)?
i ) Anota en unas cuantas líneas tu respuesta al poema.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) La definición de salmo en el Diccionario de la rae es: “composición o cántico que contiene alabanzas a
Dios”. Confirma esto en el primero y en el último verso.
b) En la primera sección de este libro, se dice que los Salmos son “variados argumentos que compen-
dian las Principales enseñanzas de la Biblia sobre Dios y la moral.” Recuerda esto al leer y comenta si
corresponde a esta definición.
c ) ¿Cuál es la responsabilidad de un pastor?
d) ¿Cómo la lleva a cabo?
e) ¿Cuál es su relación con las ovejas?
2. Lee ahora el Salmo 23.

Salmo 23
El buen pastor10

1 Yahvéh es mi pastor,
nada me falta.
2 Por prados de fresca hierba me apacienta;
hacia las aguas de reposo me conduce,
y conforta mi alma.
3 Me guía por senderos de justicia,
por amor de su nombre.
4 Aunque pase por valle tenebroso,
ningún mal temeré;
pues junto a mí tu vara y tu cayado,
ellos me consuelan.

10
Ibid.
Tema 3 Literatura hebrea 43

5 Tú preparas ante mí una mesa


frente a mis adversarios;
unges con óleo mi cabeza,
rebosante está mi copa.
6 Sí, dicha y gracia me acompañarán
todos los días de mi vida;
mi morada será la casa de Yahvéh
a lo largo de los días.

3. Desarrolla las estas actividades.


a) Explica lo siguiente: ¿Con qué palabras se representa la relación entre Dios y el hombre y dónde se en-
cuentran? b) ¿Cuáles son los elementos que aparecen en el texto que expresan lo que dice el título?
b) Comenta con uno de tus compañeros lo siguiente: a) La manera como los adjetivos empleados le
imprimen un tono determinado al salmo. b) Relaciona los elementos abstractos y naturales con la
vida del espíritu.
c ) Responde: ¿Cuál es el significado de los tres versos de la penúltima estrofa relacionados con la vida
cotidiana? b) ¿Cómo se complementan con los otros versos? c) ¿Cuál es el sentimiento que se refleja
en la última estrofa?
d) Escribe en diez minutos en el salón de clases las impresiones que te haya despertado el poema.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) A partir del título, anota cuáles son los esplendores de la creación a los que se podrá referir el poema.
b) Observa la metáfora del último verso de la primera estrofa y su concordancia con el primer verso
como característica de alabanza.
c ) ¿Conoces algún otro salmo? Da ejemplos con citas o sobre su contenido.
d) Al leer compara sus características con el salmo anterior.
e) Destaca por escrito cuáles esplendores cita y compárala con tu hipótesis.

Salmo 104
Esplendores de la creación11

1 ¡Alma mía, bendice a Yahvéh!


¡Yahvéh, Dios mío, qué grande eres!
Vestido de esplendor y majestad,
2 arropado de luz como de un manto,
tú despliegas los cielos lo mismo que una tienda,
3 levantas sobre las aguas tus altas moradas;
haciendo de las nubes carro tuyo,
sobre las alas del viento te deslizas;
4 tomas por mensajeros a los vientos,
a las llamas del fuego por ministros.

11
Ibid.
44 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

5 Sobre sus bases asentaste la tierra,


inconmovible para siempre jamás.
6 Del océano, cual vestido, la cubriste,
sobre los montes persistían las aguas;
7 al increparlas tú, emprenden la huida,
de tu trueno a la voz se precipitan,
8 y saltan por las montañas, descienden por los
valles, hasta el lugar que tú les asignaste;
9 un término les pones que no crucen, porque no
vuelvan a cubrir la tierra.
10 Haces manar las fuentes en los valles, entre los
montes se deslizan;
11 abrevan a todas las bestias de los campos, en
ellas su sed apagan los onagros;
12 sobre ellas habitan las aves de los cielos, dejan
oír su voz entre la fronda.
13 De tus altas moradas abrevas las montañas, del
fruto de tu cielo hartas la tierra;
14 1a hierba haces brotar para el ganado, y las plantas para el uso del hombre, para que saque
de la tierra el pan,
15 y el vino que recrea el corazón del hombre, para que lustre su rostro con aceite y el pan
conforte el corazón del hombre.
16 Se empapan bien los árboles de Yahvéh, los cedros del Líbano que él plantó;
17 allí ponen los pájaros su nido, su casa en su copa la cigüeña;
18 los altos montes, para los rebecos, para los
damanes12, el cobijo de las rocas.
19 La luna has hecho para marcar los tiempos,
conoce el sol su ocaso;
20 mandas tinieblas y cae la noche, en ella rebullen
todos los animales de la selva,
21 Los leoncillos rugen por la presa, y su alimento a
Dios reclaman.
22 Sale el sol, y se recogen, y van a echarse a sus
guaridas;
23 el hombre sale a su trabajo, para hacer su faena
hasta la tarde.
24 ¡Cuán numerosas tus obras, oh Yahvéh! Todas las
has hecho con sabiduría, de tus criaturas está llena la
tierra.
25 Ahí está el mar, grande y de amplios brazos, y en
él, el hervidero innumerable de animales, grandes y
pequeños;

12
Animal parecido a la marmota.
Tema 3 Literatura hebrea 45

26 por allí circulan los navíos, y ese Leviatán que tú formaste para jugar con él.
27 Todos ellos de ti están esperando que les des a su tiempo su alimento;
28 Tú se lo das y ellos lo toman, abres tu mano y se sacian de bienes.
29 Escondes tu rostro y se anonadan, les retiras su soplo, y expiran y a su polvo retornan.
30 Envías tu soplo y son creados, y renuevas la faz de la tierra.
31 ¡Sea por siempre la gloria de Yahvéh, en sus obras Yahvéh se regocije!
32 El que mira a la tierra y ella tiembla, toca los montes y echan humo.
33 A Yahvéh mientras viva he de cantar, mientras exista salmodiaré para mi Dios.
34 ¡Oh, que mi poema le complazca! Yo en Yahvéh tengo mi gozo.
35 ¡Que se acaben los pecadores en la tierra, y ya no más existan los impíos!
¡Bendice a Yahvéh, alma mía!

3. Disfruta tu lectura y haz lo siguiente:


a) Lee nuevamente el texto y anota lo siguiente:
•   Los versos en los que aparecen los cuatro elementos de la naturaleza (aire, agua, fuego y tierra)
relacionados con el movimiento que Yahvéh les imprime.
•  Destaca al inicio del salmo lo relacionado con la grandeza y el poder de Dios.
b) Haz un listado con los elementos correspondientes a cada reino de la naturaleza: mineral, vegetal y
animal. Después, anota la relación entre ellos.
c ) Expresa tu opinión sobre lo siguiente:
•  ¿A qué se le da más importancia: a la secuencia de la creación o a su ordenamiento?
•  ¿En dónde aparece mencionado esto claramente?
•  Localiza mediante el número de los versos lo que sigue: a) comparaciones;
•  enumeraciones, y
•  indicadores de lugar.
d) Consulta el significado de paralelismo —figura literaria recurrente en la literatura hebrea— en el
recuadro del glosario y encuentra cómo se aplica en los siguientes ejemplos: a) Sinónimo: versos 1-2,
3-4, 9-10, 15-16, 29-30, 36-37, 38-39, 61-62, 63-64. b) Antitético: 23-24, 41-42. c) Sintético o progresi-
vo: 7-8, 11-12, 19-20, 49-50.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) Los poemas sobre Job, que se citan, son tres, cada uno con un subtítulo, ¿consideras que pueden
corresponder a tres etapas de la vida del personaje?
b) ¿Cómo las clasificarías: por tiempo, espacio o situación?
c ) ¿En qué te hace pensar este poema?
d) ¿Qué sentimiento asociarías con el personaje: complacencia, nostalgia o tristeza?
e) Expresa tu opinión personal sobre el personaje.
46 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

2. Lee atentamente el texto.

Quejas y apología de Job


A. Los días de antaño13

1 Job continuó pronunciando su 13 La bendición del moribundo subía hacia mí,


discurso y dijo. el corazón de la viuda yo alegraba.
2 ¡Quién me hiciera volver a los meses 14 Me había puesto la justicia, y ella me
de antaño, revestía,
aquellos días en que Dios me guardaba, como manto y turbante, mi equidad.
3 cuando hacía brillar su lámpara sobre 15 Era yo los ojos del ciego
mi cabeza, y del cojo los pies.
y yo a su luz por las tinieblas caminaba; 16 Era el padre de los pobres,
4 como era yo en los días de mi otoño, la causa del desconocido examinaba.
cuando vallaba Dios mi tienda, 17 Quebraba los colmillos del inicuo,
5 cuando Sadday estaba aún conmigo, de entre sus dientes arrancaba su presa.
y en torno mío mis muchachos, 18 Y me decía: “Anciano moriré,
6 cuando mis pies se bañaban en tras días numerosos, igual que la palmera.
manteca, 19 Mi raíz está franca a las aguas,
y regatos de aceite manaba la roca! el rocío se posa de noche en mi ramaje.
7 Si yo salía a la puerta que dominaba 20 Mi gloria será siempre nueva en mí,
la ciudad y en mi mano mi arco renovará su fuerza.”
y mi asiento en la plaza colocaba, 21 Me escuchaban ellos con expectación,
8 se retiraban los jóvenes al verme, callaban para oír mi consejo.
y los viejos se levantaban y quedaban 22 Después de hablar yo, no replicaban,
en pie. y sobre ellos mi palabra caía gota a gota.
9 Los notables cortaban sus palabras 23 Me esperaban lo mismo que a la lluvia,
y ponían la mano en su boca. abrían su boca como a lluvia tardía.
10 La voz de los jefes se ahogaba, 24 Si yo les sonreía, no querían creerlo,
su lengua se pegaba al paladar. y la luz de mi rostro no dejaban perderse.
11 Oído que lo oía me llamaba feliz, 25 Les indicaba el camino y me ponía al
ojo que lo veía se hacía mi testigo. frente,
12 Pues yo libraba al pobre que me asentaba como un rey en medio de su
clamaba, tropa,
y al huérfano que no tenía valedor. y por doquier les guiaba a mi gusto.

13
Op. cit., Job 29, 1-25.
Tema 3 Literatura hebrea 47

3. Desarrolla las siguientes actividades


A. Los días de antaño
a) En pocas palabras sintetiza lo siguiente:
•  los bienes de que gozaba Job.
•  ¿Qué actitudes te indican el papel que desempeñaba en la sociedad de su tiempo?
•  ¿A qué nivel socioeconómico o profesión podría corresponder actualmente?
b) Anota lo siguiente: los modificadores (locuciones adverbiales o expresiones) con los que se resalta su
situación, y las acciones positivas que realizaba a favor de los demás.
c ) Haz una lista de las comparaciones que usa el poeta. Por ejemplo: ¿Cómo calificaba Job su vida? ¿Qué
opinión crees que tenía sobre sí mismo.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) Define el significado de angustia
b) ¿Crees que tiene actualmente el mismo significado que cuando se escribió este texto?
c ) Enumera las posibles semejanzas y diferencias.
d) ¿Cuál sería el motivo de su angustia?
e) ¿Cómo podría recuperar la paz?
2. Lee el texto.

B. La angustia presente14

1 Mas ahora ríense de mí 8 Hijos de abyección, sí, ralea sin nombre,


los que son más jóvenes que yo, echados a golpes del país.
a cuyos padres no juzgaba yo dignos 9 Y ahora soy yo la copia de ellos,
de mezclar con los perros de mi grey. ¡el blanco de sus chismes!
2 Aun la fuerza de sus manos, ¿para qué 10 Horrorizados de mí, se quedan a
me servía?; distancia,
había decaído todo su vigor, y sin reparo a la cara me escupen.
3 agotado por el hambre y la penuria. 11 El que ha soltado su cuerda me
Roían las raíces de la estepa, maltrata,
los abrojos del desierto desolado. y el que ha tirado de su rostro el freno.
4 Recogían armuelle por los matorrales, 12 La ralea se alza a mi derecha,
eran su pan raíces de retama. me lanzan piedras como proyectiles,
5 De entre los hombres estaban expulsados, abren hacia mí sus siniestros caminos.
tras ellos se gritaba como tras un ladrón. 13 Para perderme han destruido mi
6 Moraban en las escarpas de los torrentes, sendero,
en las grietas del suelo y de las rocas. atacan y nada les detiene;
7 Entre los matorrales rebuznaban, 14 como por ancha brecha irrumpen,
se apretaban bajo los espinos. se han escurrido bajo los escombros.

14
Op. cit., Job 30, 1-31.
48 Unidad 1 Las literaturas orientales de la Antigüedad

15 Los terrores se vuelven contra mí, 24 Y sin embargo, ¿he vuelto yo la mano
como el viento mi dignidad arrastran; contra el pobre,
como una nube ha pasado mi salud. cuando en su angustia justicia reclamaba?
16 Y ahora en mí se derrama mi alma, 25 ¿No he llorado por el que vive en
me atenazan días de aflicción. estrechez?
17 De noche traspasa el mal mis huesos, ¿no se ha apiadado mi alma del mendigo?
y no duermen mis llagas. 26 Yo esperaba la dicha, y llegó la
18 Con gran fuerza agarra Él mi vestido, desgracia,
me aferra como el cuello de mi túnica. aguardaba la luz, y llegó la oscuridad.
19 Me ha tirado en el fango, 27 Me hierven las entrañas sin descanso,
soy como el polvo y la ceniza. se me han presentado días de aflicción.
20 Grito hacia ti y tú no me respondes, 28 Sin haber sol, ando renegrido,
me presento y no me haces caso. me he levantado en la asamblea, sólo para
21 Te has vuelto cruel para conmigo, gritar.
tu mano vigorosa en mí se ceba. 29 Me he hecho hermano de chacales
22 Me llevas a caballo sobre el viento, y compañero de avestruces.
me zarandeas con la tempestad. 30 Mi piel se ha ennegrecido sobre mí,
23 Pues bien sé que a la muerte me mis huesos se han quemado por la fiebre.
conduces, 31 ¡Mi cítara sólo ha servido para el duelo,
al lugar de cita de todo ser viviente. mi flauta para la voz de plañidores!

3. Haz lo que se indica.


a) Responde a los siguiente:
•  ¿Consideras posible que este poema sea la antítesis del anterior? Justifica tu respuesta.
•  ¿A qué tipo de personas se refiere?
•  ¿Cuál es la actitud de Job ante ellos? d) ¿En qué tono expresa la situación?
b) Comenta en grupo ésto:
•  Relación de las actitudes de la persona con los elementos de la naturaleza.
•  Los cambios que experimentó su cuerpo.
•  La descripción que Job hace de sí mismo.
c ) Identifica estos aspectos:
•  ¿Cuáles son los sentimientos del personaje?
•  De acuerdo con sus características, ¿con qué se pueden relacionar el polvo y la ceniza?

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) ¿De acuerdo con las dos partes anteriores ¿cuál crees que podría ser “la última respuesta de Job”?
b) Recuerda los problemas que enfrentó. ¿crees que logró superarlos?
c ) ¿En qué estado de ánimo crees que se encontraría?
d) ¿En que te basas para suponerlo?
e) ¿Cuál sería la falla de Job, la codicia, la pereza o la soberbia?
Tema 3 Literatura hebrea 49

2. Entérate cuál es la Última respuesta de Job.

C. Última respuesta de Job15


1 Y Job respondió a Yahvéh:
2 Sé que eres todopoderoso:
ningún proyecto te es irrealizable.
3 Era yo el que empañaba el Consejo
con razones sin sentido.
Sí, he hablado sin inteligencia
de maravillas que me superan y que
ignoro.
4 (Escucha, deja que yo hable:
voy a interrogarte y tú me instruirás.)
5 Yo te conocía sólo de oídas,
mas ahora te han visto mis ojos.
6 Por eso retracto mis palabras,
me arrepiento en el polvo y la ceniza.

3. Aprende más realizando las siguientes actividades.


a) Lee la tercera parte del poema en el que Job dialoga con Dios y contesta lo siguiente:
•  ¿Cómo se expresa con respecto a Él?
•   ¿Qué fallas reconoce en sí mismo en cuanto a su situación? c) ¿Cómo compara el conocimiento de
ambos?
•  ¿De qué manera refuerza el autor las ideas al final?
b) Compara las tres partes del poema anotando las características correspondientes a las partes del
proceso que siguen estas tres situaciones.
Primera

Segunda

Tercera

c ) Al leer seguramente has deducido el significado de muchas palabras por su contexto. ¿Qué porcen-
taje de ellos conocías o dedujiste por su similitud con otras palabras? Revisa estas palabras, si desco-
noces su significado, búscalo en el diccionario.
•  vallaba •  zarandeas
•  penuria •  valedor
•  aferra •  ralea
•  regatos •  equidad
•  escarpas •  irrumpen
•  se ceba •  inicuo
•  armuelle •  atenazan
•  abyección •  grey

15
Op. cit., Job 42, 1-6.
50

¿Cuánto he aprendido de la literatura hebrea?

Desempeño
Es el momento de que pongas en práctica lo que has aprendido acerca de la literatura de hebrea.
I. Responde.
1. En el Cantar de los Cantares, en cuanto a alusiones a la belleza de la fauna como punto de comparación ¿con
qué elementos y características relaciona ella al Amado?
2. ¿En qué estación del año se encuentran? Da los ejemplos más precisos que justifiquen tu respuesta.
3. ¿A qué cuidados físicos y cuidado cariñoso se hace mención en el poema de El Buen pastor?
4. ¿Con qué palabras expresa su confianza en el resultado?

II. Realiza lo siguiente:


1. Relaciona el salmo sobre los esplendores de la creación con lo que sepas de la Biblia; de uno de los libros
por ejemplo: del Génesis.
2. Relaciona lo anterior con la cultura hebrea de ese tiempo.
3. En cuanto a las Quejas y apología de Job: haz una lista de las quejas y un resumen comentado sobre la apología.
4. Responde: ¿Qué mérito literario tienen todos los textos citados?
5. Escribe un juicio crítico argumentado sobre las obras estudiadas.
6. Opina: ¿Consideras que las obras reflejan el mundo hebreo de la época? ¿Cuál te parece más valiosa?

Panorama cultural
Antes Ahora Después
1. Comenta sobre las vicisitudes que vivió el pueblo hebreo.
2. Sitúa geográficamente al Estado de Israel y escribe un resumen de cómo se formó.
3. Recaba información sobre su organización por medio de kibutz.
4. ¿Como es su organización familiar?
5. Investiga qué medios técnicos empleó para transformar el desierto en un medio de sobrevivencia valioso
y qué proyectos tiene.
6. ¿De qué se ha valido para ser un país tan poderoso, cómo contribuyó la unión racial mundial entre ellos
antes y ahora?
51

Glosario

Cábala: tradición hebrea que busca encontrar el signifi- Paralelismo: figura retórica que consiste en la inte-
cado oculto y verdadero de las Sagradas Escrituras a rrelación entre el elemento anterior y el posterior.
través de la interpretación. Puede ser de tres tipos: cuando se repite el mismo
Diáspora: es la dispersión de los judíos. Exégesis: análi- pensamiento es sinónimo; cuando aparece una idea
sis de un texto para su explicación e interpretación. contrastante es antitético, y cuando la segunda idea
completa la idea del primero, se le llama sintético o
progresivo.
Unidad 2

Contenido
1 Literatura griega
2 Géneros literarios
3 Literatura latina
Las literaturas clásicas
grecolatinas de la Antigüedad

La relación que existe entre los autores mediocres y la crítica


mediocre es más o menos ésta: ninguno se fía del otro.

Homero

Propósitos
El alumno…
• Distinguirá a los pueblos clásicos de las otras culturas de la Antigüedad.
• Se iniciará en la lectura de los autores grecolatinos.
• Adquirirá habilidad para discernir los valores estéticos y literarios derivados del conte-
nido de los textos.
Tema 1
¿Qué
sabes acerca de... las literaturas clásicas grecolatinas
de la Antigüedad?

Una vez estudiados a los chinos, los indios y los hebreos, en este nuestro recorrido por la historia de la literatura, lle-
gamos a dos pueblos que también han hecho grandes aportaciones en todos los ámbitos del quehacer humano: los
griegos y los romanos o latinos.
¡Iniciemos nuestro estudio!
1. Reúnete con tus compañeros de equipo y comenten las siguientes cuestiones:
a) ¿Qué temas crees que trataban en su literatura los griegos y los romanos?

b) ¿Cuál de los géneros literarios fueron los más empleados por los pueblos griego y romano?

c ) ¿Por qué se considera a Grecia como la cuna del teatro?

d) ¿Quiénes crees que eran los escritores de la Antigüedad en Grecia y en Roma?

e) ¿Cómo te imaginas a los escritores de esos pueblos antiguos?

2. Busca en la biblioteca de tu escuela algún texto literario de los griegos o de los romanos. Lee un fragmento y, des-
pués, escribe brevemente de qué trata.
3. Compara tus impresiones con la respuesta que dieron en equipo a la pregunta a). Escribe si su respuesta coincide con
la impresión que te dejó la lectura realizada.
Tema 1 Literatura griega 55

Tema 1 Literatura griega


En esta sección abordaremos la literatura griega; sin embargo,
dado que se trata de un tema extremadamente amplio, nos limi-
taremos a señalar los aspectos generales y más relevantes de cada
uno de los géneros (épica, lírica y teatro), así como de los autores
y las obras más representativos. Además, se realzará el papel del
mito y de la concepción del cosmos para entender con mayor cla-
ridad las obras literarias de las que nos ocuparemos. Queremos
hacer hincapié en el hecho de que la literatura, al igual que todo
arte, refleja determinada concepción del hombre y del mundo.
Por ello examinaremos, a grandes rasgos por supuesto, aquellos
elementos que nos permitan situar dentro de su contexto cultural
las obras que vamos a estudiar.

La literatura, al igual que toda manifes-

Características generales de la cultura griega tación artística, refleja la concepción


del hombre y del mundo. Aquí se re-
presenta: La muerte de Pentesilea.
1. El pueblo griego desarrolló un espíritu crítico e inquisitivo ante la realidad circundan-
te. En efecto, es el primer pueblo que racionaliza e intenta comprender las leyes que
rigen la naturaleza y el lugar que ocupa el hombre en ella.
2. Esta búsqueda racional de conocimiento llevó a los griegos a organizarlo y sistema-
tizarlo en grandes nociones y disciplinas que aún son vigentes. Así pues, separaron
épica y lírica, mito e historia, tragedia y comedia, ensayo y crítica, etcétera.
3. Crearon los postulados básicos del pensamiento filosófico y
político y las dos grandes vertientes de la filosof ía (el idea-
lismo, representado por Platón, y el realismo, representado
por Aristóteles).
4. Sentaron las bases del pensamiento científico y desarrolla-
ron las matemáticas, la geometría, la astronomía, la geogra-
f ía y la medicina.
5. Por todo lo anterior, se ha afirmado en repetidas ocasiones
que el pueblo griego crea la razón humana.
6. También se le considera como el modelador de un ideal de
hombre en el que se conjugan las cualidades morales y las
cualidades f ísicas, ya que para los griegos la ética y la estéti-
ca se confunden, en el sentido de que conciben que lo bello
es, necesariamente, bueno, pues el exterior y el interior del
hombre están vinculados de manera estrecha.
7. En el arte, y prácticamente en todas sus acciones, existe una
búsqueda perpetua de belleza, ya que como se señala en el
punto anterior, la belleza implica una aspiración a ser mejor
en todos los sentidos.
Es evidente la enorme y rica herencia que el pueblo griego nos
legó, herencia que debemos conocer para poder, al mismo tiem-
po, entender una parte importante de nuestra cultura contem-
poránea.
Dentro de la cultura griega consideramos importante mencionar dos características que Los griegos buscaban la belleza a
van a ser fundamentales para comprender mejor su producción literaria, a saber, el mito y través del arte. He aquí una imagen
la concepción del cosmos. alusiva a Parmenio y Menón.
56 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

El mito
Los mitos surgen como una respuesta a la necesidad del ser huma-
no por conocer, por lo que los mitos explican a través de fábulas o
alegorías, el mundo y el cosmos. En Grecia encontramos una serie
de mitos que representan y explican los fenómenos y manifestacio-
nes de la naturaleza, aunque también hay mitos cuya fuente es una
realidad histórica que ha sido remodelada y de la cual se indepen-
dizan después. Los héroes legendarios, entonces, se convierten en
figuras míticas que proporcionan modelos ejemplares, arquetipos
universales en los que el pueblo, además, conserva su pasado.
Hay que señalar en este punto que todos los dioses griegos son
profundamente humanos y que esta humanización se da tanto en
la apariencia f ísica como en los conflictos y pasiones de los que
constantemente son víctimas.
Mosaico del periodo helenístico que En Grecia, los mitos constituyeron la materia prima de todas las manifestaciones artísti-
muestra una escena de la Escuela de
cas entre las que destacan la literatura y la escultura; inclusive, fueron punto de partida de
Platón. Museo de Nápoles, Italia.
muchos planteamientos filosóficos.

La concepción griega del cosmos


¿Sabías que...? Por otra parte, los griegos concibieron el cosmos de una manera muy especial; para ellos, la
Los mitos griegos fueron asimilados naturaleza no se rige por leyes de causa y efecto, sino por lo que podríamos llamar orden o
por los romanos, quienes les pusie- destino (justicia cósmica). Según esta concepción, el hombre no es un mero instrumento de
ron nombres latinos y los volvieron los dioses, sino que tiene una responsabilidad importante en el mantenimiento de la salud
a contar y organizar; asimismo, se y la estabilidad cósmicas. Sin embargo, esto no es una empresa sencilla porque el héroe,
incorporaron leyendas de otros que constituye el punto de encuentro entre las fuerzas terrestres y divinas, es presa fácil de
orígenes. Ovidio fue quien realizó sus pasiones (la cólera, el orgullo, la envidia, etcétera) y con ello pone en peligro al cielo y a
principalmente esta labor en Las la tierra. La enfermedad o locura del héroe que se excede (que viola las normas estableci-
metamorfosis. das) contagian el universo entero y lo desestabilizan. En este caso, la única posibilidad de
restaurar el orden es la destrucción del héroe (en Edipo Rey, de Sófocles, la estabilidad
del universo ha sido quebrantada al convertirse Edipo en parricida y casarse con su madre;
las desgracias que azotan al pueblo de Tebas desaparecen en cuanto Edipo se queda ciego y
se convierte en un mendigo errante).

Tema 2 Géneros literarios


El género es una clase o tipo de discurso literario determinado por el conjunto de recursos
de composición y que implica una compleja red de relaciones con otras obras, a partir
de ciertos temas y de su correlación con determinados rasgos estructurales (prosa, verso,
narración, etcétera). Por otra parte, el género ofrece al lector un modelo previsible de la
estructura y del funcionamiento de la obra.
Edipo rey. El género surge en un periodo histórico determinado y rige durante un cierto tiempo; sin
embargo, no se trata de categorías fijas o inamovibles, pues se van mezclando unos géneros
con otros y así se producen nuevos géneros.
¿Sabías que...? Aristóteles en su poética distingue entre poesía épica (la que cuenta sucesos externos
Las cosas tienen que sufrir la pena y al poeta y narra hazañas de héroes y dioses), poesía lírica (aquella que originalmente se
sufrir la expiación que se deben recí- cantaba con sentimiento y entusiasmo; en este caso el poeta habla de sí mismo) y poesía
procamente por su injusticia, según dramática (en la cual se representan las acciones).
los decretos del Tiempo. En este capítulo, vamos a ceñirnos a la división establecida por Aristóteles y al orden en
Anaximandro que presenta los géneros.
Tema 2 Géneros literarios 57

Poesía épica
Podemos definir la épica como un género que narra, describe o celebra hechos y seres del
mundo externo al espíritu del poeta. El poema épico narra en hexámetros las hazañas de per-
sonajes heroicos, semidioses y dioses. En él encontramos una base histórica que, a medida
que se transmite de generación en generación, se va mezclando con elementos fantásticos y
maravillosos. Su creación es anónima y tiene carácter popular. En un principio, se transmite
oralmente, por lo que la historia se va deformando, hasta que en un momento dado se fija
por escrito. Se le considera el antecedente directo de la novela.
Los poemas más antiguos que conocemos de la antigua Grecia son La Ilíada y La Odisea,
ambos de carácter épico y atribuidos a Homero. Sin embargo, resulta imposible que las pri-
meras obras de un pueblo sean precisamente obras perfectas, en las que se adivina que se ha
llegado a un punto culminante en la creación literaria. Por ello es evidente que, aunque estas
dos epopeyas sean las más antiguas que conocemos, debieron de haber existido creaciones
anteriores. Alfonso Reyes1 menciona la existencia de varios ciclos de poemas épicos que se han
perdido, y de los cuales se conservan, si acaso, algunos títulos o pequeñísimos fragmentos. Escultura de mármol que representa
a Laocoonte y sus hijos. Museo del
Vaticano, Roma.
Homero (850-750 a.C.)
Es el poeta griego más antiguo que conocemos. Por desgracia, se tienen muy pocos datos
sobre su vida, pero la tradición señala que nació en Quíos, frente a la costa turca, y que era
ciego. Se le atribuyen los dos grandes poemas épicos, La Ilíada y La Odisea, los himnos y
epigramas “homéricos” y la Batracomiomaquia, parodia de La Ilíada, en la que combaten
ranas y ratones.
La Ilíada y La Odisea se desarrollan en una época de luchas y trastornos que tuvo lugar
de cuatro a seis siglos antes de la existencia probable de Homero. Se especula que Homero
pudo haber conocido las leyendas de aquella época remota a través de algunos poemas
épicos primitivos que, al parecer, formaban varios ciclos y de los cuales sólo se conservan
los nombres y pequeños fragmentos. Una de estas tradiciones se refiere al asedio en que los
primitivos griegos mantuvieron durante diez años a la ciudad de Troya o Ilión, ya que ha-
bían sido ofendidos por el rapto de Helena (esposa del rey de Esparta, Menelao) hasta que

Homero es considerado el poeta más


antiguo y es el autor de La Iliada y
La Odisea.

Con el uso de un caballo-trampa se


dio por terminado el sitio de Troya.

1
Alfonso Reyes (1889-1959), escritor mexicano. Entre sus ensayos destacan Cuestiones gongorianas (1927), La experien-
cia literaria (1942) y La filosofía helenística (1959).
58 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

¿Sabías que...? por fin tomaron la ciudad, la saquearon y la incendiaron. Esto debe haber ocurrido hacia
1180 o hacia 1370 a.C.
La primitiva poesía épica estaba La Ilíada se centra, precisamente, en un episodio del sitio de Troya, mientras que La
destinada a ser cantada o recita- Odisea es uno de los nostoi (relatos de regreso) de uno de los héroes de la guerra troyana.
da en fragmentos o rapsodias con Esto es, existe una continuidad entre ambos poemas, aunque encontramos en ellos im-
una  unidad  de  tema.  Para  ello,  el  portantes diferencias que se resumen a continuación:
rapsoda tenía que memorizar todo
el poema y utilizar una especie de
apuntes que le servían de guía, ya La Ilíada La Odisea
que todavía no se fijaban los textos
por escrito. La lengua empleada era •   Poema rectilíneo que conserva su tema y su  •   Tiene al menos dos temas distintos e 
un dialecto indoeuropeo, protojonio, tono heroico. importantes: a) las peripecias de Odiseo,
antecedente del griego. y b) la lucha por el poder en Ítaca, más
numerosos cuentos, tradiciones y relatos
folklóricos que le dan cierto carácter
novelístico.

•  Se refiere a la guerra. •  Se ocupa de la paz.

•   Se orienta hacia el este, camino tradicional  •   Se orienta hacia el oeste, ruta de 
de los griegos. exploraciones que se inician hacia el siglo
viii a.C.

•  Es más extensa. Tiene 15 693 versos. •  Tiene 11 307 versos.

La elegía
Después de las monarquías heroicas que dieron origen a los poemas épicos, surge una
sociedad aristocrática en la que la poesía adquiere un tono más íntimo y personal; ya no se
van a narrar las hazañas heroicas de un pueblo, sino que el poeta habla de sí mismo. Este
tipo de poesía se desarrolla en Jonia.
Como se trata de un género que todavía no se desliga por completo de la poesía épica, los
primeros poemas elegiacos abordan temas tanto amorosos como militares.
Arquiloco de Paros escribió elegías
Entre los autores que escribieron elegías militares están Calino de Éfeso (660 a.C.) y Tirteo
en las que abordaba temas muy va-
riados. (650-630 a.C.). Por su parte, Mimnermo de Colofón (660 a.C.), es considerado el padre de la
poesía amorosa. Es el primero que se atreve a proclamar (literariamente hablando) que en
esta vida lo único que importa es el placer y, sobre todo, el amor. La culminación de esta
poesía se aprecia en Arquíloco de Paros (648 a.C.), conocido como “el Escorpión” por su
¿Sabías que...? personalidad violenta y apasionada. Arquíloco amplió el marco habitual de las elegías para
El estilo homérico2 escribir sobre los temas más diversos, también rompió con los modelos de la imitación
El  relato  homérico  es  ordenado  y  homérica y creó un estilo ágil y brillante, en el que introdujo frases y expresiones coloquia-
espacioso. Los personajes expresan les. Se le considera el primer poeta del odio, ya que era capaz de desear el mayor mal a sus
sus sentimientos en parlamentos enemigos y expresarlo en sus poemas con entera sinceridad. Los griegos lo consideraron un
fluidos, en los que se mezclan re- innovador de la talla de Homero.
flexiones generales sobre el destino
de los hombres. La descripción de
hombres y cosas, así como de senti-
mientos e ideas, es clara y ordenada.
Poesía coral
El relato siempre está en presente, los 
objetos y personajes no tienen tras-
Paralelamente al desarrollo de la poesía personal, en el continente helénico se empezó a
fondo ni segundos planos. El estilo  gestar la poesía coral. Desde los tiempos más remotos, los griegos honraban a sus dioses
homérico no deja nada a la imagina- o celebraban algún acontecimiento con cantos acompañados de danza y música. El canto lo
ción del lector, pues los objetos, los ejecutaba el coro, que hacía a la vez marchas rítmicas conducido por un director.
personajes y sus acciones aparecen
perfectamente visibles, delineados y
definidos en sus relaciones tempora-
les y espaciales. 2
Erich Auerbach, en Mímesis: la representación de la realidad en la literatura occidental, fce, México, 1995.
Tema 2 Géneros literarios 59

La poesía coral surgió de estas celebraciones y se va a asociar siempre a ceremonias. El


tema se centra en un dios o un héroe y se suele incluir un repertorio de preceptos morales
que le recuerdan al hombre su condición mortal y su imprudencia al querer rivalizar con
los dioses. Ésta es la poesía mas vinculada a ocasiones solemnes y fue importantísima para
el surgimiento de la tragedia griega.

Poesía lírica
Hacia el año 600 a.C., en la isla de Lesbos, surge un tipo de poesía escrita para ser cantada
entre amigos. Los motivos que le dan origen son locales y personales.
La poesía era una de las formas que
los griegos empleaban para honrar a
Safo (621 a.C.) sus dioses.

Nació en la isla de Lesbos. Escribió muchos libros de cantos líricos. Compuso también epi-
gramas, versos elegiacos, yambos y monodias. A consecuencia de luchas políticas, pasó
algunos años exiliada en Sicilia. Al regresar a Mitilene reunió en torno suyo a un grupo de
muchachas a las que enseñaba música y poesía y con las que mantenía una cierta intimidad.
Este grupo tenía también un carácter religioso, pues honraba a Afrodita y a las Musas.
De los nueve libros de poemas de Safo, sólo se conservan casi completas algunas odas y
breves fragmentos de otros poemas.
La poesía sáfica pertenece al género literario que se caracteriza por expresar las vivencias
más íntimas del escritor, acompañadas por la melodía surgida de instrumentos de cuerda,
en especial la lira. Safo es considerada, junto con Alceo y Anacreonte, una representante de
la lírica monódica, que es la poesía recitada por la voz de un solista.

Anacreonte (570 a.C.)


Safo formó un grupo de jóvenes mu-
Nació en Teos, en la costa de Asia Menor, pero salió de allí cuando la región fue amenazada por
jeres con carácter religioso para honrar
los persas. El tirano Polícrates lo llamó a la isla de Samos para que le enseñara música a su a Afrodita y a las Musas.
hijo. Allí escribió poemas relativos a la guerra civil de la isla y cantos de amor. A la caída de
Polícrates, Hiparco lo invitó a Atenas, en donde se le erigió una estatua en la Acrópolis. En-
tre sus obras hay poemas líricos en forma de monodias, poemas de amor, poemas elegiacos
y epitafios, casi siempre dedicados a efebos. Sus temas son el placer, el amor y la embria-
guez. Casi toda su obra ha desaparecido, pero lo que se conserva hace que se le considere
como “una de la voces más exquisitas de Grecia”.

Píndaro (518-438 a.C.)


Nació cerca de Tebas, en Cinocéfalo, en el seno de una familia aristocrática. A los 20 años
inició su obra poética, ya desde entonces con los temas y la orientación que lo caracteriza-
rían: himnos para celebrar los triunfos de los atletas en las olimpiadas e himnos para con-
memorar fastos históricos y hechos heroicos. Se conservan casi completas cuatro series de
odas triunfales (Olímpicas, Píticas, Nemeas e Ístmicas), mientras que se ha perdido el resto
de su extensa obra, que formaba un total de 17 libros.
Al elogiar a los vencedores, en su mayoría príncipes u hombres de fortuna, Píndaro re-
lacionaba la genealogía de éstos con mitos y leyendas heroicas; la victoria se ofrecía a una
deidad propicia y la oda terminaba con reflexiones sobre la moral y la virtud.

Poesía dramática
Este género literario comprende las obras hechas para ser representadas en un escenario; a
diferencia de la narración, la historia que se cuenta en el drama debe ceñirse a una limita-
ción espacial impuesta por el escenario. Tampoco existe un narrador que comunica su mensaje
60 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

al público, sino que los sucesos son representados a través del diálogo y la interacción de los
actores. Los principales subgéneros del drama son: tragedia, comedia y drama satírico.

Introducción al drama griego


Inicialmente, las representaciones dramáticas eran muy sencillas y con-
sistían en los cantos y danzas rústicos que imitaban al coro de sátiros que
acompañaban a Dionisos. Estas composiciones líricas recibían el nombre
de ditirambos, y son el punto de partida de la tragedia. En los ditirambos
encontramos ya un elemento narrativo, de temas heroicos o míticos, que
cantaba el corifeo, y otro formado por un coro que, a imagen de los sáti-
ros, iba vestido con pieles y colas de machos cabríos (tragoi, en griego).
De aquí se originó el nombre de “coro trágico” y el de tragedia.
Se supone que Tespis (siglo iv a.C.) fue el primero en convertir los
ditirambos en dramas, al introducir un actor que conversaba con el coro
y que, cambiando de máscaras, podía representar varios personajes.
Después Querilo, Frínico, Prátinas (finales del siglo vi y principios
del siglo v a.C.) perfeccionaron el vestuario y las máscaras de las tragedias;
introdujeron personajes femeninos y comenzaron a ocuparse de temas
contemporáneos.
Al mismo tiempo empezó a formarse otro género, el drama satírico,
llamado así porque el coro seguía siendo de sátiros, que la tragedia había
excluido, y su carácter era cómico y libertino.
Las representaciones de tragedias eran manifestaciones religiosas
porque formaban parte de las festividades de Dionisos y se referían a
Tespis (s. vi a.C.) Poeta trágico griego,
a quien se le considera el creador de mitos. Aun en la época de los grandes trágicos, siguieron conservando este carácter religioso
la tragedia misma. porque en ellas se ejemplificaba la relación del hombre con los poderes que dominan el
universo y el destino humano.
Desde sus orígenes estas representaciones se organizaban en forma de concurso, y los
más famosos se llevaban a cabo en ocasión de las fiestas primaverales llamadas Grandes
Dionisias. Sólo se aceptaban tres concursantes y cada uno de ellos debía presentar tres
tragedias y un drama satírico. Por ejemplo, la Orestíada de Esquilo: Agamenón, Las Coéfo-
ras y Las Euménides, seguidas de Proteo, drama satírico hoy perdido.
Los autores trágicos modificaban libremente las leyendas o los mitos tradicionales para
adaptarlos a sus propósitos. El coro fue un recurso importante para manifestar reflexiones
profundas de sentido religioso acerca de la acción representada, para subrayar sus enseñanzas
o para reflejar las reacciones del espectador.

La tragedia
Aristóteles la define como la representación de una acción extraordinaria, seria, grande
e interesante, que emplea un lenguaje elegante y un estilo diferente para cada una de sus
partes y que, por medio de la compasión y el horror, provoca en el espectador una liberación de
tales sentimientos. Se le considera el género poético más perfecto, pues reúne la objetividad
de la epopeya en la exposición de las acciones humanas y la profundidad de los sentimien-
tos, que es propia de la lírica. En su estructura externa, la tragedia consta de cinco partes:
1. Prólogo
2. Párodos
3. Episodios
4. Cantos del coro, generalmente dividido en dos partes: estrofa y antiestrofa.
5. Éxodo
Tema 2 Géneros literarios 61

Vista del teatro en Acrópolis, Grecia. Esquilo fue un dramaturgo griego na-
cido en Eleusis, cerca de Atenas, fue
el primero de los grandes trágicos de
esta ciudad.
Esquilo (525/524-456 a.C.)
Fue un hombre profundamente religioso y patriótico. En vida fue un autor reconocido y
su reputación se extendió en el mundo mediterráneo. Escribió 82 piezas de las que sólo se
conservan siete completas: Los persas, Los siete contra Tebas, Las suplicantes, Prometeo
encadenado, La Orestíada (compuesta por Agamenón, Las Coéforas y Las Euménides).
Esquilo fue el fundador de la tragedia griega; le dio al teatro leyes precisas y lo separó del
lirismo coral con la introducción del diálogo y la acción.
Sus argumentos son sencillos, principalmente leyendas primitivas de Grecia y los gran-
des acontecimientos nacionales inmediatos.
Concibe al destino como una fuerza sobrehumana y sobredivina, pero en la cual el hombre
participa. El dolor, la desdicha y la catástrofe son penas que inflige al hombre por traspasar los
límites e intentar ir más allá de sí mismo. Esquilo acepta con entereza la violencia vengativa
del destino. La tensión se relaja cuando el dolor se transforma en la conciencia del destino.
“Entonces —dice Octavio Paz3—, el hombre accede a la visión de la legalidad cósmica y
su desdicha aparece como parte de la armonía universal”. Así, una vez que ha purgado su
pena, el hombre se reconcilia con el todo. En Esquilo también aparece la idea de un cosmos
justo donde el hombre tiene que pagar injustamente: ésta es la condición trágica del ser
humano.

Eurípides (484/480-406 a.C.)


Prácticamente no se tienen datos sobre su vida. Se sabe, sin embargo, que en su juventud se
interesó por la pintura, el atletismo y la escultura hasta que descubrió la filosof ía y el teatro.
También se sabe que formó parte del movimiento intelectual de su tiempo, enemigo de la
guerra y de los demagogos. Eurípides.

3
Octavio Paz (1914-1998), escritor mexicano, entre sus obras destacan: Libertad bajo palabra (poesía, 1949), El laberinto
de la soledad (ensayo, 1950), Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe (ensayo, 1983), Árbol adentro (poesía, 1987).
Premio Cervantes en 1981 y Nobel de Literatura 1990.
62 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

Escribió 92 piezas, de las cuales sólo se conservan 19: El cíclope, Alcestes, Medea, Hipó-
lito, Los Heráclidas, Andrómaca, Hécuba, La locura de Heracles, Las suplicantes, Ion, Las
troyanas, Ifigenia en Táuride, Electra, Helena, Las fenicias, Orestes, Las bacantes, Ifigenia en
Áulide y Resos. En su tiempo se le apreció poco, pese a competir en los festivales a Dionisio
constantemente, sólo ganó cinco primeros lugares, aunque después de su muerte su fama
se extendió a todo el ámbito griego.
La mayor parte de sus tragedias la escribió en una Atenas debilitada por la guerra civil y la
peste, en la que empezaban a discutirse las tradiciones, las instituciones y la antigua moral.
A Eurípides no le interesa celebrar la grandeza de los héroes legendarios, sino indagar
acerca de los resortes que movían sus pasiones. Sus tragedias son mucho más variadas y
complejas que las de sus antecesores y logró alcanzar un patetismo hasta entonces desco-
nocido. Aristóteles lo llamó “el más trágico de los poetas”.
Eurípides es el primero que se atreve a cuestionar abiertamente la santidad y justicia del
cosmos. Sus héroes nos demuestran que el destino es caprichoso e injusto.

Sófocles (496-406 a.C.)


Sófocles.
Vivió en el periodo más brillante de la historia ateniense. Fue amigo de Pericles, Fidias y He-
rodoto. A los 28 años obtuvo su primera victoria en los concursos de tragedia, derrotando
al viejo Esquilo.
Se le atribuyen 132 piezas, de las cuales se conservan siete: Áyax, Las Traquinias, Antí-
gona, Edipo Rey, Electra, Filoctetes y Edipo en Colona.
¿Sabías que...? Para Sófocles, la acción trágica implica tanto la soberanía del destino como la participación
De acuerdo con Friedrich Nietzsche4, activa del hombre en el cumplimiento de la justicia cósmica. La resignación debe transfor-
el arte griego está dominado por dos marse en conciencia del dolor, a través del cual se llega a la visión trágica. Sin embargo, lo
influencias: la apolínea y la dionisiaca. que la tragedia predica no es una resignación inconsciente, sino una voluntaria aceptación
La influencia de Apolo (dios del Sol) del destino. Tanto Esquilo como Sófocles afirman que el destino es la expresión de la lega-
es individual y nos lleva a la contem- lidad inmanente de las cosas, y ambos insertan al hombre y su conciencia dentro de esa ley
plación estética; es decir, que hay universal.
una distancia entre el individuo que
Sófocles acentúa el carácter “redentor” de la conciencia, a la que concibe como la intui-
contempla y la obra de arte, por lo
ción de las fuerzas que rigen al cosmos. Insiste en afirmar que el hombre es algo más que un
que esta contemplación es serena y
mesurada. Este sentido apolíneo de  instrumento en las manos de los dioses; en esto reside, precisamente, el conflicto trágico. Si
la belleza hizo surgir, según Nietzs- el hombre no fuese culpable, el destino no lo destrozaría; pero esa culpa no envilece, sino
che, la teogonía olímpica, las artes engrandece a Prometeo, Antígona y Edipo. Por ellos y en ellos se manifiestan las posibilida-
plásticas y la epopeya. Por su parte, la  des del ser y su victoria sobre el caos.
influencia de Dionisos (dios del vino) La conciencia del destino es lo único que puede librarnos de su peso atroz y dejarnos
impulsa a la transgresión y a la fiesta. vislumbrar la armonía universal.
En este caso no podemos hablar de 
individuos, ya que se manifiesta una
“voluntad” que tiende a integrar a los
participantes en una unidad superior
La comedia
(el Uno, la Naturaleza,...) mediante la
embriaguez del arte. La música, la Sus orígenes son muy antiguos y también están relacionados con las fiestas en honor de
tragedia y la comedia son conside- Dionisos. Sin embargo, desde finales del siglo vi a.C., en que parece haberse iniciado en
rados como dionisiacos, ya que el Megara y Sicilia, se distingue de la tragedia por su carácter más popular y su intención
participante por un momento deja burlesca.
de estar consciente de su individua- Aristóteles dice que la palabra comedia se deriva de komos, “aldea”, porque los come-
lidad y se entrega a la embriaguez diantes iban de pueblo en pueblo; aunque komos también significa “cantores” o “grupo de
que lo arrastra. hombres alegres”, que cantaban y bailaban.
Tenemos entonces que se trata
de dos mundos artísticos separados:
a Apolo le corresponde el sueño y a
Dionisos, la embriaguez. Como po-
demos darnos cuenta, para los grie- 4
Friedrich Nietzsche (1844-1900), filósofo alemán, cuyo pensamiento se caracteriza por el vitalismo y por un sentido
gos no existía una separación entre especial de la existencia; sus doctrinas principales son la del superhombre, situado más allá de la moral, y la del eterno
cuerpo y alma sino, más bien, entre retorno. Entre sus obras destacan El nacimiento de la tragedia (1870), Así hablaba Zaratustra (1883-1885) y Más allá del
la razón y la locura. bien y el mal (1886).
Tema 2 Géneros literarios 63

Según Aristóteles, la palabra comedia alude a la práctica de los comediantes de ir de pueblo en pueblo.

Desde el principio estas representaciones tuvieron un carácter libertino. El primer autor


que sobresalió en este género fue Epicarmo, hacia 470 a.C., quien representó sus comedias
en Megara y Siracusa. En Atenas, los principales autores fueron Cratino (448 a.C.), Grates,
Eupoli y Aristófanes, el más notable de ellos.
Los argumentos son sencillas historias y fábulas divertidas. Su interés principal era la
discusión, con una crítica muy libre y con escenas y lenguaje a menudo procaces, sobre algún
asunto de interés inmediato acerca del cual el autor exponía su opinión. Era frecuente que
ridiculizaran y parodiaran a hombres eminentes (como al tirano Cleón en Los caballeros, a
Sócrates en Las nubes, considerada hoy en día como farsa, o a Eurípides en Las ranas, todas
de Aristófanes) y trataban con irreverencia temas mitológicos y religiosos.
Un elemento importante y propio de las comedias era la parábasis o procesión inicial, en
la que el coro intercambiaba libremente bromas con los presentes y muchas veces insultaba
por su nombre a individuos determinados. El coro servía para exaltar a los disputantes y,
finalmente, ponerse del lado del triunfador.
Los caracteres, ya fueran tomados de la vida real o fueran personificaciones de ideas abs-
tractas (Paz, Pueblo, etcétera), eran simples caricaturas y no seres humanos responsables de
sus actos.
Tanto los papeles femeninos como los masculinos eran interpretados únicamente por
hombres. Los trajes eran ordinarios, pero se añadían exageraciones artificiales (como barriga,
cola y falo), además, llevaban máscaras grotescas.
Aunque comenzó como un espectáculo popular y rural, pronto adquirió importancia
política y los festivales cómicos se convirtieron en actos oficiales. En ese momento empezó
a competir con la tragedia y a imitar sus recursos técnicos y su estructura.
A finales del siglo v a.C. se restringió la extrema licencia del lenguaje, gestos y burlas de
personajes, y desde entonces los autores cómicos limitaron sus ataques a las costumbres,
modas y a las ideas filosóficas de actualidad.
La Comedia Nueva (en la que sobresalen Menandro y Dífilo) de la época helenística, su- Tradicionalmente los espectáculos
primió los coros, abandonó la crudeza de la sátira y derivó a una comedia de costumbres y de eran representados sólo por hombres
caracteres. que utilizaban máscaras.
64 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura. Responde lo siguiente:


a) ¿Qué sabes sobre Grecia antigua?
b) ¿Cómo reflejan los defectos y cualidades de los humanos los dioses griegos?
c ) ¿Cómo intervienen en el mundo?
d) ¿Conoces algo sobre los libros más destacados de su literatura?
e) ¿Cuál es el autor más famoso?
2. Lee con atención el siguiente fragmento de La iliada.

