Sei sulla pagina 1di 5

INSTITUCION EDUCATIVA TÉCNICA AGROPECUARIA JULIO CESAR TURBAY

El Carmen de Bolívar

DOCENTE: Nilson Peña Mercado Firma del padre o acudiente

ESTUDIANTE: ____________________________________________________ ________________________________

GRADO: 9° ÁREA: HUMANIDADES- CASTELLANO EJE TEMATICO: Literatura Periodo: 1-2020


colombiana del siglo XX

GUIA DE ACTIVIDADES

Contexto

Texto 1
La vorágine
Escrita en 1924, La vorágine es una novela que relata la vida de los hombres durante la fiebre cauchera.
La selva es considerada uno de los personajes principales de la obra de Rivera, pues como un vórtice se traga la vida de
los hombres que se internan en ella.

1. Responde: ¿qué fue la fiebre cauchera?


 una enfermedad tropical
 el auge de la explotación del árbol de caucho
 la fabricación masiva de llantas
 las artes guerreras de los indígenas
 la defensa de los árboles de caucho

Revisión paratextual
2. ¿Qué significa la palabra vorágine? Escribe sus diversas acepciones.
a) ___________________________________________________________________________________________
b) ___________________________________________________________________________________________
c) ___________________________________________________________________________________________
3. Teniendo en cuenta esta información, así como el contexto de la novela (la fiebre cauchera y que
sucede en la selva), responde: ¿por qué crees que se llama así la obra de Rivera?
__________________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________________

LA VORÁGINE
[…] Amaneció.
La ansiedad que los sostenía les acentuó en el rostro la mueca trágica. Magros, febricitantes, con los ojos enrojecidos y
los pulsos trémulos, se dieron a esperar que saliera el sol. La actitud de aquellos dementes bajo los árboles infundía
miedo. Olvidaron el sonreír, y, cuando pensaban en la sonrisa, les plegaba la boca un rictus fanático.
Recelaron del cielo, que no se divisaba por ninguna parte. Lentamente empezó a llover. Nadie dijo nada, pero se miraron
y se comprendieron.

Decididos a regresar, moviéronse sobre el rastro del día anterior, por la orilla de una laguna donde las señales
desaparecían. Sus huellas en el barro eran pequeños pozos que se inundaban. Sin embargo, el rumbero cogió la
pista, gozando del más absoluto silencio como hasta las nueve de la mañana, cuando entraron a unos chuscales de
plebeya vegetación donde ocurría un fenómeno singular: tropas de conejos y guatines, dóciles o atontados, se les
metían por entre las piernas buscando refugio. Momentos después, un grave rumor como las linfas precipitadas se sentía
venir por la inmensidad.

-¡Santo Dios! ¡Las tambochas!

Entonces solo pensaron en huir. Prefirieron las sanguijuelas y se guarecieron en un rebalse, con el agua sobre los hombros.

Desde allí miraron pasar la primera ronda. A semejanza de las cenizas que a lo lejos lanzan las quemas, caían sobre la
charca fugitivas tribus de cucarachas y coleópteros, mientras que las márgenes se poblaban de arácnidos
y reptiles, obligando a los hombres a sacudir las aguas mefíticas para que no avanzaran en ellas. Un temblor continuo
agitaba el suelo, cual si las hojarascas hirvieran solas. Por debajo de troncos y raíces avanzaba el tumulto
de la invasión, a tiempo que los árboles se cubrían de una mancha negra, como cáscara movediza, que iba ascendiendo
implacablemente a afligir las ramas, a saquear los nidos, a colarse en los agujeros. Alguna comadreja
desorbitada, algún lagarto moroso, alguna rata recién parida, eran ansiadas presas de aquel ejército, que las descarnaba,
entre chillidos, con una presteza de ácidos disolventes.

