Sei sulla pagina 1di 4

HIPERACTIVO, IMPULSIVO, DISTRAÍDO…¿ME CONOCES?

FUNCIONES EJECUTIVAS

Desde el punto de vista neurológico, las funciones ejecutivas se refieran a las acciones del
cerebro que activas, organizan, integran y rigen otras funciones. Desde el punto de vista
psicológico, se refieren a las actividades mentales complejas necesarias para planificar,
organizar, guiar, revisar, regularizar y evaluar el comportamiento necesario para adaptarse
eficazmente al ambiente y para alcanzar metas.
Estas funciones tienen como base neurológica la corteza prefrontal del cerebro, empiezan a
desarrollarse a partir del primer año de vida y continúa desarrollándose hasta la adultez
temprana.

 Las funciones ejecutivas permiten guiar nuestras acciones mas por las instrucciones
que nos damos a nosotros mismos que por influencias externas.

¿Cuáles son las funciones ejecutivas?


 Memoria de trabajo: habilidad para retener en la mente aquella información
necesaria para guiar las acciones de la persona, al momento o mas adelante.
 Inhibirse: habilidad para controlar impulsos.
 Auto regulación emocional: habilidad para controlar y manejar emociones.
 Auto monitoreo: habilidad para evaluar la conducta propia con el propósito de
determinar cuando es necesario usar una estrategia diferente.
 Planificar: habilidad para desarrollar e implementar estrategias para alcanzar metas.
 Organizar: habilidad para estructuras tareas y pensamientos.
 Flexibilidad: habilidad para ajustar la conducta para hacer frente a circunstancias.
 Iniciar: habilidad para empezar tareas o proyectos por cuentas propia.

Influencias neurobiológicas
Los factores de riesgo que predisponen el desarrollo del TDAH están asociados a factores
hereditarios, a toxinas ambientales y a complicaciones antes o después del parto.
Influencias hereditarias
Se han identificado por lo menos nueve genes que pudieran contribuir al desarrollo del
TDAH. Dos de estos parecen estar involucrados con la dopamina.
Los neurotransmisores que están relacionados con el TDAH son tres: dopamina, serotonina
y noradrenalina, mismos que favorecen las respuestas cognitivas y de control de impulsos
en la persona.

La función de la dopamina tiene que ver con el placer, la motivación, la recompensa y la


cognición. La serotonina con el control del estado del ánimo y las emociones y la
norepinefrina o noradrenalina con los procesos de atención principalmente (en combinación
con la dopamina).

Venenos ambientales
La exposición directa a la nicotina cuando la madre fuma durante el embarazo o después
del mismo, así como la ingesta de alcohol durante este periodo pueden causar
anormalidades significativas en el desarrollo de las regiones del cerebro que están
involucradas en el TDAH.
También la exposición a elementos tóxicos que se liberan en el ambiente como los bifenilos
policlorados (PCBs).

Complicaciones antes o durante el parto y otras experiencias


Infecciones que provocan la circulación de toxinas bacterianas en la corriente sanguínea;
estado de coma o convulsiones asociadas a presión sanguínea elevada, retención de líquidos
y un novel anormal de proteínas en la orina de la madre; partos excesivamente largos o
cortos; cambios marcados en el patrón de los latidos del corazón del bebe y nacimiento
prematuro o un peso bajo. Otras experiencias durante el desarrollo, tales como golpes
fuertes en la cabeza, infecciones tales como encefalitis o meningitis y desnutrición grave,
también son factores de riesgo. Finalmente, el estrés emocional severo en la madre durante
le embarazo y experiencias psicológicas traumáticas temprano en el desarrollo.
¿Se puede prevenir el TDAH?
Según el medico Dr. Joel T. Nigg, es una situación de salud pública, a que se vería
involucrado el hecho de poner como principio activo la profilaxis como puente para reducir
el porcentaje de incidencia de TDAH. Esta consejería sería critica antes, después y durante
del embarazo, así como en etapas tempranas de desarrollo.
Diferencias en la estructura cerebral de personas sanas vs. personas con TDAH:
 Las regiones en la corteza prefrontal, que son cruciales para coordinar
comportamientos complejos que requieren planificación, mantener información en
la mente y hacer caso omiso a respuestas inapropiadas.
 Los ganglios basales, que juegan un papel importante en el control de respuestas.
 El cerebelo, que es importante para procesar eventos y comportamientos en le
momento oportuno.
 El cuerpo calloso, que esta involucrado en reunir información diferente para poder
reaccionar con eficiencia óptima.

Rezagos en el desarrollo
El patrón de desarrollo de la corteza cerebral en los niños con TDAH presenta que en los
primeros de 10 años de vida existe un retraso de 3 años en comparación con los niños
sanos, diferencia que desaparece en la adolescencia tardía, sin embargo, durante los
primeros 10 años, los niños con TDAH presenta mayor desarrollo de la corteza motriz en
comparación con los niños sin TDAH.

Desbalance o deficiencia química


El cerebro funciona a base de estímulos eléctricos que llevan y traen información necesaria
para realizar las diferentes actividades de la vida, esta información se logra transmitir
gracias a las neuronas y éstas a su vez se pueden comunicar entre sí por la intervención de
unas sustancias químicas llamadas neurotransmisores.

Los neurotransmisores se encuentran en el espacio que hay entre cada neurona y al hecho
de conectarse con los extremos de cada una de ellas se le llama sinapsis, entonces ese
espacio recibe el nombre de espacio sináptico, y justamente es ahí en donde se
“transportan” los mensajes entre cada neurona y cuando los neurotransmisores no lo hacen
bien porque no están disponibles o simplemente no existen, es que las respuestas de la
persona son equivocadas, lentas o bien exageradas, justamente lo que pasa en el caso del
TDAH.

Los neurotransmisores que están relacionados con el TDAH son tres: dopamina, serotonina,
y norepinefrina o noradrenalina, los cuales participan llevando y trayendo información de
los frontales a las demás zonas del cerebro y viceversa, favoreciendo las adecuadas
respuestas cognitivas y el control de impulsos de la persona.

Actividad electrica

De acuerdo con los resultados en los encefalogramas realizados a niños con TDAH, tienen
un nivel mas bajo de actividad electrica, sobre todo en el área frontal.