Homero
La ilíada5
Canto xxii
(Fragmento)
El divino Aquiles hacía con la cabeza señales
negativas a los guerreros, no permitiéndoles
disparar amargas flechas contra Héctor,
no fuera que alguien alcanzara la gloria
de herir al caudillo y él llegase el segundo.
Mas cuando en la cuarta vuelta llegaron a
los manantiales, el padre Júpiter tomó la
balanza de oro, puso en ella dos suertes de
la muerte, la que extiende a lo largo —la
suerte de Aquiles y la de Héctor, domador
de caballos—; cogió por el medio la balanza
y la arrastró, y tuvo más peso el día fatal de
Héctor, que descendió hasta el Hades. Al
instante Febo Apolo desamparó al troyano.
Minerva, la diosa de ojos de lechuza, se acercó al Pelión, y le dijo estas aladas palabras:
“Espero, ¡oh esclarecido Aquiles!, caro a Júpiter, que nosotros dos procuraremos a los aqueos
inmensa gloria, pues al volver a las naves habremos muerto a Héctor, aunque sea infatigable
en la batalla. Ya no se nos puede escapar, por más cosas que haga Apolo, el que hiere de lejos,
postrándose a los pies del padre Júpiter, el que lleva la égida. Párate y respira; e iré a persuadir a
Héctor para que luche contigo frente a frente”.
Así habló Minerva. Aquiles obedeció, con el corazón alegre, y se detuvo en seguida,
apoyándose en el arrimo de la pica de asta de fresno y broncínea punta. La diosa le dejó y fue a
encontrar al divino Héctor. Y tomando la figura y la voz infatigable de Deífobo, se llegó al héroe
y pronunció estas aladas palabras:
“¡Mi buen hermano! Mucho te estrecha el veloz Aquiles, persiguiéndote con ligero pie
alrededor de la ciudad de Príamo. Ea, detengámonos y rechacemos su ataque”. Respondiole el
gran Héctor, de tremolante casco:
“¡Deífobo! Siempre has sido para mí el hermano predilecto entre cuantos somos hijos de
Hécuba y de Príamo; pero desde ahora hago cuenta de tenerte en mayor aprecio, porque al
verme con tus ojos osaste salir del muro y los demás han permanecido dentro”.
Contestó Minerva, la diosa de ojos de lechuza:
“¡Mi buen hermano! El padre, la venerable madre y los amigos me abrazaban las rodillas y
me suplicaban que me quedara con ellos —¡de tal modo tiemblan todos!—; pero mi ánimo se

5
Homero, La Ilíada, traducción de Luis Segala Estalella, Verón, Barcelona, 1972.
Tema 2 Géneros literarios 65

sentía atormentado por grave pesar. Ahora peleemos con brío y sin dar reposo a la pica, para
que veamos si Aquiles nos mata y se lleva nuestros sangrientos despojos a las cóncavas naves, o
sucumbe vencido por tu lanza”.
Así diciendo, Minerva, para engañarle, empezó a caminar. Cuando ambos guerreros se
hallaron frente a frente, dijo el primero el gran Héctor, el de tremolante casco:
“No huiré más de ti, ¡oh hijo de Peleo!, como hasta ahora. Tres veces di la vuelta, huyendo,
en torno de la gran ciudad de Príamo, sin atreverme nunca a esperar tu acometida. Mas ya mi
ánimo me impele a afrontarte, ora te mate, ora me mates tú. Ea, pongamos a los dioses por
testigos, que serán los mejores y los que más cuidarán de que se cumplan nuestros pactos: yo
no te insultaré cruelmente, si Júpiter me concede la victoria y logro quitarte la vida; pues tan
luego como te haya despojado de las magníficas armas, ¡oh Aquiles!, entregaré el cadáver a los
aqueos. Pórtate tú conmigo de la misma manera”.
Mirándole con torva faz, respondió Aquiles, el de los pies ligeros:
“¡Héctor, a quien no puedo olvidar! No me hables de convenios. Como no es posible que
haya fieles alianzas entre leones y hombres, ni que estén de acuerdo lobos y corderos, sino que
piensan continuamente en causarse daño unos a otros, tampoco puede haber entre nosotros
ni amistad ni pactos, hasta que caiga uno de los dos y sacie de sangre a Marte, infatigable
combatiente. Revístete de toda clase de valor, porque ahora te es muy preciso obrar como
belicoso y esforzado campeón. Ya no te puedes escapar. Palas Minerva te hará sucumbir pronto,
herido por mi lanza, y pagarás todos juntos los dolores de mis amigos, a quienes mataste cuando
manejabas furiosamente la pica”.
En diciendo esto, blandió y arrojó la fornida lanza. El esclarecido Héctor, al verla venir, se
inclinó para evitar el golpe; clavóse la broncínea lanza en el suelo, y Palas Minerva la arrancó y
devolvió a Aquiles, sin que Héctor, pastor de hombres, lo advirtiese. Y Héctor dijo al eximio Pelión:
“¡Erraste el golpe, oh Aquiles, semejante a los dioses! Nada te había revelado Júpiter acerca
de mi destino, como afirmabas; has sido un hábil forjador de engañosas palabras, para que,
temiéndote, me olvidara de mi valor y de mi fuerza. Pero no me clavarás la pica en la espalda,
huyendo de ti; atraviésame el pecho cuando animoso y frente a frente te acometa, si un dios te lo
permite. Y ahora guárdate de mi broncínea lanza. ¡Ojalá que toda ella penetrara en tu cuerpo! La
guerra sería más liviana para los troyanos, si tú murieses; porque eres su mayor azote”.
Así habló; y blandiendo la ingente lanza, la despidió sin errar el tiro; pues dio un bote en
medio del escudo del Pélida. Pero la lanza fue rechazada por la rodela, y Héctor se irritó al ver
que aquélla había sido arrojada inútilmente por su brazo; se paró, bajando la cabeza, pues no
tenía otra lanza de fresno; y con recia voz llamó a Deífobo, el de luciente escudo, y le pidió una
larga pica. Deífobo ya no estaba a su lado. Entonces Héctor lo comprendió todo, y exclamó:
“¡Oh! Ya los dioses me llaman a la muerte. Creía que el héroe Deífobo se hallaba conmigo
pero está dentro del muro, y fue Minerva quien me engañó. Cercana tengo la perniciosa
muerte, que ni tardará ni puedo evitarla. Así les habrá placido que sea, desde hace tiempo, a
Júpiter y a su hijo, el que hiere de lejos; los cuales, benévolos para conmigo, me salvaban de
los peligros. Ya la Parca me ha cogido. Pero no quisiera morir cobardemente y sin gloria, sino
realizando algo grande que llegara a conocimiento de los venideros”.
Esto dicho, desenvainó la aguda espada, grande y fuerte, que llevaba en el costado. Y
encogiéndose, se arrojó como el águila de alto vuelo se lanza a la llanura, atravesando pardas
nubes, para arrebatar la tierna corderilla o la tímida liebre; de igual manera arremetió Héctor,
blandiendo la aguda espada. Aquiles le embistió, a su vez, con el corazón rebosante de feroz
cólera; defendía su pecho con el magnífico escudo labrado, y movía el luciente casco de cuatro
abolladuras, haciendo ondear las bellas y abundantes crines de oro que Vulcano había colocado
en la cimera.
Como el Véspero, que es el lucero más hermoso de cuantos hay en el cielo, se presenta
rodeado de estrellas en la oscuridad de la noche, de tal modo brillaba la pica de larga punta
que en su diestra blandía Aquiles, mientras pensaba en causar daño al divino Héctor y miraba
cuál parte del hermoso cuerpo del héroe ofrecería menos resistencia. Éste lo tenía protegido
por la excelente armadura de bronce que quitó a Patroclo después de matarle, y sólo quedaba
66 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

descubierto el lugar en que las clavículas separan el cuello de los hombros, la garganta, que es
el sitio por donde más pronto sale el alma; por allí el divino Aquiles le envasó la pica a Héctor,
que ya le atacaba, y la punta, atravesando el delicado cuello, asomó por la nuca. Pero no le cortó
el garguero con la pica de fresno que el bronce hacía ponderosa, para que pudiera hablar algo y
responderle. Héctor cayó en el polvo, y el divino Aquiles se jactó del triunfo, diciendo:
“¡Héctor! Cuando despojabas el cadáver de Patroclo, sin duda te creíste salvado y no
me temiste a mí porque me hallaba ausente. ¡Necio! Quedaba yo como vengador, mucho
más fuerte que él, en las cóncavas naves, y te he quebrado las rodillas. A ti perros y aves te
despedazarán ignominiosamente, y a Patroclo los saqueos le harán honras fúnebres”.
Con lánguida voz le respondió Héctor el de tremolante casco:
“Te lo ruego por tu alma, por tus rodillas y por tus padres: ¡No permitas que los perros me
despedacen y devoren junto a las naves aqueas! Acepta el bronce y el oro que en abundancia te
darán mi padre y mi venerada madre, y entrega a los míos el cadáver para que lo lleven a mi casa,
y los troyanos y sus esposas lo entreguen al fuego.

Actividades

1. Después de leer el fragmento, procura leer la obra completa. Luego, anota la información que proporciona el
autor sobre algunos personajes. Observa que dicha información aparece limitada, por lo general, por medio
de comas:

•  Héctor,
•  Minerva,
•  Aquiles,
•  Apolo,
•  El padre Júpiter,
•  Deífobo,
•  Marte,
2. Responde: a) ¿Cuál es la relación entre los dos principales personajes y la de los dos dioses que intervienen?
b) ¿Por qué Aquiles no permite que alguien más mate a Héctor? c) ¿Qué consulta lleva a cabo el padre Júpiter 
para conocer el destino de Héctor y actuar de acuerdo con el resultado?
3. a) Anota en qué párrafos y con qué palabras expresan ambos personajes que conocen de antemano el
resultado de su lucha. b) Explica cómo demuestran su valentía y cuál es su finalidad. c) Haz una lista de varias
comparaciones que usa el autor que te hayan llamado la atención.
4. a) ¿Qué sentimientos mueven a cada uno de los personajes?, ¿cuándo y cómo los expresan? b) ¿Qué cualidades
y pasiones influyen en ellos?
5. Para precisar la información obtenida consulta en un libro especializado las siguientes palabras relacionadas
con su cultura:

•  El Hades
•  La Parca
•  El Pelión
Tema 2 Géneros literarios 67

•  Héroes
•  Semidioses

6. a) ¿Cuál es la opinión que expresan los dos personajes con respecto al “mayor honor” y “deshonra” que podía
recibir el cadáver de un héroe? b) ¿Consideras que la actitud de ambos personajes corresponde a los ideales
griegos?

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura. Responde:


a) ¿Has oído usar la expresión “fue una odisea”? ¿A qué se puede referir?
b) ¿Lo han relacionado con los viajes de Odiseo?
c ) ¿Has oído decir que lo llamaban las sirenas y su respuesta?
d) Existe un personaje literario famoso con un solo ojo al que a veces se cita como monstruo, ¿sabes su
nombre?
e) Al leer, nota con qué palabras se expresa sobre las dificultades de su viaje.
2. Lee con atención el fragmento de La odisea que te presentamos.

Homero
La odisea6
Rapsodia IX
(Fragmento)
259 “ODISEO —Somos aqueos a quienes
extraviaron, al salir de Troya, vientos de toda
clase, nos llevan por el gran abismo del mar;
deseosos de volver a nuestra patria llegamos
aquí por otra ruta, por otros caminos,
porque de tal suerte debió de ordenarlo
Zeus. Nos preciamos de ser guerreros de
Agamenón Átrida, cuya gloria es inmensa
debajo del cielo —¡tan grande ciudad ha
destruido y a tantos hombres ha hecho
perecer!—, y venimos a abrazar tus rodillas
por si quisieras presentarnos los dones de
la hospitalidad o hacernos algún otro regalo, como es costumbre entre los huéspedes. Respeta,
pues, a los dioses, varón excelente; que nosotros somos ahora tus suplicantes. Y a suplicantes y
forasteros los venga Zeus hospitalario, el cual acompaña a los venerados huéspedes.
272 “Así le hablé: y respondiome en seguida con ánimo cruel:
273 “POLIFEMO —¡Oh forastero! Eres un simple o vienes de lejanas tierras cuando me
exhortas a temer a los dioses y a guardarme de su cólera; que los Cíclopes no se cuidan de
Zeus, que lleva la égida, ni de los bienaventurados númenes, porque aun les ganan en ser
poderosos; y yo no te perdonaría ni a ti ni a tus compañeros por temor a la enemistad de Zeus,
si mi ánimo no me lo ordenase. Pero dime en qué sitio, al venir, dejaste la bien construida
embarcación: si fue, por ventura, en lo más apartado de la playa o en un paraje cercano, a fin de
que yo lo sepa.

6
Homero, La odisea, Porrúa, México, 1981.
68 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

281 “Así dijo para tentarme. Pero su intención no me pasó inadvertida a mí que sé tanto,
y de nuevo le hablé con engañosas palabras:
283 “ODISEO —Poseidón, que sacude la tierra, rompió mi nave llevándola a un
promontorio y estrellándola contra las rocas, en los confines de vuestra tierra; el viento que
soplaba del ponto se la llevó y pude librarme, junto con éstos, de una muerte terrible.
287 “Así le dije. El Cíclope, con ánimo cruel, no me dio respuesta; pero, levantándose de
súbito, echó mano a los compañeros, agarró a dos y, cual si fuesen cachorrillos, arrojolos
a tierra con tamaña violencia que el encéfalo fluyó del suelo y mojó el piso. De contado
despedazó los miembros, se aparejó una cena y se puso a comer como montaraz león no
dejando ni los intestinos, ni la carne, ni los medulosos huesos. Nosotros contemplábamos
aquel horrible espectáculo con lágrimas en los ojos, alzando nuestras manos a Zeus; pues la
desesperación se había señoreado de nuestro ánimo. El Cíclope, tan luego como hubo llenado
su enorme vientre, devorando carne humana y bebiendo encima leche sola, se acostó en
la gruta tendiéndose en medio de las ovejas. Entonces formé en mi magnánimo corazón el
propósito de acercarme a él y, sacando la aguda espada que colgaba de mi muslo, herirle el
pecho donde las entrañas rodean el hígado, palpándolo previamente; mas otra consideración
me contuvo. Habríamos, en efecto, perecido allí de espantosa muerte, a causa de no poder
apartar con nuestras manos el grave pedrejón que el Cíclope colocó en la alta entrada. Y así,
dando suspiros, aguardamos que apareciera la divina Aurora.

Actividades

1. Este fragmento corresponde a una parte de las varias aventuras que vive Odiseo con sus marineros. Lee este
libro completo en la biblioteca.
2. a) ¿Quiénes son los dos personajes que aparecen en el fragmento? b) ¿Cuál es el origen de Odiseo y de qué
lugar viene? c) ¿Qué característica se le atribuye a Zeus?
3. a) Lee lo que dice Odiseo en la primera parte del fragmento y exprésalo resumido en tus propias palabras.
b) Haz lo mismo con la respuesta de Polifemo. c) ¿Qué parte de lo que dice Odiseo a Polifemo no le parece bien
y cuál es el verdadero objetivo del héroe?
4. a) ¿Has visto películas de horror donde aparecen escenas como la que se describe en el último párrafo de la
aventura con Polifemo? b) Compara sus semejanzas y diferencias. c) Hay una frase cerca del final que expresa
el acto de prudencia de Odiseo. Cópiala, así como el obstáculo para poder huir.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura. Comenta con tus compañeros las siguientes cuestiones.
a) ¿Qué es una invocación?
b) ¿Sabes quién era Afrodita y qué poderes tenía?
c ) Lee el primer verso.
d) Lee el último verso.
e) ¿Qué relación marca la protagonista con ella?
2. Lee con atención el poema de Safo.
Tema 2 Géneros literarios 69

Safo
Invocación a Afrodita7
Divina Afrodita, de trono volvía a llamarte,
adornado, y qué deseaba obtener en
te ruego, hija de Zeus mi alma
engañosa, enloquecida: “¿A quién
no domes, Señora, mi alma quieres que ahora
con penas y angustias; conduzca a tu amor?
y ven para acá, si ya otra ¿Quién es, Safo,
vez antes, quien tanto te daña?
escuchando desde lejos mis Porque si hoy te evita, te
quejas, buscará pronto;
dejaste la casa de oro si hoy no los toma, querrá
del Padre, y viniste dar regalos;
en tu carro uncido; y si no ama, te habrá de
batiendo las alas, querer,
tus gorriones te llevaron pesándole, pronto”.
por sobre Ven también ahora, a
la tierra, por medio del aire, librarme del fardo
veloces y lindos, de mi angustia triste, y haz
y al punto llegaron; y tú, cuanto ansía
con semblante mi alma obtener: sé, en la
sonriente, oh diosa feliz, guerra,
preguntabas tú, mi camarada.
qué cosa hoy tenía, y por qué

Actividades

1. En el poema hay elementos que se repiten y que forman un hilo conductor a través del poema. Identifícalos.
2. a) La primera estrofa muestra la relación entre Safo y Afrodita de una manera diferente que en las demás, ya
que incluye confianza y temor a la vez. Anota en las columnas los elementos correspondientes a cada uno
de estos sentimientos:
•  Confianza
•  Temor
b) ¿Qué impresión te comunica el verbo domar, de aliada, de formadora u otra? c) Compara su estado de
ánimo con el de la última estrofa y anota con qué palabras lo expresa. d) En la quinta estrofa aparece
un adjetivo con un significado muy profundo para referirse a su alma; anótalo. e) Cambia el tono en la
segunda y tercera estrofas para referirse a acciones del pasado. ¿Cuál había sido la respuesta de Afrodita
a sus ruegos?
3. a) ¿Con qué elementos está adornado el traje de Afrodita? b) ¿Cómo demuestra su interés por ayudar a Safo?
4. a) En el quinto párrafo sabemos, por las preguntas, lo que deseaba obtener su alma. Cópialas. b) ¿Lo que
concede a Safo va a hacer feliz a la pareja que le buscará? c) ¿De qué manera contrasta la actitud de la diosa
con los sentimientos de Safo?
5. ¿Consideras que sigue vigente el tema de esta obra? Explica tu respuesta.

 José Luis Martínez, El mundo antiguo II, Grecia, sep, México, 1985.


7
70 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura. Reúnete con tu equipo de trabajo y resuelvan lo siguiente; después, compara tus
respuestas con las de otros equipos.
a) ¿De dónde son los poemas que has estudiado?
b) ¿Qué temas tratan?
c ) ¿A qué época corresponden?
d) ¿Conoces alguno que hable de los padres?
e) Cuando una persona dice lo que expresa el título ¿cuál es su relación filial?
2. Ahora, lee atentamente este otro poema de Safo.

Safo
Pues mi madre solía decir...8
Pues mi madre solía decir
que en su tiempo, si una llevaba
el pelo envuelto en un turbante
de tonos brillantes, sin duda
que eso era un muy grande adorno;
pero a la que tiene el cabello
más rubio que una antorcha ardiente,
le sienta mejor que se arregle
con guirnaldas de flores frescas;
y hace poco, un lindo pañuelo
de Sarsis...
Yo, para ti, Cleide, no tengo
ningún pañuelo de colores
ni sé dónde puede encontrarse.

Actividades

1. Enumera las palabras del poema que te comunican la idea de remembranza.


2. a) De qué elementos se vale la autora para expresar la idea de belleza? b) ¿Qué contrastes se encuentran en el
poema? Cita lo correspondiente.
3. Considera las siguientes imágenes y expresiones, ¿qué actitud o situación cultural evocas al pensar en ellas?
•  “pelo envuelto en un turbante”
•  “con guirnaldas de flores frescas”
4. a) ¿Qué sentimientos expresa la última estrofa? b) ¿Cómo se marca la oposición entre la primera parte y la
última estrofa?
5. Escribe en pocos minutos, dentro del salón de clases, un comentario sobre los elementos que contendría un
poema semejante en este tiempo.

8
 Ídem. Fragmentos 1, 31 y 98. Traducción: Juan Farraté.
Tema 2 Géneros literarios 71

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura. Resuelve de manera individual las siguientes cuestiones, luego, en grupo y con la
orientación de tu maestro, identifica las semejanzas y las diferencias.
a) ¿A qué caso se refieren los psicólogos cuando hablan del “complejo de Edipo”, término acuñado por
Freud?
b) ¿Cuál es el nombre de la madre del personaje a la que también alude este psicoanalista?
c ) En este texto se habla de adivinos que predicen el futuro, ¿te parece factible que alguien pueda hacerlo?
d) Lee en tu libro sobre la concepción griega del cosmos.
e) Al leer observa cómo lo juzga culpable su sociedad aunque su falta no fue intencional. Elabora tu propio
juicio.
2. Lee el fragmento de Edipo Rey.

Sófocles
Edipo Rey9
(Fragmento)
...su figura no distaba mucho de ser cual la tuya.
EDIPO —¡Mísero de mí... yo, yo —lo estoy pensando—, me
maldije a mí mismo hace momentos!
YOCASTA —¿Qué has dicho? Oh rey, me domina el terror si
veo tu rostro.
EDIPO —Desmaya mi alma horriblemente con sólo pensar
que el adivino sí veía y muy bien. Una pregunta más; deshacerás
mis dudas.
YOCASTA —Pavor se apodera de mí, pero pregunta: diré la
verdad que yo sepa.
EDIPO —¿Cómo iba? ¿Solo? ¿Con muchos acompañantes,
cual a un alto sujeto conviene?
YOCASTA —Por todos, cinco, un heraldo entre ellos. Una
carroza conducía a Layo.
EDIPO —¡Ay, diáfano cual el día...! Pero, mujer, ¿quién vino a
dar la noticia?
YOCASTA —Un criado de la casa, el único que sobrevivió de
todos ellos.
EDIPO —¿Y ahora vive? ¿Se halla en esta casa?
YOCASTA —No. Cuando regresó y vio que te habías
entronizado, y vio morir a Layo, vino a rogarme besando mi
mano que lo dejara ir al campo a pastorear rebaños. “Así, decía, cuanto más lejos de la ciudad,
mejor”. Dejé que se fuera. Digno era el hombre de eso y más, aun siendo esclavo.
EDIPO —¿Regresar puede acaso y lo más pronto?
YOCASTA —Claro que puede, pero, ¿por qué con tanto anhelo su presencia?
EDIPO —Oh, mujer, me temo que he hablado demasiado. Quiero verlo a toda costa.
YOCASTA —Vendrá, seguramente, pero, oh príncipe, ¿acaso no merezco saber qué te
atormenta?
EDIPO —¿Cómo negártelo? Mi angustia es tal hoy que pierdo toda esperanza. Y, ¿qué mejor
confidente podría tener que tú para confiarle mis temores y mi angustia en tal infortunio?

9
Sófocles, Las siete tragedias, traducción: Ángel M. Garibay, Porrúa, México, 1975.
72 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

Polibio de Corinto fue mi padre; mi madre, fue Mérope, de la Doria. Era el primero entre
los ciudadanos yo allí, hasta una incidencia que bien valía ser atendida, pero con el ardor con
que a mí me impresionó. Un hombre en un festín, cuando ya se llegaba a término, ya ebrio él,
me dijo que yo era un hijo adoptado por mis padres. Me dio gran desazón esta noticia y apenas
pude dominarme ese día. Al día siguiente me puse a urgir en alegatos a mi padre y madre
sobre lo cierto o falso del asunto. Se airaron ellos contra el que había proferido tal aserto. Por el
momento me dejaron satisfecho. Pero el pensamiento de aquel dicho me punzaba el alma a la
continua y más y más se me clavaba en el corazón.
A ocultas de mi padre y de mi madre partí a Pito, y allí Febo nada me respondió tocante a
mi pregunta. Pero dio una tremenda profecía, insufrible de oírse. Que subiría yo al lecho de
mi propia madre, y de ese trato engendraría yo una prole abominable para todos los hombres,
y que yo habría de ser el asesino de mi propio padre. No bien oí este monstruoso anuncio, me
di a la huida, alejándome del rumbo de Corinto, guiado por las estrellas. Irme lejos, muy lejos,
donde estos vaticinios no pudieran cumplirse: tal era mi anhelo.
Y así errando llegué hasta el sitio en que tú afirmas que fue muerto el rey. ¡A ti, mujer, toda
la verdad he de decirte! Cuando en mi caminata llegué al sitio donde convergen los caminos,
di de manos a boca con un heraldo y luego con una carroza en que era conducido un hombre
al correr de los corceles. Un hombre en todo semejante al que tú me has descrito. El heraldo
al principio y en seguida el anciano me querían sacar del camino con violencia. Arrebatado de
ira yo doy un golpe al que me echaba: me ve el anciano y queda detenido hasta que yo llegué y
cuando estoy a tiro, da contra mí, sobre de la cabeza, furioso azote con su fuete de dos puntas.
¡Cuán caro le costó! Como un relámpago lo hice caer de espaldas con mi bastón que le asesté
certero. Quedó en medio del carro. Lo maté al punto y maté a los otros. ¿Qué hombre habrá
más infeliz que el que a tus ojos tienes, si aquel extranjero era pariente de Layo? ¿Podrá haber
más aborrecible que él a las deidades? Si tal, nadie, nadie, ni ciudadano, ni extraño a esta
ciudad podrá acogerme en su casa, ni dirigirme siquiera la palabra. Todos deben echarme de su
hogar. ¡Bien veo ya que yo ha poco al maldecir al asesino, me estaba maldiciendo a mí mismo!
¡Yo mismo he decretado mi propia expulsión del país! ¡Yo profano a su propia esposa, cuando
la tomo en mis brazos, en estos mismos brazos que a él le dieron muerte...! ¿Puede haber
hombre más infame? ¿Puede existir un ser más colmado de impureza? ¡Huir debo, tengo que
ir al destierro... y ya no podré nunca ver a mis seres amados, y ya no podré nunca pisar el suelo
de mi patria! ¡Ah, si yo regresara a ella me expondría a contaminar el lecho materno, matar a
Pólibo que me crió, que me engendró...!
¡Ah, nadie negar puede que un dios nefasto y adverso ha decretado contra este infeliz hombre
este cúmulo de desgracias! ¡No, no, oh sacra majestad de los dioses, nunca vea yo ese día! ¡Morir
mil veces antes, perderme a la vista de los mortales, antes de ver la mácula horrenda sobre mí!
CORIFEOS —¡Nos aterra, oh príncipe, todo esto! ¡No te rindas, conserva la esperanza: oye
primero al criado que ha sobrevivido!
EDIPO —Ésa es la chispa de esperanza que me resta: oír lo que el pastor diga: fuera de eso, nada.
YOCASTA —¿Pero, si viene, qué lograr esperas?
EDIPO —Voy a decirte. Si dice las cosas al igual que tú, yo no entro ya en el problema.
YOCASTA —¿Y qué palabra mía te ha preocupado?
EDIPO —“Forajidos”, dijiste a los hombres que lo mataron. Si el pastor declara que fueron
varios, ya no soy yo. Uno no es muchos. Pero si afirma que el asesino viajero era uno solo...
¡probado está el delito que me abruma!
YOCASTA —Eso él propaló ante todos. Nadie desmentir puede. Y eso ha repetido siempre la
ciudad entera. Todos lo oyeron, no solamente yo. Pero demos por caso que diga algo diferente,
nada prueba con eso. El oráculo dijo que Layo moriría a manos de un hijo suyo. Eso afirmó
Loxias. ¿Cómo va a ser su hijo el que lo mata, si su hijo había muerto mucho antes? Así que
desde ahora nada me importan oráculos, y no deberé atender ni los primeros ni los últimos.
EDIPO —Piensas muy bien. Pero, con todos, manda a alguno que traiga acá a ese
campesino. Y que no tarde.
YOCASTA —Mando por él de prisa. Pero entremos a casa. Basta que a ti te agrade para que yo lo quiera.
Tema 2 Géneros literarios 73

Entran ambos al palacio.


CORO. ESTROFA 1 —¡Haga la Moira que por siempre guarde yo la pureza integral, tanto
de obras, como de palabras! ¡Leyes sublimes que en la altura imperan rijan y hagan que sean
rectas todas! En los cielos nacieron y el Olimpo es su único padre.
No les dio el ser ningún hombre; no habrá de dominarlas el sueño del olvido. ¡Un dios
grandioso en ellas hay: nunca envejece!
ANTIESTROFA 1 —¡ El orgullo excesivo alimenta al tirano! El orgullo, si llega a desbordarse
de infatuada grandeza y ya no atiende a lo útil y no lo justo cuida, sube y se encumbra a la
altura más elevada, pero desde allí se despeña en un profundo y apretado abismo! ¡Hagan un
dios que la ciudad tenga luchas que elevan, combates que dan gloria y jamás de ellos esté falta!
¡Y ese dios mismo sea el auspicio y el guía!
ESTROFA 2 —Pero si hay alguien que, engreído en su orgullo, en palabras o en obras
vulnera a la Justicia, desdeña a las deidades en sus templos, ¡venga sobre él la Moira!

Actividades

1. Contesta lo siguiente, a partir del fragmento. a) ¿Quiénes eran los padres adoptivos de Edipo? b) Hay un
largo monólogo en el que Edipo le expresa a Yocasta lo que él llama “temores y angustia en tal infortunio”;
relaciónalo con la profecía de Febo que aparece dos párrafos después. c) ¿En qué detalle clave se diferenciaba
la versión común aceptada por todos y la de Edipo, de lo que depende que él sea culpable o no?
2. En este texto hay una serie de circunstancias que se entrelazan y causan el grave problema al que se enfrentan
los protagonistas. Lee la obra completa para que conozcas toda la trama.
3. En la siguiente lista aparecen algunos motivos universales de esta tragedia, ¿cuáles personajes están
relacionados con cada uno de ellos?: a) el niño abandonado; b) el adivinador de enigmas; c) los que se
sentencian a sí mismos; d) mudanza de la fortuna, y e) el parricida sin saberlo.
4. Nombra el lugar donde se lleva a cabo la acción.
5. Edipo participa en un diálogo sobre la participación de los dioses. a) ¿Quién era su interlocutor? b) ¿Qué opinión
expresa? c) ¿En qué se basa?
6.   ¿Qué tipo de relación existe entre los personajes y los dioses: de lucha, de armonía o de animosidad? Justifica 
tu respuesta.
7. ¿Qué personajes se opusieron a lo que el destino les deparaba? ¿Qué acciones nos lo demuestran así?
8. ¿Cuál personaje conocía la profecía y la decisión de los padres con respecto al hijo de éstos y por qué decidió
no hablar a tiempo?

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura. Responde grupalmente lo siguiente:


a) ¿Qué conoces del teatro griego?
b) ¿Sabes cómo eran sus instalaciones y su finalidad?
c ) ¿Eran trágicas o cómicas las obras de este autor?
d) En general, ¿qué tipo de sentimientos se expresaban?
e) ¿Cuáles eran las actitudes de los personajes?
74 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

2. Lee con atención el siguiente fragmento de Antígona.

Sófocles
Antígona
(Fragmento)
Antígona que acaba de llegar del campo.
Ismene sale del palacio.
ANTÍGONA —Hermana, dulce
hermana, Ismene amada, una herencia
de males nos dejó Edipo, ¿habrá siquiera
un infortunio que no haga caer Zeus
sobre nosotras mientras tenemos vida?
¡Todo, todo hay en ellos: dolor, odio,
persecución, vergüenza, ignominia y
desdén: es tu herencia, es mi herencia,
todo lo hemos saboreado! Y ahora... ¡que
hay un decreto nuevo del gobernante
que por la ciudad entera se propala! ¿Has
tenido noticia? ¿Has oído rumores? O,
¿eres acaso la única a quien se le escapan los males que vienen tramando los enemigos contra
los seres que amamos?
ISMENE —Acerca de los seres amados ninguna noticia tengo, ni dulce, ni dolorosa desde
el día infausto en que murieron nuestros dos hermanos dándose mutuamente la muerte. Esta
noche misma se fue el ejército argivo violentamente: es cuanto sé. Fuera de eso, nada sé que me
haga más dichosa o más desdichada.
ANTÍGONA —Bien lo sabía yo. Y es la causa de que te haga salir del palacio para
comunicarte a solas lo que sé.
ISMENE —¿Qué es, pues? ¡Ya demuestras estar intrigada por algo!
ANTÍGONA —¡Qué ha de ser: Creón dispone que de nuestros dos hermanos uno sea
entregado a la sepultura honrosamente y el otro sea abandonado insepulto! A Eteocles, dicen,
manda que, tenida en cuenta la ley y la costumbre, sea inhumado con el honor ritual, con toda
gloria, para que entre los muertos tenga también honores. ¡Pero no a Polinices! ¡Nadie podrá
tocar el yerto y desolado cadáver de nuestro hermano; nadie ha de sepultarlo, nadie ha de
llorar por él siquiera, nadie ha de lanzar lamentos, ha de ser arrojado sin exequias, sin tumba
para exquisita vianda de las aves de rapiña que se hartarán de sus carnes apenas lo vean!
Eso dicen que ha hecho pregonar, el buen Creón contra ti y contra mí —¡contra mí
especialmente!— y que ha de venir en breve aquí para darlo a saber a quien lo ignore. Debe
cumplirse sin descuido alguno. Y si osa alguno obrar en contra, morirá lapidado por el pueblo.
Tal para ti son los hechos y vas a mostrar pronto si naciste noble o una hija de gente de
nobleza, pero ya descastada.
ISMENE —Ah, mísera, si tales son los hechos, ¿quién soy yo para mudarlos, lo mismo si me
someto que si me insubordino?
ANTÍGONA —Mira, si conmigo sufres y conmigo obras.
ISMENE —¿Qué clase de aventura?, ¿qué proyecto tienes?
ANTÍGONA —¡Con estas manos levantar el cadáver! ¿Colaboras conmigo?
ISMENE —¡Con qué piensas sepultarlo! A la ciudad entera se prohíbe.
ANTÍGONA —Es mi hermano y el tuyo, aunque no quieras. ¡No habré de ser tachada por
haber abandonado su cuerpo!
ISMENE —Inconsciente, ¿no Creón lo ha prohibido?
ANTÍGONA —¡Nada le toca a él: no puede de los míos arrebatarme!
Tema 2 Géneros literarios 75

ISMENE —¡Ay infeliz de mí! Trae a tu mente cuerda cómo murió mi padre. Sin amor y
sin honra. Así perece, hermana. Cuando advierte sus crímenes, se espanta de sí mismo, y con
sus propias manos él se arranca ambos ojos. Y ella, su madre y su mujer —¡doble nombre en
conflicto!— con un tremendo cordel se ahorca ella misma. Y el tercer infortunio, en un mismo
día nuestros dos hermanos se dan mutuamente la muerte, ¡único don funesto que les es común!
Mira ahora: las dos solas quedamos enteramente solas, ¿cuál será nuestra muerte infamante
y amarga, si quebrantamos los mandatos del potente tirano? Mujeres somos, ¿podremos
oponernos a los hombres? Súbditas somos, tenemos que acatar estas leyes y aún más duras,
como que las imponen los más fuertes.
Sean indulgentes conmigo los que yacen bajo tierra: lo hago forzada, no puedo remediarlo, tengo
que doblegarme a los que imperan. Nadie tiene sano juicio si hace lo que no está a su alcance.
ANTÍGONA —No, no te lo mando. Mas: si mudando de mente tú quisieras más tarde
ayudarme a la obra que emprendo, no se admitiría. ¡Haz pues lo que te plazca! ¡A él, yo lo
sepulto! Y, ¿qué si por ello muero? ¡Qué bello fuera! ¡Hermana amante junto al hermano amado
yacer unidos, después de haber cumplido con él todos los deberes de piedad familiar! Bendita
rebeldía: más largo tiempo tengo que complacer a los muertos, antes que a los vivos, como que
con ellos habré de reposar en el más allá.
En cuanto a ti, desprecia, si te place, instituciones que los dioses mismos estiman altamente.
ISMENE —No, yo no las desprecio, pero soy impotente para desacatar la ley de la ciudad.
ANTÍGONA —Pretextos. Corro ya a dar sepultura a mi amadísimo hermano.
ISMENE —¡Ay desdichada, me estremezco por ti!
ANTÍGONA —Por mí no te acongojes: piensa mejor en tu futura suerte.
ISMENE —Siquiera nada digas a nadie, ten en reserva tu proyecto. Otro tanto haré yo.
ANTÍGONA —¡No, no. Publícalo! Más odiosa me fueras si callas que si a todo el mundo lo pregonas.
ISMENE —Entre cosas que congelan tienes corazón de ascua.
ANTÍGONA —Y así complazco a quien complacer debo.
ISMENE —Si es que lo logras... ¡te lanzas a un imposible!
ANTÍGONA —Sólo habré de cesar, si la fuerza me abandona.
ISMENE —Locura es perseguir los imposibles.
ANTÍGONA —Si tal es tu lenguaje, me eres aborrecible y con toda justicia aborrecible al
hermano difunto. Déjame ya, deja mis planes, deja que me sumerja en esos horrores. Sea lo que
fuere, y sufra, lo que sufra, sucumbiré con gloria.
ISMENE —Márchate pues, si tal es tu designio. Una vez más tenlo presente: eres una loca,
pero sabes amar a los que te aman.

Actividades

1. Una vez leído el fragmento contesta lo que sigue.


2. La obra se inicia con un famoso diálogo entre las hermanas: ¿cuáles son los tres infortunios mencionados por
lo que se relaciona esta obra con Edipo Rey?
3. a) ¿Cómo es la relación entre las dos hermanas y con sus hermanos muertos? b) ¿Qué acontecimiento las lleva
a reunirse?
4. Con palabras tomadas del texto comenta lo siguiente con un compañero. a) ¿Qué características y valores
atribuye Ismene a Antígona? b) ¿Cuáles se atribuye Antígona? c) ¿Cuáles atribuye a su hermana? d) ¿Cuáles
se atribuye Ismene a sí misma? e) Después de valorar cómo cada una defiende su posición, ¿cómo las defines tú?
5. Lee toda la obra para que contestes lo que viene enseguida.
6. Creón se atribuye las cualidades de un buen gobernante. Compara su opinión con la de los centinelas.
76 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

7. Expresa tu opinión sobre las siguientes citas del segmento de acuerdo con su contexto:
•  “Derechos iguales para el reino de los muertos”.
•  “A ti el poder te toca, lo que dispongas es recto”.
•  “Si el temor no les pusiera freno, todos los que oyen aplaudirían”.
•  “¿No te avergüenza pensar tan diferente?”
8. Hemos visto que en la historia de Grecia son trascendentes las decisiones de los dioses y el culto a los
muertos. ¿Cómo influyen estos dos aspectos en el comportamiento de Antígona?
9. Se dice que en esta protagonista se encuentran valores universales y perennes. Consulta el texto para
confirmarlo o negarlo justificando tu respuesta.
•  Rebeldía ante una gran injusticia
•  Valentía
•  Decisión de dar la vida por un ideal
•  Autenticidad
10. A partir del diálogo entre Creón y su hijo destaca su opinión sobre lo siguiente: a) la actitud de los hijos hacia
los padres; b) el papel de la mujer; c) la obediencia que se debe esperar de los gobernados, y d) el mayor mal
que puede haber.
11. A su vez, Hermón se vale de argumentos y metáforas para convencer a su padre. Enuméralos.
12.  ¿Con qué conceptos complementa el adivino Tiresias lo dicho por Hermón?
13. Hay un cambio drástico en las respuestas de Creón, del principio y del final, a los designios de los dioses.
¿Qué motiva este cambio de actitud?
14. ¿Qué personajes expresan su amor y de qué manera?
77

¿Cuánto he aprendido?

Desempeño
1. Habla de las características de la literatura de cada uno de los países.
2. Anota en columnas una recopilación de las obras literarias griegas y romanas que estudiaste en este capítulo
y sus temas.
3. ¿Qué géneros estudiaste y en qué obras?
4. ¿Cuál te parece más valiosa? Justifica tu opinión.
5. ¿Que diferencias notas al compararlas con la unidad I?
6. Compara la poesía entre ambas.
7. ¿Tenían los mismos nombres sus dioses y eran representantes de lo mismo?
8. ¿Qué los hacía diferentes?
9. ¿Cómo se desarrolló el teatro en cada país?
10. Escoge una obra de cada país, coméntala y justifica tus respuestas.

Panorama cultural
Antes Ahora Después
1. La era de Pericles.
2. Las etapas del Imperio Romano.
3. La influencia de la filosofía griega hasta ahora.
4. La influencia de la legislación latina hasta ahora.
5. La evolución del idioma griego en el futuro.

Trabajo interdisciplinario
Mediante una lluvia de ideas, establece con tu grupo las semejanzas y diferencias entre historia, mito y leyenda.
Investiga lo siguiente y comenta tus resultados:
a) ¿Qué es el mito y qué es la mitología?
b) ¿En qué consiste la mitología griega?
c ) ¿Cómo se relaciona con la de otros países de la antigüedad?
d) ¿Cuál es su importancia en la literatura y la cultura universales?

Actividades en grupo
1. ¡Amplíen sus conocimientos sobre el mundo griego!, investiguen en libros monográficos, enciclopedias y/o
internet la trascendencia y las aportaciones de los griegos en:
•  Filosof ía
•  Derecho
•  Matemáticas
•  Anatomía
•  Botánica
•  Medicina
•  Geograf ía
•  Astronomía
78

2. A partir de los resultados de su investigación discutan sobre el legado y la trascendencia de la cultura griega en
el mundo occidental.
3. Elijan un tema o aspecto de la cultura griega sobre el cual les interese profundizar. Una vez recabada la
información pertinente, elaboren un guión de exposición oral y presenten los resultados de su equipo frente al
grupo. Apoyen su exposición con ilustraciones, mapas, gráficas, diapositivas, etcétera.
4. En la biblioteca o internet busquen datos sobre los personajes que pueblan las epopeyas y las tragedias que hayan
leído en este apartado: Ulises, Paris, Helena, Edipo, Yocasta, Antígona, etcétera. Elaboren fichas de síntesis con
dicha información.
5. Hagan un recorrido olímpico, es decir, busquen el origen de las “Olimpiadas” y cómo se realizaban en la antigua
Grecia y compárenlo con las olimpiadas actuales.
6. Investiguen sobre la mitología griega y realicen un árbol genealógico; señalen las principales deidades y expliquen
el papel de cada uno dentro de la cosmovisión griega; finalmente redacten un ensayo en el que expliquen la
trascendencia de la mitología en todos los ámbitos de la sociedad griega (filosof ía, literatura, política, etcétera).
Comparen los dioses griegos con las divinidades de otras culturas orientales.
7. Investiguen y representen gráficamente la estructura del teatro griego.
8. Formen equipos de tres personas; cada integrante seleccionará a uno de los tres autores trágicos: Esquilo,
Sófocles y/o Eurípides; investigará su vida y la trascendencia de su obra para exponerlas frente a los demás
miembros del equipo.
9. Investiguen la vida y obra de Aristófanes y elijan una de sus comedias, léanla y redacten un comentario en
el que incluyan los puntos más sobresalientes de su sátira contra la sociedad. Reflexionen con su grupo si en la
sociedad actual se practica este tipo de crítica. Expliquen su respuesta.
10. Seleccionen un mito, léanlo y represéntenlo con su equipo de trabajo ante el grupo; la representación más
creativa será la ganadora.
11. Mientras Grecia vive una etapa de esplendor, ¿qué sucede en China, India, Israel y Mesoamérica? Investíguenlo y
realicen un cuadro comparativo en el que puedan tener un panorama de lo que sucede en dichas culturas.
12. En las últimas décadas, la televisión y el cine han realizado series y películas que recrean el mundo griego.
¿Conocen alguna? En caso afirmativo, y a la luz de lo que han aprendido en su curso de Historia y en esta
sección de literatura, ¿qué opinión tienen sobre dicha recreación? Coméntenlo.
79

Glosario
Glosario

Antítesis: contraposición de palabras o expresiones de acompañado de música y danza. Posteriormente dará


sentido contrario o invertido. origen a la tragedia y a la comedia.
Catarsis: efecto que provoca la tragedia en los espectado- Poesía elegiaca: género que se desprende de la poesía
res y que consiste en una mezcla de terror y conmise- épica. Conserva aún el lenguaje y ritmo épicos, pero
ración, cuyo resultado es una especie de purificación el poeta ya puede hablar de sí mismo. La primera ma-
espiritual. nifestación de este cambio es la aparición del dístico
Comedia: también proviene de las fiestas en honor a elegiaco, variedad del hexámetro épico, y que ya está
Dionisos, pero se distingue de la tragedia por su ca- encaminado al verso lírico. La unidad ya no es el párrafo
rácter más popular y su intención burlesca. Desde el sino la copla llamada dístico. La elegía es originalmente
principio estas manifestaciones tuvieron un carácter un canto acompañado de flauta.
libertino. Su interés principal es la discusión y crítica Poesía épica: poema extenso de carácter narrativo en el que
de asuntos de interés inmediato. se relatan las hazañas de un héroe o un pueblo. Origi-
Comparación: examinar alternativamente dos o más co- nalmente tuvo un carácter anónimo y se transmitía
sas para apreciar sus semejanzas y diferencias. por tradición oral. Se le considera el antecedente de la
Ditirambos: representaciones muy sencillas que consis- novela.
tían en cantos y danzas rústicos que imitaban al coro Poesía lírica: género poético en el que se hace hincapié
de sátiros que acompañaban a Dionisos. Provienen en los sentimientos y preocupaciones del poeta. Es
de la poesía coral y son el punto de partida del teatro una poesía más íntima y personal. Originalmente se
griego. acompañaba con una lira (de ahí su nombre).
Drama satírico: representaciones teatrales en las que el Rapsoda: nombre que daban los griegos a los hombres
coro seguía siendo de sátiros, y cuyo carácter era có- que iban de pueblo en pueblo cantando trozos de los
mico y libertino. poemas de Homero u otras poesías griegas.
Imagen: empleo literario de una palabra o expresión para Rapsodia: fragmento de una composición poética desti-
sugerir una cosa con la que el significado de esa pala- nada a ser cantada o recitada y que posee una unidad
bra o expresión tiene alguna relación. temática. Fragmento de los poemas homéricos que
Lírica monódica: la poesía lírica recitada por la voz de cantaban los rapsodas.
un solista. Tragedia: originalmente eran manifestaciones religiosas
Poesía coral: género que se asocia con las ceremonias que formaban parte de las festividades de Dionisos y
a los dioses o los héroes. Es la poesía más vinculada a cuyos temas eran tomados de los mitos. Servían para
ocasiones solemnes, en la que se utiliza un amplio re- ejemplificar la relación del hombre con las leyes que
pertorio de sentencias morales. Se trata de un canto rigen a la naturaleza y el destino humano.
80 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

Tema 3 Literatura latina


Esta sección abarca la literatura latina, la cual se produce en tres grandes
etapas: la República, el Imperio y el Cristianismo.
Se procuró seguir un esquema cronológico en la presentación de los
distintos géneros, de manera que el orden de su aparición no coincidirá
con el del apartado anterior. Si bien hay autores destacados desde los
inicios de la literatura latina, es importante destacar básicamente la época
de Augusto (27-14 a.C.) por ser considerada la de mayor esplendor.

Procesión de hombres a caballo.


Características generales de la cultura latina
1. Los romanos adoptaron fielmente los modelos de la cultura griega y los transmitieron
a todos los confines del Imperio, contribuyendo en forma importante a la conforma-
ción de la cultura occidental.
2. El pueblo romano tuvo una inclinación muy especial hacia la vida práctica y social.
Hizo aportes fundamentales en el campo del derecho y la jurisprudencia.
3. El latín, que fue uno de los elementos de cohesión y unificación del Imperio, dio
origen a las lenguas romances y se mantuvo como lengua oficial de la Iglesia y de la
ciencia durante toda la Edad Media. Dentro de la literatura encontramos las siguien-
tes características:
a) Antes del siglo iii a.C. (época en que se realizó la conquista de la Magna Grecia
y Sicilia) sólo encontramos algunos fragmentos de himnos religiosos, de poemas
de teatro profano: cantos fúnebres, representaciones dialogadas y mímicas de ca-
rácter popular.
b) Hacia el siglo iii a.C., se inicia la influencia helénica gracias al grupo de los Escipio-
nes (Terencio, Lucilio, Quinto Mucio, Escébola y los griegos Panecio y Polibio).
La loba Capitolina amamantando a Ró- c) Se siguen fielmente los modelos literarios griegos, aunque no por ello dejamos de
mulo y Remo. Figura de arte etrusco. encontrar valores propios.

Los romanos hicieron grandes aportaciones en materia de derecho, vigentes hasta esta fecha.
Tema 3 Literatura latina 81

Teatro. La comedia ¿Sabías que...?


Estructura general de la palliata
El teatro es la primera manifestación importante de la literatura latina y, particularmente, la
•  Prólogo.
comedia. Existían dos tipos de comedia: la palliata y la togata. La palliata, así llamada porque •   Una parte dialogada sin acompa-
sus personajes vestían el pallium, la prenda más visible de la indumentaria griega, imitaba ñamiento musical.
libremente a la “Nueva Comedia Griega”, cuyo representante principal fue Menandro. •   Otra, más o menos lírica (cántica), 
La togata, cuyo nombre hace referencia a la indumentaria nacional, es muy poco conocida, que entonaba el cantor al son de
pues no se conserva entera ninguna pieza. música de flauta, mientras el actor
Así, la nueva comedia ática fue el modelo de la palliata romana. La comedia ática se dis- ejecutaba en la escena exclusiva-
tinguía de la comedia aristofánica por basarse en la vida privada, no en la política para crear mente la mímica.
sus argumentos e historias, así como por su total ausencia de alusiones personales directas. •   El coro o no existe o queda limita-
Lo que se critica son los vicios y defectos de la sociedad y se recurre a los personajes tipo: el viejo do a funciones accesorias, de puro
aparato escénico.
avaro, el esclavo astuto, el padre excesivamente benévolo o demasiado severo, la madre tiránica,
•   El  uso  de  la  máscara  parece  ser 
etcétera. El amor juega un papel importante en este tipo de comedia. La trama suele complicarse
posterior a Terencio.
con raptos, fugas y casualidades que llevan a reconocimientos sorpresivos. Los comediógrafos •   El color de los trajes y de las pe-
latinos más importantes son Plauto y Terencio. lucas caracterizaba a los distintos
personajes.

La togata era la indumentaria nacional. Representación de legionarios romanos.

Plauto (254-184 a.C.)


Titus Maccio Plauto nació en Sarsina, en el seno de una familia humilde. Se ignoran las
circunstancias por las que se trasladó a Roma, donde trabajó en una compañía de cómicos.
Más tarde, se arruinó económicamente y se vio forzado a trabajar en un molino. La desgracia
estimuló su ingenio y empezó a escribir para teatro, y se convirtió muy pronto en el come-
diógrafo romano más popular y apreciado.
De Plauto conservamos 20 comedias más o menos completas, así como el título y algunos
fragmentos de Vidularia. Entre los títulos de sus comedias encontramos los siguientes:
Anfitrión, El gorgojo, Los mellizos, La comedia de la cesta, Epidico, El mercader.
La palliata de Plauto está basada totalmente en la comedia griega. También son griegos
los temas, los personajes y los materiales que el autor toma a veces de un modelo, y prac-
tican un procedimiento que también usó Terencio, llamado contaminación, que consiste
en tomar fragmentos de varios autores griegos, para luego refundirlos en una nueva obra Plauto es reconocido por su extraordi-
considerada como original. nario manejo del lenguaje.
82 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

Plauto no sólo sobresale por la fuerza cómica de las situaciones


creadas en sus comedias y por la construcción de caracteres, sino
también por la extraordinaria habilidad con que maneja el idio-
ma. El enorme éxito que alcanzó Plauto se debe al profundo co-
nocimiento que tiene tanto de la psicología como de los gustos del
pueblo.

Terencio (185-160 a.C.)


Publio Terencio Afro nació en África y se fue a Roma muy joven
como esclavo del senador Terencio Lucano, quien le concedió la
libertad. Terencio se incorporó al grupo conocido como los Esci-
piones, formado por intelectuales que admiraban y promovían la
cultura griega. Falleció en un viaje a Grecia cuando sólo tenía 25
años.
Escribió cinco comedias: La Andria, Eunuco, La suegra, El ator-
mentador de sí mismo y Formio.
El tono de Terencio es frío y mesurado. Su preocupación princi-
pal es que la acción de la comedia se desarrolle regularmente y poder
reproducir con fidelidad tanto las costumbres como los caracteres o
La torre de los Escipiones. tipos. Su lenguaje es correcto y elegante. Frente al léxico exuberante de Plauto, la expresión de
Terencio es más concisa. Todos sus personajes hablan igual, es decir, que estos hechos no están
caracterizados mediante el lenguaje. Se le considera el último de los grandes cómicos romanos.

La sátira
Los orígenes de la sátira se remontan a 364 a.C., cuando se instituyeron juegos escénicos al
lado de los que tenían lugar en el Circo. Actores o histriones procedentes de Etruria ejecu-
taban danzas mímicas al son de la flauta, aunque sin palabras.
La juventud romana añadió al baile y la música algunas representaciones dialogadas de
una acción real y, más tarde, un argumento de carácter ficticio. Los actores improvisados se
disfrazaban pintarrajeándose el rostro e incluso lo cubrían con toscas máscaras de corteza.
El carácter mordaz de sus versos llegó a tal extremo, que se tuvieron que prohibir. Ennio
es el primero que introduce el término satura en el lenguaje literario; pero la constitución
definitiva del género satírico, cuya finalidad propia es la crítica de la sociedad, así como su
forma métrica típica (el hexámetro), fue obra de Cayo Lucilio.

Cayo Lucilio (180-103 a.C.)


Cayo Lucilio nació en Suesa Aurunca, en una familia de caballeros. Se trasladó muy joven
a Roma, donde fue recibido en el círculo del segundo Africano y trabó amistad con Lelio.
Murió en Nápoles a los 77 años.
En sus 30 libros de sátiras había composiciones dirigidas a censurar el lujo y los defectos
de los ricos: la avaricia, la corrompida vida familiar, las costumbres femeninas, la credulidad
popular, entre otros.

La tragedia
Si bien existieron autores que cultivaron la tragedia en el primer periodo del teatro latino
(Livio Andrónico, Nevio, Ennio y Accio), sólo conservamos algunos fragmentos y sabemos
que, al igual que la comedia, era de dos clases: de contenido griego o de asunto romano (este
último recibe el nombre de praetexta). La tragedia resurge más tarde, en el primer siglo de
la era cristiana, con el filósofo y poeta cordobés Lucio Anneo Séneca.
Tema 3 Literatura latina 83

Prosa
La prosa latina tiene su auge en lo que se conoce como “época de Cicerón”, que abarca del
año 86 a.C. al 44 a.C. Es una época de grandes revoluciones políticas y de luchas encar-
nizadas en el exterior. También se caracteriza por un gran auge literario, cuyos máximos
exponentes son Cicerón y Julio César en la prosa, y Catulo y Lucrecio en la poesía.
Los géneros en prosa cultivados durante esta época fueron la historia, los estudios de
erudición, la elocuencia, el género epistolar y la jurisprudencia.

Julio César (100-44 a.C.)


Cayo Julio César es uno de los grandes historiadores romanos. Nació en Roma en el seno
de una familia noble y muy vinculada al poder político, la cual pretendía descender de Iulo,
hijo de Eneas y nieto de la diosa Venus.
Julio César tuvo problemas políticos con el dictador Sila y se vio en la necesidad de aban-
donar Roma. A la muerte del dictador (78 a.C.), regresa a la ciudad, pero pronto emprende
un viaje a Rodas para perfeccionarse en el arte oratorio bajo las enseñanzas de Apolonio
Molón. Durante el viaje es apresado por unos piratas, de los cuales se libera mediante el
pago de 50 talentos. Una vez en Mileto, congrega una flota y, después de atrapar a sus cap-
tores, los hace crucificar.
Julio César tuvo diversos cargos públicos y gastó enormes sumas de dinero en la orga-
nización de juegos y otros espectáculos para ganarse la simpatía del pueblo. En 63 a.C. fue
nombrado pontífice máximo. En 62 a.C. se le designó pretor y pasó como propretor a la
España Ulterior, donde tuvo brillantes victorias sobre los lusitanos. Al regresar a Roma, formó
con Pompeyo y Marco Craso el primer triunvirato (en el 60 a.C.) y obtuvo el consulado en
el año 59 a.C. Por voto del pueblo, se le adjudicaron las provincias de la Galia Cisalpina y
la Iliria, a las que el Senado agregó la de la Galia Transalpina. Estos triunfos despertaron la
envidia de Pompeyo, por lo que sobrevino la ruptura.
Uno de los más destacados historia-
Como el partido aristocrático quería quitarle a César el mando y que éste regresara a dores romanos es Julio César.
Roma, César se dirigió contra Roma. Pompeyo, quien era el jefe del ejército, tuvo que huir
al sur de Italia, después a Grecia y por último, a Egipto, donde fue asesinado. Después de
todas sus victorias, César regresó a Roma donde se convirtió en el dueño y árbitro del
mundo romano. Sin embargo, el partido aristocrático planeó una conjuración en la que
intervinieron muchas personas a las que César había favorecido e incluso mantenían con
él una estrecha amistad. Julio César fue asesinado, en pleno Senado, el día de los idus de
marzo del año 44 a.C.
Julio César escribió poesía, epístolas, sobre astronomía, oratoria y otros géneros más,
pero lamentablemente se ha perdido casi todo. Sólo se conservan dos obras a través de
las cuales podemos juzgarlo como historiador y como escritor en prosa: La guerra de las
Galias y Comentarios de la guerra civil. Estas obras destacan por la pureza del lenguaje, así
como por la claridad y la concisión del estilo. Su maestría como escritor se hace evidente
en las descripciones de los lugares, en los retratos de los personajes y en los discursos que
César pone en boca de éstos. El relato de los sucesos es breve y preciso y está impregnado
de movimiento y dramatismo.

Cicerón (106-43 a.C.)