¿Cuánto tiempo duró el martirio de aquellos hombres, sepultados en cieno líquido hasta el mentón, que observaban con
ojos pávidos el desfile de un enemigo que pasaba, pasaba y volvía a pasar? ¡Horas horripilantes en que saborearon a
sorbo y sorbo las alquitaradas hieles de la tortura! Cuando calcularon que se alejaba la última ronda, pretendieron salir a
tierra, pero sus miembros estaban paralizados, sin fuerzas para despegarse del barrizal
donde se habían enterrado vivos.
Mas no debían morir allí. Era preciso hacer un esfuerzo. El indio Venancio logró cogerse de algunas matas y comenzó a
luchar. Agarróse luego de unos bejucos. Varias tambochas le royeron las manos. Poco a poco sintió ensancharse el molde
de fango que lo ceñía. Sus piernas al desligarse de lo profundo produjeron chasquidos sordos. "¡Upa! ¡Otra vez y no
desmayar! ¡Ánimo!"

Ya salió. En el hoyo vacío burbujeó el agua.

Jadeando, boca arriba, oyó desesperarse a sus compañeros, que imploraban ayuda. "¡Déjenme descansar!". Una hora
después, valiéndose de palos y maromas, consiguió sacarlos a todos.
Esta fue la postrera vez que sufrieron juntos. ¿Hacia qué lado quedó la pista?
Sentían la cabeza en llamas y el cuerpo rígido. Pedro Fajardo empezó a toser convulsivamente y cayó bañándose en sangre
por un vómito de hemoptisis.

Mas no tuvieron lástima del cadáver. Coutinho, el mayor, les aconsejaba no perder tiempo. "Quitarle el cuchillo de la
cintura y dejarlo ahí. ¿Quién lo convidó? ¿Para qué se vino si estaba enfermo? No los debía perjudicar". Y en diciendo
esto, obligó a su hermano a subir por una copaiba para observar el rumbo del sol.
El desdichado joven, con pedazos de su camisa, hizo una manea para los tobillos... En vano pretendió adherirse al tronco.
Lo montaron sobre las espaldas para que se prendiera de más arriba, y repitió el forcejeo titánico, pero la corteza se
despegaba y lo hacía deslizarse y recomenzar. Los de abajo lo sostenían, apuntalándolo con horquetas, y, alucinados por
el deseo, como que triplicaban sus estaturas para ayudarlo. Al fin gano la primera rama.

Vientre, brazos, pecho, rodillas le vertían sangre. "¿Ves algo? ¿Ves algo?", le
preguntaban. ¡Y con la cabeza decía que no!

DESARROLLA TUS COMPETENCIAS


Interpreta
1. Marca falso (F) o verdadero (V) en las siguientes afirmaciones.

___ Los hombres estaban atrapados en medio de la selva.


___ El entorno del relato se caracteriza por el clima seco y cálido.
___ En esta escena se relata el avance de insectos carnívoros.
___ Los hombres se dejaron morir en el charco.
___ Pedro Fajardo murió a causa del ataque de las tambochas.

2. Numera las acciones de acuerdo con el orden en que suceden en la narración.

___ Los hombres saltan al agua.


___ El grupo de hombres se encuentra perdido en mitad de la selva.
___ Las tambochas los atacan.
___ Encuentran una manada de animales huyendo.
___ Pedro Fajardo muere.

Argumenta
¿Cuál de las siguientes afirmaciones es correcta, de acuerdo con el texto? Explica por qué.

a) La selva es un lugar peligroso pero paradisíaco en el que existe un equilibrio entre las especies.
b) El hombre se encuentra indefenso ante el poder de la naturaleza y los avatares del azar.
c) Los insectos son animales muy peligrosos que ponen en riesgo la vida de las demás especies.
d) Entre todas las criaturas, el hombre es la más hábil y adaptable.

Porque…__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________________

4. Los personajes de este relato tratan de sobrevivir a costa de cualquier cosa, incluso de dejar a uno de sus compañeros
con tal de no poner en riesgo su propia existencia. ¿Crees que en una situación semejante es válida esta forma de
actuar? Explica y da ejemplos.
__________________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________________
Propón
5. Escribe un final alternativo suponiendo que no existiera el agua empozada que salvó a los personajes de las
tambochas. Piensa en qué comportamientos podrían salvar la vida de los hombres.

NOTA: realiza las actividades en la guía y envíala al whatsapp 3006640611 hora de atención de 1:00 a 6:00, solo uso escolar.

Interessi correlati