Marco Tulio Cicerón nació en Arpino. Con su hermano Quinto se trasladó a Roma, donde
aprendió oratoria, jurisprudencia y retórica. En el año 86 a.C. escribió su primera obra, De
inventione, de la que se conservan dos libros.
Tal vez para perfeccionarse en la retórica y en la filosofía, se fue a Atenas y después estuvo
en Rodas. Luego de dos años de ausencia, regresó a Roma y se le nombró cuestor en Sicilia
(en el año 75). De regreso a Roma, su fama de orador fue cada día más grande. Cicerón fue
cónsul en el año 63, cuando tenía 43 años. Los discursos más notables que pronunció en
este cargo son: De lege agraria, In Catilina y Pro Murena. Se le distinguió con el título de Marco Tulio Cicerón.
84 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

“padre de la patria”, aunque una vez concluidas sus funciones como cónsul tuvo que hacer
frente a diversas acusaciones. Cuando Julio César fue nombrado cónsul, intentó en vano
contar con la colaboración de Cicerón o, por lo menos, con su neutralidad. En el 58 a.C.
fue desterrado; su casa en Roma fue derruida y todos sus bienes, confiscados. A lo largo de
todos estos años, Cicerón defendió varios casos y elaboró diversos discursos.
En el 55 a.C. escribió su famoso De oratore; y entre los años 54 y 51 a.C. compuso los
tratados De republica y De legibus.
Los años 46 a 44 a.C. corresponden a un periodo de actividad literaria, en el que escribe
Brutus, Orator, De finibus bonorum et malorum, Tusculanas, De natura deorum, De amicitia,
De senectute y De officiis.
Cuatro meses después de la muerte de César, Cicerón se embarcó rumbo a Grecia, pero
regresó poco después a Siracusa para oponerse a las ambiciones de Marco Antonio, contra
el que pronunció las cuatro primeras Filípicas; las diez restantes fueron compuestas al año
siguiente. El 7 de diciembre de 43 a.C., Cicerón fue asesinado en su villa de Formio, donde
había buscado refugio.
Como se desprende de la sinopsis anterior, las aptitudes literarias de Cicerón fueron muy
variadas. Fue, antes que nada, un extraordinario orador, dotado de gran imaginación
y sensibilidad. Su estilo es claro y preciso; su vocabulario es muy rico. A lo largo de una
misma oración el tono pasa de la ironía a la seriedad y del sarcasmo a la emoción. Estas cua-
lidades también las encontramos en los tratados retóricos o filosóficos y, sobre todo, en su
correspondencia, en donde se hace patente el carácter indeciso y cambiante de un hombre
honrado, pero incapaz de tomar resoluciones decisivas en momentos dif íciles.

Poesía. Poesía épica


El máximo exponente de la épica latina es el poeta Virgilio, el cual vivió durante la época de
mayor esplendor del Imperio Romano, la llamada “época de Augusto”, que se caracterizó por
ser una etapa de paz que fomentó el desarrollo de las artes y la literatura. El mismo empera-
dor tuvo la habilidad de servirse de las letras para conseguir los fines que perseguía: revivir
las tradiciones nacionales (tan dañadas por las guerras civiles), reanimar en todas las clases
sociales el deseo de los pasados días de gloria, restaurar la religión y, a través del contacto
con la naturaleza y el gusto por la agricultura, inspirar al pueblo una inclinación hacia la
antigua sencillez de las costumbres: de aquí la aparición de las Geórgicas y La Eneida, entre
otras obras.
En términos generales, puede decirse que durante esta época prevaleció la poesía sobre
la prosa.

Virgilio (70-19 a.C.)


Publius Virgilius Maro nació al norte de Italia. Su padre fue alfarero o agricultor y se casó con
la hija de su amo. Estudió en Cremona, Milán y Roma, donde fue alumno de Epidio, célebre
maestro de retórica. Hacia el año 45 a.C. se instaló en los alrededores de Nápoles y trabó
amistad con Horacio.
El resto de su vida la pasó entre Nápoles y Roma. En el año 19 a.C., deseoso de visitar los
lugares donde transcurre la acción de la primera parte de La Eneida, emprendió un viaje a
Grecia y Oriente. Víctima de una insolación en Megara, solo a duras penas pudo volver
a Atenas y de aquí a Brindis, donde murió.
Virgilio cultivó la poesía pastoril, la poesía didáctica y la épica. Sus obras son: Las Églogas
o Bucólicas, Las Geórgicas y La Eneida. Las Bucólicas son la primera obra importante de
Virgilio. Está integrada por diez poemas, escritos en diálogos entre pastores, donde se mezclan
elementos griegos y latinos.
Las Geórgicas, que en griego significa “lo concerniente a la agricultura”, es una epopeya
filosófica sobre la vida campestre. En ella nos invita al retorno a la tierra y a la vida de los
Virgilio. campesinos, en contacto con las plantas y los animales, como un medio para alcanzar la
Tema 3 Literatura latina 85

felicidad. Para su composición, Virgilio se basó en la tradición griega y


latina, a la cual añadió su conocimiento de la naturaleza y su enorme
talento poético.
Más tarde, Virgilio emprendió la composición de una epopeya nacio-
nal, La Eneida, en donde se refiere a la historia legendaria de Roma. Tra-
bajó en ella más de diez años y no llegó a concluirla ni a revisarla. Antes
de morir pidió que se quemara, pero Augusto lo impidió, encargándole a
dos amigos de Virgilio su publicación.
En la composición de La Eneida, Virgilio aprovechó ampliamente los
poemas homéricos; de hecho, se dice que la primera parte de esta obra es
una odisea, ya que hasta el libro IV se relatan todos los obstáculos a los que
se enfrenta Eneas para poder cumplir la primera parte de su misión: llegar
al Tíber. La segunda parte de La Eneida se considera una Ilíada, en la que
se relata la guerra de los troyanos contra los rútulos, las alianzas que hizo
Eneas con los etruscos y ácades, y el feliz desenlace al casarse con Lavinia,
hija de Latino.
La principal diferencia con los poemas homéricos es que las acciones
del héroe, que a veces tendrá que sacrificar sus intereses personales, harán
que se cumpla el destino que los dioses le deparan a Roma.

Poesía lírica
Si bien habíamos señalado que es en la época de Augusto cuando florece principalmente la
poesía con figuras como Virgilio, Horacio y Ovidio, no podemos dejar de incluir a un poeta
lírico anterior, Catulo, quien es considerado como uno de los autores latinos más intensos ¿Sabías que...?
y originales.
En la Égloga iv, de Las Bucólicas, Virgilio
celebra el nacimiento de un niño que
Catulo (77-54 a.C.) coincidirá con el renacimiento de “un
orden magno de los siglos” y con el
Caius Valerius Catullus nació en Verona. Se trasladó a Roma donde trabó amistad con Cicerón, advenimiento de una nueva edad de
Asinio Polión y Licinio Calvo. Falleció en Sirmio en el año 54 a.C., después de reconciliarse oro. Ello fue considerado, en el siglo iv
con César, al que había atacado duramente en sus versos. d.C., como una profecía del nacimien-
En Roma conoció a Lesbia, la mujer que lo obsesionó durante años y que estará presente to de Jesús. Sin embargo, parece ser
en casi toda su obra. Clodia (Lesbia) era 10 años mayor que él y era famosa por su belleza, que se refería a un hijo de Asinio Po-
su ingenio y su elegancia. Catulo tenía entre 22 y 24 años cuando se enamoró de ella, y tuvo lión o bien de Antonio y Octavia.
que soportar, con gran sufrimiento, la competencia de otros amantes. Sabemos que en el
año 55 a.C. esta relación, que fue el acontecimiento más importante de su vida, terminó
totalmente.
Se conservan 116 poemas en una colección llamada Libro de Catulo en Verona, los cua-
les pueden dividirse en poemas de amor, de diatriba, de amistad, de reflexión personal y
de asunto no personal. En los poemas de amor, odio y amistad se reconoce la influencia de
Safo y de Arquíloco.
Catulo incorpora al lirismo latino una mezcla de elementos aparentemente opuestos: la
violencia y la dulzura, la delicadeza y la crudeza. Su poesía va a los extremos, tanto en el
elogio como en la injuria. Es un poeta absolutamente pasional.

Horacio (65-8 a.C.)


Quinto Horacio Flaco nació en Venusa, colonia militar romana. Su padre fue un liberto que
consiguió reunir una pequeña fortuna con el cargo de recaudador de contribuciones.
Horacio fue a estudiar a Roma y después a Atenas. Cuando regresó a Roma se encontró
con que su padre había fallecido y a él lo habían despojado de todo su patrimonio, por lo que
tuvo que entrar al servicio de un cuestor en la administración fiscal y fue allí donde empezó
a escribir sus primeras composiciones poéticas. Catulo.
86 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

Las obras de Horacio aparecen generalmente agrupadas de la siguiente manera: cuatro


libros de Odas, Épodos, Carmen saeculare, Sátiras y Epístolas.
Por el empleo de variedad de metros y combinaciones estróficas, los épodos anuncian los
poemas horacianos genuinamente líricos: las Odas. Los tres primeros libros de Odas los es-
cribió Horacio entre los 35 y los 42 años, edad de madurez. En esos libros, particularmente
en el tercero, se encuentra lo mejor de su producción lírica.
En las Odas, Horacio aspira a dotar a Roma de una poesía lírica y rivalizar con los griegos.
Tomó como modelos a Alceo y a Safo.
Tanto en las Sátiras como en las Epístolas se nos ofrece un retrato de la sociedad romana
en tiempos de Augusto, los recuerdos personales del autor, su sistema moral y sus teorías
literarias.

Horacio. Ovidio.

¿Sabías que...? Poesía elegiaca


En  su  Carta a los Pisones, Horacio
ofrece algunos consejos prácticos Ovidio (43 a.C.-17 d.C.)
para quienes desean ser autores de
obras dramáticas. En un estilo colo- Publio Ovidio Nasón nació en Sulmona. En Roma fue discípulo de elocuencia de Aurelio
quial y desenfadado, aconseja, entre Fusco, y después de visitar Atenas, las principales ciudades de Asia y Sicilia, regresó a la ca-
otras cosas, no emprender una tarea pital del Imperio, donde pronto se dio a conocer por sus actividades poéticas. Escribió Los
que sobrepase el propio talento y amores, Las Heroidas, El arte de amar, Remedios de amor y Medicamina faciet.
capacidad; tener cuidado de que la Se sabe que escribió una tragedia, Medea, que no ha llegado hasta nosotros. También
obra posea “pies y cabeza” ajustar los compuso las Metamorfosis, en 15 libros, y comenzó los Fastos. Trabajaba en esta última
parlamentos a las características del
obra, cuando Augusto lo relegó a Tomis, a orillas del mar Negro. Las causas de este castigo
habla de los personajes, así como al
tono del asunto del que se trate y
constituyen un enigma, aunque se considera que pudo haber sido un problema político. En
mezclar el placer con la enseñanza. los poemas escritos durante su destierro, Ovidio solicitó en vano un perdón que ni Augusto ni
Horacio destaca la importancia luego Tiberio quisieron concederle. Murió en Tomis en el año 17 de la era cristiana.
del trabajo y el oficio del escritor, así Los Amores son una colección de poemas elegiacos destinados a celebrar la pasión del
como la necesidad de someter a la poeta por Corina. Las Heroidas son una serie de cartas imaginarias en versos elegiacos di-
crítica los textos y huir de los adu- rigida a sus amantes, escrita supuestamente por las heroínas y héroes de la tradición épica
ladores. y dramática griegas.
Tema 3 Literatura latina 87

El incompleto poema Medicamina faciet feminae (Afeites para el rostro femenino), el Ars
amandi (El arte de amar) y Remedia amoris (Los remedios de amor) forman un grupo bien
definido. Seguramente, El arte de amar le desagradó a Augusto, ya que estaba escrito con una
libertad excesiva y se oponía, de alguna manera, a la política moralizadora del emperador.
La Metamorfosis conforma la obra más importante de Ovidio, formada por 15 libros;
en ella cantó las transformaciones míticas, desde el caos primitivo hasta la transmutación
de César en astro. Para esta obra, que entronca con la tradición helenística, Ovidio utilizó
los trabajos de sus predecesores, en especial las Metamorfosis de Partenio, así como algunos
otros manuales en prosa.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura. Responde.


a) Recuerda brevemente la relación cultural entre Grecia y Roma.
b) ¿Qué influencia tuvo la primera sobre la segunda?
c ) Compara lo que sepas sobre sus dioses; nombres, características, etc.
d) ¿Qué autores romanos has oído nombrar, entre ellos Cicerón y Virgilio?
e) ¿Por qué fue famosa Roma en Europa?

2. Lee atentamente lo que dice Virgilio en este fragmento de su obra La Eneida.

Virgilio
La Eneida10
Libro IV
(Fragmento)
Pero la reina, de largo tiempo herida de la
cuita grave, fomenta la llaga en sus venas
y es presa del oculto fuego. Revuelve en
su ánimo la fortaleza grande del héroe
y el honor grande de su raza; mantiene,
hincados en su pecho, el rostro de él y
sus palabras, y el cuidado no da a sus
miembros el plácido reposo.
Ya la siguiente Aurora, con la febea
lámpara, exploraba la tierra y del horizonte
había desterrado la sombra bañada de
rocío, cuando la enferma de amor habla así
a su hermana unánime: “Anna, hermana,
¿qué son estas aterradoras visiones que
me tienen suspensa? ¿Quién es este
huésped nuevo que ha entrado en mi
palacio? ¡Qué gallardo es su continente!
¡Qué fuerte de pecho y qué valiente de armas! Yo creo, y no es vana mi fe, que es de linaje de
dioses. La flojedad acusa ánimo avillanado. ¡Qué hados le acosaron, ay dolor! ¡Qué guerras
nos contaba con un transporte de inspirado! Si en mi ánimo no estuviera bien asentado y fijo
el propósito, y bien inmóvil la voluntad de no ligarme jamás a matrimonial coyunda, después

10
Virgilio, Eneida, unam, México, 1981.
88 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

que el amor primero me defraudó con la muerte; si no sintiera el tedio del tálamo y de la tea,
tal vez me haría culpable de rendirme a este solo amor. Anna, te lo confesaré: después que mi
esposo Siqueo sucumbió a un triste hado y con fraterna sangre nuestros penates se tiñeron
copiosamente éste sólo rindió mis sentidos y despeñó mi ánimo oscilante. ¡El rastro siento del
antiguo fuego! Pero antes quisiera que la tierra abriese para mí sus grietas más profundas o
que con su rayo el Padre todopoderoso me enterrase en las sombras, en las pálidas sombras
del Erebo, y en la profunda noche, antes que te viole, ¡oh Castidad!, o que rompa tus derechos.
Aquel que primero me unió a sí, llevose consigo mis amores; que sea él quien los tenga y los
guarde consigo en su sepulcro”.
Así habló e inundó el regazo de lágrimas súbitas. Anna responde:
“¡Oh tú, más que la luz amada por tu hermana! ¿En juventud desamparada y triste te habrás
de marchitar? ¿Ni dulces hijos has de conocer ni el galardón de Venus? ¿Crees que de esto se
preocupan los manes y las cenizas sepultadas? Sea que ningún otro marido, ni de Libia ni de
Tiro, se haya apoderado de tu amor doliente; sea que Jarbas haya sido desdeñado; Jarbas y los
otros caudillos que la africana tierra, copiosa en triunfos, engendró; pero ¿aún repugnarás a
un amor grato? ¿No pensaste jamás en qué campos pusiste tu asiento? Por un lado, te rodean
las ciudades de Getulia, raza por guerra indomable, y los númidas sin freno y la inhospitalaria
Sirte; por otro, una región desierta y exasperada de sed y la vasta región de los feroces barceos.
¿Qué diré de las guerras que asoman por Tiro y de la amenazadora insolencia de tu hermano?
“Yo creo que, bajo los dioses áuspices y la propicia Juno, las naves iliacas, a merced del
viento, dirigieron su curso aquí. Con matrimonio tal, ¿cómo verás tú, hermana, la ciudad y
crecer el reino? Aliada con las armas de los teucros, ¿cómo y con qué proezas tan grandes se va
a levantar la gloria púnica? Tú, ahora implora con sacrificios el favor de los dioses; abandónate
a la hospitalidad y discurre pretextos para detenerlos, que el invierno y el acuoso Orión hacen
el mar sañudo, que están rajadas las naves y que es inclemente el cielo”.
Con estas palabras exacerbó su ánimo, encendido de amor; dio esperanza a su dudosa
mente y todo su pudor echó por tierra.
Y lo primero, van a los templos y en los altares imploran paz; inmolan, según ritos,
escogidas ovejas de dos hierbas a Ceres legisladora, a Febo y al padre Lieo, y ante todos, a
Juno, que patrocina el vínculo conyugal. Y la misma bellísima Dido, sosteniendo una pátera
en su mano derecha, la derrama entre los cuernos de una vaca blanca, o ante el acatamiento
de los dioses rodea con paso solemne los altares pingües y con sacrificios inaugura el día,
e inclinándose con anhelo sobre los abiertos pechos de las víctimas consulta las entrañas
palpitantes. ¡Ay mentes necias de los adivinos! Al furioso amor, ¿de qué le valen los votos y los
templos? Consume el fuego el meollo blando y alienta bajo el pecho la callada herida. Se está
abrasando la infeliz Dido, y fuera de sí no sosiega en toda la ciudad, cual así una descuidada
cierva vulnerada de lejos por un pastor, que la perseguía lanzando dardos por los bosques de
Creta, y sin que lo advirtiera dejó clavado el hierro volátil; ella, en su fuga, recorre las selvas
y los montes dicteos; hincada en su flanco está la saeta mortal. Ora se lleva a Eneas por en
medio de la ciudad y le muestra las riquezas sidonias y la urbe preparada; comienza a hablar y
se detiene a media voz; ora cuando declina el día, apareja los mismos festines, y otra vez, loca
de amor, pide que se le cuenten los trabajos de Ilión, y de nuevo está pendiente de la boca de
quien los cuenta. Luego, cuando ya salieron, y cuando ya la luna, oscureciéndose por grados,
va disminuyendo su lumbre y el caer de las estrellas persuade el sueño, se queda triste en su
palacio vacío y se tiende sobre los estrados que él dejó. Ausente, oye al ausente y ve al ausente,
o cautiva de la imagen de su padre retiene en su falda a Ascanio, por si pudiera engañar a un
amor que no tiene mesura. Las comenzadas torres no crecen; la juventud no ejercita las armas,
ni prepara los puertos ni las defensas seguras en la guerra; interrumpidas, se alzan las obras y
las gigantescas murallas amenazantes y la enorme máquina toda que subía a igualarse con
el cielo.
Tan pronto como la cara esposa de Júpiter sintió que Dido era dominada del ponzoñoso
Amor y que la Fama no era obstáculo a la Furia amorosa, va la Saturnina a hablar a Venus con
palabras tales:
Tema 3 Literatura latina 89

“Loor egregio y ópimos despojos habéis ganado tú y tu hijo; y grande e imperecedero, el


renombre será por haber sido vencida una mujer sola por dos dioses y aun con dolo. No se
me oculta, no, que recelabas nuestros muros y que te eran sospechosos los albergues de la alta
Cartago. Pero, ¿qué fin tendrá esto o a qué luchar con porf ía tanta? ¿Por qué no concertamos
mejor una inalterable paz y un pactado himeneo? Ya tienes lo que con toda tu voluntad
quisiste. Arde la enamorada Dido y por sus huesos ha aspirado el furor. Común nos sea este
pueblo y rijámoslo con iguales auspicios; séate lícito servir a marido frigio, y yo, en cambio, te
entregaré los tirios como un presente dotal”.
Y entonces Venus, pues conoció que hablaba con fingimientos, con el fin de trasplantar el
reino de Italia a las playas líbicas, comenzó a hablarle así:
“¿Y quién habrá tan sin cordura que a ello se niegue o que quiera contender contigo en
lucha, si la fortuna ha de acompañar el convenio que ahora aconsejas? Pero me tienen incierta
los hados, si quiere Júpiter que sea única la ciudad para los tirios y para los que de Troya
partieron, y aprueba que se mezclen los pueblos y concierten alianzas. Tú eres su esposa: tú,
con tus súplicas, puedes explorar su ánimo. Ve tú delante; yo te seguiré”.
La reina Juno a esto así replica:
“Este trabajo es mío. Ahora te quiero advertir de qué manera podrá hacerse esto, que es lo
que más urge, oye, que con pocas palabras te lo diré: de consuno Eneas y la misérrima Dido
se preparan para ir a cazar en el bosque tan pronto como el sol de mañana se levante y haya
envuelto el mundo en su luz radiante. Mientras los cazadores vayan cazando anhelantes y
huyan rodeado todo el bosque con mallas, yo extenderé sobre ellos una negra tempestad
mezclada de granizo y estremeceré con truenos todo el cielo. Se esparcirá la comitiva y será
envuelta en opaca noche. A la misma cueva correrán Dido y el caudillo troyano. Yo seré
presente; y si su voluntad hacia mí, permanece firme, yo los uniré en connubio firme y se la
daré en mujer propia. Allí estará Himeneo”.
Y Citerea, sin resistencia, asintió y rió para sí porque había descubierto el amaño.

Actividades

1. Sintetiza en pocas palabras cada una de las partes de la trama de este capítulo.
2. Haz un cuadro con lo trascendente de los personajes principales: Eneas y Dido. a) Características, b) situación
personal, c) situación del país de cada uno, y d) dioses relacionados con ellos.
3.  En la conversación de Juno con Venus, ¿qué espera lograr la primera?
4. ¿De qué artificios se vale para unir a los dos enamorados?
5. ¿Qué calificativos emplea el autor para hacer vívida y rica esta descripción?
6. Lee la obra completa y contesta lo siguiente: a) ¿Cuántas veces se hace alusión a la Fama? b) Expresa en tus
propias  palabras  sus  características  y  funciones.  c)  ¿Era  Jarbos  uno  de  los  pretendientes  de  Dido?  ¿Dónde 
encuentras  este  dato?  d)  ¿Qué  efectos  causa  la  Fama  en  Jarbos  y  posteriormente  en  Júpiter  a  través  del 
primero?
7. Observa las imágenes que usa el autor en la narración; elige la que te parezca más emotiva y coméntala.
8. a) ¿Por medio de qué manifestaciones físicas de Eneas expresa el autor el efecto que le causa el mandato de
los dioses? b) ¿Con qué acciones responde con convicción al mandato? c) ¿Se enteró la reina de su partida por
él o de otra manera? Explica tu respuesta.
9. a) Resume brevemente las razones de la reina Dido por el abandono. Menciona las palabras con sentido
negativo que emplea. b) En el diálogo entre Eneas y Dido, ¿en qué tono se dirige a ella y cómo responde ésta?
c) ¿Qué mueve más a Eneas, el mandato de los dioses o el amor de Dido? ¿En cuántas ocasiones se puede
constatar? d) ¿De qué manera interviene claramente el narrador?, ¿a quién se dirige?
90 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

10. a) Enumera las visiones de muerte que tiene Dido. b) ¿Qué dios vuelve a intervenir de manera decisiva en la
acción y de qué manera? c) ¿Con qué palabras increpa Dido a Eneas por haberla abandonado? d) ¿Cuál es el
papel de Anna?
11. En la descripción de la muerte de Dido, señala los epítetos y otros elementos que refuerzan la expresividad.
Coméntalo en grupo.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) ¿Por qué es importante en Roma hablar de la guerra?
b) ¿Sabes qué lugares conquistaron?
c ) Este poema forma parte del Satiricón. De acuerdo con su nombre, ¿a qué tipo de obras pertenece?
d) ¿Conoces otras obras similares?
e) ¿Cuál es su finalidad positiva?
2. Ahora lee el fragmento del Satiricón y compara tus respuestas con el contenido del texto.

Petronio
Poema de la guerra civil11
(Fragmento del Satiricón)
119. Ya el romano vencedor poseía todo
el mundo, por mar y por tierra en toda
su extensión. Pero no estaba satisfecho.
Las olas golpeadas por pesados cascos
eran recorridas; si había una bahía lejana
escondida, si había una región que produjera
el amarillo oro era enemiga y, con los hados
listos, se preparaban fuerzas para la guerra
desoladora.
No le agradaban al pueblo los placeres
conocidos ni aun los más bajos.
En las olas los soldados alababan el
bronce de Corinto:
El oro sacado de las profundidades reta a
la púrpura; aquí los númidas acusan, allá la nueva seda y el pueblo árabe había destrozado sus
campos.
Más luchas y más heridas a la paz golpeada.
Se busca más oro en las fieras salvajes y por fin se golpea a Hammon en África; ni siquiera
las fieras preciosas son perdonadas por la avaricia: el hambre, con su peso, a los barcos y el tigre
merodeador es llevado en jaula de oro para que beba sangre humana mientras aplaude el pueblo.
¡Ay, da vergüenza decir y pronosticar catástrofes, y no puedo revelar estas vidas condenadas
y los genitales de los jóvenes, removidos: órganos mutilados con el cuchillo y destrozados para
la lujuria. Se ha detenido la solemne marcha del tiempo.

11
Petronio, Satiricón, traducción de Juan Antonio Ayala, unam, México, 1984.
Tema 3 Literatura latina 91

Los días veloces se retrasan, busca la naturaleza y no encuentra nada. Por eso a todos les
agrada el placer y el blando paso enervado y el cabello flotante y los vestidos de moda, las
muestras de nuestra antigua virilidad.
Atractivas mesas de maderas africanas reflejan el espectáculo de púrpura y lacayos; imitan
en su superficie jaspeada oro sin valor.
Y alrededor de la madera inútil, orgullo de los locos, se mueve la multitud alegremente borracha.
Y el soldado ocioso, con armas corrompidas, consume todos los premios del mundo.
La gula es ingeniosa. El escauro sumergido en agua siciliana es llevado vivo a la mesa y
se venden, para las cenas, ostras sacadas del lago de Lucrina para matar el hambre a un alto
precio. Y ya el Fasio está vacío de pájaros y en la orilla silenciosa sólo el viento sopla sobre las
hojas desiertas.
En el campo (de Marte) la furia no es menor y los romanos vacíos votan por la presa y por
el ruido del lucro, un pueblo venal, un senado también venal se vende por dinero. También
la virtud libre había dejado a los ancianos y al poder corrompido por las riquezas y la misma
majestad corrompida por el oro había caído.
El vencido Catón es rechazado por el pueblo; el vencedor está más triste y se avergüenza de
haberle quitado las fases. Arruinada la dignidad y las costumbres del pueblo no fue derrotado
un hombre, sino que en uno solo el poder y la gloria de Roma. Por eso fue vencida Roma,
perdida estaba a su merced y era una presa sin precio.
Además la suciedad del lucro y la usura del dinero devoró, en doble torbellino, al pueblo
prisionero.
Nadie tiene una casa segura ni cuerpo sin usura, sino que como peste concebida en médulas
ocultas, furiosa en sus miembros, yerra como entre perros que ladran.
La guerra agrada a los pobres y se recobran en el lujo las riquezas disipadas. La audacia del
pobre está segura. Sumergida en su suciedad, empapada en su sueño, ¿qué artes podrían mover
a Roma con seguridad, sino el furor y la guerra y el deseo excitado por la espada?
120. La Fortuna produjo tres capitanes y a todos los destruyó en distintos campos de batalla
la feroz Enyo. El parto tuvo a Graso; Pompeyo yace en el mar de Libia, Julio enrojeció con su
sangre a la ingrata Roma y como si la tierra no pudiera soportar tantas tumbas, dividió sus
cenizas. La Gloria les dio estos honores. Hay un lugar totalmente hundido en una honda grieta,
entre Nápoles y los campos de Puteoli, inundada con agua del Cocyto; pues el aire que sale
fuera, furioso, se extiende con exhalaciones funestas.
No reverdece en el otoño esta tierra, ni verdes campos de agradable césped, ni bosques con
ecos o dulces armonías primaverales; sólo el caos y piedras descuidadas de negro pómez están
amontonadas dentro de un círculo de cipreses.
En esta sede, el padre Ditis levantó el rostro de los bustos en las llamas y su blanca cabeza
cana, como si con su voz hubiese herido a la alada Fortuna: a quien no gusta ningún poder
demasiado seguro, que siempre amas lo nuevo y abandonas lo recién conquistado, ¿en verdad
te sientes vencida por el peso de Roma y no puedes alzar más arriba a la masa que va a perecer?
La juventud romana odia su propia potencia y lleva mal las riquezas acumuladas. Mira a lo
lejos la lujuria de los despojos y el censo furioso para la ruina.
Edifican con oro y levantan palacios al cielo. Aniquilan a las aguas con rocas y nace un
mar en los campos y se rebelan con el cambio de las cosas. Y también quieren apoderarse de
mis reinos. La tierra perforada se abre, con moles de locura y en huecas montañas gimen las
cavernas y mientras descubrió un uso la piedra, los dioses del infierno confiesan que esperan
en el cielo.
Por eso, Fortuna, cambia tu rostro pacífico a la Guerra e impulsa a los romanos y da
funerales a nuestros reinos. Hace tiempo que no hemos cubierto el rostro de sangre ni Tisifone
ha bañado mis miembros sedientos, desde que la espada de Sila se sació y la horrenda tierra
produjo cosechas nutridas de sangre.
121. En cuanto dijo esto, trató de unir la mano derecha y el suelo se abrió en un gran
abismo. Entonces la Fortuna sacó esto de su veleidoso pecho:
92 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

¡Oh padre! a quien obedecen los secretos del Cocyto, si pudiera predecir con impunidad el
futuro se colmarían tus deseos; una ira tan grande (como la tuya) se rebela en mí, en mi pecho,
y una llama más veloz me quema las entrañas.
Todo lo que amontoné en las fortalezas romanas lo odio y me enojo por mi generosidad. El
mismo dios destruirá estas obras poderosas que construyó. Y pienso inmolar a sus guerreros y
ahogarlos con su sangre.
También veo a los de Filipos caídos en una matanza doble y las piras de Tesalia y los
funerales del pueblo ibero. Ya suena el fragor de los ejércitos en los oídos trepidantes.
Y veo, ¡oh Nilo! tus barreras gimientes de Libia y las bahías de Actio y a los que temen a los
ejércitos de Apolo.
Abre los reinos sedientos de tus tierras y evoca nuevas almas. Apenas el barquero Caronte
podrá llevar las sombras en su barca; necesitará una escuadra. Sáciate con un gran desastre,
pálida Tisifone, y muerde las heridas abiertas:
El mundo herido es llevado a las sombras de la Estigia.
122. Apenas había terminado, cuando una nube desgarrada por un relámpago
resplandeciente se estremeció y cortó los rayos arrojados.
El padre de las sombras retrocedió y, estremeciéndose en el seno abierto de la tierra,
palidecieron los cerrojos fraternos. Después, las luchas de los hombres y los daños futuros se
revelaron en auspicios de los dioses. Pues con un rostro cruento Titán ocultó en la oscuridad su
rostro deforme: Se podría pensar que ya había visto la guerra civil.
Por otro lado, Cinthia ocultó todos los rostros y oscureció la escena del crimen. Los cerros
rotos sonaban en las laderas deslizadas del monte y ni los ríos que iban de aquí para allá se
deslizaban moribundos por las orillas conocidas.
El cielo se enfureció con el estrépito de los ejércitos y la trompeta asustada levanta a Marte
desde los astros y ya el Etna es devorado por fuegos insólitos y envía sus rayos
hacia los cielos. He aquí, entre las tumbas y los huesos desenterrados aparecen las caras de
los muertos con terribles gritos amenazadores.
Un cometa seguido por nuevas estrellas lleva incendios.
Y Júpiter, retrocediendo, descendió en una lluvia sangrienta. Enseguida el dios desentrañó
estos portentos. César, sin permitir ningún retraso, azuzado por el deseo de venganza,
abandona la Galia y emprende la guerra civil. En los Alpes airosos, donde las rocas sacudidas
por la divinidad griega se deslizan y se abren para entrar, hay un lugar sagrado con altares de
Hércules: aquí el invierno golpea con dura nieve y lo levanta a los cielos con la cumbre nevada.
Se podría creer que el cielo había caído desde su cumbre: no se derrite con los rayos del sol
del verano ni con los aires de la primavera, sino que su superficie permanece dura por el hielo y
las heladas del invierno:
podría llevar a todo el mundo en sus hombros amenazadores.
Cuando César pisó estas cumbres con sus alegres soldados y escogió su lugar, desde la
cumbre del monte miró ampliamente los campos de Hesperia y moviendo ambas manos, con
la voz hacia los cielos, dijo: Júpiter omnipotente y tú, tierra de Saturno, alegre por mis triunfos
y cargada desde antiguo por mis victorias te invoco para que seas testigo de que Marte me
llama a la guerra contra mi voluntad. Pero me veo forzado por una ofensa, expulsado de mi
ciudad, mientras enrojezco el Rubicón con la sangre, mientras rechazo a los Galos de los Alpes,
que se dirigen al Capitolio de nuevo, y soy desterrado en el momento en que estoy venciendo.
Comencé a ser culpable con la sangre de Germania y con sesenta triunfos. Aunque, ¿quién
se aterra con mi Guerra o quiénes van a terminarla? Vacíos de favores y comprados, de quienes
Roma es la madrastra.
Pero creo, sin impunidad ni sin venganza que un cobarde atará mi mano derecha. Id, locos
vencedores, id, compañeros míos y defended mi causa con la espada.
Todos llaman a esto un crimen y a todos los amenaza una misma derrota. Hay que daros las
gracias pues no vencí solo. Por eso, pues, un castigo amenaza a los triunfos y nuestra victoria
mereció desprecio, que se eche la suerte siendo el juez la Fortuna.
Tema 3 Literatura latina 93

Emprended la Guerra y comprobad vuestra valentía. En realidad mi causa ya está decidida:


No seré vencido armado entre tanta gente fuerte.
Mientras decía estas cosas, un pájaro de Delfos desde el cielo dio toda la alegría y penetró el
aire con su vuelo; y de la izquierda de una cueva temida y horrible sonaron voces insólitas y se
levantaron llamas; el mismo Sol brilló más de lo acostumbrado.
123. Más fuerte que los demás. César desplegó sus estandartes de guerra y atacó el primero
insólitamente en su avance. Pues la primera helada y la dura escarcha no puso resistencia y se
calmó en un horror quieto. Pero después que los escuadrones rompieron las nubes unidas y los
caballos desbocados deshicieron las olas, la nieve se derritió. Después, los ríos recién nacidos
en los altos montes fluyeron, pero éstos también, como obedeciendo a una orden, se pararon y
las corrientes se pararon con la lluvia encadenada, y un poco antes un lodazal yacía como suelo
endurecido.
Pero entonces traicioneramente perdió sus huellas y engañó a sus pies; al mismo tiempo los
escuadrones y los hombres y los ejércitos reunidos en montón yacían en confusión.
Entonces también las nubes, sacudidas por el rayo rígido, se desataron y no faltaban los
vientos rotos en torbellinos o el cielo desgarrado por la granizada pesada.
Ya las mismas nubes rotas caían sobre los ejércitos y caían heladas como las olas del mar.
La tierra estaba cubierta por una gran nevada y también los astros del cielo y también los
ríos pegados a las orillas; aún no estaba César, sino que apoyado en una gran lanza, rompía los
horribles campos con seguros pasos, como Anfitrioniades viniendo del Cáucaso erguido como
fortaleza o Júpiter de torva faz, cuando se lanzó de las laderas del gran Olimpo y mandó sus
flechas a los gigantes vencidos.
Mientras César airado destruye los castillos altos, la rama voladora aterrada por las
plumas agitadas vuela y se dirige a las elevadas cumbres del Palatino y hiere con este trueno
romano a todas las estatuas; ya las escuadras navegan por el mar y por los Alpes hierven
todos los ejércitos bañados en sangre germana. Ejércitos, sangre, mortandad, incendios y
batallas revolotean ante sus ojos. Luego los pechos golpeados por el estrépito se parten en dos
aterrorizados por completo.
Unos huyen por la tierra, otros prefieren el mar y creen que es más seguro que la patria. Y
estaban los que preferían luchar y aceptar los mandatos del Destino.
Cada uno huye de todo aquello que teme. El mismo pueblo está mucho más apático entre
estos cambios, desgraciado al ver a dónde los lleva la mente herida y son llevados fuera de la
ciudad desierta.
Roma se alegra con la fuga y los romanos vencidos abandonan las tristes casas al sonido del
rumor.
Uno agarra a los hijos con mano temblorosa, otro esconde a los dioses lares en su seno y
deja el triste pórtico y maldice al enemigo ausente.
Hay quienes unen sus pechos doloridos a sus esposas y los jóvenes que nunca cargaron
nada, cargan a sus ancianos padres, llevando sólo aquello por lo que más temen.
Otro imprudente agarra todo lo que tiene y lleva su botín a la guerra, y como cuando el
gran Austro comienza a soplar desde arriba y golpea las aguas revueltas, cuando no sirven de
nada las armas a los marinos y tampoco el timón; otro ata todo el peso al mástil; otro busca
la seguridad de un golfo y las playas tranquilas: éste levanta velas para huir y conf ía todo a la
Fortuna.
¿Por qué me quejo de cosas tan pequeñas?
Pompeyo con los dos cónsules, aquel terror del mar y descubridor del cruel Hydaspis y
destructor de los piratas, cuyos tres triunfos hablan horrorizando a Júpiter, a quien el Ponto,
con sus aguas desbordadas, había venerado, después de someter las aguas del Bósforo, por un
sentido del honor, huyó olvidando su reputación de jefe, para que la Fortuna viera también la
espalda de Pompeyo.
124. Por eso, una calamidad tan grande venció incluso a los dioses y el temor del cielo
se acomodó a la fuga. Y por el orbe una multitud humilde odiando las tierras enfurecidas
abandonó al dios y evitó el rebaño maldito de los hombres.
94 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

Primero la Paz, golpeada y con los brazos destrozados escondió la cabeza en su vestido y
abandonando el mundo huyó de prisa al reino implacable de Dios. El honor humilde se va con
ella y con el pelo suelto la Justicia y la Concordia llorando con el vestido desgarrado.
Y por el contrario, por donde se abrió la sede de Erebo, apareció tarde el coro de Dios,
hórrida Erinys y la amenazadora Belona y Megaera armada de antorchas y la Ruina y la
Traición y la imagen pálida de la Muerte.
En medio de ellas, el Furor, como un caballo con las riendas rotas levantó la cabeza
ensangrentada y el rostro atravesado por mil heridas y oculta con un yelmo ensangrentado; el
escudo golpeado de Marte se pega a la mano izquierda, pesado con muchas flechas y la derecha
amenazante con una antorcha encendida lleva incendios a todas las tierras.
La tierra siente a los dioses y los astros cambiados pierden su equilibrio; pues todos los
palacios del cielo se están deshaciendo y primero Dione encabeza los ejércitos de su César y se
le juntan para acompañarla, Pallas y Marte golpeando con una gran lanza.
La hermana con Febo y los hijos de Cyllenia llevan lejos a Pompeyo, así como Tyrintio en
todas sus acciones.
Sonaron las trompetas cuando la Discordia con el pelo revuelto levantó su cabeza estigia
hacia el cielo.
En su boca hay sangre coagulada y los ojos golpeados lloraban; sus dientes cubiertos con
una capa de orín, la lengua flotando en pus, la boca asediada por dragones, y en el pecho
convulsionado entre el vestido desgarrado y agitaba en su mano una antorcha sangrienta.
Cuando deshizo las tinieblas del Cocyto y los Infiernos se dirigió avanzando a las cumbres
del noble Apenino, desde donde pudiera ver todas las tierras y las playas así como las
multitudes que inundan el mundo y de su pecho enfurecido salieron estos gritos:
“Ahora, naciones, tomad las armas con mentes enardecidas.
Tomadlas y arrojad vuestras antorchas en medio de las ciudades.
Todo el que se esconde será derrotado; que no se retire ni mujer ni niño o la vejez desolada
por los años; tiembla la misma tierra y se rebelan las casas destruidas.
Marcelo mantén la ley. Tú, Currión sacude al pueblo.
Tú, Léntulo, no reprimas al fuerte Marte.
Y tú, hijo del cielo, ¿por qué te retrasas con tus ejércitos, por qué no rompes las puertas, por
qué no quitas los muros a las ciudades y te llevas los tesoros?
Magno, ¿no sabes proteger las fortalezas de Roma? Busca las murallas de Epidammo y baña
con sangre humana las bahías de Tesalia”.
Y se cumplió en la tierra todo lo que ordenó la Discordia.

Actividades

1. Relee el poema observando lo siguiente: a) ¿Con qué y con quiénes se relacionan las palabras con las que
el autor se refiere a la codicia de los romanos? b) En cuanto a conquistas, ¿quiénes eran los enemigos de los
romanos y a qué lugares se refiere el poeta directa o indirectamente? c) ¿A qué situación de la época de Nerón
se hace alusión al decir: “el tigre merodeador... para que beba sangre humana mientras aplaude el pueblo”?
2. a) El poeta muestra una antítesis entre la naturaleza que “no encuentra nada“ y “el placer que a todos agrada”,
¿a qué tipo de placer se refiere el autor? b) En la estrofa sobre la gula, se enumeran tres tipos de manjares
selectos de la época, ¿cuáles son?
3. a) ¿Cuál es el nombre del dios de la guerra al que se alude? b) ¿Con qué adjetivos, varias veces repetidos,
califica Petronio a la sociedad civil?
4. De acuerdo con el significado de las palabras siguientes y su interrelación, explica lo que el autor te comunica
con cada enunciado tomando en cuenta la cultura de la época y el contexto en el que aparecen:
Tema 3 Literatura latina 95

•  “golpeadas por pesados cascos eran recorridas”
•  “El oro sacado de las profundidades reta a la púrpura”
•  “Más luchas y más heridas a la paz golpeada”
•  “En las olas”
•  “en la orilla silenciosa sólo el viento sopla sobre las hojas desiertas”
5. a) ¿Cuáles fueron las causas que produjeron la decadencia de Roma según el poema? b) Investiga cuáles
fueron sus causas históricas. c) Comenta con tu grupo ambas respuestas.
6. Observa cómo se muestra, desde la primera estrofa, el estado en que se encontraba el pueblo romano en esa
época y contesta las siguientes preguntas: a) ¿Cuál era su actitud? b) ¿Cuáles eran las consecuencias de esa
actitud? c) ¿Estaba el pueblo unido y satisfecho o no? d) ¿Cómo expresa lo anterior el poeta? e) ¿La caída de
qué héroes simboliza la caída de Roma? f ) Busca más información acerca de estos héroes.
7. ¿Qué motiva las acciones de los personajes?
8. Este fragmento corresponde a la primera parte del poema sobre la Guerra Civil. a) Enumera brevemente sus
causas y expresa tu opinión sobre la situación social que el poeta te comunica. b) Compáralo con alguna
situación actual.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura. Comenta con tus compañeros de equipo las siguientes cuestiones.
a)  ¿Tienes algún conocimiento sobre el teatro en Roma?
b)  ¿Te gustan las obras de teatro cómicas?
c ) ¿Por qué?
d) Al leer observa de qué se vale el autor para cumplir su objetivo.
e) Nota la relación del nombre de Megadoro con su situación económica.
2. Ahora lee con atención el tercer acto de La olla.

Plauto
La olla12
Acto tercero
Escena I. Congrión
CONGRIÓN —Queridos ciudadanos, vecinos,
naturales, domiciliados, forasteros todos, dadme
calle, para que pueda huir, haced que todas las
calles estén libres para mí. Nunca, a no ser hoy, he
visto a las Bacantes en una bacanal de cocina; de
tal manera nos han molido malamente a palos a mí
¡mísero! y a mis aprendices.
Todo me duele, y soy seguramente muerto; de
tal modo ese viejo me ha tenido como gimnasio.
En ninguna parte del mundo he visto suministrar
leñazos en más abundancia; de suerte que nos

12
Plauto, Comedias, Editorial Porrúa, México, 1974.
96 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

ha echado fuera a todos, a mí y a ellos, cargados de estacazos. Pero, ¡ah, estoy perdido, por
Hércules, mísero de mí! Abre la puerta de esa bacanal, ya está aquí, me persigue; mas ya sé lo
que he de hacer; el mismo maestro me lo ha enseñado.
Escena II. Euclión, Congrión
EUCLIÓN —Vuelve, ¿adónde huyes ahora? Espera, espera.
CONGRIÓN —¿Por qué me llamas, necio?
EUCLIÓN —Porque voy a llevar ahora mismo tu nombre a los triunviros.
CONGRIÓN —¿Por qué?
EUCLIÓN —Porque tienes un cuchillo.
CONGRIÓN.—¡Ah! Es muy natural en un cocinero.
EUCLIÓN.—¿Por qué me has amenazado?
CONGRIÓN —Eso es lo que creo mal hecho, que no te he punzado el costado.
EUCLIÓN —No hay ningún hombre que viva hoy, más malvado que tú, ni a quien más de
propósito haría mal de mejor grado.
CONGRIÓN —¡Por Pólux! Aunque no lo digas, ello está a la vista, ciertamente; los mismos
hechos son testigos. De tal manera estoy, a puros estacazos, más ligero que bailarín alguno.
Pero ¿por qué nos has dado semejante tocata, viejo mendigo? ¿Qué es lo que ha pasado?
EUCLIÓN —¿Aún me lo preguntas? ¿Acaso porque he hecho menos de lo que era justo? Deja.
CONGRIÓN —Pues, ¡por Hércules!, con gran daño tuyo, si esta cabeza siente.
EUCLIÓN —¡Por Pólux! No sé lo que sucederá después; ahora tu cabeza siente. Pero, ¿qué
quehacer tenías, pues, en mi casa, ausente yo, sin que yo te lo hubiera mandado? Quiero saberlo.
CONGRIÓN —Calla, pues. Porque hemos venido a guisar a las bodas.
EUCLIÓN —¿Por qué te cuidas tú, malvado, de si yo como crudo o cocido, si no eres mi tutor?
CONGRIÓN —Quiero saber si dejas o no dejas que nosotros guisemos ahí la comida.
EUCLIÓN —Quiero saber asimismo si han de estar a salvo las cosas de mi casa.
CONGRIÓN —¡Ojalá me traiga yo a salvo solamente lo que he llevado mío!
EUCLIÓN —No me pesaría, ¿voy a apetecer lo tuyo?
CONGRIÓN —Lo sé; no es necesario que me lo adviertas, lo conozco. Pero, ¿qué hay?, ¿por
qué motivo nos prohíbes ahora guisar ahí la comida?, ¿qué hemos hecho?, ¿qué te hemos dicho
de otra manera que como quisieses?
EUCLIÓN —¿Aún me lo preguntas, hombre infame, tú que me andas huroneando al paso
todos los rincones de mi casa y de mis aposentos? Si hubieses estado allí donde tenías qué
hacer, en el hogar, no tendrías la cabeza abierta; te ha pasado eso merecidamente.
Vengo para que puedas conocer ya mi sentencia: si te llegas ahí a la puerta, a no ser que yo te
lo mande, más cerca, te he de hacer que seas el mortal más mísero. ¿Sabes ya mi sentencia?
¿Adónde vas? Vuelve atrás. (Vase.)
CONGRIÓN —Así me quiera bien Laverna, si no mandas que me sean devueltos mis
utensilios, te armo al punto una chillería
aquí ante la casa. ¿Qué voy a hacer yo ahora? Ciertamente, ¡por Pólux! he venido aquí
con mal auspicio; he sido contratado por un numo; ya necesita más el médico por su salario.
(Vuelve Congrión con la olla bajo el brazo.)
Escena III. Euclión, Congrión
EUCLIÓN —(Aparte.) Ciertamente, ¡por Hércules! Adondequiera que vaya, esto estará
conmigo, lo llevaré conmigo, y no lo expondré nunca a que esté ahí en tantos peligros. (En alta
voz.) Id todos enhorabuena adentro ahora ya, cocineros y flautistas. Introduce de nuevo ya, si
quieres, esa grey de venales. Guisad, haced, apresuraos ahora ya cuanto os agrade.
CONGRIÓN —¡A buena hora! Después que nos has llenado la cabeza de heridas con el
garrote.
EUCLIÓN —Andad adentro; han sido contratadas vuestras obras aquí, no vuestras
palabras.
CONGRIÓN —¡Eh, viejo! Pues pediré de ti un salario por ser vapuleado, ¡por Hércules! Para
guisar, no para ser vapuleado, he sido contratado poco ha.
Tema 3 Literatura latina 97

EUCLIÓN —Obra conmigo según la ley, no seas molesto; ve, y guisa la comida. O márchate
de la casa y que te crucifiquen.
CONGRIÓN —Márchate tú ya. (Vase.)
Escena IV. Euclión
EUCLIÓN —Ya se ha marchado de aquí. ¡Dioses inmortales! Acción audaz empieza el
pobre que ha comenzado a tener con el opulento intereses o negocios; así como Megadoro me
tienta, ¡mísero de mí! de todos los modos, el cual ha simulado enviar aquí unos cocineros en
obsequio mío, y los ha enviado con el propósito de que me quitasen esto, ¡mísero de mí! Aún
mi gallo, que pertenecía al peculio de la vieja, por poco no me ha perdido dentro lindamente.
Ha principiado a escarbar con las uñas alrededor de allí donde esto estaba enterrado; ¿qué
necesidad hay de palabras? De tal manera me ha aguzado el pecho, que he cogido una estaca
y matado al gallo, ladrón manifiesto. Yo creo, ¡por Pólux!, que los cocineros han prometido
una recompensa a ese gallo si hacía aquello delante de todos; les he quitado el mango de la
mano. ¿Qué necesidad hay de palabras? La batalla ha terminado en el gallo. Pero he aquí que
mi pariente Megadoro vuelve de la plaza. No me atrevo a que pase de largo ahora sin que le
detenga y hable.
Escena V. Megadoro, Euclión
MEGADORO —(Sin fijarse en Euclión.) He contado a muchos amigos mi propósito de este
casamiento; alaban a la hija de Euclión; dicen que es hecho esto con sabiduría y buen consejo.
Porque, ciertamente, a mi juicio, si los demás hiciesen igual, que los más opulentos llevasen a
su casa como esposas a las hijas sin dote de los más pobres, la sociedad se haría más concorde
con mucho, y nosotros seríamos objeto de menor envidia de la que somos, y ellas temerían
un mal paso más de lo que lo temen, y nosotros estaríamos con menor gasto que con el que
estamos. Esto sería lo mejor para la mayor parte del pueblo; la oposición estaría en los menos,
en los ávidos, en cuyas almas ávidas e insaciables no hay ley ni tutor que pueda poner medida.
Pero habrá quien diga esto: ¿con quién se casarán las ricas con dote, si a las pobres se les da este
derecho? Que se casen con el que les agrade, mientras la dote no se convierta en compañera
suya. Si esto se hiciese así, se procurarían mejores costumbres para ofrecerlas que la dote que
ahora llevan. Yo haría que los mulos, que superan en precio a los caballos, fueran más baratos
que los castrados de la Galia.
EUCLIÓN —(Aparte.) ¡Así me amen los dioses como lo escucho con placer! Ha hablado
muy bellamente respecto a economía.
MEGADORO —Ninguna, pues, diría: ciertamente, te he traído una dote mucho mayor que
la fortuna que tenías; es justo, pues, en verdad, que se me dé púrpura y oro, criadas, mulos,
muleteros, pajes, esclavos saludadores, vehículos para que me lleven.
EUCLIÓN —¡Qué bien conoce éste el modo de proceder de nuestras matronas! Quisiera yo
que le hicieran prefecto de las costumbres de las mujeres.
MEGADORO —Ahora, a cualquier parte que vayas, versa más carruajes en las casas que en
el campo, cuando fueres a la granja. Pero esto es aún bueno, en comparación de cuando piden
otros dispendios. Viene el batanero, el bordador, el orfebre, el lanero; abaceros, guarnicioneros,
camiseros, tintoreros en color de fuego, violeta y amarillo, mangueros, perfumadores de
calzado, revendedores, lenceros, zapateros a la griega y a la romana, de chanclos y de sandalias,
tintoreros en color de malva; piden los quitamanchas y los sastres remendones; vienen los que
hacen pecheras y ceñidores. Los crees ya satisfechos, y vienen y piden trescientos más, que
permanecen como guardias en los portales; tejedores, pasamaneros, cofreros, son traídos a tu
presencia; se les da dinero. Los crees ya satisfechos, cuando vienen los tintoreros en azafrán; y
siempre hay algún mal castigo que pida algo.
EUCLIÓN —Le llamaría, si no temiese que no cesara de hacer mención de las costumbres
de las mujeres; le dejaré así ahora.
MEGADORO —Cuando están pagados todos los portadores de bagatelas, entonces,
últimamente, viene el soldado, y pide su paga. Se va, se ajusta la cuenta con el banquero; el
soldado espera sin haber comido, y cree que se le va a dar su paga. Cuando se ha controvertido
98 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

la cuenta con el banquero, debe uno mismo al banquero aún más allá de lo que tiene, y se le
prorroga la esperanza al soldado para otro día. Estas y otras muchas incomodidades y gastos
intolerables hay en las grandes dotes. En efecto, la que está indotada, ésa está bajo la potestad
del marido; las dotadas, atormentan con males y daños a los maridos. Pero he aquí a mi
pariente delante de su casa; ¿qué dices, Euclión?
Escena VI. Euclión, Megadoro
EUCLIÓN —He devorado muy de buena gana tu discurso.
MEGADORO —¿Qué dices?, ¿me has oído?
EUCLIÓN —Todo, desde el principio.
MEGADORO —Sea lo que fuere, ciertamente, en mi opinión, obrarías un poco mejor si
estuvieses más aseado en las bodas de tu hija.
EUCLIÓN —El aseo debe ser según el caudal, el boato según la abundancia. Los que
tienen, acuérdense de dónde traen su origen; pero, ¡por Pólux!, ni yo ni cualquiera otro pobre,
Megadoro, tenemos acumulado en casa más caudal del que la opinión sabe.
MEGADORO —No, pero tienes algo, y los dioses hagan que sigas teniéndolo, y prosperen
más y más eso, lo que ahora tienes.
EUCLIÓN —(Aparte.) No me place esa expresión: “lo que ahora tienes”. Sabe tanto como yo
mismo lo que tengo; la vieja lo ha hecho público.
MEGADORO —¿Por qué te apartas de mí para hablar a solas?
EUCLIÓN —¡Por Pólux! Estaba pensando acusarte merecidamente.
MEGADORO —Pues ¿qué hay?
EUCLIÓN —¿Qué hay, me preguntas? Tú que me has llenado de ladrones todos los
rincones en casa, ¡mísero de mí!, tú que has entremetido en casa quinientos cocineros, con seis
manos cada uno, de la casta de Gerión, a los cuales, si se pusiera de vigilante Argos, que estaba
todo cubierto de ojos, y a quien en otro tiempo dio Juno a Io como guardián, no sería capaz de
vigilarlos; además, una flautista que podría bebérseme ella sola la fuente corintia de Pirene, si
manase de vino. ¡Y, además, las viandas!
MEGADORO —¡Por Pólux! Hay bastante aún para una legión. También te he enviado
un cordero.
EUCLIÓN —Bien sé que en ninguna parte habrá, por cierto, animal alguno más flaco que el
tal cordero.
MEGADORO —Quiero saber de ti qué cordero sea un curión.
EUCLIÓN —El que es todo huesos y piel; de tal manera enflaquece por la pesadumbre; el
que, aun estando vivo, pueden vérsele las entrañas al sol; de tal modo se transparenta, como
una linterna púnica.
MEGADORO —Yo lo he comprado para matarlo.
EUCLIÓN —Entonces, lo mejor es que pagues para enterrarlo, porque, a lo que creo, ya
está muerto.
MEGADORO —Hoy quiero beber contigo, Euclión.
EUCLIÓN —No beba yo, ciertamente, ¡por Hércules!
MEGADORO —Pero yo he mandado traer de mi casa un tonel de vino viejo.
EUCLIÓN —No quiero, ¡por Hércules!; en efecto, he decidido beber agua.
MEGADORO —Yo te pondré hoy bien mojado, pero de vino, a ti que has decidido
beber agua.
EUCLIÓN —(Aparte.) Ya sé qué se propone. Busca con ansia el medio de anegarme en vino;
después de esto, cambiar de domicilio lo que tengo. Yo lo precaveré, porque lo esconderé en
alguna parte fuera de casa. Yo haré que haya perdido juntamente el trabajo y el vino.
MEGADORO —Yo, si no me quieres algo, voy a lavarme, para ofrecer el sacrificio. (Vase.)
EUCLIÓN —¡Por Pólux! Muchos enemigos tienes en verdad tú, olla, y ese oro que a ti está
confiado. Ahora, la mejor operación para mí es llevarte, olla, al templo de la Buena Fe; allí te
esconderé bien. ¡Oh, Buena Fe! me conoces, y yo a ti; procura, si quieres, no mudar tu nombre
en lo que a mí se refiere, si te conf ío esto. Iré a ti, Buena Fe, fiado en tu fidelidad.
Tema 3 Literatura latina 99

Actividades

1. Responde: en este fragmento de La olla ¿quién es el narrador inicial y cuál es su función?


2. En el acto segundo, ¿qué opinión se expresa sobre las mujeres?
3. Según Eunomia, la hermana de Megadoro, ¿cuál es la valiosa cualidad que posee la mujer con quien quiere
casarlo?
4. En el diálogo de Megadoro con Euclión, ¿cuáles son sus cualidades como posible yerno suyo?
5. ¿Quién decidía los matrimonios en ese caso?
6. ¿Qué pasión le impide a Euclión dotar adecuadamente a su hija para que pueda casarse como era
costumbre?
7. En la escena IV, ¿qué actitudes exageradas atribuyen los criados a Euclión para burlarse de él? ¿Con qué
adverbio y adjetivo lo describen con precisión?
8. ¿A qué dioses invocan en esta obra, ¿es notable la influencia de alguno?
9. ¿En cuántos casos se puede observar que Euclión se siente perseguido para robarlo?
10. a) En el acto tercero, a qué tipo de ocupaciones de la época se refiere Megadoro? b) ¿Qué características
enumera Stróbilo en su soliloquio, al inicio del acto IV para hablar de la relación amo-esclavo? c) En la escena
V, ¿qué conceptos expresa Megadoro respecto a su sociedad? d) Desde el punto de vista de Megadoro, ¿qué
ventajas tiene una mujer sin dote en comparación con otra que sí la aporte? e) ¿Cómo expresa Euclión su
creencia en presagios?
11. Lee la obra completa. En la escena VIII: a) ¿a dónde cambia Euclión el oro? b) ¿Quién se entera dónde está y
cómo?
12. A partir de la escena IX empieza el enredo debido a lo que se cuenta en el prólogo: a) ¿Qué hace sufrir a
Euclión? b) ¿A qué atribuye, a su vez, Licónides la pena del padre de su amada? c) ¿A qué falta cree Euclión
que se refiere Licónides? d) Al hablar de “ella”, ¿a quién se refiere el joven? e) Al oírlo el viejo, ¿cómo lo
interpreta?
13. En la escena II del acto V: a) ¿Qué opinión expresa Stróbilo sobre la esclavitud? b) ¿Cuál es la causa de esta
injusticia social? c) ¿Qué expresión describe la astucia del criado? d) ¿Como se expresa Licónides con respecto
al dinero en la escena IV? e) ¿Ofrece el autor el motivo por el que cambió tan bruscamente la actitud de
Euclión?
14. a) ¿En qué momento aparece Fedra como personaje? b) ¿Se entera en algún momento Megadoro de que
Fedra no se va a casar con él?
15. a  ) ¿Te ofrece esta obra una imagen de la vida de Roma en esta época? Justifica tu respuesta. b) ¿Con qué 
imagen de la vida moderna puedes compararlo? c) ¿Sabes si actualmente se siguen dando esos problemas
en México o en otros países?

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) ¿Qué sentimiento expresa quien compone un poema sobre la muerte de un gorrión de otra persona?
b) ¿Crees que se refiere alguien importante?
c ) ¿Conoces las características de esta ave?
d) Lee el poema con cuidado y destaca sus elementos.
e) Observa la relación entre los personajes.
2. Ahora, lee la Oda III.
100 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

Catulo
Oda III
La muerte del gorrión de Lesbia13
¡El llanto derramad, Gracias y Amores;
Lloren los hombres que lo bello admiran!
Que de mi niña el gorrión ha muerto,
El gorrión, de mi Lesbia la delicia,
Y a quien más que a sus ojos adoraba.
Él era todo miel; la conocía
Tan bien, como los hijos a su madre,
Y no huyó del regazo de su niña
Que aquí o allí, saltando por doquiera
A ella sólo sus píos dirigía.
¡Hoy va por el camino tenebroso
De donde nadie regresó con vida!
Y vosotras, tinieblas del infierno.
Que devoráis lo bello, sed malditas;
Me arrebatasteis mi gorrión hermoso.
¡Oh mísero gorrión! ¡Crueldad impía!
De llorar ahora túrgidos contemplo
Por tu culpa los ojos de mi niña.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a)  ¿Te parece común este título?
b) Lee el primer verso para observar cómo se refiere a si mismo, en tercera persona o como su otro yo?
c ) Lee el segundo verso para deducir en qué situación se encuentra el personaje.
d) Al leer este poema observa si tiene relación con la Oda III.
e) Nota también la intensidad de sus sentimientos.
2. Lee la Oda VIII.

Oda VIII
A sí mismo14
Calma, Catulo mísero, tus ansias;
Lo que ves perecer, perdido deja.
¡Cuán bellos días para ti brillaron
Cuando ibas tú dichoso con frecuencia
Do te llevaba la mujer que amaste
Como nadie jamás amada fuera!
Allí ¡cuántos placeres disfrutarais!
Lo que deseabas tú, quería Lesbia;

13
Las poesías de Cayo Valerio Catulo, traducción de Joaquín de Casasús, Editorial Escalante, México.
14
Ídem.
Tema 3 Literatura latina 101

¡Cuán bellos días para ti brillaron!


Mas si hoy no quiere ya, tú ya no quieras;
No la sigas si te huye y feliz vive;
Tu dolor inflexible sobrelleva.
¡Oh niña! «adiós», Catulo se resigna,
A ti ya más no rogará, soberbia.
Tú serás la que sufras cuando nadie
Te ruegue ya. ¡Qué vida, oh cruel, te espera!
¿Y quién habrá de visitarte entonces?
¿A quién habrás de parecerle bella?
¿De quién serás? ¿A quién darás tu afecto?
¿A quién besarás tú? ¿Qué labios, Lesbia,
Has de morder con frenesí? Catulo,
Soporta tus pesares con firmeza.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) Al leer observa cuál es el sentimiento predominante.
b) Anota, entonces, las palabras con las que los expresa.
c ) Anota también cómo destaca la importancia del suceso.
d)  También marca si hay un cambio en su relación con él.
e) Reconoce y anota ciertos rasgos en la manera de expresarse el escritor.
2. Lee la Oda A Lesbia.

Oda CVII
A Lesbia15
Cuando uno logra realizar un día
Cuanto deseara y esperara en vano,
Goza el alma de veras
De incomparable encanto;
Por eso nada para mí es tan dulce
Ni es más que el oro para mi alma caro,
Que el ver hoy, Lesbia mía,
Que vuelves a mi lado.
¡Vuelves, Lesbia, tú misma, cuando menos
Pude esperar tenerte entre mis brazos!
¡Con raya blanca el día
Merece ser marcado!
¿Quién más feliz que yo vivir pudiera?
¿Quién puede más ambicionar, logrando
Cuanto yo estimo ahora
Más que mi vida, grato?

15
Ídem.
102 Unidad 2 Las literaturas clásicas grecolatinas de la Antigüedad

Actividades

Oda III. Al gorrión de Lesbia


1. ¿Qué características del ave admiraba Catulo?
2. ¿Cuáles son las dos comparaciones con las que se expresan los sentimientos de Lesbia y del gorrión?
3. ¿Con qué metáfora se describe al ave?
4. ¿Cómo se muestran la respuesta del gorrión y su dedicación absoluta?
5. ¿Con qué imagen se representa la muerte?
6. ¿Cómo reacciona el poeta ante la desaparición del gorrión y a quién se dirige?
7. ¿Qué sentimientos inspira al poeta la belleza del ave?
8. ¿Cuál es su relación con Lesbia y qué sentimiento lo embarga?

Oda VIII. A sí mismo


1. ¿Qué etapa de su relación con Lesbia expone aquí Catulo?
2. ¿Qué sentimiento experimentaba él al visitarla?
3. ¿Con qué palabras o imágenes expresa el autor la armonía existente entre Lesbia y Catulo?
4. ¿Cuál de los personajes cambió?
5. ¿Qué consejos se da?
6. ¿Qué le dice a ella?
7. a) ¿Está justificada su actitud de acuerdo con lo que dice en el poema? b) ¿Con qué adjetivo la califica? c)
¿Qué sentimiento lo mueve?
8. ¿Qué le profetiza a ella? ¿Qué pasión lo motiva para hacer esto?
9. ¿Cuál es el último consejo dirigido a sí mismo?
10. ¿Cómo evoluciona la actitud del poeta?
11. Compara los sentimientos y las reacciones de Catulo en la oda y en ésta, señalando los cambios sufridos por
el personaje.

Oda CVII. A Lesbia


1. Este poema abunda en comparativos. Señala los que te parezcan importantes.
2. ¿Cuál es el sentimiento del poeta hacia el suceso y hacia Lesbia?
3. Compara este poema con los dos anteriores tomando en cuenta lo siguiente: a) semejanzas, b) diferencias,
c) emoción, y d) eficacia.
103

¿Cuánto he aprendido?

Desempeño
1. Habla de las características de la literatura de cada uno de los países.
2. Anota en columnas una recopilación de las obras literarias griegas y romanas que estudiaste en este capítulo
y sus temas.
3. ¿Qué géneros estudiaste y en qué obras?
  4.  ¿Cuál te parece más valiosa? Justifica tu opinión.
5. ¿Qué diferencias notas al compararlas con la unidad I?
6. Compara la poesía entre ambas.
  7.  ¿Tenían los mismos nombres sus dioses y eran representantes de lo mismo?
8. ¿Qué los hacía diferentes?
9. ¿Cómo se desarrolló el teatro en cada país?
10. Escoge una obra de cada país, coméntala y justifica tus respuestas.

Panorama cultural
Antes Ahora Después
En un grupo de tres alumnos investiguen lo siguiente y expresen ampliamente sus opiniones.
1. La Era de Pericles.
2. Las etapas del Imperio Romano.
3. La influencia de la filosofía griega hasta ahora.
4. La influencia de la legislación latina hasta ahora.
5. La evolución del idioma griego en el futuro.
6. En el estudio de la lingüística hispánica y del derecho se introducen muchas expresiones latinas ¿consideras
que se conservarán indefinidamente? Justifica tu respuesta.

Trabajo interdisciplinario
El civismo, que estudia las leyes éticas, morales y jurídicas, para vivir en sociedad es preponderante en la cultura anti-
gua romana; en ella se originaron muchas de las leyes que aparecen en las constituciones actuales.
Investiga lo siguiente para que profundices en el tema.
a) ¿De qué manera se relaciona la Guerra Civil romana con sus leyes?
b) ¿Cuáles eran los derechos que les faltaban a las mujeres?
c) ¿Sabes de países o comunidades étnicas donde todavía existan esas limitaciones?
d) ¿En qué se asemejan y se diferencian nuestras leyes, la Constitución, por ejemplo, con las de la Roma antigua?

Actividades en grupo
1. Investiguen la historia de Rómulo y Remo; léanla y redacten un breve comentario al respecto.
2. Investiguen cuáles fueron las aportaciones del pueblo romano en el campo del derecho y la jurisprudencia; pueden
entrevistar a algún profesor, visitar páginas de internet, consultar libros de derecho, entre otros. Redacten un
reporte en el que incluyan su opinión argumentada.
3. Revisen libros de historia e investiguen la situación cultural, social y económica en la que vivía Grecia antes
de la conquista romana y redacten un reporte en el que señalen los elementos que consideren que facilitaron
dicha conquista.
104

4. Investiguen en qué consistió la influencia helénica en la cultura romana y distingan los valores propios que no
perdieron.
5. Investiguen la vida política de Julio César, así como su trayectoria literaria. Redacten un comentario sobre
alguna de sus facetas.
6. Investiguen qué elementos deben considerarse en un discurso retórico. Organicen con su grupo un concurso
de oratoria y realícenlo bajo la coordinación de su profesor.
7. Investiguen cuál fue la influencia de Virgilio en la poesía medieval y renacentista.
8. En un mapa, señalen las provincias, ciudades y países que fueron conquistadas por los romanos. Redacten un
ensayo en el que reflexionen sobre el sometimiento que desde la antigüedad han ejercido las grandes potencias
sobre los países más desprotegidos. Extiendan su reflexión a los sucesos que se han vivido desde el siglo xx, con
la primera y segunda guerras mundiales, hasta la actualidad.
9. Analicen la siguiente afirmación: “Para someter a un pueblo se necesita implantar un mismo gobierno, una
misma lengua y una misma religión”; los romanos impusieron su gobierno y su lengua en las provincias con-
quistadas, pero no tenían una religión propia, ¿crees que asimilar la mitología griega fue determinante para ser,
a su vez, conquistados por los griegos?; reflexionen sobre este punto y piensen también en la trascendencia que
pudo tener este hecho y la adopción del cristianismo.
11. Lean con atención el “Poema de la Guerra Civil” de Petronio; redacten un comentario sobre el tema abordado
y relaciónenlo con algún poema español escrito en el periodo de la Guerra Civil española. No olviden incluir
sus impresiones de la lectura.
12. Redacten un ensayo en el que incluyan los elementos planteados por Petronio sobre los daños de una guerra en
la sociedad. Reflexionen si dichos elementos siguen siendo vigentes.
13. Recuperen su investigación sobre los dioses griegos, e investiguen cuál fue su nombre latino. Elaboren una tabla
como la siguiente:

Deidad Nombre romano Nombre griego

Dios del vino y el éxtasis.

Dios de la poesía, los juegos y la salud;


se le asoció con el Sol.

Diosa de la sabiduría, de las artes y la guerra.

Dios del fuego, herrero de los dioses.

Diosa del amor y la belleza.

Dios del mar y creador del caballo.

14. Discutan con su grupo cuáles son los valores universales propuestos por los autores grecolatinos. Con ayuda
de su profesor, establezcan algunas conclusiones sobre su vigencia, así como sus semejanzas y diferencias con
la época actual.
105

Glosario
Glosario

Comedia nueva ática: toma sus argumentos de la vida Metáfora: usar las palabras con sentido distinto del que
privada, no de la política, y carece de alusiones perso- tienen propiamente, pero que guarda con él una rela-
nales, a diferencia de la comedia aristofánica. Se cri- ción descubierta por la imaginación; ejemplo: “perlas
tican los vicios y defectos de la sociedad y a los tipos de rocío”.
de carácter general: el viejo avaro, el esclavo astuto, la Palliata: comedia que imitaba libremente a la “Nueva
madre tiránica, etcétera. La trama es complicada. Comedia Griega”, llamada así porque los personajes
Contaminación: procedimiento de composición que con- vestían el pallium, la prenda más visible de la indu-
siste en tomar fragmentos de varios autores griegos, para mentaria griega.
luego refundirlos en una obra nueva considerada como Sátira: género cuya finalidad es la crítica mordaz de la so-
original. No se aceptaba utilizar textos griegos que ya ciedad. Composición poética que ridiculiza o censura
hubieran sido aprovechados por escritores latinos. personas o cosas.
Unidad 3

Contenido
1 Literatura medieval
La Edad Media en Europa

Vale más actuar exponiéndose a arrepentirse de ello,


que arrepentirse de no haber hecho nada.

Giovanni Bocaccio

Propósitos
El alumno…
• Conocerá, reflexionará y adquirirá un sentido crítico de la producción literaria de la Edad
Media para acrecentar su cultura.
Tema 1
¿Qué
sabes acerca de... la literatura de la Edad Media en
Europa?

Vamos avanzando. Estamos a punto de internarnos en el mundo de la Edad Media. Nuestro libro se verá invadido por
grandiosas hazañas, por juglares, trovadores, damiselas en peligro, castillos… En fin por un mundo de magia y, por su-
puesto, de literatura.
¡Ahí vamos!
1. Responde lo siguiente:
a) ¿Por qué se le llama Edad Media al periodo de la historia que va desde la caída del Imperio Romano hasta el siglo xii?

b) ¿Cómo te imaginas la vida de los habitantes de esa época?

c ) ¿De qué crees que escribían los autores de la Edad Média?

d) ¿Sabes qué es un juglar? ¿Cómo te imaginas que era? Descríbelo y, si quieres, haz un dibujo.

e) ¿Cuáles son las novelas de caballería? ¿Conoces alguna? ¿Cuál?

2. Investiga qué es un cantar de gesta y, después, busca en las canciones que te gustan, en películas recientes o en la
literatura actual algún ejemplo que se parezca a los primeros.
3. Presenta tu trabajo a tus compañeros y coméntenlos.
Tema 1 Literatura medieval 109

Tema 1 Literatura medieval


En esta unidad abordaremos la literatura que se produjo en Europa durante la Baja Edad
Media, ya que desde la caída del Imperio Romano hasta el siglo xii la producción literaria
fue muy pobre; la mayoría de las obras eran de carácter oral y no han llegado hasta noso-
tros. Todo lo demás, como textos filosóficos, religiosos, científicos, etcétera, se escribió en
latín. Es a partir del siglo xii cuando se empieza a escribir en lenguas romance, razón por la
cual se considera el punto inicial de la literatura europea.

Características generales de la cultura medieval


1. Lo que conocemos como Edad Media es un periodo de diez siglos comprendidos
entre la caída del Imperio Romano y el surgimiento del Renacimiento. Dicho periodo
ha sido dividido en Alta y Baja Edad Media.
2. La Alta Edad Media (siglos v-xi d.C.) es la etapa en la que Europa tuvo importancia
en el mundo. Se caracterizó por haber sido una sociedad rural y agrícola, donde el
rey tenía poco poder, el cual estaba en manos de los señores feudales. La vida cultural
fue muy pobre, ya que como Europa estaba dividida en muchos reinos que querían Retablo de San Jorge, de Pere Nicard
(s. xv). Museo Diocesario, Palma de
dominar a los demás, la ocupación principal era la guerra.
Mallorca.
3. La Baja Edad Media (desde la segunda mitad del siglo xi al siglo xv) se caracteriza por
la transformación de la vida en todos los niveles y la aparición de nuevos elementos
que determinarán la conformación del mundo occidental: el rey recupera su poder
frente a los señores feudales, con lo que se fortalece la corte como centro cultural;
nacen las ciudades, pero no únicamente como núcleos de poder sino también como
centros de comercio; y además, las escuelas, que estaban asociadas a la Iglesia, ocu-
pan un lugar cada vez más importante, lo que va a dar origen a la creación de las
universidades.
4. Con la caída del Imperio Romano y el consiguiente aislamiento de los distintos pue-
blos que lo conformaban, el latín empezó a transformarse en cada uno de estos luga-
res, dando origen a lo que se conoce como lenguas romance: español, francés, italia- En la Edad Media la educación y las
no, portugués, etcétera. escuelas están asociadas a la Iglesia.
5. El latín, sin embargo, continuó siendo la lengua oficial de la Iglesia y de la ciencia
durante toda la Edad Media.
6. El cristianismo constituyó el elemento que dio cohesión y unidad a la Europa medie-
val; en ella, el desarrollo de la ciencia y la cultura estuvo determinado por las ideas
religiosas.
7. Las culturas de la antigüedad, griega y latina, si bien no cayeron en el olvido, sí fueron
desdeñadas, para darle paso a la Iglesia como la depositaria del saber y de la cultura,
rescatando de las culturas antiguas lo que a ella (la Iglesia) le parece adecuado y siem-
pre revestido de cristianismo.

Características de la literatura medieval


1. Hay una gran cantidad de textos orales que tiene un carácter popular y anónimo.
2. Entre los géneros literarios que la Iglesia utiliza para adoctrinar y moralizar a los fe-
ligreses están el cuento (exemplum) y narraciones de las vidas de los santos (poemas
hagiográficos). Durante la Edad Media los textos orales
3. A partir del siglo xii se empiezan a escribir obras en lengua romance, con lo que se eran copiados por los llamados monjes
inicia la literatura europea propiamente dicha. copistas.
110 Unidad 3 La edad Media en Europa

4. Por su parte, la vida en la corte generó el concepto de “amor cortés”, el cual va a pro-
porcionar un modelo de conducta y de vida a la aristocracia. El amor cortés va a nutrir
a la poesía lírica provenzal y a la novela de caballerías, mejor conocida como roman
courtois.

Surgimiento de la poesía épica y la lírica provenzal


Entre 1060 y 1180, los señores feudales, que habían adquirido un gran poder frente a la
figura del rey, van a dar un nuevo impulso a la vida cultural. Apoyan, frente al latín, el de-
sarrollo literario en lenguas vulgares (romance), sobre todo en aquellas regiones donde el
feudalismo es más poderoso: en Francia y en el reino anglonormando. De aquí proviene la
temprana aparición de una literatura en provenzal y en francés.
Francia estaba dividida en dos zonas lingüísticas claramente diferenciadas: a) la que ocu-
paban las antiguas Galias, donde se hablaba la lengua de oil, y b) la meridional, donde se
hablaba la lengua de oc, y cuya área se extendía por el sur de Francia (oil y oc significan “sí”,
Imagen de un bestiario medieval. en antiguo francés y provenzal, respectivamente). Esta división de Francia en dos zonas de
lengua y cultura distintas da lugar a dos modalidades de poesía también muy diferentes
entre sí:
a) La poesía en lengua de oil se destaca por su carácter eminentemente épico, que canta
a los héroes que contribuyeron con sus proezas a la formación de la nacionalidad.
b) La poesía en lengua de oc es más refinada, más exquisita, de marcado carácter corte-
sano.
De esta manera, tenemos el surgimiento de los dos grandes temas de la literatura feudal:
la guerra y el amor, que corresponden, respectivamente, a los cantares de gesta y a la lírica
provenzal.

Juglares y trovadores
Las literaturas de una y otra zona no sólo son distintas por el grado de refinamiento en la
expresión, sino también por el medio de difusión de que se valen.
La poesía del norte de Francia tiene un carácter popular, esto es, estaba destinada al
Los señores feudales eran dueños de
pueblo; su difusión estaba a cargo de los juglares, que eran cantores y recitadores errantes,
vidas y haciendas.
que declamaban poemas épicos en las plazas y mercados de las aldeas, en los campamentos
y en los castillos, cobrando por ello, o recibiendo dádivas y limosnas. Los juglares no com-
ponían los poemas que declamaban, los cuales se referían a hechos caballerescos y heroicos
de carácter popular.
En cambio, la poesía provenzal era recitada por sus propios autores, los trovadores, en
los salones de los castillos y palacios. Hay numerosos trovadores aristócratas.

Poesía épica medieval


La poesía medieval se dirigía a un público de oyentes, no de lectores, y eran precisamente los
juglares quienes la difundían recorriendo plazas, mercados, castillos señoriales, santuarios,
etcétera. Por tradición oral se conservaron algunas composiciones que se adaptaban al gusto
del público. En su transmisión, dichas composiciones sufrían modificaciones; por tanto, de
Los juglares y los trovadores eran los una generación a otra y de comarca en comarca, la poesía se reelaboraba, se olvidaba el nom-
personajes que difundían las hazañas
de los héroes medievales.
bre del autor y pasaba a ser patrimonio común, es decir, se convertía en poesía tradicional.
Algunos restos de esta poesía esencialmente oral de la Edad Media han sido conservados
por la escritura. La lírica popular se ha perdido casi toda; los vestigios de la épica son mu-
cho más numerosos, porque este género conserva los hechos memorables, transformados
en mitos, de los acontecimientos que impresionaron la fantasía popular.
Tema 1 Literatura medieval 111

Los cantares de gesta


La poesía épica en los países neolatinos recibe el nombre de cantares de gesta. La palabra
gesta significa en latín “hechos”, por lo que se trata de narraciones de hechos memorables,
de hazañas de un héroe nacional. Francia y España tienen una abundante tradición épica.

El cantar de Roldán
En Francia los cantares de gesta han sido agrupados en tres grandes ciclos: el ciclo de Car-
lomagno, el de Guillermo de Orange y el de Mayence, aparte de algunos poemas sueltos.
Cada uno de estos ciclos comprende varias obras relacionadas entre sí por su asunto.
El ciclo más numeroso e importante es el de Carlomagno, al que pertenece el mejor can-
tar de gesta francés: El cantar de Roldán, cuyo texto es del siglo xi y se inspira en sucesos
ocurridos tres siglos antes. El hecho histórico en el que se basa es el siguiente: en el año 778,
el emperador Carlomagno entró en España, que estaba ocupada por los árabes; tomó Pam- Los cantares de gesta era la narración
de hechos memorables.
plona, pero no pudo conquistar Zaragoza. Al salir de España, la retaguardia de su ejército
fue atacada por los vascos, quienes le ocasionaron gravísimas pérdidas.
La memoria de este desastre debió conservarse, y al fin, en el siglo xi, un poeta francés
se inspiró en él para escribir El cantar de Roldán. Los hechos históricos que dan origen al ¿Sabías que...?
texto no se respetan totalmente, sino que han sido mezclados con la ficción literaria. De
El vocablo juglar procede del latín
esta manera, nos encontramos con que en el poema son árabes y no cristianos los que ata-
jocularis, que significa “gracioso, risi-
can al ejército francés. Además de los sucesos, también se idealiza a los personajes, con lo
ble”, y éste de jocus: “juego”; trovador
que se le da al poema un cierto carácter legendario, a diferencia del realismo de las gestas es un derivado del verbo provenzal
españolas. trobar, que proviene del latín tropare:
Algunos rasgos distintivos de la poesía épica de estos países son: “inventar, hallar”.
Desde Francia la poesía épica se-
1. La épica francesa contiene una gran cantidad de elementos fantásticos o maravillo-
ñorial se extiende, a partir de finales
sos: fuerzas sobrehumanas, prodigios de la tierra o del cielo, etcétera. A pesar de ello,
del siglo xii, a otros países cristianos
está determinada por ideales nacionales, dinásticos y eclesiásticos. que beben de sus tradiciones gue-
2. La épica española es básicamente histórica; se ocupa de sucesos reales y se sujeta a rreras nacionales. En España aparece
los datos topográficos y ambientales, que se combinan con algunos elementos mara- el Cantar de Mío Cid; en Alemania, el
villosos, frecuentes en las creencias populares: sueños, conjuros, etcétera. Cantar de los Nibelungos; en Inglate-
3. La épica germana también se caracteriza por la presencia de elementos fantásticos, pero, rra, el Beowulf; y en los países escan-
a diferencia de la francesa, no es religiosa y su vínculo social más fuerte es el clan. dinavos, especialmente en Irlanda,
las sagas.

El Poema de Mío Cid


En España hubo numerosos cantares de gesta, la mayoría de los cuales no han llegado hasta
nosotros. El más importante, conservado casi entero en un manuscrito, es el Poema de Mío
Cid, escrito a mediados del siglo xii.
A diferencia de la épica francesa, en el Poema de Mío Cid encontramos una gran exacti-
tud tanto geográfica como histórica.
La figura del Cid se destaca por el valor, la nobleza, la fidelidad al monarca, a pesar de
ser víctima de una injusticia.
Así pues, el Cid, aunque idealizado, nunca deja de ser hombre. El realismo, la historici-
dad, el sentido del carácter individual de los personajes son algunas de las cualidades más Un personaje destacado en la épica
española es, sin lugar a dudas, Rodri-
notables del poema y, en general, de toda la épica castellana. go Díaz de Vivar, El Mío Cid.

Poesía lírica
A principios del siglo xii surge en Provenza un tipo de poesía lírica cuyo carácter es total-
mente opuesto al de la épica.
Tradicionalmente se considera como la primera manifestación lírica de la Europa me-
dieval y pilar, por lo tanto, de toda lírica en lengua romance.
112 Unidad 3 La edad Media en Europa

Provenza proporcionó el ambiente propicio para el cultivo de la poe- La noción de amor cortés tiene origen musulmán.
sía lírica a principios del siglo xii.

El clima privilegiado de Provenza, su tierra fértil, la relativa tranquilidad política y social, así
como su lejanía a la cruenta experiencia de la guerra fueron factores que ayudan a explicar el
desarrollo de la poesía en esa región. Estos factores, así mismo, causaron que la vida en la corte
se transformara y se buscaran nuevos entretenimientos y ocupaciones. Floreció entonces una
brillante escuela de trovadores cortesanos cuya influencia se extendió por toda Europa.
La poesía lírica provenzal se caracteriza por ser refinada y artificiosa, es decir, complica
intencionalmente la métrica dando como resultado una expresión rebuscada. Se crearon
tres géneros principales:

Parejas de enamorados. Tapiz medieval. a) Canción (de asunto amoroso).


b) Serventesio (de intención satírica).
c) Tensó, disputa o partiment (torneos verbales sobre los más variados temas). El tema
dominante de la poesía lírica provenzal es el amor, interpretado como un culto del
caballero hacia la dama elegida, que da como resultado la creación del “amor cortés”.
La poesía lírica provenzal aparece en el siglo xi como poesía aristocrática y refinada, es obra
de autores instruidos que conocen y practican una técnica literaria y musical muy variada.
Guillaume de Poitiers, duque de Aquitania (1086-1127), es el primer trovador de nombre
conocido y sus composiciones son las más antiguas de la poesía lírica en lengua moderna.
Su nieta, Leonor de Aquitania, es la más rica heredera de la cristiandad occidental. Casada
con Luis VII, se separa de su marido. Su segundo matrimonio es con Henry Plantagenet,
duque de Normandía, y posteriormente rey de Inglaterra con el nombre de Enrique II.

El concepto de “amor cortés”


La idea del amor era ya conocida en la antigüedad y en forma especial por Ovidio, autor
muy leído en las escuelas; pero la gran influencia del amor cortés vino, irónicamente, de los
enemigos del cristianismo: los musulmanes. Durante el largo periplo que fueron las cruza-
das, usos y costumbres fueron absorbidos lentamente por uno y otro bando. Entre éstos,
la idea de la pureza y el respeto por la mujer con que los musulmanes comulgaban. Así, la
Edad Media le dio una estructura particular, de acuerdo con la sociedad de esa época. La
sociedad feudal se caracteriza de modo fundamental por la jerarquía, en la que existían
derechos y obligaciones netamente definidos y estrictamente observados tanto por los se-
ñores como por los vasallos. De esta forma, la dama era representada como señora feudal, y
el caballero que la pretendía se convertía en su vasallo, adoptando una actitud de sumisión,
fidelidad y respeto.
La figura del trovador va de Italia a Por el amor a la dama, el caballero sueña alcanzar las perfecciones de la virtud caballe-
Inglaterra. resca y la pureza de corazón, con lo que el amante recibe su recompensa.
Tema 1 Literatura medieval 113

En la naciente caballería galante el caballero debía conocer, hasta en el más mínimo deta-
¿Sabías que...?
lle, sus obligaciones, por lo que se hizo necesaria la elaboración de un Código de Amor.
Anjou (1154) funda el reinado angevino, que se extiende desde Escocia, Evreux, Blois y Características del “amor cortés”
Toulouse, y que constituye, en el siglo xii, el centro de la lengua y civilización francesas. 1. Tiene un carácter aristocrático, es
Leonor es la protectora de la civilización cortés, que sus hijas y nietas esparcirán en las decir, pertenece únicamente a
cortes del norte de Francia y España. Los poetas alemanes, provenzales, franceses e ingleses una élite.
cantan su gloria. 2. Su iniciación exigía el conocimien-
Los siglos xii y xiii constituyen el mejor periodo de la lírica provenzal; entre los trovado- to y el aprendizaje de un arte difícil
res más destacados están: Marcabrú, Guillem de Cabestany, Bernat de Ventadorn, Arnaut con reglas complejas y estrictas.
Se trata de un amor intelectual,
Daniel, Giraut Riquier y muchos más.
no físico.
3. La obligación de amar se impone
Dispersión e influencia de la lírica provenzal en Europa a todo joven bien nacido.
4. La dama es una mujer casada,
Tomando como pretexto la herejía albigense (llamada así por haber surgido en Albi), los cuyo cuerpo pertenece al esposo,
franceses del norte atacan y derrotan a los provenzales en 1213. Este hecho provoca no sólo pero el pensamiento corresponde
la decadencia de la lengua de oc y el consiguiente predominio del francés en aquellas regio- al amante. Se considera que no
nes, sino también la dispersión de los trovadores provenzales por toda Europa. puede haber amor verdadero en
Muchos de los trovadores fueron recibidos en las cortes de diversos países. Pasan a el matrimonio.
Italia, donde bajo su influencia, surge la escuela siciliana y el dolce stil nuovo; a Inglaterra, 5. Existía una superioridad social de
donde son acogidos por Ricardo Corazón de León, quien era, asimismo, trovador; a Aragón la dama con respecto al amante,
el cual mantenía una actitud de
y Cataluña, donde se desarrolla una espléndida escuela trovadoresca; a la corte de Castilla,
sumisión y de temor ante la idea
donde Fernando el Santo y su hijo Alfonso X protegieron a varios de ellos; a Galicia y Por- de perderla. Se da una fidelidad
tugal, donde provocan el florecimiento poético de los cancioneros galaico-portugueses, e absoluta.
incluso a la corte árabe de Granada, hasta la que llegan algunos. De esta manera, la influen- 6. Mientras más sufre el amante, más
cia de los trovadores alcanza a toda la Europa culta de su tiempo. agradable es la recompensa. El
Como señalamos anteriormente, en Italia la influencia de la poesía lírica provenzal hace amor se convierte así en la fuente
surgir lo que se llamó el dolce stil nuovo (dulce estilo nuevo), en el que la mujer representa de todas las virtudes y bellezas. La
una de las vías de acceso a la divinidad: a través de la belleza femenina, el alma del poeta “alegría de amar” es un sentimien-
puede vislumbrar, de alguna manera, la grandeza de Dios. Entre los creadores de este nuevo to nuevo que trasciende el deseo
estilo encontramos a Dante Alighieri y Francesco Petrarca. sexual.
El amor es, pues, el instrumento de
perfección espiritual. Afirma Miraval:
Dante Alighieri (1265-1321) “Del amor procede, dígase lo que
se quiera, todo aquello que posee
Dante Alighieri nació en Florencia en 1265 y murió en Ravena en 1321, y está considerado algún valor”.
como el más grande de los poetas en lengua italiana. Su formación la adquiere en las es-
cuelas eclesiásticas de Florencia y comienza a escribir a los 18 años. A los 30, participó en
política, incorporándose al partido güelfo, que se dividió más tarde en Blancos y Negros.
Se inclinó por el primero, más moderado, y al triunfar los Negros, fue desterrado de
Florencia por el resto de su vida.
Dante escribió en latín varios tratados, como De vulgari eloquentia, elogio del italiano, y
De Monarchia, sobre temas políticos. Igualmente, escribió varias obras en italiano, entre las
que encontramos Vita Nuova, el Canzoniere (poesías diversas) y el Convivio (comentario
filosófico a tres composiciones suyas).
Vita Nuova es una colección de sonetos y canciones escrita entre los 18 y los 30 años,
que luego comentó en prosa. Están dedicados íntegramente a una mujer idealizada, Beatriz, ¿Sabías que...?
seguramente Beatriz Portinari, quien murió muy joven y fue el amor de juventud de Dante. En la Divina Comedia, el Infierno está
Ya muerta su amada, convertida en pura abstracción, invadió al poeta una profunda melan- representado como un embudo,
colía mística y filosófica, que preparó el camino para su gran obra, la Divina Comedia, en con nueve círculos concéntricos, el
donde Beatriz simboliza la sabiduría teológica. último de los cuales, donde habita
Lucifer, coincide con el centro de
La Divina Comedia la Tierra; el Purgatorio es como una
montaña con nueve gradas, asimis-
Su obra principal se titula Comedia, simplemente por estar escrita en lengua vulgar e ini- mo concéntricas; y el Paraíso tiene
ciarse en los horrores del infierno para terminar con el desenlace feliz del Paraíso. A partir nueve esferas celestiales, desde cuyo
del siglo xvi se le antepuso el atributo de divina, tanto por tratarse de un tema religioso centro logra el poeta contemplar la
como por su belleza literaria, denominándose desde entonces Divina Comedia. apoteosis de la Santísima Trinidad.
114 Unidad 3 La edad Media en Europa

Gustavo Doré ofrece su interpretación de la obra de Dante, la Pintura del siglo xiv que muestra una escena del Infierno de la Divi-
Divina Comedia, a través de sus extraordinarios grabados. na Comedia de Alighieri.

La Divina Comedia es un poema alegórico, filosófico y moral que resume la cultura


¿Sabías que...?
cristiana de la Edad Media dividido en tres partes, que corresponden al Infierno, el Purga-
Es importante notar el valor simbó- torio y el Paraíso. La estructura del poema responde a la concepción cósmica del sistema
lico que Dante concede al número ptolomeico-cristiano.
tres o a sus múltiplos: el poema está En la Divina Comedia, Dante va acompañado por el poeta Virgilio en su tránsito por el
dividido en tres partes, y cada una de Purgatorio y el Infierno. Virgilio le muestra los suplicios y le cuenta la vida y los hechos de
ellas consta de treinta y tres cantos. los condenados que van encontrando. Ya en el Paraíso, Virgilio lo abandona, pues no puede
El embudo del Infierno está forma-
entrar por haber sido pagano, y en ese momento se le aparece Beatriz, que guía a Dante por
do por nueve círculos; el monte de
la Purificación tiene nueve gradas y
las esferas celestiales, mostrándole bondad pura, absoluta e inmaculada que disfrutan los
el Paraíso, nueve bóvedas celestes. Bienaventurados, hasta que en los últimos cantos del poema desaparece también Beatriz y
Lucifer muestra tres rostros pavoro- le acompaña San Bernardo, que intercede ante Dios para que el poeta pueda contemplar el
sos como contrafigura de la Santísi- misterio de la Santísima Trinidad.
ma Trinidad. Además, Dante inventa
para este poema los tercetos, estrofa El sentido alegórico de la Divina Comedia
que desde entonces se generaliza
a la poesía romántica. ¿Por qué el En la Divina Comedia Dante afirma a la vida ultraterrena como la única que da sentido y
interés de Dante por este número? valor a la existencia humana. Si bien las imágenes con las que representa el destino eterno
Porque el tres es el número más sa- de las almas después de la muerte (Infierno, Purgatorio y Paraíso) responden al imaginario
grado de la cristiandad. El número medieval sobre el tema, tienen, además, un sentido alegórico. Esto es, que representan al-
tres representa a la Santísima Trini- gún tipo de significado abstracto o conceptual.
dad: Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Así, se ha pensado que Virgilio representa la razón humana, la inteligencia, mientras que
Por lo mismo, Dante se dio cuenta Beatriz, la amada de Dante en su juventud, transformada por él en idea espiritual, personifica la
que el tres no podía ser el número
sabiduría divina, la Teología. De esta manera, Dante estaría representando la transición del alma
dominante en el Infierno, así que
le agregó un prólogo. La nueva es-
a través de los caminos de la Razón hasta alcanzar la Gracia que redime la unión con Dios.
tructura de la Comedia quedó, pues,
dividida en:
Infierno: 34 cantos.
Francesco Petrarca (1304-1374)
Purgatorio: 33 Otro gran poeta italiano, contemporáneo de Dante, es Francesco Petrarca, quien nació en
Paraíso: 33 Arezzo y murió en Arqua. Durante su infancia y juventud vivió en Avignon, que entonces era
Lo que arroja un número tam- la sede de la corte pontificia, debido a que su padre había sido exiliado por las mismas razones
bién perfecto: el cien. que Dante. En esta ciudad se ordenó como sacerdote y conoció, al salir de la iglesia de Santa
Clara, a Laura, una hermosa joven que le sirvió de inspiración toda la vida, como Beatriz a
Tema 1 Literatura medieval 115

Dante; especialmente su poesía fue en lengua italiana. La muerte de Laura en 1348, a causa
de la peste que azotaba a Italia, provoca en Petrarca una tremenda crisis espiritual, que divide
su obra en dos etapas: antes y después de la muerte de Laura.
La gran admiración que sentía Petrarca por los autores clásicos se refleja en su obra literaria,
ya que gran parte de ella está escrita en latín. Sus contemporáneos celebraron especialmente
su obra en latín, y fue precisamente por su poema África (en el que celebra las hazañas de
Escipión) que fue coronado por el Senado de Roma. Sin embargo, Petrarca ha pasado a la pos-
teridad como uno de los más grandes líricos del mundo por su poesía escrita en italiano, que
él mismo menospreciaba.

El Cancionero
El Cancionero es una abundante colección de poemas (300 sonetos y 49 composiciones
varias), dedicada íntegramente a Laura. El Cancionero se divide en dos partes: In vita e
In morte di Madonna Laura. En la primera parte expresa su amor por esta dama con una
belleza impecable, en la segunda parte lo hace con una honda melancolía, y transforma la
imagen real en una vaga alegoría poética, recuerda los lugares por donde pasó Laura, o to- Francesco Petrarca es considerado el
dos y cada uno de los aniversarios de su muerte, y se complace en sus tristes recuerdos. primero y uno de los más importan-
A diferencia de Dante, cuyo amor por Beatriz tenía un carácter básicamente espiritual, tes poetas líricos modernos.
la pasión de Petrarca por Laura se manifiesta mucho más terrenal. Su poesía revela la lucha
y contradicción de un hombre que se debate entre el deber y el deseo. Aunque no podía
dejar de sentirlo, su amor por Laura representaba un pecado, contrapuesto a los votos que,
como sacerdote, había hecho. Así entonces, la poesía del Cancionero puede definirse como
una poesía del conflicto, razón por la que se considera a Petrarca como un importantísimo
precursor del Renacimiento y del mundo moderno. Heredero de la tradición ascética me-
dieval y cristiana, manifiesta simultáneamente el despertar de los sentidos y la imaginación
terrenal, tal vez motivados por el contacto con la literatura grecolatina, lo que significó una
lucha entre dos tendencias opuestas.

Sus obras en prosa latina


Además de un gran poeta, Petrarca puede considerarse como un gran pro-
sista en latín, aspecto en el que ejerció una influencia considerable en la
literatura europea. Como biógrafo, escribió De viris illustribus, colección
de vida de hombres famosos de la Antigüedad; como historiador, recopila:
en De rebus memorandis una valiosa colección de máximas y anécdotas
de hombres famosos; en su Itinerarium syriacum muestra su saber geo-
gráfico y arqueológico. Sus escritos en prosa de mayor interés son sus tra-
tados filosóficos como De contemptu mundi, en el que la Verdad dialoga
con San Agustín sobre la salvación de su alma; De vita solitaria o De otio
religiosorum, en los que hace el panegírico de la vida y el ocio religioso; y
De remediis utriusque fortunae (“Remedios contra la próspera y la adversa
fortuna”), en donde Petrarca aconseja una resignación estoica.

Petrarca humanista Laura es la musa y el gran amor de


Criado en el exilio desde su infancia, sin pertenecer realmente a una ciudad, un hogar o una Petrarca.
familia, consagrado al sacerdocio y absorbido por intereses literarios, Petrarca fue un ciuda-
dano libre, condición que le permitió forjarse una concepción humanista que dejaba atrás
a la Edad Media. Por ello, Petrarca representa la más genial anticipación del Renacimiento.
Su pasión por los clásicos lo lleva a buscar antiguos manuscritos. Él mismo es no sólo un
gran poeta lírico y épico, sino también un humanista íntegro, que cultiva las más diversas
disciplinas: la biograf ía, la geograf ía, la historia, el diálogo filosófico.
A Petrarca se debe la fijación de la lengua poética italiana, iniciada por Dante, y asimis-
mo, él es quien da forma definitiva al soneto y a la canción de carácter sentimental, con los
que alcanza los niveles más altos de la poesía lírica.
116 Unidad 3 La edad Media en Europa

Influencia petrarquista
La influencia de la obra de Petrarca no se limita a las letras italianas, sino que trasciende a
la poesía francesa y española del Renacimiento; los poetas de esta época imitarán la mu-
sicalidad de sus versos, su doliente y apasionado sentimiento amoroso y su visión de una
naturaleza pura que asocia a su propia intimidad.

Narrativa medieval. La novela cortés


El panorama literario del norte de Francia, al comenzar la segunda mitad del siglo xii, era
especialmente variado y extraordinariamente rico: junto a los cantares de gesta y las can-
ciones trovadorescas, empezó a cultivarse un nuevo tipo de obras: los nobles, cada vez más
cultos y con mayor curiosidad, deseaban conocer los detalles de las historias de sus tierras.
Esta historia primero se redacta en latín, de manera muy escueta, y desde el segundo cuarto
del siglo xii se escribe en lengua romance (roman por oposición al latín) y se mezcla con
abundantes ampliaciones ficticias de los acontecimientos concretos.
Por otra parte, el renacimiento cultural del siglo xii impulsa el conocimiento de la an-
tigüedad clásica. Interesan de modo particular las narraciones históricas sobre Alejandro
De esta manera, al mezclarse con una gran cantidad de descripciones procedentes de libros
La fijación de la lengua italiana se le
debe a Francisco Petrarca. antiguos, la historia y la leyenda dieron origen a un género nuevo: la novela cortés, en la
que se conjugan algunas características tanto de la épica como de la poesía lírica provenzal.
La novela surge como una nueva forma de historia y recibe, en su origen, el mismo nombre
que ésta (roman). Sólo cuando a principios del siglo xiii se abandona el verso para expre-
sarse en prosa, podemos decir que el roman ha encontrado su identidad.

Cantares de gesta vs. novelas de caballerías


Los cantares de gesta y las novelas de caballerías convivieron durante muchos años; represen-
taron dos mundos coexistentes totalmente distintos en los que la cortesía se enfrenta con la
desmesura cruel y bárbara de los cantares de gesta. Gran parte de sus diferencias se debieron
al público: el auditorio de los poemas épicos era amplio y heterogéneo, mientras que el de la
novela se reducía a la aristocracia de la corte.

Las primeras novelas


La materia clásica (Tebas, Eneas, etcétera) se utilizó en las primeras novelas; pero hay otros
motivos: entre 1150 y 1160 Wace escribe el Roman de Brut, en el que se explica la fundación
de Bretaña, gracias a Brutus, nieto de Eneas: la monarquía inglesa obtiene con esta fábula
un linaje tan importante como el de los reyes de Francia, que también se consideraban des-
cendientes de los troyanos. Si los franceses tenían un Carlomagno y un Roldán, la nobleza
inglesa descubre a Arturo y a los Caballeros de la Mesa Redonda.

La materia de Bretaña
En el segundo periodo de la novela cortés el centro de interés se desplaza al mundo bretón: el
A diferencia de los cantares de gesta, roman se nutrirá casi exclusivamente de tradiciones bretonas o celtas. La literatura de tema bre-
las novelas de caballería reflejan un
tón fue muy popular en toda Europa, la cual se manifestó en tres géneros de obras distintos:
mundo idealizado, donde la cortesía
impera. a) Poemas de amor. El más importante es el de Tristán e Iseo, de Thomas (siglo xii).
b) Novelas del rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda, en donde se describen las
aventuras de estos personajes. El más famoso cultivador de este género fue Chrétien
de Troyes (siglo xii).
c) Novelas que describen la búsqueda del Santo Grial. Vaso en el que, según la tradición,
José de Arimatea había recogido la sangre de Cristo y que sólo un caballero puro,
Perceval, nos dicen estos poemas, podría descubrir.
Tema 1 Literatura medieval 117

¿Sabías que...?
Algunas reglas del amor cortés
1. El pretexto del matrimonio no es
una excusa válida contra el amor.
2. Quien no es celoso no puede
amar.
3. Nadie puede tener dos amores a
la vez.
4. No conviene amar a una dama
a la que uno se avergonzaría de
desposar.
5. El amor rara vez dura cuando se
divulga demasiado.
6. Una conquista fácil quita al amor
su validez; una conquista difícil
El rey Arturo y sus Caballeros de la Mesa Redonda tienen su Una escena de caballería.
lo acrecienta.
origen en Inglaterra.
7. Todo amante debe palidecer en
presencia de su amada.
8. A la vista súbita de su amada, el
Chrétien de Troyes corazón del amante debe estre-
Chrétien de Troyes es un autor fundamental de esta época, sin cuya existencia no se podría mecerse.
explicar el éxito de la materia de Bretaña. Chrétien articula de manera coherente datos dis- 9. Sólo los merecimientos nos ha-
cen dignos de amar.
persos en leyendas y en cuentos de carácter oral, y da personalidad a figuras que pervivirán
10. El enamorado siempre es tímido.
en la literatura posterior: Guinevere y Lancelot, Gawain y Keu, Perceval, etcétera, que serán 11. Los celos verdaderos siempre
respetadas por los autores del resto de la Edad Media. acrecientan el amor.
Chrétien de Troyes se inspira en leyendas celtas donde el amor tiene lugar preferente, en 12. El verdadero amante no halla
contraposición con la brutalidad salvaje de los viejos cantares de gesta. El caballero pierde nada bueno en lo que a su ama-
rudeza y violencia y la reemplaza con galantería. Los poemas de Chrétien de Troyes aplican da no le place.
e ilustran la doctrina del amor cortés; el amor que se enseña y celebra es el amor caballeres- 13. Ni come ni duerme aquel a quien
co, desprendido de la sensualidad, amor que es principio supremo de todo valor y todo mé- carcome una pasión de amor.
rito, el amor que ensalzan los trovadores y que es la fuente de sus inspiraciones poéticas. 14. Nada impide a una mujer que
El autor de las reglas del amor cortés fue un oscuro religioso de quien no sabemos casi sea amada por dos hombres, ni
nada. Las reglas aparecieron en su libro De arte honeste amandi. Si bien, por siglos se pensó a un hombre ser amado por dos
mujeres.
que eran el resultado de un análisis profundo, hoy sabemos que se trataron de una respuesta
irónica del autor a la obra de Ovidio El arte de amar.

El cuento
El cuento es un género que tuvo una gran importancia en la Edad Media debido a su carác-
ter didáctico, ya que se consideraba que la naturaleza humana debía ser instruida mediante
procedimientos agradables que facilitaran el aprendizaje.
El siglo xiii marca el auge de la literatura didáctica. En España encontramos la presencia
de tres diferentes tradiciones que van a confluir en el desarrollo y auge del cuento:
1. La tradición oriental, que penetra a través de la península ibérica, en donde encon-
tramos la presencia de población islámica, judía y cristiana. El Imperio Islámico es el
transmisor del acervo oriental hacia Occidente. Hay una gran circulación de cuentos
orientales: fábulas de origen mesopotámico, egipcio, hindú, etcétera. A mediados del
siglo xii encontramos cuentos de procedencia oriental en castellano: Calila et Dim-
na, Sendebar. En este tipo de cuentos hay un predominio de la temática profana (esto
es, no religiosa) basada en la prudencia, dirigida a favorecer una conducta individual El cuento, durante la Edad Media, tuvo
mesurada y a evitar juicios apresurados del prójimo. un carácter eminentemente didáctico.
2. La tradición occidental, el uso de ejemplos se empleaba desde la antigüedad greco-
latina. Aristóteles lo considera como un medio de persuasión inductivo (ejemplo o
paradigma).
118 Unidad 3 La edad Media en Europa

3. La predicación religiosa se servía de relatos breves que se proponían como ejemplos


de los que se extraían reglas de conducta acordes con la moral cristiana, y que se di-
fundían principalmente a través del sermón, es decir, en forma oral.
Hay dos momentos clave de fusión entre la corriente narrativa oriental y la occidental:
a) Siglos xii y xiii: Europa conoce a través de versiones latinas los cuentos orientales,
mismos que se van integrando en ejemplarios o bien en obras enciclopédicas.
b) Con la imprenta (siglo xv) que multiplicará y favorecerá la confluencia de tradiciones.
A partir del siglo xiii abundan obras sobre la educación de los príncipes (corriente orien-
tal y occidental) en lenguas vulgares. A menudo se presentan como si hubiesen sido compi-
lados por los monarcas para la educación de sus hijos o por sus más directos consejeros.

El conde Lucanor
En la primera mitad del siglo xiv en España aparece El conde Lucanor de don Juan Manuel,
en el que se percibe un sentido práctico: el ejemplo ya no se presenta como un paradigma
El conde Lucanor son cuentos cuya
de validez universal, sino de aplicación restringida a casos concretos.
trama se teje a través de los consejos
que un joven caballero pide a Patro- Se trata de una colección de 50 apólogos que don Juan Manuel enlaza de manera inge-
nio, su maestro. niosa: un joven caballero, el conde Lucanor, pide consejo a Patronio sobre diversas cues-
tiones de gobierno, de moral, de conducta, que el maestro aclara con un relato novelesco y
condensa en una moraleja final. Don Juan Manuel es el primer cuentista de las literaturas
europeas, ya que El conde Lucanor fue terminado en 1335 y Boccaccio, el máximo exponen-
te de este género en Italia, comenzó a escribir el Decamerón a partir de 1348.

Giovanni Boccaccio
En Italia, Giovanni Boccaccio (1313-1375) se destaca como poeta
y narrador. Hijo de un comerciante florentino y una dama france-
sa, nace en París y su juventud la pasa en Florencia y Nápoles. La
visita que le hace un cartujo,1 quien lo exhorta a abandonar los es-
critos profanos, representándole vivamente las penas del infierno,
lo induce a retirarse a Certaldo, donde muere en 1375.
La producción de Boccaccio es muy variada, ya que escribió
églogas, poesía lírica y una epopeya entre otras obras, pero su ver-
dadera personalidad, que le confiere el título de padre de la prosa
italiana, es la de narrador.
Escribe, aún muy joven, el Filocolo, novela que se centra en los
amores de Flor y Blancaflor. Con Il Ninfale d’Ameto inicia en la no-
vela el tema pastoril, que más tarde tendrá mucho éxito. En L’elegía
Cena del Decameron, de Giovanni de Madonna Fiammeta, una mujer relata en forma autobiográfica su
Boccaccio, por John William Water- desesperación por el abandono de su amor. En Il Corbaccio o Laberinto de amor hace una te-
house (1849-1917).
rrible sátira contra las mujeres, en donde destacan la gracia de la expresión y sus descripciones
de costumbres de la época.
Boccaccio desplazó la literatura de las clases cultas y aristocráticas por una de carácter
popular. En su obra pintó al mundo tal y como lo veía, con toda su sensualidad, sus bajezas,
sus aspectos ridículos y cómicos, sustituyendo las alegorías y abstracciones por hechos
reales y concretos. Su reivindicación de los sentidos y la sensualidad frente a los escrúpulos
y aspiraciones meramente espirituales de la fe cristiana resulta de gran importancia, ya que
expresa la transición hacia un nuevo orden y una nueva etapa. Boccaccio ya no se deja inti-
midar por la amenaza del infierno y sus tormentos eternos y proclama la belleza del mundo,
la gracia de la juventud y la fuerza del amor y de la vida.

1
Religioso de la orden de la Cartuja, fundada por San Bruno en 1084.
Tema 1 Literatura medieval 119

El Decamerón
A pesar del valor que tienen algunos de sus relatos anteriores, la obra maestra de Boccaccio es
el Decamerón, colección formada por cien cuentos relatados alternadamente por siete jóvenes
damas y tres caballeros, durante “los diez días” (que es el significado del título) en que están
refugiados en una villa cercana a Florencia, asolada por la peste del año 1348. Estos jóvenes,
para distraerse, juegan, cantan, bailan y, sobre todo, cuentan historias. Boccaccio reúne leyen-
das, anécdotas y cuentos de la más variada procedencia, desde el repertorio de la antigüedad
grecolatina o de Oriente, hasta historias florentinas. Por su aguda observación de la realidad, su
penetración psicológica, su maestría en la descripción y la narración, Boccaccio ha sido consi-
derado como el primer gran narrador moderno, y se convirtió en modelo de cuantos cultivaron
después el género novelesco.
El Decamerón puede considerarse como la antítesis de la Divina Comedia de Dante, ya
que retrata la vida humana terrenal desde una perspectiva cómica y optimista, desenten-
diéndose de lo que pueda ocurrir más allá de la muerte. En este libro aparecen la vida, el
mundo, la carne y la naturaleza sin mediación ni relación con el orden ideal que predicaba
la Iglesia. Es más, Boccaccio se burla y pone en evidencia la hipocresía de frailes y caballeros
por igual. Sin proponérselo, el Decamerón significó una rebelión contra la doctrina cristiana
y la institución eclesiástica medieval.

Geoffrey Chaucer
En la Gran Bretaña convivían tres literaturas: la anglosajona, la latina y la francesa. Aunque
estas circunstancias favorecieron la vida intelectual, abierta a varias culturas, es indudable
que retrasaron la formación del inglés literario, hasta que en el siglo xiv Chaucer fija la
lengua poética, por lo que se le considera el padre de la literatura inglesa, cuya obra más
notable es Cuentos de Canterbury.
Aunque provenía de una familia de clase media, Geoffrey Chaucer (1340-1400) era un
hombre instruido que ocupó cargos diplomáticos en Francia, Italia y Flandes, y en su ma-
durez, altos cargos administrativos en Londres.
Sus viajes a Italia y a Francia lo pusieron en contacto con su literatura, que introduce en
Inglaterra, y así traduce el Roman de la Rose; imita la Divina Comedia en su poema Templo
de la Fama, y adapta el Filostrato de Boccaccio en el poema Troilo y Cresida.
Lo anterior explica que conociera diversos ámbitos (altos y bajos) de la sociedad feudal
europea, y como sentía una extraordinaria atracción por las aspiraciones y caprichos huma-
nos, consiguió captar la vida del siglo xiv en su más pura esencia.
Geoffrey Chaucer es uno de los poe-
tas más sobresalientes de Gran Breta-
Los Cuentos de Canterbury ña. Su obra cumbre, los Cuentos de
Canterbury.
La obra más notable de este poeta es la colección de cuentos en verso titulada los Cuentos
de Canterbury, que aparecen relatados por 30 peregrinos que se dirigen a la tumba de santo
Tomás Becket en Canterbury. Estos peregrinos (que representan las más variadas clases socia-
les) acuerdan premiar con una comida al mejor narrador. Con este pretexto, Chaucer alterna
fábulas, breves novelas, sátiras o elogios a las mujeres, todo expresado con humor y realismo, al
mismo tiempo que caracteriza con fuerza y vigor a cada uno de los narradores.
Lo que confiere a la obra de Chaucer una profundidad de la que carecen otras coleccio-
nes medievales es la genial caracterización de los personajes, cuya personalidad se mani-
fiesta tanto por el relato que eligen contar como por la manera en que lo hacen. Además,
es muy notable la agudeza y sensibilidad con que Chaucer reproduce las relaciones sociales
del complejo mundo medieval a partir de las conversaciones, peleas y las luchas que se
desencadenan entre los personajes de esta colección de cuentos.
Lo más probable es que Chaucer no haya conocido el Decamerón de Boccaccio, el cual
se pensaba que había inspirado tanto la trama como el tono de esta obra; pero aunque así
hubiera sido, los Cuentos de Canterbury poseen valores propios, además de que son un
testimonio de la vida inglesa de aquella época.
120 Unidad 3 La edad Media en Europa

Teatro medieval
El teatro medieval nace vinculado a las liturgias de la Iglesia. En las fiestas importantes, so-
bre todo las de Navidad y Pascua, los oficios de la Iglesia se mezclan con diálogos y cantos
alternativos de los sacerdotes y el coro, o una parte de él, que fácilmente puede represen-
tarse. Así se inicia el drama litúrgico, al que los sacerdotes y sus ayudantes representan al
principio dentro del templo; pero después, a medida que la acción se complica y se recarga
de elementos profanos, la escenificación se efectúa en el claustro, en el atrio o en la plaza;
los sacerdotes intervienen menos en ellas y algunas cofradías se encargan de organizar el
espectáculo y desempeñar los papeles.
Los textos que nos han quedado están generalmente en latín, aunque es frecuente que se
mezclen en ellos trozos y cantos en lengua vulgar. Entre los más antiguos escritos en lengua
vulgar están el auto sacramental español Auto de los Reyes Magos (fines del siglo xii) y el ale-
mán Auto de Pascua.

El teatro medieval se inicia con el drama litúrgico. El carro de heno de Hyeronimus Bosch. Museo del Pra-
do, Madrid.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) ¿Qué sabes sobre Petrarca y su amada, Laura?
b) Al leer, observa el ambiente en el que se desenvuelve el personaje.
c ) Deduce por el contexto las palabras que son poco conocidas para ti.
d) ¿Recuerdas haber visto una palabra donde la letra “x” se haya empleado con el sonido de la “j”, como
observarás en este poema?
e) Observa también la inclusión de una contracción, para ocupar el lugar de una letra omitida y susti-
tuirla por un apóstrofo que es muy común en italiano, a diferencia del español.
Tema 1 Literatura medieval 121

2. Lee con atención la siguiente oda.

Petrarca
CCLXXVI2

Poi che la vista angelica, serena…


Después que aquella luz clara y serena
en gran dolor por su breve partida
el alma me dexó en horror metida,
procuro hablando de alentar mi pena.
A llanto dolor justo me condena
y cosa es de la causa bien sabida;
Amor sabe que llanto es mi guarida
contra el pesar de que mi vida es llena.
¡Oh muerte!, della me apartó tu mano;
y tú, felice tierra, que contigo
retienes aquel lindo rostro humano.
¡Ay, cómo me hallo solo y sin abrigo
desde qu’el amoroso, dulce y llanto
sol de mis ojos ya no está conmigo!

1. Prepárate para la lectura.


a) Observa de nuevo el monólogo dirigido a la tierra considerada como si fuera una persona.
b) Destaca un juego de palabras con el cual el autor de refiere indirectamente a Laura.
c ) Al leer, anota los defectos de que según el poeta adolece la tierra.
d) Este poema tiene el mismo tema que el anterior: el sufrimiento del poeta por una ausencia, al leer
observa a quién le reclama.
e) También nota qué es lo que le reclama.
2. Ahora lee el texto.

CCC
Quanta invidia io ti porto, avara terra…

¡Cuánta envidia te tengo, avara tierra,


que abrazas la que ver ya me han quitado,
y l’aura de aquel rostro hayas llevado
do siempre hallaba paz para mi guerra!
¡Y cuánta envidia al cielo a do se encierra
el espíritu de mí tan celebrado
de sus graciosos miembros despojado,
cielo que a pocos se abre, antes se cierra!
¡Cuánta envidia a las almas que han en su suerte
poder gozar su dulce compañía,
la cual yo procuré con tan gran llama!
¡Cuánta envidia a la cruda y fiera muerte,
que apodera de la vida mía
en sus ojos se está y a mí no llama!

2
Francesco Petrarca, Cancionero, Planeta, Barcelona, 1985.
122 Unidad 3 La edad Media en Europa

Actividades

1. Investiga qué es un soneto y cuál es su estructura. Observa si estos dos poemas coinciden con ella. Com-
parte tus resultados con el grupo.
2. Busca en la biblioteca información sobre figuras retóricas y bajo la coordinación de tu profesor, participa
con tu grupo en la identificación de las figuras que utiliza Petrarca en estos dos poemas.
3. Identifica las ideas y sentimientos que se expresan en estos dos poemas. Coméntalos con tu grupo.
4. Discute sobre el concepto de amor que expresa Petrarca. ¿Tiene alguna relación con el amor cortés?
Explica tu respuesta. ¿Consideras que hoy en día el concepto de amor es semejante o muy diferente?
Argumenta tu opinión.
5. Localiza en los textos algunos elementos que expresen ya sea el conflicto de Petrarca entre la fe y el
deseo, o bien lo terrenal de su amor por Laura.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) ¿Recuerdas algo sobre el autor?
b) ¿Sabes dónde queda Bretaña?
c ) Se habla de Gales, ¿de qué forma parte ahora?
d) ¿Qué elementos crees que manejará el autor en un texto con este título?
e) ¿Qué obras cinematográficas conoces con un tema similar?
2. Lee el fragmento que te presentamos.

Chrétien de Troyes
El caballero del León3
(Fragmento)

Arturo, el noble rey de Bretaña, cuyas proezas son


para nosotros ejemplos de valor y cortesía, al llegar
la fiesta que llamamos Pentecostés, la celebró con
todo el fasto propio de la realeza, reuniendo a su
corte en Caraduel, en el país de Gales.
Después del banquete, los caballeros formaron
grupos junto con las damas, damiselas y doncellas,
según ellas les iban llamando para sentarse a su
lado. Unos contaban historias, otras hablaban de
Amor, de las angustias y tormentos que causa, y de
los deleitosos bienes, de que a menudo gozaron los
discípulos de su escuela, cuya regla era a la sazón
dulce y buena. Hoy, en cambio, Amor ha perdido
muchos de sus fieles, le han abandonado casi todos y con ello se ha envilecido, porque, como los
que amaban a la antigua usanza conseguían fama de corteses, valientes, generosos y honorables,
en nuestros días, Amor se ha vuelto fingimiento. Los que no sienten nada pretenden estar

3
Chrétien de Troyes, El caballero del León, Ediciones Siruela, Madrid, 1984.
Tema 1 Literatura medieval 123

enamorados, pero es mentira, y al fingir que aman, sin ningún fundamento, convierten al amor en
ficticio engaño.
Pero hablemos ahora de los que fueron y dejemos a los que están en vida, porque, a mi parecer,
un hombre cortés, aun muerto, vale mucho más que un villano vivo. Por ello me complace
contar unos hechos muy dignos de escucharse, que tratan de aquel rey tan ejemplar, que se
sigue hablando de él, aquí y más allá de estos reinos. Estoy de acuerdo con los Bretones: su fama
permanecerá siempre y, gracias a ella, se seguirá recordando a los nobles caballeros a los que eligió
y que se esforzaron con gran honra.
Pero aquel día se sorprendieron mucho al ver que el rey se levantaba muy pronto de la mesa,
cosa que pesó a algunos y dio mucho que hablar, pues nunca antes había abandonado tan gran
fiesta para retirarse a sus aposentos a dormir o descansar. Pero ocurrió aquel día que le retuvo la
reina, y tanto se demoró a su lado, que luego, olvidándose de los demás, se abandonó al sueño.

Actividades

1. Lee completa El caballero del León. a) ¿Cuál es la corte, famosa en la Edad Media, de la que se trata
en esta obra? b) ¿Qué rasgos de personalidad tiene cada uno de los miembros más notables de ella?
c) ¿Qué relación hay entre ellos?
2. a) ¿Cuál es la primera aventura de Yvain, el protagonista? b) ¿Quién lo ayuda y por qué? c) ¿Cuál es el
resultado? d) ¿Cuál es el objetivo de aquellos caballeros: ganar fama, poder o dinero?
3. Cuando el rey y su séquito llegan de visita al sitio de la primera aventura: a) ¿Cuál de los amigos de Yvain
interviene para cambiar sus planes? b) ¿A qué valores caballerescos apela su amigo para convencerlo?
c) ¿Qué aspectos de la vida de ellos consideras que intervinieron para convencerlo: la diferencia de
edad o de nivel social y económico? d) ¿Qué límites le pone al joven su dama?
4. Después de participar en múltiples torneos, ¿qué le pasó al protagonista y cuáles fueron las consecuen-
cias?
5. a) Enumera de manera breve las diversas aventuras en las que participó Yvain. b) ¿Por qué se llama “el
Caballero del León”?
6. Enumera los elementos románticos que encuentras en este libro.
7. a) ¿Contra qué seres superdotados físicamente tienen que luchar los caballeros? b) ¿Qué aspectos fan-
tásticos se encuentran en esta narración?
8. En este texto se encuentran palabras que generalmente se escribirían con minúsculas, pero que aquí
están escritas con mayúsculas para indicar que hay personificación. Enuméralas.
9. ¿Cuándo se nota la intervención del narrador al dirigirse a los lectores?
10. En la aventura de las dos hermanas que luchan por la herencia: a) ¿Con qué caballero disfrazado tiene
que batirse Yvain? b) ¿Cómo salvan ambos su honor al descubrir sus identidades? c) ¿Qué valores hu-
manos demuestran ambos personajes?
11. Considera los aspectos que te hayan interesado en esta obra medieval, compárala con tu época y ex-
presa tu opinión razonada sobre ellos.
124 Unidad 3 La edad Media en Europa

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) ¿Has oído hablar de esta leyenda?
b) ¿Recuerdas las características de las Cruzadas?
c ) ¿Cómo eran sus túnicas y qué simbolizaba su escudo?
d) ¿Contra quién peleaban y por qué?
e) ¿Cuál era el papel de la mujer en ese tiempo?
2. Lee este fragmento del Cantar del Mío Cid que te presentamos.

Anónimo
Cantar de Mío Cid4
Cantar Tercero
(Fragmento)

Todo el botín entró en Valencia en medio de la


alegría del Cid y los suyos. Cada uno ha ganado
no menos de seiscientos marcos de plata y
cuando los yernos del Campeador se vieron
con tanto dinero en las manos se regocijaban
pensando que ya nunca pasarían penas. Los de
Valencia se ataviaron lujosamente para lucir
sus buenos mantos y sus ricas pieles en alegres
festines.
Enorme fue la alegría del Cid Campeador
y sus vasallos y un día de gloria para la corte
por la muerte del rey Búcar y la victoria sobre
los moros. Y el Cid dijo acariciando su barba:
—Alabado sea Cristo Nuestro Señor que me
permite ver lo que más ansiaba y es que mis
yernos me acompañen a la lid en campo abierto.
Ya pueden ir buenas noticias suyas a Carrión, se
hablará de sus hazañas y ganaremos en honor.
Enorme es la ganancia para todos y, aunque
ya tenía bastante, guardan cuidadosamente lo
recién ganado. Mandó el Cid Campeador que
cada uno tomara su parte de lo cobrado en
esta victoria y que no fuera olvidado su quinto.
Hecha la participación, tocáronle seiscientos
caballos además de abundantes acémilas y
camellos incontables.
Tan importantes fueron el botín y la victoria que el Cid Campeador daba rienda a su
entusiasmo:
—¡Alabado sea Dios, Señor del mundo! Antes padecí estrecheces y ahora soy rico: tengo tierras,
riquezas y honor; los infantes de Carrión son mis yernos; triunfo en las batallas como lo quiere el
Altísimo y tiemblan ante mí moros y cristianos. Y aun quizás hasta en Marruecos, donde están
las mezquitas, temen que los sorprenda alguna noche. Pero yo pienso de otro modo: no los iré

4
Anónimo, Cantar de Mío Cid, traducción de Carlos Horacio Mages, Ediciones El Ateneo, México, 1962.
Tema 1 Literatura medieval 125

a buscar sino que me quedaré aquí en Valencia; mas con la ayuda del Creador, todavía han de
pagarme las parias. Me las darán a mí o a quien yo quiera.
Grande es el júbilo en Valencia por la victoria en una batalla en que todos los hombres del Cid
lidiaron de corazón. Grande es la alegría de sus yernos, los infantes de Carrión que ganaron entre
los dos hasta cinco mil marcos y se tienen con razón por ricos.
Los infantes y los demás caballeros fueron a palacio, en donde estaban con el Campeador, el
obispo don Jerónimo, el bueno de Álvar Fáñez, adversario terrible, y muchos otros de los fieles del
Cid. Cuando entraron los infantes recibiólos Minaya:
—Venid acá cuñados que por vosotros hoy valemos más.
Así como llegaron, se alegró don Rodrigo:
—He aquí, yernos míos, a mi honrada mujer y a mis hijas doña Elvira y doña Sol que desean
abrazaros y serviros de voluntad.
Gracias sean dadas a Santa María, madre de Dios Nuestro Señor, por estos casamientos que os
enaltecen y por las buenas noticias que han de ir a Carrión.
A estas palabras contestó Fernando:
—Gracias a Dios y a vos, honrado Campeador, tenemos tantas riquezas que no se pueden
calcular. Por vos nos hemos enaltecido y luchado, por vos hemos vencido en el campo a los moros
y matamos a ese probado traidor de Búcar. Ahora preocupaos por los demás que lo nuestro está a
buen recaudo.
Los vasallos del Cid no pueden disimular su sonrisa pues ni los que lucharon en lo más bravo ni
los que se arrojaron al alcance recuerdan haber visto a Diego o a Fernando. Tal mofa les corren y
tantas chanzas les arman de día y de noche que los infantes se pusieron a cavilar un perverso plan
para vengarse. Dignos hermanos uno del otro, ambos se apartan y empiezan a tramar lo que ojalá
nunca hubiésemos conocido:
—Vayámonos a Carrión que aquí ya nos hemos demorado bastante. Las riquezas que tenemos
son suficientes y no podremos gastarlas mientras vivamos. Pidamos al Cid nuestras mujeres
diciendo que las llevaremos a Carrión para mostrarles sus heredades y luego, en el camino,
cuando las hayamos sacado de Valencia y de manos del Cid, haremos nuestro antojo antes de
que también ellas nos reprochen lo del león. Nosotros somos del linaje de los condes de Carrión,
ya hemos logrado grandes riquezas y podemos escarnecerlas a nuestro antojo. Con estos bienes
seremos hombres ricos y podremos casarnos con hijas de reyes o emperadores pues que somos
descendientes nada menos que de los condes de Carrión. Así hemos de vengarnos en las hijas del
Campeador antes que nos reprochen lo que sucedió con el león.
Con este plan se vuelven ambos y Fernando González pidió silencio:
—¡Que el Creador os valga, Cid Campeador! A doña Jimena, a Minaya Álvar Fáñez y a todos
cuantos estáis aquí, pero a vos el primero, venimos a pedir que nos deis nuestras mujeres y
legítimas esposas pues queremos llevarlas a nuestras tierras de Carrión para entregarles las arras
que les dimos a mayor honra. Así verán vuestras hijas nuestra heredad y los hijos que tendremos,
su patrimonio.
El Cid no recelaba la menor vileza y repuso:
—No sólo os entregaré a mis hijas sino algo de lo mío. Vosotros les habéis dado villas por arras
en las tierras de Carrión y yo quiero darles un ajuar que valga por lo menos tres mil marcos. Os
quiero regalar también algunas mulas y palafrenes de buen porte, caballos para la guerra buenos y
corredores y muchos vestidos de paño y de seda tejida con oro. Os daré, además, las dos espadas
Colada y Tizona que gané como valiente según ya sabéis. Quiero que sepan en Castilla, en Galicia
y en León con qué riquezas envío a mis yernos. Servid a mis hijas que son vuestras mujeres y si
así lo hacéis yo os lo sabré reconocer. No olvidéis que ambos sois mis hijos cuando a mis hijas os
entrego y que allá me lleváis las entrañas de mi corazón.
Aceptaron todo esto los infantes, recibieron a las hijas del Cid y todos los regalos que les hizo.
Cuando están bien provistos y hartos de regalos mandan cargar los fardos. Gran animación reina
en Valencia, todos toman sus armas y cabalgan a buen paso para dar su adiós a las hijas del Cid
que se marchan a tierra de Carrión.
126 Unidad 3 La edad Media en Europa

Actividades

1. Lee la obra completa y nota el estilo empleado en la narración.


2. ¿Cuál era en ese tiempo el enemigo común en los países cristianos contra el que peleaban los españoles?
3. En esta obra se emplea la figura literaria llamada antítesis al referirse al carácter y a las acciones de la gen-
te del Cid en comparación con sus yernos. Escribe en dos columnas la ejemplificación de lo anterior.
4. a) ¿Cuál es la falla del Cid en cuanto al conocimiento de los esposos de sus hijas? b) ¿Cómo los describiría
si los conociera bien? c) ¿Qué fuerte pasión, común en la Edad Media, mueve a Diego y a Fernando?
5. a) ¿Cómo piensan llevar a cabo sus planes? b) ¿Cómo se los plantean a su suegro? c) ¿Cuáles son las
reacciones de éste y las de sus hijas?
6. ¿Cuál es la expresión usada hasta nuestros días con la que simboliza la profunda unión entre la familia?
7. El narrador omnisciente intercala opiniones, sentimientos, pasiones y actitudes de los siguientes perso-
najes. Anótalos. a) El Cid. b) Los Infantes de Carrión. c) Los vasallos del Cid. d) El moro ladino. e) El moro
Abengalbón. f ) Félix Muñoz.
8. Una figura literaria que se encuentra a veces en este texto es la exclamación; menciona algunos ejemplos.
9. Expresa tu opinión sobre esta obra.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) ¿Conoces la leyenda de Robin Hood?
b) ¿Dónde vivían él y sus compañeros?
c ) ¿Cómo era su vida? ¿Y la importancia de los guardabosques?
d) ¿Qué armas empleaban?
e) ¿Cuáles eran las ocupaciones principales en esa época?
2. Lee el siguiente fragmento.

Geoffrey Chaucer
Cuentos de Canterbury5
(Fragmento)
Como único servidor iba un arquero, ataviado con capa y
caperuza verdes. Sujeto a la cintura llevaba un haz de agudas
flechas adornadas con alegres plumas de pavo real (no era
probable que las flechas, una vez disparadas, cayeran cerca por
falta de plumas); en su mano llevaba un impresionante arco.
El hombre era de tez morena, su cabeza rapada. Poseía gran
conocimiento de todo lo concerniente a cuestiones forestales.
Iba provisto de espada, rodela y de una daga afiladísima. Sobre el pecho
lucía una medalla de plata con la efigie de San Cristóbal. Completaba su equipo un cuerno que
pendía de su cintura. Habría dado por cierto que el oficio de aquel hombre era el de guardabosque.

5
Geoffrey Chaucer, Cuentos de Canterbury, Ediciones Bruguera, España, 1979.
Tema 1 Literatura medieval 127

Actividades

1. Relee detenidamente el fragmento anterior y haz una lista de elementos que resulten característicos de
la época.
2. ¿Cómo se ejemplifican en esta descripción los siguientes ideales del caballero? a) La caballerosidad, b)
la lealtad, y c) la cortesía.
3. ¿El narrador se refiere a batallas reales o imaginarias?
4. ¿Cuál es la característica sobresaliente del caballero?
5. En la descripción del escudero: a) ¿Cuál es el objetivo de la hazaña? b) ¿Se trata de otra característica de
los caballeros o es personal?
6. a) ¿Qué cualidades presenta el escudero? b) ¿Cuál es su característica sobresaliente?
7. En la famosa descripción del arquero se dice, al final, que el oficio de aquel hombre era el de guardabos-
que. Relaciona los siguientes elementos con su ocupación y su forma de cumplir con sus obligaciones: a)
Capa y caperuza verdes; b) haz de agudas flechas; c) alegres plumas de pavo real; d) impresionante arco;
e) espada, rodela y daga afiladísima; f ) medalla de San Cristóbal, y g) cuerno.
8. De acuerdo con la época en la que el autor escribió este prólogo, comenta su manera de describir.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) Lee el primer párrafo y elabora una hipótesis sobre las posibles características del texto.
b) ¿Has leído o visto películas sobre la época donde la gente va en peregrinación a un santuario religioso?
c ) ¿Con qué medios de transporte contaban?
d) Si el trayecto era muy largo, ¿de qué manera se entretenían con el relato de cuentos?
e) Al leer, observa cuál de los personajes se reconoce como astuto, las acciones que lleva a cabo y sus
consecuencias.
2. Lee atentamente la siguiente narración.

Boccaccio
Decamerón6
Narración 1, Jornada IX
Donna Francesca, amada por Rinuccio y por Alessandro y no correspondiendo a ninguno de ellos,
hace que uno entre como muerto en una sepultura y que saquen al otro por muerto. Pero, al no
lograr el fin que se propuso, muy discretamente se desembaraza de ambos.
—Señora, mucho me agrada que en este campo libre del relato nos haya colocado tu
magnificencia y que sea yo quien corra la primera sortija, pues si lo hago bien no dudo de que
quienes me sigan lo harán también bien e incluso mejor. Con frecuencia, gentiles amigas, hemos
demostrado en nuestros relatos cuántas son las fuerzas del amor y considero que esto no se
demostraría plenamente aunque estuviéramos hablando un año seguido. Y como esa fuerza
no sólo induce a los amantes a morir, sino que incluso les lleva a entrar en las mansiones de los

6
Boccaccio, Decamerón, traducción de Jacinto León Ignacio, Barcelona, 1987.
128 Unidad 3 La edad Media en Europa

muertos, me place relataros un hecho en el que no sólo veréis la fuerza del amor sino el talento con
el que una discreta mujer se quitó de encima a dos que la amaban, sin que ella les correspondiese.
Digo, por tanto, que en la ciudad de Pistoia había una bellísima viuda a la cual amaban en extremo
dos florentinos desterrados que allí moraban, sin saber nada el uno del otro, y que tenían por
nombre Rinuccio Palermino y Alessandro Chiarmontesi. Y cada uno obraba con prudencia para
ver de conseguir el amor de la dama. Ésta, que se llamaba donna Francesca de Lazzari, al verse
tan hostigada de ruegos y de recados de ambos, y al haberles prestado un poco de atención al
principio, quiso retirarse de todo eso con cierta discreción. Pero al no encontrar otro medio, se
le ocurrió pedirles un servicio al que no imaginaba que se prestasen, con lo cual ella iba a tener
una buena y sana razón para no atender más sus peticiones y embajadas. Y el servicio fue el
que voy a contaros. Aquel día había muerto en Pistoia un hombre que, si bien de antepasados
hidalgos, estaba considerado como el peor ciudadano no sólo de Pistoia sino del mundo entero
y, además, en vida fue tan contrahecho y de rostro tan descompuesto que quien nunca lo había
visto se aterraba al verle por primera vez. El hombre estaba enterrado en una tumba al exterior del
convento de frailes menores; y ella consideró que podían servirle de mucho esas circunstancias.
Por lo que dijo a una de sus sirvientas:
—Ya sabes el enojo con el que a diario recibo recados de esos dos florentinos, Rinuccio y
Alessandro. Y como no estoy dispuesta a complacerles en sus pretensiones, para quitármelos de
encima se me ha ocurrido, puesto que tanto ofrecen, probarlos en una cosa que estoy segura que
no harán, por lo que me libraré de ese fastidio. Escucha lo que haremos. Ya sabes que esta mañana
enterraron junto a los frailes menores a Scannadio (que así se llamaba el hombre que dijimos)
de quien, no ya muerto sino vivo, hasta los más serenos hombres de la ciudad se asustaban con
solo verle. Por tanto, irás secretamente a Alessandro para decirle: “Donna Francesca te avisa que
ha llegado el momento de que consigas su amor, que tanto has deseado, y de que estés con ella,
Tema 1 Literatura medieval 129

siempre que te avengas en lo que voy a decirte. Por razones que luego vas a saber, esta noche un
pariente suyo debe llevarle a casa el cadáver de Scannadio, a quien sepultaron esta mañana, y ella
no quiere, pues aun muerto le tiene miedo. Por lo que te ruega, como gran favor, que esta noche, a
la hora de la primera vela, entres en la tumba de Scannadio, te pongas sus ropas y estés allí como
si él fueras hasta que vayan a buscarte. Y sin decir nada ni hacer ningún movimiento, permitirás
que te lleven a casa, donde ella te recibirá y con ella podrás estar, marchándote luego pues lo
demás corre de su cuenta”. Y si él te dice que quiere hacerlo, bien está; mas si dijera que no quiere,
dile de mi parte que nunca más se presente donde me encuentre yo y que tampoco me mande
más recados, si es que estima la vida. Luego, irás a ver a Rinuccio Palermino y le dirás: “Donna
Francesca dice que está dispuesta a complacer tus deseos, siempre que le hagas un gran servicio, y
es que hoy, a medianoche, vayas a la tumba donde han enterrado a Scannadio y, sin decir palabra
alguna, oigas lo que oigas, o sientas lo que sientas, saques con cuidado el cadáver y nos lo lleves a
casa. Allí comprenderás por qué ella lo necesita y podrás gozar. Y si esto no quieres hacer, nunca
más le envíes recados ni regalos”.
La criada fue a visitar a ambos y a cada uno le repitió lo que le habían encargado. A lo que los
dos contestaron que no a una sepultura sino al infierno irían si ella les mandaba. La sirvienta le
devolvió la respuesta a la señora y ésta esperó a ver si eran tan locos que cumplían lo prometido.
Y, al llegar la primera vela, Alessandro Chiarmontesi, ataviado tan sólo con un jubón, salió
de casa para ir a sustituir a Scannadio en la tumba. Y, mientras allí iba, le vino un pavoroso
pensamiento y se dijo: “¡Qué bestia soy! ¿A dónde voy ahora? ¿Es que sé acaso si los parientes
de esa mujer, advirtiendo que la amo, la obligan a hacer esto para matarme en la tumba? Lo cual
significaría que nadie más en el mundo iba a saber lo que me había ocurrido. ¿O sé yo si esto lo
ha tramado algún enemigo que también la ama y de este modo quiere desembarazarse de mí?” Y
luego añadía: “Pongamos que no sea nada de esto y que los parientes me llevan a su casa. Es de
suponer que no quieren el cadáver de Scannadio para tenerlo en brazos o ponérselo a ella en los
suyos. Antes debo pensar que quieren hacer con él algún estropicio merecido. Me dice la criada
que no hable oiga lo que oiga. Pero, ¿y si me sacan los ojos, me arrancan los dientes o me hacen
algo parecido? ¿Qué haré entonces? ¿Cómo voy a estarme quieto? Y si hablo me conocerán y tal
vez me hagan aún más daño. E incluso si no me lo hacen, no me dejarán con la mujer y ésta dirá
que he quebrantado su deseo y nada voy a sacar en limpio”.
Y, razonando de este modo, estuvo a punto de volverse a casa. Pero su gran amor le impulsaba
adelante, con argumentos contrarios y de tanta fuerza que le condujeron hasta la tumba. La abrió,
entró dentro y, desnudando a Scannadio, se puso sus ropas, cerró la lápida, colocándose en el lugar
del muerto y entonces comenzó a recordar quién había sido éste así como las cosas que había oído
contar que sucedían a medianoche, no ya en las tumbas de los muertos sino en todas partes; y se
le erizaron los cabellos y le parecía que Scannadio iba a levantarse de un momento a otro para
degollarle. Pero, ayudado por su ferviente amor, éstos y otros pavorosos pensamientos venció y se
quedó inmóvil como un cadáver, en espera de lo que debía ocurrir.
Rinuccio, al acercarse la medianoche, salió de su casa para hacer lo que su dama le había
ordenado. Y mientras andaba le venían muchos y variados pensamientos acerca de las cosas que
podían ocurrirle, como que, por ejemplo, le sorprendiesen los familiares de la Señoría con el
cadáver al hombro y le condenaran a la hoguera por hechicero; o que la parentela del muerto le
declarase la guerra si esto llegaba a saberse; así como otras cosas semejantes que le impulsaban a
detenerse. Pero se rehizo al decirse: “¿Cómo voy a decirle que no a la primera cosa que esa dama
me pide, cuando tanto la amo y, sobre todo, cuando ganaré así sus favores? Aunque represente la
muerte, no dejaré de hacer lo que le he prometido”. Y, así, llegó a la sepultura que abrió con gran
diligencia. Alessandro, al darse cuenta, disimuló su temor y se quedó quieto. Entró Rinuccio e,
imaginando coger el cadáver de Scannadio, tiró a Alessandro de los pies y lo sacó. Se lo cargo
al hombro y con él fue a la casa de la dama. Y, como caminaba sin mirarle, a menudo le hacía
tropezar con alguna esquina o algún otro saliente que había a los lados de la calle.
Y cuando Rinuccio llegaba junto a la casa de la mujer, que estaba a la ventana con la sirvienta
para ver si aparecía Rinuccio con Alessandro, ocurrió que los familiares de la Señoría, que iban
en busca de un bandido, al oír las pisadas de Rinuccio encendieron antorchas para ver qué debían
130 Unidad 3 La edad Media en Europa

hacer y a dónde ir y, con gran movimiento de pavesas y de lanzas, gritaron: “¿Quién va allá?”
Rinuccio lo conoció y, no quedándole tiempo para reflexiones, dejó caer a Alessandro y huyó tan
de prisa como sus piernas se lo permitieron. Alessandro, alzándose con presteza y aún vestido con
las ropas del muerto, echó a correr.
La mujer, que a la luz de los alguaciles había visto a Rinuccio con Alessandro al hombro y a éste
con las ropas del muerto, se maravilló de la osadía de ambos, pero, pese a ésta, no pudo contener
la risa al ver caer a Alessandro y luego huir. Y, muy risueña por tal accidente y loando a Dios por tal
accidente que la había sacado de aquella dificultad, volvió a su cámara comentando con su criada
lo mucho que debían amarla aquellos dos hombres ya que habían hecho lo que les pidiera, según
se manifestaba.
Rinuccio, dolorido y maldiciendo su suerte, no se fue a su casa, pese a todo, sino que, algo
después, regresó a donde había soltado a Alessandro y comenzó a buscarle, para así concluir su
servicio.
Al no encontrarlo, supuso que lo habían recogido los familiares y muy apenado volvió a su casa.
Alessandro, sin saber qué hacer y sin conocer a quién le había llevado, se fue a su casa, no menos
acongojado que el otro.
A la mañana siguiente encontraron abierta la tumba de Scannadio sin que apareciese el cadáver,
pues Alessandro lo había echado al fondo y todo Pistoia se entregó a cábalas, suponiendo que los
diablos habían cargado con el muerto. Y cada uno de los dos amantes explicó a la dama lo que
había hecho, así como el final de la aventura que les excusaba de haber cumplido debidamente su
encargo, por lo que solicitaron su favor y sus amores.
Pero, simulando no creer a ninguno, la dama dijo que nada quería oír de ellos, ya que una cosa
que les mandara no la habían efectuado y así se desembarazó de los dos.

Actividades

1. Relee el texto anterior y confirma si tu predicción es exacta en cuanto a los elementos que se manejan.
2. ¿Qué características físicas y morales del muerto justificaban la posibilidad de que los enamorados no
cumplieran la condición impuesta?
3. ¿Por qué facilitaba el plan el lugar del encuentro?
4. a) La primera reacción de los enamorados ¿es de aceptación o de rechazo? b) Alessandro muestra temor
a dos situaciones y Rinuccio a una, ¿cuáles son? c) ¿Cómo logran sobreponerse a sus temores?
5. ¿Piensas que es predecible lo que les sucede a los dos enamorados después de su aventura?
6. ¿Logró fácilmente su propósito la viuda?
7. ¿Cuál fue la reacción de la gente del pueblo con respecto a lo sucedido?
8. En el Decamerón, al igual que en otras obras de la época, se trata de: a) destacar a algún personaje que des-
encadena una situación cómica; b) tener un ayudante que auxilia en el proceso. ¿Se logra este objetivo?
9. Comenta con un compañero las semejanzas y diferencias con las comedias actuales.
Trabajo interdisciplinario
a) Investiga el contexto histórico, social, político, cultural y artístico de la Edad Media.
c ) Compara la importancia que tuvo la invención de la imprenta en la sociedad europea con lo que sucede
ahora con los medios electrónicos en el mundo entero.
d) Compara el feudalismo con el caciquismo en nuestro país.
131

¿Cuánto he aprendido?

Es el momento de que pongas en práctica lo que has aprendido.

Desempeño
1. Compara las obras de El caballero del león y el Cantar del Mío Cid.
2. Entre lo que leíste nota cuáles son los dos textos que son cuentos.
3. ¿Qué características de la época reflejan?
4. ¿Cuál es el tema de los poemas de Petrarca?
5. ¿Tiene esta obra características del amor cortés?
6. Comenta sobre el teatro y su importancia en la Edad Media.
7. ¿Qué elementos se encontraban en la narrativa?
8. ¿A qué se le llama poesía épica?
9. Da ejemplos de esta poesía.
10. ¿Qué papel tenían los trovadores en relación con la literatura?

Panorama cultural
Antes Ahora Después
1. Investiga la diferencia entre la Alta y la Baja Edad Media.
2. ¿Qué muestras arquitectónicas de la época son mas notables?
3. Consulta el estado en que se encuentran esas obras después de varias guerras en Europa, especialmente en
Francia y Alemania.
4. ¿Qué influencia ha tenido el arte medieval en la América actual?
5. Analiza la posibilidad de que se conserven en el futuro muestras de la influencia de elementos medievales en
la música, la literatura, la escritura artística y la arquitectura?
6. ¿Qué influencia pueden tener las ideas de la Edad Media en el futuro?
132

Actividades de lectura
1. Investiguen las causas de la caída del Imperio Romano y sus consecuencias.
2. Consulten en libros de historia o enciclopedias especializadas cuál era la estructura y la importancia econó-
mica, política, social y cultural de los feudos en la Edad Media.
3. Investiguen qué es el arte románico y gótico. Busquen reproducciones, fotograf ías o diapositivas para obser-
var las características de dichas corrientes artísticas.
4. Elaboren unas fichas de síntesis con las características políticas, culturales y artísticas de la Alta y la Baja Edad
Media.
5. Realicen un esquema sobre la organización de la sociedad medieval.
6. “Oscurantismo” y “Época oscura” son términos que se han utilizado para definir este periodo; ¿consideras
que es justa esta denominación? ¿Por qué? De acuerdo con las connotaciones que se desprenden entre la
oscuridad y la luz, ¿cómo definirían la época actual? Argumenten su opinión. Una vez que lo hayan comen-
tado, redacten un ensayo sobre el tema, cuidando los siguientes aspectos: utilización de sinónimos que den
variedad al vocabulario, ortograf ía, claridad en la exposición de las ideas y coherencia entre ellas.
7. Comparen la figura del héroe medieval (Roldán, el Mío Cid, etcétera) con los héroes de las obras clásicas
grecolatinas.
8. Naveguen por internet y busquen fotos, imágenes e ilustraciones de las construcciones más representativas
de este periodo tanto en España, Francia, Inglaterra e Italia, cópienlas en un archivo y organicen con ellas una
“galería virtual”.
9. Investiguen la influencia de la Iglesia en el arte medieval y redacten un ensayo en el que argumenten su
opinión con respecto a lo positivo o negativo de dicha influencia en el devenir histórico de la humanidad. Al
escribir su ensayo, pongan atención a los mismos aspectos señalados en el punto 6.
10. Investiguen las características morales que tenían que estar presentes en el “caballero medieval” y redacten un
comentario en el que expresen su opinión sobre la “desaparición” de estos valores en nuestra sociedad actual.
Reflexionen por qué consideran que se perdieron.
11. El señor feudal, el caballero y el monje son representaciones simbólicas del medievo, reflexionen el porqué y
arguméntenlo a través de un comentario.
12. Investiguen el contexto histórico en el que se escribieron los Cuentos de Canterbury. Seleccionen un relato
de esta obra y señalen las características sociales presentes en dicho relato que ilustren las costumbres de la
época.
13. Comparen la concepción del amor presente en el cuento del Decamerón y los poemas de Petrarca, antologa-
dos en este libro. Reflexionen asimismo sobre las características del amor en nuestros días: ¿se parecen a la
concepción de algunos de estos autores? ¿Por qué? Discútanlos y, después, escriban un ensayo sobre el tema.
Al redactarlo, no olviden poner atención a los mismos aspectos señalados en el punto 6.
14. En su cuaderno hagan un esquema de la estructura de la Divina Comedia (Infierno, Paraíso y Purgatorio) y
enlisten los simbolismos presentes. Reflexionen: ¿por qué consideran que Dante eligió a Virgilio para repre-
sentar la razón en su obra? Discútanlo.
15. Renten una película en video con tema medieval (por ejemplo, El nombre de la rosa, Corazón valiente o Lan-
celot) y redacten un comentario en el que incluyan su impresión de dicha época; consideren los valores, las
costumbres y la época.
16. Ahora que ya tienen un conocimiento más profundo sobre la Edad Media, organícense para montar una
exposición sobre la vida cotidiana, el arte, la religión, etcétera, durante este periodo. Elijan algún aspecto que
les interese (música, recetas de cocina, arquitectura, pintura, escultura, la vida en los monasterios, la aristo-
cracia, el pueblo bajo, etcétera) y consigan, para ilustrarlo, música, fotograf ías, reproducciones de pinturas,
diapositivas, mapas o los materiales que puedan elaborar.
133

Glosario
Glosario

Amor cortés: concepción del amor en el que la dama se Poesía lírica provenzal: es la primera manifestación líri-
representaba como el señor feudal y el caballero que ca de la Europa medieval. Este tipo de poesía se carac-
la pretendía se convertía en su vasallo, adoptando una teriza por ser refinada y artificiosa, es decir, se complica
actitud de sumisión, fidelidad y respeto. intencionalmente la métrica, lo que da como resultado
Cantares de gesta: es la poesía épica de los países neola- una expresión rebuscada. Se trata de una poesía de ca-
tinos. La palabra gesta significa “hechos”, por lo que se rácter cortesano, cuyo tema dominante es el amor.
trata de narraciones de hechos memorables y hazañas Poesía tradicional: composiciones que se transmitían
de un héroe nacional. oralmente y se adaptaban al gusto del público. Al pa-
Cortesía: conjunto de cualidades que nacen del trato fre- sar de una generación a otra, de comarca en comarca,
cuente entre los dos sexos y que constituía la conducta la poesía se iba reelaborando, el nombre del autor caía
del tipo del perfecto caballero. en el olvido y las composiciones pasaban a ser patri-
monio de la colectividad.
Drama litúrgico: representaciones teatrales vinculadas
con las liturgias de la Iglesia. Roman courtois: género en el que se conjugan algunas
características tanto de la épica como de la poesía líri-
Juglares: cantores y recitadores errantes que declamaban ca provenzal. Surge como una nueva forma de historia
poemas épicos, noticias, etcétera, en las plazas y merca- en la que se incorpora la doctrina del amor cortés.
dos de las aldeas, en los campamentos y en los castillos,
cobrando por ello o recibiendo dádivas y limosnas. No Trovadores: autores de la poesía lírica provenzal, quie-
eran autores de los poemas que recitaban. nes la recitaban en los salones de los castillos y pala-
cios. Hay numerosos trovadores aristócratas.
Narrador omnisciente: es el narrador que posee un co-
nocimiento mayor de los hechos que cualquier otro
personaje.
Unidad 4

Contenido
1 El Renacimiento
2 El Renacimiento en Italia
3 El Renacimiento en Francia
4 El Renacimiento español
5 El Renacimiento en Inglaterra
6 Situación del teatro en Europa
El Renacimiento

Ninguna fuerza doma, ningún tiempo consume,


ningún mérito iguala el nombre de la libertad.

Nicolás Maquiavelo

Propósitos
El alumno…
• Conocerá, a través de la lectura de textos literarios, las ideas humanísticas del Renaci-
miento, y al comentarlos y analizarlos —en forma oral y escrita—, manejará con eficacia
su lengua materna.
Tema 1
¿Qué
sabes acerca... del Renacimiento?
Hemos pasado recientemente por una época que aunque mágica no por eso menos difícil: la Edad Media. Y, a pesar de
todo, o quizá por eso mismo, las personas que habitaron entonces crearon grande sobras literarias.
Ahora nos aventuraremos en otro periodo donde el interés de las personas cambió de dirección.
¿Estás preparado para el Renacimiento?
1. Responde
a) ¿Qué significa para ti renacer? Justifica tu respuesta.

b) Cuando se habla del Renacimiento en la literatura, ¿a qué crees que se hace alusión?

c ) Cuando se dan cambios en las sociedades ¿crees que sólo se pueden observar en un área del desempeño humano?

d) ¿Cómo crees que eran las poesías del Renacimiento?

2. Busca en la biblioteca de tu escuela algún libro que habla del Renacimiento. Localiza el apartado que se refiera a la
pintura renacentista.
3. Elije la pintura que refleje tu concepto de “renacimiento”. Preséntala a tus compañeros y explícales por qué la elegiste.
Tema 1 El Renacimiento 137

Tema 1 El Renacimiento
El descubrimiento de los manuscritos de la antigüedad grecolatina tuvo un profundo im-
pacto en la visión europea del mundo, en particular, en sus sistemas de pensamiento y sus
manifestaciones artísticas. El Renacimiento, tal como se denominó el periodo de transición
entre la Edad Media y el mundo moderno, significó el renacer de los valores griegos y lati-
nos, la aparición del humanismo y la emancipación de la razón, entre otras cosas. En esta
unidad revisaremos la literatura renacentista en Italia, Francia, España e Inglaterra.

Características generales del Renacimiento


1. El Renacimiento comprende, aproximadamente, todo el siglo xvi, aunque sus antece-
dentes los podemos encontrar en los siglos xiv y xv, y sus consecuencias se extienden
hasta bien avanzado el siglo xvii.
2. El Renacimiento se inicia en Italia, que se encuentra más en contacto con los restos
Durante el Renacimiento resurgen los
de la Antigüedad clásica, y de allí se propaga al resto de los países de Europa. modelos clásicos de belleza.
3. Se admira y se revalora la antigüedad clásica, pero este volver a la cultura antigua,
este “renacer” no se limita a la admiración por unas determinadas formas de arte, sino
que tiene implicaciones más profundas: el hombre del Renacimiento busca un nuevo
concepto de la vida, una distinta valoración del hombre.
4. Mientras que en la Edad Media se había situado a Dios en el centro del Universo y
considerado la vida terrena como un paso para conquistar el más allá, el hombre re-
nacentista se coloca en el centro de un mundo que merece ser vivido por sí mismo.
5. La Tierra deja de concebirse como un valle de lágrimas, para ser un lugar de goce;
la inteligencia se concibe como la posibilidad de descubrir todos los secretos de la
naturaleza; y el cuerpo ya no encarna el mal, sino que es la fuente del placer.
6. Se acuñó el concepto de humanismo; disciplina filosófica, social y moral que concibe
al hombre como centro y finalidad de todas las cosas. Como humanismo entendemos
también al conjunto de actividades realizadas para conocer y reconstruir la cultura
de Grecia y Roma; para hacerlo, los sabios renacentistas se valieron de ediciones de
muchas obras que fueron ignoradas durante la Edad Media, de traducciones a las
lenguas romance y de imitaciones.
7. Entre las causas que impulsaron este orgullo humanista están: la invención de la im-
prenta, que facilitó la difusión del saber; el aumento de la riqueza, que surge por el
auge del comercio, y el descubrimiento de América, que abrió horizontes insospecha-
dos en casi todas las ramas del conocimiento.
8. Motivado por todos estos estímulos, el hombre del Renacimiento investigó la natu-
raleza, realizó grandes descubrimientos científicos, creó maravillosas obras de arte,
trató de hacer el mundo confortable y bello.
9. Mientras el hombre medieval había despreciado el cuerpo en beneficio del espíritu,
el renacentista buscó la plenitud en un desarrollo armónico de todas sus facultades,
tanto f ísicas como espirituales, con el fin de satisfacer todas las posibilidades del ser
humano.

Características de la literatura renacentista


1. La llegada del Renacimiento produjo cierta uniformidad en los distintos países euro-
peos, puesto que todos se inspiraban en los mismos ideales y modelos.
2. La forma, que en la Edad Media había sido considerada como un elemento accesorio,
adquiere valor en sí misma.
3. La belleza se concibe como el reflejo de Dios, por lo que se convierte en la meta capital
del artista. La naturaleza es la fuente principal de inspiración.
138 Unidad 4 El Renacimiento

En el Renacimiento resurge el interés por los relatos La Primavera, de Sandro Boticelli, está inspirada en los textos clásicos de Ovidio.
mitológicos.

4. Renacen los principales temas de la antigüedad pagana: los relatos mitológicos, el bu-
colismo pastoril y las preceptivas de Aristóteles y Horacio, considerados como maes-
tros imprescindibles.
5. Los escritores del Renacimiento adoptaron como modelos que debían ser imitados,
por un lado, a los escritores de la antigüedad clásica y, por otro, a los grandes italianos
del siglo xiv (Dante, Petrarca y Boccaccio).
6. Los temas literarios del Renacimiento son un reflejo fiel de su afición por las cosas
del mundo: los poetas cantan, sobre todo, al amor humano, la naturaleza (el paisaje),
y los hechos guerreros (en cuanto estos últimos conducen a la fama). También se
desarrollaron los temas históricos, filosóficos y políticos, expuestos muchas veces en
forma de diálogo.

Tema 2 El Renacimiento en Italia


Italia es la cuna del Renacimiento. Tanto los príncipes de las cortes italianas como los pon-
¿Sabías que...?
tífices protegieron todas las artes, las cuales, bajo su mecenazgo, alcanzaron un desarrollo
Características de la poesía italiana prodigioso.
renacentista Los numerosos escritores que surgen en esta época, en algunos casos, inician nuevos
1. En la poesía italiana se dio una géneros literarios y, en otros, desarrollan con amplitud y originalidad elementos esbozados
renovación en el contenido, en la por los escritores que los precedieron.
métrica y en el estilo. Así, Jacobo Sannazaro (1458-1530) inició la novela pastoral en prosa basándose en Teó-
2. Se cultivan el endecasílabo y el crito, en las Bucólicas de Virgilio, y en el Ameto de Boccaccio. Su Arcadia, en la que interca-
soneto. la numerosos poemas, va a ser imitada muchas veces, especialmente en España.
3. El estilo es culto y artificioso, lleno
de expresiones metafóricas.
4. Se utiliza la antítesis (oposición de
conceptos). Poesía épica italiana
5. Se abandona el estilo popular y
se adopta un estilo delicado y eli- Entre los poetas italianos del Renacimiento que incursionaron en la poesía épica, destacan
tista. Ariosto y Tasso.
Tema 2 El Renacimiento en Italia 139

Ludovico Ariosto (1474-1533)


Ariosto perteneció a una familia antigua y de alto rango en el ducado de Ferrara, donde
cursó sus estudios y aprendió latín. Desde muy joven manifestó una fuerte inclinación por
la literatura y a la edad de 20 años ya escribía versos latinos. A la muerte de su padre, y para
ganarse el sustento, entró al servicio del cardenal Hipólito de Este, hombre inculto y muy
dado a los placeres mundanos. Bajo sus órdenes, Ariosto llevó a cabo frecuentes misiones
diplomáticas en las capitales vecinas, hasta que decidió, en 1518, no acompañar al cardenal
a Budapest. Ese mismo año entró al servicio del Duque Alfonso I, donde disfrutó de fama
y tranquilidad. Allí trabó amistad con los hombres más ilustres de Italia, entre ellos, los
Médicis de Florencia y Roma, así como las familias ducales de Urbino y Mantua. En 1522
fue nombrado comisario ducal para el gobierno de Garfagnana, donde compuso sus Cinco
cantos. Murió a fines de 1533.
Ariosto empezó a escribir su obra maestra, Orlando furioso, en 1505. Diez años después
terminó una primera versión dividida en 40 cantos, que fue publicada en 1516.
En una segunda edición, de 1521, le aumentó seis cantos más y continuó haciéndole co-
rrecciones el resto de su vida. Este poema, que tuvo muchísima influencia en Europa, está Ludovico Ariosto.
considerado como la obra literaria más representativa del Renacimiento italiano y su autor,
el más grande poeta de la época.
Forman parte de su obra, además, algunas comedias imitadas de las de Plauto y Terencio
y siete sátiras que son, más bien, cartas poéticas a sus amigos y parientes.

Orlando furioso
Este poema desarrolla libremente el tema del Orlando enamorado, que Boyardo había es-
crito años antes. Como en este último, la unidad de la acción está conformada por un labe-
rinto de aventuras, cuyo punto de partida son las guerras de Carlomagno contra los infieles.
El poema tiene tres núcleos temáticos: el sitio de París y la derrota de los sarracenos, la
locura de Orlando y los amores de Ruggiero y Bradamante.
Sin embargo, el interés principal de la obra es pintar el mundo de la caballería, ya que
canta “las damas, los caballeros, los hechos de armas, los amores, las cortesías y las intrépi-
das empresas”. Orlando furioso recrea un mundo fantástico en el que se mezclan los valores
Ruggiero rescata a Angélica, de Doré,
caballerescos, los ideales del amor cortés, el honor, lo mágico, lo maravilloso y la aventura. grabado para la edición de 1877 del
Ariosto hace excelentes descripciones de paisajes y batallas, además de que sabe penetrar Orlando furioso
en la psicología de los personajes, sobre todo en Angélica, protagonista femenina.
Otro rasgo de su estilo es el efecto cómico que consigue mediante la exageración: la
pasión amorosa que se convierte en locura, el sentido del honor que aparece como un ex-
travagante y ridículo amor propio, y lo maravilloso que deja de ser verosímil.

Torcuato Tasso (1544-1595)


El padre de Torcuato Tasso, Bernardo, tenía sangre noble y participaba de la vida social
de príncipes y hombres de letras, aunque no era un hombre rico. Torcuato Tasso nació en
Sorrento y estudió en Nápoles, Urbino, Padua y Bolonia. Fue un niño precoz, que antes de
los diez años había aprendido latín y griego, además de que recitaba en público discursos y
poemas. A los 13 años ingresó a la corte de Urbino, acontecimiento decisivo para su futuro.
Así, moldeado desde la infancia en la atmósfera cortesana, Tasso era lo que se denomi-
naba como un “gentilhombre”, elocuente y erudito. Sin embargo, tenía un temperamento
melancólico, carecía de tacto en su trato con los demás y se creaba enemigos con enorme
facilidad. A los 30 años empezó a manifestar síntomas de desequilibrio mental, pues sufría
alucinaciones que le hacían creerse perseguido por la Inquisición y temía ser envenenado.
En 1577 cayó en una profunda crisis tras intentar apuñalar a un criado que creyó que quería
hacerle daño, motivo por el cual fue encerrado un tiempo. Nunca pudo recuperar la salud
mental, y por ello, dejó de ser bien recibido en la Corte. Durante años vagó, como indigente, La Gioconda (1503-1506), de Leonar-
por Italia; sus males se agravaron y tuvo problemas por el resto de su vida. do da Vinci. Museo del Louvre, París.
140 Unidad 4 El Renacimiento

Con la ascensión de Clemente VIII como papa, en 1592, su situación empezó a mejorar,
pues le confirió una pensión y se le acogió en el Vaticano. Murió en el convento de San
Onofrio, en Roma, en 1595.
La máxima obra de Torcuato Tasso fue Jerusalén liberada, poema épico cuyo tema es
la conquista de Jerusalén, llevada a cabo por Godofredo de Bouillón durante la primera
Cruzada (1099). En la acción principal se intercalan gran cantidad de episodios, aventuras
o historias de amor, que le sirven al poeta para dar rienda suelta a su fantasía. Jerusalén
liberada es el primer intento por conciliar la épica clásica con la poesía cristiana. Además,
escribió Jerusalén conquistada, otro poema épico; Torrismondo, una tragedia, y Aminta,
poema dramático pastoril.
La poesía de Tasso se caracteriza por la expresión de una emoción lírica hasta entonces
poco estudiada: la melancolía, así como por la consonancia de la naturaleza con el sentimien-
to humano: la soledad del desierto, la oscuridad del bosque, los gemidos del viento, etcétera.

Otros escritores italianos del Renacimiento


Entre los escritores italianos de mayor relieve están Nicolás Maquiavelo y Baltasare de Cas-
tiglione.

Nicolás Maquiavelo (1469-1527)


Político y diplomático florentino, Nicolás Maquiavelo escribió numerosas obras, entre ellas:
Discursos sobre la primera década de Tito Livio, Historias florentinas y El príncipe, tratado
político cuyo modelo se cree que fue César Borgia, y en el que sostiene la teoría de que la
conducta del gobernante debe estar subordinada al éxito político. Éste fue un libro que pro-
vocó numerosas réplicas y polémicas en los siglos posteriores, especialmente en España.

El príncipe
En esta obra Maquiavelo expone lúcidamente los principios que guiaban a los estadistas
italianos del siglo xvi. Por primera vez aparecen formuladas explícitamente una teoría y
una moral de gobierno que responden sólo a los intereses del gobernante.
Así, reconoce el uso de la fuerza y el fraude como medios legítimos para alcanzar fi-
nes políticos y plantea el éxito como única justificación de la conducta. Además, establece
como premisas la corrupción, la venalidad y la bajeza de la humanidad en gran escala.

Nicolás Maquiavelo.
Baltasare di Castiglione (1478-1529)
Miembro de una distinguida familia lombarda, Castiglione reunió en sí mismo todas las
cualidades de un perfecto caballero: elegante, culto, hábil, de gusto exquisito y buen soldado.
Fue nuncio del papa en la Corte de Carlos V y a raíz de una conversación bajo la presidencia
de la duquesa Elisabetta de Gonzaga en la corte de Urbino, Castiglione escribió un tratado
en diálogos, El Cortesano, en el que establece las cualidades f ísicas y espirituales, los conoci-
mientos y las habilidades que debía poseer el modelo del hombre de la corte o cortesano.

Tema 3 El Renacimiento en Francia


A finales del siglo xv, el Renacimiento llega a Francia. Carlos V y, ya en el siglo xvi, Luis X
y Francisco I combaten con sus tropas en Italia. Por esto, los franceses se ponen en contac-
to con la nueva cultura italiana: refinamiento social, culto del arte y amor a la antigüedad
Baltasare di Castiglione. grecolatina.
Tema 3 El Renacimiento en Francia 141

La prosa francesa del siglo xv: Rabelais


y Montaigne
François Rabelais (1494-1553)
Rabelais es el primer gran prosista francés. Recibió una educación esmerada y profesó como
monje en 1510. Diez años más tarde abandonó el monacato y estudió medicina. Entabló
correspondencia con Erasmo, y publicó Pantagruel, historia de un fantástico gigante que
recorre Francia, en ella se satirizan muchos aspectos sociales y culturales del país. En 1534
publicó Gargantúa, en la que narra las peripecias del supuesto padre de Pantagruel; en este
caso centra su sátira contra los métodos pedagógicos y dialécticos de la universidad parisina
de la Sorbona. Después publicó tres adiciones, que provocaron otros tantos escándalos.
Gracias a su extraordinaria imaginación y su dominio del idioma, Rabelais contribuyó a
destruir la ideología medieval y edificó un sistema cultural con base renacentista. François Rabelais.
En un importante estudio sobre Rabelais1, el ruso Mijail Bajtin1 señaló la raíz profun-
damente popular de la obra del escritor francés. Su visión del mundo, impregnada de un
humor festivo y carnavalesco, transgrede los valores de la cultura oficial, el tono serio y so-
lemne, así como la religiosidad de la época. La parodia de la vida cotidiana, así como la risa
burlona y sarcástica constituyen los mecanismos mediante los cuales Rabelais lleva a cabo
una penetrante crítica sobre la cultura oficial impulsada por el Estado y la Iglesia. Entre las
características de su obra destacan las imágenes referentes a la vida material y corporal, así
como un vocabulario plagado de groserías, blasfemias, obscenidades, etcétera, herencia de
la cultura cómica y popular medieval y renacentista.

Michel de Montaigne (1533-1592)


Creador del ensayo como género literario. Montaigne fue el primero en utilizar el término
ensayo en su acepción moderna para caracterizar sus escritos. En De Demócritus a Heráclitus
lo define de la siguiente manera: “Es el juicio un instrumento necesario en el examen de toda
clase de asuntos, por eso yo lo ejercito en toda ocasión en estos ensayos. Si se trata de una ma-
teria que no entiendo, con mayor razón me sirvo de él, sondeando el vado desde lejos; y luego,
si lo encuentro demasiado profundo para mi estatura, me detengo en la orilla. [...] Elijo al azar
cualquier argumento. Todos para mí son igualmente buenos y nunca me propongo agotarlos,
porque a ninguno contemplo por entero: no declaran otro tanto quienes nos prometen tratar
todos los aspectos de las cosas. De cien miembros y rostros que tiene cada cosa, escojo uno, ya
para acariciarlo, ya para desflorarlo y a veces para penetrar hasta el hueso. Reflexiono sobre las
cosas, no con amplitud sino con toda la profundidad de que soy capaz, y las más de las veces
me gusta analizarlas por su aspecto más inusitado”.
Miembro de una familia de buena posición, nació el 28 de febrero de 1533 cerca de Bur- Michel de Montaigne.
deos. Estudió leyes en Burdeos y Toulouse y muy pronto adquirió una sólida cultura.
En 1571 heredó las propiedades de su familia, y allí se dedicó a estudiar a los autores
clásicos y a escribir sus Ensayos, cuyos primeros dos tomos fueron publicados en 1580.
Viajó a Alemania, Italia y Suiza y, a su regreso, fue alcalde de Burdeos (1581-1585). Escribió
un tercer tomo de ensayos que se incluyó en la quinta edición de sus Ensayos en 1588. Los
últimos años de su vida los pasó recluido en sus propiedades.
En sus ensayos, Montaigne aborda una gama muy amplia de temas, entre los cuales
analiza instituciones, opiniones y costumbres de la época; además, manifiesta su oposición
contra cualquier forma de dogmatismo, así como también rechaza la esclavitud de las pa-
siones y los deseos. Su visión de la vida expresa un cierto escepticismo filosófico, haciendo
hincapié en las contradicciones e incoherencias propias de la naturaleza y la conducta hu-
manas. Su estilo discursivo incluye un tono coloquial y el uso de numerosas citas de autores
clásicos.

1
Mijail Bajtin, La cultura popular en la Edad Media y el Renacimiento, Alianza Editorial, Madrid, 1987.
142 Unidad 4 El Renacimiento

La poesía francesa
Uno de los primeros poetas renacentistas franceses es Clément Marot (1496-1544), secre-
tario de la princesa Margarita de Navarra, autora de un libro de cuentos con influencia de
Boccaccio, el Heptamerón, que le hizo conocer la importancia del Renacimiento italiano.
Influido por la Reforma, Marot tuvo que abandonar Francia. Son famosas su Epístola a Lyon
Jamet y sus Epístolas al rey, que escribió estando prisionero y desterrado.
La adopción total de la estética italianizante la llevó a cabo años después un grupo de
poetas conocido como la Pléiade, entre los que destaca Pierre Ronsard.

Pierre Ronsard (1524-1585)


Pierre Ronsard.
Pierre Ronsard es el genio de la lírica renacentista francesa. Formado en el estudio de los
clásicos grecolatinos, Ronsard renunció a toda ambición política para dedicarse por entero
a la poesía. Fue reconocido como jefe de la Pléiade. A lo largo de su vida publicó numerosas
obras líricas: Odas (pindáricas, horacianas y anacreónticas), Amores de Casandra, Amores
de María, Himnos y una obra épica de menor valor: la Franciada, que pretendía ser para
Francia lo que fue la Eneida para Roma.

Tema 4 El Renacimiento español


Se ha discutido de manera extensa si hubo o no Renacimiento en España, o si se pasó del
Medievo directamente al Barroco. La discusión ha durados hasta nuestros días. A partir
de la muerte de Carlos V en 1558, tiempo en el que hubo el cambio de dirección artística
y cultural en España, ésta se orienta en un sentido religioso y cristiano que, para muchos,
Erasmo de Rotterdam.
contradice las direcciones esenciales renacentistas. Pese a que la influencia italiana llegó a
España muy pronto, pues mantenía un intenso contacto con Italia a través de la Corona de
Aragón, bajo cuyo dominio se encontraban buena parte de la isla de Sicilia y de la península
¿Sabías que...?
itálica, esta influencia no se reflejó en el arte sino, en todo caso, en la necesidad de una nue-
El Erasmismo
Entre las grandes corrientes de pen-
samiento que tuvieron mayor influ-
jo en la Europa del Renacimiento,
merece destacarse la impulsada por
Erasmo de Rotterdam (1465-1536),
quien propugnaba por un cristianis-
mo interior, sin liturgia ni fórmulas
externas; defendía también una ma-
yor pureza de costumbres y censu-
raba las supersticiones y abusos que
se habían introducido en la religión
y la relajación de los clérigos. Si bien
Erasmo no se separó del dogma de
la Iglesia, preparó indirectamente el
camino para la Reforma. La resonancia
de los escritos de Erasmo fue extraor-
dinaria, sobre todo en España.

El entierro del conde de Orgaz (1585-1588), de El Las meninas (1656), de Velázquez. Museo Del Prado.
Greco.
Tema 5 El Renacimiento en Inglaterra 143

va forma de crear su arte y desarrollar su cultura. Por ello, más bien deberíamos hablar del
¿Sabías que...?
Barroco español, que de Renacimiento español.
El periodo coincidió, además, con la gran expansión del Imperio Español; si los Reyes Características del Renacimiento
Católicos habían logrado la unidad española con su nieto Carlos I de España y V de Ale- español
mania, y el hijo de éste, Felipe II, España extendió su hegemonía a gran parte de Europa al 1. Unidad política y religiosa.
dominar sobre Alemania, los Países Bajos y extensos territorios de Italia. A este imperio co- 2. Armonización de tendencias
rresponde, asimismo, un magnífico desarrollo de todas las artes, sobre todo de la literatura, opuestas: tradición religiosa-hu-
que tiene en este siglo geniales cultivadores. manismo pagano; popularismo-
Los siglos xvi y xvii constituyen los Siglos de Oro de la literatura española. cultismo; idealismo-realismo;
tradición local-temática universal
El Barroco español consiguió resultados muy originales y diferentes en relación con el
europea.
arte renacentista: precisamente por la fusión de la tradición medieval con las nuevas apor- 3. Nacionalización de temas extran-
taciones europeas consigue una síntesis peculiar con la cristianización de la antigüedad. jeros.
Otro rasgo original es la coexistencia de lo popular y típicamente local con la cultura 4. Universalismo (el drama abarca
universal. todo: lo nacional y lo extranjero,
lo religioso y lo profano, lo histó-
rico y lo legendario).
Los Siglos de Oro 5. Finalidad ética y didáctica unida
a la más exigente preocupación
Con el fin de la Edad Media, España inicia una rápida ascensión hacia su época de plenitud. estética.
6. Espíritu realista.
Las causas políticas y sociales que convirtieron a España en la primera potencia de Europa
impulsan la literatura, el pensamiento y las artes a una ascensión que, bajo la influencia del
Renacimiento italiano, había comenzado con los albores del siglo xv.
Cuando Carlos V sube al trono, comienza el periodo de esplendor llamado Siglos de
Oro. Dicho periodo abarca los siglos xvi y xvii: desde el advenimiento de Carlos V hasta la
muerte de Calderón de la Barca en 1681.

Siglo xvii: plenitud del Renacimiento español


La plenitud del Renacimiento en España se alcanza durante el reinado de Carlos V, en que
se sigue una directriz paganizante.
Se trata de un momento de recepción de influencias extranjeras. Época inspirada por los
hombres de armas, por el humanismo europeo; influencia italiana; sátira erasmista; entu-
siasmo pagano e ideales de universalidad.
Poesía italianista: Boscán y Garcilaso.
Prosa didáctica e historia: Colón, Cortés, entre otros.
Novela picaresca: Lazarillo de Tormes. Carlos V.

Tema 5 El Renacimiento en Inglaterra


En Inglaterra encontramos un fuerte sentimiento nacional, ya que el mar la aislaba del resto
del mundo. Las guerras de “los Cien años” y de “las Dos rosas” contribuyeron a afirmar dicho
sentimiento.
El Renacimiento no llega a transformar a Inglaterra, pues sólo incide en una minoría
culta. Así, la influencia extranjera sólo se ejerce de manera superficial. Los poetas se basan
en sus antecesores, utilizando las mismas fuentes y formas literarias.
El teatro clásico les transmite una preocupación por el lenguaje refinado, pero no modi-
fica la materia de las obras. Lo que hace el Renacimiento es estimular el genio nacional, y la
Reforma, que en todas partes iba a desintegrar al teatro, pero que en Inglaterra lo enardece.
La Reforma se dio en Inglaterra durante el siglo xiv, cuando Wycliffe, bajo el reinado de
Eduardo III, a fin de sostener los intereses del reino contra las reivindicaciones de Urbano V,
144 Unidad 4 El Renacimiento

emprendió un ataque final contra el dogma. Doscientos años más tarde, surgió la misma
situación. Enrique VIII quiso librarse de la autoridad del papa, ser autónomo, casarse con
quien quisiera y ser la única ley en su país. De este modo, el pueblo se alía con el rey contra
el papa. El conflicto se precisa con Isabel, temerosa de que Roma discutiera su título y sus
derechos al trono, se convierte ardientemente al protestantismo.
La lucha se hace más clara y extensa ante la agresión española. Felipe II es, ante todo,
enemigo de Inglaterra al lanzarle su Armada invencible. Se desata una explosión de patrio-
tismo y afecto en favor de la reina Isabel. La religión reformada (anglicanismo) se convierte
en símbolo de las ideas de patria y libertad. Sin embargo, la propaganda doctrinal tiene poca
resonancia en la literatura y casi ninguna en el teatro.
Con el choque de las frecuentes discusiones, nuevas Corrientes ideológicas se espar-
cen por todos los medios creando un clima de excitación intelectual. Así pues, se dan las
condiciones para la gran época del drama isabelino: entusiasmo colectivo reavivado por la
Reforma.

Tema 6 Situación del teatro en Europa


En la segunda mitad del siglo xvi, el interés por el teatro se propagó por todos los países de
Europa Occidental: Inglaterra, Francia, España, Italia y Alemania.
En Francia e Italia el teatro no florece sino mucho después (entre los factores adversos
están las discordias civiles y las luchas entre los pequeños estados). Únicamente en Ingla-
terra y España el teatro hizo grandes progresos a finales del siglo xvi, y dio sus mejores
frutos a principios del siglo xvii. El paralelismo entre el teatro inglés y el español es notable,
aunque no hubo entre ellos contacto directo.
En ambos países fue después de 1560 cuando empezaron a realizarse experimentos pro-
metedores. Hacia 1590 fijaron las normas dos grandes poetas: Marlowe y Lope de Vega, en
torno a los cuales se apiñó una serie de nombres ilustres.
Una causa importante del progreso del teatro, en ambos países, fue el éxito que tuvo. En
España la colaboración entre el público y el autor fue excepcionalmente íntima. Lope fue un es-
critor muy sensible al aplauso popular, que estableció la siguiente fórmula para el éxito: “Porque
como las paga el vulgo, es justo hablarle en necio para darle gusto”.
Por su parte, en Inglaterra el teatro sustituye a los libros y los periódicos.
Antes de Shakespeare, se llevaron a escena obras sobre Enrique V, Ricardo III, la vida de
Tomás Moro, etcétera. Estos ensayos de drama histórico no eran más que crónicas dialoga-
das, escuchadas por el pueblo con fe patriótica.
La boga excepcional del teatro hizo surgir compañías profesionales en Inglaterra antes
que en ningún otro país, y llegan a proliferar tanto, que en la segunda mitad del siglo xvi se
tuvo que restringir su número, que era muy abundante.
Durante los primeros 30 años del reinado de Isabel se realizaron muchos experimentos
basados fundamentalmente en la imitación de Séneca y Plauto. Sin embargo, hay varios au-
tores significativos en este periodo que sentaron las bases de lo que sería el teatro posterior,
entre los que se encuentran John Lyly, Robert Greene y Thomas Kyd, quienes educaron al
público y lo hicieron exigente.

Christopher Marlowe (1564-1593)


Marlowe tradujo a Ovidio y a Lucano. En siete u ocho años revolucionó el teatro inglés.
Murió en una pelea a los 30 años. Escribió Tamerlán, Doctor Faustus, El judío de Malta,
Eduardo II. Se ocupó, fundamentalmente, del tema del poder: del poder imperial en Ta-
merlán; del poder de la sabiduría en el Doctor Faustus; del poder del dinero en El judío de
Christopher Marlowe. Malta, y de la pérdida del poder en Eduardo II.
Tema 6 Situación del teatro en Europa 145

Todo en Marlowe es trágicamente intenso. Fue el autor que hizo el mayor uso de alusio-
¿Sabías que...?
nes a los clásicos y estableció la ley de la escena inglesa. Creó un método acumulativo en sus
dramas: amontonaba incidentes que modificaban la percepción original de los hechos. Por Shakespeare era de la misma edad
ejemplo, El judío de Malta encarna las injusticias de las que los cristianos han hecho objeto que Marlowe, pero aún no había
a los judíos, así como la crueldad de la venganza judía. dado pruebas de su genio cuando
En los dos primeros actos, el judío es una criatura que sufre y que tiene la simpatía del Marlowe murió.
público; sin embargo, el cúmulo de crímenes que comete termina haciéndolo antipático.

William Shakespeare (1564-1616)


Shakespeare nació en Stratford-on-Avon en 1564, se casó con Anne Hathaway a los 19
años y poco después del nacimiento de sus hijos (su hija Susana nació en 1583 y los gemelos
Hamnet y Judith en 1585), abandonó su pueblo con la ilusión de dedicarse a la vida acto-
ral. Ignoramos cuándo se estableció en Londres, pero sabemos que para 1592 ya era una
figura conocida en la capital inglesa. Sus primeros trabajos literarios fueron probablemente
restauraciones de viejas obras de teatro: La verdadera tragedia de Ricardo, duque de York
atribuida a Marlowe, Greene, y posiblemente al mismo Shakespeare, fue refundida con el
título de Enrique VI, por lo que Greene lo acusó de plagiario en 1592.
Las fechas y el canon de sus obras no son del todo seguros: El rey Enrique VI (1592),
Ricardo III (1594), Titus Andronicus (1594), La comedia de las equivocaciones (1594), La
doma de la bravía (1594), Los dos caballeros de Verona (1594-5), Trabajos de amor perdi-
dos (1595), Romeo y Julieta (1595), A buen fin no hay mal principio (1595), Sueño de una
noche de verano (1595-1596), El rey Juan (antes de 1598), El rey Ricardo II (1595), El mercader
de Venecia (1596), El rey Enrique IV (1597), El rey Enrique V (1599), Mucho ruido y pocas
nueces (1598-1599), Julio César (1599), Como gustéis (1599), Las alegres comadres de Wind-
sor (1600-1601), Noche de Epifanía (1601), Hamlet (antes de 1603-1604), Troilo y Cressida
William Shakespeare.
(1602), Medida por medida (1604), Otelo (1604), Macbeth (1606), El rey Lear (1606), An-
tonio y Cleopatra (1606-1607), Timón de Atenas (1607), Coriolano (1608), Pericles (1608),
Cimbelina (1611), El cuento de invierno (1609-1610), La tempestad (1611), Enrique VIII
(1612). Relativamente joven, a los 48 años, Shakespeare dejó de escribir para la escena y no
se sabe exactamente lo que hizo después.
Sus primeras obras nos lo presentan como un autor del grupo de Lyly, Greene y Mar-
lowe, pero ya en Sueño de una noche de verano, Noche de Epifanía y Enrique IV encontra-
mos elementos característicos del mundo shakespeariano. Quizá Shakespeare empezó a
trabajar el drama histórico o de la crónica por influencia de Marlowe o de Greene.
Se aparta claramente de los demás autores en Romeo y Julieta, ejemplo supremo de tra-
gedia romántica todavía sin hondas reflexiones. Lo propio de Shakespeare fue la tragedia, las
aflicciones externas de Marlowe no tienen nada que ver con el sondeo en lo más íntimo del
corazón que ocurre en Hamlet, Macbeth, Lear y Otelo. Se acerca a los trágicos griegos, pero
sus problemas son más abstractos. Shakespeare revela las posibilidades secretas de la ambi-
ción, de la ingratitud y de los celos, explorando el espíritu entre la desesperación y la locura.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) ¿Qué te comunica el título?
b) Lee en la última oración del primer párrafo cuál es el motivo de la disputa.
c ) ¿Qué te indica el hecho de que una espada tenga un nombre propio?
d) Lee el cuarto párrafo y considera si puede referirse al tipo de locura de Orlando.
e) ¿Cómo se asemeja esto al amor cortés nombrado en el capítulo de la Edad Media?
146 Unidad 4 El Renacimiento

2. Lee el siguiente texto.


Ludovico Ariosto
La locura de Orlando2
El duelo entre Orlando y Mandricardo había quedado pendiente. Cuando el caballo del rey de
Tartaria, desobedeciendo a su dueño, se lo llevó en una carrera desenfrenada. Orlando se había
quedado esperando un rato al pie del árbol del que colgaba la espada Durindana, objeto de la
disputa.
Pero viendo que el adversario no volvía, Orlando se había vuelto a ceñir la espada invencible
y había dejado dicho que merodearía por esos pasajes durante tres días y tres noches. Si
Mandricardo deseaba reanudar el duelo, él estaba a su disposición. Así hacía ya dos días que el
paladín colgaba de aquí para allá. De Mandricardo, ni sombra.
Orlando paseaba a orillas de un riachuelo. Ve que los troncos de los árboles están cubiertos de
inscripciones e incisiones. Pero esta letra yo la reconozco, piensa y, como hace quien se aburre,
se pone distraídamente a descifrar las palabras. Lee: Angélica. ¡Es claro: es su firma! ¡Por allí había
pasado Angélica!
Alrededor de la firma de Angélica, corazones flechados, nudos atados, palomas. ¿Angélica
enamorada? ¿Y de quién puede ser? Orlando no lo duda: “¡Si se enamora no puede enamorarse
sino de mí!”
Pero en esos corazones, en esos nudos, hay otro nombre junto al de Angélica, un nombre
desconocido: Medoro. ¿Por qué escribió Angélica ese nombre? ¿Por qué escribió en nombre de
alguien que nadie sabe quién es, de alguien que no existe? “Quizás —piensa Orlando—, en sus
derivados amorosos Angélica me ha dado el sobrenombre de Medoro, y escribe Medoro por todas
partes porque no se atreve a escribir Orlando”. (xxii. 102-4)

Examinando todo, ve infinitos


Letreros en las plantas de la riba;
Y en cuanto miró fijo los escritos,
Vio que eran de la mano de su diva;
Que éstos son los lugares ya descritos,
Do con Medoro tantas veces iba,
Desde la estancia del pastor, dichosa,
Del Catay la anhelada Reina hermosa.
De Angélica y Medoro en nudos ciento,
El uno y otro nombre ve enlazado.
Cada letra es un clavo del tormento
Con que amor le destroza despiadado.
Busca de modos mil su pensamiento
Cómo no crea lo que cree, ¡cuidado!;
Y se esfuerza en pensar que otra belleza,
Otra Angélica ha escrito en la corteza.
Y dice luego: Mas ¿no sé bastante
Su letra, yo que tantas cartas viera?
¿Fingir no puede ese Medoro amante
como si así conmigo se entendiera?
Con juicio de lo cierto tan distante,
Y, con engaño de sí mismo, espera,
Y hasta desea el malhadado Orlando,
Que se sabrá a sí propio ir engañando.

2
Ítalo Calvino, Orlando furioso, narrado en prosa del poema de Ludovico Ariosto, Muchnick Editores, Barcelona, 1990.
Tema 6 Situación del teatro en Europa 147

Entra en una gruta. Las paredes de roca están historiadas de graffiti y frases trazados con
carbón o con tiza de colores o grabados con un cortaplumas. Todos en alfabeto árabe, desde luego.
Orlando era experto en esa lengua, que muchas veces lo había sacado de apuros en sus
expediciones más allá de las líneas enemigas.
Lo escrito, por lo tanto, está claro para él: y sin embargo querría dudar de lo que lee. Con una
caligraf ía distinta de la de Angélica, dice: “Oh, estar aquí abrazado mañana y tarde con la princesa
Angélica, oh, qué bueno”. Firmado: “Medoro”.
Orlando reflexiona: “Entonces, si Medoro soy yo, y no soy yo quien escribió esto, debe de
haber sido Angélica que, fantaseando que estaba aquí abrazada a mí, se puso a escribir estas cosas
con caligraf ía masculina para representarse lo que ya había experimentado”. La explicación era
ingeniosa, pero no se sostenía. La hipótesis de que Medoro fuera su rival, Orlando ya no lograba
descartarla. Un rival desafortunado, claro, que para deshogar su imaginación y para calumniar a
la mujer que lo había rechazado agregaba su propio nombre donde Angélica había firmado sus
mensajes de amor para Orlando. De nuevo iba demasiado lejos: cualquiera que fuese la explicación
escogida, en cierto momento el razonamiento de Orlando se negaba a seguir el camino más
simple, y el llanto que ya le anudaba la garganta se detenía allí.
Orlando cabalga absorto; anochecer; al fondo del valle ve el humo que sube de lo alto de un
tejado; los perros ladran; responde el mugido de un rebaño. Allí abajo hay una dehesa de pastores.
Maquinalmente Orlando se acerca, pide asilo por la noche.
Los pastores se desviven por recibir dignamente al paladín: uno le desatornilla la armadura para
quitársela, otro le saca las espuelas, un tercero le lustra la coraza o le cuida el caballo. Orlando,
como un sonámbulo, les deja hacer; luego se acuesta y se queda con los ojos abiertos. ¿Será una
alucinación? Aquellas frases escritas lo persiguen. Alrededor del lecho, en las paredes, hasta en
el cielorraso, donde sea que pose la mirada las está viendo. Alza la mano para alejarlas: no, ahí
siguen, toda la casa está cubierta de ellas.
—¿No puedes dormir, caballero? y el pastor que lo oye agitarse, se sienta a su cabecera.
—Si quieres te cuento una historia, la más bonita que pueda imaginarte. Es una historia
verdadera. Imagínate que en esta pobre casa había viendo a refugiarse una princesa de Oriente...
Orlando para la oreja.
—Y esta princesa había recogido en el campo de batalla a un pobre soldado herido, un chico
rubio...
Y el pastor le cuenta a Orlando, que lo escucha aterrado, toda la historia de los amores de
Angélica y Medoro, y de sus bodas.
—¡En la misma cama donde estás teniendo, caballero, la princesa y el soldadito pasaron la
noche de bodas!
Orlando pega un salto como si lo hubiera picado una avispa.
—¿No me crees, caballero? ¡Mira lo que la princesa nos ha regalado a nosotros, los pobres, al
marchar al Catay con su esposo! —y le muestra una pulsera que Orlando había regalado a Angélica
en prenda de amor.— ¡Eh, detente, caballero, a dónde vas!
Orlando había saltado a su caballo y cabalgaba en la noche gritando.
Lloró tanto que se dijo: “Éstas ya no pueden ser lágrimas pues debo de haberlas derramado ya
todas: lo que me sale de los ojos es la esencia vital que me está abandonado”.
Suspiró tanto que se dijo: “Éstos no pueden ser suspiros, porque no cesan nunca: seguramente
es mi corazón que se está quemando y exhala este viento como por la campana de una chimenea”.
Sufrió tanto que se dijo: “Éste ya no puedo ser yo porque Orlando está muerto, lo mató
Angélica. Yo soy el fantasma de mí mismo que nunca más hallará la paz”. (126-128).

“No son lagrimas éstas que hora envío


Por mis ojos al pecho en larga vena;
Que no dan desahogo al dolor mío,
Ni menos fin a mi insufrible pena;
Es el vital humor del fuego impío,
148 Unidad 4 El Renacimiento

Que los ojos de líquidos me llena.


¡Ay! Ése vierto, y el dolor, la vida
con él se irán a la postrer partida.
“No es suspiro este indicio de tormento,
Que el suspiro su impulso desiguala
Dando tregua al dolor, y yo no siento
Que éste descanse, antes sin fin se exhala.
Amor, que me arde el pecho, hace ese viento,
Cuando alrededor del fuego bate el ala.
¿Con qué milagro, amor, así le tienes,
que, sin que se consuma, lo mantienes?
“No soy ya el que parezco, no de cierto;
Al que era Orlando ayer, la tierra hoy traga:
Que su dama ingratísima le ha muerto,
Tanto con serle infiel le ha sido aciaga.
Yo sólo soy su espíritu, que incierto,
En crudo infierno entre tormentos vaga;
Y si mi sombra existe, es porque sea
Ejemplo a quien de amor mentiras crea.”

Al alba se encontró en la gruta donde Medoro había grabado su confesión: a golpes de


Durindana deshizo la roca en las aguas de la fuente, que se enturbió para siempre. Después se
acostó en el pasto, desencajó los ojos mirando el cielo y durante tres días y tres años permaneció
inmóvil sin comer si dormir. (130-132)

Rompió losa y escrito, y hasta el cielo


Saltó en pedazos mil la piedra impía.
¡Triste gruta! ¡Infeliz muro y señuelo
Do Angélica y Medoro se leía!
Todo yermo quedó; ¡ya en ese suelo
Ganado no pastor pasará el día!
¡Ay! Ni la fuente que corrió tan pura,
De ese ciego rencor quedó segura.
Con troncos, piedras, césped arrancado,
No cesó de agitar la linfa clara;
Y tanto de alto a bajo la ha azotado,
Que, de vivo cristal, en charco para.
Cansado al fin, y de sudor bañado,
Cuando al furor la fuerza desampara,
Y al odio, y al encono, y a la ira,
Cae a tierra, y al cielo alto suspira.
Es ronco su anhelar; sobre la hierba,
Inmóvil mira al cielo allí tendido.
Sin dormir, sin comer, así se enerva;
Y tres veces el sol nublo ha salido.
No cesa de crecer su pena acerba;
Que a fin le quita el juicio y el sentido;
Y al cuarto día el frenesí ya estalla.
Y se arranca del cuerpo plancha y malla.

Al cuarto día se alzó, empezó a desvestirse y a arrojar trozos de armadura a los cuatro vientos.
Quedó desnudo y sin armas. Comenzó a descuajar un pino, después un roble, después un olmo.
Tema 6 Situación del teatro en Europa 149

Desde ese momento la locura de Orlando empezó a crecer, a desatarse y arreciar y enseñarse por
campos y poblados. (133-135)

Aquí el yelmo quedó, y allí el escudo,


Y sueltas piezas del arnés deshecho;
Y, en fin, todas las armas del membrudo,
Esparcidas se ven de trecho en trecho.
Rasgó sus ropas, y enseñó desnudo
El vientre híspido y recio, espalda y pecho;
Y su locura entró con rasgos tales,
Que otra igual no vio el mundo en sus anales.
A tanta saña, a tanta furia vino,
Que en él quedó ofuscado todo senso.
No la espada empuñar se le previno,
Con que asombros haría, a lo que pienso;
Mas ni aquélla, ni alfanje diamantino,
Era preciso a su vigor inmenso:
Prueba hizo, sí, de fuerza omnipotente,
Que arrancó un alto pino fácilmente;
Y otro, y otro después, todos parejos,
Cual si fueran de eneldos o de pita,
Y encinas de alta copa, y olmos viejos,
Y de cedro y laurel copia infinita.
Cual pajarero armar sus aparejos,
Limpiando el campo, en torno facilita
De ortiga, y juncias y de hierbas varias,
Así hace aquél de plantas centenarias.

Actividades

1. Intercambia con tu grupo tu opinión sobre la lectura.


2. Investiga qué relación existe entre Orlando furioso y la epopeya medieval francesa La canción de Rolando.
Señala semejanzas y diferencias.
3. Busca información histórica sobre las conquistas de Carlomagno, rey de los francos. Marca en un mapa
los territorios conquistados. Investiga qué ocurrió en la expedición que este rey emprendió en 778 para
combatir a los moros en Zaragoza.
4. Comenta con tu grupo si los acontecimientos históricos aparecen reflejados en este fragmento de Orlan-
do furioso. ¿A qué tiempo y espacio se hace referencia en él? Explica tu respuesta.
5. Identifica en este fragmento las referencias al mundo caballeresco, a sus ideales y valores. Reflexiona con
tu grupo sobre las semejanzas y diferencias con que estos aspectos son desarrollados en este fragmento
y en las novelas de caballería medievales.
6. ¿Qué rasgos de la personalidad de Orlando se desprenden de este pasaje? Explica tu respuesta.
7. ¿Qué sentimientos y emociones manifiesta este personaje? ¿Se trata de manifestaciones coherentes
para el tipo de acontecimientos que los provocan? ¿Por qué?
8. Comenta con tu grupo si encuentras algún efecto cómico en este texto y, si la respuesta es afirmativa,
qué lo provoca.
9. Señala algunas características renacentistas de este fragmento de Orlando furioso.
150 Unidad 4 El Renacimiento

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) Esta obra es muy conocida como la forma de preparar a un príncipe. ¿Qué le recomendarías tú?
b) Es común escuchar que una persona es “maquiavélica”, ¿qué significado se le da a este calificativo?
c ) Lee el subtítulo, ¿puedes deducir de qué tipo de maldades se trata?
d) ¿Cuáles afectarían más a la población?
e) ¿Cuáles serían sus consecuencias en el futuro?
2. Lee el fragmento de El príncipe que aparece a continuación.

Nicolás Maquiavelo
El príncipe3
(Fragmento)
CAPÍTULO VIII. DE LOS QUE
LLEGARON AL PRINCIPADO POR
MEDIO DE MALDADES
Supuesto que aquel que de simple particular
asciende a príncipe, lo puede hacer todavía
de otros dos modos, sin deberlo todo al valor
o a la fortuna, no conviene omita yo tratar
de uno y de otro de esos dos modos, aun
reservándome discurrir con más extensión
sobre el segundo, al ocuparme de las
repúblicas. El primero es cuando un hombre
se eleva al principado por una vía malvada
y detestable, y el segundo cuando se eleva
con el favor de sus conciudadanos. Cuanto al
primer modo, la historia presenta dos ejemplos
notables: uno antiguo y otro moderno. Me
ceñiré a citarlos, sin profundizar demasiado la
cuestión, porque soy de parecer que enseñan
bastante por sí solos, si cualquiera estuviese en el
caso de imitarlos.
El primer ejemplo es el del siciliano Agátocles, quien, habiendo nacido en una condición, no
sólo común y ordinaria, mas también baja y vil, llegó a empuñar, sin embargo, el cetro de Siracusa.
Hijo de un alfarero, había llevado en todas las circunstancias una conducta reprensible. Pero sus
perversas acciones iban acompañadas de tanto vigor de cuerpo y de tanta fortaleza de ánimo,
que habiéndose dedicado a la profesión de las armas, ascendió, por los diversos grados de la
milicia, hasta el de pretor de Siracusa. Luego que se vio elevado a este puesto resolvió hacerse
príncipe, y retener con violencia, sin debérselo a nadie, la dignidad que le había concedido el libre
consentimiento de sus conciudadanos.
Después de haberse entendido sobre el asunto con el general cartaginés Amílcar, que estaba en
Sicilia con su ejército, juntó una mañana al Senado y al pueblo en Siracusa, como si tuviera que
deliberar con ellos sobre cosas importantes para la república, y, dando en aquella asamblea a los
soldados la señal convenida, les mandó matar a todos los senadores y a los ciudadanos más ricos
que allí se hallaban. Librado de ambos estorbos de su ambición, ocupó y conservó el principado

3
Nicolas Maquiavelo, El príncipe, traducción de Edmundo González Blanco, Librería Bergua, España, 1933.
Tema 6 Situación del teatro en Europa 151

de Siracusa, sin que se encendiera contra él ninguna guerra civil. Aunque después fue dos veces
derrotado, y aun sitiado, por los cartagineses, no solamente pudo defender su ciudad, sino que,
además, dejó una parte de sus tropas custodiándola, y marchó a actuar a África con otra. De esta
suerte en poco tiempo libró a la cercada Siracusa, y puso en tal aprieto a los cartagineses, que
se vieron forzados a tratarle de potencia a potencia, se contentaron con la posesión de África, y
le abandonaron enteramente a Sicilia. Donde se advierte, reflexionando sobre la decisión y las
hazañas de Agátocles, que nada o casi nada puede atribuirse a la fortuna. No por el favor ajeno,
como indiqué más arriba, sino por medio de los grados militares, adquiridos a costa de muchas
fatigas y de muchos riesgos, consiguió la soberanía, y, si se mantuvo en ella merced a multitud
de acciones temerarias, pero llenas de resolución, no cabe, ciertamente, aprobar lo que hizo
para lograrla. La traición de sus amigos, la matanza de sus conciudadanos, su absoluta falta de
humanidad y de religión, son, en verdad, recursos con los que se llega a adquirir el dominio, mas
nunca la gloria. No obstante, si consideramos el valor de Agátocles en la manera como arrostró
los peligros y salió triunfante de ellos, y la sublimidad de su alma en soportar y en vencer los
acontecimientos que le eran más adversos, no vemos por qué conceptuarle como inferior al mayor
campeón de diferente especie moral a la suya. Por desdicha, su inhumanidad despiadada y su
crueldad feroz son maldades evidentes, que no permiten alabarle, como si mereciera ocupar un
lugar eminente entre los hombres insignes. Pero repito que no puede atribuirse a su valor o a su
fortuna lo que adquirió sin el uno y sin la otra.

Actividades

1. Según la crítica, se puede considerar a Maquiavelo como un escritor claro y conciso; a) Observa y enume-
ra los hechos que narra; b) ¿Delimita el autor el tema que va a tratar? y c) ¿De qué se vale para ordenar
su argumentación?
2. ¿Se basa este texto en cuestiones históricas o imaginarias? Explica tus respuestas.
3. ¿Consideras que Maquiavelo juzga al personaje? ¿Por qué?
4. Compara este texto con el de Macbeth, de Shakespeare, y señala las similitudes que puedas encontrar.
5. ¿Es cierto que este autor sostiene que “el fin justifica los medios”? Explica en qué se basa para ello.
6. Discute con tu grupo cuáles serían las consecuencias de esa postura en la sociedad.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) ¿Has oído nombrar esta obra o la expresión “este banquete es pantagruélico”?
b) El nombre de un personaje es Gargantúa, derivado de garganta, ¿por qué supones que se le llama así?
c ) Lee el primer párrafo.
d) Anota las situaciones incongruentes que presenta.
e) ¿Será un texto crítico, irónico o satírico? Justifica tu respuesta.
2. Lee atentamente el siguiente fragmento de Gargantúa y Pantagruel.
152 Unidad 4 El Renacimiento

François Rabelais
Gargantúa y Pantagruel4
(Fragmento)
CAPÍTULO VII. DE CÓMO LE
FUE IMPUESTO EL NOMBRE A
GARGANTÚA Y CÓMO PIDIÓ EL VINO
Cuando Grandgousier, el buen hombre,
estaba bebiendo y divirtiéndose con sus
amigos, oyó el horrible grito que su hijo
había lanzado al vislumbrar la luz de este
mundo, pues bramó pidiendo ¡de beber,
de beber! Entonces dijo: Grande lo tienes
(refiriéndose al gaznate). Al oír esto los
allí presentes, dijeron que debía llamarse
Gargantúa, por ser ésta la primera frase que
pronunció su padre al verlo nacer, siguiendo
así el ejemplo de los antiguos hebreos.
Grandgousier consintió, y a la madre también
le satisfizo.
Para calmarlo le dieron de beber a chorro
y luego lo llevaron a las fuentes, y allí lo
bautizaron siguiendo las costumbres de los
buenos cristianos.
Se le prepararon diez y siete mil novecientas tres vacas de Pautillé y de Brehemond para su
ordinaria lactancia, porque no hubiera sido posible encontrar una nodriza suficiente en todo el
país, dada la gran cantidad de leche que necesitaba para su alimentación.
Aunque algunos doctores scotistas hayan afirmado que su madre lo lactó, puesto que podía
extraer de sus pechos mil cuatrocientas dos pipas y nueve potes cada día, esto no es verosímil, y la
proposición ha sido declarada mamariamente escandalosa, ofensiva para los oídos piadosos, y se
ha visto en ella un lejano perfume de herejía.
En este estado permaneció un año y diez meses; entonces, por consejo de los médicos, se
comenzó a pasearlo, y al efecto se construyó una bella carreta de bueyes, invención de Juan
Denyeau. Dentro de ella lo llevaban por aquí y por allá gozosamente. Esto le sentaba bien, pues
criaba buen tipo, tenía buena cara, echó más de diez sotabarbas y gritaba poco. Casi siempre
estaba tumbado, pues era maravillosamente flemático de las asentaderas, tanto por su complexión
natural como por la accidental predisposición que le había sobrevenido a causa de gustar
demasiado del puré setembrino.
Pero no bebía gota sin causa justificada, porque si se encontraba enfadado, disgustado, irritado,
marido, si gemía, lloraba o gritaba, le daban de beber a discreción y volvía repentinamente a su
estado natural, que era estar quieto y alegre.
CAPÍTULO IX. LOS COLORES Y LA LIBREA DE GARGANTÚA
Ya os he dicho que los colores de Gargantúa fueron blanco y azul. Con ellos su padre quiso dar
a entender que era para él una alegría, placeres, delicias y regocijos, y lo azul, cosas celestiales.
Tengo para mí que al leer estas palabras os burlaréis del viejo bebedor, y diréis acaso que esta
interpretación de los colores es impropia y antipática, puesto que lo blanco significa fe y lo azul
firmeza; pero sin inquietaros, sin alteraros, sin enfadaros ni acaloraros (porque los tiempos son
peligrosos), haced el favor de contestarme. Otro argumento no usaré contra vosotros, ni contra
otros, sean quienes fuesen; sólo os diré un aserto de la botella.

4
François Rabelais, Gargantúa y Pantagruel, traducción de Fernando Ávila, El Ateneo, Argentina, 1996.
Tema 6 Situación del teatro en Europa 153

¿Quién os amedrenta? ¿Quién os hiere? ¿Quién os dice que blanco significa fe y azul firmeza?
Un libro, diréis, muy poco leído, que venden los baratijeros y buhoneros con el título El blasón de
los colores... ¿Quién lo ha hecho? Quienquiera que haya sido ha tenido la prudencia de no dar su
nombre. Por lo demás, yo no sé qué admirar más en él, si su atrevimiento o su necedad.
Su atrevimiento, porque sin razón, sin causa y sin apariencia, ha osado prescribir por su
particular autoridad los significados de los colores; así hacen los tiranos al colocar su arbitrio en el
lugar de la razón; pero no los prudentes ni los sabios, que con manifiestas razones satisfacen a sus
lectores.
Su necedad, porque ha estimado que sin otras demostraciones ni otros argumentos valederos,
el mundo habría de arreglar sus divisas por sus necias imposiciones.
Sin duda (pues, como dice el proverbio, en el culo del disentérico siempre se encuentra mierda),
ha encontrado algún grupo de necios del tiempo de los altos bonetes, que ha dado fe a sus escritos,
y en ellos se basaron para tallar los apotegmas y los refranes, para encabestrar las mulas, para
vestir los pajes, para aderezar las calzas, bordar los guantes, franjear los lechos, pintar insignias,
componer canciones y, lo que es peor, imaginar imposturas y lanzarlas clandestinamente contra las
púdicas matronas.
En semejantes tinieblas se hallan figurones de corte y acarreadores de nombres, pues cuando
quieren en sus divisas significar esperanza, hacen pintar una esfera, penachos de aves para las
penas, flores para la melancolía, la luna bicorne para la vida en creciente, un banco quebrado para
la bancarrota, un no y una armadura de hierro para significar la carencia de duros hábitos. Un
lecho sin cielo por un licenciado. Homonimias todas tan ineptas, tan bárbaras, tan rústicas y tan
insípidas que merecen se les cuelgue del cuello una cola de zorro y se les ponga de careta un buche
de vaca a todos los que las quieren emplear en Francia, después de la restauración de las buenas
letras.
CAPÍTULO XXIV. CÓMO INVERTÍA
SUS HORAS GARGANTÚA EN LOS
DÍAS LLUVIOSOS
Si los días eran destemplados o lluviosos
invertían la mañana como de costumbre,
salvo que se hacía encender un buen
fuego para templar el aire. Pero después
de comer, en lugar de ir a hacer ejercicios
al aire libre, permanecían en casa y
como práctica higiénica se dedicaban a
enfardar heno, hachar y serrar madera, y
a trillar gavillas en el troje; estudiaban las
artes de pintura y escultura o evocaban al
uso el antiguo juego de la taba tal y como
lo describe Leonicus y como lo practica
nuestro buen amigo Lascaris.
Al jugarlo recordaban los pasajes
antiguos que lo mencionan o que traen
alguna metáfora basada en él.
Otras veces iban a ver cómo fundían los metales o cómo se forjaba la artillería, o a ver trabajar a
los lapidarios, a los orfebres, a los pulimentadores de pedrerías, a los alquimistas, a los monederos,
a los tejedores de seda y terciopelo, a los relojeros, a los vidrieros, a los impresores, a los
organistas, a los tintoreros y a otras clases de artesanos; obsequiaban a todos con vino y aprendían
y consideraban las industrias, los oficios y las invenciones.
Acudían también a oír las lecciones públicas, a los actos solemnes, a las conferencias, a las
declamaciones, a las vistas de pleitos en que intervenían famosos abogados y a los sermones de los
predicadores evangélicos.
154 Unidad 4 El Renacimiento

Acudían a las salas de esgrima, y allí, sirviéndose de bastones tiraban con los maestros y les
demostraban de un modo experimental que sabía más que ellos.
En lugar de herborizar, visitaban las tiendas de los drogueros, herboristas y boticarios y
examinaban cuidadosamente los frutos, las raíces, las hojas, las gomas, las semillas y los raros
ungüentos, y a la vez aprendían cómo los mixtificaban.
Iban a ver a los asalta bancos, los escamoteadores y los juglares, y estudiaban sus gestos, sus
ardides, sus destrezas y su facilidad de palabra, cualidades que sobresalían en los de Chaunys de
Picardía, que son por naturaleza magníficos charlatanes y narradores de cuchufletas sobre vacas
que vuelan.
De regreso cenaban con mayor sobriedad que los demás días y manjares más desecativos
y extenuantes, con el fin de que la húmeda intemperie del aire comunicada al cuerpo por el
necesario contacto, fuese por este medio corregida y no les resultara incómoda a causa de no
haberse ejercitado como tenían por costumbre.
Así fue dirigido Gargantúa y continuó su plan diariamente, aprovechando, como comprenderéis
qué puede hacer un joven de su edad, dotado de buen sentido, con la repetición de tales ejercicios, que
aun cuando al principio le pareciesen difíciles o molestos, con la continuidad se le hicieron tan dulces,
ligeros y deleitosos, que más bien parecían pasatiempos de un rey que estudios de un escolar.
Sin embargo, Ponócrates, para no sostener continuamente esta tensión de espíritu, elegía
todos los meses un día claro y sereno en el que, de mañana, salían de la ciudad y se iban a Gentily,
a Bolonia, a Montrouge, al puente de Charenton, a Vauves o a Saint-Cloud. Allí pasaban todo
el día divirtiéndose todo lo que podían, bromeando, bebiendo, jugando, cantando y danzando,
revolcándose en los prados, cazando pájaros y codornices y pescando ranas y cangrejos.
Pero aunque aquel día lo pasaban sin libros ni lecturas, no lo pasaban sin provecho, pues en
aquellos hermosos prados recitaban los gratísimos versos de las poesías bucólicas de Virgilio, de
Hesíodo, del Rústico de Poliziano; recitaban gratos epigramas en latín y los traducían a romances y
baladas en lengua francesa.
Al banquetear, del vino aguado separaban el agua como enseñan Catón (De re rust.) y Plinio:
con un cubilete de hiedra. Lavaban así el vino en un barreño de agua, lo recogían con un embudo y
hacían correr el agua de un vaso a otro y construían muchos aparatos automáticos...

Actividades

1. Relee cada uno de los capítulos presentados y contesta las preguntas correspondientes para cada uno
de ellos, tomando en cuenta el espíritu crítico del autor hacia los excesos de su época.
Capítulo VII
2. a) ¿De qué manera exagerada se inició la vida del protagonista?; b) ¿Qué cambio hubo en su vida cuan-
do tenía cerca de un año?, y c) ¿Qué extraño efecto le causaba la bebida?
Capítulo IX
3. a) ¿Cuáles eran los simbolismos contrastantes que da a los colores el padre de Gargantúa?; b) ¿Cuál es el
significado tradicional al que quiere referirse el autor?; c) ¿Cómo juzga a quien escribió el libro sobre los
colores?; d) ¿Qué se le critica?; e) ¿Con quién lo compara y con quién lo contrasta?, y f ) ¿Qué crees que
satiriza el autor en este caso?
4. a) Observa la riqueza expresiva del autor para resaltar las consecuencias de lo que los necios inventan,
tomando como ejemplo el libro de los colores; b) Destaca el uso satírico del lenguaje para referirse a
aspectos inútiles de la vida vana y ligera de los necios. ¿Cuál de estos aspectos te parece más ilógico?
Tema 6 Situación del teatro en Europa 155

Capítulo XXIV
5. ¿A quiénes se refiere el autor al decir que “invertían la mañana como de costumbre”, y cuál era la ocupa-
ción de estos personajes?
6. Expresa tu opinión sobre lo siguiente: a) Los ejercicios físicos; b) los aspectos académicos, y c) la forma-
ción artística.
7. ¿Qué oficios se ejercían en ese tiempo?
8. a) ¿Dónde se habla de la educación haciendo reflexionar sobre el hecho de que el entrenamiento hace
que lo difícil se vuelva agradable?; b) ¿Cómo cuidaban de su cuerpo en esa época?, y c) ¿Estaba equili-
brado el trabajo y el descanso?
9. ¿Dónde se encuentran alusiones al aprendizaje de lo siguiente: a) botánica, b) aparatos mecánicos,
y c) oratoria?
10. ¿Cómo aparece relacionado lo que sigue: a) El juego y la literatura; b) el aprendizaje y el placer,
y c) el descanso y el aprendizaje.
11. a) ¿Qué acciones llevaban a cabo ambos personajes, y cuáles realizaba solamente el joven?; b) ¿Cómo
era la relación entre maestro y alumno?, y c) ¿En qué hace más hincapié el autor: en la enseñanza o en
el aprendizaje?
12. ¿Consideras que Gargantúa contaba con un buen educador? ¿Por qué?
13. Compara los tres capítulos y expresa tu opinión y su aplicación actualmente.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) Es probable que hayas oído mencionar el término lazarillo para referirse al ayudante o al perro que
acompaña a un invidente. Nota la diferencia de significado con las acciones de la obra.
b) Lee el primer párrafo y destaca la situación socioeconómica del lazarillo.
c ) Al leer, anota las palabras poco comunes que encuentres en el fragmento y busca sinónimos actuales.
d) Lazarillo puede ser una forma cariñosa de referirse a quien se llama Lázaro. Al leer, confirma si corres-
ponde a la actitud del ciego.
e) Observa la relación entre ambos y comenta los medios que usa para vivir con más comodidad.
2. Ahora, lee el fragmento que te presentamos.

Anónimo
Lazarillo de Tormes5
(Fragmento)
En este tiempo vino a posar al mesón un ciego, el cual, pareciéndole que yo sería para adestrarle,
me pidió a mi madre, y ella me encomendó a él, diciéndole cómo era hijo de un buen hombre, el
cual, por ensalzar la fe, había muerto en la de los Gelves, y que ella confiaba en Dios no saldría
peor hombre que mi padre y que le rogaba me tratase bien y mirase por mí, pues era huérfano.

5
Lazarillo de Tormes, Espasa-Calpe, España, 1952.
156 Unidad 4 El Renacimiento

Él respondió que así lo haría y que me


recibía, no por mozo, sino por hijo. Y así,
le comencé a servir y adestrar a mi nuevo y
viejo amo.
Como estuvimos en Salamanca algunos
días, pareciéndole a mi amo que no era la
ganancia a su contento, determinó irse de
allí, y cuando nos hubimos de partir yo fui a
ver a mi madre, y, ambos llorando, me dio su
bendición y dijo:
—Hijo: ya sé que no te veré más. Procura
de ser bueno, y Dios te guíe. Criado te he y
con buen amo te he puesto: válete por ti.
Y así, me fui para mi amo, que
esperándome estaba.
Salimos de Salamanca, y llegando a la
puente, está a la entrada della un animal
de piedra, que casi tiene forma de toro, y el
ciego mandome que llegase cerca del animal,
y allí puesto, me dijo:
—Lázaro; llega el oído a este toro y oirás
gran ruido dentro del. —Yo simplemente
llegué, creyendo ser así. Y como sintió que
tenía la cabeza par de la piedra, afirmó recio
la mano y diome una gran calabazada en el diablo del toro, que más de tres días me duró el dolor
de la cornada y díjome:
—Necio, aprende que el mozo del ciego un punto ha de saber más que el diablo. —Y río mucho
la burla.
Pareciome que en aquel instante desperté de la simpleza en que, como niño dormido, estaba.
Dije entre mí: “Verdad dice éste, que me cumple avivar el ojo y avisar, pues solo soy, y pensar, cómo
me sepa valer.”
Comenzamos nuestro camino, y en muy pocos días me mostró jerigonza. Y como me viese de
buen ingenio, holgábase mucho y decía:
—Yo oro ni plata no te lo puedo dar; mas avisos para vivir muchos te mostraré.
Y fue así: que, después de Dios, éste me dio la vida, y siendo ciego me alumbró y adestró en la
carrera de vivir.
Huelgo de contar a vuestra merced estas niñerías, para mostrar cuánta virtud sea saber los
hombres subir siendo bajos, y dejarse bajar siendo altos cuánto vicio.

Actividades

1. Lee la obra completa.


2. Resume el primer incidente.
3. Enumera las características del ciego.
4. a) ¿Cómo era la relación entre Lazarillo y su amo?; b) ¿Cuál era el efecto que causaban las acciones del
ciego en Lazarillo?
Tema 6 Situación del teatro en Europa 157

5. ¿De qué manera demostraba el invidente su experiencia y conocimiento del ser humano? a) Por el
aspecto que aparentaba tener; b) por medio de consejos (da cuatro ejemplos), y c) por medio de medi-
cinas (da cuatro ejemplos).
6. ¿Era generoso o avaro el ciego?
7. Proporciona dos ejemplos de los medios de que se valía Lazarillo para conseguir comida y bebida.
8. a) ¿Cómo se vengó el amo por lo que le pasó con la bebida?; b) ¿Cómo se vengó, a su vez, Lazarillo?;
c) Cuando el ciego le da las uvas, ¿cómo aplica su ingenio para enterarse que su ayudante comía más
uvas que él mismo?; d) Cuando Lazarillo le cambia la longaniza por el nabo, ¿por qué no se da cuenta
el ciego?, y e) ¿Cómo demuestra más tarde que Lazarillo se la comió?
9. Años después, ¿cómo recuerda Lázaro su relación con el ciego?
10. ¿De qué manera redondea el autor su historia?
11. En esta obra pionera de la picaresca, ¿qué características puedes deducir basándote en lo siguiente:
a) Actuación de los personajes; b) situaciones en las que se desenvuelven; c) soluciones que aplican;
d) éxitos o fracasos, y e) consecuencias.
12. Expresa tu opinión sobre este texto.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) ¿De dónde es el autor?
b) ¿Conoces, en teatro o en libro, alguna obra de este autor o has oído aludir a ellas?
c ) Hay varias versiones de Hamlet en el cine, ¿las conoces?
d) ¿Has oído hablar de Macbeth como ejemplo de un tipo de crimen muy sangriento?
e) Al leer, relaciónalo con nuestra época.
2. Lee el siguiente fragmento.

William Shakespeare
Macbeth6
Escena segunda se burlan de su oficio con ronquidos. Puse
Entra Lady Macbeth. droga en sus vasos
de tal modo que Vida y Muerte luchan
[LADY MACBETH]
por decidir si mueren o no mueren.
Con lo que a mí me da valor, ellos se
embriagan; Entra Macbeth. [Macbeth, desde dentro.]
a ellos apaga lo que a mí me enciende...
MACBETH
¡Silencio!
¿Quién está ahí? ¿Qué ocurre?
Era el búho que ulula, el fatal centinela
que da las más crueles “buenas noches”. En [LADY MACBETH]
ello se entretiene. Temo que se hayan despertado
Abierta está la puerta; saturados, los antes de que acabemos. El intento y no el
guardias acto

6
William Shakespeare, Macbeth, Alianza Editorial, Madrid, 1981.
158 Unidad 4 El Renacimiento

es nuestra perdición. ¡Silencio! Dejé ¿Quién duerme en la otra alcoba?


dispuestos los puñales;
[LADY MACBETH]
que no los vea es imposible. Si no me
Donalbain.
hubiese recordado
a mi padre dormido, yo misma lo habría MACBETH
hecho. ¡Qué triste esta visión!
[Entra Macbeth.]
[LADY MACBETH]
Esposo, ¿estás ahí?
Ahora es necio decir qué triste esta visión.
MACBETH MACBETH
Lo he hecho. ¿No has escuchado nada? Uno reía, en sueños, y otro gritó:
“¡Asesino!”;
[LADY MACBETH]
se despertaron uno a otro. Me quedé
El lamento de un búho y el llanto de los
inmóvil y escuché,
grillos.
pero sólo rezaron y se dispusieron
¿No hablaste?
a dormir otra vez.
MACBETH
[LADY MACBETH]
¿Cuándo?
Sí, los dos duermen juntos.
[LADY MACBETH]
MACBETH
Ahora.
Uno gritó “Dios nos bendiga”; “Amén”, el
MACBETH otro
¿Mientras descendía? al contemplar mis manos de verdugo.
Porque escuché su miedo no contesté yo
[LADY MACBETH]
“Amén”,
Sí.
cuando exclamaron “Que Dios nos
MACBETH bendiga”.
¡Escucha!
Tema 6 Situación del teatro en Europa 159

[LADY MACBETH] Dame a mí los puñales. Los dormidos, los


No pienses tanto en ello. muertos
son imágenes sólo. Y nadie sino un niño
MACBETH
teme ver el diablo dibujado. Si es que
¿Por qué no pude pronunciar “Amén”?
sangra
Necesitaba más que nunca que me
pondré color sobre los rostros de los dos
bendijeran, y el “Amén”
guardianes
se quedó en mi garganta.
pues debe parecer que es culpa suya.
[LADY MACBETH]
Sale.
No podemos seguir
Llaman dentro.
tratando así este asunto o enloqueceremos.
MACBETH
MACBETH
¿Desde dónde llaman?
Creí escuchar una voz que gritaba “¡No
¿Cómo es que el rumor más leve me
volváis a dormir,
horroriza?
que Macbeth mata el sueño!”, el inocente
¿De quién son estas manos que me
sueño,
arrancan los ojos?
el sueño que teje sin cesar la maraña de las
¿Podrá lavar la sangre todo el gran océano
preocupaciones,
de Neptuno?
la muerte del ir viviendo cotidiano, baño de
¿Limpiarla de mi mano? No, nunca; antes
la fatiga,
mi mano
bálsamo de las heridas de la mente, plato
teñiría de rojo todos los mares infinitos
fuerte en la mesa de la Naturaleza,
cubriendo el verde de escarlata.
principal alimento del festín de la vida.
Entra Lady Macbeth.
[LADY MACBETH]
Y eso, ¿qué significa? [LADY MACBETH]
Mis manos tienen ya el color de las tuyas, y
MACBETH
me avergonzaría
Seguí escuchando el grito “No volváis a
llevar tan blanco el corazón.
dormir” por todas partes,
Llaman.
“Glamis asesinó el sueño y por lo tanto
Oigo llamar
Cawdor
por la puerta del Sur. Vamos a nuestra
nunca más dormirá, Macbeth no dormirá”.
alcoba.
[LADY MACBETH] Un poco de agua purificará este acto.
¿Quién era el que gritaba así? Señor, no ¿Ves qué fácil ha sido? Tu constancia
debilites te ha abandonado.
tu noble fuerza con el pensamiento Llaman.
puesto en las cosas con tan poco juicio. Ve, ¡Escucha! Llaman otra vez.
coge agua Ponte la ropa de dormir, no sea que
para lavarte de las manos ese testigo descubran
repugnante, que hemos estado en vela. Cuida que no te
¿Por qué has traído los puñales hasta aquí? pierdan
Es allí donde deben estar. Ve, devuélvelos; tus pobres pensamientos.
mancha
MACBETH
con sangre a los dormidos centinelas.
¡Saber qué es lo que he hecho!
MACBETH
Llaman.
No; no iré jamás.
Me da pavor pensar en lo que he hecho ¡Mejor no conocerme ni a mí mismo!
y no tengo coraje para verlo de nuevo. ¡Despierta a Duncan con tus golpes! ¡Ah, si
tú pudieras!
[LADY MACBETH]
¡Qué voluntad tan débil! Salen.
160 Unidad 4 El Renacimiento

Actividades

1. Lee la obra completa.


Acto I, escena primera
2. Compara la reacción de ambos esposos ante el primer augurio de las brujas.
3. ¿Cómo se expresa el rey con respecto a Macbeth y cuál es el contraste con la realidad?
Escena séptima
4. Durante el soliloquio de Macbeth, ¿a qué conclusiones llega con respecto al rey?
5. ¿Cuál de los esposos interviene más sobre la voluntad del otro?
Acto II
6. a) ¿Hay en la obra una descripción de la forma en que mata Macbeth al rey o de qué manera nos lo hace
saber el autor?; b) ¿Cuál es la importancia de Lady Macbeth en este acto?; c) ¿Qué es lo que impide que
se busque a los culpables?, y d) ¿Qué prodigios se observan en la naturaleza la noche del crimen?
Acto III, escena primera
7. Aquí se explica la razón por la que Macbeth llegó al trono, ¿cuál era su lugar en la corte y qué le permitió
llegar a ser rey tan rápidamente?
Acto IV, escena primera
8. a) ¿Cuál es la segunda profecía de las brujas?; b) ¿Qué hace el nuevo rey para impedir que se cumpla?
Escena segunda
9. ¿Qué visión del mundo representan Ross, Lady Macduff y su hijo?
Escena tercera
10. a) ¿Quién era Malcolm? Si no lo recuerdas, relee el primer acto; b) ¿Dónde se desarrolla la obra?; c) Al
inicio del diálogo, ¿cómo demuestra Malcolm su recelo hacia los demás?, y d) ¿Se le puede juzgar como
un hombre prudente?
Acto IV, escena segunda
11. a) Al hacer Malcolm una autoevaluación, ¿qué pasiones considera él que debe tener un rey?; b) ¿Cuáles
son, en cambio, las virtudes que debe poseer un soberano?; c) ¿Cuál es su objetivo al decirle lo anterior
a Macduff?, y d) ¿Cuáles personajes marcan de nuevo una antítesis con Macbeth?
Acto V
12. a) Compara la actitud de Lady Macbeth al principio con la que presenta en esta famosa escena de la obra.
b) ¿Qué sentimiento crees que despierta su estado en los lectores?; c) ¿Cómo se expresa el doctor con
respecto a ella?, y d) ¿Cuál es tu opinión con respecto al estado en el que se encuentra Lady Macbeth?
13. Resume cómo se devela la verdad sobre Macbeth y por qué medio sucede.
Escena cuarta
14. a) ¿Qué ordena Malcolm a sus soldados que hagan llegar al Bosque de Birnam?, y b) ¿Cómo correspon-
de esto a la segunda predicción de las brujas?
15. Destaca la diferencia entre los sentimientos y la actitud de Macbeth hacia su esposa al principio de la
obra: a) con su reacción hacia el doctor que la atiende, y b) al recibir la noticia de su muerte.
Escena quinta
16. a) ¿Qué efecto causa en el rey la noticia de que el bosque se mueve?; b) ¿Cómo se cumple la predicción
de las brujas de que Macbeth “no cederá ante un nacido de mujer”?, y c) Se considera muy importante
la actuación de las brujas en sus dos apariciones, ¿qué sucedería si no existieran estas escenas?
17. a) En el acto III, escena cuarta, el protagonista dice: “He ido muy lejos en el camino de la sangre y, si
más no avanzase, tanto daría volver como ganar la orilla opuesta”, ¿con qué secuencia de eventos se
relaciona esto?, y b) En equipo, resume la obra por medio de tres oraciones con respecto a cada acto y
marca la relación entre todo lo importante.
161

¿Cuánto he aprendido?

Es el momento de que pongas en práctica lo que has aprendido. Responde:

Desempeño
1. ¿Dónde se inició el Renacimiento?
2. Anota su definición.
3. Compárala con el significado de Edad Media.
4. ¿Qué buscaba el hombre del Renacimiento?
5. ¿Cómo se refleja esto en su literatura?
6. ¿Por qué es importante la forma en esta época?
7. ¿Cuál es su relación con la antigüedad clásica?
8. ¿Qué temas destacaron entonces?
9. ¿Por qué es importante la poesía italiana más que otras?
10. ¿Influyó en todos los países de Europa?

Panorama cultural
Antes Ahora Después
1. Recaba más información sobre la obra literaria en todos los países europeos, cómo se aplicaron las normas clásicas
y júzgalas.
2. Comenta la importancia de las obras pictóricas europeas de la época.
3. ¿Qué ejemplos conoces en la actualidad de la aplicación de los conceptos sobre política de El príncipe?
4. ¿Qué soluciones consideras que se podrían encontrar a sus excesos?
5. Consideras que hay una tendencia hacia una mayor criminalidad en el futuro con crímenes que se asemejen a
Macbeth?
6. ¿Esperarías que hubiera un cambio que permitiera al mundo recuperar la armonía entre las naciones? Expresa los
medios que consideres importantes.

Trabajo interdisciplinario
1. Investiga cuál fue la nueva concepción científica que surgió en el Renacimiento. Averigua qué factores hicieron posi-
ble dicha transformación y cuáles fueron sus consecuencias.
2. Busca información sobre la división religiosa de Europa en esta época. Copia la información más importante en fichas
de síntesis.
3. Infórmate sobre los cambios sociales, económicos y culturales que ocurrieron en Europa como resultado del descu-
brimiento de América. Coméntalos con tu grupo.
4. Investiga qué influencia tuvieron en la política las ideas de Maquiavelo. ¿Crees que aún tienen vigencia? Discútelo
con tu grupo.
162

Actividades en grupo
1. Expliquen con sus propias palabras la transición del pensamiento medieval al pensamiento renacentista.
2. Investiguen las características del humanismo y relaciónenlas con las características generales del Renacimiento.
3. Investiguen el contexto histórico de Italia, en especial de Florencia, e identifiquen los elementos que dieron
paso al Renacimiento.
4. Averigüen quién fue Lorenzo de Médicis y cuál fue su papel en el humanismo, la política y el arte.
5. Investiguen quiénes fueron los principales mecenas renacentistas y a qué artistas apoyaron. Reflexionen oral-
mente sobre lo siguiente: ¿Qué pasaría en tu país si los artistas fueran patrocinados por “mecenas” del siglo
xxi?
6. Investiguen cuáles fueron las características renacentistas que propiciaron avances científicos y descubri-
mientos territoriales.
7. Investiguen la influencia que tuvo el humanismo en América Latina.
8. Busquen información sobre el legado artístico del Renacimiento. Consigan reproducciones, libros de arte,
diapositivas, etcétera, para montar una exposición en su salón de clases sobre el arte renacentista. Elaboren
fichas de síntesis con la información más notable de los pintores, escultores, arquitectos, etcétera, más repre-
sentativos de la época.
9. Localicen en la biblioteca información biobibliográfica de los poetas, los dramaturgos y los narradores más
importantes del Renacimiento en Italia, Francia, España e Inglaterra. Organícense para que, por equipos,
realicen una exposición oral sobre este tema, citando las fuentes y los autores consultados.
10. Elaboren un cuadro sinóptico, dividido por géneros, con los principales autores y textos renacentistas.
11. Realicen una investigación sobre el clasicismo y el barroquismo. Comenta con el grupo sus diferencias y los
países donde se desarrollaron estos movimientos estéticos.
12. Contextualicen histórica y geográficamente los textos leídos en esta unidad.
13. Participen en una lluvia de ideas para identificar características renacentistas (humanismo, individualidad,
espíritu crítico, etcétera) en los textos leídos. Señalen las diferencias que encuentren con los textos medieva-
les. Contribuyan a elaborar algunas conclusiones colectivas sobre el tema.
14. Redacten un ensayo individual a partir de alguno de los textos leídos en la unidad y los temas que abordan.
Pongan atención sobre los siguientes aspectos: utilización de sinónimos que den variedad al vocabulario,
ortograf ía, claridad en la exposición de las ideas y coherencia entre ellas.
15. Realicen un collage a partir de la lectura de Gargantúa y Pantagruel, de Rabelais.
16. Lean el fragmento de El príncipe de Maquiavelo, identifiquen las características principales de Agátocles y
redacten un ensayo en el que comparen sus actividades y hechos con situaciones actuales. Sigan las mismas
indicaciones señaladas en el punto 11.
17. Escriban un comentario en donde evalúen la importancia de la cultura clásica presente en el Renacimiento.
Tengan presentes las recomendaciones del punto 11.
163

Glosario

Antítesis: figura retórica que consiste en la oposición de Humanismo: conjunto de actividades para conocer y
dos juicios o elementos. reconstruir la cultura de la antigüedad grecolatina.
Antropocentrismo: doctrina o teoría que asume que el Cultivo o conocimiento de las letras humanas, en
hombre es el centro de todas las cosas y el fin absoluto oposición al cultivo medieval de las letras divinas o
de la naturaleza. teología.

Bucólico: género o composición poética en que se tra- Mecenas: este nombre se les da a los protectores de los
ta de asuntos concernientes a los pastores o a la vida artistas, a los cuales mantenían y financiaban para que
campestre. pudieran realizar sus obras.

Endecasílabo: verso de once sílabas. Preceptiva: conjunto de normas o reglas aplicables a de-
terminada materia o teoría.
Ensayo: escrito sobre temas muy diversos en el que el
autor tiene una actitud de examen, tentativa o sondeo. Soneto: composición poética que consta de 14 versos
En el ensayo se plantea una hipótesis que pone a prue- endecasílabos distribuidos en dos cuartetos y dos ter-
ba lo establecido, y proyecta una idea nueva sobre lo cetos.
que se consideraba de sobra conocido.

Ilustración de los hermanos Limbourg, que muestra el intercambio de re-


galos en la corte de Berry. La obra es conocida como Enero.
Unidad 5

Contenido
1 Clasicismo y prerromanticismo
2 Clasicismo e Ilustración en Francia
3 El siglo xviii en Inglaterra
4 Prerromanticismo
Clasicismo y prerromanticismo

Pueblos libres, recordad esta máxima: Podemos adquirir


la libertad, pero nunca se recupera una vez que se pierde.

Juan Jacobo Rousseau

Propósitos
El alumno…
• Desarrollará su capacidad de crítica, a través del análisis de las características del
neoclasicismo y la relación entre este movimiento literario y el arte o el racionalismo
del Siglo de las luces.
• Observará las diferencias con el prerromanticismo y practicará la argumentación.
Tema 1
¿Qué
sabes acerca... del Clasicismo y el
prerromanticismo?

Después de “renacer” el hombre, el mundo cambia otra vez de dirección. Ahora, decide regresar a lo clásico y se prepara
para otra nueva ruta. ¿Por qué será? En esta unidad lo descubrirás.
1. Responde con tus compañeros de equipo:
a) ¿Crees que los movimientos artísticos se dan sólo en una de las manifestaciones o en todas? Justifiquen su res-
puesta.

b) En términos generales ¿qué consideras “clásico”?

c ) ¿Qué sabes del clasicismo y del prerromanticismo en la literatura?

d) Se dice que el clasicismo surge como reacción ante el barroco, tú ¿qué opinas al respecto?

e) ¿Has escuchado el término Sturm und Drang? ¿Qué significa?

2. Construyan un concepto de Ilustración.


3. Investiga en la biblioteca de la escuela o en Internet cuáles son las características de los siglos xvii y xviii en Europa.
4. Comparte tu trabajo con tus compañeros de grupo.
Tema 1 Clasicismo y prerromanticismo 167

Tema 1 Clasicismo y prerromanticismo


Durante los siglos xvii y xviii, se manifestaron en Francia el Clasicismo y la Ilustración, que
se caracterizan, respectivamente, por la adopción de los modelos grecolatinos y por una fe
ilimitada en la razón. En ningún otro momento de su historia, Francia ha ejercido una in-
fluencia tan preponderante en la orientación del pensamiento.
Por su parte, Inglaterra y Alemania permanecieron prácticamente al margen de este
movimiento. En ambos países lo que encontramos a lo largo del siglo xviii es una etapa de El columpio (1766), Jean Honoré Fra-
preparación del Romanticismo. Por tal motivo, en la presente unidad abordaremos estas gonard. Colección Wallace, Londres.
dos tendencias que se desarrollaron en forma paralela.

Características generales de los siglos xvii y xviii


1. Los siglos xvii y xviii en Francia se caracterizaron por la evolución del pensamiento
filosófico, teológico, político y social. También se desarrollaron la crítica y la erudi-
ción literaria, la investigación histórica y el quehacer científico en todas sus ramas.
La fe en la razón y en la ciencia, que propagaron los escritores franceses, irradió en
todas partes un sentido crítico renovador de la cultura, al que se le llama Ilustración
o Siglo de las luces.
2. La duración del Clasicismo como fenómeno cultural no
puede circunscribirse al siglo xviii, pues surgió en Francia
a mediados del siglo xvii, y se extendió, en algunos países,
hasta bien entrado el siglo xix (como es el caso de España).
3. El Clasicismo surgió como una reacción contra los exce-
sos del Barroco, y retomó los modelos griegos y latinos en
la creación artística, a los que imitó fielmente.
4. Ésta fue una época de controversia intelectual, más que de
creación. Tanto las ideas como los valores sobre los que se
había basado hasta entonces la cultura europea fueron so-
metidos a un riguroso examen, lo cual provocó una revo-
lución de pensamiento que se ha definido como la “crisis
de la conciencia europea”.
5. Se produjo un intento de renovación en todos los aspectos
de la cultura. Francia fue el modelo neoclásico.
6. La Ilustración difundió el racionalismo en Europa. La ca-
racterística más sobresaliente de este movimiento intelec-
tual es la fe en la razón y, por tanto, en la ciencia.
7. Se apostó todo y sin reservas al progreso como la vía para
alcanzar la felicidad, que dejó de concebirse como una uto-
pía y se le consideró una meta alcanzable.
8. La Ilustración no sólo creyó en la razón abstracta, sino que
afirma que todo hombre posee la cantidad de razón sufi-
ciente para vivir racionalmente si se le brinda una buena
educación. De esta idea surgió la inquietud de enseñar y
difundir todo aquello que se consideraba útil.
9 Si bien la Ilustración y el despotismo no eran democrá-
ticos, estos movimientos desembocaron en el liberalismo
que llevó a la Revolución Francesa, y que habría de des-
truir al despotismo que lo generó.
10. En esta época los periódicos adquirieron gran importancia, ya que se convirtieron En este periodo se consideraba que el
en el vehículo de “las luces”, es decir, de la difusión de todo género de problemas hombre era capaz de todo y que vivir
económicos, políticos, sociales, artísticos y literarios. racionalmente dependía de la educa-
ción.
168 Unidad 5 Clasicismo y prerromanticismo

Características de la literatura neoclásica


1. La función de la literatura y el arte era eminentemente didáctica y moral, pero en un
sentido diferente al que tuvo en la Edad Media, ya que no se pretendía inculcar el
dogma cristiano, sino, a partir de una actitud crítica, enseñar a todos los hombres a
vivir de una manera racional.
2. Hubo una búsqueda de universalidad en la cultura. Uno de los mayores hallazgos de
esta época fue la noción del derecho natural, común a todos los hombres (Rousseau).
En el plano literario, la literatura clásica se convirtió en el equivalente de este de-
recho natural, con sus leyes de validez universal; es por eso que la literatura clásica
(griega y latina) se impuso como modelo absoluto.
3. Se buscó el apoyo del poder central, esto es, se puede hablar de una cultura dirigida
por el Estado, si bien no impuesta por él, sino mediante diversos organismos: acade-
mias, salones, sociedades, publicaciones, instituciones, etcétera.
4. En todos los órdenes de la vida, los organismos oficiales sustituyeron lo que hasta
ese momento había dependido de la acción espontánea de los particulares, como era
Es en la Ilustración cuando surgen los el caso de los mecenas en el Renacimiento.
primeros diccionarios.
5. En esa época, las academias tenían una gran importancia, ya que a través de ellas se
pretendía fijar las reglas para todo tipo de disciplinas y actividades. Por ejemplo, sur-
gieron las academias de la lengua y, con ellas, los primeros diccionarios, mediante
¿Sabías que...? los cuales se busca fijar las diferentes lenguas.
6. Existió un verdadero afán por normar, por establecer las reglas de toda actividad.
La primera academia de la lengua La creación literaria no fue una excepción: en ese periodo apareció el Arte poética
que surgió fue la Crusca Florentina, de Boileau, en donde se fijan las normas literarias con base fundamentalmente en
cuyo diccionario es de 1612, y fija el
las poéticas de Aristóteles y Horacio. Dichas reglas eran muy estrictas, aunque en la
toscano. Después surgió la Acade-
práctica no se respetaron totalmente.
mia Francesa de París, cuyo dicciona-
rio data de 1635. La Real Academia 7. No se trató de una época de actividad creadora, sino que se desarrolló principalmente
Española elabora su diccionario en la crítica, el ensayo y la teoría.
1713, el cual es más flexible que el 8. Con respecto a la actitud del artista frente a la realidad y a la obra de arte, cabe se-
italiano y el francés; su lema es: “Lim- ñalar que existió una intención mimética, es decir, se pretendía retratar la realidad
pia, fija y da esplendor”. También se lo más fielmente posible.
crearon la Academia de la Historia, la
Real Academia de las Buenas Letras,
e incluso la Academia del Buen Gus-
to. Se pusieron de moda los salones
literarios, entre los cuales destaca el
Hotel de Rambouillet.
Tema 2 Clasicismo e ilustración en Francia
Entre 1600 y 1650 en Francia, como en el resto de Europa, se manifestaron tendencias ba-
rrocas, como prolongación de la estética renacentista. Sin embargo, el Barroco en Francia
nunca fue bien visto, se le consideraba un tipo de arte vulgar e inferior, tan es así, que 30
años más tarde, los defensores del Clasicismo, abogando por el orden, la razón y la disciplina
en el arte, terminan por derrotar a los representantes de esta estética preciosista.

La prosa
René Descartes (1596-1650)
Descartes fue un filósofo y matemático que nació en La Haya (Turena). En matemáticas,
creó la geometría analítica, mientras que en Filosofía, fue el padre del racionalismo, doctrina
filosófica que niega que los sentidos, la afectividad, los sentimientos y cualquier otro tipo de
Retrato de Madame Geoffrin (1738),
facultades distintas a la razón puedan suministrar conocimientos científicamente válidos.
de Jean-Marc Nattier. Tokyo, Fuji Art Descartes es autor de las siguientes obras: Reglas para la dirección de la razón, Discurso
Museum. del método, Meditaciones metaf ísicas, Principios de filosof ía y Tratado de las pasiones del
Tema 2 Clasicismo e ilustración en Francia 169

alma. Su filosof ía, basada en el razonamiento matemático, que según afirma es el único
capaz de hacer evidente la verdad, tuvo consecuencias literarias muy amplias. Su influencia
sobre los escritores de la generación siguiente, la cual proclamó la soberanía de la razón,
fue muy importante.

Blaise Pascal (1623-1662)


Pascal destacó como científico y como escritor. Es autor de dos obras importantes: Las pro-
vinciales y Los pensamientos. Las provinciales son 18 cartas, dirigidas a un supuesto provincial
de los jesuitas, con el que polemiza sobre las doctrinas jansenistas. Los pensamientos son frag-
mentos sueltos, apuntes que Pascal iba tomando para redactar una apología del Cristianismo,
que no pudo llevar a cabo. Pascal es un maestro de la ironía y de la agudeza dialéctica.
Se denomina Jansenismo al movimiento herético que se produce en Francia durante
el siglo xvii, en defensa del libro Agustinos, de Jansenius, obispo de Ypres. En este libro, en el René Descartes.
que se debatía el problema de la gracia, los jesuitas denunciaron algunas proposiciones
heréticas, por lo que se llegó a su condenación. El movimiento jansenista se desarrolló
principalmente en la abadía de Port-Royal, cercana a París, en la que vivió Pascal durante
un tiempo.
El Jansenismo se aproxima al Calvinismo. Sus principales postulados son: 1. La gracia no
es concedida a todos los hombres. 2. Los justos necesitan la gracia para poder cumplir los
mandamientos. 3. Esta gracia no siempre es concedida a los justos; le faltó, por ejemplo, a
San Pedro cuando negó a Cristo.

Voltaire (1694-1778)
¿Sabías que...?
François Marie Arouet, más conocido con el seudónimo de Voltaire, es el espíritu más agu-
do y crítico del siglo xviii. Nada escapó a su crítica: religión, costumbres, moral, política... Características del Racionalismo
Su actitud de rebeldía contra toda traba constituyó lo que se conoce como el espíritu volte- • Se afirma la existencia de una ra-
riano. Su fama fue inmensa y su influencia literaria, extraordinaria. Sus obras más impor- zón universal, común a todos los
tantes son el poema épico La Henriada; sus tragedias Zaida y Merope; su trabajo histórico hombres, y un solo modo correcto
El siglo de Luis XIV, y sus demoledoras obras filosóficas, entre las que destaca el Diccionario de razonar.
filosófico. Como narrador, es autor de dos cuentos sarcásticos, Zadig y Cándido. • Se concibe a la razón como la
única vía de conocimiento y de
acceso a la verdad.
• Se cree que las verdades que
conoce la razón provienen de la
razón misma, de sus propios prin-
cipios innatos, sin necesidad de
recibir ningún contenido externo.
• Se rechaza el valor de las expe-
riencias históricas y culturales, por
considerar que introducen ele-
mentos relativos y variables.

Blaise Pascal. Voltaire.


170 Unidad 5 Clasicismo y prerromanticismo

La Enciclopedia
Una de las creaciones más importantes de la literatura francesa en el siglo xviii es la Enci-
clopedia. Se da este nombre a una obra en 28 volúmenes, en la que, por orden alfabético, se
expone todo el conocimiento humano acumulado hasta esa época. Es un gran diccionario
de las ciencias y de las artes, basado en el Diccionario histórico y crítico de Bayle. La En-
ciclopedia fue editada de 1715 a 1780 y en ella colaboraron Voltaire, Euler, Montesquieu,
Rousseau, Diderot y D’Alembert, entre otros. La Iglesia se opuso a la obra enciclopedista
por ser ésta claramente anticlerical, e incluso, atea.
Su valor consistió en pretender sistematizar los hechos de la ciencia y de la historia para
reemplazar los viejos sistemas de creencias y de pensamiento. La Enciclopedia se caracterizó
por un espíritu de independencia frente a la autoridad, la tradición y la fe. Este movimiento
significó, de alguna manera, una lucha en contra del sistema tradicional de creencias y prejui-
cios. Se considera un triunfo de los filósofos racionalistas, que sustituyeron la moral católica
por una moral laica. Las ideas de los enciclopedistas dieron origen a la Revolución de 1789.

Jean-Jacques Rousseau (1712-1778)


Rousseau fue un filósofo cuyas ideas influyeron decisivamente en el pensamiento occidental,
sobre todo en los románticos. En él aparece la idea del “buen salvaje”. Señaló que se debe
llegar a un estado más perfecto que el actual, regresando a la naturaleza.
Rousseau cree en la bondad natural del hombre, pero también que ésta es corrompida
por el progreso, por la civilización.
Afirma la igualdad política de todos los hombres en una sociedad libre, y también plantea
la libre elección de los gobernantes. Se puede decir que todas las constituciones actuales
parten de esta base de igualdad política y social de Rousseau (El contrato social). En Emilio
expone sus principios pedagógicos y sociales. Otras obras destacadas de Rousseau son La
nouvelle Heloïse y Confesiones.

El teatro
El teatro es el género que más evolucionó durante el Clasicismo francés, ya que se prestó
para la función didáctica y moralizadora que se consideró que la literatura debía tener. Las
Jean-Jacques Rousseau.
obras teatrales debían ajustarse a la ley de las tres unidades: la de acción, que excluye de la
acción principal los asuntos secundarios; la de tiempo, por la cual la acción deberá llevarse
a cabo en el plazo de un día, y la de lugar, que obliga a que la trama se verifique en un mismo
sitio. Los autores más sobresalientes fueron Corneille, Racine y Molière.

Pierre Corneille (1606-1684)


Corneille nació en Rouen; estudió con los jesuitas y adquirió una sólida formación greco-
latina. Fue abogado en el parlamento de su ciudad natal. A los 17 años estrenó en París su
primera obra dramática (Mélite), seguida de otras varias (Clitandre, Médée, entre las más
relevantes). En 1637 dio a conocer su primera obra maestra: El Cid, la cual tuvo un enorme
éxito; sin embargo, fue objeto de severas censuras por parte de los clasicistas, quienes seña-
laron que la obra no se ajustaba por completo a las reglas de la razón, aunque le reconocían
cierto atractivo.
A El Cid siguieron otras obras maestras, sobre todo: Horacio, Cinna y Polyeucto, la cual
representaba una gran novedad, imitada de España, al incorporar un tema sacro: la historia
de Polyeucto, que, convertido al cristianismo, acepta el martirio antes de adorar a los ídolos,
renunciando así al amor de su esposa y a la gloria política.
Corneille aceptó y definió las teorías del clasicismo dramático, pero su genio desbordó
con frecuencia, en la práctica, tan estrechos marcos. Destacaron en su teatro los persona-
jes centrales cuyo drama interior es la lucha entre la propia inclinación y el deber, siempre
Pierre Corneille. resuelta a favor de éste.
Tema 2 Clasicismo e ilustración en Francia 171

Molière (1622-1673)
Jean-Baptiste Poquelin, Molière, es quizá el más grande comediógrafo
del mundo. Recibió una cuidada educación; a los 21 años se hizo actor, a
pesar de que los actores estaban, por el simple hecho de serlo, excomul-
gados. Tomó el sobrenombre de Molière y fundó una compañía teatral,
con la que recorrió toda Francia. Estos años son muy fecundos para su
formación como autor y como actor, por su contacto con públicos y gen-
te de todo tipo. En 1658 representó ante el rey Las preciosas ridículas,
sátira de las damas preciosistas, que alcanzó gran éxito; así comenzó una
carrera triunfal, en la que, sin embargo, encontró numerosos enemigos.
En 1664 escribió Tartufo, la primera de sus obras maestras; se trata
de una sátira contra los falsos devotos, promovida por la indignación
que le producían los excesos de ciertas personas que lo hostilizaban y lo
acusaban de inmoral. La obra fue prohibida. Después escribió Don Juan,
en donde desarrolla el conocido tema español; continuaron El misán-
tropo, El médico a palos, El avaro, El burgués gentilhombre y El enfermo
imaginario, en cuya cuarta representación, Molière, que representaba el
papel de enfermo, murió. Gracias a la intervención del rey, se le enterró
cristianamente.
El valor del teatro de Molière está, más que en la acción, en el estu-
dio de los caracteres: el hipócrita, el avaro, el nuevo rico, el misántropo,
etcétera, los cuales aparecen claramente diferenciados tanto por el com-
portamiento como por el lenguaje. Son personajes tipo, que le sirvieron a Molière para La presentación del personaje de Tar-
tufo fue considerado inmoral e, inclu-
denunciar las injusticias que veía en su época. Es, ante todo, un escritor moral.
so, se prohibió la presentación de la
obra.
Jean Racine (1639-1699)
Racine se educó en Port-Royal, por lo que recibió pronto el influjo jansenista. Después se
fue a París, donde se dedicó totalmente al teatro, con lo que se ganó la enemistad de sus an-
tiguos maestros. En 1676 estrenó su primera obra importante, Andrómaca, a la que siguen
seis tragedias más también de gran calidad: Británico, Berenice, Bajazet, Mithridute, Ifigenia
y Fedra, escritas entre 1669 y 1677. En este último año, Racine es nombrado cronista real y
abandona el teatro, para reincorporarse a la vida cristiana. En 1689 escribe, por encargo,
dos tragedias con tema bíblico: Esther y Athalie, las cuales representan la culminación de su
genio. Con ellas se retira del teatro y se entrega a una vida piadosa.
Frente a los de Corneille, los héroes racinianos sucumben trágicamente a su destino, in-
capaces de sobreponerse a él. Esto es, que la fatalidad triunfa gracias a la debilidad humana.
El teatro de Racine es sumamente riguroso, sobrio y sometido a la ley de las unidades.

La poesía
Dado que se trata de una época en donde la razón se privilegiaba sobre los sentimientos,
el género lírico no gozaba de mucho prestigio. Los poetas más importantes del siglo xvii
cultivan un género didáctico y satírico preferentemente.

Jean de La Fontaine (1621-1695)


La Fontaine es famoso por sus Fábulas. Su juventud la pasó en el campo, por lo que tuvo
oportunidad de estudiar la naturaleza, que será el personaje principal de sus poemas. Las
Fábulas heredan la tradición de Esopo y Fedro, aunque rebasan el carácter moralizador de
sus antecesores, ya que, de alguna manera, la intención didáctica pasa a un segundo plano. La
Fontaine define su obra como “una amplia comedia en cien actos diferentes, cuyo escenario
es el Universo”.
Jean de La Fontaine.
172 Unidad 5 Clasicismo y prerromanticismo

Nicolás Boileau (1636-1711)


Boileau, además de haber destacado como satírico e historiador, lo hizo por haber sistematizado
la doctrina clásica en su Arte Poética, inspirada en Aristóteles, Horacio y los preceptistas italianos.
Si bien esta doctrina ya estaba en vigor, Boileau le dio la claridad y contundencia de un código.
Sin demeritar a este autor, en el siglo xviii, Francia sólo tuvo un poeta lírico notable:
André Chénier (1762-1794), cuyas Bucólicas, Yambos, Elegías..., revelan un perfecto cono-
cimiento de los poetas grecolatinos.

Nicolás Boileau.
Tema 3 El siglo xviii en Inglaterra
Inglaterra sufrió en menor grado la influencia del Clasicismo francés que el resto de los
países de Europa. El género literario que logra más éxito en esta época es la novela, la cual
¿Sabías que...?
se desarrolla con características propias.
Los rasgos principales del Clasicismo,
tal como los expone Boileau son:
1. La obra literaria debe imitar la na- Daniel Defoe (1661-1731)
turaleza; su ideal es la verdad, la Comerciante y viajero, Defoe alcanza gran popularidad con su novela Robinson Crusoe, que
fidelidad a lo real. Por lo anterior, es la historia de un náufrago que llega a una isla deshabitada, en la que pasa su vida en peli-
se debe renunciar a la fantasía, a
gro constante antes de ser rescatado en su vejez. Esta novela constituye una exaltación de la
la imaginación.
energía y la voluntad humana frente a la adversidad. Defoe fue un personaje contradictorio.
2. Para imitar la naturaleza, el poeta
posee dos guías: a) la imitación
Hombre de pocos escrúpulos, no dudó en trabajar de espía para el gobierno y denunciar a
de los escritores antiguos, que sus enemigos literarios.
triunfaron ya en el camino de la
imitación; y b) la razón o el buen
gusto.
Jonathan Swift (1667-1745)
3. La razón sólo admite temas ver- Swift es famoso por su novela Los viajes de Gulliver, en la que bajo un argumento fantástico
daderos o verosímiles; rechazará, yace una aguda sátira de la sociedad inglesa de su tiempo. También refleja una visión desen-
por tanto, la mitología y los temas cantada y llena de amargura con respecto al carácter y a la naturaleza humanas.
“maravillosos” de índole religiosa.

Tema 4 Prerromanticismo
El prerromanticismo es una etapa que se desarrolla a mediados del siglo xviii, en la que se
manifiestan ideas y sentimientos netamente anticlásicos y que preparan el triunfo romántico.
Si bien el prerromanticismo se desarrolló sobre todo en Inglaterra y Alemania, también
encontramos en Francia algunos gérmenes de la nueva estética.

El prerromanticismo francés
En Suiza y Francia hay que mencionar a Rousseau y a Voltaire, cuyas ideas van a ser impor-
tantísimas para el cambio hacia la nueva estética. En Rousseau, son tres las ideas que van a
tener importancia como preludio del Romanticismo:
1. Sus ideas sobre el amor y la libertad.
2. La idea de la bondad natural del hombre, que se corrompe por la sociedad.
3. La necesidad de volver a la naturaleza.
Reynolds, teórico estético más repre-
sentativo de Inglaterra, siglo xviii. En Voltaire es importante, sobre todo, la exaltación de la libertad del pensamiento.
Tema 4 Prerromanticismo 173

El prerromanticismo inglés
En Inglaterra encontramos una larga elaboración prerromántica que se produce durante
todo el siglo xviii. La obra de poetas como Blake (con sus visiones místico-poéticas), Co-
leridge y Wordsworth, ya revela el poder de la imaginación, el placer de la melancolía y la
soledad, la conciencia de la fugacidad y el dolor de la vida humana. Hay una preferencia por
los escenarios sombríos, también el gusto por la poesía primitiva y popular.
A fines del siglo xviii, el escocés James Macpherson dio a conocer una supuesta traduc-
ción de las baladas de un antiguo bardo llamado Ossian. En realidad, estas baladas eran casi
todas obra personal de Macpherson, aunque algunas las recogió de la tradición escocesa.
Toda Europa se conmovió con los poemas del falso Ossian, ciego errante que cantaba las rui-
nas de los viejos castillos, los paisajes melancólicos de las montañas de Escocia y las antiguas
leyendas célticas. La poesía ossiánica inició la evocación nostálgica de la Edad Media.
En el plano teórico, Edward Young escribe las Conjeturas sobre la composición original,
en donde aparecen conceptos clave para el romanticismo y es decisivo para la orientación
de las nuevas ideas.

La literatura alemana del siglo xviii


El espíritu clasicista de la Enciclopedia y de la Ilustración recibe en Alemania el nombre
de Aufklärung (“época de las luces”). Su principal representante es Lessing (1729-1781),
famoso por su obra de estética Laocoonte y su Dramaturgia de Hamburgo, alegato contra el
teatro clásico francés, al que acusa de escasez de acción. Lessing propone, como modelos,
el teatro de Shakespeare y el de los autores españoles.

El prerromanticismo alemán Gotthold Ephraim Lessing.

En Alemania, el espíritu libre de Lessing y la expresividad apasionada


de la poesía de Klopstock representaron los primeros estímulos de la
revolución espiritual y estética que buscaba, al igual que la Revolu-
ción Francesa, la absoluta renovación del hombre occidental.

Gotthold Ephraim Lessing (1729-1781)


Lessing proclamó a Shakespeare como genio supremo y defen-
dió la creación original frente a la imitación. También sustituyó
la preceptiva clasicista por la crítica moderna, que parte de la obra
misma y de sus leyes intrínsecas. En sus mejores dramas, Minna
von Barnhelm, Emilia Galotti y Natán el sabio, demostró que el
teatro alemán podía llegar a los sentimientos y al entendimiento
del público.

Friedrich Gottlieb Klopstock (1724-1803)


Klopstock se opone, en sus poemas, al mero intelecto y concibe
al hombre y al mundo como conectados cósmicamente. Se inspira
con frecuencia en temas religiosos y patrióticos. Su obra más co-
nocida es el poema épico La Mesíada, basado en el Evangelio. La
emoción religiosa que destilan sus obras, se opone al intelectualis-
mo crítico de la Ilustración. A Klopstock se le atribuye la creación
de la lengua poética alemana moderna. Piedad, de William Blake.
174 Unidad 5 Clasicismo y prerromanticismo

La generación del Sturm und Drang


El movimiento Sturm und Drang, cuya traducción al español significa “tormenta y pasión”,
agrupó a los prerrománticos alemanes que oponían el instinto y el sentimiento al frío racio-
nalismo francés del siglo xviii.
El Sturm und Drang se agrupó al principio en torno de Johan Gottfried Herder (1744-
1803), quien también ensalza a Shakespeare y a Ossian, y comunica su pasión por Rousseau
a los stürmer.
La generación del Sturm und Drang desarrolla las teorías de Young y promulga la ma-
yoría de los conceptos básicos del Romanticismo. Su rebelión se dirigió tanto contra el
riguroso predominio de la razón como contra la estrechez de la vida político-social, contra
los tabúes y normas que impedían el libre desarrollo del individuo. Sus aportes más inte-
resantes en el terreno de las letras pertenecen al drama. En el orden poético, el Sturm und
Drang sobrevive principalmente gracias a la producción genial de Goethe y Schiller.

Goethe (1749-1832)
A Johann Wolfgang Goethe se le considera como el escritor más importante de la literatura
alemana y uno de los más grandes del mundo.
Goethe fue consejero del duque de Sajonia, en la corte de Weimar. Su vida puede dividirse
en dos etapas. En la primera, de típicos rasgos románticos, escribe sus dramas Goetz de
Berlichingen, Clavijo, Egmont y su novela Las cuitas del joven Werther, en forma epistolar,
Goethe. que ejerce una influencia extraordinaria en la juventud de su tiempo.

Las cuitas del joven Werther


Las cuitas del joven Werther fue una de las primeras revelaciones de la nueva sensibilidad
romántica. El protagonista nos narra el proceso de su pasión amoro-
sa, que lo lleva hasta el suicidio, con tal intensidad emotiva y rique-
za lírica, que desarrolló en todos los países esa actitud hipersensible
llamada wertherismo, a la cual los alemanes han denominado como
“dolor cósmico”.
Su contacto con la cultura clásica
La segunda etapa de la vida de Goethe está determinada por su viaje a
Italia (1786-1788), a partir del cual comprende la civilización antigua
y percibe la grandeza del arte clásico tomado en sus fuentes origina-
les, sin la adulteración a la que lo habían sometido los franceses. “La
venda se me cae de los ojos”, dice entonces. Producto de esta evolu-
ción son las tragedias Ifigenia en Táuride y Torcuato Tasso, además de
sus Elegías romanas, entre otras obras.
A partir de su experiencia con el arte clásico, Goethe se afana por
buscar la Belleza eterna, en la Poesía permanente, más allá de la pa-
sión romántica de los stürmer, y más allá también de las limitaciones
del puro clasicismo. Así pues, Goethe integra en su obra ambas ten-
dencias, la clásica y la romántica, vinculando la razón a la intuición
poética.
Goethe, escritor íntegro
Espíritu abierto a todas las inquietudes, Goethe cultiva todos los gé-
neros literarios, interesándose incluso en la filosof ía y las ciencias
naturales, y en él se funden, admirablemente, la serenidad clásica y
la pasión romántica. Expresión conjunta de ambas tendencias son el
poema Hermann y Dorothea, las novelas Wilhelm Meister y Las afini-
Mefistófeles y Fausto. dades electivas, sus confesiones literarias Poesía y verdad y, sobre todo, el poema dramático
Fausto, al que se considera su obra maestra.
Tema 4 Prerromanticismo 175

Fausto
En Fausto, Goethe recoge la leyenda medieval del doctor Fausto, quien, después de haber
asimilado todo el saber humano, no logra satisfacer sus ansias de conocimiento. Tanto sus
libros como sus instrumentos le han demostrado la inutilidad de la ciencia y, en lugar de
proporcionarle la felicidad, lo han sumido en la desesperación. Mefistófeles, el diablo, se le
aparece y propone un pacto: le devolverá la juventud para que pueda comenzar de nuevo su
vida, y lo acompañará para darle cuanto desee a cambio de que Fausto le entregue su alma.
Después de ir a una taberna y beber una pócima rejuvenecedora, Fausto se siente entristecido
en vez de alegre. Conoce a Margarita, a quien seduce con ayuda de Mefistófeles. Margarita, por
los impulsos del amor, se convierte en criminal y termina en prisión; cuando Fausto va a libe-
rarla, ella no quiere seguirlo porque está consciente de sus pecados. Margarita muere y alcanza
el perdón divino porque, a pesar de todo, conservó su inocencia y fue muy desdichada.
En el segundo Fausto, dominan la abstracción y el simbolismo sobre la intuición poética
de la primera parte. Mefistófeles le va a abrir la puerta a Fausto a las riquezas, el poder y la
gloria. Sin embargo, el amor inalcanzable de Elena (símbolo de la belleza clásica), el poder
sobre la naturaleza y sobre los hombres no logran disminuir la inquietud de Fausto.
Cuando Mefistófeles va a reclamar su paga, Dios se compadece de este hombre que buscó
el Bien y la Belleza, y lo perdona.
A partir de este sencillo argumento, el poeta escribió un profundo poema filosófico, que
es una verdadera epopeya de las inquietudes del hombre moderno.

Friedrich Schiller (1759-1805)


Schiller es el autor dramático alemán más significativo de su tiempo y uno de los más impor-
tantes de todas las épocas.
También la vida de Schiller podría dividirse en dos etapas, la segunda al iniciar su amistad
con Goethe (1749), diez años mayor que él, y quien lo acoge en la corte de Weimar, donde
pasa el resto de su vida. Schiller muere tuberculoso a los 46 años.

Primera época de Schiller Guillermo Tell, protagonista de la obra


Su primera época, típicamente prerromántica, encaja en las teorías del Sturm und Drang. del mismo nombre, era un ballestero
famoso por su extraordinaria puntería.
En sus dramas juveniles Los bandidos, Don Carlos y La conjuración de Fiesco, Schiller se
rebela contra las leyes y los prejuicios sociales y lucha por un ideal de justicia y libertad.
Después escribe una serie de trabajos sobre estética: Cartas sobre la educación estética del
hombre, Callias y Sobre la poesía ingenua y la sentimental; sus poemas Oda a la alegría ¿Sabías que...?
(que inspiró a Beethoven su Novena Sinfonía), Los dioses de Grecia, El ideal de la vida y sus
Immanuel Kant (1724-1804)
admirables baladas, entre ellas, La campana, su poema más famoso.
Kant es uno de los pilares de la fi-
losofía. Para muchos, la filosofía se
Su segunda época
divide en antes de Kant y después
A partir de su encuentro con Goethe, escribe exclusivamente obras dramáticas, entre las de Kant, tal es su importancia para
que encontramos los textos más importantes de su producción. A la trilogía Wallestein se comprender nuestro mundo. Su teo-
le considera la obra más importante del teatro alemán. Siguen a ésta María Estuardo, sobre la ría del conocimiento es el punto de
desafortunada reina de Escocia; La doncella de Orleans, sobre Juana de Arco, y Guillermo partida de la filosofía actual. En ella
afirma que no existe una percepción
Tell, sobre el héroe popular de Suiza.
directa de las cosas, de la realidad,
Schiller no siempre sigue fielmente la historia o la leyenda que utiliza, pues la suele
porque nuestro espíritu interpone
deformar según le convenga, a fin de expresar sus ideas de rebelión; sus personajes son a entre las cosas mismas y nosotros
veces convencionales, y algunas situaciones, falsas; sin embargo, es innegable su poderosa unas formas de conocimiento que
imaginación, con la que logra grandiosos efectos dramáticos en un estilo siempre bello y estructuran lo real de un modo de-
armonioso. terminado y subjetivo. El tiempo, el
Tanto Goethe como Schiller trataron de contraponer al espíritu revolucionario indivi- espacio, la causalidad, la identidad,
dualista (espíritu del que ambos habían participado en un primer momento) la imagen de etcétera, son formas o categorías
una humanidad que se desarrollaría en armoniosa cooperación entre naturaleza y cultura, que nuestra mente proyecta sobre
entre disposición personal y obligación social. la realidad, permitiéndonos enten-
der las cosas sensibles.
176 Unidad 5 Clasicismo y prerromanticismo

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura. Comenta con tus compañeros las siguientes cuestiones.
a) Los temas referentes al género femenino son muy comunes en textos literarios, ¿cuáles conoces y qué
aspectos tratan?
b) ¿Eran dramas o comedias las obras de Molière?
c ) De acuerdo con el título, ¿acerca de qué cualidades femeninas puede tratarse?
d) ¿Qué defectos podrían destacarse?
e) ¿Qué personajes crees que pueden sobresalir?
2. Ahora, lee el siguiente fragmento de Las mujeres sabias.

Las mujeres sabias1


(Fragmento)
Acto III
Escena I
Filaminta, Armanda, Belisa, Trissotin,
L’Épine
FILAMINTA —Pongámonos aquí para
escuchar cómodamente esas valiosísimas
palabras.
ARMANDA —Estoy ansiosa de oírlas.
BELISA —Y yo que me muero por
saborearlas.
FILAMINTA —Cuanto hacéis es
hechicero para mí.
ARMANDA —Y para mí una dulzura
incomparable.
BELISA —Una golosina para mis oídos.
FILAMINTA —No nos hagáis sufrir con
más espera.
ARMANDA —Daos prisa.
BELISA —Complacednos con premura.
FILAMINTA —Ofrecer a nuestra impaciencia vuestro epigrama.
TRISSOTIN —Es el tal, señora, como un hijo recién nacido cuya suerte sin duda debe
conmoveros, puesto que lo he concebido y dado a luz en vuestro patio.
FILAMINTA —Basta para que lo ame, que seáis su padre vos.
TRISSOTIN —Vuestra aprobación puede servirle de madre.
BELISA —¡Qué ingenioso!
Escena II
Los mismos y Enriqueta
FILAMINTA —¡Eh! ¿Por qué os vais?
ENRIQUETA —Porque temo perturbar tan agradable reunión.
FILAMINTA —Acercaos y disponeos a oír maravillas.
ENRIQUETA —Entiendo poco de escritos. Las producciones del ingenio no son cosa
apropiada para mí.
FILAMINTA —No importa; además tengo que contaros un secreto.

1
Molière, Comedias, Porrúa, México, 1974.
Tema 4 Prerromanticismo 177

TRISSOTIN —Las ciencias no os entusiasman, ni os curáis


más que de hechizar a los hombres.
ENRIQUETA —Tan poco me inquieta una cosa como otra, y
no tengo el menor deseo...
BELISA —¡Oh! Os ruego que pensemos en el recién nacido.
FILAMINTA (a L’Épine) —Vamos, mozo, siéntate ya. (Al
sentarse, el lacayo cae con la silla.) ¡Impertinente! ¿Es posible que
te caigas después de haber aprendido lo que es el equilibrio de las
cosas?
BELISA —Desconoces, ignorante, las causas de tu caída, que
consiste en haberte apartado del centro de gravedad.
L’ÉPINE —Lo he advertido, señora, cuando estaba en el suelo.
FILAMINTA —¡Grandísimo torpe!
TRISSOTIN —Menos mal que el mancebo no es de vidrio.
ARMANDA —¡Cuánto ingenio!
BELISA —Jamás disminuye.
FILAMINTA —Servidnos pronto vuestro grato manjar.
TRISSOTIN —Para tanta avidez como veo, parva cosa es un plato de sólo ocho versos, y
paréceme que no erraré uniendo al epigrama o madrigal el estofado de un soneto que en casa
de una princesa ha sido juzgado como no carente de delicadeza. Sazónalo con mucha sal ática,
y creo que os parecerá de muy buen gusto.
ARMANDA —No tengo la menor duda.
FILAMINTA —Escuchemos.
BELISA (Interrumpiendo a Trissotin cada vez que éste inicia la lectura) —De antemano
siento satisfecho el corazón. Amo la poesía con locura. Sobre todo cuando son versos
galanamente hechos.
FILAMINTA —Si no callamos, nunca podrá recitárnoslos.
TRISSOTIN —So...
BELISA —¡Silencio, sobrina Enriqueta!
TRISSOTIN —“Soneto a la princesa Urania, estando enferma de fiebre”: Con imprudencia
palmaria tratáis magníficamente y alojáis soberbiamente a vuestra cruel adversaria.
BELISA —¡Oh, qué lindo comienzo!
ARMANDA —¡Y qué galante!
FILAMINTA —Sólo vos tenéis talento para los versos.
BELISA —Ese “alojar a su adversaria” es encantador.
FILAMINTA —Y la consonancia de los adverbios “magníficamente” y “soberbiamente”, es
admirable.
BELISA —Oigamos lo demás.
TRISSOTIN —Con imprudencia palmaria tratáis magníficamente y alojáis soberbiamente a
vuestra cruel adversaria.
ARMANDA —¡Imprudencia palmaria!
BELISA —¡Alojar a su adversaria!
FILAMINTA —¡Soberbiamente y magníficamente!
TRISSOTIN —Dad sin demora salida de vuestro rico aposento a la que en ingrato intento
amenaza vuestra vida.
BELISA —¡Oh, dejadme respirar, por Dios!
ARMANDA —Concedednos, si os place, espacio para admiraros.
FILAMINTA —Se siente, oyendo esos versos, un no sé qué que deja transida el alma.
ARMANDA — Dad sin demora salida de vuestro rico aposento ¡Qué lindamente y con qué
ingenio decís “rico aposento”!
FILAMINTA —Ese “Dad sin demora salida”, es, a mi entender, de muy buen gusto y de
inapreciable valor.
ARMANDA —Mi corazón se ha enamorado de ese pasaje.
178 Unidad 5 Clasicismo y prerromanticismo

BELISA —Lo mismo creo: es felicísimo.


ARMANDA —Quisiera haberlo hecho yo.
BELISA —Vale por todo un poema.
FILAMINTA —Pero, ¿comprendéis su sutileza como yo?
ARMANDA y BELISA —¡Ah, ah!
FILAMINTA —Si todos opinan lo mismo, hallarán sobrentendidas en esa expresión un
millón de palabras.
BELISA —Verdad es que sugiere más cosas que dice.
ARMANDA —A mí me hace mucho efecto ese “ingrato intento” de una fiebre injusta,
perversa que trata mal a las personas que la alojan.
FILAMINTA —Los dos cuartetos son admirables: pasemos a los tercetos.
TRISSOTIN —Pues os pone tal aprieto y sin teneros respeto noche y día os causa daños.
ARMANDA y BELISA —¡Ah!
TRISSOTIN —Sin miramientos tratadla y sin compasión ahogadla si la lleváis a los baños.
FILAMINTA —¡Insuperable!
BELISA —¡Pasmoso!
ARMANDA —¡Me muero de placer!
FILAMINTA —Mil estremecimientos me acometen.
ARMANDA —“Sin miramientos tratadla.”
BELISA —“Y sin compasión ahogadla.”
FILAMINTA —“Si la lleváis a los baños.”
ARMANDA —En cada detalle se halla un matiz encantador.
BELISA —Todo se oye con embeleso.
FILAMINTA —No hay cosa que no sea bella.
ARMANDA —Se va por vuestros versos como caminos de rosas.
TRISSOTIN —Así el soneto os parece...
FILAMINTA —Admirable, nuevo y bello como ninguno.
BELISA —¿No os ha emocionado la lectura, Enriqueta? ¡Qué cara tan rara ponéis!
ENRIQUETA —Cada uno pone la cara que puede, tía; no todo el mundo es literato.
TRISSOTIN —Quizá mis versos os importunen, señora.
ENRIQUETA —No, porque no los escucho.
FILAMINTA —Oigamos el epigrama.
TRISSOTIN —“Sobre una carroza color de amaranto regalada a una señora por sus amigos”.
FILAMINTA —Vuestros títulos son siempre novedosos.
ARMANDA —Y nos predispone a oír cien rasgos de ingenio.
TRISSOTIN —
El amor que me has vendido,
caro a mi hacienda ha costado,
que la mitad se me ha ido
en ese coche adornado.
ARMANDA, BELISA y FILAMINTA —¡Ah!
TRISSOTIN —Así, si veis a mi encanto, a mi Lais...
FILAMINTA —¡Cuánta erudición! ¡Mi Lais!
TRISSOTIN —Así, si veis a mi encanto, a mi Lais en él contenta, no digáis que es amaranto;
decid más bien que es mi renta.
ARMANDA —¡Oh, qué inesperada ocurrencia!
FILAMINTA —Sólo vos podéis escribir cosas de tan buen gusto.
BELISA —No digáis que es amaranto; decid más bien que es mi renta. Mi renta se declina
así: mi renta, de mi renta, a mi renta.
FILAMINTA —No sé si ya cuando os conocí estaba dispuesta hacia vos, pero el caso es que
admiro infinitamente vuestros versos y prosa.
TRISSOTIN —¿Por qué no nos hacéis admirar alguna cosa vuestra?
Tema 4 Prerromanticismo 179

FILAMINTA —No he hecho ningún verso, pero conf ío en poder mostraros pronto ocho
capítulos sobre el plan de nuestra academia. Cuando Platón escribió su República se limitó a
proyectar la academia, mas yo quiero llevar su idea a entero efecto, habiéndola ya transcrito
al papel. Porque siento singular enojo del entuerto que en materia de espíritu se nos hace a
las mujeres, y quiero vengarme del puesto indigno a que los hombres nos relegan, limitando
nuestros talentos a futilidades y cerrándonos la puerta del sublime saber.
ARMANDA —Infiere gran ofensa a nuestro sexo no extender nuestra inteligencia más allá
de a juzgar el efecto de una saya o de un encaje de brocado nuevo.
BELISA —Sí, hay que sacudir esa vergonzosa humillación y emancipar nuestro espíritu.
TRISSOTIN —Sabido es en todas partes mi respeto por las damas. Si rindo homenaje a la
luz de sus ojos no lo rindo menos a la de su ingenio.
FILAMINTA —Nosotras os hacemos justicia; pero queremos probar a ciertos genios cuya
orgullosa sabiduría nos menosprecia, que las mujeres poseen ciencia también y pueden, como
ellos, formar asambleas doctas y mejor conducidas que las usuales, no separando las ramas del
conocimiento, sino uniendo el buen lenguaje y las ciencias superiores. Allí descubrimos mil
experiencias de la naturaleza y se dará acogida a todas las opiniones sin aferrarse a ninguna.
TRISSOTIN —En lo relativo al orden de las cosas, yo me adscribo al peripatetismo.
FILAMINTA —Respecto a las abstracciones, yo me inclino al platonismo.
ARMANDA —Yo hallo muy sólidos los dogmas de Epicuro.
BELISA —Yo acepto la teoría de los átomos, pero la del vacío paréceme espinosa y prefiero
la de la materia sutil.
TRISSOTIN —Descartes, con su teoría de la atracción, me impresiona mucho.
ARMANDA —Y a mí con sus torbellinos.
FILAMINTA —Y a mí con sus cometas.
ARMANDA —Ya estoy impaciente de ver en marcha nuestra asamblea y de conseguir algún
descubrimiento.
TRISSOTIN —Mucho se espera de vuestras luces, y pocas obscuridades tiene para vos la
naturaleza.
FILAMINTA —No quiero jactarme, mas yo ya he hecho un descubrimiento: he visto
hombres en la Luna.
BELISA —Yo hombres aún no, pero campanarios sí, y tan claramente como os veo a vosotros.
ARMANDA —A la vez que en la f ísica, profundizaremos en la gramática, la historia, el
verso, la política y la moral.
FILAMINTA —La moral me atrae mucho y era antaño disciplina predilecta de los grandes
talentos; pero creo que ninguna moral es tan buena como la que para su sabio preconizan los estoicos.
ARMANDA —En la lengua habremos de introducir cambios, ya que, justa o naturalmente,
hemos tomado todas un odio mortal a ciertos verbos y nombres, preparando contra ellos
mortales sentencias. Debemos abrir nuestras eruditas reuniones proscribiendo las diversas
palabras de que queremos librar al verso y la prosa.
FILAMINTA —Nuestra academia tiene un proyecto más audaz que ninguno, una empresa
noble y que arroba, un designio glorioso y que será alabado por todos los literatos de la posteridad.
Y es que queremos suprimir ciertas sucias sílabas que en las más hermosas palabras
producen escándalo y que se prestan a las chanzas eternas de los sandios de todos los tiempos,
y a los manidos lugares comunes de todos los viles burlones, siendo fuente de infinitos
equívocos infamantes con que se insulta el pudor de las mujeres.
TRISSOTIN —¡Admirable proyecto!
BELISA —Ya veréis nuestros estatutos cuando estén hechos.
TRISSOTIN —No pueden dejar de ser buenos sabios.
ARMANDA —Nuestras leyes nos harán árbitros de todas las obras, y tanto la prosa como
el verso quedarán sometidos a nuestras ordenanzas. No habrá talento, fuera de nosotras y
nuestros amigos, buscaremos defectos en todo, y no hallaremos a nadie, sino a nosotros, que
escriba bien.
180 Unidad 5 Clasicismo y prerromanticismo

Escena III
Los mismos y Vadius
L’ÉPINE —Señor, un hombre quiere hablaros. Viste de negro y habla con voz apacible.
TRISSOTIN —Es ese sabio amigo mío que con tanto empeño desea el honor de conoceros.
FILAMINTA —Tenéis plena autorización para mandarle entrar. Hagámosle, al menos, los
honores de nuestro ingenio. ¡Hola,
Enriqueta! ¿No os he dicho claramente que os necesito?
ENRIQUETA —¿Para qué?
FILAMINTA —Pronto lo sabréis.
TRISSOTIN —Ésta es la persona que con tanto afán deseaba conoceros. Al presentároslo
no temo que me acuséis de haberos traído un profano, pues que ocupa, señora, un buen lugar
entre los hombres intelectuales.
FILAMINTA —Presentándonoslo vos, no dudamos de su mérito.
TRISSOTIN —Es muy erudito en autores antiguos y sabe el griego tan bien como el que
más en Francia.
FILAMINTA —¡Oh, cielos, griego! ¡Sabe griego, hermana!
BELISA —¡Griego, sobrina!
ARMANDA —¡Griego! ¡Qué espléndido!
FILAMINTA —¿Sabéis el griego, señor? Permitid que os bese. (Le besan todas, hasta llegar
a Enriqueta, que le rechaza.)
ENRIQUETA —Yo no sé griego, señor; excusadme.
FILAMINTA —Tengo maravilloso respeto por los libros griegos.
VADIUS —Temo ser importuno con mi deseo de visitaros, y deploraría haber interrumpido
alguna docta reunión.
FILAMINTA —Sabiendo griego nada se puede perturbar, señor.
TRISSOTIN —Hace prodigios en prosa y en verso y, si quisiera, algo podría mostraros.
VADIUS —El defecto de los autores es que se empeñan en tiranizar las conversaciones y en
ser infatigables lectores de sus versos en las galerías de la audiencia, en los paseos, en las mesas
y en los gabinetes de las damas. Yo no veo cosa más necia que un autor que va por todas partes
buscando elogios, aunque sean de desconocidos, y que a menudo hace mártires a las personas
a cuyas veladas concurre. Nunca he tenido tan loca obstinación, y coincido con cierto griego
que prohibía a sus sabios el ansia indigna de leer sus obras. En fin, aquí llevo unos versecillos
para jóvenes enamorados y sobre tal composición me gustaría conocer vuestras opiniones.
TRISSOTIN —Vuestros versos poseen bellezas incomparables.
VADIUS —Las Gracias y Venus reinan en los vuestros.
TRISSOTIN —Sois fácil en el estilo y elegís bellamente las palabras.

Actividades

1. Lee completa la comedia Las mujeres sabias.


2. Sintetiza en dos o tres oraciones lo más importante de cada acto del texto Las mujeres sabias.
3. En esta comedia hay dos grupos antagónicos. En dos columnas enumera lo que cada uno defiende.
4. a) ¿Cómo se ejerce la autoridad de los padres?; b) ¿Es aceptada por los hijos?, y c) ¿De qué se valen éstos para
lograr lo que anhelan?
5. Consulta las siguientes escenas: Acto I, escenas II y III; acto II, escenas II y III, y acto V, escena II. a) ¿Cuál es la
actitud de Filaminta con los sirvientes Martina y Julián en los actos II y IV?; b) ¿Cuál de las mujeres se hace más
ilusiones falsas con respecto a los galanes que aparecen?; c) ¿Qué acontecimientos producen la envidia de dos
de las principales figuras femeninas?; d) ¿Cuál es la opinión de cada uno de los personajes principales sobre
las mujeres sabias?, y e) ¿En qué acto se satiriza la pedantería de los falsos intelectuales?
Tema 4 Prerromanticismo 181

6. Muestra el contraste entre la personalidad y el razonamiento de los siguientes personajes y justifica tu


respuesta: a) Ariosto y su hermano Crisalo y b) Armanda, su hermana, su madre y su tía.
7. En varios diálogos es notable la transformación de los personajes cuando cambian las circunstancias.
Localízalos y anota con qué palabras se constatan estos cambios: a) Acto II, escena VI; b) acto III, escena III y
c) acto V, última escena.
8. Las obras de Molière son una crítica social, ¿cuáles son las fallas sociales más notables que el autor quiere
destacar?
9. ¿Cómo se aplicarían los conceptos que se encuentran en esta obra en una situación actual?
10. Comparte con el grupo tu opinión sobre el tema de Las mujeres sabias y comenta la manera en que fue
desarrollado por Molière.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura. Antes, responde lo siguiente.


a) ¿En las obras clásicas de qué país crees que se inspiró Corneille?
b) Se inspiró en una obra española épica ya estudiada en la Edad Media, un cantar sobre la leyenda de un
caballero muy famoso. ¿Recuerdas su nombre?
c ) Al leer, observa con qué relaciona los nombres de sus personajes.
d) ¿Conoces otras obras del teatro francés que te ayuden a prepararte para esta lectura?
e) Da una mirada rápida al texto para que veas las características de los diálogos. Siempre que lo necesites
usa tu diccionario.
2. Lee el siguiente texto.

Corneille
Nicomedes2
(Fragmento)
Escena Segunda
Laodice, Nicomedes, Atala
ATALA —¿Cómo, señora, me mostráis siempre un rostro
inexorable? ¿Es que no he de poder sorprender en él una mirada
de favor, una mirada desarmada de todos esos rigores, y tal como
ella se muestra cuando gana un corazón?
LAODICE —Si este rostro es inadecuado para conquistarme el
vuestro, cuando yo lo desee sabré mostrarlo distinto.
ATALA —No lo conseguiréis, puesto que os pertenece por
entero.
LAODICE —No necesito, pues, de un semblante más benigno.
ATALA —Conservadlo, por favor, después de haber sabido
apoderaros de él.
LAODICE —Es un mal adquirido bien que prefiero devolveros.
ATALA —En tan poco lo estimáis que no merece la pena guardarlo.
LAODICE —Os estimo demasiado para querer ocultaros nada. Ni vuestro rango ni el mío
lo permitirían: no me queda sitio donde poder guardar vuestro corazón; el puesto está ocupado
ya, y os lo he dicho tantas veces, príncipe, que debierais evitar lo hiciese de nuevo: se sufre la
primera, pero la repetición importuna.

2
Corneille, Nicomedes, traducción de Miguel Pérez Ferrero y R. Santos Torruela, Espasa-Calpe, México, 1989.
182 Unidad 5 Clasicismo y prerromanticismo

ATALA —¡Cuán buena fortuna es la del que lo ocupe! ¡Y cuán dichoso sería quien pudiera
hoy disputarle ese lugar y arrebatárselo!
NICOMEDES —El hacerlo costaría muchas cabezas, señor; ese conquistador sabe guardar
bien sus conquistas, y aún se ignora entre sus enemigos el arte de recuperar una fortaleza que
él haya tomado una vez.
ATALA —Ésta tal vez pueda ser atacada, de manera que, por valiente que sea, deba abandonarla.
LAODICE —Podríais engañaros.
ATALA —¿Y si el rey lo quisiera?
LAODICE —El rey, justo y prudente, no quiere más que aquello que puede.
ATALA —¿Y qué es lo que no puede aquí la soberana grandeza?
LAODICE —No habléis tan alto. Si él es rey, yo soy reina, y todo el esfuerzo de su autoridad
no se dirige hacia mí más que por ruego y cortesía.
ATALA —No; el proceder así es con frecuencia un modo de manifestar su voluntad a las
reinas como vos que se hallan en su imperio, y, por otra parte, si no son suficientes los ruegos
de un rey, Roma, que me ha criado, os hablará por mí.
NICOMEDES —¡Roma, señor!
ATALA —Sí, Roma. ¿Lo dudáis acaso?
NICOMEDES —Señor, temo por vos que pueda escucharos algún romano, y si Roma
supiera la pasión que os impulsa, lejos de prestaros ese apoyo de que habláis se indignaría
al ver a un hijo suyo injuriar su nombre de tal modo y tal vez desde mañana mismo os
degradaría del título glorioso de ciudadano romano. ¿Es que os lo ha dado ella para merecer
su ira, deshonrándolo por el amor a una reina, ignorando que no existen príncipes ni reyes
que ella se digne equiparar a sus más ínfimos ciudadanos? Para haber vivido tanto entre esos
magnánimos corazones habéis olvidado demasiado pronto sus principios. Recuperad un
orgullo digno de ella y de vos; cumplid mejor las obligaciones que un hombre, ante el que
todos temblamos, os imponen y, sin rebajarlo más a esa ignominia de idolatrar en vano a la
reina de Armenia, pensad que para impulsar a vuestro corazón hace falta, al menos, la hija
de un tribuno o de un pretor; que Roma os permita tan alta alianza, de la que os excluiría
vuestro origen si el soberano honor de haberos adoptado no os autorizase a tanta ambición.
Forzad, romped, quebrantad tan vergonzosas cadenas, abandonad las reinas a los reyes que ella
desprecia, y concebid, por fin, más subidas aspiraciones, para merecer los bienes que os han
sido reservados.
ATALA —Si este hombre os pertenece, imponedle silencio, señora, y haced que contenga
su insolencia. Para ver hasta dónde podría llegar ésta he obligado a mi cólera que le permitiese
hablar; mas temo que estalle, y que si continúa no me obstine por más tiempo en contenerla.
NICOMEDES —Señor, si tengo razón, ¿qué importa a quién pertenezco? ¿Es que esa razón
vale menos porque hable por mi boca? Os hago árbitro a vos mismo, dejando a un lado al amor.
Ese gran nombre de romano es un precioso título, y bien lo han pagado el rey y la reina para
que se complazcan en verlo rechazado, puesto que se privaron, por él, de los dulces encantos
de educar vuestra infancia. Desde la edad de cuatro años os tuvieron lejos; juzgad, pues, si sería
para ver desdeñado ese título, para veros renunciar por la mano de una reina a la parte que a
ellos les corresponde de la grandeza romana. Celosos uno y otro de tan raro tesoro...
ATALA —Señora, una vez más, ¿os pertenece este hombre? ¿Es que para divertiros es tan
necesario que no le podáis hacer callar?
LAODICE —Puesto que os ha disgustado al trataros como romano, prefiero dirigirme a vos
como al hijo del rey. En tal calidad debéis reconocer que un príncipe, vuestro hermano mayor,
debe ser vuestro dueño, que debéis temer causarle disgusto y saber que la sangre no os impide
diferir de rasgo, guardarle el respeto que su nacimiento exige y en lugar de arrebatarle lo que le
pertenece durante su ausencia...
ATALA —Si el honor de perteneceros constituye ahora su bien, decid una palabra, señora, y
ésa será la mía; y si la edad supone una mengua para mi rango, vos corregiréis la fatal injusticia.
Pero si yo le debo tanto como hijo de rey, permitidme que una vez os hable como romano.
Sabed que no existe nadie a quien el cielo haya hecho nacer para mandar a los reyes y para vivir
Tema 4 Prerromanticismo 183

sin dueño; sabed que mi amor es una noble aspiración por evitar la afrenta de verme sometido
a él; sabed...
LAODICE —Dudaba yo, señor, que mi corona os atrajera menos que yo misma; mas tal
como soy, por mi corona y por mí misma, pertenezco a ese hermano mayor que será vuestro
rey; y si él estuviera aquí, en su presencia tal vez os lo pensaras dos veces antes que hacerle
una ofensa.
ATALA —¡Que no pueda verle! Mi enamorado corazón...
NICOMEDES —Formulad deseos que sean menos peligrosos, señor.
Si él lo supiera podría venir por sí mismo a vengar de semejante amor al objeto del suyo.
ATALA —¡Insolente! ¿Es éste, pues, el respeto que se me debe?
NICOMEDES —No sé, señor, quién de los dos es el que lo ha
perdido.
ATALA —¿Puedes saber quién soy y contener ese lenguaje?
NICOMEDES —Yo sé a quién le hablo, y ésa es mi ventaja, pues no conociéndome vos,
príncipe, no sabéis si soy yo el que os debo respeto o si sois vos el que me lo debéis a mí.
ATALA –¡Ah, señora, permitid que mi justificada cólera...!
LAODICE —Consultad, señor, a la reina vuestra madre; llega aquí.
Escena Tercera
Nicomedes, Arsinoe, Laodice, Atala, Cleona
NICOMEDES —Instruid mejor a vuestro hijo, el príncipe, señora, y decidle, por favor, quién
soy. No conociéndome, se irrita, se ofusca, y esto no está bien en un alma tan singular: me da pena.
ARSINOE —¿Estáis, pues, aquí, señor?
NICOMEDES —Sí, señora, y Metrobate también.
ARSINOE —¡Metrobate! ¡Ah, el traidor!
NICOMEDES —No ha confesado nada, señora, que pueda turbaros.
ARSINOE —Mas, ¿a qué es debido este inesperado regreso? ¿Y vuestro ejército?

Actos I y II
1. Explica lo siguiente: a) La personalidad de los personajes y el papel que desempeñan dentro de la obra. b) La
relación entre ellos. c) La opinión que tienen unos de los otros. d) Quién formó a cada uno de los hermanos.
e) Los planes de cada personaje. f ) Los medios para lograr sus fines. g) El papel de Roma y su representante.
2. ¿Cómo influyen unos personajes en otros y qué consecuencias acarrea dicha influencia para cada uno de
ellos?
3. a) ¿Consideras que la manera de actuar de Laodice es un rasgo común entre las mujeres de su época? b) ¿Por
qué dice Laodice en el diálogo que “la virtud encuentra apoyo contra la tiranía”? c) ¿Qué dice sobre cómo
son los secretos de la corte?
4. ¿Cómo evoluciona el carácter de Atala y por qué?

Acto IV
5. Resume los argumentos de Arsinoe, la defensa de Nicomedes y el efecto sobre el rey.
6. ¿Cómo sintetiza el rey su problema y cuál es su solución?

Acto V
7. Resume el juicio de Atala sobre Roma.
8. ¿Qué situación desencadena la actitud del rey?
9. a) ¿Qué estratagema propone y lleva a cabo Flaminius? b) ¿Cómo lo burlan?
10. ¿Cómo expresa Laodice lo que hizo el pueblo para salvar a Nicomedes y la razón de ello?
11. Resume la respuesta de Nicomedes.
12. ¿De qué manera se descubre quién lo salvó?
13. ¿Cuáles son los cambios que permiten un final feliz?
184 Unidad 5 Clasicismo y prerromanticismo

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) ¿Conoces la obra musical con el mismo nombre?
b) ¿Sabes a qué ocupación se le aplica el término “fígaro”?
c ) En la obra se habla de una “farsa”, ¿qué te sugiere este término?
d) ¿Qué se tendría que preparar en ese tiempo para una boda?
e) ¿A qué conflictos puede referirse el autor?
2. Lee el fragmento de El casamiento de Fígaro que te presentamos.

Beaumarchais
El casamiento de Fígaro3
(Fragmento)
Escena XX
La Condesa, Almaviva, Susana y Fígaro.
FÍGARO (entra muy sofocado) —Me dijeron
que la señora estaba indispuesta; he venido a todo
correr; pero veo, con alegría, que no ha sido nada.
ALMAVIVA (severamente) —¡Sois demasiado
servicial!
FÍGARO —¡Ése es mi deber! Y ya que no fue
nada, sabed que los jóvenes de los alrededores
del castillo están abajo con los instrumentos de
música, esperando el momento en que yo salga con
mi novia para acompañarnos.
ALMAVIVA —Y ¿quién quedará en el castillo
para velar por la señora condesa?
FÍGARO —¡Velarla! Pero ¡si no está enferma!
ALMAVIVA —No lo está; pero ¿y ese hombre que ha anunciado que llegará hasta ella?
FÍGARO —¿Qué hombre decís?
ALMAVIVA —El hombre de que habla el anónimo que le has dado a Basilio.
FÍGARO —Y ¿quién ha dicho eso?
ALMAVIVA —Si yo no lo hubiera sabido, bribón, tu cara me diría que me engañas, que
mientes.
FÍGARO —Siendo así, no soy yo el que miente, sino mi cara.
SUSANA —Déjate, Fígaro. No gastes palabras en defenderte; se lo hemos contado todo.
FÍGARO —Y ¿qué le habéis dicho? O ¿es que me tratáis como a un Basilio cualquiera?
SUSANA —Le hemos dicho que tú habías escrito el anónimo de marras, para hacerle creer al
señor conde, cuando viniera, que el pajecillo estaba en ese gabinete, donde yo me había encerrado.
ALMAVIVA —¿Oué tienes que decir a esto?
CONDESA —Nada hay que ocultar, Fígaro. La farsa se ha efectuado.
FÍGARO (tratando de adivinar) —¿Que la farsa... se ha efectuado?
ALMAVIVA —Sí, que se ha efectuado. ¿Qué tienes que decir?
FÍGARO —Tengo que decir que quisiera decir lo mismo de mi casamiento. Si me lo
permitís...
ALMAVIVA —¿Convienes, al fin, en lo de la carta?

3
Beaumarchais, El casamiento de Fígaro, traducción de E. López Alarcón, Espasa-Calpe, Argentina, 1947.
Tema 4 Prerromanticismo 185

FÍGARO —Ya que la señora lo quiere, y Susana también lo quiere, y todo el mundo lo
quiere, y el señor conde lo quiere, forzoso es que yo, por fin, lo quiera así. Pero yo, señor, en
vuestro lugar, no creería una palabra de todo lo que os estamos diciendo.
ALMAVIVA —Me indigna esta costumbre de negar lo que es evidente.
CONDESA –¿Por qué os obstináis, señor, en que este pobre muchacho diga una sola vez la verdad?
FÍGARO (a Susana, aparte) —Le advierto de un peligro; es cuanto un hombre honrado
puede hacer.
SUSANA (bajo) —¿Has visto a Querubín?
FÍGARO (bajo) —Está todo magullado.
SUSANA (bajo) —¡Malpocado!
CONDESA —Vamos, señor conde; se mueren por casarse ya; es muy natural. Dispongámonos para la
ceremonia.
ALMAVIVA (para sí) —Y Marcelina... Marcelina. (Alto). Quisiera acicalarme un poco.
CONDESA —¿Para la gente de casa? Mirad cómo estoy yo.

Actividades

1. Lee completa la obra de El casamiento de Fígaro.


Acto I
2. a) Escribe una lista de la relación familiar y sentimental entre los personajes; b) ¿En qué consiste el enredo
que se esboza en este acto?, y c) ¿A qué costumbre abolida se hace alusión?
Acto II
3. Según la condesa: a) ¿Por qué razón se casan los hombres?; b) ¿Qué echó a perder su relación con el conde?;
c) ¿Cuál es su opinión general sobre el sexo masculino?; d) ¿Cuál es la opinión de Fígaro con respecto a la
actitud del conde? y e) ¿estás tú de acuerdo? ¿Por qué?
Escena XIX
4. a) ¿Qué opiniones se dan en esta escena sobre los hombres y las mujeres? y b) ¿Cuál es tu opinión al respecto?
Discútelo con tu grupo.
5. Observa el juego de palabras de que se vale Fígaro para contestar indirectamente al conde. Coméntalo con
tu grupo.
Acto III, escena V
6. a) ¿Cómo se expresa el conde con respecto a Fígaro?; b) ¿Consideras que tiene razón el conde?; c) ¿Cuál es la
relación entre el conde y Fígaro?; d) ¿Puede expresarse Fígaro con toda libertad?; e) ¿Cuáles son las acciones
necesarias para alcanzar fortuna según el ayuda de cámara del conde?; f) ¿Cuáles son las características
principales que les atribuyen los personajes a los triunfadores? y g) ¿Cómo resumirías esas características en
unas pocas palabras?
Escena XII
7. ¿Qué problema social se esboza en esta escena?
Escena XV
8. ¿Qué característica atribuye Fígaro a los abogados?
Escena XVI
9. ¿Qué opina Marcelina sobre el papel de la mujer?
Acto IV
10. Resume la opinión de Fígaro sobre lo siguiente: a) el destino, y b) la verdad.
186 Unidad 5 Clasicismo y prerromanticismo

Escena XIII
11. Observa lo expresivo del diálogo a pesar de su parquedad. Destaca lo que consideres más bien logrado y
expresa a un compañero tu opinión al respecto.
12. ¿Cuál es la definición que da Fígaro de los celos? ¿Podrías tú dar alguna otra? Coméntalo con el grupo.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura.


a) Comenta con tus compañeros si saben en quién se inspiró Rousseau para hablar del “buen salvaje”.
b) ¿Qué opinas sobre la bondad o maldad innata en el hombre?
c ) ¿Cuáles crees que deben ser los objetivos de la educación?
d) ¿De cuántas personas depende?
e) Escribe en qué orden pondrías los valores que se adquieren por medio de la educación.
2. Ahora, lee el texto siguiente.

Jean-Jacques Rousseau
Emilio o La Educación4
(Fragmento)
Libro Primero
Como en el estado natural todos los hombres son iguales, su
común vocación es el estado de hombre; y aquel que para éste
hubiere sido bien criado, no puede desempeñar mal los que con
él tengan conexión. Poco me importa que destinen a mi alumno
para la tropa, para la Iglesia, o para el foro: que antes de la
vocación de sus padres, le llamó la Naturaleza a la vida humana.
El oficio que enseñarle quiero, es vivir. Convengo en que cuando
salga de mis manos, no será ni magistrado, ni militar, ni clérigo;
será, sí, primero hombre todo cuanto debe ser un hombre, y sabrá
serlo, si fuere necesario, tan bien como el más aventajado; en
balde la fortuna le mudará de lugar, que siempre él se encontrará
en el suyo. Occupavi te, fortuna, atque cepi: omnesque aditus tuos
interelusi, ut ad me aspirare non posses.
El verdadero estudio nuestro es el de la humana condición.
Aquel de nosotros que más bien sabe sobrellevar los bienes y
males de esta vida, es en mi entender el más bien educado; de
donde se colige que no tanto en preceptos como en ejercicios, consiste la verdadera educación.
Desde que empezamos a vivir, empieza nuestra instrucción; nuestra educación empieza
cuando empezamos nosotros; nuestras nodrizas son nuestros preceptores primeros. Por eso
la palabra educación tenía antiguamente otra significación que ya se ha perdido, y quería decir
alimento. Educit obstetrix, dice Varrón: educat nutrix, instituit paedagogus, docet magister.
Educación, institución e instrucción son, por tanto, tres cosas tan distintas en su objeto, como
nodriza, ayo y maestro. Pero se confunden estas distinciones; y para que el niño vaya bien
encaminado, no debe tener más que un conductor.

4
Juan Jacobo Rousseau, Emilio o la Educación, Porrúa, México, 1989.
Tema 4 Prerromanticismo 187

Conviene, pues, generalizar nuestras ideas, considerando en nuestro alumno el hombre


expuesto a todos los azares de la vida humana. Si naciesen los hombres clavados al suelo de
un país, si durase todo el año una misma estación, si estuviera cada uno tan pegado con su
fortuna que no pudiese ésta variar, sería buena bajo ciertos respectos la práctica establecida:
educado un niño para su estado, y no habiendo nunca de salir de él, no podría verse expuesto
a los inconvenientes de otro distinto. Empero atendida la inestabilidad de las cosas humanas,
atendido el espíritu inquieto y malcontentadizo de este siglo, que a cada generación todo lo
trastorna, ¿es posible imaginar método más desatinado que el de educar a un niño como si
nunca hubiese de salir de su aposento, y hubiese de vivir siempre rodeado de su gente? Si da
este desventurado un solo paso en la tierra, si baja un escalón solo, es perdido.
No es eso enseñarle a aguantar el dolor, sino ejercitarle a que le sienta con más viveza.

Actividades

1. Después de leer el fragmento, haz lo siguiente: a) Enumera las ideas que defiende el autor en cuanto a la
relación del niño y la naturaleza; b) ¿Qué justificación proporciona para cada una de ellas? y c) ¿Qué metáfora
se emplea para indicar que se siguen las etapas de un proceso? Señala otras metáforas.

2. Según el autor, a) ¿Cuál es la regla de la naturaleza?; b) ¿Cuál es el destino del hombre? y c) ¿Qué clase de
sufrimientos compara?

3. ¿Con qué antítesis expone el autor las actitudes del niño desde su nacimiento?

4. ¿De qué clase de oración se vale el autor para enfatizar las influencias que el niño recibe? a) Comenta la
relación entre las oraciones y b) Cita la conclusión.

5. a) Compara la forma de expresión del autor al exponer sus ideas y al tratar de influir sobre el lector, y b)
Observa la selección del modo (indicativo, subjuntivo) de los verbos según el tono y el efecto que se supone
que produce en el lector.

6. ¿Se dirige el autor a un lector individual o a uno colectivo? Explica en qué basas tu respuesta.

7. ¿Se incluye él dentro de los lectores o de los que deben seguir sus ideas?

8. Enumera las preguntas retóricas, es decir, las que plantea el autor sin esperar respuesta.

9. Comenta en grupo cómo contrasta la idea del niño como ente ficticio con el “de la naturaleza”.

10. Organiza con tu grupo un debate sobre el tema de esta lectura.

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura. Comenta con tus compañeros las siguientes cuestiones.
a) ¿Has oído nombrar a Fausto como un personaje universal con características propias?
b) ¿Sabes los sinónimos de Mefistófeles?
c ) ¿Cuál es el nombre de la mujer con la que se asocia a Fausto?
d) Lee en la primera parte de la tragedia donde se dice que la situación tiene como locación “una cámara
gótica de altas y estrechas bóvedas”. Analiza esta descripción y el efecto que produce.
e) Un hombre como Fausto que dominaba todas las disciplinas académicas de su tiempo: Filosofía,
Jurisprudencia, Medicina y Teología y tenía además de perfección, alegría y felicidad, ¿a qué más podía
aspirar?
188 Unidad 5 Clasicismo y prerromanticismo

2. Lee el siguiente fragmento.

Wolfgan Goethe
Fausto5
(Fragmento)
Primera parte de la tragedia
La noche
Cámara gótica de altas y estrechas bóvedas.
FAUSTO (sentado ante un atril y con aspecto de agitación) —¡Por
consiguiente, veamos, Filosof ía, Jurisprudencia, Medicina... ¡ay!, y
tú también, Teología! Todo lo he aprendido, todo lo he estudiado
con infinito esfuerzo; y después de tantas y tan prolongadas
vigilias, heme aquí, pobre loco, tan sabio como antes. Poseo,
es verdad, el título de doctor, el de maestro; y hace más de diez
años que paseo a mis necios discípulos a través de un laberinto
inextricable...Y advierto, al fin, que nada conocemos. ¡Nada...! ¡Yo
desfallezco! Sin embargo, no hay en el mundo un solo hombre,
profesor, clérigo o monje que sepa tanto como yo: ninguna duda
me detiene, ningún escrúpulo me remuerde; no temo al infierno
ni al diablo... Pero también me falta la alegría, que no la puedo
recobrar. Estoy persuadido de que nada sé que valga la pena, y de
que nada podré enseñar a los hombres, para mejorar su condición
miserable y enderezarlos por el buen camino. Por lo demás, no
poseo bienes, honores ni crédito alguno... Un perro no podría
soportar la vida bajo tales condiciones. No veo otra solución ni
me queda más recurso que consagrarme a la magia. Es preciso.
¡Ah! ¡Si la fuerza del Espíritu y del Verbo me iluminara, mostrándome el abismo al que ardo en
descender! ¡Si pudiera no ser esclavo de las palabras, forzado a decir con gran trabajo lo que
ignoro! ¡Si me fuese dado conocer lo que la Naturaleza oculta en sus entrañas, todo lo que hay
para el hombre en el centro de la energía del mundo y en el origen de la fecundidad eterna!
¡Oh luna, dígnate dirigir tu última mirada sobre mi miseria, ya que tantas veces, después de
medianoche, me has visto velar en este atril! Siempre te me mostrabas, pobre amiga, sobre un
montón de libros y papeles. ¡Ah! ¡Si me fuera dado trepar a tu dulce fulgor las altas montañas,
flotar en las grutas profundas con los Espíritus, danzar a la hora de tu crepúsculo en los prados,
y, libre de todas las ansiedades de la ciencia, poder bañarme, rejuvenecido, en tu fresco rocío!
¿Hasta cuándo, ¡ay de mí, tendré que consumirme en esta prisión? Maldito, seas, obscuro
agujero, en donde la grata luz del cielo no penetra sino triste y cenicienta a través de sus pintadas
vidrieras, y en el que, por todo horizonte, sólo veo libros y libros cubiertos de polvo y roídos por
los gusanos, papeles amontonados hasta el techo, cajas, vidrieras, instrumentos de múltiples
formas, viejos muebles carcomidos, única herencia de mis antepasados. ¡Y eso es un mundo, y a
eso se llama mundo! ¿Y preguntas por qué el corazón late con angustia en tu pecho, por qué un
dolor inexplicable hiela tus miembros y encadena el movimiento vital? Lo preguntas; y en lugar
de la Naturaleza viva, en cuyo seno colocó Dios al hombre, no tienes en derredor más que humo
y carcoma, huesos de animales y esqueletos humanos.
Huye y lánzate audaz al espacio. ¿Acaso no es guía suficientemente seguro ese misterioso
libro escrito por Nostradamus? Entonces conocerás la marcha de los astros, y si la Naturaleza
se digna instruirte, se desenvolverá en ti la energía del alma, y sabrás cómo un Espíritu habla
a otro Espíritu. Es en vano que por medio de tu buen sentido grosero intentes conocer los
signos divinos. ¡Espíritus que flotáis en torno mío; respondedme, si mi voz llega hasta vosotros!
(Abre el volumen y ve el signo del Macrocosmo.) ¡Ah!, ¡cómo se estremecen a su vista todos los

5
Wolfgang Goethe, Fausto, Ramón Sopena, Barcelona, 1959.
Tema 4 Prerromanticismo 189

sentidos! ¡En qué celeste éxtasis he caído de repente! Diríase que una sangre más joven y más
pura circula por mis venas; mis nervios se agitan en desconocidos estremecimientos. ¿Sería
un ser sobrenatural el que trazó estos signos que calman el vértigo de mi alma, que llenan
de alegría mi pobre corazón, y que me descubren, de una manera tan misteriosa, las fuerzas
ocultas de la Naturaleza? ¿Soy yo mismo un destello de Dios? Todo es para mí tan claro, que
veo en estos sencillos caracteres revelarse a mi alma la Naturaleza entera y su energía creadora.
Sólo ahora, por vez primera, he llegado a conocer la verdad de estas palabras del sabio: “¡El
mundo de los Espíritus no está cerrado; no son tus sentidos los que te ciegan; es tu corazón el
que está muerto! Levántate, discípulo, y ve a bañar sin tardanza tu seno mortal en la púrpura
de la aurora”. (Contempla el signo.) ¡Cómo se mueve todo en la obra universal! ¡Cómo todas
las actividades viven y obran de consuno! ¡Cómo suben y bajan las Inteligencias celestes,
pasándose de unas a otras los sellos de oro! Con el rumor de sus alas, de las que exhálase la
bendición, dirigidas incesantemente del cielo a la tierra, llenan el universo de inefable armonía.
¡Maravilloso espectáculo! Pero, ¡ay!, no más que espectáculo. ¿Por dónde asirme a ti, Naturaleza
infinita? ¡Manantiales fecundos de toda existencia, de los que están suspendidos el cielo y la
tierra, hacia vosotros se vuelve el marchito seno! Pero brotáis a torrentes, en vano. (Vuelve
la hoja con desaliento, y percibe el signo del Espíritu de la tierra.) ¡De cuán distinto modo
obra este signo sobre mi alma! Próximo estás, sin duda, Espíritu de la tierra; pues mis fuerzas
se aumentan, y siento en mí como la embriaguez del nuevo vino. Ya no me falta valor para
lanzarme al mundo, desafiar la miseria y la dicha terrenas, luchar con las tempestades y ver sin
pestañear en el naufragio la desaparición de mi buque... El cielo se entenebrece, la luna oculta
su luz, la lámpara se apaga, sin despedir ya más que humo... Cruzan por mi mente y en torno
de mis sienes, lívidos fulgores, y siento en mí un estremecimiento profundo... Bien lo veo...
Eres tú que te agitas en derredor. Espíritu que invoco... ¡Muéstrate a mis ojos! ¡Ah! ¡Cómo se
me desgarra el corazón! Mis sentidos se abren a nuevas impresiones. Todo mi corazón a ti
se entrega. ¡Acércate de una vez, aun cuando tu aparición haya de costarme la vida! (Coge el
libro y, fijando su mirada en el signo del Espíritu, pronuncia ciertas palabras. Chisporrotea una
llama rojiza; el Espíritu aparece en la llama.)
EL ESPÍRITU —¿Quién me requiere?
FAUSTO —(volviendo el rostro) ¡Visión terrible!
EL ESPÍRITU —Me has evocado con todo tu poderío; me has obligado con tu llamamiento
incesante a salir de mi esfera, y ahora...
FAUSTO —¡Ah! ¡Tu vista me aterra!
EL ESPÍRITU —Te esfuerzas en invocarme; quieres oír mi voz y ver mi rostro. ¡Cedo a la
invocación poderosa de tu alma, y heme aquí! ¿Qué innoble estremecimiento te sobrecoge, oh,
tú, criatura sobrehumana? ¿Dónde está, pues, aquella invocación potente, dónde aquel seno
que se creaba un mundo, que a su antojo dirigía y fecundaba, y que en sus arrebatos de gozo
se enorgullecía hasta el punto de ponerse al nivel de los Espíritus? ¿Qué se ha hecho de aquel
Fausto, cuya voz incesante llegaba a mis oídos, y que se lanzaba hacia mí con todas sus fuerzas?
¿Eres tú aquel Fausto, tú a quien mi soplo asusta al extremo de secarte la fuente de la vida? Sólo
eres un vil gusano que se arrastra tímidamente.
FAUSTO —¿Yo, retroceder ante ti, espectro flamígero? Sí: soy Fausto, Fausto, tu semejante.
EL ESPÍRITU —En el océano de la vida, en las borrascas de la acción, subo, bajo y floto por
do quiera. Tan pronto en torno de la cuna como en torno del sepulcro, llevo siempre una vida
agitada y ardiente. Tal es mi constante trabajo en el telar atronador del tiempo, para urdir el
espléndido ropaje de la Divinidad.
FAUSTO —¡Oh, tú, que circulas así en torno al vasto mundo, Espíritu infatigable, casi me
considero tu igual!
EL ESPÍRITU —Puedes parecerte al Espíritu que concibes, pero, ¿igual a mí? Nunca. (Desaparece.)
FAUSTO —(cayendo de espaldas). Si no es a ti, ¿a quién será? Yo, que soy imagen de la
divinidad, ¿ni aún a ti puedo parecerme? (Llaman.) ¡Oh muerte! No hay duda, es mi famulus;
he aquí toda mi dicha caída en el vacío. ¡Dios! ¡Qué visión tan sublime pueda desvanecerla un
enojoso pedante! (Wagner aparece en traje de casa y gorro de dormir, con una lámpara en la
mano. Fausto se vuelve de mal humor.)
190 Unidad 5 Clasicismo y prerromanticismo

Actividades

Primera parte
1. ¿De qué manera expresa el autor lo terrible de la aparición del Espíritu?
Baile y canto
2. Observa cómo contrastan las opiniones de Fausto y de Wagner sobre los espíritus. Comenta lo anterior con
el grupo.
Gabinete de estudio
3. a) ¿Cuáles son las ideas y las funciones de Mefistófeles expresadas en el diálogo llevado a cabo en este lugar?
b) ¿Cómo define Mefistófeles cada una de las ciencias sobre las que quiere información el estudiante?
La cocina de una bruja
4. ¿Quiénes se unen para crear lo que lleve a Fausto a tomar una decisión? ¿Por qué?
Noche de Walpurgis
5. a) ¿En qué consiste esta noche de acuerdo con la tradición alemana?; b) ¿Quiénes se reúnen y para qué? y
c) ¿Qué elementos literarios de las descripciones te llaman más la atención?
6. Resume la relación de Fausto tanto con los amigos y parientes de Margarita, como con ella.
7. ¿Qué hechos importantes suceden?
8. ¿Cuál es la relación entre ellos?
En el calabozo
9. ¿Por qué Margarita se encuentra encarcelada? ¿Cómo le ayuda Fausto?

Segunda parte
En el Palacio Imperial
10. a) ¿Qué vicios de gobierno se exponen en este capítulo? y b) ¿Cómo se expresa en el diálogo lo siguiente?
• adulación
• manipulación
• falta de consideración por la vida humana
• contraste entre la pobreza y la riqueza
3a. sección
11. En esta parte hay una alegoría de la que se vale el autor para describir las funciones y características de las
diversas máscaras, profesiones y pasiones. Destaca lo que te parezca más interesante y explica tus razones.
En el jardín. Sol de mañana
12. a) ¿En qué diálogo se habla de la introducción del papel moneda en el reino?; b) ¿Cómo se logró?; c) ¿Qué
efectos causa? y d) ¿Qué opina Mefistófeles sobre ello?
En una galería oscura
13. ¿En qué consiste el intercambio irónico entre Mefistófeles y Fausto?
14. ¿Cómo se demuestra la limitación del primero en comparación con personajes clásicos?
Acto III
Búsqueda de Elena
Ante el palacio de Menelao, en Esparta.
15. En el pequeño diálogo entre Fausto y Elena, ¿qué elementos románticos encuentras en el ambiente y en el
diálogo?
Tema 4 Prerromanticismo 191

Acto IV
16. ¿Por qué habla Fausto con ironía sobre lo que le dice Mefistófeles?
17. ¿En qué consisten los deseos de Fausto?
A la otra parte de la montaña
18. Al final del libro sintetiza cómo Mefistófeles ganó la batalla.
Medianoche
19. ¿Qué personajes aparecen en la alegoría que se encuentra en esta sección?
En el gran patio de palacio
20. a) Destaca las ideas que expresa Mefistófeles en su largo discurso sobre el infierno; b) ¿Con quién dialoga y
sobre qué?; c) ¿Cuál es la consecuencia de este encuentro para el alma que persigue Mefistófeles? y d) ¿Cuál
es el sentimiento salvador?
Barrancos, bosques, peñascos, soledad
21. ¿Cómo describe el cielo el Doctor Marianus?
22. ¿Cuál es la petición de Margarita (llamada aquí la pecadora) respecto a Fausto?
Tercera parte
Paralipómenos
(El gabinete de estudio de Fausto)
23. ¿Qué clase de consejos da Mefistófeles para aumentar la vanidad? Coméntalos con el grupo.
Noche clásica de Walpurgis
24. Sintetiza el diálogo final entre Mefistófeles y Fausto.
25. ¿Cuáles son las características literarias de esta obra?

¡A leer se ha dicho!

1. Prepárate para la lectura. Comenta con tus compañeros las siguientes cuestiones.
a) Aunque esta obra de Swift tiene una gran profundidad en el estudio de la problemática social debido a la
fantasía del autor, se acostumbra contar esta obra a los niños como si fueran un conjunto de cuentos. Si
conoces alguno, coméntalo con alguno de tus compañeros.
b) Este libro se refiere a seres de dimensiones mucho menores o mayores de los demás seres humanos ¿qué
problemas consideras que pueden enfrentar los miembros de estos grupos?
c ) ¿Qué información esperas encontrar en cuanto a “su cultura, sus leyes e indumentaria” en el fragmento IV?
d) ¿Cómo educarán a sus hijos?
e) ¿Cuál puede ser la forma de vida en ese país?
2. Ahora, lee el fragmento de Los viajes de Gulliver que te presentamos.

Jonathan Swift
Los viajes de Gulliver6
Capítulo VI
(Fragmento)
De los habitantes de Liliput; su cultura, sus leyes e indumentaria. Manera de educar a los hijos.
El método de vida del autor en aquel país.

6
Jonathan Swift, Los viajes de Gulliver, traducción de Monserrat Alfau, Porrúa, México, 1989.
192 Unidad 5 Clasicismo y prerromanticismo

La vindicación que hizo de una gran señora.


Aunque mi intento es hacer la descripción de este Imperio en un tratado especialmente
dedicado a él, no obstante, entre tanto, me da gusto el poder satisfacer al curioso lector con
algunos datos generales. Como la estatura general es un poco por debajo de las seis pulgadas,
así es también, en una proporción exacta, la de todos los otros animales,
y lo mismo en lo que se refiere a las plantas y árboles. Por ejemplo, los caballos de gran alzada y
los bueyes más grandes, tienen entre cuatro y cinco pulgadas; los carneros, más o menos
una pulgada y media; los gansos son del tamaño de un gorrión, y de esta guisa sigue toda la
gradación, en sentido descendente, hasta llegar a los más pequeños, que, a decir verdad, para
mis ojos son casi invisibles, pero la naturaleza ha adaptado la vista de los liliputienses a todos
los objetos que están a escala con ellos. Ven con mucha exactitud, pero no a gran distancia.
Y como ejemplo de la agudeza de su visión sobre los objetos próximos, mencionaré lo
mucho que me admiró el ver a un cocinero desplumando una calandria, apenas del tamaño de
una mosca; y a una muchacha enhebrando una aguja invisible con un hilo de seda igualmente
invisible. Sus árboles más altos y corpulentos son aproximadamente de unos seis pies de
alto; me refiero a los del gran parque real, cuyas copas podían alcanzar con el puño cerrado.
Todos los demás vegetales y plantas guardan esa misma proporción. Pero esto lo dejaré a la
imaginación del lector.
Ahora me referiré superficialmente a sus conocimientos y cultura, que por tiempo
inmemorial han florecido entre ellos, en todas las ramas del saber. Su forma de escribir
es peculiarísima; no va de izquierda a derecha, como entre los europeos, ni de derecha a
izquierda, como entre los árabes; ni de arriba hacia abajo, como la escritura de los chinos; o de
abajo hacia arriba como entre los Cascagianos, sino en forma oblicua; de una esquina a otra,
diagonalmente, como lo hacen las señoras en Inglaterra.
Entierran a sus muertos con la cabeza hacia abajo, porque tienen la idea de que al cabo de
cien mil lunas todos resucitarán; y en ese periodo de tiempo la tierra —que ellos creen ser
Tema 4 Prerromanticismo 193

plana— dará la vuelta de arriba a abajo, y por este arbitrio, se encontrarán de pie el día de
la resurrección. Las personas cultas, entre ellas, niegan el absurdo de esta doctrina; pero la
práctica aún continúa, como una condescendencia hacia el vulgo.
Existen, en este Imperio, algunas leyes y costumbres muy especiales, que si no fuesen tan
completamente distintas y contrarias a las de mi querido país, me sentiría tentado a decir
algo para justificarlas. Lo único deseable es que se cumpliesen. La primera que mencionaré
se refiere a los espías. Todos los crímenes contra el Estado son castigados aquí con extrema
severidad.
Pero si la persona acusada demuestra claramente su inocencia durante el proceso, el
acusador es sometido inmediatamente a una muerte ignominiosa, y de todos sus bienes
muebles y raíces, la persona inocente recibe, cuadruplicada, una indemnización por la pérdida
de tiempo, por el peligro a que estuvo expuesta, por la molestia de la prisión y por todos
aquellos gastos a que se vio obligada para su defensa. Y si los fondos del falso acusador no son
suficientes, la corona lo completa ampliamente. El Emperador, de igual manera, le confiere en
público alguna prueba de su favor, y se lleva a cabo una pública proclamación de su inocencia,
por toda la ciudad.
El fraude se considera como un crimen mayor que el robo, y por lo tanto son pocas
las veces que no se castiga con pena de muerte, pues alegan que el cuidado y la vigilancia,
cuando se practican con sentido común, pueden proteger contra los ladrones los bienes de
los hombres, mientras que por el contrario, la honradez y buena fe se halla indefensa frente
a una astucia superior; y como siempre son necesarias las relaciones de compra y venta, y las
transacciones de crédito, si el fraude se tolera o permite, y no existe ley que lo castigue, el más
honrado de los comerciantes saldrá siempre perdiendo y el bribón siempre sacará ventaja.
Recuerdo que una vez en que yo intercedí ante el Emperador por un delincuente que había
perjudicado a su patrón apropiándose y huyendo con una gran cantidad de dinero que su señor
le había confiado, al decirle yo a su Majestad, como atenuante, que sólo había sido un abuso
de confianza, le pareció monstruoso de mi parte el que ofreciese como defensa lo que hacía
aún mayor el delito; y en verdad fue poco lo que pude alegar o responder, sino aquella vulgar
respuesta: que las naciones distintas también tienen distintas leyes, pues confieso que me sentí
horriblemente confundido y avergonzado.
Aunque por lo general llamamos Premio y Castigo a las bisagras sobre las que se mueven
todos los gobiernos, sin embargo, nunca pude ver que esta máxima se pusiese en práctica en
nación alguna, excepto en Liliput. Cualquiera que en aquella nación pueda mostrar pruebas
suficientes de que ha observado al pie de la letra las leyes de su país durante setenta y tres
lunas, tiene derecho a ciertos privilegios, de acuerdo con su categoría y condiciones de vida,
junto con una cantidad proporcional de dinero facilitado por un fondo dedicado a estos fines.
De igual manera le es conferido el título de Snilnall, que significa “legal”, y que se añade a su
apellido, pero que no puede pasar a su descendencia.
Estas gentes consideraron como un defecto inusitado de nuestra política lo que les relaté
acerca de las leyes que sólo se imponían y cumplían por temor al Castigo, sin referirse nunca al
Premio. Debido a esto, la imagen de la Justicia en sus tribunales o judicaturas se representa con
seis ojos: dos adelante, otros tantos detrás, y uno a cada lado, que significan Circunspección;
lleva además una bolsa llena de oro abierta en su mano derecha, y una espada envainada a sus
pies, para demostrar que está más dispuesta a premiar que a castigar.
Al hacer la elección de personas, para toda clase de empleos, siempre se hallan mejor
dispuestos para poner en más alta estima la moralidad verdadera que la capacidad o las
grandes aptitudes, pues ya que el Gobierno es necesario para el género humano, asimismo
creen que la dimensión común del entendimiento del hombre se ajusta a ciertas premisas,
y que la Providencia no se propuso nunca hacer del manejo de los asuntos públicos una
cuestión de misterio, para ser sólo comprendida y dominada por unas cuantas personas de
genio extraordinario y de las cuales nada más nacen rara vez unas tres en toda una época. Pero
creen que la Verdad, la Justicia, la Temperancia y otras virtudes semejantes están al alcance
de todos los hombres y que la práctica de estas cualidades, ayudadas por la experiencia y la
194 Unidad 5 Clasicismo y prerromanticismo

buena intención, capacitan a cualquier hombre para el servicio de su país, excepción hecha de
aquellos casos en que se requieren estudios especiales. Pero están convencidos de que la falta
de dotes morales se encuentra tan lejos de poder ser substituida con las gracias superiores del
entendimiento, que los cargos nunca deberían ser confiados a manos tan peligrosas, como las
de gentes así calificadas; y que al menos las equivocaciones cometidas por la ignorancia de
una persona animada por buenos propósitos, nunca resultaría de tan nefastas consecuencias,
para el bien público, como las prácticas de un hombre cuyas inclinaciones le indujesen a la
corrupción de los demás, poseyendo grandes aptitudes para dirigir, multiplicar y defender
habilidosamente su maldad y cohecho.
De igual manera, no creen que la Divina Providencia incapacite a un hombre para
desempeñar cualquier cargo público, puesto que si los reyes se proclaman representantes de la
Providencia, los liliputienses piensan que nada puede ser tan absurdo como el que un Príncipe
dé empleo a tal clase de hombres para así desautorizar la autoridad bajo la cual él actúa.
Al describir ésta, y las leyes siguientes, deberá entenderse que me refiero sólo a las
instituciones originales, y no a la corrupción escandalosa en que estas gentes han caído debido
a la degenerada naturaleza del hombre. Porque en lo que se refiere a aquella vergonzosa
práctica de obtener los puestos más elevados hacienda cabriolas y equilibrios sobre la Cuerda
Floja y otorgando distinciones y favores a los que mejor saltan sobre varillas o se arrastran
bajo ellas, el lector debe saber que fueron introducidas por el abuelo del Emperador reinante,
y alcanzaron el auge actual debido al crecimiento paulatino de facciones y partidos políticos.
En aquel país la ingratitud es el delito principal, del mismo modo que leemos que fue en
otros países, y estas gentes razonan de la siguient